13 de marzo de 2012

El cartel



Andaba yo caminando por la calle Paraná al 300, cuando vi en la vidriera de un negocio anodino un cartel que decía “Se arreglan corazones rotos”. Sorprendido, me detuve de golpe e hice que varios transeúntes que venían detrás de mí chocaran en una suerte de efecto dominó invertido. Sostuve las maldiciones con una mueca boba, pero no me moví ni un milímetro de allí. No podía entender que yo fuera el único paspado al que le llamara la atención el cartel. Azuzado por la intriga, decidí entrar en el lugar. Detrás del mostrador y envarado en un guardapolvo gris oscuro, había un hombre bajo, regordete y de cabello ralo.
-Perdón, señor, ¿aquí se arreglan corazones… rotos?- pregunté dubitativo.
-Así es, ¿usted tiene el suyo muy deteriorado?
-Eh…no, en fin… digamos que ahora está sano.
-Pero usted no tiene el corazón intacto, eso puede verse claramente- afirmó.
-Bueno, ¿quién lo tiene intacto?
-Mire hacia la calle- me ordenó y yo le hice caso -¿Ve esa gente que pasa por delante de la vidriera sin notarla?
-Sí…
-Esos sujetos no pueden ver este cartel porque sus corazones ni siquiera estuvieron cerca de ser lastimados. Por eso pasan así, remotos, desinteresados, indescifrables. La clase de comercio que una persona ve indica el tipo de vida que ha llevado. Sin ir más lejos, en la próxima cuadra, muchos de ellos se meterán en un local en cuyo cartel diga: “Se vende felicidad”. Allí dejarán sus buenos pesos para llevarse un paquete de dicha, o algo de gozo, o un puñado de júbilo y regocijo. Cuando usted pase por el lugar, sólo verá una tintorería, común y corriente, atendida por un japonés… Eso sí, tal vez le parezca que tiene los ojos demasiado rasgados.

308 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas.

    Sé que muchos van a tirarme a Borges o a Cortázar por la cabeza, pero este texto es un humilde homenaje al (para mí) mejor escritor argentino: Roberto Arlt.

    Un abrazo afectuoso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! que lindo homenaje.. P/d: Aca otro gran admirador de Arlt

      Eliminar
  2. El cuento debe tener alma, y este lo tiene. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Buen oficio el de arreglar corazones rotos, trabajo no le faltará. Buen cuento con una escritura ágil, me gusta tu estilo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vanten y bienvenido. Es muy cierto, trabajo no le ha de faltar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Humber !!! Hace mil que no te escribo, aunque eso no implica que haya abandonado el disfrute de leer cada trabajo tuyo. Este texto me llegó especialmente porque me identifiqué con el protagonista. Como siempre, me puse en su lugar y fui testigo de su búsqueda extraña y descreida, pero fundamentalmente sincera. Yo también hubiera entrado a ese local !!!!!!! Pero también visitaria cualquiera que dijera: SE VENDEN CORAZAS PARA EL CORAZÓN... De alguna u otra forma, todavia me preocupo por el, aunque no se si valga la pena. Como veras, sigo manteniendo por vos mi admiración intacta !!!! Mis felicitaciones, aunque reiteradas, no dejan de ser auténticas. Un grannnn abrazo, Vanuchy Olabe (Vanuchy Fortinera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy muy amable, Vanuchy, también te agradezco de corazón tus palabras.
      Un beso enorme... y que "eso" pase.

      Eliminar
  5. Fiel a tu estilo, asombrándonos siempre.
    Me encanto!!
    Besos.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Me gusta el nuevo aspecto del blog... y el cuento... de los que hacen pensar. Muy bueno.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, cuánto hacía que no te veía por aquí. Eres una artista de PM...
      Un beso

      Eliminar
  7. No te voy a tirar nada por la cabeza! A ver si luego vas buscando negocios donde las arreglen. Me gusta ese estilo. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dany, la Institución de este blog, je. Hasta aceptaría que me tirases a Piglia por la cabeza, ¡y eso que es pesado!
      Abrazos.

      Eliminar
    2. No, Piglia no!!!!!! Si lo dejás entrar sonamos!!!!!

      Eliminar
  8. Me encantó eso de que el tipo de comercios que una persona ve refleja el tipo de vida que ha llevado. No sé, puede que lo hayas dicho también irónicamente, pero me parece que en la práctiva tiene mas sentido del que pueda tener en el relato.

    Muchos halagos y éxitos para ti Humberto

    Ferxolate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fue una ironía, Ferxolote... tal vez una mala metáfora, o algo así.
      Muchas gracias por tus deseos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Parece que los tenderos se enfilan como arenques.

    ResponderEliminar
  10. Que bueno amigo muy ingenioso, haber si me das la dirección de ese arregla corazones amigo, una entrada divertida gracias pase un lindo memento recorriendo tus letras, es admirable como dices tanto en tan pocas letras.
    Besos que tengas una feliz semana querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. Ha sido un poco diferente a lo que comúnmente leo aquí. Pero me ha robado una sonrisa.
    Gracias por animarme el día mi querido cuenta cuentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es la idea, mi querida Bellarte, me refiero a no repetir fórmulas... Tú sabes cómo es, algunas les gustan a algunos, otras a otros y todas a mí, jeje.
      Un beso.

      Eliminar
  12. ....me quede pensando....y preguntandome: a cual tienda entraria???

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil de responder: A la que vieras, recuerda que vas a ver sólo las que tu vida vivida te permita.
      Besos.

      Eliminar
  13. Yo prefiero no aceptar nada que se venda en las vitrinas. Soy un amable idiota.

    Abrazos, caballero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una posición interesante, pero yo no puedo sostenerla, ya que soy un adicto de los dulces, no hay panadería que no me llame ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Yo no voy a tirarte con nada puesto que mis escritores argentinos favoritos son Arlt, Girondo y Puig; y aunque fuese de otro modo no nos vamos andar tirando cosas.

    Un cuento radical, siento que el azúcar de sus saetas se dirige irremediable a una de las tramas del destino:

    La realidad en primera medida es epidérmica; nos cruzamos afuera con lo que de algún modo esta dentro (en todos los ámbitos),,, yo no tengo dudas, entraría al primer lugar.

    Excelente Humberto, Fuerte abrazo.

    Pd 1: Sigo pensando lo que me preguntaste en la frutilla... (digo, el reino, ;-) ).
    Pd 2: Empecé Ulises.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo entré en el primer lugar, lo que me impidió ver el segundo... pero hay muchos otros negocios más en los que entré.

      Fue una pregunta sincera, es lo que sentí en ese momento.

      Qué bueno lo de Ulises, ojalá te guste.

      Eliminar
  15. A mi me gusta el estilo de Arlt. Un homenaje hermoso Humberto.

    Me pregunto, ¿En que local comercial se vería reflejada mi vida?
    Pasaría con desinterés sin ver el cartel e iría a comprar puñados de felicidad china?

    Me encantó
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que no me gusten otros escritores, pero Arlt es impresionantemente sincero y espontáneo en su literatura.

      Felicidad japonesa, je.
      Besos.

      Eliminar
  16. Que lindo Dib... siempre me fascino el juego del que mira y del que ve...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pasé por tu blog, me pareció muy interesante.

      Eliminar
  17. Genial moraleja: La felicidad, que se alquila.
    Los corazones, que se reparan.
    Y tú, amable lector, ¿En qué tesitura te encuentras?
    Un abrazo de ancho mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cuando se lee una moraleja en los relatos, pero quiero aclarar que no es un apostolado.
      Un beso

      Eliminar
  18. Hola Humberto!
    Lo que no entiendo es qué tiene que ver el aspecto de los dependientes en cada uno de los negocios con el "producto" que ofrecen.
    Quizá tenga que releer el texto; o quizá yo sea de quienes no han visto el cartel del post y "pasa de largo" hasta encontrar otro tipo de cartel.
    O quizá sí he leído el cartel y por eso me encuentre ahora mismo haciendo estas preguntas...
    Lo que sí está claro es que muchas veces vemos lo que queremos ver y no lo que tenemos delante.
    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del aspecto es anecdótico, querida Carmen, claro que hay un guiño, pero es demasiado personal.
      Sea como fuere, el texto es como esos negocios, leemos lo que podemos leer.
      Un beso siempre cariñoso.

      Eliminar
  19. Uno siempre ve lo que quiere ver, y es verdad que tiene algo de Arlt. Merecido homenaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, nació de una frase de Arlt, cómo no tener algo de él.

      “Todo alrededor revela la destrucción aceptada”

      Eliminar
  20. Pues vaya que te ha quedado muy bueno, no tengo el placer de conocer la literatura del homenajeado,pero me has animado a leerlo, estupendo post, si lo leyera, no dudo que lo honrarías con ello.

    Que tengas una preciosa semana, Humberto, abrazos gitanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca pensé que él pudiera leerlo, pero es un lindo ejercicio de imaginación.
      Besos plebeyos.

      Eliminar
  21. Muy bueno me gusto mucho.
    Saluditos Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zorrete, varias veces quise visitarte pero no logro encontrar tu blog en el perfil, no me pasas el link.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Menudo homenaje! Enhorabuena, Mr.Dib! Me gusta su consecuencia y su riesgo. De otra forma, realmente no valdría la pena. Por lo menos para algunos. You know what I mean...
    Besazo, my friend!!! Keep in focus!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I do know what you mean, my BeeBee...
      Seguimos probando, seguimos jugando.
      Kiss you

      Eliminar
  23. ¡Qué buen relatooooo, Humberto! En los tiempos que corren hay una tendencia exacerbada a "comprar felicidad". Sin ir muy lejos cada producto que la "bendita publicidad" nos quiere meter por los ojos apunta a eso: desde tomar Activia para sentirse nuevo y feliz hasta usar un dentífrico que asegura una sonrisa radiante e inmaculada. ¡Espejitos de colores que entretienen mientras les pegue el sol! En lo personal me molesta soberanamente ese tipo de ¿bienestar? Por eso me inclino a "reparar un usado". Prefiero "hacerme el motor" porque, en buenas condiciones, no me va a dejar a pie. ¡Felicitaciones! (la historia es naif según los ojos con que se lo mire; yo creo que no lo es tanto)

    Gran homenaje a Arlt. Un beso grande!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana, en verdad.
      Y es verdad, es naïf según cómo se lo mire.
      ¿Sabés? Yo lo leo desde dos ópticas, pero no puedo decidirme por cuál sea la mejor... en fin.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Excelente Humberto! que gran texto, me encantó.
    Disfrute mucho de leerlo y de reflexionarlo, de pie lo saludo, en verdad.
    Me ha sacado usted una sonrisa, un abrazo muy grande y siga con el maravilloso trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha sacado una sonrisa, mi misión está cumplida. Muchas gracias.

      Eliminar
  25. Como homenaje: Genial
    Yo entraría igual que tu al primero. Apostaría que la mayoría de quienes escribimos somos un poco Pinochos y necesitamos un corazón de fantasía por los daños que tiene el que llevamos. No entraría en los otros, los momentos de felicidad siempre llegaron a fuerza de lucha y perseverancia,nunca la tuve que comprar. Aunque me encanta la idea para sortear alguna crisis económica vender felicidad en lata. Creo que serían muchos quienes comprarían bajo la ilusión de obtener lo que tienen.
    Me gusto.

    Estas invitado a "Un roce entre los labios"
    Una historia desconocida...
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pinochos por lo de mentirosos, por lo de ser de madera? ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Extraordinario Humberto, como siempre. Realmente me encantó ! ( Donde decís que queda el negocio ese?, jajajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paraná al 300, Ciudad Autónomo de Buenos Aires, Argentina. El tema es si lo ves.
      Besos.

      Eliminar
  27. Un tema muy interesante, Humberto: sólo nos fijamos en aquello que echamos de menos; por eso también, vemos en el otro nuestros propios defectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de simple, Francisco. Tópicos recurrentes que, a veces, refrescamos.
      Un cariño

      Eliminar
  28. Humberto un relato absolutamente genial....Un abrazo de alguien que NO tiene el corazón roto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Qué suerte que tienes! Pero alguna cicatriz deberás tener, jeje

      Eliminar
  29. Todos los que se ríen tienen los ojos rasgados. Mucho me temo que el "arreglacorazones" también era japonés...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, ¿por qué un japonés no puede ser calvo, bajo y regordete?

      Eliminar


  30. Los rododendros ya han florecido
    coloreando de naciente primavera mi balcón
    y mi corazón sé vestirá de hojas de alegría.

    La alegría que este amanecer te envío
    sobre el dorado crepúsculo de la poesía
    para ser amonestado el silencio del vacío...

    Mis retinas se detendrán
    en la estación con más acuarelas
    que han podido brotar
    de la ágil paleta del pintor...

    Un beso con sabor a inaugurada primavera

    María del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida gatita: Acá comienza el otoño, POR SUERTE, porque me encanta el frío. Cunado hace calor hay que hacer el cuádruple de actividad mental para que salga un texto.
      Un beso.

      Eliminar
  31. Ví el cartel y aún permanezco con la nariz pegada al cristal del escaparate.

    Muy hermoso, más, lo siguiente, como dice mi hijo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aloe, he tratado de entrar a tu espacio, pero lo has cerrado, es una gran pérdida si no vuelves a abrirlo. Así y toto, algo de razón te doy, hace dos semanas estuve a punto de cerrar este blog.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. No lo hagas; no entro siempre, pero sabes que me gusta leerte...

      Este en particular tiene alma.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  32. Wouldn't it be helpful if these shops really existed, so people could deal with the issues in their lives before they became problems :D Denial is most peoples worst enemy :D XXX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I think they exist, you just have to find them out!
      XX

      Eliminar
  33. TODOS TUS RELATOS ME GUSTAN CON MÁS O MENOS INTENSIDAD, PERO ESTE "EL CARTEL" ES UNA OBRA MAESTRA. TE HAS SUPERADO A TI MISMO. ME GUSTARÍA PODERLE DAR A COMPARTIR PARA PONERLO EN MI FACE, PERO NO TIENES ESA OPCIÓN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahora te entendí! Es verdad, antes tenía la opción de face, twitter y todo lo demás, pero soy medio cabrón, algo me molestó y saqué todo.
      Muchas gracias por tu comentario, siempre pasa, subo determinado tipo de texto y viene un grupo de amigo, otros sólo pasan. No hay un gusto universal... por suerte creo.

      Eliminar
  34. Buen homenaje Humber!!!
    Pero tiene trampa, sabés que va a haber fila en la puerta del comercio, no será tuyo??? Je...

    Besos, me encantó (como siempre)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo arreglo techados, como me enseño Bee, no corazones, je.
      Besazo.

      Eliminar
  35. Tus textos tienen a menudo un carácter de sabiduría confuciana que te dejan pensando. Al final uno acaba diciendo que razón tiene Humberto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ¿no te dije? Estoy muy cerca de convertirme en pastor, o maestro zen... o algo. ;)
      Un beso.

      Eliminar
  36. Locales dónde arreglan corazones, se venden frascos de felicidad... necesito de todo un poco por favor, jeje

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, David, todos necesitamos un poco de todo, pero nunca es tan fácil.
      Abrazo.

      Eliminar
  37. A mí este cuento me sugiere un corto, me parece muy visual y me gustaría verlo desplegado en imágenes cinematográficas. Y toda esa gente que no tiene el corazón lastimado y sólo busca felicidad... bueno, ahí hay una visión del mundo del autor que me sorprende.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es coherente con el texto lo que dices, pues Arlt escribía obras de teatro cortas.
      Por otra parte, ¿cómo hacer para que la visión del mundo del autor no se mezcle en el texto?
      Besos.

      Eliminar
  38. Me gusta ese tipo de vidrieras y anuncios. ¿Donde encontrar cuando se necesitan? ¿Cómo ponerlos cuando tienes algo que ofrecer? Se lo decía a Bee: hay blog que te reconciliar con las expectativas literarias que tenemos algunas personas en esta infinita y mágica blogosfera.

    Me ha encantado. Gracias y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó eso de reconciliarse uno con las expectativas literarias...
      ¡Al final Bee aparece por todos lados!
      De nada y besos.

      Eliminar
  39. Respuestas
    1. Un comentario digno de una profesional, je.
      Gracias, besos.

      Eliminar
  40. Mi reino por un paseo por ese lugar!! Un homenaje que me pide conocer al homenajeado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribe MUY argentino, pero es uno de los autores más honestos en su literatura. llegó a ser muy criticado porque no se atenía demasiado a las reglas del buen decir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Cuento que da qué pensar, hay transeúntes que entrarían en los dos comercios sin dudarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrarían en todos los comercios de la cuadra, pero ¡qué vida, no!
      Un saludo.

      Eliminar
  42. La realidad que percibimos es solo una proyección de nuestro interior, de nuestros deseos y carencias. Es decir, que vemos lo que queremos ver... Muy bueno tu cuento naif.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, una palabra de aliento de una gran artista hace doble eco.
      Un beso.

      Eliminar
  43. No le conozco, pero me informaré.
    Saludetes de mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se va a arrepentir, Señor de Alabama, es un escritor muy auténtico.

      Eliminar
  44. Precioso cuento naïf, con mucha mucha moraleja.

    ResponderEliminar
  45. Muy bonito, Humb, un cuento de los clásicos. Además debo decir que soy fan del arte naïf.
    Yo también tengo un micro sobre un arreglador de corazones rotos, creo que este es un tema "universal"
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas que es un tema universal, esos que hacen eco en todos y cada uno.
      Abrazos.

      Eliminar
  46. Ayer había un supermercado frente a la farmacia...
    hoy pasé y había un sanatorio mental..., los Idus de Marzo me tienen loca, así que entré a por un poco de cordura y salí bastante recuperada..jajaja

    Me encantó este cuento tuyo...,como todos los que leí hasta hoy.
    Precioso homenaje además

    Un beso Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tiendas, en mi vida cotidiana, cambian sin cesar, ¡no sabes lo complicado que es comprar un sachet de leche!
      Un beso.

      Eliminar
  47. Sería muy facil olvidar , si hubiese tiendas "arregla corazones rotos"... lo malo es que en la realidad cada cual tiene que arreglar el suyo, y muchas veces no hay piezas que reemplacen a las auténticas...

    Me encanta leerte, siempre tienes algo que decir que hace pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que no puedo negar: los repuestos jamás son como las piezas originales. Se nota, se siente.
      Un beso.

      Eliminar
  48. Ohh!! Humberto, que bonito cuento, te invita a reflexionar.
    No sabía nada de este autor, investigaré un poco.
    Gracias por el aporte, que tengas una hermosa semana, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar
  49. Las voces del cuento son plenamente sonoras; una delicia estar leyendo con la sensación de que una permaneció escondida en una esquina de la calle, le siguió hasta la tienda y estuvo allí todo el tiempo, mientras ustedes hablaban de corazones lastimados o no sé qué…
    Que alguien te permita adentrarte en lo que ha creado, siendo tan suyo, es como reparar un corazón que se tenía olvidado. Un latido afortunado le sonríe en sus cuentos.
    Y yo se lo agradezco.
    Personalmente me atrae más el oficio de vender/subsanar, aunque todos andemos necesitando de algo. Siempre.

    Ten una buena semana, querido Hum.

    Muchos cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Yo, siempre dejas algo que amplia el relato, y lo embellece.
      Un beso y que también tengas una buena semana.

      Eliminar
  50. Hoy no puedo escribir nada. Estoy un poco pesa, como este primer día de primavera, que nos ha salido por Alicante, como si fuera de invierno. Un abrazo y feliz semana para tod@s.

    ResponderEliminar
  51. Excelente relato.

    Buen tributo. Y me recordò a Hesse y su "Solo para locos".


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya sorpresa, Gaucho, es un honor tenerte por aquí.
      Nos leemos, aunque no andemos haciendo alharacas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  52. Si esto es Naif, que viva lo Naif...(ahora me da miedo pensar entonces qué es lo que hago yo)
    Gran homenaje, me voy a dar una vuelta a ver que pone en los carteles de los negocios, aunque seguramente ponga "se traspasa" ya sabes, querido amigo, que la realidad siempre anda jodiendo a la literatura.
    Un enorme abrazo y gracias por escribir como escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ciero, qué molesta puede ser la realidad, pero vivir en, con, sobre, a través, para los libros, tampoco es bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  53. Humberto, la realidad es tan voluble que cada cual nos la imaginamos a nuestra manera. Para que la vida tenga sentido es preciso amoldarla a nuestras necesidades.

    Contiene este relato una buena critica y un buen ejercicio de conocimiento personal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Nicolás. Y esa realidad es móvil, también, no siempre vemos los mismos negocios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. No hay nada en el exterior que no esté en nuestro interior. Vivimos en un mundo de proyecciones, espejos que nos muestran nuestras carencias y abundancias...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que agregar, MJ, vemos lo que podemos...

      Eliminar
  55. Hola Humberto:Quizas nos miramos las cosas muy superficialmente,porque pasamos, miramos y no sentimos el camino del viaje,al faltarnos sosiego,para contemplar,y reflexionar.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio: Uno de mis preferidos, gracias por comentar, siempre cuento acerca de ti, una persona por la cual siento un afecto enorme a pesar de la distancia.

      Eliminar
  56. fantástica forma de ver una realidad ... muchas veces no nos damos cuenta que lo que vemos es el reflejo de nosotros mismos!!

    Un beso enorme...me encantó!! lo encontré muy original!!

    ResponderEliminar
  57. Es un texto magnífico, me ha gustado muchísimo. A veces, uno cree en la telepatía. De hecho escribí hace un par de días un micro en donde la protagonista regentaba una tienda donde vendía sueños al peso. ¿Casualidad? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  58. Pa comprar la felicidá
    me tuve que dir de la ciudá.
    Llegué a un pueblo remoto,
    y me atendió Don Yamamoto,
    Me hablaba sólo en chino,
    y me calenté con el ladino.
    Le apunté con el trabuco,
    Resultó que no era chino,
    ni ponja ni filipino,
    Era oriundo é Chacabuco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves, éste es un comentario diferente, ni mejor ni peor, no sea cosa que genere resentimientos, je, pero ves, yo no podría llevar un texto con la naturalidad de un nativo... y fue muy divertido (con inteligencia), como tu blog, que recomiendo en este mismo acto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Es cierto que uno ve lo que le hace falta, me ha encantado el texto.
    Una buena primavera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecho tu comentario para contar cómo nació.
      En estos días estoy buscando un departamento para alquilar y lo único que puedo ver en las calles, son carteles de alquiler, todo lo demás desapareció de mi existencia.
      Para mí un buen otoño. Besos.

      Eliminar
  60. me gusta el mix de ingenio y misterio
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres quien primero rescata la faceta de misterio, muy bien, porque tiene un aire misterioso.

      Eliminar
  61. ¡¡Cómo tirarte a Cortázar a la cabeza HUMBERTO!! estaría encantadísimo de firmar este cuento tuyo y no es coba en absoluto. Lo siento, a tu Roberto Arlt, no lo conozco, pero me lo apunto :-)

    Precioso tu cuento ¡¡cuantísimo trabajo tendría un negocio así!! ¿tú sabes la de corazones rotos que hay por el mundo? hasta me extraña que sólo viera el cartelito tu protagonista... Claro que sí... tienes mucha razón, infelices hay muchísimas más personas. Creo ven el cartelito de venderse la felicidad, justo por eso ¿verdad? son tontos rematados, no saben que la felicidad, esté fuera del comercio... ni se compra, ni se vende...¡¡es un regalo!!:-)

    ¿Por qué es japonés el vendedor de felicidad? si fuera chino ... supondría que es porque se están comprando medio mundo, pero... ¿japonés? ya sé... ¡¡ todos los orientales ponen negocio de tintorería o lavandería!! jajaja ¿es por eso? ...

    Buenísimo, enhorabuena.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se debe a que todos los tintoreros son japoneses, los chinos están más del lado de los supermercados, je.
      Un beso, María.

      Eliminar
  62. Mi querido Humberto: nos encontrariamos sin duda en el mismo negocio, pero a pesar de esto no creo que iria al de "felicidad". Sabés? descubri por estos tiempos que al de felicidad se puede acceder tan fácil y con tan poco...
    Unas palabras tuyas a mi blog de apoyo por ejemplo, me alegran la mañana o un mail diciendome que uno de todos los que leyeron fué a donar sangre puf!! ya es lo más!!!
    Detallitos quizás podria pensarse, pero si aprendemos a valorarlos la tienda que ofrece felicidad estaria vacia.
    Gracias infinitas por tus palabras y como siempre saludos DiBinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bonito lo que decís, Beatriz, ojalá podamos alegrarle el día, o unos minutos a alguien. A mi me alegrase.
      Un beso.

      Eliminar
  63. Dib:
    El que tiene el corazón destruido ya ni lo siente. El que lo tiene sano, no repara en él. Sólo lo notan (el corazón) los que lo tienen roto.
    Muy ingenioso.
    Saludos sin romper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, el corazón, me quedó claro ;)
      Muchas gracias, Diego.

      Eliminar
  64. ¡Qué decir!... que es un placer leer tu buena narrativa llena de ingenio. Siempre con ganas de más.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradecido por tus cálidas palabras, Teresa.

      Eliminar
  65. Es una preciosidad de texto. Lo he releído varias veces, porque me siento muy bien en ese escenario. Me gustaría que alguna tienda así, estuviera en alguna de las calles de mis pueblos extraños. Me encantó esa dedicación al que necesita, esa naturalidad de lo excepcional. Buscaré alguna de esas tiendas, todos necesitamos arreglos diversos.

    Hay que dar las gracias por poder leer algo así, por lo tanto, gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi humildad, te diría que no tienes nada que agradecer, pero, sinceramente, cuando leo un texto que me llega, a mí también me da ganas de decir "gracias". Por eso las acepto.
      Un beso.

      Eliminar
  66. ¡Por favor¡ mándeme la dirección exacta del lugar donde arreglan los corazones,es urgente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya la escribí más arriba, es en Buenos Aires, no sé si quieras venir...

      Eliminar
  67. Ains... que poco lo vivido y como me gusta leerte tanto a ti, como a los comentarios y los que comentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que querría no tener tanto vivido...

      Eliminar
  68. Estupendo relato. Sólo mencionar que tal vez el negocio necesite de mayor publicidad (ese instrumento para generar deseo por lo no necesario)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sin publicidad ya logra bastante. Un abrazo.

      Eliminar
  69. Muy bueno. así es la vida, ni más ni menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David, es así, como la vida misma. Un abrazo.

      Eliminar
  70. Quiero hacerte una pregunta, no tienes límites??
    Tengo la sensación de que te superas cada semana, debe ser esto admiración, pues todo tiene un límite.

    El texto es mágico, parece una fábula con moraleja, genial!!

    Un beso.
    Sabra!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja... ¿sabes? Por lo general creo que el último es el mejor, con excepción de textos que ya de base no me parecen muy logrados.
      No sé, creo que la mejor forma de no tener límites es variar de temas, nunca repetir fórmulas, o tratar de no hacerlo.
      Gracias por las palabras.

      Eliminar
  71. Te envío con un soplo de primavera mi profunda admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo lo absorbo con mis pulmones otoñales...

      Eliminar
  72. Está bueno. Pienso que deberías continuarlo. A mí me dejó con ganas de seguir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, Mónica, pero ya no sería un relato para blog.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  73. Amigo Humberto cada vez que llego a tu sitio me encuentro con unos relatos magnificos dignos de ser laureados, felicitaciones amigo por esa magnifica imaginación, por compartir con nosotros ese gran don que se te ha obsequiado, desde Guatemala tu amigo SL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es el mejor, premio, SL, el que ustedes me brindan. Siempre fui reticente a los concursos, no por temor a perder, sino porque no me gusta la competencia en la que la decisión está en manos de alguien que puede ser (y muchas veces es) imparcial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  74. Pues no sé, yo creo que hay más corazones rotos que enteros...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, pero me parece que es lo natural, algo que no puede dejar de pasar en esta vida. Lo cierto es que tampoco hay que andar siempre con el corazón roto, ¿no?
      Besos.

      Eliminar
  75. Si hubiera establecimientos con ese cartel, habría largas colas para entrar, amigo Humberto.

    Me ha encantado este cuento mágico y, como a otros visitantes, no dejas de sorprenderme con tu escritura concisa y contundente.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Mos, creo que alguna vez hice esa cola y entré al negocio...
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. Interesante relato.

    Un fuerte abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Octavius, me alegra verte por aquí de nuevo.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  77. Muchas Gracias humberto, por,por la posiciòn en la queme colocas: pero no soy nadie;por lomenos intelectualmente.

    No soy rico en palabras,y siempre me equivoco mucho,no se reñir,y mis coleras:ho rabietas son tontas y no duran nada,con la maldad; no discuto,le doy la espalda,prefiero la vondad: ahunque siempre sea victima.


    En fin agradezco tu estima, un abrazo

    ResponderEliminar
  78. Voy urgente a la tintoreria antes que cierren!!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paraná al 400, no te olvides... pero si no ves una tintorería ya sabés cuál es tu diagnóstico, ¡eh!
      Besos.

      Eliminar
  79. Qué bien si ese tipo de establecimientos existiera, y cada uno viera detrás de un establecimiento normal, el que necesitáramos para curar una herida, o cumplir un sueño. Que relato más mágico Humberto, precioso.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  80. Me gustó mucho el relato, su ritmo, su posible continuidad. Muy bello homenaje. y todos esos planos de la realidad que se abren como al desplegar páginas de un libro, cuánto sugiere! Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si vas a creerme, pero recién después de que lo subí me di cuenta de que algo mágico tenía, antes lo veía con otros ojos. Posiblemente a partir de que dejó de ser mío.
      Un abrazo.

      Eliminar
  81. Si este cuento es naif yo soy la cenicienta!!

    Claro que me imagino la ironía, ya el primer naif era una patada a la mandíbula, este es un golpe al corazón con guantes de seda.

    Magnífica moraleja de un escritor genial!

    Stefi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Stefanía, es naïf a su modo, como el autor, je.
      Besos.

      Eliminar
  82. Es mágico, me gusta pensar que existen lugares que solo nuestros sentimientos pueden ver
    Un beso

    ResponderEliminar
  83. This is a wonderful photograph Humberto!

    ResponderEliminar
  84. Sí que llego tarde esta vez.

    Roberto Arlt era un fenómeno, independientemente de Don Jorge Luid o Don Julio y si para ud es el mejor, con eso ya vale, Sr Dib.

    Me ha gustado el fondo de este relato y su acción sugerida. La ficcionalización de una escena imposible, hecha verosímil.

    Buen trabajo. Es un placer pasar a leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tarde, Pedro, ya agradezco de corazón que pases, ¿cómo voy a pretender que vengas con urgencia?
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  85. No hace falta tener el corazón, con haber vivido las emociones suficientes ya es bastante como para pararte ante ese escaparate, Los que pasan por delante sin mirar, son infelices, ni han vivido ni han sentido.

    Besos Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede es que vivir las emociones, como dices, en cierta forma te lastiman el corazón, no conozco a nadie que haya vivido sólo emociones positivas.
      Un beso.

      Eliminar
  86. Todo es reparable menos la muerte y la felicidad la encuentras siempre que la busques básicamente porque es un estado interior y se encuentra en el disfrute de las cosas sencillas, amén de la gente que se desvive por hacerte la vida más agradable.

    Mis felicitaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras van en la dirección del relato, me agradan.
      Benditas las personas que nos hacen la vida más agradable, por ¿por qué habrá tan pocas?
      Muchas gracias.

      Eliminar
  87. Es sanador leer cuentos así. Por tanto gracias. Yo tenía una tienda, no arreglaba corazones rotos, pero si ayudaba a espiritus doloridos y es cierto no todas las personas la veían.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elysa, para mí es sanador escribirlos. Me siento muy orgulloso de recibir el agradecimiento de tantas personas, es apabullante.
      Besos.

      Eliminar
  88. Te superaste Humberto, es un regalo de relato, tiene magia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho el elogio, Ojosnegros, es extremadamente halagador, pero a la vez me genera una responsabilidad muy grande. Superarse. ¿Es eso posible? Tal vez sí, si competimos con nosotros mismos, la única competencia que merece existir.
      Besos.

      Eliminar
  89. :) seguramente también habría recibido "bendiciones" de otros transeúntes al ver el cartel. Debería pasar por Paraná al 300? Aunque quizás lo encuentre en alguna otra calle de esas que transitamos en el día a día.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente en la calle no suele bendecir, lamentablemente, Caia.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar
    2. bueno, no quise decir que iba a recibir puteadas, parecía un poco fuerte para un post naive. Me pa que debo estar en otra sintonía, mis comentarios no se entienden, y bue..
      Y de nada!!

      Eliminar
    3. Tal vez sí se entienden, pero uno pone el acento en otras cosas.
      Ah, sí querés podes pasar por Paraná al 300, pero nada te asegura qué tipo de negocio veas allí.

      Eliminar
    4. Disiento, no se entendieron, el acento estaba puesto en otras cosas. Quizás deberías releer el comentario original? No, mejor no perder el tiempo. Buenas y lindas noches, el otoño llega y es mi estación preferida.

      Eliminar
  90. Humberto:¿Crees que haya por ahí algún establecimiento que repare corazones parchados y vueltos a parchar?
    Bueno, nada pierdo con preguntar,total, ni quién quiera lucir uno reciclado.
    Te quiere esta viejita mexicana: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay comercios de todo tipo, pero no sé si tú lo necesites, eres una persona muy querida. Por estos lares eres una de las más apreciadas, sin menospreciar a nadie.
      Besos.

      Eliminar
  91. será que vemos lo que no queremos reconocer que nos sucede?,o buscamos reponer el daño causado,cuantos interrogantes nacen despues de leer esto
    es genial,en la era de la tecnologia,que usemos la imaginacion
    un abrazo humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en esta época es cuando más tenemos que usar la imaginación, Carne, y más en un medio como éste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  92. Siendo que tenés el corazón roto, por lo menos crees que tiene arreglo y no te resignás...
    Gran relato!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el personaje lo tenía cicatrizado, digamos, pero que vio el negocio, eso es seguro. Gracias.

      Eliminar
  93. Que buena historia, es que uno siempre busca lo necesita.

    ResponderEliminar
  94. ¿me puedes dar la dirección??? necesito con urgencia sanar mi corazón!!!! a pesar de las cicatrices y heridas sangrantes creo que soy feliz y que no necesito pasar a comprar nada a la tintorería del japonés!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso es lo más importante, no tener que pasar por el otro negocio a comprar nada. Besos.

      Eliminar
  95. Muy bonito este relato corto, y tus palabras me ayudan a entender mejor la debilidad que siento por los zapateros en los barrios que habito de cada ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por los zapateros? Mirá qué interesante, hay ciertos negocios o profesiones que atrapan, es verdad.

      Eliminar
  96. c h a p e a u Maestro! aaaaaah cuentAZO!!! Yo veo esos negocios con cierta frecuencia... pero no quiero entrar por miedo a perder definitivamente las motivaciones para escribir... Saludos van, Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué halago, Sandra, si hasta me puso colorado.
      Y te aseguro que la motivación para escribir no se pierde por tener el corazón curado. Me dejas pensando, porque el dolor no es la única fuente de inspiración, aunque posiblemente tenga que concordar que, al menos una vez, tuviste que padecer.
      Un beso.

      Eliminar
  97. Muy bello, en este mundo harían falta más negocios como ese...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  98. Tu texto es una prueba palpable de que el mundo y nuestro mundo podemos crearlo y recrearlo dependiendo del ángulo de nuestra mirada.
    Muy bueno, Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es la idea que decidí seguir desde hace algunas semanas, como dije, subvertir la subversión, recrear el mundo desde un ángulo atípico.
      Muchas gracias, Marisa.

      Eliminar
  99. Es muy cierto eso de que vemos lo que queremos ver, que miramos solo el paisaje a los lados de nuestro sendero personal e intransferible. De cualquier modo prefiero mil veces este local a los de la cuadra siguiente.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Próximamente se abrirán otros negocios, hay que estar atentos.
      Un abrazo, Mr. Bigud.

      Eliminar
  100. Nada es verdad, nada es mentira, todo es segun el cristal con que se mira.

    No hay duda de eso, yo tambien me acercaria al lugar de corazones lastimados je.


    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, mi querida amiga.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?