25 de mayo de 2012

La hora


-Quince horas, treinta y cuatro minutos, diez segundos.
-Perdón, no entendí.
-Quince horas, treinta y cuatro minutos, veinte segundos.
-Bien.
-¿Me escuchó ahora?
-Eh… sí, pero… ¿no es usted una máquina?
-Ciertamente que no, ¿lo es usted?
-No, claro.
-¿Y por qué habría de serlo yo?
-Bueno, porque… porque marqué el 113 para saber la hora y todos sabemos…
-¡Todos sabemos, todos sabemos! Estoy cansada de no ser importante para nadie.
-Discúlpeme, no quise ofenderla…
-No se preocupe, no me ofendió, es que últimamente me siento un poco sola. Le confieso que no suelo hablar con los usuarios, pero su voz me resultó tan agradable que cuando dijo que no había entendido, quise asegurarme…
-Tú también tienes una voz hermosa, por supuesto, de no ser así no te habrían elegido para este trabajo. ¿Cómo te llamas?
-Inés, ¿y usted?
-Horacio, pero no me trates de usted...

-Horacio, ¿con quién estás hablando?- lo ametralló su esposa.
-Con nadie, mujer, número equivocado- respondió tapando el auricular y rascándose la calva, enseguida cortó. Para qué iba a complicarse la vida con explicaciones extrañas. Pero ni bien su mujer salió de la cocina, volvió a marcar el 113.

- Quince horas, treinta y siete minutos, cuarenta segundos.
-Hola, ¿Inés?
- Quince horas, treinta y siete minutos, cincuenta segundos.
-¿Me escuchas? Soy yo, Horacio…Otra vez no entendí.
-Quince horas, treinta y ocho minutos, cero segundos- continuaba la voz impersonal e implacable que, desde el otro lado de la línea, le confirmaba que ya había pasado su hora.

256 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Un relato kafkiano”.
    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Hay una sola oportunidad para todo... Una sola!!!

    Buenísimo H.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, mi querida Novia, pero es difícil saber cuál es, ¿no?
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¿por qué calvo? que tenés contra los calvos eh? mucho cuidado dib, mucho cuidado con la venganza de los calvos jajajaja
    bien, bueno te ha salido este y solo te llevo cuatro minutos y treinta segundos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, Garriga, en verdad tendría que haber escrito que se rascaba el culo, pido disculpas a todos los faltos de pelambre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La hora menos pensada: Las, pongamos por caso, 25:02 h de un 30 de febrero.
    A esta me acojo cuando se ma escapan los segundo vitales.
    O cuando los pelmas de Movistar te avasallan noche y día.
    ¡Su padre!

    Buenas tengas, Humberto. Y oportunas
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que alguna vez me cité con mi mujer perfecta a las 25.02 del 30 de febrero, pero falló, luego me cité con otra, ésta menos perfecta, pero más real, fue un 2 de febrero a las 22.00, y la cosa funcionó... está funcionando.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Jejejeje: Se puede ser perfectamente sagaz e imperfectamente en sincronía con los calendarios.
      Es el caso celebrar tu acierto...
      Bs

      Eliminar
  5. Quisiera escribir algo a la altura de su relato, continuar la sintonia. Sin embargo, diga lo que diga me haría involucrarme en la inevitable situación de excusarme por mi insensata estupidez.
    Muy bueno, Humberto, muy bueno, che.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que pecás de humilde, Diego, seguramente podrías crear algo no sólo a la altura, sino mejor.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  6. A la oportunidad la pintan calva y con un mechón adelante, una vez que pasó es imposible asirla. Aunque no creo que fuera el caso de Inés, la imagino una mujer acorde con su voz hermosa; de ninguna manera calva. Pero, bonita o no, Horacio perdió su oportunidad, seguramente una más de las que él, como todo el resto, perdemos día a día.
    Excelente relato, compañero.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James, sabes las veces que caí en la trampa de la bella voz, uf... mejor ni te cuento, tendría que abrir otro blog para explicarlo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias a la Esfera Cultural.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. GENIAL!!!!
    Triste y tierna metáfora de una sabia y certera realidad...para lo que más ansiamos y en sueños acariciamos...sólo una oportunidad se nos presenta,sin más horas de relevo, porque tanto el reloj restándonos en tiempo, como la vida en oportunidades, es implacable ante nuestros titubeos

    Buenísimo texto Humberto!!!!
    Me ha encantado!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gizela, el tiempo (maldito invento) suele ser muy cruel con algunos humanos, con el resto apenas malo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Sorprendente y ocurrente como siempre, mi buen amigo. Envidio esa facilidad para convertir en relato cualquier cosa inimaginable, de forma simple y entretenida, al tiempo que muy bien narrada.
    Un abrazo, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un 'hermano' de tu letra es un orgullo, Carlos. Cualquiera que visite tu blog sabrá que eres de los buenos en serio, por lo que un halago tuyo no es moneda que circule libremente en el mercado.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. Sabías que cuando leemos un artículo reaccionamos todos de diferentes maneras? Desde el rechazo absoluto hasta recomendarlo a sus amigos. ¿Verdad que es asombroso?
    Es que el ser humano es tan sorprendente...
    Yo recomiendo tu relato a todos mis amigos, porque entre otras cosas, hace tiempo que no me reia tanto, sobre todo al imaginarme la indignación de Horacio con la teleoperadora que le dejó... a medias. Pobrecillo, seguró que odia para siempre los tecnicismos.

    Imaginación al poder Humberto.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo un segundo, Lore. Uno escribe 'Alfombra' y las reacciones son tan diferentes que no habría forma de medirlas, es asombroso e interesante.
      En una época, solía molestarme que un texto 'serio' fuese tomado en broma -o viceversa-, pero qué demonios, ¿quién afirma que algo sea serio o gracioso? Su Majestad el Lector.
      Muchas gracias, Lore.
      Un beso.

      Eliminar
  11. El tiempo es inexorable, por ello no hay que perder ni un segundo en decir lo que se quiere y hacer lo que se sienta, antes que se escape de las manos.Saludos y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero este tipo le tuvo un cagazo padre a la mujer... y se lo perdió ;)
      Un beso.

      Eliminar
  12. Nadie te felicitará a las 21:11 y treinta segundos... (hora Española). Qué curioso es el tiempo, la oportunidad, el instante, la indecisión, el arrebato. Todo sumergido en un mismo recipiente para seleccionar de él lo que más nos seduce.

    Perdón, ya son las 21:13 y cuarente segundos, no quiero que el tiempo decida por mí.

    Eres ejemplar, Querido.

    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no me has felicitado, pues habríamos entrado en paradoja, ya que aquí son las 16.24, con lo cual el enhorabuena habría quedado entrampado en las redes del maldito tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Eu vejo nisso SOLIDÃO! às vezes estamos acompanhados e sentimos-nos sós. Há quem fale com as paredes, com os carros... Inclusive mantêm-se conversas. Estou a lembrar-me de um conto escrito por um escritor da web que é precisamente a conversa de um senhor de idade jogando ao xadrez com um companheiro invisível. Ele não tinha com quem jogar.

    Um beijo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sem duvidas que se tivesse que escolher uma palavra que refletisse o sentido do texto, essa seria 'solidão'. Agora, se o homem imaginou a conversa ou se foi real, nem eu saberia dizer!
      Beijos, minha querida.

      Eliminar
  14. A chance not taken...never to be again. What regrets we must live with for the sake of a kind word? :D XXX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Well, don't you think his wife gave him nice words? She should have said to him 'who are you talking with, rat?' ;)
      A chance not taken, perhaps the last one.
      Cheers, Gina!

      Eliminar
  15. A veces, la soledad de algunas personas les hace escuchar, ver e incluso sentir lo que sea con tal de dejar de sentirse solos... no sé HUMBERTO ¡¡ ya ves tú, lo que me ha sugerido este texto tuyo !! :-)

    Luego es cierto que lo de recular ante sorpresas sorprendentes por miedo, hace que se pierda para siempre esa oportunidad de oro que un día nos vino a ver y escondimos corriendo en un cajón por miedo a ser descubiertos. Siempre me dejas con la boca abierta con este ingenio concentrado en tan poquitas palabras que tienes tú Mmmmmm ¡¡qué envidia me das!! :-)


    Un beso muuuy grande y por cier... si me pierdo algo tuyo, es que estoy de cacaciones, sólo asomo por aquí a ratitos... la gente dice que necesita desconectarse ¿ por qué hay que desconectarse de lo que nos gusta, queremos y además nos hace sentir bien? ¿tú lo entiendes?:-) ... ay tiempo para todo en esta vida... hasta para vivir:))



    Muaaaaaaakss gigante ... feliz agosto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que ni yo sabré... esto es, si en verdad escuchó la voz de la teleoperadora o si la imaginó.
      Cuando creemos que tenemos una chance, deberíamos defenderla con uñas y dientes.
      Un beso enorme, querida.

      Eliminar
  16. El tiempo es una ilusión, que dijo Einstein, pero hay parejas que te provocan una tremenda soledad y te llevan a imaginar cualquier cosa.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ilusión hasta que toca tu hora ;)
      Un beso.

      Eliminar
  17. jajajaja cacaciones nooooo jajajaja vacaciones... aaayyyy yo sieeempre igual, lo siento:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, creí que estabas pasando unas malas vacaciones, por eso lo de 'cacaciones', je.

      Eliminar
  18. aayyy qué impotencia...jajaja, si hubiera sabido el calvo!

    Muy bueno, Humberto, me hizo mucha gracia, PERO...también deja pensando el texto acerca de esto de la soledad, tan común por hoy,y a las cosas que nos aferramos para librarnos de ella.

    Bueno, me despido, y aquí son las 15 horas y treintaydos minutos! (entendiste bien??) ;)

    Curioso, pero casi casi la misma hora...
    (me quedo pensando)

    Abrazos miles, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si era casi la misma hora, yo también lo habría pensado. Un relato tragicómico, digamos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Lo que más me resulta inquietante es que pueda manifestarse todo un discurso, una respuesta y un concepto con sólo repetir varias veces la hora final, o como en el caso de Gabo, 'la mala hora'. Qué historia mágica aquella. ¡Un abrazo! F:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A buen entendedor...
      Desconocía 'la mala hora', como casi toda la obra de García Márquez (gran error mío por cierto), así que si incurrí en una copia, habrá sido por coincidencia.
      A buen entendedor...
      Qué historia mágica aquella y qué .... esta.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Aquella es la tuya. La otra también es mágica pero me quedo con 'aquella', es decir, la tuya. No se parecen en nada. Sólo en la fatalidad. Jejeje. ¡Un abrazo! F:

      Eliminar
    3. ¡A qué confusiones nos llevan los pronombres demostrativos, Mista! De todas formas, busqué ´La mala hora' y vi que es una novela, ahora quiero leerla. De García Márquez leí sólo 'doce cuentos peregrinos', 'Ojos de perro azul' y 'El amor en lo tiempos de cólera'. Nunca me volqué demasiado a la literatura hispanoamericana, un error, como te dije.
      Abrazos.

      Eliminar
  20. Tranquilo Horacio, Inés no está tan buena, la que está buena es Alicia, la que te da la hora de 00.01 a 06.00 am, eso sí, la mina tiene ojeras, procurá ser puntual y nada de chistes fáciles tipo: Uy, cómo se pasó la hora...OK?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía yo, Inés no valía gran cosa, pero comparada con la esposa, hasta una rata australiana sería más... potable.
      Abrazos.

      Eliminar
  21. Que desilusión, se volvió calabaza. jajaja
    Saluditos Humberto.

    ResponderEliminar
  22. Que le iba hacer, paso su momento.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso hay que estar atento, David. Tú no lo pierdas, ¡eh!
      Abrazos.

      Eliminar
  23. Veinte y dos horas cuarenta y ocho minutos, veinte y dos horas cuarenta y ocho minutos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que falla, acá en mi teléfono me dicen que son las 18 horas, catorce minutos, cincuenta segundos...
      Abrazo.

      Eliminar
  24. Todos tenemos una hora señalada hasta para la muerte, este hombre no supo escuchar su destino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es la peor, mejor ni la menciones...
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  25. Humber este es un relato lleno de nostalgia, me imaginé a ese hombre en la cocina con olor a sopa de verduras y su vida gris, un horror, tdo eso en un excelente diálogo tuyo.
    Un besazo Maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo imaginé tomando un tecito con pan gomoso, no sé qué es peor.
      Un beso.

      Eliminar
  26. Humberto, las oportunidades son para aprovecharlas en su momento. Me ha fascinado como has plasmado esta realidad en un relato dialogado, con la dificultad que eso conlleva. Además, logras virar en pocas lineas de la sensualidad a la miseria de ese solitario hombre casado.

    Me gustó mucho.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nicolás.
      te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Eres una fuente inagotable de creatividad y recursos para que no podamos anticipar la jugada, grande amigo Humberto!!

    Besos Sabri!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, Sabrina. Intento seguir aprendiendo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  28. Reconocer el momento importante es un arte. Me gustó mucho tu relato Humberto
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Respuestas
    1. Pero hay tantas líneas, tantos ramales, tantas estaciones...
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Se lo tiene merecido. No se le corta a una mujer...

    Una brazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, estuvo mal, aunque sea le hubiera dicho que tenía que ir al baño, no sé.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. SON LAS CERO HORAS, TREINTA Y UN MINUTOS, CERO SEGUNDOS. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cuentito de medianoche, Marcos.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  32. Realmente muy bueno querido Humberto, siempre captando la atención de todos.

    Un verdadero placer pasarme de nuevo por aquí, besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo, Princesa!
      Es un placer tenerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  33. Es cierto las buenas oportunidades en ocaciones solo llegan una vez en la vida y debemos de aprovechar el momento, pues el tiempo jamas regresa, como siempre te luces con tus magnificos relatos, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, SL, esta vez le toco al tiempo tener su lugar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  34. Soledad y vacío la del personaje... muy triste.
    Un beso de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trío de solitarios, ¿no?
      Un beso, Sara.

      Eliminar
  35. Guau! Esos manotazos desesperados por huir de lo rutinario. Lo mejor del relato es el cierre lapidario, ese tono de voz con líquido refrigerante del final. Ni un temblor, ni una vacilación. Igual, creo que está a tiempo de colgar el tubo y salir arando de ahí. Sería más aséptico incluso que la misma voz.

    Dato que no suma: La voz de la hora en Argentina la grabó la locutora Alicia Infante en el 78.
    Saludos van, Dib!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es casualidad que a este sujeto le pase esto, uno sabe cuándo debe salir arando.
      No es para nada baldío tu dato, pues hoy, mientras lo escribía, pensaba en quién sería la persona que dice la hora, o si eran varias, esas cosas.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  36. Vaya, su señora rompiò el hechizo de la màquina, para una aventura virtual que iba a tener....los hay con mala suerte.
    Como siempre sorprendes

    un abrazo


    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay esposas así, Paco, rompen cualquier hechizo, jeje.
      Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  37. Interesante cierre.

    O era una máquina o era una mujer que ya no quiso responder.

    Te queda la duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me quedó la duda, te lo aseguro.
      Un beso, Pluma Roja.

      Eliminar
  38. Me recordo a "Arrepiente Arlequin!" de Harlan Ellison.

    La oportunidad es un tren que no pasa dos veces. Y algunos somos expertos en no notarlo.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía, Gaucho, pero voy a buscarlo, es un buen dato.
      espero que no sea tu caso el de ser experto en no notar las oportunidades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  39. Que bueno Humberto, tanto la sorpresa de conocer a Ines, así como el terror a su esposa, El final como siempre genial.
    Es casi una moraleja, un abrazo amigo. Sigo disfrutando leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo agradezco tu disfrute, Moli.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  40. la tal inés es muy inteligente. muchas otras voces femeninas se ahorrarían muchos problemas y hasta tragedias, si siguieran su proceder. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú dices haciéndose las sordas y repitiendo una frase maquinalmente? Je.
      Un abrazo, Draco.

      Eliminar
  41. Igual las mujeres como Inés no son convenientes, no paran de hablar un solo minuto :P
    Muy bueno Humberto !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen chiste, T.Rex, me hiciste reír.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  42. no tapo el auricular e Ines escucho todo! jaa! se le paso el tren ... besos Humbert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horacio no tiene experiencia en las trampas, je, por eso se le pasó el tren.
      Un beso, Gitana.

      Eliminar
  43. EXCELENTE metáfora Humberto! Jamas me decepcionas, te felicito.
    Guillermo
    Editorial Tres Fronteras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Guillermo, es un honor recibir tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Hola Humberto!!
    Me ha gustado mucho,lo siento por él,pero qué hubiese pasado de haber sabido que después Inés no le contestaría? se habría enfrentado a su mujer con tal de no perder la comunicación??
    Al no saber dónde queda,de dónde nos llega la oportunidad en nuestra vida,la dejamos pasar y cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde, el tiempo nuestro enemigo más cruel y despiadado,nunca vuelve atrás para darnos una segunda oportunidad.

    Excelente relato Humberto,asombrosa capacidad escribiendo amigo mío!!
    Y las horas pasan lentamente
    el día llega a su fin,
    despacio nos adentramos
    en las sombras de un tiempo
    que se nos fue de las manos.

    Un beso con mi cariño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno sabe que hay un tiempo justo para todo, pero cómo darse cuenta, eso sí que es difícil. Hay tantas vidas paralelas que intentar razonar sobre el asunto, es para volverse loco.
      Muchas gracias por el agregado.
      Un beso.

      Eliminar
  45. Esta vez, mi querido amigo, me descubrí en Horacio.
    A veces, perdemos la oportunidad y nuestra vida jamas vuelve a ser la misma.
    Me gusto!!
    Besos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En verdad crees que hay una sola posibilidad? Pensemos que no, que esto es puro cuento, fantasías de escritor.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  46. Me gusta ese juego con la contestadora de la hora. Su cuento, Humberto, se presta para especular, que es una virtud del relato, y cree uno como lector, que el personaje es un ser humano que necesita amor, a pesar de estar casado,y cree en la humanización de una máquina contestadora: por lo menos los siento así. UN abrazo, parce. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, cuando leo, creo en todo, hago una pausa de la razón y dejo que la Literatura sea el Soberano de mis fantasías. No hay otra forma de leer ficción,creo humildemente.
      ¿Parceiro?
      Abrazos.

      Eliminar
  47. Sin duda necesitaba, más que una hora, al menos un par de minutos. A veces la razón de ser se circunscribe a eso. Y quizá menos aun. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido, Javier, a veces basta con segundos... unos segundos contra toda una vida, vaya negocio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. No soy sicólogo ni sociólogo, apenas soy un esclavo, pero advierto que detrás de este texto se encuentra una verdad absoluta, no sé cómo explicarlo, no, no sé. Es como que se pierden los instantes y fracasamos. En todo. O sea. Olvídalo, saludos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad tengo miedo de transmitir verdades absolutas, aunque uno deja caer su ideología en lo que escribe... en todo lo que hace.
      Yo sí soy psicólogo, pero tampoco me sirve de nada, je.
      Ya me olvidé.
      Un abrazo.

      Eliminar
  49. Me gustó en especial tu acierto al rebasar una frontera mecánica y verla cobrar vida. No cabe duda que tu protagonista es hábil para echarle cerebro al asunto, si la esposa llega un poco más tarde igual y lo encuentra copulando con un teléfono.
    Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que se venía, Carlos, el tipo dale que dale con el teléfono. Por eso decidí cortar la historia ahí, le arruiné su fantasía.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  50. Gran historia corta. Gran diálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anthony, tus palabras ayudan a seguir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  51. Absolutamente genial!! Pasó su momento, nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo miro hacia atrás y me pregunto: ¿alguna vez me respondió la teleoperadora? No sé, creo que no.
      Un beso, Francesca.

      Eliminar
  52. Hola Humberto.

    Es posible que me vaya por los Cerros de Úbeda, pero nos llega un momento en la vida que necesitamos escuchar a esos otros que también forman parte de nuestra persona, me refiero al Mi, (Yo) verdadero- que suelen ser más de uno, ese que, en lo cotidiano se diluye tanto que pareciera que no existe, entonces, a veces ocurre que alguien te llega por ese canal y reclama "eso" y, sin darte cuenta deseas comunicarte; casi siempre suena una voz que te interrumpe y la magia se esfuma. Puede ser ,una voz, una mirada ... etc.

    Creo que tu personaje, es consciente de que,como muchos dicen ,pasó su momento, pero él también sabe que hay algo en él que nunca utilizó y lo que le proporcionan esos momentos, le ayudan a seguir viviendo.

    Esta vez presiento que te has superado. Horacio volverá a llamar,estoy segura, es lo que le hace vivir.

    Un abrazo.

    Moon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo conocer un par de 'Tus', pero no demasiado profundamente, conozco la parte que se deja ver y, tal vez debido a mi profesión, una cierta porción de lo que hay detrás, pero no demasiado.
      Creo que el personaje sabe que perdió su hora porque no supo hacer valer lo que en ese momento era prioritario, todo tiene un precio, en su caso va a intentar pagarlo llamando incontables veces al 113.
      Trato de no pensar en superarme, pues me volvería loco cada semana, me imagino buscando vetas diferentes en la rica mina de las Letras.
      Un beso, Moon.

      Eliminar
  53. Ocurrente, original y encantadora entrada. El tiempo del aHora que como el el agua del río, una vez pasa, no hay otra...habrá diferentes pero nunca la misma. El guión así lo establece.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con que digas 'habrá diferentes', dejas abierta la posibilidad a este pobre hombre... y a muchos más que por ahí andan.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  54. Uff, que rabia, que impotencia ¿habrá sido producto de su imaginación?, creo que aún hoy en día sigue maldiciendo a su mujer como maldecimos todos el momento en que se nos interrumpe un bonito sueño. Y seguirá llamando y buscando a su Inés y nunca recibirá otra cosa que la contestación de una dulce y fría voz de un simple temporizador.
    Un genial relato Humberto de algo que todo el mundo hemos soñado que nos pasara. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece que tendría que decirle la verdad a la esposa, algo así como echarle las culpas, je.
      También creo que va a llamar muchas vece más, tantas que en la empresa de teléfonos van a comenzar a sospechar de una persona que necesite saber la hora exacta tantas veces.
      Es bueno verte por acá.
      Un abrazo.

      Eliminar
  55. excelente vuelta le encontraste Humberto al tren que paso, un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Es genial, me encanto este relato.
    Un beso cielo
    http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, May, eres muy amable... y cariñosa ;)
      Besos.

      Eliminar
  57. Mucho cuidado con perder nuestra hora, nuestra oportunidad!!! Muy bueno, en este lugar los relatos siempre me sorprenden gratamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que en este lugar te sorprendas, es un halago, muchas gracias.

      Eliminar
  58. Se cabreó porque estaba casado. Mala suerte !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que haber disimulado un poco, ¿no te parece?
      Abrazos.

      Eliminar
  59. Bellísima metáfora sobre como los hombres dejamos pasar tontamente el tren, la hora preciosa...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. El miedo de ser descubierto y el miedo de sufrir...... podría haber sido una relación difícil.... pero ella decidió dejarlo pasar..

    Creo que me sucedió algo parecido una vez jajaja

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el protagonista primó el miedo a ser descubierto.
      ¿Sería mucho pedir que contaras lo que te sucedió? ;)
      Besos.

      Eliminar
  61. A veces también he pensado en entablar una conversación con los contestadores automáticos, es muy triste que siempre repitan lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, podríamos decir que no dicen lo mismo cada 10 segundos, pero si los llamas todos los días, ahí sí se vuelve muy aburrido.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  62. Chin, perdió su oportunidad, se le paso la hora.


    Saludos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez tenga otra, yo voto por ello.
      Beso, Malque.

      Eliminar
  63. Los contestadores se están haciendo fuertes entre nosotros, pero yo me sigo sintiendo estúpida cuando hablo con ellos, bueno cuando intercambio datos, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día estuve más de 40 minutos tratando de marcar los números correctos de esas máquinas automatizadas, y ni siquiera me dijo el nombre ;)
      Besos.

      Eliminar
  64. Brutal, como siempre, tus textos esconden metáforas. Quizás es cierto que debemos aprovechar todos los momentos, todos tenemos un tiempo que vivir y aprovechar.
    Siempre hacen que sonría al llegar al final, eres increíble.
    1 beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho, mi querida Laira. Eres muy amable.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  65. (...)y es que difícilmente la misma oportunidad se presenta por segunda vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La misma no, pero tal vez otra, ya lo dije, voto por ello...
      Un abrazo.

      Eliminar
  66. El tiempo, en su imparable bucle, nos guiña el ojo cómplice, o nos desgaja entre la maquinaria que da cuerda a los relojes.

    Muy bueno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen comentario, Albada, muy creativo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  67. Querido HDib, acho que temos um pouco de Horácio e Inês, eu sim, solidão, trabalho...ficamos sugeitos a estas ciladas, ora, tentar ter diálogo com atendentes de markenting é o supra-sumo do estar só. Apesar de viver só, confesso que isso nunca me tentou, porque aquelas vozes metalizadas dificilmente me convenceriam que fossem humana. Humberto gosto do enredo que estes personagens se encontram ou produzem, no caso do Horácio, uma confusão desnecessária com a esposa e Inês num momento de vacilo resolve ir além do que o trabalho dela propõe...muito bom te ler.
    ps. Meu carinho meu respeito meu sempre imenso abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. É verdade, rapaz, quem não reagiu alguma vez como eles?
      Um abrazo enorme, Jair.

      Eliminar
  68. Humberto:
    ¡Muy bueno!, ¡muy bueno!
    Te salió redondo, redondo.
    Había un colega, en mis épocas de Gas del Estado, que siempre decía: "no hay que dejar pasar al caballo blanco".
    Graficaba, de este modo, la posibilidad de convertirse en el muchachito de la película, arriba de su blanco corcel, un ganador.
    Al pelado de tu historia le pasó lo temido: su caballo blanco pasó y no lo montó.
    Me encantó leerlo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanco, alazán, bayo o zaino, hay que subirse al caballo. Pero no sé si montarlo, eso es un poco más fuerte, Arturo ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  69. Recuerdo que una vez con un amigo llamamos al numero de atencion al cliente que figuraba en un envase de aceite... la intención fue reirnos un rato mientras nos quejabamos de que el aceite no freía.... Con voz de campesino decíamos "el aceite no me le' fríe" fue muy gracioso, y terminamos riéndonos con la chica que estaba del otro lado del teléfono.
    Un saludette

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo reconocer que las anécdotas me divierten, sin menospreciar ningún comentario, cuando aparece algún 'una vez me pasó' mi atención se redobla y mi sonrisa enseguida se hace evidente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  70. Y si la ocasión la pintan calva este señor perdió la suya en solo tres minutos. O quizás recobro la cordura...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planteas dos salidas para este pobre hombre, no sé con cuál quedarme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  71. Pobre hombre, el necesitaba sentirse amado y valorado.
    Ingeniosa metafora sobre el paso del tiempo, las ilusiones y las oportunidades, Humberto.
    Un abrazo y que tengas un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Carolina.
      Un buen fin de semana para tú también.

      Eliminar
  72. que original el texto,muy bueno. Siempre escuche mucho esa frase "Tu tren ya paso", lo cual nos recuerda que no hay que dejar pasar las oportunidades. un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento aprovechar la mayoría, pero tampoco se puede todo, la vida está hecha de un montón de 'no pude'.
      Un abrazo y muchas gracias

      Eliminar
  73. Oi, passei para retribuir sua visita ao meu espaço. Adorei seu blog, um abraço!

    ResponderEliminar
  74. Ni siquiera lo más personal entiende de segundas oportunidades, ¿por qué iba a tener que hacerlo algo tan impersonal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu razonamiento es incontrastable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Si es por el mensaje, montones de "no pude", lo cual también alimenta la esperanza de seguir "pudiendo" en muchas otras cosas.
    Pero hay dos cosas que me parecieron fantásticas en tu relato, una el diálogo, es tan difícil para mí que un diálogo resulte un texto con tanto enganche como éste, poder lograrlo es difícil, sumado a poder lograr un efecto que puede ser triste o melancólico pero por otro lado hasta simpático en ese solo diálogo.
    Y la otra, quedé colgada de esa implacable repetición del paso del tiempo en tu relato, la que en la vida, a medida que pasan los años se revela verdaderamente implacable y te empuja a encontrar los "tengo que poder" las cosas más positivas, las que nos hacen bien. Ya que el reloj biológico como la voz de esa máquina, no se detiene, a pesar de que uno siga sintiéndose joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deja de sonar en mi cabeza el tema de las Vidas Paralelas, escribí algo al respecto, pero no es para el blog, es bastante más largo.
      Me conocés, así que tengo confianza para decírtelo sin falsas modestias: era muy bueno con los diálogos, la 'metodología' del blog los fue acotando y casi no uso esa herramienta, pero creo que aún está muy viva.
      Al final son todos palos para el blog, ¿no?
      Un beso enorme de éste que también se siente joven.

      Eliminar
    2. Escribiste pero no es para el blog. Ojalá se pueda ver en alguna otra parte. Es cierto que hay palos para el "formato" blog, que por otra parte se adapta mejor a las corridas de estos tiempos. Besos

      Eliminar
    3. Ya se verá, Ana, no lo dudes.
      Besicos... así suena centroamericano. Je.

      Eliminar
  76. Humbeerto..." La hora "

    Hay un dicho que dice...se te pasò el cuarto de hora ...

    ¡¡¡ interesante !!!

    un beso

    ( nosè si es de tu interès, en la Ciudad de Villa Marìa ( Còrdoba )
    hay un importante concurso de narrativa.
    Te han invitado ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me invitan mucho, creo que porque saben que no me gustan los concursos, pero lo voy a tener en cuenta, ya lo googlearé.
      Muchas gracias, Doris, voy a ver si este fin de semana te visito.
      Besos.

      Eliminar
  77. Q interesante .... me encanta la idea de la subjetividad de la interpretación... pues mientras leía me pareció que Horacio estaba soñando... jajaja

    Me gusto mucho

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo, no estaba soñando? ;)
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  78. Interesante,por solo un momento se nos puede pasar nuestra hora
    Me gustan tus historias,que mas da que sea soñando o despierto,saludos

    ResponderEliminar
  79. La vida es eterna,en cuatro minutos.
    Horacio venció por segunda vez al Minotauro.
    en sus manecitas le han crecido 60 orejas,en un segundo pisejo.

    Hace más de 20 años,que no llamo para saber la hora,seguro que si llamo al 098,se pone una vieja.
    un abrazo.
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente sea una vieja, ya que grabó las horas hace, por lo menos, 50 años... al menos aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  80. Ay Humberto, el tiempo nos debora y sí, cuando pasa, pasa, nunca repite una misma oportunidad.

    Besos desde mi mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es bastante cruel, es verdad.
      Un beso, Yashira.

      Eliminar
  81. Brillante Humberto!!!!! Un beso a tu alma desde aún mi retiro vacacional mirando el mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hagas sentir envidia que aquí hace mucho frío...
      Besos y muchas gracias.

      Eliminar
  82. Con cada hora perdida, perece una parte de la vida.

    un beso por hora

    ResponderEliminar
  83. más cruel el reloj que el destino? más cruel el destino que el reloj?
    cómo me gusta leerlo, vea.
    me he perdido de ello este tiempo, pero he vuelto y leeré todo lo que no he leído. y dejaré mi señal, claro.
    ya nos veremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que te tomas tus tiempos, como debe ser ;)
      Besos.

      Eliminar
  84. Se le pasó la hora, o se le "fue la olla", expresión que usamos en España para decir que alguien ha perdido la cabeza, la razón. Otra expresión curiosa es la que decimos cuando una mujer llega a los treinta y muchos y no tiene hijos: como no se dé prisa, se le "pasa el arroz" que en sentido literal es cuando el arroz se queda demasiado blando y pastoso. Hablando de máquinas, qué horrible es cuando llamas a un número y te sale una voz diciendo: si quiere...diga uno, si quiere..., diga dos, si quiere... diga tres. Se pone uno tan nervioso que no acierta a decir ningún número o dice do...tres y la odiosa máquina responde, perdone no le he entendido. Si quiere...!!! Sería agradable, como en tu relato, poder algún día hablar con persona y no con máquinas aunque sea fugazmente. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por adiestrarme siempre en cuestiones relacionadas con el idioma, Marta, veo que algunas se parecen y otras ni se usan, pero qué interesantes son.
      Hablar con una máquina es psicótico, muy moderno, sí, pero psicótico, je.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  85. La amoxiclina me está curando, pero no me deja expresar con claridad. Sin embargo, amigo mio, ya sabe que tarde pero seguro.
    Me gustó la idea. Hasta imaginé un corto. En blanco y negro. Y tipo años 70. Te acordás cuendo solicitábamos la hora tan habitualmente? Merde! Se han perdido tantas costumbres encantadoras...
    No temas transmitir verdades absolutas, luego la realidad te da una cachetada (para bien o para mal) y te desbarata la idea ;)
    Lo bueno es lanzar la historia, luego que venga lo que tenga que venir.
    Beso resfriado, pero beso al fin!
    P/D: Hoy le entro nuevamente al texto... Preparate! Naaaa, mentira! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que intento hacer, BeeBee, lanzar historias, después vienen los resultados... ahora bien, ¿eso importa? Un tema.
      Espero esa opinión, es muy importante.
      A big kiss, take care!

      Eliminar
  86. Yo creo que las segundas oportunidades pero te queda la duda de saber que hubiera pasado.. es así, jiji.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dije antes, cada elección que uno hace, deja innumerables de posibilidades fuera. Es la vida... y está bine, creo.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Hola Humberto
      Bonito relato.
      Creo que alguna vez todos hemos estado cerca de una situación así, por lo menos en los sueños, es como si en la tv, o en la radio el locutor se refiriera directamente a uno, que susto sería eso!!
      La vida está llena de sorpresas también en la vida real, aunque lastimosamente no siempre.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Jessika, hay una película, creo que es 'La rosa púrpura del Cairo' que escenifica esa situación. Algo ominoso, claro.
      Un beso.

      Eliminar
  87. Grande DIB.
    Lo leo, usted sabe.
    MCna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo digo con sinceridad: No, no lo sé, porque no sé quién eres.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  88. Pues me temo Humberto que a mi la hora nunca me llegó y la sigo esperando.
    Tus historias siempre me atrapan, me apetecería que subieras dos por semana.
    Un abrazo desde Madrid.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya llegará Pedro, no lo dudes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  89. No quiero ser evidente...solo imagino la sonrisa. La tuya al final. Lo logras !!! El tiempo, una medida compartida. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una medida compartida, pero no vivenciada por todos de la misma forma. Por suerte.
      Abrazos.

      Eliminar
  90. Fabuloso Humberto ,como todo lo que escribes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pakiba eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  91. Cada segundo una palabra, un pensamiento una parte de vida. Besicos.

    ResponderEliminar
  92. Comentario del post anterior: Googlée tu nombre y lo prmiero que apareció fue:
    es uno de los escritores menos destacados de Brasil, fue exiliado de su país a mediados de los años '90 ... Ja, ja!!
    La ficción que en Internet puede hasta parecer real. Muy bueno tu post y su juego, y muy bueno este último. Me recuerda épocas en las que se usaba a full el TE y consultar la hora, pero nada cambió, porque la máquina sigue a full y sin parar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantó! Mirá que salen páginas y páginas con mi nombre (modestamente), pero que aparezca lo de 'escritor menos destacado de Brasil' me parece un acierto. Porque es así, por muy bueno o por muy malo, la gente se engancha, jeje.
      Siempre digo que este blog comenzó a tener éxito luego de que un tipo salió a insultarme por todos lados: un groso, me encantaría conocerlo para agradecerle su acto.
      Es verdad, la máquina sigue a full, Anónimo... ¿no serás una máquina?

      Eliminar
  93. Muy bueno u escrito
    es cierto ese remate
    a veces ni nos damos cuenta cuando se nos pasa la hora...

    el tiempo nos pilla a descuido y ni modo...
    queda la incertidumbre que preguntándose por ello
    nada cambiará ...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu dedicado comentario, Meulen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  94. Lo leí y me sacó una sonrisa...me fui.Vuelvo a visitarte,comienzo a leerlo y sonrío. No se si es por el fantástico sentido tuyo de darle vida al reloj,o por el mensaje que deja el relato. En fin...Un fuerte abrazo y felicitaciones ¡¡como siempre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Migue, siempre lo digo: arrancar un sentimiento en quien lee es un pequeño milagro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  95. Excelente post, buen mensaje.
    Sigo tu blog.

    Gracias por seguir el mío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  96. Es un cuento filosófico para mí!
    Un beso, Humberto.
    Guadalupe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos lo encuentran gracioso, otros nostálgico, así de diferente somos...
      Gracias, Guadalupe.
      Un beso.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?