17 de mayo de 2012

Un cuento kafkiano


Llegué a Praga decidido a escribir un cuento kafkiano. No estaba del todo seguro qué significaba aquello, pero creí que la ciudad me lo iría revelando a medida que transcurrieran los días. Me pareció que lo lógico sería pasar primero por el museo del gran escritor en la Malá Strana, allí en la entrada me encontré con un monumento en el que había dos sujetos orinando. Como me figuré que mear en público debía ser un asunto kafkiano, fui hasta el Puente de Carlos, me bajé los pantalones y -motivado por el raudo fluir del Moldava- oriné en medio de varios transeúntes que paseaban por el lugar. Dos policías me detuvieron de inmediato y me trasladaron a la Corte de Justicia. Los oficiales dijeron que el proceso sería muy largo, me garantizaron que me volvería cucaracha antes de que pudiera estar libre otra vez, pero yo no creo que la condena sea tan grave. Lo cierto es que paso los días en una interminable contemplación, quise mandarle noticias acerca de la situación a una mujercita que me espera en mi ciudad, pero como me sentí avergonzado por lo ocurrido, resolví enviarle una carta al padre, diciéndole que no veía la hora de volver a América, le aseguré que no quería terminar mis días en una sucia y húmeda colonia penitenciaria checa.

259 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Contratapa”.
    Tal vez “Un cuento kafkiano” no sea un texto fácil, pero quería experimentar con diferentes formas y posibilidades. Tengo la impresión de que a Franz no le habría gustado, como corresponde.
    Les deseo un buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente Humberto! Escreveste o teu conto levando os títulos dos textos de Kafka transformando-os em palavras que se encaixaram maravilhosamente no contexto.

    Chapeau!!!!

    Beijinhos e bom fim de semana.

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! também exageraste, não era preciso baixar as calças e por tudo ao léu (conheces esta palavra)?????

      Eliminar
    2. Muito obrigado, Flor, foi difícil, mas gostei da construção do texto.
      Claro que conheço, talvez eu teria dito mais naturalmente 'à toa'. ;)
      Um beijo enorme.

      Eliminar
    3. Não tem o mesmo significado.

      Eliminar
    4. Peraí... então é ficar de .... para fora?

      Eliminar
    5. Tudo ao ar para arejar rsrsrsrsrsrsrs

      Eliminar
    6. Agora está claríssimo, como nós somos um tantinho mais... grosseiros, tivéssemos dito que ele ficou de p... para fora. Rsrsrsrs. Beijos, minha querida.

      Eliminar
  3. y luego??? te mandarán a construir La Muralla!!!

    abrazos*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable, Silvia...
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  4. ¡que buen homenaje al maestro Kafka! excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por reconocerlo, Ángela, eres muy amable.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Relato encadenando relatos. Muy kafkiano!!!!

    Abrazo Humberto.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí se me está volviendo cada vez más 'kafkiano' escribir, ¿cómo va eso, para cuándo, mañana?
      Un abrazo, Dany.

      Eliminar
  6. Solo quería retomar en silencio "el camino a casa".

    Magnifico!!! eres un grande, hombre.
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen agregado, Oriana.
      Se agradece el cumplido, sin dudas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. y usted escribe muy bien, pero tengo que quedarme con las ganas de entender...

    Abrazo grande Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí que esta vez no habría mayores secretos, Magah, los vínculos te llevan a... Esas palabras son...
      En fin, a veces uno no llega, culpa propia, sin dudas.
      Besos.

      Eliminar
  8. (San, del Taller Literario del Face)
    Original y muy bien "encadenado", una vez más, lo lograste Humberto! títulos que dan génesis y movimiento a un relato que no solo te arranca una sonrisa (en mi caso, así me pasó) sino que también te sorprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, San, fue un texto difícil de armar, pero estoy muy conforme con el resultado.
      La sonrisa es una de las respuestas válidas, está claro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Sacar esa conclusión de una estatua es como pensar que todos los argentinos andamos en caballo con un sombrero militar y un sable al costado, jajaja!!
    Muy buen texto!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo soy un poco flojo de sesera, Etienne, hago reglas generales de premisas a veces erróneas, ¿qué le voy a hacer? ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Orinar en el Puente Carlos debiò ser toda una atracciòn, siempre hay muchas personas cruzando dicho puente, la metamorfosis es ineludible, pero veo que no te han llevado al Castillo y eso es bueno porque llegar al Castillo cuesta la propia vida. Al final del Proceso, igual te devuelven como cucaracha pero nunca ingreses en el Castillo.
    Como siempre, escribes algo tan especial que no hay forma de adjetivarte.

    un abrazo

    Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me devuelvan como cucaracha, pero que me devuelvan, depués de todo el mundo será de las ratas y las cucarachas, ¿no?
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu amistad, Paco.

      Eliminar
  11. Al menos no te despertaste siendo un escarabajo. Tuvieron la genitleza de garantizarte que te convertirías en cucaracha. He disfrutado de tu capacidad para ir hilando una cosa con otra cada vez más disparatada.
    Un gustazo leerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quería despertar convertido en saltamontes, ya que sería temido por el Maestro Dalí.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Moscas y cucarachas, no me dejes afuera.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Los transeúntes iniciaron un largo proceso para enjuiciar a la meona cucaracha que orinaba cada noche en el puente de Carlos. Tras varios meses, sali, al fin la condena; una mujercita del jurado la leyó en voz alta: “Se condena a la cucaracha a la contemplación de por vida del monumento de dos sujetos orinando, declarado a partir de ese momento como colonia penitenciaria para cucarachas meonas de Praga”.
    La acusada solicitó poder, al menos, escribir una carta a su padre, residente en América, para que supiese que nunca tendría nietos cucarachitos meones.

    Esta es la versión micro y sencillita desde la perspectiva de la cucaracha.
    Muy bueno, Humberto, yo también he sonreído.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interesante versión, Mafalda, creo que debería agregarla como 'adenda' del texto.
      Muchas gracias por el comentario. Un beso.

      Eliminar
  14. Perdón, falta una "o" en el segundo renglón, "Tras varios meses, salió"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah nooooo, faltas de ortografía aquí, no! Je.

      Eliminar
  15. Como si hubieras pasado un cordel con tus palabras para engarzar un collar de relatos venidos. Kafka pero bien Kafka.
    Otar muestra más de tu ingenio literario apoyado esta vez en la ayuda de los enlaces. Que buen trabajo te habrá dado.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó, pero quería usar esta herramienta que en un libro no hubiéramos tenido. Bueno, hay libros interactivos, pero no es lo mismo.
      Un abrazo, Daniel.

      Eliminar
  16. Humbertísimo amigo escritor:

    Pues esperemos sea pronto el juicio y te multen de acuerdo a la contravención que es: mear en sitio público en Costa Rica es muy común, más que estamos en la "cultura del guaro", pero mear en esta metrópolis cultural de Europa creo que te saldrá caro. Los oficiales no se equivocan: te van a fosilizar en la cárcel y habrás deseado ser cucaracha para escapar al exterior por las alcantarillas de aguas negras. Haber sido narrador protagonista será tu ruina. Jajaja! Por lo demás, me gustó tu ameno relato en donde siempre es pavorreal tu exuberante imaginación de escritor. El frío de ahí nunca te va a congelar una neurona con tan ubérrima condición.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablando en serio, Frank, el frío es mi estado ideal para crear, cuando hace calor no puedo pensar ni cómo me llamo.
      En Buenos Aires también se ve con demasiada frecuencia que la gente orine en la calle, es de terror kafkiano.
      Muchas gracias por tus inmensas palabras, tan grandes que ni las merezco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Buen cuento, las letras en negrita significan que lo escribiste bajo alguna norma impuesta como pie de cuento? Me encantó tu imaginación que nos entregó un cuento genial. Saludos. Magda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, no son negritas, son vínculos que te llevan a las obras de Kafka. Pero me dejas pensando en algo, creo que soy yo el que se impone normas para escribir, no me había dado cuenta hasta ahora.
      Un beso, Magda, muchas gracias.

      Eliminar
  18. Bueno tras este relato, solo tengo que decirte, que tengas cuidado cuando viajes a Bruselas, pues hay un niño que impunemente, hace sus necesidades en público, y lejos de recriminarle o educarlo, lo convierten en símbolo de la ciudad. Mientras en otras partes del mundo son capaces de cortarte ya sabes qué con solo hacer ademán de intentar hacerlo en la vía pública, y es que el mundo, en su extravagancia, no condena el mismo acto en unos sitios que en los otros, muy Kafkiano este problema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llamativo, Jota, es que en Enero voy a pasar por Bruselas en mi camino a Amsterdam, así que tendré mucho cuidado de no copiar la actitud del símbolo de la ciudad. Probablemente le saqué una foto y luego veas un relato basado en él.
      Un abrazo, querida amiga.

      Eliminar
  19. Que relato.

    Cuidado donde se baja los pantalones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes solía bajármelos en cualquier discoteca, ahora la fidelidad me ha aburguesado, Gaucho, y tengo al amigo al abrigo de la ropa interior ;)
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  20. Disculpe, cuentista kafkiano, no fue una falta de ortografía sino de "pulsamiento de tecla", podría parecer lo mismo, pero no lo es, en tal caso, una omisión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, querida Mafalda, fue una bromita. No te imaginas las veces que he dejado cualquier bestialidad como comentario en otros blogs por no mirar antes de apretar 'publicar'.
      Besos.

      Eliminar
  21. Mas que nunca hay que fijarse donde uno se afloja el cinto, no sera una prebision..!!haydee.

    ResponderEliminar
  22. Encadenaste la bruma a la pesadilla/ le diste aire/ al fuego/ y Kafka, a esta hora/ juega dados con Freud/ muertos de la risa


    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo pienso, Kafka y Freud tenían muchas cosas en común, deben hacer buena pareja de finados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Todos esos enlaces me hicieron latir muy fuerte el corazón. Es Kafka y su persistencia, sin desmerecer tu incursión pragueana, claro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo reconocer que Kafka no era santo de mi devoción, pero luego de hacer un recorrido por su biografía, comencé a respetarlo mucho más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Impresionante!!! Hilado maravillosamente, un excelente relato que rinde un digno homenaje a Kafka. Bravoooo, Humberto!!!

    P.D. Los críticos que te dieron con un caño en "Contratapa" deberían replantearse sus opiniones, jejejejeje

    Fuera de broma... ¡MUY bueno! Un abrazooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Viste Diana? Los críticos me desastraron por mi novela, si lo único que quería era transformarla en un futuro guión de telenovela. Andrea del Boca tiene que estar, sí o sí.
      No comenzó siendo un homenaje a Kafka, pero terminó siéndolo, sí.
      Muchas gracias, querida Diana, espero que estés sin tanto trabajo. Besos.

      Eliminar
  25. Y una que otra hormiga entre tanta cucaracha y escarabajo. No olvides a las hormigas, porque si te descuidas te llevan en peso a donde no quieras. Me encantó el enlazamiento.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te prometo que tendré cuidado, Sara, igual las hormigas ya tuvieron sus 15 minutos de fama en este blog.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Si lo recuerdo... no olvides que te he leído.

      Eliminar
  26. ¡¡Gran trabajo!!. Me sumergeré en tus enlaces para completar la historia con toda la documentación. Tu texto y el de los transeúntes me ha encantado.

    Felicidades hombre kafkiano!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura y felices vacaciones.

      Eliminar
  27. Muy creativo tu cuento kafkiano, plagado de metaliteratura. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco, eres siempre muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  28. "Querido padre: Hace poco tiempo me preguntaste por qué te tengo tanto miedo. Como siempre, no supe qué contestar, en parte por ese miedo que me provocas, y en parte porque son demasiados los detalles que lo fundamentan, muchos más de los que podría expresar cuando hablo. Sé que este intento de contestarte por escrito resultará muy incompleto." (F. Fafka)

    Querido Humberto: Sé que el intento de mejorar con palabras lo que la emoción ha producido en mi persona,será inútil, no por miedo a lo que puedas deducir de mi ignorancia, es que cuando leo algunas cosas, pienso que ando en pañales y que la fuente del conocimiento no para de manar; ojalá no se calme nunca esta sed...

    Me ha parecido francamente excelente, saber hilar es tan importante como "tejer".

    Un fuerte abrazo.

    Moon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también eres muy creativa, Moon, basta con leer tu comentario para determinarlo.
      Me quedo con lo de la fuente y la sed. Que haya fuente y sed para rato, en ambos.
      Y quiero aclararlo y enfatizarlo: si yo intentara escribir un poema como tú, no conseguiría armar ni siquiera una línea que se le pareciera.
      Un abrazo más grande ;)

      Eliminar
  29. Vamos, que ciertamente el relato te salió completamente kafkiano. La metamorfosis y Carta al padre es lo único que he leído de Kafka. Y me gusta mucho, lo confieso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Kafka era monotemático, puede que un relato se enlace con todos, como lo que aquí sucedió.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  30. Buen y completo homenaje a fuerza de aguas menores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno nunca sabe lo que va a conseguir con soltar esas aguas en cualquier lugar, al final termina haciendo un homenaje sin querer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Hola Humberto, me ha llamado la atención el título y lo leído me ha hecho sacar una sonrisa, por la situación, no por como termina la historia, pues estos países del Este, no sé yo eee...
    A mi es de kafkaino me suena pero no sabría identificar si lo es o no pues no he leído nada en ese sentido, pero no ha dejado de resultarme interesante.
    Espero tengas un buen fin de semana, besitos azules querido, muassssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Kanet. Es un relato para arrancar una sonrisa. En relación con los países del Este, debo reconocer que en la República Checa fue en el único aeropuerto que discutí con un funcionario de migraciones, sólo porque le pedí que me dijera 'por favor' al solicitarme ciertas cosas.
      Un beso.

      Eliminar
  32. Inquietante situación la del protagonista del relato. El actuó como reza el dicho aquél: "Donde fueres haz lo que vieres"
    Un relato completo por los enlaces, gracias...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, por eso hay que tener cuidado qué monumentos ver en un país, no sea cosa que... ;)
      Besos, MJ.

      Eliminar
  33. Me ha parecido sumamente ingenioso el relato, y los enlaces le hacen ganar en profundidad. He disfrutado mucho leyendo cosas de Kafka que no había leído.
    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sara, yo tampoco había leído todo, por ejemplo, 'transeúnte' lo leí para poder armar este texto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  34. Respuestas
    1. Muchas gracias, Kenit... Por cierto, si le pones una 'H' a mi nombre, te aseguro que no voy a enojarme ;)
      Abrazos.

      Eliminar
  35. Humberto, este es el cuento más largo que he leído tuyo... Genial. Me ha parecido uno de tus mejores cuentos, lo he disfrutado por su originalidad, por sus enlaces, por los demás cuentos, por todo el hermoso contenido. Felicitarte es poco... Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie:
      Si has leído todos los vínculos, mereces un premio, te pido que me lo recuerdes para entregártelo.
      En serio, muchas gracias.

      Eliminar
  36. curioso proceso el que nos describes...
    prosigo con la metamorfosis que me ocupa.
    un abrazo desde el pais de los amores ridículos,
    este pais no se corresponde con la trama de los hechos
    pero al fin y al cabo esto solo es un comentario kafkiano,
    me voy a orinar al río, chao amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que mencionas 'los amores ridículos', estando en Praga quise comprar un libro de Kundera para tener de recuerdo, pues de checo aprendí las palabras básicas de turista, sin embargo no lo conseguí. Entre inglés y checo le pregunté a un librero por qué no había libros de Kundera, siendo que era tan famoso en otros países, me contesto muy simplemente: ése es un traidor.
      Creo que yo también voy al baño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Cuando uno sale a caminar en un paseo repentino,
    Ve al comerciante ultimar sus íntimas reflexiones poéticas.
    Ve a los árboles desdichados alcanzan la extensión de un cuento,con demasiados detalles que lo fundamentan.
    Es insoportable ser el constante motivo de ira de otra persona, ya que la calle es muy empinada,
    ¿Hemos bebido tanta cerveza?
    Pues..meemos, meemos ,orinemos, hasta desbordar el Moldava,hasta inundar la ciudad.

    Un saludo, un placer leer a kafka y a usted.
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agrego: bebamos las cervezas al ritmo de un dixieland en la Hospoda Na Vandru de la calle Cirbunkova 37, Praha 3.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Muy ingenioso y divertido este post Humberto, en el que haces figurar los títulos de las geniales creaciones de este gran escritor. Por cierto, ¡cómo me gustaría ir a Praga! ¿Estuviste realmente?
    Ah,y disculpa si no me acerco a comentarte todo lo que me gustaría. Estas fechas estoy con problemas de salud pero, ya se van solucionando y cuando pueda, volveré a publicar en mi blog.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última vez estuve en enero del 2011, me dio ideas para varios textos, éste es uno más de la lista. Hay ciudades inspiradoras, pero no esperes encontrar demasiado tampoco.
      Es verdad, se extrañan tus textos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  39. Si que salio kafkiano el relato, jajaja.
    que tengas un buen dia.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. ¡Qué buen ejercicio, Sr. Dib!

    Has conseguido, hilando muy fino, crear un micro técnicamente completo, consiguiendo insertar cuanto deseabas en el material que conforma la trama. Si el micro se titulara igual, pero no hubieses puesto los enlaces; o si se titulara de otra forma, ocultándonos tus intenciones iniciales, no perdería ningún valor como pieza literaria.


    Imagino tu gozo durante el proceso creativo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto te lo cuento a ti que sé que le prestas atención a las técnicas y esas cosas. El relato no nació con enlaces, los enlaces fueron una traición a su esencia que cometió este escritor con la intención de que muchos amigos no quedaran por fuera. Pero aclaro, no porque los considerase 'inhábiles' para entender el texto, sino porque no todos tuvieron la posibilidad de leer a Kafka.
      Es verdad, últimamente estoy disfrutando mucho del proceso de armado de los relatos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Que magnífico texto Humberto.
    Veo que tu alumnita todavía no ha pasado, tú crees que lo entendería? Leyó alguna vez a Kafka? No creo.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guadalupe, sin ánimo de ofender, te digo que no deberías preocuparte tanto por mi alumna (el diminutivo está demás), ella vendrá cuando pueda o cuando quiera. Y la verdad es que no sé si leyó a Kafka, pero tampoco es un pecado.
      Te agradezco los comentarios, pero que sean más dirigidos al texto, ¿no te parece?
      Un saludo.

      Eliminar
  42. Usted es de los que me sorprenden cada semana Dib, por eso vuelvo, es como mi libro pequeño gigante. No se olvide de los que no tenemos blog.
    Abrazo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me olvido de nadie, Javi, pero lo máximo que puedo hacer por los que no tienen blogs, es agradecer por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. HUMBERTO!!
    NO LEÍ NUNCA A KAFKA ASÍ QUE LOS LINKS ME AYUDARON MUCHO A ENTENDER Y A VALORAR MÁS TU TEXTO.
    UN ABRAZO GENIO, DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayan ayudado (perdón por la aliteración).
      Va un abrazo hasta Córdoba.

      Eliminar
  44. Leyendo este relato de Humberto Dib en el que juega con los títulos de algunas de las obras de Kafka, quise ayudarle en su tarea y acabar con otro pequeño relato lo que en el suyo inició. ¡Qué temeridad!, dirán algunos. Pues Humberto sabrá apreciarlo ya que he tenido que esforzarme mucho para hacerle este pequeño guiño.

    Blumbeld era un solterón empedernido. Ejercía desde hacía años de maestro del pueblo. Para sorpresa de todos, el maestrito se enamoró. Mucho ruido causó aquello en el pueblo pues no tardaron los preparativos para la boda que los novios quisieron celebrar en el campo. La joven presentaba ya una suave curva lo que obligó al cura a hacer ciertas consideraciones acerca del pecado durante el sermón. Llegado el momento del parto acudió un médico rural, nuevo en la comarca.
    Besos, Humberto. Siempre inspirando a los neófitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó, Marta, ojalá todos puedan detectar (y apreciar) los otros títulos de obras en esta adenda que tan bellamente has creado. No es una temeridad, es algo que siempre espero de ti, pues después de aquella vez, siempre me digo: si Marta abandonara algunos cánones que han creado ciertos escritores con mucha gramática y poco apertura mental, su prosa volaría muy alto, mucho más alto que la mía. Sin dudas.
      Muchas gracias por tu tiempo y amistad.

      Eliminar
  45. ¡Bravo!... ¡¡bravísimo!!, de nuevo me has sorprendido. Muy buen repaso a Kafka encajando muy oportunamente los títulos de su obra. Todo el texto es un 'sinsentido' con mucho sentido que sentimos los que tenemos el honor y placer de leerte, mi querido amigo;
    (me gustan las rebundancias, ¡qué pasa!).

    Un gran abrazo y mil gracias por este ratito de placer literario.
    ¡Eres bueno!

    Geles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te extrañaba, Geles...
      Muchas gracias a ti por venir a visitarme y dejarme estas palabras de cariño.
      Te mando un beso enorme y... qué vivan las redundancias.

      Eliminar
  46. Muy bueno incluyendo palabras clave de la obra de Kafka. Y bien por incluir "En la colonia penitenciaria" uno de mis relatos favoritos y que creo debería leer todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lynn, es raro leer que alguien tiene ese relato como favorito, pues no es de los más conocidos, a mí también me gusta mucho, por eso lo incluí.
      Un beso.

      Eliminar
  47. Admiro tu imaginación! Y haz creado un texto excelentemente logrado...seguire visitando su blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Abuela, eres siempre bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Usted ha creado un monstruo devorador de seguidores, no vi nada así en la red, no se si felicitarle o compadecerme de usted..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni una ni otra, escribo porque no tengo otra opción, algunos le llaman pasión.
      Mientras el monstruo no te devore a ti, no tienes que preocuparte de nada.
      Un saludo.

      Eliminar
  49. Yo leí la metamorfosis de Kafka, pero yendo a dos enlaces ahora leí dos cuentos más. Gracias por haceme conocer más a este autor, que oscuro era no?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues me alegro! Sí, tenía bastantes conflictos, pero produjo un cambio en la forma de escribir.
      Un beso.

      Eliminar
  50. Cuesta leer a Kafka pero una vez lo has leído, cada día te da lecciones de su inteligencia y del laberinto de las administraciones públicas que con tanto ahínco en estos momentos padecemos.

    ResponderEliminar
  51. Bueno, creo que las estatuas no ayudaron mucho, jajaja...
    Como siempre estupendo relato...
    Besitos mi dulce amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, RoseMarie, un beso enorme para ti.

      Eliminar
  52. Difícil encajar tu relato con Kafka y sin embargo lo conseguiste. Muy bien liado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Kafkiana ocurrencia en esta visita a Praga, la inspiración siempre llega aunque sea por humedos caminos. Estupendo relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, nunca sabemos por dónde viene la inspiración.
      Un beso.

      Eliminar
  54. En otros lugares se hubiera resuelto de forma menos kafkiana: con una multa de aúpa. Al menos la inspiración quedó aliviada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en otros lugares te habrían cortado la cabeza...
      Uf, la inspiración, por ahora, calma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  55. Donde fueres haz lo que vieres, aunque sea sin medir las consecuencias.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es peligroso, pero así dice el dictado.
      Un beso, querida amiga.

      Eliminar
  56. Querido amigo, pero tener conciencia de que se ha obrado mal es el primer paso... para ser... más prisionero ¿no? Espero que te suelten pronto, por el bien de todos!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cuenta que en tres días, me sueltan.
      Un beso.

      Eliminar
  57. era natural que los checos no te comprendiesen; ya que para ellos, kafka no es si no tan sólo un judío que escribía en alemán. para la próxima, ir de visita a la muralla china (una lástima que no pueda ponerla en negrita) tal vez con los chinos haya más suerte. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo voy a tener en cuenta, Draco, después de todo, puedo ir en busca de un cuento chino.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. je, lo de "muralla china" lo mencioné porque fue un cuento que escribió kafka. (por eso la lástima de no poder colocarlo en negrita)

      Eliminar
    3. Es verdad, Draco, creo que se llama 'La edificación de la muralla china', un texto que Kafka desechó, pero que rescató Max Brod (nunca sabremos si fue su amigo o traidor). Lo cierto es que me gustó tomarlo por el lado del 'cuento chino'.
      Gracias por el aporte, la falta de negritas en este espacio es una verdadera lástima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  58. menos mal que la escultura no tenia otro tema!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal, ¿no?
      Un beso.

      (Cambiaste el nick)

      Eliminar
  59. Creativo relato me gustó mucho Humberto.
    También me gusta Kafka.

    PD: soy de "Independiente" y bueno, no todo es color de rosa en la vida jajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De Independiente! Eso sí que es un problema. Igual a nosotros no nos va nada bien (Boca)
      Muchas gracias por el comentario.
      Besos.

      Eliminar
  60. Interesante relato, me gusta tu ingenio.
    Un abrazo y linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Betty.
      Una buena semana para ti también.

      Eliminar
  61. Muy buen recorrido por la obra de Herr Franz !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado, Doutor Caramelo.
      Um abraço.

      Eliminar
  62. Creo que mi número de neuronas no es suficiente para tener la exacta dimensión de tu relato, me gusta como tal, muy buena la selección.
    Ademas pude conocer a Kafka, confieso no haberlo leido nunca.
    Un abrazo amigo. Disfruto tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moli, podrías detectar la exacta dimensión, pues no es cuestión de neuronas, sino de haber leído a Kafka o no. Nada más.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  63. ¡Bueno! Al final lograste tu cuento Kafkiano...
    Saludos Humberto.
    Juan.

    ResponderEliminar
  64. ¡Bueno! Al final lograste tu cuento Kafkiano...
    Saludos Humberto.
    Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo logré a costa de estar preso ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  65. ¡Muy bueno!Genialmente logrado. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, queridos amigos de la SADE.
      Un abrazo hacía Villa María.

      Eliminar
  66. Ayyyyy Dios!!!! Me atraso unas horas y esto está que arde! Je!
    1) Estás afilado, ingenioso y con el "teacher" a flor de piel. No sé si te das cuenta de lo generoso de este texto. Te diria que es un ejercicio excelente.
    2) Leo los comments y no dejo que asombrarme. "De todo como en botica" decía mi abuelita...
    Lo hiciste otra vez, milord!
    Kisses for you, dear! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BeeBee, cada vez más tarde :(
      1. Estoy en una época rara, no sé cómo llamarla, de experimentación. Perdón por el teacher, vamos a tratar de hundirlo.
      2. Como la vida misma, cada vez me gusta más la diversidad.
      Near to fail, BeeBee, this is fucking hard!
      Kisses.

      Eliminar
  67. Excelente trabajo...
    De tu cuento a los cuentos de Kafka!!
    Verdadera esencia kafkiana!!!
    Felicitaciones!!!

    Besossss y buena semana escritor!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un laberinto kafkiano, Gizela.
      Muchas gracias y una hermosa semana.

      Eliminar
  68. Lástima no haber dispuesto de esta regocijante guía turística en mi primer viaje a Praga.
    En su defecto, hube de resignarme a darme codazos con trnseúntes. Unos meaban. otros veían mear. El 'proceso', hijos, el proceso.
    Kafka sonreía de tanto como daba de sí un cuento con-sentido!
    ¡Y tú, más, Humberto, bordando esencias pintorescas.
    Un abrazo consentido. Dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kafka sonriendo es algo esencialmente kafkiano. Todo lo demás puede pasar sin mayores sorpresas.
      Acepto lo dos abrazos.

      Eliminar
  69. Interesante relato...me hizo gracia que metieran en la cárcel al protagonista pues solo seguió las directrices del autor de tan original obra escultórica...pero tratándose de un tema Kafkiano todo es posible...

    ¡Genial!!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, siendo kafkiano, todo puede pasar, por eso no voy seguido a Praha.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  70. Bien, un alarde de utilización/colocación de las palabras en el texto. Un ingenioso homenaje, y sí un poco kafkiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son enlaces, Ximens...
      Y sí, es un poco kafkiano, je.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  71. Hola Humberto. Interesante tema de altura, donde mear se vuelve todo un dilema 'Mear o no mear'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decir, un cuento kafkiano con aires hamletianos ;)
      Un abrazo, muchas gracias.

      Eliminar
  72. Veo que no le habían informado que está prohibido enseñar los calzoncillos a no ser que sean de potitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de calzoncillos de potitos es un hallazgo, Mamuma, es para tenerlo en cuenta, las autoridades de la República Checa van a tomar nota.
      Un abrazo.

      Eliminar
  73. Creo que, al menos, cumplió en cuanto al cuento...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, con relación al cuento, su objetivo lo cumplió.
      Un abrazo.

      Eliminar
  74. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  75. Muy kafkiamo, verdaderamente. Situaciones verosímiles pero a la vez descabelladas; soluciones al alcance de la mano, pero que no se toman por razones insustanciales, en definitiva, como la vida real de casi todos.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora recapacito que vivo en un país kafkiano, qué duro es darse cuenta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. kafkiano y original, como no podía ser de otra manera.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Horacio, sos muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. Ha resultado un relato muy original al enlazarlo a las obras de Kafka...no había leído antes nada de él... me ayudó a conocer un poco sus obras literarias.

    Feliz semana
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Diazul, fue un escritor muy especial.
      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  78. Querido HDib, sou um admirador da literatura kafkiana, desde a light barata aos processos mais complexos, chega a ser engraçado a busca deste personagem por Kafka em Praga, ele conseguiu no melhor estilo justiça burocrática, de equívoco em equívoco ele conseguiu se enredar numa teia de aranha que o pode deixar um bom tempo vendo o sol nascer quadrado em Praga.
    ps. Meu carinho meu respeito meu sempre imenso abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ele conseguiu o que procurava, só que não sabia que iria ser tão kafkiano o caminho até ele chegar a esse seu conto.
      Um grande abraço, Jair.

      Eliminar
  79. Si esto es kafkiano, yo soy humberto dib, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Iván, posiblemente seas Humberto Dib, pero al pasar por tus otros blogs, no terminé de convencerme, hay algo en lo que te pareces a él (la D de tu firma), pero hay algo en lo que él está un paso antes que vos (la H en vez de la I). Analizalo, no sé ;)

      Eliminar
    2. Creo que lo dijo todo el señor de las Letras ;)

      Eliminar
    3. Jajaja, no tenes genio ni para comentar una crítica: es bastante obvio que el de arriba tuyo es tu orgullo!

      Eliminar
    4. Es más que obvio, Iván, es un guiño (o eso creí), pero te equivocás en algo, en mí no hay ningún genio, como ninguna crítica en tu comentario.
      En segundo lugar, no sabía que eras psicólogo, ¡somos colegas! Entonces, dejame internalizarlo, ¿si el de arriba es mi orgullo, el de abajo es mi deshonor o mi timidez?, pues como colega psicólogo, debés saber que los antónimos son ambiguos.
      Finalmente, no se te ve seguido por aquí, Iván, te das una vuelta para (según tus propias palabras) criticar. Me pregunto, ¿no queda claro que el personaje no soy yo y que el ´cuento kafkiano' es tan fallido como una mala metáfora? Gracias por creer demasiado, nunca hay que perder la inocencia.
      Ah, saludos del cantante de Lamb of God, quien acaba de salir de prisión en Praga.

      Eliminar
  80. No tengo perdón, Praga me gustó mucho pero lo que más recuerdo es su cerveza.
    Que la justicia haga conmigo lo que quiera.

    Justiniano también fue, aunque me temo que no iba muy bien orientado:

    JUSTINIANO 77


    Con un gran sentido práctico
    y con el fin de perfeccionar
    sus conocimientos de japonés
    Justiniano ha decidido irse de vacaciones
    a la maravillosa ciudad de Praga
    cuna de tan espléndido idioma
    según recuerda de su etapa escolar
    para hacer un ejercicio de inmersión
    en la milenaria cultura japonesa
    consistente básicamente
    en charlar y beber sake con los lugareños
    vestido de valeroso samurai
    gracias a un deslumbrante disfraz
    que ha comprado para la ocasión
    en la tienda de los chinos de su calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Justiniano también tuvo su momento kafkiano, pero él tampoco entendió muy bien de qué iba eso de ser kafkiano.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  81. Mi querido Humberto!!
    Decirte que eres un Maestro de la palabra,ya me sabe a poco,después de leer tu relato,es increíble pero no en tí por supuesto,extender esa tela de araña que nos lleva a los textos de Kafka(que iré leyendo despacio,con tiempo,ahora solo he leído los tres primeros)sin perder el hilo conductor del relato,tú mismo saltas tus propias fronteras para ir más allá,no te asustan las dificultades del camino,sencillamente las apartas o eliminas con tus palabras,hasta encontrar el fin buscado,la medida solo la pones tú y sabes cuál es??? que no tienes medida o sea, eres capaz de escribir cualquier cosa,cualquier tema,cualquier historia,eres un brillante escritor y estoy muy orgullosa de ti.

    Un fuerte abrazo de cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Estrella, siempre eres 'demasiado' amable con quien aquí deja caer sus escritos. Las dificultades (así como la gente que busca destruir) hay que sacárselas de encima, pues están a la orden del día.
      Un beso.

      Eliminar
  82. Interesante tu texto amigo que nos remite a ver textos de otro autor, mucha imaginación la que desbordas, siempre es un placer el visitarte, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, SL, te mando un gran abrazo.

      Eliminar
  83. Mirá, si vos creés que además de leer tu entrada me voy a poner a leer todos los links, estás crazy bro!
    Eniguei, te mando un cartón de puchos. NO se si fumás, pero te sirven como $$ por unos días, dopo a entregar...:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo unos compañeritos de celda que están acá desde el antiguo régimen comunista, los noto ansiosos, no sé por qué será...

      Eliminar
  84. Genial, Dib!!!! Confieso que los primeros libros afanados escandalosamente de las bibliotecas de mi viejo fueron los cuatro tomos de completas de Kafka. Entonces teníamos un chiste interno: cuando yo caía de improviso me decía: Ya sé, viniste a devolverme los kakfa! No, pa, deberías ir asumiendo que no te los voy a devolver. Y así fue.
    Nada más inquietante, más desolador que este comienzo: "Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto."
    Yo no sé qué bicho seré, calculo que ratón de biblioteca por haber leído El proceso, Carta al padre y Un médico rural a edad muy temprana.
    Me encantó eso de jugar un poco con los títulos.
    Saludos van, Dib!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dislexia MODE ON Kafka repeat with me Kafka. Again Kafka

      Eliminar
    2. Yo no tuve un despertar literario muy tranquilizador, tampoco. Lo inicié con 'Crimen y castigo' de Dostoievski, te aseguro que estuve bastante perturbado durante y luego de la lectura. Después bajé los decibeles, seguí con ?El retrato de Dorian Gray', en fin...
      Muchas gracias por la vista, Sandra.

      Kakfa... Fakfa... Fafka... bueno, a mí tampoco me sale de una.

      Eliminar
  85. Siempre que leo tus textos, comienzo sabiendo que el final será inesperado... que cualquier premisa que mantenga en mi mente será destruida al final del relato....Enhorabuena.

    un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida amiga, se te extraña.
      Un beso.

      Eliminar
  86. Jajaja ay qué bueno Humberto!! Me ha encantado,como siempre empiezas y al final te encuentras con el mejor de los desenlaces, a veces irónicos, otros muy reales como la vida misma y otros que te hacen llorar, pero todos buenos amigo!

    Felicidades porque veo que sigues igual de bueno en las letras o mejor!

    Un abrazoo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga, siempre se agradecen los comentarios con buena onda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  87. Debe ser que cuando el escritor imagina, mientras escribe, de inmediato su realidad en papel se vuelca hacia la ciudad donde vive, como si saliera un sonido sutil desde un cuarto solitario, en un barrio, dormido. Y somos entonces todos personajes de esa historia Humberto. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo comentario, Eskimal, creativo y afectuoso.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  88. Kafka, tengo algunos pendientes con él, espero el tiempo alcance...
    Te cuento que aplasté a una cucaracha, sin contemplación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece bien que la hayas aplastado, mientras no sea el pobre Gregorio Samsa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  89. Un cuento kafkiano por lo absurdo de la situación del personaje, por el escenario que te inspiró y por esa trama de enlaces que se vuelven la trama de esta historia. (¿Lo estaré complicando todo?)
    Me parece importante el giro didáctico, casi una "contemplación" (aquí imposible negritas o link) que guardás hacia tu gran caudal de lectores, no es que seas el maestro, se toma o se deja. Pero surge mucho de tus textos, las ganas de investigar, de saber más o simplemente la curiosidad. Y después lo más importante, disfrutar de muchas grandes obras tuyas aunque sean breves. ¿Dónde quedó Na Vandru? Replay...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que no puedo salir del todo del papel de docente, pero me gusta más pensar en todo lo que tengo que aprender todavía.
      Las miguitas están arrojadas, veremos si Hansel y Gretel pasan.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  90. Sólo decirte , que eres genial.
    Felicitaciones por tu nuevo libro, el mío aún está en la imprenta, acá hay poca palabra jaja!!
    Mil besos para ti
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Sor Cecilia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  91. Un escrito que marca la diferencia, me gustaría que subieras más de estos Humberto.
    Un saludo cordial
    Lema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lema, cada semana van saliendo cosas diferentes, veremos qué viene.
      Un abrazo.

      Eliminar
  92. Leí a varios que lo dicen, Humber, eres un maestro de muchos de nosotros, yo aprendo mucho en éste blog, GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te lo agradezco mucho, Stefanía, eres muy amable por estar siempre presente.
      Un beso.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?