21 de febrero de 2013

Traicionado


No fue algo premeditado, llegó más temprano a su casa porque se había cortado la electricidad en el establecimiento y las autoridades decidieron que así no se podía continuar con la actividad, lo trajo una vecina que justo… Bueno, esas cosas del Destino.
Entró por la puerta de la cocina y vio que se estaban besando. Fue como si un rayo se hubiera precipitado sobre su cabeza, sólo atinó a correr hasta la habitación y meter la mayor cantidad de ropa en la mochila, luego se dirigió hacia la entrada con paso cimbreante y no obstante decidido. En el apuro, perdió una media, un calzoncillo y la camiseta del Barça, estaba tan resuelto a marcharse que no volvió para recoger nada. Tenía los ojos anegados de lágrimas, pero no iba a darles el gusto de que lo vieran llorar, se sentía la persona más triste del mundo, se sentía -aunque no supiera exactamente qué era eso- traicionado. Lo cierto es que se largaría de allí para siempre, viviría en cualquier lugar, hasta la calle sería mejor. Sin embargo, antes de dar el paso crucial que lo pondría afuera, se detuvo en seco, como si necesitara hacer o decir algo antes de partir.
Mientras tanto, el traidor observaba todos sus movimientos desde el centro de la sala, con los brazos caídos a los lados del cuerpo y una sonrisa entre comprensiva y apenada. En silencio, fue levantando las prendas que estaban en el piso y se le acercó, cuando ya estuvo a menos de dos metros, se puso en cuclillas.
Todavía acongojado, el niño se arrojó a los brazos de su papá, allí descargó su odio y su amor en un único apretón. Al final lo perdonó y le prometió que no se iría, pero antes le exigió que nada más fuese novio de su mamá.

332 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘Colores’.

    Esta semana estoy más orgulloso y agradecido que nunca, ya que me han hecho tres homenajes, dos directos y uno indirecto, los tres -llamativamente- vinieron desde México.

    Gracias Sara: http://saboranisestrella.blogspot.com.ar/
    Gracias Vany: http://entresorbos.blogspot.mx/
    Gracias Carlos: http://desapolillandorelatos.blogspot.mx

    También hubo alguna que otra patadita, aspereza, aldabonazo, refunfuño, pulla, guantazo y cacareo: Es la sal de la vida, cómo me gusta.

    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Oh, que ternura Humberto, que lindo

    Siempre tus relatos son excelentes, jamás veo el final, me sorprendes

    Besos y apapachos Humberto, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto, Ame, esta vez estuve tierno? Si hasta me siento un...
      Muchas gracias por los apapachos, te prometo que voy a cuidarme.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Si hasta me siento un...
      un...?

      Besos, buen fin de semana

      Eliminar
    3. Aquí en Argentina dirían... Un pelotudo, jeje.
      En mi país dirían algo parecido... Um panaca.

      Eliminar
  3. Y gracias por los enlaces, eres lindo

    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lindo ya es demasiado, no es para tanto ;)
      Más besos.

      Eliminar
  4. Es un clásico, el niño que descubre que su madre tiene un novio, que habitualmente es su propio padre. La verdad, por mucho que me esfuerce no consigo recordar el momento de la agnición. Para mí fue como la muerte, una de esas cosas que sabes sin que nadie te explique. Igual, nunca estuve enamorado de mi madre. Ni de mi padre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que no lo recuerdes, X, a eso llaman 'represión' los psicoanalistas. Es más... si uno de ellos leyera tu comentario, diría que le pones la frutilla a la torta negando.
      En fin... por suerte no entran psicoanalistas aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. siempre sorpresivo con los finales,excelente
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Horacio, es una alegría verte por aquí, te debo una visita.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. '...Todavía acongojado, el niño se arrojó a los brazos de su papá, allí descargó su odio y su amor en un único apretón. Al final lo perdonó y le prometió que no se iría, pero antes le exigió que nada más fuese novio de su mamá.'...Maravilloso final , es increíblemente sorprendente como estas historias hacen 'ese giro'...evidentemente, es un don y vaya que hace provecho de él...lo felicito, Humberto...Este cuento, genial.

    Mariana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariana, un comentario de una persona que no tiene blog tiene un sabor especial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Que ternura, ya estaba maldiciendo al traidor.


    Muy bien llevado maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así vivimos, entre la maldición y la ternura, es el signo de los tiempos.
      Muchas gracias por el halago, Malque.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Es cierto que mis hijos cuando besaba a su papá se ponían en medio y no querían que eso pasara... pero... ¿traicionado? ¿los padres nunca se besaban antes? ¡qué mal acostumbrado tenían al niño!
    Muy tiernito, Humberto, me imagino la cara de los papás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que era un niño muy pequeño, pero tendría que averiguar más al respecto.
      Las anécdotas que tu cuentas en FB son muy inspiradoras para este tipo de relatos.
      Un beso, Anita.

      Eliminar
  9. Um texto com um final que não estava à espera. Mas agora pergunto eu, o rapazinho nunca tinha visto o pai e a mãe beijarem-se??? ou será que o pai tinha a cara tapada e o filho ficou cego de ciúmes, não o reconheceu e fugiu para o quarto? É que o ciúme cega!! Mistéeerio!!

    Gostei muito!!

    Beijinhos Humberto.

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Já disse, acho (acho, sim) que era um menininho, mal que ia ao jardim maternal... Mas não sei ao certo, logo falo com os pais dele.
      Um beijinho, minha querida.

      Eliminar
    2. rsrsrsrsrs depois me conta. Era menininho sim. Ainda usava calzoncillos. Há crianças que não conseguem pensar que os pais têm relações intimas.

      Besitos.

      Eliminar
    3. Pera aí... o que você falou? Porque eu contei de beijos!
      Os pais têm relações íntimas??? Sério???
      Nossa senhora, e agora o que eu faço!

      Eliminar
    4. Fala a sério!!! rsrsrsrs

      Eliminar
  10. Nunca vi a mi padre besar a mamá, no creo mi reacción hubiera sido de esa forma, al contrario :)
    Lo que si es claro, que los niños son tan intensos en todo, imagino el dolor que sintió de ver la escena

    Muy buen relato amiguito y gracias por la mención

    Besitos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se le vino el mundo abajo, una escena que no esperaba presenciar.
      Así nacen los futuros celosos, Vany.
      No hay de qué, gracias a ti por la dedicatoria.

      Eliminar
  11. Con la ternura y la maestría que lo caracteriza amigo... gracias por la mención en el primer comentario. Un abrazo y me sorprendido
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha ternura, mucha ternura, ya veo que se viene una masacre literaria la semana que viene. Tiemblo de pensarlo.
      Muchas gracias a ti, Carlos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Realmente no esperaba el final, pensaba en el tipo que había sorprendido a la mujer en una traición y me preguntaba mientras leía, con que final nos saldrá el gran HD, y la verdad me sorprendiste... es un placer leerlo maestro y replico este comentario pues hace un rato salía rapido y no quise irme sin poner nada, pero sentí que puse muy poco.
      UN GRAN ABRAZO Y PREPARATE PARA LA PROXIMA SEMANA JAJAJAJAJA

      Eliminar
    3. ¡Sangre... Mucha sangre!
      Gracias por tu interés y amistad.

      Eliminar
    4. He pasado a ver los otros dos blog que recomendaste... Muy buenos los dos homenajes que te hicieron. Usted se lo merece.
      Saludos.
      Carlos

      Eliminar
  12. Una vez que llegas al final, se convierte en total ternura este relato, como siempre, sorprendes con tu forma de narrar una historia.

    un fuerte abrazo


    Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco, no sólo eres muy amable aquí, sino que lo eres en otros espacios. Gracias por dejar esos rastros de afecto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Que tierno Humber, me has dado vuelta la mente, me preparaba para un final sangriento.

    Eres una bella persona, muy bella.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dale con lo de bello, ¿es que no ven las fotos? Je.
      Muchas gracias, Sabrina.
      Un beso.

      Eliminar
  14. pasado un mes, un adivino le dijo a ese padre que su propio hijo lo iba a matar cuando sea adulto; y fue en ese momento que él contrató a una sicaria para que despache al crío de este mundo, pero al final ella se arrepintió y en vez de matarlo lo raptó y se quedó con él.
    pasaron un par de décadas y el otrora crío, un adulto en la actualidad, mató a su padre sin darse cuenta y se terminó casando con su propia madre...
    mejor dejo esto aquí. no sé, pero tengo la sospecha de que un griego contaría esta historia mejor que yo.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mucho mejor que yo también...
      Bien sabes que en Literatura está todo dicho, Layo... digo, Draco, lo importante es la forma.
      Ahora se viene la historia de un joven que no sabe si vale algo o si es un piojo, entonces decide matar a una anciana y robarle las joyas... Mejor no sigo, si no cuento todo antes de tiempo.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  15. No sé cómo lo haces. Si piensas primero en el final y luego vas disfrazando la historia, o si empiezas una historia y luego buscas un final sorprendente...de cualquier forma siempre consigues un fantástico resultado.
    te admiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo digo con toda sinceridad, no hay una fórmula fija, lo que sí puedo asegurarte es que el texto tiene que sorprenderme a mí para considerar que es digno de ser publicado, sin importar si el final sea sorpresivo.
      Sea como fuere, muchas gracias por tus lindas palabras, Spaghetti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Este blog es genial, amigo!
    Le dejo un abrazo de admiracion.

    Migue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Migue.
      Un abrazo de respeto.

      Eliminar
  17. Buenísimo Humberto !!, un final inesperado para mi.
    Sólo el tema de la camiseta de Barça me llamó la atención.
    Te cuento que me recordaste un episodio personal en el cual tendría yo 11 o 12 años, y husmeando (algo que no debe hacerse) en el cajón de la mesa de luz de mi padre, encontré una cajita de preservativos.
    Para mi fué impactante y estuve varios días mirándolo con cierto resentimiento. Luego se me pasó, pero hasta el día de hoy recuerdo la marca.
    Viste que uno cree, sobre todo cuando se es niño, que nuestros padres no cogen, jajajajaja !!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los hombres nos animásemos a contar anécdotas como la tuya, creo que tendríamos tela para escribir una novela o un libro de cómo superar (o no) el Edipo.
      De todas formas, ya estoy comenzando a sospechar que mis viejos hicieron más cosas de las que yo suponía.
      Gracias por tu historia, Rex, usted las tiene bien puestas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Los traicionados somos los que te leemos, juegas con nuestra imaginacion como un gran manipulador, me encanta!!

    Me dio mucha ternura de verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, traicionados... manipulador... eh.
      Pero bien, si te encanta, yo me quedo muy feliz entonces.
      Un beso, Stefanía.

      Eliminar
  19. Me gusta mucho que hayas podido captar la perspectiva del niño, sus prioridades y sus miedos, cosas que para los grandes suelen ser invisibles o directamente olvidadas (los grandes fueron pequeños alguna vez...)
    Desde ya te agradezco aquí también tu apreciación en mi Ciudad!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los adultos son como Una Ciudad Invisible, ¿no, Etienne?
      Tu texto es excelente, la mía fue sólo la opinión de un tipo que le gusta que el mago sea mago, nada más.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  20. Ay Diba, estoy podrida, tenía un arsenal de homicidios y escupitajos para el final, pero al ver al niño tuve que ser cauta y comentarte desde el jardín, me puse a regar tus flores para no parecer tan idiota.

    Un placer Diba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más a la derecha... A ver, ahí, ahí, Sarca, ¡no dejes las hortensias sin agua, por favor!
      Un abrazo de prostituta a prostituta.

      Eliminar
  21. jajaja, como siempre un final inesperado y excelente!!!!
    Un placer leer lo que escribís. Gracias!

    ResponderEliminar
  22. Que grande maestro!!

    Abrazos totales

    ResponderEliminar
  23. Se me borró el comment!!! Diossssssssssssssss!!!
    Como te decía, a mí no me agarró por el lado tierno (Tengo la mente reventada) Me imaginé que el padre es uno de esos tipos que van y vienen y que en cada abandono deja un tendal de dolor en la mujer y en el hijo. Por eso el chico prefiere verlo como "novio" de esa manera cuando repita el abandono, no va a ser tan decepcionante ya que en sus mentes solamente funciona como el "novio" y no como el padre y marido devoto que ellos quieren.
    Sin dudas hoy no tomé la pastilla roja... ;)
    Great work, milord! Ves? Ahí radica tu talento, ponés la bomba y uno la detona a piaccere.
    Big kiss for you, doc!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que -esta vez- fuiste vos la que me sorprendió. Es verdad, uno arma el relato como para que no lo diga todo, para que haya mucho del lector en la interpretación, pero hay senderos que ni yo recorro. Lo cual no sólo es muy grato, sino sumamante inspirador.
      Thanks a lot, BeeBee.
      Luckily psychoanalysts are not allowed over here!
      Cheers my dearest.

      Eliminar
  24. Humberto..." Traicionado "

    La verdad mientras iba leyendo me he imaginado algo tremendo, como los muchos casos en estos días de mujeres quemadas por sus esposos, novios o amantes.
    Me ubico en el lugar del niño... esa imagen no se la ha de borrar nunca...pero con el tiempo a de ir comprendiendo.
    He conocido una mujer culta,de alta posición económica, que se paseaba desnuda por su casa frente a sus dos hijos varones de 10 y 12 años... dàndoles a entender de los cuerpos en libertad...nosé si de el amor libre, para que estos niños no se sorprendan como el de tu relato.
    Sorpresivo final, me ha encantado.



    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, habría que ver cómo estaba el cuerpo de esa señora que se paseaba desnuda...
      Hay gente para todo, Doris, es lo bueno y lo malo de la vida.
      Muchas gracias por tu anécdota.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. Muchas gracias, David.
      Eres siempre muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. ¡Qué dulce! y qué pena! no saber dónde está la mamá.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mamá se escondió, porque le daba mucha vergüenza la situación...
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  27. Qué tierno, Humberto :)

    Has rescatado un momento de la infancia que creo todos vivimos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, todos hemos pasado por algo más o menos parecido.
      Un abrazo, Verónica.

      Eliminar
  28. jajjja, vaya me hiciste sonreir, igual que siempre ; Humberto.

    Creo que eres un genio con esto de los relatos.

    Besos.

    No dejes de escribir. Saludos . Que tengas muy buen a semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho esa sonrisa tuya, Amapola.
      No voy a dejar de escribir, muchas gracias por el aliento.
      Besos.

      Eliminar
  29. Eine wirklich aussergewöhnliche Erzählung mit einem überraschendem Ende.
    Liebe Grüsse, Ulla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vielen Dank, Ulla, freuen uns, dass du mich besuchst.
      Eine Umarmung.

      Eliminar
  30. Respuestas
    1. Muchas gracias, Manouche, es un placer para mí que tú vengas a leerme.
      Besos.

      Eliminar
  31. Un estupendo relato, un relato de los buenos donde la lectura nos hace imaginar algo que al final no es asó. Un niño siempre nos eternece el corazón y hace que cualquier momento, cualquier historia sea como un algodón de caramelo claro que este tb puede ser blanco, rosa o ... de cualquier otro color.

    Si ya sé el azúcar no lo nombras, a veces divago pensado en situaciones que podrían ser muy similares

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienes alma de escritora y es imposible no querer agregar algo más o imaginar cosas diferentes para lo ya escrito.
      Los colores le dan un toque especial y lo unen al texto anterior.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
    2. Gracias a tí, por tus palabras y tus letras

      Un placer leerte y comentarte

      Un abrazo y que el café?? esté delicioso ....

      Eliminar
    3. Es un capucchino y está espectacular...
      Más abrazos.

      Eliminar
  32. A esto se le llama dominar la técnica narrativa ¡Buen giro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un halago que me queda grabado, Sícoris.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Respuestas
    1. Gracias por decírmelo, hace muy bien y da fuerzas para intentar mejorar.
      Un abrazo, Chary.

      Eliminar
  34. Acelerado relato. Lo que encierra la mente de un niño suele ser muy radical, todo es bueno o todo es malo. Menos mal que en este caso reconoció a su padre y no tuvo que abandonar su camiseta del Barça.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la 10 del Barça, porque no lo dice, pero es la de Messi, era su mayor tesoro, así que imagínate la decisión que había tomado.
      Muchas gracias, Clara.

      Eliminar
  35. Jajaja, estaba segura de que era un niño, no sé por qué...
    Me gustó mucho el relato, bueno, lo que te digo siempre, que me reitero diciéndote que me encanta como escribís.
    Un beso grande, que tengas un muy buen fin de semana Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has acertado, entonces, Eva...
      Muchas gracias, nunca deja de enorgullecerme un halago sincero.
      Un buen de semana para vos también.
      Besos.

      Eliminar
  36. He disfrutado amigo mío, como siempre. Un saludo y felicidades.

    ResponderEliminar
  37. Presenti "algo" no usual, pero no me imagine el final. Muy bueno!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este blog es medio mentiroso, uno nunca sabe qué vendrá después... hasta a mí me pasa, Mery.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  38. 'Cgüen' con el criajo. Y parecíera no haber roto un plato jamás.
    Menos mal que estas cosillas solo son de la infancia y se las disculpa.

    Un relato a tenor de los tuyos: Genial, Humberto

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son de la infancia hasta que algún zopenco adulto le agarra el Edipo tardío y cree que su mujer es su madre. Que suele pasar mucho...
      Un beso, Pilar.

      Eliminar
  39. Respuestas
    1. Muchas gracias, Cybrghost, no creas que no me gusta leer algo lindo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Dib:
    ¡Ay, esos niños que siempre andan metiendo las naricillas en todos los rincones...!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ven cosas peores, ¡ay esa curiosidad infantil!
      Un abrazo, Diego.

      Eliminar
  41. Genial, Humberto. Te superas día a día. Eres uno de mis cuentistas favoritos ;.)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran honor, Sara, y lo maravilloso es que es un sentimiento mutuo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  42. Ese hombre necesita ir al oculista urgentemente, antes de que haga alguna cosa por la que luego tenga que pedir disculpas.

    Un abrazo Umberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh... esta vez quedé fuera, Jaal, no sé cómo lo interpretaste. Me encantan las variaciones, pero a veces soy medio lento.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. jajaja, interpreté que el que entraba era el padre y había confundido al niño con el amante y así hasta el final. Vamos que lo he entendido exactamente al revés. Tiene mérito no?

      Si tu eres medio lento yo soy el caracol cojo.

      Un abrazo H (así queda completo)

      Eliminar
    3. Pues claro que tiene mérito, qué sería de un texto al que el lector no le agregara su toque. Es que a veces las interpretaciones me superan.
      Gracias por el interés, Jaal.

      Eliminar
  43. Perdón, me he comido la H. Humberto

    ResponderEliminar
  44. Un edipo muy tierno amigo, le diste el giro final con maestría, una historia de la vida real.
    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Humberto, es que para los hijos, en masculino, no hay nada más bello, ni más bueno, ni más amoroso que una madre. Somos sus heroínas, sus reinas hasta sus novias. No sé si conoces un dicho español que dice:

    "Madre no hay más que una y a ti, te encontré en la calle"

    Hay otro para los que empiezan a estar un poquito hartos de ella, es decir, el día de su primer cumpleaños de adolescentes: un beso delante de sus amigos, !jamás! Ir con ella de la mano por la calle, ¡jamás! Mostrar cualquier debilidad por ella en público, ¡jamás! Tenerla de amiga en el Facebook, ¡jamás! Que le llames mi niño, mi niño y te lo comas a besos,¡jamás!
    Para esos el dicho es:

    "Madre no hay más que una... ¡afortunadamente!

    Y ahí se acaba el idilio entre madre e hijo. ¡Si lo sabré yo!

    Tierno, tierno el relato, Humberto. Solo alguien tierno como tú, podía escribir con tanta ternura.
    En otro roden de cosas, ¿sufriste un Edipo?
    Un beso grande, amigo.

    Una anécdota comprometida: una mujer recién separada está en la cama con un novio ocasional, oye un trotecillo ligero por el pasillo, una manita que abre la puerta y mira el bulto al lado de su mamá: ¿es papá? Glup...!
    Otro beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así de cierto, yo puedo dar fe de mis sentimientos. Mi etapa edípica fue prolongada, pero salí bastante bien, aunque después me pasaba que no quería ni besar a mi vieja, ni en público ni en privado.
      Finalmente todo se resolvió normalmente, Mamá... digo, Marta.

      ¿Es una historia real?
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Sí, es real, pero no puedo revelar la identidad de la mamá, por supuesto. Es una buena y querida amiga. Más besos grandes para ti tb.

      Eliminar
    3. Carne de diván ese chiquillo, uf...
      La identidad no importa, pero la anécdota es muy interesante como escena de la vida real.
      Siguen los besos.

      Eliminar
  46. Qué ternura! Casi, casi me sentí retratada. Hubo un tiempo, cuando era muy chica, me enamoré de mi padre, eso despúes me dio la pauta de que "era normal"....jajjaja

    Me atrapó la ternura de tu relato.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la ternura no es moneda corriente en mis relatos, así que hasta yo lo disfruto.
      Un abrazo, Genessis.

      Eliminar
  47. Que una esposa traicione a su marido sería una historia simple para lo que acostumbro leer en este espacio. Debería tener un final trágico por lo menos.
    No se, tal vez esa era la sorpresa...lo simple. Pero no, era Edipo y sus secuaces!
    Yo también me enamoré de mi papá, hasta que se hizo humano y fue simplemente mi papá.
    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no habrá estado enamorado de alguno de sus padres, Dana? Es lo normal...
      Pero me queda picando es una pregunta: ¿Para que te enamores de alguien no tiene que ser humano?
      Un beso y gracias.

      Eliminar
    2. Es que yo creía que era un superhéroe...jajaa! Luego de algunas metidas de pata, al hacerse imperfecto y "humano...se me pasó el enamoramiento.

      Eliminar
    3. Cómo te escapás, sos como las anguilas... Te lo pregunto de nuevo y con una leve variación: ¿Tiene que ser un superhéroe el tipo del que te enamores?

      Eliminar
    4. Estoy enamorada de un super hombre! Que casualmente es mi héroe...contestada?

      Eliminar
    5. Ahora sí... es que se nota que sos exigente, lo que me parece perfecto, nada de 'es lo que hay'.
      Un beso, Dana y gracias por este feedback.

      Eliminar
    6. Gracias a vos también.
      Nunca taxi, decían en mi etapa adolescente. Un beso

      Eliminar
  48. Tierno y hermoso, para los padres los hijos es lo mejor y más importante en la vida, para los hijos, de pequeños, son el refugio, alimento de sueños e ilusiones, sus protectores y maestros preferidos, nadie sabe más ni es tan fuerte como su Papá, nadie es tan buena y guapa como su Mamá.
    Cuendo van creciendo todo cambia.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero está bien que cambie, Ambar, no hay nada peor que esos hijos eternos debajo del ala de los padres.
      Así y todo, es hermoso guardar esos recuerdos de tiempos de magia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  49. Comentario de COLORES
    Hombre, los colores se fueron al diablo, el día se puso GRIS OSCURO TIRANDO A NEGRO cuando leí que te vas a España...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, espero que los amigos españoles no lo sientan así, no querría arruinarles la vida... Uf.

      Eliminar
    2. Para mí como española el cielo se ha puesto mas azul que nunca, ven Humberto que aquí siempre serás bienvenido, nuestos brazos están abiertos para ti.

      Eliminar
    3. Gracias, al menos ya sé que alguien se alegra, je.

      Eliminar
    4. YO TAMBIÉN ME ALEGRO MUCHO Y SOY MAS ARGENTINO QUE EL DULCE DE LECHE, JEJE.

      Eliminar
  50. Me sorprende tu capacidad de renovar temas de escribir lo que te apetezca.

    Yo no vi que el relato fuera tierno, me parece que es lo mas doloroso para un chaval, cuando se entera de la verdad y después vendrán otras verdades mas duras.

    Un besazo, Humber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, Stefanía, los temas son tan amplios como la vida misma, hay que vivir en un constante cambio.
      Un beso enorme y gracias.

      Eliminar
  51. Ja! Que preciosa y tierna escena! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Humberto hoy me hiciste pensar un ensarta de tonterias, pensando en el dolor que sentiria ese hombre, pero vaya vuelco el que dio tu historia, jajaja MAGNIFICO amigo, es un placer deleitarme con tu maravilloso talento, saludos estelares desde mi querida Guatemala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta yo creí que se venía la sangre, SL.
      Un fuerte abrazo para ti y Guatemala.

      Eliminar
  53. Si pero que le paso al niño,para decirle a su padre:que solo sea novio de su mama?,yo creo que el niño,tenia solo para el a su madre y sintió unos celos enormes,y llenos de egoismo,en el amor de su madre.Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser normal o no, depende de la edad, básicamente, pero en definitiva esto es puro cuento, nada más.
      Una abraçada, amic.

      Eliminar
  54. Traição é terrível...belo texto...

    ResponderEliminar
  55. Como siempre tus finales son sorprendentes, cuanta ternura en ese principe destronado al descubrir la "cruda" realidad que debe compartir a su mamá.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartirla y entregarla, como corresponde.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  56. felicidades!!!! es un tremendo texto!!! al principio pensé en un marido engañado, pero al final se justifican los celos de un hijo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Quiltra.
      Eres muy amable.
      Un beso.

      Eliminar
  57. Excelente, Humberto, me pareció un texto tierno y original, y llevado con grandeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindas palabras, Daniel, te agradezco mucho el aliento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  58. Nunca hubiese esperado ese final¡Espléndido!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final con giro sorpresivo, es verdad. No son los que más me gustan, te lo aseguro, pero éste nació así.
      Un beso.

      Eliminar
  59. Leía despacio sin entender plenamente la situación de la traición, la media, la camiseta y la mochila no me cuadraban. Tus finales como siempre, imprevisibles. Muy agradable cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... si lo piensas desde el pensamiento de un hombre, todos esos detalles llevarían a pensar en una traición, al menos para mí.
      Muchas gracias por el comentario, Marcos.

      Eliminar
  60. Maldito Edipo y todos sus complejos.
    Bendito abrazo purificador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre llega la reconciliación con los Layos, la vida tiene eso de bueno.
      Un beso, Ishtar, y gracias.

      Eliminar
  61. Final sorpresivo y bonito y original relato.

    ¡¡Enhorabuena!!

    Un abrarzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia, tú eres siempre tan amable y cariñosa.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  62. Lo he leído dos veces, porque el final... sorpresa, muy hábil con las letras Humberto, me gustan los finales imprevistos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mira que eres masoquista, eh! Dos veces...
      Muchas gracias, Inés, eres muy amable.
      Un beso.

      Eliminar
  63. Siempre espero un final no esperado ¿he sido caro?, pero esta vez fue toda una sorpresa.
    Notable lo suyo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos sos muy 'caro', James, 'caro' a mis afectos, digo ;)
      Muchas gracias por estar siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  64. No se lo que son los Layos y ... me da que esto no va a salir en "Responder"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Layo era el padre de Edipo, querida Ishtar. Fue una metáfora, mala, por supuesto.
      Más besos.

      Eliminar
  65. Querido Humberto , solo te voy a decir una cosa yo no escribiria cosas de esta clase , si no fueran reales , ya que si no lo fuesen lo diria ( diria que es ficción ) pero este caso es tan real como la vida misma , ademas yo no se mentir y más con estas cosas , ya que esta etiquetada con defunción de un amig@ , solo tienes que mirar las etiquetas , en casi 4 años , he publicado unas cuantas defunciones todas ciertas , un saludo de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo escribo acerca de todo, ésa fue la cnfusión. Hasta hay blogs en los que yo mismo aparezco como fallecido, para que te des una idea del nivel de ficción en el que me manejo.
      Por cierto, no leo las etiquetas, no las uso y es como si no existieran.
      Gracias por tu aclaración y espero que no te haya molestado mi comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No te preocupes , que no estoy molesta y un mal entendido lo tiene cualquiera vale , ahh y otra cosa gracias por sermi seguidor 200 , es todo un placer el tenerte de nuevo en mi casa , ya que también es la tuya espero verte más amenudo por allí , te deseo un feliz fin de semana , te mando un fuerte abrazo .

      Eliminar
    3. Son lindas las cifras exactas, así que es un placer ser el 200.
      Más abrazos.

      Eliminar
  66. Amor paterno, amor materno, amor filial y los trueques y retruques de los mismos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el medio de todas esas relaciones, sucede de todo... la vida me encanta, con esas tragedias y más.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  67. (No me deja responder)
    Lo bueno de los sabios es que pueden compartir su saber.
    Lo bueno de los que no sabemos es que siempre podemos aprender. :)

    Muchos besos y abrazos desde aquí ... a veces soy un tanto ariscona.

    ResponderEliminar
  68. Cómo nos gusta ese giro final, Humberto. Y más si va cargado de ternura.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Mos, por más que yo reniegue de él, el giro final sorpresivo es la estrella siempre ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  69. Humberto:
    Te felicito por los homenajes que te han dispensado. Merecidos sobradamente, porque en todos ellos se ha demostrado esa admiración
    que tenemos hacia ti gran parte de tus seguidores.
    Leí tales entradas, más los comentarios del caso, con gran satisfacción.
    Respecto al cuento, está muy bien escrito y me sorprendió con el remate.
    Por otra parte, queda claro que es un relato para lectores de clase media para arriba; puesto que, en la villa, donde duermen todos juntos, no hay secretos...
    Recordemos, sino la película "Feos, sucios y malos", con Nino Manfredi.
    Felicitaciones, nuevamente.
    Y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Arturo, a mí tampoco se me escapa leer cosas tan amables tuyas en esos blogs, en verdad lo agradezco, pues sé muy bien que son sinceras y cargadas de afecto.
      Es cierto, en mi cabeza se me representó un chico de clase media o media-alta, que vive en una casa y que hasta tiene la posibilidad de que una vecina lo traiga en auto, todo eso que en otras clases sociales no existe. Aún más, un relato 'edípico' de otras clases sociales habría sido muy diferente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  70. Muy enriquecedor leerte, he leído tu relato muy detenidamente y ese final da para varias interpretaciones. Siempre había oído, que los niños son más cariñosos con las mamás y las niñas con los papás, por eso el niño de tu historia me desconcierta un poco con ese cariño tan posesivo hacia su papá y me hace pensar, en fin, se ve que mi imaginación se activa con tus historias. Un relato muy tierno

    Besitos

    P.D felicidades por esos tres homenajes que te han dado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy acertado que hayas visto interpretaciones diferentes, pues las hay. Pensemos sólo en ese famoso mecanismo de defensa que implica aliarse con en enemigo. Ahí el relato ya no sería tan tierno.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  71. Me gustan los relatos donde comienzas sufriendo por una cosa y terminas sonriendo por otra aunque esa camiseta del barcelona me dio una ligera pista.
    Como siempre, un gustazo leerte, ya no te comento tanto porque somos tantos que el ller comentarios es otro trabajo añadido pero es el precio a pagar por bailar tan bien con las palabras.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jamás me molestaría responder un comentario, Gloria, es lo menos que puedo hacer frente a semejante apoyo que recibo cada semana.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso del que quieras.

      Eliminar
  72. este relato está bordado de sensibilidad,
    precioso
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Omar, es un placer que vengas siempre, perdón por no retribuirte de la misma forma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  73. PRECIOSO RELATO HUMBERTO, ES UN CUENTO QUE TE DEJA PENSANDO... ASI DEBE SER NO? LOS GRANDES CUENTISTAS LO DICEN...
    ERES UN GRAN ESCRITOR, TE FELICITO.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte...
      Muchas gracias, en serio.

      Eliminar
  74. A medida que leía me estaba preguntando ¿cuál será el final? no puede ser la simple descripción que parece...por supuesto, mi maestro! no nos puedes defraudar! Me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo es tan importante defraudar, Francesca, ya que, por un lado es imposible responder todas las expectativas, y por otro, me hace bien alguna que otra derrota para no dormirme en los laureles.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  75. Vaya con el pequeñín. No soporta ciertas cosas, y su padre le soporta, que sea del barza. Solo por ese motivo, debió echarlo a la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, es del Barça, así me vino a la mente, luego tuve intención de cambiarlo, pero lo dejé como salió. En el bosquejo habbía escrito: "En el apuro, perdió una media, un calzoncillo y la 10 del Barça".
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  76. MUY CREATIVO RELATO, CON UN CIERRE INESPERADO. FULLLL TEMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que seas tan expresivo, tus FULLLL son lo más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. Como siempre un Relato lleno de encanto con un giro final sorprendente y magnífico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  78. Muy bien imaginado y contado. No es el primer niño traicionado y con ganas de salir corriendo con su mochila a cuestas. La vida que en primeras líneas de tu narración no deja intuir el sorpendente final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no dejarse pillar y a la vez colocar elementos que se adecuen a un niño, en este relato debo reconocer que tuve que analizarlo.
      Un abrazo y gracias, Katy.

      Eliminar
  79. Tu ya eres nuestro, Humberto de todos los que nos emocionamos y amamos tus historias. Lo pensaba despues de terminar de leer, si este buen hombre un dia desaparece el hueco se va a notar.

    EXCELENTE relato
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablemos sinceramente: si yo desapareciera, el poco tiempo todos se olvidarían de este blog, pues nadie es indispensable. De todas formas, agradezco tu exagerada muestra de afecto.
      Un beso.

      Eliminar
  80. Es tierno y no lo es depende del punto desde donde se lo mire. Un chico así muestra que la familia no lo supo criar. Es mi opinión, muy a pesar de que el relato está muy bien contado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con la 1° parte de tu comentario, lo otro es más difícil de tratar por este medio, además sería hacer mucha teoría.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  81. Lindo relato, refleja en breve lo que muchos hijos sienten cuando las cosas en el orden familiar no funcionan como deberian,me gusta mucho tu blog y tu escritura

    sigue asi!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Casandra, bienvenida...
      Trataré de seguir así, si es que eso es bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  82. Tu te merces esos homenajes, tio, si yo tuviera un blog te escribiría una oda, jaja.

    Vaya niño malcriado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El niño del relato o yo?
      Una oda, Pedro, ¿no será mucho?
      No sabía que tenías esas artes.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  83. solo esta frase vale todo el cuento "... luego se dirigió hacia la entrada con paso cimbreante y no obstante decidido..."

    Muy bueno Humberto.
    Ada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ada, espero que te haya gustado más que esa frase.
      Un abrazo.

      Eliminar
  84. Humberto, cuando yo llegué ya había demasiados como para que me sintiese traicionada.
    Es impresionante el giro que dan tus cuentos. ¡Me encanta! Estoy aprendiendo mucho.

    ¡Enhorabuena por los homenajes! Si el que vale, vale.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cuando hay hermanos (eso entendí) no hay tanto lugar para traiciones o, al menos, se viven de otra forma, según seas la 1° hija o la última.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?