5 de julio de 2013

Secreto profesional


A pesar de que en nuestra época más prolífica las máquinas de escribir ya fueran de uso habitual, a mi colega Ernest Hemingway le gustaba escribir a mano, para ello, tenía plumas estilográficas de colores diferentes, aún más, estas herramientas suyas también escribían en colores distintos, aunque no siempre coincidiera el color de la cubierta con el de la tinta. Generalmente usaba plumas gruesas y macizas, pues le gustaba sentir la carnosidad -si se me permite- y la solidez del instrumento -si se me permite- en la palma de la mano, pero también tenía otras delgadas y largas como las piernas de una joven esbelta. John -me decía-, es absolutamente necesario que escriba con estilográficas de diferentes colores, ya que cada una de ellas me ha llevado a obras singulares: la roja me dictó Adiós a la armas, la azul trazó El viejo y el mar, la amarilla me susurró Gato bajo la lluvia, la blanca me llevó a Las nieves del Kilimanjaro, la dorada... y así. Usa metáforas bastante obvias, pensé. Comoquiera que fuese, sus textos eran muy diferentes unos de otros, de acuerdo con la pluma con la que los hubiera escrito. Sin embargo, después de compartir tantas aventuras y juergas con él (recuerdo muy bien las de Pamplona), descubrí que no era que para cada trabajo usara una estilográfica diferente, sino que cada estilográfica, efectivamente, escribía sus propios textos. Y digo más: ahora que hace mucho que él falleció y que mis días están contados, puedo confesar que sus libros jamás me parecieron gran cosa, pero tenía unas plumas maravillosas.

268 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Vengo a deshacer mi sueño”.

    Quiero contarles que estoy atravesando un momento bastante difícil con el blog, pues otras actividades literarias no me dejan tiempo para prestarle la debida atención, ojalá que no se note en los textos, ya que hago lo imposible para mantener una cierta calidad; como tampoco tengo tiempo para visitar otros blogs. Sin embargo, no puedo quejarme en relación con esto último, ya que aquí se acercan más personas que dejan su huella muy a pesar de que yo no responda con la misma asiduidad, que las que solo devuelven visitas.
    Cada comentario (simple, complejo, analítico, afectuoso, no importa) me da ímpetu para no cerrar este espacio y sentarme a escribir un pequeño texto cada semana. Desde hace tiempo este blog no es solamente mío, muchas gracias por ello.

    “Secreto profesional” me lo inspiró una pluma estilográfica: la Mont Blanc Hemingway, ¡obvio!

    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto....." Secreto profesional"

      Te estoy respondiendo desde la Net Book....me desorienta....se me escapan las letras o lo que sea....porque no me anda la compu....voy a salir a comprar una estilográfica y lapices de colores para dar más color a tus días para que no nos abandones.

      un beso digital... jajajjaaj

      Eliminar
    2. Tal vez los necesite, querida Doris...
      Un beso del que quieras y, por cierto, como lo embromaste a Ato, ¡qué cosa!

      Eliminar
    3. DORIS TENÉS LA VIVEZA DE TODA MUJER, JAJAJA.
      SOS UNA!

      Eliminar
    4. Creo que Doris estaba con problemas técnicos en serio, lo que no quita que tenga esa maravillosa picardía femenina.

      Eliminar
  2. Yeah, llegué primero!! Ahora a pensar algo rápido...Como dije alguna vez en el blog, un carpintero malo culpa a sus herramientas, un buen escritor hasta se da el gusto de halagar a sus plumas, sean carnosas o esbeltas. Pero las mejores plumas las tenía Nélida Lobato. Y sí, ser cincuentón tiene sus ventajas. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. And now watch me jive like Bruce Willis in The Last Boyscout...

      Eliminar
    2. Bueno, es la primera vez creo, es un honor tener a un amigo como primer comentador, y cuando digo amigo sabes que me refiero a amigo real, con el que compartí... Ato, ¿nunca compartimos mujeres, no?
      Bueno, pero compartimos asado, vino, empanadas y esas cosas.
      Nélida Lobato, tuve que googlearla, por favor, ¡estamos grandes, eh!

      Abrazos.

      Eliminar
    3. Pero no lo puedo creer, me ganó una mujer con una netbook que le cuesta usar!! jaja!
      No, la verdad, mujeres no compartimos, a lo sumo un respaldo y casi me matás por eso! jaja! Ché, no te hagas el jopende, que a los 16 más de un autoamor te hiciste con una foto de ella. Abrazo!

      Eliminar
    4. No te ganó, usó la misma estrategia que utilizaría en una cola de carnicería, por ejemplo, a mí me lo hacen cada vez que voy a comprar algo ;)
      Tuve que googlearla porque en verdad no la conocía, no por la edad, a mis 16 el autoamor me lo brindaba con algunas damas cariocas.
      Más abrazos.

      Eliminar
    5. Es cierto, recuerdo la etapa 13 a 16 años en el "aguantadero"...So many women, so little time...abrazo! PD: así que la Doris es ventajera ché?

      Eliminar
    6. Nosotros íbamos al Morro do Frade (que, paradójicamente es el 'cerro del fraile'), ahí unas mulatas nos brindaban unos servicios increíbles.

      Lo otro, preguntale a Christian, parece que él sabe...

      Eliminar
  3. Jajaja ¡Qué bueno! lo importante para él eran las plumas. Uy, menos mal que no has abandonado tu blog, sería imperdonable privarnos del disfrute de leerte. La calidad sigue siendo excelente, no te preocupes, gracias por permanecer a pesar de las dificultades.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario alentador, Yashira, ya te dije cuánto te aprecio.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Que bueno Humberto, quitar protagonismo a quien no lo necesita, alguien tenía que reivindicar a las plumas.
    Un gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo uso un portaminas Pizzini 1437F, 0,5 mm (con grafito HB). Lo digo en serio, eh.
      Bueno, así salen los textos ;)
      Muchas gracias, Luis, tenemos que reunirnos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Seguro, Sandra dice lo mismo. Apuntemos para que sea pronto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Cuenten conmigo sin dudarlo...

      Eliminar
    4. YO VIVO EN CÓRDOBA PERO PODRÍA CONOCERLOS!!

      Eliminar
    5. Por mí está bien, Christian, pero no sé si conocés a los otros amigos.

      Eliminar
  5. Eres genial, jjjjjj dame a mi esas plumassssssss y despues criticame lo que quieras.Gracias por compartir conmigo tu trabajo.Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Isaboa, por venir a leer este blog.
      Bueno, si yo tuviera esas plumas también sería Dios, je.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. GRACIAS HUMBERTO! Me diste un alegrón. Y yo que pensaba que era el culpable... bueno, el responsable de mi ininteligible escritura. Es esta PC decrépita el único impedimento para que surja el premio Nobel que anida en mí. Tantos años injustamente relegado de la fama, del dinero, de la vida fácil y de las mujeres ardientes. Ya mismo la tiro al carajo y mañana a primera hora comienzo la senda de gloria de la que nunca debí apartarme.
    Un gran abrazo.

    PD: por mail te paso mi teléfono. Si te atiende la secretaria -que pienso contratar- decile que sos Humberto Dib. Le diré que te conceda una entrevista dentro de los primeros treinta días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay que probar con diferentes teclados, Rick. Por ejemplo el Razer Blackwidow Ultimate 2013 está largando buenos cuentos. Los Genius van para atrás, ¡ojo!
      Hecho, en estos 30 días nos estaremos viendo, entonces.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buen relato Humberto como es costumbre, las plumas tienen su magia pero ya casi nadie las usa, hoy se escribe con las yemas de los dedos.


    No dejes de escribir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, pero qué bien que escribían, a mí me gustaban las de punta gruesa y tinta negra, espectaculares.
      No, dejar de escribir jamás, es otro asunto, ya lo hablaremos por otro medio.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  8. No escribo, pero sí dibujo y puedo decir que según el tema, siento que al pasar mis trabajos a tinta, estos tienen más fuerza si uso algunas veces pincel u otras veces fuertes trazos de pluma. Cada figura indica lo que necesita. Cariños Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién mejor que vos para hablar del alma de lápices, plumines y pinceles, Martha?
      Es un lujo tenerte aquí, te lo dije varias veces y varias más lo voy a repetir.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. jaaa muy bueno, muy divertido el final, que lindo tener esas plumas a mano, que lindo gusto se dio el viejo Hemingway,las piernas amano y sus botellas, el bar de siempre, la playa.

    abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que le gustaba la bebida, también tenía otros placeres, pero fue un gran escritor, quién puede dudarlo.
      Me alegro de que te haya gustado, Matías.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ya sabía que había un problema, no encuentro el color que necesito. Y claro mientras siga escribiendo en color ausencia todo seguirá igual.
    Muy bueno, como siempre, maestro!!!
    Un beso de todos los colores….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el color ausencia sólo trae textos nostálgicos. Cuando puedas, date una vuelta por una buena librería y compra lapiceras de todos los colores, nunca están de más.
      Un beso enorme, Oriana... de color presencia.

      Eliminar
  11. Eres una fuente inagotable de creatividad Hum!!

    Una pluma fuente, jaja

    Juli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juli, hacía mucho que no venías.
      Un beso.

      Eliminar
  12. No vi que usara negro, será que ahí está mi error?
    Lo cierto Humberto es que las plumas mágicas de tu colega Ernest Hemingway, sólo funcionaban con él, así como tu lapicero hace maravillas en tu mano (derecha imagino), siempre un placer visitarte Humberto.

    Mis besos y apapachos, a puñados, te cuidas

    (Portaminas, tuve que ir a san google, son lapiceros)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, derecha, Ame.
      El tema de los nombres según los países es algo de difícil resolución, imagínate que en Brasil se los llama 'lapiseira'.
      Colega de John, aclaro ;)
      Pero vamos a lo importante, ya estoy metiendo los apapachos en mi bolsa de apapachos, este fin de semana voy a darme una panzada.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Aclarado :), pero es que yo siempre te pongo de protagonista

      Buen fin de semana Humberto, lo mejor para ti
      Hoy solo besos para que no te pongas redondito, te cuidas

      Eliminar
    3. ¿Ahora cuidas de mi silueta? Jaja.
      Está bien, Ame, me encantaría saber qué sucedería si yo te pusiera como protagonista de tus poemas, uf... Ni hablar.

      Eliminar
  13. Pasa lo mismo con un homicidio. Siempre el cadáver vale menos que el puñal.

    Abrz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el mango menos que la hoja, pura metonimia...
      Un abrazo a ti y un beso para Sarca, hace bastante que no la veo.

      Eliminar
  14. Ahora entiendo porque no puedo escribir nada interesante, uso un bolígrafo color azul y mordido en la punta, jaja.

    Eres un genio Humberto, escribes y enseñas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en la argentina dirían que usas una Bic, una común y corriente Bic con el culito mordido. Perdón.
      Un beso y muchas gracias, Stefanía.

      Eliminar
  15. Un sutil retruécano para poner verde al amiguete sin que éste se percate.
    Casi siempre 'el collar vale más que el perro'. Qué le vamos a hacer.
    El Ernest flipaba en colores. Y en calibres, por lo que se ve.
    Muchos besos y mil abrazos , Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese John, a qué negarlo, le tenía una envidia padre, menos mal que no divulgué su apellido.
      Me voy con la pluma a otra parte.
      Un beso enorme, querida Pilar.

      Eliminar
  16. Por aquí se dice que el coche, la mujer y la pluma jamás se prestan, puede que haya equivocado el orden pero da lo mismo.
    Pero eso era antes porque ahora todo el mundo se coge algo prestado sin preguntar primero ¡hala!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá hay un dicho parecido, aunque tampoco recuerdo el orden: la mujer, el caballo y la guitarra. La cosa es más campestre, pero en esencia se trata de lo mismo.
      Prestado es una forma suave de decir, ¿no?
      Un beso enorme, Jonhan.

      Eliminar
    2. Cierto, ahora solo hay ladrones.

      En el norte de España, en Asturias, utilizan `prestar`como gustar, son muy originales.

      Eliminar
    3. La picardía, el engaño y la vileza suelen ser originales, buscan siempre la vuelta para despistarnos y quitarnos lo que nos cuesta ganarnos con trabajo. En fin..

      Eliminar
    4. CLARISIMO ESTAMOS LLENOS DE DELINCUENTES Y ENCIMA SE LOS APLAUDE!!

      Eliminar
  17. Qué cosa!!! Tengo una imagen recurrente en mi cabeza. Viste esas ilustraciones donde salen letras de los lápices? Cada dos por tres googleo en imágenes y me quedo mirando esas letras que salen como un caminito de la punta de lápiz. Muy dentro mío conservo la fantasía de que en realidad cuando escribimos somos una especie de radar que capta las ideas y las mandamos a través de un instrumento. Magia pura. Uyyy, deliré. ;-) Me gusta esa complicidad de John con el lector. El nexo se establece de inmediato. Y del viejo lobo, qué decir? Algunos libros me gustaron mucho y otros poquito y nada. Y eso hace que lo reconozca más.
    Lindo, lindo relato.
    Beso, abrazo y medalla, Negro querido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que las vi y ojalá fuera así de fácil.
      Tenés mucha razón en lo que decís, somos como antenas que captamos sensaciones, hechos, emociones, fantasías y les prestamos las manos para que queden expresadas en un papel. Somos simples mediums, todavía no sé quién corta el bacalao, como se dice.
      A mí también me gustó éste, me dejó conforme, aunque estoy más 'bovarista' que nunca.
      Un beso enorme y muchas gracias, mi BeeBee.

      Eliminar
  18. es curioso. como él siempre iba tras cada guerra importante y le gustaba cazar e ir a las corridas de toros, pensaba que siempre escribía con color rojo. supongo que su suicidio se llevó a cabo al escribir por equívoca primera vez, con color negro.
    vaya, ¡jamás hubiese pensado lo peligroso que podían ser los colores.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, uno puede llegar a pensar que el rojo era su color de inspiración, sin embargo con ese color negro que mencionas, acabó escribiendo la última obra, la más macabra.
      Hay toda una ciencia de los colores, no es broma.
      Un abrazo, Draco, y muchas gracias.

      Eliminar
  19. Humberto: La pluma fuente, para mí, es como un puente que me lleva hacia mi padre.
    Ha de ser por eso que siempre trato de tener una, que se asemeje a la pluma fuente, de punto fino y que escriba líneas delgaditas.
    Papá siempre tenía una pluma fuente en el bolsillo de su camisa. A veces era motivo de enojo para mi abuela, pues se encontraba con la, no muy grata, sorpresa de que había una mancha oscura y difícil de quitar de las inmaculada camisa que, esa mañana, había entregado a su hijo.
    No obstante, la pluma era una extensión de la mano de mi padre y, hacía cosas deleitosas para Dorita. Por ejemplo, cuando ibamos al "Moro" a comer churros con chocolate, solía escribir en una servilleta pequeños versos que luego leía con voces gruesas o delgadas y que me hacían reír a carcajadas. ¡Cuanto diera por haber guardado esos versitos!, pero era tan niña (5 o 6 años), que no supe hacerlo. Solo sé que dejaron una honda huella en mi corazón, escrita con pluma fuente.
    Perdón por la extensión, pero me sienta bien contarte estas cosas: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encanta que las cuentes, más de una vez has logrado emocionarme, lo cual no tiene precio.
      Mi padre no era de escribir, esa faceta artística la heredé de mi mamá, quien me hacía escuchar en un viejo tocadiscos sinfonías de Tchaicovski o Wagner, de hecho mi primer intención artística fue musical, luego la torcí para las letras, aunque en el fondo no dejo de sentirme músico.
      Un beso enorme y gracias otra vez por hacer de este espacio un lugar para compartir afectos.

      Eliminar
  20. Está el relato de "toíto te lo perdono menos faltarle a Hemingway". y me dá igual si el tal John es Dos Pasos, o Steinbeck o Updike. Las plumas son el fetiche por antonomasia de cuantos escriben. Nuestro maestro de la sencillez Ernest debió tener muchas, y fué cuando se dió cuenta de que ya no escribía igual que recurrió al dramático escopetazo en la boca. Para muchos ésto resulta un tanto extremo y egoísta. Yo en lo personal me intoxicaría pasando un mes bebiendo Dom Perignon, acompañado de galletas y queso azul y postreando excesos de chocolate, más ésto es meramente hipotético y fantasioso sobre todo del punto de vista costo. Y en el rubro costo puedes agregar que los gastos funerarios son una injusticia a la familia. En mi caso omito morirme aún por muerte natural para no causarle dolor a quienes quiero.
    PERO, y clavo éste PERO, así mayusculado; quienes conocemos a fondo la literatura debemos entender que para llegar a ésas ligas hay que ser un OBSESO. También así mayusculado. Ya que la competencia es desmedida. Y aplica a todo tipo de estrellatos.
    Las artes poseen un exceso de posibilidades que causan que muchos intentemos y sólo unos cuantos lleguemos. Aclaro que me reconozco como un vil intentador aunque si obseso. Pues así es como debe encausarse una ambición cuando va en serio.
    No lo tomes a crítica pues entiendo que como ficcionistas rebasamos las fronteras de lo sagrado y de toda reverencia, pero mi hermano, sobresimplificaste a Hemingway con el cuento éste de las plumas.¿O nó?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento, elegí a Hemingway porque es un escritor que admiro, si no, jamás me habría permitido la humorada que básicamente es un homenaje. Hace un año o más, escribí un texto sobre Paul Auster, también parecía una crítica, pero era un homenaje total. Muchos creyeron que lo estaba denostando, pero eso sucede porque nadie me conoce de verdad, no escribiría nada ofensivo sobre un autor que no admiro, pues en ese caso sí sería volcar mi displacer en forna apenas solapada. Todavía me sorprende que no se entienda que TODO lo que aquí escribo es FICCIÓN y que en esos terrenos puede suceder cualquier cosa.
      No coincido que lo haya sobresimplificado, hice un texto fantasioso enfatizando la envidia de otro escritor que no llegó a sus alturas, John ......
      Si hubiera escrito una biografía o un resumen de su obra, no me habrían alcanzado los halagos, pero este blog ya sería otra cosa, no un espacio de ficción. Es verdad, mi forma de homenajear es peculiar, puede entenderse o no, es como todo en la vida.
      Te cuento una anécdota, un amigo que tiene una revista literaria aquí en Argentina, publicó un cuento mío y puso al final: Humberto Dib (1961-2011). Tú crees que me molestó, NO, al contrario, me pareció una de las mejores bromas que me hicieron en público.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
    2. Como ficcionista entiendo con claridad ésta renuencia que se dá por parte de los lectores a aceptar que ficcionalmente puede ocurrir que el mundial lo gane un equipo formado exclusivamente por Hawaianos sordomudos.
      Pero al poner un personaje ya establecido en nuestra mente con un historial más o menos completo, si llega a sacar de onda verlo reducido al tipo de pluma.
      Y no deseo causar tu esponjamiento por comentar, al igual que tú me parece un gran comentario el de tu amigo, gran humor. Ni se te ocurra morir, deseamos leer más Dib, pues tu gráfica en general asciende aquí en el centro de observación mundial al que renunció Snowden en un ataque francamente histérico contra el iminente Granhermanismo que rige.
      Pero tampoco dejaremos de manifestarte cualquier desacuerdo. Así funcionan los excesos de democracia.

      Eliminar
    3. Tus comentarios me encantan, Carlos, pues eres sincero y dices lo que en verdad te parece. Creo haberlo dicho hace un tiempo, cambio 100 'me encantó' por un 'me parece que'. Aunque cualquier opinión es válida.
      Entiendo perfectamente que un texto pueda sacar de onda, son riesgos que corremos todo el tiempo.
      Los desacuerdos son elementales para general un vínculo que no sea superficial, así que bienvenidos sean.
      Más abrazos, amigo.

      Eliminar
  21. El escritor y sus manías...
    Y el confidente y sus confesiones ante la muerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos puntos esenciales de este relato, Trini... ¡qué más decir!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Bueno, bueno me inclino ante Hemingway, solo leo las letras impresas del título "El viejo y el Mar" e igual me da el instrumento que utilizó, pluma azul, gruesa, fina, lápiz, carboncillo
    Esta obra en concreto, la he leído y vivido de su mano tantas veces¡
    He reflexionado, sufrido, gozado, comprendido el alma humana, y aún la releeré mas veces e iré en su barca aprendiendo a valorar, aceptar y ....mientras el mar me hace vivir la NATURALEZA.
    Mis respetos a él y mi felicitación a ti por traerle a mi alma de nuevo con tu homenaje implícito.

    Besos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué feliz me pone que te hayas dado cuenta de que es un homenaje, pues si lees apenas un poco más arriba, verás que lo tomaron como una crítica.
      Es un homenaje, tal vez demasiado corto para lo que me hizo sentir con sus novelas.
      Un beso, Tramos, y muchas gracias.

      Eliminar
  23. ¿No le dio a ese hombre tan filosofal, por escribir sobre la antigua Grecia? Imagino que en tal caso. en vez de plumas habría optado por el cincel y el martillo, y escribir en lápidas de piedra o en tablillas de cera con un punzón. Me imagino que su editor estaría hasta las narices de sus extravagancias.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si hubiera escrito sobre la Edad Media? Habría matado miles de carneros para quitarle la piel y hacer pergaminos, ni hablar... uf.
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  24. Precisamente la obra "El viejo y el mar" es por la que sentimos esa debilidad. Además de las plumas, también le gustaba escuchar historias que le contaban los marineros del "Pilar". Pienso que cuando uno entra en el remolino de la leyenda ya es grande, aunque sea por un solo libro, una sola historia.
    Tengo la manía de escoger los colores para escribir según que cosas. Los apuntes en rojo y verde, y redactar con una pluma "Kukuxumusu" de tinta azul, y cuando escribo algún verso siempre lapicero de 0,5. y escritura cursiva; mi manía también es extensible al papel... ¿? es posible que tenga algún problema.
    Gracias Humberto por tocar tantos y tan variados temas, todos con un trasfondo muy interesante.
    Te deseo de corazón que ese trabajo que llevas entre manos resulte tan gratificante como el empeño e interés que le dedicas. Seguro que será un buen libro, sin dudas.
    Un fuerte abrazo.

    PD, hace mucho que la reciprocidad en los comentarios dejó de importarme; si alguna vez no vengo
    o no dejo comentario es por otros motivos, leer siempre te leo y con interés. No tiene mucha importancia, pero también dejaré el blog en un par de meses más o menos. Otro abrazo.
    Begoña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos nuestros ritos y manías para escribir, allí reside la individualidad y la magia, ¿por qué no?
      Coincidimos en el lapicero 0.5, yo con grafito HB, no sé tú.
      Muchas gracias por tus deseos, mientras te leía pensaba: yo no quería que cerrases tu blog antiguo como tampoco quiero que cierres el actual, NI LOCO, porque me gusta, porque voy a leerte con ganas, pero qué diferente es cuando le sucede a uno, sea porque está cansado, porque es una etapa superada, porque... ¿qué se yo por qué?
      Muchas gracias por tu presencia de años, Begoña.

      Eliminar
  25. ¡Pensar que una pluma puede tener tanto poder!

    De cada color, grosor y textura sale algo diferente. Porque cada una se identifica con un estado de ánimo, con una apetencia, con una inspiración.

    Me gusta pensar que las distintas formas de escribir están encerradas en la magia de las plumas.

    Por favor, sigue deleitándonos con este blog; aunque sea de vez en cuando, aunque no nos visites..., pero sigue siendo generoso y regalándonos tu arte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beatriz, me dejas sin palabras...
      Voy a tratar de seguir escribiendo para el blog, es verdad, tal vez sin imponerme un ritmo tan exigente, como también voy a seguir visitando a los amigos, pero que sean tantos y no pueda ir asiduamente me hace sentir culpable.
      Un beso enorme y, otra vez, gracias por tu afecto.

      Eliminar
  26. ¿Dónde venden esas plumas que escriben solas...? Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se venden... se consiguen en Turquía y se llenan con tinta de calamar del mar del Norte. ¿Difícil, no? Pero bien lo valen.
      Un abrazo, Antorelo, muchas gracias.

      Eliminar
  27. Amigo Humberto,estoy de acuerdo contigo, en que sus libros no te hayan parecido gran cosa, a mi tampoco, pero no en que te queden los días contados, eso que no diga yo, pero tu eres muy joven. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo una ficción, José, un camelo, hasta donde yo sé no me llamo John ni tengo los días contados... ¡espero! Je.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  28. Muchas veces pienso si los escritores realmente tienen talento o si son más bien médiums... Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voto por la opción 'médium', pero hasta para ser médium hay que tener el talento de captar y trasmitir bien. ¿No te parece?
      Un besazo.

      Eliminar
  29. El color es determinante no solo por ti y tus colegas; escrivantes gran artistas.
    Tengo un monton de vestidos baratisimos de colores variables como mi mente gitana, y nadié me obligaria cambiar la del dia. Hoy es azul- Dib...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que vivamos tan lejos, querría yo ver a esa gitana vestida de azul: todo un placer.
      Un beso enorme y gracias.

      Eliminar
  30. He pensado en comprar unas plumas como esas a ver si me inspiran textos tan geniales como los tuyos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran cumplido, José Manuel, muchas gracias. Valoro todos, así como las críticas, más cuando vienen de personas talentosas.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  31. Se me viene una palabra a la cabeza después de leer esto... Sinestesia.
    Qué mundos se mostrarían si tuviéramos esa particularidad. Quizá esas plumas son herramientas sinestésicas que nos permiten escuchar los colores y describir la realidad que nos cuentan a partir de ellos. Aunque creo que en realidad y corrígeme si me equivoco que tu de esto entiendes más, todos tenemos en algún grado esa capacidad. ¿Acaso no nos viene un color cuando pensamos en una palabra, que será quizá el ejemplo más sencillo? Hacía bien tu protagonista en fijarse en las plumas más que en los textos. Gustos a parte, no hay duda del potencial que puede tener una pluma en una mano y lo que le ayuda a trasmitir. Frío teclado que nos alejas de estos mundos. Menos mal que nos despejas y nos haces pensar, amigo.

    Un saludo de extremo calor norteño. Espero no derretirme en estos infernales 41 grados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo una cuestión de longitud de ondas, allí donde los sonidos y los colores se encuentran. Es un tema que siempre me fascinó, leí muchos artículos al respecto, pero siempre quiero saber más, quiero saber si realmente podríamos escuchar el verde o ver un Do menor, sería mi sueño cumplido.
      Sinestesia, sin dudas... no hace mucho, mientras viajaba en un tren, un perfume de mujer invadió el ambiente y me hizo escribir unas frases que me dejaron muy conforme, al levantar la cabeza y ver el rostro de la persona, todo el vínculo que se había producido gracias al olfato, cayó por tierra. Menos mal que ya había escrito las frases.
      Aquí hoy está templado, 15 grados, pero llueve y el día está tan gris que dudo de que aún exista el sol.
      Un beso enorme, amiga de Norte.

      Eliminar
  32. Ernest debió escribir con plumas muy sencillas y en servilletas de bar, debió escribir insomne y borracho, debió escribir feliz o amargado, como un tipo común. De ahí la maravilla. No seas "envidiosio" en tus últimas horas, escritor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo le decía a ese John, 'lo tuyo es pura envidia', pero él seguía con la cantilena de las plumas y los colores, uf.
      Un abrazo, Darío (el del doble cumpleaños, todo un mito).

      Eliminar
  33. Bom dia Humberto!!
    Eu dormindo e você escrevendo com uma esferográfica verde de esperança.
    Gostei bastante do seu relato. Há muitos escritores que não utilizam máquina nem computador. No entanto guardam ciosamente as suas agendas, cadernos, blocos de notas e até pedaços de papel, enfim tudo o que têm à mão para registar o que as musas lhes segredam ao ouvido. Vi isso na Casa dos Bicos em Lisboa onde está a Fundação Saramago. Só não reparei se eram escritos com cores diferentes. Vou voltar lá um destes dias. Desta vez entro com a camera sem o flash ligado. Quando lá fui só consegui fazer um video, o meu primeiro video, isto porque não podia usar flash. Olha, um sitio lindo para nos encontrarmos quando você ...

    Ah! porque sera que alguns médicos e enfermeiros nos hospitais usam várias esferográficas no bolso da frente??? Sera fetiche???? Ou será para escrever Preguiçoso- hipocondríaco- pouco doente -muito doente- morto?? rsrsrsrsrsrs. Em qual destas o relator está incluído??

    Beijinhos Humber!

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, quero conhecer logo essa Casa dos Bicos! Seria um sonho estar perto das coisas que usou o Mestre Saramago.
      Até um certo momento eu guardei todos os cadernos e papéis nos que tinha escrito, mas um dia joguei todo no lixo, disse-me para que guardar se mal me conhece minha prima, rsrsrs.
      O negócio dos médicos é empolgação e vaidade, mais canetas igual maior conhecimento.
      Um beijinho, minha querida.

      Eliminar
  34. Humberto:
    Muy buen relato. Así como en otras obras los guantes del asesino convertían en criminal a quien los usase, el famoso escritor conseguía plumas -de un solo tema- que escribían cada una de sus obras maravillosas.
    A mi las estilográficas nunca me duraron, pues las aprietaba mucho contra el papel y las destrozaba...
    De modo que, siempre Sylvapen y luego Bic.
    Noooo, no te vayas campeón.
    Noooo, quiero verte otra vez.
    Si la frecuencia semanal es mucho esfuerzo, probá cada diez días.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo de metonimia y sinécdoque, como corresponde a un escritor, Arturo.
      Yo las usé en la escuela primaria, después portaminas.
      Muchas gracias por tu consejo, amigo, voy a tratar de ver qué sucede si me meto menos presión y culpa.
      Ah, mirá que Luis, Sandra y yo andamos con ganas de reunirnos, pensalo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Humberto:
      Cuando gusten, aunque solo podría estar con ustedes si la reunión es en mi departamento. Ya conocen la razón.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    3. Listo, Arturo, cuando pase de ser un rumor a ser un pedido, nos ponemos en contacto, vamos todos para allá, no hay problemas.
      Más abrazos.

      Eliminar
  35. Me dejas preocupada, ¿ tus días están contados porque murió él?

    Pues parece muy vivo..

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento tener que decirlo, querida Amapola: Los días de todos están contados... es verdad, para algunos la cifra no pasa de dos dígitos, uf.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  36. ¿Te dejo en herencia sus plumas, ese era el secreto?

    Ya se que no me lo vas a confesar¡¡¡

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá tuviera yo una de esas plumas mágicas, las mías son de lo más vulgar, a la vista y por lo que pueden hacer :(
      Más besos.

      Eliminar
  37. Ya lo creo que las plumas son importantes, tanto en tamaño, como en color, grosor y largura jajaja. El personaje que nos traes hoy fue muy admirado por mucho, y criticado también por otra gran parte, por su admiración y apoyo incondicional a la fiesta de los toros. A los antitaurinos no les hace ni pizca de gracia, porque como digo era un gran aficionado a las corridas de toros, y fue el propulsor y promotor de que los famosos Sanfermines de Pamplona fuesen conocidos mundialmente, ya que escribió y habló mucho sobre la fiesta. Por cierto yo no seré de los que los critique ya que soy taurino al cien por cien.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rafa, dado que tu comentario es vecino del mío no he podido evitar leerlo. Hay una cosa en la que estoy en desacuerdo: Yo soy antitaurina y admiro a Hemingway como cualquier taurino lo haría. Debemos saber distinguir entre lo personal y lo literario; todos saben reconocer a buen escritor cuando lo leen, y quien lo juzgue por sus aficiones no demuestra madurez alguna.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Rafa:
      Yo conocí sobre la guerra civil española gracias a Hemingway, para mí fue un excelente libro de historia, luego sí profundicé más sobre el asunto, pero es lo primero que rescato de este gran escritor, me acerco a España.
      Por cierto, estuve en España varias veces, pero nunca fui a una corrida de toros.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  38. Cada escritor tiene sus manías. Yo tampoco soporto escribir literatura a máquina, y rara vez lo he hecho. Para mí hay una clara diferencia entre redactar un trabajo (para el que me inspiro mejor en el teclado) y entre inventar una nueva historia (que escribo la mayor de las veces a mano).
    También Cortázar o Flaubert necesitaban leer en voz alta lo que habían escrito para comprobar la armonía de las palabras y para ponerse en el papel del lector (manía que también me he apropiado xD).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Ana, coincido contigo, las ideas vienen muy rápidamente y en el lugar menos esperado, siempre hay que tener un elemento a mano, sea un lapicero, una estilográfica o un bolígrafo. Luego sí es necesario el ordenador, ya que esa idea prínceps sufre 20 mil correcciones, al menos en mi caso.
      Leer en voz alta es fundamental cuando se pule un texto, la música está muy asociada a la escritura.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Abrazos.

      Eliminar
  39. La Pluma es nuestro sentimiento, nuestro corazón...nuestros instintos y, a veces, ella misma sugiere nuestros comportamientos, siendo castillo, espada o Princesa...Gran Relato.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora no conozco a nadie que no le gusten las plumas estilográficas, aun cuando nos manchaban los dedos y estropeaban nuestras hojas. Pero alguno habrá, siempre sucede.
      Gracias, Pedro, un abrazo.

      Eliminar
  40. Me gusta mucho esta historia, sobre todo, lo que más me gusta es como la cuentas, como me embaucas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces pensar en la diferencia que existe entre embaucar como novio o como escritor, cómo el resultado es tan diferente. Una tontería, claro, pero me hizo reflexionar.
      Gracias, Anita, siempre es grato verte por aquí.

      Eliminar
  41. Parece ser que cada escritor se busca sus supersticiones y rituales para acometer su trabajo... de esa forma si algo falla, la culpa será del ritual mal hecho o del talismán contaminado, jajaja.
    Salu2 chamánicos, Dib.
    (¿Tiene usted algún ritual para ponerse a escribir?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo rituales para todo, Diego, soy bastante obsesivo. Para escribir tengo varios, pero el fundamental es que necesito que no vuele una mosca, cualquier sonido, aun la música, me quita la concentración y se va todo al demonio. Pero hay otros, mejor no contarlos aquí, ¿para qué?
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  42. Interesante el secreto del juerguista Hemingway, ya sabía yo que algo tenía que pasar para que escribiera tantas novelas entre juerga y juerga...
    Me he quedado pensando de qué color sería la pluma con la que escribió "¿Por quién doblan las campanas?", tal vez morada por el tercer color de la bandera republicana..no sé.

    Estupendo relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso, Jerónimo, que estuve a punto de escribir esa novela en el relato y asignarle un color, pero me frené porque uno nunca sabe qué repercusiones puede tener en el país al que toca. Si se hubiera tratado de mi país, no me habría reprimido, pero por las dudas...
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  43. Adjudicarle poderes a cada lápiz, pluma o teclado puede ser un buen autoengaño para prevenir el temido “bloqueo del escritor”.

    Por lo demás le alabo el gusto por la fiesta y el placer. Gora San Fermín!!!, Pasado mañana acaba la cuenta atrás!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo estoy bloqueado, no hay pluma, lápiz, lapicero, lápiz labial o delineador que me saque, Ishtar.
      Pero ya no me preocupo, sé que más tarde o más temprano la inspiración vuelve.
      Y sí... Gora San Fermin! Lástima que no pueda estar allí para asistir.
      Un beso, ¡qué abrazo ni esas cosas!

      Eliminar
    2. Acabé de leer los comentarios, yo también prefiero el lápiz, es una cuestión de balance entre la fricción con el folio y la velocidad de escritura.

      A Ernest lo leí hace demasiado tiempo y la verdad es que no me dejó huella, me llamó más la atención su vida y su actitud que su obra, puede que sea el momento de retomarlo.

      El lápiz labial aunque no desbloquee relaja, eso seguro.

      Me reitero en el abrazo que acerca más. :P

      Eliminar
    3. En lo personal, me gustan más los cuentos que las novelas, pero, como dije antes, conocí parte de la historia de España gracias a él.
      Lo del lápiz labial voy a probarlo, pero MUY en secreto ;)
      Está bien, peleona, tú ganas... un abrazo de acercamiento, entonces.

      Eliminar
  44. Escribe sobre mi con tu pluma mágica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sabría qué poner, ni te conozco.

      Eliminar
  45. DESCUBRI A HEMMINGWAY POR UNOS CUENTOS QUE LEI EN LA CASA DE MI HERMANA, AHORA BUSQUE EN INTERNET Y VEO QUE ESCRIBIO UN MONTÓN DE NOVELAS, SOY UN DURAZNO.

    ME GUSTA COMO HABLAS DE LO QUE QUERÉS SIN DECIRLO EXPLICITAMENTE, AQUI HABLÁS DE LA ENVIDIA, PARA ESO NO SOY TAN DURAZNO, JAJAJA.

    ABRAZOS DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que seas 'durazno', muchas veces sucede que nos metemos en un ámbito de la vida y descuidamos otro, si a mí me preguntaras sobre mecánica, por ejemplo, haría agua por todos lados.
      Exacto, de la envidia y los recuerdos.
      Un abrazo hacia Córdoba.

      Eliminar
  46. Nunca se me dio bien escribir con pluma, acababa con la mano azul y me costaba muchísimo quitar la tinta. Yo soy básica, me gustan los BIC de bola gorda, de los que se agarran al papel, y no lo suelto hasta que se acaba, manías.
    Qué modo tan erótico de describir una pluma, delicioso!! Casi me han dado ganas de desempolvar las desechadas años atrás.
    Como siempre es genial leerte! No deja de maravillarme tu imaginación
    Un beso
    PS: Por favor, no dejes de escribir aquí, has generado muchas necesidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La descripción de las plumas, como te habrás dado cuenta, intenta abarcar no solo los dos sexos, sino todas las elecciones sexuales ;)
      Muchas gracias por ser tan amable, Nurocas, hace poco que nos 'conocemos', pero el vínculo es fuerte, al menos yo siento eso.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  47. Volví a la Bic y al cuaderno en espiral, después de un largo tiempo de sentarme frente a la computadora y tipear rapidito, y no me sale nada interesante. Para mí que la birome anda mal.
    Dramático final. Los días contados.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran conflicto, al menos para mí, es que las ideas llegan en momentos insólitos, así que siempre llevo una libretita muy pequeña, barata, también con espiral, en donde meto el portaminas.
      Y bueno, John está mayorcito, es consciente de que no le queda mucho hilo en el carretel, por eso confiesa el secreto.
      Un beso, Dana.

      Eliminar
  48. la ultima vez que comparti con Ernestico (así le decíamos en el barrio del este de la habana) me dijo que ademas de las plumas, para cada obra tambien usaba a una vieja distinta...
    me sorprende tu blog ( y no me cando de decirlo) este escrito no lleva ni 20 horas y ya tienes mas de 100 comentarios...
    será tu pluma la que atrae a tantos...jajajaja
    un abrazo
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También iba a escribir sobre Hemingway en La Habana, pero se me hacía largo el relato, eso sí, no conocía lo de las gordas, es bueno saberlo.
      A mí también me sorprende, Carlos, lo digo en serio. Creo que la magia está en que cada uno ha logrado apropiarse de una parte de este espacio. Un largo tema para tratar por otro medio. O tal vez sea mi pluma, que es gruesa y maciza, jaja.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
    2. JAJAJAJA NO HACE FALTA DETALLES AMIGO JAJAJA
      hace un tiempo vi la pelicula que se hizo de la esposa o el amor de la vida de Heminway... se hace una buena biografia de su vida en esa pelicula.
      un abrazo
      carlos

      Eliminar
    3. ah se me olvidaba, no entendí lo de las gordas??

      Eliminar
    4. Es que quise decir las 'viejas', jajaja. Estaba pensando en las... estilográficas.
      Lo que siempre me sorprendió de Hemingway es que muchos conocen más de su vida (bebedor, taurino, mujeriego, etc) que de su obra.
      Más abrazos.

      Eliminar
  49. Hace mucho que leí a Ernesto y hace mucho que no me gustó lo que escribía. Pero ahora he entendido porqué: no escribía él, eran sus plumas... No te puedes fíar de las plumas!!!
    Feliz findesemana y un beso de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese John no tendría que haber confesado ese secreto, ahora ha armado un gran lío entre los que están a favor y en contra de Hemingway.
      Las plumas son como los calamares, siempre acaban arrojándote un chorro de tinta.
      Un beso, Oles, y un buen fin de semana para ti también.

      Eliminar
  50. Tu tienes la destreza para apoyar el elemento que sea, hasta una piedra en el asfalto y escribir lo que te apetezca, este blog es mágico.

    Gracias.

    Fer del face.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cumplido, Fer, creo que haces bien en subrayarlo, hay algo en el blog que me trasciende... y eso me encanta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  51. Bueno, me voy a comprar algunas estilográficas a ver si tengo suerte... ¡Muy bueno Humberto!!!!! Muy creativo y original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que fijarte que brille de una manera especial, entonces elije esa.
      Muchas gracias, Peregrino, un abrazo.

      Eliminar
  52. Un precioso texto del que ilumina los colores y se reflejan en tus escritos, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dulce, Mari, muchas gracias.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  53. Hola Humberto, vi películas sobre novelas de Hernest, que me parecieron memorables, en ese tiempo valoraba el argumento, la escenografía y al, o a los intérpretes, sin prestar mucha atención al autor del libro. Las que mencionas, más por quien doblan las campanas están entre las vistas.Estoy buscando plumas que escriban lo que pienso mientras descanso en un sofá relax, pero no entiendo porqué razón no las venden por aquí. Tu imaginación es interminable, de ella salen textos y textos como éste.Un abrazo amigo, para probar voy a comprar plumas de distintos colores jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi varias películas también, de pequeño, así que tampoco le prestaba atención al escritor, luego llegó ese momento y pude resignificar todo.
      Es que no se venden, Migue, ni yo puedo conseguirlas.
      Muchas gracias por tus palabras, amigo. Buen fin de semana.

      Eliminar
  54. Otra característica curiosa de Hemingway, la que ya conocía era su manía por adoptar gatos con polidactília (más dedos en sus patas de lo normal) eso ya es más interesante que sus textos.
    Buen texto, Humberto, ya me dirás que pluma usas.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relación de los gatos y los escritores es muy interesante, podríamos escribir algo al respecto.
      Uso una Mont Blac Hemingway, claro ;)
      Un abrazo, Borgo, y muchas gracias.

      Eliminar
  55. Humberto, cómo me alegra leer que dedicas menos tiempo al blog porque estás escribiendo, imagino que tu novela. Tus lectores seremos comprensivos si alguna vez la calidad de tus relatos se resiente. Al menos yo, no dudaré en perdonártelo.

    Un relato lleno de guiños y juegos con las palabras y los colores. Efectivamente, a los que escribimos (eludo premeditadamente la palabra “escritora”) nos ocurre a veces que escogemos cuidadosa y concienzudamente un color y la herramienta (lápiz, pluma, máquina u ordenador, la que sea) escribe con el color que quiere, se pierde por derroteros incontrolables. Creo que es una de las experiencias más gratas para los que escribimos: dejarnos llevar por el texto, concederle autonomía. Es casi mágico. Evidentemente, no siempre funciona. A menudo, el texto se empeña en no teñirse de ningún color, se queda tristemente blanco y tenemos que retomar el control, cuesta más. Gran contradicción la de John que admiraba las plumas que escribían los libros que a él no le gustaron.

    Imagino que ese otro juego de palabras con el “instrumento”, evidentemente fálico, viene a sugerir otro aspecto importante de la personalidad del autor: su pasión por las mujeres.

    La última frase del relato me ha hecho sonreír. No sé si sabes que en España decir que un hombre tiene “pluma” es una de las muchas maneras de decir que es homosexual, nada más alejado de la tendencia sexual del autor. Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabas de darme una idea maravillosa, voy a ver si consigo bajarla al papel... ya te contaré.

      Es cierto, Marta, hay tantos guiños que hasta yo creo que me pierdo de alguno. Pero no dudo de que tú los encontraste todos, ya que eres una magnífica lectora.
      También es muy verdadero lo que reflexionas en relación con la independencia de la herramienta, pues los colores que elegimos casi nunca son los que quedan plasmados, al menos es lo que me sucede a mí.
      John es un viejo escritor envidioso y embrollón, no dudo de que también tenga plumas, je je.

      Los besos que quieras y muchas gracias.

      Eliminar
  56. Hola Humberto, yo no entiendo de escritura, y menos de escritores,pero si de oficios: y te dire,que la herramientas, son muy personales en cada oficio : y algunos se las hacen a su gusto.

    El que es maniático, con estas cosas, seguro que trabaja muy bien. Una abraçada, y aquí ya empiezan las vacaciones,y me hire a finales de mes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesario entender de literatura y escritores, querido Julio, lo importante lo has captado perfectamente, pues de herramientas se trata, sea una pluma o una azada.
      Se te va a extrañar en este blog, pero bien que mereces esas vacaciones.
      Una abraçada.

      Eliminar
  57. John Dos Passos, quizá?... Mira Dib, si estás muy entretenido escribiendo una maravillosa novela, estás sobradamente disculpado. Pero si es por que andas buscando plumas de todos los colores, no te preocupes, que hoy mismo estarán llegando hasta la puerta de tu casa, una cantidad suficiente, con todas las gamas de colores que sean capaces de estar al nivel de tu imaginación, date de santos que ya hay más de dónde escoger, que en las épocas de E.H.
    ¡Ánda! que tú hasta con un cuaderno "polito" y un lápìz cualquiera o hasta dentro de una cueva con carbón escribirías igual de mágico.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con cuentos largos y en los comienzos de una novela, querida Sara. Lo que no quita que ande desesperado buscando plumas de todos los colores para poder escribir textos para el blog, pues las que tengo ya están con la tinta agotada... literalmente. Acepto todo lo que se mande, hasta Tama-rocas, que me encantan...
      Me fije en google lo de los cuadernos Polito, pues no los conocía, me dieron mucha ternura, así que escribiría en ellos textos que endulzarían el corazón de muchos.
      Muchas gracias por tus siempre bellas palabras.

      Eliminar
  58. Sigues siendo un ESCRITOR! y siempre es agradable leerte
    Así que abrazos de energía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gizela, la verdad ando necesitado de esos abrazos energéticos.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  59. Como aprendiz de escritora que soy me ha llegado de verdad este texto. Por eso te pido, por favor, que no cierres el blog bajo ningún concepto. Sería una verdadera lástima perderse escritos tan buenos como este :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Utopía, qué amable eres, sin dudas mereces que te ayudemos con ese rostro que necesita Fabi, tú me entiendes.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  60. jajaja querido, totalmente de acuerdo contigo. Solo salvo de la quema "El viejo y el Mar" el resto...nada del otro mundo.
    Besazo y tu tranquilo escribe cuando puedas, que nos encanta como lo haces así que te esperamos. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmigo no, con John, que es quien habla así de Hemingway ;)
      Te agradezco mucho la comprensión, a veces es necesaria.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  61. A mí tampoco me parecen gran cosa, sus plumas y su escritorio sí, también el baño de su casa, amplio y hermoso. Tuve el privilegio de pasar una tarde en los jardines de su casa, gratis, mientras los turistas pagaban 20.00 dólares (ideas de Fidel Castro) lo único que no me gustó fue la cabeza de un ciervo triste que hay en uno de los salones principales. Mira tú adonde me fui con mi historia, ahora retomo la idea y te digo que me gusta esa manera de narrar donde el autor toma vida.
    Un beso Humberto.
    Si vas a Cuba pide visitar la casa de Hemingway, y quéjate por el ciervo jaja. Si lo hacía yo, como cubana, me llevaban presa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a Hemingway le gustaba la caza. En verdad, tenía gustos que molestaban a varios (mujeres, bebida, toreadas, etc), pero hay que separar estos deslices de lo que hacía. Lo cual es bastante amplio, pues tiene obras enorme y otras que aburren, hubo un momento en que se creyó que ya estaba acabado y sin embargo después vino lo mejor. Fue un autor muy particular.
      Claro que voy a ir, aunque tenga que pagar 20 dólares, como todo turista... a menos que algún nativo consiga evitarlo ;)
      Un beso enorme y buen fin de semana.

      Eliminar
  62. Meu querido HDib é quase um delírio ler teus contos, e este não fez por menos, Ernest, inesquecível, e aqui tem revelado a 'verdade' sobre a sua obra. Eu sempre gostei de escrever a mão, como ele, segundo diz o autor deste conto, mas nunca fiz esta analogia, das cores das canetas, talvez por isso não tenha me tornado um escritor, embora tenha exercitado bastante, eram as canetas e suas cores, e eu tinha mania de uma cor só (divaguei rs). Querido HDib, oxalá encontres o tempo que precisas, mas fico feliz por não me abandonar, este blog é um dos meus favoritos, venho sempre por aqui, e não te preocupes, nunca te obrigarei rs a ir em meu blog, gosto de surpresas, venho aqui porque quero e gosto.
    ps. Meu carinho meu respeito meu abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quem diz que você não seja escritor? Pelo que vi, só falta o reconhecimento popular, fora disso, você tem todas as condições. Seja na cor que for.
      Obrigado por você considerar este blog como um dos seus favoritos, ler isso dá força, rapaz!
      Sei que você é dos amigos que vem sempre, agradeço-lhe enormemente!
      Abraços enormes também.

      Eliminar
  63. Mañana es 6 de Julio y Pasado San Fermín. Buena fecha para recordar al maestro.
    Hoy tu teclado hace honor a las plumas de Hemingway.
    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Clara, mi teclado intentó no ser injusto con el homenajeado.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  64. Me pillaste con el texto, aún no he leído a Hemingway y cuando publico textos los escribo a teclado, no he tenido la oportunidad de usar pluma, aún así he de decir que donde esté escribir o recibir una carta escrita a mano, que se quiten las demás.
    Estoy de acuerdo con Clara en que elegiste buena fecha para recordar a Hemingway, pero aún así yo prefiero los encierros de mi pueblo, Cuéllar, que son los más antiguos de España, aunque porsupuesto no descarto viajar a Pamplona, me voy por las ramas.
    Me encanta leerte siempre que puedo.
    Muchos saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pondré a Cuéllar entre los lugares a conocer y los encierros como espectáculo a ver, no me cansó de decir que siempre aprendo cosas nuevas y las anoto para cumplirlas, pues no me quedo solo en anotarlas.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  65. Hola, Humberto
    No siempre alcanza el tiempo para atender las obligaciones personales y escribir periódicamente no solo en el blog sino también visitar a los amigos virtuales.
    Comprendo que Hemingway fuese un aventurero empedernido; después de todo la ilusión siempre nos sirve de musa.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la comprensión, Rud. La ilusión es el motor, no hay dudas.
      Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  66. Ciencia ficción pura jaja. Yo quiero unas estilográficas así. No se que pensar pero tal vez es autobiográfico y tu guardas con celo estas maravillosas plumas. ¿Se te ha escapado sin querer?
    Un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no quería, pero una de las estilográficas decidió que era hora de contar el secreto, ¿puedes creer?
      Un abrazo y un excelente finde para ti.

      Eliminar
  67. ¡Vaya imaginación tiene! jaja. Pues sí que me gustan las estilográficas...no las uso normalmente pero las he usado y es una sensación especial la que producen. En fin...que iba a tomarme un descanso en esto de los blog pero...parece que me es complicado. Acabo de cumplir 53 hace unos minutos y ya he comentado dos blog. jaja. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz cumpleaños, Paqui!
      Es todo un honor que vengas a visitarme en un día tan especial para ti, a minutos de tus (jóvenes, claro) 53.
      Si estuviéramos cerca te regalaría una estilográfica, aunque no la usaras, pero como presente simbólico de un escritor a una escritora.
      Un fuerte abrazo y que tengas un día espectacular.

      Eliminar
  68. Cada uno con su estilo(gráfico), Ernest usaba plumas y vos minas finitas... jajaja. Yo bolígrafos o lápices, porque son masculinos.
    No me pareció para nada un texto crítico hacia Hemingway, a quien también admiro.
    Besos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un universo simbólico en nuestras manos, Mirella. Minas finitas casi me define, uf...
      Claro que no es una crítica, pero sabes cómo es, cuando uno suelta un texto, ya no le pertenece y es otro el que lo dictamina.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  69. Me encantó!!!!! Vaya imaginación. Voy a probar suerte con las estilográficas.


    un abraxo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, pero después me cuentas o subes en tu blog el resultado, ¿no?
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  70. Hola H!! Como va?
    No sabés lo que extraño poder dedicarle más tiempo a escribir y a leer....pero la realidad pasa hoy por otro lado.
    De cualquier manera pienso que los blogs van desapareciendo por cierto cansancio y repetición. Muchos de los que yo leía han desaparecido. Pero si vos estás con cuentos largos y en el comienzo de una novela.....estás perdonado.
    Te mando un abrazo y espero verte pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto, Dany, el 'fenómeno blog' está en plena decadencia, aunque tal vez en éste en particular no se note. Hay mucho de repetición, hay saturación y hay poca calidad, ¿a qué negarlo? Y no hablo solo de blogs de literatura, hasta los blogs que son diarios íntimos están volando bajo, es una pena, pero es como todo, hay una vida útil.
      Y sí, se extrañan aquellos primeros amigos, por suerte quedan algunos como para 'matar saudades'.
      Cuando Ato lo decida (je) nos juntamos.
      Un fuerte abrazo para vos y un beso a Rami.

      Eliminar
    2. Gracias! Menos mal que podemos juntarnos al menos para "continuar" lo que empezó por esta vía. Abrazo

      Eliminar
    3. Es una de las mejores cosas de esta herramienta: conocí a 10 o 15 personas que, de otro modo, ni sabía que existían, entre las que vos estás. Claro, también maduré mucho, este espacio ha sido un gran taller literario.
      Más abrazos.

      Eliminar
  71. Hola Humberto, yo aún estoy en busca del color que mejore mis letras, vos no creo que necesites elegir un tono en particular, tus líneas tienen talento y ese es el color interior ... luz propia.
    Un placer leerte, te dejo un abrazo, buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo comentario, Cristina, es alegre y con mucha buena onda, estas cosas hacen bien, y no me refiero a que se trate de un cumplido, sino a la intención que trae.
      Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  72. Hemingway escribía de noche, de pie y borracho...y las máquinas de escribir son lo último en antiguedades.
    abrazosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira qué interesante, cada uno tiene su estilo y manera particular, yo no me imagino escribiendo borracho, tampoco lo intenté ;)
      Un abrazo, Spaghetti.

      Eliminar
  73. A mi me encantan los bolígrafos apenas escribo con ellas debido a esta era de ordenadores, pero ... los sigo admirando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo en la tensión que se produce entre la mano y la herramienta que el teclado no logra captar. Eso sí, para corregir una y mil veces, mejor el ordenador.
      Un abrazo y gracias, Odiealex.

      Eliminar
  74. Hola Humberto ¿qué tal?
    Uffff... por poco no llego. Dices que tienes el blog un poco más desatendido? A mí no me lo parece en absoluto. 1º las palabras que dejas siempre tienen un color especial y 2º por Diooooos no conozco a nadie que conteste como tú los cientos de comentarios y 3º qué ilusion cuando vi tus sinceras palabras en mi blog, en serio te lo dio. Gracias miles y si te concentras mucho pero que mucho en otra cosa da alguna señal de vez en cuando, e iré a leerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adela, lo que sucede es que recuerdo otras épocas del blog, por ejemplo, escribía un relato y lo subía con mucha ansiedad, con ganas de compartirlo e intercambiar opiniones aquí y allá... Como dije, espero que no haya bajado el nivel, yo creo que no, pues sería el primero en cerrar este espacio a escribir algo que no me convence, sin embargo la mente nos juega malas pasadas, en muchas ocasiones nos engañamos hasta el punto de creer que lo feo es lindo, y no querría que me pasara.
      Yo te agradezco mucho por este contacto, que si bien no tiene tanto tiempo, es sincero y fuerte.
      Un beso.

      Eliminar
  75. Tu texto me ha recordado a un bolígrafo que tenía cuando era pequeña. Contenía 6 colores en si mismo, ibas bajando una palanquita que cambiaba las tintas y era tan gordo que apenas podías sujetarlo con una mano. Qué de cuentitos escribí con aquel azul-negro-rojo-verde-lila-marrón bolígrafo...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Fedora, yo también tuve algunos, recuerdo que era difícil bajar la palanquita, que a veces se trababa... no era muy útil, pero tenía su magia.
      Gracias por la anécdota y el recuerdo.
      Un beso.

      Eliminar
  76. Hace años, yo también acostumbraba a escribir con estilográfica mis textos. Me gustaba hacerlo y sentir la pluma entre mis manos, no una pluma cualquiera, sino alguna de las mías. Se dice que hay tres cosas que nuca se deben de prestar porque son muy personales: tu mujer, un libro, y tu pluma estilográfica. Y es cierto, la pluma se convierte en una extensión más de ti y se hace cómplice de tu escritura, te encuentras cómodo con ella, es como una amante con la que cada día hablas y cuentas historias. ¡Felices tiempos pasados!
    Hoy los ordenadores las han arrinconado, pero las guardo todas y de vez en cuando las pongo en mi mano y les hablo recordando los viejos tiempos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi relación con las estilográficas fue más bien escolar, ya que fuera de ese ámbito usaba bolígrafos, hasta que descubrí los (no sé cómo los llamarán en España) marcadores negros de punta fina que se deslizaban sobre el papel. Hoy uso un lapicero verde y negro 0.5 mm con grafito semiblando, lo elegí después de probar decenas, es el que más se adapta a mi mano... o yo a él. También tengo un 0.7, para subrayar libros técnicos.
      Gracias por dejar tu experiencia, Carlos, eres un gran escritor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. Exquisito, excelente, me ha encantado, me quedo con la azul y su Viejo y el mar... ¡Qué maravilla! No cierres el blog, nos dejarías con el alma muy triste. Me gusta mucho leerte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julie, es cierto, una cosa es saber que cierra un blog de una persona que es amiga desde hace años y otra cuando lo que sucede te sucede a ti. Me moriría de pena si algunos blogs dejaran de funcionar, pero éste, siento, cumplió su etapa. Ya veremos, tampoco quiero quedar como esos que buscan que le pidan que no y que no, solo por vanidad. Te aseguro que no es mi caso.
      Un beso enorme y gracias por estar siempre.

      Eliminar
  78. Fiquei imaginando a cena dele escrevendo e decidindo qual caneta e qual cor se adequavam mais à ideia! Gostei.
    Um grande bj querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gisa, que bom te ver por aqui!
      É, essa mesma ideia me sugeriu esse texto, até que ficou bonitão, não é?
      Um grande beijo para você também.

      Eliminar
  79. ¡Hola Humberto!
    Pues a mí siempre me gustó la lectura de las obras de Hemingway, aunque no sabía esta manía o extraños gustos por las plumas estilográficas.
    Recuerdo especialmente la obra "El viejo y el mar" y me parece muy romántico que fuera escrita con el azul del mar.
    ¡Hasta pronto, espero!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es puro cuento, Ana Isabel, no tengo idea de qué herramientas usaba Heminhway para escribir, aquí arriba alguien comentó que escribía de pie, por la noche y borracho, así que imagínate.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  80. Hola Humberto
    No sé cuántas entradas me habia perdido...es que ando vagando por el sur...
    y tratè de desconectarme del mundo cibernètico, pero hoy cai en la trampa...
    Esta amistad con Hemingway y el origen de sus obras está muy original. Me gustò mucho, excelentemente relatado.
    Abrazos sureños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bueno desconectarse, Genessis, yo necesitaría algo así, sin embargo agradezco esta conexión tuya para tenerte aquí, ya que se te extrañaba.
      Muchas gracias por tu comentario, desde el hemisferio (también) Sur.

      Eliminar
  81. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  82. Desconozco el colorido de tus plumas, de tu tus teclados o de tus portaminas, pero mágicos lo que se dice mágicos sí que son.
    Un abrazo admirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco, siempre eres muy amable.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  83. Me ha sorprendido esa afición por las plumas... A mí me gustaba mucho escribir con lápiz, después me pareció más cómodo el boligrafo, ahora estoy enganchada a las "teclitas".
    Gracias por tu visita, me añado a tus filas.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Rosario.
      Muchas gracias por contar tu experiencia, creo que todos estamos enganchados con las teclitas, el mundo cambió.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  84. Hola Humberto!!!
    Pues yo utilizo el clásico bolígrafo "BIC", creo que ya anda en desuso, cansado y derrotado por los "Pilot", entre otros engendros, jaja, lo cual me sirve de excusa para mis terribles poemas, jajaja!!!!

    No nos abandones, aunque no nos visites, sigue escribiendo aquí, deja que disfrutemos de tus historias y por supuesto la calidad no desciende ni un ápice.

    Un cálido abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Pilot son muy cómodos, ese es el tema. Pero los Bic son un clásico del siglo XX, al menos de finales del siglo pasado.
      Muchas gracias por tus palabras de afecto y aliento, Estrella, eres una de esas personas que siempre están para sostenerme.
      Un beso grande.

      Eliminar
  85. De una forma u otra, escritor y pluma o viceversa, son uno sólo. Nada habría de no haber existido ese utensilio que él prefería a la máquina de escribir, y sus historias ahí nos quedaron. Es curioso como todos tenemos una forma "propia" de plasmar lo que imaginamos, deseamos o sencillamente queremos transmitir.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de esta entrada, me puse a pensar sobre qué haría yo si me quedara en un lugar sin elementos para plasmar mis fantasías, creo que usaría piedras, carbón, mi dedo sobre la tierra, no sé, pero es imposible dejar de escribir.
      Un saludo y muchas gracias.

      Eliminar
  86. escribir con plumas o lapiceras es siempre un ejercicio reflexivo
    ahora con el teclado igual es entretenido
    pero al menos yo sigo llenando cuadernos , me gusta el olor a tinta
    las formas personales de las letras
    también conservo mi vieja máquina de escribir con su campanilla final

    sea en papel o virtual este oficio de escribidor sigue encantandome

    buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no pasé por la etapa máquina de escribir, fui del lápiz o lapicero o pluma al teclado del ordenador. La única vez que lo intenté con una máquina, me equivoqué tanto que gasté un centenar de hojas. Por otra parte, lo que escribo cambia mucho desde que bajo la idea hasta que adquiere una forma definitiva, así que imagínate lo dificultoso que sería todo el proceso.
      Es muy cierto lo que dices, nadie lo había mencionado: el olor a tinta y esa característica tan personal que es el trazo, la forma de las letras. Si existiera una manera (debe existir) me encantaría escribir en el blog con mis letras, sería un aliciente más.
      Muchas gracias por tu comentario, y buen fin de semana, claro.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?