24 de agosto de 2013

Voy Ayer


Me da un poco de vergüenza contarlo, pero mi primer beso verdadero tuvo sabor a guiso. Era de noche, Mónica había conseguido salir a la calle para verme con la excusa de sacar la basura. Allí me regaló aquella saliva aceitosa, condimentada con pedacitos de arveja. De fondo se escuchaba I saw her standing there, la voz de Paul se colaba por la rendija que había quedado en la puerta mal cerrada. Ese exiguo instante de eternidad me bastó para quedar enamorado de ella. Yo tenía 13 años.

Alguna vez creí que compartir mi vida con una mujer en la comodidad de un apartamento coqueto bien podía ser la síntesis de la felicidad. Pero no, muy pronto aquel apartamento encantador de mis sueños se transformó en una horrible celda de la que no conseguía escapar, al menos no de una manera inocua. Es que me casé con Elisa siendo muy joven y sin estar enamorado. Me casé no solo para disfrutar de una felicidad ficticia, sino estúpida, que es lo peor, la dicha de vivir en un apartamento bonito lleno de anaqueles con portarretratos y adornos cursis comprados en ferias de artesanía. Yo era de esas personas que tienden a relacionar el amor con las chucherías que se colocan sobre los muebles. Más baratijas, más amor: un cálculo idiota. En fin, nuestra convivencia no podía terminar de otra forma.
Durante aquellos meses de muerte en vida que fue mi matrimonio, había adquirido el hábito redentor de espiar a la vecina del 3º 'A' que -a su vez- tenía por costumbre vestirse y desvestirse frente a la ventana abierta de su dormitorio, la cual daba al patio interno. Desde la cocina, subido al mármol del fregadero, solapado tras la oscuridad y los vidrios entrecerrados del ventanuco, podía observarla con lujo de detalles. Le había tomado el tiempo y sabía en qué momentos del día se dedicaba a quitarse la ropa y a mostrarse semidesnuda. Lo hacía sonriendo impúdicamente y con la cadencia propia de una profesional del espectáculo erótico, en verdad conseguía excitarme. Confieso que todas las relaciones que mantuve con mi mujer estuvieron sostenidas por las fantasías que me creaba con la del 3º 'A'. Pero un día tuve la ruina de encontrarme con ella en la puerta de calle. No podía dar crédito a lo que me mostraban los ojos, esa hermosa Venus del striptease -de golpe- se había convertido en una mujercita sin el menor encanto: baja estatura, hombros caídos, ojos saltones y varios etcéteras. Aunque haya puesto cara de desconcierto, estoy seguro de que sí entendió por qué, al pasar a su lado, le dije que era una reverenda desgraciada hijadesumadre.

Lo que se vive después del primer beso es una sensación tan novedosa que no termina de agradarnos del todo, sin embargo, tenemos la imperiosa necesidad de renovarla una y otra vez en nuestra memoria hasta que termina pareciéndonos maravillosa y queremos repetirla en la realidad. Y la repetimos, por supuesto, y en cada reedición concreta se va acentuando lo bello y se va desvaneciendo lo extraño. Entonces andamos así, como si en verdad no fuera que avanzamos por la calle, sino que la calle se fuera metiendo -lenta y cadenciosamente- dentro de nosotros, que flotamos a varios centímetros del piso, algunos con sabor a guiso infinito en la boca.

253 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y los comentarios.
    Les dejo un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Y la desgracia de que casi nunca la imaginación se condiga con la realidad.
      Un abrazo, Silvia.

      Eliminar
  3. Que bueno Humberto, la terrible realidad que nos golpea día a día y da por tierra con muestras fantasías.
    Pero no dejaremos nunca de soñar...
    Un abrazo amigo. (No te hacía Voyeur...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar un sueño que, tal vez, alguna vez vivimos, pero que nunca se reedita de la misma forma.

      Bueno, es que vos no sabés lo bien que estaba la del 3° A ;)

      Un abrazo, Luis.

      Eliminar
  4. ¿Besos con sabor a guiso? Pues si te descuidas, igual te la comes a ella.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el paso inmediatamente posterior.
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  5. Nunca me puse a pensar en el sabor de un beso... Supongo que para el proximo, voy a estar mas atenta a mis sentidos, a ver que resulta, solo por curiosidad! Jaja!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los besos tienen muchos sabores, una amiga me habló de caramelos con sabor a beso, un hallazgo, creo que va a escribir algo al respecto.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  6. ¡Vivir pisando suaves nubes,un poquito lejos del suelo, puede ser maravilloso!!!! Martha ------ (Te espero en mi blog)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y claro que lo es! A los 13 o a los 73, la vida tiene eso de maravilloso.
      Cuando pueda paso, mi querida Martha, no te imaginas lo que es mi cabeza en este momento.
      Muchos abrazos.

      Eliminar
  7. los besos tienen que saber a algo, de lo contrario no queda huella
    un beso sin gusto a na'
    es puro show mediocre
    pero más que el sabor, yo prefiero los besos con alma con hartas ganas y con mucho tiempo

    me cargan los besos mezquinos, avaros, y sobre todo por compromiso obligado

    vivir y creerse el cuento de lo perfecto como imagen de publicidad
    termina distorsionando lo que realmente importa
    he conocido a muchos que aparentan un matrimonio ejemplar
    pero que llevan dobles vidas

    buen fin de semana
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los único que no me gustan son los que saben a cigarro y café, después podemos pactar, je.

      No solo a través de la publicidad, muchas veces nos construimos una idea de amor perfecto que sale de nuestra propia fantasía, o de los cuentos, o...
      Ben fin de semana para ti también.
      Un beso.

      Eliminar
  8. 1.- El mío primero sabía a sal común. Un asco
    2.- Eso es lo que te pasa por desconfiar de la vecina y no pasar a la acción rápido.
    3.- Aún estás a tiempo, pero olvídate de los guisos o besa con la nariz tapada.
    4.- Sabrás que lo bueno es doble bueno. Díselo a Elisa. La harás feliz.
    5.- Vuelta a empezar

    Un abrazo como catorce, bien grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso salado... ¿será por eso que dicen que alguien tiene salero?
      A Elisa solo con la nariz tapada.
      Vuelta a empezar, eso sí.
      Besos desde el 4° A.

      Eliminar
  9. Hoje isto começou mal rsrsrsrsrsrsrs. O primeiro beijo com sabor a guisado? Saliva azeitada? Espero que o tipo tenha encontrado na sua vida uns beijos mais agradáveis e que o tenham feito esquecer o 1º beijo.
    Lembrei-me de Saramago no livro "Claraboia"ao ler que ele se "entretinha" a olhar a vizinha.
    Gostei muito de uma vez mais ler o seu relato e poder admirar a sua imaginação que é poderosa.
    Bom não sei se o relato tem alguma coisa de verdade, mas só peço aos deuses que não seja o beijo com sabor a guisado rsrsrsrsrs.

    Eu era fan dos Beatles e a musica a que se refere é excelente, deixo-lhe aqui o link onde eles estão a cantar ao vivo em 1964. Nessa altura ainda eu era un bebé rsrsrsrsrsrs.
    http://youtu.be/sybI6FiuKjk

    Beijinhos e tenha uma óptima noite com sabor a flores (Ups!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Não há nada de verdade nesta história, Florzinha. Acho que o meu primeiro beijo foi quando era bem mais novo, 7 ou 8 anos e tinha sabor a bala de uva, ainda hoje lembro dele.
      Valeu pela música, nunca deve faltar na nossa vida.
      Uma porrada de beijos... Opa, desculpa pelo ímpeto!

      Eliminar
  10. ¿Sabes que lo aprecié mucho a este relato? Tiene el mismo formato o predisposición que anteriores, en un punto, pero con menos aristas, más armonioso, con la sencillez de poder ser leído de corrido, interpretado al instante pero con el dejo opuesto de que no es el significado primero aquel que es plausible de serle atribuible.
    No soy crítico, claro, tampoco tengo las facultades o las habilidades apreciativas de la créme de la créme de la literatura, sin embargo lo estás logrando, a eso que bien me habías comentado del estilo. ¡Diablos! Ya lo has logrado.
    Un abrazo fraternal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego, vos sos un gran lector (escritor también, pero ese es otro tema) así que tenés todo el derecho a opinar e interpretar lo que aquí está.
      Te doy la derecha, quería hacer algo simple, sin aristas ni enigmas, aquí hablo de amor, nada más.
      Lo del estilo, no sé, es un tema para hablar en otro espacio... y van dos, los temas, digo.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. Y los pasos van hacia "Ayer" y no por nada sonaban los Beatles de fondo y todo se agiganta y parece más bello aún. Y se establece una contrapartida con la realidad de esa "muerte en vida" que parece más sombría aún. Curiosos los recuerdos... Siempre pienso que la memoria es una vieja traicionera.
    Me gusta este estilo desdoblado y bien emsablado, cual relojito suizo. ;-)
    From the black hole -I´m writing, deleting, thinking...- For goodness sake! I wish you a nice weekend. Kisses for you, milord!
    P/D: Por cierto, la vecina tremenda HDP!!! No se puede decepcionar de esa manera a la gente! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Bee... es muy lindo lo que decís, me emociona.
      Lo bueno de esto es que me conocés 'de verdad', sabés que el comentario del comentario está de más, que sirva entonces como agradecimiento.

      No importa el tiempo, BeeBe, es preferible estar un buen tiempo en un agujero negro que iluminado por luces falsas.
      Thank you for stopping by, my Dearest!

      Eliminar
  12. Creo que alguien es un escritor cuando otro comenta o podría comentar "esta prosa es de Tal" cuando se reconoce un estilo, un modo de decir.
    Esta es tu prosa, Humberto, este, sin duda, es tu decir.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin rechazar tus palabras amables, Patricia, me permito atenuarlas con un poco de pudor.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  13. Como siempre me pasa...me quedo pensando y pensando despues que leo tus buenisimo cuentos!!!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo, Mery, me digo '¿qué diablos quise decir?', así que estamos iguales.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  14. Que bueno llegar hasta el final del relato y quedarse con la enorme y sabrosa sensación de un buen beso.
    Placer amigo!

    Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maghuitah.
      Hace mucho que no nos juntamos, ¿no?
      Besos.

      Eliminar
  15. Uno sueña, cree encontrar en la realidad la continuidad de su sueño y se lanza a él, claro, la realidad es cruda, no sabe de sueños. Topamos de frente con ella y pasa como al protagonista de tu relato, nada es lo que parece, ni el matrimonio, ni la vecina, jaja, me gustó esa imagen de la decepción, pobre, si es que debería estar prohibido decepcionar así.

    Abrazos Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el matrimonio de uno no sea lo que parece, vaya y pase, pero ¡hasta la vecina! Pobre hombre.
      ¡Es verdad, es verdad, prohibido decepcionar!
      Un beso, Yashira.

      Eliminar
  16. Yo hubiera metido mano, no sé agarrado nalga o entrepierna, mientras beso digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién te dijo que no pasó? El problema es que podría ofenderse alguien si hablara de los olores o sabores de otras partes del cuerpo. Digamos que es una gran (uf) elipsis.
      Besos con sabor a Samsung ;)

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. I appreciate your kind words, Denise.
      Cheers!

      Eliminar
  18. TIENES MUY MERECIDOS ELOGIOS. DISFRUTALOS Y GUARDALOS DÓNDE LOS PUEDAS RECORDAR PARA CUANDO TENGAS TÓXICOS ENCUENTROS. LA ENERGÍA DE LA LUZ OBRA CUANDO LA NECESITAMOS. UN ABRAZO HUMBERTO MAESTRO!

    MARIA DEL CARMEN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen, eres muy amable.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. cuando nos mudamos, el primer beso que le di a la vecina, que tenía mi misma edad (unos catorce años), fue en la mejilla y me pareció uno de los besos más fríos (por compromiso) que he dado y recibido.
    estoy seguro que aquel gélido beso fue lo que marcó nuestra distante relación de vecinos y nos salvó de nosotros mismos.
    ¡sí que hemos sido afortunados!
    gracias ana, donde quieras que te encuentres y saludos a su atormentado marido (si es que lo tiene).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me olvidaba:

      humberto, un abrazo. es un buen texto.

      Eliminar
    2. Me acoplo a tu saludo, Draco, va para Ana el mayor afecto por no ser lo que pudo haber sido.
      Me gustan las anécdotas personales, muchas veces más que los cuentos.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  20. Me pareció muy romántico y contradictorio, el amor que se espera y el amor que se encuentra nunca se dan la mano. Entonces los besos que mejor saben son los del pasado aunque sepan a guiso.

    Dices de una forma tan tuya.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no está nada mal, Sabrina, ya que en ese hueco entre el amor buscado y el amor encontrado nace el espacio del Deseo, una maravilla.
      Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  21. La inocencia, la sorpresa, la esperanza, la realidad, los autoengaños para sobrellevarla, y de nuevo la esperanza fogoneada por los recuerdos "retocados" por la memoria. Excelente Did, como siempre.
    Un gran abrazo, Rick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rick, resumís todo lo que quise transmitir en este (a qué negarlo) humilde relato, muchas gracias por ello.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Las personas en baja resolución terminan pixelando, vea Dib.
    Saludos van
    san montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante forma de verlo, Sandra, en pocas palabras mostrás tu creatividad, me encantó.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  23. besos que enamoran,me recuerda a un beso robado,que me enamoro por siempre,ya hace 28 años de esto,y podria dibujarlo a la perfeccion,como dijo larralde,"...aquel beso que me diste en broma y que me a puesto tan serio..."
    excelente relato,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay besos muy especiales, Horacio, lo mágico es cuando fueron y continúan siendo así, pero es tan difícil.
      Muchas gracias por tu comentario, amigo.

      Eliminar
  24. Una mezcla de inocencia por ese primer beso que no se olvidará y la amarga rutina que provoca un matrimonio sin amor.
    Quizás la unión es que todo esta solo en nuestra imaginación y ya sabemos que la realidad cachetea la fantasía...
    Muy bueno, como siempre!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Oriana, contradicciones de sensaciones que suele dar la vida. La fantasía cumple esas dos funciones, nos mata y nos salva.
      Muchas gracias por tus palabras, amiga.

      Eliminar
  25. Has pintado al detalle las manías pequeño burguesas de éste personaje tan desolador, con ésa enorme confusión de aspiraciones, tan carentes de todo por su fácil alcance,un universo de novias de pedacería que van deprimiendo al joven protagonista apenas las ha visto bien. Entiendo que contiene ése sino tanguero y tragicón, quizás como lector me sofoqué junto con ellos por no verles siquiera un deseo de salvación.
    Es como un cuadro con una escena tétrica que te impacta por su realismo pero no lo quieres colgar en tu pared.
    BRAVO HUMBERTO.Magistral pieza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó que detectaras ese detalle "tanguero y tragicón", pues me lo inspiró una situación bien porteña, aunque use un lenguaje más bien neutro.
      Lo del cuadro, está muy bueno, como un Retrato de Dorian Gray, puede esconder belleza y monstruosidad.
      Siempre eres bienvenido, Carlos, eres un gran escritor y lector, ¿qué más?
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Le ganó la lujuría al personaje...la vecina qué culpa tenía de sus pensamientos...desafortunada la esposa, hacer el amor pensando en alguien más, eso, es pesadez, castigo divino le haya salido una vecina fea, trama buena.
    Los besos saben a el sabor que quieras, cuestión de imaginación del enamorado creo. Yo te mando uno con sabor a lo que tú dispongas, jajajaja. Me caes bien. Cuándo haces un texto de mucho miedo? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer nunca se enteró de la traición mental. Me parece que tiene demasiadas pretensiones este personaje, ni te imaginas lo que pensaba de él la vecina.
      A ver... quiero besos con sabor a maracuyá.
      ¿De mucho miedo? Voy a tratar, pero tengo tan abandonado este blog que no sé si pueda, es que estoy muy abocado a otros proyectos, lo cierto es que tomo tu pedido ;)
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  27. Un buen texto sin duda en donde explicas la magia de ese primer beso. Más tarde la idealización de una vecina por asumir a duras penas que se está casado con una persona sin estar enamorado. Esos pensamientos quedan muy bien plasmados. La vecina, una chica corriente, que baja la basura, pero no la mente del protagonista es una diosa, que se obsesiona con ella. En resumen, me ha encantado ese texto con sabor a guiso y a frescura. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rodoreda, destacas los dos momentos de la vida del personaje así como sus creencias y fantasías.
      El amor es una fantasía, ¿a qué negarlo? Pero una hermosa fantasía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Tendemos a idealizar los besos del pasado tanto como a las virtudes posibles del vecino/a.
    Olfato y sabor son evocadores.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendemos a idealizar... punto.
      Un beso y muchas gracias, Uol.

      Eliminar
  29. Cada vez que te leo, pienso lo mismo: eres GENIAL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy, es que tú eres muy amable.
      Sinceramente valoro tu afecto.
      Un beso.

      Eliminar
  30. Amigo Humberto, en España son las 10:29 de esta mañana de domingo veraniega y...jeje, qué buena lectura para acompañar mi café, y qué bueno eres.
    Nada más íntimo entre dos que un beso, bueno sí, una mirada sostenida.
    Me ha encantado, gracias por el momento.

    Un abrazo
    Sete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos, besos, miradas, hermosos vehículos sobre los que marchan los afectos.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  31. El primer beso, siempre va acompañado, mas bien cumplimentado con olores, sabores y músicas. Creo que todos guardamos aquellos recuerdos totalmente fusionados con el acto. La segunda parte de tu relato también la hemos vivido la mayoría, convirtiendo en mito un ídolo de barro, que a la larga se nos desmorona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que cuando di mi primer beso tenía miedo de equivocarme, de no saber hacerlo, ya que era muy pequeño, tenía 7 años, creo, pero hasta hoy recuerdo que fotografié ese momento para no olvidarlo nunca.
      Perdón, me puse autorreferencial, contigo me permito hacerlo.
      Un fuerte abrazo, Marcos.

      Eliminar
  32. Se me ocurre ahora que idealizar el beso es una de las pocas cosas que no nos defrauda en la realidad. Pero si no idealizáramos, al menos de vez en cuando, equivocados o no ¡qué aburrimiento! me voy pensando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idealización es una acción necesaria para tener objetivos, sin ella, todo sería demasiado raso. El problema es cuando sólo miramos hacia adentro, hacia lo que creemos que debe ser y no hacia afuera, donde está la verdad.
      Un beso, Jonhan.

      Eliminar
  33. Bueno ¿Estaba bien el guiso, al menos? Creo recordar que las arvejas es lo que llamamos acá guisantes. Mi primer beso me trae recuerdos a chicle de plátano.
    Cuidado con las fantasías que se hacen realidad. Suelen desilusionarnos como la sugerente vecina cuando la vemos de cerca.
    Buena historia. Es como vivir en un mundo idealizado a lo Phillip K. Dick que se da de golpes con la cruda realidad.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Borgo, arvejas son guisantes, debería haber puesto zanahoria, que en todos lados se dice de igual forma... creo.
      ¿Quién te dice que todo, absolutamente todo no sea apenas fantasía?
      Un abrazo, Borgo.

      Eliminar
  34. Buena lectura para empezar este domingo veraniego,saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que aquí estamos a 5 grados, qué envidia, Esteban.
      Un abrazo, muchas gracias.

      Eliminar
  35. Me ha encantado eso del hábito redentor de espiar a la vecina... Un hábito que hace de estupendo salvavidas ante determinados naufragios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo tenía que redimirlo de una realidad tan agobiante, aunque al final el tiro le salió por la culata, como dicen.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  36. Autentico.
    Cruel para aquel que llega a darse cuenta de la verdad.
    Esperanzador porque en algún momento se abre la basura y allí se tira todos los "adornitos" que solo hacen incomodar y no dejar ver esa pared tal cual es, sin baratijas baratas o caras.
    Hay que retirar, hay que darse de bruces con la realidad y , ahí, está la oportunidad de cambiar de volvernos selectivos y encontrar


    Personalmente tarde años en tirar cuanto no servía y ver mi entorno, años en buscarme y después llego aprender que es "besar"...y sigue llegando más experiencias que no se compran, y bien se gozan o se lloran

    Enhorabuena,

    Besos fuertes ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rescato lo que dices y te plagio, Tramos, la posibilidad de sacar la basura debe estar siempre, quedarse con ella dentro de casa vuelve el olor (y la vida) insoportable.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  37. Esa mezcolanza de sensaciones, el despertar de la pubertad con un beso sabroso, y el despertar de las fantasías con la visión pornográfica de una vecina magnificada en sueños -pero vulgar en la realidad-, da mucho en que pensar.
    Tu guiño de hoy, me hace retroceder en el tiempo, con la timidez de las primeras veces.
    Un besito Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenté mezclar sensaciones, de hecho, estoy seguro que muchos habrán pensado "qué asco un beso con sabor a guiso", pero ¿no sucede eso en la realidad?
      Un beso, Clara.

      Eliminar
  38. Nunca me había dado por pensarlo, pero es cierto. Recuerdo mi primer beso como algo que me dejó absolutamente desconcertada. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, había tantas cosas que debíamos aprender cuando eramos apenas unos críos, sin embargo besar está entre las más memorables.
      Muchas gracias, amiga.

      Eliminar
  39. cuando se desvanece el extrañamiento del sabor a primera vez y se vuelve cotidiano, los extraños pasamos a ser nosotros que es el ùnico sitio en el que a pesar de nuestra propia cobardìa, podremos encontrar un nuevo encantamiento.
    Afuera todo pasa, como en las pelìculas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aprendí a engañarme bastante, pero reconozco que ya no me resulta tan fácil, pago oro por un nuevo encantamiento.
      Tu comentario me dolió como una patada en el tobillo, pero nadie puede negar que fue muy acertado.
      Un abrazo, Garriga.

      Eliminar
    2. lamento el dolor; responde a mi propio estado de animo. la lectura precipita significados distintos segun el lector

      Eliminar
    3. Significados que acepto con más estima porque son sinceros, Garriga, aunque duelan.
      Ojalá cambie ese estado de ánimo, sinceramente.

      Eliminar

  40. Mmmmm …un relato con sabor a beso para esta tarde de domingo. Es el mejor relato-regalo que podías hacernos, Humberto. Me ha gustado la puntualización: verdadero. ¿Qué sería para ese chico de 13 años un beso verdadero? ¿Cómo serán los besos mentirosos?
    Si era su primer beso verdadero sintiendo, además, que era un exiguo instante de eternidad, solo podía llevarlo a un final: And before too long i fell in love with her.
    Lo que se vive después del primer beso... hermoso discurso sobre el beso.
    Cualquier día de estos te regalo yo mis caramelos con sabor a beso. Creo que con este relato te los has ganado, amigo mío.
    Un beso ¡cómo no! también verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos que no son verdaderos, antes y ahora, que vale la pena rescatar el brillo de lo auténtico.
      Más arriba hablé en tu idea de caramelos con sabor a beso, espero que la hagas relato, va ser muy dulce saborealeerlo.
      Siempre verdaderos, Marta.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  41. llego a la oficina de un domingo calentito y lo primero que me encuentro es este relato... primer beso, sabores, olores, y algunos que otros desamores... me voy a atender un cliente y me da miedo que al hablar pueda notarme este aliento a carnitas y salsas, pero creo que vale la pena.
    un abrazo amigo
    como siempre un placer leerte.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cliente sabrá entender, todos guardamos algún sabor en la boca, cuando es dulce, mucho mejor.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  42. http://www.youtube.com/watch?v=voPXu7Tl4pY

    "y si la magia terminó por esta noche
    igual sigamos dando vueltas
    que yo te invito a celebrar con musica lunar
    el misero espiral de encanto"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la canción, Hincha, no la conocía, lo confieso, como desconozco miles de cosas.

      "y si la magia termino por esta noche
      igual sigamos dando vueltas"

      Vale la pena volver a resaltarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Me has hecho recordar mi primer beso, ya lo había olvidado (por lo visto no era nada reseñable).
    Las expectativas solo traen desilusión. Mejor vivir cada momento como es.

    Extraordinario texto, como siempre, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que aún no resolví, Sara: ¿vivir con expectativas o ser todo presente? Cuando creo que encontré una respuesta, algo me muestra que la otra posibilidad era la correcta.
      Muchas gracias por tu visita.
      Un beso.

      Eliminar
  44. La salsa del guiso, si se moja en pan esta deliciosa, como ese beso medio robado que jamás se olvida; que provoca recuerdos con distintos matices dependiendo del momento en el que se evoca.

    Como también hay matices entre los cristales y la oscuridad, donde lo prohibido se desea, nos alienta y nos provoca hasta que el velo se cae y la realidad, en ocasiones da paso al desencanto.

    Al fin y al cabo somos humanos por eso sentimos, imaginamos y siempre, siempre recordamos; unas veces para bien y otras para ¿mal?

    Un abrazo enorme; Humberto

    Ha sido, como siempre un placer alcanzar tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si deba agregar algo más, Coté. En muchos casos (si no en todos), el comentario del comentario no aporta nada, sólo me sirve para agradecer tu sensibilidad.
      Un beso grande.

      Eliminar
  45. Por cierto el titulo, magistral

    un juego de palabras encubierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayas dado cuenta, ese juego de palabras es lo que une las dos historias.

      Eliminar
  46. Es de día, hay sol, pero no se porque tu relato me hizo sentir que ya era de noche y que mi primer novio me besaba.

    Gracias por la magia.

    Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber sido un beso memorable, Vero.
      Aquí también es de día, pero quiero que siga así, con el sol entrando por la ventana de la realidad.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  47. Que extraño todo, me acordé de mi último beso y creo que tendría que sacar la basura para encontrarme con Andrés así se llamaba mi primer novio, el del primer beso.
    Mejor que mi marido no lea esto!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Lula, mejor que tu marido no lea blogs, que, por cierto, es lo más común, je.
      Y siguen los besos.

      Eliminar
  48. Hombre lo han dicho todo!

    Enhorabuena.
    Abrazos desde un Madrid muy caliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo todo, no, falta que me puteen, je.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  49. Los sueños y las ensoñaciones tienen la ventaja de estar hechas por y para cada uno en particular... El problema sobreviene cuando suena el despertador, sea cual sea el sonido estridente que cada uno haya comprado :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó la analogía del sonido del despertador, Marina.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  50. Me ha gustado esa comparación del amor con chucherías porque me ha dado que pensar y he llegado a dos conclusiones que nunca he sentido cantidd de amor o simplemente amo a la persona y no a los complementos.
    Besos de helado de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor, lo más sano, Gloria.
      Un beso de jugo de arándanos.

      Eliminar
  51. Bendita la imperiosa necesidad que nos empuja a idealizar ese primer beso. Imprescindible la curiosidad que hace que deseemos conocer el sabor de todas las bocas que nos quedan por besar.

    Al reverendo desgraciado hijodesupadre le diría que espero que con los años haya aprendido que todas las mujeres llevamos unas gotas de la espuma de Venus en nuestras venas y que la del 3ºA debía tenerla reconcentrada dado su pequeño tamaño y su hermosa desnudez. Él pobre boludo no supo apreciarlo.

    Largos años renegando de Paul & company, ahora cada vez me gustan más.

    Un beso siempre con curiosidad. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me gusta de una mujer, qué embromar, estoy contigo, el tipo ni se miro al espejo, ¿quién se habrá creído que es? No es un boludo, es un pelotudo, que es peor (dicen).
      Siempre lo digo (y es muy en serio), todas las mujeres tienen un don que las hace dignas de ser deseadas y amadas, el que no pueda verlo se lo pierde.
      Idem lo de los Beatles.
      Besos enigmáticos y sin destino cierto, ojalá lleguen.

      Eliminar
    2. Es que lo de que no le gustó por pequeña me mató, me salió la rabia de bajita solidaria.

      Llegaron los besos, uno cayó en el pómulo, otro rozó la sien y el más enigmático de todos sigue flotando sobre mi cabeza, tiene ínfulas de signo de interrogación.

      Disfruta del domingo.

      Eliminar
    3. Qué suerte que llegaron, Ishtar, casi tan rápidos como un mail...

      Eliminar
  52. El sabor de un beso...hay que creer que estás siempre dándote el primero, para no perder la magia. Cuando tu pareja ya no se interesa por el beso que te da, es que la relación es transparente. Cada vez que vas a besar a alguien, hay que tratar de ser consciente de que es maravilloso y único. ¡¡Cuánto costó ese primer beso!! O ese beso que aún no llega......

    Qué risa lo de la mujer del 3A jajajajaja. ¡Muy bueno!

    Me encantó el posteo!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una excelente estrategia: que siempre sea el primero. Voy a intentarlo, pero ¿hasta cuándo podré sostener el engaño? No importa, es una pregunta retórica.
      Más besos.

      Eliminar
  53. Bellisimo amigo, hermosamente bello e ingeniosamente escrito. Besos de paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia.
      ¡Qué buenos los besos de paz!

      Eliminar
  54. Maravilloso!
    Sí, empiezo con esa palabra tonta-tarada que ha perdido su significado por culpa de los blogs (me río) De todos tus relatos este es uno de los que más me ha gustado, creo que por el beso con sabor a arvejas soviéticas, ya sé, sé que no dijiste “soviéticas” pero a mí me recuerdan al ex_campo socialista. Luego los detalles de ese amor platónico, derribado por unos ojos saltones y ese final con el sabor infinito del guiso-beso.
    En fin, que a veces me apasiono con ciertos textos, y esta vez siento eso.
    Besos
    Tengo algunas artesanías cubanas en casa, luego te las mostraré! ji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas cosas para decirte, Vivian!
      En primer lugar, ese irónico, pero verdadero comentario en relación con las palabras que solemos usar en este mundo bloguero, cómo las manoseamos.
      Por otra parte, subí este texto con cierto miedo, pues me parecía algo... sentimental, sin embargo, los gustos son tan variados que hay lugar para todo tipo de temas, eso me alegra. De saber que a una persona le ha parecido uno de los que más le han gustado, ya vale la decisión que tomé.
      Me dejas una sonrisa, con ese matiz característico de las arvejas soviéticas.
      Quiero ver esas artesanías...
      Y besos.

      Eliminar
    2. He vuelto, ando paseando.
      Leo tu respuesta y me quedé pensando. ¿Sabes por qué tu lo sentías sentimental y a mí me encantó? Pues porque no fui al contenido, no me metí en el matrimonio, ni en las fantasías con la vecina, ni en la desilusión, ni en mi primer beso, me gustó su manera (desde el personaje) de describirlo. Frases como: Me da un poco de vergüenza contarlo, pero mi primer beso verdadero tuvo sabor a guiso“
      Sí, puedes salir a la calle y preguntarle a veinte personas a qué le supo su primer beso y nadie dirá a “guiso”, tal vez digan sabores impensados, pero no a guiso con pedacitos de arvejas. Otro detalle es esa aclaración escueta al final del primer párrafo: Yo tenía 13 años.
      Otra parte: Yo era de esas personas que tienden a relacionar el amor con las chucherías que se colocan sobre los muebles. Más baratijas, más amor”
      Otra frase: ojos saltones y varios etcéteras.
      Y por supuesto, el final con el efecto de esa calle que leído en voz alta cierra poético. (sino que la calle se fuera metiendo -lenta y cadenciosamente- dentro de nosotros, que flotamos a varios centímetros del piso, algunos con sabor a guiso infinito en la boca)
      Ya ves, cada loco con su tema, a mí me resultó fresco, sin esas descripciones o finales rebuscados donde todos dicen: “Este texto tiene muchas interpretaciones” (Pero no dicen qué interpretaron porque no entendieron un caraj.)
      Ah, y lo de las arvejas soviéticas es cierto, todas las que entran a la isla provienen de Rusia, incluso hay un “baja y sube el telón” donde en todos los actos se ve al pueblo cubano llorando porque no quiere más (arvejas) mientras a la bahía de La Habana siguen entrando barcos cargados y al final, cuando se pregunta cómo se llama la obra, la respuesta es: Moscú no cree en las lágrimas.
      (Pésimo chiste, pero hay historias que quedan en uno)
      Bueno, ya he cotorreado bastante, me voy.
      Estoy pensando a qué me supo mi primer beso y no recuerdo con quién fue, debió ser muy malo. Hablo en serio.
      Hasta mañana.

      Eliminar
    3. Sé que está muy mal, pero muchas veces me autocensuro, hay diversos motivos que prefiero no tratar aquí. Lo cierto es que este texto, en otro momento, habría sido víctima de la censura.
      Estoy proyectando un cambio bastante grande para este espacio y una de las palabras que dijiste (fresco) define lo que se viene.
      Te creo lo de las arvejas, y me encantó para escribir algo, me imagino que lo habrás hecho.
      Un beso y gracias por este diálogo que rompe la frialdad de lo virtual.

      Eliminar
  55. El primer beso, es un estremecer de sensaciones, nuestros instintos devoran la temperatura y el sabor de esos labios entreabiertos, donde explota toda nuestra sensualidad y ternura contenida. Lo de la vecina exhibidora es un contrafuerte ante una relación descafeinada...jajajaja ..Muy bueno.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de neuronas efectuando otros miles de sinapsis para poder entender lo que sucede y procesar la nueva sensación: un beso.
      Perdón, me puse teórico.
      Gracias Paco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. El primer beso siempre es inolvidable...

    Besos llenos de admiración para ti.

    ResponderEliminar
  57. Creo que tendría también 13 o alguno menos y no me supo muy bien pero uno se empeña y se acaba acostumbrando, como con la cerveza.
    Un abrazo verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las comparaciones me han sorprendido, Sergio, pero la tuya con la cerveza me pareció destacable... porque es muy cierta.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  58. Siempre me haces sonreír, de verdad.

    Un beso.

    Este relato me recuerda a otro de los que una vez te leí, pero no me cuerdo del título...
    que coraje¡¡¡

    feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría saber cuál fue, es que mi memoria es bastante pobre.
      Me alegra tu sonrisa, Amapola.
      Un beso.

      Eliminar
  59. El primer beso tiene el sabor de la ignorancia y la ilusión, solo recuerdo saliva y una corriente eléctrica que despertó algo nuevo y excitante.
    La fantasía es un sueño a nuestra imagen y semejanza, mejor que la realidad porque la observamos desde la distancia; es como los amores que se quedan en el pasado no resistirían el presente porque cada cosa tiene su momento.
    Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permíteme que solo te agradezca el comentario, todo lo demás (creo) arruinaría tus palabras.
      Muchas gracias por contar tus emociones.
      Un beso, Alondra.

      Eliminar
  60. Habría tanto que escribir sobre los besos... y nunca acabaríamos. Infinidades de sabores, unos más cálidos y otros más fríos pero todos ellos diferentes entre sí. Siento mucho que hayas descubierto la realidad sobre tu vecina, a la vez que me asombra porque las mujeres suelen arreglarse más para salir a la calle, pero bien mirado ya no perderás más ese precioso tiempo que servía para sostener ese infeliz matrimonio. Busca otros guisos por otros lares, la gastronomía es infinita al igual... Buen relato, Humberto. Un fuerte abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto hablar de besos, me hizo pensar en el momento previo a un beso, cuántas expectativas, cuánta esperanza, qué momento tan mágico. Después viene la confrontación con el 'después' (así de paradójico), que anula todas y cada una de las expectativas o las multiplica.
      Un abrazo grande, Bosón.

      Eliminar
  61. Humberto:
    Otro maravilloso "sánguche"; relleno con la decepción por el pescado: de soñar un bello y sabroso salmón rosado, a descubrir un horrible bagre sapo.
    Y que posee, como las dos tapas del emparedado, a un par de labios femeninos, que ameritaban un relleno superlativo.
    Otra obrita maestra, Don Dib...
    Un muy fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder en la vida real, pedís un sándwich que parece cargado y apetecible, pero luego es pura miga y hasta el jamón está un poco pasado.
      Muchas gracias por ser tan amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  62. Cuantas "muertes en vida" se sostienen con las/los del 3º A - No se porqué se la ha hecho creer a la gente que tiene derecho a ser feliz. Sería más fácil si todos creyéramos que la tristeza/resignación es parte de nuestro ADN. No recuerdo el gusto del primero mío, pero sí que ella tenía mal aliento. Pucha y ahora me hiciste recordar a una inglesa que tenía gusto a Bovril!! (no te estoy jodiendo) Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo sucede con la justicia. Hace poco una persona MUY cercana me decía, llorando, que no era justo lo que le había pasado. Entonces le dije algo muy parecido a lo que comentás, que nadie nos dijo que la injusticia es parte de lo humano, que el mito de la justicia (terrenal o divina) puede hacernos más daño que el más cruel de los sujetos.
      Te creo, a mí me tocó una con restos de gravy, por contarte algo suave.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Y sí, otro mito que habría que desenmascarar. Pero como dicen a menudo: por algo está vendada...¿Será que no querrá ver las cagadas que se mandan en su nombre? Sería bueno que cada tanto uno viese Lord of War/Blood Diamond, entre otras cosas pq cuando te despertás a la mañana siguiente es como te sentís un poco más feliz. Abrazo!

      Eliminar
    3. Desenmascaremos mitos, Ato, yo me prendo...
      Más abrazos.

      Eliminar
    4. For instance: The Beatles suck! jaja! Abrazo!

      Eliminar
    5. Las mujeres no sirven para cantar rock ;)

      Eliminar
    6. Yer jest beggin for it, ain't ya? Además un comentario politícamente incorrecto en tu blog será un síntoma de una posible gestación de "in your face attitude" que se independiza de santuarios externos ? "If you build it, they will come" decían en Field of Dreams....Abrazo!

      Eliminar
    7. Siempre se puede recurrir a la justificación de 'lo que dije en su blog fue para dejarlo conforme', o algo así.
      Más abrazos.

      Eliminar
  63. Que comicidad... no puedo dejar de pensar en mi primer beso.
    Yo tenía 14 años y aún no me olvido lo "pésimo " que resultó, ¿nadie le habrá enseñado que alguna vez debía lavarse los dientes? ... sin palabras.
    Besos que marcan.
    Excelente relato Humberto, siempre es un placer leerte, te dejo un abrazo desde este otro lado del charco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que muchas personas (principalmente a esa edad) no se imaginan que justo van a dar un beso, sumado a que los nervios generan sequedad en la boca y... uf, desagradable.
      Muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
  64. Encuento hueco para visitarle después de una prolongada pausa veraniega y me alegro de hacerlo, Sr. Dib, porque es garantía de satisfacción.

    Destaco de esta pieza particular y arriesgada cómo consigue usted, enseñarnos un mismo sentimiento de forma tan reversible y distinta. Mis aplausos.

    Le dejo un abrazo con la esperanza de poder retomar mis rutinas lectoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas visto la reversibilidad del texto, es como ver lo exterior y el forro de un mismo abrigo.
      Muchas gracias por tu espacio para leer este blog.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  65. el primer beso nunca se olvida y el primer amor siempre se recuerda...
    me hiciste rememorar el pasado mi amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado está siempre presente, a veces demasiado, lo cual es una señal de alarma. Tiene mucho que ver con la edad.
      Un abrazo, Milton.

      Eliminar
  66. Quizá sea así, y todo lo horrible de las experiencias se vaya diluyendo con las barriditas cotidianas. Y ese beso guisado sea lo mejor del mundo,. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo de que sea así, de que nos vayamos convenciendo y creamos que lo horrible se vuelve aceptable. Mal.
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  67. En cambio, mi primer guiso debe haber sabido a beso, ahora lo sé. Hay que besarse más. Y guisar, guisar, guisar.

    Abrazo, HD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que trataba de explicarle a una chica en un parque este domingo, pero no tenía nada de poético, no aceptó.
      Un abrazo, Rob.

      Eliminar
  68. Suerte la tuya. Yo sólo he visto desnudarse por la ventana a una vecina con ochenta y siete años, y pellejos colgando por todos lados, y con arrugas hasta en las arrugas. El primer beso mío me supo a boquerones rancios, claro y es que la tía estaba todo el día apañando pescado. Están mejor los tocamientos.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez podría darse el caso al revés, Rafa, desde la ventana puede parecerte una pasa de uva, pero en persona es una Afrodita. Uno nunca sabe cómo distorsionan las imágenes los vidrios.
      Veo que tienes mala suerte en todos los aspectos, uf...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  69. No pude evitar reír con el inicio.

    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, bueno, en cada persona causa efectos diferentes, a mí el principio me dio dolor de estómago, pero se me pasó enseguida. ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  70. Me recomendaron tu blog y estaban en lo cierto... es de gran calidad literaria. Volveré a menudo. Yo apenas empiezo en este mundo bloggero pero espero tener un blog a la altura. Les invito a todos y a ti especialmente, Humberto, a que lo visiten. Un abrazo.
    Aldonza.
    http://lecturaalahoradelte.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, muchas gracias a ti y a quien te haya recomendado este espacio.
      Bienvenida a este mundo tan particular.
      Ahora voy a visitarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  71. No recuerdo el sabor del primer beso, lamentablemente no fue de los que te hacen recordar, pero si recuerdo el del último, sabía a tabaco, muy rico para una exfumadora, y a adiós sin acritud.
    No subestimemos la imaginación por una imagen fugaz en la puerta. Esa es otra mujer, la vecina del tercero es el summúm de la sensualidad :)
    Qué gran entrada, tierna, erótica, con bofetada de realidad...genial!!!
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea mejor recordar el último que el primero, no lo había pensado.
      Aclaro, yo no la subestimé, fue ese personaje mío que no sabe de sensualidades, me parece.
      Una entrada diferente, digamos.
      Un beso, Nurocas.

      Eliminar
  72. Soy un soñador que admira el sabor de los besos, esa realidad sería una pesadilla. Mi realidad es el beso. Este relato me ha hecho volver atrás... lo pasado, pasado está. Pero me pongo a pensar en el presente y siempre llego a la misma conclusión: presente significa regalo.
    ¡Un abrazo, Humberto, y muchas gracias! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estás dominado por la polisemia, lo cual no está nada mal.
      Un abrazo, Jorge, soy yo quien te da las gracias.

      Eliminar
  73. La inocencia de los trece años y ese primer beso nos llega a través de tu ingenioso relato…Me lleva a recordar…

    Un cálido abrazo. Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sean recuerdos lindos.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  74. Un buen relato con dos historias: la que comienza con un beso con sabor a guiso (qué asco) y la otra con striptease a bordo, o mejor, desde otro apartamento (esto lo he visto yo mucho acá en Suecia); lo cierto es que entre guiso (quiero decir beso) y striptease vuela la imaginación humana y que tanto lo uno como lo otro nos puede llevar a soñar, a hacernos ingrávidos y flotar ebrios de felicidad o, lo contrario, a desencantarnos como le sucede al personaje de la historia al encontrarse con aquélla mujer que lo había convertido en un perfecto voyeur.
    Un relato para estudiar las reacciones sicológicas de los humanos.
    Fantástico mi estimado Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre esos dos polos que señalas, transcurre la vida, ¿o no es eso, solo ilusionarse para desencantarse y luego volverse a ilusionar?
      Muchas gracias por tus palabras, Gustavo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Me la dejaste servida, calderinha mía, me dan ganas de contarte cómo fue mi primer beso, pero por ahora paso, dejaría salpicada la pantalla...la culpable fue Sarca, la cosa era sólo juntar los labios y jugar un poco con la lengua, pero no, la puta tenía que ponerse ansiosa.

    Dib, hermano, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es 'Cadelinha', escríbelo 100 veces en la pizarra.
      La ansiedad de Sarca es conocida por estas tierras, dicen que se ha cobrado unas cuantas lenguas y que ha partido decenas de dientes, pero que sus besos nunca los olvidas.
      Un abrazo, querido Sarco.

      Eliminar
  76. Trataré de recordar, que ¡hay que cerrar la ventana!!!!jajajaja!!!!
    Primer beso?
    Primer sexo?
    Creo que el primero, viene a ser "el primero", después de pocos o muchos intentos,hasta que de verdad, se encontró la esencia de esa magia que nos hace recordar el momento con latidos y suspiros de recuerdo bello, no importa cuanto tiempo haya pasado
    Los anteriores para mí...son pseudos jajajaja!!!!
    Es como cuando aprendimos a montar bicicleta...las caídas, no valen!!...el primer día, fue cuando sentimos el volar en dos ruedas jajajaja!!!!
    Pero tu cuento...¡como siempre genial!!!!
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lleva su tiempo, hasta dar un buen beso, algunos nunca lo consiguen, pero ¿qué novia, marido, amante, se animará a decírselo?
      Sí, cierra la ventana, uno nunca sabe quién puede estar atento a lo que hacemos.
      Un beso grande, Gizela.

      Eliminar
  77. Cuánta realidad en este cuento! Me encantó la forma, el fondo, la exposición, el lenguaje en general, la creatividad, el tono, la maestría y el derroche de una inteligencia preclara, que admiro y degusto en tus cuentos. Te felicito Humberto. Una vez más ha sido un placer leerte, encontrarme contigo, no en la puerta de la calle, pero sí en la cocina de tu alquimia literaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es siempre un motivo de alegría verte por aquí, Julie, y siempre me digo: querría tener el tiempo para devolverte el afecto como lo mereces.
      Muchas gracias, esta semana sí o sí paso a visitarte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  78. Hola. Me dijeron que valia la pena venir y no se equivocaron. Tienes un estilo muy propio eso es lo mas destacable de tus cuentos.

    Un saludo respetuoso.
    Jaime

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jaime.
      Y saludo a quien te recomendó el blog.
      Abrazos.

      Eliminar
  79. Leí el texto y los comentarios, me sorprendió que cada uno haya sentido cosas tan diferente pero se nota mas que a todos nos llegó lo de los besos. Mas a las mujeres que recordamos esas cosas como grandes tesosros.
    Mi primer beso fue hace muchos años, con un niño de mi vecindario, no fue muy interesante :(

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Sabrina, para algunos el recuerdo viene con un aire de ensueño, para otros con vientos de dolor. Es la vida.
      Espero que ese vecinito no visite este blog, tal vez él sí lo crea el mejor beso.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  80. Me ha gustado mucho la lectura Hum. Desde luego que rescatar recuerdos así es un gran tema, realidades y ficciones, y lo mejor, que todo termina en nuestra imaginación en el preciso instante en que queremos que lo haga...y a partir de ahí, las cosquillas que te recorren el interior son "distintas". Eres fantástico. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todo comienza y termina en nuestra imaginación, no hay forma de decir algo neutro, cada uno lo lee con esa magnífica herramienta que es la mente, con todo su caudal de vivencias y fantasías.
      Tú sí que eres fantástica, hablemos claramente.
      Un beso.

      Eliminar
  81. esta vez has cumplido mi sueño hablaste de amor!!
    entiendes porque te necesito??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hablé de amor? Y yo que habría jurado que... en fin, son interpretaciones.
      No creo que nadie me necesite, lo digo en serio.
      ¿En verdad no quieres ir al blog de ......? A él le encantan estas cosas.

      Eliminar
    2. ESTA NOVELA ME ESTÁ PONIENDO MUY NERVIOSO, QUIERO SABER COMO TERMINA YA!!
      JAJAJA

      Eliminar
  82. Los recuerdos distorsionados, para bien y para mal. Somos directores y guionistas de nuestro pasado.
    Al final, los recuerdos son lo que creemos que fueron.
    Sencillamente tierna la historia del beso.
    Matrimonio destinado al gris.
    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y actores, Alberto, y muchas veces ni siquiera el principal. Todo un tema.
      Muchas gracias por tu comentario, traté de ir a tu blog pero no encuentro el link.
      Un abrazo.

      Eliminar
  83. Tu relato se hace ameno y cotidiano, empleas un lenguaje sencillo "a propósito", (creo yo...) La edad tiene que ver con el sentido de los sucesos que acompañan a nuestra existencia. En la adolescencia no se entra en detalles, son las sensaciones que producen los mismos las que imponen. En base a esas impresiones se puede marcar el falso ideal de una vida compartida (por amor, claro que con más edad y una realidad latente se es consciente que hacen falta no solo sensaciones, hay que tener en cuenta otros parámetros y es que no es lo mismo el contenido que el continente. Jajajajajajaja (perdón). El más bello envoltorio puede dar sorpresas en su interior... No es que tu protagonista tuviese pocas luces jajajajajaja (perdón de nuevo) Su idea recordada era "la esencia" del amor compartido (13 añitos) y la convivencia es otra cosa. Luego viene el otro lado de la moneda, en busca de ese "efecto" de juventud, se tropezó con lo inesperado... y es que las apariencias engañan (no es oro todo lo que reluce) y menos mal que no subió hasta el 3º A...con los ojos vendados jajajajajajajajaja. Muy bueno tu relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que el personaje es 'sencillo', por eso traté de adecuar el registro a sus características, pero sencillo y todo, se hace los mismos cuestionamientos y tiene las mismas nostalgias que todos.
      Lo del 3° A nos pasa también, la fantasía puede ser demoledora, para ambos lados.
      Un beso, Lumi.

      Eliminar
    2. Hola Humberto, es un relato magnífico. No es nada fácil como bien dices caracterizar un personaje y sacarle todo el partido que les has sacado a tu protagonista. Así es, todos, absolutamente todos nos hemos planteado en alguna ocasión esa búsqueda de la primera sensación y hemos sentido nostalgia. La imaginación es ilimitada de ahí, que luego lleguen las decepciones. Es un relato que dice mucho más allá del matiz irónico y/o gracioso que les ha dado. Por eso es doblemente bueno. No sé si habré estado acertada en mi comentario, ya sabes que para cada lector el significado puede ser diferente. Un beso amigo.

      Eliminar
    3. Has estado acertada, porque es lo que has sentido. Hay un término técnico de la psicología, se llama: 'Poder discrecional del oyente (lector)' que implica que siempre la última palabra la tiene el que recibe el mensaje, aunque hayamos querido decir negro, alguien puede afirmar que escuchó blanco, y lo extraño es que... tiene razón.
      Gracias por tu interés y por tus palabras de aliento.
      Más besos.

      Eliminar
  84. Qué bien lo has descrito!Así son los besos, probamos y probamos hasta que encontramos al molde perfecto que se amolda a nuestros besos.
    Un saludo, besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuanto se demora a veces...
      Un abrazo, Vanessa.

      Eliminar
  85. Eres malo, Humberto. Cada vez que bese recordaré el sabor de los guisantes (en mi tierra arbejos). Menos mal que unos labios siempre, siempre me hacen flotar.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arvejas, guisantes o arbejos, todos nos dejan esas partículas tan desagradables que solo podremos olvidar (o dejar de lado) por amor.
      Eso andan diciendo por ahí: que soy malo, como escritor, entre otras cosas ;)
      Un abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  86. Buenísima entrada.
    Me ha hecho reír la frase, "a más baratijas ,más amor: Cálculo idiota"
    La verdad es que el primer beso nos hace soñar, mantener ese encanto es tarea complicada. En la mayoría de las veces sucede esas desesperación que nos hace ver al vecino encantador, cuando en realidad solo es un pequeño sapito haciendo striptease desde su habitación.
    Pero bueno, hay que ser positivos y pensar que después de la ensoñación del primer beso, seguiremos recibiendo muchos más que nos eleven del suelo... tengan el sabor que tengan.

    Muchas gracias por tus comentarios en mi casa, a pesar de que he estado totalmente desconectada de blogger y de visitas varias.
    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo pasó que hizo que necesitara visitarte, lo más probable es que simplemente te extrañara. No importa cuántas veces, ni aquí ni allá, pero que cada tanto sepamos el uno del otro.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso grande.

      Eliminar
  87. El primer beso nunca se olvida por lo especial, unico, soñado, imaginado... y esperado pero con gusto a guiso, jaja, siempre sorprendente, amigo!
    Despues, todo es transcurrir y toda una vida intentando repetir la sensacion de "ese" beso... con gusto a guiso?
    felicidades por tu estilo unico e inconfundible que es todo un sello: el transcurrir del tiempo, y como lo recordamos.
    Lo que me encanta de tus historias es que cada uno de tus lectores acomodamos esa remembranza y decimos: esta es "mi" historia, y es diferente entre sí para cada lector.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Carolina, cuando son lindas, agradan, cuando las dice alguien que lee mucho y bien, enorgullecen.
      Un beso grande, pero sin sabor a guiso.

      Eliminar
  88. Siempre he pensado que las cosas solo se viven una vez, el resto son solo imágenes parecidas porque intervienen factores y desaparecen otros extremadamente importantes como es el desconocimiento. Pasar la vida intentando repetir esos momentos, sean cuales sean, son pérdidas de tiempo. Lo que vale la pena es buscar nuevas sensaciones que no se parezcan en nada a lo vivido. Es entonces cuando podemos volver a "sentir por primera vez de nuevo". Hay quien tiene suerte y se conforma con esas imágenes suplantadoras, otros como tu protagonista y yo misma, viven con la continua necesidad de cambiar de actividad porque se le caducan enseguida. Mostraste muy bien ese sentir triste por no encontrar lo que verdaderamente nos llena el alma. Muy bien maestro.

    Abrazos norteños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de la memoria me apasiona, también (si puedo asociarte a esto) tengo una mente científica, para que tengas una idea, este relato nació de una foto que vi en el diario, hace unos días, de la 'formación del primer recuerdo', era una neurona creando nuevas sinapsis luego de acontecido un hecho. Los avances científicos me maravillan, pero fíjate que no me quedo con esa versión en la que creo y me atrapa, sino que trato de darle una vuelta más literaria, como si a mi cabeza de laboratorio necesitara oponerle mi corazón de biblioteca.
      En fin...
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  89. ¡Ay la noche, qué malas pasadas nos juega! Todo sea por conseguir ese minuto que nos hace flotar. Encuentro interesantísima esta entrada porque de manera indirecta interpela al lector: ¿Cómo fue tu 1º beso?
    Gracias Humberto por los mensajes que me has dejado en el blog. Con todo mi cariño inmenso abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto, cada uno fue sintiendo que el relato le hacía esa pregunta que jamás fue formulada expresamente. Me encanta cuando un lector detecta esas sutilezas, me hace sentir que valió la pena.
      Es que se te extraña, a qué negarlo.

      Eliminar
  90. Hombre a veces creo que cuentas mi vida, jeje!

    Cada semana algo brillante, por eso vengo y siempre te seguiré.

    Abrazo sin guisantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro, no sé qué decirte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  91. SIEMPRE ESPERO HASTA EL FINAL PARA DEJARTE UN COMENTARIO PORQUE YO TE LEO YA EL PRIMER DIA, PERO ME GUSTA LEER LOS COMENTARIOS TAMBIÉN SIENTO QUE ALGO ME UNE A CADA LECTOR, ES COMO PERTENECER A UN GRUPO DE GENTE MUY LINDA.

    LAMENTABLEMENTE ESTOY PASANDO POR UN BAJON AMOROSO, ASÍ QUE TU RELATO ME TRAJO EL RECUERDO DE LA MUJER QUE YA NO ESTA AUNQUE EL GUSTO DE SUS BESOS NUNCA LOS OLVIDARÉ. ESO TE LO JURO.

    UN FUERTE ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento que estés pasando por un momento así, Christian, no sé si te sirva de consuelo, pero el tiempo ayuda a olvidar y a traer alguien nuevo a nuestra alma. Peroname, no quiero ser un 'consultor sentimental', pero hay mensajes que me llegan, es probable que porque a todos nos tocó vivir esa experiencia.
      Un abrazo grande y muchas gracias.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?