8 de diciembre de 2010

Segundo tiempo

Después de veinte años, por casualidad me encontré con Alejandra en una calle del centro. Fue un momento extraño, ninguno de los dos decía nada, pero ambos queríamos tender un puente con el cual pudiésemos atravesar rápido esa fosa que el tiempo colma de alimañas. Sin mucho acierto, farfullamos algunas palabras que apenas sirvieron para poner más en evidencia nuestra incomodidad. Para salir rápido del ridículo, la invité a tomar un café y charlar un rato. Qué más da, pensé, esa tarde no tenía mucho que hacer.

Ella hablaba y yo la miraba sin prestar demasiada atención a lo que me decía, la observaba absorto mientras mi cabeza trabajaba a una velocidad superior a la habitual. El problema era que esta Alejandra se había convertido en una caricatura de aquella chica que había estado conmigo hacía dos décadas. Sus rasgos eran los mismos, pero estaban exagerados, desvirtuados por la caja de resonancia de los años. Recuerdo que me dijo que todavía seguía viviendo en el mismo barrio, que se había casado, que tenía un hijo y que ese hijo era hermoso e iba a sexto grado y… Entonces sacó una foto de su carterita marrón y me la alcanzó. La miré simulando interés y se la devolví enseguida junto a una sonrisa falluta. Alejandra comenzó a recorrerla con el dedo índice a la vez que me contaba que en muchas ocasiones había pensado en mí y que había querido verme, pero que no había tenido forma de encontrarme. Me confesó que no estaba bien con su marido, que iban a separarse y que cientos de veces se había preguntado qué habría sido de nosotros si nuestra relación hubiera prosperado. Ahí me lo largó:

-¿Cómo crees que sería volver a casa... a nuestra casa, si ahora viviéramos juntos?

Le aseguré que no tenía la menor idea y, levantándome, le dije que debía irme sin falta. Dejé un billete de $20 sobre la mesa, y en una servilleta de papel manchada con café le dibujé cualquier número de teléfono.

¡Llamame, eh!- la animé.

114 comentarios:

  1. Hola

    Todos huimos en alguna que otra ocasión.

    Veinte años... este finde un amigo dijo lo de "hace veinte años" y todos pensamos que el tiempo pasa más deprisa de lo que nos parece.

    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Penas recibí el mensaje de la actualización de tu blog me metí a ver que habías escrito.
    Otro cuadro, otro pequeño cortometraje, otra escena de la vida cotidiana elevada al máximo nivel.
    Soy una fiel seguidora de tus escritos, porque de verdad que los encuentro sorprendentes. Caro.
    Bessossosss

    ResponderEliminar
  3. River, esta semana has sido el primero y te aseguro que me alegro de ello, pues me muestra tu verdadero interés y apoyo por lo que escribo. La mayoría de las veces es un amigo de la "vida real" quien deja su parecer, pero ya es tiempo que comience a pensar que hay amigos, a secas, sin otro calificativo. Un gran abrazo.
    Carolina, hablaba de vos, siempre atenta y tan buena conmigo, espero que no te haya molestado compartir estos primeros comentarios con River. Por cierto, invito a todos a pasar por su espacio, es sólo picar en su nombre o denajo a la derecha del blog donde dice "El aposento de Friki".
    Un saludo a todos los que vengan y muy buena semana.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  4. Great mate! This time I've got it with google translator, probably it is not exactly what you wrote, but I think I'm pretty near.
    Cheers from London.
    F.

    ResponderEliminar
  5. El amor, el ridículo, las trampas del destino, los engaños sombríos, las pequeñas miserias. Esos son los temas que más me gusta que escribas. Te dejo un beso enorme y mis felicitaciones por tan buen blog.
    Sabri.

    ResponderEliminar
  6. Yo te hago solo una pregunta. Habría sido distinto si la vida no se hubiera cebado con ella?. Si en vez de encontrarla envejecida y fea, hubiera aparecido radiante y bella, hubieras actuado igual?, no creo que en ese caso le hubieras dado un nº al azar.

    Creo que la mayoria actuamos de igual manera ante ciertas incomodidades.

    Un abrazo sincero desde mi distancia.

    ResponderEliminar
  7. Esta clase de reencuentros te aclaran de una vez por todas si ese gran amor te produce la misma emoción. En este caso, era de salir corriendo. JA!
    Me gustó haberte leído porque tienes mucha facilidad para contar historias.
    Te deseo muchas cosas buenas para estas fiestas que se acercan y lo mismo para el 2011.

    ResponderEliminar
  8. Siempre nos preguntamos el que será, de aquella persona que alguna vez le tuve cariño, de aquel primer amor, de aquel primer beso regalado a ese primer hombre.
    Pero a veces creo que es bueno quedarse con la pregunta del que pudo ser...
    Antes de pasar por un desengaño amoroso.
    Quizá ese café fue la mejor solución aquella pregunta incierta que tanto se hace uno a menudo.
    Muy bueno... Me encanto Humberto como siempre un gustazo leerte...
    Besos y saludos!!!
    PD: Gracias por la presión de otro día ... me hizo volver a escribir jaja!!
    Naty

    ResponderEliminar
  9. me encanta como escrbes.Me veo yo misma en la situación.
    A mí no me ha pasado esa situación.Quizás no es bueno desenterrar las amistades o amores del pasado.Pero ya sabes....al menos yo creo, que hay amores que de alguna manera siempre están vivos.
    Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. Entonces, no fue un amor verdadero. Cuando el sentimiento perdura, las arrugas, las adiposidades, y las canas pasan a un segundo nivel, porque por encima de ello persiste su interior, y eso no lo cambia nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. En veinte años nos podemos encontrar con otra persona distinta a la teníamos en la cabeza.

    Ese café fue como pasar página, pero más vale no dar ningún teléfono que dar uno falso, creo que es más honesto.

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo

    Que bonito comentario. Me ha encantado leerlo.
    Suelo comentar cuando leo la actualización... ayer tuve suerte, había trasnochado más de lo normal ;)

    Y muchas gracias por la publicidad XDDD
    Todos invitados, me gustará que se pasen.

    Un gran abrazo de un amigo desde España.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Quizás hasta un poco cruel, pero después de veinte años y recuerdos perdidos quizás no se puede pedir más que ser sincero con uno mismo.

    Un besazoooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  14. Vaya !
    Parece que la historia se repite !
    un besito Humberto
    sonia

    ResponderEliminar
  15. Que momento. Con el tiempo todo cambia, todos cambiamos. Es difícil ver de la misma manera a una persona después de que pasaron veinte años. Que pregunta largo al final. Fatal...Abrazo

    ResponderEliminar
  16. Aunque nos empeñemos en creer que nada cambia,hay algo movilizandose siempre en cada uno de nosotros, que no puede y creo tampoco "debe" detenerse, crecer es seguir viviendo, lejos de que "pudo ser".

    Genial y realista como siempre. Besos, Humberto.

    ResponderEliminar
  17. Creo que fue Bernard Shaw quien dijo que el único que lo conocía era su sastre porque le tomaba la medida todos los años.
    Si en tu texto el narrador se encontró después de veinte años con Alejandra, ella tampoco sabía que él no era el mismo después de veinte años.
    El texto me parece bueno, muestra el cinismo de muchas relaciones humanas.

    un abrazo.

    Araclei

    ResponderEliminar
  18. El tiempo pasa y las huellas no se borran. Buenas o malas siempre quedan plasmadas en nuestro ser.
    Que si hiciste bien, que si hiciste mal en actuar así, yo creo que fue lo mejor porque no lo pensaste dos veces.
    Discernir Humberto, discernir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, una asignatura pendiente que no va a recuperarse nunca...

    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
  20. Oh, my God! leyendo esto, ratifico con gusto mi filosofía de vida. Desde muy chica trato de no tener cuentas pendientes. Lo que no fue, ya está. Me gusta que quede enrredado en las telarañas del pasado. Disculpem la honestidad brutal, pero no me apetecen los recuerdos con olor a naftalina. MUY BUENO el post Humberto! Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Amigo Humberto:
    Nuestra mente enquista las vivencias y no envejecen; nosotros, sí. Ellas se mantienen inalterables, pero nosotros no, porque el tiempo y nuevas experiencias nos hacen cambiar.
    Nada es como fue. Muy buen relato.
    En tijerasdepapel he puesto una nueva entrada en la que abordo cómo afrontan el paso del tiempo las socieades acomodadas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Curioso pero sin embargo muy cierto (y muy común)
    Muchas veces ocurre, en lo personal también.
    Y me he marchado de aquella mesa y ni siquiera he dejado un número telefónico escrito en la servilleta.
    Y me he alejado no por las arrugas ni por el cambio físico.
    Sino porque: "Cuanto ha cambiado" "Ya no es la chica con quien me divertía cada dia, hace años" "Como ha cambiado su manera de pensar"
    Eso ocurre, el tiempo cambia a las personas/las personas cambian con el tiempo.
    Quizas ella era la misma y YO era el que ha cambiado y me ha echo ser poco tolerable.
    Que gran relato amigo mio, que manera de identificar.
    Un abrazo!
    Andrés Z.

    ResponderEliminar
  23. Sabes lo que me ha gustado, ese toque de sarcasmo sentimental...y cómo es posible, se puede ser sarcástico y sentimenl, después de 20 años...
    Gardel en su maravilloso tema dijo que 20 años no es nada, pero ya lo creo que lo son, pero definitivamente si hubiera existido el verdadero amor, ese que no ve el paso de los años, te aseguro el número de teléfono era el de tu móvil.

    Me ha encantado tu relato Humberto, muy de lo real y cotidiano, sucede más de lo que creemos....ayyyyy, me habrán dejado algún número falso?

    Mi agradecimiento por visitar mi rinconcito, humildemente, te sigo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Ni puentes ni na. por patas saldría yo igual que tu claro.
    saludos

    ResponderEliminar
  25. Hola Humberto: paso por acá para agradecer que te haya gustado mi blog y para chusmear un poco. Textos breves y que cierran, me han gustado tus crónicas. Y este último es muy bello. La imagen final de un papel (que para agregarle más dramatismo lo imagino sucio o arrugado) dejando nada a lo que fue un recuerdo y hoy es un fantasma. Saludos y nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  26. Humberto,
    gostei bastante de como escreve. Achei ralista, e sua escrita tem uma coloquialidade deliciosa. E o seu blog todo, é muito legal...
    Abraço,
    sua seguidora,
    Patrícia.

    ResponderEliminar
  27. Ese despecho, ante ese pasar del tiempo frente a alguien que en un momento has amado, es así tal como lo describes, y te das cuenta que se fue aquel encanto, que no te explicas cómo pudiste amar a esa persona que está frente a ti, y ya no sientes nada, y ya no puede ser lo que fue... Si, así es Humberto, tal como lo has descrito. Me ha encantado el fondo y la forma. Muy muy bueno. Felicidades.

    ResponderEliminar
  28. Esa sensación ácida que nos deja el tiempo cuando entre sus manos sólo ha habido ausencias, espanta en primera instancia.
    La segunda lectura está en nuestro interior y saber en qué medida y de qué forma, nosotros mismos le hemos sobrevivido.
    Cruel, pero real.
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  29. Hola Humberto...te vi en el rinconcito de Alborada y vine a dejarte un saludo...con este escrito que compartes se me vino a la mente una canción de José José ( Ya lo pasado , pasado) Te deseo una bella tarde y un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Veinte años son muchos años, no se puede retomar de un trago lo que lleva tanto tiempo perdido, en el olvido, más cuando parece no haber sido un verdadero amor, pues de ser así, nada importa, todo bulle en el interior, es como el fuego dormido.Me gustó esa descripción del puente que uno quiere tender cuando se presentan "esas ocasiones".
    Gracias Humberto, por llegar a casa, así pude llegar yo hasta ti, hay varios compañeros conocidos, por lo pronto me gusta lo que leo, así que yo también me quedo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Muy desinteresado.. pero a veces es lo mejor que se puede hacer, ignorar. Muy buen relato :) Como todos!

    ResponderEliminar
  32. Hola Humberto.

    Observo que no te hacen falta seguidores así que me limitaré a leerte ya que me gusta tu estilo; he dicho estilo y tal vez con lo que verdaderamente estoy de acuerdo es con esa frase que dices, respecto a escribir cosas bellas. También soy algo rara ,ya que tampoco puedo escribir siempre. Soy un producto de la melancolía y es en esos estadios cuando escribo mis sensaciones más ... bueno me encanta tu blog y tus escritos. Ahora es un poco tarde para mí, pero volveré.

    Gracias por tu visita, ha sido un placer llegar hasta aquí y leerte.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  33. Es el desafío de encontrarte después de 20 años con alguien con el q compartiste algún tipo de afecto.
    Esto no sólo sucede en este tipo de relación, sino en la de un amigo, con un grupo de egresados, etc...
    La estética es una parte, pero es mucho más impactante cdo. su forma de pensar rebota en contra de nuestro recuerdo.
    Un barzo!

    ResponderEliminar
  34. Me siento identificada con eso que escribiste.. ¿alguna razón para huir? ..el preguntarse que hubiera pasado si.. ains cuántas veces pensé yo eso.
    obviamente te sigo yo tambien, me gusta el blog :) y gracias por pasarte! un beso

    ResponderEliminar
  35. Hace poco una amiga se encontró con mi primer amor de los 14 años. Con la ingenuidad que a veces suelen tener los hombres, él le dijo "yo tendría que haberme casado con Ana". Le preguntó cómo estaba yo y ella, además de contarle sobre mi vida le dijo que yo estaba igual a... hace taaantooooos años. Él le dijo, y me encantó su coquetería, que no me dijera nunca cómo estaba él. (Pelado, gordo, casi irreconocible según ella). Pero quieren que les diga una cosa, tanta ternura fue en aquellos años, tan importante, que ni todo lo irrecuperable (figuras, historias) va a poder borrar la estela de ese gran amor.
    Y ahora: no pude encontrar a ese hombrecito aplastado como un felpudo que me prometiste en un post. ¿Estaba y no lo supe ver?
    Muy sentido tu relato.

    ResponderEliminar
  36. Eres un excelente narrador, Humberto, y me ha gustado ese retrato interior que haces del personaje protagonista, del propio narrador, con su conducta hipócrita hasta el final, con ese número de teléfono ficticio y ese "llamame", que me lo imagino acentuado como palabra llana, tal como lo diría un argentino.

    Y es que la vida cambia y nos cambia y lo que ayer deseábamos, quizás hoy nos hastíe.

    Un beso grande y muy feliz fin de semana, amigo mío.

    ResponderEliminar
  37. Humberto: Y las inyecciones de colágeno? y las fabulosas cirugías plásticas?, es probable que Alejandra no haya recurrido a eso, sino ¡quién sabe cómo te hubiera visto ella a ti!
    Jajajaj, en mis tiempos no había todos esto recursos, sino ahora sería una viejita con senos firmes, trasero liso y a lo mejor con Alzheimer.
    Cariñosamente: DK

    ResponderEliminar
  38. Mmm... veo que la mayoria entiende que el tiempo hace feas a las personas, a ver si dicen lo mismo en unos años (mwahahahaha)

    El cuento es bueno, interesante por ser realista, y veinte años me dan ñañaras, si pienso un poco en como era hace diez años y lo que soy ahora y ver que practicamente solo tenemnos los recuerdos en comun (mas el equipaje obligado como humano) uno cisno tal vezx pero veinte, mejor ahi le dejo

    ResponderEliminar
  39. Me pregunto que haría yo en una situación así... espero que haga lo que tu! :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  40. Pasaron muchos años...Tal vez yo habria hecho lo mismo.

    Me encanto el relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Pues la verdad es que la reacción del personaje principal es comprensible. Si no está interesado no conviene perder el tiempo.
    Excelente relato. En muy poco espacio toda una historia. A pesar de la tristeza, delicioso.

    ResponderEliminar
  42. El paso del tiempo te hace ver las cosas de distinta manera. Gran relato Humberto miles de gracias por compartir y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  43. Es que si.. que hacés? Te suelta todo ese rollo alguien que fue y que ahora es de nuevo frente tuyo pero desdibujada.. que hacés? Para que pintarle el mundo color de rosa?

    Por ahi uno presta la oreja y lo dejan aturdido, por ahi uno da la mano y lo tironean hasta el piso.-
    Cosas que pasan, para mi mejor.. mejor lejos de problemas ajenos hasta que estén resueltos, mejor no entrar en la neblina

    Saludos para voce!

    ResponderEliminar
  44. Cotidiano y genial, voy a empezar a seguir tu blog.
    Te invito a hacer los mismo con los míos: http://decadadeautoexilio.blogspot.com/ http://mivozmipalabra.blogspot.com/
    http://laletralate.blogspot.com/

    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  45. Quiero agradecer los hermosos comentarios que hasta ahora han dejado, es un honor, un orgullo y un gran placer sentir que lo que uno escribe no queda flotando -huérfano de lectores- en el éter del cyberespacio.
    Les deseo a todos un buen fin de semana.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  46. Hola Humberto. Gracias por visitar mi blog. Me encanta lo que escribís, empecé a leer la última publicación, me entusiasmé, seguí con la anterior, y así pasé varias olvidándome del tiempo, de que tengo que ir a trabajar, preparar el almuerzo, alimentar a mis mascotas, etc. Te aseguro que, con un poquito más de tiempo las leeré todas.
    Desde ahora te sigo.
    Y saludos también desde Argentina!!

    ResponderEliminar
  47. Gostei de ler, meu amigo. Bonito.
    Por vezes deixamos pedaços nossos soltos no tempo e a vida resgata-os, outras vezes nunca mais juntamos a pontas do novelo e ele vive mal arrumado em nós a vida inteira.

    Mas enfim... não podemos chegar a todas ...
    :)
    Beijinhos.
    Maria

    ResponderEliminar
  48. Si lo cierto es que muchas veces a mi me dan ganas de huir desconectar de todo.

    un relato genial ,)

    ResponderEliminar
  49. gracias por pasarte por mi blog:)

    Me gusta la entrada, me parece preciosa y muy profunda!
    Yo también te sigo!
    un besoo! http://lenaluxur.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  50. Humberto: Tu narración, como siempre atrae y dá curiosidad para ver cómo se resuelve. Me gustó, y aunque me dan ganas de opinar sobre tu decisión final, me la reservo, porque lo tomo como una creación literaria. Saludos y gracias por hacer públicos tus escritos.

    ResponderEliminar
  51. Sigo pensando q Cortázar vive en vos.. Y eso hace q tus relatos sigan teniendo ese toque a "desencuentro" y a segundos tiempos..
    Quizás el protagonista se fue deprisa pq recibió pistas de dde podía encontrar a la maga..

    Espero te agrade mi comentario, Humberto.. Gracias por regalarnos estos maravillosos posts y un abrazo enorme..

    (No podré comentarte a partir de ahora como me gustaría.. Lo haré cuando los temas médicos me liberen, sí?
    Muchísima suerte en todo lo q emprendas..)

    Malena

    ResponderEliminar
  52. Clau Bet, diste en el clavo, por fin... No iba a comentarlo, pero ahora que lo has traído a colación me tomo esa libertad. Tres o cuatro personas dejaron comentarios muy divertidos, pero el más divertido fue un mail en el que la persona me decía algo así como: "No deberías haberla invitado a tomar un café. Me pregunto qué hubieras hecho si ella seguía linda... blablabla".
    La tipa me acusaba a mí, fue increíble. Me pregunto cómo hay gente que confunde la ficción con la realidad. Me dejó pensando en las razones que podían existir para que no se separasen estos tantos.
    A- La existencia de muchos blogs en los que se cuentan vivencias personales.
    B- La dificultad para separar las instancias Escritor-Narrador-Personaje.
    C- La posibilidad de que hechos personales hiciera que algún lector se identificase con el personaje femenino y provocara una respuesta subjetiva.
    D- Todas son correctas.
    Lo cierto es que me hizo dudar acerca de lo que debía subir aquí, imaginemos que posteo un relato de un asesino, ¿irán a denunciarme?, ¿dejarán de leerme por homicida? Yo sé que toda forma de arte puede encerrar fantasías del creador, pero se trata de eso justamente, fantasías. Por las dudas... ¡Perdón Alejandra por haberte dejado un número falso! ;)
    Humberto.

    ResponderEliminar
  53. Perdón, Malena, me olvidé de decirte que espero que estés bien y que soluciones rápidamente esos problemas médicos. Y claro que me gustó tu comentario, temo que no aparezca la semana que viene, porque se va a extrañar.
    Un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  54. Yo creo, señor Dib, que usted coloca palabras en boca de sus personajes a propósito, porque sabe que van a chocar a alguien. A mí no me engaña, su otra profesión se huele cuando crea los relatos, siempre busca que el lector se identifique, sea por el lado bueno o el malo.
    Esta semana su texto alcanzó los 9 (nueve) puntos, el diez está al caer, siga intentándolo.
    Su fiel crítico.
    Autor

    ResponderEliminar
  55. genial,.!!....., fotografia
    Podrias decirme quien?

    ResponderEliminar
  56. wuaa! esta es la primera vez que me meto, ya que visitaste y comentaste mi blog, ya leí varias entradas y me encantaron♥
    saludooss

    ResponderEliminar
  57. ...a mi me a paso algo similar no se puede volver atrás. Solo es un recuerdo.
    esta interesante tu espacio saludos!

    ResponderEliminar
  58. TU SI QUE TE TOMASTE EL PALO, PENSANDO DE LO QUE ME SALVÉ¡¡¡ JAJAJA
    SALUDOS QUERIDO HUMBERTO

    ResponderEliminar
  59. Hola Humberto de nuevo ando por tus letras y me siguen gustando, seguiré un tiempo más y regreso pronto...

    ResponderEliminar
  60. muy buenas tus entradas, la verdad me colgue mucho a leerlas.
    si podes despues pasa pr el mio http://sitio-clandestino.blogspot.com/
    besos y suerte!

    ResponderEliminar
  61. Oi, Humberto.

    É, o tempo passa,mas as lembranças ficam.

    É sempre muito bom vir aqui.:)

    Beijos.

    ResponderEliminar
  62. si lo peor de tdo es qe es verdad, no tienen nda de ficcion. es un ''ex'' lo qe me provoca escribir esto.
    gracias, yo tmbien te sigo besos

    ResponderEliminar
  63. Son momentos dificiles...yo los procesaria aceptando que "todo tiempo pasado fue mejor...." (aunque sigue siendo lindo recordar)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  64. --Como Penélope esperando en la estación del tren, así nos ha pasado a todos alguna vez. Que triste es ver a esa persona de la cual estuvimos enamorados una vez quizás, completamente cambiada, hecha una burla de lo que antes era una escultura.

    --Muy lindo el blog y gracias por seguirme.

    ResponderEliminar
  65. Hola amigo, buen texto. íntimista, exacto,un placer perderme entre tus letras, gracias, pasa buena tarde de sábado, besos.

    ResponderEliminar
  66. Hola Humberto.
    Ante todo muchas gracias por visitar mi blog y por dejar tu sello en forma de comentario.
    Gracias por facilitarme tu blog porque vale la pena pasearse por el.
    Un fuerte abazo, compañero.
    Ricard

    ResponderEliminar
  67. tu sei un artista molto interessante ... metti nostalgia e tocchi l'anima

    ResponderEliminar
  68. Hola Humberto,
    he venido a devolverte la visita y me quedo a tu lado para poder disfrutar del arte que tienes para unir las palabras. Fluyen, brotan, manan....y además parece de lo más sencillo.
    Un gran abrazo***

    ResponderEliminar
  69. querido,
    dessa desgraça que vc sofre, a de somente 'con el estómago lleno, o con dinero en el bolsillo, o con una vida amorosa plena', que também sofro ...
    parece que a dor ensina a gemer, quer dizer, a escrever ... rsrs ..
    querido, grata por 'ficares' em meu cantinho ... gostei daqui também ...
    beijos pra ti ...

    ResponderEliminar
  70. Alguna vez he imaginado una situación parecida. Gracias por ponerle palabras. También te sigo y enlazo en mi blog de poesía. Un saludo.

    ResponderEliminar
  71. Te agradezco tu visita y comentario en mi blog.
    He leído tu interesante microrrelato y creo que de una manera u otra todos podríamos identificarnos con él. El tiempo y la distancia enfrían hasta la mejor de las amistades, en veinte años, la oblicuidad de nuestras vidas hace que se separen muy considerablemente.
    Me hago tu seguidor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  72. Tomos somos inaccesibles y al mismo tiempo estamos llenos de puertas, para cuyas cerraduras elegimos los visitantes que deseamos. elegante blog y bien escrito.

    ResponderEliminar
  73. Buenos días Humberto:

    Gracias por tu comentario en mi blog.

    Me ha gustado tu relato

    Fíjate muchas veces he pensado como la decisión de un instante puede cambiar muchas vidas.
    Puedo decirte que gracias a la blogosfera he encontrado a personas que llevaba años sin saber de ellas.
    A mi me parecen maravillosos los reencuentros.
    Hace poco me fui ba Barcelona a un encuentro con antiguos alumnos y alumnas de un grupo Escolar que iba a los 9 años.

    Saludos cordiales desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  74. He comenzado Humberto a leer tus relatos hoy, desconocía tu blog y me ha gustado mucho, este último excelente. Te sigo desde hoy. Espero sigamos en contacto, te pondre un enlace en "mis cosas", soy adicta a la lectura, aunque a la virtual me estoy acostumbrando desde que tengo los blogs.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  75. A veces idealizamos una relación del pasado sobre todo cuando nos separa mucho tiempo y distancia y viene muy bien un encuentro para aclarar dudas. Lo que sí entiendo es que Alejandra, fue un poco brusca y rápida, y quizás eso rompió el encanto del encuentro. Hay segundos tiempos que pueden ser estupendos y otros que sencillamente te enseñan que lo que pasó pasó...
    Encantada de conocer tu espacio.
    Te dejo un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  76. Cuando se lo encontró no ocurrió nada,
    si acaso
    una vaga emoción de espejo roto
    y un difuso deseo de matarle.

    Deslizaron apenas
    algún fácil cumplido
    y un beso en la frontera del recuerdo.

    Con tanta nieve
    hubo que hablar del clima,
    con cuidado, eso sí,
    de no romper el hielo.

    Y también de la crisis,
    política, trabajo,
    como si todo eso
    fuera la gran historia de sus vidas.


    Tu historia me ha recordado este poema que escribí hace algunos años. Te agradezco tu visita a mi blog que me ha traído hasta el tuyo. Muy bien contada esta historia tan real y tan cotidiana. Te seguiré leyendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  77. gracias por seguir mi blog, espero que más gente se anime y que pueda llegar a tener tantos seguidores como tienes tú.
    me he leido un par de escritos tuyos y me gustan bastante :)

    ResponderEliminar
  78. Ha pasado el tiempo y te das cuenta que ademas de que ha pasado el tiempo por su cuerpo también ha pasado por su forma de ser, en algún momento el camino que parecía que discurrían juntos se fue alejando y ya no hay vuelta atrás. Un abrazo

    ResponderEliminar
  79. Cosas de la vida, Humberto. Yo, cuando voy a recoger a mi sobrina al cole, me cruzo con una chavala con la que estuve saliendo, hace eso mismo, dos décadas. Ahora está casada y tiene un hijo en la clase de mi sobrina. Pero acabamos mal y no nos saludamos. A mi sobrina que sabe un poco lo que sucedió, le digo en tono de broma: "¿No te gustaría que el hijo de esa mujer, fuera tu novio?"

    Por cierto, gracias por asomarte a mi blog y disculpa que tardara un poco en visitarte. Ultimamente tengo la cabeza, fatal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  80. Lo mas probable es que si Alejandra hubiera sido una mujer felìz, le hubiera pasado lo mismo que al protagonista del cuento...alguna vez me he preguntado ¿pero estuve yo enamorada de este hombre? ¡no quiero ni saber lo que habrà pensado el, jajaja!

    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  81. yo que soy poeta creo que el amor si esta con muchas raices ya no hay forma de que no brote por un sitio u otro ,,,el amor es ciego y ya no ve arrugas o huesos torcidos...me gusta tu blog y me hice ya seguidora
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  82. Excelente narración, felicitaciones.


    He abierto éste blog, con el fin
    de publicar algunos de los poemas
    de mi libro "Horas Lentas".
    Quisiera compartirlos contigo, que tienes
    un gusto exquisito por la poesía.
    Te dejo mi invitacion, deseando una hermosa amistad a futuro.

    Saludos cordiales...

    _Charo Bustos Cruz_

    http://sentimientospoesia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  83. Hola:

    Lo primero que tengo que decir es que tienes un excelente blog. Muchas gracias por la invitación y por hacerte seguidor del bebé pateador que es el mío.

    Respecto a tu entrada, me pareció muy graciosa, porque casualmente, tuve un encuentro de ese tipo con un antiguo novio. Al principio también pensé en huir, pero después de unos tragos la sensación de incomodidad se fue, y pudimos decirnos muchas verdades escondidas y fantasías reprimidas; aclarar asuntos, o simplemente charlar estuvo bien, y ahora, incluso sobrios, las cosas parecen no ser tan tensionantes.
    Tal vez, en vez de un café, deberías invitarla a tomar un trago.

    Mucha suerte,
    Nix.

    ResponderEliminar
  84. ¡Pobre! Me la imagino llamando a ese cualquier número de teléfono...
    La vida es dura.
    Muak muak

    ResponderEliminar
  85. venia a devolver la visita y me alegro mucho encontrarme con las letras de tu blog, espero visitarte y ponerme al día en la lectura de tu blog... un abrazo desde Colombia

    ResponderEliminar
  86. Un relato en el que creo nos identificamos algunos...

    Me pasó lo de los personajes, claro huí cobardemente, apresuradamente, sin contemplaciones, ni número mentiroso.

    Un gusto haber pasado por aquí en un Domingo de lluvia.

    Saludos salteños.

    ResponderEliminar
  87. Buenas noches..

    Venia a darte las gracias por pasar por casa y dejar el comentario.. es un placer venir a verte y leerte...

    La realidad supera la ficción... jejeje...

    Un saludote de buena semana

    ResponderEliminar
  88. Una imagen dentro de la otra al mismo tiempo
    El espacio de tiempo
    El tiempo...

    Muy buen post!
    saludos

    ResponderEliminar
  89. Hola Humberto:
    gracias por leer mi blog.Tengo 3 cosas que decirte:
    1.-Queda clarísimo que ésa era una relación que no tenía destino.
    2.-Yo también escribo desde la insatisfacción.
    3.- Me parece que tienes ascendencia árabe.Yo también.
    Bien,estaremos leyéndonos.

    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  90. No consigo ponerme de acuerdo "conmigo misma". A ratitos creo que me alegraría de ver a alguien con quien no coincido desde hace 20 años. Veinte años deberían ser suficientes para borrar los desencuentros de esa separación. Pero luego la sola idea de retomar historias pasadas en un par de décadas me provocan una mezcla entre mareo y aburrimiento.
    Conclusión: me gusta vivir hacia adelante y a las repentinas coincidencias sospecho que les sonreiría con un bonito "adiós".
    En fin... tus textos invitan a la refelxión, ¡qué interesante!
    un beso

    ResponderEliminar
  91. Aunque me deshiciera en palabras de agradecimiento, no llegaría a expresar lo honrado que me siento por todos los comentarios que han dejado en este espacio.
    Sólo me resta prometer que el miércoles me esforzaré para subir un texto que no los desilusione.
    Un cariño enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  92. Y bueno, es lo que hace en otros y en nos, la "intemperie" de la vida; en lo exterior y tanto o más en lo que no se ve... " desvirtuados por la caja de resonancia de los años"...

    Buena estampa de la realidad.
    Un abrazo.
    Juan.

    ResponderEliminar
  93. Una foto excelente, gracias por compartirla y muchas gracias tu visita, Felices. fiestas... Saludos

    ResponderEliminar
  94. Pensar que el camino elegido fue el equivocado, dudarlo incluso, ha dado siempre mucho juego a la hora de escribir. Pura realidad o quizás también un comienzo de novela si lo prefieres.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  95. olá poeta!

    "Livros e solidão: eis o meu elemento."

    Achar que o mundo não tem um criador é o mesmo que afirmar que um dicionário é o resultado de uma explosão numa tipografia.


    Se um homem pudesse ter metade dos seus desejos realizados, teria mais aflições do que prazeres.

    Benjamin Franklin

    ResponderEliminar
  96. Un fotógrafo encerrado en el cuerpo de un escritor, eso es lo que puedo decir de ti, Humberto.
    Mis respetos por tu arte.
    Lu.

    ResponderEliminar
  97. Estimado Humberto, soy el administrador del blog No Somos Escritores donde has dejado tu grato mensaje en el día de hoy.
    Como habrás visto es un blog colectivo donde todos aportamos trabajos y así formamos un directorio propio con los enlaces respectivos a nuestros blogs.
    Nos encantaría contar con algunos de los que has publicado en éste, tu blog.
    Sólo tienes que seguir las instrucciones en ¿Cómo hago? y colocar un enlace.
    Espero quieras participar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  98. HOLA HUMBERTO!! VINE A SEGUIRTE DESDE VENEZUELA... TREMENDO ENCUENTRO Y DESPEDIDA!! PASÉ UN RATITO ENCANTADOR LEYENDO Y RECORRIENDO TU BLOG. REGRESARÉ. TE INVITO A VISITARME EN MI PANALITO.SALUDOS!! MARISELA:)

    ResponderEliminar
  99. BUENOS DÍAS HUMBERTO. GRACIAS, AUNQUE EL MÉRITO NO ES SÓLO MÍO. HA HABIDO, Y HAY MÁS GENTE DETRÁS DE ESTA HUMILDE "VENTANA AL MUNDO".

    DECIRTE QUE ÉSTA ES TU CASA, SÉ BIENVENIDO COMPAÑERO. TUS COMENTARIOS SERÁN ACOGIDOS DE BUEN GRADO.

    SIN LUGAR A DUDAS ME PASARÉ POR TU BLOG A MENUDO, EN SERIO. CUENTA CON ELLO.

    AGRADECIDO POR TUS PALABRAS.

    UN ABRAZO FRATERNAL, CRUZANDO EL CHARCO, DESDE TENERIFE (CANARIAS) HASTA ARGENTINA.

    HASTA PRONTO.

    ResponderEliminar
  100. imagínate, qué loca, veinte años después y quiere saber cómo sería si... nunca me han ido esas charlas y entiendo que salieras corriendo... un saludo desde el otro lado del charco!

    ResponderEliminar
  101. Muchas gracias, Manuela, pero ¡yo no salí corriendo! Son sólo personajes en un texto de ficción, fantasía, quimera, pura espuma, puro cuento...

    ResponderEliminar
  102. Hola Humerto, hace unos dias te pasaste por mi blog, eldespertarcortometraje.blogspot.com y comentaste. Me paso por tu pagina para chusmear un poco tus entradas, se ven muy completas, felicitaciones! Y gracias por pasarte por mi blog
    Saludos

    Luz

    ResponderEliminar
  103. Gracias por tu visita a mi Blog, procuraré devolver el gesto con frecuencia, tus escritos me parecen muy buenos, aunque por lo visto tengo una gran tarea si quiero leer todos.

    ResponderEliminar
  104. Si es que el tiempo no pasa en vano para nadie... Debo confesarte que el truco del n. de teléfono falso, yo también lo he empleado alguna que otra vez... para qué nos vamos a engañar!! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  105. ¡Hola Humberto!

    En teatro decimos q cdo. la gente se lo cree es q actuamos bien.
    En tú caso es q escribís bien y la gente se involucra pensando en que es real.
    Aunque todo acto creativo siempre tiene algo de nosotros.
    En mi caso la elección de una obra en el tuyo el tema a escribir, etc...
    En nuestro oficio provocar es parte del hecho creativo.
    El cómo y porqué entra dentro de nuestra necesidad de mostrar o decir.
    Hay un ida y vuelta entre el q mira o lee y cada uno se hace cargo de lo q le corresponde.
    La interpretación sigue su curso.
    No somos omnipotentes, simplemente
    hacemos algo parecido al arte.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  106. Gracias por comentar y hacerte seguidor..un beso y feliz navidad

    ResponderEliminar
  107. La caja de resonancia de los años...
    ¡me encantó!

    ResponderEliminar
  108. Supongo que este tipo de encuentros nos llevan a plantearnos si en el momento pasado tomamos la decisión y el rumbo adecuado y a pensar en el qué hubiera pasado.es la casualidad de encontrarte con ella o es el destino que te dice que elegiste el camino adecuado. Un saludo Audrey

    ResponderEliminar
  109. Hola Humberto, gracias por visitar mi página.
    Te cuento que no he estado subiendo fotos debido a que no he viajado. En unos días más parto rumbo a tierras lejanas y ahí podré compartir contigo y los demás, mi trabajo artístico.

    Por supuesto que veré tu página =)

    Pd: Me gusta el juego que hacen en poner una imagen antigua en un foto, calza perfecto con la historia de un barrio.

    Me haré el tiempo para leer más tu espacio, se ve muy interesante.

    Cariños varios.

    ResponderEliminar
  110. Este también me gustó. Seguiré leyendo

    ResponderEliminar
  111. Igual que Lucía sólo hay una, la mamá de Rocamadour, Alejandra siempre será un Olmo herido. Me extraña que nadie haya reparado en el nombre de la protagonista, pues lo que narras parece un aprócrifo de Sábato, como si Martín se la hubiese encontrado veinte años después ( y fuera otro Martín mucho peor que el impotente que no pudo ayudarla). Quizá usted no sea nihilista pero el texto sí lo es: el narrador destila resentimiento, lo sé porque me reconozco en ese encanallamiento de buscar la venganza en las arrugas de un rostro, ¿ acaso las personas no son más que pellejos?. Cosa distinta se podría pensar si el texto hubiera hecho incapié en un desencuentro mental, en un comprobar que ya no se tiene nada que compartir, que en realidad nunca se había compartido nada salvo la rijosidad de los cuerpos. Y una última observación , hay una profunda inmoralidad en el protagonista al alentar la sinceridad sin, por su parte, ofrecer lo mismo que alienta.
    No , yo no veo nada de Cortázar en el texto, es una historia bien contada- por ese lado nada tengo que decir, salvo darle mi enhorabuena- pero de una miseria superficial, demasiado tópica y sin apuntar a un más allá, condición imprescindible para poder salir del cículo de la nada.

    ResponderEliminar
  112. "Condición imprescindible para salir del círculo de la nada",dice Anónimo y a mí me parece exagerado pedir que cada escrito "apunte a un más allá." Un personaje es inmoral y miserable.....si. Y?

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?