8 de septiembre de 2011

Desastre ferroviario


En el momento en que el maquinista tomó conciencia del desastre que acababa de ocurrir, lanzó un grito desgarrador, se llevó las manos a la boca y estalló en un llanto desconsolado. Error, imprudencia, descuido, negligencia… Los sustantivos atravesaban su cabeza como vagones sin control.
El tren había partido a la hora correcta, pero a la tercera estación la locomotora iba en una carrera desenfrenada, haciendo sonar el silbato sin parar. Cuando el maquinista se dio cuenta de la dimensión del peligro, ya no tuvo tiempo para frenar el convoy: adelante el precipicio se abría profundo y mortal. Sólo atinó a cerrar los ojos y a taparse la cabeza.
Los vagones se despedazaron en el fondo del precipicio y él que no soportaba el desconsuelo de haber salvado su vida.

Luego de un tiempo -más resignado que calmo-, comenzó a secarse las lágrimas y a levantar algunos restos de la formación. Entonces miró hacia arriba de la mesa, donde un mal encastre en la maqueta habría iniciado la catástrofe.

175 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchísimas gracias por los comentarios para “El premio”. Por supuesto que Kazimir Brodowski jamás existió. ¡Muchos me creen! Creo que estoy llamado a tener un buen futuro político, lástima que…

    Abusando de la buena voluntad de los que aquí entran, querría pedirles que se dieran una vuelta por: http://artistas-con-capacidades-diferentes.blogspot.com/ para ellos cada nueva visita es una gran ilusión.

    Hoy estoy hablador, así que aprovecho para dejarles un fuerte abrazo y desearles un buen domingo y una semana mejor.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Me estaba imaginando que era una maqueta, pero las lágrimas del maquinista me han confundido.
    Muy buen relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué experiencia! y qué válido esto de recordarnos a los adultos que los juegos durante la infancia son un entrenamiento para la vida, tal como lo hacen todas las especies animales.

    http://enfugayremolino.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente no era realidad...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Noa del TLF

    Tu imaginación no tiene límites (gracias a Dios!) me imaginé todoooo! el final me arrancó una sonrisa al darme cuenta de mi error...¡Buenísimo Humberto!

    ResponderEliminar
  6. Buen juego. El de los trenes eléctricos y sobre todo el tuyo con los lectores!! Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Bela.
    ¡¡que historia!!! tu capacidad de síntesis es inigualable! gran historia contada con muy pocas palabras!

    ResponderEliminar
  8. Excelente!! siempre que leo un nuevo relato me atrapa, los finales son geniales...gracias Humberto por compartir tan maravillosos escritos. Elida

    ResponderEliminar
  9. (San, Tlf)

    Lo mejor, el hecho de poder arrastrarme con tus letras hacia lo inimaginable, el final es genial, digno de vos Humberto, gran escritor!

    ResponderEliminar
  10. Excelente final!!!

    Un abrazo y buen domingo.

    :))

    ResponderEliminar
  11. Gran rescate del final feliz aunque queda la sensación de que nos hiciste girar como cucarachas con hilito.
    Bravo.

    ResponderEliminar
  12. Cuantos juegos de niños se convierten en realidades. Jugar es la mejor manera de aprender soñando.
    Un placer leer tus historias,gracias por compartirlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Makarena
    Sentí el momento, imaginé la situación, ese final me hizo chocar con otra realidad, ¡excelente!

    ResponderEliminar
  14. la imaginación... podrá ser a veces peligroa?

    ResponderEliminar
  15. Que manera de llevar mi mente a donde querés! genial texto. Me encantó.
    Un abrazo grande!
    Me voy a visitar la pagina que recomendaste.

    ResponderEliminar
  16. Humberto,
    admiro como de un pequeño hecho, que tal vez pueda pasar inadvertido en el ritmo diario, tu mente hilvana un relato brillante y en este caso con un toque de humor fantástico !

    Que tengas un excelente fin de semana !!

    ResponderEliminar
  17. :) Humberto, un cordial saludo, bueno el relato.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  18. Humberto, te agradezco por pasar por mi Ciudad, ya que me has traído a una dimensión increíble!
    Gran relato, gran habilidad para llevarnos con sutileza hacia el fin de la historia!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  19. Ayyy menos mal, ahora me quedo màs tranquila...jajaja

    Que lindo lo contàs!

    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  20. Una tragedia, me dije. Pero no. Me recuerda al desastre que hicieron mi hijo y su padre...


    Un saludo enorme, Humberto. Que pases lindo domingo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Ah, Humberto, MAGISTRAL! Sin dudas, si fueses político, tendrías un brillante camino asegurado; millones de "almitas cándidas" -se me pegó... ja!- te votaríamos incondicionalmente ya que "creeríamos" cada una de tus palabras... (nos hubieses empaquetado con moño y tarjeta...jajaj)
    Pero no, tenés un brillante camino asegurado ¡en las letras! porque con ellas hacés maravillas y tus lectores quedamos estupefactos y satisfechos... Felicitaciones, Humber, me encantó! ¿Se nota? ja

    ResponderEliminar
  22. Benjamin.
    Yo estaba en la piel de ese maquinista....hasta sentí cuando me estrellaba...eso se logra gracias a la magia que le ponés a tus letras amigo.

    ResponderEliminar
  23. Las desgracias infantiles, a veces parecen más reales que la realidad *

    Me gustó muchísimo este texto.

    Allí estaré dando una vuelta por tu recomendación *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  24. cuanta adrenalina ! no quisiera esatr en el lugar de ese maquinista jamas1 Un beso Huberto de Gitana ♥

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a los que hasta ahora dejaron su huella. Como de costumbre ya pasaré por cada blog a leerlos y a agradecer. Paciencia, son muchos de verdad.
    Un cariño muy especial al grupo "El Taller Literario del Face" por su apoyo incondicional.
    HD

    ResponderEliminar
  26. Imaginación, estilo, buen desarrollo y final sorpresivo. Que más le hace falta a un microrrelato?
    Un maestro, Humberto, te lo digo de corazón y sin obsecuencias!!
    Sabri..

    ResponderEliminar
  27. (Casimiro)
    Vaya logro! la intriga y el suspenso te hacen recorrer el texto con muchas ansias, el final....pero que bueno!!!

    ResponderEliminar
  28. Cada cual lo siente como quiere, y puede.

    ResponderEliminar
  29. No me esperaba ese desenlace, muy bueno la verdad.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  30. Muy buen relato, me han confundido las lágrimas del maquinista.
    Tu imaginación sin límites.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. genial relato!!!
    uf por un momento me imagine....

    Besos mil

    ResponderEliminar
  32. Maravilloso talento el tuyo Humberto, nos hiciste sentir esas lagrimas y de repente era solo un juego, q sensacion esta sorpresa ! FELIZ DOMINGO PARA TI!

    ResponderEliminar
  33. Ja, muy bueno. Me hiciste acordar al Escalectrix. No sé si se escribe así. Me metí en tu cuento y yo también me agarré la cabeza. Yo siempre me creo todo, jaja. Besos de domingo.

    ResponderEliminar
  34. Consigues sorprender con ese desenlace. Muy bueno.

    Besitos

    ResponderEliminar
  35. ¡Jo yo he picado!, ya me estaba imaginando la vida destrozada del pobre maquinista dia tras día recordando la catástrofe que el había provocado
    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Yo sustituiría maquinista por... Agente de maniobras o Agente de circulación... Bss

    http://es.wikipedia.org/wiki/Explotaci%C3%B3n_ferroviaria

    ResponderEliminar
  37. Menos mal que era un juguete. Por un momento pensé que era culpable de un accidente con gente de verdad. Que habilidad tienes para sorprender. Un bessito

    ResponderEliminar
  38. ohhh! me creí el desastre! qué buena narración! final impecable.

    un beso*

    ResponderEliminar
  39. Me gustó. Te confieso que cuando comencé a leerlo.....mmmmmm.....no me entusiasmó,pero el final, te revindicó.

    saludos y pasaré a leer a esos artistas!

    ResponderEliminar
  40. Hay personas, que viven muy intensamente, las jugadas, reniegan, blasfeman: se les acavo el tiempo. La vida sigue, y estan vivos despues se dan cuenta, de su idiotez, oh de su trabajo perdido un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Me encantó esa construcción, llena de paciencia y sutileza,
    llevandonos a un sorprendente lugar,

    Gracias por compartir, Abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Si trabajamos sobre las uniones, es menos probable que nuestra realidad pierda el control. Gracias Humberto. Un abrazo.
    Miguel.

    ResponderEliminar
  43. Tan inesperado... que se agradece.

    ResponderEliminar
  44. Buen remate, yo he conocido maquinistas como ese que refieres.

    ResponderEliminar
  45. Hola:

    Me encanto, es pequeña historia que se metió en mi ser transportándome a la escena, ¡es asi como me gusta leer! Verdaderamente es un honor que haya pasado por mi blog novela, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  46. Se recuperará, estoy segura...

    Besos

    ResponderEliminar
  47. Como siempre tus escritos se leen has ta el final, sin cansancio alguno y esperando al próximo.
    Felicitaciones y un abrazo grande

    ResponderEliminar
  48. Gran final! en el último momento, la palabra "maqueta" nos hace soplar y decir uyyyyyyyy menos mal!!
    Brillante. Un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  49. Un final inesperado...Me gustó.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  50. Humberto a veces es mejor vivirlo sin que llegue a pasar la catástrofe pues a sin siempre estará más pendiente.
    Saludos desde
    Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar
  51. la vida es un juego y de él aprendemos ya de pequeños.
    un saludo
    marian

    ResponderEliminar
  52. es lo que me gusta de ti, siempre tus finales son sorprendentes e inesperados...
    Besitos en el alma y que tengas una bella semana
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  53. I absolutely love this photograph Humberto.
    Beautiful softness and tones, and I DO love trains!! :-)

    ResponderEliminar
  54. Amig@ de Cuentos de Mau, es un honor para mí concederte este Premio Letras de Luz, en merito al talento demostrado en tu maravilloso Blog.

    Recoge tu premio aquí:

    http://cuentosdemau.blogspot.com/2011/08/recoge-tu-premio.html

    Gracias mil por seguirme.Un abrazo,

    Mau

    ResponderEliminar
  55. Amig@ de Cuentos de Mau, es un honor para mí concederte este Premio Letras de Luz, en merito al talento demostrado en tu maravilloso Blog.

    Recoge tu premio aquí:

    http://cuentosdemau.blogspot.com/2011/08/recoge-tu-premio.html

    Gracias mil por seguirme.Un abrazo,

    Mau

    ResponderEliminar
  56. Buen final. Interesante texto.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  57. HUMBERTO, no es necesario escribir, un poema,un post al desastre ferroviario...cuantos hay por día, por mes por año aca en este "regio" pais de las "maravillas"?
    muy bueno,che
    un abrazo enorme
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  58. El comentario de MariCari me pareció espectacular, fuera de serie, como se dice.
    En realidad, agradezco cada uno de los mensajes, pero cuando uno se destaca, no puedo dejar de decirlo.
    Léase entonces: "En el momento en el que el Agente de maniobras...".
    ¡Qué grande!
    Abrazos.
    HD

    ResponderEliminar
  59. Me ha encantado Humberto.
    Empecé leyendo las frases con intriga, seguí con una sensación amarga y triste para terminar respirando aliviada con el desenlace.
    No me gustan las historias tristes, me dejan mal cuerpo que le voy a hacer, por eso, estos giros inesperados en los que nada es lo que parece me fascinan y me alegran la historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  60. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  61. Un relato genial, nos va llevando por un camino sinuoso hacia el precipicio y luego el precipicio está arriba de la mesa.

    No dejas de sorprenderme en cada entrada, que el señor te cuide esa imaginación!!
    Un besazo. Stefi

    ResponderEliminar
  62. Hola Humberto.

    Tengo un amigo que lleva muchos años trabajando en una de las compañías ferroviarias más importantes y eficaces del mundo. Comenzó desde abajo y es ahora un alto ejecutivo, pero no de los que se sientan en su sillón, sino de los que salen de su oficina al "campo", y el día en que no está lo llaman si hay un problema importante (aunque sean vacaciones y se haya ido al extranjero), o dejan las cosas a la espera de que él regrese. En fin, sólo preludio: lleva años contándome pequeños detalles (hay algunos que creo no soportaría escuchar; esos no los cuenta) sobre "incidencias", como le llaman en su argot...

    Iba leyendo tu escrito y ya me imaginaba la dimensión de la catástrofe, y, tras ella, a los de su rango manejando la situación... ¡sí que me has llevado al huerto!, jajaja. Me encantó el relato y me ha alegrado una tarde que fué gris (quizá el día ya estaba predestinado a ser gris a pesar del sol y el verano).

    Hoy sólo quiero quedarme con esa parte de tu escrito, no me apetece ver nada más en él. Quiero conservar esta sonrisa; la siento como un regalo y no quiero perderla. Gracias.


    ¡Biquiños!


    Carmen.

    ResponderEliminar
  63. Tú sí eres grande a mis ojos Humberto... porque tu humildad es tu mejor valedora, y tu maestría, el libro en el que aprendo!!
    Sabes despertar los sentidos y mantenerlos finos... como afilados... Bss, amigo.

    PD tu relato es perfecto!!
    PD2ª es solo que sueño con arrastrarte alguna vez hacia la risa, aunque a veces rozas su mueca... +Bss

    ResponderEliminar
  64. Y sí, me enganché con la tragedia! Me dije:"Uyyy, Mr.Dib se vino dark esta vez" Pero como siempre, apareció la magia de la escritura y del escritor, creó un juego de ilusión y terminó bien, x lo menos para el lector... El protagonista de la historia todavía debe estar sufriendo ... Jeje!
    Y bueh, la vida es así!
    FENOMENAL, amigo!
    Big big kiss, my dear H!
    See you soon! :D

    ResponderEliminar
  65. jajaja, Humberto, una exquisitez. Venía con todo el dramatismo hasta descubrir este fenomenal final.

    Exquisito!!! Te felicito!!!!


    Un fuerte abrazo y buena semana para vos también!!

    ResponderEliminar
  66. Cuando estás preparado para enfrentarte a una gran tragedia ¡zas! un golpe de efecto lo cambia todo y te roba una sonrisa :-)
    Muy bueno, Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Uff!!! menos mal.
    Un saludo Humberto.

    ResponderEliminar
  68. Una pequeña gran tragedia para un ser humano., mejor dicho, otra pequeña gran tragedia, otra más ;).
    saludos.

    ResponderEliminar
  69. Es una pequeña gran tragedia. Y se agradece mucho llegar al final; es como atravesar un telescopio desde fuera hacia adentro.

    ResponderEliminar
  70. ¿Sentirá Dios la misma desazón?

    (Me encantó el relato.) Abrazo.

    ResponderEliminar
  71. hola humberto

    me has tenido atrapada , buen final , menos mal. eso se llama tener apresado al lector. veré el blogs que recomiendas. abrazos

    ResponderEliminar
  72. :))

    gracias por aclarar el post anterior... jajaja.

    y éste resulta original.
    uff, nos centramos tanto en nuestras pequeñas cosas y las hacemos tan grandes que se convierten en tragedias y castástrofes cómicos.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  73. Me dejaste sin palabras Humberto,por un momento creí que era un accidente real.
    Nunca dejas de sorprenderme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  74. toa una realidad con un final feliz...un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  75. Lamentablemente, algunas veces, la realidad supera la ficción....
    besos. . .Bett

    ResponderEliminar
  76. Katxislamar, ésta vez lo vi venir. Muy bueno, igual :))

    ResponderEliminar
  77. sí, aquel estado de ánimo siempre irrumpe cuando el maquinista tiene cuatro años de edad. saludos.

    ResponderEliminar
  78. Humberto a medida que leía un escalofrío me invadía, y a pesar de no ser lo que parecía, con el escalofrio ya me quedé jaja.
    Muy buen relato, y te aseguro que lo del escalofrío es cierto.
    Feliz semana
    Besos

    ResponderEliminar
  79. Humberto...como me haces esto?!?!?!?!
    ...y yo preocupada por el maquinista!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Aunque el desarrollo del texto ya 'mosqueaba' un poco, lograste un final sorpresivo. Y me llevó a recordar la pasión con que un antiguo compañero de trabajo hacía de las maquetas de trenes su pasatiempo favorito.
    Un cariñoso abrazo desde 'Poemas del volcán'.

    ResponderEliminar
  81. Si se juega se juega jeje. Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  82. Magistral!Manejas tu relato incentivando la imaginación como las emociones que despiertas con ellos.
    La realidad a veces parece un juego o viceversa.
    Un placer leerte, amigo!
    Besos

    ResponderEliminar
  83. jejejej confieso que me sentí aliviada al saber que se trataba de una maqueta!...claro que para el "maquinista" el desastre debe haber sido terrible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  84. Usted nos quiere matar del susto. Menos mal que no pasó a mayores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  85. JAJAJA QUÉ GUACHO! Fue lo primero que dije cuando dejé de leer.Cómo nos hacés entrar jajaja. Besos mil.-

    ResponderEliminar
  86. Jajajaja, me encantó. Eso sí que es tomarse muy en serio el trabajo.

    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  87. El mundo infantil, como el mundo de los juegos es rotundamente real. Fantástico relato, Humberto.

    ResponderEliminar
  88. un final brillante. Un giro increíble. Saludos.

    Nahuel.

    http://sendadelnahuel.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  89. Fabuloso, Humberto!!!
    Yo no la vi venir para nada, y me pareció fantástico el final. Como que de toda la tensión rescatara esa imagen tan linda y de "relax" que es la construcción de una maqueta, en un lugar tan familiar y lejos de un desastre como es una mesa. Imaginé allí a un chico por el llanto y algunos gestos que describiste. Pero es cierto que a muchos grandes les apasiona también el construir maquetas.
    Buenísimo el título de noticia de prensa...
    Ahora, es el maquinista o el agente de maniobras el que puede frenar un convoy? (Soy muy ignorante al respecto).

    ResponderEliminar
  90. Sorprendente como siempre amigo mio, si sus lágrimas resbalaron por sus mejillas por una maqueta, que no haría si llega a ser verdad.

    Hay cosas que las vivimos como si de verdad lo estuviéramos viviendo.

    Besitos y sonrisas por raíles :))

    ResponderEliminar
  91. Por un instante pensé que había sucedido realmente ese desastre...menos mal que solo era una maqueta...no hubo bajas.
    Excelente relato amigo.Saludos

    ResponderEliminar
  92. Es genial, ya pensaba yo que iba a ser una historia de sangre y catástrofe pero tu giro final ha sido la salvación, ¡bendita maqueta!.
    Enhorabuena por tu capacidad para escribir, ¡eres un máquina!, estoy encantada de haberte encontrado.
    1 beso combustionado.

    ResponderEliminar
  93. Buen final. Nos hace pensar que hay cosas en las que ponemos tanto corazón, que las sentimos de una forma extraordinaria.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  94. Dios mio, que angustia!!!
    Me has tenido con el corazon en vilo tal como iba leyendo.
    Al final se trataba de una miniatura.
    Me pasare por Artistas con descapacidades. Seguro que serav interesante pasarse por ahi.
    Abrazos, compañero.
    Ricard

    ResponderEliminar
  95. Me encantó, Humberto, los chicos se toman las cosas muy en serio, me acuerdo que cuando yo jugaba creía que el protagonista no era la muñeca o el videogame, sino yo. Aunque también puede ser un adulto el que lloró por su trencito roto.
    Muy buen relato de verdad!!
    Caro.

    ResponderEliminar
  96. Vaya era un juego, je je je y yo con el corazón en un puño, muy bueno


    Un beso.

    ResponderEliminar
  97. Es una delicia leerte, querido HUMBERTO, y lo es, incluso, más cuando nos regalas con estos breves, pero intensos textos conteniendo mensajes de la vida.

    Moito obrigada!

    Beijos, moitos,

    Ámber
    P. D.: Te informo que tengo publicados varios posts breves en mi blog.
    :)

    ResponderEliminar
  98. Sorprendiendo como siempre.

    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  99. ¡La foto te ha delatado!.
    ¡Qué bueno Ché!

    ResponderEliminar
  100. Excelentes relatos Humberto, poco más se puede decir. Gracias por pasarte por mi blog. Un saludo!

    ResponderEliminar
  101. Y yo que pensaba que el maquinista iba a cargar con el peso de la culpa para siempre y en realidad solo se trataba de un juego. Creo que me estoy acostumbrando demasiado a los finales macabros.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  102. Jaja, siempre jugando el maestro. Voy a tratar de recordar la ludopatía. Muy bueno, Humberto.

    ResponderEliminar
  103. Muy buen relato amigo, que imaginacion mas vivaracha, por un momento pude visualizar todos los vagones al fondo del avismo pero no por debajo de una maqueta, saludos desde Guatemala tu amigo SL

    ResponderEliminar
  104. Me pregunto si Dios se sentirá igual.
    Claro sin ser maqueta nosotros.
    Pero siempre vuelve a jugar.
    Yo no creo en brujas decía mi padre, pero que las hay, las hay.

    Me encanta en el suspenso que me subes.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  105. No importa la magnitud del desastre, ni si fue por imprudencia.. descuido! Fue en una maqueta !. Pero no puedo ignorar que el hecho nos habla de la propia vida.. de esa realidad dolorosa que sutilmente nos muestras. Una vez mas, brillante Humberto. Cariños Amigo.

    ResponderEliminar
  106. Así que los sustantivos llenaban su cabeza....si ese hombre fuera más realista se le habrían llenado de adjetivos:

    "Tonto, carajote, gilipollas, incompentente, chapucero". Podrían ser algunos de ellos.

    Pero bueno, no pasa nada. Peor hubiera sido fabricar petardos y que le hubieran salido mal.

    ResponderEliminar
  107. ... si es que a veces más que vida lo nuestro es como habitar en maquetas!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  108. ¡Hola! tus escritos llegan, duelen, intrigan y liberan. ¡Enhorabuena! me gustó muchísimo.
    Esta alondra volará al lugar de tu invitación.
    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  109. Hola Humberto!! Te felicito por el blog!!Es muy interesante y original
    Gracias por tu visita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  110. Hola Humberto!!!! que buen relato, otra vez el final me sorprende!!!jeje!!!!!
    =)

    ResponderEliminar
  111. Hola Humberto,
    Me ha gustado mucho este cuento, un juego realmente serio y desastroso, menos mal que solo era un juego.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  112. Si hubiera sido màs niño, si lo hubiera dejado aparecer no hubiera sufrido tanto. Eso es cosa de adultos, los niños arreglan y vuelven a empezar.
    Tiempo de jugar, terminar y volver a empezar.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  113. Sinceramente ya me imaginaba al maquinista todo compungido suicidándose, hasta lo visualizaba fijate tu. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  114. Sabes, a esta altura ya no sé si era un niño o un adulto jugando con su tren eléctrico... ¡Cómo se me escapan estas cosas!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  115. Humberto,

    bienvenido a mi blog. Yo acabo de leer algunas cosas del tuyo y he de decir que es muy bueno!

    Así que encantada de leerte. Y no dudes de que, en cuanto disponga de un poco de tiempo, leeré más ;)

    Besos de una española con sangre argentina!er algunas cosas del tuyo y he de decir que es muy bueno!

    Así que encantada de leerte. Y no dudes de que, en cuanto disponga de un poco de tiempo, leeré más ;)

    Besos de una española con sangre argentina!

    ResponderEliminar
  116. se me hizo un nudo en el estómago... y el final me dio alivio!!!!!
    muy bien redactado Humberto!!!!!
    saludos!

    ResponderEliminar
  117. Ha sido una estupenda coincidencia que te pasaras por mi blog de imágenes, y llegara de este modo hasta aquí.

    Estupendo relato, que sorprende por su desenlace... Me ha encantado.

    Besos desde La CasA de Ls LluViA

    ResponderEliminar
  118. A veces ocurre que estamos tan entusiasmados con nuestras pequeñas cosas que las hacemos más grandes de las que son, y puede provocarte el mismo efecto que si fuesen reales.

    Me gustó mucho el relato, no me esperaba el final.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  119. Por suerte era solo una maqueta...eres un maestro de ilusion! Arianna

    ResponderEliminar
  120. QUE GRANDE, NEGRO, ME HICISTE SUBIR LAS B... HASTA LA GARGANTA Y TODO ERA UN TRENCITO DE JUGUETE, JEJE. UN MAESTRO!!
    ABRAZOS DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  121. Hola Humberto,soy muy feliz de conoserte.El tus escritos me gusto' mucho, el tus blog es muy original.Gracias por tu visita.Saludos

    ResponderEliminar
  122. La vida es un juego, amigo... Magnifico relato

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  123. Tan real como todo lo que ocurre en la mente de los niños.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  124. Cambia el edredón, hazlo. Aunque en el hemisferio sur vengan tiempos mejores. Es sólo una metáfora de con qué debes taparte cuando las otras mantas no son más que recuerdos de lana. Gracias por seguirme, te sigo yo también. Un abrazo

    David Moralejo

    ResponderEliminar
  125. Soñar despierto con temática trágica en un juego ferroviario.

    Muy bueno, Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  126. Me arrancaste una sonrisa al final cuando descubrí que se trataba de un juego de maquetas. Concuerdo con algún comentario, que el maquetador debe ser adulto, un niño no hubiese percibido desastre sino excitación ante un accidente de este calibre.

    un saludo Humberto

    ResponderEliminar
  127. Voltei a aparecer aqui.

    grandes escritos, camarada Humberto

    o texto que vou te passar para a tradução está vindo a caminho!

    forte abraço

    fg

    ResponderEliminar
  128. Voltei a aparecer por aqui

    grandes escritor, camarada Humberto

    o texto que será passado para a tradução já está a caminho!

    forte abraço

    fg

    ResponderEliminar
  129. No siempre tenemos un segunda oportunidad. :-)

    Amei!!


    Abraços

    ResponderEliminar
  130. Dois conterrâneos juntos, que emoção, porque, além de tudo, sou verdeamarelo!
    Carinhos.

    ResponderEliminar
  131. Ya pensaba que iba a ser lapidado por los familiares de los pasajeros.
    Eso es lo bueno de escribir bien, hacer anticiparse al lector, para darle de frente con algo totalmente distinto.
    Genial.

    Un beso

    ResponderEliminar
  132. Hola Humberto, muchas gracias por tu comentario y por hacerte seguidor de mi blog, curiosamente has llegado en el momento que lo abandono y abro uno nuevo para comenzar una nueva andadura,si quieres puedes seguirme allí, http://heddin.blogspot.com/ Yo mientras voy a perderme un rato entre tus palabras. Un saludo

    ResponderEliminar
  133. Genial Humberto,me tuviste en vilo con todo el cuadro de situación.¿Cómo podía estar ocurriendo todo eso?Luego de pensar en las almas que habrían perdido sus vidas. También en el sufrir del maquinista que era testigo y protagonista aunque no responsable del hecho.Finalmente desenredas la madeja, el hecho se había originado en una maqueta de prueba. Tal vez evite catástrofes futuras.
    Se aprende de tu gran imaginación y creatividad amigo.
    Felicitaciones con saludos.

    ResponderEliminar
  134. Agradezco tu visita y me paso para decirte que ya hace tiempo que te sigo :P
    Gracias, un beso.

    ResponderEliminar
  135. Como siempre un final inesperado que no me lo imaginaba. Es lo que mas me gusta de tus cuentos !!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  136. Hola Humberto, mi querido amigo: Regreso de mi pausa, después de un tiempo deleitoso que compartí con mi familia (boda y visita de mis alemanes).
    Tus escritos esperándome, y yo poniéndome al día. Te diré que ya me hacía falta leerte.
    Ojalá que hubiera sido un maqueta la que chocó ayer en uno de los viajes del tren ligero, aquí en el D.F, pero no, fue una terrible realidad.
    Te saludo con muchísimo afecto: Doña Ku

    ResponderEliminar
  137. Escena muy tierna. Saluditos Humberto

    ResponderEliminar
  138. Fantasía o realidad? Da igual, siempre eres genial.
    Un saludo Humberto

    ResponderEliminar
  139. Ay Dios! Eso sí es hacer un mundo de nada. Casi, casi me creo la tragedia.

    Buen relato.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  140. Así de relativa es la vida ¿¿No?? ...Todos centrando nuestra atención, nuestras alegrías y nuestros fracasos en algún motivo en particular. Cada uno distinto del resto (A algunos se nos desconfigura el blog y se nos desarma el mundo:).

    TE DEJO UN ABRAZOO*

    ResponderEliminar
  141. Ufffffffffff por Dios!!! YO paré la respiración y todooo Humberto!
    jaja, qué buenooo y qué final tan inesperado!

    Me ha encantado, bueno leerte es un placer siempre!

    Abrazosss para tii amigo!
    Bea

    ResponderEliminar
  142. Buenas. Anduve leyendo tus últimas entradas. Buenos cuentos: ojalá todos los accidentes terminaran así, en un susto infundado, en una confusión de escala.
    Ocurrente relato.

    Te agrego a mi lista de blogs.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  143. Hola Humberto, un honor leerte.

    Me agrada que el desastre no sea tal!!!
    Los juegos se "juegan" con la relaidad.

    Excelente todo tu espacio, no tengas dudas que sigo leyèndote.

    Saludos.

    LaLy

    ResponderEliminar
  144. Wo, que palabras mas emotivas, sinceras y tristes, cuantos sentimientos en un solo monton de palabras entrelazadas...

    me gusta lo que escribes^^

    ResponderEliminar
  145. Muy buen relato, menos mal que era solo un juego...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  146. gracias humberto por pasar por foto grata, seguir y comentar. relatos cortos y que captan la atencion, me gustan, volvere. saludos

    ResponderEliminar
  147. Me imaginé lo peor, un relato que te lleva al límite del precipicio!!
    Genial.

    Un saludo. Lucas

    ResponderEliminar
  148. Gracias por pasarte por mi blog. Me alegro que te haya gustado el sitio. A mí también me gusta tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  149. Y por estas tierras que continúan con la suicida idea del Tren Bala...

    ResponderEliminar
  150. Humberto:
    ¡Hola! ¿Cómo estás?
    El relato me pareció fascinante. Me encanta leer, que mi imaginación me transporte a otros mundos, con tus relatos (me leí este y unos cuantos más, por ahora) logras hacerme desaparecer y que me transforme en otros o en situaciones. Tan solo que en este así como me trasporte a otra realidad, el final logro que regrese inesperadamente.
    Te felicito por tu pequeño gran mundo (así me refiero a los blogs porque como las personalidades de las personas, cada uno es único).
    Sos bienvenido al mio cuando gustes. Voy a pasar por aquí de seguido a leer las entradas que que aún no he visto.
    Que estés bien y saludos.

    ResponderEliminar
  151. Muchas gracias, Tor, se nota que eres una persona con una gran inquietud por la literatura, me parece magnífico eso en alguien tan joven.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  152. Mi querido amigo: Te he contestado en mi blog pero como no tendrás tiempo de ir a leerlo te lo trascribo aqui y es que cada vez que vengo y veo tantísimos comentarios creo que no puedo aportarte nada que no te hayan dicho antes y me voy pero hoy quiero decirte que me encanta como escribes y que a través de tus escritos se percibe a una buena persona.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  153. HOLA HUMBERTO: ERES FANTÁSTICO CREANDO HISTORIAS, PUEDES DEDICARTE A HACER ESCRITOS PARA PELÍCULAS.-
    COMO TODOS AL LEER LA HISTORIA, DICES "POBRE TIPO" Y LUEGO LE DAS ESA VUELTA QUE TE DEJA PALPITANDO Y DESCONCERTADO.-
    UN GENIO AMIGO.-
    MIS APLAUSOS DE PIE.-

    ResponderEliminar
  154. Un repaso por tu blog,en el que dejas patente tu fértil imaginación, y un buen estilo literario.

    Felicidades :-)

    ResponderEliminar
  155. Gracias Humberto, ya te sigo. saludos.

    ResponderEliminar
  156. Hola, muy interesante tu espacio,
    gracias por pasarte por el mio, me alegra que sea de tu agrado.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  157. Que relato más bueno, casi tan bueno como el mensaje que esconde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  158. atrapante!
    lo senti como si fuera mi pesadilla

    Muy bueno blog!

    un poco tarde en contestar pero ya vez cada tanto a veces desaparecemos y renacemos!
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  159. Olá, vi seu link no blog que visito e resolvi conhecer seu blog.Gostei muito do Conto, bem conduzido e um excelente final. Apenas uma tomada ruim fez um grande acidente..Parabéns!
    Gostei de conhecer um pouco de seu espaço,acho que fico por aqui e te sigo. Venha conhecer meu espaço e me siga se gostares. Um abraço!

    Smareis

    ResponderEliminar
  160. Oi Humberto, que bom que aceitou meu convite e veio conhecer meu espaço. Gostei muito da sua presença, Obrigada pelo carinho.Vou estar sempre aqui pra uma visita. Que legal você é de Angra dos Reis.Obrigada! Um abraço!
    Smareis

    ResponderEliminar
  161. Un minirrelato de Ley, Humberto. Fascinante final. Un abrazo, amigo. No te olvido. No me olvides.

    ResponderEliminar
  162. Adorei o final.
    Um grande bj do Brasil

    ResponderEliminar
  163. El relato me a gustado muy original y con un giro sorprendente al final. Hacia mucho que no pasaba por aquí pero procurare hacerlo más a menudo.

    Tienes muy buenas historias y una imaginación maravillosa, deberias escribir un libro.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  164. menos mal que fue cosa de una maqueta... conforme leía pensaba en ese tren que hace poco se desplomó en china desde un puente (creo), ¿recuerdas la noticia?

    biquiños,

    ResponderEliminar
  165. Gracias por tu visita es un placer seguir este blog...• Quisiera que mis letras fueran
    • Caricias para dejarte esa amistad
    • Profunda que el día a día nos va
    • Marcando este aparato que con
    • Su magia nos deja ver el alma
    • De nuestros amig@s gracias por
    • Tu visita y tus cariñosas palabras
    • A mi poesía
    • …felicidades
    • Mi cariño y hasta la próxima visita
    • Un abrazo
    • Marina
    • ***ESPIGAS DEL ALMA III ***

    ResponderEliminar
  166. Es genial da gusto volver y encontrarse con amigos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  167. Humberto, muchas gracias por visitar mi blog, y por supuesto que es un honor que lo sigas. Tu trabajo es también muy interesante, y de seguro me tendrás visitándote con frecuencia.

    Saludos.

    PD: Por cierto, aprovechando el tema de esta entrada, y si tienes tiempo, me gustaría invitarte a ver unas fotos que tomé de un tren antiguo. Están en otro de mis blogs

    http://dibugrafias.blogspot.com/2011/08/travel-to-old-west.html

    ResponderEliminar
  168. Que contenta me puso leer tu comentario, es un placer para mi que te puedas sentir cómodo en mi bloog y que permanezcas en el.. toda critica me vendrá bien para mejorar y todo alago me hara sentiir GENIAL ! Un abraazoo y desde ya te sigo y te espero en mi bloog .. :)

    ResponderEliminar
  169. Genial un relato corto, co fuerza, tensión y con la sorpresa al final. Me ha encantado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  170. HOLA AMIGO, MUY BUENO TU RELATO, AL PRINCIPIO PARECE REAL. ¡¡¡MAGNIFICO!!!

    ResponderEliminar
  171. Muy bueno, y bien escrito, como es habitual en ti.

    Saludos

    ResponderEliminar
  172. Excellent Job!!I love this one! Thanks for stopping by :)

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?