2 de noviembre de 2011

Hembra

Avanzaba por la acera con un andar elegante de cabeza erguida. Sus muslos eran generosos y terminaban, bien abajo, en tobillos delicadamente torneados. Hasta donde se discernía, tenía la piel rosada y los ojos claros. Sus pechos -muy abundantes- se balanceaban al ritmo de sus pasos. Caminaba entre los transeúntes sin darle la menor importancia a las miradas -entre atónitas e incrédulas- que todos le dirigíamos. Sin dudas, se trataba de una hembra ejemplar, era natural que llamara la atención.

Cuando llegó al cruce de la avenida, bajó el cordón y cruzó la calzada muy lejos de la senda peatonal, sin siquiera advertir el semáforo. No hubo manera de que el automóvil pudiese frenar. La arrojó a varios metros de distancia, donde dio unos estertores horribles a la vista de todos los testigos.

Ya lo dije yo, por más que vivamos en un pueblo pequeño de montaña, es inadmisible que las cabras anden sueltas por la calle.

189 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “Mentiras in blue”.

    Quiero dedicar “Hembra” a Dany, del blog http://no-more-wall.blogspot.com/

    Que estén todos bien, qué embromar.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Dib:
    Me confundió la "piel rosada"...
    Una buena broma, jejej.
    Seguro que si la cabra hubiese estado en el más alto de los riscos no se hubiese lastimado...
    saludos caprinos.

    ResponderEliminar
  3. Las apariencias engañan a la gente y a la que camina,que piensa: "ANCHA ES CASTILLA..."
    Mi felicitación y mi abrazo siempre Humberto.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Tenías que habernos advertido que tenía mucho pelo.
    Pobre almita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La belleza, o tiene algo de trágico, o no es belleza. Un saludo HD

    ResponderEliminar
  6. Sin duda es muy buena "hembra" cuando les gusta hasta las cabras.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Algunas veces me pregunto... ¿se habrá entendido?

    ResponderEliminar
  8. Que te he de decir humberto, al igual que todos y viendo la fotografia que presentas, imagine un preciosa dama, pero jajaja que buen relato amigo, siempre me regocijo con tu fenomenal ingenio, saludos desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  9. ¿Semáforos en un Pueblo?
    Pobre cabra, maldita sea la modernidad.
    Seguro que se entiende, pero la palabra hembra y además la foto, nublan cualquier raciocinio.
    Cuídate Humberto, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. ps. Espero haberlo entendido o ando igual que la cabra de despistado, jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Tú sí lo entendiste, Starlight, pero por otros comentarios...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Es que a esa cabrita no le habian enseñadp en la escuela Educación Vial, jajajaja.

    Un abrazo bromista.

    ResponderEliminar
  13. M confundio la foto, muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Bueno, si ponía una foto de una cabra, se rompía el desenlace, fue difícil, no te creas, jeje
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. (San) GENIALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Me encantan estas cositas tan lindas que usted escribe, hacía tiempo que no entraba en su blog y he querido hacerlo esta noche. Besitos desde España.

    ResponderEliminar
  17. Muy cariñoso tu comentario, Iluminada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Muy buena, crei que era una mujer hasta el final, gracias por hacerme sonreir.

    ResponderEliminar
  19. Era Hermosa la muy cabrita, jajajaja
    Muy bueno Humberto
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. En primer lugar gracias por la dedicatoria, inesperada, por cierto.
    Entro como siempre, para leer tus nuevos relatos, para leer los comentarios y me encuentro con esta gentileza. Gracias Humberto!

    A los lectores les quiero aclarar que la dedicatoria me excluye de cualquier parecido físico con la foto o mi reputación de cabrón.

    ResponderEliminar
  21. Por supuesto, hace referencia al humor siempre presente en tu blog, Dany ;)
    No hay de qué...

    ResponderEliminar
  22. Jajaja, que penita de hembra, destrozada quedo la cabrita. Buen giro el final, me despisto el principio o quizás mi mente se lo imagino antes de tiempo? Da igual, muy bueno si señor. Un bessito

    ResponderEliminar
  23. Que cruel eres...

    Merecía ser bella e inteligente, ya me estaba emocionando... jajaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. ja ja y yo que pensaba en una hembra "de aquellas colosales".

    ResponderEliminar
  25. ¿Así que te gustan las cabras ???

    No, no, ya lo entendó !!!

    El que entré como un animal, fui yo!!!

    Se lo paso a mi mujer, para que lo utilice con sus alumnos, debido a los primeros comentarios.

    Me parese vien la aclarasión de dibino !

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Que decirte Humberto, como siempre sorprendes, aunque da pena de la pobre cabra.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  27. Pues habrá sido de montaña
    Porque de pueblos sabia poco

    Gracias por el buen rato
    Un abrazo

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  28. Hola Humberto.

    Buen comienzo para llegar al giro que le has dado luego. La verdad es que al final una se queda pensando si es que la protagonista era un ejemplar hembra de cabra, o si a la hembra, por ser de alguna manera en particular, se la acaba llamando cabra... (esto podría ser muuuuuy fuerte...)

    Es que anoche, en un comentario, en forma de broma, Diavola calificó con el diminutivo masculino de esa palabra a Draco, y todavía no lo he olvidado, je.

    Por cierto, que esa tontería me hizo saber que no se le da la misma acepción a la palabra aquí que en otros lugares... (aparte de que sea la cría de dicho animal).

    Biquiños!

    Carmen

    ResponderEliminar
  29. No me gusto Humberto, me pareció un poco mas de lo mismo, de esos chistes tontos que se escuchan por ahí... me sorprendió que venga de vos...

    ResponderEliminar
  30. Lucía, como dice el dicho popular, "sobre gustos no hay nada escrito".

    Pero hay uno que me atrajo más, lo dijo un colega de blog: "Hasta el mejor torero tiene su tarde mala".

    Que no te sorprenda, no podés imaginarte cuán malo puedo ser como escritor... según tu criterio, claro está.

    Un cariño y gracias por marcar los defectos. De alabanzas estamos cansados.

    ResponderEliminar
  31. Muito bom o texto como sempre... nos faz prender na leitura!! Parabens!! Abração, Cirino

    ResponderEliminar
  32. Que alivio me has hecho sentir al ver que se trató de una cabra , hoy probablemente recuerdo de barbacoa, y no la hermosa chica de la foto, la cual como mínimo quisiera tener aunque sea impresa en mi camiseta.

    ResponderEliminar
  33. Muy ingeniosa la vuelta final, creí que hablabas de una mujer!!!
    Humber, creo que Lucia no lo entendió y te salió a pegar, jejeje.
    Un beso de flor.

    LU

    ResponderEliminar
  34. Espero no haberte ofendido.. no soy muy diplomática como veras, es que esperaba algo mejor (para mi gusto), y bueno.. será que la tarde mala la tuve yo, ja
    besos

    ResponderEliminar
  35. Lucia:
    Se sabe que las críticas o halagos van a estar en relación directa con el nivel de exposición que uno tenga. Si me expongo a escribir y subir textos, soy conciente de que a alguien no puede gustarle, lo cual me parece más que válido.

    Te cuento una anécdota. Murakami, escritor muy famoso, fue a dar una conferencia a una universidad de EEUU y un tipo lo agarró a golpes porque no le había gustado cómo había terminado su libro "Tokio blues".

    Desde el Himalaya de Murakami al cerrito de Dib, te digo: No me ofendí.

    Más cariños.

    ResponderEliminar
  36. Esta vieja señora recuerda la hermosa foto de esta mujer en la revista Life.
    No te entendí "hombre terrible", pero una imagen tan bella sólo debiera inspirarte admiración ¿no crees?
    De todos modos te quiere doña Ku

    ResponderEliminar
  37. Ayyyy!! Esta entrada dolió!Porque no está lejos de alguna situación real.
    Gracias! Abrazo

    ResponderEliminar
  38. ....bueno, bueno.....y... se rompió la mágia.


    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  39. y la femina responde:tenemos la libertad,absoluta,de saltar al espacio, que querrá,sin permiso de nadie...
    me causa gracia esa ironía, en cada uno de tus trabajos,que subyase,allí!
    me ha gustado siempre,esa manera de escribir...que pena qu no nos hayamos conocido!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    blog ectualizado

    ResponderEliminar
  40. Las cabran no deberían andar por muchos lugares... aunque siempre lo hacen.

    Beijo

    ResponderEliminar
  41. Ola,meu querido amigo,cada vez que passo por aqui mais me impressiono com teus contos geniais e supreendentes.Adoro cada um deles.Abrss.

    ResponderEliminar
  42. Sí, no me esperaba este final. Me quedé como idiota. Muy bueno.

    Saludos cordiales.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  43. Ufff... que susto!!!

    Um beijo, poeta.

    ResponderEliminar
  44. La palabra "hembra" me sonó fuerte en uno de tus relatos, pero bueno, me dije, hoy Humberto estará en uno de esos días especiales, aunque bueno... mejor no sigo... Ja jaja!! Al fin no sé si me da más pena la supuesta mujer o la pobre cabrita. Humberto!!

    ResponderEliminar
  45. Notable su habilidad de dar vuelta el sentido del texto en las últimas cinco palabras, sin respetar el semásforo.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  46. Dicen que la cabra siempre tira al monte, al parecer quiso hacer una excursión y se olvidó de contratar un guia turístico.
    Saludos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  47. Me gustó mucho. Parece que la dama tuvo la misma suerte que la pata de cabra.
    Un abrazo enorme!
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  48. El conductor debiera fijarse que lo que pasa adelante es una hembra de lujo, no cualquier verdura.

    ResponderEliminar
  49. Me había compenetrado tanto con la descripción de la "hembra" que llegando al final me dije, ¿y qué tendrán que ver las cabras del pueblo? Ja, ja, después caí. Te cuento que sufro más por una cabra aplastada que por una yegua, digo perdón, por una hembra... (como la de la foto) Besos y gracias por la sonrisa!!!!(Ya venia "de chiste" desde la dedicatoria me parece). (Me gustó el comentario último, del Hombre llamado cuervo!)

    ResponderEliminar
  50. ay, no era el hombre, era el joven, por qué no aprenderás a leer...

    ResponderEliminar
  51. Humber!! Genial tu relato! Brillante, sugestivo, ácido, de inesperado final.. Te felicito! Gracias x darme la sonrisa q necesitaba :)
    Un gran abrazo y todo mi cariño.
    VANUCHY OLABE

    ResponderEliminar
  52. Muy interesante pasar por tu espacio y encontrar esos relatos maravillosos, aunque al final tuve que leer varios comentarios para poder entender que se trataba de una cabra y no de una mujer. Y es que si la foto engaña, pero tus relatos son los mejores!!!!

    besos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
  53. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  54. Con lo bonito que empezo todo, para terminar con su pechos en el asfalto, sorprendente, como poco.Pobre cabra difunta.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  55. Jajaja, y si hubiera sido vaca, ni sonando el claxon, jajaja. Muy cómicos los comentarios y todavía más, tu cierta arrogancia para contestar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  56. Jajajaja!!!
    Ni pienso hacerme la mujer superada! Me hiciste entrar como una mismísima "cabra"
    Desde el título, pasando por la imagen y transitando el relato, tejiste la red y adentro!
    Además merecidísima dedicatoria a mi amigo Dany (genio y figura)
    Me voy a dormir riendo y eso no tiene precio!
    Great work, funny boy! Big kiss 4U!
    Keep in touch! ;)

    ResponderEliminar
  57. Terrible final para una cabra montañesa, con todos los atributos que tenía la hembra, jaja.

    Muy divertido.
    Un beso.

    Sabri!!

    ResponderEliminar
  58. This is a fantastic image Humberto.
    Really love this one!

    ResponderEliminar
  59. :S, pobre cabra, ni una cabra ni nigún animal debería de andar suelto por muy pequeño que sea el pueblo, sobre todo los animales no domesticados que para nada entienden de semáforos coches y demás cosas ajenas al entorno natural.

    saludos

    ResponderEliminar
  60. Humberto: eres asombroso. Me imagine una terrible diva y que quede con la boca abierta con tan genial final.
    Maravilloso!!!
    Un beso......

    ResponderEliminar
  61. La ciudad siempre es un peligro. Para muestra tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Y...se comieron a la hembra?
    Me he estado riendo por buen rato, XD
    See ya!

    ResponderEliminar
  63. Y de ojos claros ? Apa ! que hembraza !
    jejeee
    Bss de Gitana♥

    ResponderEliminar
  64. ¡Bien! Me gustó el distractor. Ahora sé que tu lector puede caer en una trampa. ¡Exquisito!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  65. sensual la cabrita que parece tuvo un final tràgico; me disculpo por el poco tiempo que encuentro, un saludo y un abrazo
    Blas

    ResponderEliminar
  66. Pues me has engañado bien, con la maquiavélica aportación de la foto de entrada. Y ¿será que en los pueblitos de montaña sólo tienen cabras? No debe ser un pueblo de esquí...
    Muy divertido, abrazos.

    ResponderEliminar
  67. Porque nadie le daría unas clases de seguridad vial...?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  68. Las apariencias engañan a la gente aveces...Muy buen trabajo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  69. Me gusta el buen humor...
    ;)
    saludos

    ResponderEliminar
  70. Buen texto. Un gusto leerte amigo.Te envío un fraternal saludo, deseándote un buen día.

    ResponderEliminar
  71. Las apariencias engañan y las palabras también. Tú nos han enganado con las dos.
    Pero ha sido divertido caer en el engaño.

    ResponderEliminar
  72. Sólo una buena "hembra" es capaz de despertar tanta espectación... Abrazos

    ResponderEliminar
  73. Creo que la próxima vez que vea una cabra, me acordaré de tí Humberto, jejeje. Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  74. Me gusto tu historia, se ve que los conductores no ven mas alla de sus narices, tenia que haber esquivado la cabra, ella no estaba familiarizada con los semaforos..
    Muy buen giro, me ha encantado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  75. Qué bien engañas. Me has obligado a una segunda lectura y a una tercera. Muy hábil. Divertido y bien escrito.

    ResponderEliminar
  76. Me ha sobresaltado la entrada.
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  77. La belleza, la estampa, lo llamativo de una persona no es síntoma de cordura y mucho menos de respeto por las señales de tráfico.

    ResponderEliminar
  78. Caramba qué final más sorprendente!
    Jajajaja
    En serio que mirando la imagen y leyendo el texto,me has llevado al error impepinable de creer que era una mujer la que caminaba así de portentosa.
    Muy bueno,sí señor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  79. Has vuelto a tocar mi talón de Aquiles!...Adoro a los animales y no puedo soportar ni que muera una cabra atropellada!
    Aunque el relato fantástico, me gusta leerte!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  80. ¡Pobre cabra! sería daltónica...
    Me pareció que era un pueblo centroamericano... por la vestimenta de la cabra y los transeúntes...
    ;-)

    abrazo

    ResponderEliminar
  81. No me esperaba nunca esa frase final. Con tu permiso lo comparto en mi facebook para que entren a leerlo! (mediante el enlace que hay bajo tu entrada, por supuesto) :D

    ResponderEliminar
  82. Este tipo de relatos tienen la seguridad de que van a ser leídos dos veces, para darnos cuenta de qué manera habíamos caído en la "trampa".
    Aquí solo una cosa que me chocó es que los muslos terminen "más abajo". Siempre terminan más abajo en los tobillos y más arriba en... el tronco ¿o empiezan en el tronco? no sé, a mi me sobra la explicación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  83. Yo no hubiera esperado a tal final, antes de llegar al cordón cuneta, una soga al cuello y marche p'al corral!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  84. Jjaja, ay, qué bueno. Qué inesperado. Y ya iba yo a criticar por lo de los omnipresentes pechos abundantes... ;)

    Sludos!!

    ResponderEliminar
  85. Me sorprendió ya que yo me imaginaba una burra.
    En realidad muy divertido.

    ResponderEliminar
  86. Se mascaba la tragedia y al final, diste un giro. Aunque menos, pobre cabra, jeje

    Permíteme un apunte, imagino que se te ha pasado, será "-entre atónitas E incrédulas-

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  87. Aunque me da mucha pena de la pobre cabra, me ha gustado el relato... las descripciones perfectas y ese giro final.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  88. Muy bueno ¡¡¡, ésta sí que no me lo esperaba.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  89. Pero ya sabes, la cabra tira al monte como dice el refrán y de calles no esntiende nada...

    Saludines

    ResponderEliminar
  90. jajajaja me encanta tu sentido del humor!! no hablaste del pelo y claro!! de hay la confusión,aunque los pechos abundantes ya me dieron una pista jajjaja.un abrazo Humberto!

    ResponderEliminar
  91. jeje, todos andábamos tomando para los tomares y zas! apareció la finada cabra
    genial!
    saludos

    ResponderEliminar
  92. Pobrecita la cabra!!

    Ahora, sos medio tramposo, la imagen engaña!!! jajajaja





    PD: "e incrédulas"

    ResponderEliminar
  93. Apenas y me enamoraba de la "hembra" y la matas... Chico malo, chico malo.

    Me encantó el final, siempre trágico e inesperado. No seremos primos?

    ResponderEliminar
  94. Sí, sí, se me pasó el "e", porque antes decía "atónitas y maravilladas". Cambié "maravilladas" pero dejé el "e".
    Gracias a los lectores atentos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  95. Muy bueno... realmente te destacaste. besos.

    ResponderEliminar
  96. Según las estadísticas hay más mujeres que hombres y recién ahora entiendo la razón. Tu relato no hace más que ratificar lo difícil de la vida en lugares dónde la presencia femenina es insuficiente.
    Un gran abrazo, qué embromar.

    ResponderEliminar
  97. Vaya tragedia. Esperaba ver una buena moza y me encuentro una cabra tirada en el suelo, que se ha dado un golpe con la furgoneta del boticario del pueblo ¿No podía ir en burro como los demás? A ver si salva.

    ResponderEliminar
  98. Fuerte y cáustico; la belleza con el horror; el sinsentido de la vida, el aroma a femme fatale; el humor negro de la absurda existencia.

    Como siempre, pocas palabras e inteligencia a raudales, Humberto.

    Un abrazo de Federico.

    ResponderEliminar
  99. Genial, aunque lo de "hembra" ya comenzaba a dar alguna pista, tu excelente descripción de sus andares y la mezcla de términos humanos como -muslo- en la redacción, han jugado muy bien al despiste. Me gustó. Abrazos.

    ResponderEliminar
  100. Vaya hembra qué manera de acabar. Sí, yo también creo, como alguien dice por ahí, que la belleza puede ser trágica. Empieza fulminándote y acaba fulminada de un modo fulminante jajaja.
    Buen micro.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  101. Será relevante el saber qué pasó con la salud de la señorita?. No sé, me imaginé que pudiese estar grave.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  102. Lo que pasó es que... aprovecharon y se la comieron, ¿para qué desperdiciar una cabra? con lo bien que saben.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  103. Me anoto entre otra de las que cayeron, jeje.
    Hicieron bien en comérsela, por distraida.
    Besotes.

    Stefi

    ResponderEliminar
  104. ¡Qué triste Humberto! Yo me esperaba otra cosa. Bueno, excelente como siempre y sorprendente final.

    ResponderEliminar
  105. El texto, al margen de su sentido del humor, se da a múltiples interpretaciones, algunas de ellas bastante zoofílicas, en las que no me adentraré por decoro y prudencia... Besos.

    ResponderEliminar
  106. Magnífica tu sensual entrada de palabras con letras
    Hugs

    ResponderEliminar
  107. De lo que se trata es de sorprender e interesar al lector como tu lo haces cada vez que escribes estos pequeños relatos, ese es el verdadero valor de un escritor.
    Un besote

    ResponderEliminar
  108. Que cabra tan atractiva.
    Por aquí no hay ninguna así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  109. No esperaba ese final, que forma de quedarte con la gente. Un saludo

    ResponderEliminar
  110. Hola Humberto
    Agradezco mucho tu visita a mi blog. Los comentarios son escasos quizá por eso, tienen los que se extravían a mi jardín un valor especial.
    No sabría decirte, cuál fue el primer relato tuyo que leí, pero si recuerdo que me interesó tu manera de escribir. Depués he visto tus textos en otros blogs, como el Microrrelatista. Y me siguen gustando. Al entrar en tu blog me asusté un poco. Tus palabras arrastran diariamente a cientos de personas que responden, sugieren y elogian lo que escribes. Somos un poco la antítesis. Pero no lo digo exáctamente con envidia. Ahí tienes quizá un poco de razón tú, cuando dices me asusten las masas. Pero bueno, ni tanto ni tan calvo.
    En todo caso, eres bien recibido en mi blog y prometo que dejaré comentarios en el tuyo de vez en cuando. ¡Ah! Me alegra que te gusten algunos de mis relatos.

    Un abrazo sincero

    ResponderEliminar
  111. Si es que tenemos las mentes calenturientas !!!!!! Muy bueno!

    ResponderEliminar
  112. Contundente final.

    Una abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  113. Ella seguia cminando y mientras lo hacia no pensaba nada más que en el encuentro de ése hombre que la poseia sin darse cuenta...
    Movía su cintura al compás del ritmo de ansiedad y locura que sentia hasta que......se vió el auto casi encima....rodando su voluptuoso cuerpo pudo ir dando vueltas haste el cordón donde él la esperaba con los brazos abiertos...
    :)

    ResponderEliminar
  114. Qué bueno, un relato genial, me habías engañado con la foto del post. Tendrías que habernos advertido que la hermosa hembra lucía abundante pelambrera, y exhibía orgullosa adornos córneos en su testuz, igual me hubiera hecho otra idea.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  115. ¡Vaya, me engañaste! Lo consigues de lleno para llegar a ese final en el que no sé si reir o llorar por el fatal desenlace de la cabra...

    Besitos

    ResponderEliminar
  116. ¡Qué bueno! No me esperaba para nada ese final.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  117. Pobre cabrita.....

    Era su hora, sin duda.

    Abrazos Humberto.

    ResponderEliminar
  118. Una cabra loca,muy buena y muy guapa pero una cabra loca a fin de cuentas.En las caídas y en los accidentes nadie sale bien en la foto,ni las mejores cabras.Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  119. ya estaba yo por señalar el sesgo machista! ejjeje
    Saludos.

    ResponderEliminar
  120. Perfecta la trampa visual . Muy buen relato . Gracias por la sonrisa del día . Dios contigo

    ResponderEliminar
  121. Reconozco que me conmueve cuando alguien dice que le alegré el día o el momento, ¿qué mejor elogio?
    Eso sí, no siempre serán textos divertidos, jeje.
    Muchas gracias a todos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  122. Querido Humberto: Breve y sensual, sorpresivo. Un encantador Microrrelato. Me ha encantado. Un tema que me gusta tocar en los míos . Avasallante imaginación la tuya. Hoy he venido a visitarte y a disculparme por mi ausencia expresa, ya que siempre te leo, al mismo tiempo quiero informarte, y lo hago porque eras seguidor de mis blogs literarios (solo prosa)que he fusionado y habiendo al fin concluido mi labor, te informo que ya está en la Blogósfera Escribiendo. . . (http://zmescribiendo.blogspot.com) Te estaré esperando para compartir mis escritos. Gracias y un fuerte abrazo.
    Z Millz M

    ResponderEliminar
  123. Si es que la envidia es muy mala...
    Besos.

    ResponderEliminar
  124. Para mi,era una mujer con unos cuernos bien grandes,por eso la confundian con una cabra!!
    Jajaja...buenisimo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  125. almazulada es igual a sildelsur.

    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  126. Me confundís con tantos nicks... jeje
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  127. Cabras o no, mujeres así deberían andar libres por la calle. Solo hay que cuidarse de las consecuencias.
    Bacana entrada.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  128. ¡¡¡Fenomenal!!! no me he dado cuenta hasta que no he llegado al final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  129. ¡Muy bueno, me ha encantado! Lástima por la cabra, me caen bien estos animalitos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  130. Pues, como buen macho cabrío, es decir como todo un cabrón. Me he creído toda la historia de amor y seguiré llorando a mi amada voluptuosa, así la sirvan de cena en algún estofado. Atte. El cabrío mustio.

    ResponderEliminar
  131. apología a la zoofilia..jajaja, me encantan tus breves relatos con estos finales que descolocan..abrazo

    ResponderEliminar
  132. NEGRO, SOS UN HDP, ME COMÍ LA HISTORIA DE LA MINA Y ERA UNA CABRA, CAI LO RECONOZCO. ME ATRAPAN TUS HISTORIAS SIEMPRE TAN DIFERENTES.
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  133. Buenísimo!
    Quién iba a imaginar que esa hembra, era un ejemplar de cabra!

    Un abrazo!
    ;)

    ResponderEliminar
  134. Hola Humberto...me dejé llevar por la fotografía...y ¡Sorpresa! Era una linda cabra, también tienen lo suyo. Me gustó el relato por el inesperado final. Te felicito con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  135. Siempre es triste la muerte de una hembra. Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  136. Me encanto tu entrada, me sentí identificada. Gracias, besos.

    ResponderEliminar
  137. Una gran confesión, Norma... sorprendente.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  138. Ja! Me pareció divertido Humb.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  139. Interesantísima confusión se obsequia al lector después del punto final. Además de la natural sonrisa por el juego, cuán cerca está nuestro lenguaje de confundir cabras con mujeres, estupores con bellezas...

    Excelente, un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  140. Humberto,tienes un blog de maravilla,me encanta leerte ,pero desde hace unos meses no puedo dejar mis comentarios,con los cambios no entiendo como hacerlo ,por el momento yo no he publicado,por el mismo motivo trataré de informarme, de que forma hacerlo,si tu lees lo que te escribo ,por favor deja en mi bolg un mensaje,felicitaciones saludos...

    ResponderEliminar
  141. Sugerente relato que "fácilmente" puede inspirar la foto de esa mujer. Es posible que ese "sin darle importancia a las miradas" se debiera a la aureola de la belleza, que como vaho puede empañarlo todo a su alrededor, hasta la senda peatonal. Seguro que el conductor ni vio el semáforo. Me ha gustado tu relato.

    ResponderEliminar
  142. Lo mejor de tu relato, es la sonrisa que se esbozó en mi rostro al leer la última frase. Lo cierto, es que la foto ayuda a confundir al lector, pero, estoy seguro que, sin ella, el efecto sobre el lector, hubiese sido el mismo. Maravilloso Humberto. Un gran Abrazo.

    ResponderEliminar
  143. Jajaja, están muy bien estas cosillas, hasta la foto que has elegido. Cómo siempre, todos miran menos el que tiene que mirar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  144. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  145. Oh Pobre cabra......
    Jugaste al despiste y lo conseguiste...

    Me gustó este relato con final inesperado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  146. Estupendo relato. Ingenioso y contundente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  147. ¿Habrá sido una hermosa cabra?..jeje!!

    ResponderEliminar
  148. - jajajaja!!! Caii!!! :D habia engranado por el lado de "hembra"! tipo insulto callejero onda "que no tuvo madre???" ah - jaja -
    Me encantó!
    Sejidora dibina que tampozo save escrivir O.o
    Leer tu blog fué la frutillita que corona un dia precioso, gracias Humberto.

    ResponderEliminar
  149. Marcela, como dije por ahí, un comentario como el tuyo me pone muy feliz. Alegrar un instante la vida de otro no tiene precio.
    Un cariño a todos.

    ResponderEliminar
  150. Hola Humberto , la verdad es que es algo desconcertante , y lleva a engaño , pero yo digo si es una cabra hay que ver que cabra mas sexy y guapa ,no? yo estoy como casi todos los que te han comentado , un beso de Lm.

    ResponderEliminar
  151. Jolines, Humbeto, qué bueno. "La esencia no viene en barriles". Eso es, diste en el clavo.

    Ayer vino a mi pulpe un viejo indio chamán a pedirme consejo (jajaja!). Le hablé del parásito que crece en nosotros desde niños, ese que se alimenta de falsedades, antivalores, prejuicios, perjuicios, machismo, desviaciones... y que al final es nuestra personalidad. Secuestra nuestra mente, espíritu...

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    P.D. Ese parásito es un engendro que nos meten nuestros padres, sociedad, iglesia de mierda, desde pequeños cuando nos quieren ahogar en un maldita pila bautismal. Hay que ser libres y un poco infantiles. De ahí mi puta manera de ser, no encuentro otra explicación.

    ResponderEliminar
  152. Concuerdo, la religión nos idiotiza con sus prohibiciones, pero aún así respeto a los que creen de verdad. Hay gente pura todavía, no mucha, pero hay.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  153. Yo creo... o quiero creer. Pero no me prohíbo siquiera las prohibiciones a veces.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  154. Termino el trabajo y la semana con tu escrito, así que después de poner cara de preocupación y de horror con los estertores, me he partido de risa, juas!!!
    Como me pasa siempre he vuelto a leerlo y mientras lo releía me reía de acordarme de mi primera impresión.
    ¡Fenomenal y mil gracias amigo !!!

    ResponderEliminar
  155. Genial !!!
    La foto es la culpable del despiste, pero deberás explicarme eso de las cabras de piel rosada.

    Un texto incómodo sin duda para una dama.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  156. ¡IMPACTANTE! el texto engaña con tanta sutileza que al final parece que murieron dos :) un saludo

    ResponderEliminar
  157. Pechos abundantes y balanceantes, jajajaja, muy bueno llevando al despiste con esto, imaginamos un pecho generoso que se balancea al igual que las caderas al andar, y lo que es, son las ubres de ese color rosaceo que dices. Lo que hace la imaginación calenturienta, jajajaja.

    Qué animales somos! Por eso la cabra iba tan campante por la calle.

    Gracias por el buen rato Humberto!

    Buen finde, besos.

    ResponderEliminar
  158. más de unose hizo la cabeza jaja y seguro que te enviaron mensajes privados, aquellos que no leyeron el final.
    te felicito.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  159. Genial¡¡¡¡,Nada es lo que parece.Muy buen relato.Besos

    ResponderEliminar
  160. olá amigo, obrigado por me seguir, bjus tere.

    ResponderEliminar
  161. Hola, Humberto
    Algo maquiavélico el relato; parece broma, pero a todos nos puede llegar la hora cuando menos lo pensemos.
    Que pases un maravilloso fin de semana

    ResponderEliminar
  162. Y sí, Rud, a las cabras suele llegarles más rápidamente... muchos hombres (maquiavélicos) las comen asadas.
    Gracias por tus deseos.

    ResponderEliminar
  163. Una cabra en la ciudad siempre se siente perdida...¡me encanta! siempre digo lo mismo,pero es la verdad.
    Espero que vaya todo genial, que ningún coche atropelle tus ideas.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  164. Cuando he leído " que sus pechos se balanceaban, he pensado en una cabra , fíjate, jajajaja al parecer ambos pensamos " en verde", luego lo de que esos mismos pechos eran abundantes, me a pegado una rallada que para qué, he pensado " jolín pues cuantos tiene", y claro, no es que eran muchos si no que andaban tan llenos, por eso el balanceo, en fin, que me gusta , este tipo de escritos, y sobre todo la foto que acompaña, que todas las miradas, a la mujer de muslos prietos y "torneados" tobillos jejejej, genial!!!!!

    ResponderEliminar
  165. De nuevo por tu casa amigo, disfrutando de las cosillas que nos dejas. Gracias por compartir.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  166. jajajajjajajajajaja....ya te iba yo a preguntar en donde habías mirado mi andar....pero cuando escuche el frenazo del coche me detuve jajajja y mas que no soy cabra aunque este mas loca que una de ellas...Muy buena entrada...besos amigo..

    ResponderEliminar
  167. jajaja, nos has engañado a todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  168. Lo de seguir las normas de circulación para evitar como transeúnte un atropello creo que es válido en la mayoría de ciudades excepto en Roma (ahí más vale no mirar los semáforos) y creo que también en Nápoles.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  169. jajajaj, pobre cabra.

    Muy bueno tu micro, gracias por estas risas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  170. La foto fue tu aliada para mantener el guiño hasta el final.

    la descripción de la "dama" me pareció un poco animal, pero no sopechés.

    Pobre cabrita.

    Un beso con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  171. Eh!!, que gran giro, me dejaste con mis acusaciones en el bolsillo, jajaja. Muy bien, yo también pensaba que era un texto sexista y buscaba alguna reflexión. Bien, bien, ha sido otra, pero igualmente satisfactoria la experiencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  172. Tan ingenioso como siempre, nos despistaste a todos! jejeje

    ResponderEliminar
  173. :)
    Nada es lo que parece...que pena, cuanta realidad nos perdemos :)

    Besote

    ResponderEliminar
  174. Me ha gustado.
    Un saludo desde España.

    ResponderEliminar
  175. LLevo varios días pensando en tu relato, y la verdad es que sigo desorientada, no sé muy bien como interpretarlo. Lo releo, y al final me quedo con la misma sensación de desasosiego casi ofensivo de la primera vez.
    De todas formas enhorabuena porque has captado mi atención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  176. Gosto muito dos seus contos.
    As cabras estão habituadas a andar à vontade sem automoveis ou semaforos.
    beijos

    ResponderEliminar
  177. Me a encantado el relato! me has conseguido engañar con la descripción del principio, pensaba que era una mujer jaja y luego resulta que era una cabra jaja muy bueno.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  178. jaja muy buen giro, lograste despistarme

    ResponderEliminar
  179. Pobre cabra, le hicieron mal de ojo!!
    O estaba loca ( mi madre, de vez en cuando, las toma de ejemplo de locura cuando se refiere a mí)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  180. jaja... ¡Loca como una cabra!
    Me encantó, muchas gracias por la invitación, me quedó por acá...
    Beso, Nuri.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?