11 de octubre de 2011

Los gritos de la hormiga

En algún momento de la vida de todo gran lector, surge -intempestiva y osada- la idea de convertirse en escritor, pero ya sin el "gran" adosado. Ése es el precio… y algunos lo pagan.


A mí me criaron sobre un piso de tierra apisonada que mi madre (todos los días) barría para quitarle el polvo: nunca olvidaré este absurdo. A mi chica la educaron sobre un piso de baldosas esmaltadas en un edificio de clase media lameculos. Estamos juntos hace años: nunca entenderé este absurdo.


¿Alguna vez se preguntaron cómo sería un mundo en el que se escucharan los gritos de los insectos que diariamente matamos? Después nos espantamos cuando, en la consulta del dentista, el paciente que nos precede suelta un gritito amariconado porque le tiene miedo al torno.

155 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por los comentarios para “Hembra”. (¡Sí, era una cabra!)

    Les dejo tres textos atípicos (y muy personales) escritos en una tarde de sábado.

    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Tarde se sábado y me detengo a pensar...es verdad, la vida en si misma es un absurdo...muchas veces me detengo, pienso y todo se convierte en una tarde ociosa de sábado, que son las mejores para reflexionar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra sobremanera que el primer comentario me muestre que se entendió el mensaje. Gracias Remei.

    ResponderEliminar
  4. Hay tantos absurdos a lo largo de la vida, algunos de ellos nos aprisionan como una tela de araña, y mientras se espera el momento decisivo, escuchamos horrorizados los gritos de las hormigas aplastadas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Interesantes observaciones presentan tus relatos, en especial me alcanzó el de la posibilidad de que las hormigas gritasen al ser pisadas; pero el caso que tenía yo en mente surgía por las veces que comí almejas vivas, de ésas que sirven en Zihuatanejo, son rojas, grandes, deliciosas y se retuercen al echarles el limón; las acostumbraba comer yo en mi niñez ,cuando aún carecía de tanta influencia budista y oriental como ahora.
    Cuando escribía comedia en Los Ángeles, llegué a montar un sketch acerca de uno que se quejaba de pesadillas de culpa por los gritos de las almejas.
    Lo del escritor, quizás ocurra con frecuencia, que queremos probar nuestra propia voz literaria posterior a vernos como lectores que aprendimos que se puede narrar con diversos estilos, y de ahí pasamos a someternos a un ejercicio en las letras que tiene muchos satisfactores y nos desarrolla en diversas formas. La última de la que me entero es que resulta terapéutica para algunos.

    ResponderEliminar
  6. De cada uno de los textos, me surgen estas reflexiones:
    1-Siempre creí que todo el mundo tiene un escritor encerrado en si mismo; algunos manuscritos, otros graban sus voces, los más tienen blogs. La idea es expresar los fantasmas internos.
    2-Yo solía barrer un piso eternamente sucio, me identifico. Habría que entender el absurdo de cómo pasar de un esmaltado a tierra apisonada.
    3-Desde chico me persigue la misma idea pero con las plantas: me es imposible comer la ensalada de lechuga sin pensar en eso.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. hay tantas absurdidades en la vida!!
    Hay dias en que piensas en ellas y no te queda más remedio que partirte de la risa jajaja...
    No quiero ni imaginarme que pudieramos oir los gritos de los bichitos que se nos cruzan por nuestro camino...Dios!!! me la pasaria esquivandoles y no llegaría núnca a mi destino...Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  8. Es lo que tiene la vida que está cuajada de absurdos en los que si pensamos nos perderíamos en la absurdidad más profunda
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Pues afortunadamente que no oímos todos los gritos de todos los insectos, ya tenemos demasiado jaleo con los humanos, lo digo porque he estado unos días en un país de mucho jaleo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Yo sí pensé y pienso en los dolores de los pequeños seres como las hormigas! cariños Martha

    ResponderEliminar
  11. Muy divertido y a la vez reflexivo tu texto, como siempre eres genial.
    La vida en una realidad-entendimiento diferente es lo más absurdo que ha parido madre. Supongo que los terricolas nos caracterizamos por absurdos y nada respetuosos con los otros seres vivos que convivimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, algo de verdad diferente!!

    1- yo prefiero no pagar el precio y ser solo una lectora

    2- el amor es absurdo no hay que buscarle explicaciones

    3- una mariconada como decís lo de quejarse por el torno..

    Reflexiones a lo cioran, la filosofía del absurdo, como dice la canción quien quiera oír que oiga.

    Besos

    Sabri!!

    ResponderEliminar
  13. Prefiero leer, escribir me cuesta al ser tan breve, concisa y escueta.

    El ser diferentes puede ser un buen complemento.

    No mato ni una mosca, les abro la ventana para que amablemente se vayan, jajajaja. Su piso una hormiga será porque no la he visto.

    Absurdo es lo que nuestra mente nos quiera hacer creer

    Buen finde Humberto, besos.

    ResponderEliminar
  14. ¿Hay algo que no sea absurdo en esta vida?

    ResponderEliminar
  15. hola... me gusto mucho el escrito, y creo que yo estoy en un proseso de escritor en medio de tempestades pero sin perder su rumbo... un abrazo buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  16. Perder el "gran" me importa un pito!
    Nada merece que uno resigne la pasión de escribir,ni siquiera la perdida del "gran" que en última instancia es superficial y subjetivo!

    Lo de la clase media lameculos me suena extraño,ya que hay tantas personas tan distintas en la clase media!!!!!

    Lo de los insectos me abstengo de opinar,me caen muy mal todos ellos,incluso las mariposas y tambien agrego las palomas aunque no sean insectos.
    Salud y buena vida,como dice un amigo mio!

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Sildesur, no nos olvidemos que esto es ficción, por favor, si no, por muy mal caminos podemos andar.
    Un cariño y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola!

    ¡como es el destino! :) yo soy ecoloca y trato de nno pisar insectos, pero creo que sufriria mucho en ese mundo de gritos lastimosos, me quedo con el paciente :)un saludo

    ResponderEliminar
  19. alguna vez te has preguntado,como llora un nene,por HAMBRE?...sería maravilloso,que pudieras escribir,sobre ello!
    interesante cuento!
    un abrazo hd
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  20. momentito...vaya!también esres seguidor,y caramba,no comentas!
    blog reactualizado!
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  21. La metáfora está más que servida:
    Nunca entenderemos otro daño infligido que no sea el que nos
    corresponde sufrir.
    Cada cual vive de su propia parcela sin colisionar con las ajenas. El grito ahogadoni puede salir al exterior del hormiguero de lo absurdo.
    Me gusta, Humberto

    ResponderEliminar
  22. A lo mejor no es absurdo, quien sabe. Si se presenta muchas veces tal y como dices en tu reflexión, debe ser regularidad.

    A lo mejor es absurda regularidad, quien sabe.

    Ya me estoy perdiendo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Vamos por parte

    Primer absurdo: Me cuento
    en el de ser ávido lector comencé
    a escribir.Estoy pagando en cuotas.

    Segundo absurdo:Me crié en una casa grande con mucho terreno para disfrutar Un gran jardín, árboles, etc. Hoy vivo en el Departamento de mi pareja en un primer piso. lo más que puedo es sacar la cabeza por la ventana. Me siento Tweety

    Tercer absurdo:Pues no me imagino a los insectos gritando. Pero le tengo pavor al torno.

    Un placer comentarte. Un buen rato de recreo.

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  24. lo de su madre, en efecto, es un absurdo; lo de su mujer, una contradicción. Buena entrada. Saludos

    ResponderEliminar
  25. Todo pequeño escritor , es un insecto gritando, salvo que se haya criado en piso esmaltado.
    La voz de un insecto en soledad no se escucha, pero es insoportable cuando forman enjambres.

    Abrazo AMIGO.

    Miguel.

    ResponderEliminar
  26. Miguel... creo que le encontraste el rulo perfecto, un escritor-insecto arrastrando su grito.
    Un abrazo y un honor

    ResponderEliminar
  27. Mi padre me aconsejaba: "Si quieres ser feliz como me dices, no analices, hijita, no analices" No sé si esa reflexión era de él o no. Lo que si sé es que nunca le hice caso.
    Cariños: Doña Ku

    ResponderEliminar
  28. Siempre creí que un escritor tiene un lector encerrado en sí mismo:)

    Yo nunca barrí ni ví barrer ni un esmaltado ni una tierra apisonada: por eso ahora soy barrendera profesional:)

    Cada día escucho horrorizada los gritos de las hormigas aplastadas,en invierno y en verano, pero sobretodo en invierno.Yo sí pienso en los dolores de las pequeñas hormigas, pero los chinos,no. El del torno no és un maricón, és una mariposa rosa:)

    Un abrazo de una lectora esmaltada, apisonada y aplastada!

    ( Grácias x tus relatos sabadeños )

    ResponderEliminar
  29. Siempre creí que un escritor tiene un lector encerrado en sí mismo:)

    Yo nunca barrí ni ví barrer ni un esmaltado ni una tierra apisonada: por eso ahora soy barrendera profesional:)

    Cada día escucho horrorizada los gritos de las hormigas aplastadas,en invierno y en verano, pero sobretodo en invierno.Yo sí pienso en los dolores de las pequeñas hormigas, pero los chinos,no. El del torno no és un maricón, és una mariposa rosa:)

    Un abrazo de una lectora esmaltada, apisonada y aplastada!

    ( Grácias x tus relatos sabadeños )

    ResponderEliminar
  30. Dude de todo aunque todo sea duda.

    Buena entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Sea ficción o no,es mi forma de pensar sobre lo que lei!!!!!
    Si queres tomalo como de parte de un personaje de ficción también,asi hace juego!!!

    ResponderEliminar
  32. Hecho, mi querida Sildesur, de personaje a personaje.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Tres textos que forman uno, Humberto, no tengo la menor duda. Si hubiera sido la primera vez que leo algo tuyo, me lo creería, je, ahora no.

    En su conjunto, solamente diría (en francés, pero no sé) que "así es la vida".

    Por separado, solamente yna respuesta a la pregunta: ese mundo sería exactamente igual que lo que es, porque nos acostumbraríamos a oir esos gritos, del mismo modo que oimos otros gritos más dolorosos y no nos da la gana de escucharlos.

    Je, la dentista me decía que ya era raro lo que yo aguantaba sin quejarme y con la boca abierta, me hicieran lo que me hicieran. Es que todo aquello, al lado de las que he pasado, y con la angioplastia del año pasado tan en mente... no era nada.

    ¡Biquiños!

    Carmen

    ResponderEliminar
  34. Y leídos en otra tarde de sábado; todos rondan sobre la misma idea, obvio, por eso forman parte de una misma entrada.

    Pero me ha impactado muchísimo el tercero, siempre he pensado que si existe un "juicio final" a la hora de morir van a contar todos los insectos que uno ha matado... y lo peor, es que la mayoría de los casos ni siquiera recordaremos el crimen ni mucho menos podríamos esbozar algún motivo... quizás estaríamos ante una condena absurda, porque para el mundo nuestra noción de justicia también es absurda, quizás.

    Noto también en estos textos una ligera búsqueda en el lenguaje de perder, lo que se dice "delicadeza" Para llegar a otro tipo de lugares, a lo mejor es una impresión personal, no obstante me resulto interesante.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Pero claro, mi querido Juan, un lenguaje demasiado delicado, a veces, cansa, al menos a mí me cansa. Pruebo, evalúo, me enojo, me desenojo... esas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Ay, Humberto, que vengo esta tarde del dentista!! Y le tengo pavor, lo siento.

    Siempre he pensado que consideramos a los insectos animales de tercera, o cuarta, o quinta categoría. Matar un perro, un gato, incluso un ciervo, un jabali, un conejo, un toro... nos da una pena inmenssa. Incluso hay asociaciones que los protegen. Pero los insectos nos molestan, nos producen hasta un poquillo de asco.

    ¿Y si gritaran? ¿Y si pudiésemos oirlos llorar?

    Besicos.

    ResponderEliminar
  37. Naci en la posguerra y no hay cosa más absurda que la guerra donde se mata no a los insectos (bueno también),sino a los seres humanos por orden de los que se quedan en los despachos!!.

    ResponderEliminar
  38. Ponernos en el lugar de lo pequeño para ridiculizar la magnificación de lo que no es para tanto.

    Esto o es una fábula o se parece mucho a ello. Me gusta, desde luego.

    Admiro tu incesante creatividad, Humberto. Un cálido saludo del seguidor Federico.

    ResponderEliminar
  39. Me estaba refiriendo, evidentemente, al último de los textos, que es el que más admirable me parece.

    Pero hay que destacar, Humberto, que has compuesto un tríptico (muy breve, claro)que ni el de Puccini (lo digo por la excelencia).

    Otro saludo mío.

    ResponderEliminar
  40. Federico, en los tres textos hay grandeza y en los tres hay pequeñez... principalmente la del que los escribió ;)
    Un gran cariño

    ResponderEliminar
  41. Insisto en que el tercero fue mi favorito, aunque haya coherencia entre los tres textos.

    ResponderEliminar
  42. jajaja...muy bueno! Pero veo que quien gritaba por ahi era la hormiga...puff...que alivio!!!!

    ResponderEliminar
  43. Humberto vida la vida fisfrutala, ABSURDOS HAY MUCHOS, PERO ES MEJOR SACAR ALGO POSITIVO DE ELLO. Si no a la vida no encontrariamos sentido. un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Nos pasamos la vida rodeados y preocupados por cosas absurdas, hacemos tanto ruido que difícilmente podemos oír algo que no sea nuestra propia voz.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Tranquilamente pienso...si pudieran hablar los bichos que nos rodean??...mejor que sigan callados!

    A veces tenemos la pretensión y la osadía de creer que quién lee,también puede escribir,jaja,pobres de nosotros,por pensar tal cosa,pero si bien es cierto,que podemos intentarlo!!!

    Un abrazo!!
    Me quedo pensando en hormigas...!

    ResponderEliminar
  46. Si pudiéramos escuchar a los bichos estaríamos todos locos de atar que de ruido constante jejeej.

    besitos y sonrisas sin bichos:-)

    ResponderEliminar
  47. Me pareció mu ácida esta entrada, como si fuese un mensaje dirigido a alguien en particular. Una hormiga quizás?

    Si los bichitos hablaran!!

    Un beso grande.
    Stefi

    ResponderEliminar
  48. la vida esta llena de absurdos,pero nos quedamos escondidos en ellos,porque es mas sencillo que enfrentarlos
    muy bueno humberto
    saludos

    ResponderEliminar
  49. Habitamos un mundo lleno de contrastes absurdos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. No me parece para nada absurda, esa idea tuya. mas bien la veo interesante y a tener en cuenta, porque como un dia escuchemos ese grito, se parara el mundo :).

    Gracias HD, por estos retazos de inteligencia bien escrita.

    ResponderEliminar
  51. Gracias a ti, Noah, amiga fiel y siempre tan amable conmigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  52. Hola Humberto, no le le he leído un sábado por la tarde ni tan siquiera una tarde, pero me ha gustado mucho. Yo ya tiro la toalla en este mucho de las letras, pero intentaré, mientras exista, poder contestar a tan hermosos y buenos escritos.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  53. Y como de costumbre, llego tarde y no leí el texto ni de sábado ni por la tarde. En fin...
    Tríptico más que interesante. No sólo veo como hilo conductor "la contradicción" hay cosas subyacentes muy significativas. La pseudo pequeñez del escritor, la diferencia de clase social, la fragilidad y la insignificancia de la hormiga...
    Me gustan estas entradas! Uyyy esto ya te lo dije miles de veces!
    Jejeje!!! Muy bueno Mr.Dib!
    Big kiss and happy weekend!

    ResponderEliminar
  54. Es así, mi querida Bee, la idea era trabajar sobre las contradicciones entre grandezas y pequeñeces. Lástima que muchos lo lean literalmente y crean que la voz del narrador es la mía. Parece que el "ficciones mínimas" no alcanza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Los gritos de los insectos que matamos los escucho diariamente cuando paso frente a un café, un bar, un restaurante, cuando cruzo Corrientes o Santa Fe. Gritos sordos e inaudibles, gritos puestos en los gestos arrogantes de la gran urbe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  56. Mal momento ese.
    Mejor olvidar lo de ser escritor y dedicarse a leer.
    Es mucho más gratificante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  57. Tenemos suerte de que no se escuchen los gritos de los insectos, eso sì serìa un absurdo, pues son muchos los que matamos, incluso sin querer, y eso porque no los vemos, porque de querer, pues queremos matarlos todoos..jajaa..

    Buen domingo
    Besos.

    ResponderEliminar
  58. Somos como esos insectos pero no nos damos cuenta, pon una bomba y seremos bajo el cielo la nada.
    Así es la vida humana.
    Besos Humberto.

    ResponderEliminar
  59. Sería todo un drama escuchar los gritos de los animalillos que pisamos.. por otro lado tampoco entiendo el grito en el dentista si te duermen y no sientes nada!!

    Cada uno nacemos donde nos toca.. pero nunca sabemos quién será la horma de nuestro zapato..

    Cada uno se forma adecuando su intelecto de acuerdo con lo que lo hemos amueblado...

    Gracias mi querido Humberto eres único!!! Y eso tu lo sabes.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  60. Pues menos mal que tenemos a alguien como tú, que da profundidad y elegancia a lo absurdo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  61. Buena tarde de sábado, bien productiva. Plas, plas, plas.

    Querido Humberto, cada texto marca y hace reflexionar.
    Como dice la canción:"Me gustas muchoooo..."

    Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  62. Lo absurdo de verdad sería perderme tus escritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  63. Muy buena tu reflexión en este texto, grandes y fuertes contra pequeños y debiles, uno machancando al otro por ser mas pequeño y no le oimos gritar ni tampoco le dejamos hacerlo...asi nos va todo..
    Si los insectos lloraran tendriamos rios de lagrimas.
    Buena entrada,. me gusta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  64. Si uno dedicara todo un día a observar los que hacemos y las cosas que suceden a nuestro alrededor, creo que nos daríamos cuenta de todos los absurdos que nos acompañan. Muchas gracias por estos tres textos, que nos pueden brindar la idea de hacerlo.
    Un gran abrazo.
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  65. A veces muchas cosas que no "entendemos" tendemos a calificarlas de "absurdo"....y muchas de ellas:
    (que frase tan absurda!)
    un beso

    ResponderEliminar
  66. de vez en cuando tu estilo un poco "Borgesiano" (segùn mi modesto punto de vista) destila perlas de sabidurìa como las de la presente entrada: aforismas en claro estilo Wilde..;el trabajo que realizas con tu blog y con tus escritos poco a poco se està tomando el adjetivo GRAN.
    un abrazo y gracias por los buenos consejos de "naturaleza brasileira"
    Blas

    ResponderEliminar
  67. Fantástico, Humberto, aunque a mí me dan un miedo-asco tememendo los insectos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  68. Jajajaja!!sin sentido.. con risa de mañana.. comiendo mi bagel te leo y sonrio
    Odio el dentista!!!

    ResponderEliminar
  69. º°♥❤ Olá, amigo!
    ❤ Nunca pensei nisso... o grito das formigas agonizantes... se eu pudesse ouvi-las, eu enlouqueceria... são tantas que são esmagadas o tempo todo!
    º°❤ Boa semana!
    ❤Beijinhos.
    º°❤Brasil

    ResponderEliminar
  70. En alguna vida anterior tuve que ser insecto, porque empatizo con todos. Cuando abro la ventana invitando gustosa a una mosca a que se vaya, ella haciendo caso omiso de mi invitación anima a sus amigas a entrar en la sala...ya ves son cosas del querer...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  71. La vida es una sucesión de hechos absurdos que en su conjunto le dan coherencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  72. Los absurdos son lo que mueve el mundo en realidad. Si nos tenemos que ajustar a lo establecido, el mundo tiene un final muy próximo.

    Me gustó sobremanera el último. La cercanía del suceso, es lo que le da la relevancia necesaria para que sea percibido por nuestro interés. Es la explicación a las sensaciones que nos aporta una foto de la guerra en Bosnia y otra similar de cualquier conflicto en África. LAs semejanzas son una variable muy poderosa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  73. Y... esta vidorria nos vapulea.
    Admiro tu imaginario y reflexiones de sábado. Tus cuentos me atan.
    Con cariño desde tu hermosa Ciudad Capital (por un rato).
    Edith

    ResponderEliminar
  74. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  75. Todo el mundo grita... por lo que no dejamos de ser simples hormigas a los pies de la montaña.

    Solo que en la naturaleza de hombre... no bajamos la trompa aunque se nos pise. Y por ello no alcanzamos a escuchar lo que suena debajo de nuestros pies.

    Pero dejar de ser nunca, insectos urbanos.

    ResponderEliminar
  76. el silencio está llenos de gritos
    la vida es violenta, quien dijo que este planeta era una taza de leche?

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  77. Es ser humano es absurdo, en general, unos nos damos cuenta a tiempo e intentamos plasmar en palabras la esencia de esa absurdez, otros por el contrario se creen el ombligo del mundo y pretende dirigirlo.
    Me gusta la imagen de una tarde io mañana, triste y gris, son mis momentos preferidos para meditar.
    gracias por los textos atípicos, estoy harta de leer los "típicos".

    ResponderEliminar
  78. Desconozco si gritan las hormigas, pero hace una hora que se me coló un enorme moscardón en la cocina, que no paraba de volar ruidosamente. Cerré la puerta y me puse a perseguirlo con un trapo. Tras varios minutos, decidí abrir y dejar que se fuera. Tras el mal rato que la hice pasar, no creo que vuelva. Imagino que ya ha encontrado la salida.

    Sentí lástima del bicho, o quizás me acordé de la vieja peli de ficción "la mosca", en la que se puede escuchar su lastimero e infantil grito cuando queda atrapada en la red de una araña.

    ResponderEliminar
  79. Al leer los nuevos comentarios, sentí una gran alivio, pues ayer, algún que otro mensaje me hizo pensar que habían creído que era mi voz la que se levantaba soberbia acusando a los "pequeños" de no llegar a determinada altura, cuando la idea original era -ciertamente- otra.

    Es verdad, es la primera vez que subo textos con ese olor característico de la "verdad oracular" de los aforismos, pero todo esto sigue tratándose de ficción.

    Esta entrada hizo que 5 seguidores se borraran, lo cual me alegra enormemente, pues les mostró que estaban en el blog equivocado.
    Quiero Dibinos, no seguidores ;)

    Un cariño.

    ResponderEliminar
  80. Muy bueno Humberto!!!
    Los gritos de las hormigas son como los gritos de la gente que jamás es escuchada en un mundo lleno de cosas absurdas.
    Un BESO
    Maribel M.B

    ResponderEliminar
  81. (San TLF)
    si uno se pone a reflexionar, los absurdos son tan singulares....tan particulares....aunque para serte sincera, pefiero el chillar de los insectos al ruguir del torno..jajajaj...¡que bueno sos en lo tuyo Humber!

    ResponderEliminar
  82. Que imaginación...que nunca te falte..besos

    ResponderEliminar
  83. Afortunadamente no los oímos...
    Claro que, tampoco he oído gritar a ningún paciente de dentista y mira que los he visitado:)

    Saludos

    ResponderEliminar
  84. Es cierto que estás lleno de imaginación y de buenas ideas. En este momento creo que te las "chupaste" todas porque estoy falta de imaginación hasta para el comentario. Me quedo con esas pequeñas verdades que no me suenan absurdas. Y aunque sea ficción, yo me gustan el piso de tierra y los grandes escritores, total a mí no se me borran los seguidores porque no tengo. JE. Me encantaron los gritos de los insectos, sería insoportable un mundo así. Sin ir más lejos mis alumnos mataron 2 cucarachas voladoras gigantes en el aula, porque a mí ese "crash" con destrucción de tripas de cucaracha me mata. Cargaré con un poco menos de culpa si escucho esos gritos. Muy bueno, nunca me puse a pensar en ellos!!! Beso. Una dibina (espero)

    ResponderEliminar
  85. Atención lectores de este blog:

    Yo soy de los que piensan que en este mundo acelerado y sin tiempo hay que escribir corto y conciso en los blogs para que haya más gente que te lea. Es una discusión vieja.
    Hoy les digo que se pierdan algunos minutos más y lean Valentina, uno de los relatos largos de Humberto.
    Lo bien que harian.

    Claro, no me quedó nada de tiempo para leer los gritos de la hormiga. Ya volvere.

    ResponderEliminar
  86. Quizás esto está cambiando, últimamente se escuchan muchos gritos, y que sigan!!!!!!!!!!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  87. "Esta entrada hizo que 5 seguidores se borraran, lo cual me alegra enormemente, pues les mostró que estaban en el blog equivocado.

    Quiero Dibinos, no seguidores ;)"

    Ah, pos si es así, me anclo. jeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  88. El absurdo nos envuelve, si te pones a reflexionar sábado o lunes que mas da, te das cuenta que todos los días caemos en el absurdo, o no es absurdo que haya millones de personas pasando necesidades y miles de personas con cuentas en paraísos fiscales insultantes cifras?

    Un besazo mago, me encanto su texto, usted buen amigo siempre tan brillante, muy bueno lo del grito ajjajaja. Amelia.

    ResponderEliminar
  89. Muy buenos tus textos, Humberto. Tu pluma escueta hace revelaciones maravillosas. Los absurdos nos sustentan. El tercer micro: insuperable. Un beso por esta hormiga. . .

    ResponderEliminar
  90. Es, en cierto modo, una injusticia que una hormiga no pueda gritar y ser oída cuando la matan, y que sí pueda quejarse un hombre que le tiene miedo a un torno que, de hecho, le va a hacer bien!

    Saludos!
    http://paradoenelabismo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  91. Creo que hay que ser realista, no todos los que escribimos en un blog (en este caso escribo en 1ª persona del singular), tenemos aptitudes y cualidades para escribir y acabar pubicando con éxito un libro (al menos yo tengo claro esta idea jaja).
    Encontrar explicaciones a cosas que no tienen mucha coherencia, puede ser que nosotros, los que tratamos de entender ese hecho o situación, no tengamos las suficientes herramientas para entenderlo. Por qué dos personas de distinto origen social no pueden enamorarse y vivir para siempre, habrá otros lazos que sí tengan en común... no?
    puesto que no solo el origen y la cultura de las personas determina encontrar conexión y similitud con otra persona.

    un abrazo
    :))

    ResponderEliminar
  92. El 1º muy acertado; aunque la actividad del "lector" es más pasiva que la del escritor, si se decide dar el paso es para echar toda la carne en el asador.
    El 2º, yo le daría la vuelta: imagina que ambos salen de un mismo entorno pero luego evolucionan con los años de diferente forma y se hacen más distantes: ahí es donde veo un absurdo en el caso de que sigan juntos.
    Y el 3º me ha hecho recordar que en los últimos años prefiero expulsar a una mosca antes que matarla: para tener tan corta vida, me acojona pensar en la perfección de su vuelo, rápido, potente, con máxima eficiencia energética, sólo choca con cristales y espejos, y luego esa enorme habilidad para salir igual de lo dulce que de la mierda: ¿quién habló sobre la perfección del ser humano?
    Un abrazoteeeeee

    ResponderEliminar
  93. Dib, si oyéramos los gritos de los insectos no sería nada comparado con el grito desgarrado de los árboles talados. ¡Ésos sí que me dan lástima! Por las moscas, desde luego no.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  94. Pero qué absurda es nuestra vida. Y como nos comemos el coco en cosas absurdas a veces. Pero qué bien nos lo cuentas siempre.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  95. Creo que si pensamos en lo absurdo tendríamos que buscar otro planeta, donde no hubiera bichitos que aplastamos todos los días y, nos esconden sus gritos porque nos quieren mucho más que nosotros a ellos... Estupendo trabajo Humberto.

    ResponderEliminar
  96. Voy directamente a tercera porque es la que me ha impactado. No quiero ni imaginarme si fuera posible oír ese grito creo que nos volvería locos. Supongo que por ahí viene mi manía de no cargarme conscientemente ni a una mosca.

    Interesante reflexiones

    Besitos

    ResponderEliminar
  97. Humberto hay muchos absurdos a lo largo de la vida.


    Un cordial saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  98. Hola compañero.
    Hay tantas cosas que no se entienden y que son verdaderas incognitas.
    Creo que vivimos con la idea de encontrar las soluciones, pero todo termina y las soluciones tambien.
    La vida es por si, absurda.
    Un abnrazo. ricard

    ResponderEliminar
  99. Absurdo sería, por definición, mas o menos algo así como lo contrario a la lógica o a la razón, ilógico.
    Si todo se manejara según la lógica... que predecible seria el mundo.
    Me gustó mucho!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  100. Me pregunto si reflexionar una tarde de un sàbado es la mejor forma de empezar en fin de semana.En la segunda reflexiòn, sobre porquè està con tu chica, serà que la razòn social no tiene nada que ver con el amor.
    Un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  101. DESAFÍO,

    Uno más que se animó!!!!!
    ¿A qué ustedes /vosotros pueden/podéis leer un cuento un poco más largo? En la página de inicio del blog, donde dice CUENTOS LARGOS, al lado de "Principal", sigan las indicaciones, se llama VALENTINA, ya se los dijimos, es IMPERDIBLE. Si no pasan el desafío, como lectores, la verdad, un bajón.

    ResponderEliminar
  102. Toda la vida es un absurdo, en especial esos gritos de insectos que no oímos y realmente desdeñamos. Es la ociosidad de pensar en lo absurdo. O quizá lo absurdo de estar ocioso.

    ResponderEliminar
  103. La vida en sí es un absurdo...mejor no pensar y disfrutar.Por eso no mato insectos...
    Besos

    ResponderEliminar
  104. De niño sí debí ser un verdadero azote para la madre naturaleza cazando insectos y haciéndoles las mil maldades. La naturaleza me lo devolvió en la adolescencia con una alergia a múltiples picaduras, ahora una avispa sola es capaz de vengar a todas las que maté.

    ResponderEliminar
  105. Interesante historia. Interesante la vida de alguien que se desarrolla.La vida de las hormigas es como la de nosotros el mas fuerte aplasta al mas débil.Es lamentable. Un cordial saludo para ti y tus amigos lectores.

    ResponderEliminar
  106. como un cambalache Humberto, como un cambalache
    saludos

    ResponderEliminar
  107. Me ecordastes, que yo de pequeña, llorab asi alguién pisaba una hormiga ante mi...

    Creo que los humanos nos creemos los reyes del mambo y no somos capaces ni de pensar en nuestros congeneres muchas veces...

    Saludos

    ResponderEliminar
  108. Es necesario expresarse ; escribir es una forma y poco tiene que ver con la facilidad, preparación o genio, soy prueba de ello.

    El amor hace que algunos absurdos dejen de serlo.

    Ya bastante dolor se ve y se escucha a diario. Si se puede elegir, preferiría no ser testigo de los gritos de los insectos.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  109. Encantada. Para mí es un placer conocerte. Linda foto al inicio Splinter.

    ResponderEliminar
  110. Son cosas absurdas que quizás no tengan explicación...

    Tan solo pensamos en nuestros miedos... creo que poca gente se ha parado a pensar en los insectos a los que simplemente desean matar... eso dice mucho de tí..

    un abrazo

    ResponderEliminar
  111. Nunca pensé en que los bichitos gritaran hasta que un amigo me habló de los gusanos entonces entendí el dolor de los insectos.


    Saludos

    ResponderEliminar
  112. El relato de hoy es muy curioso , pero en parte tienes razón , yo tengo que confesar , que a mi me dan muchísimo , miedo las cucarachas , y yo no tengo el valor de matarlas , llamo a mi madre para que lo haga ella la verdad , pero si que puedo llegar a entender los que llegan a sufrir esos bichos ,muy bueno felicidades Humberto , un beso de Lm.

    ResponderEliminar
  113. De las tres cosas que dices...lo que más me ha hecho pensar es lo de los gritos de los insectos!!! que fuerte!! y cuando hechamos los cangrejos o mejillones vivos a hervir??? que me dices?? El ser humano es de lo peor!!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  114. Cómo vamos a escuchar el grito de la hormiga si ni si quiera escuchamos el nuestro? Yo también quiero ser una poeta, aunque sea en barrizales.

    ResponderEliminar
  115. Será algo que comiste?
    Cariños!
    Per.

    ResponderEliminar
  116. Debe ser por eso que solo destruyo a los mosquitos tigre(Si los veo) y a las avispas.
    Me gusta el contraste entre la pisada sobre tierra y la pisada en suelo esmaltado.
    La pisada en tierra es mucho más elegante y entrañable.
    Más humana.

    ResponderEliminar
  117. Si nos detuvieramos a escucharlos, no los matariamos, aunque solo fuera para quietarse el (disgusto) de escucharlos. Todo es de un absurdo, pero acabamos acostumbrados.

    Para algunos, el precio no es demasiado caro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  118. ¡Vaya,al fín! una crítica biológico-social....me encanta.
    un beso

    ResponderEliminar
  119. Más de una vez he oido hormigas gritar. No quiera saber lo que dicen.

    ResponderEliminar
  120. Procuro no aplastar a las hormigas, les doy un mitín intentando que no invadan mi casa y lleguemos a un acuerdo amistoso.

    La vida hay que vivirla no comprenderla, será por eso que a veces no entiendo nada.

    Besos, Humberto

    ResponderEliminar
  121. Ciertos monjes, cada mañana, nada más despertar, hacen una oración de bendición a sus pies y piden perdón por los "bichitos" que matarán sin pretenderlo en su inevitable acto de dezplasarse por el mundo.
    Comprender es dar sentido al absurdo que parece la existencia de los "individuales", de los que no se "sienten" más que a sí mismos.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
  122. Sigo leyendo mas de lo que escribo, sin embargo también es un absurdo (que yo escriba...)

    No quisiera oir los gritos de los insectos, no los mato, solo los espanto... me alcanza con los maricones en el odontólogo...

    Besos

    ResponderEliminar
  123. al 1), no necesariamente.

    al 2) las contradicciones no excluyentes son la salsa de la vida.

    al 3) hoy por hoy hay miles de sonidos que no escuchamos, que todos los tonos se amplifiquen, haría que escuchemos menos aún. A muchos no les queda claro a la fecha que son dos oídos y una boca...!

    ResponderEliminar
  124. Me comentó una conocida que jamás volvería a matar a una cucaracha...porque sólo le faltó hablar. Aquel día me sorprendió el comentario, lo he recordado a veces, y hoy otra vez con tu lectura...los sábados a veces son largos, y el domingo, más!
    Saludos, Humberto!

    ResponderEliminar
  125. Todos tenemos absurdos que contar, pero personalmente para mi seria un absurdo el dejar de leer tus magnificas escritos Humberto, saludos desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  126. Siempre sorprendido por las muestras de afecto que dejan aquí, ojalá pueda retribuirlas con el mismo calor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  127. Interesantes las tres reflexiones, Humberto.
    Con la primera estoy totalmente de acuerdo y con la última es para pensar profundamente. Qué dolor, pobres insectos.
    Sobre la segunda decir que hay tantos absurdos como personas. Inevitablemente.
    Me gusta tu blog y volveré. Te pongo en la lista de blogs que sigo porque tu espacio tiene algo que engancha.

    Un abrazo de Mos desde mi orilla.

    ResponderEliminar
  128. Lo absurdo de vos y tu pareja, sería pensarlo tanto que se pudra. Disfrutalo. No escucho los gritos de miles seres de humanos sufriendo, menos puedo oír el de una hormiga. Lo primero porque necesito cierto respiro contra tanto absurdo/miseria, lo segundo pq la verdad sólo me gustan las abejas.

    ResponderEliminar
  129. El mundo es una contradicción, el grito de la hormiga es el grito del que está siempre por debajo.
    Un gran tríptico.

    Besotes.

    LU

    ResponderEliminar
  130. Nunca mejor dicho, Lu, es el grito del que está siempre debajo de la suela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  131. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  132. He borrado la anterior entrada porque me ha parecido muy larga.
    Nunca había pensado que gritaran, cuando era pequeña, jugaba con ellas y sé que entre ellas hablaban, pero gritar... nunca las oí. Menos mal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  133. Es una pena que hayas borrado el comentario, pues me pareció muy sentido, en verdad me llegó, ojalá leas esto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  134. Fantastic macro Humberto!
    Sending you wishes for a wonderful week!

    ResponderEliminar
  135. Desgraciadamente también nos acostumbraríamos a esos gritos como lo hemos hecho con tantos otros que ya no nos afectan.

    ResponderEliminar
  136. Reflexiones. Me quedo con la tercera. Sobre todo por los gritos que sí se oyen en las plazas de toros y son apagados con aplausos para el asesino.

    ResponderEliminar
  137. yo le tengo más miedo a las locuras de mi dentista que a su querido torno.
    Por cierto, si escuchásemos los lamentos de los insectos que asesinamos nos quedaríamos sordos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  138. Si lo pensamos, la existencia es absurda, por eso la "revestimos" de sentido, proyectos, sueños, rabietas, esperanzas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  139. Es verdad, hay tantos absurdos. Pero quizá si no los hubiera la vida no tendría sentido. Ni me planteo si gritan las hormigas al pisarlas, directamente no las piso.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  140. A veces haria falta el clamor de millones de gritos, digo yo, alla en mi isla nos haria falta que las hormigas gritaran tan alto y que los pies que dan los pisotones se pudran de miedo...
    Absurdos? Bueno, digamos que si... a mi me gustaria llamarles "coincidencias"
    Saludos,

    ResponderEliminar
  141. "Sólo viviendo absurdamente se podría romper alguna vez este absurdo infinito."


    Abrazo!

    ResponderEliminar
  142. ¿Qué más se puede añadir? lo dices tan bien...por cierto, me encanta la nueva foto de la cabecera.

    ResponderEliminar
  143. Mis queridos amigos, estoy sin internet hace 1 día, no me es posible visitarlos.
    Espero se solucione pronto.
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  144. Me recordaste a : ¿Han dejado ya de llorar los corderos, Clarice? :)
    Sí, la vida es un absurdo pero dicen que es para aprender...el qué, no lo sé. Sigo buscando una razón.

    Un abrazo

    pd. me gustó tu comentario en "LLueve en la ciudad"

    ResponderEliminar
  145. Clase media 'lameculos'. Vaya descripción. Jejejee Saluds.

    ResponderEliminar
  146. ¡Comparativo con mucha potencia, que zarandea la conciencia y el tesón!
    Besos taladrados.

    ResponderEliminar
  147. hi dee hi humbertodib.blogspot.com blogger found your blog via yahoo but it was hard to find and I see you could have more visitors because there are not so many comments yet. I have found website which offer to dramatically increase traffic to your blog http://xrumerservice.org they claim they managed to get close to 1000 visitors/day using their services you could also get lot more targeted traffic from search engines as you have now. I used their services and got significantly more visitors to my blog. Hope this helps :) They offer backlink checker seo techniques backlink service 1000 backlinks Take care. Jay

    ResponderEliminar
  148. Absurdo. Es un tema de la filosofía que me gusta mucho. Nunca he llegado a creer realmente que la vida es un absurdo (porque me da miedo). Pero aparentemente lo es y aquí ha dado usted con tres fuertes argumentos. Gracias.
    http://idasueltas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  149. 1 PREFIERO SER LECTOR A SECAS, NI LOCO ME PONDRIA A ESCRIBIR PORQUE LEI A OTROS.

    2 NO ES MALA UNIÓN, DURAN MAS QUE OTRAS DE LAS MISMA CLASE. ACÁ EN CÓRDOBA HAY ALGUNOS BARRIOS ASI.

    3 SERÍA UNA LOCURA ESCUCHAR LOS GRITOS DE LOS BICHOS, NO PODRIAMOS VIVIR.

    UN ABRAZO, NEGRO, DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.

    CHRIS

    ResponderEliminar
  150. yo trato de no matar insectos, tengo miedo de escuchar el grito y q mi abuela esté reencarnada en alguna mosca.

    ResponderEliminar
  151. Vaya!!

    la verdad es que hay muchas cosas que no se pueden entender...la vida es un absurdo.

    Sólo se que hay que luchar por hacer realidad nuestros sueños, y siempre buscando la felicidad, la autentica felicidad!

    besos desde sonrisasdearcoiris.blogpsot.com

    ResponderEliminar
  152. Jooo, Humberto, qué reflexiones sobre la coherencia y razonada vida que llevamos.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  153. Creo que todos, o por lo menos todos los que comentamos aquí, tenemos pensamientos absurdos más amenudo de lo que puede parecer. Ayer se me ocurrió que quizás nunca nos demos cuenta que morimos porque lo estamos haciendo todo el tiempo o por lo menos ante cada pequeña posibilidad y luego reencarnamos sin darnos cuenta. Es tan loco como que las hormigas griten al pisarlas, pero más aún que tu segundo párrafo. Ese no me parece demasiado absurdo, es más, me siento identificada y no te voy a decir si con vos o con tu chica jaja. Abrazote.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?