17 de septiembre de 2011

Hombre en la tina


Al pasar por el cuarto de baño, Clara vio a su marido sumergido en la tina, estaba cubierto de espuma y lucía una dichosa sonrisa que le iluminaba el rostro. A su lado tenía una mesita sobre la cual había colocado una lámpara con luz tenue y una copa de vino blanco. Su cabeza descansaba sobre la toalla y tenía las manos apoyadas en los bordes de la loza. Clara dio dos golpecitos en la puerta y -sin esperar ningún permiso- entró al baño. Caminó hacia él que ya le extendía los brazos. Se agachó, le tomó el mentón y dejó allí un beso. Al darse vuelta para salir, con el codo, hizo caer la lámpara adentro del agua, así que tuvo que esperar a que él acabase con aquellos horribles espasmos para salir -desconsolada, claro está- a pedir ayuda a los vecinos. Ya se lo había advertido: No sigas viendo a esa mujer… y tampoco lleves aparatos eléctricos al baño.

219 comentarios:

  1. Muchas gracias por los comentarios para “John Nobody”.
    Espero que las queridas féminas que visitan este espacio no sigan tan mal ejemplo.
    Un gran cariño a todos.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Te juro que me he perdido en el relato. O no he sabido entenderlo. Pensaba que se metería con el al baño no que acabaría matándolo.

    Un abrazo en la distancia

    ResponderEliminar
  3. Ainsss. ya lo entendíi.. debo dejar de madrugar tanto..

    Besosss

    ResponderEliminar
  4. Mujer de pocas palabras -raro, por cierto-.
    No podrán decir que no le advirtió. Hay gente que por las buenas... no entiende.
    Grande, Humberto!!! Besos latinos.

    ResponderEliminar
  5. Nunca llevar aparatos eléctricos junto a la tina y menos vino blanco, vamos, que el tinto sienta mejor con la muerte y el posible recuerdo del asesino....el torrontes es simple agua desteñida.
    Saludos amigo

    ResponderEliminar
  6. Cuando ya me iba a dormir, me llegó el mail de nueva entrada y aquí legué. Una mujer que avisa vale por dos. Ya le había dicho que tuviera cuidado, la otra y la electricidad no son un buen coctel para llevarse al baño.
    Buen cambio de rumbo.
    Besotes. Sabri!!

    ResponderEliminar
  7. Los hombres no nos escuchan,la prueba esta, ella le aviso.
    Me encanto, Humberto.
    Un beso....

    ResponderEliminar
  8. Todos estamos al acecho ! Cada día me gusta más tu escritura ( mi teclado anda mal). Breve, pero que abre las cabezas al imaginario de cada uno que lo lee. Felicidades !

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la imagen del beso seguida de la caída, como al descuido, de la lámpara. Vaya con la mujer latina.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Estando éste individuo tan avisado, se nos presenta a algunos lectores la imágen aquella de que el muerto y su matadora como que se orquestan dentro de la misma órbita y se involucran en un rito pre mortuorio. Los personajes además traían exceso de puntos de antagonismo que se daba en claro que no habría armonía o buen fin.
    Más que como relato de lectura lo siento como algo para verlo en pantalla, para que logre cobrar su fuerza completa.
    Sin ánimo de criticar me molesta que la lamparita provoque una reacción tan brutal, como que como espectador me hizo falta ver caer un potente radio de mesa; y no estoy diciendo que no sea posible, me refiero a lo que en cine llamamos "salto de fé".
    Igualmente quizás soy un lector muy desgastado en ver personajes muriendo electrocutados, recuerdo uno en una telenovela donde le avientan la podadora eléctrica a la piscina, y el efecto de las chispas fué un poco como de dibujos animados, pero nos daba el consuelo al espectador de que nos libraban de seguir viendo al mal actor.

    ResponderEliminar
  11. ÑOoooooooooooooo genial, algo habrá echo el condenado para terminar achicharrado.
    Jajajjjaaaaaaaaaaaaaaaaaa me ha encantado esta entrada.

    ResponderEliminar
  12. ...si es que no escuchamos nunca...sobre todo si hay faldas de por medio...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. ...si estás con otra mejor báñate en su casa...o muere...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. El que avisa, no es traidor. Es avisador...Muy bueno Humberto.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  15. Se dice que la venganza se sirve en plato frío, en este caso no tan frío, sino con chispas. ¡Muy bueno, Humberto!

    ResponderEliminar
  16. Si es que hay que hacer caso siempre a las mujeres que son las inteligentes que nosotros y sabes usar muy bien los codos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  17. Que mala leche! aunque los celos pueden ser muy traicioneros, le pueden hacer al que los siente actuar de manera totalmente inesperada e injustificada como ha sido en tu historia.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  18. Una sutil venganza:) Antes el beso y luego, el vértigo.

    saludos

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno, Humberto. En pocas palabras, todo un thriller. Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Bem! se entendi o homem morreu, depois que a mulher deu um beijos e ao voltar deixou cair a luz na banheira; Isso? Humberto estou em Bordeaux, ja conheci Paris e vârias cidades, todas lindas, com suas casas e igrejas centenârias; Bisou cocur Procurando entender e falar em Frances heheheh

    ResponderEliminar
  21. Vino, luces tenues y un beso de despedida. No se puede quejar, al parecer tuvo una vida bien llena y una muerte acorde.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta esta señora tan elegante y sutil, dueña de su palabra. Un "clip" cinematográfico y perfecto, Humberto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Lo triste es que la infidelidad se pague con la muerte, y parece que la sociedad lo acepta de buen grado.
    Lo que extraigo del golpe final y los comentarios es que el se busco la muerte, y que ella es la victima.
    No comprenderé nunca este tipo de actos y sus motivaciones no se sustentan.
    y no quiero ponerme seria que esto solo es un relato y menos mal que no es lo habitual jeje

    Es un buen relato

    ResponderEliminar
  24. Mira que repetimos las cosas cienmil veces...? Pues ná!, que no sirve, jeje.
    Qué, agudo/a.

    Como siempre genial, amigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Algunas veces los que se quejan de que su pareja les engaña, son los primeros que por detrás y a escondidas hacen lo mismo. En todo caso, nada justifica el asesinato.
    Fantástico relato, Humberto. Que voy a decir... si todo lo que escribes a mí me parece magistral. Un abrazo.

    PD: ¿Ya has viajado a España como pensabas hacer, o todavía estas con los preparativos?.

    ResponderEliminar
  26. Ja,ja, mucho le molestaba el interfecto. Pobrecillo, él que tan solo pretendía ser feliz. Beso.

    ResponderEliminar
  27. El que avisa no es traidor.Pero nunca hacemos caso....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Madre mía... y yo que pensaba que podía haberle ocurrido algo en la bañera y que lo fuera a besar y se diera cuenta... y mira con lo que nos sorprendes. Desde luego, no puede decir que no se lo avisara. Buen post, como siempre :) Un saludo

    ResponderEliminar
  29. No seguiré el ejemplo...pero me lo apunto porsi ja ja ja ja .
    Muy bien escrito, me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Le dió un golpecito sin querer con el codo o lo hizo adrede ?? vaya manera de bañarse mas electrizante!!!

    Un beso querido Humberto, genial como siempre, nos dejas con la boca abierta!!

    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  31. Y cómo va a dejar de ver a su mujer?? Por aquí el sentido de ser mujer es el equivalente a estar casado no a ser la hembra...
    Y dime ¿ella se bebió el vino o no? ¡Espero que no brindara!
    Bss..

    ResponderEliminar
  32. ¡Muy bueno Humberto!Clara era más que celosa, no pidió el divorcio, ni daba segunda oportunidad, quería la cabeza de su marido.¡Pobre, quedó desconsolada!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. jijiji,
    Bueno al menos tuvo el detalle de darle un beso de despedida.
    Ainsss estas despechadas..
    pero le dio buenos consejos la muy ! jajajaj
    muy bueno.felicidades
    Pury

    ResponderEliminar
  34. electrizante y conflictiva historia con un desenlace de fuego y agua
    un saludo chispeante
    Blas

    ResponderEliminar
  35. Genial. Me ha encantado Humberto. Felicidades.

    ResponderEliminar
  36. Inquietante relato nos regalas Humbreto...
    Una mujer de sangre fria donde las haya...
    No salió del baño a pedir ayuda hasta que remató la faena y se aseguró de que el daño ya estaba hecho...
    Y es que las hay sin piedad.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  37. ummmm....la mujer por lo menos es de las que advierte...y de las que dejan un beso como final.
    1 beso (pero no de final).

    ResponderEliminar
  38. Estaba enojada la señora. Pero fue respetuosa lo despidió con un beso.


    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  39. Muy bueno, me ha sorprendido el final. Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Desde luego, Clara no se andaba por las ramas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  41. ¿Se puede elegir una mejor momento para morir?

    Buen trabajo, Dib.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Que mala baba que tenía la mujer y que sangre fría. Uf, ¿habrá muchas/os así?
    Saludos

    ResponderEliminar
  43. Otra buena razón para preferir una ducha rápida (¡y a puerta cerrada!).

    ResponderEliminar
  44. Humberto, no siguió los buenos consejos y al final el cántaro se rompió.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Deu medo e expectativa. Excelente!
    Um bj

    ResponderEliminar
  46. Se lo puso en bandeja, es lo que pasa. Uno es malo porque otros le obligan...o no. Me gusta cuando nos haces ponernos en estos dilemas morales. ¿Accidente, venganza? ejem.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Noa del TLF)
    jejejej... escena típica de un buen guión cinematográfico, la caida de esa lámpara, la muerte y sus contorsiones...dicen que nada peor que una mujer despechada...he aquí la clara prueba!

    ResponderEliminar
  48. Que final más inesperado...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. Y ahora a tener que comprarse otra lámpara, !qué disgusto!

    Me ha parecido curioso el nombre que le pusiste a la mujer; Clara, ella que se lo dejó tan "claro" al marido...

    Buen relato, querido Hum.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  50. Makarena.
    Hay Humber! final impensado! me encanto!

    ResponderEliminar
  51. Ohhh ... venis todo muy dulce , hasta pensé que harían el amor como si fuera la ultima vez ! pero sí fue su ultima vez , y no de hacer el amor!
    joder !
    Bss de Gitana

    ResponderEliminar
  52. Moraleja: si estás de trampa usa velas para los baños de inmersión.
    Un gil, el tipo. Abrazo!

    ResponderEliminar
  53. (San TLF)
    Este es el tipo de relato que más me apasiona, me atrapa totalmente. Genial Humberto! ¡¡Genial!!

    ResponderEliminar
  54. Pues parecía con buenas intenciones una buena preparación a todo ello.
    Tus escritos son cortos y buenos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. ...El le da un codazo para salir y tira la lámpara en el baño. Ella tuvo que esperar a que terminaran los espasmos (no sabía desenchufar una lámpara) para salir a pedir ayuda a los vecinos.

    Mi veredicto: No fue una muerte provocada, pero la mujer aprovechó la ocasión para cruzarse de brazos y dejar que el viejo muriera electrocutado.

    ResponderEliminar
  56. Que asesinato más sutil. Como si no pasara nada. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  57. Ella era todo corazón, ¿te imaginas estar con una asesina y saberlo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  58. A CUIDARSE DE LAS LAMPARAS O DE LAS MUJERES NO PERTENECIENTES
    MUY BUENO
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  59. que buena historia. maestro usted siempre consolidando uno tras otro cuento.

    ResponderEliminar
  60. He had it coming, innit?
    Cheers from London!
    FL

    ResponderEliminar
  61. Benjamin
    esta muy bueno Humberto, que cosa...que ella lo mate no pasa nada, al contrario uno le encuentra las escusas necesarias como para justificarla...que es una despechada...que el tipo la engañó y he allí su final...pero y si fuera al revés?...muy bueno!!

    ResponderEliminar
  62. Muy buen punto, Benjamín, si hasta casi me animaría a decir que cambié el sexo de la víctima para no generar problemas de violencia de género... pero no lo dije-je-je.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  63. Muy buen relato amigo, es cierto muy corto , muy minimizado para poder apreciar tu estilo narrativo , aunque las pautas , y el contexto me gustan en especial la descripcion de los sucesos,pero sinceramente me hubiera gustado un dialogo corto entre estas dos personas antes de lo sucedido...

    me recordaste mucho la novela del gran maestro Ernesto Sabato, "El Tunel".

    sigue escribiendo , que aun nos falta a ambos mucho por aprender , pero buen texto amigo mio , buen texto...

    cuidate mucho un gusto saber de ti.

    ResponderEliminar
  64. Increíble, me quedé pasmada. Muy buen relato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  65. Humberto, la venganza femenina es de temer. Mira mi apunte del 30 junio 2011.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  66. ¡Sencillamente genial!Me encantó la brevedad del cuento que, sin embargo, tiene todos los elementos del mismo.Y me gustaría que me autorizaras a compartirlo en mi blog. También te digo que voy a llevarlo al taller literario pues justo estamos analizando los elementos del cuento.En este momento no podría aplicar tus enseñanzas, así que como mujer no puedo seguir tan mal ejemplo...voy a tener que aceptar a algún enamorado, casarnos y convencerlo de que me engañe.Hummmm, mucho trabajo!!! Jajajaja. Gracias por el buen momento. Un beso. haydée

    ResponderEliminar
  67. Rubí.
    La calidad del relato impresiona, esa faceta oscura de la mujer salta a la vista con muy pocas letras, ¡cómo me gustó!

    ResponderEliminar
  68. Hola Humberto, una historia genial, aunque, cuando hay alguna descarga de tensión, los plomos siempre hacen ploff y salta el automático, es decir, no hay ningún peligro si te cae algún aparato al baño (al menos aquí) luego pensé..."bueno, Humberto no especificó en que país ha ocurrido" por lo que me adapté a la historia y volví a leer, está claro que tus textos dejan mensajes, lecciones y sorpresas que se me quedan siempre en la cabeza, y que admiro por todo lo alto. Un placer leerte amigo, abrazos!

    ResponderEliminar
  69. Muy técnico y sutil lo tuyo, Jorge, pero la historia tuvo lugar en un país subdesarrollado, jeje.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  70. Cuando las mujeres quieren ser temibles, lo son...

    Muy bueno como todo lo que escribes.

    Gracias Humberto por tus palabras dejadas en mi rinconcito, es un día especial para mi y ando...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  71. Qué manía de disecar un cuento!
    Es genial lo que provocás Mr.Dib! Miles de especulaciones y elucubraciones varias!
    De eso se trata, my dear! SUTILEZA. Este micro es pura sutileza. Lo demás queda a consideración del lector.
    Congrats my friend! I like it so much! Big kiss dear! :)

    ResponderEliminar
  72. Casimiro
    Tu estilo invita incluso a la reflexión...el tema es muy bueno.

    ResponderEliminar
  73. Uy, uy, uy me gustan mucho las novelas de crimen, y este está fenomenal!!!
    Superbuenísimo!!!
    Cariños

    ResponderEliminar
  74. wow somos de temer, jajaj...muy buena manera de mostrar el resentimiento de una mujer, besos

    ResponderEliminar
  75. Vaya si la señora se tomò la justicia por su mano...bueno en este caso por su codo....para eso estàn las separaciones y vuelta a empezar.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  76. jajajaja Hay amores que matan Humberto!


    Besitos.

    ResponderEliminar
  77. el que juega con fuego tarde o temprano se quema .
    Gracias querido amigo y sublime escritor por concedernos el privilegio de ser conocedores de tus letras, besinos de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  78. ¡Hola!
    Interesante e impactante.Me dejo halada esta mujer tan vengativa, aunque como dijo alguien, ya se lo habia advertido :)

    ResponderEliminar
  79. Un texto digno de llamarse guiòn, pero me llama la atenciòn que nadie se sorprenda de la violencia de gènero hacia los hombres, jajaja.
    Abrazos mil. Lalo

    ResponderEliminar
  80. Oh! Tuvo que esperar a que él acabase con aquellos horribles espasmos... quería asegurarse bien de que no saltara el automático, y disfrutar, de paso, de la ejecución. Impresionante escena.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  81. Dicen que el que avisa no es traidor.No siempre es así. Un pequeño tropiezo mortal con el codo.Un descuido vengativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  82. No está mal, no. Al fin y al cabo le advirtió ¿no?

    Besitos

    ResponderEliminar
  83. Tremendo relato. Y que no diga nadie que no le avisó. Si es que nunca nos hacen caso...
    Un placer leerte, como siempre.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  84. CON SANGRE FRIA Y LOS SUSODICHOS BIEN COLOCADOS, EL QUE AVISA NO ES TRAIDOR.
    UN SALUDO
    MARIAN

    ResponderEliminar
  85. por eso yo siempre llevo vino blanco y velitas.

    ResponderEliminar
  86. Interesting blog! good creations!I follow you too. greetings from Greece.

    ResponderEliminar
  87. Pobre hombre!
    Aunque también me da pena la mujer, sólo fue un accidente!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  88. Oi Humberto boa tarde! Muito bom o texto, não é uma boa ideia carregar aparelho elétrico para o banheiro.Gostei muito! Desejo um belo domingo, com encantada semana. Beijo grande!
    Smareis

    ResponderEliminar
  89. Gracias por tu comentario en mi blog, Humberto. Añado que al ir a ducharme me acordé de ésta historia, y como tengo el ventilador cerca de la puerta de mi habitación, lo eché a un lado para no llevarme un disgusto tras salir del baño.

    ResponderEliminar
  90. Que triste final para un amor. El dolor no compensa.
    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  91. QUE RELATO BREVE, FUERTE Y CONTUNDENTE. ME QUEDÉ HELADA!!! CON ESE FINAL, ESPERABA OTRO. ASÍ TIENE QUE LLEVARSE UNA TRAMA, LO DECÍA QUIROGA CON EL DECALOGO DEL BUEN CUENTISTA.
    INTRODUCCION, NUDO Y DESENLACE.

    MARAVILLOSO, PURO TALENTO.

    BESOS Y GRACIAS POR TU COMENTARIO EN MI DIARIO. DEJE UN MENSAJITO ALLÍ MISMO.

    ResponderEliminar
  92. Los celos corroen el alma, Humberto. Tu micro es una acabada expresión de ello. Un abrazo amigo. No te me pierdas.

    ResponderEliminar
  93. La mujer latina es pasional, más pasional que cerebral, por eso existen tantas artistas, Humberto. De cualquier manera la de tu historia, parece haberlo meditado. Eso me atemoriza. Un abrazo amigo. no me olvides

    ResponderEliminar
  94. Un relato impresionante, me ha gustado muchisimo Humberto
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  95. es que a las mujeres siempre les molesta que se les engañe con la misma. saludos

    ResponderEliminar
  96. MUYYYYYY BUENOOOO NENEEEEE. MUUYYYY BUENOOO

    ResponderEliminar
  97. jaja Como fémina una se identifica. Cariños Humberto, una mini bien lograda.

    ResponderEliminar
  98. Humberto por favorrrr!!! me envolvió totalmente el clima del inicio, tanto que olvidé prepararme para este desenlace tétrico, pero no menos genial que esos, a los que nos tenés acostumbrados!!! Un bso

    ResponderEliminar
  99. Admirable la forma de relatar, una exquisitez de la economía al servicio de un argumento.
    Me encantó esa venganza entretejida con confusión, como quien deja caer una lampara en la bañadera.
    Quizás antes de morir el marido alcanzó a arrepentirse de no haber oído a su mujer un poco más...

    excelente, abrazos.

    ResponderEliminar
  100. Al parecer para el, ambas cosas fueron peligrosas...el aparato electrico, digo.

    ResponderEliminar
  101. Que espanto...
    Por ello prefiero la ducha al baño.
    Aunque en la ducha cabe la posibilidad de morir del mismo modo, añadiendo el golpe de gracia de la caida.
    Anaslñizando la situacion lo mejor sera optar por el lavado en seco como en las tintorerias.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  102. Y sin querer queriendo, con su vida acabó.
    Buen relato, si señor.
    ABrazos

    ResponderEliminar
  103. Como en "Three is a lucky number" de Margery Allingham pero en versión femenina.

    ResponderEliminar
  104. ¡Hola Humberto!

    Si es que los hay que no aprenden... Y el señor estaba avisado. Quienes no tienen que seguir el mal ejemplo serían los señores ¿no? Está muy mal eso de llevar aparatos eléctricos al baño. Además, la lamparita ¿porqué se le ocurrió llevar la lamparita?; seguro que al terminar no la iba a volver a colocar en su sitio. Si ella se dio la vuelta y accidentalmente tropezó con el codo, seguro que le dolería bastante y debió quedarse alucinada cuando lo vio con aquellos horribles espasmos ¡vamos! ¿quién no se quedaría de piedra?

    Por cierto, ya he leído que se ha pasado Draco por aquí. Con ese tengo que hablar..."es que a las mujeres siempre les molesta que se les engañe con la misma", dice (también dice el refrán que cree el ladrón que todos son de su condición...)

    Je...


    Sigue escribiéndonos cosas así. Y cuidado cuando se te ocurra darte un baño... (mejor las velas, que no son eléctricas)

    Biquiños!!

    Carmen.

    ResponderEliminar
  105. Such beautiful simpliciy and light Humberto!

    ResponderEliminar
  106. La tina,el baño de espuma, su copa de vino. Todo un placer. Ella que entra, lo besa y yo extasiada en tu relato comencé a envidiarlos. Pero un codazo rompió tanta magia sensual. Perversa la Señora !! Con vos nunca aprendo.. me entusiasmas y zas ! das vuelta la historia como solo tu puedes hacerlo.

    Continuas sorprendiendome Humberto.
    cariñosssss amigo.

    ResponderEliminar
  107. y bueno, ella le advirtió...

    Muy buen relato, Humberto. Siempre es un placer venir a visitarte.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  108. Bien dicen que"El que mal anda, mal acaba".Muy bueno ,como siempre Humberto. Abrazo.
    Ah! para que te de envidia (jejeje) anduve por la costa del Paraná pescando con mi
    esposo.Chauuuuu

    ResponderEliminar
  109. es un escrito algo gracioso... pero en la forma que lo leei me fue un poco nostalgico jeje... pero me gusto me atrapo la historia!!! muy bueno jejej!! saludos!!!

    ResponderEliminar
  110. El que avisa no es traidor.
    Mejor duchémonos.

    ResponderEliminar
  111. Si es que algunos hombres se creen que sus actos no traerán consecuencias...nunca te bañes, mejor ducharse!! jajajaja
    Muy bueno el relato :-)

    ResponderEliminar
  112. ¡¡MUJER FATAS, HOMBRE DEMASIADO CONFIADO!!

    ¡Un abrazo desde España!

    ResponderEliminar
  113. Ha sido educada y se despidió .

    ResponderEliminar
  114. Gracias por la oferta de bici!!! no creo que la paquetería que han contratado llegue hasta allí para poder mandarla gratis, pero lo dicho, muchísimas gracias!!!

    ...y no te preocupes, ando liao, pero no perderemos el contacto.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  115. o no sigas bañándote... jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  116. Peligro, mujer traiciona, mujer cabreada ¡oju que peligro!
    Muy bueno como siempre amigo
    Un besote

    ResponderEliminar
  117. Hola Humberto, vaya, tienes muchos seguidores...me alegro

    Tu relato de hoy me encantó, me gusta la ironía y el humor negro.

    Me hizo gracia lo de la "tina" imagino que es la bañera...

    Pobrecillo, ebió quedar chamuscadito

    Saludines

    ResponderEliminar
  118. Las mujeres están terrible últimamente. No se aguantan nada...Jeje
    Me gustó mucho el relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  119. Pues sñi, la verdad ¿A quién se le ocurre?

    Un beso,

    ResponderEliminar
  120. Con amigos así los enemigos no existirían. A eso le llaman amor?. Corramos un tupido velo jejej.

    Besitos y sonrisas mejor sin luz :-)

    ResponderEliminar
  121. Mira a quién hierro mata a hierro muere... jajaja, pues chico me ha encantado esta mujer, ya le vale al huevón andan tan feliz dentro de la bañera mintiendo nuevamente a su mujer.
    Alé ahora vas y lo cascas, mamón, jajaja.

    Disculpe Humberto que me haya tomado la licencia de poder ensañarme con el pobre electrocutado, pero no hay nada peor que la mentira o la cobardía, si no estas agusto con tu pareja, diselo a la cara y pirate.

    Un besazoooooo!! bravo por las mujeres con reaños!! Amelia.

    pd: se cayó sola la lámpara eh!!

    ResponderEliminar
  122. ¡Toing! pobre mujer qué desconsolada quedó jeje.



    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  123. Por lo menos lo despidió con un beso, fue considerada jajaja.Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  124. Wow, definitivamente no me esperaba ese final.
    Saludo!

    ResponderEliminar
  125. Buen relato Humberto. Me inquietan los comentarios de las mujeres del blog.

    ResponderEliminar
  126. Ya lo dije antes, Pablo, a último momento cambié el género de la "víctima" del relato, pues si hubiera sido una mujer, me matan... Los hombres nos tomamos más en broma todo esto.
    Pero es cierto, es sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  127. Hola Humberto, pues eso digo yo, no fue ella tan mala, primero le dio un beso a su hombre, después y sin darse cuenta… dio con el brazo en la lámpara ¡¡¡ que mala suerte, o buena!!! Casi que ni lo pienso y a la pobre la habían despechado. ..
    Hay que tener cuidado con la electricidad y con los maridos. Buena entrada amigo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  128. La infidelidad es algo que se paga muy caro. No podrá quejarse de que le despidieron ¡muy lindo! jajaja.
    No es bueno sonreír de esa manera cuando se toma un baño de tina...

    ResponderEliminar
  129. Esto es casi "morir de amor" :-)

    Bien escrito.

    ResponderEliminar
  130. Quien avisa no es traidor.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  131. Humberto me ha gustado tu blog , seguiré llegando a leerte, si es que lo permites, por ahora me quedo un rato mas, descubriendo lo que escribes.
    Un abrazo.
    Gino.

    ResponderEliminar
  132. ¡A ver! Humberto & cía... (suena muy peliculero, pero va así) :

    así que os llaman la atención los comentarios que hacemos "nosotras"...

    Pensadlo un poco: si de verdad, Humberto, hubieras puesto a la mujer en la bañera y el "don" en el lugar que le has dado a ella, bien sabes que la historia no iba a cuajar, entre otras cosas... ¡porque a nosotras no se nos ocurriría llevar una lámpara al baño! (hubieramos llenado el suelo de velas aromáticas... jeje)



    Por cierto, álguien mencionó lo de la tina y yo iba a citarlo (a mi también me despistó: en una tina, tal y como se utiliza aquí la palabra, el señor como mucho pondría los pies en remojo). Luego hubo quien me comentó que en algunos lugares se utiliza tina como sinónimo de bañera, lo comprobé en el diccionario de la RAE y vi que era cierto, pero aún así nos suena raro.


    Muaks!

    ResponderEliminar
  133. Es que "bañera" no habría casado con el primer nombre que tuvo esta entrada (pues lo modifiqué): "Hombre en la tina, mujer latina". Pero la RAE y varios países de habla hispana apoyan mi término. Je.
    En relación con lo otro... pues tienes razón, una mujer habría colocado velas aromáticas... ¿o debo decir perfumadas? Jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  134. Bueno, parece que se me adelantaron 141 personas, pero no te vas a enojar, no?
    Me pareció un texto atípico a lo que hacés, tal vez te reconozca en la ironía final. Extraño entre los tuyos, pero me gustó.
    Besotes.
    Caro

    ResponderEliminar
  135. Hola, Humberto:

    Soldado advertido no muere en guerra pero, está vez, no fue así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  136. Buenisimo y elegante el movimiento sutil del codo que desencadena los espasmos.
    Estaba advertido: si hubiera puesto un disyuntor, no pasaba nada...
    Muy buen texto!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  137. eres genial!!! que siempre le das la vuelta de tuerca!


    besos humberto querido!

    ResponderEliminar
  138. Debo confesar que estas historias de amor me encantan. Pasión y elegancia a letales niveles. Tu relato tiene todos los ingredientes para que te pases un rato luego cavilando, y eso es lo que engancha.

    Querido Humberto, gracias por tus palabras y por tu llegada. Yo no había "observado" tu presencia, y el que hayas tomado tú la iniciativa me hace sentir doblemente agradecida, ya que me ha permitido también conocerte. Nos seguimos.

    Besos

    ResponderEliminar
  139. Buena tentación dejar la lámpara al borde la bañera después de realizar tan inoportunas visitas.
    ¡Gracias por tu visita!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  140. me recordó una escena de un triller ambientado en los cincuenta

    hombre o mujer ha de temer si su pasado le condena o lo que es peor , si su presente le vigila

    besitos

    ResponderEliminar
  141. Ahhh!!! Escalofriante historia!! Que pena por el!! Saludos mi querido Humberto. Por aqui para introducir mi nuevo blog, Espero te guste. Muchas Bendiciones.

    ResponderEliminar
  142. Humberto, gostei muito de te ler, um magnifico relato!

    Vou voltar mais vezes.
    um abraço
    oa.s


    * obrigada pela tua presença no Oceano.

    ResponderEliminar
  143. quien avisa no es traidor! no? un tanto expeditiva la mujer, eso sí.

    ResponderEliminar
  144. por eso las mujeres sólo usan aparatos electrónicos a batería...
    A Murat tampoco le fue muy bien en la tina...

    ResponderEliminar
  145. Hay que poca suerte.

    A mi no me gustaria :S


    Besos y sonrisas de papel

    ResponderEliminar
  146. Muy bueno, Humberto. Ya me da pelín de asco decirte siempre lo mismo... así que te diré que me tienes mal acostumbrado y que te he leído historias con mucho más ingenio, jajaja. Aunque claro: ¡ni el mejor torero tiene siempre la tarde para orejas y rabo! (esto es sólo una expresión ¿eh? que a mí no me gusta esta tauromaquia tan sanguinolienta en que ha devenido la ubre cultural mediterránea).
    Un abrazo fuertote desde 'Poemas del volcán'

    ResponderEliminar
  147. jajajja él que avisa no es traidor jajjaj

    ResponderEliminar
  148. Vuelvo de nuevo después de leer de corrido los comentarios (un muestreo generoso sobre los 155). Veo que en cierto modo se celebra el resultado del relato. Socialmente somos así. Hay personas que son capaces de las mayores atrocidades bajo un aspecto impecable, y con frecuencia se les celebra su "éxito empresarial". Pero alguien que es capaz de amar a dos personas, es tachado con calificativos donde el de "infiel" es el menos severo. ¿Infiel? ¿A quien? ¿Nadie se dio cuenta de que en realidad siempre fue así, y que socialmente somos tan hipócritas que no facilitamos que la gente se muestre tal como es/somos? ¿De qué se tiene miedo, en realidad?. Ahí dejo unas preguntillas para sacarle jugo al relato. Esta vez me entretuve un poco más...
    Otro abrazo desde mis 'Poemas del volcán'

    ResponderEliminar
  149. Hola Humberto!!!...muchas gracias por visitar mi blog, es todo un honor para mi, y por darme la oportunidad de conocer tu trabajo...realmente me he quedado impresionado y prometo, con tu aprobación, volver a menudo para apreciarlo con tranquilidad.

    Un abrazo!!! ;)

    ResponderEliminar
  150. Siempre que quieras, Ignacio...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  151. Hello! Gracias por seguir mi blog y por compartir tus amables palabras. Me encanta tu blog lo ~ historias creativas, bellas! Usted tiene un talento para la escritura y la libre expresión! Espero que después de su blog! Mis mejores deseos ~ alice

    ResponderEliminar
  152. !Qué frialdad, tratándose de un crimen pasional!
    Me quedo un rato por aquí investigando tu blog. Gracias por pasarte por el mío.
    Un abrazo desde Barcelona!

    ResponderEliminar
  153. Bastaba el calor de los cuerpos estremecidos y la copa de licor.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  154. Uy, llegué tarde y quedé extenuada de leer comentarios. Quiero volver a la tina... En cuanto al relato me encanta el giro inesperado, igual que el de ella antes de su torpeza, sorpresivo para mí. En cuanto a las opiniones, eso de "el que avisa no traiciona" en este caso, me parece un horror. Ni como chiste. Un poco de humor negro está bien, pero ya cuando la gente se entusiasma tanto me asusta.
    Es cierto que se puede amar a varias personas, las traiciones son relativas, el asesinato no. Es de locos.

    Me gustó mucho tu cuento, y no te censures, en general se da al revés pero hay muchas mujeres que aunque no asesinen se dedican a destruir la vida de quien ya no funciona más con ellas.
    Besos amigos...

    ResponderEliminar
  155. Upa! Mujer decidida, que además avisó. Ella no traicionó, y ahora tiene via libre.

    Abrazos Humberto!

    ResponderEliminar
  156. Horrible. Aquí habría que preguntarse qué sería mejor?: electrocutado, rociado con kerosene o gasolina, a la Lorena Bobit? Qué feo...Mejor meterse a musulmán y evitarse esos problemas. Saludos desde Panamá amigo Humberto.

    ResponderEliminar
  157. Es una situación tan terrible... Un dolor que genera otro dolor, que genera otro dolor peor... y así, todo se vuelve una locura...
    El relato muy bueno, atrapante como siempre Humb.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  158. Los actos fallidos y lapsus nunca preveen o previenen las consecuencias y en una mujer menos ja ja ja.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  159. Hay que tener estilo hasta para matar y esta señora lo tiene. La salió perfecto, a veces esperar tiene sus recompensa jajaja. Buenísimo como siempre. Tu si que tienes estilo. Un bessito

    ResponderEliminar
  160. Rencor en estado líquido-eléctrico.

    ResponderEliminar
  161. Quien mal anda dicen que mal acaba.
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  162. ¡Muy bueno! El que avisa no es traidor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  163. Grandes consejos los que cierran esta supershort story. No había tenido aun ocasión de decirte lo mucho que me gusta tu blog.

    ResponderEliminar
  164. es que las cosas electricas ennlos baños es pajaro de mal agúero.
    feliz semana besos
    marina

    ResponderEliminar
  165. Y sí...hay que temerle al despecho de una mujer.
    Admiro tanta riqueza en la brevedad de tus relatos!

    ResponderEliminar
  166. Una historia de amores que matan, con tu habitual toque de humor negro, Humberto.

    Si decido rendirte un peculiar homenaje literario en mi web te lo haré saber, gran Dib.

    Un cordial saludo,
    Rafael Ángel

    ResponderEliminar
  167. Sin desmerecer a nadie, siempre es un honor recibir un comentario tuyo, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  168. QUE GRANDE NEGRO, AUNQUE ESTA VEZ TE PUSISTE DEL LADO DEL PÚBLICO FEMENINO JAJA.
    ES SORPRENDENTE TU VARIEDAD DE TEMAS.
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  169. Se salvó de una mujer despechada?
    Suerte que tuvo ese dia
    Abrazos Victoria

    ResponderEliminar
  170. Me ha gustado lo concreto y la realidad que imprimes al relato, me quedo por aquí ojeando tu blog.

    http://schaeffers30.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  171. Pooor favooor, ¿qué compromiso?. ¡¡¡Con mucho gusto!!!. No conocía tu blog. Está muy interesante. Ya he leído algunas publicaciones ^_^

    Nunca he entendido la manía que tienen muchos individuos de decorar con aparatos eléctricos el baño, más cerca de la "bañera". Sucede por querer ser muy "chic" :D Prefiero las velas ;)

    Respecto a tu frase de: "Espero que las queridas féminas que visitan este espacio no sigan tan mal ejemplo."

    Pues, no nos hagas pensar así. ¡¡¡Nos estás dando ideas con este escrito!!!. Tú serás el culpable. Muahaha! :-P

    Te sigo.

    Saludos gatunos. Miaau!

    ResponderEliminar
  172. Ella era sospechosa, pero el se lo ponia muy fácil, ¿No?

    Besitos.

    ResponderEliminar
  173. Estoy anonadado, nunca había visto una parroquia tan fiel, desde luego te lo mereces. Tu blog me ha gustado mucho y me quedo por aquí. Disculpa mi tardanza en devolverte la visita. Gracias.

    ResponderEliminar
  174. Con el divorcio bastaba, o en todo caso con devolverle con su misma medicina.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  175. Un beso de despedida al menos recibió.

    ResponderEliminar
  176. "La venganza es un plato que se sirve frio".
    Y, si puede parecer accidental...
    ¡Mucho mejor! (Jijijijiji...)

    Una hija de Eva, al fin y al cabo.

    ResponderEliminar
  177. Wuau! Felicidades por estos 187 comentarios Humberto, ya he dejado uno en este post hace unos días, pero he vuelto a releer tu relato y quería dejar constancia de mi asombro, sigue así porque te mereces un millón en cada entrada.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  178. Hola Humberto, no estoy segura si eso del codo que tumba la lampara fue algo que pasó accidentalmente o si en realidad fue accidentalmente intencional, quizá solo fue una jugarreta del destino que le dio la razón a quien lanzó tal advertencia.

    ResponderEliminar
  179. Hola Humberto, no estoy segura si eso del codo que tumba la lampara fue algo que pasó accidentalmente o si en realidad fue accidentalmente intencional, quizá solo fue una jugarreta del destino que le dio la razón a quien lanzó tal advertencia.

    ResponderEliminar
  180. Jorge, como te dije por mail, eres demasiado amable conmigo... y se agradece de corazón.

    Gracias a todos, ésta es una muestra de afecto enorme.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  181. Gracias por visitar mi blog, te devuelvo la visita y me ha gustado mucho tu relato así que me quedo por aquí para seguir leyéndote
    saludos!

    ResponderEliminar
  182. Me has dejado perpleja... todo pintaba tan bien. Menudo giro. Felicidades, eres fuente de inspiración.

    ResponderEliminar
  183. Hay algo más peligroso que una advertencia femenina, DOS advertencias y de la misma mujer!!!

    Como siempre es un placer pasar por esta tu casa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  184. Fantástico. Por algo me recomendaron venirme por tu blog. Llevo un rato leyendo y atrapa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  185. Buenísimo, me gusta ese toque macabro.
    Un placer descubrir tu blog. Te seguiré.
    Un abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  186. http://miesencia-ginebra.blogspot.com/

    Bsos...

    ResponderEliminar
  187. Jajaja, las mujeres se pusieron de tu lado, mirá es la entrada que más comentarios tiene. Viste, es cuestión de ponerte en nuestra piel y tendrás legiones.
    Bezaso. Stefi

    ResponderEliminar
  188. Hola Humberto,no actuó por compromiso,pero me gusta que me lo hayas dicho,con eso demuestras ser un fiel amigo y seguidor..."me encanta",espero no equivocarme,porque yo también me quedo...ya veo que tiene una fiel lista de amigos,eso demuestra que eres bueno...Te visito sin demora ..Besos

    ResponderEliminar
  189. qué mujer!!
    algunas tendremos que aprender de ella??

    jaja

    un saludo

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?