12 de noviembre de 2011

El Fiero de Asunción


Llegaba hacia el fin de la tarde y se sentaba, invariablemente, en el mismo pedazo de plástico pringoso que el dueño del barzucho insistía en llamar silla. A partir de ese instante, el lugar enmudecía, pero por debajo del silencio los dependientes iniciaban una carrera ajetreada: el cantinero cortaba salame y queso en lonjas muy gruesas -exigencia del Fiero-, mientras que la mesera le servía una medida generosa de ginebra en un vaso grande. Los clientes que estuvieran allí permanecían callados, hasta que el Fiero terminaba su tercer vaso, cuando arrojaba los restos de comida al gato y se iba sin decir media palabra. Siempre era así, entraba mudo y salía callado, su mercadería era el silencio. Por su fama de sicario cruel, el Fiero era muy temido en los barrios periféricos de Asunción. Su sobrenombre -que todos conocían, pero que nadie se animaba a pronunciar delante de él- se lo había ganado después de que lo atacara un perro rabioso, al cual el Fiero le devolvió el favor mordiéndolo hasta matarlo.

195 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “El Mártir”.

    Les deseo un muy buen fin de semana… y lo que siga.

    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Muy característico de estos predios latinoamericanos...

    Pero nada, así vamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, el primer comentario...

    Eso es difícil en tu blog.

    Deja tomar una taza de café por eso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bueno!
    La cuestion es y ahora preguntar ¿Quien es la fiera...?
    Quizas el hombre sea mas fiera que la fiera...

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  5. Hay enemigos muy poco convenientes. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Todo un personaje que no necesita hablar para imponer su fiereza. Le bastan sus hazañas y sus vasos de ginebra. Existen muchos tipos así.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  7. Todo un personaje este Fiero al que no importa de sacar su lado más tierno y dar de comer a un gato.Lo del perro fue en defensa propia y quizás lo de sicario sean habladurías,ya conoces a la gente Humberto,hacen de un grano una montaña jeje.Un abrazo feroz.

    ResponderEliminar
  8. Bien parece verdad el viejo proverbio de "cría fama y échate a dormir", aplicable al "Fiero".
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué alegría verte por acá, Carlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué asco y qué susto debía de dar el Fiero.
    Con razón se quedaban tan callados.

    ResponderEliminar
  11. Miedo dan esos fieros. Tristes tiempos dibujan. Tremendo final nos dejas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Algún Fiero he conocido por ahí. Pero a mí no me dan miedo, sino lástima.

    ResponderEliminar
  13. Existen estos personajes y obviamente son de temer.
    Besos Humberto

    ResponderEliminar
  14. El Fiero, carne de noticia, tal como enseñan en todas las escuelas de periodismo del mundo.

    Buen micro, Sr. Dib.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  15. Cuantos "Fieros" andarán sueltos por la vida, con su mordida mortal a flor de instinto...

    Tu relato me transportó al Buenos Aires de antaño, en algún suburbio, en algún zaguán o cantina del arrabal porteño...

    con la mirada penetrante, lerdo pero firme el paso, lo que queda de la colilla un cigarro a medio fumar en los labios y un silencio absoluto al verlo llegar...

    Parecía respeto, pero era una mezcla de recelo y terror y miradas complices buscando amparo...

    Es lo que despertaba en la gente la llegada del "Malevo"...

    Hoy, los tiempos han cambiado, pero los "Fieros" y "malevos" no pasan de moda, siempre estarán vigentes...

    Felicitaciones! un placer leerte!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Humberto, escalofriante...
    No me gustaría para nada coincidir con el.
    Buen relato, sorpresivo :)

    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
  17. Tal vez el Fiero no fuera tan fiero como lo pintaban, todos tenemos un lado débil y el suyo era el gato, no en vano le daba de comer. Digo yo, no sé, quizás yo quiero imaginarlo así ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Crei que se trataba de una idea mia, pero veo que varios vimos que cuando le daba de comer al gato el fiero mostraba su almita bondadosa.
    Uno de esos relatos imaginativos e impecables, Humber!

    Besos.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
  19. "Entraba mudo y salía callado", ¡qué buena frase!

    ResponderEliminar
  20. Vaya, Humberto, has creado un personaje con mucha vida. No hace falta contar más para imaginarlo perfectamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Anita, dos cosas se me cruzan frente a tu comentario.
    1. Un personaje con mucha vida... y mucha muerte.
    2. Me alegra de que no seas una de esas personas que creen que el personaje soy yo ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Mi recordó mis épocas de "cantinera": Los hay, los hay... hay clientes que hacen bailar al cocinero.
    El Fiero es un personaje que me deja intrigada... Detrás de su silencio habrá una fiereza consolidada? o fue solo la anécdota pasada, que le brinda la fama brava?
    Muy bueno Humb!
    Un beso grande =)

    ResponderEliminar
  23. Desenlace rápido, sorprenderte y ajustado a la norma del buen hacer.
    Es curioso esto de los finales; procuro leer con detenimiento cada línea, para llegar al final letra a letra, pensando a la vez que habrá sorpresa, y lo bueno es que siempre me quedo corta ...

    ¡Genial humberto!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Aloe, viniendo de una persona talentosa como tú, las palabras se potencian. Sería un halago al cubo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Yo no le creería nada, tanta rudeza.
    Pura facha, je.

    Gracias por tu visita!
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  26. Miedo da con solo leerlo...Pobre perro.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  27. Un personaje muy curioso El Fiero. Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Muy violento, el Fiero...lastima que se ganára de esta manera, el poder del silencio ajeno.
    Recibe mi saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hay un refrán español que dice "no es tan fiero el león como lo pintan". Claro que, en este caso, al Fiero se le puede aplicar este otro: "Cría fama y échate a dormir".
    Buen micro, Humberto.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  30. Uff, casi he podido obervar su fiereza en la cara.
    Lo has descrito de manera muy concreta y con mucha riqueza.

    ResponderEliminar
  31. Jeje bonita tu foto de perfil, jeje.
    Bueno el Fiero era más animal que el perro que le mordió!!!
    Buen fin de semana para tí también, un beso.Amelia.

    ResponderEliminar
  32. Fiero, mas feroz feroz foi Zizinho. Durante o dia temido pelos bares na Rocinha. Todos ficaram em silêncio quando ele entrou, e caipirinha cashasha bebeu por algumas horas e as mulheres por causa dele desfaleceram.
    Mas à noite, Zizinho foi "Marilyn" e Marilyn causou sensação entre os clientes da boate Crystal Lounge, em Copacabana ...
    Estes homens eram ferozes. Eles sabiam que ambos os lados da lua ...

    beijos ferozes

    ResponderEliminar
  33. So nicely seen and captured Humberto!
    Have a wonderful week ahead.

    ResponderEliminar
  34. Excelente relato corto Humberto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. ¡Qué repelús da ese personaje!

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. eeeeeewwwww! Biting rabid dogs! I'd buy him a drink :D XXX

    ResponderEliminar
  37. Seguro que en casa.....la mujer lo tiene zumbando. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  38. Muy visual la escena, se ve a la perfección el lugar y los personajes. Y un sorprendente final, no sé, estaba esperando un sicario a sueldo, un matón y no el apodo le viene por la forma que se hizo con el perro.
    Me gustó mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar
  39. Personaje siniestro este Fiero, pero quien era la bestia él o el perro?.

    ResponderEliminar
  40. Que miedo, seguro yo tb me quedaba calaldita en una esquina hasta que se fuera...

    ResponderEliminar
  41. Mata al perro y da de comer al gato. Esperemos que el gato no le de un arañazo, tal y como suelen hacer cuando no hay comida o tardan en dársela. Porque además del fiero, le llamarán el "Matagatos", o "El Fiero Matagatos".

    ResponderEliminar
  42. Siempre digo que el poder es debilidad disfrazada.

    Buen finde para tí también Humberto, besos.

    ResponderEliminar
  43. Agradable el leerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Eso son venganzas y lo demás cuento, ojo por ojo jajaj, se debió de quedar mudo en aquel momento.

    Besitos y sonrisas fieras :-)

    ResponderEliminar
  45. Dib:
    Se nota que el fiero tenía mucha rabia acumulada...
    Saludos sin rabia.

    ResponderEliminar
  46. Muy buen relato, amante de gatos? digo porque le daba la comida
    Saludos

    ResponderEliminar
  47. Hola Humberto! En cada pago seguro que hay un Fiero como el de tu relato. Nunca se llega a saber bien cuál es la verdadera historia, cuánto de cierto en todas sus "fierezas", cuánto inventado. El tema es que con el tiempo se convierten en leyenda y ya no importa mucho todo eso. Bueno, no sé si no importa, uno prefiere creérselo, por si acaso.

    Excelente relato. Me encantó!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Es extraño, Humberto, todos conocen al malo, al terrible, al desalmado y hasta lo respetan. Pero ¿quién conoce al que hace el bien, al hombre bueno e intachable y que trabaja en favor de lo demás?, ¿Quién le brinda un lugar en su mesa y se siente orgulloso de tenerlo por amigo?
    El hombre gusta de las tragedias, de las maldades, de lo oscuro, esa es su naturaleza.
    Mi cariño de siempre: Doña Ku

    ResponderEliminar
  49. Ya se sabe que el perro es el mejor amigo del hombre. Un poco débil este Fiero que devuelve favores (jeje). Me has entretenido, Humberto, aunque tal y como están las cosas, en esto de la ficción, puede que ahora se te echen los perros encima.

    ResponderEliminar
  50. Este señor es de los míos, no en cuanto a fiero, desde luego, je. Sino que adora más a los gatos que a los perros. Mientras a uno le da de comer, el segundo casi se convierte en su propia comida.

    Buen micro, Hum.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  51. "Su mercadería era el silencio"; tuve la sensación que esa imagen sostenía la silla, el lugar, los dependientes, la vajilla, los fiambres, la ginebra, el gato,,, Incluso esa frase por tan cierta y jamás pronunciada le inoculó la rabia al fiero; esa rabia que nunca puteó Pasteur (con la que mató al perro),

    Un fuerte abrazo y un lindo (sublime) fin de semana y lo que sigue,

    Pd: Y como soy insistente diría que la frase también sostiene el cielo despejado hirviente de Asunción.

    ResponderEliminar
  52. Hola amigo que triste personaje pero hay muchos así lamentablemente.
    Abrazo grande que tengas un feliz domingo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  53. Corto y conciso; las palabras justas.

    En cuanto al contenido, imagino que lo del perro fue a causa de haberle pegado la rabia ¿no?

    Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones.¡Buen fin de semana!

    ¡Biquiños!

    Carmen

    ResponderEliminar
  54. :O

    Pobre perro, pero tal vez se lo había ganado por atacarlo

    Saludos, me gustó tu relato

    n___n

    Que estés bien, cuídate

    byE

    ResponderEliminar
  55. Jesús como para no pisar semejante bar. La próxima vez que en lugar de un perro le echen un tigre de bengala.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  56. Yo conocí al Fiero, Fui yo quien lo mordió.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  57. ¿Sabes que estoy comenzando a tenerle miedo a ese Fiero? No debería haberlo creado ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  58. Estimadísimo escritor:

    ...Vengo del blog de mi amigo poeta Toro Salvaje -Xavier-: me ganaste por dos segundos en los comentarios en donde decía algo por ahí tal vez risible.

    Bueno, bueno: Y de paso me encuentro con este bello relato de "El Fiero de Asunción". Muy buena y fluida tu narración con cierre espectacular, como me gustan los finales: un solo guantazo en la quijada y cae uno a la dura lona sin dientes y con los ojos en blanco, con convulsiones finales, para más dramatismo y emoción! Así se hace torero!!!!!!!!!!!!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    P.D. Al Fiero solo le podría el veneno. De todos modos se lo comería casi todo y con esa dosis bastaría: pobre gato y pobre Fiero que no le da al felino una probadita inicial, por aquello de las moscas...

    ResponderEliminar
  59. No osen meterse con El Fiero...

    Me encantó Humberto, mientras leía me imaginaba la escena, lo disfruté hasta el final aunque haya sido fiero.

    Besossss.

    ResponderEliminar
  60. ...claro y también otra dosis de tu pluma acabaría con El Fiero. Podrías hacer un grupo de relatos en donde el Fiero sea el protagonista, al final, de un "plumazo" acabas con él (tal vez que una buena y bella mujer le ablanda el corazón...). Digo, si te parece la idea de este anticristiano...

    ResponderEliminar
  61. Que tal Fiero, espero no toparme con él.

    ResponderEliminar
  62. Pues para mí, "el Fiero" no era un ser aterrador; quizás su peculiar personalidad era temida y respetada por el mítico halo que lo cubría. Un enigmático silencio invita a querer descubrir lo que hay detrás y atrae más que una verborragia extrema. De hecho, tenía fieles parroquianos... ¡Me encantó el relato! Un beso grande, Humber!!!

    ResponderEliminar
  63. Verdaderamente, da para analizar a personaje.Presenta varias aristas...Me gustó. Un abrazo. haydée

    ResponderEliminar
  64. Muy buen relato, me ha gustado el personaje. Me he quedado con ganas de saber más de él.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  65. Humberto, cuidado con el Fiero que es peligroso y no duda...
    Muy bien ambientado este relato, te transporta a esas calles de Asunción, en el que se aprecia esa diferencia de clases.
    Me gustó.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  66. un animal salvaje en la jungla de los ranchitos; almenos si habia salame y queso para picar...
    un saludo
    Blas

    ResponderEliminar
  67. Muy bien elegido el apodo. El adjetivo fiero es perfecto para el personaje. (Relativo a las fieras, duro, agreste e intratable, horroroso terrible, se decía de los animales no domesticados). Intratable con su silencio que contagia al resto, fiera que ataca a una fiera menor. Ahora: hay una clara preferencia de gato sobre perro... El personaje, ¿no?. Ja, ja! Me encantó, está perfecto, la descripción de lo que pasa en el bar es excelente y el Fiero se nos hace un viejo conocido. Beso.

    ResponderEliminar
  68. Una pintura del personaje muy concisa y elocuente a un tiempo. Deja abierta la incógnita sobre su verdadera identidad; ¿es sólo una leyenda o es capaz de ser tan fiero como lo pintan? Interesante.

    ResponderEliminar
  69. Cuando los hombres actuamos sin control, "sueltos de manos", podemos ser más fieras que estas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  70. Hay bastantes fieros por ahi, al final terminan encontrándose y el resultado no es nada bueno.

    ResponderEliminar
  71. ¡Qué bueno Humberto!... ¿quién era más fiera???.
    Enhorabuena porque me gustó mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  72. Ufff,menos mal que tenía un lugar para amigarse al silencio e imponerlo por ende...
    No creo que ningún otro animal se atreviese con éste...
    Besos.

    ResponderEliminar
  73. Me lleva a dos maneras de pensar en el Fiero de Asunción: o como una Fiera o como un personaje tierno que sólo busca protegerse del modo en que lo aprendió.
    Muy bueno.
    Un cariño.
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  74. Lo que en un animal es corriente a un humano se le censura...
    Besos, Humberto!

    ResponderEliminar
  75. Pues a mí este Fiero me parece más alguien muy solitario... quizá mucho más solo que Fiero, y el detalle con el gatito me parece muy tierno. No siempre es tan fiero el león como lo pintan. Pobre.
    Mil besos, Humberto, eres genial siempre.

    ResponderEliminar
  76. Cualquiera se mete con este señor!!!
    Los animales no dejan de ser animales.. las personas dejan de ser racionales para ser fieras irracionales el mundo está lleno de éstas!!La pena es que se les llame personas con nombre..

    Mil besos querido Humberto y perdona por no acercarme tanto como quisiera, aún continúo triste de alma y espíritu pero mejorando poco a poco

    ResponderEliminar


  77. Me detengo ante tu puerta una y una vez más y te digo: feliz domingo para ti y para todos los que te rodean acercándote la ilusión de vida…

    La que nunca te olvida y te lleva en el interior del sentimiento…

    Tu amiga María del Carmen


    ResponderEliminar
  78. Qué costumbrismo tan salvaje. Me ha gustado este especialmente.

    ResponderEliminar
  79. °º✿
    º° ✿ ✿⊱╮
    Que criatura má!... matar um cachorro a dentadas!...
    Bom domingo, amigo!
    Beijinhos do Brasil.

    °º✿
    º° ✿ ✿⊱╮

    ResponderEliminar
  80. Hola, querido Humberto. Por razones de tiempo me había perdido tus últimas entradas. Acabo de leer, seguidas pero con un intervalo de un cigarro, El Mártir, Segundo Tiempo Y el Fiero de asunción.
    El Mártir atrapa al lector por su dureza y por todo lo que intrínsecamente contiene, una belleza desgarradora.
    Segundo Tiempo es simplemente genial, con ese final impagable que huye-como el protagonista-de toda nostalgia.
    Este Fiero que nos ocupa es una proeza descriptiva de unos personajes, época y lugar que da pie a crear famas no se sabe si ciertas.
    En resumen, cuándo te llamo maestro es por estas cosas. Tres magníficas joyas.
    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
  81. caramba con el fiero.
    Muy bien escrito, como siempre HD

    saludos

    ResponderEliminar
  82. Aquí en España desde que el Cid Campeador tuviera a bien dejarnos, no hemos vuelto a ver fiereza ninguno, más bien bocazas, pero fieras no.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  83. Y abierta el arca, la humanidad se diluye. Perfilando el agua que a las nubes sube. El fiero es un escrito que mantiene el suspenso e interés desde la primera línea. Como todo lo que compartes, bien pensado y construido. Besos.

    ResponderEliminar
  84. El ejemplo del refrán "Perro que no ladra, muerde"
    Buena historía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  85. Aveces es muy bueno arrimarse al enemigo...eso dicen, a mi particularmente no me gusta, aunque reconozco que es de sabios, y también de muy picaros, por llamarlos de alguna forma....Gracias por tu visita, que tengas una excelente semana.

    ResponderEliminar
  86. Asusta con su mala fama y su silenciosa presencia...
    Bicos.

    ResponderEliminar
  87. Quizá sin el asunto feo del perro nunca se hubiera echo sicario.
    Te envío un zarparzo simpático

    ResponderEliminar
  88. Cada uno se cuece en su propio caldero la fama y la imagen, y si para ello hay que masacrar un can, pues se hace, aunque no vuelvas a levantar un dedo, lo importante es que se sepa.
    Me ha gustado mucho
    Pulgares arriba!
    Un bes

    ResponderEliminar
  89. Menudo personaje...sin palabras!!

    Un beso con cariño!!

    ResponderEliminar
  90. Me hizo correr un frío por la espalda ese fiero, al principio creí que se tartaba de alguien muy feo pero era fiero de bravo jeje.
    Muy bueno Humber, un gran creador de historias y personajes.

    Un besote.
    Stefi

    ResponderEliminar
  91. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  92. Sr Dib, este relato corto se despliega como una flor frente a mis ojos!!! Tuve la sensación de que queria decirle a alguien yo se lo que hago y lo hago cuando quiero.
    Es.. excelente el relato creo que se dará cuenta que todos estamos de acuerdo.
    Le dejo un cordial y medido abrazo!
    AC

    ResponderEliminar
  93. A veces no es tanto el desarrollo de un cuento sino el final del mismo. Me gustan "tus finales" :)
    .
    .
    .

    y tus principios :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  94. Muchas gracias, Mariluz... a mi me gusta el jamón del medio ;)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  95. Pues a mi me da la sensación de que con el miedo que inspira el Fiero a los demás, ese hombre se tiene que sentir más solo que la una.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  96. Pufffffff como para coincidir con él y quitarle su bebida vamos!!!!!Besitossss

    ResponderEliminar
  97. Jo, amigo Humbertísimo: cómo tiene adeptos y detractores El Fiero! Como todo en la vida, así es y así será!

    Abrazos y feliz domingo,

    Justo Poe

    ResponderEliminar
  98. Muy buen relato, este del fiero y el del Mártir. Muy fiero este fiero y más si el perro era uno de los grandes. Si fuera un caniche ya diría otra cosa.

    Un besote

    ResponderEliminar
  99. Me ha gustado mucho la frase "entraba mudo y salia callado". Claro que cualquiera le decìa algo, si le mordiò al perro, a una persona ni que decir tiene.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  100. Más que relato es una descripción de nitidez absoluta de la atmósfera y los personajes que ahí se mueven.

    ResponderEliminar
  101. Algunos que dicen que saben, Carlos, comentan que soy "realista". Y yo pensé que querían significar que había estado del lado de los españoles en las batallas por la independencia de Argentina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  102. Fiero não é tão mal assim... deu de comer ao gato... ;)

    Vou tirar uns dias de folga e pretendo estar bem perto da natureza.
    Volto em seguida para ler-te como sempre faço, mesmo que não deixe comentários...

    Felicidades.
    Um beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  103. Original tema, expectación creciente en su desarrollo, y final hiperbólico y cómico (esdrújulo, según anoto, jajaja). Ese final cómico, que en principio me cayó más extraño, lo entiendo como un recurso magistral de cambiar el ritmo en un relato tan corto, pasando de la tensión a la relajación en algo tan breve. ¡Estupendo, maestro! (y ya sabes que no me gustan las alabanzas sin sentido). Un abrazo

    ResponderEliminar
  104. Luis, voy a elegirte como mi crítico oficial, con alabanzas o sin ellas, pues detectas cosas que yo ni pienso, te lo aseguro. Es decir... escribo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  105. Nunca se sabe con quién te vas a encontrar - fue por lana y salió trasquilado - jajaja.
    Genial mínimo!
    Gracias querido Humberto por acordarte de mi.
    Besitos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  106. la culpa la tuvo el perro por no reconocer a un congénere más peligroso que él; pero es comprensible que debido a la furia causada por la rabia, se haya cegado y no pudiera reprimirse de intentar moderlo. saludos.

    ResponderEliminar
  107. Curioso relato... e interesante sabor de boca me ha dejado
    un abrazo

    ResponderEliminar
  108. La fiereza no necesita de palabras, además también es sorda.
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  109. Hola Humberto!!
    Describes muy bien el ambiente que impera,el miedo ante todo,de un personaje misterioso,que le debe su fama a un perro,menudo bruto!él y no el perro,jaja!

    Me gustó!
    Un abrazo y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  110. Como siempre tu gran imaginación. Un placer.

    Saludos, Nahuel.

    ResponderEliminar
  111. I have been sale Shoes with 7 years. Shoes in our shop are best and cheapest. welcome to my store. [url=http://www.2012suprashoes.com/]Supra Footwear[/url]

    ResponderEliminar
  112. Muy bien pensado sobrenombre... Fue toda una lección para el animal. Gran personaje, en casi todos los pueblos hay uno parecido. Muy bueno, amigo.

    ResponderEliminar
  113. Tipo rabioso ese Fiero, ops, perdón, no hay que nombrarlo, verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  114. Qué triste ha de ser el ser temidos por todos.
    No hay más solitario que el Fiero.

    Saludos

    ResponderEliminar
  115. Me gusta que en pocas palabras lograste que el personaje se presentara en nuestra mente perfectamente delineado, hasta con rostro te diría, porque todos conocimos a algún Fiero...

    Me hizo reir la idea de que en la cada debe ser un cachorrito y estaba tomando coraje, porque cuando vuelva, tiene que baldear toda la casa...

    Beso

    ResponderEliminar
  116. Un tipo con el que no hay que cruzarse en la vida.
    Buen micro.

    Abrazos mansos.

    ResponderEliminar
  117. Menudo sujeto...jooo, matar el perro rabioso a mordizcos...buffff

    Saludines

    ResponderEliminar
  118. Una pintura de los lugares sin ley

    ResponderEliminar
  119. Por ahí hay demasiadas fieras sueltas... y eso, que odio las jaulas por definición. Humberto, muy honrada de que hayas visitado y elogiado mi blog. De verdad, no lo merezco. Me alegro de haberte encontrado, amigo desde ahora mismo. Besitos.

    ResponderEliminar
  120. Terrible, el fiero...no tenía paz ese muchachito...

    ResponderEliminar
  121. Esa crueldad, extendida hasta los animales, se media con su silencio. Un retrato escalofriante.

    ResponderEliminar
  122. como ya creo que te he dicho antes
    es, me gustan tus relatos por lo inesperado del final. cuidate de los fieros¡¡¡¡ saludos desde el pueblo.

    ResponderEliminar
  123. Este hombre era fiero en todo sentido!
    Me gustan tus finales sorprendentes, te dejo un beso y te deseo una semana genial!

    ResponderEliminar
  124. Se fue callado, pero igual me dejó medio tensa. Me gustaría mucho leer el relato del día en que irremediablemente las lonjas de salame y queso estén cortadas bien, pero bien finitas! ;)

    Muy buen efecto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  125. Tu huella me ha traído hasta tu casa. Te sigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  126. ¡WOW! Me dio miedo, y me alegro de no estar por ahi en su camino :)

    ResponderEliminar
  127. Matar con los dientes, imagino, otorga cierto Status. Si no, no me lo explico. Era morir y permitir el futuro, ya que de cualquier modo iba a llegar.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  128. Es un texto musicable, de duro sabor literario latinoamericano y con una ironía que muerde con la misma fuerza que el perro y que El Fiero de Asunción.

    Humberto es pluma ágil de mágico realismo y vigor que sacude cuerpos, almas, conciencias y aun complejos.

    Con lo que narra cuenta mucho menos que con lo que oculta bajo las diversas capas de sus líneas.

    Sigamos usando la pala, pues, para ver más y más de lo que hay debajo.
    Imposible es llegar al fondo del abismo de la mente del autor. Pero intentarlo hace más fascinante cualquier visita al espacio de este exótico neuropsicólogo de privilegiados talento y carisma.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  129. Todo un personaje, ese Fiero. La dieta de Salame y ginebra seguro que te vuelve de armas tomar, ya me vendría bien a mi. Un cuento breve que te deja con un cosquilleo en el estómago, eso es bueno. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  130. Una dieta de salame y ginebra no es saludable, pero parece que te hace temible. Veremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  131. que buena descripción, me gustó mucho Humberto, y me hiciste acordar de una amiga que también le devolvió la mordida a su perra jaja tremendo!
    gracias y buena semana!!

    ResponderEliminar
  132. vaya post!!! interesantes,sobre todo estos últimos,que me han gustado!
    un abrazo,espero hayas comprendido,quien,cómo, soy...a través de mi email!
    nada diferente a los demás,pues solo mi historia es diferente!
    un abrazo,beso
    lidia-la escriba/ autora

    ResponderEliminar
  133. Que puedo decirte que no te haya dicho?
    El escrito es muy vívido, descripto como ya nos tenés acostumbrados. Un personaje que pide más, seria bueno que lo continuaras.

    Más besos
    Caro

    ResponderEliminar
  134. El fiero se ganó la fama mordiendo a un perro rabioso y ahora él es el rabioso.

    Los clientes no dicen ni pio porque tinen miedo que los muerda a ellos, prefieren esperar que muera de rabia solito.

    Un gran texto, Hum.
    Un beso amistoso.

    Lu

    ResponderEliminar
  135. Lidia:
    Te aseguro que trato de entenderte, pero se me hace difícil. Después te respondo por mail.
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  136. ¡¡Vaya conjunto de imágenes de esas que te llenan de asco has coleccionado en esta entrada!!

    Desde la descripción de la silla al final del mordisco, algo así como cuando en las pelis de terror te quedas colapsado sabiendo que algo terrible va a ocurrir...sí o sí... uno se prepara mentalmente, pero da igual... al final sale el grito horrorizado.


    Siempre genial, HUMBERTO.



    Un beso grande para ti

    ResponderEliminar
  137. Me imagino su cara con un par de colmillos metidos entre sus mejillas, y una mueca eterna de furia y dolor.
    Buen personaje.

    ResponderEliminar
  138. Gracias por haberte paseado por mis humildisimas letras. Despues de ver como escribes de bien...entiendo que las letras sean tu terapia. Yo lo intento, aunque viendo mi pobre resultado al final terminaré de psicologo, ajaja... es broma.

    Un placer tu vista y sobretodo el visitarte. Si me lo permites te seguiré de cerca, tranquilo, no soy peligrosa o al menos no mucho, ajaja.

    Saludos desde un faro en mitad del mar.

    Mar (...la vendedora de humo)

    ResponderEliminar
  139. Realmente era un fiero peligroso el personaje, y si perro que ladra no muerde, aquel perro que calla es más que cruel...

    Abrazos alados, Humberto!

    ResponderEliminar
  140. es un corto. lo vi.

    besos, humberto*

    ResponderEliminar
  141. Acá en el barrio hay un que le dicen el "sodomizado", tenía un Gran Danés juguetón. No se sabe si le devolvió la gentileza...

    ResponderEliminar
  142. Eres un grande Dib!!
    Sacas de la galera personajes maravillosos y creibles.

    Enhorabuena amigo!!

    Lucas

    ResponderEliminar
  143. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  144. Llegué!!!
    Después de sortear 3.000.000 de comentarios (Je) ahí va el mío:
    Está tan bien logrado, que dan ganas de romperle el alma a palos!
    Patán, brutalmente pintoresco y absolutamente despreciable.
    Mi perra Greta y yo, lo vamos a esperar en la esquina del barzucho y no vamos a tener piedad!!!
    Excelente, Mr.Dib!!!
    He vuelto, my friend!
    Big kiss, milord! :D

    ResponderEliminar
  145. Verte acá ya parecía un sueño inalcanzable, mi querida BeeBee.
    Welcome back!

    ResponderEliminar
  146. Impecable. Con una atmósfera asfixiante en donde todo parece a punto de estallar.

    Abrazo desde el sur

    ResponderEliminar
  147. No sé por qué, pero últimamente, los temas de los sicarios crueles y despiadados tocan mis fibras más sensibles (para bien, claro está). Y más si se acompañan de descripciones tan vívidas como la que tú has hecho.

    Me alegra retomar la lectura de tu blog de nuevo,

    ResponderEliminar
  148. Tantos y tantos relatos y no he visto ninguno parecido. Es increíble la capacidad creativa que tiene.
    Tras leer el texto y viendo la foto, se puede imaginar al Fiero sentado en la silla. Lo único malo de los micros-relatos de calidad es que nos quedamos con ganas de saber cómo continuaría la historia.
    Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
  149. Cualquier día se comerá a la mesera y al cantinero.
    Que vigilen...

    ResponderEliminar
  150. Creo que la vida hay que tomarsela así... O será la vida la que te devore.

    Todo lo demás es transitar. O no.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  151. Con tres vasos grandes de ginebra a las siete de la tarde, no me extraña que hablase poco y mordiese mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  152. Muy buen relato. Bien escrito y construido.

    Un saludo

    LUz

    ResponderEliminar
  153. Por Dios, Humberto, éste si es una auténtica fiera, no me extraña que no se moviera una mosca en el "barzucho" (me encanta esta palabra)hasta que tu personaje se largara. ¿Es inventado o auténtico?

    Todo un honor verte en mi blog, gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  154. Wauuu mejor no darle motivos para hacer atroz barbaridad...
    Hermoso relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  155. Estoy convencida de que el Fiero sólo quería al gato, sabía que entre gatos y perros no hacían buenas migas y en un arranque de rabia un día.... ¡Vaya colmillos que tenía!
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  156. Quizás el fiero sacó a relucir su rabia solo en esa situación: ante un perro rabioso. Y luego aprovechó para guarecerse toda su vida bajo aquella fama. Siempre es una buena protección.
    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  157. Son todos muy bravos hasta que aparece una bravura peor… con unos labios sensuales que no le dirigen la palabra.

    D.

    ResponderEliminar
  158. Quién mata a un perro mordiscos puede mantenerse en silencio muchas horas...muchas.

    Besos

    ResponderEliminar
  159. ¿Cual es mas animal?en un momento de furia todos podemos sacar nuestro aninal,a mi me has hecho pensar,saludos

    ResponderEliminar
  160. El lobo del hombre es el hombre!!

    Saluds.

    Jenn

    ResponderEliminar
  161. esto pasa en asunción?? me parece que lo vi en la pcia de buenos aires a ese fiero

    Me gustó la descipcion de personaje y escenario, muy bueno!

    Un beso. Lula

    ResponderEliminar
  162. como dice el refrán cría buena fama y échate a dormir que como la cojas mala no te dejan vivir .
    Miles de besinos de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  163. Hola HUMBERTO, no son gratos estos tipejos, pero al final, me acostumbre a verlos como seres humanos sin acabar.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  164. Llevabas razón en la coincidencia perruna en las entradas, solo que el tuyo es más fiero y cruel; el mío duerme plácidamente no prestando demasiada atención al cartel que le han colgado.

    Abrazos, Humberto.

    ResponderEliminar
  165. Fiero asunto el que te traes entre manos, fíjate que no nos contagie la hidrofobia!

    Saludines

    ResponderEliminar
  166. Como sacado de la vida real, por aquí también tenemos nuestro Fiero.

    Saludos Humberto.

    ResponderEliminar
  167. Juega la ironía, y la paradoja, en este relato del Fiero, hombre sin sangre y corazón, como en el caso de aquel tipo, que por su crueldad y crímenes execrables, gtodos esperabanb que muriera de manera trágica y fatal; sufriente y dolorosa, y fue a morir de un infarto, entre las piernas de su puta más querida. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  168. Que guarda en sus silencios " el fiero"
    quia sea solo una mascara cuidandose de no salir mas lastimado.
    =) saludos me gusta visitarle y a la ves agradezco su amable visita.

    ResponderEliminar
  169. Hola Humberto, gracias por llegar hasta mi.Me encanta tu blog, no se si veras este comentario ! Por favor cuantos! Es que en verdad te mereces todos y cada uno de ellos. Besos enormes de luz y paz.

    ResponderEliminar
  170. Tal vez, "el Fiero", no lo era tanto, hasta que le mordió el perro y le transmitió la rabia silenciosa, que ahora corre por sus venas.
    Intenso y sobrecogedor relato. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  171. Pobre el Fiero, sólo hizo uso de su instinto de supervivencia matando al perro antes que el perro lo matara a él. Una sola acción para un mote de por vida.

    Muy bueno, Humberto, me encantan los cuentos que admiten más de una lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  172. Gracias, por tus huellas en mi blog.

    Miedo dan los fieros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  173. Ese gato es afortunado. Lo imagino negro y enorme, como ese otro gato de un café de la calle Brasil (en el cuento de Jorge Luis Borges) que se dejaba acariciar por la gente, como una divinidad desdeñosa. Yo conozco una gata menos afortunada –vive en un jardín con árboles frondosos y tupidas madreselvas, lo estoy viendo en este momento– que pare cachorros desde hace años y cada tres meses. Hay un monstruo, nunca he podido verle la cara, que mata a los cachorros en cuanto llegan al mes de vida y salen de su madriguera para conocer el mundo. Para mi desesperación, la gata, al día siguiente, vuelve a quedar preñada. No conozco al Fiero, pero me convendría conocerlo. Si acaso fuera posible, yo pagaría lo que fuera para que quemara a balazos o destrozara a mordiscos a ese monstruo que disfruta matando cachorritos.

    ResponderEliminar
  174. La realidad puede llegar a ser mucho más cruel que la fantasía, Novio de Juana, te aseguro que también querría conocer a ese monstruo, no sé si para morderlo, pero sí para agarrarlo del cuello y hacerle ver cómo se tratan los animales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  175. Cão que late não morde. Cão que morde não late.
    Fiero que não fala morde. Fiero que morde não fala.
    Quando o gato chora, o feroz alimenta dela...

    beijos

    ResponderEliminar
  176. Já tá quase brasileira, minha querida Lucrécia!
    Vamo'nessa!

    ResponderEliminar
  177. Me gustan los valientes,pero que se metan con los animales!
    Curioso relato!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  178. <Y tanto que fiero...más bien mala bestia ¿no?

    besos,

    ResponderEliminar
  179. Paso a conocerte y darte las gracias por tu visita, me gusta cuanto encuentro aquí, aunque con el fiero este dan ganas de salir corriendo jeje. Me gusta lo visual de tu texto en sus descripciones y no puedo negar que tengo debilidad por la gente del sur y los giros y entonación de vuestro lenguaje. Así que con tu permiso también me quedo por aquí y pasaré a verte. Un beso

    ResponderEliminar
  180. Este es un personaje que podemos encontrar en muchas partes y no solo en Asunción. Saludos.

    ResponderEliminar
  181. Muy bien logrado el prototipo, y su desenlace que nos revela el enigma.

    Dígale al novio de Juana si se refería a este párrafo sublime de Sur, y cuéntele que me hizo ir a buscarlo para constatar.

    "En el hall de la estación advirtió que faltaban treinta minutos. Recordó bruscamente que en un café de la calle Brasil (a pocos metros de la casa de Yrigoyen) había un enorme gato que se dejaba acariciar por la gente, como una divinidad desdeñosa. Entró. Ahí estaba el gato, dormido. Pidió una taza de café, la endulzó lentamente, la probó (ese placer le había sido vedado en la clínica) y pensó, mientras alisaba el negro pelaje, que aquel contacto era ilusorio y que estaban como separados por un cristal, porque el hombre vive en el tiempo, en la sucesión, y el mágico animal, en la actualidad, en la eternidad del instante. "

    ResponderEliminar
  182. Se lo voy a decir, Rossina, es una promesa...
    Besos.

    ResponderEliminar
  183. Lo mismo no era tan fiero, y su fama le precedía y él tenía que ajustar su comportamiento a su fama.

    ¡Qué solos se quedan los fieros!

    Me gustó mucho como describes el ambiente donde paraba el fiero.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  184. ¡Uf, vaya dato para el prontuario eso de haber matado un perro a mordiscones! Me gusta: hace pensar que era tan bravo que daba la ventaja de pelear de igual a igual, con las mismas armas que el otro, fueran cuales fueran.
    Muy logrado también el ambiente. Un placer leerte, Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  185. Bonito blog¡¡Abrazo para un pueblo hermano desde Spain ,

    ResponderEliminar
  186. Sabés? Revaloricé este texto. Brillante

    ResponderEliminar
  187. Que bueno ese fiero, hacés lo hermoso de lo fiero.

    Besines. Guada

    ResponderEliminar
  188. salame y ginebra en Paraguay?
    mmmm el salame lo mandarían a buscar específicamente para qu lo coma el Fiero o lo traficaría el mismo.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?