24 de diciembre de 2011

El Mártir


-Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre…
La frase le había quedado incrustada en su mente después de que su abuela lo llevara a escuchar misa cuando él tenía sólo cinco años. Ese convite lo había marcado de una forma especial, ya que nunca más pudo ver al vino como vino, sino como sangre, como la Sangre de Dios.
Aquella noche de marzo, sus amigos no habían conseguido droga, el dealer había caído en una redada policial y todo indicaba que se quedarían sin diversión. Sin embargo, uno de ellos aseguró que podían inyectarse vino, que era como estar borrachos, pero sin el malestar estomacal. Y a él le pareció que la idea no estaba nada mal, pues lo alejaba de su dios acercándosele.
Así que lo hizo.
Salió corriendo por el pasillo hacia la calle, sentía que le faltaba el aire, que la cabeza le estallaba y que una catarata de lava bullente peregrinaba por su cuerpo. Entonces supo que iba a morir -dicen que siempre se sabe-, pero no se sintió asustado ni triste, apenas frágil, frágil como cualquier mortal que se hubiera atrevido a beber ambrosía: esas son cosas de dioses.

205 comentarios:

  1. Queridos amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “Segundo tiempo”.

    “Mártir” es un humilde homenaje a A.A., un verdadero mártir adolescente, víctima de los mandatos sociales.

    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Nunca pude con la liturgia de la iglesia tan triste y dramática ni con sus oraciones tremendas.

    Eso me liberó, pero no a otras niñas que también acabaron como el "martir" de tu relato.

    Un inquietante micro, Humberto.

    Besos,

    ResponderEliminar
  3. Mártires que se repiten como una burda reproducción de deshechos, de los cuales alguna responsabilidad nos cabe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como en un circulo vicioso, eso es por querer inyectarse sangre.

    Bonito homenaje, saludos

    ResponderEliminar
  5. Hablas de dos cosas terribles, no comparables, pero igualmente detestables para mí.
    Por un lado, el dramático mundo de las drogas que aniquila la voluntad, el ser, a la persona, a su propia vida y decisiones y lo convierte en lo que ella misma es: muerte.
    Por otro lado, el mutilamiento ideológico de la Iglesia (esto no lo dices tú, lo digo yo). Ese dogmatismo de esta institución aniquila la espontaneidad del niño (y adolescente), su libertad en pro del miedo y la sumisión.
    ¿Sabes que con todo el dinero que tiene el Vaticano se podría acabar con esa pobreza que tanto tratan ellos de erradicar con palabras y como principio de ser?

    Excelente tu relato, Humberto. Despierta emociones dormidas. Soy tu víctima.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Homenaje a gente inocente, "desechos" de la sociedad...
    Una cosa, no me queda clara, la frase "... lo alejaba de su dios acercándosele" me parece contradictoria, no sé.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  7. Vaya,eso es lo que yo llamaría 'visitar a Dios de forma directa',tomar un verdadero atajo.Me gustaría saber si el amigo que tuvo la idea tomó también dicho 'atajo',pero eso solo lo sabe el autor de esta entrada.Las imprudencias se pagan.Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  8. Es contradictoria, David, bien a propósito contradictoria...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Este relato me llega en mal momento Humb...
    Igualmente, como siempre, me parece excelentes =). Me gusta mucho leerte.
    Te dejo un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Si que es "llegador" este texto :)

    ResponderEliminar
  11. Un relato duro, Sr Dib; de los que arrancan una arruga de dolor en el corazón de los lectores.

    Crítico en la doble vía, social y religiosa; narrado con maestría.

    Mis parabienes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No me gusta mezclar religión con nuestras debilidades, pienso que nada tiene que ver una cosa con la otra, en este caso concreto predomina el carácter de la persona.
    "Pues lo alejaba de su dios acercándosele..." una frase con sentido para cualquier creyente...
    ¡Saludos, Humberto!

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado con el corazón encogido Humberto...pero es muy muy bueno Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Me has dejado con el corazón encogido Humberto...pero es muy muy bueno Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Desde luego las palabras oficiales de de los ritos religiosos son traumatizantes para un niño.

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo el día de mi comunión como si fuera ya mismo,con mi traje impoluto,el cura,una fila de niños,yo entre ellos,abriendo la boca y sacando la lengua y...bebiendo de aquella copa de oro que casi acaba conmigo,estuve mucho tiempo sin olvidar el asqueroso sabor que dejó en mi boca.
    Saludos Humberto,un placer leerte.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. ES curioso como los temas nos frecuentan sin haberlo consertado. Acabo de publicar un texto con la misma temática sin imaginarme que el tuyo existía. A tu salud esta sonrisa que me acabas de regalar.

    ResponderEliminar
  18. Un relato para pensar. Buscar culpables fuera de uno mismo es fácil, lo difícil es analizar si yo pude hacer algo y no lo hice, para que esta persona hubiera tenido la oportunidad de dejar huella de su presencia, de haber pasado por la vida, no de que, como tristemente ha ocurrido, la vida, de manera demoledora, haya pasado por él.

    ResponderEliminar
  19. Qué ardoroso camino a la muerte.
    Un beso enorme, mi admirado.

    ResponderEliminar
  20. Un relato impecable, duro, simbólico y escrito como sólo tú lo sabes hacer.

    Mi cara se detuvo entre la sonrisa por admiración hacia tu arte, y el dolor por la historia.

    Es todo muy raro pero me llegó a lo mas profundo. Un genio.

    Un besote.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
  21. Me sumo al homenaje a A.A. que tal vez no habría sucumbido si los adultos estuviésemos haciendo las cosas menos mal; en cualquier lugar del mundo; porque en muchos aspectos, yo creo en el efecto mariposa.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Duro, pero magistralmente escrito.
    Cuantas tonterías se hacen de joven, y muchas terminas así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno, Humberto. Potente y duro este relato.
    El poder de la Iglesia intenta, y lo hace, apoderarse de uno ya en la niñez. Luego, lo siento, te das cuenta que casi todo es una patraña.
    La droga, esa ambrosía momentánea, te aniquila más tarde o más temprano.
    Nadie dijo que jugar a dioses garantice la vida eterna.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  24. Si tuviera que buscar un exégeta de este relato, te elegiría sin dudarlo, Mos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Como siempre, maravilloso relato y como muchas veces, me deja con un nudo en la barriga, un beso

    ResponderEliminar
  26. Gente de mi barrio se metía de todo bermut, alcohol de botiquín e incluso colonia etc. Pero te digo una cosa todos sabían lo que se hacían. Es droga talegera. Y muchos de ellos se fueron antes de tiempo. No muy a menudo, pero a veces pienso en ellos y me da pena, mucha pena. Ahora me produjiste una pena atroz porque tu post hizo que su memoria rozara la mía y su ausencia me parezca intolerable.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  27. El poder de la palabra es infinito, hay que tener mucho cuidado con y a quien se dirige uno, porque se puede hacer mucho daño y originar un trauma desde la niñez que te haga llevar una vida miserable cuando eres adulto.

    Buen finde Humberto, besos.

    ResponderEliminar
  28. Ha habido lo largo de la historia muchos mártires... quizás el siglo XX, el siglo XXI (veinte (y uno)) y los siglos venideros pasen al argumento de entramado cómico como las eras donde los mártires fueron de silencio,,,

    A-dicción (podríamos leerlo como el que no dice, aquel que no puede decir),,, y un mundo que abre puertas con la misma soltura que cierra bocas sólo puede ofrecer cornisas y explosiones (así nunca alcanza, ser la mula del propio corazón es la peor de las condenas)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Excelente relato, hace muy poco que te leo pero bastó ese corto lapso para poder valorar tu forma de relatar, lo haces muy bien, se disfruta de la primera a la última palabra...

    Felicitaciones!

    Te sigo, saludos.

    ResponderEliminar
  30. Estremecedor este sentido homenaje pero la vida esta llena de martires.saludos

    ResponderEliminar
  31. Martires de la época, de la situación, del sistema, de las circunstancias, de las adicciones... mártires de su propia juventud.

    Como siempre muy bueno, saludos.

    ResponderEliminar
  32. Como hija de pastor, estoy totalmente de acuerdo contigo. La iglesia crea cargas que la Bibli jamás menciona. Una vez más retratas la vida en el atril de nuestros ojos. Gracias por tus comentarios siempre tan gratos.

    ResponderEliminar
  33. Ufff Humberto este relato de hoy encoje el corazón...Realista a tpo y muy triste.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Excelente relato qnos lleva a la reflexion, beso Humberto

    ResponderEliminar
  35. Los dogmas de la iglesia en muchas ocasiones han causado grandes traumas o simplemente, aniquilaciones de la voluntad...como la droga, amiga Dib. Tu comparación y mezcla nos ha dejado un buen relato tan real como la propia vida: Todo lo que anula tu voluntad, termina matándote de una u otra forma, aunque te mantenga vivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias por el comentario, Mascab, pero "machito, dijo la partera" ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Un homenaje triste..para un adolescente víctima social de estos tiempos..
    Un relato duro y muy critico..
    Creo que todos tenemos culpa..que algo se escapa de nuestra sociedad..que no hacemos lo posible por nuestros jóvenes..la educación es importante, una educación hecha por nosotros los padres, con nuestros valores ..
    esa es mi opinión
    un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Dos realidades que nos azotan... pero tan bien contado, que parece sólo una anécdota. Me encantó leerte... entretenido y profundo.
    Lamento lo de tu amigo A.A. y lamento también, todas las muertes inútiles por este flagelo.
    Besitos y mil gracias por acordarte de mi.

    ResponderEliminar
  39. Si queria estar cerca de él y comprobar que era sangre de su sangre lo hizo por la via rápida...
    Afortunadamente no tenia miedo.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  40. Ayy! madre, la de porquerías que se meten algunos.
    Esto puede que sea ficción pero es que no está tan lejos de realidad, hacen cada cosa que no veas.
    Es que ya no saben divertirse como se hacía antes o van colocados de alguna manera o no hay diversión.
    Que lamentable es todo.
    Tu relato no deja de ser una realidad de muchos.


    Ten un hermoso fin de semana, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar
  41. En mi pueblo comenzamos pronto a beber vino, en las matanzas de cochinos y en las fiestas, pero nunca tan jóvenes, me parece... y la comunión no la tomamos hasta los 9 años y es en la confirmación con 18 cuando (lo sé de oídas, yo no estoy confirmada por la santa madre iglesia) es cuando se bebe del cáliz, así que... ese niño era muy precoz!!
    Bss

    ResponderEliminar
  42. El vino tinto es un poderoso antioxidante y además trae beneficios cardiovasculares, en especial cuando se lo bebe...

    abrazo

    ResponderEliminar
  43. Le faltó al amigo el suplemento:
    "Tomad y comed todos de ´´el, porque este es mi cuerpo..."
    Así que de cuerpo a vino, bien se avino el tinto en sangre.
    Este puede ser el final del segundo tiempo de adolescencia, Humberto.
    Me lo paso estupendo leyéndote.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  44. Dos temas escabrosos y reales. "La Palabra" de dios que sale como catapulta de la boca de "sus representantes en la tierra" -y lo digo con conocimiento de causa ya que toda mi vida escolar la padecí en colegios católicos- Esas "sentencias" -como tantas otras- que taladran el ingenuo cerebrito de una criatura. Y el otro tema... la sociedad en la que vivimos, no menos taladrante y catapultadora (acabo de inventar el adjetivo) hacia un destino digitado e incierto. ¡GRAN relato, Humberto!!! Un beso GRANDE!!!!!!

    ResponderEliminar
  45. O sobre cómo los apropiadores de sentido van ganándole terreno a la fragilidad hasta llegar a la sangre misma. Complicado; es una ficción, pero también es un llamado. Me gustó, me perturbó y me dejó pensando. Besos

    ResponderEliminar
  46. Después de todo, el personaje conoció "El infierno tan temido"

    Besitos Humberto.

    ResponderEliminar
  47. Un relato muy duro.
    La religión lo que nos enseñaron de pequeños y que algunos no lo supieron asimilar y poner en su sitio y las drogas el mal de nuestra sociedad y que por desgracia se lleva a muchos adolescentes que como este las necesita para divertirse.
    Lamentable.

    ResponderEliminar
  48. Qué brutos los chavales, ja ja
    Yo tampoco creo que haya que temer a la muerte. Me gusta mucho el relato, y el final sobre todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  49. Hola, Humberto:

    Solamente a un desquiciado se le puede ocurrir semejante barbaridad, que en paz descanse.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  50. Hola n_n


    Me has hecho pensar en la misa... y en los rosarios que rezaba mi abuela. A veces la acompañaba a la iglesia. Son buenos recuerdos.

    Mi abuela murió hace dos años, pero pienso a menudo en ella. Le gustaba leer n_n y le gustaban los cuentos que imaginaba.

    Me ha gustado leer este relato... me he desviado mucho, seguramente, de lo que lo inspiraba XD pero cualquier relato que te hace pensar creo que es un buen relato n_n

    Me gustan tus palabras n_n
    Te leo.

    Un abrazo fuerte ^^

    ResponderEliminar
  51. Lo sucedido se resume en pocas palabras: vino y se fue.

    Se inyectó vino y se fue al otro mundo.

    ResponderEliminar
  52. Borracho de soles el A.A nos vigila vomitado desde el precipicio.

    Abrz. Humberto.

    ResponderEliminar
  53. Escribes muy bien, los temas pueden ser sobrio o ebrios, pero tus textos delatan oficio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. La muerte, le tememos a veces, otras solo queremos escaparle y sin embargo siempre propone la paz absoluta, que hay después son solo incertezas, que hay antes nuestra vida y en ese instante, en la puerta que los unes viene la serenidad

    ResponderEliminar
  55. Hola, Humberto
    ¿A quién no le habrá marcado ciertos ritos a los cuales nos obligaron a asistir cuando éramos niños?
    Tus relatos son fascinantes. Únicos.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  56. Guiño a un refinamiento del paganismo, sin llegar a herir o pretender herir sentimientos religiosos cristianos y no sólo cristianos.

    Un saludo, Humberto.

    ResponderEliminar
  57. Excelente relato, Humberto. Tantos mártires, cómo duele...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  58. Qué pasó con tu cabello? Se ve diferente. Siempre me gustan tus fotos.


    Sangre jummy. El relato, lo que diga se queda corto.

    ResponderEliminar
  59. Jeje, parece que estuviera corto... o lacio, ¿no?
    Debe ser por el sol.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  60. La vida es a veces oh no tan justo.

    ResponderEliminar
  61. Apabullante final, te felicito, inyectarse el vino me suena muy bizarro.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  62. Viste cuando dicen "beberse la vida de un solo trago..."???

    Me sonó a eso... de los mandatos del la iglesia, prefiero no hablar, los que portamos mas de cuarenta los seguimos padeciendo por mil años de terapia que tengamos encima...

    Besos Dib

    ResponderEliminar
  63. Genial Humber, me dejaste con la boca abierta, una historia que abruma. Genial.

    Un besito

    Stefi

    ResponderEliminar
  64. Y como se le dice a algunos fieles:
    "La Vida es un valle de lágrimas"
    Pero que corno tienen en la cabeza cuando afirman semejante patraña?
    Infundir temor, quizás?
    Se podría hacer una lista enorme de los argumentos que se pontifican y le queman la cabeza a más de uno.
    Mejor hago mutis por el foro, porque ciertos temas me sacan de quicio.
    Mientras tanto, van quedando cada vez más en el camino...
    Muy bueno, H!!! Estás afiladito.
    Te hacen bien las vacaciones, eh?
    Big kiss my friend! Keep in touch!

    ResponderEliminar
  65. tenemos un grado de responsabilidad en esto,pero las herramientas las tienen quienes no las usan
    muy buen post
    un abrazo

    ResponderEliminar
  66. Hola Humberto...me dolió en el alma tu cuento porque es la historia de muchos de mis alumnos...me refiero a la droga. Respecto a las creencias religiosas, depende de cómo las tomas...y no solamente la Iglesia puede causar traumas...también otras religiones. A mí no me los causó ni me los causa.... Además, hay sacerdotes y sacerdotes...como hay médicos y médicos...o docentes y docentes. El problema de las adicciones está más allá de las creencias religiosas...el dinero no tiene un color religioso...y hay muchos que se enriquecen con la sangre-y la vida- de los jóvenes...A veces, por ejemplo...son políticos...Un abrazo. haydée

    ResponderEliminar
  67. Vaya me he quedado fria!!! Naci en hogar rodeada de alcoholismo y pues Dios nos libro de muchas mas cosas amargas..pero la lucha esta escrita aqui un martir que seguramente busco la salida por donde fuera y la iglesia y sus relatos quiza le confundieron por un buen rato!
    Besos!

    ResponderEliminar
  68. Relato duro pero a la vez bonito y otro acercamiento al infierno de la droga.

    ResponderEliminar
  69. Con la sangre de Dios no se juega, que al final pasa lo que pasa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  70. Un viaje hacia la nada de un dios caído.
    Me apenan estos casos, como me apenan las memeces que las liturgias y sermones religiosos han introducido en los interiores humanos.
    Lo más terrible es que, en el mundo de la droga, todo vale, hasta el pasaporte hacia la muerte.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  71. La liturgia de la iglesia está llena de imágenes y palabras que para un niño son incomprensibles y casi crueles. Muy duro tu micro pero yo creo que este mártir no es de la iglesia sino de la sociedad que le ha tocado vivir, de esta vida nuestra que nosotros mismos la hemos convertido en un martirio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  72. Dicen que lo que se aprende en la cuna es lo que dura. Tu relato lo comprueba.
    Besos Humberto.

    ResponderEliminar
  73. Un laberinto que muy pocos escapan y los que no escapan se abandonan a los brazos de su destino.

    Un fuerte abrazo amigo mío con mi cariño.

    ResponderEliminar
  74. Un relato inquietante y conmovedor, que no está tan lejos de la realidad de much@s.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  75. Pero qué estupideces somos capaces de hacer las personas! ¿Dices que es real? Camino directo a Dios, sí, efectivamente...

    ResponderEliminar
  76. Me pregunto: ¿nadie pudo explicarle al niño el sentido de esas palabras?.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  77. Humberto, "la partera" no metía mal los dedos en el teclado amigo mío.... la errata es ésta y no otra. Pido mil disculpas por el malentendido(sonrío).


    Que pases buen domingo.

    ResponderEliminar
  78. La paz del Señor sea contigo.

    Amén.

    ResponderEliminar
  79. Nunca se les debe decir a nadie lo que tienen que hacer,cada uno es libre de sus creencias y nunca meterlo por lo que no quiera ser por eso le paso con lo del el vino porque desde chico se le meten en la cabeza cosas,y cuando son mayores creen los que les an enseñados,el ser humano debe de decidir por el mismo cuando ya es mayor.

    ResponderEliminar
  80. A.A. sanctuario de los que se le acabaron la esperanza.

    ResponderEliminar
  81. Como siempre, una ficción de gran nivel. Amigo Humberto, ¿regalarás un libro de tus ficciones al visitante número 100.000?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  82. Vaya, un chute de vino debe hacer alucinar en colores

    Si es que la liturgia vuelve loco a cualquiera...

    Saludines

    ResponderEliminar
  83. No hay mejor momento para inculcar una idea que en la infancia. Esa frase contradictoria... es la más reveladora. Nada como una idea durmiente. Buen homenaje, cuando son para anónimos, mucho mejores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  84. La iglesia no explica bien los ritos, yo recuerdo esta frase y como descubrì que el cura tomaba vino y que estaba bueno y no era sangre de cristo, fui monaguillo y me gustaba esa sangre de cristo dulce.
    Con respecto a la droga poco que decir, que no estè dicho ya, es un mal endèmico social de los que hay un segmento que se benefician de ella y otro segmento que la padece. Tenemos amigos que tienen hijos e hijas con estos problemas y lo estàn pasando muy mal, tantos el que la consume como sus padres que no saben como atajar el problema de raiz.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  85. Decía Miguel de Unamuno que él era Católico por estética. Y aunque ahora nos parezca un poco, o bastante, desfasada, la Iglesia Católica sigue haciendo lo que siempre ha hecho, y dice que hace, evangelizar a su manera, a su ritmo y con su estética. Otra cosa es que estemos, o no, de acuerdo con esto.

    No todos estamos preparados para enfrentarnos a los dioses, ni a las trampas que nos ponen, ni a la vida, ni a las trampas que nos pone, ni al mal, ni a las trampas que nos pone. Cada tiempo ha tenido al mal, (también se puede llamar de otra manera), trabajando intensamente, y especialmente, contra lo que se puede llamar el bien. Los más débiles y vulnerables, por cualquier razón, siempre son los más proclives a sucumbir.

    En todo este escenario es complicado saber cual es nuuestro papel y nuestras obligaciones para combatir, pero hay que intentarlo.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  86. Creo que el camino que persigue Dioses, lleva a la propia muerte. En El Martir, fue en todo sentido. Muy bueno.
    Un abrazo.
    Eloenora.

    ResponderEliminar
  87. LA REDACCIÓN ES RELATIVAMENTE PROLIJA Y ENCUENTRO EN LA TRAMA ALGUNOS PASAJES INTERESANTES. LA PROMESA QUE NOS DA LA PRIMERA LINEA DE VA DILUYENDO EN LA TRAMA, HASTA PERDERSE EL ESCRITO EN PÁRRAFOS SOBRANTES Y ESCASAMENTE LOGRADOS.
    EN DEFINITIVA, ES, CUANDO MUCHO, INTERESANTE.

    NO ME GUSTÓ, SUERTE.

    CEMENTO.-

    ResponderEliminar
  88. Apareció uno de los textos duros, Humberto, de esos que a mí me gustan.

    La religión suele levantar comentarios negativos, espero que estés preparado yo sé que si.

    Me ancantó como todo lo que haces.

    Un beso cariñoso.

    Lula

    ResponderEliminar
  89. Gracias, Cemento, hacía mucho que los estaba extrañando. Cuando hay mucha alabanza uno se empalaga, ¿no?
    Tu comentario (más la forma de redactarlo, sumado a una visita que hice a tu espacio) me indica que estoy por el buen camino.
    Suerte amigo.

    ResponderEliminar
  90. Pues a mi me gustó. Una cruda realidad descrita en un breve relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  91. Da igual que sea con vino o cualquier otra droga, si nadie le ayuda seguramente hubiera acabado con alguna sobredosis.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  92. Madre mía de lo que le sirvió el ir a misa con su abuela, casi mejor no ir por si acaso.
    Las drogas y la necesidad de ellas, es lo que tiene que te da igual la que sea con tal de sentir algo.

    Genial amigo mio.

    besitos y sonrisas sin sangre :-)

    ResponderEliminar
  93. Querido amigo, este es uno de los relatos mas duros que te he leido, con crítica social importante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  94. INRI,aquí yace el rey de los judíos...precioso, este post es para leer,mas de dos veces!
    espero hayas recibido,mi email,humberto!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  95. Si me quiero poner díscolo, me hago la lectura de que la ambrosía es cualquier comportamiento que adoptamos fuera de lo reglado o establecido porque no comprendemos su lógica ni su racionalidad. Si quiero reconectar esto con algunas palabras bíblicas, es porque recuerdo eso de estar "hechos a imagen y semajanza...", es decir, que la libertad nos hace dioses, ciero que a veces dioses irresponsables, o sea, dioses.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  96. Si atraviesas el umbral puede que no vuelvas.
    Un beso Humberto

    ResponderEliminar
  97. ¿qué puede haber pasado para que ese niño tan concentrado en los detalles -que parece casi como un alter ego de mafalda-, sea de adulto un ser sumergido en las arenas movedizas de la estupidez del vicio y carente de toda ética? sólo sus padres, la abuela, el entorno social, las drogas, el vino inoculado y dios, lo saben. saludos.

    ResponderEliminar
  98. No se si existe dios...Pero de sus fans yo no me creo nada.

    Me gustó tu relato Humberto.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  99. Muchas gracias por los comentarios, yo también creo que es duro, pero me di cuenta sólo después de que lo terminé.
    Tampoco quiero que crean que estoy tratando de dar una lección moral o religiosa. Muy lejos de esto, quien entra aquí sabe que todo es ficción... aunque esta vez es una 'ficción homenaje'.
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  100. hermoso escrito ! muy hermoso !
    :) me encanto !

    bss

    ResponderEliminar
  101. Dib,
    es lo que trae jugar a ser Dios...
    Saludos vitivinícolas.

    ResponderEliminar
  102. Un gran relato, impactante en su brevedad.

    ResponderEliminar
  103. A veces veo beber vino de modos realmente abominables, aunque la inyección nunca se me pasó por la cabeza, sentir recorrer el jugo por las venas con el aroma de un odre de vino mientras la lágrima descorre el oxígeno debe ser una gran experiencia. Todo mejor que mezclar vino con agua.

    Salud H.
    Tu espacio también parece anotar el imaginario de un hombre curioso.

    ResponderEliminar
  104. No creo que la adicción a la droga tenga nada que ver con la Iglesia.
    ¿Nadie, desde los cinco años enseñó al niño el significado de esas palabras?.
    El único antídoto,y no seguro, contra la droga, es una educación que consiga hacer de un niño un adulto seguro de sí mismo y que sepa lo que quiere. Si falla la familia o influye un entorno no adecuado...la Iglesia no creo que tenga nada que ver.
    Cada cual tiene su religión y sus creencias, pero no creo que ninguna religión impulse a la droga. Cuando un niño fuma, ya ha aprendido a desobedecer a sus padre y pasarse por alto las normas sociales...y eso no lo enseña la Iglesia. Y si un adulto se droga...ya es mayor...sabe lo que hace. Y no me lo imagino asistiendo a Misa.
    Yo soy cristiana y nunca me he drogado,ni tuve trauma alguno.
    Independientemente de todo esto, el texto está bien escrito. Un saludo

    ResponderEliminar
  105. Estoy seguro, mi querida Paqui, que sabes muy bien que esto se trata de ficción, nada más.
    Puedo asegurarte que cuanto más alejo mis ideas de las de mis personajes, siento que doy un paso más hacia el profesionalismo.
    Ahora bien, lo que pienso acerca de las religiones, prefiero tratarlo en otro ámbito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  106. Estimado, me resulta perversa la imagen de los niños absorbiendo esas cuestiones que hacen estragos en su futuro. Cuanto daño irreparable. Cuanto tiempo perdido.....
    Te dejo un abrazo. Parece que nos vemos.

    ResponderEliminar
  107. Ola Humberto,faz um tempão que não venho visitar-te,mas hoje bateu uma saudade incontestável de passar por aqui e saber como vais?e o que andas fazendo em teu brilhante espaço.Como sempre deparei com teus excelentes contos e historias e fico a me perguntar qual o segredo de tanta competência literária .Podem ser qualquer tipo de relatos;felizes,dramáticos,emocionantes,contraditórios ,simbólicos,e o que for que tenha teu cunho é amplamente debatido e notóriamente apreciado.Enfim és genial na proposta que vens mantendo até agora.Foi muito bom te rever.grande abraço.

    ResponderEliminar
  108. Interesante relación con la Sangre de Cristo y la droga, la ambrosía y el hidromiel, todas supuestas bebidas de dioses. También había leído alguna alusión a este ritual y el vampirismo. Muy buen texto. Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
  109. Un relato perfecto Humberto.Los rituales religiosos, la falta de libertad a que nos quiere someter la iglesia me producen escalofríos, mutilan la voluntad
    de los individuos,haciéndolos miedosos y por ello sumisos.

    Perdona Humberto, la falta de mvi visitas a tu blog, espero que vayan pasando estos momentos, que se normalicen.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  110. Qué bárbaro!
    Feliz semana para todos :)

    ResponderEliminar
  111. inyectarse vino creo que es cosa de locos, ahora bien, que estupideces peores han cometido mortales por dioses, ahora y siempre.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  112. No todo aquello que sabemos que es bueno nos gusta, en ocasiones escogemos lo malo por que es más sugerente, llamativo e incluso impactante; hay algo que me pregunto siempre, ¿ el protagonista pensaba lo mismo que el narrador cuenta? esa visión desde dos mentes diferentes es lo que más me hace pensar.
    Ya, entiendo que es ficción, sólo por eso soy capaz de comprender.

    Tu relato es muy bueno...

    Un beso .

    aloe.

    ResponderEliminar
  113. Ese vino le llevaba a la muerte y a la resurrección,sin duda...Ahí están tus claves,amigo.
    Tu relato nos enfrenta a la muerte,como salida a la "desesperación por la droga"...
    En el fondo esa fé,que nos libera o nos esclaviza depende de cada cual.
    Mi felicitación por tu profundidad,que nos muestra dos temas en uno,la muerte de la droga...y la vida que promete la religión.
    Mi abrazo siempre y mi ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  114. La droga, ese suicidio lento y doloroso...y de pronto el fin glorificador, aunque final. Impresionante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  115. Enajenación provocada por una doble vertiente
    Muy bueno escritor!
    Un beso

    ResponderEliminar
  116. Ya lo dices en el título..."El Mártir"...brindo por la imaginación que le echas y lo tremendo que haces el relato, mis felicitaciones!!

    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  117. Todos somos víctimas de nuestros temores y definitivamente, de nuestras decisiones. Somos nuestros victimarios y esa siempre es una guerra perdida.

    ResponderEliminar
  118. Jugar en el tablero de los dioses no nos convierte en dios, ni tan siquiera nos acerca a ellos, que soberbios se alimentan de nuestra fugaz existencia y nos ven perecer sin lamentos.
    Un beso me ha gustado mucho y un recuerdo sentido para A.A.

    ResponderEliminar
  119. El final me dio escalofríos, es durísimo, las creecias y sus consecuencias. Magistral Dib.

    Un abrazo gigante

    Luciana

    ResponderEliminar
  120. Un escrito de los tuyos Humberto, nadie podría equivocarse.

    Tu blog me gusta mucho, porque despues del cuento vienen los comentarios. TODOS interesantes.

    Abrazos Lucas

    ResponderEliminar
  121. Precioso, me paso por aqui a saludar, me gusta :) y a ti a todos vosotros en general tambien se os estraña ^^

    bsS**

    ResponderEliminar
  122. Es que la frase es fuerte para un niño de 5 años...¡¡ay,ay!!el temor de Dios que te imbuia la Iglesia.
    Recibe mi saludo.

    ResponderEliminar
  123. terrible micro.
    opresiones, drogas, ambas por igual


    abrazo*

    ResponderEliminar
  124. por su culpa, pos su culpa, por su gran culpa...

    ResponderEliminar
  125. Religion. Good or bad, it has a lot to answer for. It is an indoctrination for the young.

    ResponderEliminar
  126. Muy linda historia. Me gustó mucho. Felicitaciones. Te dejo la dirección del mío y te invito a visitarlo. Un abrazo. www.nurinotas.com

    ResponderEliminar
  127. Mártires somos todos, Humberto. El Señor de la cruz nos lo vino a decir. Quizás es por eso por lo que vino aquí, en este profundo de la marmita lleno de mierda, con perdón.él, que todo lo sabía, vino acá a decir 4 verdades.
    Ahora que ya se sabe, ya lo sabemos.
    Nosotros mismos lo pedimos antes de nacer.
    Para qué quejarse? Era nuestro deseo para aprender.
    Gracias

    ResponderEliminar
  128. Y me olvidaba por decir: LA VIDA ES BREVE.El Sr. Jesús también lo dijo: leete bien lo que dijo, verás que de aquí a nada sois colegas!!! Igualitos
    BESOTES

    ResponderEliminar
  129. Qué enigma!: Humberto Dib y el Sr. Jesús de colegas tomando un café. Humberto Dib le preguntó: és Usted un Mártir? Y el Sr. Jesús le respondió: Si, Humberto, como tu y como todos, eso les venía yo a contar!

    Está muy claro!

    El Sr.Humberto y Jesús andan con muy buenas migas.Son colegas.

    SALUDOS DE CARLOS DE MADRID

    ResponderEliminar
  130. Hola Humberto...esta historia es tremenda, muy triste el final, pero la vida real es así, gracias por compartir tu talento. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  131. ¡Cuántos anónimos juntos!
    Quisiera yo tener una conversación con Jesús, pues le preguntaría muchas cosas.
    Lamentablemente (o no), no soy creyente, así que dudo que Él quiera hablar conmigo. Tal vez suceda después de muerto, pero creo que tampoco, pues más me veo sentado al lado del de cuernos, cagado de calor. ¡Con lo que odio el calor!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  132. Con gran naturalidad nos cuentas una historia terrible, como si en realidad no fuese nada importante. Los "mandatos sociales" pueden ser demasiado para quienes aún no son capaces de entender que sí hay elección, y que no siempre ha de ser la que otros indican.

    Biquiños.

    Carmen

    ResponderEliminar
  133. Cada uno muere como mejor sabe o puede, creo. Y siempre está involucrado Dios.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  134. genial Humberto, como siempre
    saludos para vos

    ResponderEliminar
  135. Yo en general asocio el vino a la alegría, a la fiesta de la cosecha, a brindar con y por los amigos...

    Pobrecito, lo traumaron de chiquito con el discurso del caliz...

    A cuentos conduce a la muerte el concepto cristiano del sacrificio.

    Morimos y vivimos todos por discursos, el problema es cuando esos discursos son ajenos y adoptados y no propios.

    ResponderEliminar
  136. Un buen análisis, sí, Ceci.
    Simplemente haría una pequeña modificación: vivimos y morimos en el discurso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  137. Y Dios lo acogió en su seno. Ha descansado, amén.

    ResponderEliminar
  138. Una historia que entrelaza el fanatísmo de la religión y las drogas .....quizás sean lo mismo.


    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  139. Humberto..." El Màrtir "

    Que triste historia, como muchas las hay... y nos enteramos por T.V....
    mientras existan las drogas, la persona culta o no ha de tratar de cualquier forma o medio de conseguirlas para segùn ellos sentirse fuera del mundanal ruido, en otro espacio.

    un beso

    ResponderEliminar
  140. Difícil la frase " lo alejaba de su dios acercándosele". Te ha tenido que costar, pero es buena, o sea, me gusta quiero decir. Me gusta ese final de néctar. Con esto no quiero que nadie interprete que me alegro de la muerte del chaval, si no que me gusta el final literario. Posiblemente la trasfusión que le marcó aquél día que fue a misa (cuánto dolor sin documentar) le coaguló el vino. Me gustó, jovencito (jeje, 28, no se olvidará nunca)

    ResponderEliminar
  141. Eres educador social?.
    Sin duda, debe ser algo terrible observar como alguien importante en nuestra vida, destruye su presente y aniquila su futuro con problemas de alcohol y habituado a las drogas.

    Es cierto hay una contradicción entre la creencia en la sangre de Jesús es el vino y todos los problemas que causa la ingesta incontrolada de alcohol.

    un buen texto.

    :))

    ResponderEliminar
  142. El pobre jovencito era un adicto y tanto podría haberse inyectado vino, como lo hizo, como alcohol puro, como anfetaminas hechas polvo y mezcladas con cualquier cosa, no veo que debamos echarle la culpa a Jesús del error de toda una sociedad que no supo erradicar tamaño daño de sus estratos de todo tipo.
    Lamento Humberto que esta vez no estemos de acuerdo, en este caso ha sido ofendida mi fe y defiendo con toda mi alma la divinidad y absoluta bondad con el hombre, a pesar de sus defectos, de mi amigo Jesús, al que no tengo ninguna duda que de haberse acercado el pobre muchacho, el fin de la historia hubiese sido otro. Me consta, porque he vivido la desesperación en su grado más extremo y ha sido la ayuda de Jesús la que me ha salvado para poder criar a la otra hija que me quedaba. La iglesia... la iglesia es otra cosa, estoy hablando de fe.

    ResponderEliminar
  143. Bueno, el fin de la historia nunca hubiese sido distinto porque lo escribiste vos, me refería a la posibilidad de que algo así fuese real. Y por otra parte agrego, ir a misa y creer en que el vino es la sangre de Dios no es un mandato social sino religioso que sólo el que tiene fe tiene obligación de cumplir. No me imagino a un joven como ese con una fe tan fuerte como para creer que realmente se estaba inyectando la sangre de Jesús, que por otra parte para que lo sea, para los que creemos, tiene que ser previamente consagrada. Un tetra brik que te tomes en el almuerzo no es la sangre de Jesús. Creo que se mezclaron temas que nada tienen que ver uno con el otro. Disculpame Humberto, estoy muy afectada, lo siento porque te quiero mucho como amigo virtual, pero me duele que ataquen a MI JESÚS, me duele mucho...

    ResponderEliminar


  144. Borda el pañuelo de tus sueños de mil colores
    Y en cada esquina ponle una cinta de ilusiones…

    Si se pierden los encuentras
    Si se alejan los acercas
    Si se van los atraes

    No te desveles que se enojarán
    Y si se enojan te olvidarás
    Que por un momento…
    Has sido feliz bordando un sueño.

    Un fuerte abrazo hoy desde mi tierra
    Bañada por los aromas del Cantábrico.

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  145. Melan:
    Ojalá vuelvas para leer esto.
    No fue ni es mi intención atacar a Jesús.
    Por todos los medios, cada semana repito que yo escribo ficción, lo que supone meterse en la 'piel' de un personaje y narrar sus sentimientos o ideas o acciones...
    Nada, te lo aseguro, nada de lo que acá escribo es real. Por supuesto que tomo elementos de la vida real, ya que no escribo ciencia ficción.

    Ya lo dije, cada idea ficticia que pueda transmitir, cada pequeño sentimiento que se aleje del mío, me acerca a mi objetivo: ser escritor.

    Salvando las abismales distancias, no creo que nadie crea que Dostoievski haya asesinado a una anciana para poder escribir Crimen y castigo, o que Alejandro Dumas se haya escapado de una prisión de máxima seguridad para escribir "El Conde de Montecristo.

    Posiblemente sea porque existan tantos blogs con vivencias personales (no los estoy criticando), haga que muchos entiendan que éste sea uno de ellos.

    La cuestión es que ya no tengo forma de hacer entender esto, así que ya no me afecta que digan "Humberto, no deberías haber aceptado el anillo" o "No dejes números falsos a tus ex novias". Lo tomo con ternura.

    Pero en tu caso sí creí necesario que no ataqué el dios de nadie.
    Así y todo, agradezco enormemente tu comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  146. Encantada de tu visita al blog, y de tus comentarios, Humberto-
    Me quedo en el tuyo y al mio te llevo-
    Espero verte mas por alli- un saludo cordial-

    ResponderEliminar
  147. Muy duro se me ha hecho. Y angustioso. Un relato fantástico!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  148. Mas vale tarde que nunca estimado amigo, un relato que no necesariamente se da con vino, mas bien con otros quimicos, la idea es estar en su propio planeta, no importando las ideas simbradas desde pequeño aunque sea la liturgia, saludos desde mi querida Guiatemala

    ResponderEliminar
  149. Si,la iglesia te marca en muchas ocasiones ,y más a una temprana edad donde con esa inocencia que va implícita en los pocos años te lo crees todo.

    Buen narración de este singular cuento.

    Gracias por la visita

    Saludos

    ResponderEliminar
  150. es una relato seguro y vertiginoso
    me gustó

    la realidad siempre nos supera, se me viene a la memoria un montón de gente que conocí ya hace años y entre algunos la droga era cualquier cosa, como un pasaje a ese paraíso con el que rematas


    abrazoooo

    ResponderEliminar
  151. Lamentablemente, tenemos llenas nuestras calles de 'mártires´como el que retratás.
    Ojalá la sociedad, nosotros, sepamos ayudarlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  152. ¡¡¡Inyectarse vinooooo, xD!!

    ¡¡debe ser terrible tener la sangre borracha!! siento muchísimo que algunas personas como tristemente le pasó la protagonista de tu historia, la desesperación les haga meterse cualquier cosa... la sangre envenenada de sangre con alcohol, no me parece nada parecido a la ambrosía, más bien parece el pecado que nos han mandado los dioses... ¡¡una pena!!

    Sin embargo como historia, increíble HUMBERTO.


    Un besito...para tu amigo, otro.

    ResponderEliminar
  153. NO PUEDO CREER QUE ALGUIEN PUEDA MOLESTARSE POR UNA OBRA DE ARTE. VOLVIMOS A LA INQUISICIÓN, NEGRO.
    EL CUENTO ES MUY GROSO.

    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  154. Yo creo, Christian, que no es una molestia, sino un defensa de una creencia. En ese aspecto me parece válida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  155. Y si en vez de vino, se inyectaran vodka. Sería el mismo efecto? Interesante relato Humberto. Saludos

    ResponderEliminar
  156. Uffs…me quedé absorta…buenísimo relato, puro y duro…

    Bsos amigo ;-)

    ResponderEliminar
  157. EXCELENTE RELATO QUERIDO AMIGO.
    FUERTE Y MUCHO; MUESTRA EL PERFIL DE UNA SOCIEDAD, DE UNA JUVENTUD SIN IDEALES, PERDIDA...

    BESOS Y GRACIAS POR VISITARME.

    ResponderEliminar
  158. Triste realidad de un segmento demasiado grande de nuestra sociedad.
    Lo siento por tu amigo.

    ResponderEliminar
  159. Genial relato de vida y muerte. La iglesia...a mi particularmente, lo que nos contaban las monjas en el cole, lejos de admirar o sorprender, me daba miedo todo lo que contaban, me producia una especie de no querer creer lo que decían por miedo que me daban.Hoy, tengo mis creencias y se en que creo y en que no. Y, el mundo de las drogas es para escapar y el de la iglesia...para dejarlo para los creyentes.Yo ni entro ni salgo.Cada cual a lo suyo.Un besito

    ResponderEliminar
  160. Yo tambien recuerdo esas palabras del cura, pero algo me hizo alejarme de todo eso, no podría decir que fue exactamente...

    una brazo enorme

    ResponderEliminar
  161. Es increíble cómo las mismas palabras pueden alejar a unos y acercar a otros... es una obviedad, lo sé, pero no deja de sorprenderme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  162. Me hace acordar un poco a lo que siempre dicen las madres en una juguetería: "si no tienen lo que vos estás buscando, no gastes la plata por gastarla". Y es tal cual, hubieran esperado a que llegara otro dealer o se hubieran cambiado de barrio, se re cagó por no tener paciencia, jajaja.

    Saludos,
    Bellis

    ResponderEliminar
  163. i Hola ! Obrigada por sua visita ao meu blog.Você é muito bem vindo pois moda também é diversidade. Já estou te seguindo de volta.

    Abraços,
    Izabel

    http://vintageiz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  164. EXCELENTE! Me a encantado la manera en la que redacto este texto algo tosco pero intenso!

    ResponderEliminar
  165. Dan penita, tantos niños-adolescentes tirados por las calles queriendo sentir algo dentro de sus vidas..., esas vidas que como tu texto porque se convertirán en muertes.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  166. Hola Humberto siempre es grato leer tus historietas.
    Estaré de viaje por cuestiones de trabajo durante 10 días, que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  167. Me ha encantado el relato, simplemente magnifico!

    ResponderEliminar
  168. Me da cierta pena
    pero no por la muerte
    sino por la vida que
    ha llevado,
    un saludo

    ResponderEliminar
  169. La huida por el camino más sórdido, el que tiene su encrucijada en la aguja y la vena; mártires de sí mismos, crucificados a la injusticia. Qué horrible la idea de inyectarse vino, casi tanto, en la mente de un niño, como la idea de beber sangre: muy bien hilado, Humberto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  170. Y pensar que hay gente que habla de la 'cultura alcohólica'...

    Pero bueno, siempre hay gente para todo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  171. º°❤
    º° ✿

    Até quando é válido os valores que nos passam quando crianças?
    O que é crescer como ser humano?
    Ainda acredito que é experimentar... com acertos e erros!...

    Boa noite!
    Beijinhos.
    Brasil
    º° ✿ ✿⊱╮
    °❤

    ResponderEliminar
  172. sem problemas quanto ao seguir
    vim retribuir a visita
    e tb estou seguindo
    so nao sei nada de ingles

    e nem espanhol

    hauhauhauahua

    http://www.metirademim.com

    ResponderEliminar
  173. Dos temas interesantes has unido Humberto.Por un lado el mundo d las drogas y por otro la manipulación a la que muchos niños se ven sometidos en pos de la iglesia.
    un relato genial,me gustó.
    Besos Humberto.

    ResponderEliminar
  174. ººº
    bueno blog.

    Bon fim-de-semana

    abrazooo

    ResponderEliminar
  175. Jejeje que lindo =) me hizo gracia tu comentario... la verdad ni yo se bien porque lo puse... Malos días, problemas y mucha melancolia xD supongo que estoy mimosa....

    bsS**

    ResponderEliminar
  176. Nunca entendí bien estos temas de la iglesia, así que prefiero tomarme un buen vino tinto y soportar cualquier malestar estomacal. ¿Será cierto que sabemos cuando estamos por morir? Porque en este caso, le sumo un asadito al vino…¡Y que me perdonen los dioses!
    Muy bueno el texto.
    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  177. Ahh ... Se ... Agora lembre-se, o pai Toninho do igreja Nossa Senhora do ... na Avenida Rio Branco, que sempre acarinhados ... ;-)

    grande beijo

    ResponderEliminar
  178. Valeu! Não vou esquecer, é Toninho mesmo, se eu passar por perto dele vou levar em consideração seu texto ;)
    Beijos

    ResponderEliminar
  179. Bellísimas historias que te hacen volar y perderte en un mundo mágico y al estar también narrado cuando te adentras, la mente siente el placer de vivirlo confundiendo ficción y realidad y eso es algo muy bueno que una historia te haga soñar de esa manera.
    Muy bueno lo que haces ¡Enhorabuena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  180. Querido amigo, has hecho un buen homenaje..A muchos mártir..
    Mundo de la drogas,terrible
    Enfermedad, anula a la persona.
    La iglesias, una sociedad, que sólo ven sus propios intereses...
    Gracias, por pasar por mi mundo
    Besos de brujilla

    ResponderEliminar
  181. I was browsing through my blog's comments (http://tiffanyintaintedlove.blogspot.com/2010/09/person-you-love-most-have-best-capacity.html?showComment=1287752253282#c2638252450701631574) when I saw your comment on one of my posts and decided to have a look at yours. I SIMPLY LOVE YOUR ENTRIES!

    ResponderEliminar
  182. Your words are so kind, Tiffany, I do appreciate what you said, thanks for stopping by...
    Cheers

    ResponderEliminar
  183. Vino en la sangre, sangre en el vino... qué más da. Todo es una tragedia y la has plasmado con esa bella tristeza tan difícil de conseguir en el mundo de las letras.

    Saludos decadentes.

    ResponderEliminar
  184. que triste! comparto tu pensamiento de que estos jóvenes son mártires, claro que sí, víctima de los mandatos, a veces pienso tenemos de suerte de haber llegado hasta donde estamos (haber crecido), cada tanto me pasa de ponerme a observar a los niños y adolescentes y pienso en lo difícil que es pasar esa etapa y aún así sobrevivimos.. otros no.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  185. Hola Humberto! muy duro relato; cuesta digerirlo... Que tengas un buen finde semana.

    Un abrazo;)

    ResponderEliminar
  186. Muchas gracias, Carlos Alberto, que tengas también un buen fin de semana... bueno, a todos, lo que pasa es que...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  187. Sí,la Iglesia es como el marketing, que ya te apunta desde chico. También lo harán las otras religiones, supongo. Y lo logran bastante, a veces quedás pegado de por vida a una supuesta Fe y misticismo que cuando lo mirás de afuera parece como cosa de locos. Hablando de locos, qué loco ese anónimo que te quiere sentar con Jesús. Y qué fuerte esa imagen de Jesús como mártir, de los jóvenes como mártires. Esos sí que existen, son reales, palpables, se destruyen con el Paco o los matan en una manifestación. Es muy duro tu relato, pero no te disculpes. A los católicos les encanta llenar a la humanidad de culpas. No sé quién es A.A. Pero nunca la droga es cosa de dioses. Y además no hay que mirar dioses improbables sino cuidarse en la tierra. Soberbio relato.

    ResponderEliminar
  188. Sí,la Iglesia es como el marketing, que ya te apunta desde chico. También lo harán las otras religiones, supongo. Y lo logran bastante, a veces quedás pegado de por vida a una supuesta Fe y misticismo que cuando lo mirás de afuera parece como cosa de locos. Hablando de locos, qué loco ese anónimo que te quiere sentar con Jesús. Y qué fuerte esa imagen de Jesús como mártir, de los jóvenes como mártires. Esos sí que existen, son reales, palpables, se destruyen con el Paco o los matan en una manifestación. Es muy duro tu relato, pero no te disculpes. A los católicos les encanta llenar a la humanidad de culpas. No sé quién es A.A. Pero nunca la droga es cosa de dioses. Y además no hay que mirar dioses improbables sino cuidarse en la tierra. Soberbio relato.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?