10 de febrero de 2012

El escritor y su recuerdo eterno


Se había sentado en el borde del muelle, con las piernas colgando peligrosamente hacia fuera. El río fluía con calma y se respiraba un aire húmedo. Hacía varios minutos que tenía el lápiz en ristre, pero aún no le llegaba una sola idea interesante sobre la cual escribir. Así, quieto, parecía una estatua en cuyos ojos de vidrio se reflejasen -fusionados- los últimos rayos de sol y las primeras luces artificiales. Y un centelleo íntimo de velas que nada tenía que ver con brillo, sino más bien con oscuridad. Creyó, entonces, que ya no le importaban las miradas diabólicas del recuerdo eterno, sin embargo, no pudo esquivar la artera idea de que todo lo que había escrito era sólo basura carente de talento. Cuando se dejaba guiar por la presunción que tenía de ser un excelente juez, su yo crítico hacía una carnicería con su yo escritor. Pero siempre lo rescataba el pensamiento sobón que le aseguraba que lo bueno -lo mejor- estaba por venir. Por eso había llevado un lápiz y un cuaderno, porque tenía la certeza de que siempre había un buen relato esperándolo allí, sentado en el borde del muelle, con las piernas colgando peligrosamente hacia afuera.

-Tal vez un día se deje caer-

Basado en “Las velas iluminan el recuerdo eterno” de la artista Liliana Lucki: http://lilianalucki.blogspot.com/

223 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “El Fiero de Asunción”.

    Agradezco a la artista argentina Liliana Lucki por haberme ‘prestado’ su obra gracias a la cual me di permiso para escribir ese estilo que a mí más me gusta escribir, aunque no sea ‘comercial’, aunque no sea nada.

    Que tengan un buen fin de semana.
    Un gran cariño.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Con final de batazo con las bases llenas, le has dado remate a un micro por demás interesante para todos los que escribimos y llegamos a practicar juicios crueles con nuestras letras.
    La mente de un escritor posee generalmente un espíritu muy vivido por haberse sometido a la necesidad de suponer todo lo bueno y lo malo que pueda acontecer.
    Y quizás es una vereda del espíritu infinito que sentimos poseer que nos incita a avanzar en éste oficio.
    Logrado en gran estilo Humberto.
    Sigues en ascenso.

    ResponderEliminar
  3. Es un honor tu comentario, Carlos, así de simple.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ahora si. Pobre.....encima presumía de saber separar lo bueno de lo malo. Que vida tortuosa.... tal vez un dia se dejará caer....abrumado.
    Abrazo, amigo Humberto.

    ResponderEliminar
  5. Vos no sos un tipo, Dany, sos una Institución acá...
    Un abrazo ya más real.

    ResponderEliminar
  6. Si lo hace, ya no podrá escribir lo que espera.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Lindo relato, humberto, a veces uno se pierde en la inmensidad de las cosas por decir y termina quedando varado ante la nada en su mente, como estancado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. uuy pero jejeje tenia que estar atento que la inspiracion te ataca en cualquier lado incluso en el puente!! o en el baño y tambien haciendo el amor!

    ResponderEliminar
  9. Tal vez algún día todos los pendientes nos dejemos caer (terminé de leerlo y busqué a mi alrededor alguna cámara o algo así,,, me fue muy biográfico, je).

    Conmovedor ese centellear de la penumbra. Y el silencio circular de la narración. Los antónimos cada vez pierden más fuerza, "caer" es la puerta de "levantar"; así como dejar de escribir a la vera de un río es garabatear en el cuaderno "se había sentado en el..."

    Un enorme abrazo Humberto; comercial, no comercial, más corto, más largo, exceptuando el capricho de los adjetivos venir acá siempre es una forma de encontrarse.

    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  10. En un tiempo, se padeció, tras la aparición, de ese juez crítico, cuando la máquina de escribir, el escribir cartillas, y luego botarlas, hecha una bola...Hou basta un clic, y no queda ni el recuerdo. nUN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  11. yo a veces me dejo caer ( sin tirarme )
    luego me invento alas y aún respiro !

    :)
    bss

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que todo escritor convive con la íntima convicción (no sospecha, convicción) de que todo lo que ha escrito es una basura insalvable. Lo que me parece dramáticamente cierto en este relato es esa esperanza, esa fe en lo que está por venir. La idea de una redención futura que opera como motor y salvavidas.

    Me pareció un muy buen relato, como siempre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. La idea de que el escritor se sienta a esperar un relato que está sentado esperandolo a él me parece GENIAL, es un círculo vicioso de placer, jeje,como un chocolate.

    Besos de los grandes.

    Luciana

    ResponderEliminar
  14. En la certera duda del escritor reside la, también artera, intención de echar (me gusta mucho botar, como lo usan los españoles) por el puente a algún yo, o a todos, sólo por el placer de un buen par de frases. Me ha gustado mucho, sobre todo por esa intención de nada jaja. Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Esa frase dual y diabólica:
    "Algún día se deja caer"
    Merde! que tocaste un tema que nos acompaña en menor o mayor medida a todos.
    La crítica despiadada, la esperanza casi infantil...
    Muy perturbador, Mr.Dib.
    Ya sabés que "este" es de los que me gustan a mí. ;)
    Great work, milord. Kiss 4U.
    P/D:
    Estupenda la obra de Liliana Lucki.

    ResponderEliminar
  16. Humberto en tu caso yo creo que ya se dejo caer y seguro que mucho mas que se dejara.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Humberto...como de costumbre, nos regalas un buen relato, al igual que ese escritor, pienso que lo mejor está por venir. Quien cree que ha logrado la perfección, se estanca.
    Y el ser autocrítico es una buena gimnasia espiritual.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. "En modo gárgola", que diría mi hijo...

    Me ha gustado cómo describes la escena. Y, en cuanto a escribir, lo de "comercial" o no es lo de menos. Pienso que cuando el que escribe lo hace como le gusta escribir, eso se nota y el lector lo percibe. Y si no lo percibe, es que no ha leído bien.

    Que tengas un buen fin de semana, Humberto.

    Biquiños.

    Carmen

    ResponderEliminar
  19. Una entrada exquisita, inteligentísima. Se agradece, Humberto, que sepas apoyarte a veces en figuras tan destacables como la de Liliana Lucki.

    Tu blog cada día me fascina más. Por eso no puedo arrepentirme de haberte dedicado, no hace mucho, mi post "King Kong en el planeta de los hombres".

    Recibe mi más cordial saludo.

    ResponderEliminar
  20. Miraba la obra que te inspiró, tan llena de sentido, pensaba que cada uno puede tomar el camino que le sugiera, pero vos siempre encontrás un camino especial, que esas velas tengan que ver para el escritor con oscuridad, es de una gran sensibilidad, la de un artista. Hace poco un amigo me decía, hablando de una canción increíble, que ese autor podría haber compuesto solo esa canción y ya estaba consagrado, no necesitaba más.
    Sin embargo los artistas son como tu escritor, no pueden parar, y buscan la inspiración, afuera si no está adentro, en el borde del muelle, bajo un árbol, en las conversaciones ajenas o en la enciclopedia propia que guardan celosos en su interior. O esperan que se deje caer.
    Hermoso relato, quedó el aire húmedo todavía flotando. Me encantó.

    ResponderEliminar
  21. Hola Humberto, gracias por regalarnos este relato tan intenso y reflexivo. Y, por favor, no digas que tu estilo de escribir no es nada, que es mucho. A mí, al menos me gusta mucho.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  22. Espero que se deje caer el relato por su mente y que no sea él...Besos

    ResponderEliminar
  23. Dejarse caer...pero sólo para impulsarse y volar más alto. Me encantó, como siempre. La luz de la pintora, también.

    ResponderEliminar
  24. Genial. Es cuestión de esperar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Esperemos que no se deje caer, y que siga escribiendo, seguramente lo que escribe no debe ser tan malo como cree.
    Un cariño Humberto.

    ResponderEliminar
  26. El fantasear con el peligro, y juguetear con el, puede hacernos exprimir lo mejor, o lo peor, de nosotros. A veces es un revulsivo impresionante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Quizá ese sea uno de los secretos. Buscar sin descanso y eternamente, el texto perfecto...

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  28. Vaya, vaya. Vengo y me encuentro con que si nada lo impide, el mio será el comentario nº 30. Ese nº me trae mala suerte.

    Si ese escritor se descuida será testigo directo de un acontecimiento terrible, en el que le harán falta los brazos para nadar y le sobrarán el lápiz y el papel. Más le vale tener buena memoria.

    ResponderEliminar
  29. Uf qué alivio David se me adelantó y mi comentario es el comentario 31.

    ResponderEliminar
  30. Beautiful words that express the image perfectly :D XXX

    ResponderEliminar
  31. Qué bien has recreado esa escena y qué real suena a todos aquellos que intentamos hacer nuestros pequeños juegos malabares con las letras.

    Sigue maravillándome cómo eres capaz de contar historias tan grandes en espacios tan pequeños.Besos

    ResponderEliminar
  32. Humberto, escribir muchas veces es eso, sentarse al borde del precipicio para decidir dar el salto o dejarlo pasar. Es duro enfrentarse a la hoja en blanco, pero más aún, al yo critico, ese no tiene miramientos y encima es el que más piedras en el camino coloca.
    Me gustó.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Qué curioso, compartimos casi la misma idea para la entrada del blog en este día. Lo que está claro que la tuya me gusta muchísimo más :-)

    ResponderEliminar
  34. Es complejo adentrarse en el pensamiento de cualquier ser humano, más si esta mente es creativa y se encuentra en constante disyuntiva. El relato me gusta, porque veo al escritor, él sabe que lo mejor siempre está por llegar...o por descubrir, tal vez su mejor obra sea esa ... estar sentado con las piernas colgadas balanceando pensamientos, indeciso a la hora de iniciar el proceso... como todos. No cabe duda que esos momentos si él los plasmara serían de un gran calado. Es como verlo por dentro, pero él aún no se ha dado cuenta, ya lo hará.

    Me ha encantado.

    Un abrazo, y buen fin de semana.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  35. Es muy sarcástica la frase final, o fina y acerada crítica a los que esperan que baje una musa del cielo en vez de ponerse a trabajar, verdadera y única musa que existe.
    Un gran abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  36. ¿Qué contaría la historia en primera persona presente? ¿Qué pasaría por la cabeza del ansioso crítico, y qué por la parte que le toca al escritor?
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  37. Sentado sobre el horizonte, el hombre aprendió a suceder. Como el mar, columpiándose entre dos realidades. Una seca y lúdica y otra húmeda y borrada tan pronto se abre. Me ha parecido fascinante la manera en que diste labios y pies a la obra de Liliana, escapando la figura hacia su exacta natura. Besos.

    ResponderEliminar
  38. Me sucede muchas veces igual, se libra una batalla cainita o una simple partida de cartas pero ahí se las dan el que quiere y el que duda.

    Muchas veces te sucederá que tienes varias ideas geniales en mente y por buscar la tercera y no dibujarlas, se van diluyendo y no, el castillo de naipes hay que hacerlo sobre tapete. Pero es tan fácil distraerse...

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  39. Nunca hay que perder la esperanza. Sería terrible.

    ResponderEliminar
  40. ¡Suele pasar cuando encaramos las ilustraciones y miramos el papel en blanco...y sigue blanco! Martha

    ResponderEliminar
  41. Un relato que me hace pensar en los límites y en esos momentos donde sólo el encuentro con lo que uno desea o sabe que está puede llevarnos hacia atrás y seguir.
    Me encantó.
    Un cariño.
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  42. Siempre hay que estar preparado por si salta la liebre.

    ResponderEliminar
  43. Gracias H. Espero no quedar atornillado como las instituciones.....jajja.
    Si lo que uno escribe hace aflorar alguna emoción propia, cualquiera sea, se va por un buen camino. Si se la saca a otros.....mejor todavía.
    Afortunadamente el gusto no es universal.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  44. De nuevo felicitarte por tu microrelato. Conciso, claro y que transmite mucho en pocas palabras.

    Más porfi, más relatos...

    Besotes

    ResponderEliminar
  45. No sólo e encantó, sino que, me atrapó el título y, en parte, me sentí identificada. GRACIAS! un beso.(desde Mar del Tuyú hoy)

    ResponderEliminar
  46. Se trata de estar atentos- que no en alerta- por si la inspiración decide sentarse un ratito al lado colgando sus piernas también, mientras nos lo susurra todo al oido.

    ResponderEliminar
  47. Me hace acordar una tira de Mafalda en la que Miguelito se sienta en la vereda a esperar que la vida le dé algo.

    Saludos,
    Bellis

    ResponderEliminar
  48. Eso siento muchas veces: la división entre mi yo dibujante y el dibujante crítico que a veces es muy despiadado. Buena descripción del temido momento del folio en blanco. Abrazos, Humberto. Borgo.

    ResponderEliminar
  49. Precioso relato Humberto, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  50. Hola Umberto, una vez utilizé una obra de Liliana Lucki, para contar una pequeña historia.Que llamé
    Dos hermanas .Llegó el invierno.
    me alegra que tengamos eso en común.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  51. A mí también me alegra, África, si puedes deja el link.
    Un beso.

    ResponderEliminar

  52. · Con el lápiz en la mano, siempre llegarán las ideas. Sin él, no hay puerta de entrada.
    Si se dejase caer, esa idea entraría en el lápiz de alguien... pero no podría leerla.

    · Saludos

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  53. Noa del Taller Literario del Face)
    La idea me pareció original, excelentemente bien relatada, con esa llegad que tan bien sabes! muy bueno!

    ResponderEliminar
  54. Es un buen lugar para hallar inspiración,cuando uno está al borde del abismo o en situaciones límites la mente está muy alerta y despierta,te puede sorprender en cualquier momento con cualquier idea brillante.Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  55. Como me revienta la gente indecisa...

    ResponderEliminar
  56. Sí, sí... creo que es una descripción fidedigna de lo que la mayoría sentimos, tanto en el antes, como en el durante y en el después de escribir -o pintar- (en mi caso es por partida doble... jejej)
    No sé si este síndrome tenga cura; en un punto es "sano" padecerlo porque de la rara mezcla de autocrítica, desazón y esperanza seguirán gestándose historias -mejores o peores- que irán forjando nuestra experiencia.
    El "Tal vez un día se deje caer", quizás tenga varias lecturas: o bien "tirará la toalla" y pasará a ser comida de los peces o tal vez caiga en la libertad de expesarse sin importarle demasiado el resultado; sólo será una catarsis, un medio para descomprimir sentimientos y embates internos.
    Como siempre... ¡Grande, Humber!!! Tus relatos llevan a la reflexión. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  57. Ahhh me había olvidado... ¡MUY buena la pintura!

    ResponderEliminar
  58. Gracias Diana, buena interpretación, señal de que ya has padecido el síndrome. ¿Quién no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  59. En realidad te dejas siempre caer, cada vez que posas la punta del lápiz sobre el papel inmaculado... Besos

    ResponderEliminar
  60. gracias por deleitarnos con tus letras, que me encantaaaan!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  61. Siempre estamos al límite, tanto cuando escribimos, como cuando no.

    Siempre es un placer pasar tu espacio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  62. Que bien, pero que bien escribes...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  63. Hola Humberto, por mí debería caerse para que cambie de posición y no se mantenga sentada todo el tiempo. No hay empresas sin riesgos. Saludos

    ResponderEliminar
  64. La esperanza es lo último que se pierde pero el tiempo se va acabando. En algún momento, inexorablemente, habrá que dejarse caer.

    ResponderEliminar
  65. Un relato hermoso Humberto.

    Siempre pienso que lo bueno está por venir!

    La pintura es sugerente y luminosa, tan bella como la artista que tuve el placer de conocer personalmente, junto a parte de su obra.

    No dejen de visitar su Blog, es mágico!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  66. Todo escritor, yo creo, debería tener a su lado una esposa como la de James Fenimore Cooper, Julio Verne, Gabriel García Márquez y Stephen King, optimistas, fuertes como una roca, listas para levantarlos del piso con manos firmes y sacudirles el polvo cuando se desmoronan subiendo una cuesta, convencidas (sin el menor asomo de duda) de que sus maridos triunfarían como escritores y se sentirían profundamente orgullosas de ellos.

    ResponderEliminar
  67. Tienes una forma de escribir inteligente que me hace pensar y eso me engancha.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  68. Es muy interesante lo que dices, Ancho... hoy voy a evaluar cuánto cree en mí mi novia. Creo que mucho, pero ahora me haces dudar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  69. Hoy llegue temprano, jaja, solo 71 mensajes!!

    Me pareció un texto mágico, deben sentirse identificados muchos artistas.

    La idea es simple, pero la forma como entras y sales del hecho es especial. En el medio hay una pasaje muy mágico y perturbador.

    Un besote.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
  70. Si siempre puede llegar algo bueno pero tristemente para muchos es solo es una chiripa

    Un besote

    ResponderEliminar
  71. ¡Sí, te ha quedo exquisito el relato! :) yo creo que la pintura es bellisima y el relato le hace un genial homenaje, (me ha encantado sobretodo la frase:... peligrosamente) :) ¡saludos!

    ResponderEliminar
  72. El "peligrosamente" siempre inspira algo ;) Buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  73. Siempre se ha de llevar un lápiz y un blog, y la mente abierta, y la crítica en la mano, para mejorar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  74. El personaje quiere inspiraciòn y pudiera ser que llevando al lìmite su propia integridad las musas vuelvan de nuevo.

    Un relato magistral como siempre tù sabes.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  75. A veces la caída es la revelación
    Saludos

    ResponderEliminar
  76. Hola Humberto,millones de gracias por acercarte hasta mi blog.Es una gran alegria recibirte,mi amigo,¡me encanta el tuyo¡me quedo¡.Besos de luz y paz para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  77. Uma vez, um amigo escritor que estava com depressão, sentado-se para meditar na extremidade da baía, com as pernas pingentes perigosamente "dentro"... ;-)

    beijo

    ResponderEliminar
  78. La frase final es sublime, le da todo su sentido al texto. La escritura o la lectura nos salva de muchas cosas pero también puede dejar, en el caso de los escritores, al borde del abismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  79. Un abismo al que hay que acercarse, como especulación, como fantasía, pero siempre con la seguridad de que podemos escapar de él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  80. Creo que ser tan duro juzgando tu obra impide disfrutar de ella (me refiero al escritor del micro). Claro que uno sabe cuando lo que escribe es mediocre, insulso, pero para eso está la papelera.
    Todos entendemos de esos momentos donde las musas y el talento parecen haberse ido de vacaciones. Es inevitable. Y todos esperamos a que vuelvan contentas y con ganas de darnos un poquito de inspiración.
    El final da mucho juego porque se puede interpretar de varias formas.

    Buen micro, Humberto.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  81. Ah! la Inspiración... Tal vez pase de largo por el puente, tal vez se detenga y le llene el cuaderno de hermosas metáforas. Espero que antes de "dejarse caer" algo ocurra. Muy muy hermoso relato corto. Me ha encantado Humberto, como siempre. Mi cariño.

    ResponderEliminar
  82. This is really beautiful Humberto!
    Sending you wishes for a beautiful weekend!

    ResponderEliminar
  83. Que bueno Humberto, me gusto ese tamborileo con el destino, con las piernas colgando, un abrazo feliz,

    ResponderEliminar
  84. el dejarse caer...el estar varado...quien lo puede decir...solo vos Humberto con estos excelentes relatos, besos

    ResponderEliminar
  85. una idea fugaz en una mente...

    ResponderEliminar
  86. Algunos escritores no pueden escribir con el estómago lleno, ni con guita en el bolsillo...
    Otros necesitan la torturada y martirizante inspiración del amor perdido...
    Y algunos mas cobardes... Precisan sentir las piernas colgando del muelle y el pensamiento fatal del salto...

    Cada uno con lo suyo...

    ;)

    Besote...

    ResponderEliminar
  87. Soberbias las pinturas de Liliana Lucki...

    ResponderEliminar
  88. Parece que siempre es la misma hoja, el mismo texto, quizá, con nuevas heridas...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  89. Tal vez en ese duelo que mantiene entre lo que es y lo que le gustaría ser está creando un abismo para sus historias.

    Tal vez sólo tengo que sentir lo que cuenta y ordenarlo hasta que le emocione el resultado.

    Humberto, la obra de la artista que te "prestó" el cuadro es muy interesante.

    Besos para ambos.

    ResponderEliminar
  90. Joder: así es Humbertísimo, pertinente tu relato:

    Me describiste. Los que amamos esto somos así, forzamos la vida, casi muchas veces estamos al borde de la muerte, al menos los antipoetas bohemios y arrojados como yo. "Solo es hermoso el pájaro cuando muere destruido por la poesía", reza el verso del poeta Leopoldo María Panero. Creo el verdadero artista vive siempre en peligro inminente. No soy "poetita" de salón, casi nadie me conoce en mi país, mas me hago sentir en mis textos autobiográficos y he publicado cuatro libros y ganado premios reales, no virtuales. Así que me tienen mucha tirria los cenáculos y grupúsculos literarios de este pequeño país, donde la envidia en el arte reina de la manera más salvaje!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Justo Poe

    P.D. Me importa un pito si alguno -a- cree que peco de inmodestia, porque, aún así, tendría toda la razón. Jajaja!

    ResponderEliminar
  91. Nosotros somos nuestro peor critico amigo, cuesta mucho quedar conforme con lo que escribimos, tardamos mas en formar una idea que en desecharla, el único salto que debemos de dar es hacia el futuro y en tu caso no el frente por el vacio que se encuentra en tu relato, Me identifico con tu escrito de cierta forma amigo,saludos desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  92. ...cuando salgo a la calle, lo mío es andar ebrio de bar en bar declamando y escribiendo textos y tertuliando con las gentes "sencillas" que guardan la mayor sabiduría del mundo!

    ResponderEliminar
  93. Si se deja caer ya no podrás contarnos el final de la historia.Eres fabuloso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  94. Pues no le venían las ideas ya que estaba en un peligro y esto le impedía su concentración (sentado en el borde del muelle).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  95. Buen fin de semana para ti también desde España! besoss

    ResponderEliminar
  96. Buen fin de semana para ti también desde España! besoss

    ResponderEliminar
  97. Escribir o no es una decisión. Que a veces se presenta y aveces no.
    Cuando el lápiz está vivo, no hay papel que lo contenga, ni hálito que no le incite a ponerse en marca.
    Como dicen...que la inspiración nos pille trabajando.
    Me pareció un micro bastante bueno.
    un saludo

    ResponderEliminar
  98. Muy bello...la lucha interna entre el critico y el escritor. Me gusta la pintura tambien...buen fin de semana, Arianna

    ResponderEliminar
  99. Pienso que es muy normal esa indecisión, esa incertidumbre de si se podrá escribir una nueva obra, si se será capáz o se terminaran agotando las ideas. Muy bueno Humberto, enhorabuena.Millll besitos

    ResponderEliminar
  100. Un mar de potencialidades comprimidas en esos momentos, pero tus asociaciones van más allá de la inspiración de las velas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  101. obrigada pela visita. também sigo seu blog.



    beijos!

    ResponderEliminar
  102. Ya hacia dias que no pasaba por aquí. El escritor lleva el lapiz y el fotógrafo la cámara. Como siempre genial. Saludos.

    ResponderEliminar
  103. Es un escritor "acostumbrado a trabajar bajo presión"
    Me encantó!!!
    Te dejo un beso de gran calidad.

    ResponderEliminar
  104. Excelente. Me paso a ver la obra.
    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  105. Bonito relato Humberto, cuántas veces nos quedamos petrificados ante la nada¡ por decir... Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  106. La noche es joven:-)

    ResponderEliminar
  107. Pues sí, creo que algunos escritores piensan que están por escribir lo mejor.
    En mi caso, como lo que escribo es, principalmente para mí, ya no espero escribir algo mejor o peor, sino simplemente lo que va saliendo de mis viejos sentimientos.
    Mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  108. Ese yo crítico siempre está ahí, es demoledor y angustioso. Has descrito muy bien ese sensación de abismo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  109. Humberto interesante relato.

    Saludos desde Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  110. Muchas gracias por todos los comentarios, si ese escritor en verdad existiera, se sentiría muy bien de haber tenido tanto éxito en su duda.... o no ;)

    ResponderEliminar
  111. sí, tal vez un día se deje caer y alguien escriba un aceptable obituario, que esté a la altura de sus escritos. saludos.

    ResponderEliminar
  112. Excelente microrelato, bien transmitido; el final me ha causado risa
    Buen fin de semana
    Un saludo

    ResponderEliminar
  113. Creo que ya había caído. Como todos los escritores alguna vez cayeron.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  114. Para escribir siempre buscar la inspiración. Por ejemplo en los buses me gusta escuchar a las mujeres y hombres mayores, sus conversaciones acerca de ellos o la vida de sus hijos son sumamente interesantes.

    ResponderEliminar
  115. Hola Amigo esta es la dirección que te hable.
    tararines.blogspot.com/2010/12/dos-hermanas-llego-el-invierno.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  116. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  117. La inspiración en un escritor jamás muere y fuera cual fuese el momento al que su destino lo haya enfrentado, esa luz de la palabra escrita lo iluminará siempre, más aún en esos momentos tan críticos...

    El personaje del relato se hallaba estancado desde el trayecto al sueño, entre la realidad y la palabra, allí justo en el centro,allí donde la metamorfosis de la esencia entraba en ebullición...

    Como digo siempre amigo: fantástico! felicitaciones!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  118. Ya había respondido antes Humberto, pero ante un error de tipeo en mi comentario lo volví a enviar de forma correcta.

    Quería aclarar eso. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  119. ...seran otros los que valoren sus obras....mientras el se sumerge en su recuerdo eterno...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  120. Siempre hay un buen relato esperando, hay que atraparlo nomás!

    :)

    Un abrazo Humberto!
    http://paradoenelabismo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  121. Siempre hay un buen relato esperando, hay que atraparlo nomás!

    :)

    Un abrazo Humberto!
    http://paradoenelabismo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  122. Pero que locura Humberto!...vaya manera de complicarse la vida. Entrar en este blog es como entrar en un gran manicomio, con perdón. Un carnaval egocéntrico lleno de colores y matices. Definitivamente los artistas estáis un poco tarumbas, pero sois muy divertidos, todos sin excepción.Sin vosotros los demás que no creamos nada estariamos muy aburridos.La pintora excelente...otra del club? Pintando piedras de la playa...increible pero cierto! Si se lo cuento a mi esposa que ahora está guisando una trucha a la navarra exquisita, no se lo pierde!
    Un gran abrazo y admiración de Carlos de Madrid, España

    ResponderEliminar
  123. Pero claro, Carlos, sin nosotros, la gente sana, ¿qué haría?
    Tenemos que encontrarles una fuente de entretenimiento de cualquier lugar.
    Lástima que esté tan lejos, me gustaría compartir esa trucha, a cambio te contaría secretos muy interesantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  124. La gente sana o que no somos artistas nos moriríamos de aburrimiento sin todos vosotros. Mucha gente no somos artistas, el 80% de toda la humanidad no lo es, supongo que artistas se nace. Ya lo dije,lo de tarumbas no era para ofender a nadie y quiero dejarlo claro. Complicarse la vida hasta devorarse es una actitud poco deseable a todas luces, la ley de la supervivencia humana no casa con lo primero.Por eso mismo mi admiración, como se suele decir "mejor un dia de elefante que 100 de hormiga".
    La trucha salió exquisita.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  125. Yo lo tomé como un halago, te aseguro. Sin ofender a mis colegas, prefiero 1 comentario de alguien que esté por fuera de ésta o cualquier actividad artística a 100 de colegas de arte. Uno de los varios "defectos" de los blogs es que llegan, fundamentalmente, a un grupo muy reducido de personas que están en lo mismo. Un antropólogo lo llamaría 'endogamia' y yo lo apoyaría.
    En fin, que te haya aprovechado la trucha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  126. Dejarse caer. Creo que todos los que escribimos pensamos en hacerlo, lanzarnos al vacío y ver, de una buena vez por todas, si ese relato por nacer es mejor que los anteriores. Arriesgarse, quizás de eso se trata, algo difícil, si ya creemos haber encontrado un "estilo" y, sobre todo, lectores.

    Excelente texto, abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
  127. La espera de la creatividad puede producir desasosiego. La presión autoimpuesta, generar ansiedad.

    No es mala idea salir a esperar que se deje caer.

    ¡Buen trabajo, Sr Dib!

    ResponderEliminar
  128. Humberto, como siempre tus letras dan el toque preciso.

    Hoy llegas a lo profundo de la mente del que escribe, de ese espíritu sensible, poco comprendido y mucho menos entendido.

    Sabes voy regresando poco a poco, pero aunque no pueda comentar los leo, no dejes de enviarme notificaciones.

    Lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  129. Humberto, un placer, como siempre.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  130. ¡Hola Humberto! Es la primera vez que leo tu blog, me atrapó de entrada; ya tenés una seguidora más.

    Mientras leía este relato, pensaba en Ernest Hemingway y su "The Snows of Kilimanjaro", en donde Harry (protagonista) esperaba constantemente encontrar aquel gran tema sobre el cual poder escribir y ser reconocido como un gran escritor. ¿Será que ese es el mayor miedo de un escritor? ¿Será que los escritores no confían demasiado en sus palabras? Ojalá que no.

    Espero que la frase final del relato ("Tal vez un día se deje caer")no signifique la muerte del escritor, sino la victoria del "yo escritor" sobre el "yo crítico"; lo cual lo llevará, definitivamente, al "recuerdo eterno".

    Tu relato me parece realmente hermoso, muy descriptivo y genera en los lectores infinitas imágenes del lugar, el escritor, la situación; podemos ver los colores, sentir la presión y los miedos del protagonista.

    Felicitaciones por tus palabras, seguiré leyendo el blog.
    Saludos
    Daia

    ResponderEliminar
  131. Un lápiz, un cuaderno, algo de tiempo y poco más necesita un escritor.
    Me gustó mucho Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  132. Siempre dejo los primeros lugares para los que saben..¡es que hay tantos creativos que me inhiben!
    Hermoso relato que nace de una persona a la que admiro por la profundidad de sus escritos.Un abrazo Humberto,que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  133. Nadie sabemos como y cuando sera nuestro final pero poder decidirlo es otra posibilidad. Un bessito

    ResponderEliminar
  134. Humberto, primero, agradecer tu visita a mi espacio, muy bienvenido cuando gustes.
    He estado leyendo tus micros..
    Y pensé que sí te dejas caer...
    En el antiguo duelo entre lo bueno y lo mejor o peor, olvidarse de las criticas, y vaciar el corazón, o las ganas de escribir..es un dejarse caer, sólo que no hay concreto duro, ni río peligroso...
    sólo el colchón de nosotros mismos y la necesidad de expresarse ...
    y eso siempre es bueno
    Me han gustado mucho los relatos que he leído

    Espero no te moleste que me lleve tu enlace a mi lista...es la única manera que tengo, de combatir mi despiste y poder seguirte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  135. Somos nuestros propios jueces y verdugos. Nos resulta dificil a veces, encontrar el equilibrio.

    Besos humberto.

    ResponderEliminar
  136. Me gusta todo loque escribes
    tiene un ingenio especial
    y un vocabulario mágico,
    enohrabuena

    ResponderEliminar
  137. Me parece una muy buena y acertada metáfora, Humberto.

    ResponderEliminar
  138. wow! que sensaciones las que produces! me encanta la metafora y pues ojala no se anime y que el lapiz lo detenga!
    besos!

    ResponderEliminar
  139. Hola Humberto tanto tiempo, !!Felíz año, como siempre disfruto de tus textos, son muy interesantes.

    Cariños

    ResponderEliminar
  140. Recién termino de leer tu comentario en el blog de Susana y por eso te digo.

    Que grande, Humberto, eres un genio

    Y entro en el 80%

    Saludines

    ResponderEliminar
  141. ES DIFICIL SABER LO QUE PASA POR LA CABEZA DE UNA PERSONA CREATIVA, YO NO LO SOY. PERO CREO QUE HAY QUE DEJAR QUE SALGA LO QUE UNO TIENE ADENTRO ESO ES LO MAS SINCERO, PEUEDE GUSTA O NO PERO YA NO DEPENDE DEL ARTISTA.
    UNA REFLEXION MAS PARA TUS PARES.

    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  142. Me da igual que no sea comercial, es perfecto Humberto. Todos tenemos siempre una parte que nos arrasa y otra que nos arrastra, estoy segura que no se va a dejar caer,porque sé que algo positivo saldrá de su pluma.

    Todos los escritores han hecho cagadas, como todos los pintores habrán hecho algún cuadro feo de narices, o un albañil ha hecho algo incorrecto ... todos somos mediocres, salvo un día que nos llega la luz y como a tí esa luz no te abandona nunca, porque naciste para escribir y eso nadie lo duda. Y ni de coña se te pase por la mente sentarte en ninguna cosa alta jajajaja.
    Un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  143. Amelia, eres una persona muy cariñosa, te aseguro que siento como si te conociera en persona.
    Te aseguro que mi agradecimiento no se debe a tu halago, sino a tu buena voluntad de venir siempre aquí, a visitar a este amigo en la distancia.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  144. Qué gran dilema el duelo entre el “yo crítico” y el “yo escritor”, especialmente cuando el primero saca sus uñas filosas y nos sumerge en el titubeo.
    Hay que dejarse llevar, todo lo que fluye tiene un sentido, aunque imperceptible.
    No sé.
    Tal vez el día que se deje caer vaya pasando algún escritor más aventurado y ahí escriba un buen relato sobre un suicidio en el muelle.
    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  145. Cuando hablo del "yo escritor" y digo "nos sumerge" es desde el sentido amplio de cualquier texto, no me considero escritora ehh, sólo libero palabras ;)

    ResponderEliminar
  146. oi
    obrigada pelo seu carinho em meu blog
    que textos maravilhosos vc tem por aqui, estou te seguindo e sempre passarei por aqui para dar uma lida.

    E quanto ao "z" do Brasil, é o sistema do blog que utiliza, ja tentei mudar, mas quando aparece na minha pagina muda pro Z denovo não tem jeito...já tentei de tudo e não consigo arrumar!

    abraços!

    ResponderEliminar
  147. Hola n_n

    Me encantan tus entradas... son perfectas para ponerse de nuevo a escribir. Pienso "que bien escribe" y me dan ganas de mejorar (y envidia de la buena XD).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  148. Uma boa história sempre vem... quase sempre... inesperadamente...
    Bom domingo!
    Beijinhos.
    Minas.
    ✿⊱╮
    ¸.•°`♥✿⊱╮

    ResponderEliminar
  149. Uno mismo es el peor juez, casi nunca nada esta ni terminado ni lo suficientemente bien, es una persistente sensacion.
    Es un placer pasar a visitarte. Abrazos.

    ResponderEliminar
  150. Cada vez que regreso de mis largas ausencias, "me dejo caer" en este maravilloso blog, uno de mis lugares favoritos. Como siempre, disfruto al máximo tus relatos, donde el ingenio y la creatividad se fusionan con esa agudeza mental y sublime inteligencia. Aprovecharé este escaso tiempo para tratar de ponerme al día con tus otros exquisitos relatos.
    ¡ saludos y un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  151. Es un reflejo de lo que nos pasa a todos los que escribimos, los profesionales y lo no tan profesionales, de pronto repasamos y repasamos el escrito y nomás no logramos quedar conforme.

    Buen domingo
    Besos

    ResponderEliminar
  152. Nunca era suficiente para él, aunque bordase sus letras.
    Eterno insatisfecho, prolífico creador, artista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  153. El Yo crítico suele ser un tipo peligroso, desconoce la piedad y sus palabras matan.

    Da miedo.

    ResponderEliminar
  154. Hola Humberto, me gustó mucho tu mirada sobre la mente del escritor, a pesar de las luchas internas prevalece la esperanza en lo que debe llegar, y para eso están ese lápiz y cuaderno, y esa espera.

    Gracias, te sigo leyendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  155. En eso msmo andab pensando yo al leer el relato: tal vez, un día, se deje caer...

    Qué complicado, no?
    Eso de sentir que lo haces bien y que resulta que no lo ves así al cabo de un rato.
    Y todo es un volver a empezar, un intentar superarse, un esperar a que esa idea llegue...
    Tal vez...!

    Un abrazote!
    ;)

    ResponderEliminar
  156. ¿El escritor o su musa? Es que ir con bajos ánimos al muelle es peligroso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  157. Hola Humberto!
    Creo que has logrado captar algo de la esencia de cada uno de nosotros que escribimos, cuantas veces nos sentamos peligrosamente al borde porque nuestro yo juez castiga duramente a nuestro yo escritor!

    Pero siempre está la esperanza de que lo que viene será mejor.

    Un abrazo y muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  158. No soy escritora así que mi juicio crítico no me rectifica cuando escribo, pero en el trabajo sí me gusta pensar las cosas antes de hacerlas para que salgan bien. Fabulosa la ilustración, muy buena.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  159. Ninguno de tus relatos deja indiferente .

    UN besote.

    ResponderEliminar
  160. A aquellos que tenemos y tienen la afición por escribir nos sucede igual, buscamos las ideas desde afuera, algo que nos inspire, una vez la inspiración frente a nosotros aparece ese yo interno que va disolviendonos a seres perfeccionistas, y es cuando llegamos a complicar todo. Tengamos vidas interesantes o aburridas siempre el perfeccionismo está latente.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  161. A veces la inspiración llega como la chispa o el pábilo de una vela,encendiendo la idea...
    El "yo crítico"es necesario para mantener a raya el orgullo y la vana gloria...De esta forma podemos seguir aprendiendo y superándonos, amigo.
    Te felicito porque "tus musas"siempre te inspiran..."te dejan caer..."su reflejo y su luz,que mueve tus letras...
    Mi gratitud por tus palabras,Humberto.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu amor al arte y al pensamiento.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  162. ¿HUMBERTO Conoces la película La fille sur le pont ? cuando te estaba leyendo me la estabas recordando... supongo que por lo de los pies colgando en el muelle y ese sentimiento suicida que parece volar en las ideas tu tu protagonista, como en la de la protagonista de esta preciosa película...

    El caso es que sin duda, creo que la mejor historia siempre está por escribir y sobre todo... por vivir.

    Preciosa la obra que te ha inspirado esto ¿a tí ni se te ocurra colgar los pies de ningún muelle, eh, por favor? sabes que lo haces de maravilla.



    Un beso grande, HUMBERTO

    ResponderEliminar
  163. María, vi el vídeo que me mandaste, es increíble cómo un mismo texto trae imágenes tan diferentes.

    Un secreto. Cuando escribí este texto me imaginaba a Horacio Quiroga, no sé si lo conoces, fue un escritor de cuentos muy atormentado, sentado en el muelle de la ciudad uruguaya de Salto, mirando el río Uruguay.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  164. La verdad esque me he quedado fria.
    Muy muy buen relato y además consejero..
    Gracias por escribirlos
    un saludo :)

    ResponderEliminar
  165. No creo que se deje caer, siempre que exista un papel y lápiz en la mano de un escritor, tendrá cosas nuevas que contar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  166. Chaplin decía que talento hay mucho ene le mundo , lo que marca la diferencia es el que además trabaja como una bestia :)

    Que no se deje acer, mejor que se ponga a trabajar en serio.
    Muy inspirado el relato, me gustó mucho.

    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  167. Mira, Humberto: Con la inspiración pasa como con la bono loto: Que o te cae o nte quedas a dos velas. Ocurre con frecuencia ( a mí me suele ocurrir) que se te enciende la bombilla en un flash instantáneo ¡y entonces te pilla sin el folio, el papel, el ordenador a mano. Y se repite la escena del abismo una y otra vez y la caída en picado igualmente.
    No sewrá tu caso, seguro, que posees dominio de situaciones y recurso de la palabra perfectamente conseguido.
    Mi gran abrazo

    ResponderEliminar
  168. BRAVO POR LA POETA!!!! bellisimo!
    has visto cómo nos comprendemos? es facil...depende!
    un abrazo
    lidia-la escriba



    blog actualizado!

    ResponderEliminar
  169. Me pregunto si realmente el espíritu crítico de un escritor es su mejor amigo... o su peor enemigo. Por fortuna, no tengo por qué responderme. Al fin y al cabo, yo no escribo; sólo transmito.
    En cualquier caso, su espíritu crítico debería estar sumamente satisfecho con esta historia.
    Saludos decadentes.
    PD.-Me tranquilizan sus noticias, pero no podía ser de otra manera: soy el Wolcott menos díscolo y más dócil de todos, créame.

    ResponderEliminar
  170. En este escrito nos muestras sentimientos en los que todo escritor puede verse reflejado.
    Es muy bueno.
    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  171. Sin duda dejarse caer...
    Si hay algo que comparto contigo es que mi escritura solo tiene sentido cuando detrás hay una insatisfacción.
    Ni con la barriga llena, ni con el bolsillo replejo, con el corazón placentero y un premio en la repisa, solo escribo. BASURA.
    Justamente cuando tengo el estómago vacio, arena en los bolsillos y el corazón a jirones, escribiré escoria.
    Quizás debería darme por vencida en esto de articular palabras y esperar que alguna vez me visite la belleza, pero eso sería una cobardía más a mi lista de pruebas no superadas.
    Bien o mal, siempre sueño con la inspiración y como decía Picaso, me encentre en el lugar donde trabajo para poderle dar forma...

    LO QUE HE ESCRITO AHORA PODRÍA ELIMINARSE Y NO SE PERDERÍA NADA

    ResponderEliminar
  172. Ey, Carmeloti, ¿por qué?
    Tu comentario me pareció muy válido, me imagino que ese final debe ser una humorada.
    Besos

    ResponderEliminar
  173. ¿Sabes a quién me has recordado? A Carlos Ruiz Zafón...siempre me encanta leerte.
    El yo escritor jamás se llevará bien con el yo crítico, son polos opuestos, es más, hay que vigilar la espalda pues el yo crítico puede lanzarte al vacío para encontrar una buena historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  174. generalmente cae,
    en
    el
    papel
    saludos, fue un gusto

    ResponderEliminar
  175. Grandioso texto, con verdades impuestas en un ambiente bastante calmo!

    ResponderEliminar
  176. Un relato con mensaje: siempre podemos encontrar algo sobre lo que escribir, incluso cuando nos hallamos al borde del precipicio de nuestra creatividad. Ese "yo crítico" del que algunos sufrimos es el que debiera arrojarse por el talud, y el escritor ...que continúe escribiendo, porque lo que puede parecer que son palabras que caen al vacío, muchas veces encuentran un buen sitio en el que reposar merecidamente.

    Me ha gustado Humberto!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  177. La mar es una buena consejera, siempre y cuando se lo tome con calma su visitante.

    Escribir y reescibir, esa es nuestra condena.

    ResponderEliminar
  178. Y fíjate que este final desasosegado me ha dejado inquieta, recordándome a la gran obra de Huxley "Un mundo feliz".
    Este juicio crítico hacia sí mismo como escritor es demasiado real como para no dejar de sentirme identificada con él. Con su espera de lo mejor, aún por venir. Fantástico. Yo también quiero fusionar esos últimos rayos de sol con las primeras luces artificiales.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  179. Éste micro me ha encantado,tu pluma fluye como viento.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  180. Me gusta este estilo tuyo, veo reflejado en ellos tu inspiración, la certeza y la esperanza de que la vida te depare esos momentos que te hagan escribir día a día cosas nuevas, y tu siempre preparado con tu lápiz con las piernas colgando...

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  181. Padece cuando hay inspiración, padece cuando no la hay. Al final, más allá de la calmosa imagen frente al agua, la vida del protagonista es algo desesperante. Como a tantos otros, este micro me hace recordar a algunos "yoes" conocidos ;)

    Un abrazo

    PD. Me olvidaba: me gustó mucho!

    ResponderEliminar
  182. hi dee hi humbertodib.blogspot.com owner found your site via Google but it was hard to find and I see you could have more visitors because there are not so many comments yet. I have discovered website which offer to dramatically increase traffic to your website http://xrumerservice.org they claim they managed to get close to 1000 visitors/day using their services you could also get lot more targeted traffic from search engines as you have now. I used their services and got significantly more visitors to my blog. Hope this helps :) They offer best backlinks Take care. Jason

    ResponderEliminar
  183. Como siempre espero unos días para darte mi opinión, para decirte que este es uno de los especiales.

    Me lo guardo.

    Besos.
    Caro

    ResponderEliminar
  184. Un relato de un alma atormentada. Como tantas hay en el mundo no virtual al costado del escritor. Todo es fuente de sufrimiento: la inspiración y la falta de inspiración... Y en realidad, todo está ahí, en su mente.

    ResponderEliminar
  185. humberto... humberto...
    a veces hay quien cuelga los brazos y ya no posee mas fuerza para escribir...
    el recuerdo es eterno y se mantiene cuando tiene magia candor y sobre todo... un aliño especial


    besos

    llegue al ultimo

    ResponderEliminar
  186. Y asi es... la llamas del recuerdo que iluminan la mente del escritor, alumbran el papel en el que va quedando cada recuerdo en palabras, que le dan alas a eso que estaba guardado en la oscuridad de un recuerdo.
    un placer visitarle, dejo mi saludo y mi abrazo.

    ResponderEliminar
  187. Hola paso de visita por tu blog, No me puedo creer que tengas pesadillas con las cosas tan bonitas que escribes. Saludos

    ResponderEliminar
  188. Un grande maestro Humberto, me gustaria escribir como vos.

    Un besin. Guada

    ResponderEliminar
  189. Las velas que iluminan pero que también generan atmósferas de tinieblas, con sombras danzarinas. No llego a captar el significado de "las miradas diabólicas del recuerdo eterno", no sé si hace referencia a su preocupación por no ser recordado como escritor, una vez fallecido, o más bien un recuerdo permanente en su mente. Ese "sin embargo" me oscurece más, aún, pues hace referencia a la falta de talento. Problema mío, seguro. Luego la lucha de yos, y el rescate de que aún no había escrito lo mejor. Final abierto para que ese caminar por el vértice pueda terminar o no en el suicidio. Aplicable el relato a cualquier manifestación de actividad intelectual. En ocasiones pienso que lo mejor es leer best seller, son más largos y hacen pensar menos.

    ResponderEliminar
  190. Yo creo que todos tenemos un poco de críticos, yo al menos a veces siento esa necesidad de juzgarme en lo que hago bien o lo que hago mal, y también pienso que lo mejor está por venir, que todavía no lo he hecho.
    Un abrazo Humbrto, hermoso espacio el que tienes.Te felicíto.

    ResponderEliminar
  191. Se evocan muchas imágenes al leerte.

    ¿Llegaría la esperada historia?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  192. Bipolar... Yo soy más bien compulsiva, pero igual, loca.
    Querido HD, cada que veo una pelicula, me acuerdo de ti.
    "Buena calidad" das para mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  193. muy pero que muy groso. Me encantó!
    El final es como el subrayado que le hacen algunos a una firma con carácter. O ese punto que es mas q un golpe que un punto, que le das a una obra terminada.

    O como el eructo despues de una buena comida (?)
    jajaja

    ResponderEliminar
  194. Si se deja caer, se escribirá el capítulo final de una obra que él no escribió.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  195. Tal vez el juez empuje al escritor...o tal vez el escritor al juez.

    Tal vez esa sea una buena historia y si no la escribe él tal vez la pueda escribir yo.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  196. Un relato más que no se parece a ninguno...es increíble, con todo los que ha creado.
    Tras leerlo, se me viene a la mente la idea de que el afan de escribir puede adueñarse de la mente de forma que nada importe más que eso.
    Tanto como para intentar plasmar en un papel tal vez los minutos últimos de la vida, como para poner la vida en peligro con tal de vivir sensaciones que luego sirvan de inspiración.
    También sería buen tema para una novela. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?