7 de marzo de 2012

Estallido hueco




Escuchó un estallido hueco, sordo. Posiblemente hoy diría que fue una implosión, pero ¿qué niño de cuatro años sabe qué es una implosión? En aquel momento, le pareció que había escuchado un estallido hueco en el baño. Salió disparado para ver qué pasaba. Al entrar, la escena le pareció rara, pero no tanto como para hacerlo llorar: su mamá estaba arrodillada en el piso, rodeada de agua roja. Es difícil saber si este niño conocía la diferencia entre agua roja y sangre, pero haciendo uso de una vil tiranía narrativa, yo afirmo que su juicio fue claro: se trataba de agua roja, no sangre. Bueno, al menos, no sólo sangre. Había agua roja, un balde, una canilla abierta y en el medio de todo ese desastre estaba su madre abrazada a un suéter rojo, casi tan rojo como el líquido que cubría el piso.

-No es nada, querido, ¿viste cómo destiñe tu suetercito? Pero sal de aquí así no te mojas, ya casi termino de lavarlo. Va a quedarte muy bonito, ya verás.

Algo en la realidad del chiquillo se había desacomodado para siempre, aunque tampoco tuviera palabras para explicarlo, así que sólo obedeció a su madre. Salió del baño y cerró la puerta, pero una intranquilidad creciente le asaetaba el corazón. Entonces apagó el televisor y se quedó escuchando el sonido del agua que manaba en el baño. Tal vez hayan pasado minutos u horas o días -ni yo lo tengo claro-, pero cuando su padre volvió del trabajo, todo fue gritos y sirenas y llantos y una jauría de vecinos que se empujaban para entrar en el departamento y disfrutar de la desgracia ajena.
Conmovido por la situación, un policía se acercó al rincón donde el niño estaba acurrucado y trató de explicarle que había sido un accidente, que había explotado una botella de cocacola y que uno de los vidrios había lastimado a…

-Tu mamá ahora va a cuidarte desde el cielo, ¿sabes?- le dijo, acariciándole el cabello.

213 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Desde hace algún tiempo creo que esto no se trata de subvertir la realidad con falsos artilugios, sino contar los hechos más cotidianos subvirtiendo la subversión, que no es lo mismo que emparejar las cosas.

    Les dejo un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Esto es elevar la apuesta. Y en realidad, esa actitud no tiene precio. Ya sabés lo que pienso.
    Directo a la quijada, diría mi amigo Iñaki. Me gustó la forma en que te involucraste en el relato.
    Congrats my dear Dib!!! xxx
    Bee Bee.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo prometido es deuda, BeeBee, gracias por pasar... como siempre.

      Eliminar
  3. ¡Qué bien escribes, Humberto! Pero me da tanta pena la historia que me convierto en subvertidora de subversiones subvertidas a mi vez, y en mi imaginación le añado a la historia un par de líneas, como cuando encuentro un final triste en una película que fue divina hasta ese instante del The End, y en esas líneas de tinta simpática, descubro que solo fue una pesadilla, y que ese niño despierta sobresaltado y asustado, pero se frota los ojos para terminar de alejar el mal sueño, y corre a la cocina donde su mami le consuela del susto oliendo a panqueques.

    ¡Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me admira el hecho de que busques un final diferente, que es ni más ni menos que subvertir mi relato. Brindo por ello.

      Eliminar
  4. Para no subvertir el orden (aquello que mi cerebro configura como orden) empezaré diciendo que me encanta esta portada, me gusta mucho junto al título y al subtítulo... ¿Esa en qué país te la sacaste? (perdón, si no hacía ese chiste hoy no dormía en paz, pero me gusta en serio).

    Yendo al texto realmente me ha fascinado el "cómo"; esa ligera, intrincada relación del narrador con la obra... Me lo imagino escribiendo en un cuarto donde las paredes se derriten a chorros rojizos, y el tipo va acomodando su sombra entre las humedades y sigue escribiendo... como un niño que nombra y no nombra y cambia los nombres porque sabe estar nombrando todo,,, un niño de cuatro años que escucha. Todo el tiempo escucha; una implosión o un sonido hueco, el televisor o la molestia (los apagó) el sonido del agua o de la sangre o de las hebras del sueter licuadas.

    Y el cielo no; creo que al cielo no lo va a escuchar nunca.

    Me encantó; no sé nada de literatura pero me parecés un verdadero maestro (siempre con afecto y sin ninguna pompa).

    Pd: Habrá una frase más horrible y anti-poética que "las paredes se derriten a chorros rojizos"... aquí se demuestra que yo también escribo como en casa, sin filtros.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es darle vuelo al texto, Juan, creo que el narrador o el escritor (qué sé yo) está muy involucrado en esta pintura (roja, por cierto).

      No hay que saber de literatura para opinar, muy por el contrario, cuanto más se sabe, menos se puede hacer con ese saber. Es paradójico.

      La foto es en blanconegrolandia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Triste, pero a veces en la ignorancia vive la tranquilidad, o al menos no descansa tanto el dolor.
    Saludos Humberto

    ResponderEliminar
  6. Que fuerte y que bien escrito. Tan cercano....tan y tan que me estremece.

    Destiñe ....mis ojos rojos. Como el agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor el comentario tan sentido de una gran artista.

      Eliminar
  7. Está nuy bien. QUE DULZURA PARA SU HIJO. Pero triste. un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Creo que el probre niño no tomarà màs Cocacola en su vida. Triste relato pero genial narraciòn.

    un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  9. Siempre algún policía arruinando el momento...

    O algo así.

    Siempre dije que los niños entienden mucho más que los adultos, sólo que saben darle la importancia correcta a cada cosa.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  10. Epa! Que buen momento me hiciste pasar. Me zarandeaste a tus anchas...que si......que no....
    Muy bueno H.!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dany, uno de los amigos más fieles que tiene esta casa.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No cantes victoria que en cualquier momento me dejo seducir por otros blogs jajaja.

      Eliminar
  11. Si lo llego a saber antes, para rato les doy Coca-Cola a mis niños, allá cuando eran chiquitos.
    Pero el relato es el relato. Crudo y duro, por cierto.
    Abrazos, Humberto

    ResponderEliminar
  12. Sr. Dib, la historia es dura, árida, dolorosa, de gran intensidad emocional.

    La elección del narrador y del plano semántico, magistrales. Un gran acierto.

    Abrazos admirados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro. Sentí que era necesario que el narrador ayudara a sostener tanto desastre.

      Eliminar
  13. No sè si viste la pelìcula "Un cuento chino", porque èste serìa uno de esas accidentes que el personaje de Ricardo Darìn recortarìa del diario y agregarìa a su colecciòn de muertes por accidentes extraordinarios.

    Saludos!
    Bellis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ir a la lista de ese obsesivo, sí señor...

      Eliminar
  14. Lo siento no he podido terminar de leer desde el tercer o cuarto renglón.

    ResponderEliminar
  15. en medio de la lectura silenciosa que efectuamos, la música de suspense -como a carina le gusta rectificarme cada vez que escribo "suspenso"-, nos la imaginamos nosotros para elevar aun más la tensión. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, para mí este texto tiene una música detrás, desde el primer trazo la escuché.
      Ah, y que Carina no te corrija, tú dilo como te parece.

      Eliminar
  16. Rescato la ternura de esa mamá joven que se despide serenamente del niño. http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Ay, no puedo determinar el estallido hueco, pero si este hueco (vacio) que senti al leer el final.
    Muy bueno Humberto!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me gusta la historia por lo realista. Si solo consumiésemos historias felices viviríamos en una fantasía asquerosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Terrible. Me congeló la sangre pensar en esa criatura.
    No mucho más para agregar.

    Abrazo!

    Pd: Leí lo que tenés en el margen derecho del blog al respecto de lo que escribís, de como y desde donde, me pareció genial y me identifico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estaba seguro de que tu fuente de inspiración venía del mismo lugar que la mía, se nota al verte.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Uh! Que percepción Humberto! Pero entiendo.
      Leerlo me puso la piel de gallina. Es así y no sale de otra forma.

      "...mis textos son un intento desesperado por ponerle palabras a lo que me falta que no es poco."
      Debo aprenderlo de memoria, uno sabe que la falta es lo que nos mueve.

      Abrazo enorme.

      Eliminar
  20. Maravillos, Humberto, leer tu blog es fenomenal, tienes una pluma estupenda...y que realista, mi diah!
    Besos cálidos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, son halagadoras viniendo de una Princesa.
      Besos.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Aunque no creas, pensé en ti en varios momentos al escribirlo, porque lo veía como una escena de película, así fue pasando por mi cabeza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Hola! Tu relato me hace pensar en si estoy viendo demasiados capítulos de CSI y de Mentes Criminales... Cualquiera de los inspectores diría que aquello no había podido ser un suicidio, que una mujer no se suicida de ese modo porque sabe que luego habrá mucho que limpiar..., que ahí ha habido un asesinato... Lo del jersey del niño es muy fuerte, y extraño que el pequeño, siendo tan pequeño, no quisiera jugar con el agua de color rojo en la bañera... Los vecinos seguro que andan chismorreando que alguno de ellos vio al marido antes del suceso por allí... Lo que sí, el que le dijo al pobre crío lo de la botella de cocacola no tiene perdón (a no ser que haya leído las últimas noticias sobre la composición del refresco en cuestión); sería más lógico que le hablase de otro tipo de botellas de las que quisiera apartar al chico. Claro que ¿para qué iba la mamá a usar una botella de una u otra bebida para lavar el jersey?... Demasiadas cuestiones.
    ¿Y el agua no salió por debajo de la puerta?
    Sí que creo que estoy viendo demasiada televisión...
    Un relato interesante, Humberto, y sí que da para darle vueltas y más vueltas al asunto...
    ¡Biquiños!
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, en un primer momento pensé en un sifón de soda, pero me pregunté si en otros países sabrían qué son los sifones de soda, ésos que en alguna época eran de vidrio y solían explotar.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Lo del sifón no sólo me suena, sino que me toca de cerca una situación en la que uno "explota"... con la ayuda de quien se lo tiró a las piernas a una de las personas de mi familia con la que estaba muy unida... Quizá algún día escriba sobre ello. Ya he escrito sobre esa persona (fallecida hace un tiempo) en algunos de mis posts.
      Otro beso para tí, Humberto.

      Eliminar
  23. Sólo espero que mi agua roja se quede en su envase hasta que algo diga lo contrario.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Ilusa de mí! o bien enredada por un genial embustero... Al avanzar en la lectura llegué a pensar que nos habías "enrrollado" en un hecho sangriento cuando en realidad era sólo un "quehacer cotidiano". ¿Será porque habré desteñido varios sweaters en mi vida? Al instante pensé: ¡No! Una historia demasiada cándida para Humberto. Y desde ahí mi estómago comenzó a flamear hasta el final.
    Excelente, muy bien urdido!!! Unos pasitos, te paraste bien, acomodaste la izquierda y nos maduraste el Knockout. Grande, Humberto!! Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, te acepto lo de gran embustero porque sos vos, je...
      Un beso.

      Eliminar
  25. Antes de dar mi sentir, dejame felicitarte por la imagen de tu blog esta estupenda! Este final ha estrujado mi garganta, una sensacion de vacio en el estomago de pensar en este pequeño personaje..Y solo recuerdo ese mismo consuelo que nos deja la partida de un ser amado"nos cuidara desde el cielo" habra cielo? hay que creer en ello para apacentar el dolor ! Un abrazo enorme y te sigo el rastro...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querido rastro, no me olvidé de tu mail, sólo que estoy con 2 millones de cosas, uuffff...

      Eliminar
  26. Es sencillamente terrible, como una pesadilla real, en movimiento seguido, que puede sentirse con los sentidos del olfato, del oído y de la vista.
    ¿Como se puede hacer eso escribiendo? Las palabras, las letras, se estrelazan dibujando una escena dantesca que llega a palparse como si estuvieramos enfrente observandola.
    Es espantoso el efecto que produce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, gracias por tus anónimas palabras.
      Este texto es muy especial para mí, digamos que marca un antes y un después. Hace muy poco decidí dejar de hacer números (comentarios/seguidores) y escribir con total libertad. Lo que leíste es el resultado de haberme quitado muchas toneladas de encima y, simplemente, dejar fluir la Verdad de lo que soy. Bueno, es un proceso mucho más largo, pero te aburrirías...
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Ela relato me pareció muy bueno contado entre cuento y noticia, los que nos hace dudar y afirmar a la vez. No esta lejos de la una realidad cotidiana que nos cuesta entender.

    Vastas son las repuestas que un niño inquiere ante la muerte, desgraciadamente solo recibe mentiras. Doy fe.

    Gracias por tu visita a mi blog y comentar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, Daniel y no hay de qué, Daniel ;)

    ResponderEliminar
  29. Tan intenso y preciso, por dramático que sea, es una realidad tan probable, tan de éste momento de la Humanidad, que da miedo. Cuando un escritor logra decir en pocas palabras algo tan gigantesco, a mi modesto entender, ha llegado a la cúspide. ¡Bien hecho!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Te agradezco enormemente el elogio, Susana, pero la cúspide está más allá del blog... y voy por ella, no lo dudes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Debo admitir que me desencajo un poco pero me gusto bastante. Me parece muy sutil e infantil y tierno, cosas que me agradan.
    Por problemas personales tuve que cambiar la dirección de mi blog y nombre de usuario. Y aunque no soy el mismo tengo las mismas ganas de seguir escribiendo. Un saludo y un abrazo grande Dib.

    Acá te dejo la nueva dirección del blog
    http://bestiadesertica.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  32. Algo muy fuerte me llevó a ver con los ojos del chico, desde esa escena que le pareció rara pero no tanto como para llorar, como es siempre lo que precede a la tragedia o la catástrofe. Sólo un segundo el estallido, lo demás es casi nada, un líquido, el sonido del agua corriendo, humo. Un cuerpo, varios cuerpos, el silencio. Pero también sentí con el chico esa intranquilidad creciente que antecede a la desgracia. En realidad la desgracia ya había ocurrido, pero él no lo sabía sólo lo presentía. Como presienten y temen los chicos por los padres.
    Es una mezcla de antes y después que no se sabe cuál es más grave.
    Me gustó mucho, la libertad de mezclar al narrador y todo ese clima de muchas sensaciones húmedas y terribles.
    Que siga ese camino más allá de la cima-cumbre-cúspide, más allá del horizonte y de donde seas más feliz con tu literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, vos sabés que sos una de las pocas personas que siempre han dejado una palabra de aliento y halago en cada entrada desde que conociste este blog. Algo sabés de mí, por lo que debés darte cuenta de que algo muy especial está pasando. Algunos le llaman libertad.
      Un beso inmenso.

      Eliminar
  33. Perdón, no quise decir lo que precede a la tragedia, sino todo lo contrario, lo que sigue a la tragedia...

    ResponderEliminar
  34. Es linda la libertad!!! Vivila. Besote

    ResponderEliminar
  35. Se me ha quedado el corazón encogido por ese pequeño niño y la situación "pintada" de rojo en sus ojos...Excelente relato. Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  36. No caigamos en el fatalismo, que el juego de lo eterno es infinito. Como dato útil, una Coca Cola gigante o cualquier otra soda, sirve en caso de fuego como extinguidor; en Los Ángeles lo comprobé apagando unas llamas que ya salían del cabezal del motor con una Pepsi, un buen día de verano infernal.
    Fué el último día de vida de un Oldsmobile al que yo llamaba el invisible por su viejo color verde claro desteñido.

    ResponderEliminar
  37. Tengo la sensación de que tienes muchas historias para contar de tu Oldsmobile.
    Gracias por tu presencia en este espacio.
    Humberto

    ResponderEliminar
  38. Es de la cuestiones cotidianas en donde debemos enmarcar nuestros relatos y son aquellas las que nos sirven de inspiración dejandonos retorcidos al momento de escribir.

    Veo la necesidad de la madre, de alejar a su niño y resguardarlo de esa catastrofe aprovechando su ingenuidad, pero yo creo y estoy convencida que el niño sabia o irá a saber en el algún momento que no era agua roja, sino sangre perdida de su madre. Y peor aún hasta podria llegar a imaginar que su madre habria muerto por desgracia de lavar su campera roja.Lleno de culpa, el pobre niño

    ResponderEliminar
  39. Ay, Humberto, hoy sí me has hecho llorar!

    ResponderEliminar
  40. Hola Humberto, ciertamente una historia triste y impactante, porque ese instante de soledad en el salón, que por único sonido era el chorrear constante del agua, habiendo visto lo que había visto, no era precisamente muy halagador, ni muy alentador.
    Creo que el niño entró en una especie de catarsis porque sino qué le empujó a cerrar la tele y no obviar lo que había visto.
    Está claro que obedece a su madre porque sabe que es ello que debe hacer cuando su mama le dice que haga algo pero en su interior algo no terminaba de cuadrar, ese Pepito Grillo no callaba y por ello quería silencio a su alrededor, solo para estar en ese baño sin estar.
    No sé si me he ido por las ramas jeje
    Que tengas un hermoso día, besitos azules muassssssssss

    PD: ahora comentamos los españoles, cuando vosotros dormís :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su interior TODO dejo de cuadrarle, es un momento que cambia la vida, como esas catástrofes que cambian un país.

      Eliminar
  41. Me parece un micro excelente. Me gusta que hayas tomado el punto de vista del niño, me he visto un poco retratada en él, un niño que no tiene edad para saber pero que sospecha y se queda al acecho. Y la madre, como todas las madres, quitando importancia a todo lo importante, para que no duela ni haga daño a ese hijo que la mira.
    Es un micro muy visual: ese agua roja o sangre o destenido o sangre, que lo tiñe todo, con el que nos llevas por el borde mismo de la normalidad que está más cerca del drama.
    Me ha gustado especialmente y espero que se note, ademas de que lo leas.
    Un beso, Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El factor sospecha del niño es lo que marca el ritmo al texto, él sabe que algo no funciona bien, pero sus limitaciones debido a la edad no le permiten entenderlo del todo. Pero él sospecha, si señor.

      Eliminar
  42. Ese niño conmueve, no tanto por el hecho de ser testigo de la muerte de su madre-que ya es en sí mimo un horror-sino por la entereza con que se muestra al convertirse en adulto. Ha asumido sin preguntas, no cuestiona, no se permite hacer juicios de valor sobre los motivos que desencadenan ese final; eso es lo que más me impresiona: la aceptación.
    Un placer volver a leerte,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que lo metieron en la adultez a patadas.

      Eliminar
  43. Oh how beautifully sad. I could tell from the start of your piece that something awful had happened, but the innocence of the child shielded me from the truth till the very end :) XXX

    ResponderEliminar
  44. Me ha producido una tristeza extrema. Ver morir a tus padres y más siendo niño es algo que te marca para toda la vida...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  45. experiencias para no olvidar, porque quizá ahora no sea consciente de lo que pasó, pero con el tiempo lo será.
    un saludo
    marian

    ResponderEliminar
  46. Sorprendente, como siempre, con esos finales tan inesperados, como geniales.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Increíble, triste, el final para no olvidarlo... Como siempre me encantan tus narraciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Humberto, que vuelta de tuerca final más bien ejecutada. Pensé en un primer momento que su mamá había matado al padre, pero luego llegó la calma de un actividad corriente, para finalizar como digo majestuosamente.

    Muy bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también fui pensando diferentes cosas... Es más, te puedo afirmar que aún no se si fue un accidente o un suicidio.

      Eliminar
  49. ¡Humberto que bestia! pobre niño, inocente pero sabiendo que pasa algo. ¡¡Uffs!! que mal cuerpo me has quedado, estoy para irme a la cama y apagar las luces.
    Besos, bueno besos no...que me has dejado triste.jejeje, una pequeña colleja mejor.

    ResponderEliminar
  50. tratando de mirar lo indecible desde la inocencia absoluta, tal vez el peor de los episodios que sin duda subvierte la inocencia y trastorna definitivamente a cualquier ser y nunca habrá explicación, ni simple ni compleja que pueda hacer continuar viviendo con un suicidio en la espalda la misma vida, un abrazo

    ResponderEliminar
  51. 4 años?
    Ohhh mi Dios!
    Qué miserable vida en su cabecita le toca ahora!
    me mueroooo! :S

    ResponderEliminar
  52. Tremendo. El rojo es un color que tiene un gran simbolismo para mí abstracto pues soy daltónico.
    Este ha sido uno de tus relatos que más me han gustado. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Borgo, siempre me llamó la atención el tema del daltonismo, me encantaría poder expresar algo al respecto.

      Eliminar
  53. Contar la realidad, sin disimulos, sin tapujos. Y a mí me ha gustado y conmovido. Le invito a una copa virtual para superar este presente maldito que tenemos.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto esa copa, después paso por tu blog a beberla en honor de la literatura.

      Eliminar
  54. Uff, que sensación de congoja, qué triste pensar en ese niño con esa imagen de su madre que ya nunca podrá olvidar mientras viva.
    Me ha impresionado mucho tu relato.

    Un beso desde mi mar,

    ResponderEliminar
  55. La madre bien podía haber dicho al niño que le pasara el móvil para llamar a una ambulancia. Ahora, a ver a quién le tocará limpiar el cuarto de baño.

    ResponderEliminar
  56. Un niño, que sólo pudo ser testigo cómplice.
    Un relato que me despierta toda tipo de emoción.
    Un gran cariño.
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  57. Supongo que la botella de coca cola no es casual.
    Una crítica a la muerte que causa este sistema,y muy triste por cierto.
    Mirá como es el inconsciente,que la primera vez que leí, ci "botella de caracola"!!!! Es que lo quise hacer más poético supongo,jajaja!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es por tu alma poética... de todos modos, creo que una caracola también puede cortar muy profundamente.
      Besos.

      Eliminar
  58. Duro relato. Y más aún visto desde la inocencia de un niño. Conmovedor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que estoy "jugando" con esta posibilidad de responder comentarios, aprovecho para agradecerte por el mensaje y (como una vez lo dejé escrito en tu blog) por ser uno de los primeros colegas, uno de los "viejos".
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Estremecedor relato, pero muy bueno. Pienso en los mecanismos de defensa de los niños/as, ante hechos traumáticos y en los juegos de la imaginación para disfrazar lo estremecedor, si esto es posible.


    Abrazo desde el sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Horacio. Los mecanismos de defensa que después renacerán como síntomas. Un tema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  60. Si fue solo un accidente que la hizo no pedir ayuda?..quizás el estallido no haya sido de una botella de cocacola sino la explicación humana de un policía a un niño de 4 años..sigo pensando que no fue accidental

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me siento en un aprieto, porque (te aseguro) que yo tampoco sé si fue o no accidental.

      Eliminar
  61. Wow..que relato...la verdad deja con la piel erizada.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  62. Cortante y descarnado.
    Sin duda, muy bueno.
    Abrazos, Humberto.

    ResponderEliminar
  63. El niño empieza su vida bien mal: vió el monstruo de cerca y con una rapidez impresionante. Solo me queda por desearle que consiga superarlo, muchos acaban enloqueciendo.
    La mamá se suicidó, no me cabe la menor duda.
    El relato me deja una pregunta en el aire: ¿qué pasó después? Porque siempre hay un antes y un después para todo. En el relato se describen 2 tiempos: el antes y el durante.El tercer tiempo sería el después, a camara lenta, eso sí que es duro, la camara lenta, simplemente los restos que quedan después, las cenizas. Hay que terminar el relato, Humberto. Confío en que nos tendrás informados, aunque no nos lo digas claramente a los lectores, que eso no es exigencia, pero lo vemos venir. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena idea, anónimo, lo tendré en cuenta. Un tercer tiempo y en cámara lenta.
      Un saludo

      Eliminar
  64. El tercer y último tiempo, hacer de las cenizas el broche que corone todo lo anterior. Después de la muerte cuando todo ya parece perdido y olvidado, se dedica el buen narrador a reiterar lo acontecido que solo existe ya en el recuerdo. En el suyo y en el de todos los que lo han escuchado.
    El tercer y ultimo tiempo, la camara lenta, esa camara que todo lo resume, lo perpetúa, lo reitera, una y mil veces, y ninguna igual a la otra. És exactamente cuando el tiempo se detiene, este preciso momento, el más significativo.
    No soy escritor, pero espero haber comunicado bien mi parecer y opinión acerca de tu arte.
    Saludos de un lector

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin meterme presiones, te digo que ya has dejado el germen en mi mente, vamos a ver qué sucede.
      En relación con ser o no escritor, creo que todos saben que no hago distinciones a la hora de leer un comentario. Podrías preguntarle a cualquiera que esté en esto, cambiaría 100 comentarios técnicos por sólo uno de un lector "real".
      Muchas gracias.

      Eliminar
  65. Lograste que me involucrara desde la primera letra del relato. Cuando el chico salió del baño pensé "noooo volvé!!!!". Y algo parecido llegando al final, con los gritos y el chiquito afuera sin entender pero entendiendo todo lo que pasaba. Hasta pude visualizarle una posible cara a este niño.
    Quise pensar que fue en realidad un mal sueño, una pesadilla...

    Saludos,

    De Dipp a Dib, de lobo a lobo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo frenar ese "no, volvé" que a mí mismo se me genera, pero viste cómo es, si lo hacía volver, no tenía historia.
      De lobo a lobo.

      Eliminar
  66. Muy conmovedor, Humberto. Sobre todo porque pones al lector tras los ojos del niño, de la madre, de los adultos... es una paleta de sensaciones intensa, que en mi opinión cierra magistralmente la frase del policía (tan increíble, tan incómoda). Magnífico juego de realidades y un micro memorable.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el policía hace lo que puede, lo mejor que puede.
      Me alegra mucho que te haya gustado.
      Abrazos.

      Eliminar
  67. uuuy que buena historia!! me ha gustado muchisimo!

    ResponderEliminar
  68. ¿Qué pensará el niño de su bonito suerter rojo y de que su mami no esté con él ahora? ¿Qué pasará por su mente cuando se lo ponga?

    Buen microrelato, siempre manteniendo la atención de quien lee.

    ResponderEliminar
  69. Ufff! vaya historia. Es un poco dura, egh???
    Buen relato!!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  70. Es ahora cuando se dice "Vida nueva". Nuevo formato de texto y de portada. La verdad es que crea el clima perfecto para después leer tu entrada, si. Al menos a mi me sitúa en un entorno de muerte suspendida en el aire, esperando que alguien la nombre para hacerse presente. Es como si hasta que no llega un adulto, la muerte no existe. El narrador tiene algo de niño, de lo contrario sería difícil que pudiera trasmitir esa sensación de realidad por formarse adulta. Da la posibilidad de mirar a través de los ojos de todas las partes intervinientes. Qué curiosa es la muerte, tan adaptada a cada uno, tan particular siendo la misma sin embargo.

    Lo cotidiano tambien necesita ser contado, y más si puedes situarte en varias perspectivas al leer como es el caso.

    Fase de blanco y negro, no tiene mala pinta, se te da bien cualquier escenario. Y yo me aprovecho del resultado leyéndolo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es absolutamente cierto, el narrador tiene bastante de niño, te diría que se mimetiza con él para poder explicar ese cúmulo de sensaciones extrañas que lo atacan.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  71. ¡Que rojo! El rojo es el color.
    Gracias por tus textos.
    Te abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
  72. Humberto te felicito, una vez más, por tu excelente manera de expresar hechos como éste a través de estos "microrelatos". Intenso, conmovedor...estupendo!!
    Aprovecho para pedirte disculpa por tardar tanto en visitarte, ando muy ocupado.
    Un fuerte abrazo y espero te vaya todo bien.
    Ramón

    ResponderEliminar
  73. Dios...es uno de esos golpes muy bajos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  74. No sé si podrás leerme, pero hoy en mi escrito, hay un guiño para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy temblando, Francesca, ¿qué me esperará? Ya voy a visitarte.
      Besos.

      Eliminar
  75. Historia dura pero sentida, me ha encantado.
    Tienes mucha facilidad para escribir,enhorabuena.

    ResponderEliminar
  76. Voy a intentar definirte en cortito el proceso de tu texto en mi cabeza...

    Predisposición a leer algo terrible, si.. creo que sí... no... buuufff.. ¡¡menos mal!!... uy.. creo que ha sido sí... me temo que sí ... .-................................................. ¡¡Diooosss que pena!! ..... ...............

    Me he imaginado perfectamente la cara de ángel de su madre agarrada al jersey disimulando ante su hijo... una de las cosa más conmovedoras que he leído... de corazón HUMBERTO.


    Un besito... llámame boba... se me está escurriendo por la cara una lágrima ....

    ResponderEliminar
  77. Tu relato me ha dejado "mal cuerpo" como dicen por aquí. Lo leí temprano por la mañana y no fui capaz de escribirte nada. Cerré la página e intenté desayunar pensando en otra cosa. Porque es muy duro para un niño estar en ese lugar, frente a una pérdida tan traumática...

    No importa el tema, siempre sabes como contarlo. Y eso es lo que admiro de ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esos textos, Sara, que sabes que dejaran "mal cuerpo", pero que no pueden evitar ser escritos, así te lo digo, en voz pasiva.
      Un beso.

      Eliminar
  78. Triste decisión. No me gusta valorar más allá, porque uno nunca sabe el recorrido que hace la mente hasta llegar a eso. Así de retorcido y difícil es todo.

    Y sí, tendrá que cuidarlo desde el cielo, si es que existe tal cosa.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago público que este texto nació de un comentario que dejé en su espacio, Sr. Yoni, por lo que le agradezco su... su... inspiración, digamos.

      Eliminar
    2. El agradecido soy yo. Me alegra haber sido de alguna utilidad en su proceso creativo.

      Un saludo.

      Eliminar
  79. Wonderful lines and texture, Humberto!

    ResponderEliminar
  80. Aunque no parezca una felicitación: Sos un hijo de puta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El valor ambiguo de la puteada argentina, se recibió con afecto, te aclaro.

      Eliminar
  81. me gustó, la mente es un montón de acertijos deshilvanados, y cuando se les apura , el final es siempre sorpresivo
    la realidad siempre nos da tinta

    felicitaciones Humberto
    besos desde este Chile tormentoso y caluroso

    ResponderEliminar
  82. Aunque se ve venir te llevas igualmente la bofetada al terminar.
    Un buen relato, como de costumbre.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Mos, voy a tratar de pasar por tu espacio, hace bastante que no lo hago.
      Gracias por tu afecto.

      Eliminar
  83. puffffff ,si, lo ves venir pero esperas que no sea cierto.Los niños son una parte muy debil a los que debemos de proteger siempre.Muy buenooooo.Millll besitossss

    ResponderEliminar
  84. golpea un tanto, pero siempre es un placer leerte
    saludos

    ResponderEliminar
  85. Los nenes entienden mucho más de lo que nos parece. Sí que sabía que era sangre...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me queda claro... puede que allí lo aprendiera.
      Besos

      Eliminar
  86. Profundo pero espectacular!

    Un beso Humberto.

    ResponderEliminar
  87. Me ha parecido un poco durilla la historia... me han gustado otras más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es lo difícil de las artes, no se puede convencer a todos. Pero ya escribiré alguna que te guste, espero...

      Eliminar
  88. Pff... pobre niño. Coincido en que es una historia un tanto dura. No obstante, siempre nos sorprendes, aunque tampoco estaría mal un final feliz porque la madre llama a una ambulancia, o el niño porque ella se lo manda, ya que es pequeño e inocente para entender lo que ocure... no sé, un poco de felicidad, jaja. Un beso, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de comentárselo a alguien, tal vez la próxima entrada sea más "feliz", vamos a ver.
      Un beso Natalia.

      Eliminar
  89. Que historia tan dura y tan triste, pobrecito.

    ResponderEliminar
  90. Un relato aterrador. La soledad de una madre y la soledad de un hijo,....y en medio el rojo. Caminos divergentes en vidas paralelas. Me ha gustado mucho, y por supuesto me ha conmovido.
    Besos, y espero llegar aquí con más frecuencia. Al final me has seducido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor, Ana, la seducción intelectual o artística es muy difícil de conseguir.
      Besos.

      Eliminar
  91. aunque es dura la historia yo voy más allá del texto y a mi me provoca una enorme dulzura de una madre sabiendo que es grave lo que le ha sucedido, guarda su desesperación y le aconseja a su niño que salga fuera del baño que lave su jersey. No hay mayor belleza que el amor incondicional pase lo que pase de una madre hacía su hijo.
    Yo lo haría igual, por nada del mundo quiero hacer daño a mis hijas antes muerta que dañarlas, por esta razón me llena de emoción y me parece de una ternura el texto, que solo me resta felicitarte querido Humberto. Me ha encantado tu relato. Un beso.Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una madre hace de todo para evitar el sufrimiento de sus hijos, hasta en los momentos más límites.
      Y estoy de acuerdo, el narrador, a su manera, es un dulce.
      Un beso mi querida amiga.
      HD

      Eliminar
  92. Me quedo con éste relato, me ha encantado, ahora si me enamoré de ti completamente gracias a tus fotos, cambiaste el perfil? O no lo había leído? Simpático he! Besos chico hippie que se baña diario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, enamorarte... Cambio las fotos, pero el perfil es el mismo, un perfil árabe ;)

      Eliminar
  93. POR FAVOR Hunberto ,tu que puedes ,tu que sabes, escribe un cuento para mi, que termine feliz y ayude a superar la añoranza,la melancolía la tristeza....
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien, Luz, lo voy a intentar, pero si lees mis textos anteriores, no todos terminan mal, es más hacía mucho tiempo que no escribía textos que "finalizaran mal".

      Eliminar
  94. Le cagaron la vida al pobre pibe!

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... una buena experiencia no le va a quedar.
      Un abrazo, Cecy.

      Eliminar
  95. Supongo que ya lo he hecho en otras oportunidades, pero vuelvo a felicitarte por tu hermosa capacidad con las palabras y relato... Este texto es increíble, en mi cabezita pude ver cada una de las escenas...

    Besos!!
    Fabi

    ResponderEliminar
  96. A veces la realidad destiñe. A veces los ojos son incapaces de ver, por suerte.
    Un texto muy conseguido
    Saludos con final feliz, jo

    ResponderEliminar
  97. Me admira la manera como ese narrador nos conduce, nos introduce más bien en ese baño, donde no se dice pero se intuye la tragedia creando mucha inquietud. Muy buen texto

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elysa, creo que esta vez los méritos se los lleva el Narrador. El escritor no importa demasiado, ¡y lo digo en serio!
      Un beso.

      Eliminar
  98. Humberto: Siempre llego a tus letras cuando ya tienes chorrocientos mil comentarios. Pero bueno, de todos modos comento.
    Las tragedias que suceden en el interior de un hogar, son a veces muy difíciles de enfrentar. Pero sinceramente creo que se puede enseñar a un niño a pedir auxilio, es posible que esa madre podía haber salido bien librada, con sólo decir al chiquillo que avisara a la vecina, en lugar de decirle que saliera de la cocina para evitarle un trauma.
    Cariños: Doña Ku

    ResponderEliminar
  99. Me di a la tarea de leer todos los comentarios y descubrí que la mayoría aceptan y aman la tragedia y aceptan la muerte sin dudar, hasta hablan del suicidio.Solo Natalia propone la posible salvación de la madre, ¡que rudos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no sea rudeza, mi querida Dora, tampoco sé si "aceptan" la tragedia, no nos olvidemos que sólo se trata de un relato. Cruel, pero relato al fin.
      En los diarios, cada día, hay tragedias más terribles... y esas sí que son verdaderas.
      Un beso a mi mexicana preferida.
      HD

      Eliminar
  100. Un relato limpio, excelente y triste, a mi me queda la sensación del ¿Por qué? ¿Por qué no gritó? ¿Por qué cerró la puerta? Supongo que esas preguntas acompañaran a este niño hasta el último día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente hasta el último día... o hasta que uno de nosotros (escritores) le dé un destino diferente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  101. Impactante, en una situación casi escalofriante. Un momento de confusión continuo concentrado en un sentimiento de angustia! muy bueno.

    ResponderEliminar
  102. Hola querido amigo, me repliego unos días para darle duro a mis hijos virtuales y vuelvo, siempre vuelvo y me doy de lleno a este relato tuyo, intrigante, serio, valiente y me pongo en el lugar del niño que sólo entenderá cuando crezca y mucho. . .y pienso en la madre y veo sus muñecas ensangrentadas con sus débiles manos queriendo sofocar el hilo de vida con el que explicó a su hijo la escena¡Bravo, Humberto! Un fuerte y emotivo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre sos bienvenida, Zuni. Me quedo con un adjetivo que escribiste y que me hace sentir orgulloso: valiente. Un relato valiente.
      Un beso.

      Eliminar
  103. Directo a la boca del estómago!!! Que golpe certero!!!!
    Me mató!!!

    Adhiero a la puteada de Ato, con mayor cariño...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bueno, bueno, no se acostumbren a putearme!

      Eliminar
  104. La sangre era real o salsa de tomate? La madre no sería actriz y estaba filmando una escena dramática en la bañera?...
    ¡Que se lo aclaren al niño!... ;-)

    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contudente, sin concesiones. Eso es terror del bueno, Humberto.

      Un relato 10, para un tema que rompe el corazón.

      Hasta qué punto una madre decide abandonar así a un hijo pequeño, ¿hasta dónde llega su dolor o su desesperanza?

      Un beso,

      Eliminar
  105. Impactante,
    he sentido escalofríos,
    un saludo
    y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  106. El amor de madre hasta el último suspiro.

    Ya estoy de vuelta, me ausenté unas semanas.

    Besos Humberto.

    ResponderEliminar
  107. Me duele tanto que casi no lo puedo soportar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Tecla, es doloroso, sí...

      Eliminar
  108. Otro relato así (no, ASÍ) de intenso..uff. Una vida a subvertir..

    Un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tratar de que el próximo sea ASÍ, pero no así.

      Eliminar
  109. Ufff!!!Qué fuerte Humberto! Toda muerte duele asi sea ficticia.
    Has tenido hasta la sabiduría de contarlo de una manera como su mamá se lo dijo al niño.>Besotes.-

    ResponderEliminar
  110. Tremendo ! Me quedé sin palabras con este relato. Narras las historias que parecen fruto de la realidad.

    Es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  111. HUMBERTO, muy excelso!!!!
    buen fin de semana,
    lidia-la escriba escribe, no escribe!!!!

    ResponderEliminar


  112. Te deseo un intenso y placido fin de semana acunado por la armonía del descanso.

    Me he paseado por el jardín del olvido y he reunido las flores más bellas que se han abierto a la luz de la esperanza para ti...

    Un abrazo de azucenas
    Un beso de azaleas
    Esporas de amistad
    Aromas de sentimientos

    Cuidalas con esmero

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  113. Respuestas
    1. Una forma muy particular de ver el cielo...

      Eliminar
  114. Türkiye'den Arjantin'e Merhaba. Bloguma yaptığınız, güzel yorumunuz ve iltifatınız beni fazlasıyla memnun etti, teşekkür ederim. Yakın zamanda blogunuzu tekrar ziyaret edeceğim.

    ResponderEliminar
  115. Humberto, pase por acá, luego de tener un poquito de tiempo y me he encontrado con un comentario en uno de mis blog, no se por que no lo visite antes ...es imperdonable jajajaja ...bueno mi amigo .,..e es increible ...este entrada me dejo bastante impactado .... es corta pero muy precisa, lo suficiente como para dejarte colgado... bueno esta demas decir que me quedo y te sigo .... visita mi blog de relatos ....estare pronto a sacar mi primer libro .... es una recopilacion del mismo mas cuentos nuevos ....espero alguno te guste .... y bueno no solamente el apellido es es similar ....jajajaja Dib, Deb .... jajajaj Michel

    www.micheldeb.tk

    www.lamalapoesia.tk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos Dipp, Dib y Deb... se siguen sumando en la familia ;)

      Eliminar
  116. Siempre estupendas las cosas que nos dejas. Un placer volver por tu casa.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos vemos poco, amigo, pero siempre estamos. Un abrazo.

      Eliminar
  117. a mí me gustan más las historias con perdices, pero reconozco que no hay tantas en el mundo como historias y para las reales menos aún... Abrazote : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero podemos crear una, por ejemplo, salen unos cazadores y matan una perdiz que justo estaba con sus polluelos, los cuales quedan solos y a merced de los depredadores. Imagina el final. ;)

      Eliminar
  118. Dramático... fiquei presa à narrativa desde a primeira palavra.
    Você é genial para escrever.

    º°❤ Boa semana!
    °º✿ Beijinhos.
    º° ✿ ✿⊱╮ Brasil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado, minha querida Inês, uma boa semana para vc tb!

      Eliminar
  119. Thank you for visiting my blog and dropping a line. Yours is a great blog. I'm impressed. Cheers from ızmir, Turkey.

    ResponderEliminar
  120. ¡Uff Que duro! ese recuerdo turbio y rojo en la mente de ese niño para siempre

    Un placer

    ResponderEliminar
  121. Volví de nuevo despues de una larga ausencia..y encuentro tu espacio aún más interesante que cuando lo dejé...

    ¡Bendíta inocencia infantíl...!(ó indulgencia del autor..jeje)
    Siempre dije que la cocacola no era sana...pero ¿rojaaa?...

    Un abrazo Humberto...

    ResponderEliminar
  122. Un bello relato...
    Mis felicitaciones.
    Me eliminaron el blog "Mas que colores" po lo que he tenido que hacer este Colores con arte.
    Saludos y hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te eliminaron el blog, por qué?
      Ahora voy a visitar el nuevo, besos.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?