30 de septiembre de 2012

Ciegos


En el pueblo donde vivo creen que soy ciego, y ya no encuentro la manera de demostrar lo contrario. Me ayudan a cruzar la calle, me abren las puertas de los negocios, se hacen a un lado cuando me ven venir con el bastón blanco y sueltan monedas en mi taza de latón cada vez que me siento a descansar en las escaleras de la iglesia.
-Señor, yo no soy ciego- le repito al que se detiene a mi lado.
-Vamos, amigo, que yo no me chupo el dedo- me responde algún que otro malhumorado.
Cierta noche, decidí reunir a los pobladores en la plaza para ponerle fin a este engaño, quería que todos fueran testigos de que podía ver. Pedí que cada uno levantara un objeto y entonces yo lo nombraba. No me equivoqué ni una vez, claro, pero ellos redoblaron la apuesta, desde ese momento me consideraron un fenómeno, un prodigio: El invidente clarividente.
Sólo un niño cree en mí, me acompaña siempre a contemplar el atardecer al borde del río. No logro darme cuenta del momento en el que llega, pero lo reconozco enseguida, con sólo recorrer su rostro con los dedos.

416 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por los comentarios para “Soll seife werden”.

    Les dejo un gran abrazo y el agradecimiento de siempre por sostener este espacio.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. No sé quien és màs ciego, tù o los otros que se niegan a ver la evicencia, los niños tienen el espiritu abierto y pueden ver las cosas fantàsticas, es una pena que llegados a adultos hayamos perdido esta capacidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, los niños tienen esa capacidad, pero yo ya no sé qué es lo "evidente". Cada cual tiene su versión, creo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Humberto, a mí me pasa algo parecido, quizás no tanto, bueno, el asunto es que cuando callo todos insisten que he estado gritando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que coincidimos en mucho, Sarco, ¿no viviremos en el mismo pueblo? Apuesto que sí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. The best of recent times.
    I hope that many people begin to see you.
    Take care! Many fools will try to touch your face.
    You know what a mean.
    Big hug for you.
    BeeBee.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. In some way, I feel they've already begun to see me. But why shouldn't I let my face be touched? D'ya think it's dangerous?
      Many kisses, my BeeBee.

      Eliminar
    2. Jajaja!!! Maybe, milord... :)
      Cuando puedas mandate al blog. Puse una canción que me inspiró este texto.
      Obrigado meu amigo. :)

      Eliminar
    3. Nossa, você é poliglota mesmo! Já não sei em que idioma falar, pô!

      Eliminar
    4. Jajaja!!! Te respondí en mi blog, pero no te voy a hecer viajar hasta allí otra vez.
      Puse:
      Você sabe o que significa conexão? É isso aí.
      Deixo um beijo.
      Até amanhã. Sonhos lindos.

      Eliminar
  5. En el pueblo de los ciegos el "evidente" es el rey, no se puede poner en duda la tópica sabiduría popular de que no hay peor ciego que el que no está dispuesto a mirar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jamás pongo en duda los dichos populares, ni aún cargado de títulos "científicos" me olvido de que esa sabiduría tiene siglos... y la respeto.
      Un saludo y muchas gracias, Ángeles.

      Eliminar
  6. Magnífico Humberto. Me has encogido el corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, a desencogerlo con una sonrisa.
      Un muchas gracias acompañado de un abrazo.

      Eliminar
  7. Humberto..." Ciegos "

    Si andas con el bastòn blanco....la experiencia està en el bastòn y miras con tus manos

    ****************************
    No hay peor ciego que el que no quiere ver.... dicen....aquì no hay ciego ni bastòn.

    ¡¡¡ relato interesante !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O tal vez haya ciego y bastón, ¿cómo descubrir la clave de un texto si el propio autor duda?
      Un beso, Doris.

      Eliminar
  8. ¿Quien niega la evidencia? Ellos, él... Ahí está la cuestión. Juegas al despiste.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez todos estén equivocados, David, tal vez esto ni siquiera sea Literatura, pero acepto ese saludo indio con todo el afecto.

      Eliminar
  9. Es que nos cuesta mucho cambiar de opinión, como dicel "los amigos los científicos" de Punset, pero es que además, parece que tampoco estamos muy preparados para reconocer lo que somos, jajajja. Muy acertado la mini-historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó que pusieras el acento en ese punto de "reconocer lo que somos", porque no es tarea fácil.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  10. Los niños tienen esa gran capacidad de ver donde los adultos no, muchas veces ni con evidencias podemos ver muchas veces nos "vemos" tan ciegos!
    Magnifico! un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta historia el niño es el único que le cree, eso es lo importante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Pues te iba a decir que a veces lo más evidente es lo que más cuesta creer, pero las dos últimas frases me han estropeado el comentario :)
    Excelente, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esas dos frases finales traen otra "visión" del texto, rompe con la claridad y uno ya no sabe quién ve y quién no. Me incluyo.
      Un beso, Francesca.

      Eliminar
  12. Humberto,las apariencias engañan,es bueno profundizar en los seres y en las circunstancias,porque la verdad tiene muchas perspectivas...En este caso el ciego veía con los otros sentidos y el niño,que estaba más cerca de él pudo comprobarlo.Sin embargo,para los demás era un "clarividente".
    Mi felicitación por tu profundidad,que te acercó,como al niño,a la verdad del ciego.
    Mi abrazo grande por tu mirada en perspectiva y amor a las letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar de la verdad del ciego es la clave, pues él defendía la suya a costa de cualquier negativa. Pero es el niño (tal vez él mismo convertido en niño) el que le cree, pues 'mira' a su forma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. hola humberto hace tiempo que no pasaba por tu blog, seguro que el ciego ve con otros ojos, la poca fe del ser humano casi siempre cree en lo que sus ojos ve, asi que no podian creerte, los niños llevan toda su inocencia y ellos ven de otra manera besitosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de vuelta, Embrujo. El ser humano es muy extraño, dice tener fe, pero a la hora de mostrarla, falla.
      Un beso.

      Eliminar
  14. HUMBERTO yo creo que no hay mas ciego que el que no quiere ver y es precisamente lo que le ocurrí a tus vecinos, en cambio, tu veías con los ojos del alma. Preciosa historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy amable, Luz, el personaje posiblemente veía con esos ojos que no todos saben que tienen.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  15. Curiosa historia; un ciego que está tan ciego, que no quiere admitir que es invidente. En este mundo hay de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me pongo a pensar en la desgracia de padecer una ceguera, no sé si lo aceptaría sin delirar.
      Un abrazo, Tío Antonio.

      Eliminar
  16. El bastón blanco del primer párrafo da alguna pista sobre la verdad del cuento.
    En cualquier caso, los ciegos ven cosas increíbles y los sordos oyen música que a nosotros nos es inaudible. No sé si esto será verdad o no pero... me gusta pensarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se te escapó lo del bastón, veo que ése es el momento en donde se define tu verdad... tu verdad del relato, digo.
      Yo creo que se ve y se oye sin esos sentidos, de alguna forma muy particular, claro está.
      Un beso.

      Eliminar
  17. El peor ciego... el que quiere ver. Muy buen relato, Humberto. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces sería: "No hay peor ciego que el que quiere ver".
      Muchas gracias, Borgo.

      Eliminar
  18. Vivimos en un mundo de ciegos y lo triste es que el que consigue ver más allá de sus narices, lo tratan de loco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ciertas formas de visión que es preferible mantenerlas en secreto, de eso no hay dudas. Recuerda que siempre se dice que los artistas y los niños tienen algo de loco.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Humberto, que bello relato.
    Precisamente un niño en su inocencia es el que comprende al invidente.
    Te deseo de todo corazón que tengas un día, bueno un día todos los días felices.
    Un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario de gran ternura, Montserrat, me llegó, muchas gracias.
      Lo mejor para ti. Un beso.

      Eliminar
  20. Spero che il traduttore lavori bene!Mi piace,Humberto, questa storia breve,dove le parole ridotte al minimo necessario scolpiscono il personaggio e il mondo che lo circonda.Si potrebbe dipingerla!!!
    Saluti da Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. il traduttore funziona abbastanza bene, Rita, grazie mille!

      Eliminar
  21. Muy emotivo ese final. No siempre se ve con la vista. Dicen que hay un sentido más que permanece escondido para muchos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando necesito escribir algo se produce algo muy particular: puedo estar con los ojos abiertos, pero mi cabeza se cierra para cualquier sentido que no sea ése, no sabría explicar cuál, que me lleva al texto. Me doy cuenta de que miro sin ver, que lo que está delante de mí está en una dimensión muy lejana. Son estados muy particulares. Me sucede más con los textos que nacen con soltura. "Ciegos" no es el caso, la idea llegó fácil, armarlo me costó bastante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Por afinidad de ideas, el relato sobre el clarividente invidente me lleva a esa otra impresionante obra de J.Saramago, el 'Ensayo sobre la ceguera'.
    Todo un sistema de códigos morales puede venirse abajo estrepitosamente sin más que este mundo estuviera habitado absolutamente por invidentes perpetuos.
    ¿Quién presenciaría nuestro quehacer? ¿Qué seríamos capaces de hacer si NADIE nos viera realmente?
    La reflexión está servida.
    El papel del niño en tu relato, fundamental.
    Valga como didáctico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, pero tienes razón, cómo no acordarse de Saramago cuando se habla de ceguera.
      El niño es fundamental, sí, pero es un enigma por qué... a menos para mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. There is more to this world than can be "seen" with our eyes, so you do not need eyes to see :D XXX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. When we need to see beyond the day-to-day, then we don't need any eyes.
      Thank you, Gina.
      XXX

      Eliminar
  24. Dib:
    A veces nos empeñamos en que la realidad se ajuste a nuestra percepción.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, Diego, vivimos tratando de meter la realidad en nuestra cajita de entendimiento. Yo me hago cargo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. Muchas gracias, Trimbolera.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  26. Humberto, un relato que despista los sentidos es de agradecer. Uno quiere creer al protagonista con los ojos cerrados a la realidad, pero es esta misma, la que lo descubre todo. De todas formas, si el invidente dice que ve, ¿quién somos nosotros para llevarla la contraria?

    Me gustó mucho este microrrelato.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Nicolás, los sentidos tienen que ser despistados para que podamos meternos en ese juego de ver-no ver del protagonista. ¿Quién sabe la verdad? Yo no.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  27. Yo creo que él ve, no tengo dudas. Quizá con el corazón, cosa que nos cuesta a los demás. El sentido de la vista es el que más nos guía y hace que perdamos otros. Merece la pena taparse los ojos de vez en cuando y abrir los demás sentidos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para escribir, nos tapamos los ojos y buscamos algún otro sentido que nos acerque a ese mágico mundo del arte. En mi caso aún no sé cuál es, pero la visión también cumple su papel.
      Un abrazo, Anita.

      Eliminar
  28. Cuanto dices en este breve relato ! La ceguera de mentes es la más grave.
    Besos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Gamyr, hay mucho concentrado en el breve texto, son las reglas de este tipo de literatura.
      La ceguera de mente nos lleva a la peor ignorancia, porque hay una buena. Esto es, ignorar nos lleva a aprender, pero ignorar y establecerse en esa ignorancia nos convierte en obtusos.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  29. La ceguera colectiva, nos lleva a vivir en una sociedad, donde solo vemos al que màs tiene.

    un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. UF, qué tema, Paco, es verdad, la sociedad ve el brillo del oro... o de los metales falsos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. No he podido evitar sacudir la cabeza mientras sonreía, al llegar al final del relato y darme cuenta de lo ·"ciega" que había estado yo mientras leía... Muy bueno, Humberto.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno eso, cuando entro en algún texto, sea un cuento o una novela, entro como ciego, sin ideas previas, sin preconceptos, me dejo sorprender.
      Por cierto, no tienes idea de las veces que me sorprendo con mi propio texto, esperaba una cosa y termina siendo otra.
      Un saludo.

      Eliminar
  31. Un relato con profundas implicaciones, nos forjamos actitudes e ideas sobre todo que nos predisponen a no conocer la verdad. Uno de los grandes defectos del ser humano.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que se escape al ser humano que la verdad, pero sucede que no es tan fácil aceptarla, es mucho más cómodo vivir un poco ciegos. Es el mensaje.
      Un saludo.

      Eliminar
  32. Siempre espero que me sorprendas al final de tu relato, y siempre lo consigues de la forma más inesperada e ingeniosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un día puede fallar, Carlos! Y será una falla humana, así que aceptable.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  33. ¡Qué delicia de entrada! Me encantó, Humberto :)

    ResponderEliminar
  34. Lindo y reflexivo texto.
    Cierto hay otras maneras de ver cuando se esta predispuesto a ello.
    Me ha gustado mucho Humberto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, hay que estar predispuesto, cuántas veces quiero ver algo y mi actitud no me lo permite.
      Muchas gracias, Cecy.

      Eliminar
  35. Ya se sabe: no hay más ciego que el que no quiere ver.
    Y qué es la ceguera??? NO es ciego sólo el que no ve.

    Precioso cuento :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy ciego a muchas cosas, querría dejar de serlo, te lo aseguro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Muy bien rematado este impecable micro. Felicidades, Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Torcuato, vale doble viniendo de un especialista en micros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Mirar sin anteojeras, casi como de costado, te diría, para percibir lo que los otros y otras, no ven.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, deberíamos colocarnos anteojeras en diferentes ángulos, así veríamos la realidad desde muchas perspectivas. Es una buena idea para cualquier artista.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Hola Humberto !!! Que hermosura !Vaya final !!! El niño le permite ver el amanecer y siente su presencia, con èl no esta ciego !!

    Besos y un fuerte abrazo

    Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy cariñoso, para conmigo y para con el texto, así de simple.
      Gracias y un beso enorme.

      Eliminar
  39. Ser ciego tiene múltiples significados, lo que pasa es que solemos quedarnos con el que significa discapacidad física, pero, ¿qué hay de los cerrados de mente que no ven más allá de la vuelta de la esquina?

    Me ha encantado, mantiene muy bien la tensión hasta el final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, la ceguera no es sólo la del bastón blanco y los anteojos oscuros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Entonces, me queda claro, que hay demasiados ciegos entre nosotros, de esos a los cuales, los ojos le funcionan perfecto. Un abrazo.
    Hermoso texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente resumido, Cuervo. Ojos que ven bien sin ver.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  41. Sigo pensando que me recuerdas a "el loco". Uno de mis escritores favoritos, además es De nacionalidad árabe, que coincidencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las coincidencias son muchas, por eso nuestros blogs son novios ;)
      Y no me compares que me pongo celoso, je.
      Besos.

      Eliminar
  42. Hay más de una manera de ceguera, una es física y otra es mucho más profunda, está en el interior de uno mismo.
    A veces se es más ciego mentalmente que físicamente. Forma parte de la incredulidad del ser humano, que si no cree en lo que tiene delante piensa que no existe.
    No hay peor ceguera que la del corazón y el pensamiento.
    Los niños actúan sin prejuicios y con la mente abierta, de ahí que comprendiera que el hombre podía ver, pues no era ciego para lo que de verdad importaba...para sentir el amanecer.
    Buen relato Humberto, me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte nos permite ver de otra manera, no ceñirnos a lo que socialmente intenta condicionarnos.
      Si nos quitáramos ciertos prejuicios, todo se vería más bonito.
      Muchas gracias, Uxue.

      Eliminar
  43. Perfecto, hermosísimo y con un final increíble. Es un placer leer relatos tan sabios e inmejorables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué honor estas palabras, amiga, me siento orgulloso.
      Un saludo.

      Eliminar
  44. Los ciegos son los demás, es 'evidente'.
    Gran micro, Humberto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ciegos en diferentes planos aquí.
      Muchas gracias, MJ.

      Eliminar
  45. Al protagonista no le hace falta la vista. Se guía con el corazón mientras atesora atardeceres en el alma. Una joya Humberto. Siempre disfruto de tus ficciones y de esta mucho más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ponerles algunas palabras más al texto, Daniel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. No cabe duda que es un gran relato, una maravilla leerte. "Deja que los muertos entierren a sus muertos" Mientras tanto... vive. El ciego veía mucho más que ellos porque su clarividencia era tactil y sólo con abrir los ojos los veía...Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querida Julie, eres muy amable.
      Un beso.

      Eliminar
  47. Algunos ciegos logran desarrollar otros sentidos en forma de compensación. Acá se ve claramente que lo que se desarrolló fue la inteligencia para ver más allá de las posibilidades.
    También es cierto que "otra mirada" nos sitúa en aquellos que niegan la realidad....o no la pueden "ver". Un texto con varias puertas de salida, por cierto muy bueno. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Dany, hay varias puertas de salida... alguna me gusta más a mí, pero no puedo (debo) decirlo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  48. Dios.
    Es genial. Me has tenido en la más absoluta intriga desde la primera palabra.

    Dicen que el microrrelato es género más difícil. Y estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso: mi forma de relatar necesita entre 6 y 7 páginas de word para desarrollarse, pero cuando comencé con esta modalidad, me sentí muy cómodo. Sí me cuesta encontrar una idea digna, eso es difícil.
      Un abrazo.

      Eliminar
  49. Mira, ¿que ves?,¿que presientes?: El invidente, no ve pero presiente,oye,no ve el rostro, pero,oye la respiracion;los sentidos se desarrollan, y la sensivilidad con ellos.

    ¿Pero nosotros,los que miramos vemos de verdad ho no? un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pregunta que queda abierta, querido amigo Julio.
      Te pido disculpas por no pasar tan seguido por tu espacio, pero ojalá sepas que eres de los incondicionales aquí, uno de mis preferidos. Un amigo a la distancia.

      Eliminar
    2. No Humberto, yo mantengo el espacio para seguir ha los savios como tú que enseñan, con parabolas:lo que yo pongo en mi espació: no bale la pena. Un abrazo

      Eliminar
  50. Estimulante micro. Nos ilustra como siempre hay manera de compensar alguna carencia. Y captura dede el arranque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, tú sí que sabes de micros, pues eres especialista en eso, como le dije a Torcuato. Eres el el pilar de El Microrrelatista.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  51. Muy bueno Humberto. Con los ojos cerrados, se ve mejor, dicen por ahi!

    Saludos!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto eres genial!!!

      Eliminar
    2. Pablix: Muchas cosas se "ven" mejor con los ojos cerrados, el amor, por ejemplo. Un saludo.

      Tracy: Muchas gracias, 'genial' es una palabra fuerte, la acepto por amistad. Un beso.

      Eliminar
  52. Respuestas
    1. Simplemente muchas gracias, Horacio.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  53. Very unique Humbert.
    Love this one.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Unique' is such a nice word, Lisa! Do I deserve it?
      Thank you so much!

      Eliminar
  54. Que hermosa historia, está llena de reflexiones.

    No hay nada como creer en uno mismo a pesar de lo que nos rodea

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es fundamental, pueden decir lo que les plazca, mientras uno tenga fe en lo que hace, nada logra derrumbarte. Me gustó tu punto de vista.
      Besos.

      Eliminar
  55. es bueno superarse, al fin y al cabo podemos decir que no hay más ciego que el que no quiere ver

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así reza el dicho, nos queda llevarlo al campo de lo práctico.
      Gracias, Abismo.

      Eliminar
  56. Estupendo relato, esperaba el giro, aunque realmente me sorprendió. "El invidente clarividente" excelente titulo para un libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó cómo sonaba, así, cacofónico.
      Muchas gracias, Odialex.

      Eliminar
  57. (Noa del Taller Literario del Face)
    Me despertó mucha ternura, somos los "videntes" los que muchas veces no vemos...¡hermoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Noa, y hago extensivo el agradecimiento a todo El Taller Literario del Face.

      Eliminar
  58. Querido Humberto, lindo conto, surpriendente, comovente, mas muito belo, entre o acreditar no persogem ou no coro de personagens, o que vêmos e o que não queremos ver, e o que não conseguimos, afinal ? o que vemos? e a verdade, quem realmente a tem, el ñino ? nossa criança interna, mesmo velha, a de sempre. Caro, belo conto, inspirador.
    ps. Meu sempre imenso abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Você acredite em quem quiser que vai estar bem, Jair. Eu ainda não me decidi. Provavelmente seja na criança interior.
      Abraço enorme.

      Eliminar
  59. "No hay peor ciego que el que no quiere ver"

    Saludos
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así dicen, pero ¿será verdad?
      Un saludo.

      Eliminar
    2. jajajaja yo creo que sí, bueno hay días. Yo por ejemplo soy muy buena observadora a todo lo que me rodea.

      Eliminar
    3. Ayer te he dejado comentarios en otras entradas, pero no las veo. El blogger se las comió jaja.

      Eliminar
    4. Quedaron registrados, Flor, sólo que cuando se superan los 200 comentarios, hay que ir hasta el fondo de la página, debajo del cuadro de comentario y hacer click donde dice "cargar más", entonces aparecen todos los comentarios. Eso sí, hay que hacer tantos clicks como sean necesarios para llegar al último. Creo que es un error de bloguer.
      Un beso.

      Eliminar
  60. Me llenó de ternura !
    Muy bonito!
    Bss niño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo bien que me sienta la palabra "niño", más viniendo de una gitana.
      Muchas gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  61. (San del TLF)
    Hay ojos ciegos, y son justamente de aquellos que no quieren ver pudiendo hacerlo, O buscan (ciegamente) convencerse de ver lo que no es...te felicito, siempre profundo en tus mensajes, un placer leerte amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, San, ya lo dije en el Face, no hay mucho para agregar, sólo mi agradecimiento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  62. A mi me pasa con la audición, hay veces que me hago el sordo y otras veces con la mente y me hago el boludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si hablara de mí, yo siempre me hago el boludo, no hay mejor posición para que los demás muestren su verdad. Después se pegan los dientes contra la pared, al menos contra la mía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  63. No siempre creemos en aquello que no podemos ver, sin embargo, creyendo es como se producen los milagros.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, los pequeños milagros que viví en mi vida se debieron a que creí.
      Un beso.

      Eliminar
  64. cuando de misteriosas situaciones
    se trata
    Humberto, genial
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Omar, te mando un abrazo.

      Eliminar
  65. Un escrito profundo y perfecto, pero, que cierto es que no hay más ciego que el no quiere ver, y en cuantas ocasiones hemos debido asumir esto.
    Existen hoy más que nunca, ojos que se hacen ciegos, para no ver la cruda realidad que vive el mundo.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profundo y reflexivo comentario, Lore, muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  66. Siempre sorprendiendo con tus escritos...y no hay mas ciego q el q no quiere ver...buena semana para vos!

    ResponderEliminar
  67. Excelente.

    El remate es perfecto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Gaucho amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  68. Solamente es ciego, aquél que no quiere ver...me ha gustado...un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fibo, sabes que es muy bueno tenerte nuevamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  69. Me encanta, Humberto, me encanta. Es cierto que no hay más ciego que el que no quiere ver.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegre que te haya gustado, Mos.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  70. jajajaja, Buenisimo amigo me alegraste la mañana con este fabuloso relato, como lo he dicho en otras ocaciones eres un genio al escribir estimado amigo, saludos desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haberte alegrado la mañana no es poco, ¡qué bueno!
      Muchas gracias, SL.

      Eliminar
  71. Tu creatividad no tiene límites, Humberto, y el poder de sínesis para decir todo en pocas palabras es sorprendente!!

    Un beso enorme, ya extraño una nueva entrada.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me metes presión, Sabri, puede que un día aparezca el límite... espero que no ;)
      Un beso.

      Eliminar
  72. Grande Dib! Siga adelante que usted es el mejor!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, sigo hacia adelante...
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  73. Quienes eran los ciegos, Humberto? los habitantes o el niño y el personaje?
    Tal vez todos y ninguno, así somo los humanos.

    Un besazo.
    Lula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas preguntas que (te aseguro) no podría responder.
      Muchas gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  74. sonreí sobre el final. la intriga dejó paso a la sonrisa. los niños saben, ellos ven.

    abrazos*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos ven y nosotros estamos ciegos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Brillante este texto. De lo mejor que he leído en el poco tiempo que llevo aquí. Gran final.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer leer sus palabras, mi querido Yoni.
      Le mando un abrazo... o nos lo daremos en alguna próxima reunión.

      Eliminar
  76. Este relato es una alegoría al fenómeno, a la soberanía de la intangibilidad...qué hermoso relato Gran Dib...

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriela, has ido hasta el fondo del sentido y has encontrado un núcleo que ni yo (como autor) podría haber expresado mejor.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  77. Hombre, sí. Es que cada cual ve al final lo que mejor le place. Quizás realmente no ve pero viendo aquello que los demás no ven y que no logra cubrirse por la sola descripción. Pero él no podría saber aquello. Pues no puede no ver con sus ojos y sí ver con los ajenos.

    ¡Buenísimo el texto! El invidente clarividente. No me cabe duda. Hay más ojos que un par por persona.

    ¡Saludos pues!

    F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro de esos comentarios que no merecen ser manchados por una apreciación mía, si así como está dice lo que tiene que decir.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  78. Magnífico texto Humberto.
    Grande es la ceguera que viste de luto la sociedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran reflexión, Jorge, te agradezco mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  79. Ese niño es el, su propia compañia, su ' no soledad ' , su pureza , su 'casi loco' , su pequeño 'mundo inmaterial e impalpable' , su 'alma buena'....su 'alma buena' ,que cada tanto la debe acariciar y recorrerla con sus dedos, para no olvidarse de ella, para saber que sigue ahi, protegiendose de la humanidad....// ¡ Maravilloso....haber tomado como figura,' la ceguera' ,para representar una realidad triste...en la que todos estamos inmersos , en la que nuestros sentidos disparan para donde quieren o hacia donde pueden ir, solo para sobrevivir...!!!...Y , en este relato nada como una frase de Ernesto Sabato : ' ser original es en cierto modo estar poniendo de manifiesto la mediocridad de los demas '... // ¡ Hoy creci...este relato, algo en mi produjo, lo se...!!!

    * Espero entienda lo que quise manifestar, dudo si mi idea se transmitio correctamente...pero ya esta, agradecere cualquier 'manera de redondear lo que expuse'...el intento fue bueno de mi parte, que llegue bien,es mi deseo...¡ gracias!

    Mariana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario no necesita de ningún redondeo, Mariana, es una gran interpretación de lo que no dice el texto, casi se parece a la mía que, por razones obvias, no debo decir.
      Un gran cariño.

      Eliminar
  80. Quienes son los ciegos?, no hay mayor ciego que el que no quire ver.
    Es buenísimo este relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. nadie miente. cada quién justifica su verdad desde su propia percepción de las cosas con todas las razones que crea válida. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decir, como la vida real...
      Un abrazo, Draco.

      Eliminar
  82. Es que si por fin nos diéramos cuenta y aceptáramos la realidad de que el ciego no es tal, me pregunto ¿Con que nos consolaríamos? Mejor que él no vea y que yo siga siendo una bendecida por ver…mmm…veo?
    Mire en los vericuetos existenciales en los que me hace meter.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos vemos y no vemos, Magah, y no es una frase pseudointelectual, es así de real.
      En una época que atendía pacientes (uf) podía constatar esta realidad de una manera alarmante. Lo peor es que no sucedía sólo en el campo de lo simbólico, pues muchas cosas se nos escapan allí, hablo de cegueras reales frente a datos empíricos concretos, como por ejemplo... no, mejor no, si no voy a parecerme a Rolón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  83. Pues no sé HUMBERTO, te aseguro que empiezo a pensar que eres un malabarista de las ideas. Algunos escritores lo hacen con las palabras, tú eres de ideas encriptadas y mira...¡¡ya ves tú a mi meeencantan los acertijo!! otra cosa es que los resuelva adecuadamente.

    No lo sé, sin duda hablas de la ceguera interior que es mucho más terrible que la física, a veces lo obvio para todo el mundo es negado con extrema tozudez por quien lo sufre, a veces por ese motivo no nos dejamos ayudar, porque no asumimos nuestras carencias... podría ser sin embargo que aquí hables de la idea del principito " lo esencial de la vida es invisible a los ojos" pudiera ser esa tu idea, quizá por eso ese niño es el único que aprecia que tu protagonista ve lo que los demás son incapaces de ver con sus ojos... los niños son los únicos seres del universo que pueden ver con el corazón... sin duda él tiene los ojos más fiables que existen.


    Sea como sea como siempre, casi mágico tu texto.



    Un beso grande HUMBERTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es cierta, no hablo de la idea del Principito, en este blog está prohibido Paulo Coelho y Saint Exupery... ah, y Bucay, pero no creo que lo conozcas ;)

      Hablando en serio, yo no puedo dar mi punto de vista, pues sería tendencioso, sin embargo sí puedo decir que no hablo de ceguera física solamente. El título, para mí, lo dice todo, no es "Ciego" sino "Ciegos".
      Un beso enorme, querida María.

      Eliminar
  84. Adivinaba los objetos, por el ruido que hacían al levantarlos? O es que es un gran vividor a costa de la pena que sienten los demás hacia su ceguera?

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, ¿Qué responderte?
      Si esto fuera un multiple choice pondría "ninguna es correcta"... y tal vez terminara desaprobando.
      Un beso.

      Eliminar
  85. Somos ciegos que pueden ver pero que no miran dice Saramago.. Siento que este redoblo la apuesta preguntando acerca de la ceguera y para ello usaste al ciego y al niño..
    ME gusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saramago fue un grande, con su libro sobre sobre la ceguera, casi agotó el tema para cualquier sujeto que se preciase de ser escritor.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  86. Los ciegos son los otros...chau, Arianna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me gusta, seca, ríspida, cortante ;
      Un beso.

      Eliminar
  87. Magnifico y desconcertante. Tienes el don de la creatividad y el misterio en tus letras... no se que más decir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes que decir nada más... Muchas gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  88. El poder ver con los sentimientos y los otros sentidos, es mejor que un par de ojos...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo, pero no es algo fácil de lograr.
      Un cariño.

      Eliminar
  89. Olá entrei para fazer uma visita e adorei.
    Já estou te seguindo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valeu, Branca... já passei pelo seu cantinho, está bom mesmo!
      Bjs.

      Eliminar
  90. Y es que desde tiempos inmemoriales el lazarillo de un ciego siempre fue un niño; porque su inocencia y la pureza es la luz que se debe seguir para dejarse guiar. Magnífico Relato, Humberto.
    Me encanta tu blog y, si me lo permites me hago fiel seguidor de tan maravilloso espacio lleno de magia y sensaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que te lo permito, Pedro, te agradezco la visita y las palabras sobre este texto.
      Un abrazo y no perdamos contacto.

      Eliminar
  91. Y entonces está prohibido Coelho. Pues sí. Yo también, si pudiera, lo prohibiría.

    Te respondí la pregunta que me hiciste, si es que todavía es válida. Y fíjate, digo yo, todos vemos y no vemos. ¿Qué no vemos especialmente? A nosotros mismos. El observador para serlo no debe observarse. Es un poco triste eso, ¿no? Descartes arruinó un tris mi vida jejeje. Me recuperé con años y la cerveza de los viernes.

    Nuevamente un abrazo.

    F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no habría que prestarle mucha atención a los filósofos, a mí fueron destruyéndome la existencia -en una sucesión sin fin- desde Platón hasta Cioran. Luego no les di más importancia.
      Ahora bien, ser un observador no participante es bueno para hacer ciencia, pero no me lo imagino en la vida real. Bueno, tal vez sí, después de muchas cervezas de viernes.
      Abrazo.

      Eliminar
  92. Se me ocurre: ojos que no ven ...
    Bella prosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se te ocurre bien, Mei.
      Muchas gracias por venir.

      Eliminar
  93. Que bonito, el ve con los ojos del alma y del corazon.
    Besos.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?