24 de septiembre de 2012

Tres Tristes Trechos


Como todas las noches desde hacía 37 años, José fue hasta el baño para quitarse la ropa de calle. Allí se puso el viejo pijama de algodón y salió casi tan limpio como había entrado, era una pena que se le hubieran formado esos grumos blancuzcos en las comisuras de los labios.

-Espero que hoy estés más tranquilo, hace varios días que lloras y te revuelves en la cama mientras duermes- le dijo la esposa ya dentro de las sábanas.
-Lo siento, últimamente no estoy descansando bien.
-Ya vamos a conseguir ese dinero, no te preocupes…
-No es por eso, mujer, son sólo pesadillas- gruñó él, acomodando la manta.

Se metió en la cama, se quitó los lentes y los dejó sobre la mesilla de noche. Le echó un vistazo a la foto de sus hijos (le sonreían, o eso imaginaba él) y luego apagó la luz. Como si lo hubieran pactado de antemano, cada uno se dio vuelta hacia el lado opuesto del lecho, culo contra culo. Pasados más de 3.600 tic-tacs, ya estaban subidos sobre la ominosa cornisa de la medianoche, pero ninguno de los dos conseguía dormirse, ella: por las penurias del día anterior, él: porque le intrigaba saber quién encontraría sus cuerpos al día siguiente.

347 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘El examen’.

    Para la próxima entrada, les tengo reservada una sorpresa, sólo puedo anticipar que será un texto más largo, de ésos considerados ‘impropios’ para el mundo de los blogs. Pero me estoy adelantando demasiado.

    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Me imaginaba un final truculento, y lo he tenido...
    Genial el texto, como todo lo que he leído tuyo. Estaré esperando el texto impropio para el mundo de los blogs entonces.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva, NECESITABA escribir un final así: no sorpresivo, donde el pulso lo marcara el texto... creo.
      Besos y muchas gracias.

      Eliminar
  3. Genial ! Mi corazón se detuvo por un instante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que siga latiendo, por favor...
      Muchas gracias, un abrazo.

      Eliminar
  4. al final resultó inútil tanta limpieza personal de su parte, porque sea quien sea que lo encuentre, notará que se ha ensuciado él y las sábanas de la cama. una lástima por la doña que de seguro la pueden encontrar con los ruleros y las cremas antiarrugas en su cara. ¡vaya espectáculo!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo pensaba, Draco, una pulcritud innecesaria, al menos que fuese veleidoso hasta para la muerte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. HASTA LA ULTIMA PALABRA DABA LA SENSACION DE OTRO FINAL,LO LEIA ,Y TAMBIEN OBSERVABA QUE EL RELATO TERMINABA PRONTO PARA CURIOSIDAD,EXCELENTE CIERRE,MUY BUENO
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo me imaginaba lo que iba a pasar, ya cuando terminé el primer trecho ;)
      Un fuerte abrazo, Horacio, muchas gracias.

      Eliminar
  6. humberto... siempre logras un par de cosas. Por lo pronto me intriga quien los encontrará

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y tú crees que a mí no me intriga?
      Creo que no hay persona que me deje con más dudas que yo mismo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. oooh! Dios! Bueno, todos nos vamos a morir algun dia! Pero que certeza tenia de que sucederia aquella noche?

    Muy buena historia!! Como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan cierto como que él tenía un arma en el cajón de la mesilla de noche... bueno, eso imagino yo, sabes cómo son estas cosas.
      Un abrazo, Gary.

      Eliminar
  8. Siento decirte que te atrasaste un poco, hoy salió la nota en los diarios hoy. Por los lentes y la marca del pijama de él los reconocieron... quedaron abrazos y al fin sonrieron.
    Besillos de susto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es encontrarle un final sorprendente a la historia, Sara, ¡lo digo muy en serio!
      Un beso enorme.

      Eliminar
  9. Los tres son tristes trechos. Pero curiosamente...para el mi el más triste es el primero. Voy a leer los anteriores....no creas que va a faltar mi comentario.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que concuerdo con vos, Dany, al menos el 1° es el más patético.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. No solo era limpio también le gustaba compartir..hasta la muerte, ja ja.
    Hablando en serio, es el temor de los que vivimos solos, al menos yo me relaje cuando vi el lado positivo: acostarse y dormir....que mejor (igual trato de estar siempre limpita y arregladita, ja ja)
    Besotes limpios....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir la muerte no es algo que me atraiga. Yo creo que la muerte es el hecho más individual, el más solitario.
      Besos de los que quieras, Oriana.

      Eliminar
  11. ¡Hola Humberto! No me gusta el final del relato porque es triste, pero está muy bien construido, personas singulares en un mundo plural. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía mucho que no escribía uno de estos, María, hay que variar, y los tristes cuentan.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  12. Impactante tu texto Humberto !! Como siempre, único y maravilloso. Mi humilde comentario solo refleja una frase que escuché hace poco en la radio, el periodista, remarcaba la tendencia necrológica de su abuelo quien acostumbraba decir todas las noches: chau, me voy a morir por un rato !!! .... Leerte es una excelente manera de empezar la semana Humber !! Un gran abrazo !!!!!!!!!
    Vanuchy Fortinera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una frase interesante, más de uno dice (no sé si Borges también) que el sueño es un ensayo de la muerte.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por las amables palabras de siempre.

      Eliminar
  13. Ja Ja, cuantos maridos soñaron ese final, (pero ellos vivos, claro)
    Intrigante tu texto amigo, muy bueno.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay de todo en el mundo. Espero que no muchos maridos piensen así ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Do you think? I found it a bit dull...
      Cheers

      Eliminar
  15. Si de a trechos se construye la vida, cosa que así creo, algunos podrán ser tristes y otros no tanto y de todos podemos aprender.
    Eso si, algunos aprendizajes quedan para el manual de generaciones venideras, mientras que para el presente el obituario suele ser la firma del autor.
    Muy buen texto Humberto, y esperamos lo impropio para la próxima entrada!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con vos, Etienne, me refiero a los trechos de vida y a que, muchas veces, el aprendizaje queda para el que viene. Creo que éste es uno de esos casos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Dib, después de leer este texto sólo me resta decirte que me encantaría irme de copas contigo, pero creo me emborracharía un 7% menos que tú.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sabría decir qué porcentaje, pero concuerdo con que tendrías que emborracharte menos que yo, si no, ¿quién me llevaría de vuelta a casa?
      Abrazos.

      Eliminar
  17. Esta bien preparase para el encuentro con la muerte. Yo lo haría si supiera cuando llegará o eligiera mi final.
    Por ahora siento temor del más allá y por eso me quedo más acá

    Buen texto como siempre

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el paso del tiempo, cada vez me preocupa menos ese momento, pero ojo, aclaro, todavía -y por mucho tiempo- quiero estar con los de este lado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. leer estas cosas... a esta hora de la noche.. ussshhh!!
    beso escalofriante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la muerte, después de todo, es un hecho de lo más natural. Ahora bien, que te mate tu marido mientras dormís, no.
      Perdón, la próxima te aviso si es oscurito ;)
      Besos de los que quieras.

      Eliminar
    2. yo por las dudas... no tengo marido. No sé si más feliz, pero al menos tendré una vida más larga

      Eliminar
    3. Não foi edificante, melhor um bom namorado e a serem felizes ambos os dois!

      Eliminar
  19. Pero como estamos!!!
    Esos grumos blancuzcos en las comisura de los labios... Cianuro? Arsénico? (Uyyy, hacía mucho tiempo que no utilizaba esta palabra)
    Me sonó la alarma con ese detalle, pero luego lograste distraerme con el relato. Y eso me gusta! Ahí está el secreto. Mostrar y no mostrar.
    Y guiar al lector y luego dejarlo acabar la historia como quiera. Estimular la imaginación. Porque si bien los mataste, quedan tantas cosas dando vueltas...
    Directo, letal. Y asi son las cosas nomás. Porque nos deliramos haciendo rulos, pero todo es más simple de lo que parece.
    Big hug for you, milord!
    P/D: Ya sabés que soy ansiosa. No avises que vas a publicar una sorpresa. Ahora cómo hago para bancarme la curiosidad????
    Mal hombre!!! :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre te tuve en alta estima como lectora, pero aún me sigue sorprendiendo cómo lees esos trazos tan sutilmente dejados.
      Esta semana matamos gente, parece.
      Tal vez el sábado suba el otro, falta poco, pero te aviso que NO es para blog... Anyway, does it really matter? No, of course, we need to make a change, once and for all!
      Big kiss, my BeeBee.

      Eliminar
  20. Dejar a la imaginación .....
    Ay, estoy a punto de ir a dormir y leer esto me impacta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te prometo, Pato, que mañana te levantas sana, salva y feliz. Vas a ver ;)
      Besos.

      Eliminar
  21. Lo más importante de un cuento es lo que no se dice..... Dib, muy bien lo has mostrado, me voy a dormir con mal sabor de boca.... literalmente.

    Abrazos.

    Gus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La técnica de Hemingway, Gus, el famoso 'cuento iceberg'.
      Espero que no se te hayan formado grumos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Hacía mucho que no te caías con uno así Humber, ya me lo veia venir.

    Me encantó la imagen TAN ADECUADA al relato. 3 de 3.
    Besos

    Stefi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo os extrañaba, hubo una época en donde todo era oscuro aquí, después se iluminó, no sé por qué.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  23. Un micro con muy buen ritmo y final cortante. Nada hace suponer que ese hombre maquinara el final conjunto de la pareja, pero es que la desesperación puede llevar a cualquier lado, incluso la misma muerte.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay persona a la que le tenga más miedo que a aquella que esté desesperada, te lo aseguro.
      Un abrazo, Isabel.

      Eliminar
  24. Humberto..." Tres tristes trechos "
    Me hizo cosas leer esto, nosè que pensar...sobre todo tengo sueño,son las 1.01 am...y me haces reflexionar humm
    quien ha de encontrar mi cuerpo mañana ?...durmiendo jajajja

    ¡¡ intrigante

    un beso



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No reflexiones por esto, Doris, simplemente tienes que ir a dormir y rezar:

      Now I lay me down to sleep
      pray the lord my soul to keep
      if I die before I wake
      pray the lord my soul to take.

      Besos ;)

      Eliminar
  25. Por desgracia, la desesperación de muchas personas les hace cometer esas locuras,(lo más facil) al no tener atisbo de esperanza...aunque yo los catálogos como: ¡¡¡cobardes!!!...muy buen texto como siempre...un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué haría si me encontrara en una situación de desesperación, pero lo seguro es que no arrastraría a otro en mi decisión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Hola Humberto!!!!!
    Siempre me sorprendes...dejas que la historia se vaya desarrollando por sí sola, creo que te sale natural, te pones a escribir y piensas...haber qué sale esta vez,jaja, no en serio, tú tienes esa facilidad, tienes la idea y lo que quieres mostrarnos, pero luego es la historia la que se forma con vida propia como si tú ya no la manejaras, bueno en realidad sí claro, tú eres el dueño y señor de la palabra.

    Quién sabe qué cosas le preocupaban...qué dinero necesitaban, qué vida matrimonial llevaban, porqué esas manchitas en los labios y ella?? también las tenía? o la muerte le vendría por sorpresa?

    Espero no perderme tu próximo relato, (y si es largo mejor, pues hay historias que merecen la pena extenderlas más) ya que para entonces estaré ya de vacaciones, aunque todavía sin irme fuera, así que en los siguientes si no me encuentras aquí,no te preocupes, que no será por olvido, en cuánto pueda reanudo mis charlas contigo, jaja!!!!
    Un enorme abrazo, maestro!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo digo (y sé que es un cliché de muchos, pero debe ser cierto), muchas historias me van sorprendiendo a mí mientras las escribo, ésta es una de ellas, no había un plan previo, sí tal vez una idea difusa, pero así llegó.
      Bueno, espero que estés para el próximo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  27. Desconcertante, has logrado impresionarme, no me esperaba este final

    Besos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eso es bueno, Ame? Espero que sí, ya que todo es puro cuento.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Me as tenida boca abierta hasta el final, bravo!

    ResponderEliminar
  29. Tus finales son tremendos. Es como si nos llevaras por un caminito con musica inquietante, hasta que al final del mismo está el monstruo que se come a los niños... Bravo.

    Un abrazo, Humberto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la analogía, Miguel Ángel.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Un texto donde la soledad y el abrazo con la muerte estan mas que cantado,Triste relato de una cotidianidad sin esperanza,un saludo Maestro,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haber captado ese monótono e insidioso dirigirse a la muerte.
      Un abrazo, Agustín.

      Eliminar
  31. Sehr lesenswert und es macht hungrig auf weiteres...

    Servus und so long
    CL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ich warte auf eine andere Geschichte, dann...
      Eine Umarmung.

      Eliminar
  32. El final me ha encogido el corazón. Excelente Humberto! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Winnie0, no hay mucho más para decir.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  33. ¡Romper con la rutina puede hacerse de tantas maneras!Me gusta ese final pactado y contundente. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay una salida, pero es verdad que cada uno vive las desgracias de manera diferente.
      Un cariño.

      Eliminar
  34. Qué escelente final para rematar una historia que avanza poco a poco hasta ese desastre inesperado, pero que cuando es leído, aunque triste, se comprende.
    Me ha gustado muchísimo. Muy bueno, de verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luisa, es verdad, yo sentí que la historia avanzaba hacia... un final final.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  35. Detesto cuando -después de teclear un comentario con el que uno queda satisfecho- Blogger lo hace desaparecer con alguna excusa numerada.

    Acababa de escribir algo como esto:

    ¡Redondo, Sr. Dib!

    Un micro que condensa la intensidad de su efecto en lo soterrado por el autor. Es lo elidido lo que condensa la intensidad de efecto, dado que dominas el movimiento del péndulo narrativo de su progresión dramática con tu pericia para situar los espacios de indeterminación y seleccionar las palabras con gran potencia semiótica. El final sólo juega el papel de despejar dudas al lector.

    Mis aplausos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te lo dije, Pedro, vas a ser la persona que elija para prologar mi próximo libro. Haces que uno sienta más ganas de leer. Ah, y ya tengo ilustrador también. ¡Bingo!
      Muchas gracias.

      Eliminar
  36. "Como si lo hubieran pactado de antemano, cada uno se dio vuelta hacia el lado opuesto del lecho, culo contra culo."

    Hola Humberto! Sonrió de este pasaje conyugal. Un final digno de alabanza.Gracias por el texto. Esperas el futuro texto. Suena emocionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos con el próximo, a ver si termino desilusionando a todos :(
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  37. Humberto, relato de intriga y negro en estado puro. Esa resolución final deja tanto a la imaginación...

    Me gusta como plantas la semilla y dejas el fruto crecer hasta arrancarlo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nicolás, siempre eres muy amable. Me gustan tus interpretaciones.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  38. Humberto consigues mantener al lector en vilo, expectante. Me gustas siempre, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al borde de la silla, Icíar, je.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  39. ¡Qué bueno! Me encantan los finales sorprendentes.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte, Marina, ambos contentos, entonces.
      Besote.

      Eliminar
  40. Respuestas
    1. 'Vaya', mi querida pseudosocióloga, aquí era para que usted se pseudoexplayara con su pseudosaber ;)
      Besos y gracias.

      Eliminar
  41. Un final sobrecogedor, cierre perfecto de unos personajes asombrosamente redondos para un texto tan compacto.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personajes redondos y deprimentes, ¿no?
      Es lo que quedaba en mi cajón de personajes, Susana, esta semana estuvieron todos de licencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  42. Los grumos blancuzcos esos, con los 3600 tic tac, o los tres tristes tigres del trigal...
    Bajada de telón y me desapunto de detective. Caso resuelto.
    (Hoy estoy de Fiestas, literalmente)
    Abrazos 'maña'neros, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no queda mucho para los detectives, es cierto, no serviría como Thriller.
      Me dejas con la intriga, ¿cumples años?
      Un abrazo a toda hora, Pili.

      Eliminar
  43. Siempre con esos finales sorprendentes, que consigues mantenernos en vilo hasta el final. Eres todo un maestro en el relato negro y es un placer cada día más grande leer tus narraciones.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor viniendo de ti, Carlos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  44. Bravo, Humberto, me ha llegado seco y directo como el primer trago de un martini helado. Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era como un match de box de aficionados, en tres rounds había que definir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  45. estas transitando una etapa en la disolución de los grises, colorando la inmensa realidad en historias ignotas no por infrecuentes, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes qué, Tomás, éste se iba a llamar 'Gris', después me pareció muy cursi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. ¿él le puso veneno en la comida? A lo mejor ella se la preparó con antídoto, lo conoce de años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable, las mujeres tienen un sexto sentido... o séptico, lo que fuere, pero se nos adelantan siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  47. Excelente relato en tres párrafos.
    En esa frase de "grumos blancuzcos..." ya empieza el misterio y el posible final terrorífico de la escena. Pero artísticamente supiste alivianar la situación, sólo hay una preocupación de quién encontraría sus cuerpos....
    Admiro tus letras señor.
    Un abrazo de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el análisis, Genessis, me gustó más que el relato, creo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Respuestas
    1. Y... queda a criterio del lector. ¿Tú crees que yo lo sé?
      Un abrazo.

      Eliminar
  49. Y lo más probable es que seas vos, el autor. Decí que hoy amaneció con frío. Hacenos un favor, ventilá un poco antes que caigamos los de la morgue. Un café? Gracias, paso. No tomo café en tu blog ni el de Bee. Demasiado cianuro..:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale, Ato, aceptá un cafecito, no te hagas rogar...
      Bee es Yiya Murano, ¿sabías? Jaja.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. No me cabe la menor duda!! jaja! Tenés que buscar algún gadget que le sirva al lector para encontrar su comentario. Onda: Piso 3, Sector J - Cada vez que entro me siento como en el parking del Unicenter...jaja!

      Eliminar
    3. Me hiciste reír... yo también me pierdo, hay veces que alguien deja una respuesta en el comentario de otro y ahí me mató. Es un laberinto. Por ahora, lo puedo sostener.
      A propósito, un pelotudo te rayó la puerta del comentario, quedó escrachado en la cámara de seguridad.

      Eliminar
  50. Historia Real.
    Barcelona.
    Hace un mes.
    Muere una mujer.
    Unos días más tarde su marido lleva al hijo (tetrapléjico) al cementerio.
    Y delante de la lápida de su mujer le pega un tiro en la cabeza al hijo.
    Después se suicida.
    Deja una carta desesperada diciendo que no podía cuidar de su hijo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo, Toro, más de un escritor busca sus historias en los periódicos, Truman Capote fue el más conocido por ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  51. ¿Un arma? Yo me imaginé que habían cenado (ella sin saberlo, claro) un poco de arsénico, cianuro, quién sabe. Como sea, ya no despertarán, si es que se duermen. Con 37 años en la casa espero que los hijos vivan fuera, imagina que se los encuentra un chico de 14 años. Muy tétrico todo, como a mí me gustan. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según me dijeron, pero no tengo la certeza, los hijos ya están casados y viven en otra ciudad.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  52. Me apasiona el tema del insomnio. En mi caso particular, me resulta devastador, desesperante, aunque intento amigarme con él. Es la expresión más agobiante de los problemas de la vida adulta que rumiás en la cama los que no te dejan pegar un ojo: la enfermedad de un familiar querido o propia, un despido, la falta de dinero, una entrevista laboral, algún examen de esos que siempre andamos rindiendo en la vida, no sólo del tipo que describías en tu escrito anterior, aunque esos también me desvelan. El insomne tiene una actitud preocupada frente a la vida que es muy difícil de modificar, tanto como el insomnio una vez que se instala.

    Pero jamás fantaseé con la idea del suicidio a pesar de haber llegado a pasar cinco noches seguidas sin dormir, y te aseguro que se pierde claridad y foco. También me pasa a veces de acostarme junto a un insomne. Entonces nos abrazamos y nos ponemos a charlar para ver si podemos encontrar consuelo o contención compartiendo el desvelo, ya que aunque quieras, la solución no llega durante la vigilia nocturna.

    Creo que el rasgo de pulcritud del personaje tiene mucho que ver con el desenlace de la historia. Hay algo de pulcritud y detallismo patológicos en los suicidas, y hay momentos y edades en la vida en los que es más difícil ver la luz al final del túnel, sobre todo de noche. Me resulta imposible emitir juicio sobre los suicidas: me dan mucha pena.

    Buena historia. Me quedo a la espera de lo prometido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dos tipos de insomnio (no, no me voy a poner teórico, dejo al Doc fuera), pero para mí el más terrible es el de mantenimiento, es decir, ese que hace que te despiertes a mitad de la noche y ya no puedas recuperar el sueño.
      Y has detectado un rasgo fundamental en el suicida de la 3° edad: la pulcritud, la sistematicidad de las conductas.
      Muchas gracias por tu aporte en este texto.
      Besos.

      Eliminar
  53. interesante cierre para esa cotideaneidad.
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante pero no el mejor...
      Yo habría gastado mis últimos cartuchos en una ronda de putas y con mucho alcohol. Son estilos, siempre lo digo.
      Abrazos.

      Eliminar
  54. Intrigante historia, solemne acto de cobardía el de nuestro protagonista, efectuando un suicidio y un asesinato con premeditación y alevosía. No está bien ir por ahí quitándose la vida a causa de problemas económicos y mucho menos la del cónyuge. ¿ Qué pensarán esos hijos que parecían sonreírles en esa foto ? . Una triste y descabellada historia marca de la casa jejej, ya veo que los finales felices no te van mucho a tí, mi querido escritor jejeje. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas pensando... En este hay muerte, en el anterior hay un un cero en una hoja, en el previo hay un vomito de libro, en el otro la muerte de un Literal... Uf, ahora me preocupo.
      Un abrazo, Bosón.

      Eliminar
  55. Un dramón con final feliz para los herederos que supongo seguirán sonriendo (o son imaginaciones) esta vez desde la realidad.
    Un abrazo y como siempre me sorprendes gratamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena vuelta de tuerca, los herederos felices... pero, ahora que lo pienso, esta gente estaba mal de dinero, no, no sé si van a estar tan felices, piensa en los gastos de entierro multiplicados por dos...
      Besos.

      Eliminar
  56. Adorei o teu blog...
    Excelentes contos.
    Obrigada pelo carinho.
    Um abraço e uma boa semana
    Xana

    ResponderEliminar
  57. Respuestas
    1. Y sí, Marcos, no es muy alentador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  58. Que arte: para mantener en vilo al lector en un trecho tan cortito...-Esto solo lo pueden hacer los que dominan este género tan "negro".

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, Bertha... es que yo soy muy moreno ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Me tuviste con los dedos en la boca, comiéndome las uñas porque sabía que hoy había un texto fuerte. Igual no pensé que iba a matarse y a matar a la mujer, pobre!!

    Grande, Humber!!

    Sabri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Onicofagia! No, quítate ya esas manos de la boca...
      Besos.

      Eliminar
  60. Oh, Oh. Ese final me ha "matado". Un final triste, truculento y tramposo, porque acortar así el camino por pasar dificultades en el trayecto es bastante cobarde, y más si afecta también a los que amas.
    Siempre fabulosos e inquietantes tus finales.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sara, te aseguro que esta vez busqué que se intuyera el final, quería poner el acento en el clima de final inevitable... veo que no lo logré :(
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  61. Hoy en mexico ya se ha publicado la nota. APARECEN DOS CUERPOS SIN VIDAS, CULO CONTRA CULO... ELLA DIBUJABA UNA SONRISA, EL PORTABA UNA MONT BLANC CON LAS INICIALES HD.

    Excelente final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo no fui, aclaro...
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Solo se descubrió que la historia salió de tu pluma jajajaja

      Eliminar
    3. Pero no te meten en prisión por eso, ¿o sí? Je.

      Eliminar
  62. Que pena que a cierta edad el momento de la muerte no se aparte de la mente.. lo mas triste es que todos vamos para allá...ayyy. cruz..cruz!!! jajaa.

    Buen día Humberto
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para algunos una obsesión, total de esa nadie escapa.
      Besos, Diazul.

      Eliminar
  63. Espeluznante Humberto, es verdad que el final no me lo imaginaba feliz conociéndote un poquitín, pero… jo, es que vas a destroza mi corazón a fuerza de sobresaltos. Que patético el tío, pero pulcro y coqueto hasta el final. Me intriga como fué el suicidio y el crimen, pero… mejor déjalo, que me vas a matar a sustos.
    Dime Humberto, ¿tu piensas que el suicidio es una cobardía?

    Espero uno de tus increíbles y hermosos… pero terribles relatos, con un final feliz ¿sería una cursilada, de esas que nada te gustan o podría ser posible? Yo lo esperaré.

    Besos y cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi idea del suicidio es muy... extraña. Creo que deberíamos ganarle de mano al destino o como se lo llame, la muerte debería ser una decisión de cada uno, en ese sentido estoy a favor del suicidio. Pero no arrastrar a otros en semejante idea.
      Eso sí, no creo en el 'suicidio show', es decir, habría que hacerlo en el último rincón del planeta, para que ni se encuentre el cuerpo.

      Aclaro, por las dudas, es una idea, ni siquiera lo pensé a conciencia.

      Puede haber con final feliz, claro, de hecho si lees creo que vas a encontrar varios, tal vez no sea a lo film norteamericano, pero hay.

      Un beso.

      Eliminar
  64. Me contaron que una persona conocida por la familia de toda la vida, siempre dormía con los labios pintados... por si acaso. No sé cómo quedarían las sábanas al día siguiente; la cuestión está en que cuando murió, a plena luz del día, iba sin maquillar. Está visto que la muerte no tiene consideración :)

    Siempre me propongo que tus relatos no me pillen desprevenida, pero no hay manera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble la vida real, si uno lo contara, no nos creerían, dirían: mira que pintarse los labios para morir coqueta, eso sólo pasa por la mente de un escritor... y no muy bueno.
      En fin... Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  65. Creo que el trecho más triste es el cuarto…ese que va desde que suena el despertador hasta el final de la vida de sus hijos.

    Siempre es especial leer-te.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hay un cuarto trecho oculto, pero es ese cuarto trecho el que le preocupa al hombre, puedes constatarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  66. Triste final, imprevisible, sorprendente, sobrecogedor, absolutamente genial.

    ResponderEliminar
  67. Respuestas
    1. Yo lo presentí, ya lo dije, pero tampoco lo esperaba... lo recontrajuro.
      Un abrazo, Icue.

      Eliminar
  68. Quedo sin palabras, realmente impactada, morir ella sin siquiera sospechar.

    Morir es parte de la vida, pero sea Dios quién decida.
    Tremendo escrito poeta amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es muy extraña, Soledad, por lo general supera a la ficción.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  69. Humberto, pintas el retrato de un ser egoista.
    Hay que ser muy egoista para suicidarte y matar a tu compañera sin pensar en las consecuencias.
    Imaginaos lo que van a sentir sus hijos (esos que le sonríen desde la foto) cuando descubran lo ocurrido.
    Les ha cargado con una culpa de por vida sin ni siquiera darles una razón.
    Un final ciertamente inesperado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo espero que mis personajes no se reúnan a decidir sobre mi vida.
      Un beso, Belén, muchas gracias.

      Eliminar
  70. Infelizmente casos como este estão acontecendo muito devido à crise económica. Sempre pensei que como ele tinha vestigios de veneno nos lábios só ele se suicidaría. Pelo que entendí ele resolveu por fim à vida da familia toda.

    São situações bem tristes que você uma vez mais conseguiu plasmar num texto excelente!

    Beijinhos Humberto.

    Flor

    Ah! obrigada pela companhia no café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui há muito da situação econômica da vida real, minha querida Flor. Muito triste mesmo!
      Um beijo.

      Eliminar
  71. FULLLL EXCELENTÍSIMO RELATO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  72. Hola Humberto me encanta como te expresas mediante la escritura, es un placer leer tus cuentos. Tremendo y abrupto final. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Ailen. Sí, fue un poco abrupto... después de 37 años.
      Un beso.

      Eliminar
  73. Me dejaste fría, Humberto no puedo reaccionar frente a esa tragedia!

    Pero está escrito de maravillas
    Besos

    ResponderEliminar
  74. Muy interesantes cuentos escribes Humberto, a partir de hoy
    me tienes como un nuevo seguidor tuyo. Enhorabuena claro
    y hasta la próxima vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Marek.
      Muchas gracias por tu comentario y hasta siempre.

      Eliminar
  75. Una vez visto el cuadro se comprende el final.Precioso cuadro.

    En tres tristes latigazos cuentas la historia.Preciosa historia.

    Hace tres meses yo hice lo mismo pero solo causó daño a mi parienta, ahora está en la cama y ,todavía,se cree que está viva.Un abrazo.m.i

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay peor cosa: cuando los muertos se creen vivos, los tienes rondando todo el tiempo, con sus historias deslustradas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. Muy bueno, pero me angustia.

    Me da miedo.

    Prefiero los finales felices, mi amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para no causarte angustias, el próximo viene más alegre, Gaucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. 37 años juntos y ¡zas!, desaparecidos en un momento.
    ¡Qué putada!

    Duro final pero pulcro, eso sí.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 37 de casados más 10 de novios... ;)
      Una putada, me encanta esa palabra.
      Un abrazo, Mos, muchas gracias.

      Eliminar
  78. Estaba yo sentado con mi mokaccino caliente y con muchas ganas de leerte, y me encontré con un final inesperado, de esos tan clásicos tuyos, que te hacen indagar en los primeros párrafos en busca de las señales que desencadenen tan abrupto desenlace. Jajaja creo que eso es increíble.
    Espero contar con la tranquilidad suficiente (no tengo internet propio) para poder disfrutar tu próxima publicación. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes 15 o 20 minutos disponibles, vas a poder leerlo, el tema es que va a ser largo.
      Qué bueno un mokaccino, me vendría muy bien uno en este momento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  79. Lo peor es siempre, tener ese tiempo extra para pensar...Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inevitable, hay una 'previa' en esas acciones que son de terror.
      Un abrazo.

      Eliminar
  80. Hay que ser valiente para suicidarse y cruel también, pero llegado el segundo "yacer en la cama y ser calvo es una metedura de pata que sólo dios podría cometer" (G.Corso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, has metido el dedo en la llaga con esa frase. Lo importante es no degradarnos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  81. decis que alguien los iria a buscar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, pero van a pasar unos cuantos días... uf...
      Abrazo.

      Eliminar
  82. Ese final inesperado e impactante me ha encantado, no como siempre, más aún. Es uno de esos relatos que acaban "en punta", los mejores, gracias, Humberto.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  83. MMMM que decision terrible... cuando uno se ve tan atrapado qe no ve salidas quiza esa sea la unica en esos tremendos y tristes momentos.
    Cariños Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato María, no pensemos en la vida real. Por las dudas.
      Un beso.

      Eliminar
  84. Espero que la gente deje de suicidarse por adeudos.
    Es un caso que acba solucionándose y el afrontarlo nos enseña que el humano poseemos una magia que rebasa la economía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso, las deudas no me llevarían a semejante final, prefiero vivir debajo de un puente, pero vivir.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  85. Buffffffffffffff, que fuerte Humberto.
    Suerte que se trata de un relato.
    Muy buen redactado.
    Pobrecicos les faltaba esperanza, si al menos uno de los dos hubiera sido positivo.
    Pero intuyo que fué el quien puso el veneno, claro igual ella no quería morir pues bien le dijo que no se preucupara por el dinero.
    Bueno Humberto, vosotros estáis en primavera y en España en Otoño, pero hace un calor...
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aquí en Buenos Aires hace un frío...
      Es verdad lo que dices, ninguno de los dos era positivo, una vida bastante gris.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  86. Excelente y misterioso relato Humberto. Triste final que acompaña a muchas parejas que pasan por situaciones extramadamente desesperadas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me enteré de varias, pero mejor dejarlo así, en el plano de la ficción.
      Un beso.

      Eliminar
  87. ¿Indiscreta la pregunta Humberto?
    Me interesaba tu opinión como profesional y maestro, gracias.
    Pienso exactamente como tú al respecto.
    Lo del bonito final, ha sido un poco en broma, un poco en serio, es lo que desearíamos todos en la vida.

    Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fue indiscreta...
      No te respondí como profesional, Lore, tampoco como maestro (je), lo hice desde lo más sincero de mí, sorprendido por la pregunta. Me gusta el diálogo, aunque no estuviéramos de acuerdo.
      Yo creo que 'un final bonito' en literatura es 'un final logrado'. No siempre se consigue.
      Más besos

      Eliminar
  88. Impactante relato Humberto y dolorosamente ocurre más de lo que pensamos, al menos por estos laditos del mundo se entera uno en los noticieros de suicidios múltiples, homicidios múltiples, locuras múltiples y es que quienes de momento pierden todos sus bienes materiales no se dan cuenta que por difícil y triste que pueda ser, siempre existe la posibilidad del mañana, lo más doloroso de todo, es esa sonrisa de los hijos que quizás hace mucho tiempo no la hacen desde un portaretratos.

    Mi siempre saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena reflexión, Alborada. La sonrisa de la foto es un factor importante, para bien o para mal, no sé si me explico.
      Concuerdo contigo, mañana se verá.
      Besos.

      Eliminar
  89. Increíble final del relato, esos son los finales abierto que valen la pena.
    Hace rato que no me pasaba por acá, pero es un gusto volver a leerte.
    Un abrazo!
    http://laotramediaveronica.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno verte de nuevo, Verónica.
      Me alegro de tu visita y gracias por el comentario
      Un beso.

      Eliminar
  90. Te sere sincera no esperaba ese final aunque la desesperacion puede llegar a hacer que hagas cosas que en otras circustancias ni pensarias,me da pena la señora que no sabe de que va la cosa, por otro lado quizas sea mejor asi la muerte inesperada supongo que sera menos temida.Un intrigante relato Humberto, abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desesperación puede dar lugar a cualquier conducta. Igual es puro cuento, Shantal.
      Besos.

      Eliminar
  91. La desesperanza, la desiluciòn, las crisis personales.... son los verdugos de una sociedad decadente. Me ha gustado mucho tu relato.Enhorabuena.

    un abrazo


    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, Paco, pero por más que hagamos, parece que las cosas ya tienen un rumbo establecido. Hagamos poco, pero hagámoslo bien.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  92. A veces me preguntó por qué está mal visto el suicidio.

    Una vez más felicitaciones por los escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es por una cuestión religiosa, principalmente.
      Muchas gracias por la vista. Un abrazo.

      Eliminar
  93. Cuánta intriga, Humberto.
    Saludos.siempre tan ingenioso.

    ResponderEliminar
  94. Bueno yo creo que todos somos libres de suicidarnos o lo que nos venga en ganas, pero a la señora la podía dejar que siguiera soñando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, ella es la más... inocente, digamos.
      Un beso, Luz.

      ATENCIÓN:
      A partir de aquí, para poder ver los mensajes que siguen (si es que dejan más) hay que hacer click debajo del cuadro de comentarios, donde dice 'cargar más', y entonces aparecen todos.

      Gracias.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?