9 de julio de 2012

Soll seife werden


Ninguno de nosotros creyó que fuera cierto, no al menos en la forma en la que nos lo dijo aquel viejo maestro austríaco de voz cantarina: El jabón se hace con grasa animal, con grasa de cerdo. Aquello nos pareció un disparate, pues era un contrasentido que la mugre se quitara con grasa; pero se lo dejamos pasar sin contradecirlo, inocentes -entonces- de que los humanos pudiéramos superar cualquier límite lógico en busca del beneficio propio. Esto fue hace muchos años, cuando apenas éramos unos críos.
-Herr Kapitän, ya tiene preparados los elementos en el baño- me anunció a bocajarro el Cabo Köller, asustándome y haciendo que mis recuerdos de infancia se alejasen presurosamente de aquel barracón de Dachau. Así que, con un ademán enérgico -como le corresponde a un oficial de la SS-, dejé sobre el escritorio la lista de la nueva carga que el tren acababa de traer al campo... y fui a lavarme las manos.

308 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Matrioska”.

    Este relato -ahora modificado- ya fue publicado en el blog que comparto con El Hombre de Alabama y Sucede (http://relatos-tres-de-un-par-perfecto.blogspot.com.ar/). Tuve la necesidad de subirlo aquí por dos razones:
    1. Para conmemorar el día de la Libertad de Expresión, pues más de una vez se me ha criticado porque mis ficciones dicen lo que no se debe decir.
    2. Porque quería que nos se olvidaran de aquel otro espacio que comparto con dos grandes escritores.

    Un abrazo enorme y un agradecimiento infinito por el apoyo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. ¿Me traducirias el titulo? Ya vuelvo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un poco duro. Es un juego de palabras con una frase freudiana "Wo Es war, soll Ich werden" que significa algo así como "donde eso era, el yo debe ser". "Seife" significa jabón, te dejo a vos el resto.
      Te espero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Felicidades por ejercer la libertad...! Fuerte, bastante fuerte!
    Qué hago? así eres... Y me encanta, lo que nos dices.
    Un gran abrazo, escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te dije lo que tenías que saber.
      Aunque bajemos a 30 comentarios, la Libertad no puede ni debe coartarse jamás.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Yo como Tomás quiero saber que dice el resto de la historia una desgraciada realidad pero vista desde tu estupenda perspectiva
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me perdí de algo, mi querida 40añera, perdón si mi neurona está lenta, pero no sé quién es Tomás.
      En lo que demás, muchas gracias, mi querida amiga.

      Eliminar
  5. Muy bueno, muy impresionable. Fue inevitable el suspiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí, hacía 33 grados, pero tenía las manos heladas, te lo digo con toda sinceridad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hoy como se dice en mi pais, me quede en gallo (no te entendi), pero seguramente al analizarlo mas detenidamente encontraré otro de tus geniales escritos amigo, saludos desde mi querida Guatemala, SL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, no sabría qué decirte, SL, aclararlo sería destruirlo.
      Pero ya vendrán otros más claros, en todos los sentidos.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Dib:
    Haces bien en recordar un momento tan atroz de la historia reciente. No se deben olvidar cosas así.

    Por otro lado, decirte que utilizo el pseudónimo Dyhego para "burlarme" de esas manía de complicar los nombres y porque Diego ya estaba "ocupado" (me hubiese tocado ser Diego578 o algo así).
    Escribe Diego, sencillo y fácil. Lo demás, son tonterías mías.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llegó el mensaje sobre las letras, Diego, lo que te conté pasaba en Brasil hace unos años.
      Muchas gracias por tu feedback.

      Eliminar
  8. Uno de los momentos más atroces del siglo XX junto con las matanzas de civiles palestinos cometidas casi a diario por el estado de Israel y que no aparecen en las portadas de los periódicos.

    Excelente texto H!

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son temas MUY complejos, José, siento que camino por el borde de una hoja de afeitar.
      Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  9. Dachau y Buchenwald en Austria, Auschwitz en Polonoa, Sobibor y Treblinka... Mete espanto el sólo recordar esos nombres.
    Letal, H. Uno de esos textos que te dejan sin aliento.
    Agudo, directo y memorioso. Si te olvidás, tarde o temprano, perdés. Porque siempre les pasa a los otros, viste? Qué soberbios somos...
    Ese trío que conforman es un maza en la cabeza!
    Beso y abrazo, milord!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la habría pasado muy mal, soy de ascendencia semita, intelectualoide, librepensador y otras cositas que me habrían condenado.
      A big kiss, my BeeBee.

      Eliminar
  10. It´s so clear! Mother of God! Be patient! Y no lo digo por Dany, eh!

    ResponderEliminar
  11. Lo del jabón me recuerda a El Club de la Lucha.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Tyler Durden, estuviste muy afilada ahí, ¡bien!
      Un saludo.

      Eliminar
  12. En mi segunda lectura, sigue estremeciéndome. Especialmente lo siniestro de esa lista sobre el escritorio. Sentencias de muerte, destrucción física y psíquica, matanzas o desapariciones de lo que molesta, aniquilamiento de la inteligencia, los pensamientos, la dignidad. Pero cuidando de lavarse bien las manos como en tantos otros rincones del mundo alguien se lavó las manos mientras se invadía, se torturaba, se desaparecía, se preparaban siniestras listas.
    Impacta la contraposición entre lo que inocentes ignoramos en la infancia y lo que más tarde puede asociarse al horror cuando se descubre lo más negro del hombre.
    Excelente forma de apelar a la libertad de expresión, frenar el miedo no es nada fácil, vencer al autoritarismo parece casi imposible. Ojalá todos podamos hablar y defender cuando sea necesario.
    ¡Beso grande y no me olvido de tu otro espacio compartido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que supiste captar ese hilo conductor que trae al personaje desde su niñez y deriva en ese acto tan horrorosamente humano como lavarse las manos.
      Muchas gracias por tus presencias.

      Eliminar
  13. Momentos atroces de la historia. Excelente relato: Desde la intro hasta el final donde una lavada de manos intenta lavar culpas y quizás con un jabón de manufactura reciente.

    Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el final de tu comentario es más fuerte que mi texto.
      Un abrazo, Daniel.

      Eliminar
  14. Qué mal cuerpo me ha dejado tu relato. Realidad o ficción, dicen que fue una pequeña producción. Muy repugnante.

    Buen texto. Como todos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y cómo no habría de dejar mal cuerpo! Pequeña o grande la producción, se hizo y es espeluznante.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  15. '...y fui a lavarme las manos.'...Asombroso , como este final resume tanto, ¿ verdad ?....Resaltar , en 'negrita', como se hace el jabon...y traer implicita una comparacion con aquel lamentable y triste 'tramo' de hitoria...me impacto...¿ Sabe ?, es usted muy bueno , un relato que cala hondo...¿ lavarse las manos, implica quedar ' limpio ' ?...// Recuerdos de infancia, alejandose de ese campo de concentracion ,en el que infinidad de seres humanos sufrieron las mas cruentas humillaciones...' un jabon ', nunca podra surtir el efecto deseado....definitivamente, en este caso , no....//// ¡ Felicitaciones !

    * En :' Donde eso era, el yo debe ser '...no recuerdo bien, pero ,¿ era referido a eso de atribuir la culpabilidad o trasladarla a otro ?...Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas seguido tan bien el recorrido del texto, eres una gran lectora.
      Hay muchos que traducen la frase de Freud por "donde estaba el Ello el Yo debe advenir", forzando un poco el sentido, pero hace referencia a la constitución del Yo como instancia psíquica, ¿eres del ambiente psi?. Si no, olvídalo.
      Muchas gracias por tu comentario... Mariana.

      Eliminar
  16. Perdon, el comentario de arriba, no tiene mi nombre....Mariana

    ResponderEliminar
  17. Hasta ahora, veníamos bien. A partir de hoy, súper. Mamita querida, es un micro de la real madre que lo parió

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste dar ganas de putear, de la recontra real madre que lo parió, je.
      Un abrazo y muchas gracias, Fernando.

      Eliminar
  18. Sigue ejerciendo, amigo, sigue...que es un derecho!

    Abrazos miles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el aliento, querida Maritza.
      Un beso.

      Eliminar
  19. No veo nada malo por imaginar lo que un SS podría pensar. Es un micro magnífico, enhorabuena.

    Un saludo desde Ínsulas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente muy particular, Juan José, deberías haber estado aquí cuando escribí sobre Cristo, por ejemplo... y era ficción,como todo lo que hago. En fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Llevo mucho estando por aquí, Humberto, antes mi nick era Rublo. Siempre suelo leerte, aunque muchas veces no comento.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Qué bueno es conocer un poco más que el nick de las personas que nos acompañan, Juan José.
      Entonces, tal vez, habrás leído "El Mártir", recibí una docena de mails por "meterme" con la religión cristina. Y eso que no soy anticristiano, en realidad no soy antinada. Bueno, esto último podría considerarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. uffff me remonté en el tiempo, a las clases de filosofía de Graciela Schol, que nos contaba la historia de boca de sus pocos parientes que lograron escapar de Auschwitz. Y a la vez, Jorge Drexler me susurra al oído “yo tengo tus mismas manos, yo tengo tu misma historia, yo pude haber sido el pianista del gueto de Varsovia… dos generaciones menos, dos generaciones más. Y el mundo no aprende nada, es analfabeto
    y hoy suena tu piano, solo que en otros guetos. Si yo estoy afuera y tú estabas adentro
    fue sólo cuestión de lugar y de momento”. Nadie está librado de padecer un lavado de manos… está en nosotros que el jabón se siga haciendo (o no) con grasa de cerdo.
    Ahhh.. eu morei um tempinho no BR, mas meu português é ruim pra caramba.. eu só escrevo algumas palavrinhas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nossa, garota, que bom! Vc morou onde? Gostaria de ouvir o seu sotaque, daí daria para perceber onde morou, rsrs.

      Un comentario muy sentido, Romina, con mucho de tu recorrido personal y de tu forma de pensar.

      Muito obrigado pelas tuas palavras, até breve!

      Eliminar
  21. Hola Humberto n_n

    Me encanta leerte (sí, suelo repetirme), y es que en muchos de tus micros veo ideas que he discutido (y si no están, será cosa del lector XD).
    Como en este micro enlazas tantas ideas, del trato y el uso, del hombre y sus circunstancias... de lo que no se debe olvidar o aquello que nos debe hacer recapacitar.
    Pero de lo que hablé no hace mucho, es de como un hombre, sea cual sea si idiosincrasia, tiene siempre una infancia (obvio XD) y una parte buena o inocente... alguien que lo quiere. Y aquí empezaba la discusión XD pero era demasiado sería para explicarla en un comentario y colar emoticonos XD

    Un abrazo enorme, y muchísimas gracias por pasarte por el aposento y tus halagos n_n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, River, me alegra que estos textos toquen temas que son cotidianos en tu vida.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Sugerente.

    Saludos.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Pluma Roja, nos estamos visitando.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Pues algo así como Pilatos ¿no? Aunque por estar donde estaba miedo me da pensar de qué podria ser la grasa, claro que poca tendrían los pobres, uf, es que leyendo tu relato se me disparó la imaginación.

    Besos desde mi mar,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estás bien encaminada. Como se suele decir: piensa mal que pensarás bien.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. Algo así, mi querido amigo, lamentablemente así.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. Tan real como que así fue.
      Un beso, Noelia.

      Eliminar
  26. Duro, Humberto. Pero lamentablenete el hombre no aprende y sigue tropesándo, siempre, con la misma piedra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, mi querido amigo, cada tanto la humanidad nos trae una historia parecida.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  27. Difìcil tarea hacer un comentario a la altura de este texto. Me quedo con esa sensación terrible de que la ficción podría ser / haber sido realidad y me estremezco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es historia... ficcionada, claro está, pero el núcleo es real.
      Un gran abrazo, Etienne.

      Eliminar
  28. Volví una noche. Me remite a la película "la solución final". Todo lo que se ve y escucha en ella está excelentemente descripto en tus palabras. También me remite a las imágenes de algunos asesinos locales, comulgando. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Volviste!
      No vi esa película, Dany, pero si vos decís que está vinculado con ella, para mí es ley. En relación con los locales, de eso sí que doy fe.
      Otro abrazo y espero que te haya quedado claro el título.

      Eliminar
  29. Saludos!!!!

    Vengo a visitar tu blog, como siempre me gustan mucho tus historias, tienen un toque único

    que estés bien!!

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Ave, es un placer recibirte por aquí, México presente.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  30. recuerdo que había un canal de cable que pasaba diferentes documentales sobre la época nazi; es que a algunos les fascinaba su accionar y hay por ahi una superpotencia que ha aprendido tanto de sus métodos que ha terminado utilizándolos.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo saber de qué potencia hablas, Draco.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  31. El viento se esparce con viento, la muerte con muerte y el gozo con una cachetada.

    Abrazos, Humbertom Herr Kapitän!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena frase, Sarco...
      La del principio, no la de Humbertom, je.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  32. Me trajo recuerdos de la peli "La Vida es Bella", la infancia para bien o para mal siempre deja huellas.

    Abrazos Humberto.

    PD: Hoy no pregunté por gorro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay muchas películas que trataron estos temas, todas con visiones diferentes.
      Ya te dije, no me pongo el gorro porque piensan que debajo hay una calva, ¡en serio! ;)
      Un beso.

      Eliminar
  33. y poncio pilatos es el unico que paso a la historia ... pero esto es mas sutil!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lavarse las manos es una actividad defensiva clásica dentro del conjunto de las conductas humanas.
      Un beso, Jo.

      Eliminar
  34. A través de la historia los "métodos" han ido cambiando pero los genocidios persisten... Lo que fue "carne de jabón" hoy es "carne de cañón"... (y siguen terminando igual) Palabras "agudas" que bajo ciertos conceptos y contextos deberían ser la excepción a la regla y considerarse "graves".
    Magnífico texto; una excelente conmemoración.
    Un abrazo, Humberto, genial como siempre!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana, hace un tiempo que no paso por tu espacio, en estos días voy.
      Muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
  35. Humberto...esa lavada de manos que muchos las hacen por conveniencia, otros para borrar a sus protegidos criminales por temor a ser juzgados por los demàs, otros para limpiar sus culpas y otros para sentarse aseados a la mesa desafiando a los virus

    ¡¡¡ muy importante texto !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión, Doris, te agradezco mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  36. Hola Humberto!!
    Escalofriante relato,de verdad,porque me hace recordar tanto que hay escrito sobre lo horroroso que fueron esos años,aparte de las películas y me imagino a ese oficial,lavándose las manos literalmente y simbólicamente por lo que pasaría en breve con ese "cargamento".
    Terrible la capacidad humana por destruir,superamos cualquier lógica.

    Un fuerte abrazo con todo mi cariño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pueden hacer decenas de películas y escribir centenas de libros, pero la palabra jamás podrá abarcar lo sucedido.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  37. ¿Quién no se ha lavado las manos alguna vez?...las barbaries ahí estan en la historia de una u otra indole...un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve a punto de decírselo a otro amigo, yo estoy seguro de que alguna vez me lavé las manos, pero no fue frente a semejante hecho, seguramente lo hice en un contexto menos dañino... eso espero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Hola Humberto.
    El lavarse las manos como Pilatos es muy cómodo
    Fueron horribles las atrocidades que hicieron en la II Guerra Mundial.
    Sabes me emocionó la película El niño del Pijama a Rayas.
    Me impactó la camadadería y la inocencia de aquellos dos niños que fueron capaces de traspasar la alambrada.
    Pero el padre nazi le ocurrió el efecto boonerang, la pena es que lo pagó su inocente hijo.
    Realmente no tuvieron conciencia los que mandaban a personas inocentes al campo de concentración simplemente por ser judios y mandaban a enfermos mentales y niuños con el síndrome de Dwon.
    Fíjate yo que me siento ciudadana del mundo y para mi no hay ninguna raza superior, porque todos somos criaturas de Dios.
    En fin Humberto, me he salido de texto, perdona.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te salgas del texto, pues una de las intenciones al subirlo, es generar algún debate. No es un foro, lo sé, pero nadie dice que esté mal.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  39. Humberto:
    Muy, pero muy bueno el relato.
    Siempre me vienen a la cabeza las matanzas de aquellos tiempos lejanos, donde no había cronistas.
    Tal ignorancia atempera aquellos dramas. De hecho, los monarcas referían sus triunfos bélicos en monumentos donde se magnificaban escaramuzas comprobadas.
    Lo único que cambió es la publicidad de los actos... solo por el momento, pienso a veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas se magnificaron, otras se ocultaron, pero siempre estuvieron ahí, para mostrarnos cómo podemos llegar a actuar. Tampoco se trata de criticar al Hombre, pues muchos son (somos) de los que tratamos de pensar en un mundo sin barbaries.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. A mí todavía me alucina que la gelatina se haga con huesos de cerdo, claro que espero que no de los mismos "cerdos"...
    Ese episodio de la historia mundial fue tan terrible que ni me puedo poner seria, tú sabes: risa histérica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que y comía cuando era pequeño (pues no como más) se hacía con huesos de pescado, pero eso debió ser porque nací en una ciudad marítima. Lo de la risa histérica es natural.
      Un beso.

      Eliminar
  41. Que dos expresiones más contradictorias: "Lavarse las manos" y "no mojarse" utilizadas para lo mismo: dejarlo correr, olvidarse, fingir que no ocurre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me llamó la atención esa frase, bíblica, por cierto. Hay otras, pero no las recuerdo en este momento, pero hacen referencia al agua.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  42. Visité Dachau hace un par de años y todavía se me eriza la piel cuando lo recuerdo. Los malabares que haces con los lavados de manos son estupendos, ejercicio fino de maestría con las palabras. Felicidades.

    A+B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo conocí, seguramente por eso lo usé en este texto en vez de otros más nombrados. Un horror.
      Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  43. ¿Hasta qué punto se debe decir lo que se piensa? Se dice que la libertad termina donde comienza la del otro, pero si ambas se solapan, ¿de qué manera se solventa esta situación? ¿Cuál de las dos libertades debe ser reprimida?

    Me gustan los relatos duros como este, donde se disecciona la miserable condición humana.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son preguntas muy interesantes, Adrián. Uno no sube a un medio de transporte y anda diciendo "usted tiene mal aliento", "usted es feo", "usted se parece a un avestruz", porque hay reglas de convivencia, mínimas. Pero la Libertad en una obra de Arte debe ser Soberana. No puedo creer que haya habido personas (muchas) que criticaron "Lolita" de Nabokov, por ejemplo, pues el autor no relata sus realidades, apenas sus fantasías. Es un tema largo.
      Un abrazo y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  44. Tu relato me ha traído a la memoria una imagen de mi infancia ya olvidada. Mi madre preparando en una gran lata metálica el jabón para lavar la ropa con grasa de cerdo, después de haberlo hervido y cortándolo en trozos que fueran manejables. Era la posguerra española (aunque ya muy avanzada), pero todavía las necesidades en una familia humilde eran muchas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me gusta esto, Carlos! Cuando hay alguien que puede traer anécdotas efectivamente vividas. Hace poco comencé a informarme acerca de la guerra civil española, lo poco que sabía era a través de Hemingway.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  45. Espero que su jabón también haya limpiado sus conciencias, y no sólo sus manos.

    Besos

    ResponderEliminar
  46. Pues todos hemos tenido alguna experiencia con respeto a ese sebo animal que al final lava piel y deja sucias las conciencias.
    Siempre es interesante entrar en esta tu casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, André, siempre eres bienvenido y me alegra verte bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  47. ¡Mein Gott warum hat du mich verlassen! Los hombres somos capaces de la mayor perversidad. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gott ist nicht schuld...
      Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  48. Cualquier horror es superable por otro mayor.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué sorpresa nos deparará el Destino? Tu comentario es inquietante.
      Un abrazo, Torcuato.

      Eliminar
  49. He estado hace poco, visitando el campo de Auschwitz, y es algo impresionante ver como hay vitrinas llenas de cabellos, pròtesis, muñecos, zapatos, todo ellos pertenecientes a aquellas miles de personas que perdieron su vida en el baño que les daban para su higiene colectiva. Una dura entrada, pero como siempre, con un relato genial.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve en Dachau, a Auschwitz no me le animé.
      Algunos creen que es morboso ir a esos sitios, a mí me parece que no, que sirven como recordatorio de todo lo que no hay que hacer.
      Un gran abrazo, amigo Paco.

      Eliminar
  50. Espeluznante, Humberto. Primero me ha recordado el del filósofo polaco, por la ambientación (y he pensado que la pintura histórica se te da fenomenal, me gustaría leerte más en ese lugar del tiempo), y luego me he ido deslizando hacia el horror. Impresionante denuncia. Lo subo a FB.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho escribir históricos, el del polaco fue paradigmático, muchas gracias por recordarlo, porque no tuvo (para mí) el "éxito" que merecía. Ya intentaré con otros.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  51. Humberto, estremecedor relato que trata sobre una de las mayores barbaries que el ser humano a perpetrado nunca. Aquellos criminales no tiene justificación, pues sus atrocidades se alejaban de la razón y de las normas que recoge la guerra justa.

    Malditos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago silencio frente a tu comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  52. En verdad, uno de niño puede pensar en los imposible, pero hoy en día está el Internet para comprobar XD. En realidad es extraño el método de fabricación del jabón, para el fin que se requiere grasa y cebo animal para quitar grasa y sucio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo pensó el personaje del texto en su niñez, y se le clavó la idea. Mal.
      Es verdad, ahora no tienes que ir hasta una biblioteca para informarte, una de las grandes cosas de internet.
      Un beso.

      Eliminar
  53. Real, sugerente, histórico, para reflexionar sobre la humanidad. Un abrazo amigo, siempre me encantan tus relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran cumplido, Julie, muchas gracias.
      Un gran beso.

      Eliminar
  54. Un saludo y gracias por seguir..
    Feliz fin de semana..Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luna, feliz fin de semana para ti también. ¿Por qué no habría de seguir? Ah, ya sé, pero espero que mi muerte esté aún muy lejos ;)

      Eliminar
  55. Estremecedor, Humberto!!!!
    Gracias por sumarte a mi nueva bitácora

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, Patricia. No me había dado cuenta, fue muy raro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. Hay cosas que nunca deben olvidarse, sobre todo cuando por ej. el Lepenismo sacó el 18% de los votos. Y pensar que en 1945 tuvieron que liberarlos yanquis, polacos e ingleses a estos franchutes soberbios, que se rindieron tan rápidamente, que Dunkerque casi se convierte en una carnicería. Será que los franceses no estaban tan mal con los nazis? Será que tienen poca memoria?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuiste 100% digno de esta entrada, pues hacía referencia a la Libertad de Expresión.
      Lo único que puedo decirte es que las 3 veces que estuve en París me trataron muy mal, pero muy mal en serio. Sobre lo otro no podría opinar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Francia sigue siendo un misterio para mi también, nunca entendí cómo gente tan ineficiente y mala onda puede tener éxito. Lo mejor de Francia, los turistas. Y pensar que Strausse Kahn podría haber sido un candidato a presidente más que probable a ganar.

      Eliminar
  57. También Pilatos
    se las lavaba.

    Hubo tanto y tanto
    que hasta la historia se sonroja.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia sonrojada es una hermosa figura literaria, tal vez la tome prestada.
      Un beso.

      Eliminar
  58. Es un tema que me impresiona, te lavaste las manos
    para limpiarlo escabroso que se vivió, una verdad que aunque pararon muchísimos años no deja de doler.

    Excelente poeta, felicidades!
    Con mis respetos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "te" suena raro, lo que sucede es que me gusta la 1° persona para escribir, pero te aseguro que ni en la entrada anterior era yo el protagonista.
      Muchas gracias por lo de poeta, pero me queda inmenso. Con "prosista" o "relatista" (aunque ésta última sea un neologismo) me conformo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. A beautifully mysterious image Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you Lisa, but tue image is just an excuse, the worst is behind!
      Cheers.

      Eliminar
  60. Querido amigo, de nuevo otra vez por aquí. Te ruego que me envíes tus entradas a mi correo, como hacías antes. Es un placer volver a retomar el contacto. Por aquí todavía se fabrica ese jabón con grasa. Los médicos lo recomiendan para dar masajes en las articulaciones cuando existe algún problema.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría, Antorelo! Esta semana retornaron dos amigos queridos. Claro que voy a enviártelas, dejé de hacerlo porque no sabía que había pasado.
      Como le dije a Carlos, me gusta cuando se trae alguna anécdota real, lo de las articulaciones va a ser tenido en cuenta, pero todavía las tengo bien ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  61. Por ser de una sociedad: somos piezas de una gran maquinaria,pues sino sirves, te tiran y ponen ha otra; se escoge tener un enemigo:ho dos,yo creo que ambos heran victimas, los de la lista,y el que la llebava.Esceptuando si se hace con entusiasmo.

    El que tiene responsavilidades: quien no se ha lavado las manos,en asuntos que le ha tocado vivir? Buen tema Humberto, y quien esrte libre de pecado: que tire la primera piedra. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dije, estimado Julio, yo me lavé las manos alguna vez, pero en situaciones infinitamente más simples. Y tampoco arrojaría la primera piedra, porque estoy lleno de defectos.
      Un abrazo y muchas gracias por estar.

      Eliminar
  62. Querido Humberto, não sei o que está havendo, já ums dois comentários meus não apreceram, embora disse a máquina que havia sido publicado, enfim...sempre lúdico estas 'memórias' da infância, fico fascinado com tanta criatividade, acredito que isso seja talento.
    ps. Meu sempre imenso abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Li um... foi um tantinho forte para escrever aqui, rsrs.
      Tomara que seja talento, rapaz, uma das poucas coisas que eu teria, porque grana nem aí!
      Um abraço imenso.

      Eliminar
  63. Se me ocurren tantas cosas , con este texto... pero necesitaría todo un día para poder explicarlo ! Saludos y tienes premio en mi blog 1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema complejo, es verdad.
      Ahora voy para allá, un premio nunca se rechaza.
      Un beso.

      Eliminar
  64. Hay huellas, pese a que nos horroricen, que no se borrarán por mucho tiempo que pase.
    Muy sugerente tu relato.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  65. Oh my...I thought I was alone in my worries about what the Nazis were doing with all those poor victims. I even struggle to accept a lot of medical procedures , because I see(imagined or true) those poor people being used for practice...or am I reading this wrong? :) XXX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. You've got it perfectly right, Gina. Sometimes I wonder if you're not spanish or the like ;) XXX

      Eliminar
  66. Hay manos que nunca estaràn limpias. A pesar del tiempo, siempre llevaran suciedad.

    Buen texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada para agregar, Gaucho. Muchas gracias.

      Eliminar
  67. Me voy a lavar con grasa...y bueno, la salva los aromatizantes...

    si yo hiciera un pastel con jabón de cerezas....jaajjaaja..

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  68. ya se lo del gorro,te lo dejo como un elemento satélite y cariñoso en los comentarios.

    -no te preocupes no será para siempre-

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé, Adriana, y no me molesta, me divierte. Eso sí, si quieres te puedo pasar la foto por mail así la tienes. A mí me encanta, pero en verdad el fondo no permite que se destaque el título del blog. Me decidí por una bien básica, blanco y negro.
      Un beso.

      Eliminar
  69. Así es la vida. Interesante articulo. Un placer visitarte. Te envío un cordial saludo deseándote un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Darwin. Un buen fin de semana para ti también.
      Abrazos.

      Eliminar
  70. Tremendo relato que ha sucedido hace bien poco, se me ponen los pelos de punta, pero no dejo de reconocer que es muy bueno, gracias por recordarnos cosas que no se deben de olvidar jamás.

    Besitos y sonrisas olvidadas :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus besos y sonrisas no serán olvidados.
      Muchas gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  71. ¡¡Vaya asociación de ideas más tétrica y terrible HUMBERTO!!

    Magistral pero terrible.

    La inocencia de un niño ante el descubrimiento de algo paradójico. La triste realidad que va increscendo hasta límites insospechados y nauseabundos porque resulta que en alguna parte he leído que de los despojos humanos gaseados en los campos de concentración nazi, se aprovechaba todo, sus piezas dentales e incluso es posible que hasta hicieran jabón con su grasa si es que aquellos pobres esqueletos andantes tuvieran alguna.

    Y ese niño inocente, resulta que en tu historia pasa a ser un inhumano capitán de las SS al que le dejan jabón para lavarse las manos tras dejar sobre la lista la nueva remesa de sentenciados “para hacer jabón humano” ¡¡qué lejos quedó aquel niño!! de este ser terrible ¿verdad? ¿qué fácil lavarse las manos y anestesiar el cerebro? ¡¡qué terrible es a veces el ser humano!! y que difícil nos es contar sus atrocidades en libertad, para vergüenza de todos... para aprender, para que jamás vuelvan a suceder.

    Gracias por removerme el estómago HUMBERTO, si alguna veces deja de poder decirse la verdad por terrible que sea, el ser humano habrá muerto del todo.

    Un beso grande, grandísimo escritor.


    Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me gusta que seas tan conversadora, extrañaría no tener esos largos comentarios tuyos que tocan el tema, se van, vuelven e hipnotizan.
      Para mí eres un claro ejemplo de que se puede ser una excelente lectora y muy simpática a la vez, sin esas posturas acartonadas que algunos elegimos (me incluyo).
      Muchas gracias por tu visita y comentario. Un beso.

      Eliminar
  72. Hay quien por mucho que se lave, nunca quedará impoluto. Impresionante el relato Humberto. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe, y suerte con aquello... pero que no se entere nadie ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  73. Hay cierta mugre que no sale con nada, esas limpieza de manos al final lo dice todo.

    Supongo que ya te habrán dicho cosas geniales sobre el cuento, yo me sumo a esas voces, pues te leo maravillada del poder de síntesis que tenés, decir tanto en tan pocas líneas!!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese poder de síntesis es algo que conseguí (a duras penas) con esto de los blogs, pues mis relatos son más extensos, por lo general me expreso en 6 o 7 páginas de word. Los tiempos cambian, las modalidades de expresión también... pero lo que sucedió sigue tan sucio como en aquel momento.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  74. Ser abrazada con ternura y ver su numero en el brazo.....escuchar los nombres de los parientes horneados...Recordar quienes terminaron en un campo u otro......

    Sorpresa !!!! Aparece uno dado por muerto del otro lado del mundo-. Un jabón menos.Baja la producción.

    Tu relato fuerte , sutil , breve y casi irónico es muy bueno. Viva la libertad de expresión.
    Mi saludo y admiración.

    TODOS SE LAVAN LAS MANOS Y PARECE QUE SIEMPRE ESTAN SUCIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien fuiste llevando el comentario, creí que estaba leyendo un relato.
      Yo tengo mis manos sucias de letras, por ahora, sólo por ahora no quiero lavármelas.
      Un beso, Liliana.

      Eliminar
  75. Respuestas
    1. Bueno, otros no, pero es así la vida.
      Un gran abrazo, David.

      Eliminar
  76. Usted sabe que l suelo hacer algunas preguntas que quedan por alguna razón y muchas veces son inadecuadas o inoportunas, recibiendo respuestas acordes. Cuestiones de estilos ¿No le parece camarada? Y en este caso ¿Libertad de expresión? No entiendo y sepa disculpar mi falta de tacto para con su fina sutileza.
    Buen texto. Me gustó.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magah:
      Este blog me da muchas satisfacciones, pero nunca escondo que me trajo ciertos problemas, algunos más insignificantes (personas que entraban para insultar) y otros más complejos (mails en los que se me criticaba que escibiera algo incorrecto). Va por ahí, y está relacionado también con algo muy puntual: una persona me dijo que quería darme un premio en su blog, pero que ese premio sólo se entregaba a espacios con menos de 200 seguidores. Entonces le di mi parecer, y entre las cosas que le dije que el Arte debe responder a una sola precondición: la Libertad. Obvio que no quise el premio, aunque luego terminó dándomelo. Esas cosas, mi querida.
      Un beso enorme y gracias por pasar.

      Eliminar
  77. Quizás sea una leyenda urbana, pero es trágica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si crees que es una leyenda urbana, no seré yo quien diga lo contrario, si en definitiva yo me lleno la boca diciendo que todo en este blog es sólo ficción.
      Un saludo.

      Eliminar
  78. Pues así parece que es. Me cuesta entender el proceso, pero así es, y como bien nos dices, los nazis parece aue conocían bien el proceso de fabricación del jabón, y no les importó "abaratar costes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay dudas de que lo conocían.
      Lo demás lo dejo así, con tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  79. Madre mía... por el Seife del título ya me imaginaba yo...
    un relación de ideas macabramente ingeniosa...
    eres fantástico, original :))

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Abismo.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  80. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  81. Durisimos recuerdos... ojala llegue el dia que no tengamos "manos" que lavarnos.
    Un bessito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil, mi querida amiga, difícil.
      Un beso.

      Eliminar
  82. Me quedé helado al leer tu texto;
    Consigues comprimir en apenas unas líneas, la masacre y el dolor, el odio y la ignorancia del hombre ante el mayor genocidio perpetrado por el ser humano.
    Me pareció un relato magistral.
    Un saludo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué más agregar a lo que dices: que muchas gracias.
      Un abrazo, Jorge.

      Eliminar
  83. Such a nice title like you're saying don't search fo peace because is not like this you'll be happy!Thanks for following and for paying me a visit!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. That's what I'd call an interesting analysis of the title...
      You're welcome.
      Cheers!

      Eliminar
  84. Se me fue erizando la piel poco a poco con este relato, Humberto. Macabro, pero el estilo como lo cuentas lo hace hermoso, así que HERMOSAMENTE MACABRO!!

    Un escritor diferente.

    Un besote.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre fuiste una persona cariñosa, Sabri, y tienes razón en diferencias el contenido de la forma, pues son realidades diferentes.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  85. ES USTED UNO DE LOS MEJORES ESCRITORES QUE LEÍ, DIB, MUCHOS DE ESOS QUE HOY TIENEN PUBLICADAS BAZOFIAS DEBERÍN LEER ESTE BLOG.
    NO ME VOY A DAR A CONOCER, PORQUE HAY GENTE QUE ME RECONOCERÍA.

    UN SALUDO DE ADMIRACIÓN ABSOLUTA.
    S. T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirle, ST, yo creo que exagera, pues hay autores actuales que son maravillosos, tal vez sí estén faltando más escritores buenos en lengua española, pero ése es otro tema. Así y todo le agradezco su exabrupto ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  86. El ser humano es ilimitado tanto para el bien como para el mal, pero por alguna extraña razón, algunos creen que el mal te hace poderoso, cuando es sólo debilidad disfrazada.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante lo que dices, muy pocos se sienten poderosos desde el lugar del bien.
      Un beso.

      Eliminar
  87. Y con las manos limpias las cosas se hacen mejor, no dejan rastros.
    Genialidad Humberto eso derrochas, siempre imprimes el toque perfecto, siempre un punto de reflexión.
    Mi admiración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te agradezco mucho por las palabras, son alentadoras, sirven para seguir siempre hacia adelante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  88. Escalofriante, Humberto.
    Me voy temblando...
    Un beso triste hoy ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un relato, no te pongas triste.
      Un beso (o los que quieras)

      Eliminar
  89. Denso, oscuro, aterrador. Gran pluma, la suya, abrazo. Un gusto leerlo, como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Horacio, te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  90. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  91. Otra manifestación del horror. Duele pensar con que fabricarían ese jabón pero no había límites para el horror. Excelente tu narración.

    Besitos

    ResponderEliminar
  92. Una puntapié en los dientes dado con lujo, señor escritor.

    La narración es impecable, se entiende que lo sigan asi

    Un saludo digamos Pablo

    ResponderEliminar
  93. Humber.. está vez has hecho una buena eh!! Doloroso recuerdo de los campos de concentración, pero es necesario no olvidar.

    Un abrazo cariñoso.
    Stefi..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo olvidé... y eso que no lo viví, cosa rara, ¿no?
      Un abrazo, Stefi.

      Eliminar
  94. Lavrase las manos simpre lavarse las manos!!!

    alguna vez aprenderemos a aceptar las culpas y hacernos cargo de nuestra responsabilidad?

    Excelente texto, Humberto.
    Un beso.
    Lu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu:
      Yo trato de aceptar mis culpas y responsabilidades, no sé si lo conseguiré un 100%.
      Muchas gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  95. Hola Humberto, lo habia leido ya pero no sabia de quién era el texto :)
    Aquella vez se me retorció la panza, igual que hoy. Ojalá no me recordara que lugares como Auscwitzs existieron...
    Por otro lado saliendo absolutamante del tema, aguante la primera persona!
    Como siempre DiBinos saludos tucumanos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buena memoria, Marcela!
      Muchas gracias, por tu (nuevo) comentario ;)
      Un beso angrense.

      Eliminar
  96. Hola Humberto. Paso a saludarte u desearte un lindo fin de semana. Besos.-

    ResponderEliminar
  97. "Y fuí a lavarme las manos". Magnífico final, Humberto y creo que de momento es el que más me ha gustado de tus relatos. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, Borgo, ya sabes cómo es esto, nunca se puede dejar satisfechos a todos, pero me alegra que haya sido el que más te gustó.
      Un abrazo.

      Eliminar
  98. El final es genial...Así, como Pilatos....!!Pero, presiento que, las manos se van a tener que seguir lavando, ¡Hay tanta suciedad en la orbe..! ojala, y me equivoque...Gracias Humberto, por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tenemos el mismo presentimiento, Carmen.
      Un beso.

      Eliminar
  99. Otro magnífico relato, Humberto.
    A través de él queda manifiesto que "los humanos podemos superar cualquier límite lógico en busca del beneficio propio".
    Y hay conciencias que se limpian con absoluta facilidad.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier límite, Mos. Hay gente sin conciencia, creo.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?