8 de septiembre de 2012

Una cena con Paul Auster


Trabajaba como crítico gastronómico en el New York Times, pero, debido a una reducción drástica de personal en el periódico, fui asignado a la sección de Literatura. Acepté, claro, porque no tenía otra salida.

Ayer por la tarde, al salir del Metropolitan Museum, me encontré con el escritor Paul Auster. Después de intercambiar unas palabras, muy amablemente me invitó a cenar, me propuso que fuéramos al Dressler, un elegante restaurante de Brooklyn al cual yo jamás habría podido acceder con mis exiguos recursos, así que acepté de buen grado. Todo el personal del establecimiento conocía al autor, por supuesto, así que nos consiguieron una mesa a pesar de que no habíamos hecho la reserva. Al ver la carta, me sorprendió que los únicos platos que se sirvieran en el lugar fuesen sus libros, Auster fue fiel a su estilo: me había hecho una jugarreta. Animado, me recomendó que pidiéramos un Sunset Park, ya que -aseguró- con un solo ejemplar podríamos comer los dos. En realidad, yo habría tomado un Mr. Vértigo, pero como era él quien pagaba, no quise importunarlo. Cuando el camarero trajo la orden -una edición especial del libro en salsa de champiñones-, dejé que mi estimado Paul cortara una buena porción y la depositara en mi plato. La novela estaba sosa y demasiado dura, pero me pareció descortés no comer hasta la última página. Apenas salimos del lugar, y después de agradecerle con efusividad la invitación, me dirigí a un drugstore para comprar un frasco de sales digestivas. Pude aguantar el malestar hasta que, ya en casa, cuando me disponía a escribir la reseña en el ordenador, sentí tantas nauseas que no logré contener el vómito. Me parece un hecho fisiológico de lo más natural, sólo lamento que los lectores del periódico tengan que ser testigos de este desagradable espectáculo: a nadie le resulta atractivo leer los restos de una vomitona de novela.

262 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘El profesor de español’.

    Quiero aclarar que Paul Auster está en el panteón de mis escritores preferidos, me permití esta humorada delirante justamente por eso, no lo habría hecho con un autor que me pareciera malo.

    Estoy muy agradecido y orgulloso de tener tanto apoyo y cariño, pero debo reconocer que no hay forma de que pueda pasar a visitarlos con la misma asiduidad con la que lo hacía en otra época. Aquí no se trata de fanfarronerías ni mariconeadas, en verdad que son muchos.

    Un buen fin de semana y muchas gracias.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Oh Dios! jejeje no imagino una escena asi! Yo hubiera preferido algun libro ligerito y digerible! jajajaja Hay cosas que definitivamente no deben mezclarse!!
    un abrazote! Una entrada genial como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no des nombres de libros ligeritos, así el peso recae sólo sobre mí ;)
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Te cuento he dejado de leer.
      Solo leo blogs y a pesar de estar en un periódico ni me entero lo que pasa a mi alrededor del mundo...
      Me gusta leer asi.
      un beso entre vos y yo.....
      Total... nadie nos mira
      LOL...

      Eliminar
    3. Es verdad, aquí nadie se entera de nada, a darnos besos, entonces.
      Muchas gracias por tu comentario (que lo vi de casualidad, te confieso).

      Eliminar
  3. ¿Seguro que no es una crítica velada a alguna de sus novelas? ¿Seguro? Mira que no te vamos a crucificar por el simple hecho de que no te guste el autor de moda...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que no, en realidad Auster está entre los dioses de menor categoría de mi panteón, pero está. Como Kundera, por ejemplo.
      Es más, el último de Auster me causé mucha ternura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ciertamente, el arte se come y se vomita. Y hay arte en comer y en vomitar. Quizás porque la abstracción absoluta, quees e arte absoluto, es un paquete calórico en un cerebro que saborea. Un abrazo de aromática con pan, F:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo que hay algo de vómito en la expresión más pura de arte, pero hablamos de ése que no se pule, del que queda como sale, ¿no?
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Pues sí, hablamos de ese. También aveces de aquél arte cuyo propósito es escenficar la deconstrucción y la entropía. Yo diría que también ahí funcionaría. Un abrazo H. F:

      Eliminar
  5. ¡¡¡Cuánta grandiosa imaginación, Sr. escritor ....qué bárbaro !!!!...no se aflija....yo seguiré molestándolo...seguiré visitándolo siempre...seguiré zambulléndome en sus maravillosos relatos...y de este, tan delirante, tan alucinante de tanta fantasía...jajaja...saldré ilesa !!!!...mentira...es que son tan variados los argumentos, unos de otros....que me atrapan...sí, lo hacen...y siempre que pueda, lo visitaré...tendrá, entonces, que 'soportarme' jaja...ya lo elegí, hace tiempo...y de mí , no se librará tan fácil...

    ...¡ Gracias, una vez más....gracias por tanta lectura amena...por tanta genialidad ....y por hacer de estos momentos , hoy ,de reposo forzado, algo más llevadero ....porque la vida , a veces, sabe dar....gracias!!!!

    Mariana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca serías una molestia, Mariana, imagínate que me pueda molestar alguien que se hace un tiempo para leer y dejar palabras siempre tan amables.
      Yo te doy las gracias... (sonó medio religioso)
      Besos y que te mejores.

      Eliminar
  6. Esta indisgestión: le ha pasado por no saber decirle que no a tiempo-Ve este es el precio que se paga por la admiración;(

    -Aquí decimos que sarna con gusto no pica...

    Pero que le quiten lo bailao...El buen momento es lo que le alimenta su ego.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería haberse pedido un Mr. Vértigo a las finas hierbas y listo.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  7. Vaya cena...y vaya culminación de la cena! ;)
    (qué mal agradecido!)...

    Abrazos grandes, Humberto!.
    Tus textos siempre derrochan creatividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuál será el límite de esa creatividad? Si es que hay tal...
      Una pregunta que puede dejarme con insomnio por meses.
      Un abrazo, Maritza.

      Eliminar
  8. Aunque la novela sea suculenta, la celulosa puede ser indigesta.
    Pero seguro que merece la pena una cena con Paul Auster...sobre todo pagando él.
    salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la celulosa es bastante pesada, no el libro...
      Yo aceptaría con gusto una cena con Auster, hasta pagando yo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  9. ¡Hola Humberto! ¡Que gusto poder saludarte! :) Me gusta tu relato, no lo entendí a la primera, pero ahora con la segunda lectura ya voy avanzando ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirá... lo leí tantas veces para pulirlo que en un momento yo también le perdí el hilo, tuve que dejarlo en reposo por un rato para volver a entenderlo. Es preocupante.
      Un beso.

      Eliminar
  10. La imaginaciòn al poder, creo que te superas cada dia. Y gracias que no pagaste la cena que te trajo esa indigestiòn....jajajaa

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate, Paco, si encima la hubiera tenido que pagar él, uf.
      La imaginación al poder, la mente necesita jugar, la mente necesita Libertad.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. Ahora entiendo lo que le ocurrìa a un compañero de secundaria cuando tenìamos que leer y memorizar Romeo y Julieta para la obrita de fin de año, siempre terminaba en la enfermerìa, decìa que se le revolvìa la panza.
    Es que hay tanta variedad gastronòmica... y el Chef de Literatura que tenìamos te hacìa comer sus preparaciones a la fuerza! el muy villano ademàs nos evaluaba la actuaciòn para el promedio final jaja.

    Cariños Humberto.
    Me gustò mucho el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No me digas que te tocó hacer de Julieta?
      Hablando en serio, hay una diferencia abismal entre leer por obligación o por placer. Cuánta gente detesta la literatura por esas obligaciones que les ponían. En fin...
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Humberto:
    Un maravilloso y ácido relato, que cabe a más de un pretendido "best seller".
    Más de uno de nosotros se ha atragantado con algún libro muy promocionado. Nadie está a salvo de ello.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan ácido que el protagonista tuvo que tomar sales digestivas y no le alcanzó.
      Y sí, encima yo padezco del mal de no dejar libros por la mitad.
      Un abrazo, querido Arturo.

      Eliminar
  13. Me pongo de pié y me saco el sombrero!!
    Podran decir cualquier cosa de ti, Humberto, pero jamás que no eres CREATIVO, vaya imaginación, por dios!!!
    Entiendo que paul auster es una analogía de tantos y tanto escritores que dieron un mal paso.

    Felicitaciones amigo, sigue creando para que podamos abrir un poco esta cabecita mia, jiji,

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repito algo que dije antes: no sé hasta dónde se pueda ir con eso que llaman 'creatividad'. Ojalá que muy lejos.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  14. En cuanto al relato decir que creo que es una metáfora en la que la curiosidad por conocer, por saber, es el HAMBRE que todos tenemos necesidad de saciar. El plato que se comió, su receta : la NOVELA, y que se tragó hasta la última miguita por educación ( eso que a veces no sirve para nada ), vamos por no desagradar. Y por lo visto no le sentó muy bien cuando se refiere a este escrito como vomitona.
    Vamos que tal vez , si este señor era crítico gastronómico, lo suyo, desde luego no es la literatura (digo yo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Marien, el relato, hasta el mismo Paul Auster es una metáfora, una justificación para expresar una realidad de otro nivel... ¿qué decirte? Si ya lo has expresado tú muy bien. Un fuerte abrazo y gracias por este comentario en el FB.

      Eliminar
  15. Ingenioso relato... Auster es uno de los buenos autores gringos actuales... junto con Philip Roth

    saludos
    VH

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, en una época (Leviatán, La trilogía de Nueva York, Tombuctú) era mi ídolo contemporáneo absoluto, ahora no tanto, pero sigue siendo un maestro. De Roth no leí mucho, pero lo llamativo es que los dos autores que nombras, ambos viven en Newark, New Jersey.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Jajaja!!! Cuando empecé a leer no imaginaba para donde iba a parar la historia. Cuando descubrí el rumbo, pensé: "Qué será cabrón! Se mete hasta con lo que le gusta!" Creo que ahí radica el no tener techo para la creatividad. Es permitirse ironizar hasta con nuestros propios gustos. Y todo sazonado con una buena dosis de hilaridad y con la imaginación puesta al servicio del texto.
    Great work, milord! Está superando los objetivos!
    Have a nice weekend! :)
    P/D: Estoy pensando en todos los atracones de libros que me pegué y que luego terminaron como tu historia. En fin, todo sea por la literatura... Jejeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meterse con los que no nos gustan, es fácil, desacartonar a uno de los preferidos es un desafío a la propia subjetividad.
      Dos secretos:
      1. El relato tenía como protagonista a otro escritor que me gusta aún más, lo cambié sobre la marcha.
      2. Éste me llevo media hora, estoy experimentando algo que bien podría llamar flash writing o algo así, lo que sale queda.

      Como me está gustando jugar este juego, ya no me interesa si gusta o no, o si se entiende o no.

      Fuck it all, fuck this world, fuck everything that you stand for,
      Don't belong, don't exist,
      don't give a shit, don't ever judge me.

      Cheers, my BeeBee!

      Eliminar
  17. Surpinzătoare una parábola. ¡ Felicitaciones! Opción interesante para hablar de un autor. Aunque es más difícil comprender la esencia de la traducción. Un hermoso día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristian, me maravilla y agradezco el esfuerzo de traducción, pues el texto tiene sus vueltas.
      Hubo una época en la que subía un texto por mes en 5 o 6 idiomas, lo llamaba 'Proyecto Babel', pero era muy sacrificado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. A mí también me gusta Paul Auster, así que me alegro de que el texto esté escrito en clave de humor.
    La verdad es que son muchos autores los que se nos pueden indigestar. Ante esta amenaza, yo he aprendido a ser descortés y no me los como si, tras unos bocados, no me saben bien. Más vale prevenir...
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Isabel, yo debería aprender a ser más descortés, a veces, hay dos autores (un él y una ella) con quienes lo intenté con varios libros y no hay forma de digerirlos. Cuestión de gustos, nada más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola Humberto:

    Libertad de pensamiento,continuidad en lo imaginado que al final suele asemejarse bastante a lo real. Paul Auster reconocido merecidamente, puede, porque no, atragantarse, suele sucederles a muchos grandes. En la vida cotidiana siempre acude a nuestra mente algún insolente pensamiento, que no para en su libertad de pensar.

    Me ha encantado, por su fluidez y por que, no hay censura en tus palabras, son libres. Un placer leerte querido amigo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Moon.
      No sé si decir 'lamentablemente', pero sí es muy predecible cuando una entrada va a gustar o no, ésta es de las que no, pero ¿importa? Claro que no, si tengo que escribir siempre lo mismo para 'tener éxito', prefiero el malogro de los libres.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  20. ¿Así que por ustedes casi me hacen esperar, a pesar de que yo si tenía reservación y soy mucho más asidua que él? Me alegro, me alegro muchísimo por lo que te sucedió después. Y fíjate que casi creí reconocerte, pero luego dude, pues ya me había bebido un leviatán y un Brooklin follies.
    Hoy no podría besarte así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que le habían quitado la mesa a alguien, pero nunca imaginé que era la tuya, te pido disculpas. Al menos sabes que no terminó bien la noche.
      No mejor el beso lo dejamos para cuando me haya recuperado ;)
      Muchas gracias por tu humor.

      Eliminar
  21. Muy interesante y original comida. La lectura es alimento para el espíritu, pero jamás pensé que lo pudiera ser también para el estómago.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice una canción: la vida te da sorpresas...
      Un abrazo, querido Francisco.

      Eliminar
  22. Espero que no me invite a comer Frank Herbert pues comerme su "Dune" lleva a una indigestión segura con sus cientos de páginas. ¿Tenían sopa de letras en ese restaurante? Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez estuve más de 4 horas en un restaurante tratando de terminar Guerra y Paz de Tolstoi, pero lo logré.
      Tenías sopa de letras, pero todas de Paul Auster.
      Un abrazo, Borgo.

      Eliminar
  23. Esta humorada como tú la llamas es genialidad tuya Humberto...¡Me ha encantado! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, porque no es de fácil digestión, je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Que no falten el buen humor y la capacidad creativa! Por aquí se dice a leer un libro, tragarse un libro, ¡pero tener que comérselo, masticando y todo, es demasiado!
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el invitado de Paul Auster era El Literal.
      Abrazo, Carlos.

      Eliminar
  25. Yo hubiera pedido un Brooklin Follies simplemente a la plancha, vuelta y vuelta. Casi crudo por dentro para deleitarme de nuevo con el jugo cada una de sus líneas.

    Ahora le debes una invitación a tu blog para que se lo coma enterito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pobre Auter, a ver si se indigesta él también. Bueno, tampoco quiero que me lo coma, hasta diciembre al menos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Seguro tendrás la absolución divina.
    La próxima, procúrate otro comensal más ligerico.
    Y dile, ¡anda, díle! que "de grandes cenas están las sepulturas llenas".
    Nada nuevo bajo las tapas de un libro.
    Cuídate de lecturas, porfa.

    Abrazos hasta allá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un tiempo voy a tomar sopa de Danielle Steel y ensalada de John Grisham, nada más.
      Un abrazo, mi querida Pilar.

      Eliminar
  27. Recuerdo que con catorce años se me indigestó el profe de Literatura
    que después de hacernos comer enterito "El Quijote" soñaba todos los días con infinitos molinos de viento, hasta que el chico
    de la segunda fila se fijó en mí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, te llevaste algo en concreto, al menos. Yo cambio un amor por 300 libros.
      Muchas gracias, Marisa.

      Eliminar
  28. Hola amigo. Yo solo quiero que sepas que eres ¡¡¡Genial!!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la palabra, es un poco exagerada, producto más del cariño, Maruja, pero la acepto con humildad.
      Besos.

      Eliminar
  29. Sigues con la fase de literalidad de tu anterior texto, si. Supongo que algunos sinestésicos deben sentir algo parecido. Desde luego es una experiencia, poner en juego nuestros sentidos de manera extrema para valorar algo. Una cosa queda clara, que las apariencias engañan y por muy plato de oro, no siempre lo que contiene brilla. a mi me brilló esto tuyo, me sorprendió y ya sabes que las sorpresas son la esencia de una vida emocionante.

    Un abrazo norteño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Citizen, los textos tienen algo en común: fueron escritos entre 15 y 30 minutos. Descubrí algo en mí que no conocía, no puedo decir que sea la conocida técnica de fluir de conciencia, más bien es un fluir de inconciencia. Lo estoy disfrutando, posiblemente la semana que viene vuelva a la... ¿normalidad?
      Un abrazo sureño.

      Eliminar
  30. Olá Humberto! Gostei imenso do teu texto e na verdade há livros que nem com muita boa vontade se conseguem digerir. Fez-me lembrar a Firmin de Sam Savage que es un ratón sem abrigo que vive com a mãe e os irmãos num sotão de uma biblioteca e fazem dos livros as suas refeições diárias. Alguns também lhe dão más digestões. Ele ás vezes exagera.

    Beijos querido Humberto, tenha un óptimo fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. É verdade, o famoso rato de biblioteca, não tinha pensado nisso, mas aqui vale a comparação. Imagino vários livros que são mais pesados que comer só gordura, mas não vou dizer quais.
      Um beijo, minha querida Flor, e bom fim de semana para você também.

      Eliminar
    2. Vou estar uns dias fora, de férias a apanhar sol, mas levo o pc, não me posso separar dele rsrsrs.

      Beijuuus

      Flor

      Eliminar
    3. Que bom, Flor, eu estou esperando minhas férias com grande ansiedade, só faltam... 3 meses :(
      Tudo de bom para você, desfrute hem!

      Eliminar
  31. Genial Humberto, simplemente soberbio. A mi también me gusta Auster (lo digo sin vergüenza, al igual que Murakami, por mucho que la moda ahora sea atizarles) Sin embargo el personaje de tu brillante relato todavía tuvo suerte, por lo menos no lo obligaron a comer un "Invisible" o "Un hombre en la oscuridad" aunque claro, habiendo en la carta delicatessen como ese "Míster Vértigo" que citas, "Tombuctú" o "El Libro de las ilusiones" lo cierto es que el tipo salió mal parado.
    Un abrazo, no te preocupes por lo de las visitas, yo ando más o menos igual y no tengo ni la mitad de seguidores que tú, o sea que en tu caso me volvería loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gusta Murakami o Mankell, quienes están en la segunda línea de mi panteón de preferidos.
      Es verdad, Invisible fue un poquito pesado, menos mal que no lo comió.
      Un abrazo, Clochard, gracias por la comprensión y el comentario.

      Eliminar
  32. Desde que tengo gastritis sólo leo Gaturro. Leí uno de Galeano, Espejos, pero de a poquito. Una historia a la vez. Muy pasable. Me recomendaron un tal "Staedler", pero me dicen que hay que leerlo en ayunas...Va a Mejores por lo bueno y por lo original. Abrazo!!

    PD: Paul Auster, Austin Morris y Jane Austin...Nada que ver ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le tenía ganas a Galeano, pero aún no me le animo. Gaturro no le cae mal a nadie, eso sí.
      Sí, son todos parientes de Austin Butler, pero es el hermanito no reconocido.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Que no se diga que amilana con Galeano! Son cuentos cortos... jaja!

      Eliminar
    3. Hay un poco de prejuicio, debo reconocerlo, pero voy a probarlo, ¿alguno de sus libros que me recomiendes?

      Eliminar
    4. Todos familia de Austin Powers.

      Eliminar
  33. Por cierto, estoy seguro que al bueno de Auster le encantaría este relato, no en vano estamos hablando del autor de la maravillosa "Trilogía de Nueva York" en la que en un momento dado no tiembla en colocarse a él mismo como personaje secundario en una metatextualidad autocrítica o chascarrillo cómplice pa los que no hemos estudiao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente por eso lo elegí, porque es un escritor que no duda en reírse de sí mismo, al igual que Michel Houellebecq.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  34. Ingenioso y muy digestivo Relato.
    Ligero, pero con mucha sustancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. GENIAL como siempre, ¿por qué no le mandas el relato a Paul?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría, ¿por qué no? Es uno de esos escritores que apoya a los no famosos.
      Besos.

      Eliminar
  36. Esto es lo que llamo una buena critica literaria. No he leido Auster aun asi que no se si la comparto, pero la manera en que está escrita me parece justa, habla de lo que te provocó y punto. Es leal y sincera. Los demás criticos, llenandose la boca con comparaciones y metiendose en terrenos que al rato ni entiendo de que hablan, me recuerdan, salvando las distancias, a los programas de tele que hablan de otros programas de tele y lo que en el fondo tienen ganas es que hablen de ellos.
    asi que bueno, muy buena, me gusto y particularmente la foto me parecio buena. Adios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho, Garriga, ya que hasta la foto la elegí especialmente para que estuviera de acuerdo al 'clima' estético del texto, son sutilezas que, muchas veces, pasan de largo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Estimado amigo: entrar por tu ventana siempre es instructivo, intenté leer Tomboctú, sigue en la estantería para mejor ocasión, es como leer a Kafka mejor después del desayuno y con ganas de echarle valor, para la cena prefiero algo más ligero, será que mi estómago en este momento no soporta las salsas con demasiados condimentos.
    Perdona que mis vuelos no sean frecuentes pero intento vivir momentos reales con la ilusión de algo muy esperado.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso objetivo el que tienes, Alondra, la vida real es la verdad, allí está la verdadera felicidad, esto es... puro cuento.
      Así y todo, siempre eres bienvenida.
      Besos.

      Eliminar
  38. A veces las letras por mas que nos gusten, se indigestan jeje
    Como siempre todo un placer
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha pasado, claro. Je.
      Muchas gracias, 40añera.

      Eliminar
  39. Realmente, todo escrito no es más que el vómito de su autor. Ahora, que otro lo coma y lo re-vomite sin duda le da más matices cítricos y amargos. No deja de ser una alegoría de la deformación de un mensaje al paso de la cadena comunicativa.

    Un abrazo, HD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una metáfora... o alegoría si quieres de varias situaciones, pero decirlas es como revelar que los Reyes Magos son los padres. Porque son los padres, ¿no?
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. (Noa, Del Taller Literario Del Face)
    Realmente, si hablamos de críticas, esta es la mejor que he leído! y en su punto justo, como debe ser!
    Sencillamente muy bueno!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez deban hablar de Literatura los especialistas en culinaria, uno nunca sabe qué es mejor.
      Muchas gracias, Noa.

      Eliminar
  41. Seré repetitivo, Humberto, pero es cierto: derrochas ingenio a docenas. Me encanta este relato lleno de fina ironía.
    ¿Qué esperaban los lectores? Al fin y al cabo es un crítico gastronómico y, qué se le va a hacer, se le indigestaron los libros.

    Puro ingenio, sí.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Mos, el tipo no sabía nada de Literatura, él lo explicó como podía... o como sabía.
      Siempre son muy amables tus palabras, amigo, muchas gracias.

      Eliminar
  42. Este artículo esta genial, es ideal para nosotros los que pretendemos ser escritores. Te imagino en terapia intensiva por haber leído "Atreverse" (Mi libro) y luego comentarlo.
    Amigo tu imaginación trasciende más allá de tu propia creatividad.
    Gracias por regalarnos tu genialidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora quiero leer Atreverse, ya el título es un desafío. Lo digo en serio, eh, si andas por aquí, dime dónde puedo conseguirlo.
      Muchas gracias por tu aliento.

      Eliminar
  43. Me quedé admirando tus letras.
    Realmente todo arte y todo escrito es un poco de vómito, generalmente de buen gusto cuando sale y a veces de mal gusto cuando es percibido, en ese juego nos movemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dije un poco más arriba, estoy 'utilizando' una técnica de escritos vomitados, es una forma de experimentar, y me está gustando mucho, te digo.
      Una obra de arte es un vómito del alma.
      Muchas gracias, Genessis.

      Eliminar
  44. Cuando a las 4:36 de la madrugada me llegó el aviso de tu publicación, me entraron unas ganas de vomitar...(jajajajaja, broma)
    Humberto, me encanta leerte, siempre me sorprendes, siempre me tienes en vilo hasta el final, y siempre es diferente lo que escribes...
    Gracias por compartir tanto arte ya sea de entrante, primero, segundo o postre...el digestivo es sublime!! No dejes de vomitar letras!!

    Un beso, a digerir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, aquí serían las 23.30 cuando mandé el aviso de entrada nueva. Éste no es un texto para leer a las 5 de la mañana, es mejor dormir con el estómago (y la mente) liviana.
      Muchas gracias por tus palabras, Laura.

      Eliminar
  45. Es una muy recursiva manera de poner de manifiesto el asco que a uno le puede producir la obra de un determinado autor; la "gastronomía literaria" ofrece en el mundo de hoy toda suerte de extravagancias casi que o indigeribles, todas ellas, apoyadas con una muy buena dosis de recursos publicitarios...en verdad, son miles de miles que tienen un estomago a prueba de indigestiones y logran asimilar cualquier cosa pero, en el caso de esta historia quien la narra, no soporta el aderezo y termina vomitando (rechazando) ese Sunset Park, abundante y sin gusto.
    Estupendo Humberto y me lamento que por problemas, quizá de google, mis dos comentarios a “El literal” y a “El profesor de español” no hayan aparecido en tus respectivas entradas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, quiero decirte que sí aparecieron, sólo que después de los 200 comentarios hay que ir hasta abajo del cuadro de comentario y hacer click donde dice 'cargar más' y veras aparecer hasta los 250, luego otra vez, hasta los 300 y así. En el mejor de los casos, je.
      Deberíamos decretar la 'gastronomía literaria', pero quiero mi parte como derechos de autor.
      Un abrazo, Gustavo.

      Eliminar
    2. Jajajajaja, por supuesto que la tienes Humberto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Pactado, entonces. Un abrazo, Gustavo, buen fin de semana.

      Eliminar
  46. Auster... está entre los autores pendientes, pero veo que no te ha gustado. Igual me gusta esa idea de vomitar aquello que no nos satisface.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Horacio, Auster me gusta, lo aclaré en el 1° comentario, es una alegoría escondida bajo la forma de una broma delirante.
      Si tuviera que vomitar todo lo que no me gusta, ya tendría el tracto digestivo hecho llagas.
      Un abrazo, Horacio

      Eliminar
  47. Jajajaja, buenísimo !!!
    Imaginación, creatividad, sarcasmo, ironía, que más se puede pedir ?
    Menos mal que hiciste la aclaración en el primer comentario :)
    Es cierto eso de que a algunos es preferible leerlos siempre con un "Uvasal" a mano.
    Uhhh, se podían nombrar marcas en este blog ? :P
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede nombrar y decir todo, T. Rex, Uvasal, Coca Cola, Kenzo... Lo que no quedaría bien mencionar son esos autores pesados que no sé quién lee. Por una cuestión de ética, digo yo que cada vez la pierdo más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Menos mal, hay literatura muy sabrosa.

    ResponderEliminar
  49. No conozco a Auster...es más, tengo tiempo de no leer no se que me ha pasado. Leo a los blogeros y de allí, he querido empezar un libro y siempre lo dejo en la tercera página. Pero sí, he leído alguna vez algo que me provoque náusea.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay blogueros muy buenos, has tomado una buena elección. Y todos nos comimos cada cosa, uf.
      Un abrazo.

      Eliminar
  50. Qué bueno dejar que la imaginación vuele,
    el resultado es maravilloso que sonreí de satisfacción.

    Excelente Humberto, te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Soledad.
      Te agradezco tus palabras.

      Eliminar
  51. Una amiga me recomendó venir y estoy muy agradecida, leí toda la pagina y creo que tienes mucho talento. Tengo 0 experiencia en blogs creo que debuté con uno muy bueno.

    Esta metáfora es irónica y está tan bien construida que ni el autor criticado se sentiría molesto.

    Un saludo

    Luz Valdez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Luz, me gustaría saber quién es tu amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  52. I always find your posts humorous and interesting and beautiful. You are a great writer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you very much, Lea, I appreciate! Moreover, how d'you get the story despite being written in Spanish?
      Cheers!

      Eliminar
  53. Hola Humberto,lo que no dejas muy claro es si el menú lo tomaste con cuchara o cuchillo y tenedor`¡por favor sácame de esta duda inquietante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo dejar a un lector con una duda, Luz, comí el libro con palillos japoneses.
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. Todas sus novelas me han gustado.
    Hubiera pagado por ir a esa cena y darme un buen atracón de sus libros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Toro, cuando estés por New York me avisas y arreglamos algo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  55. Bueno, Humberto, quién sabe, ¡a lo mejor los que te sentaron mal fueron los champiñones!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, los hongos son MUY peligrosos.
      Muchas besos, también.

      Eliminar
  56. Excelente Dib!
    Lo sigo de cerca y nunca me falla, veremos si sus "dibinos" entienden esta historia..
    Abrazos patagónicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos como mi sombra, entonces.
      Por cierto, yo no menospreciaría así a la gente.

      Eliminar
  57. Eres muy creativo Humber, soy de las que tienen que leer varias veces el texto cuando es tan imaginativo. Me gustó, a la tercera vez jaja

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo leí un cuento unas 12 veces para entenderlo, después resultó que no tenía sentido. Fue increíble.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  58. Hoy estoy fresca para comentarte, pero se hace difícil ser original con los comentarios aquí, ya que todos destacan tu enorme caudal de creatividad y originalidad y no puedo decir nada más original. Me refiero a esta entrada y a lo que pude leer de tu blog: lo tuyo va muy en serio. Aquí hay verdadero talento. Celebro el haberte encontrado en la ruta blogueril que vengo andando hace tiempo, más como seguidora que como autora.

    Con respecto a este relato, te diré que no me gustan los críticos, ni gastronómicos ni literarios. Me parece que un crítico gastronómico es un chef frustrado y un crítico literario, un escritor frustrado. Y lo que hacen en general es buscarle el pelo al huevo, hacer notar la mosca en la sopa, o la falta de sabor o consistencia del plato que se les sirve.

    Honestamente, no soy una gran fanática de Paul Auster: me parece muy rebuscado. Esta novela en particular no la leí. No sé si vomitaría como el crítico, pero seguro que la dejaría por la mitad como me paso con algunos de sus libros. Será el complejo del crítico literario, que vomita también por la acidez que le produce el sentirse infinitamente inferior al autor del plato que se le ofrece. A mí también me pasa que no lo termino de digerir a Auster porque me hace sentir infradotada en varios sentidos.

    Preferiría una cena en Nueva York con Salinger, definitivamente, o simplemente un rato a solas con él y un grabador en un banco del Central Park. Además, si pudiese publicar una nota sobre un encuentro de ese calibre en el New York Times, (¡eso sí sería una vida de novela!) podría cenar en cualquier restaurante de Nueva York sin necesidad de que me invitara un Paul Auster que se me hace un poco amargo para compartir una cena. Pero todo va en gustos, tanto en gastronomía como en Literatura.

    Excelente lo tuyo.

    Acá me quedo yo también por muchos más platos como este.

    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, si consiguieras estar apenas unos segundos con Salinger, serías la persona más extraña del planeta, ya que nadie (al menos no está comprobado) habló con una persona muerta.
      Muchas gracias por tu dedicado comentario, Fer. Estoy de acuerdo con vos (¿sos de Argentina,no?), ya que los críticos nunca evalúan el factor vanguardista o novedoso de una obra, siempre intentan encasillar, etiquetar y así.

      No sé si siempre puedas comer los mejores platos aquí, pero voy a intentar cocinar unos muy buenos. Tampoco sé si haya talento, pero hay algo muy cierto: esto va muy en serio.

      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Sí, Humberto. Sabía que Salinger murió en el 2010, pero fantaseaba. Después de todo esto es ficción.

      Además, siempre concedió pocas entrevistas y fue reacio a mostrarse públicamente después de su bella novela The Catcher in the Rye y algunos cuentos cortos.

      Soy argentina y aquí vivo.

      Un beso y gracias por tu respuesta: ¡qué trabajo contestar tantos comentarios!

      Eliminar
  59. Como la riquísima tortilla de patatas, comerla como plato único durante días, imagino que debe causar la misma reacción que leer solamente a Paul Auster ¡y mira que me gustan ambos!...

    En la variedad está el gusto,...mm... creo que se dice.
    Me gustó mucho este post.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho recordar, Pilar, que hace mucho que no como una tortilla de patatas.
      Es verdad, la variedad es fundamental, por suerte mi biblioteca rebosa de autores... y tenemos blogs muy variados ;)
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  60. Jajaja me imagino el malestar que provocó, que hasta tuviste que ir por una sales para hacer la digestión

    Saludos, me gustó... como siempre tus escritos muy buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querida Ave. Siempre es grato verte por aquí.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  61. La imaginación al poder. No nos has contado el postre. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tuvo la oportunidad de comer postre, estaba hastiado, je.
      Un abrazo, Marcos, muchas gracias.

      Eliminar
  62. Yo me hubiese pedido de primer plato un INVISIBLE, de segundo un Broklyn Follies y quizás de postre Un hombre en la oscuridad. No todo lo que tiene me gusta, estas obras en concreto y quizás alguna más como El palacio de la luna, me gustaron mucho. En cuanto a los críticos estoy de acuerdo con un comentario realizado por ahí arriba, de Fer. Nunca hago caso a los críticos, sean culinarios o de arte, porque el arte es subjetivo.
    Y tú escribes de maravilla, que lo sepas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángela, lo llamativo es que las novelas que mencionas, son las que menos gustan a los fans de Auster, pues dicen que a partir de 'La noche del oráculo' comenzó a declinar. Hablo por boca de ganso, pues no soy especialista en Auster. Creo que el libro que más me gustó fue 'Mr. Vértigo'.
      Muchas gracias por el comentario y el halago.
      Un beso.

      Eliminar
  63. Hola Humberto siempre despertas mi interes.Sigo con mis cosas que vos sabes pero bueno hay que apechugar ya no lo escribo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María:
      Sólo espero que tus cosas mejoren, sinceramente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  64. Cada cual aprehende la realidad segun sus canales de recepcion desarrollados.
    El critico gastronomico siempre se comera la realidad.
    El forense diseccionara la realidad.
    El ladron la robara
    El hambriento se comera los acentos,
    El despistado se le olvidaran
    El tonto no sabra ponerlos

    gracias,un abrazo:
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces me pregunto cómo la aprehendo yo... Es un enigma que no podría responder, no ahora, al menos.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  65. En mi humilde opinión, respecto a la lectura, al cine y a la música, de vez en cuando es saludable variar el menú, el organismo lo agradece. Como siempre Humberto, genuina entrada. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que hay que variar, Pepe, si no, la vida sería MUY aburrida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  66. Hola querido Humberto!!
    Lo primero decirte que desconozco la obra de Auster, entonces para mi, sería igual una novela que otra, pero si tuvo necesidad de vomitarla...sería que no le gustó y su cuerpo no lo toleró, como cuando te "obligan" a comer algo que no es de tu gusto.
    De todas formas sobre gustos...ya se sabe, y ni los críticos ni nadie tiene todo el saber en sus manos, ni toda la verdad sobre un escrito, pues ellos suelen verlo desde otro prisma, tendiendo a diseccionar, etiquetar y echar por tierra, si no es de su gusto, aquello de lo que tiene que escribir en una columna.
    Yo no sería buena crítica, pues nunca se me ocurriría hacer una crítica mala sobre lo que leo, me puede gustar o no, pero eso solo es una apreciación personal, la mía y no intentaría convencer a nadie sobre lo que tienen que leer, eso sirve igualmente para las críticas sobre gastronomía, cine, arte...
    Lo que sí te puedo decir es que a mí me gusta lo que escribes y de buen grado comería contigo cualquiera de tus relatos, siempre me quedaría con un regusto muy agradable y placentero.

    Quería darte las gracias por lo del correo,sí, fue un error mío,jaja,me equivoqué de dirección.

    Lo dicho, Humberto, un placer siempre leerte, amigo mío!!
    Un enorme abrazo, con una buena digestión, jaja!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual no es necesario que conozcas la obra de Auster, Estrella, pues podría haber usado cualquier autor para transmitir las ideas: desde el simple 'zapatero a tus zapatos' hasta la técnica (manera, forma, posibilidad) que cada persona tiene de conocer, de incorporar el mundo.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu presencia en este espacio.

      Eliminar
  67. Maravilloso Humberto, me sorprendes cada semana!

    ResponderEliminar
  68. Uno de mis preridos, jaja, creo que Paul debería leer este blog!
    La creatividad y el ingenio a la orden del arte.
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría que lo leyera... y que entendiese el idioma, je.
      Muchas gracias, Stefanía.

      Eliminar
  69. Genial, como siempre. Yo soy incapaz de comer una novela si al primer bocado no me gusta y viendo que ocurre creo que seguiré así.
    Enhorabuena un relato muy divertido.

    ResponderEliminar
  70. Humberto: Me gustaría poder leer algo de Auster y saber si en realidad es comestible.
    De hecho yo, que soy una admiradora de Vargas Llosa,un día me lancé a comprar el único libro que no había leído de él: "La casa verde" (obra que cierto crítico compara con "cien años de soledad", de Gabo).
    Tardé muchísimo en leer dicha maravilla, y al final me pasó lo que a ti después de la cena.
    No sé si soy irreverente, pero eso me sucedió, sorry.
    Ufff! y pensar que has leído mis bodrios.
    Mi maternal cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy comestible, Dora.
      No eres irreverente, Dora, es que sobre gustos no hay nada escrito. En mi caso, 'Cien años de soledad' me pareció uno de los libros más pesados que leí, mientras que el Ulises de Joyce fue muy ameno. Lo digo porque a muchos le pasa lo contrario a mí... en este caso, bueno.
      Siempre eres muy esperada en este espacio.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  71. No podrías haber expresado mejor esa sensación de "incomible" que tienen ciertas novelas, y que encima te "las tienes que tragar" literalmente aunque tu prefieras otra cosa, no he leído nada de Auster ( ya sabes soy una inculta total tengo ese "defectillo") pero me a pasado en varias ocasiones, con otras obras, aunque ya he aprendido (debe de ser la edad) a no comer aquello que no quiero, ya sabes, a veces es mejor comer un plato de gelatina, que te sienta de maravilla a la mejor "Creme Brulee" del París de la Francia. Un abrazo, amigo, te lo digo siempre pero es cierto " nunca dejas de sorprenderme".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé hasta dónde creerte que eres inculta, pues en tus blogs muestras muchos conocimientos.
      Hay un escritor que QUIERO que me guste, se llama Le Clézio, fue premio Nobel de Literatura en 2008, leí dos libros y estoy con el tercero. No hay vuelta, no me llega.
      Un abrazo, Jota.

      Eliminar
  72. Eres único, pero en esta ocasión no estoy de acuerdo contigo (alguna vez tendría que ocurrir, :-)))

    UN fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Víctor, por el comentario, pero no veo en dónde estamos en desacuerdo.
      Tal vez lo digas por la supuesta crítica a Auster, no sé, lo importante es que siempre se sepa que mis textos son pura ficción, tanta que en el primer comentario de la entrada, aclaro (hay mucha gente que cree que cuando escribo en 1° persona soy yo el protagonista) que soy fan confeso de Paul Auster y que por eso me permitía este delirio humorístico.
      La verdad es que me dejas MUY intrigado sobre nuestro desacuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  73. Jaja, genial. Comer, junto con alguno de nuestros escritores preferidos, alguna de sus obras. Pero tenés mucha razón, un peso de semejante calibre no le cae bien a ningún estómago humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser pesado para cualquiera, uf.
      Un abrazo.

      Eliminar
  74. más interesantes hubiesen estado bukowsky o henry miller. él primero te hubiera invitado en algún bar de mala muerte la cantidad exacta de las botellas que necesitó para escribir factótum y el segundo te hubiera cedido algunas de las mujerzuelas, en algún hotelucho de tercera categoría, que le sirvieron de inspiración para escribir alguno de sus trópicos. (of course, después de follársela)
    lástima que estén muertos.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrían escribirse varias historias con varios escritores y todas serían interesantes. Un buen ejercicio.
      Un abrazo, Draco.

      Eliminar
  75. Creo que tu imaginación desbordante no deja de sorprendernos en cada entrada. En este texto jugaste con el hambre y las ansias de apegarse a quien uno admira, nos llevaste a cada uno la "sensación" de la boca pastosa y la garganta lastimada ante hojas que se resistian a ser tragadas... Nos hiciste ver que a veces podemos actuar de manera patética simplemente por quedar bien. Graciassssss, mil graciasssss por tanto talento volcado en unas pocas palabras!!
    Un gran abrazoooooo,
    Vanuchy Fortinera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar siempre, Vanuchy, tus palabras son siempre de gran valor para mí.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  76. Una brillante vuelta de tuerca al Quijote: los libros no sólo pueden llevarnos a la locura, también a la indigestión.

    Saludos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una indigestión es más leve que la locura, Rob, no hay dudas.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  77. Una nueva demostración de que somos seres humanos y estamos sujetos a todos estos "accidentes"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  78. No se si usas la metáfora, si es asi, mejor no leas mas a Auster...jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es metáfora, Pluvisca, en este blog es todo ficción, hasta yo.
      Un beso.

      Eliminar
  79. Pues como no he leído nada de Paul Auster no sé si me resultaría indigesto o por el contrario se convertiría en mi plato preferido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y podrías probar un bocado, quién sabe...
      Gracias y un beso.

      Eliminar
  80. Respuestas
    1. Literalmente, Lucrecia. Pero digamos 'es' así no lo matamos antes de tiempo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  81. Eleştirilerinizi merakla bekliyorum...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ziyaretiniz için teşekkürler, bir kucaklama...

      Eliminar
  82. ¿le vas a contestar en turco a siyahkuğu?...

    ResponderEliminar
  83. Me queda una duda...¿el relato transcurre en "Invierno"? ...hubiese sido una excelente ocasión para comenzar un "Diario".

    Me ha gustado tu humor, y el bueno de Paul seguro que reiría con esta ocurrencia tan bien contada. Me has picado, puede que relea el "Palacio de la Luna". O mejor no ...que tengo muchas lecturas por iniciar y ese ya lo he leído. ;) Mejor ...voy a cenar con él y que me cuente su Diario de Invierno, a partir de la mitad del libro más o menos, que es donde lo dejé.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que le gustaría esta humorada. Hace poco leí 'Palacio de la Luna', sólo me falta leer 'El país de las últimas cosas', pero siento que tengo que retrasar la lectura, pues después ya no habrá nada nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  84. Interesante ...y creo que es verdad eso que hay ciertos libros que apestan!...No se si el autor será de esos pues no lo conozco...tus razones tendrás de verlos de esa manera...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Meulen, es una humorada, Auster me gusta. Por otra parte, no soy yo quien habla, sino un personaje... jamás fui crítico gastronómico ;)
      Besos.

      Eliminar
  85. ¿Cómo puedes tener tanta imaginación? Y menos mal que no pagaste, si no, la indigestión hubiera sido mayor...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate tener que entregar unos U$300, me agarro una gastritis de novela.
      Un beso, querida Margari.

      Eliminar
  86. Por un momento llegué a pensar que lo suyo era una revancha de un lector decepcionado, Sr. Dib y lo hubiese entendido, creame. Mi relación con la prosa del Sr. Auster ha ido perdiendo pasión con el paso de los años; algo así como un matrimonio en el que se murió el amor al nacer el quinto hijo.

    Aún así, por ser fiel a la admiración que le he profesado, compro sus novelas y las leo. Al menos las leo hasta que no puedo más.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sucede como a ti, Pedro, me gustaban mucho más los primeros libros de Auster, pero con varios autores fui fiel a pesar de su... declive. Kundera es otro al que le compré todo lo que publicó, más antiguo, Henry Miller.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  87. Menos mal que no se encontró con Ken Follet y asi no terminó devorando "Los pilares de la tierra". El atracón hubiera resultado desmedido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez unos 10 días de dieta estricta ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  88. Genial,
    es un relato magnífico,
    un abrazo

    ResponderEliminar
  89. Menudo atracón y si encima no era digerible ni digestiva, el final era de lo más lógico. Fantástico Humberto, hay un genio dentro de tí además de tener unas musas excelentes. Ya podías compartirlas:-)
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andan seguido por casa, Katy, espero que sigan viniendo y no me abandonen.
      Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  90. negro se asoma por la ventana después de leer la reseña y piensa mostrarsela a blanco para que se deprima un poco. amarillo, mientras tanto, telefonea a negro y siente en las tripas un tirón, como si sintiera que algo anda mal, como si la música del azar, una vez más, le hiciera una jugarreta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A también estaba enojado porque B había escrito algo que no le había parecido correcto, por suerte C lo redimió con una crítica excelente.
      Un abrazo, Juan Camilo.

      Eliminar
  91. Vaya, qué crítica más sutil y afilada me ha parecido leer entre líneas. Me he sorprendido, porque hasta ahora me consideraba una fan del excéntrico autor, aunque he de reconocer que siempre quise tener una buena conversación con él para recordarle algunas cosillas.

    En fin, en mi defensa, tengo que alegar que siempre preferí "The book of illusions".

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una crítica mía, sino del personaje, a mí Auster me gusta y creo que no habría vomitado Sunset Park... bueno, eso creo.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  92. bastante malo el libro entonces... porque si te cae tan mal y ademas lo sirven en un restaurant tan exclusivo ... solo me queda imaginar que es un libro lleno de idioteces... bien por ti que lo vomitaste sino directo al hospital para un lavado intestinal!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje... no llegó a tanto, sólo con un vómito rápido y espontáneo le bastó ;)
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  93. Vomitada gratuita... Es falso lo que dicen: gratis lo que sea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que le costó cara, porque lo que no se paga con dinero, se paga con carne.
      Un abrazo.

      Eliminar
  94. Todas las semanas me preguntan: ¿qué pasa que no aparecen mis comentarios? Bien...

    Aprovecho el comentario 200 para decir que a partir de aquí, para poder ver los que siguen (si es que dejan más) hay que hacer click debajo de cuadro de comentarios, donde dice 'cargar más', y entonces aparecen todos.

    Es un problema de blogger, sin dudas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?