11 de diciembre de 2012

La vuelta


Al volver del hospital, largó las llaves sobre la mesa y fue directo al baño. Allí se quitó toda la ropa, se metió en la bañera y se arrodilló. Luego inclinó su cabeza sobre la loza blanca, levantó el trasero y ajustó la boca de una botella de alcohol fino en el orificio del ano. El ardor fue inmediato, pero nada comparado con lo que vino después, cuando apretó el recipiente para que el líquido se le metiera en los intestinos. Sintió como si un río de lava ardiente corriera por dentro de su cuerpo, no conseguía contener los gritos, pero ni siquiera esa tortura le parecía suficiente como para apaciguar el otro dolor y la culpa por haber atropellado a su hijo cuando intentaba sacar el auto del garaje, dando marcha atrás y sin mirar.

Inspirado en la ilustración de Entintades: www.entintades.blogspot.com

239 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘El pescador’.

    A partir de hoy y por unas semanas, voy a subir todos los textos que fui desechando a lo largo del año, estuve leyéndolos y decidí darles su oportunidad. Todos tienen un hilo conductor: son muy cortos, bastante oscuros y están inspirados en obras de pintores o dibujantes amigos a quienes admiro mucho.

    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. No es tortura suficiente, en absoluto.
    Y es una tortura que... ay, ¿cómo se te ha ocurrido algo así? madre mía.
    Pero, no, ni por esas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurrió en base al dibujo... bueno, y a las fantasías (por suerte fantasías) que uno tiene en su mente.
      Un abrazo, Luisa, muchas gracias.

      Eliminar
  3. Que horror Humberto. Que castigo. Não tenho palavras.

    Beijinhos
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eu tive só essas palavras que você leu, só essas...
      Beijinhos, minha querida Flor.

      Eliminar
    2. Ainda bem Humberto que voce ficou por aí. Várias vezes que já ouvi noticias de atropelamentos desse género e penso que deve ser um tormento para o resto da vida se é que a vida também não termina ali.
      Quero desejar-lhe muito boa viagem e que passe um Natal muito feliz e já sabe que ficarei torcendo para que pelo menos passe pelo nosso espaço aéreo.
      Beijinhos
      Flor
      <3 <3 <3 ;)

      Eliminar
    3. Juro que vou te contar se o avião passar pelo espaço aéreo de Portugal, vou ficar antenado...
      Obrigado pelo desejo de boa viagem.
      Mais bjs.

      Eliminar
  4. No sé, Humberto... no lo termino de ver, en ese momento creo que no está uno para pensar en algo tan truculento. Quizá veo más que se tire bajo un camión o algo así... salvo que me digas que está basado en hechos reales, que ya sabes que la realidad supura ficción.
    En todo caso, bien escrito está.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me lo pregunto, ¿importa si está basado en hechos reales? Mi cabeza es un hervidero de imágenes, situaciones, experiencias que quedaron grabadas y que, en muchos casos, apenas están disfrazadas bajo eso que llamamos 'relato'.
      Un beso, Anita.

      Eliminar
  5. Hola querido Humberto! el relato de hoy me mataste con el final, creo que nos comparable, no hay nada que apacigue el haber sesgado la vida de un hijo, aunque sea por accidente como es el caso, ni ahorcandose, creo que es algo que se debe de vivir con ello o malvivir con ello, mejor dicho.

    un besoooooo genio.Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se te extrañaba aquí, Amelia.
      Debe ser una situación inenarrable, mira lo que ha salido.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Eso mismo dije yo cuando se me ocurrió...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me has dejado muy impactada, ¡Que horror has descrito aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro, sí, pero ¿sabes?, creo que he censurado muchos relatos por muy oscuros o muy 'románticos', así que decidí que todos tengan su espacio.
      Un beso, Malque.

      Eliminar
  8. La verdad que muy duro, me pegó fuerte. Acaba de fallecer una bebe en las calles de mi ciudad, la madre trató de esquivar un camión y la bebe salió despedida de su sillita y cayó al asfalto.
    Todavía tengo un nudo en el pecho (más porque mi bebe más pequeña tiene año y cinco meses justo hoy)
    Abrazos Humerto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya casualidad, lamento que una fantasía se aproxime tanto a la realidad, pero es lo más común, queramos verlo o no.
      Un abrazo, Walter.

      Eliminar
  9. Hola Humberto. Tremendo!!! Me ha gustado mucho. Me parece a mí que el sentido de culpabilidad, cuando es insoportable, llega a enfermar e incluso a matar. Lo he comprobado cercano a mí.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, lamento que haya sucedido algo parecido en alguna persona cercana.
      Pero esto es cuento, puro cuento, como digo. Un relato es una manera de vivir hechos sin haberlos vivido, ampliar nuestras experiencias, aunque, como en este caso, sea demasiado cruel.
      Un abrazo, Malena.

      Eliminar
  10. Dios....qué autoflagelación! Cuando el dolor es muy grande y viene cargado de culpa no hay punto de comparación. Desquiciarse es poco...
    El relato muy bien hecho, refleja tantos casos parecidos, o sea al pequeño bajo las ruedas del coche de su propio padre, no tanto lo del frasco de alcohol.
    Te he visto Humberto en la foto que puso el amigo Arturo, fue un gustazo verte, y me parece que respiras sencillez y nobleza.
    Un abrazo de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Genessis, me hiciste sonreír en un momento que venía serio contestando comentarios.
      Piensa que Arturo es muy bueno, a veces exagera con sus descripciones.
      Muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
  11. Humberto aka Bladerunner!! Que sigan los cuentos "in your face" Abrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son mis 'hijos bobos', Ato, van a ver la luz, ¿por qué censurarlos?
      Y ni te cuento cuando lleguen los censurados por amorosientos, este blog se va a volver una novela de 4ta.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hijos bobos con IQ de 160 - I don't fucking think so! Ahora con los "mushy" veremos. Abrazo!

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Un día voy a comenzar a escribir sobre historias que fui recogiendo en mi profesión 'oficial', éste les va a parecer La bella durmiente.
      Gracias, Manuel.

      Eliminar
  13. wow...puro ardor por donde se lo vea.

    La mente!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arde demasiado, ¿no?
      La mente y sus fantasías, Magah, cuánto hay para decir.
      Besos.

      Eliminar
  14. El gran entidades, un mago del pincel.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Juanlu, Entintades, al igual que tú, son una fuente inagotable de inspiración para los que escribimos, nunca voy a cansarme de agradecer que existan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Manma mía, me da que pensar en como sería esa pintura
    que te inspiró tan tétrico poema.
    Admiro tu fantasía

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como la ves en la entrada, Marisa, exactamente ésa que ilustra el relato.
      Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. La culpa nos hunde y nos aniquila. Tú serías culpable si no hubiera mediado el arrepentimiento y publicación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que yo pensé algo parecido, me pasa desde hace un tiempo, cuando sesgo una entrada porque me parece demasiado así o demasiado asá, luego siento culpa. Y no hay nada peor que sentir culpa.
      Un abrazo y muchas gracias, Francisco.

      Eliminar
  17. Espeluznante. Por el arrepentido. Por el hijo. Por la culpa. Por el desvarío y por tipejo que no supo para qué coño están los retrovisores.
    Bañera de fina loza, al fin
    Un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, ¿para qué mierda tienen los retrovisores algunos, creerán que es un adorno?
      Fina loza para llorar sobre ella.
      Un abrazo, Pilar.

      Eliminar
  18. Querido Humberto, aunque el dolor y la culpa sean destructivos, son parte de nuestras vidas, y retratarlos en un texto breve al que no le sobran ni faltan palabras, es todo un logro. Duro, pero real. Hoy voy a escribir más, porque temo que te me vayas pronto para "Las Europas" y no llegue a tiempo para agradecerte tu presencia en mis Blogs, desde el tiempo en que nos conocimos y, por ello, renovar nuestra amistad por todo el año 2013, aunque yo, debido a estos cinco hijos extras que tengo (Blogs), no sea tan cumplidora como vos. Con mis mejores deseos de un mejor año, y de que pases feliz estas fiestas navideñas, te saludo con un fuerte, fraternal y perfumado abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Zuni. Yo creo que sí has estado mucho en mi blog.
      El domingo ya viajo a Europa, pero me llevo la máquina, así que, si dios quiere, voy a seguir escribiendo y en contacto.
      Renuevo también la amistad, para el 2013 y muchos años más.
      Un beso enorme y, otra vez, muchas gracias.

      Eliminar
  19. le pasa por idiota... por cabrón e imbécil... la tortura es poca... mejor que se tire al tren!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tirarse bajo el tren es demasiado fácil, él bien lo sabe...
      Un beso.

      Eliminar
  20. Qué horror. Vi la pagina de entidades, wow... que imaginación la de esa mente. Y por supuesto, pienso en lo que uno siente cuando se para frente a un cuadro y cada quien le da una interpretación diferente.

    Tu imaginación ha sido genial. debe ser horrible para un padre que le suceda eso.

    Bueno, te dejo un fuerte abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entintades es un genio, ¿quién puede no inspirarse en una obra tan sugestiva?
      Te dejo un fuerte abrazo, Carlos y muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
  21. Muy tangible se hace la fantasía. Esa que tenes en tu mente...
    Igual fantasía la de ese hombre, digo, por qué ir por la vuelta. Se ve que no quería quemarse únicamente.
    Tu profesión oficial podría disparar relatos más crudos? Caray.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué si podría disparar relatos más crudos? Uf, no podrías imaginarlos, tendría que colocar 'advertencia de contenido' si me decidiera a escribirlos, pero hay algo que se llama 'secreto profesional' y es el límite donde llega mi decir.
      Un abrazo, Dana.

      Eliminar
  22. Un puntapié en el mentón, Humberto!!!
    Pero que bien transmites sensaciones, tu blog es un paseo por los diferentes sentimiento.
    Te felicito querido amigo!!

    Sabri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ahí estoy contigo, ésa es una de las cosas que más me gustan de este blog, no es de amor, no es de horror, no es de ciencia ficción... es un poquito de todo.
      Un beso, Sabri.

      Eliminar
  23. Ay, Ay, Ay... no se me ocurre nada más que decir. Borrar un dolor con más dolor, es terrible.

    Y qué decir de Entintades, que es un genio de las acuarelas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es basante difícil decir algo más, Sara. Borrar dolor con dolor es una estrategia que se adecua muy bien con el personaje.
      Un genio, es así.
      Un beso enorme, Sara.

      Eliminar
  24. Ésta variedad de persona que comete imbecilidades de éste nvel y luego se quiere castigar como si tal cosa elimináse el daño me resulta detestable. Cualquiera que maneje debe ser conciente que es un privilegio del cual dependen vidas, y éste encima arriesga a los de su propia casa echando reversa sin ver. Enfurece, francamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas sensaciones mezcladas en este relato, Carlos, yo mismo no podría discriminarlas, es como un paquete de sensaciones horribles.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  25. Qué decir, ¿cómo corregir el pasado con acciones futuras? Quizás sólo acabando la memoria y no otras rutas no cerebrales. ¡Un abrazo! F:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente humana intenta defenderse con los más extraños mecanismos, es bastante extraña, ¿no?
      Un abrazo, F.

      Eliminar
  26. Eres muy bueno en lo que haces, Humberto, tienes un blog que se destaca de los demás, con todo respeto.


    Le dejo un abrazo.
    Vilma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otros muy buenos también, Vilma, pero te agradezco esta fantasía de afecto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Cincido con Vilma, ampliamente!

      Eliminar
    3. No sé lo que es 'cincido' pero también coincido ;)

      Eliminar
  27. Merde! Me gustó muchísimo la ilustración (gracias x el dato del blog) El texto se ensambla perfectamente con la imagen. Cuando describiste el lugar y la flagelación imaginé mucho rojo y blanco.
    Y la nada absoluta. Porque no debe alcanzar NADA para detener el horror y la desesperación. De eso se trata, de buscar algo bien horroroso y sin embargo no poder equiparar la desesperación y la culpa. Porque el tema no es matarse, el tema es PAGAR.
    "Think small" decía uno de los mejores avisos de Volkswagen.
    En este caso, breve y certero.
    Congrats, milord!
    Kisses 4U!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No querría yo estar en la piel de ese hombre, atormentado por esa atmósfera de rojos, negros y blancos, y esa horrible sensación de que nada de lo que haga le devolverá la vida anterior.
      Thanks a lot, my BeeBee.
      Kisses.

      Eliminar
  28. Apaciguar un dolor con otro no creo que le devuelva la vida a su hijo. Quizás le sirva para la próxima vez que use el coche.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que vuelva a usarlo, pero no sé, es una opinión.
      Un abrazo, José Manuel.

      Eliminar
  29. La verdad es que no me alcanza la cabeza para imaginar lo que debe pasarle a ese padre pero fue muy irresponsable.
    Un beso, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí... bueno, apenas lo imagino.
      Un beso, Lula.

      Eliminar
  30. Hola, Humberto. Luego te comento el relato. Quisiera antes preguntarte a través de qué caminos de tu cerebro ese dibujo te inspiró algo tan retorcido, si me lo permites. A mí me sugiere un bailarín abriendo las piernas al tiempo que apoya los brazos en el suelo. El color rojo no sé, tendría que pensarlo más.
    En cuanto al relato creo que has tratado uno de los temas más espinosos a los que debemos enfrentarnos todos a lo largo de nuestra vida. El sentimiento de culpa es incontrolable, obsesivo, destructor, nocivo y un largo etcétera de adjetivos. De los que yo destacaría DESTRUCTIVO. Como el padre de tu relato, la muerte no es suficiente para calmar ese sentimiento, necesita castigarse de manera cruel, sentir físicamente ese espantoso dolor que le está destruyendo. La autolesión física puede ser una manera brutal de castigo por una culpa insoportable. En el caso de tu personaje, entiendo que matar a tu propio hijo debe ser una de las experiencias más terribles que se pueda vivir en la vida. Entiendo su dolor y su necesidad de castigarse. Es cierto que, sin llevarlo a esos extremos tan tremendos, tenemos tendencia a autoculparnos demasiado. Vamos por la vida cargando a hombros un saco lleno de culpas y, si no le ponemos remedio, es posible que ese saco acabe por aplastarnos. Hay que aligerarlo, hay que sobrevivir. Tu relato es sobrecogedor, más debe ser sentir lo que siente ese padre. Eres un artista, en micro, en medio y en largo. Muchos besos, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría responderte cómo o por qué ese dibujo me inspiró el relato. Considero que son cosas que están en mi fantasía, pero, ¿sabes?, a diferencia de lo que suele creer mucha gente, el arte no muestra nuestro 'interior', sino la manera en que nuestro 'interior' intenta quitarse de encima unos cuantos fantasmas que pueden perturbarlo.
      En relación con el relato, agregar algo más a lo que ya dices, sería manchar tu excelente interpretación.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  31. Es un relato perfecto para ese dibujo, te felicito. Y te aconsejo que lo dejes solo en fantasía, escuece un montón (me han dicho jajaja). ;-)
    Un abrazo (y mantenme informado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedará en la fantasía, X, no lo dudes. Por cierto, creo que si no fuera mortal hacer eso, estaría muy cerca, pues los daños internos serían muy graves.
      Te mantengo informado, seguro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  32. Me hizo torcer la cara, MUY duro!
    Ahora visito a tu amgo.
    Abrazos de Nico del FB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y para qué lado la torciste? ;)
      Un abrazo, y sí, visítalo que es MUY bueno.
      Abrazos.

      Eliminar
  33. En su simpleza esta la trama y lo complejo. Humberto Dib te felicito, gracias por tu especial forma de escribir.
    Definitivamente no habría más cruel castigo que el de quedarse vivo,¿Te imaginas entrar en su cuerpo una sola noche?...
    De todas formas,el tortuoso relato inicial es un martirio muy bien logrado ,yo nunca hubiera podido encontrar palabras justas que se amoldaran a tal sentimiento y situación.
    Ensalzo y aplaudo tus textos desechados... Excelente decisión.
    Quiero leer más!Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paola, eres muy amable con tus palabras. Y las considero doblemente valiosas, pues esta clase de relatos no son los que más gustan aquí. No es que critique a nadie, tal vez se trate de una forma de defenderse, rechazando lo cruel... aunque tenga las ínfulas de considerarse una forma de arte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Es verdad, valiente aquel que se atreva a escribir de esta forma para una sociedad conservadora.
      Me sumergiste a un mundo para mí desconocido, a medida que transcurría el relato me causaba escalofríos y en el desenlacé, por un instante un agudo y fugaz dolor entristecedor se apodero de mí por completo.
      No hay que limitar las palabras sólo a lo que la aldea desea leer o considera moralmente aceptable. Gran desafío se presenta: innovar, confiar en nuestras capacidades, y sobre todo no quedarse en la charlatanería literaria, no es ese nuestro plan, más bien, crear nueva literatura, nuevos ojos lectores… Nuestra sociedad necesita pensar…
      La literatura se escribe en base a lo que se percibe, no por nada salió este visceral y morboso relato, hasta la misma imagen ¿Qué paso por la mente de aquel pintor?
      Una sociedad demasiado hipócrita, si no se acepta esto como literatura… Lamentablemente ya no podemos hablar del Romanticismo que traducía en su obra Emily Brontë, nuestro contexto ya no es el mismo.Saludos

      Eliminar
  34. Humberto no veo el post anterior donde te deje un comentario,
    algun problema??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Ricardo, ningún problema, la entrada anterior era sólo una justificación para avisar a los amigos españoles que iba a su patria, el relato se fue al galpón de la memoria, digamos.
      Leí tu comentario y lo agradezco mucho, en estos días paso a visitarte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  35. Hola Humberto!!!!
    Es terrible tu historia, la pena es que creo que alguna vez ha sucedido de verdad y el dolor de atropellar a su propio hijo no tiene comparación con nada, de todas formas, uf...!!!
    Eres enorme, lo sabías??? el dibujo te inspiró el relato??, es muy bueno, el dibujo y tú!!!!
    Un enorme abrazo, querido amigo!!!!
    PD.He visto las fotografías de vuestra reunión bloguera, qué placer conocer personalmente a quienes durante tanto tiempo han simpatizado a través de los blogs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, una historia que NADIE querría vivir.
      El dibujo me inspiró este relato, de hecho hay varios más escritos inspirados en Entintades, los iré subiendo con tiempo.
      Es cierto, hubo una reunión muy linda aquí, me sorprendiste.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  36. No se yo si la tortura física elegida superara a la emocional
    Duro muy duro

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, no hay forma de equiparar el sufrimiento emocional.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  37. ¡Qué fuerrrrrrte!, por favor, ¡Qué fuerte!

    ResponderEliminar
  38. Creo que fue un accidente. Bien fuerte el relato. Feliz Martes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Soledad... más que nada por lo de 'Feliz martes' ;)
      Un beso.

      Eliminar
  39. HUMBERTO QUE LIBRE SOS PARA ESCRIBIR, ME PARTE VENIR Y LEER SOBRE CUALQUIER COSA SIN VASELINA, SIN AUTOCENSURA SIN QUERER QUEDAR BIEN CON NADIE.

    GROSO, AMIGO, MUY GROSO

    ABRAZOS DESDE CÓRDOBA LA DOCTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog desde hace rato ya no se hacen números, Christian, me da igual que dejen 10 comentarios o 1000, cada uno es libre de hacer lo que desea, eso me encanta, ¿a qué negarlo?
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  40. Hace poco, el enfado de un hombre para con su esposa por los motivos de siempre, hizo que saliera molesto, en la cochera, al dar marcha atrás a su auto atropelló a su pequeña de siete años, ahora lo ves destrozado, como un fantasma, su machismo y autoritarismo se han esfumado, aún así, lo que veo en él es un dolor muy profundo que se siente terrible, creo que el peor castigo no es el intentar lastimar su cuerpo, es el quedar vivo, culparse y recordar cada día el mismo hecho lamentable.

    Como siempre es un placer leerte Humberto

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amigo me decía que para encontrar argumentos para escribir bastaba con abrir el periódico. Nunca lo tomé como un método que me atrajera, pero debo reconocer que lo que uno crea se recrea en la realidad... o al revés, da lo mismo.
      Muchas gracias, Ame, un beso.

      Eliminar
  41. Espectacular Dib! Me dejaste con una sola palabra. MIERDA
    Abrazo

    ResponderEliminar
  42. Desgraciadamente eso pasa, pasa más a menudo de lo que pensamos, lo de atropellar al hijo, quiero decir. Pero donde no hay solución ¿qué hace que repartamos más sufrimiento? estupidez humana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión que comparto, Francesca, especialmente la parte que habla de la estupidez humana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Sorprendente. No estoy esperando ese escenario.
    Todos los buenos pensamientos de Rumania, Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo lo esperaba, Cristian...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias. Esta interacción literaria es una alegría para mí. Le deseo un gran año con la familia. Y un montón de inspiración!

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Cristian, luego paso por tu blog para saludarte como corresponde.

      Eliminar
  44. Bah! ni que lo hubiese dejado herido. Apenas lo mató.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ciertas secuelas que son peores que la muerte, ahí coincido con Sarco.
      Abrazos.

      Eliminar
  45. Esta vez prefiero la imagen.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y haces bien, los escritos son una m... yo los aguanto porque no tengo salida ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. ¿Sabes? tienes mucha razón. La mejor fuente de inspiración proviene de la pura realidad, esa que se refleja en los noticieros de cada día, porque cuando pensamos que hemos visto de todo, o que hemos contemplado la peor cara de la vida, ésta nos sorprende con un hecho retorcido, doloroso, extraño, o simplemente escandaloso, que refuerza la teoría de que la realidad supera la ficción.
    No creo que haya nada más terrible en la vida que perder a un hijo, bueno sí, matarlo sin dolo (sin querer). Un abrazo, como siempre que entro por aquí, me voy satisfecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te vayas satisfecha, principalmente frente a un texto como éste, que causa un natural rechazo.
      Es así, la vida real siempre supera al mejor ficcionista.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  47. Hay dolores insuperables y me cuesta imaginar que alguno pueda mitigar una pérdida de semejante calibre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez metererse alcohol por el c...
      Gracias, Pepe.

      Eliminar

  48. Describes una acción y enfatizas un sentimiento difícil de sobrellevar, la culpa. Aunque tus personajes rara vez tengan nombre o una descripción más detallada, logras que irradien un mundo de psicología intensa en el que nos adentramos durante la lectura para captar cada uno de los por qué, cómo y todas esas preguntas que nos podemos hacer cuando una persona, —o personaje en este caso— logra atrapar nuestra atención. Quizá en este texto lo que pueda llamar más la atención es lo obvio, —“padre con sentimiento de culpa decide fustigarse para aplacar el dolor interno”—, o ya alguna mente más moralista sólo logre visualizar el acto en sí, (dolor, ano, dolor, ano). A mí me dejas pensando en ese hombre-personaje, cómo fue que optó su mente por el castigo físico, hacia dónde viajaba su mente en ese momento en que se perdió como padre, como hombre, autodestruyéndose en una singular escena en la que la loza pudo sentirla más fría que nunca, transformándose el blanco en rojo.
    A mí ya sabes que me encanta leerte sin tapujos, ya te lo he dicho más de un par de veces, mis ojos y mi corazón agradecen la honestidad de tus escritos.
    Decir que el dibujo es fantástico, pude echar un vistazo a la web y sin duda hay mucho objeto de inspiración para un relato; el caer de las líneas y de los cuerpos, los difuminados sutiles y el uso de los colores son muy buenos. Gracias por poner el enlace.
    Querido Hum, como siempre tienes mi respeto y admiración, pero sobretodo mi cariño y un enorme abrazo que te dejo aquí.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo haberlo dicho, pero cuando alguien desgrana los elementos con los que fui armando el relato, me fascina. Me hace sentir que la elección de las palabras, o de la escena, o del registro lingüístico, fue acertada: alguien entendió el mecanismo, aunque desde afuera parezca una simple instántanea horrorosa.
      Acepto con gusto ese cariño.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Me consta el trabajo que hay detrás, Humberto, y es por ello que admiro más si cabe cuando el acabado parece tan natural, como el que pela una pipa y echa la cáscara con total parsimonia al suelo.
      Los personajes de la literatura son un mundo, cada uno de ellos, implicarte en una historia sin saborear cada uno de los detalles es imposible, o al menos por el respeto que nos causa, intolerable.
      Eres un escritor fuerte de ideas y conceptos, incluso a veces nos dejas vislumbrar tu sensibilidad. Hay que ser metódico pero siempre libre a la hora de escribir, y eso bien lo sabes tú.
      Gracias por la visita, igualmente yo regresaré acá siempre ;).

      Otro beso para tí.

      Eliminar
  49. El dolor interior es tan corrosivo!! tremendo relato Humberto, quede pa´dentro, como dicen en mi país, un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí también me pasó lo mismo, pero luego las correcciones van desgastando la sensación primera.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  50. Excesivamente dramático.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente, Antotelo, pero algo me pide que lo diga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  51. Uff!! me quedé sin aliento, este me iba faltando a medida que iba leyendo pero ya con el final, me mataste. Tremendo relato y bendita imaginación la tuya, que nunca te falte, porque con pocas palabras, me has dejado muerta.
    Como madre puedo sentir el dolor de la pérdida, es inerrable.
    Ten un buen viaje, que he leído que te vienes hacia aquí, a pasar un poco de frío, diría yo jeje
    Besitos azules a manos llenas Humberto, muasssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es asì, Kanet, voy a estar unos días por allí, con frío y alegría.
      Muchas gracias por la descripción de sensaciones, me llegó.
      Besos enormes.

      Eliminar
  52. Pues a pesar del dolor físico que tiene que ser insuflarse alcohol en las tripas, no hay peor dolor que la conciencia intranquila y la culpa arrastrada por un suceso así.
    Todo un mazazo para el padre y para nosotros, los lectores.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.
    PD: Sigue en pie el intentar poder saludarte por Madrid. Te mandaré otro mail.
    Mos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mazazo que no deja insensible a quien lo escribió, Mos.
      Espero mail, claro que Madrid puede encontrarnos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  53. Demasiado cruel. No soporto la violencia aunque sea con uno mismo.
    Aunque admito que está muy relatado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Katy, entonces que valga el cómo y que el qué se vaya al demonio ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. Me parece una idea estupenda la que apuntas.
    Sobre el corto, que quieres que te diga; aterrador lo uno y estremecedor lo otro, o viceversa.
    Por si no pasas para la respuesta a tu comentario, dado el tajo que tienes, quiero darte las gracias por la paciencia con mi cuento.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes nada que agradecer, Alfredo, lo disfruté mucho y me encantan los relatos largos: ¡los cuentos, qué embromar!
      Un abrazo.

      Eliminar
  55. No es fácil escribir con tan pocas palabras algo así, eres bueno Hum..!!!! La sensación no se puede describir con palabras, tendría que haberte hecho foto de mi gesto. Un abrazo GRANDE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habría encantado, una foto de lo que produce un escrito sería algo mágico para los que escribimos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  56. Hola Humberto.
    Tu cabeza si que es un hervidero de imaginación, alucino con tus escalofriantes y magníficos relatos.
    Espantoso final, pero me da la impresión, de que a pesar de lo elaborada de su decisión, (demasiado tiempo pensando) la culpabilidad de este hombre, tuvo que ser infinita.
    La verdad que a veces en la vida real…también escuchamos historias que te hacen temblar.
    Tus finales son de impacto, y dignos de admiración.

    Me he pasado por el blog de Entintades, y sus dibujos me parecen originales en extremo nada me extraña, que te inspires en ellos.


    Te deseo un felicísimo viaje…y quien sabe, hasta podríamos verte por aquí…¿verdad? A un café, seguro que te invito jajaja.

    Besotes amigo, y disfruta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría, Lore, pero no te has comunicado hasta ahora...
      Hagamos así: si ves a un tío con cara de árabe, coleta y barba candado un poco canosa, ése soy yo... y me invitas un café.
      Muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
    2. No te quepa duda de que te reconocería, segurísimo.y siento tanto no poder conocerte...a Madrid, no podré ir, pero si vienes al Norte...lo intento, seguro.

      Eliminar
    3. Voy al norte, a Gijón seguro, pero no sé dónde vives tú.

      Eliminar
    4. Me hospedo justo al otro lado de ese norte...llamado Pais Vasco.
      Si te llegas, esperaré tu correo.

      Eliminar
  57. Aunque me cueste encajar la imagen, el escenario y la escena, creo que has sabido plasmar de forma muy acertada la carga emocional de la culpa y no elaboración del duelo, Sr. Dib.

    Un micro profundamente oscuro y doloroso.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la conexión con la imagen es lo más personal, seguramente a otro le habría producido otro efecto y, por lo mismo, otro relato.
      Muchas gracias por tu comentario, Pedro.

      Eliminar
  58. No aceptar las cosas es de lo peor. La mente es nuestro peor enemigo, si la dejamos, nos esclaviza hasta límites insospechados.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no es esclavo de su propia mente?
      Yo sí lo soy, lo confieso abiertamente, pero no sé si al punto de cometer semejantes actos.
      Un besazo, Ion.

      Eliminar
  59. Esos dolores son inmensos Humberto,pero tu lo cuentas todo de tal manera que nos haces sonreir.

    besos, me alegro de releerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amapola, eres siempre muy amable, ¿lo sabías?
      Un beso enorme.

      Eliminar
  60. Qué duro Humberto! Pareciera que no hay solución posible a un dolor así Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente haya una solución, pero ¿cómo llegar a ella?
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  61. Así vi morir a mi perrita Lía, en una marcha atrás de coche. Si por un animal se siente dolor, ¿cómo sería una persona tan cercana? Horrible. Un cuento fuerte, que lamentablemente puede ser cierto. Eres genial. Como siempre. Te admiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julie.
      Es una pena lo que me cuentas, pero la vida tiene estas vueltas horribles.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  62. Un terrible final y un doloroso proceso de aceptación de unos hechos que no tienen vuelta atrás. Cargar con una culpa de este calibre es un no vivir.
    Un relato duro y gris.
    Recibe mis saludos.
    Anna J R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibidos tu saludos, Anna, muchas gracias.
      Te debo una visita... Bueno, ¡debo tantas!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  63. Humberto,

    Has hecho bien en reciclar tus antiguos realato. Éste es muy bueno.

    Es duro, pero sabes que, yo, desde otro prisma, también escribo oscuridades y me gustó mucho.

    Saludos, Ann@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos escapar a las oscuridades porque no gusten o porque queramos mostrarnos iluminados, yo tengo una vida hermosa y sin embargo, me encanta escribir textos duros.
      Un saludo, Anna.

      Eliminar
  64. Hay dolores que no se superan con ningún otro dolor, ni siquiera con el más doloroso de los dolores, es que el dolor del alma no tiene cura que lo mitigue

    Grandioso relato, muy buena idea esto de darle una oportunidad, muchas veces lo que guardamos forma parte de lo mejor, como este es el caso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el aliento, Mónica, lo guardé (censuré tal vez) porque me parecía un golpe bajo, pero algo me instó a subirlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  65. El dolor fìsico no tendrà nada que ver con el dolor por la pèrdida de un hijo. En un micro muy fuerte.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el dolor aprieta, no sabemos si viene de adentro de afuera, es entendible que el hombre no sepa cómo sobrellevarlo.
      Bueno... es una opinión.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  66. Muy duro lo que planteas, pero veo gratuito el método de atormentarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace lo que puede, creo, pero no quiero justificar a un personaje, lejos de mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  67. Alguna vez comenté con mis hijos que como madre pensaba que no habria dolor más tremendo que el de que se desaperciera un hijo, ni siquiera el dolor de la misma muerte, porque cuando está muerto ya sabemos como y donde está, mientras que cuando está desaparecido las fantasias de las cosas que podrian estar sucediendole no las podria soportar. Después de leer tu micro creo que esta muerte se suma tristemente a mi lista de situaciones intolerables y terrorificas.
    Buen micro, te pone a pensar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Marcela, tu opinión me hizo pensar también, la palabra 'desaparecido' siempre suena dura, no se puede evitar.
      Muchas gracias por estar.

      Eliminar
  68. Dib:
    Demasiado surrealista el método para torturarse. Un suicidio normal y corriente, lo hubiese entendido, pero esto no. De todos modos, es impactante, desde luego. Al principio parecía un cuento sadomaso, pero no...
    Salu2 con alcohol de beber :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego, un suicidio normal y corriente creo que le sabía a poco, necesitaba torturarse más.
      Un abrazo con alcohol de beber, pero del bueno.

      Eliminar
  69. luego de la negligencia de atropellar a su propio hijo, decide torturarse inútilmente. se nota a leguas que el raciocinio de sus actos no es su fuerte.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mala decisión tras otra, dónde terminará puedo imaginarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  70. Oh dios!! Que tal relato!! Le hubiera agregado aji a la mezcla!!!

    ResponderEliminar
  71. No te pasa, Dib, que a veces escribís algo y decís Mierda! Las cosas que me salen. A mí me pasa y después me quedo rumiando en qué carajo le pasará a mis neuronitas para escribir eso.
    Saludos van

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez a causa de una deformación profesional, no me pasa, después de muchos años de práctica en salud mental y de análisis, puedo darme la libertad de escribir sin sentir que estoy pirado o que dentro de mí habita un ser monstruoso. Tengo bastante claro (creo) qué es la fantasía y sus 'ilimitaciones' y qué es la realidad con sus márgenes socialmente bien delimitados.
      Sí me pasa de leer textos y decir '¿esto escribí yo, cómo lo hice?'. Por lo bueno o por lo malo.
      Un beso, Sandra.

      Eliminar
  72. Si ya de por si es bastante traumático y antinatural sobrevivir a los hijos, no me imagino lo que debe de sentirse cuando esto sucede...
    En cuanto a estas locuras que uno escribe, es ficciòn e imaginaciòn!! Y de la buena!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Etienne: si todos los que intentamos hacer arte dejáramos en libertad esa imaginación, sería maravilloso. Yo no puedo arrojar la primera piedra, sé que muchas veces no subo un texto porque me parece demasiado duro o demasiado cursi o demasiado demasiado.
      Abrazos, amigo.

      Eliminar
  73. Humberto imagino que tu profesión tiene que ver con este tormento, dado que es inimaginable tal tortura, en primer momento imaginé sado masoquismo pero el final confieso que me dolió.
    Me sorprendió la crueldad del relato, Admirable.
    Un abrazo amigo y feliz viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Moli, fue sólo dejar volar una idea que se me ocurrió en el... baño ;)
      En serio, ¡eh!
      Un abrazo.

      Eliminar
  74. Hmberto..." La vuelta "

    Se de varios casos como este, nosè si està mal lo que pienso, pero en todos los casos han sido los papàs que no han tenido la prevenciòn de fijarse donde esta su hijo al llegar o salir con su auto, las mamàs son màs precavidas...no hay que perderlos de vista ni un minuto cuando son pequeños.

    ¡¡¡ terrible !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres tienen un algo que las hace más precavidas, es cierto, no quiero decir instinto porque no me gusta esa palabra, pero en muchas ocasiones, nosotros somos descuidados. De todas formas, éste es un caso extremo.
      Un beso, Doris.

      Eliminar
  75. El hombre tenia cara-culo
    me explico, el relato equivoca orificio ( boca -culo) y es espelucnante
    A nadie, le chocaria que el hombre bebiese litros de alcohol para expiar la culpa
    El "desplazamiento" abruma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una inversión del tracto...
      Muy bien, amigo, nadie detectó ese detalle.
      Invisible, pero mente al fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. Dicen que si te duele una uña, la forma más certera de que te deje de doler, es cortarte el dedo. Eso provocará que la uña, con un 100% de efectividad, te deje de doler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, un método extremista, pero efectivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. No hay forma de purgar esa culpa...Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, habría que estar en su lugar... No, mejor no.
      Un abrazo.

      Eliminar
  78. Respuestas
    1. Me hiciste recordar un libro de Martin Amis.
      Un abrazo.

      Eliminar
  79. Hola, estás invitado al nuevo reto del blog Acompáñame.

    Se trata del Reto 3, el Cuento de Navidad.

    Si deseas participar, infórmate aquí:

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/12/reto-3-cuento-navideno.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la invitación, no sé si tenga tiempo para participar, pero te prometo que voy a interiorizarme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  80. Este es un relato que leo porque eres tú, cuando veo que viene muy oscuro no puedo seguir, pero te digo que me sorprendiste en la frase final cuando ya no podía escapar.
    Igual está muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh... bueno, te pido disculpas, es otro caso de giro final no tan sorpresivo ;)
      Besos.

      Eliminar
  81. Un shot in the cul, maestro!!

    Un abrazo y felicidades si no te veo.
    Vicky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, no creo que nos veamos, Vicky, son como 400 km de diferencia.
      Muchas gracias y te mando un mail.
      Besos.

      Eliminar
  82. Uf, me parece durísimo: culpa, autocastigo... una escena escabrosa... Decididamente agitas la conciencia del lector. Hoy ibas directamente al descabelle.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  83. Terrible y doloroso de verdad.

    La pérdida de un hijo es algo cruel y más si es de una manera tan horrible.

    Espeluznante relato con una historia que, desgraciadamente, ha ocurrido algunas veces en la realidad.

    Un beso, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia de esas que nadie querría vivir... creo que ni siquiera leer, no sé.
      Un beso, Amalia.

      Eliminar
  84. Yo tengo una amiga,que le dijo ha su madre: no te muevas que boy ha sacar el coche , la mujer se movio,y en marcha atrs, le dio un golpe,con tan mala fortuna que l señora se dio en la cabeza,contra el borde de la hacera.

    Yo creo que cuando se s capz de hacer lo que nuestro protagonista:es porque le falta fuerza interior,ho espiritual,pero no lo juzgo,puesto que con estos dramas nos salen nuestras devilidades, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras debilidades suelen aparecer en esos momentos de mayor dolor, no se puede juzgar a una persona real, es verdad, menos a un personaje.
      Un abrazo, Julio, y muchas gracias.

      Eliminar
  85. Y digo yo ¿por qué no se suicida directamente? No creo que la tortura le sirviese de alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente humana, Lynn, es bastante compleja, a veces intenta apaciguar el dolor de un orden con dolor de otro orden.
      Viste, como esos que miden el amor a través del tiempo que están con una persona.
      Un beso.

      Eliminar
  86. No le van a alcanzar las botellas de alcohol para toda su vida !
    bss

    ResponderEliminar
  87. Muito bom e chocante ao mesmo tempo. Gostei deste blogue. Vim para ficar. :)

    ResponderEliminar
  88. Un gran relato, Humberto, muy extremo y de extremos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto eso de 'extremo y de extremos'.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  89. El final es un mazazo en la cabeza, te pone los pelos de punta.
    Muy bien logrado Humberto !
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Rex.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  90. Muy duro Humberto, pero que bien escribes amigo!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Luciana.
      Un beso.

      Eliminar
  91. Hombre, hace unos días escuche una historia parecida y no me la podía creer. La realidad supera la fantasía? No es al revés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realidad, fantasía, ¿hay diferencia?
      Yo creo que no tanta.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?