3 de diciembre de 2012

El bucle


La escena era angustiosa: un bucle siniestro del que no podía salir.

Estaba acostado en mi habitación, mientras que en el patio -a sólo una puerta entreabierta de donde me encontraba- velaban el cuerpo de una niña. No entiendo por qué los vecinos de la pensión habían decidido levantar la capilla ardiente allí, aunque fuésemos todos muy humildes, la decisión me pareció macabra, yo no pensaba participar. Estaba acostado porque quería descansar un poco antes de ir a trabajar, pero quién puede conciliar el sueño cuando los gritos lacerantes de los dolientes se cuelan a través de flores y crespones. Sin embargo, me entredormí, entonces me pareció ver que la niña levantaba el torso y que giraba la cabeza hacia mí desde el ataúd… NO, dije en voz alta, y regresé a la realidad. Todo seguía igual, la única diferencia era que las velas estaban algo consumidas y que mi sueño era mucho más fuerte que el miedo a entregarme a él. No pude evitarlo, me dormí otra vez. La niña ya se había bajado del cajón y ahora estaba entrando en mi habitación… NO, grité, y la vigilia nuevamente me rescató del espanto, pero fue por muy poco tiempo, ya que el sueño enseguida volvió a engullirme. Ahora ella estaba a unos pocos centímetros, alcanzaba a sentir el olor desagradable que venía de sus ropas, un olor a... NO, aullé, aunque esta vez no hubo milagros, la niña estaba parada a mi lado y pretendía agarrarme, entonces traté de empujarla, pero su cuerpo era inconsistente y por más que quisiera rechazarlo, mis manos lo atravesaban. Ella intentaba abrazarme y yo -horrorizado- sólo quería despertar.

Los vecinos se retorcían las manos y se mordían los labios: era desgarrador ver a la pobre niña queriendo darle un último beso a su padre.

236 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘Pintor en la esquina’.
    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. el último adiós siempre se da de todas maneras; en cualquier momento y de la forma menos esperada.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo creo, aunque no quede claro quién lo da.
      Un abrazo, amigo Draco.

      Eliminar
  3. Humberto, esto es muy fuerte, ese final golpea muy duro.
    Te dejo un fuerte abrazo amigo y gracias por brindarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Moli, fue un placer conocerte en persona.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Que pesadelo!!!! Também já me aconteceu acordar de um pesadelo, voltar a dormir e seguir tendo o mesmo pesadelo.

    Beijinhos HUmberto.

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Foi um pesadelo? Acho que não, aqui há morte mesmo!
      Beijinhos, minha querida Flor.

      Eliminar
    2. Há, a morte da menina, mas o narrador está a sonhar, é ele que está a ter um pesadelo e penso que ele não sabia que era pai da menina.
      Eu não acredito em espiritismo e aqui o que eu penso é que seria o espirito da menina que visita o pai.

      Será que eu estou a escrever otro texto?? jajajaja. Se sim você terá que me pagar direitos de autor jajajjajaja.

      Eliminar
    3. Claro, ele não sabia que era o pai dela, só quando percebe o cheiro que vem das roupas dela se aproxima um tantinho de uma realidade que perdera.
      Podes escrever um novo texto, ninguém vai cobrar direitos, rsrsrs.
      Bjs

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho este relato brumoso y onírico que, aunque tiene reminiscencias de Poe, por algún motivo me recuerda "Continuidad de los parques" de Cortázar (debe de ser por el bucle espacio-temporal que desemboca en otro bucle que podríamos llamar realidad/ficción y, en este caso concreto, sueño/vigilia).

    Por cierto, la ilustración-gif, muy bien conseguida también... ¡Inquietante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Faltó que dijeras que tiene un aire de Maupassant con unos toques de Lovecraft y habríamos hecho el plagio completo!
      En fin, la próxima vez lo lograré ;)
      Abrazos.

      Eliminar
    2. jajajaj a mi me hizo acordar a otro cuento tuyo, te acuerdas de mudos?

      Eliminar
    3. Ahora que lo pienso, a mí me recordó la Pesadilla I de Freddy Krueger, lo digo en serio, ¡eh!

      Eliminar
  6. Siempre sorprendiendo con los finales en tus textos,Humberto..genial éste, muy creativo y lleno de imagenes oníricas,sensibles, y que espero sólo sean creaciones...

    Abrazos grandes (desde Verbal!)...
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no son creaciones, Maritza, es de cuando estuve muerto por unas semanas. Me quedaron varias imágenes que, poco a poco, las iré transformando en relatos.
      Un abrazo grande desde donde quieras, tú que tienes opciones.

      Eliminar
  7. por uno de los besos de mi padre... yo haría eso y mucho más con tus sueños, :) Besos asturianos desde el sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que tu comentario es bastante serio... Digo, para un relato tan juguetón.
      Un beso, Bruxina.

      Eliminar
    2. hoy me he puesto seria... será el sur... :)
      Besin Sr Dib

      Eliminar
    3. No sé cómo sea el su en España, acá nos pone de muy buen humor, es hermoso.
      Besos.

      Eliminar
  8. La verdad que no es la mejor hora para leer este cuento, mejor dejo la luz prendida.

    Fiu que fuerte Humber.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la luz prendida ya todo se soluciona, Sabrina.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  9. Realmente muy fuerte. Siempre ese ultimo adios es ademas de doloroso, un momento que deja huellas en las personas y me imagino que mas fuerte aún cuando se trata de un hijo.
    Un fuerte abrazo desde este bucle en el que me has dejado.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de esos temas tabú, Carlos, pero por más que los esquivemos, están... y me encanta tratarlos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. No pude despedirme de mi padre, ese beso suspendido y el abrazo vacío marcaron por mucho tiempo mi vida, cada noche lloraba por lo rápida de su partida (tres días en coma inducido), deseaba creer en un más allá que aliviara mi dolor, después de meses durmiendo poco, una noche entre sueños lo sentí, vino y me abrazó, lloré y lo besé tanto como pude, ahora me siento tranquila.

    Me gusta tu tema Humberto, me haces recordar :), lo único es la imagen, me dio cosita cuando la vi :)

    Besos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frente a tu comentario, sólo puedo callarme, Ame.
      Ojalá hayas disfrutado de ese momento.
      Un beso enorme.

      PD: La imagen tiene un secretito, tal vez alguien lo descubra.

      Eliminar
    2. Ya volveré luego para enterarme del secretillo, yo paso de volver a ver la imagen :)

      Besos y buen descanso Humberto

      Eliminar
    3. Pero el secreto está en la imagen... ;)
      Buen descanso, Ame.

      Eliminar
  11. Muy bueno! como siempre genial este relato, vaya final sorpresivo.
    Pesadilla o no? me atrapo esta escena de pelicula...

    Un fuerte abrazo.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos Alberto, yo creo que es...

      Abrazos.

      Eliminar
  12. Yo en cambio tuve la suerte de mirarlo a papá en sus últimos respiros, se fuá con tanta paz, pero tanta que recuerdo hasta el número exacto de sus suspiros, fui afortunda de estar con él...
    Te lei muchos micros Humberto pero este para mi, por lejos el mejor (sé que no soy objetiva quizás pero la verdad no me importa) EL mejor micro de estos tiempos :)
    Saludos subjetivos y tucumanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, creo que es una apreciación muy subjetiva, Marcela, por la 'experiencia' que tengo en este blog, éste es de los relatos que no gustan mucho, hay temas que... incomodan, digamos.
      Sea como fuere, agradezco tu subjetividad.
      Un beso enorme hacia Tucumán.

      Eliminar
  13. Extraordinario, Humberto. No es que intento ahorrar palabras, solamente estoy impresionado, en su sentido más amplio, y no se me ocurre algo que transmita más fielmente mi sensación y mi admiración.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, James, valoro muchos tus palabras, sean muchas o pocas, lo importante es lo que se siente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Uyy, muy macabro pero real, espero que las despedidas sean mucho más dulces cuando lleguen.
    Saludos, Edwin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, ¿no? Para tragicismos y otras penurias ya tenemos las novelas.
      Que sean con dulzura.
      Un abrazo, Edwin.

      Eliminar
  15. Hacía mucho tiempo que no peregrinaba por tu morada, querido Hum, y fuí justo a hacerlo para leer este relato tuyo que me ha envuelto por completo.
    Sabes, cada cosa que escribes me sorprende por el equilibrio con el que se compone perfectamente sin dejar nada al azar y que parezca que cayó de tus manos como por descuido.
    Es una historia inquietante, sí, desde luego, pero hay AMOR, un amor grandioso comparable sólo a la franca e inquebrantable muerte que llega y perfuma tus letras con flores y crespones; detalles hermosos que suavizan el panorama.
    Tuve la sensación agónica que describes, recordando las noches en las que por culpa de una mala pesadilla, al despertar de golpe hacía lo imposible por no regresar al sueño; en este caso la pena contagia la realidad, mucho más, y de ella dificilmente puede el padre escapar.
    Ha sido como siempre un placer leerte, podría decirte muchas otras cosas más sobre esta obra, pero me vence el sueño. Quizá deba esperar a que me pueda brindar algo de creatividad tras el alba; criando malvas o regándolas, pero que allí me encuentre yo ;).
    Cuídate, estimable escritor amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que has detectado muchos elementos en este relato, elementos que coloqué a propósito, por el simple placer de estar en complicidad conmigo mismo. Por eso, cuando alguien más los señala, el placer se duplica.
      Te aseguro que nada cae por descuido, al contrario, cada vez se me hace más difícil encontrar caminos diferentes para no repetirme.
      Bueno, no quiero englosar el comentario, muchas gracias por tus palabras tan alentadoras.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  16. Humberto, amigo, esto me recuerda a aquél cuento de Poe en el que el narrador escucha cómo los tornillos del ataud se van soltando uno a uno mientras él se pregunta, o al menos yo me preguntaría: ¿cómo un muerto, y dentro del cajón, puede soltar los clavos desde afuera en una habitación vacía?

    Y los niños, que de tiernos, dan más miedo.

    ¡Un abrazo!

    F:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poe fue un maestro del terror y tú te hacías preguntas interesantes. De todas formas, estas historias nunca tienen una respuesta, no al menos hasta que crucemos esa frontera y sepamos la Verdad.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Pobre hombre, pero también pobre niña. Los dos sufren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, David, es lo que a mí se me ocurrió desde un principio, los dos sufren a su manera y desde su lugar.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  18. Fucking story!!! Entre esa imagen con el rulo hecho con el símbolo del Infinito y esos bichos que ratifican el circuito de comienzo y finitud -como una noria letal- más ese sentimiento tan único de NEGACIÓN que sólo se experimenta con absoluta crudeza frente a la muerte, me dejaste desarmada.
    "Por qué? NO, no puede ser" Esa es la sensación. "NO"
    Madre mía, H!!! Great work again! ;)
    Kisses milord! See you soon!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dos palabras elididas en este texto, una es 'negación', la otra 'angustia', pero un buen lector muy pronto las descubre detrás de sus murallas.
      Appreciate, my BeeBee.
      See you soon but I mean it!

      Eliminar
  19. Me recuerda el momento en que falleció mi padre, a la inversa claro, que me sumió en una profunda depresión. La primera muerte a la que tuve que hacer frente en mi vida y que resultó ser la de la persona más querida para mi. Aún hoy me dá miedo pensar en él porque mi llanto no tendría fin. Por otra parte para mí, dormir es sinónimo de morir, hasta el punto en que considero que si duermo, no vivo. Y no vivo si no duermo: "la pescadilla que se muerde la cola" (otro bucle).

    Un fuerte abrazo, sr.Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que así vivimos, Marien, de bucle en bucle, hasta que lo más inesperado nos saca de la noria.
      Espero no haberte traído recuerdos malos, lo mío es ficción, pura ficción.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  20. Que terrorifico, hay sueños asi de angustiantes, buen relato Humberto, como todos los tuyos, un abrazito cariñoso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay vidas así de angustiantes, pero mejor dejemos eso de lado.
      Muchas gracias por tu ternura, Carmen.

      Eliminar
  21. Cuento con espíritu gótico. Tensionante. Creo que algunos no querrán, a partir de la lectura de este cuento, dormirse en un velorio. ESe final, inesperado. UN abrazo y grato leer tus relatos. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Carlos, gótico, no es común que escriba este estilo, pero una situación real me lo inspiró.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  22. ¡Lo que me ha gustado este relato! Me va mucho lo de sufrir de angustia, ¿qué le voy a hacer? He sentido pena por el padre, pero creo que me ha dado más lástima la niña. Él sufre una situación trágica, pero en un entorno conocido.Sin embargo ella, a parte de la tragedia que le ha tocado vivir (irónico lo de vivir en su situación)tiene que sufrirla en una nueva dimensión desconocida para ella. Tiene que ser terrible la impotencia que debe sentir.

    Genial como siempre, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a decirte algo Mr. M, hay relatos que hasta a mí me provocan una sensación de no saber qué está sucediendo. Eso me encanta, ya que no hay nada mejor que sentir que no puedo asir lo que salió de mi propia cabeza.
      La peor angustia la siento unas horas antes de subir algo nuevo y no tener nada escrito.
      En fin... Muchas gracias.

      Eliminar
  23. Me has llenado de preguntas. Quien era el muerto? Como darse cuenta cual es la realidad? Hay algo más después de ese momento?

    Magnífico y horroroso, una mezcla que atrapa.

    Un beso maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otro momento te habría dicho que es bueno estar lleno de preguntas, pero cambié mucho, ahora no sé bien qué decir.
      Bueno, sí: muchas gracias.

      Eliminar
  24. Y cuando creo que lo he leido todo en este blog, vengo y me quedo como una tonta siguiendo a las hormigas.. las miro, leo el cuento y las miro otro rato. Creo que haces magia, me hipnotizas.

    Mi respeto y admiración querido Humberto.

    Caru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Caru. Es que antes hacía trucos y malabarismos ;)
      Un beso.

      Eliminar
  25. Humberto..." El bucle "

    Es terrible lo que has imaginado, tètrico y mucho màs
    hummm chauuu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tétrico es una palabra que no suelo usar, me gustó.
      Que sueñes con... ¿los angelitos?
      Besos, Doris.

      Eliminar
  26. Humberto...aquì estoy otra vez, tienes algo que ver con Alfred Hitchcock ? me has hecho recordarlo...
    un beso y sigue tu soñando cosas feas o con esas odiosas hormigas

    ResponderEliminar
  27. Impacta ese final tremendo, en que el que se estaba forjando como asesino en la mente del lector (al menos, la mía) resulta ser testigo de la desesperación mayor, el desamparo de la niña. Esa videncia, que nos descubres en un final-mazazo, desde luego no deja indiferente a nadie. No está mal, una sacudida de vez en cuando... pero no te acostumbres, ¡nos gust más tu lado amable!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No dicen que todos tenemos nuestros muertos en el closet? Ahí está el mío, je.
      Un beso y muchas gracias, Susana.

      Eliminar
  28. Ya llevabas un comienzo con atmósfera de pesadilla.
    Y como tal se sigue hasta el amargo final y mantiene su sensación onírica. Lectura más propia para masoquistas, o para lectores insaciables que somos capaces de leer el directorio telefónico de Cracovia de no haber algo más a la mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya algunos par me 'confesaron' que no terminaron de leerlo, pero son las reglas del juego, ¿no, Carlos?
      No se puede escribir siempre para quedar bien.
      Tengo aquí un directorio de Cracovia de 1987, si te interesa te lo mando por Fedex.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  29. Ahhh, todavía tengo el vello de punta. Magnífico! Aunque las escenas de "El sexto sentido" o "Los otros" están bien impresas en mi cabeza, no intuí el final. Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no te quede esta imagen en la cabeza, yo me siento tranquilo.
      Un abrazo, Francesca.

      Eliminar
  30. Humberto ¡absolutamente sobrecogedor todo el relato y el final IMPACTANTE! Me ha encantado Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Winnie0, un beso y feliz semana para ti también.

      Eliminar
  31. Eine tiefsinnige Geschichte mit anderem Ausgang, als ich zuerst dachte.

    Danke

    LG Jaris

    ResponderEliminar
  32. En verdad lo sería.

    Pobre niña.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo traté de decir: pobre niña.
      Un abrazo, Trini.

      Eliminar
  33. Con un sueño así salgo corriendo y no vuelvo a la cama aunque el beso fuera de mi hija. Eso se llama pesadilla. Espero no tener ninguna así con ningún muerto. Menos al que la leído despierta.
    Has resuelto el final muy bien.
    Un abrazo genio:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosas palabras como las que siempre me dejas, Katy.
      Un beso.

      Eliminar
  34. La vida y la muerte, los sueños y la realidad...Gran texto Humberto, gran texto...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene una continuidad y uno al final se pierde.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  35. Los sueños nos hacen pasar malos momentos, es prodigioso, como este relato, nos deja despierto hasta llegar al final y comprender la historia.
    un abrazo
    paco



    PD.Cuando vienes para España?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malos sueños o algo peor, Paco.
      Llego el día 20 de diciembre.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  36. Impactante como siempre, no acabas de sorprenderme,cada relato tuyo es una aventura que espero con ilusión cada semana.
    Un saludo.
    LUZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy feliz escuchar estas palabras, Luz.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  37. Impactante como siempre, no acabas de sorprenderme,cada relato tuyo es una aventura que espero con ilusión cada semana.
    Un saludo.
    LUZ

    ResponderEliminar
  38. Uf, Humberto, vaya bucle nos dejas... ni para eso su padre la reconoce... tremendo.
    Un abrazo ya cerquita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un bucle para peinárselo ;)
      Un abrazo, Anita... ya cerquita.

      Eliminar
  39. El miedo que me has hecho pasar... y ese final.
    Mira, mira, que me he quedado con el corazón en un puño y eso no está nada bien, aunque el micro sea bueno, que lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno, Luisa, el miedo es otra de las tantas sensaciones que experimentamos. Claro, tampoco es para sentirlo todos los días.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Las pesadillas son así, nos meten en túneles inverosímiles.
    Atrapante y angustiante como toda pesadilla, la escena del primer NO te lleva a la siguiente, intuyes que va in crescendo... hasta la sorpresa del final.
    La imagen del infinito con la hormigas?....sigo pensando, habrá una, pero yo tengo muchas y quizás no sea ninguna.
    Abrazo fuerte de martes querido Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los túneles inverosímiles de la vida y de la muerte, Genessis.
      ¿Tienes hormigas?, bueno, hay muchos productos que las eliminan fácilmente.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  41. Tristes despedidas sin son reales, aunque si son pesadillas están a la par. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la sentí muy real, por eso la escribí. Muy triste en verdad.
      Muchas gracias, Ligia.

      Eliminar
  42. Como siempre me ha sorprendido el final en este bucle, donde la ficción y la realidad se mezclan para convertirse en pesadilla.

    Un brazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José Manuel, hasta yo me perdí en este relato onírico.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  43. Lo sabía. Desde que comencé a leer el relato, sabía que me sorprenderías con un final inesperado y no me has decepcionado, sino todo lo contrario. Siempre te leo, esperando esa sorpresa final, ese giro inesperado y fantasioso con que atraes al lector en tus escritos. Como siempre, un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese 'famoso' giro sorpresivo final que fue tan criticado en este blog. Pero que tanto atrae, ¿no?
      Muchas gracias por estar siempre, Carlos.

      Eliminar
  44. "Fly like a butterfly, sting like a bee" diría M.Alí Me quedo acá en la lona hasta la cuenta de 10. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Decía así? Es que no soy gran conocedor de box, pero cuando veo una buena pelea en la tele, termino enganchándome.
      Un abrazo, Ato.

      PD: ¿Sabías que me cambié mi mail? humbertodib@hotmail.com

      Eliminar
  45. Hola, Humberto. Lo primero decirte que el relato no me recuerda a nada más que a ti y a tu manera de escribir jugando con la perspicacia del lector. Ese bucle siniestro, un sueño dentro de otro, un sueño interminable del que no puede escapar. Escapar de los propios fantasmas a través de nuestros sueños no es fácil. Si, además uno lleva en la conciencia algo que le pesa, que le martillea y le duele, ese bucle puede ser infinitamente doloroso. Soñó que soñaba que ignoraba la muerte de su hija y esta se acercaba a abrazarlo besarlo con un último adiós. Soñó que soñaba que le daba miedo su hija y quería dormir huyendo de su propia conciencia. Soñó que soñaba que rechazaba el cuepo de su hija muerta, soñó que soñaba su cobardía, soñó que soñaba que su hija lo buscaba después de muerta, soñó que soñaba que quería despertar huyendo del horror de sus pecados. Soñó que no quería soñar. Chapó, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy feliz que hayas detectado todos esos posibles finales, pues no hay ninguno cierto. Hay muchos guiños, palabras que te llevan para un lado y luego, zas, no era así. Antes dije que había elidido dos palabras: Negación y Angustia, pero creo que hasta a mí se me escapó 'Cobardía', pues flota a lo largo de todo el texto. Y el precio de la cobardía es el más caro.
      Muchas gracias, querida Marta... y lo de se parece a tal o a cual, es una especie de necesidad de las personas de encasillar, aprendí a que no me moleste, pues te aseguro que son como herramientas mentales necesarias para entender la vida.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  46. Ese gesto dichos y tan negado, de abrazar o besar. Para los niños, la gloria. Para nosotros, nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somo reticentes a las muestras de afecto, ¿qué loco eso no?
      Un abrazo.

      Eliminar
  47. Respuestas
    1. Me alegra que hayas rescatado ese elemento... el olor. Para mí es clave.
      Abrazos.

      Eliminar
  48. ¿Ya son las ocho, hora de levantarse? ¿O aún me ronda el contumaz sueño enloquecedor?
    ¡Buah, qué alivio, si en fin padre e hija se han fundido en un abrazo!
    De no ser así, te aseguro que me vuelvo otra vez al sueño, por si se ponen las cosas en su sitio.
    Y el bucle con las fórmicas, ¡que cese ya!
    (En el tablón de anuncios aparece un santo padre... distinto al del relato. Y una santa hija de cabello ensortijado. Y no es sueño, ea!)
    Besos abrazos, Hum, el relator que nunca delata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, creo que sí se fundieron en un abrazo. Un abrazo que viene de mundos diferentes, pero que aún así lleva los atavíos del amor.
      Un beso enorme, Pilar.

      Eliminar
  49. Me ha encantado esa animación Escheriana y el relato, por supuesto, un bucle de lo más pesadillesco. Espero que no me afecte esta noche a pesar de su desenlace más o menos feliz. Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz hasta donde se puede, Borgo.
      Un fuerte abrazo, luego voy por allá.

      Eliminar
  50. Una espiral de sueño que llanea, sorprendentemente, en su parte final.
    Un Gran Relato, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Moebius... do you remember? (La palabra "bucle" no me gusta...),
    La imposibilidad del personaje de distinguir entre sueño y realidad, adentro y afuera, todo vuelve y recomienza en un ritmo macabro y sin salida. La imposibilidad es el rechazo a aceptar la verdad, y en lo onírico lo terrorífico despierta y saca de esa cinta (bucle!) de manera casi cruel. Pareciera que ambos sufren, padre e hija, sean o no los huéspedes de ese ataúd, a menos que lo que llamamos realidad sea una pesadilla más que nos siga transportando en esa cinta eternamente.
    Cuando me "enfrento" a tus textos (face to face) y me hago finalmente amiga, es siempre, además de placer, un gran desafío.
    Eso se traduce: leer algo que toca las emociones inteligentemente escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O 'Möbius', para ser más exactos. Pero ya la usé, creo.
      Sos una gran lectora, Anamá, sé que tratás de sacarle el jugo a los textos, pues siempre están llenos de sorpresitas... y lo lográs.
      Me dejás pensando con eso de 'hacerse amiga/o' de un relato. Creo que me pasa, también me pasa con autores, pongo por ejemplo a Houellebecq, que en una primera leída no podía tragarlo y luego hasta me pareció bueno.
      Un fuerte abrazo y gracias por estar.

      Eliminar
  52. Humbarto, esto parece una pesadilla,sin embargo aún así, consigues sacarme una sonrisa.

    Bello relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sonrisa nunca debe faltar, hasta en el último momento.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  53. Pobre niña..., es la típica ficción, extraordinariamnete contada.

    Y angustiante.

    Muy buen relato.

    Y mis sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres ambos, sus angustias llegaron a mi mente y necesité escribir la historia.
      Y tus sonrisas.

      Eliminar
  54. Non è la prima volta che entro a visitare il tuo blog. Lo trovo semplicemente geniale! sei diretto e semplice e le tue immagini pazzesche. E' molto difficile per me seguire tutto anche xchè a volte devo andare a tradurre alcune parole.
    Mi piace
    Grazie Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. So che deve essere difficile per te, vi ringrazio molto per l'impegno.
      Baci.

      Eliminar
  55. Resulta curioso: nadie quiere morirse, todos esperamos el milagro de ver a un muerto resucitar... y si tal cosa ocurre... nos desgarramos de puro miedo...
    Salu2 vivificantes, Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es extraño, ver resucitar a un muerto debe ser aterrador, y sin embargo un ser querido puede modificar esa sensación, que, por cierto, nunca va a ser igual que antes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. Los sueños:sueños son.Tenemos una cultura de espanto ante la muerte del cuerpo,la razon te dice que no esta:pero nosotros que savemos.

    Cuando un padre be ha su hija: la be con su espiritu,con su holor,con su alegria;y no tiene miedo`pues el amor no deja entrar este sentir de angustia,los sueños te hacen vivir,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil saberlo, Julio, creo que este muerto no podía darse cuenta de que era su hija, algo se había roto entre ambos mundos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  57. Magistral, Humberto, inquietante y buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  58. Humberto, tiene tu relato mucha visualidad vista desde varios planos y me parece magnifico ese detalle. Logras que seamos parte del protagonista, de la niña muerta, y finalmente nos situemos al lado de esos vecinos. Un gran golpe de efecto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenté que tuviera varios planos, tu comentario me da señales de que pudieron verse de alguna forma, eso me alegra mucho.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  59. Todo un tema el miedo a la muerte. NO se acepta, No se entiende.
    Sería más fácil si de pequeños nos enseñaran que es natural, parte de la vida. Que es un "ciclo" el que cumplimos.
    Lo que pasa es que vivimos creando tanto sentimiento de pertenencia a todo, que cuando perdemos algo o a alguien creemos morir.
    Pobres los dos. Por no poder dejar y por no poder aceptar.
    Me gustó este relato.
    (La continuidad de las hormigas??)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil para algunas personas renunciar a lo físico, principalmente cuando se trata del propio cuerpo. No digo que para mí sea moco de pavo, pero con el tiempo aprendí a desprenderme más.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar
  60. Je viens te dire bonsoir et je regarde cette photo bien sympa
    je n'arrive pas à faire marcher la traduction donc je ne sais quoi dire
    mais je vais revenir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ne vous inquiétez pas, je vous remercie de la visite et vive la France!
      Un baiser.

      Eliminar
  61. UFFFFFFFFF, TENAZ Y GENIAL!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  62. Es preferible así. Como dicen por ahí "la ley de la vida".
    Gran relato !
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió la nueva imagen del avatar, no te conocí.
      La ley de la vida implica (obvio) la muerte.
      Gracias, Rex.

      Eliminar
  63. Hola Humberto.

    Tremendo relato. Aparentemente fue un sueño, aunque no me queda claro quien soñaba. La vida en ocasiones nos sitúa en esa vigilia de lo imposible y certero, tanto, que no distinguimos en que parte del sueño, del mal sueño, nos encontramos.

    Como siempre fantástico!, por bueno. :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es a libre albedrío, Moon, yo tengo una opinión, pero ¿importa lo que yo piense?
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  64. Desgarrador relato Humberto,pero como siempre fabuloso.

    ResponderEliminar
  65. Hace tiempo que no te leía, el final es tan frio... tan perfecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, uno no suele relacionar frío con perfecto, pero es todo una cuestión de prejuicios, me parece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  66. hello, hello :)
    How are you?
    Reagards from Poland :)
    Aga :)

    ResponderEliminar
  67. Buen relato con un cierre magistral, Sr. Dib, un giro muy bien conseguido que le cambia todo el sentido al texto por el que hemos transitado hasta ese momento.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro, lo anticipé en el título: era un bucle.
      Un fuerte abrazo.
      HD

      Eliminar
  68. La peor pesadilla de todas será creerse vivo y estar muerto. O puede que perder la memoria sea mucho peor.

    Un abrazo

    (no pude leer tu comentario, tienes muchísimos, ¡genio¡)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perder ya es terrible, no importa qué...
      Un abrazo.

      Eliminar
  69. Muy tremendista, pero muy bien narrado, como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... un poco fuerte es, a qué negarlo.
      Un abrazo, Antorelo.

      Eliminar
  70. Fuerte y macabro, pero ese miedo a la muerte es también el miedo a la vida y, lo que nos duele realmente es el misterio. El final, sorprendente. Como siempre, mi admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El misterio nos deja con todas las ganas, de eso no hay dudas.
      Un beso, Julie.

      Eliminar
  71. Hola Humberto!!!!
    Siempre duele la muerte de un familiar, de un ser querido, se dice: no, no, estoy no puede estar ocurriendo, a mi no,y sin embargo ocurre, pero el subconsciente a veces juega con nosotros y "vemos" más allá de la realidad, pues ver o soñar con la niña levantándose del ataúd, despertar para volver a dormirse y verla cada vez más cerca,volver a dormirse y tenerla justo al lado, olerla...olor a muerte queriendo abrazarlo, terrible sensación de angustia y terror.
    El final me pone una duda,o será que lo he entendido mal, pero cómo es posible que los vecinos vieran a la niña????, era el padre el que había muerto???, no era él , el que estaba soñando??? y entonces cómo veían los vecinos su sueño????, lo siento pero no lo entiendo,en un primer momento pensé que la que había muerto era la niña, pero ahora me dejas con la duda.

    Por todo esto me gusta mucho leerte, tus historias siempre tienen muchas lecturas o así me lo parece, maestro!!!!!
    No encuentro nada extraño en el dibujo, solo que las hormigas salen y entran en su propio bucle y lo he mirado durante yn buen rato, pero nada, que no caigo.
    Un enorme abrazo!!!
    (Con la esperanza de poder dártelo en persona!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al quedarte mirando las hormigas como salían y entraban de su propio bucle creo que has encontrado la respuesta a lo que antes preguntabas.
      Es decir, puede ser interpretado de varias formas, pues es un texto que sale y entra de su eje.
      Yo tengo mi interpretación, pero no vale contártela ;)
      Te dejo un beso enorme... que puede llegar a ser en persona, falta bastante poco.

      Eliminar
  72. que triste!!! me haces pensar en la linea entre la vida y la muerte, existira aquél momento en que no sabes si eres el vivo o el muerto????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que algo así debe pasar...
      Un abrazo y muchas gracias, amiga.

      Eliminar
  73. ¡Por favor! es realmente duro y doloroso

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro... eso dicen muchos, creo que voy a terminar creyéndolo.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  74. No me esperaba semejante desenlace, sorprendente y muy triste, Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es triste, Rafael.
      Muchas gracias por la visita y un abrazo.

      Eliminar
  75. No te quejabas hace poco de los giros finales sorpresivos???
    Que paso???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo soy muy inestable, Anónimo, MUY inestable...
      Si quieres te paso el número de alguna de las mujeres que vivieron conmigo.

      Eliminar
  76. Un relato que me puso los pelos de punta. Sabía que iba por el lado del miedo pero también está el horror de la niña, de la inocencia. MUY DURO, Humber!
    Pero me gustó, ji.

    Un beso.
    Stefi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo a mí me pareció tan juguetón ;)
      Un beso, Stefi y gracias.

      Eliminar
    2. ¡Genial Humberto! Un relato en fina textura negra. Muy logrado. Èste me ha encantado y no porque me guste precisamente el género. Un abrazo fuerte amigo.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Zini, si te gustó el relato a pesar del género, es una mayor satisfacción para mí.
      Un beso.

      Eliminar
  77. Siempre me han caído mal esos vecinos que no tienen nada que hacer y se entretienen mirando lo que hacen los demás. ¿Por qué no se consiguen una vida?

    Bueno, me voy, la vecina de enfrente salió a tomar sol en cueros en su terraza. Chau.

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En cueros en la terraza? Eso no puedo perdérmelo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  78. Espero que el recuerdo de esa niña, no interfiera en mi sueño.
    Un beso, magnífico relato (de miedo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que vaya a intervenir, tranquila ;)
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  79. ¡Qué sería de la red sin un blog donde cada entrada te hace pensar, reflexionar, pasar un rato agradable, sorprenderte, quedarte con ganas de que el relato fuera más largo...jaja. Y siempre igual, entrada tras entrada. Sus relatos siempre merecen la pena. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras siempre tan alentadoras, porque ése es el efecto que producen siempre en mí: fuerza para seguir tratando de innovar, de probar, recrear, esas cosas.
      La red sin mi blog seguiría igual, pero es una linda ilusión creer que podría haber una mínima merma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  80. Me ha parecido un relato "quirúrgico", si se me permite el término. Un narrador cirujano, esa impresión me dio.
    Saludos van, Dib

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tal vez el narrador sea cirujano, jamás me pregunté cuál podría ser su profesión. Una linda idea para evaluar.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  81. ¡Qué angustia Humberto! Me ha producido horror y miedo pensar en la niña parada cerca, aggg, no podré dormir.

    :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Malque, dile así: 'Si no te vas de mi lado te invito a pasar una semana en Argentina' y desaparece.
      Abrazo.

      Eliminar
  82. Excelente!!! La atmósfera que creaste, y lo que le hacés sentir al lector... No sé, a pesar del tema, a mí me encantó el relato, me gusta ese miedito que te hace sentir por momentos.
    Y el final... Genial Humberto, un gran don el que tenés.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva, sos muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  83. Consigues una atmósfera que engancha. El dolor, la dureza...
    Impresionante.
    Un gran abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, ¡qué bueno es verte por aquí!
      Muchas gracias por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  84. Mira que echarse a dormir en el velatorio de su hija....Bueno, vale, no soy quién para juzgar si papaíto hace bien en dormir, mientras los demás, velan. Que le de un beso de una vez, y lo deje dormir. Si no resulta, que coja un caramelo, y lo tire bien lejos, para que la niña vaya a buscarlo.

    Que duermas bien, papaíto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una solución bastante interesante la que propones, Antonio, ¿el caramelo tiene que ser de algún sabor en especial?
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  85. Qué buena vuelta de bucle H. Es lo que yo digo un texto circular, volver al principio y que cierre justo.
    Me encantó.

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Magah, te noto seria, recatada, ¿sos vos?
      Besos.

      Eliminar
  86. Me hizo pensar a la distancia que hay entre personas que piensar conocerse... Abrazo, Enzen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quiero decir piensan conocerse

      Eliminar
    2. Me parece una muy buena interpretación. Es como se suele decir, un texto, una vez publicado, ya no le pertenece más al autor y, por lo mismo, tiene tantos significados como lectores. Eso me parece magnífico.
      Muchas gracias, Enzen.

      Eliminar
  87. Pues yo creo que el muerto es el padre pero no puede saberlo, como tampoco sabe que la niña es su hija, venga, un bucle!

    De terror, Humberto, genial
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... Pedro, es muy probable que sea así.
      Es inquietante, eso es cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  88. Hola, Umberto. Me alegro de venir aquí otra vez. Y leer un buen texto. Cinta de Moebius. Interesante. Debo decir que en un futuro volumen de prosa que tiene que aparecen a continuación año (a la que estoy escribiendo en este momento) se llamará "cinta de Moebius). Todos los buenos pensamientos de Rumania! Con respecto a esta interacción literaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tu interesante comentario, Cristian.
      Un fuerte abrazo para Rumania.

      Eliminar
  89. Pobre criatura, no se decidía a dejar este mundo sin ese beso. Ha sido hermoso, Humberto, también impactante.

    ResponderEliminar
  90. Ya decía Descartes que es imposible separar la vigilia del sueño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan imposible que no sé si en este momento esté despierto.
      Abrazos.

      Eliminar
  91. Tal vez le quedaba a la niña sentir el calor de ese abrazo de su padre para irse verdaderamente en paz.
    La pesadilla en realidad, es de él.
    Un final que impacta.
    Recibe mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pesadilla compartida, me parece, una situación también muy triste.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  92. UUhh menos mal que la leí de día, es horroso y triste..

    Siempre creativo siempre diferente,.
    Un beso Humberto.

    ResponderEliminar
  93. NEGRO ESTA VEZ ME IMPACTO ESTE CUENTO, NO LO ESPERABA Y ME DEJO HELADO.
    TE MANDO UN ABRAZO MAESTRO, DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Christian.
      Un fuerte abrazo para Córdoba.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?