1 de abril de 2013

Jugar al doctor



Cuando alguno de nosotros invitaba a una amiga a jugar al doctor, la niña jamás creía que aquello en verdad se tratara de jugar al doctor, ella sabía por experiencia que las manos auscultadoras se detendrían muy poco en codos o antebrazos, que enseguida pasarían del hombro al pecho, de la rodilla al muslo y luego seguirían camino hacia comarcas incógnitas de la floreciente anatomía femenina. Qué lindos eran aquellos descubrimientos de calores y humedades, aquellos aromas que quedaban impresos por horas en nuestros dedos y que nos transportaban al paraíso más voluptuoso y sacrílego de la infancia.
Después de la dulce invasión, ellas siempre se enojaban un poco, pero al final nos dejaban hacer, porque sólo a las niñas les estaba reservado el lugar de pacientes. A ninguna se le ocurría decir “bueno, ahora la doctora soy yo”, entonces teníamos la (tonta) creencia de que todas se sentían muy cómodas en el papel de dolientes. Todas menos Laurinha. Ella sí quería ser la médica, tanto es así que varios chicos se lo habían permitido y muy pronto contaron la experiencia. Entre miradas pícaras y risas cómplices, explicaban que Laurinha los hacía acostar, cerrar los ojos y entonces sus manos obraban milagros.
Después de enterarme de sus habilidades, la invité muchas veces a jugar al doctor, le aseguraba que no tenía ningún problema en ser el enfermo si ella lo deseaba, pero siempre se negaba aduciendo que me veía muy sano, que mejor fuéramos a arrojarnos desde la piedra grande de la Praia do lagarto. No sólo me ponía mustio por el rechazo, sino que me atormentaba verla enfundada en aquel traje de baño verde que le destacaba tan bien sus nuevos atributos de adolescente. La tenía a mi lado y me hacía hervir la sangre, me llevaba hasta el borde del desmayo, más de una vez tuve que quedarme dentro del agua para que esa alteración de mi cuerpo no le alcahueteara lo que me estaba pasando. Era justo en esos momentos en los que ella más me insistía en que volviera a subirme a la piedra e intentase otro salto. “Vamos, Thiago, no seas aburrido, ahora nos arrojamos agarrados de la mano, para qué vinimos”, me instigaba. “Es que acabo de ver un pez muy extraño, ya voy”, le decía yo con fingido entusiasmo, como si después de 12 años de jugar en la misma playa no conociéramos de memoria toda la fauna ictícola de Angra dos Reis.
Pasaron los años y con ellos pasó la niñez, pero Laurinha nunca quiso jugar al doctor conmigo.

-¿Cómo te sientes, Thiago? -me preguntó.
-Un poco nervioso, Laura, ¿crees que todo va a salir bien?
-Claro que sí, no te preocupes, ya te expliqué que es un..., que es benigno, muy pronto voy a quitártelo, estás en buenas manos. -me aseguró, escondiendo la misma sonrisa encantadora de su niñez debajo del barbijo, mientras la anestesia ya comenzaba a hacer su trabajo.


Dedicado a Ishtar y a mi amada ciudad: Angra dos Reis.

335 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    ‘Jugar al doctor’ (Brincar de médico) nació en portugués, espero haber logrado trasladar al español los varios guiños que quise darle.

    Creo que se hace necesario que suba textos en forma más espaciada, cada vez es mayor la cantidad de blogs amigos y menor el tiempo que tengo para recorrerlos a todos, pido disculpas. Estoy seguro de que es algo que no sólo me sucede a mí.

    Un abrazo y mi cariño eterno a los que brindan su afecto y apoyo a este blog.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo que tienes tus razones pero si publicas cada 10 días vamos a ser tus lectores sin blog los que lo padezcamos, piénsatelo si?
      El cariño es para ti que nos regalas estas joyas.

      Eliminar
    2. Hay otras razones, Luciana, necesito tiempo para escribir cuentos largos y estoy con un proyecto de novela.
      Sin embargo, la imposibilidad de visitar a los colegas es determinante, veremos...

      Eliminar
  2. El final me deja frío. Quizás por mis propias vivencias al respecto. Amigo Humberto, espero pronto poder invitarte a leer algo de lo que ando preparando.

    Afectuoso saludo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, Symmetry, allí estaré para leerlo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Un final inesperado.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que inesperado hasta para mí, David.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  4. Yo también fui siempre más Laura que otras mujeres y ahora, qué tremendo, me los encuentro de pacientes... un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso no tengo dudas, Bruxina, tú no serías de esas que se quedan pasivas frente a su deseo. Una mujer de armas tomar.
      Cuida a tus pacientes, entonces.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Gostei muito de ler essas brincadeirinhas de jovens adolescentes.Creio que se fosse hoje em dia as meninas a brincar de médicas seriam em maior numero rsrsrsrs.
    Que coisas tem a vida "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida" tanto que o Thiago quis brincar de paciente da Laurinha que um tempo más tarde conseguiu mas já não sentiu aquele prazer. A anestesia tem destas coisas. Mas ele "adormeceu" feliz tenho a certeza. Espero que o Thiago lhe conte como foi o acordar da anestesia, também deve ser interessante.

    Beijinhos Humberto, tenha uma boa noite.

    Flor



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. É mesmo, minha querida, as brincadeiras viram realidade da forma mais surpreendente, assim aconteceu com o Thiago.
      Adormeceu feliz e vai acordar feliz também, esse aqui é dos de 'happy ending', rsrsrs.
      Beijinhos e durma bem!

      Eliminar
    2. "Happy ending" o "Sad ending"??? Nunca se sabe o que pode passar no pós-operatório... isto ainda pode dar "pano para mangas" rsrsrsrs.
      Agora sim, até!!!!!!!

      Eliminar
    3. Eu digo final feliz, deixemos esses coitados desfrutarem da vida de personagens felizes, não é?
      Até...

      Eliminar
  6. Que hermosa historia, Hum!! Tiene la magia de los recuerdos y la dureza de la realidad cotidiana, creo que Laura siempre esperó ese momento para hacer milagros con su cuerpo.

    Me pareció uno de los más humanos que te lei.

    Grande maestro.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, tal vez Laura siempre lo supiera, es una buena idea, una de esas posibilidades que nos ofrece la literatura.
      Gracias por las palabras.

      Eliminar
  7. la vida que da vueltas y entre los vuelcos nos reencuentra
    en situaciones adversas o distintas...

    pero a veces eso es lo que nos hace sonreir
    nos reconforta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso no hay dudas, querida Jo, tarde o temprano las situaciones se replican, más allá del contexto, y siempre hay que estar preparados para entregar una sonrisa y brindar por el placer de vivir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ...bueno....no te puedes quejar....te atendio...no?
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final lo hizo, después de muchos años ;)
      Un abrazo, Mery.

      Eliminar
  9. Trepidante ...húmedo y caliente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la temperatura de Angra dos Reis, no podía ser de otra forma.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar
  10. Debe ser difícil encontrarse a una amiga de doctora, despues que fueron amigos de tanta confianza... y más que Thiago quería jugar al doctor con ella... Ahora le tocó de verdad y en una situación quien sabe que tan difícil.
    Creo que hubiera sido mejor rencontrarse por el facebook jajaja
    Amigo, quería aprovechar para agradecerte tu paso por mis tierras. Gracias una vez más
    Un gran abrazo
    Carlos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un reencuentro por facebook y adiós relatos y magia, ¿no?
      Me dejas pensando... qué chata puede llegar a ser la vida a veces, principalmente si nos enfrascamos en esas infinitas redes sociales.
      En fin, me divagué.
      Muchas gracias a ti por la retroalimentación, como ya dijimos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Precisamente puse lo del facebook a manera de sarcasmo. es impresionante que te rencuentras con muchos amigos, pero más allá de ese momento del rencuentro(del face) todo puede ser tan banal... y a veces la realidad es muy cruda. Una aventura, una infidelidad, una tontería que llegas a la conclusión, mejor no me la hubiera encontrado. Y de los amigos a veces te llevas cada sorpresa.


      un fuerte abrazo
      Carlos

      Eliminar
    3. Me dejaste pensando... no sé si tengo verdaderos amigos. Qué mal.

      Eliminar
  11. Hermoso relato Humberto. Te metiste muy bien en esos juegos de la infancia, reales o transformados por la fantasía, pero que en el texto los hiciste vivir para el lector. Y el final es como un círculo que se cierra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que no me gusta dejar espacios abiertos, soy como la serpiente que intenta morderse su cola, aunque sea en estas ficciones.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  12. Buenísimo texto,Humberto...y se me encogíó el alma al final, pero me quedo con esas experiencias de la infancia y primera juventud;época de descubrimientos, novedades, sueños y los primeros amores que nacían sanamente en medio de juegos...eran otros tiempos!

    Abrazos, y felicitaciones,amigo.

    (Lo de los blogs es así, por supuesto que no te ocurre sólo a ti, nadie puede tener tanto tiempo dispuesto para esto, no te preocupes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no, acá se compra todo el paquete, el principio y el final ;)
      Es así, eran otras épocas, pero lo mismo decías nuestros padres de las suyas, creo que siempre fue y será así.
      Muchas gracias por la comprensión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Pocas palabras...¡¡Aplausos maestro!! tu mente sube, baja, crea y define con una estocada que solo a vos se te ocurre para sorprendernos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces estoy horas tratando de imaginar una historia y otras aparece así, de la nada, apenas por una palabra oída que se une a un recuerdo. Ningún misterio y todos a la vez, hasta para mí, te lo aseguro.
      Gracias, Miguel, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Dicen que a veces hay que tener sumo cuidado con lo que uno desea,¿no? Excelente giro de la situación acometido brutalmente (genialmente) en medio centímetro espacial (una pulsación de la tecla SPACE). Desde los juegos en una deseada piedra grande hacia otra piedra grande cancerígena... Y sí, a mí este texto casi me mata sin anestesia...(y sin Laurinha a mi lado, y eso ya es verdaderamente injusto...por tanto, aprovecho para dejar asentada aquí mi queja formal, Dib) ;))

    Otra delicatessen y van... Abrazos admirados. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy no voy a usar términos elípticos ni falsas modestias: éste me gustó. Bueno, los otros también, pero de vez en cuando aparece uno que me sorprende a mí, en el cual yo me siento tan lector como el que entra por primera vez.
      Anoto tu queja, no sólo voy a colocar un servicio del SAME, sino también una advertencia que diga: leer estas gansadas puede ser perjudicial para su salud.
      Un abrazo, César, muchas gracias.

      Eliminar
  15. Nada en el mundo me hacia imaginar ese final!!!
    Quéjate mil veces pero eres el maestro de los remates, mal que te pese por lo que dices siempre.

    Besos Humberto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si te contase que yo tampoco lo imaginaba mientras lo escribía, me creerías?
      Tienes razón, reniego de los finales así, pero son los que más gustan, parece, ¿qué puedo hacer?
      Un beso y gracias.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Sabrina nunca esperaba ese final que hace encoger el corazón!

      Eliminar
  16. Me quito el sombrero ante usted maestro, venir a su blog es un lujo que jamas voy a perderme.

    Admirado por su capacidad narradora me retiro mas que satisfecho.

    Jaco del TLF.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jaco, pero los comentarios como el tuyo me ponen un poco incómodo, te pido disculpas. Es como si me llevara algo que no me pertenece del todo.
      Un abrazo al TLF.

      Eliminar
  17. Creo Humberto que trasladaste los guiños estupendamente y que la historia ha quedado muy clara e interesante. Todos hemos vivido un poco algo así en la niñez y los resultados no siempre eran los esperados. A veces incluso había algún que otro suceso extraño. El final de tu historia es una de esas paradojas de la vida, tanto tiempo deseando que fuese su doctora y al final lo es, pero no como hubiera deseado.

    Como te he dicho al principio, muy bien plasmados los guiños ;).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saberlo, Yashira, porque cuando una historia nace en un idioma es muy difícil representarla exactamente en otro. Ya conoces la fórmula: traduttore traditore, aunque sea yo el que se padece a sí mismo.
      Esas paradojas suelen suceder más corrientemente de lo que parece.
      Un beso enorme y gracias.

      Eliminar
  18. el destino... ése bromista.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el GRAN bromista, sólo un poco de su humor ácido nos bastaría para destacarnos del resto.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  19. Humberto: Creo que más de uno se han quedado con la comezón y nunca se pudo rascar.
    Esa niña era bastante lista y sabía lo que quería Thiago (que no sé si le faltó el "san") y supo sacarle la vuelta.
    Imagino que por mucho tiempo, si no es que siempre, buscó una mina parecida al objeto de sus deseos.
    Con cariño: DK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí (lo confieso) me han quedado pruritos en varias partes del cuerpo, pero espero no tener que rascarme en una pared como la que está apoyado Thiago.
      En fin... cuando dices 'mina' ya casi me convenzo de que eres porteña.
      Un beso grande, querida Dora.

      Eliminar
  20. Yo fui a colegio de varones y el único río cercano ya estaba contaminado para esa época. La única prima de mi edad vivía en Rosario y las familias no se hablaban. Las chicas del barrio no nos daban bola. ¿Te digo la verdad? tu posteo me amargó la noche.
    Grande Dib!
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que... bueno, nacimos en países diferentes, pero aquí también se las rebuscarían para tener esas bellas experiencias infantiles, ¿o no?
      No llores, Rick... por favor, no me llores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Describes muy bien las escenas de infancia. Y una vez más, la vida y sus ironías, en ese reencuentro de adultos.
    Un abrazo, Humberto.

    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Anna, tus palabras son un soplo de fuerza para escribir más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Creo que el autor si dejó que asomara su propia niñez en este relato, porque se percibe un aire cálido, humano y nostálgico, que no es precisamente por la niñez, sino por su niñez ¿Será? Podría ser tan gentil de contestarme con sinceridad. Casi me parece que el autor estuvo enamorada de la doctora en su niñez. Acuérdese que usted será casi psiquiatra y nos maneja a sus lectores como le da la gana, pero esta vez yo lo percibo muy involucrado con su relato. Alcahueteara, le dio un toque muy simpático al asunto que la chiquilla le trastornaba al protagonista. Su descripción logró que me ubicara en ese entorno, que debe ser precioso.
    Un beso postoperatorio, entonces!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Sara, es la playa donde jugué desde que nací hasta los 18 años en la ciudad que nací, pero a partir de eso, bueno, lo demás es algo que nos sucede a todos (los calores de la adolescencia) y pura invención. La nostalgia está presente, claro, pero no mucho más que en otros cuentos.
      Por cierto, no recuerdo haber jugado al doctor, yo iba a los hechos sin tantos preámbulos, era medio cavernícola ;)
      Es un lugar precioso, Sara.
      Un beso ya sin anestesias.

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, Ainoa, ¿qué más puede pedir un escritor? Un me ha gustado es más que suficiente.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Te adoro por lo que me gusta leerte, por lo que me haces sentir al borde del prado sin saber qué tipo de precipicio me aguarda.
    Gracias, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz, sabes expresar tan bien lo que sientes que me dejas mudo, te agradezco enormemente tus palabras, tú sabes mucho de escritores, no eres de esas personas que se convencen fácilmente.
      Te debo una visita... uf.
      Muchas gracias a ti.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Al final conseguiste que la doctora te beneficiara, claro que lo que nos pasa en la adolescencia, no tiene nada que ver con la realidad pura y dura.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Paco, son como sombras de lo que nos sucedió, a diferencia de lo que creen muchos, para mí la espera atenúa el deseo, lo derrumba. Más cuando el presente viene tan complicado, como para el personaje.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  26. La perseverancia vence todos los obstáculos. Qué feliz, Thiago, su sueño al fin conseguido, dejándose hacer,cómodamente tumbado sobre esa infancia que a Laura, infeliz de ella, le sigue pareciendo una mesa de quirófano.
    Excelente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta leer puntos de vista diferentes, en el tuyo hay un sueño cumplido, conquistado al terreno del rechazo, un Thiago feliz... lo demás, ¿qué importa?
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  27. Me gustó muchísimo esta parte de tu perfil:

    Tengo la desgracia de no poder escribir con el estómago lleno, o con dinero en el bolsillo, o con una vida amorosa plena. Mi inspiración nace en la insatisfacción. No me hablen de apremios, mis textos son un intento desesperado por ponerle palabras a lo que me falta... que no es poco.


    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, debo reconocer que me has sorprendido, es decir, estaba pensando en el relato y me dices esto, ue también es muy importante, pues allí no hay nada de fantasía, lo que dice es la pura realidad.
      Un abrazo y gracias a ti.

      Eliminar
  28. La ternura me ha invadido conforme he ido leyendo, porque describes de forma nítida y deliciosa cómo jugábamos al sexo de chicos, sin saber muy bien que era sexo y acicateados por una excitación que no conocíamos y nos gustaba.
    El final implica una vuelta de tuerca, un giro cortante con el que desaparece el gozo y aparece la preocupación, la angustia adulta por la salud.
    ¡Me encantó el micro, estimado Humberto!
    Un beso bien grandote.

    P.D.- Entiendo que espacies el ritmo de tus publicaciones. El blog y los blogs, cuando se tienen muchos seguidores y comentarios, no estiran estiran el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por destacar lo que te ha gustado, Isabel, leo con atención tus comentarios, de esto sabes mucho.
      Y gracias por comprender que, en muchos casos, el blog se vuelve un devorador de tiempo... entre otras cosas.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  29. Guau. Glorioso. Me ha devuelto a la infancia de un manotazo. Y sí, el destino nos depara estrañas jugarretas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, y hay muchas que uno ni sabe.
      Te doy un ejemplo, la persona con la que estoy ahora en pareja, estuvo en la misma función de un espectáculo (el mismo día, la misma hora, todo) cuando ella tenía 10 años y yo muchos más. Lo descubrimos por casualidad, fue increíble.
      En fin... Muchas gracias.

      Eliminar
  30. ¿Será que la niña tenía visiones de futuro? Le has dado un giro interesante a la historia infantil. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién sabe, Lidia? Posiblemente ella reservara esas manos que obran milagros para curarlo a él, pero de adulto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. Un microrelato con esa naturalidad con que tocas los temas vividos y que hacemos en parte nuestros por vivencias similares. Yo no tuve mucho éxito al respecto he de confesarlo, quizá era mas factible en poblaciones rurales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Marcos, entre nosotros ahora que no lee nadie, yo comencé a tener éxito después de los 18 años, cuando era chico era muy... complicado, digamos, las niñas me rehuían. Después vino el suceso con las féminas, que dura hasta hoy ;)
      Un abrazo y muchas gracias por estar siempre.

      Eliminar
  32. Desde luego que cruel puede ser la vida! Thiago hubiera preferido ser su paciente de juegos pero la vida no nos deja escoger.
    Escribir para tí es como respirar Humberto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu frase me desarmó... Sí, es como respirar, si no lo hago me asfixio, me muero.
      Gracias por darte cuenta de algo tan importante.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  33. Buen relato, he leido varios libros que hablan sobre sus sucesos de la infancia. Y me has recordado mucho a estas. Genial el final.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niñez es el tesoro de todo escritor, dijo alguien, y creo que tuvo mucha razón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Bendito morbo infantil de jugar a médicos tocones. Este relato, ya no sabré bien si historia, no ha hecho más que reencender la chispa, querido Humberto. Y como de costumbre, de sorpresa en sorpresa.

    A brazos llenos y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay otra forma de tocar sin una justificación basada en la medicina, que a ella (parece) todos le creen.
      Está el otro camino, el que yo elegía, por cierto, en el que no jugaba a esas cosas, sino que las hacía con mucha seriedad.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  35. A veces lo que tanto deseamos en la niñez se nos niega, será porque algunos son más avispados que otros y no solo nos dejaríamos hacer, haríamos muchas cosas.

    Pasan los años, nuevos reencuentros con otras historias y un nexo de unión.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien que niega algo en la niñez, como Laurinha, que le permitía a todos jugar al doctor con ella menos a Thiago, sucede a menudo. Lo demás es puro cuento, como todo en este espacio.
      La vida se ocupa de unir cabos sueltos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Laurinha era vocacional desde pequeñita, por lo que veo. Las casualidades de la vida llevaron a Thiago a experimentar esas manos milagrosas, aunque fuera bajo los efectos de la anestesia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente a Laurinha le haya gustado y haya jugado tan bien a ese juego que decidió que era su vocación: la de manos milagrosas.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  37. La niñez y su “curiosa inocencia”…tiempos de ilusión, imaginación y búsqueda de una vida adulta que, prontamente, nos amarga convirtiéndose en la más dura realidad “la existencia humana”…Un buen relato. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has dado en la tecla. El otro día andaba con ganas de ponerle una etiqueta a lo que hago, pasaron palabras como realismo, humanismo, simbolismo, expresionismo y ninguno me cerró (por suerte). Pero me parece que existencialismo es una buena palabra para encontrarle un punto en común. Digo, tal vez.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  38. Buen relato, enhorabuena. Saludos.

    Eso es lo bueno de los benignos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Amapola, era benigno así que es un final feliz... y quién te dice que luego de la operación no quedan en algo, ¿no?
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  39. En mi barrio éramos muy inocentes ... ellos no venían a jugar con las niñas; nosotras jugábamos a médicos solas, ¡Así que yo no entendía las risitas de otras cuando otras hablaban de jugar a médicos! Gracias por introducirnos al maravilloso mundo de la praxis médica infantil

    Tengo un mensaje para que tu amigo medite en su tiempo de convalecencia:
    Thiago, minho querido, você já sabe que Laurina não tratava como aos outros, porque para ela você fosse diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thiago vai ficar muito feliz com essa sua mensagem, ele imaginava que fosse assim, agora você o confirmou.
      Valeu mesmo!
      Beijos.

      Eliminar
  40. Zafaste que te atendió cuando ya estaba matriculada, imaginate con un escalpelo a los 12. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me duele de sólo pensarlo, imaginate que Thiago no tenía voluntad de soprano, así que mejor que lo rechazara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Y se convirtió en doctora de verdaddddddddd. Aunque lo divertido fue cuando no lo era y te las hacía pasar canutas, jajajja. Todos y todas hemos jugado a los médicos. Exploraciones necesarias para introducirnos poco a poco en el mundo placentero del sexo. Besitos alados. Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Campanilla, no todos los días me deja un beso un duendecillo.
      Un beso menos mágico... uh.

      Eliminar
  42. Muy buen blog ¡ bravo ¡ gracias Humberto Dib abrazos amigo buen día ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Clotilde, buen día para ti también.

      Eliminar
  43. Sí, seguro que Thiago está en muy buenas manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores, las milagrosas, como decías los amigos.
      Un beso, Lynn y muchas gracias.

      Eliminar
  44. Como un sueño, Humberto, la vida nos pasa como un sueño entre dos actos similares; fallido el primero y ojalá que con buen resultado el segundo. Dime algo después de la analítica.

    Mis felicitaciones y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sueño que seguramente vaya a tener el mejor resultado, Francisco.
      Perdona que esté un poco distraído, pero no llego a entender qué analítica mencionas y temo decir algo que no se corresponda con lo que me pides, si pasas de nuevo seguro que me lo aclaras.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
    2. Imagino que la doctora comprobará el resultado de su intervención con algún tipo de prueba, no sólo visual, sino con una analítica, tac, scaner... En tono de broma, me interesaba por el estado posterior del paciente.

      De nuevo un abrazo.

      Eliminar
    3. ¡Ah, esas cosas del idioma! Acá se dicen los 'análisis', por eso yo salí disparado para el lado de la literatura.
      Las biopsias en anatomía patológica informaron que el tejido era benigno, así que todos en paz.
      Gracias, Francisco.

      Eliminar
  45. Que lindos recuerdos. La niña se hizo médico y mientras la anestesia hacia sus efectos... lo malo es que no eran los mismos juegos:-)
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no, Katy, ya no son los mismos juegos, lamentablemente.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  46. Humberto, hay veces que las esperas con el tiempo nos traen sorpresas. Por fín Thiago puede sentir las manos de Laura acariciar su piel. (tal vez se llegue a algo más, quien sabe la vida tiene ésas extrañas maneras de presentarse).

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que digo, tal vez después del mal momento, las cosas se acomoden de la mejor forma para Thiago.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  47. Humber, eres un gran maestro, creo que te dedicas a tu arte de alma y lo haces tan bien que eres una guía para los que queremos escribir nuestras historias.

    Las delicias de la infancia y la cruda realidad, todo en uno, un escrito magnífico, desde el lugar donde se lo mire.

    Enhorabuena y un abrazo cariñoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindas palabras, Lula, las acepto como una gran muestra de cariño, pero con cierta vergüenza.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  48. No sé si es bueno quedarse sin palabras cuando se lee un relato. Son tantos fotogramas los que pasan por mi mente al leerte que revivo incluso momentos que no he vivido. ¿Sabes? Nunca jugué a los médicos de niña, tal vez porque la educación que me inculcaron estaba muy unida a aquel dicho los niños con los niños , las niñas con las niñas y aún así, recordé aquellos años donde la sangre hervía y el deseo y/o curiosidad nacía.

    No sé si existe el destino ni las casualidades pero lo que sí sé es que la vida siempre nos sorprende y el leerte a ti siempre me despierta sensaciones agradables

    Felicidades por ser.... TU

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora el que quedó sin palabras fui yo.
      Lo primero que viene a mi mente es decirte que uno de los objetivos principales de estos relatos es tratar de ser siempre yo, Coté, no copiar estilos ni caer en el gusto fácil. Me encanta que lo hayas dicho, me hace sentir orgulloso de lo que hago y de los que entran aquí a dejar su afecto.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Me pone celosa te lo digo..

      Eliminar
  49. Me gustan tus relatos, así esperando a ver con qué nos sales esta vez. ¿Ves? Todo llega, hay que tener paciencia, aunque dudo que puedas sentir las manos de Laurinha en medio de la anestesia.
    Pobre Humberto, que te recuperes! Ja
    A mí, de niña, me gustaba jugar al doctor con el vecinito que vivía al otro lado del camino real, luego nos fuimos del campo y lo encontré muchos años después, él se puso rojo como un tomate, no me olvido.
    Me fui al tema y no al relato, pero te cuento que escribes precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me puse celoso ;)
      Muchas gracias, Vivian, por tus amables palabras para el relato y por tu anécdota tan sincera y espontánea.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  50. Me has vuelto a aquel tiempo en que la sangre explotaba el cerebro, pero no entendía que querían ellas, tampoco sabía que hacer, era muy boludo (perdón) estar en un momento con dos chicas desnudas con tantas incógnitas. Ya te dije como era, no he cambiado, pero por suerte aprendí.Tu final me sobresaltó, espero sólo sea literario, tu sabes porque, yo al menos estoy zafando.
    Que eres un maestro no me cabe duda, ahora que no escribo disfruto más tu lectura.
    Un abrazo Humberto y gracias por los recuerdos.
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis:
      El final es sólo literario, sé a qué te refieres, espero no incomodar con esa historia, nació así.
      De chico a mí me interesaba más el fútbol, las peleas, esas cosas, también era medio bolas, pero de un día para otro llegaron esos calores que necesitaban de tres dotaciones de bomberos femeninos, allí todo cambió.
      No sé por qué el hecho de no escribir te hace disfrutar más de la lectura, porque se puede hacer las dos cosas sin interferencias. Sea como fuere, agradezco muchísimo tus palabras, porque son sinceras, lo principal.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  51. Anotemos este blog como una de las pocas perlas que andan escondidas en el barro de internet.

    Chapó!!

    Ernesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas perlas, Ernesto, puedo asegurártelo, muchos escritores de blogs superan a escritores de renombre.
      En lo que me toca, muchas gracias.

      Eliminar
  52. Ay qué ver, Humberto. En todas partes se jugaba a los médicos. Es curioso. ¿A qué jugarán ahora?

    Me encantan tus relatos. Para mí la mayoría de ellos son redondos.
    Agradecerte tu paso por la orilla y tus comentarios atener en cuenta.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora juegan a los médicos, pero virtualmente ;)
      Muchas gracias por tus amables palabras, Mos, estamos siempre trabajando para mejorar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  53. Hola! con algo de ironía lor prejuicios con los que crecemos. Y una amistad de la infancia muy especial, que perdura.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdura y quien sabe que no continúe con otros aditamentos...
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  54. Me acuerdo perfectamente del amiguito con el que jugaba al doctor de chiquita. Qué buenas épocas!!! Cuánta inocencia... Me parece que los niños de hoy perdieron eso un poco, ya no juegan a lo que nosotros jugábamos (o por lo menos esa es mi impresión).
    Me gustó mucho el relato. Y qué mejor que sea una amiga de la infancia la que esté a nuestro lado en un quirófano, no?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Eva. A mí me sucedió algo mucho menos grave, pero fue magnífico. En cierta ocasión, un vidrio roto me cortó la pierna, era una herida grande, al llegar al hospital me atendió un ex alumno mío, el me había tenido como profe de Neurofisiología, ahora era traumatólogo y me sentí muy bien cuando él tuvo que suturarme. Pensaba en ese momento, luego se lo dije, ¿yo nunca de aplacé, no?
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  55. Vaya!!!Así que el interés de Laurita en la medicina era real.....
    Seguro que es muy buena doctora ya que lo llevó siempre en los genes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la base de todo, uno sabe su vocación desde el principio.
      Yo siempre contaba historias... mentiras... y mira cómo terminé.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  56. Sorprendente final, como muy bien nos tienes ya acostumbrados...
    Eres un genio llevándonos a esas etapas y experiencias que de alguna manera u otra todos vivimos o hubiéramos deseado vivir :-) todo un disfrute leerte Humberto...
    Bsazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haberlo traído acá, Ginebra, cada mensaje tiene un valor único para mí, y este es el espacio donde quería tenerte, cerquita, digamos.
      Un beso.

      Eliminar
  57. ¿Cómo haces para tener tantos comentarios el mismo día en que publicás el texto? ¿Cuál es la clave? Más allá de la calidad incuestionable de los mismos, claro está.

    Saludos envidiosos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, José, yo tengo algunas hipótesis, pero hay una sola palabra que siempre me viene a la mente: sinceridad. Uno tiene que ser sincero y consecuente en lo que escribe. Y cuando digo sincero me refiero a que se note que lo que haces es lo que en verdad pasa por tu cabeza o alma o como quieras llamarlo, no que lo armas para 'vender'.
      Luego, claro está, tratar de subir cosas más o menos dignas, pero eso se da por sentado.
      Sea como fuere, esas cosas las disfruto mucho. También me ha generado muchos enemigos, no te vayas a creer que son todas rosas.
      Un abrazo, amigo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  58. Eres estupendo contando historias que nos llevan a un final inesperado.

    Me ha encantado tu forma tan magnífica de recordar los tiempos de la niñez.

    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo increíble, Amalia, es que no recordé nada, porque no sé si alguna vez jugué al doctor. Bueno, la playa y la ciudad sí son reales.
      Hablando más seriamente, recordar es inventar en la mayoría de los casos.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  59. Una historia fresca y llena de vida. Me ha encantado.
    Y, cómo dices, los recuerdos se "recrean" con los años :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se recrean de acuerdo a lo que nos conviene, ese es un buen mecanismo de defensa.
      Un abrazo y muchas gracias, Sara.

      Eliminar
  60. Siempre me sorprende esa capacidad tuya de hacerme espectadora en primera línea de tus historias.

    nunca se si cuando comento desde el móvil se quedan mis comentarios reflejados pero me da a mi en la nariz que va ser que no, así que he vuelto por si acaso

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los móviles son traicioneros, en apariencia hacen todo lo que las compañías dicen, pero al final te dejan más de una vz en la estacada.
      Qué bueno que hayas vuelto, no me gusta quedarme sin tu comentario.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  61. Sos un genio... Acostumbrada de leerte, se que viene el final inesperado, pero me sorprenden como si no lo supiera!
    Las vueltas que da la vida, no?
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el gran problema de los giros inesperados (dicho sea de paso, por lo que intento quitármelos de encima sin éxito), que ya sabes que algo va a pasar, entonces comienza el gran baile del narrador atormentado, pero esas ya son penurias íntimas.
      Así es, las vueltas de la vida.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  62. Querido HDib, só para variar, é um imenso prazer ler-te, pois tua capacidade criativa me surpreende a cada passo que dou ao atravessar tuas aventuras, e não foi diferente nesta...podia ver, como numa espécie de sonho à medida que lia, via as crianças, conseguia me ver nestas descobertas do corpo, enfim...a criação é tua e o desenrolar da história é ótimo e criativo. Pois bem, meu caro Humberto, fico tão feliz de te ler e entender. És grande um escritor latino americano.
    ps. Meu carinho meu respeito meu abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fico muito feliz com os teus comentários, Jair, e ainda mais feliz porque você consegue entender a estória mesmo escrita em espanhol. Desta vez pensei em você, sabe? Porque ela nasceu em português e eu pensava que se a deixasse assim, alguns iriam entendê-la perfeitamente.
      Obrigado pelas belas palavras de afeto, rapaz, devo-lhe uma visita que será daqui a pouco.
      Um abraço.

      Eliminar
  63. Lo que para unos chiquillos era un simple juego ella ya iba encaminando su vocación. de galena.Con razón no le gustaba ser la paciente o doliente.

    Un abrazo Humberto y mucha suerte en todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le gustaba, es verdad...
      Muchas gracias por tus deseos, Bertha, un beso.

      Eliminar
  64. Hay un dicho, quizás aplicable a esta entrada."Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe." Bueno tantas veces quiso Thiago jugar con Laurinha al doctor..y se le dio....Por supuesto no como el hubiera querido, Paradojas de un deseo adolescente. Terminar en las manos que él tanto tiempo anheló ganar y ahora son las mismas manos las que lo han de curar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez en el pasado también lo habrían curado, pero de dolencias diferentes, ésas que vienen del deseo de la carne y no de la carne en deterioro. Ups, creo que me puse serio.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  65. Hola Humberto.
    Bueno, pues al final de mayores, fueron doctora y paciente, aunque de manera muy distinta de como él se imaginaba de niños.
    Un buen relato.
    Recibe un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibo ese abrazo con gran cariño, Montserrat.
      Así es, mi querida, las cosas no fueron como él las imaginaba, pero fueron, que no es poco.
      Un beso.

      Eliminar
  66. ¡Hola Humberto! gracias por recordarme, últimamente no visito a los amigos tanto como quisiera y hoy estuve disfrutando mucho con las lecturas de esta ventana. Ainss!!! que lindo escribes, además puedes ser tierno, cruel y sobre todo nos enseñas la realidad y los recuerdos con una prosa sencilla que de algún modo nos haces recordar historias parecidas; sobre todo, haces que sean verdad y eso es lo que más me gusta de un escritor que al leerlo me sienta un personaje más de la historia.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son bellas tus palabras, Alondra, me encanta saber que puedes meterte en estas realidades ficticias, pues yo también espero eso de un escritor, que me convenza, que me haga formar parte de la historia, que logre que yo también esté allí.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  67. Es uno de los mas hermosos cuentos que lei Humberto. Hay mucho escondido atras de cada palabra me equivoco???

    Me siento muy contenta de tener un espacio en tu blog, eres un genio de las palabras!}

    Va mi abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho lo que dices, es cierto, hay guiños detrás de lo que se dice, pero creo que el relato puede entenderse más allá de esos guiños.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  68. WOW pues finalmente termino siendo doctora, jejeje aunque claro la práctica y la motivación correcta. Yo de niño no podía jugar al doctor, no había con quien vivía en un lugar recóndito donde los niños eran contados con las manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un gran problema, porque he conocido de casos como el que me cuentas en los que la persona termina jugando al doctor con muñecos o animales... así de cierto.
      Un abrazo, Gary.

      Eliminar
  69. Guauuuu!!! Llegué! Eso pasa cuando uno se va unos días y se te ocurre publicar. ;)
    Y dale! Pum para arriba con los recuerdos de la infancia -genial la pintura que hiciste de esos momentos- y zácate el final -y no hablo de la operación específicamente- si no de la realidad actual del personaje que se mece entre dos universos que se acercan y se alejan según se quiera ver.
    Tengo una teoría para la actitud de la chica basada absolutamente en mi experiencia personal.
    Sabés de qué manera mis amigas se daban cuenta cuál era el chico que me gustaba? Simple. Era al único que no me acercaba. Por las dudas que las manos me traicionaran...
    Es bueno volver a casa! Narración excelente!
    Kisses for you, milord!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que vos sos de la clase pudiente de los findes largos, Bee, mientras que yo me quedo cuidando la fucking BA :(
      Me gustó que detectaras esos dos universos que, a qué negarlo, siempre están presentes en todos.
      La estrategia que usabas era obvia, si me hubieras tenido como amiguito de la infancia, otro gallo habría cantado, BeeBee.
      Muchas gracias por tu compañía y amistad.
      Massive kiss!

      Eliminar
  70. E quantas coisas no decorrer de nossas vidas que eram brincadeiras e se tornam reais, e outras tantas que eram reais e se tornam uma brincadeira???
    Em fim: brincar e viver ou será brincar de viver??
    beijos
    Joelma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiro esse seu 'brincar de viver', para que levar à sério o que deveria ser sempre uma diversão?
      Um beijo enorme, Joelma.

      Eliminar
  71. Qué entretenido relato... y mira a la hora que se vinieron a conocer más intimamente... mala suerte.
    Pero bueno, me encantó y eso es lo que importa.
    Te quiero amigo.

    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, RoseMarie, la gente no suele decir 'te quiero', así que me has desarmado.
      Muchas gracias, en serio.
      Besos.

      Eliminar
  72. Ja, ja. Me ha gustado mucho. Eso de jugar al doctor ha marcado un poco la vida de muchos adultos pues en los vídeos porno es frevuente ver doctores lascivos. Me pregunto si alguna vez veremos niños jugando a médicos del Seguro y diciéndoles a la "paciente" que se pasen por la consulta dentro de seis meses.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, los niños siempre son siempre ginecólogos o médicos de cabecera, esos que quieren saberlo todo del paciente.
      Un abrazo, Borgo, muchas gracias.

      Eliminar
  73. Creo que yo fui muy sana. jaja Jugamos a policias y ladrones, Indios y vaqueros. Nunca al doctor. Saludos me gusto tu texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y eso es ser sana?
      Jugar al doctor es una etapa necesaria y muy sana, por cierto, del descubrimiento de la sexualidad infantil. Si te leyera un psicoanalista se haría el día contigo, menos mal que aquí no entran psicoanalistas.
      Un beso y gracias, María.

      Eliminar
  74. Una storia molto delicata, reso pura e pulita dal'innocenze del infanzia, che non toglie niente alla curiosità della adolescenza.
    Il finale è giusto, bello, già quasi un po scontato.
    Saluti e abbracci, Ursula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ringrazio molto, Ursula.
      Sono contento che tu comprendere la storia.
      Abbracci.

      Eliminar
  75. Escribes de maravilla con la novela el genero mas dificil. Tambien jugué al doctor, Tarzan y Jeanne no esta mal tampoco, me das una idéa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarzan y Jane no están nada mal, pero tienes que soportar a la mona ;)
      ¡Quiero ver esa idea, eh!
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  76. Una vez más, me has llevado con tu relato a mi infancia, a aquellos inocentes (vistos desde la perspectiva actual) juegos a los médicos, que creo que todos hemos practicado, ávidos de conocimiento del cambio que estaba naciendo entre nuestros cuerpos.
    Rematas magistralmente el relato, haciendo coincidir la amiguita que nunca quiso jugar a los médicos con el personaje, con la doctora que va operar al narrador en primera persona.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Carlos.
      Creo que en todos los países, bueno, tal vez con excepción de los de tradición musulmana, jugar al médico es la mejor forma de comenzar a conocer los secretos del otro sexo.
      Y quién sabe si era la misma Laurinha, pero para los fines de esta historia, mejor es pensarlo así.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  77. Laurinha siempre supo que serías su paciente, no era conveniente anticiparse.

    Abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero lo que tenía que esperar, Jaal, ¿no es así?
      Hasta podríamos decir que con los otros sólo practicaba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  78. ¿Sabes que tu relato me ocurrió a mí con mi odontólogo?
    Enormes recuerdos me vienen a la mente y con tu buen hacer con las letras, me has llevado a esa playa. Y que conste, nos haciamos las tontas, porque intuíamos cuales eran los extraños peces que no permitían salir del agua a nuestros amigos. :D
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dentista era otra argucia, porque el chico se ponía delante de la paciente quien, con las piernas abiertas... Bueno, esas cosas.
      Claro que lo sabían, por eso insistían tanto en dejarnos al descubierto.
      Un beso enorme, Dolega, y muchas gracias.

      Eliminar
  79. El destino recuperó los momentos de la infancia para "jugar" a medico y paciente como era tu deseo.Aunque esta vez hubieses querido ser el doctor. Estupendo relato y como siempre sorprendente final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a nadie le gusta ser el paciente de adulto... Bueno, a menos que estemos con una señorita que haya comprado el disfraz de médica para ejercer esas fantasías que todos tenemos, ¿no?
      Un abrazo, José Manuel.

      Eliminar
  80. Al final fué paciente de la dpctora de verdad,pero en otras condiciones.AHHHH quien pudiera volver quellos años.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si ahora se nos ocurriera jugar al doctor con nuestra esposa o novia, nos sacaría a los golpes diciéndonos: 'otra vez con esas cochinadas, perverso', jaja.
      Una abraçada, amic.

      Eliminar
  81. ¿no tenias tantas ganas de ser su paciente?pues toma,pero ¡oh!¿con anestesia?que pena, hubiese sido mas emocionante volver a saltar desde la piedra grande de la praia do lagarto agarrado de su mano asi sin mas.un saludito señor genio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la anestesia lo cambia todo, pero sin ella, ahí te querría ver.
      Yo también creo que hubiera elegido saltar desde la piedra.
      Un abrazo y gracias, MIPANH.

      Eliminar
  82. Después de muchos años tu sueño se hizo realidad, Laurinha seria la doctora sin importar que la enfermedad fuera real.


    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo que esperar mucho y hasta buscar una MUY buena justificación. Es así...
      Un beso, mi querida.

      Eliminar
  83. Humberto. Eres un escritor único consigues hacernos meter en tus historias como si nosotros también fueramos personajes, y lo haces con las palabras mas cautivantes sin caer en dificilismos para mostrar lo que puedes hacer.
    La forma que llevas el cuento es para asombrarse, te felicito y te agradezco por estos tesoros que nos dejas cada semana.

    Un beso de aquellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy lindo lo que dices, Luciana, me hace feliz saberlo.
      Gracias a ti por venir siempre.
      Un beso grande.

      Eliminar
  84. Tanto esfuerzo al final tuvo su recompensa, aunque claro... de manera diferente.

    En mi barrio no jugábamos a eso.
    Jugábamos a fabricar pólvora o a reventar cabezas a pedradas.
    Ninguno hemos llegado a Premio Nobel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nosotros también rompíamos cabezas, pero esa parte queda para otra entrada, ¡lo digo en serio, eh!
      Hasta ahora, ninguno de los míos es Nobel, tampoco, pero no perdemos la esperanza.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  85. Que blog diferente!!

    Me detuve a leer varios cuentos y quedé asombrada por la calidada.

    Y tú no estás para nada mal!! jiji.

    Besos.
    Alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alma, en cambio yo no tengo el placer de decir lo mismo, eres una imagen celeste ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  86. Vaya, vaya, Humberto, como siempre me sorprendes. Todo empieza como un juego y acaba con la triste y cruda realidad.
    Me alegra leerte de nuevo =) Aprovecho los días que tengo de vacaciones en la universidad con motivo de la Semana Santa para leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno verte por aquí, Natalia, ojalá la universidad te diera más días feriados.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  87. Eso si que es frustrante, que suceda en realidad, lo que no pudo suceder en la fantasía, en la forma más deseada.
    Por otro lado, esa mujer descubrió su vocación y tal vez haga algo por los demás. Y se habla de lo que pasa en las guardias.
    Mala suerte para el protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esas cosas de la vida, amigo, a veces tan extrañas que parecen cuentos... o los cuentos la vida, ya me perdí.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por la visita.

      Eliminar
  88. HOLA HUMBERTO: ¿COMO ESTÁS ?, AQUÍ DE NUEVO EN BUSCA DE LOS AMIGOS,DONDE HE DEJADO UN PARÉNTESIS, PERO NO OLVIDO.-
    ME HAS TRANSPORTADO A ESA NIÑEZ MARAVILLOSA, TAN INOCENTE PERO A LA VEZ LLENA DE PICARDÍA.-
    UN GRAN ABRAZO.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thony, qué alegría verte de nuevo, se te extraña. Gracias por el recuerdo y gracias por dejar tu comentario para este texto con mucho de recuerdo fantasioso.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  89. Humberto:
    No sé que tan buena será la versión en portugués; pero, la que leí es muy buena.
    Un cuento con una cruel ironía para el pobre Thiago, que jamás habrá imaginado en qué circunstancias se le iba a cuumplir su deseo.
    Ahora comprobará que tan buenas son esas manos, tan deseadas antaño.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguno dirá que al menos se le cumplió el deseo, otros que un deseo conseguido así es una crueldad, pero lo cierto es que la historia se trata de eso, de la ironía de la vida y de cómo esas manos milagrosas ahora podrán actuar.
      Un fuerte abrazo, Arturo.

      Eliminar
  90. Es que ella quería ser doctora de verdad, esa es la gran diferencia.
    Los que no remamos con el resto tenemos que dedicar más tiempo en demostrarlo que los demás ¿porqué será?.
    Has logrado que todos esos guiños sean claramente visibles, como siempre, un placer.
    Besos sanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Remar solo siempre es más difícil, pero aunque se tarde más tiempo, sin dudas es mucho mejor, pues llegamos a nuestras propias costas y a nuestro propio ritmo.
      Muchas gracias, Gloria, me alegra saber que se logró.

      Eliminar
  91. Un relato muy tierno, Humberto. Se percibe la nostalgia de los lugares donde pasaste tu infancia. La expresión “jugar al doctor” esconde tanta inocencia… y se entienden perfectamente esos guiños que has querido hacernos. Ojalá todos los niños hubiéramos vivido la adolescencia con esa bella e inocente naturalidad. Los que nos educamos en las estrictas y severas ideas católicas del franquismo, que consideraban pecaminosos incluso los pensamientos, no pudimos gozar de ella. El pecado nos acosaba por doquier: la palabra sexo no existía, la palabra hombre era equivalente a pecado, alguien de quien se tiene que desconfiar, por principio. ¿Cómo hacer para no pensar pecaminosamente? Nunca pude encontrar la manera, lo que me hacía sentir mal. ¿Cómo pueden pecar un niño o una niña de siete años? ¿Existe algo más inocente?
    Las mujeres españolas de mi generación tuvimos que romper muchísimos tabúes para hacer nuestra propia revolución sexual, para liberarnos de esa educación puritana y malsana. (Siento la rima.) Algunas nunca lo consiguieron, otras arrasaron(mos).
    Al final acabó jugando al doctor con él, esta vez no era un juego, pero seguro que tu protagonista sintió por fin cumplidos sus deseos, aunque nunca imaginó que fuera en un quirófano. El destino a veces es tozudo, en este caso fue más tozudo que Laurinha. Aunque también, a veces, nos hace jugarretas.
    Por el contexto se entiende, pero no había oído nunca la palabra “barbijo”. Aquí le llamamos mascarilla.
    Tus relatos nunca me dejan indiferente, me llevan siempre a reflexionar sobre la vida y los sentimientos. Todo ello unido a tu magnífica prosa, deja un dulce sabor de boca.
    Un escritor como tú no debería imponerse deberes que le impidan gozar con lo que escribe. Tus lectores no debemos ser egoístas y sí dejarte libertad para escribir a tu ritmo. Al fin y al cabo llevamos tiempo gozando de esa dulzura que nos brindas. Aplaudo, aunque con tristeza, tu decisión.
    Un beso grande, grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un poco de nostalgia, Marta, pero con Angra me pasa que la extraño hasta que voy por unos días, entonces ya quiero irme, pues es una ciudad que adolece de todo tipo de vida cultural y artística. Me siento atrapado y sólo disfruto del mar.
      Entiendo lo que me cuentas, eso es algo que le agradezco a mi país, la sexualidad siempre estuvo en primer plano, no era un tema tabú ni pecaminoso, se veía -y más aún hoy se ve- como lo más normal y sano. Por eso las mujeres brasileñas tienen mala fama en los países limítrofes, fama de rápidas u osadas.
      Yo creo que hay algo de magia en la historia, tiendo a pensar mucho en eso, esto es, que Laurinha siempre se reservó para él, para cuando él en verdad la necesitara, lo demás era apenas sexo, para Thiago ahora es la vida.

      Me conoces y sabes que necesito libertad para otras actividades, también sabes bien lo que significa este blog para mí, así que no debe haberte resultado una sorpresa mi decisión. Creo que es mejor subir un textazo (bueh, nos agrandamos como pan en el agua) una vez por mes que 4 escritos medio enclenques una vez por semana.
      Muchas gracias por tu dedicado comentario.
      Besos titánicos.

      Eliminar
  92. El verbo "alcahuetear" me ha subyugado, todo un hallazgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y mira que es muy usado, eh! Bueno, no para eso que lo utilicé, tal vez ;)

      Eliminar
    2. ES CIERTO HAY MALLAS MUY ALCAHUETAS, JAJA, NOS VENDEN ENSEGUIDA.

      Eliminar
  93. Delicioso descubrimiento, Humberto.

    Me has hecho vivir cada una de las emociones de los protagonistas. Deseo, miedo y complicidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beatriz, bienvenida a este espacio.
      Fui a visitarte y descubrí una persona muy sensible detrás de las palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  94. Vaya, ojalá ahí también fueran juegos de doctores...Como dice Marta, también me he quedado enamorada de "alcahuetar".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, jugar y ser profesional no deberían excluirse, es decir, el elemento lúdico es esencial para cualquier actividad.
      Es que Marta descubre esas perlitas entre todo un montón de otras palabras.
      Muchas gracias, Francesca, te mando un beso.

      Eliminar
  95. ACA EN CÓRDOBA TAMBIÉN JUGABAMOS AL DOCTOR, NEGRO, PERO NO SE CON TANTO PERMISO DE LAS PIBAS A VECES SE PONÍAN UN POCO ESTRECHAS, VOS SABES?

    ME LLEVASTE A TU CIUDAD Y ME METISTE EN UNA HISTORIA TIERNA, MIRÁ QUE NO ME ENGANCHO MUCHO CON ESAS COSAS EH!!

    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que algo que no es de tu... estilo, digamos, te haya llegado. Sin embargo, no sólo hay ternura, creo que también hay crueldad, destino, sexualidad y otros elementos que, sin dudas, te habrán llegado.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?