13 de febrero de 2013

Na Vandru


Puedes encontrarlo en Praga, en el número 37 de la calle Cimburkova, en el distrito 3. No está cerca del reloj astronómico ni del puente de Carlos, sino en el centro de la pintoresca -aunque un tanto decaída- movida nocturna checa. Se llama Na Vandru y es un barcito de decorado variopinto en el que, cada noche, toca una banda de Dixieland.

No todos los parroquianos están de acuerdo con que allí sólo se escuche Dixieland. Ya hubo discusiones exaltadas al respecto, pues algunos consideran que es un ritmo foráneo y que sería más propio disfrutar de un cuarteto de cuerdas tocando a Smetana o Janáček. Veinte años de un nuevo régimen político no es tanto tiempo como para que se acepte, sin protestar, un cambio que también afectó a la música, por supuesto. Sea como fuere, puedes escuchar buenas tonadas en el Na Vandru.

La orquesta del Na Vandru está formada por seis instrumentos: un contrabajo, un saxo alto, un banyo, una trompeta, una guitarra eléctrica y un trombón. Pero el que más se destaca es Zdenĕk, en el saxo alto, tanto por su instrumento (un Yanagisawa A902), como por su destreza para ejecutarlo. Cada vez que llega su turno en las improvisaciones, se levanta, inclina el cuerpo hacía atrás y deja vagar las notas, entonces tienes la sensación de estar escuchando la propia voz quejumbrosa de Zdenĕk, apenas tamizada por el bronce del saxofón.

El dueño del Na Vandru es un sujeto de edad indefinida con cara de Franz, Friedhelm o Fritz. Nunca supe su nombre, pero tiene una “F” estampada en la frente. Sé que es alemán y que domina muchos idiomas. En un segundo, consigue detectar ciertas características en la apariencia de los que entran en el Na Vandru y comienza a hablarles en su lengua. Acierta con una puntería que sorprende.

Cuando te sientas, F se acerca haciendo sonar sus zuecos de madera contra las baldosas y, antes de que puedas decir una palabra, te pone una pinta de Pilsner Urquell sobre la mesa. Y como también sirven un buen goulash en este bar, no puedes resistirte a zampártelo, entonces todo se vuelve una rueda insistente de comida y bebida que sólo finaliza cuando el cliente se marcha.

Hay una mujer muy sola en el Na Vandru, se sienta todas las noches a la misma mesa, bebe algunas cervezas y fuma un cigarro tras otro, mientras juguetea inquietamente con su mechero. Se comenta que aguarda a un hombre que la conoció allí y que alguna vez la amó, pero como su querido no volverá, ella consume su vida en la espera, detenida como un viejo vídeo que hubiera sido olvidado en pausa hace años. A una mesa de distancia, justo en frente, hay un hombre que también aguarda, bebiendo y fumando, sin embargo la espera de ambos no se cruza, sus miradas pasan de largo, como si ninguno existiera en la realidad del otro. Alguna vez existió la esperanza de que sucediera algo entre ellos, pero fue en vano, ahora son dos fantasmas inofensivos a los que nadie les teme y de los que todos escapan.

En el Na Vandru los músicos tocan por la comida. A eso de las 21.30, ni bien finaliza la primera presentación de diez u once temas, F les acerca un plato de goulash o de cerdo asado con col. Entonces ellos dejan sus instrumentos en los soportes y cenan sin demasiado apuro ni entusiasmo, pero a medida que van terminando, de a uno se acoplan a los acordes de un nuevo Dixie, lo que le da a la primera canción un efecto in crescendo, más propio del Bolero de Ravel. Más tarde, sobre el final de la noche, F golpea una campana para avisar que en unos minutos va a pasar por las mesas. Con su sombrero tirolés extendido y una leve reverencia, les indica a los clientes que pueden soltar algunas monedas para los músicos. Nunca se juntan más de 250 coronas, pero tampoco esperan demasiado, la cena y algo de dinero para los cigarros es suficiente para estas almas bohemias.

Cada tanto renace la discusión de por qué sólo se toca Dixieland en el Na Vandru. Tanto los que están a favor como los que exigen un cambio, esgrimen razones de todo tipo, pero nunca llegan a un acuerdo. Dicen, por ejemplo, que deberían tocarlo con los instrumentos adecuados, pues falta un piano y una batería, otros afirman que habría en juego una cuestión patriótica o algo por el estilo. Cuando se agota el debate, las protestas se dirigen a F, quien sólo responde que no tiene una explicación cierta, pero asegura que las veces que intentó llevar otro tipo de música, muy pocos habían querido entrar en el bar. Incluso los mismos que tan airadamente protestaban se quedaban merodeando por la entrada, mirando hacia adentro de reojo, como si desconocieran el lugar. Lo cierto es que, después de tantos desacuerdos y discusiones, todos se amigan, beben sus cervezas, mueven los pies al ritmo de cada canción y aclaman a viva voz las improvisaciones de Zdenĕk. Si te decides a ir, vas a comprobar que existe un vínculo muy fuerte entre el Na Vandru y el Dixie.


El Dixieland tiene los colores del sur de los Estados unidos, y a pesar de que para muchos está pasado de moda, todavía continúa siendo la música preferida de Sonny, un anciano muy querido en la ciudad de Jackson, ya que es uno de los pocos combatientes de la Segunda Gran Guerra que todavía está vivo. De pequeño trabajaba en el campo, sus manos no habían sido hechas para las armas, sin embargo, hace muchos años tuvo que cargar un fusil automático Browning. Lo disparó sólo una vez y fue para salvar su vida en una isla perdida al sur de Japón. Sonny aún recuerda la cara de aquel soldadito japonés, tan joven como él, quien, con más sorpresa que dolor, recibía el tiro en el pecho.


Zdenĕk tiene 82 años y fue uno de los tantos adolescentes que se alzó en Praga el 5 de mayo de 1945. Muchas noches, mientras deja que su saxo peregrine por las melodiosas improvisaciones, su mente se remonta a aquellos tres días en los que arrojó piedras, derribó carteles con símbolos nazis y defendió las barricadas cerca de la Radio Checa. Lo que se resiste a recordar es que muchos de sus amigos dejaron la vida en aquella insurgencia. El hado de Zdenĕk lo llevó por caminos muy diversos y penosos, pero un día encontró cierta paz en el saxo. Como su situación económica nunca fue holgada, tuvo que ahorrar bastante tiempo hasta que pudo comprarse el instrumento de sus sueños: un Yanagisawa de bronce al fósforo. Este magnífico saxofón, que ahora suena todas las noches en el Na Vandru, fue forjado por las manos de un luthier llamado Takumi.


Takumi vive en Itabashi, al norte de Tokio. Desde pequeño albergó la ilusión de ejecutar un instrumento musical, pero no tenía la habilidad para hacerlo. Su viuda madre lo alentó a que intentase con casi todos, comenzó con el piano y terminó con la batería, es decir, la batería terminó con él. Cuando ya se resignaba a abandonar el arte, en la biblioteca de su barrio, descubrió una biografía del inventor del saxofón. Desde ese instante, una nueva luz brilló en él y se dedicó con empeño a aprenderlo todo acerca de este instrumento. Hoy es uno de los maestros artesanos encargados de la línea de saxos altos Yanagisawa. Takumi tiene 68 años y es hijo de un soldado desconocido que fue muerto por un proyectil de Browning en la batalla de Iwo Jima.


            Ni Sonny, ni Zdenĕk, ni Takumi se conocen -jamás se conocerán- pero sus vidas se alían, cada noche, cuando escuchas cómo el saxofón dibuja improvisaciones sobre los sones de Tiger Rag. Sí, se bebe mucha cerveza en el Na Vandru y la gente aplaude a rabiar.

http://youtu.be/LmVRd4oHKcI

240 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para ‘Mi vecino’.

    Quiero agradecer de manera especial a Bee Borjas y a Carlos por haber homenajeado a este humilde relato, desprendiendo de él dos bellas piezas que no sólo lo completaron, sino que lo opacaron… con toda justicia.

    Un fuerte abrazo a todos y muchas gracias por el apoyo.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. hermoso relato, lleno de historia, lleno de esas eneas hermosas que se cruzan para unir a los hombres.
    Gracias por tus palabras hacia mi relato y el de Bee... sin el tuyo no hubieran nacido.
    un gran abrazo y bienvenido de esas largas vacaciones.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdon, se me fue un error. debe decir decir: de esas líneas hermosas que se cruzan...

      Eliminar
    2. No fueron tan largas, Carlos, pero es verdad que lo parecen a causa del constante contacto que tenemos por este medio.
      Sea como fuere, me pareció muy 'sano' este espacio de tiempo, aprendí muchas cosas, ya las hablaremos.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre soñé con ser un asiduo cliente de algún tipo de bar que se pueda asemejar a Na Vandru.

    Por suerte siempre fueron sólo sueños y pude despertar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no la pasan tan mal los que van allí, pero como dice el dicho: sobre gustos...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Es curioso, pero siempre pensé que Dixieland tenía relación directa con Skynyrd, Hatchet y demás conjuntos del Southern Rock. Tenía claro lo del saxo y el banjo como elementos de importancia en ese ambiente, pero el término en sí me transmitía cosas diferentes a las que he conocido en el relato.

    Me gusta la parte de Sonny, el anciano. Es doloroso llevar a cabo un terrible acto en contra de la voluntad de uno mismo.

    Y en definitiva, un gran relato, como nos tienes acostumbrados/as.

    Un abrazo, Humberto.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Dixielando tiene orígenes afroamericanos, es mucho más antiguo de lo que suponías, lo cierto es que sí pertenece al sur de los Estados Unidos, pero con el rock... Bastante poco en común.
      Todos los personajes se unen en su dolor, a ti te ha conmovido Sonny, yo lo imagino negro y con el cabello muy blanco.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  5. Muy buen relato amigo Humberto Dib, nos lleva de la mano hasta el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Belen.
      Un beso enorme y gracias por el vínculo.

      Eliminar
  6. ¡Gran trabajo, Sr. Dib!

    Reconoceré que me has sorprendido con una extensión de texto más grande de la que nos tienes acostumbrados y que he disfrutado como siempre. Me atreveré a destacar tu pericia en el manejo del pulso narrativo, algo que logra que el lector siga mordiendo el anzuelo hasta el final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro:
      Siento que tengo que usar más palabras para expresar lo que pasa por mi cabeza, digamos que uso el relato breve como un 'forzamiento' del mundo bloguero, pero quiero escapar de alguna forma, aunque sea con relatos intermedios.
      Muchas gracias por tu apreciación, siempre amable y siempre válida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A medida que la lectura avanzaba,vi destellos reflejarse y borrarse de inmediato, no sé como hiciste, pero vi pasar pequeños fragmentos de mi vida en tu relato, (a pesar de no frecuentar ni lugares ni personas así), me dejas sorprendida y sin saber que decir.

    Besos y apapachos Humberto, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las cosas que nos suceden son universales, podemos colocar escenarios diferentes, nombre distintos, pero los sentimientos son tan parecidos. Así que no me resulta extraño.
      Agradezco el comentario y los apapachos, hacía mucho que no recibía una dosis.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  8. Praga es una de las ciudades mas bonitos del mundo, y hay muchos sitios con encanto, repletos de historia, aunque menos conocidos que el puente de Carlos. Gracias.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, aunque la gente suele merodear esos lugares turísticos sin adentrarse en lo más bonito de la cultura checa.
      Gracias a ti por el comentario.

      Eliminar
  9. Donde menos se lo espera uno...
    Salu2, Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Praga, New York o Bangladesh...
      Un abrazo, Diego.

      Eliminar
  10. ¡Qué buen relato, Humberto, muy bueno! Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco, siempre tan amable, uno de los más queridos en este blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Sin duda de lo mejor que te he leído, amigo mío. Desde el principio he ido viendo esa configuración de lugar liminal, que luego se ha ido transformando en una heterotopía tan especial a base de música y personas, que se me iban poniendo los pelos de punta. Sin duda la política, el poder, es aquello que es capaz de penetrar hasta en las instituciones hasta no hace mucha creíamos neutrales, pero hay reductos que se mantienen como mejor pueden casi imperturbables en su originalidad. Si amigo, una verdadera revelación esta imagen tuya del Na Vandru. Los personajes han creado el lugar, lo alimentan y el Na Vandru se alimenta de ellos, genial. Y esa configuración de redes no tan imaginarias, le da el final que se merece. Desde luego que en la medida de lo posible, pasaré por este lugar tarde o temprano. Me quedo escuchando la música y volviendo al relato otra vez. Muy bien.

    Un abrazo norteño, cada vez más temeroso del calor que se avecina con mayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato político, sin dudas, escondido entre decenas de pequeñas-grandes situaciones que desvían la atención.
      Al escribirlo, tuve la sensación de que personajes y Na Vandru habían estado siempre unidos, como en un bar fantasma.
      Me gustan tus comentarios esmerados, los disfruto, te lo aseguro.
      Un beso gigante.

      Eliminar
    2. Es que me tomo muy en serio tus letras, ya lo sabes. Se merecen toda la atención posible y sacarle todas las lecturas que pueda encontrar. No son cualquier cosa, no.

      Eliminar
    3. Excelente análisis el de Citizen!

      Eliminar
  12. Dos veces he estado en Prga. Y ninguna, una lástima, he visitado Nà Vandru.
    Este post tan descriptivo me lleva justo de la mano a escuchar el youtube. previamente, eso sí, deteniéndome línea a línea por el fascinante relato sobre Praga, inmutable. Quieta ahí, marcando pulsos.
    Felicidades, Hum
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con temor a equivocarme, varias veces pensé que podría gustarte, pues la música es el catalizador de las ideas y personajes.
      Un beso, querida Pilar.

      Eliminar
  13. Olá Humberto!!
    Foi um prazer ler o seu longo texto que me deixou colada ao monitor e hoje até teve direito a musica e tudo rsrsrsrs. Eu já conhecia esta musica tocada pelo Woody Allen no Carlyle Café en Nova York. Se você tivesse colocado o link da banda logo ao principio juro que tinha lido o texto sempre a bater o compasso da música com o pé rsrsrsrs.
    Adorei, adorei a sua imaginação, o modo como descreve as vidas dos personagens um a um e até fiquei com a boca seca que nem consigo escrever rsrsrsrsrsrsrs.
    Saudades de você!

    Beijinhos
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! "cerdo asado con col"mmmmmm... no sera Einsbein com choucroute??? Se calhar não, o einsbein é alemão e não é assado. Isto foi só um aparte.

      Eliminar
    2. É um conto para ler batendo o compasso com o pé, não há dúvidas.
      Muito obrigado pelo teu carinho, minha querida, já estou de volta, aos poucos vou retomar a minha vida normal... se é que existe uma vida minha normal ;)
      Beijinhos.

      Eliminar
    3. Está na sua mão fazê-la normal ou não.
      Beijinhos.

      Eliminar
    4. Então prefiro o que chamam de 'anormal', rsrsrs.
      Mais beijinhos...

      Eliminar
  14. Te admiro Humberto, tienes esa habilidad de meternos en tu mundo porque es todo un mundo donde cabe España, Brasil, República Checa.. Lugares que no se si has estado, pero creo que si, no puede nacer tanto de tu imaginación!!

    Me EN-CAN-TO

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se haya viajado o no en la realidad, creo que un escritor tiene que saber localizarse en espacios y sensaciones diferentes para poder decir algo más... si no, mejor no decir nada. Es una idea personal, aclaro.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  15. Como siempre un Relato que nos transmite infinidad de sensaciones, haciéndonos partícipes de él en todo momento.
    ¡¡¡Genial!!!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro, me alegro de que también te hayas sentado a una de las mesas del Na Vandru por un momento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Ha sido un deleite transitar por tu prosa, Humberto Dib.
    Con razón, no quieren irse del sitio, los asiduos parroquianos de Na Vandru, embebidos en ese Dixieland y en aquellos Banks of the Wabash, far away, en forma de jazz.

    Saludos cordiales

    BB o América de Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están todos allí, bella o tristemente atrapados en ese bar tan particular.
      Muchas gracias por tu visita, BB, te mando un beso.

      Eliminar
  17. Doy fe. Yo estuve en Na Vandru. La orquesta era la "Chlapci Dixieland Praha", la cantante, era Eva Eminger y el día que estuve, en la mesa de al lado estaba haciendo unos bosquejos de la orquesta un extraño dibujante sudamericano, que me dijo se llamaba Landrú...y que él le había regalado el saxo a Zdenĕk, con la condición de que dé un concierto en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires...

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí siempre me pasa lo mismo, me quedo en la cáscara de la historia, eso que cuentas ni lo registré. Soy distraído... o tonto, simplemente.
      Gracias por el aporte imaginativo, Lucrecia.
      Un beso.

      Eliminar
  18. bien Dib, ¿qué te pasó que escribiste largo? jejej
    muy bueno
    una novelita casi, por los personajes
    yo estuve en ese bar
    si
    doy fe
    recien
    cuando te leia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que animarse a romper la regla del '20 líneas como máximo', total que lo lea quien tenga ganas de hacerlo, ¿no?
      Y te juro que lo recorté.
      Gracias por sentarte conmigo a escuchar un poco de música.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Excelente, maestro de maestros.
    Gracias por compartir!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lucho, exagerado y comprador ;)
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  20. Me hiciste emocionar!

    Gracias y bienvenido, te extrañábamos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Lula.
      Me gusta sentirme apreciado, a qué negarlo...
      Un beso.

      Eliminar
  21. Esta no la conocía, Pero como si hubiuera estado. Praga está llena de tabernas típicas por dónde corre la cerveza entra los asistentes acompañada de viandas- A veces alf¡guien negado encuentra su vocación y se convierte en number one.
    La música una gozada. Un post alegre que b¡viene como anillo al dedo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y existe en verdad! Pero son muchas tabernas así.
      Me alegro mucho que te haya gustado, Katy.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Son lindos los relatos con música no?. Música en la letra (sin desmerecer los enlaces youtube).
    Se me vinieron a la cabeza un montón de bares con historia.
    Y las sub-historias del relato tienen cierta nostalgia, aire de lucha. Ganaron, creo.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Dana, hay tantos bares en el mundo con miles de historias que contar que tendríamos material para varias novelas.
      Soy músico, es algo de lo que no puedo (y no quiero) escapar.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  23. Te lo juro que me suena es Kafka
    o no se
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fantasma de Kafka siempre anda merodeando esos lugares, es lógico que te suene.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Caramba!!! Leerlo fue como convertirse en un espíritu invisible y ser testigo privilegiado de semejante meeting. Porque en este caso es el Na Vandru, pero podría haber sido cualquier otro lugar que se nutre de la gente que lo habita o transita. Y es agudo el trasfondo político que se atisba y que marca el pasado y determina el pulso del presente. El hombre y su bendita circunstancia... Ni que hablar de la Música que como protagonista femenina (en mi humilde opinión) acompaña a cada una de esas criaturas.
    Me en-can-tó!!! Y escribí todo lo largo que te plazca, Negro!
    Leo por placer, no por obligación. Excelente manera de regresar!
    Big big big hug for you, milord!!! xxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lugares y sus espíritus, algunos vivos, otros no tanto, es eso.
      Detenerse a observarlos y luego dejar correr la pluma, un ejercicio que me produce un enorme placer.
      Sí, BeeBee, es político y me gustó que el elemento femenino lo vieras en la Música, pues no lo hice a conciencia, aunque después de leer tu comentario pude notar que es así, que tenés razón.
      Muchas gracias por dejar tu placer en estos pagos virtuales.
      Thanks, my BeeBee, lot of kisses for you.

      Eliminar
  25. Es sorprendente, el relato habla de tres, pero si indagamos más en la vida de cada uno, cuantas coincidencias más encontraríamos? Cada día estoy seguro que miles de personas conectan su vida de algún modo, aún sin conocerse... jajaja bueno el relato me ha dejado pensando y mucho!

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No querría caer en un lugar común, pero es tan cierto que no encuentro salida: estamos todos unidos por el invisible y sin embargo fuerte hilo del Destino.
      Dicen que es bueno pensar, pero no lo puedo asegurar.
      Un beso del que quieras.

      Eliminar
  26. PD: Esa música me hizo imaginar alguna película donde la escena va muy rápida, en blanco y negro, y sin voces! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no haya encontrado una orquesta tocando en el Na Vandru en blanco y negro, la tecnología tiene muchos límites para mí :(

      Eliminar
  27. En cualquier bar de cualquier rincon del mundo se alían historias, se encadenan destinos, se cuecen estofados...
    Es un bar eterno, un vórtex en el entramado del tiempo, un feriado que reúne a todos en un ritual de música, gastronomía y delirios etílicos. Yo quisiera estar un momento ahí, para convertirlo en mi eternidad.
    Saludos H.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede hacer, Etienne, y no siempre implica demasiado dinero.
      Lindas imágenes las que me dejás, muchas gracias por ello.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  28. Que historia mas bonita, el destino tiene estas cosas, o, las energías...

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llámalas como te apetezca, porque se trata de lo mismo, Hado, Destino, Energía o Imán.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  29. Las relaciones de los personajes entre sí contrastan con la situación del hombre y la mujer en pausa. Mismo sitio donde la música une y separa.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele ser así en la vida real, todo lo demás es puro cuento.
      Un abrazo, John, y muchas gracias.

      Eliminar
  30. Hola. He intentado contactar contigo por correo pero se fue a spam..., no sé. Solo decirte que al fin publiqué tu relato de La hora en audio. Pásate por La Taberna del Callao si quieres escuchar cómo quedó.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fui y me encantó, Javier, la verdad que me pareció maravilloso, no sé qué decir. Sí: muchas gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. Creo hemos estado disfrutando la velada conjuntamente hasta el toque de campana. Me encantan los baretos con música en directo, Si ese bar estuviera en España habría que ir a verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A verlo y a quedarse a escuchar un poco de música, Marcos.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  32. Humberto.
    Es una historia maravillosa, que está bien complementada con el video de los músicos.
    Sin dudas que, a través de tu relato, uno se siente transportado a ese lugar extraño, donde se hallan los personajes y sus historias personales: las pérdidas del amor y de la patris por parte de los solitarios y F; la reignacion -o el gusto por tocar- de los músicos y la paradójica historia del saxo, construido por un huérfano, cuyo padre fue muerto por un amante del Dixiland.
    Solo faltaba Woody Allen.
    Aprendí, como yapa, acerca de las inmensas posibilidades literarias que se presentan a través del conocimiento de espacios pintorescos y de una pinta de cerveza...
    El ambiente del cuento me transportó a algunos pasajes de Raymond Chandler (aunque faltaba la rubia, la de ojos azul cobalto).
    ¿No lo dije?, es un relato de primera.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que no supieras que un lugar pintoresco y una pinta de cerveza obran milagros.
      Tu comentario tiene todo lo que un escritor pretendería de un lector, no hay mucho para decir, gracias por haber compartido esa mesa en el Na Vandru.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  33. Puede que esa música sea un homenaje a las tres personas que une y un pensamiento musical que nos habla de la estupidez de la guerra a la que nos llevan los poderosos para que nos matemos defendiendo sus intereses.
    Placer en leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música los une y los pacifica, digamos, como suele suceder con el arte.
      Es un placer tenerte aquí, lo sabes.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  34. Muy bueno tu Na Vadrun. Con lo único que no caso es con cerdo asado con col. Demasiadas flatulencias. Jejejeee...

    Me gustó mucho. Un abrazo, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que comerlo con moderación y luego dormir solo ;)
      Muchas gracias, Anna.

      Eliminar
  35. He visitado en mi imaginación leyendo tu historia tu Na Vadrum!!!Un beso y gracias por el viaje virtual, Maribel M.B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acompañarme, Maribel.
      Un beso.

      Eliminar
  36. Gran despcripción nos haces de ese grato lugar de encuentro, Humberto. Ah, sí, el video. no lo había visto. La verdad, es que parece enteramente, una taberna yanqui.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así el Na Vandru, intenté retratarlo lo mejor que pude, ojalá lo haya conseguido.
      Un fuerte abrazo, Antonio.

      Eliminar
  37. Me vino un deja vú a Babel y me encantó la manera "pictográfica" con la cual narraste el cuento. Era casi como estar ahí. También me recordó a una una joven checa que conocí en la época del hotmail onda facebook. Tenía un desparpajo juvenil muy curioso para mi. Ivanna, se llamaba. Lo último que supe de ella es que se había ido a vivir a París con Carlos, un venezolano. Decía que trabajaba de au pair, ella, el venezolano parece que no trabajaba...Go figure. Tal vez terminó casada y feliz o como la mujer de tu relato. No lo sé, ya pasaron como 6 años. El mundo del viajante de carne y hueso siempre es más genuino que el del cibernavegante. Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni lo dudes, Ato, yo estoy muy involucrado con lo que hago en este blog y con la Literatura en general, pero jamás permitiría que el mundo virtual me impidiera viajar para empaparme de historias que no existen sentado en una silla en casa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  38. El destino reune a personajes dispares en un bar de Praga que a mí me trae recuerdos de schnaps y goulash, un plato que me encanta preparar. Sólo faltaba el golem como mudo espectador de esa insólita orquesta. Praga, en cualquier caso, es una ciudad maravillosa. Gracias por recordármela con un buen relato.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad con magia, y con muchas cuestiones políticas no resueltas, para qué negarlo.
      Gracias a ti, Borgo.

      Eliminar
  39. Humberto, me encanta el relato. Por unos minutos he visitado Praga y el Na Vandru. La música del vídeo y las imágenes me han metido más en la historia. Un relato en cierta manera coral con múltiples historias para desarrollar que solo se pueden dar en un sitio así y en una buena imaginación. Que me ha encantado y ya está.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te hayas metido en clima, Mos, creo que se trataba de eso, de poder hacer un viaje con los amigos que visitan este blog.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  40. Humberto: A veces siento nostalgia ( si se puede sentir nostalgia por lo que nunca he visto) al pensar que hay muchos sitios que me hubiera gustado conocer. Por eso cuando leo que un trotamundos como tú, puede disfrutar de sitios tan especiales como el "Na Vandru", cierro los ojos y me lo imagino.
    En el caso de la banda Dixieland, recuerdo la terrible catástrofe que provocó el Huracan Katrina, que devastó a toda una ciudad. Mirando las noticias en la TV, al siguiente día de dicha tragedia, el presentador decía: "Muchas bandas callaron en New Orleans, pero estoy seguro que las volveremos a oír, es nuestar esperanza"
    Saludos desde hasta acá: DK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué frase dura la del presentador, Dora, pero también con una fuerte dosis de esperanza.
      No sé qué decirte en relación con lo anterior, me refiero a lo de los viajes, creo que a todos nos falta conocer algo más, nunca es suficiente.
      Gracias por cerrar los ojos y por compartir este sueño literario juntos.
      Un beso enorme, querida amiga.

      Eliminar
  41. Buen relato.
    Pienso que tanto largos como cortos cada cuento contiene sus palabras necesarias.
    Difiero lo que contestas a Pedro en que tiendes a escrbir cortos para complacer blogueros; no creo en tal cosa, hay que escribir sin medir corto al lector, sea bloguero, principiante o con más colmillo que Drácula.
    E implicaste un poco con ésa respuesta que es más fácil escribir los cortos. No lo son si se llega a entregar calidad de primera.
    Más bien podemos salvar una historia iéndonos en largo pues tenemos más detalles que acumular y que pueden salvarnos el paso.
    El nudo que das de que todo coincida contiene extrema tristeza.
    Siempre te leo aunque por lo que te he contado no siempre el sistema me deja comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:
      No dije que escribiera cortos para complacer blogueros, dije que yo necesitaba usar más palabras para expresar lo que pasaba por mi mente, es algo personal, pues el relato corto me tiene como boxeador fuera de su peso natural.
      No querría que me malinterpretases, en primer lugar, porque jamás criticaría a un autor por escribir minirrelatos, cada cual tiene sus dones, no dudo de que decir mucho en pocas palabras sea uno de ellos.

      Ahora sí, en relación con Na Vandru, sí, hay mucha tristeza en ese bar, pero tristezas que intentan, sólo intentan dejar de serlo.
      Soy un agradecido de que vengas a leer mis historias cuando quieras o puedas, con el tiempo te has convertido en un indispensable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  42. en cuanto a literatura dicen que el romanticismo murió hacía fines del siglo xix pero tú lo has hecho renacer como el ave fénix con este magnífico relato.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario tan afectuoso, Draco, muchas gracias...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  43. Apasionante, sobre cómo la literatura puede introducirnos "ahí", en lugar tan lejano a nuestras posibilidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí es también aquí y un poco en todos lados, me parece.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  44. Qué bien cumples con el "deleitar aprovechando", que preconizaba Horacio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por semejante comparación, Macondo. Sólo que me surge la duda de si no fue una obra de Tirso de Molina.
      Sea como fuere, me honras enormemente.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Aunque sea el título de una obra de Tirso, el precepto "deleitar aprovechando" es de Horacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Eso sí que es saber, gracias por desasnarme...
      Más abrazos.

      Eliminar
    4. Uno aprende mucho en este blog, me gustaría de tener lectores como tú!!

      Raque.

      Eliminar
  45. Gran sorpresa! Cuando entré a tu blog, nunca me imaginé que iría contigo a conocer ese bar, sin tomarme mi parecer, pues no lo hubiera escogido si me hubieses preguntado, pero fue un placer comprender todo lo que te hizo elegirlo, para vivir un rato bastante interesante y no solo divertido, como es de suponerse al ir a un bar. Otra sorpresa. Con todos los datos de los instrumentos, los músicos, lo histórico...¡Me has dejado feliz de leerte y de saber que Dib habrá para infinito!
    Hoy te doy dos besos y tú disculpa, que creo se me subieron las copitas y la música, que tampoco la hubiera elegido, pero que volvería a ir. Y tus letras!!!
    Felicidades!!! El mejor texto hasta hoy en tu blog. Después del maldigo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya un Dib infinito, Sara, por suerte, pues quién podría soportar semejante condena.
      Lo que sí puedo y quiero 'soportar' es que compartas conmigo este viaje al Na Vandru y que bebamos junto unas copitas al son de un buen Dixieland.
      Muchas gracias por tan bellas palabras, ya que, te aseguro, nunca me queda claro qué puede gustar o no, siempre es un factor sorpresa. Me alegra que te haya gustado casi tanto como 'Cinco Cero Siete'.
      No sé qué más decirte, estoy speechless.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  46. Siempre envolventes, siempre geniales...un lujo disfrutar tus letras..
    saludos

    ResponderEliminar
  47. Maravilloso con todos los detalles. Me encantaría ir al Na Vandru, buscar una mesa del rincón y sentir ese olor característico del goulash. Pobre mujer, debió sentarse en la mesa contigua y ahí matábamos dos pájaros de un tiro.
    A mí la Republica Checa me da cierta melancolía. Cuando era muy joven viví dos años en Humpolec al sureste de Praga. En ese momento Cuba tenía un convenio con el C.A.M.E (Consejo de Ayuda Mutua Económica) y enviaba mano de obra a los países que lo integraban. ¿Tienes tiempo? Bue, te cuento. Salí de un campo cubano lleno de vacas flacas y caí allá, sin entender nada. La primera vez que fui al Puente de Carlos puse mi abrigo en el borde para sacarme una foto en una estatua, se lo llevó el viento, volaron las gaviotas, se posaron encima de él y mientras se alejaba sufrí. Nunca pasé tanto frío en mi vida! (No le digas a nadie, pero lloré)
    Otra vez me perdí en el metro y aparecí en Praga 10. Qué sé yo, te contaría mil cosas pero esto se hace largo. Mi sueño es volver (sólo un sueño) para ver lo que por mi edad, y mi inexperiencia, no vi.
    Leí devorando cada letra, los dos ángulos, aunque a Estados Unidos no iré jaja. Allá no quieren ver a un cubano más ni en figurita.
    Creo que hablé demasiado, prometo abreviar la próxima vez.
    Me gusta la manera en que te metes en la historia. (Hablo en general, todas)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, al contrario, me encanta que hayas contado este trecho de tu vida, pues no sólo te acerca a mí como persona real, sino que me parece una historia que ambos vivimos. En mi caso fue salir de un pueblito pesquero de Brasil para venir a Argentina, no llegué a tener tanto frío, pero más de una vez tuve que contener las lágrimas.
      Imagínate que el relato ya quedó un poco de lado.
      Lo cierto es que la Literatura siempre logra unir personas que no tienen nada -en apariencia- en común, así como hacer volar la imaginación de personas que jamás han estado en un lugar como Praga, en este caso.
      Me has tocado el corazón, sinceramente.
      Un beso enorme y gracias.

      Eliminar
  48. Te felicito Humberto por relatarnos con tanta exquisitez este lugar de Praga que desconocía. No he de volver pero te aseguro que si volviera, no perdería tiempo en ir a ese lugar y disfrutar de cuanto nos has plasmado.
    Gracias. Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si voy a volver, creo que sí, pues nunca cierro una puerta, aunque hay muchos otros lugares del mundo que me llaman.
      Ya sabes donde queda, la dirección es la correcta.
      Gracias a ti, un beso.

      Eliminar
  49. gracias a tu relato, puedo aliarme a sus vidas esta noche
    no bebo cerveza, pero aplaudo a rabiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quien dice cerveza, puede decir una coca, una botella de agua mineral o un café, lo importante es estar.
      Un beso, Ro.

      Eliminar
  50. He estado en Praga y claro, como muchas otras cosas, este estupendo sitio se me paso por alto.
    Muchas gracias por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede que está algo escondido, o, mejor dicho, lejos de los lugares turísticos típicos. A quien no se le pasan lugares, el mundo es tan grande y hay tanto para ver.
      Muchas gracias a ti por venir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  51. Interesante rlato, la historia de los fantasma sle da mas vidilla, besos.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantasmas que dan vida es una bella imagen poética.
      Un beso, Amapola.

      Eliminar
  52. Nos has hecho visitar Praga con tu magnifico relato, lleno de misterio, embrujo y fantasía. Con tus escritos puede uno recorrer el mundo sin moverse del sillón. Eso si,que sea siempre acompañado de una buena cerveza. Tu literatura nos hace vivir bellas historias.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan bellas palabras, Rafa.
      Es un honor leer lo que dices.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  53. Precioso relato de vidas que, sin saberlo, se cruzan... Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como suele suceder aunque no nos demos cuenta.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  54. Volviste niño bello. Yo te esperaria una vida. Besitos corazón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESTA NOVELA ME TIENE AL BORDE DE LA SILLA, JEJEJE.

      Eliminar
  55. Qué linda música! Me gustó mucho, no había escuchado este tipo de música.
    Muy bueno el relato Humberto, la verdad que tenés una manera de contar las historias que me engancha, que me mantiene pendiente, como hipnotizada.
    Ahhh, Praga, una de mis ciudades favoritas de Europa, me parece mágica...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un bello piropo, Eva, muchas gracias.
      Praga me encanta, pero reconozco que al cuarto o quinto día, ya necesito partir, esa magia tiene un tiempo limitado en mi caso, nunca supe por qué.
      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  56. Uf al fin llegué a mi lugar blanco para comentarte.

    ¿Sabes? no te voy a decir que me ha encantado porque es evidente, ni que me trasladaste a un lugar donde nunca he estado en mi realidad pero si en mis sueños

    Sólo quiero decirte, que tras leerte me siento tranquila y noto una inmensa paz

    ¿por qué será?


    Un abrazo Humberto, se te echaba en falta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mágico cuando sucede eso, CoTé, quedar en ese estado de paz y mancomunión con todo lo que nos rodea.
      Me has hecho feliz con tu comentario.
      Un beso y muchas gracias por tus palabras de cariño.

      Eliminar
  57. Una historia cargada de emotividad para hilar dos puntos aparentemente inconexos. Si la hubiera sana me daría mucha envida como escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay envidia sana, Cybrghost, pero tú no vas a la zaga al escribir, a mí me parece que lo haces muy bien.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por el aliento.

      Eliminar
  58. Los sones del Dixie, el run-run de las conversaciones y el tintineo de las jarras … casi puedo oírlas, es como si hubiese un tiempo en el que estuvimos allí. Na Vandru, déjà vu (tu consigues darle realidad a la sensación.

    El triángulo que une Jackson, Itabashi y Praga quedó un tanto forzado, los tres personajes están pidiendo más longitud.

    Como siempre un placer leerte y además en esta ocasión descubriendo el Dixie, siempre aprendiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Esther, lo que sucede es que Na Vandru es un texto mucho más extenso, en esta versión para el blog quedó un poco forzado el encuentro de las realidades de esos personajes.
      Muchas gracias por visitar el Na Vandru conmigo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  59. Será un placer que la música me vuelva a llevar hasta allí, esta noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque nuestras noches ocurran en momentos diferentes, intentaré estar allí...

      Eliminar
  60. Nunca he estado allí, pero con la magia de tu relato parece que me he sentido transportada a ese lugar que me imagino lleno de encanto.

    Una historia tierna que me ha gustado mucho leer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar encantador, Amalia.
      Muchas gracias por venir.

      Eliminar
  61. Un relato interesante en donde los personajes, las acciones y las situaciones te ponen en un ir crescendo...
    El entusiasmo que genera la lectura te lleva (sin cansancio) hasta el final que siempre resulta sorpresivo.
    Me alegra que de vez en cuando optes por los textos medianamente extensos (así justifico los mios...jajjaj)
    Abrazos cálidos Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan más los medianamente extensos, Genessis, pero para el blog siempre reservo los más cortos, por una cuestión de comodidad, digamos.
      Muchas gracias por tu comentario y amistad.

      Eliminar
  62. Bonita historia como en aquella película siempre nos quedará Praga, su cerveza y las audiciones de jazz
    Se agradece la lectura y se disfruta de la historia y por supuesto el sonido de fondo del video que incluyes, sirve para hacer una nueva lectura y coinfundir literatura, sueños y aquello que llamamos realidad
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la idea de confundir diversos aspectos que (no sé por qué) muchas veces tenemos separados en nuestra mente.
      Gracias por el comentario, Jesús.

      Eliminar
  63. La atmósfera de este relato es fascinante, como supongo debe ser la del "Na Vandru" real y la de tantos lugares donde se respira jazz. Tanto me transporté que cuando Ud. dijo "82 años" y nombró a un tal "Sonny", mi asociación inmediata/inevitable fue imaginar a Sonny Rollins, quien a sus jóvenes 82 sigue soplando como nunca, o como siempre.

    Abrazo con swing, HD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo con swing, Rob, muchas gracias por compartir este viaje conmigo.

      Eliminar
  64. Qué belleza, amigo. Escuché la música del saxofón que tanto me gusta... y me hiciste vivir el ambiente que con tanta destreza narras. Es un verdadero placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser siempre tan amable, Julie.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  65. Conozco Praga , leyendo tu relato, me haces caminar por esas calles llenas de adoquines. donde los anuncios publicitarios son mòviles y donde las cervezas son grandes y de un sabor especial. Me ha gustado mucho tu relato y los personajes que te han ayudado en esta historia.

    un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco, Praga es una ciudad con magia, de eso no hay dudas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  66. un placer leerte es encantador conocer siempre lugares nuevos, por el momento los conozco de esta forma! saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y algún día será de otra forma, House, no lo dudes.
      Gracias por venir, un abrazo.

      Eliminar
  67. Que pelicula!Haces perfectamente vivir eses personages entre "Cabaret" y "Casablanca". Me gustaria mucho tomar cerveza contigo en el Na Vandru pero temo llegar despues que la chica del mechero haya encendido tu corazon....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te prefiero a ti... con todo respeto ;)
      Un beso.

      Eliminar
  68. Una vez leí que las posibilidades de que dos personas desconocidas, viviendo en dos extremos del planeta, se encontraran, no eran tan remotas como creemos. Allí daban una explicación sorprendente que, por supuesto, no recuerdo, pero que me convenció. Definitivamente no hay mayor verdad que la frase “el mundo es un pañuelo.”
    Y sin embargo qué contradicción, que dos seres uno frente al otro, esperando ambos un recuerdo que no volverá, malgasten sus vidas en esa espera y ni siquiera crucen sus miradas para darle otra oportunidad a la vida
    También es una gran verdad que lo mejor de una ciudad siempre lo encontramos lejos de los lugares turísticos. Paseando al azar por las calles de cualquier ciudad del mundo es donde encontramos el alma de sus gentes, las que la habitan
    Entrañable imagen la de esos músicos que tocan con pasión por una cena y unas monedas. No se sienten importantes, no lo necesitan, les basta con el calor de un público fiel y algún que otro Humberto que merodee por allí, como perdido en la ciudad.
    Perfecta simbiosis de un lugar, unos músicos y un patrón, ese F que tan simpático se nos hace. El público sabe que por muchas controversias que surjan, en el Na Vandru solo cabe el dixieland. Es una isla, un trocito de Nueva Orleans en el centro de Europa, un poco de calor en los fríos inviernos checos.
    Como siempre, Humberto, nos dejas un sentimiento en cada uno de tus relatos. En este, algo más largo de lo habitual (¡por fin!), se confunden diversos sentimientos: la pasión por la música, la importancia del azar en nuestras vidas y el calor de un lugar perdido en una ciudad donde casi siempre hace frío. No insistiré en la técnica con la que recreas ambientes y personajes que nos permiten sumergirnos en tus relatos. A eso ya nos tienes acostumbrados: "Ça va de soi"
    Una vez más ha sido un placer leerte, Humberto. Un beso grande.
    Yo visité Praga en los 70, supongo que era otra ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Praga actual es muy diferente a la que tú has conocido, principalmente por el cambio político que allí se ha dado. Aunque, como lo insinúa el texto, el mundo capitalista parece no poder transformarla demasiado, aún se ven negocios con ropa u objetos como si estuvieran detenidos en el tiempo, como también las personas, que parecen no acostumbrarse a la nueva ideología.
      Tú me conoces, soy de caminar y meterme en cada rincón de una ciudad, aun a costa de correr riesgos en lugares que no son del todo recomendables, ejemplo: Río de Janeiro. Pero es allí donde se descubre el verdadero pulso de la urbe, con sus maravillas y sus ruindades, con la verdad, en definitiva.
      Muchas gracias por tu comentario, Marta, estoy de acuerdo, cada vez creo más en las posibilidades de encuentros que antes me parecían imposibles.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. A los ciudadanos les cuesta mucho quitarse el comunismo de encima, lo puedo asegurar!

      Eliminar
  69. Resulta fácil viajar y conocer a través de tus relatos, aunque te confieso que me gustaría poder viajar realmente.
    Excelente texto, magnetiza, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente puedas hacerlo, Cristina.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  70. Night Lady Was Here Today!
    JUST TO WISH YOU A SAFE
    AND WONDERFUL WEEKEND !!!

    ResponderEliminar
  71. Tu relato me transportó al "Na Vandru" y ahora que escucho la canción del vídeo, puedo sentirme allí. Hay tipos de música que están hechos para un determinado local y otros simplemente, no funcionan. Yo que soy asiduo a los locales con música en directo no pude más que esbozar una sonrisa.

    Es increíble lo conectados que podemos llegar a estar sin ni siquiera ser conscientes de ellos. Te hace pensar en el "efecto mariposa".

    Me gustó muchísimo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En varios momentos de mi vida constaté que esas conexiones se dan más a menudo de lo que creemos, es verdad.
      Muchas gracias por tu opinión, Oski.

      Eliminar
  72. Un mundo dentro del mundo.

    Sumergirse cada noche en el Dixie trae consigo todas estas viviencias.

    Si algún día voy a a república, buscaré el Na Vandru ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son mundos íntimos en los que, a veces, podemos entrar.
      Me alegro de que intentes conocerlo.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  73. Lo que acavas de escrivir:es el guion de una pelicula,que los personages estn enlazados,sin ser conscientes de ello.
    Me a encantado de leer esta entrada Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado, Julio.
      Una abraçada.

      Eliminar
  74. Me encantó el clima que se percibe al leer cada detalle minucioso de tu relato.
    Es casi como si hubiese estado allí.
    Esos bares típicos de cada ciudad son una maravilla.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un clima en el que yo también caí, Rex, cuando estuve allí.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  75. Hola Humberto!!!
    La vida da muchas sorpresas y en ese tipo de lugares se encuentran aún sin conocerse todo tipo de personas que tienen un nexo común: la buena música y el ambiente.
    Una gran cerveza, eso que nombras para comer "goulash" que no sé a qué sabrá, pero sin duda, estará bueno.Cada cuál con su historia y con una vida dispar, cuentas muy bien, me parece ver a esa pareja, cada uno solo con sus pensamientos...cada uno sólo consigo mismo.

    Un abrazo Maestro!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella:
      Siempre es una alegría verte por aquí, muchas gracias.
      Esos lugares favorecen los encuentros inesperados... y las paradojas del Destino.
      Un beso.

      Eliminar
  76. Es tan bueno como era pero está más ambientado en ese pequeño mundo del bar, con mucha magia, sigue siendo un relato hermoso, de historias cruzadas que en algún punto se encuentran sin siquiera saberlo, a causa del destino? o tal vez el mundo sea muy chico. Tiene un encanto muy grande Na Vandru, con su costado histórico, su otro bohemio, su otro mágico, y sus personajes introducidos en un mismo ambiente de caminos encontrados, tal vez ya sea parte de una novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambió un poco de la versión que conocías, pero creo que me conocés muy bien, hay algo que falta, tal vez, como decís, ya sea parte de un proyecto mayor ;)
      Un beso enorme, Anamá.

      Eliminar
  77. Relatas como nadie... No puedo añadir nada más porque sería repetitivo... tus 160 comentarios ya lo han dicho todo ;)

    Solo una cosa... me guardaré el nombre en mi diario de viajes, y te prometo que cuando lo visite, volveré para contarlo ... aquí... en este mismo post, así que por nada en el mundo lo borres o desaparezcas... porque una promesa es una promesa...

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataré de no borrarlo, pues tengo cierta tendencia a eliminar entradas, especialmente para que me cuentes del Na Vandru. Me va a encantar saber cómo te fue allí.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  78. Precioso homenaje al Na Vandru y a los músicos que por allí pasan. No me extraña que haya tanto debate sobre la música en una ciudad que hay grandes músicos y buena música casi en cada esquina. Como contraste a algo tan lúdico, la soledad de esas personas que mendigando compañía y estando tan cerca, nunca llegan a encontrarse.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, grandes músicos prácticamente desconocidos, pero que uno puede disfrutarlos en cualquier taberna o mismo en las calles.
      Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  79. Como decía la canción: "Bares, que lugares, tan gratos para conversar, No hay como el calor del amor en un bar"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada para agregar, Odiealex, tú sí que sabes de canciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  80. Vaya manera de relatar, maestro!!

    Un bar que todos vistamos contigo.

    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que haya sido así, Luis.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  81. Mas lo leo y mas me gusta..

    Buen finde semana Hum!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno!
      Buen fin de semana para ti también.

      Eliminar
  82. Cada bar tiene su historia, la cuál está formada por la vida de los propios clientes... habituales. Me he sentado allí, y tras observar cómo ponían una pinta en mi mesa sin pedirla, he comenzado a disfrutar del ambiente. Me ha encantado Humberto. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe, puedes considerarte un parroquiano más del Na Vandru.
      Un fuerte abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  83. Dan ganas de estar allí. Sobre todo hoy Viernes por la noche. Bebo la cerveza, escucho la música, me como el goulash...Muy lindo, buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viernes es el día más 'popular', se llena de gente.
      Un fuerte abrazo, muchas gracias por venir.

      Eliminar
  84. Qué bien relatado.
    Me he dejado llevar e imaginaba la situación.
    Me vino un retazo de pensamiento hacia un bar, el bar Quijano.
    Sí, me ha gustado la visión, gracias por este buenísmo post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a anotar ya el Bar Quijano, lo voy a buscar y voy a conocerlo, te lo aseguro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  85. Precioso relato Humberto...
    Ays...,mira que si el padre del creador de saxofones fuese el joven soldado que mató el saxofonista...?
    Qué ironías de la vida!
    Muy hermosa historia, disfruté su lectura,gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ironías que no son tan extraña, pues la vida se encarga bien de mostrarnos que hay más coincidencias de las que creemos.
      Muchas gracias a ti por venir.
      Un beso.

      Eliminar
  86. EXCELENTE RELATO, NEGRO, CREO QUE POR MAS QUE SEA UN POCO LARGO PARA LOS BLOGUEROS LOS QUE NO LO SOMOS SABEMOS DISFRUTAR DE UNA HISTORIA SIN APUROS.

    MAGNÍFICO MAESTRO.
    UN FUERTE ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de largo-corto es todo un tema, Christian, pero no hay que evaluar esas cosas a la hora de subir un texto. Eso sí, desilusiona un poco... es todo un tema, lo repito.
      Un abrazo hacia Córdoba.

      Eliminar
  87. Todo un viaje, solo los que saben relatar así consiguen meternos en la atmósfera de un lugar que jamas conocimos.

    Un buen domingo, Hum!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Stefanía, eres muy amable.
      Un buen domingo para ti también.

      Eliminar
  88. Joder que buenooooooooooooooooooooooooooooo.
    Me han dado ganas de subir en el primer avión para Praga y quedarme a vivir en el Na Vandru bebiendo Pilsner Ulker hasta mi último día.

    Aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Toro.
      Puedes hacerlo, estás mucho más cerca que yo de Praga, de eso no hay dudas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  89. Estupendo relato, Humberto. Me gustó que la música del Na Vandru fuese el lugar de fusión de las historias.

    Tengo el gusto de invitarte a conocer mi primer libro publicado.Te espero en mi espacio.
    Saludos con afecto.
    Sete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora voy a ver de qué se trata.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  90. Un relato un poquito más largo de los que últimamente sueles hacer. Se ve que vienes con las fuerzas renovadas jajaja (cosa que es de agradecer) la verdad es que me ha sabido a poco, tienes una facilidad para ir creando imágenes, que has hecho que me transporte a ese bar tan acogedor de Praga. Qué historias Humberto, la chica solitaria me ha recordado a Penélope, amores, desamores, pasiones… un lugar atractivo de visitar. Siempre es un placer leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro que te haya gustado de esta extensión, no es lo habitual para la gente que lee blogs.
      No te creas que estoy tan renovado, cada vez me cuesta más tener algo interesante que decir.
      Sea como fuere, muchas gracias por tu amable comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  91. Te han dicho todo lo que podria haberte dicho yo, reitero mis felicitaciones por tu capacidad como escritor.

    Un beso y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay algo nuevo en cada decir, Luciana. Cada comentario es una muestra de afecto, muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  92. Hacía mucho que no pasaba a visitarte, sigues escribiendo maravillosamente Humberto.
    He estado en ese bar contigo y con todos esos personajes que tan bien has creado.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, se te extrañaba, Guada.
      Muchas gracias por compartir esta aventura en el Na Vandru.
      Un beso.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?