12 de febrero de 2013

Cada mañana al despertarme (revisitado)


La primera vez que ocurrió fue al despertarme de un sueño, una mañana extrañamente fría de enero.
El sueño tenía un inicio confuso, como la mayoría de los sueños. Iba a reunirme con mis viejos compañeros de facultad, habíamos decidido juntarnos para cenar en el departamento de Horacio, el Pelado, como le decíamos. Estaba seguro de que el departamento quedaba en la calle Rincón al 800, pero no sabría decir por qué, fue un sueño, repito. Íbamos a encontrarnos los cinco compañeros de siempre, los que estudiábamos juntos, los que hacíamos las prácticas juntos, los que salíamos a divertirnos juntos, en fin, los que atravesamos los seis años de carrera tratando de no adelantarnos ni atrasarnos en ninguna materia para recibirnos al mismo tiempo, como sucedió.
Allí estábamos -Manguera, Javi, el Turco y yo-, sonrientes y apretados en el estrecho pasillo del 7º piso, cargados con bolsas de snacks y bebidas, esperando a que el Pelado nos abriese la puerta. No demoró mucho. Al entrar, nos sorprendimos por la gran cantidad de material musical que había en el lugar. No parecía tener otros muebles ahí, apenas estantes, bibliotecas y armarios, todos repletos de CD’s, DVD’s, cintas, pósters, discos de vinilo, revistas, casetes, tarjetas de memoria, pendrives… Como también otros formatos que en la realidad no creo que existan. Era un sueño, solo un sueño. Lo cierto es que en estos muebles había música grabada, vídeos, biografías de guitarristas, entradas de recitales, fotos de shows, etcétera; y en diferentes idiomas, recuerdo claramente el nombre de un CD de Hendrix escrito en -lo que yo creí- japonés, y un DVD de los Stones en francés. Cuando Horacio nos vio tan asombrados frente a semejante abundancia de objetos, se sintió apremiado a darnos una justificación.
-Es que mis viejos son coleccionistas desde siempre, yo no hago más que seguir la tradición familiar.
Eso me hizo notar que Horacio todavía seguía viviendo con sus papás a una edad que no correspondía, y que ellos nos habían dejado el departamento libre por esa noche.
Quizás para mostrar con mayor énfasis que en su familia no solo se coleccionaba material musical, el Pelado -después de quitar lo que había encima- acercó la mesa hasta uno de los armarios, se subió a ella y nos mostró una increíble cantidad de dinero que sus padres guardaban allí arriba. Levantaba los billetes y los dejaba caer como si fuesen cupones de concurso en un programa de televisión. Sin embargo, no me pareció que su actitud fuese de ostentación o de alarde, creo que lo hacía simplemente porque le parecía divertido. Recuerdo que había billetes de $20, de $5 y de $100. Lo concreto es que este desenfado suyo de mostrar los billetes -que para él parecía ser apenas un vuelto- generó en mí una codicia tan atroz y profunda que me propuse llevarme unos cuantos ni bien se alejaran todos. El Pelado nunca iría a notarlo, era demasiado dinero, ni lo habría contado. No entiendo por qué me obsesioné por los billetes de $20, pero quería llevarme una buena cantidad de esos papeles colorados con Juan Manuel de Rosas en el anverso. Armonizaba perfectamente que fuesen colorados y que estuviera Rosas allí.
Pasaban los minutos y nadie dejaba la sala libre, tal vez no fuera yo el único que deseaba quedarse solo en ese lugar. Por fin, cuando creí que ya no conseguiría contener más esa compulsión febril, vi que todos entraban en la cocina para abrir las bolsas y disponer los alimentos para comer. Entonces, furtivamente, acerqué una silla al armario y me subí a ella. Hice todos los movimientos con la vista fija en la puerta de la cocina, maquinando alguna excusa válida en el caso de que me descubrieran. Ya seguro, alcé mi brazo derecho lo más alto que pude y tiré el manotazo para agarrar la cantidad que fuera. Muy pronto noté que lo que había tomado tenía la textura y la forma de un objeto muy diferente a un puñado de billetes. De todos modos, ya no podía volver a intentarlo, se aproximaban voces. Lo que tenía aprisionado era algo metálico, frío y tenía algunas aristas que me habían lastimado la piel. Un anillo o un broche de oro, pensé.
Fue en ese momento que desperté.
Estaba acostado del lado derecho, con los brazos estirados sobre las sábanas blancas. Tenía ambas manos apretadas, pero al abrir la derecha descubrí que había allí una miniatura que representaba con gran fidelidad -después lo supe- la Catedral de Notre Dame de París. Tan firmemente tenía aprisionada la miniatura que las dos torres a los lados de la fachada me habían herido la palma.
Lo extraño es que yo nunca había estado en París y nadie me había regalado un souvenir de la Catedral. No existía una manera racional de entender cómo había llegado ese objeto hasta mi casa. Y aún menos existía una forma lógica o coherente de explicar qué hacía ese pedazo de metal en el cuenco de mi mano una mañana de enero. Evalué mil respuestas, llegué a sospechar que alguien se estaba burlando de mí, pero ¿quién más podía tener la llave de mi casa como para entrar tan libremente y por qué querría hacer aquello? Nadie y no sé. También pensé en la locura, en la doble personalidad y todas esas posibilidades que nos brindan libros y películas. Nada.
Así comenzó todo. A partir de esa mañana, cada día me despierto con algo diferente en las manos.
Son objetos que arrastro desde los sueños y que de alguna manera introduzco en mi vida despierta. Cientos de objetos que llenan un armario de la habitación de servicio, armario que solo abro para arrojar cada nuevo elemento. Ni me detengo a observar los que ya están dentro. Sé que hay llaves, portarretratos, monedas, reglas, libros, pañuelos, muñecos, frascos, lápices; pero no quiero saber nada de ellos, ni de dónde vienen, ni a quiénes les pertenecen, ni cómo llegan a mis manos. Ya lo dije, al principio traté de encontrar una lógica, pero cualquier intento de explicación choca contra el muro del sinsentido absoluto. Y si hoy me decido a hablar de este tormento, es porque el objeto al que me aferraba esta mañana, el último objeto, es una tarjeta en la que está escrito mi nombre y recuerda la ubicación (Sector F, parcela 26, sepultura 2618) en la que se encuentran mis restos en el cementerio Bosques de Paz.

224 comentarios:

  1. Queridos amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Incipit”.

    Varios factores me tienen bastante alejado de los blogs, les pido disculpas por ello, ya les comentaré las razones, sé que algunos en verdad están interesados. Agradezco de corazón los mails y mensajes en facebook.

    Les dejo un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Hello my friend, thanks for sharing.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello, Denise, I do appreciate your kind words.
      Cheers!

      Eliminar
  3. me gustó como lo narraste
    no sé si antes lo había leído ´pero , me resulta familiar,
    un cleptómano onírico es la resulta
    he sabido de cleptómanos sonámbulos

    te dejo un besito y buena jornada


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable, Elisa, en 2010 (creo) subí una versión bastante reducida de este relato.
      Convengamos también que es una temática... 'reconocida' dentro de la literatura fantástica latinoamericana ;)
      Un beso grande y que tengas un lindo resto de semana.

      Eliminar
  4. Mais de uma pessoa me disse que depois da meia-noite se passarmos por um cemitério vêm-se luzes saltitando de um lado para o outro. Dizem que são as almas que estão inquietas porque não deixaram a sua vida organizada, morreram de repente. Dizem também que enquanto não fique tudo resolvido nas suas casas, as almas não descansam em paz. Seguramente que a chapa que tinha na mão era o sinal que por fim já podia regressar à sua ultima morada para o descanso eterno. Amén!

    Ai que susto!! São quase duas da manhã, não sei como vou dormir esta noite jajajajaja.

    Um estupendo relato que me despertó a atenção até ao fim e me tirou o sono.

    Beijinhos Humber.

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afinal de contas sou eu quem vai acabar sem sono, minha querida, essa sua história de almas inquietas me fez arrepiar. Ainda bem que aqui é cedo, pelas dúvidas vou dar um passeio para eu esquecer todas estas babaquices.
      Beijinhos, Florzinha.

      Eliminar
    2. Bom dia Humber!!
      Afinal dormi bem! Babaquices??? Está chamando babaquices às crenças populares? Olhe que quase sempre tem algo de verdade. Ou sera que me está chamando babaca? Não sei o que isso é porque em português essa palavra não existe rsrsrsrsrs.

      Tenha um feliz día.

      Flor

      Eliminar
    3. Não, minhas querida, jamais chamaria você de 'babaca', uma babaquice é pensar nessas coisas no momento de dormir, agora que já é de dia vou pensar mais seriamente essa história de almas inquietas por elas ter morrido antes de tempo. Falando nisso, qual seria o momento certo?
      Mais beijinhos.

      Eliminar
    4. O momento certo? Ora o momento certo... não há. Ainda não podemos marcar o dia para a nossa morte. Temos sim que tentar viver uma vida feliz, ser feliz, é isso ser feliz e não morrer a meio da vida, quanto mais tarde melhor e poder morrer em paz, deixar tudo feito e nada por fazer. E muito importante não deixar de ter dito, eu te amo.

      Mais beijinhos.

      Eliminar
    5. Você é meiga, Florzinha, nunca me falte!

      Eliminar
  5. Que buen relato, nos llevas a imaginar ese sueño, pero llenar un lugar de objetos así es muy loco. Si tu no lo sabes menos aún nosotros. Pero el último es aterrador.
    Excelso como siempre amigo, nos sigues sorprendiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ser tan bondadoso conmigo, Luis.
      Te mando un fuerte abrazo y espero que estés muy bien.

      Eliminar
  6. ____ (¯`(♥)´¯) _____(¯`(♥)´¯)
    ___¶¶ (_.^._)¶¶__¶_¶¶(_.^._)¶¶
    _¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶__¶¶¶¶¶(¯`v´¯)¶
    ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶(¯`(♥)´¯)¶
    ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶(_.^._)¶¶
    ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶(¯`v´¯)¶¶¶¶¶
    _¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶(¯`(♥)´¯)¶¶¶
    ___¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶(_.^._)¶¶
    ______¶¶¶¶¶¶(¯`v´¯)¶¶¶¶¶
    ________¶¶¶(¯`(♥)´¯)¶¶
    ___________¶(_.^._)¶
    ____________ ¶¶¶¶¶
    _____________¶¶¶______·Feliz Semana·★MaRiBeL★·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maribel.
      Una feliz semana para ti también.
      Besos.

      Eliminar
  7. Uy!
    Amigo, la próxima vez que nos encontremos, y que no faltará mucho, entre los dos deberemos pellizcarnos, uno de los dos estará dormido...en el mejor de los casos.
    A veces pienso que vengo a leerlo en sueños y que nada de esto es cierto, pero luego pienso que tal vez ese que va en su lugar a nuestros encuentros sólo sea un fantasma...
    Ud. me confunde vea...


    Pero yo igual lo quiero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nuestro es un amor de ultratumba, Magah.
      Creo que los dos estamos vivitos y coleando, así que el próximo encuentro será con abrazos y besos bien tangibles, para que no queden dudas.
      Un beso, por ahora virtual.

      Eliminar
  8. Infinitas gracias querido y admirado amigo por obsequiarnos nuevamente la belleza, misterio y creatividad de tus relatos. Muchos besinos de esta amiga asturiana con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras siempre dejan una larga estela de afecto, cosa que se agradece enormemente.
      Un beso muy grande y gracias.

      Eliminar
  9. No lo se Humberto, lo he leído y solo atino a entender que todo radica justo en la extracción de los billetes, quizás había allí uno de esos bichos extraños que llevan veneno, quizás fue allí donde terminó su vida por la obsesión desmedida, o quizás solo busco tu ayuda para entender.

    Solo recordé una película que vi (sexto sentido), moría al inicio pero no se dio cuenta, será?

    De igual forma, lo que nunca falta, mis besos y apapachos Humberto, te cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez se trate del conjunto de razones que mencionas, Ame. Y lo digo muy en serio, ya que lo que más rescato de este relato es la cantidad de elementos simbólicos que esconde.
      Agradezco esos apapachos, hay momentos en los que son necesarios.
      Muchas gracias y un beso grande.

      Eliminar
  10. Humberto, cuan intangible es eso tangible post-. Creo que nos pasa despiertos también. De tanto oprimir lo de acá, allá se nos hace sueño. ¡Un abrazo! F: http://mistavilteka.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que escondes un mensaje que te afecta en forma personal, Felipe, pero basta con recorrer un poco mi vida para estar de acuerdo con lo que dices.
      Un fuerte abrazo y gracias por el vínculo.

      Eliminar
    2. buenisimo, me encanto... tanto que lo lei y me desperto del sueño que uno normalmente siente a la 1 y 15 de la mañana después de todo un día de trabajo.

      Eliminar
    3. ¿Qué tal unas gotas de Rivotril? Je.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  11. América de Albamartes, agosto 13, 2013

    Un cuento extraordinario. Me ha encantado, realmente. Es un deslizarse de forma amena y deliciosa por esa prosa tuya, impecable. Dicen que los sueños, sueños son...Es mejor no adelantar lo inevitable...He sentido escalofríos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, América, un comentario que alienta, que da ganas de escribir más y más. Que el escalofrío sea solo pasajero, va mi afecto para darte calor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me puso la piel de gallina, no me imaginé que todo iba a terminar asi, crei que sólo se trataba de un ladrón, de una persona que no respetaba ni la amistad y todo eso.
    Ahora pienso en como será el momento que llegue la muerte, nos daremos cuenta o meteremos cosas en un baul??

    Gracias por volver. Un besazo, Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría responder ninguna de tus preguntas, Sabrina, si pudiera hacerlo, dejaría esto de las letras y me dedicaría a la parapsicología ;)
      Gracias a ti por estar.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Fue un castigo divino por la codicia y la traición, una forma magistral de decirlo.

    Sabía que ibas a volver !!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interpretación religiosa, Carolina, no es para desecharla.
      Y sí... por ahora estoy, algo etéreo, pero estoy.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  14. TEXTO VERAZ Y AMAENO CON SABIO DECIR AGUARDARA POR SER LEÍDO... GRANDE TU PLUMA , VITAL TU SER, INMACULADA TU ESENCIA...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen, qué palabras más amables.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. siguiente vuelta de tuerca: lo que tengas de valor devuélveselo a su legítimo propietario. una vez restituído el hurto, date otra media vuelta. arrebújate entre las sábanas. dale un manotazo al ladrón de sueños y ...
    'que toda la vida es mía y los sueños, sueños son'
    La realidad suele ser malditamente más cruda, Humberto

    Abrazos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera tan fácil como deshacer lo que hemos realizado dando una vuelta de tuerca y luego otra y... ¿hasta dónde llegaríamos?
      Es cierto, la realidad es mucho más cruda, querida Pilar.
      Un beso grande.

      Eliminar
  16. Un buen relato con un sorprendente final. Me ha gustado. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Rodoreda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Este texto certifica algo en que creo: cuando podés recordar una historia es porque es especial. Y creeme, Negro, que me acuerdo de esta. Me impresionó la forma en que pasaste -cual carrera de posta-el testigo. Lograste pasar el protagonismo de un personaje a otro de un modo genial. Está muy buena la idea de materializar lo soñado, pero especialmente me gustó el pasaje. Y los guiños, vale? De lo mejor que hay en su ático, Mr. Dib! ;-)
    Big hug for you, milord! Call you soon!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, BeeBee, recordar una historia es en verdad un logro, muchas veces pienso en la cantidad de cuentos, novelas, ensayos que uno lee y no entiendo cómo podemos tener un mínimo registro. Pero cómo olvidar Numen o La señal, por ejemplo.
      A big kiss, my Dearest.
      Wait that call.

      Eliminar
  18. Cuándo los muertos sueñan, correle lo más fuerte que puedas, aunque los pobres que daño pueden hacer? este día he oído mucho de la muerte, soldados muertos, adolescentes muertos, triste. Con tu relato me sacas de esos pensamientos, besitos de veinte pesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, si son de 20 pesos entonces los acepto, pero tienen que ser muchos, ¡eh!
      Aquí los muertos son ficticios, en la vida real todo es tan amargo.
      Muchas gracias, María.

      Eliminar
  19. Sr Dib,
    Puede que este sueño soñara también con que usted era E.A.POE y lo ecribiera absolutamente dormido.
    Yo me preocuparía por dónde meter tantas cosas de origen desconocido. El final, era obvio.

    Me ha gustado mucho.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soñé que era Poe, Antonio, y también soñé que escribía algo mejor que esto, como 'La carta robada', pero me desperté y me di cuenta de que era apenas Dib, de que lo único que nos unía era la cantidad de letras de nuestros apellidos, no te imaginas la desilusión.
      Creo que entre las tantas cosas que puedes encontrar en ese armario hay una medallita a San Toth, últimamente me convertí en un creyente acérrimo.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  20. Versión revisitada de la Ley del Talión: el que roba a un coleccionista en coleccionista se convierte.

    Hoy te deseo un despertar lejos de pesadillas.

    Besos&abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una cosa es segura, eres el primer comentario que leí, dormí poco, pero sin pesadillas. Sea como fuere, es agradable 'escuchar' a una amiga apenas uno se levanta.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  21. Humberto, organiza un mercadillo de esos que organizan los americanos a la puerta de casa, así darás salida a toda la mercancía extraída, jaja.
    Soñar con la gráfica de la muerte de uno mismo debe tener muchas interpretaciones, supongo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una idea genial, Sete, con el mercadillo no solo me quito las cosas de encima y gano dinero, sino que también le cambio el 'clima' a la muerte.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  22. Delicioso! Y con asombroso final, como a mí me gusta! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado, Fedora.
      Un besito.

      Eliminar

  23. Apasionante el mundo de los sueños..

    Te dejo un abrazo en este t mundo real. O el real es el otro?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me queda claro del todo, así que no podría darte una respuesta determinante, pero si puedo aceptar tu abrazo, ¿qué duda cabe? ;)
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  24. Bravo Humberto ¡Cómo me has enganchado! Ese ritomo ágil de los sueños y la realidad confusa. Creo que deberia haber investigado más acerca de los objetos, porque enconrarse semejante tarjeta en las manos da mcho que penar.

    Abrazos reales, aunque en la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gusta de las personas, todos actuamos de manera diferente, yo también habría investigado MUCHO más de dónde venían esas cosas, pero me temo que este hombre ya sabía su verdad.
      Aunque a la distancia, siempre cariñosos: muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  25. Un relato inquietante al que el final da sentido pero no hace menos inquietante. Es un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel Ángel, siempre es un placer verte por acá, ojalá te llegue como lo siento.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  26. Coleccionista de objetos oníricos... Me gusta. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coleccionista de su propia muerte, uf...
      Besos bien vivos.

      Eliminar
  27. Qué cosas, Humberto. Si el sueño me parece extraño, el despertar me lo parece aún más. Esa historia habría inspirado a Luis Buñel o a Hitckock alguna extravagante película. Los objetos encontrados podrían venir de los paquetes de patatas que nos solemos comer. Vienen de regalo, y los ponemos en un rincón para dárselos a los peques de la familia, pero con el tiempo nos olvidamos de ellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena hipótesis, aquí también vienen cosas en los paquetes de patatas, en los yogures, en los chocolates, todo un mundo de objetos para coleccionar.
      Pero en el caso de este sujeto, ni peques tenía, se lo veía demasiado solitario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  28. Humberto eres muy hábil con tus letras, no se que decirte la verdad.

    Un beso.

    felicidades¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con verte aquí dejando tu dosis de espontaneidad y afecto quedo más que conforme, Amapola.
      Un beso grande.

      Eliminar
  29. Hola Humberto ante todo saludarte y decirte que me encanta tu blog y la forma en que escribes. Besos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia, hay mensajes que empujan, que dejan una sonrisa.
      Un beso grande.

      Eliminar
  30. Recuerdo que el por Chavo del 8 se despertaba siempre con un plato nuevo en su barril. El hambre... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una confesión: no veía el Chavo, pero no lo digo como una muestra de 'snobismo', sino un reconocimiento de mi infancia medio afectada. ¿Platos nuevos?
      No, el hombre...
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  31. Soñar encontrar tesoros abandonados, ésos mismos que los demás tienen y parecen no dar importancia... y ¿un CD de Hendrix escrito en japonés?
    Pues... los sueños son el trueno desconsolado de una manada de alacranes a punto de ahogarse...

    Abrazotes

    (jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El trueno desconsolado de una manada de alacranes a punto de ahogarse?
      Eso sí que es una idea potente, deberías hacer algo al respecto, podrían robártela.
      Sí, eran pequeños objetos sin importancia, como decía Tabucchi, al menos sin importancia para otros.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  32. ¡Excelente! Ahora sólo le pediría que volviera a ese sueño y me anotara la dirección de la casa del Pelado. Ando corto de billetes de 20.

    Saludos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rincon 834, 7° A, pero yo en tu lugar no iría, dicen que allí... uh, mejor no te cuento.
      Un abrazo, Rob.

      Eliminar
  33. Se lee de un tirón y el desenlace es buenísimo...se mete en un tema que a mí me da mucho que pensar, y cada vez más ¿Qué habrá más allá?. Precisamente he leído un poema buenísimo en un blog de un gran poeta...es más... el mejor poeta vivo del que he podido leer poesía gracias a esta red,D. Antonio Porpetta, y que te recomiendo, y ese poema habla de ese interrogante.
    Este relato relaciona los sueños y el más allá...nada más mágico. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco el blog de Antonio, hay varios espacios que hacen que me interese por la poesía, el suyo es uno de ellos, como también el tuyo.
      Es verdad, esa duda hamletiana no solo es abrumadora, sino que puede volverse una obsesión.
      Muchas gracias por tus palabras, siempre son alentadoras y me transmiten un gran afecto.

      Eliminar
  34. Antonio Machado dijo: "Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar. Lo que ocurre es que si los sueños son agradables, mientras más duren mejor que mejor, pero cuando son chungos y llegas a tener pesadillas como a mí me ocurre muy a menudo, para nada es bueno soñar, y lo mejor despertar cuanto antes. Muy buen texto Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dije varias veces aquí, Rafa, el 80% de mis sueños son pesadillas, y no es que tenga una vida triste o desgraciada, simplemente que no consigo tener sueños en los que sucedan cosas... normales, al menos. Sin ir más lejos, esta mañana soñé que se hundía el bote en el cual navegaba con unos amigos. No sé si morí en el sueño, pero sé que estoy aquí para agradecerte tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  35. Espectacular Humberto!! Es alentador que uno hasta muerto sigue soñando- Va a ya sabés dónde, porque yo también colecciono. Y siga revisitando...Abrazo!! BTW me andan faltando un par de anteojos de sol Ray Ban...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No me digas que no sabías que soñamos cuando estamos muertos? Sí, soñamos con gente viva, que la peor pesadilla.
      Tenés que decirme qué modelo de Ray Ban, creo que en el armario hay un par, pero son de Ciudad del Este, no sé si te sirvan.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Aviator - Pero a esta altura pueden ser de La Saladita!! Tengo un par de $30 Go Figure..Abrazo!

      Eliminar
    3. Perdón por competir, yo tengo unos marca H&M que me costaron una libra, creeme.

      Eliminar
  36. Humberto, este relato es puro simbolismo. Admiro tu capacidad para introducir esos símbolos que los lectores debemos descubrir, no ya leyendo entre líneas, sino buceando en el texto hasta llegar a lo más profundo –tarea nada fácil, pero tremendamente enriquecedora para los que leemos y escribimos-. Habla por una parte de vivencias comunes a todos los mortales y otras que solo tu personaje posee: sus recuerdos (cada día me despierto con algo diferente en las manos.) Los recuerdos de toda una vida guardados en un armario (Cientos de objetos que llenan un armario…), como el cerebro donde los vamos acumulando, recuerdos a los que, a veces, nos aferramos porque es lo único que podemos llevarnos cuando morimos. (Son objetos que arrastro desde los sueños y que de alguna manera introduzco en mi vida despierta.) ¿No sería al revés? Objetos-recuerdos que arrastramos a nuestros sueños desde la vida despierta.
    Un presencia que se percibe a lo largo de todo el relato: la muerte (…extrañamente fría de enero. …con los brazos estirados sobre las sábanas blancas… ), los amigos, los que conservamos y los que dejamos por el camino, su pasión por la música (¿homenaje a Hendrix y Stones?), el dinero que ambicionamos para cumplir nuestros deseos convertido en miniatura de un lugar que visitó o, que quizás nunca pudo visitar (me habían herido la palma.), la armonía de colores, la literatura, el cine (todas esas posibilidades que nos brindan libros y películas), la locura en la que, a veces, creemos haber caído. En fin, Humberto, un texto de una extraordinaria riqueza, que atrapa e incita a profundizar en él.
    Decirte que eres un maestro, sería poco. Sabes que cuentas con mi admiración y mi cariño. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta: Tú eres magnífica para las interpretaciones, pues detectas una cantidad enorme de elementos simbólicos que recorren este texto. Me atrevería a agregar el tema religioso, pero no quiero decir más.
      Me gustó que pudieras hacer el ejercicio mental de localizarte en el enero del hemisferio Sur, lo cual ya hace que todo lo que siga tenga ese toque de 'extrañamente frío'.
      Y no, ni Hendrix ni los Stones son santos de mi devoción, pero ambos tuvieron... ¿encuentros con el diablo?
      Y tú tienes todo mi cariño, no, más que eso, mi amistad y devoción.
      Muchos besos.

      Eliminar
    2. Pues he tenido que volver a leerlo. No podía quedarme con la intriga de lo que me había dejado en el tintero. Realmente muy sutil: ""Lo que tenía aprisionado era algo metálico, frío y tenía algunas aristas que me habían lastimado la piel". ¿Sería la catedral de Notre Dame el símbolo de una religión fría y que lastima? Ese encuentro con el diablo solo lo he visto en "ese tormento". Eso sí era críptico. Y por último, "traté de encontrar una lógica, pero cualquier intento de explicación choca contra el muro del sinsentido absoluto." ¿El sinsentido de la vida, de la muerte...? Hasta ahí no he podido llegar. Ya lo hablaremos.
      La densidad de símbolos por centímetro cuadrado supera mi capacidad de análisis.
      Más besos.

      Eliminar
    3. Muchas veces me pregunto si el exceso de simbolismo no será más un defecto que una virtud.
      Estás en todo y bien. Te dejo un trecho de una canción de los Stones, Sympathy for the devil:

      Pleased to meet you
      Hope you guess my name
      But what's puzzling you
      Is the nature of my game.

      Y más besos aún.

      Eliminar
    4. UN ANALISIS EXCEPCIONAL EL DE MARTA, LA FELICITO.

      Eliminar
  37. ¡Sería genial que nos pasase lo mismo: que al despertar de un buen sueño, guardásemos en la mano algo relacionado con él. (Siempre y cuando no sea una pesadilla).
    Salu2 manuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Soñar con una bella mujer, por ejemplo? ;)
      Un fuerte abrazo, Diego.

      Eliminar
  38. Te extrañe mucho despues de tanto días bonito..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me permites que no te crea, pero la ilusión nunca hay que perderla, ¿no?
      En fin, estás más loquita que nunca.

      Eliminar
    2. QUE NOVELA DE LA TARDE POR DIOOOOSS, JAJAJA

      Eliminar
    3. Cristian metido!!

      Eliminar
  39. Me hiciste reír con ganas Humberto! Lo hermoso es que sigas soñando y visitando tantos lugares aún después de muerto... :))) Eso quiere decir que hay sueño después de la vida. Un placer leerte como siempre. Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado pensando, podemos crear una secta que sostenga que existen bellos sueños después de que nos visitó la Parca, no sé si será cierto, pero podemos ganar algo de dinero extra ;)
      Muchas gracias, Julie.
      Un beso.

      Eliminar
  40. A mí también me gustó el paso de titularidad en el personaje central. Digo que estaba imaginando qué "coleccionaría" realmente ese amigo, y de golpe volantazo!
    Cómo vienen los sueños ahora no?, te dejan interactuar con la vida misma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vienen raros, como los tiempos, hay que estar prevenido.
      Un beso, Dana.

      Eliminar
  41. ¿Que hay quien intente reinar,
    viendo que ha de despertar
    en el sueño de la muerte?
    (Segismundo Dixit)
    Será la vida sueño ? Se disfruta lo que escribís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morir, dormir, dormir...
      ¡Soñar acaso! !Qué difícil!
      Pues en el sueño de la muerte,
      ¿qué sueños sobrevendrán cuando
      despojados de ataduras mortales
      encontremos la paz?
      (Guillermo Dixit)
      No sé. Muchas gracias, Gustavo.

      Eliminar
  42. Vaya, pues yo he soñado que enterraba en ese mismo lugar a un tal Humberto Dib, y aún no me ha pagado la sepultura...
    Te ha salido redondo (o elíptico, si te gusta más) Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Los que tienen que pagarla son los familiares, pobre Dib, él ya está muerto!
      Un abrazo, Amando.

      Eliminar
  43. SERÁN SUEÑOS ASTRALES? O SERÁ UN SONÁMBULO CON MANÍAS DE LLEVARSE ALGO... EN CUALQUIERA DE LOS DOS CASOS, ORGANIZA UNA VENTA DE GARAJE PARA VENDER TODO LO QUE HA APARECIDO EN TU MANDO...
    SOLO ME QUEDA UNA DUDA? NO HAS TRATADO DE PROVOCAR UN SUEÑO EN UN TABLE DANCE...??????? A LO MEJOR Y DESPIERTA CON UNA VOLUPTUOSA BAILARINA JAJAJAJA
    UN ABRAZO
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van dos que hablan de venta de garaje, no voy a negarte que me dejas pensando en una nueva versión con un protagonista millonario gracias a la venta de objetos raros y valiosos.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  44. ME DEJO FRIO EL COMENTARIO DE ARRIBA, DONDE ESTÁ LO GRACIOSO???

    DE LOS COMENTARIOS ME PARECIO INCREIBLE EL DE MARTA C, CREO QUE ME QUEDA POCO POR DECIR, YA QUE ELLA LOGRO QUE ENTENDIERA LOS PUNTOS OSCUROS DE ESTE TEXTO.

    MI RESPETO DE SIEMPRE POR TU ARTE, NEGRO.
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Christian:
      Sinceramente cada uno opina lo que le parece, reconozco que no intenté escribir un texto divertido, pero tampoco rechazo una visión hilarante del mismo... en fin.
      Marta es una gran lectora, de las mejores, y como escritora te la recomiendo especialmente.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
    2. CON TODO RESPETO A CRISTIAN, NO PONGO LOS COMENTARIOS PARA QUE LO LEAN LOS LECTORES, SINO SON PERSONALMENTE PARA TI. COMO TAMPOCO LEO LOS COMENTARIOS QUE PONEN LOS DEMÁS PARA ESCRIBIR EL MIO.
      EN REALIDAD NO QUISE BURLARME DE LAS BAILARINAS DE TABLE-DANCE SI ES QUE ASÍ LO INTERPRETÓ COMO TAMPOCO COMENTÓ LA ESENCIA DEL CUENTO (QUE DICHO SEA DE PASO INTERPRETO PERFECTAMENTE)PORQUE SI A ALGUIEN LEO DETALLADAMENTE ES A TI Y AL CUAL NO ME ATREVERIA A CRITICAR POR LO EXCELENTE QUE ESCRIBES. SIEMPRE TRATO DE IRME POR LAS COSAS QUE ME FASCINAN DEL RELATO Y BUSCAR UNA PLATICA AMENA AUNQUE EL TEXTO NO SEA DIVERTIDO.
      EN FIN, NO QUIERO USAR TU ESPACIO PARA CONTROVERSIAS, TÚ LO HAS DICHO MUY BIEN. CREO QUE SOMOS LIBRES PARA EXPRESAR LO QUE QUEREMOS...
      Y QUE QUEDE CLARO A CRISTIAN QUE, SI ALGUIEN RESPETO Y LEO CON CON RESPETO Y ADMIRACIÓN ES A HUMBERTO DIB.
      SALUDOS
      CARLOS

      Eliminar
    3. Quédate tranquilo, Carlos, tal vez Christian no sepa que tenemos un vínculo que va más allá de un comentario en el blog, y que ambos usamos el humor de una forma que no todos entienden.
      Ambos son buena leche, fue un mal entendido, nada más.
      Gracias por la aclaración que, sin embargo, yo no necesitaba.
      Más abrazos.

      Eliminar
  45. Original, y con oscilación entre críptico e incoherente.
    Tu buena voluntad en sí acabará llevándote a lograr redondear tus esfuezos en la escritura. No cargues con el peso de Poe, el tuvo su tiempo, el tuyo es más pleno en divulgación así que manifiesta con claridad lo que expresas, de lo contrario resultan ésta cauda de comentarios tan variopintos que no dan consenso a haber entendido el mensaje. En caso de que exista. Y admito que es posible que el errado sea yo al no entender lo leído.
    De resumirlo diría "Dudas manifestadas por un muerto."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un fenómeno muy particular, Carlos, hay personas que aparecen para señalar algo que les parece demasiado esto o demasiado aquello, cuando un texto no tiene fisuras, ni se asoman. Creo que ambos sabemos a qué nos referimos, por lo de Poe, digo.
      A mí me gusta escribir tanto 'difícil' como 'simple', el único límite es mi propia incapacidad, así que no tengo ningún reparo en subir un texto más corriente, digamos.
      Lo de la divulgación que pudo haber tenido Poe, ya que lo tenemos como ejemplo, y la que podemos tener nosotros con la nueva tecnología, es algo que no deja de sorprenderme. Amazing!
      Un fuerte abrazo, amigo, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  46. M¡uy bueno! ¡Y qué casualidad que compartamos en cierto modo tema en nuestras respectivas recientes entradas! Yo hablo de cierta romería dentro de ataúdes. Pásate si te apetece.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que pasaré, más tarde me verás por allí.
      Gracias por la invitación y la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  47. Ya hemos hablado hasta el cansancio sobre el trillado tema del soñador y el soñado. Recuerdo que vos sostenías que era el personaje del sueño quien soñaba al soñador y yo lo contrario, no porque estuviese tan convencido sino porque me gusta nadar contra la corriente. Y a propósito de corriente, recuerdas a la pitón gigante que casi nos engulle en esa pesadilla de agosto. Nunca te lo dije pero amanecí peleando con ella. Pensé que no me creerías, pero ahora sé que lo harás, porque ya te ha pasado. Logré encerrarla en el baño, no sé cómo lo hice. Me cansé de llamar a la gente del Zoo municipal, pero tal parece que tenían el serpentario completo. Por suerte alguien se enteró de mi llamado y unos veterinarios acudieron en mi ayuda. Lo primero que hicieron es ponerme a salvo en una habitación acolchada. Alguien me dijo que aún estaban peleando con el reptil. Imaginate si será fuerte que ya pasaron cinco años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno de que podamos compartir los sueños, o el mismo armario; o que, en definitiva, seamos ambos el mismo soñador que se cree persona real.
      Aclaro, 5 años, dos meses y 17 días. Hablar de minutos me parece demasiado.
      Abrazo fuerte, Rick.

      Eliminar
  48. No se me da muy bien interpretar sueños pero en este tuyo he visto reflejado nuestro afán consumista, esa obsesión de cada uno de nosotros por acumular objetos inútiles que adquirimos en momentos de euforia (o de sueño) y que después no sabemos darle uso alguno.
    La parte del sueño como tal sueño es bastante "lógica", quiero decir que sí se parece a un sueño (el amigo mayor viviendo con sus padres, la aglomeración de discos y objetos relacionados con la música, la ostentación del dinero, el deseo que poseer algunos billetes, el despertar justo en el momento en el que te iban a descubrir,...es todo muy normal para un sueño). Lo que viene después, la parte más fantástica puesto que ya no es sueño, puede ser, como he dicho antes, un símbolo de nuestra vida moderna, muchas veces carente de sentido.
    En cuanto al último objeto, una tarjeta con tu nombre y unos datos sobre una tumba, remata el relato y posiblemente nos dé la clave de todo pero que no sé muy bien descifrar. A mí se me ocurre pensar, dando una vuelta más de tuerca, que el protagonista de la historia está muerto y cada objeto es un recuerdo de todo lo que acumuló en vida e incluso desde su tumba sueña de vez en cuando con sus vivencias en el mundo de los vivos (amigos, dinero, música...)...tal vez.

    Excelente relato que no cansa y nos mantiene en todo momento expectante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no sean necesarios tantos desvelamientos, Jerónimo, como le decía a una amiga más arriba.
      La primera parte de tu comentario muy bien puede ser la síntesis de lo que intenté transmitir: consumismo, codicia, bajeza, culpas y castigos, esas cosas nomás.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  49. Inquietante, Surrealista...lleno de Imaginación esos objetos que arrastras desde los profundos Sueños. Es un Lujo leer y releer tus Entradas...Evaden, trasladan...impactan.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro, tus palabras son amables e incitan a seguir intentando decir, pues de eso se trata esto.
      Te debo una visita.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  50. Um texto cheio de imagens . É como se a minha mente estivesse também a abarrotar de sensações, objetos e outras possibilidades de enriquecimento da própria memória.

    Abraços

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bom que você conseguiu entendê-lo, não porque eu pense que você não possa, mas porque a diferença de idioma, às vezes, é fatal.
      Valeu mesmo!
      Bjs.

      Eliminar
  51. Los sueños, sueños son.Magnífico relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  52. Otra genialidad!!! Qué magnífico capacidad de crear maravillas!
    Toda la historia intrigante y el final sobrecogedor.
    Es un auténtico placer leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede es que tú eres muy amable, pero agradezco tan cariñosas palabras.
      Un beso, Nurocas.

      Eliminar
  53. Gran relato éste, Humberto... el final me recuerda a la pescadilla que se muerde la cola, o posiblemente además de arrastrar objetos en los sueños, también haya algún tipo de viaje en el tiempo.
    Bueno... verás... es que no te quiero dar una mala noticia y decirte que acabas de fallecer y que has recogido un objeto identificativo de tu óbito personal, y todo provocado por ese sueño, perdón... por ese sueño eterno, quería decir...
    No te preocupes por eso, la muerte es inevitable, además has tenido una vida larga e intensa porque la disfrutaste incluso cuando dormías, y tu habitación tiene pruebas tangibles de eso jejej y lástima que no hubieras cogido nunca un buen fajo de billetes porque te hubieran resuelto bien la vida, aunque posiblemente te hubieran hecho adicto a los somníferos jejej. Y por último, sospecho de que el padre de Pelado e incluso el propio Pelado sufría el mismo problema que tú, algo que quizás jamás quisieron contar. Un abrazo amigo escritor !!! me gustó mucho este relato, siempre con misterio y surrealismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida más o menos larga, creo que me falta la mitad todavía, pero no me resigno, de alguna forma voy a volver, tal vez como el muerto vivo de los blogs.
      Ni me hables del Pelado, que me dejó la catedral a propósito ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  54. Otro enfoque novedoso y desconcertante, Aun mas si el objeto no lo relacionas con un sueño concreto. Todo un día para tratar de recordar, hasta el próximo objeto-sueño. Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Habrá otro? Esa es la gran duda, en un día te cuento.
      Un abrazo, Marcos, muchas gracias.

      Eliminar
  55. Hi, I don't understand anything here - but I would like to do it... Why is no translator in action here??? I'm so curious about what you are writing...
    Ciao Beate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I'm so sorry, Beo, that's why it is good to learn languages. At school in Brazil we are taught, at least, four languages. Social conscience, we say.
      Cheers!

      Eliminar
    2. Ok, I have learned just 3 languages: Latin, French and English (and German, my mother-tongue) - and now I'm busy with working and doing the best for my family - not able to learn spain - just to be able to read your blog. And, there is a very interesting blog written in Finnisch....
      Cheers, Beo

      Eliminar
    3. I understand, Beo, what about google translator? It's not the best, but it helps.
      Thank you again!

      Eliminar
  56. Este si que es un relato sorprendente que pareciera salido de "La casa de los espiritus"; si sólo fuera lo onírico pues ya uno sabe de todas las cosas raras que se dan cuando soñamos pero la conexión de lo onírico con la realidad pues ya es mucho más complejo. Tu historia me recuerda a esas historias truculentas que se repiten de manera oral en muchos pueblitos por donde el progreso jamás pasó, pueblitos como el Macondo de García Marquez.
    Humberto, mil gracias por tu visita a Contrastes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realismo mágico que le dicen, no es común que escriba relatos así, pero le tenía ganas, Gustavo.
      No tienes nada que agradecerme, cuando puedo visitar a los amigos, lo hago con gran placer.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  57. Como siempre tu capacidad creativa al descubierto, y el final sobrecogedor.
    Será de esas almas perdidas que dicen no aceptan la muerte, o será solamente un sueño?????

    Abrazos, Humberto y lindo resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarde o temprano tendrá que aceptarla, ya tiene demasiadas pistas para saber dónde está (si es que se puede decir 'donde').
      Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  58. Mejor que los relatos son tus comentarios, jajaja eres uno de los que más me gustan aquí en los blogs, existen varios buenitos...saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué orgullo, hoy voy a andar con el pecho inflado ;)
      Y más besos.

      Eliminar
  59. Uf... como decimos por aquí, la codicia rompe el saco. Hay que ver lo que el protagonista llega a sacar de ese saco.
    Muy bueno. Me ha gustado mucho ese no parar de objetos.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Borgo, la codicia le jugó una muy mala pasada, tal vez la última.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  60. Mi querido Humberto!!!!
    He sentido un escalofrío al llegar al final del relato, qué poder tan maravilloso tienes...!!, aún lo siento, será que esta mañana se ha despertado fresquita (cosa que se agradece) mientras leo veo pasar junto a mi ventana, una paloma, se acercan porque el vecino de abajo, le deja migas de pan, bueno lo que te estaba diciendo...y si todos nosotros ya hubiéramos vivido y lo que hacemos ahora es simplemente soñar, si nuestro subconsciente, atrapado, vuela libre haciéndonos creer que vivimos una vida, o varias y que rescatamos objetos como muestra de que estuvimos ahí??? ...o aquí???.
    O soñamos vidas que quisiéramos tener?? o simplemente no estamos preparados para afrontar la muerte, como tu personaje, que ni siquiera se detiene a observar los objetos una vez traídos, simplemente los tira dentro del armario, la capacidad de retener y acaparar es muy humana, tal vez sea, por lo que colecciona todo ello, para no perder esa sensación de estar vivo.
    Por otro lado, hay sueños extremadamente profundos, que sueñas que estás soñando y ese sueño parece muy real, tanto que al despertar, en principio, no sabes si sigues soñando.

    En fin, que me ha gustado "horrores" tu relato y como te decía, tienes un poder maravilloso con las palabras, sabes unirlas de tal forma que se siente lo que expresas y no como en otros casos (el mío) que las palabras se parecen a vagones de tren que han chocado en cadena, unos contra otros, jajaja!!!.
    Continúa escribiendo cuando puedas, espero que todo esté bien.
    Un inmenso abrazo con mucho cariño!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé dónde escuché, creo que fue en Borges, que el sueño es una muestra de la muerte, o algo así. En lo personal, me cuesta entre media y una hora salir del territorio de los sueños, así que te entiendo. Lo que no entiendo es que trates tan mal a tus letras, no creo que sean vagones chocando, mejor es pensar en estilos diferentes, ¿no te parece?
      Un beso grande, Estrella, gracias por estar.

      Eliminar
  61. Ya nos gustaría a muchos poder traer alguna cosita de algun sueño, pero por desgracia no nos ocurre a la gente normal. Tienes suerte.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... según cómo se lo mire, si lo que me traigo es una tarjeta en la que dice dónde esta mi cadáver, de suerte no tengo nada, uf...
      Un abrazo, Dana, muchas gracias.

      Eliminar
  62. Da gusto leer relatos de la extensión suficiente para que todo se pose en el lector, sin necesidad de tener que pensar las adivinanzas del microrrelato. En fin, que es un placer haberte leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya leí varias veces que hablas bien de los relatos más extensos, lo que fue una sorpresa, porque te imaginaba como un cultor de los relatos cortos. Prejuicios míos, sin dudas.
      Sin buscar ofender ni confrontar, creo que los microrrelatistas crearon los microlectores: una pena.
      Un fuerte abrazo, Ximens.

      Eliminar
  63. Recuerdo y tengo muy mala memoria, un relato tuyo sobre algo asi "como el mejor libro", Dios¡ Humberto, que capacidad tienes, tu estilo me absorve y mi imaginación disfruta y desborda.
    Me declaro , fans tuya por completo.

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho lo que dices, Tramos, muchas gracias.
      Muchos besos para ti.

      Eliminar
  64. Excelente relato con inesperado desenlace, aunque una vez conocido haya querido hacerme el listo pensando que no podía ser de otra manera para que quedara redondo.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra salida... no, no hubiera quedado bien, aunque sería un gran desafío encontrarla, ¿no?
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  65. Impresionante relato.

    Te dejo mi enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
  66. Es interesante, no me detuve hasta que termine de leerlo.
    Muy bueno , diré.
    Los sueños despiertan muchas preguntas, algunas sin respuesta aparente.


    Un abrazo Humberto-

    Mar.del Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sueños, en mi caso, me llenan de preguntas, esas que en la vida despierta no me hago.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  67. Me traje de un sueño un pequeño Netsuke. Ignoro de dónde ha salido. Al leerte recuerdo que soñé con la ceremonia del té.

    Ya sólo me falta quitarme la pintura de arroz de la cara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que debe costar caro, pero lo más valioso es verte con la cara maquillada como una geisha.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  68. Un relato fascinante. Si lo piensas bien, sería fantástico poder llevarte algún recuerdo de cada uno de tus sueños ;)
    Saludo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que preferiría no tener, sinceramente.
      En cuanto pueda, paso.
      Un beso.

      Eliminar
  69. Voy a intentarlo esta noche.
    Fijo que me traigo un monstruo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sea de los bien malos, así acaba con unos cuantos.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  70. Humberto: Me hiciste recordar el libro: "La soledad de las vocales" de José María perez Alvares, que principia:" cuando desperté estaba sentada en el alfeizar acariciando un gato la mujer que se suicidó en esta habitación un día de 1980",
    Los fantasmas que llegan a mí se llevan poco a poco las palabras, MIS PALABRAS. Tanto es así, que algunas veces lloro por no acordarme como se llama ese contenedor donde tomo agua o las pequeñas cosas esas con que intruduzco en la... para ¿entrar o salir?...Bueno mejor lo olvidamos.
    Saludos cariñosos: De ti no olvido el nombre, como hago con mis nietos, a los que llamo por tantos nombres, que terminan riéndose de mí.: DK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué magnífico comienzo para un libro, Dora, voy a tratar de conseguir ese libro.
      Me has dejado con el corazón apretado por lo que me cuentas, no sé qué decirte.
      Mi egoísmo me fuerza a que te agradezca por ser uno de los que recuerdas. Muchas gracias, de corazón.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  71. Te felicito, ese final inesperado me dejó con los pelos de punta.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Malque.
      Un beso grande.

      Eliminar
  72. Humberto, me pregunto: como un pintor podría plasmar esta historia subrealista en el lienzo,si yo supiera lo intenteia porque es muy interesante.Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantaría ver esa pintura, Julio.
      Una abraçada, estimat amic.

      Eliminar
  73. bien despierta como estoy, estaba loca de codicia por ese armario, hasta con alguna pulsión asesina, créame! y resulta que me viene usté con esa espléndida lección, sobre el mandamiento ese: "no codiciarás los bienes ajenos", que a esa tarjetita final, sí que no la quiero!
    abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, codiciarás, codiciarás, pero algún precio tiene esa conducta, ya ves...
      Un abrazo, amiga, muchas gracias.

      Eliminar
  74. Yo he tenido muchas veces ese tipo de sueños, y es muy curioso porque quiero quedarme con el objeto y lo aprieto tanto en mi mano, que cuando despierto tengo mis uñas marcadas en la piel. Ojalá nos pudiéramos robar los objetos de los sueños... y traerlos a la realidad. (Los objetos, o las personas, o los instantes...)

    Un gusto como siempre leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna persona yo me habría traído, sin desmerecer a todas las mujeres que pasaron por mi vida, aún hoy recuerdo una (la mejor, tal vez) con la que soñé hace mil años. Fue muy raro.
      Muchas gracias, Verónica.

      Eliminar
  75. pah, Humberto, estás loco amigo,
    que me he hecho la película porque mi imaginación voló
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees, Omar? Es decir, ¿te parece que debería consultar por mi saludo mental?
      Espero que no :)
      Un abrazo, amigo, y gracias.

      Eliminar
  76. ¡Gran relato Humberto!De los que a mí me gustan. Lo que no me gustaría es sentirme en el pellejo del protagonista. Una auténtica pesadilla... o más que eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que una pesadilla, creo.
      Gracias José, espero que esté muy bien encaminada esa novela tuya.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. Sin terminar de leer, estaba pensando comentarte: "tienes doble personalidad y en la otra eres un ladron nocturno", pero cuando termino de leer.....y ahora: que puedo decirte? espero el proximo cuento para asegurarme que estas ahi!!!!!!!!!!!!! jajajaja
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dado una idea, pero no sé si pueda traerla a la realidad, je.
      Creo que voy a estar, no te preocupes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  78. Humberto, no se porque salio AZ Libris Show, ese es otro blog que tengo, soy Mery Larrinua. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Mery, ya me parecía que me hablaba con demasiada confianza para ser un nuevo lector. No porque me moleste, es que, por lo general, me tratan con más... prudencia, digamos.

      Eliminar
  79. ...mmmm....ahora si me asuste yo....jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para menos, ¿quién tiene la doble personalidad? Uf...
      Besos.

      Eliminar
  80. Muy bueno otra vez...escusas para visitarte!

    ResponderEliminar
  81. Es sorprendente la capacidad que tiene tu mente no solo par atraer objetos sin saberlo, sino también para narrar e inventar relatos tan atrapantes.
    Te confieso que me gustaría poder tener ese don y quizás me conformaría con encontrar en mis manos un pequeño trozo de paz, objeto muy codiciado y en estado de extinción.
    Un placer pasar a leerte, te dejo un fuerte abrazo y te deseo un hermoso fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho lo que decís, Cristina.
      Pero pensá que seguramente vos tengas otros dones que yo no poseo, así que la vida queda compensada.
      Muchas gracias por tus deseos y bellas palabras.
      Un besazo.

      Eliminar
  82. wow
    Great work!
    Cheers from Greece.
    xxx
    Iliana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you, Iliana, kind words.
      See you soon.

      Eliminar
  83. ¡Fantástico relato! ¡Tan original que me he quedado totalmente asombrada por tu derroche de imaginación y ya me parece el colmo lo de la sepultura...!
    ¿Cómo puedes imaginar tales historias? Me descubro ante ti.
    Good night and sweet dreams!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las palabras de aliento, en verdad me llegan y las tomo con humildad.
      Las imagino todo el tiempo, no sé, mi cabeza trabaja demasiado, no sé si bien... ;)
      I do appreciate your kindness.
      Hugs.

      Eliminar
  84. Genial!! mas que genial me recordaste una pelicula que vi hace mucho , aunque no me viene a la mente el nombre , la que coleccionaba objetos de sus sueños y que finalmente eran objetos que la protagonista iba a robar a otras casas, mientras estaba en un estado de sonambulismo, claro siempre al final de la historia uno se entera y de la cantidad de objetos robados que tenia... en fin excelente, me engancho tu historia

    te mando un saludos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría ver esa película, así que cuando recuerdes el nombre y tengas ganas de pasar de nuevo, me lo dices.
      Un beso grande.

      Eliminar
  85. Respuestas
    1. Estoy comenzando a creer que es así...
      Gracias.

      Eliminar
  86. Solamente he venido a saludar Humberto, he pensado que aunque solo sea un relato el despertar debe ser toda una alegría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada mañana para mí es una fiesta, es muy raro que me levante de mal humor o triste.
      Muchas gracias por tu visita, Amapola.
      Besos.

      Eliminar
  87. Hoy queria decirte qe siempre te leo y que me gustan mucho tus cuentos, los qe son mas largos mejor.
    Un abrazo amigo Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la opinión mayoritaria, Raul. Muchas gracias por venir hasta el blog a dejar tu opinión, son pocos los del facebook que se animan.
      Abrazos.

      Eliminar
  88. Yo traigo pedazos de mis sueños a la realidad y luego hago lindas realidades, pero tu historia me sobrecogió, senti que soñar tiene sus riesgos.

    Admiro tu capacidad imaginativa, se dice así?
    Besos desde mi país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cuál es tu país, me fijé en el perfil pero no hay datos, solo que sigues este blog, lo cual es todo un honor.
      Sigue trayendo cosas lindas, a la realidad y al blog ;)
      Besos y gracias.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?