27 de agosto de 2014

Lázaro


Desde el preciso momento en que falleció, Lázaro dejó de ser el joven divertido, activo y bonachón de siempre, se lo veía triste y meditabundo, alejado de los placeres simples que tanto le habían gustado. Debido a su bonhomía, todos en su pueblo lo apreciaban, pues no había una sola persona que no hubiera pasado un momento maravilloso con él, por eso estaban tan preocupados por su cambio. Ahora el pobre Lázaro se pasaba el día entero acostado, sin ánimo siquiera para apretar el mando a distancia y ver una novela brasileña o Breaking Bad. Todos opinaban sobre su extraño comportamiento, pero nadie se animaba a encararlo y decirle algo que lo ayudara. Al segundo día, sus amigos se reunieron en el Club Social Betania para hablar de esta extraña actitud del finado Lázaro, allí cada uno dio su parecer, pero terminaron acordando que -en definitiva- era asunto suyo, que uno no podía andar metiéndose en la muerte de los demás así como así. Sin embargo, también concluyeron que el hecho de estar muerto no era razón suficiente como para alterar de tal manera sus hábitos y costumbres... su humor, qué embromar, si la muerte es parte de la vida y todos lo sabemos. Frente a tan grave problema que se había generado, una buena amiga tuvo el coraje de ir a hablarle sin pelos en la lengua, como suele decirse. Lázaro la escuchó con una atención extrema y sólo se manifestó cuando ella parecía no tener nada más que agregar. Le aseguró que iba a hacer todo lo que estuviera a su alcance para volver a ser el mismo que la gente conocía, le pidió amablemente que agradeciera a cada uno por preocuparse tanto por él y su estado, pero le dijo que dejara pasar otro día, que la muerte era una cosa seria y que necesitaba cierto tiempo para adecuarse. Finalmente, tres días después de morir, Lázaro retomó sus actividades normales y todos los habitantes del pueblo se pusieron muy contentos, menos yo, claro está, pues había escrito el mejor obituario de mi vida y ahora tendría que guardarlo hasta vaya Dios a saber cuándo.

283 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “La llevo en la sangre”.

    Sin mucho más que decir, les dejo un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo,Humberto!
    La verdad es que uno no tiene ningún derecho a entrometerse en las muertes ajenas...mejor ver las propias! ;)

    Besos y abrazos desde Chile!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no debería entrometerse ni con los propios, pero ese es un tema pesado, mejor ni tratarlo. La muerte propia es la más preocupante, al menos para mí.
      Un beso grande para el otro lado de los Andes, Maritza.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  4. Não, não posso. Já é muito tarde (2 da manhã) as ideias embrulham-se todas.
    Amanhã volto.
    Beijocas Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vou te esperar, hem!
      Beijinhos, minha querida.

      Eliminar
    2. Tal como os candidatos a defunto que sofrem ataques cardíacos só podem ser enterrados ao terceiro dia e portanto você foi apressado em ter escrito o obituario cedo de mais. No caso do Lázaro foi diferente. Lázaro é um personagem biblico, que ao terceiro dia de ter morrido o seu amigo Jesus ressuscitou-o.

      Beijos beijos....
      Flor

      Eliminar
    3. O meu Lázaro é bem diferente, ele nunca foi amigo de Jesus, segundo me contou, porque não acreditava nele, era muçulmano.
      Muitos beijinhos, minha querida.

      Eliminar
  5. Lástima de obituario. ¡Qué desconsiderado el mentao Lázaro!...

    Me encantó tu sentido del humor..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no se puede confiar en la muerte de nadie, BB, menos en la de un Lázaro, claro.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  6. Yo que Lázaro, me hubiera suicidado.
    Un abrazo, MI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede es que no se sabe qué da como resultado de la suma de Muerte más Suicidio, pueden contrarrestarse... o algo así.
      Un abrazo, MI, gracias por tu opinión.

      Eliminar
  7. con esto del "había escrito el mejor obituario de mi vida y ahora tendría que guardarlo hasta vaya dios a saber cuando", me has hecho recordar la reciente historia de un escritor que tiene una obra oculta desde hace décadas referida a la muerte de fidel castro y que por obvias razones no la ha podido publicar.
    creo -en mi humilde opinión- que antes de escribir tal excelente obituario, se debió consultar con aquel hombre que tallaba lápidas -con nombre y apellido- de la persona que iba a morir al día siguiente, para estar bien seguro de su deceso. (ver esto último en la serie "one step beyond", en el capítulo titulado: "the stonecutter")

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca debe contarse el dinero antes de ganarlo, creo, pero cada cual tiene su estilo, Draco. Es una buena historia para escribir, "El Escritor Escrito", nada mal te digo.
      Gracias por el dato, te prometo que voy a buscar el capítulo, y si la serie me gusta, voy a seguirla.
      Un fuerte abrazo, amigo, gracias por estar.

      Eliminar
  8. Mi expresidente serå por casualidad este lazaro. A mi me pasa lo mismo que al anigo de graco. Hace años tengo escrito el epitafio de se cabron y todavia no se muere.
    Con telacion s tu escrito nada que añadir s tanto sarcasmo y humor negro. No me preocupan los muertos. Me preocupan esos vivos que ultimsmente se ofenden de todo jajajaja. Por cierto cuando vas a cambiar el color de las leyras jajajaja
    Abrazos amigo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso que me cuesta mucho opinar sobre cuestiones políticas de países que no son el mío, tengo miedo de decir algo equivocado, pero por lo que tanto se escucha y se lee, creo que buena razón tendrás para considerarlo un cabrón.
      En el texto pasado se ofendió cierta gente por el tema del incesto, ahora me tocará la opinión de los religiosos, veremos qué pasa, como tú sabes, hoy tuve un día MUY movido.
      No sé si cambiar el color de las letras, pero te aseguro que no eres el único al que le molesta. Me siento tan negro y verde, jeje.
      Un fuerte abrazo, Carlos.

      Eliminar
    2. No hombre. No me molesta para nada. Tu sigue negro y verde.
      Abrazos

      Eliminar
    3. Me llamaste "negro y verde", eso es racismo... Dime Hombre de Color, jeje.
      Más abrazos.

      Eliminar
  9. Textos serios, textos graciosos, textos profundos, eres una usina de relatar, Humber, te agradezco por darnos estas pequeñas joyas de las letras.
    Me encantó!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti y a todos los que vienen a leer, Sabrina, soy yo el que debe estar más que agradecido por tener amigos así.
      Me alegro que te haya gustado, pues dudé mucho en subirlo, pues venía de textos más... logrados, digamos. Este es un juego, no más.
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Interesante. Lázaro poseedor de su Bíblica naturaleza resucitante es digno de que le regalen un ave fénix, por natural afinidad.
    Los obituarios finalmente quedan en los libros del olvido, aún los grandiosos, como ocurrió con los libros de John Fante en Los Ángeles, California. A Fante en su tiempo lo desterraron al olvido, dicen que por venderse al cine, aunque le doy la razón por haber alimentado a su familia en vez de a la Gloria de la posteridad, pues ésta última es engañosa y luego paga mal.
    Y que bueno que lo subiste Humberto, éste Lázaro no tiene nada de muerto, por lo menos en tu literatura, aunque comparto en veces el sentimiento de duda que causa lo que escribimos, pues mayormente nos tiene que gustar y nos sentimos sorprendidos cuando gusta a múltiples lectores. Extraño oficio que atrae como la cumbre de uno de los ocho miles.
    Abrazos amigo, ya pasando el clima de calor horrible todo tiene que mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pocas novelas que uno considera iniciáticas, iniciáticas para uno, me refiero, bueno, "Pregúntale al polvo" es una de ellas para mí. Así que un gran recuerdo para John Fante.
      Sabes muy bien que hay temas espinosos, pero también sabes que no podemos estar sesgando relatos por su contenido o por el temor de herir susceptibilidades, creo que la gente que viene aquí sabe que escribo lo que me parece, pero siempre hago prevalecer el respeto. Así que también un gran recuerdo para el pobre Lázaro, que tuvo que volver a la vida así como estaba, imagínatelo al pobre.
      Un fuerte abrazo, amigo Carlos, eres siempre esperado aquí, si faltara tu comentario (aunque fuese negativo) éste no sería el mismo blog.

      Eliminar
  11. *no necesitó el buen Lázaro continuar más con la triste metáfora de estar vivito y coleando.
    con la que está cayendo, haciéndose uno el vivo se puede uno pasearse a gusto y morirse de risa viendo la cara de pasmo con que el personal se muere por ponerle al primer Lázaro que se tercie en el sendero, jejejeje

    besos abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que no todos lo querrían tanto, porque no vas a decirme que ese narrador que le dedicó el obituario lo tenía en gran estima, hasta dicen que tuvo que devolverle los zapatos, que también se los había llevado.
      Muchos besos, querida Pilar.

      Eliminar
  12. Querido Humberto: Me ha encantado tu escrito. Lo he leido con placer. y admirando tus ingeniosas y buenas letras. Siempre me saben a poco tus historias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Josefa. Las historias más largas van directamente al nuevo libro, aquí disfruto de escribir textos cortos y de tener este hermoso contacto con gente como tú.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Jajaja muy simpático lo del "Interés cuanto valés" Me alegro que no hayas tenido que guardar tanto tiempo el artículo y nos lo dieras a disfrutar ya. Como siempre genial.
    Por cierto hay muchos muertos en vida que parecen zoombis ante de morir:-)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta con ver a la gente caminando hacia sus trabajos por esta helada Buenos Aires para darse cuenta de que no todos están del todo vivos. Entonces yo le dije a este texto, levántate y anda, luego veremos si los lectores quieren enterrarte nuevamente.
      Un beso grande, Katy.

      Eliminar
  14. Hola Humberto.
    Que resucite un muerto es tan normal,sobre todo si se llama Lázaro, que entiendo perfectamente la desilusión que puede causar, si además se monta en un Ferrari y nos hace un corte de mangas. Ya sabes la canción, " Y no estaba muerto,no...[...]"
    Como siempre tu destreza, maneja la situación a la perfección.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por estos lares hay muchos Lázaros de esos que montan Ferraris y nos hacen cortes de manga, Bego, no te imaginas cuántos.
      Muchas gracias por tu comentario, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Muy bueno Humberto, empezar el día con una sonrisa es estupendo, gracias!
    Por cierto parece que hemos coincidido en la última entrada con un tema religioso...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya divertido, este relatito no tenía otro objetivo que divertir, a mí y al lector. Si lo consiguió con uno, valió la pena.
      Luego paso a leerte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. La vida es el recurso de la muerte y viceversa. Se necesitan. Necrologicas solo si son propias.
    Impecable narración, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Emejota.
      Yo soy de los que creen que hay que desdramatizar la muerte, pero a veces es difícil. Como dice el narrador, es parte de la vida, su fin y su principio.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Jajajaja, este Lázaro, menudo sinvergüenza, pues no va y se levanta...¡habrase visto!

    Guarda el obituario, seguro que algún día se cansa de tanto caminar.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no cuentan las Sagradas Escrituras es que, después de ser resucitado, se convirtió en el primer Forrest Gump.
      Un abrazo. Oski, muchas gracias.

      Eliminar
  18. Imagino a un Lázaro totalmente desconcertado, desde el conocimiento de su "historia" cuando la leí quise imaginar ¿como "pudo" ser su vida después?, desde un chistes que oí a mi padre, que repetía en su pequeño repertorio y a mi me sigue haciendo gracia y que asocio en muchas situaciones que se dan en mi vida , dice algo así: y al tercer día resucitó - ¿y como anduvo?. - janda odio, pero anda. Pues bien hoy concretamente tú, me traes de nuevo a uno de los resucitados, y tu imaginación superó con mucha satisfacción esas imágenes que nunca logré visualizar y ahora de nuevo me planteo muchos porqués y comos, del volver de la muerte, y sólo tengo una cosa clara que personalmente NO QUISIERA me resucitaran y bueno pues ahí me dejas ampliando sobre una reflexión que personalmente no se me había ocurrido.

    Mi opinión sobre tí cuanto más te leo es que siempre me abres puertas más puertas llevandome de la mano para llegar a ese mundo donde ahora viajo sola pero con tu empuje: imaginación y reflexión.

    Eres grande Humberto Dib , me apete mucho dejarte un detalle con todo mi cariño
    este artista me hace sentir en su arte, muy parecido a tí en el tuyo,
    ARA MALIKIAN , te dejo dos temas, el primero es de puro sueño VIEJOS AIRES

    https://www.youtube.com/watch?v=6d-nPxnJMv8&list=RDGuOFvTKRGLw&index=25

    Besos inmensos


    tRamos
    https://www.youtube.com/watch?v=OvsoDqM8wLA&list=RDGuOFvTKRGLw&index=7



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JODIO, jopeta¡ que justo me comí esa J tan importante

      Eliminar
    2. Creo que nadie querría ser resucitado, una vez pasado ese momento traumático de la muerte, pues que nos dejen en paz, imagínate cómo nos verían nuestros amigos, nuestra familia, pasaríamos a ser más fantasmas que un muerto verdadero, un horror.
      Yo no soy de familia cristiana, pero siempre me llamaron la atención todos los mitos religiosos, dicen más de lo que dicen, como todos los mitos, está allí lo más profundo del pensamiento humano.
      Acabo de escuchar las dos canciones que me has dejado, ese violín te pone la piel de gallina, más tarde me bajo una selección de canciones, así compartimos algo más.
      Un beso siempre enorme y mi eterna gratitud por tu afecto.

      Eliminar
  19. A veces el mundo de los muertos es insoportable, así que de vez en cuando se hace necesario cruzar al otro lado. A mí me pasa. Lo hago a menudo.

    Un abrazo Umberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que yo también? Metafóricamente, claro, pero lo hago. Yo descanso, no sé tú...
      Un abrazo grande Jaal.

      Eliminar
  20. Con frecuencia, los cronistas hablan de lo que pudiera haber sido y no fue. Y es que las prisas y la celeridad en la rotativa es así: que nada ni nadie te estropee un buen titular.
    ¡Muy simpático!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de varios periódicos que tienen listas las necrológicas de personas vivas, o más o menos vivas, esas cosas me parecen un horror. No lo recuerdo bien, pero me parece que Pereira, el personaje de Tabucchi hacía eso en "Sostiene Pereira".
      Un abrazo y muchas gracias, Francisco.

      Eliminar
  21. La ironía de tu excelente relato me ha hecho recordar un viejo chiste, decían que malo, pero que a mí me hacía reír mucho cuando era adolescente, años ha.

    Es un chiste que se ha quedado muy viejo y que las nuevas generaciones seguro no entenderán. Vamos ya.

    El cura habla en misa de la resurreción de Lázaro.

    -Hermanos, cuando Jesús ordenó a Lázaro "levántate y anda" Jesús andó.

    Uno de los feligreses le corrije, anduvo, idiota.

    Y el cura le contesta,

    -Bueno, anduvo idiota unos días, pero después se recuperó.

    .....

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los buenos chistes nunca pasan de moda, a mí me gustó mucho, tengo el vago recuerdo de haberlo escuchado, pero no estoy seguro, así que me reí como si fuera la primera vez.
      Muchas gracias por tu sentido del humor, Tesa.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  22. Yo también me he acordado del chiste de "Lázaro andó". Jajajaja.

    Cada cual vive su muerte (qué paradoja) como quiere. No es cuestión de andarse entrometiendo y menos de andar fastidiando obituarios ajenos. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay gente que quiere adelantártela o postergártela según le plaza y no, ¡así no!
      Un beso grande, querida amiga.

      Eliminar
  23. Humberto siempre es un placer pasar por aquí. Saludos desde España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, José, muchas gracias.
      Siempre es un honor que un especialista en otras disciplinas venga a visitarme.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  24. Se me colaron dos errores, ya me vale: El calor, que me tiene loca, Humberto.

    Debería decir "corrige" y el que "andó" fue Lázaro, claro, no Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se entendió, Tesa... por otra parte, Jesús también "andó".
      Más besos.

      Eliminar
  25. Bravo!!!!Ingenioso relato..Me has sacado unas madrugadoras sonrisas Hay tantos Lázaro en esta vida que deberían levantarse y disfrutar de lavvida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, basta con mirar algunas caras y no sabes de qué lado de la frontera están.
      Una alegría por esas sonrisas madrugadoras, Mirella.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Me gusta esta continuación bíblica con su punto subrealista y el guiño de los tres días. Y el final estupendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel Ángel.
      Y mira que estoy atento a esa decisión firme que has tomado, a la de dedicarte "en serio" a escribir.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Es una decisión lenta, es más cuestión de actitud. Y mis facturas siguen pagándose con un trabajo de muchas horas. Es más cuestión de fé y de tratar de armar proyectos. Posiblemente no llegue a nada igualmente. Erpo estoy tratando de aprender y de seguir una linea con algunas cosas para completar un todo.
      Gracias. Salud y otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
    3. Nadie escapa de pagar las cuentas con un trabajo que nunca es la literatura... bueno, salvo excepciones muy obvias.
      Más abrazos.

      Eliminar
  28. La foto y el inicio me hacía dibujar al Lázaro histórico, ¡y cuando entró en escena el control remoto, la novela brasileña y Breacking Bad! el telón me cayó en la nuca! Muy bueno. :-) Abrazo Humb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es que no tiene derecho a ver Avenida Brasil o Breaking Bad sólo por ser bíblico?
      Vamos, Cori, libertad a los personajes ;)
      Un beso grande mi querida.

      Eliminar
    2. Ps claro que tiene derecho, y arriba la libertad de los personajes totalmente!
      Lo que intenté expresar fue, que en la época del Lázaro que, personalmente estaba imaginando a medida que avanzaba en el relato, no había siquiera televisión donde poder ver novelas o series, por eso, ver aparecer esos datos en la escena que estaba armado, me causo mucha gracia!
      Besotees!

      Eliminar
    3. Ya sé, Cori, estaba bromeando con vos. Es más, sé que sos de las personas que mayor libertad le dan al arte.
      Más besos,

      Eliminar
  29. Me hiciste sonreír... lo cierto es que hay muchos muertos en vida, y sin que nadie se aperciba de ello, y no retoman su alegría al cabo de tres días...
    Desmitificar lo que nos cuentan, a veces es necesario por que de todo se aprende.
    Un placer tu lectura.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que es difícil desmistificar lo que hemos aprendido de muy pequeños. Me has hecho acordar de un chiste.
      Un niño le dice al otro:
      -¿Sabes que los Reyes Magos son tus padres?
      Entonces el niño vuelve a casa compungido y le dice a su familia.
      -Ya sé que ustedes han sido muy buenos conmigo, pero querría volver con mis verdaderos padres, Melchor, Gaspar Y Baltasar.
      O algo así.
      Un beso, Reme, muchas gracias.

      Eliminar
    2. Exacto... vuelvo a sonreír, eso es lo que hace amena una lectura, el que te haga pensar más allá de lo que una vez te contaros, estar o no de acuerdo es una minucia, lo que importa es que despierte tu duda y tu reflexión, gracias por tu humor, y tu esplendida respuesta.
      Reme.

      Eliminar
    3. Más besos, Reme.
      Celebremos este intercambio de sonrisas y de arte.

      Eliminar
  30. Hola Humberto.
    Tu ingenio es una fuente que siempre fluye, al principio te esperas algo...
    Pero luego se va desarrollando de un modo que te hace pensar, si muchos de nosotros no seremos Lazaros y estaremos tan hartos de esta vida, que sin querer nos sentimos en ese estado de reposo, ese letargo que necesita un fuerte grito para despertar y seguir adelante.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que sé de tu vida, no creo que tú seas uno de esos Lázaros, es decir, problemas tenemos todos, sin embargo, no todos deberíamos estar bajo tierra. Yo te escuché a través del teléfono y me has parecido una persona maravillosa, bien que me gustaría tener la posibilidad de conocerte personalmente, vivita y coleando.
      Muchos besos, Ámbar.

      Eliminar
  31. qué cosas le pasan a Lázaro. Me pregunto si tendrá algún problema fiscal. Ya se sabe, los recaudadores de impuestos te cobran de más a la más mínima excusa. Al estar muerto, aunque sea por poco tiempo, ocupaba un sitio que podría haber servido de almacenamiento para otras cosas. Alguien tendrá que pagarlo. Lo mismo pasa con el autor del obitario.

    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no paga él, tendrá que pagar la familia, ya sabes cómo son los recaudadores fiscales, la muerte no es impedimento para ellos, como tampoco para ciertos políticos que hacen votar a los finados.
      Un fuerte abrazo, Antonio.

      Eliminar
  32. Prefiero morir una sola vez, la remuerte ha de ser desesparanzadora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y claro, Marcos, quién querría pasar dos veces por un momento tan dramático!
      Gracias por tus palabras, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  33. Con este relato has demostrado la genialidad que radica en tu mente. Si acotara algo más, estaría de sobra. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé bien qué decirte, Marina, me dejaste mudo...
      Muchas gracias por tu opinión, ojalá no te decepciones.
      Un beso grande.

      Eliminar
  34. ¡Un escrito muy ingenioso amigo! :) Me ha encantado
    Saludoooss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho, Hammer.
      Varios abrazos para ti.

      Eliminar
  35. Estupenda historia, como siempre. Qué pena que no te dejen ni morir como desees jajaja, si es que nos metemos en todo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una necesidad humana esa de meterse en todo, principalmente donde no nos llaman.
      Pero aquí te llamé yo y aquí te tengo, gracias por el permiso y las palabras.
      Un beso grande.

      Eliminar
  36. Cada relato me sorprende mas y me tienes mas enganchada a ti.... eres adictivo. Besos enormes guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, maja, que ese enganche nunca se deshaga.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  37. Supongo que muchos somos un poco Lázaro, solo hay que imaginar que este Lázaro moderno no murió, simplemente estaba un poco deprimido. Así vivimos, cíclicamente bajón/subidón. Cuando estamos tan vivamente muertos no deseamos que nos molesten, sabemos que volveremos a ser como antes; quizá en la próxima luna. Es fácil entender a los de la propia familia.
    Un abrazo querido Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Ishtar, alguna vez todos fuimos un poco Lázaros, pero lo importante es que nuestra parte más "natural" sea la de estar vivos, no la otra.
      Por cierto, me apropié de eso de "subidón", ahora lo uso mucho acá, pero todos me miran raro. Un día voy a contarte...
      Un beso inmenso, mi querida amiga de Bilbo.

      Eliminar
    2. Y ... lo dices con acento normal o el otro? :P
      Un besito

      Eliminar
    3. Con acento de acá, o más o menos de acá, con el mío, pero no con ese que tú conoces... y me criticas :(

      Eliminar
  38. ¡Claro que sí! cada uno se toma su tiempo para morir, resucitar y, si le apetece, volver a morir. Pasa en las mejores familias de Betania, y hasta en los idílicos rincones de Vermont (¿no hubo allí un problema con un tal Harry que moría y desmoría a ratos?... No sé, creo que algo así me contó un inglés gordo al que le gustaba el suspense).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí me has agarrado, ¿te refieres a "El fantasma de Harlot" de Mailer?
      En fin, sea como fuere, todos tenemos derecho a morir bien muertos, sin que nos fuercen a cambiar de estado.
      Un beso grande, Sícoris.

      Eliminar
    2. Me temo que fui demasiado críptica: http://en.wikipedia.org/wiki/The_Trouble_with_Harry
      Un beso, Humberto.

      Eliminar
    3. Te juro que pensé en Alfred Hitchcock, pero todo coincidía con El fantasma de Harlot. Ahora me dio ganas de ver la película, obvio.
      Más besos, Sícoris.

      Eliminar
  39. ¿Por qué será que las satisfacciones de uno provocan desaires en otros?

    Y me pregunto yo...¿es que el redactor de necrológicas la reservó tres días sin publicar por lo que podía pasar? ¿Disponía de información reservada y privilegiada? ¿Tuvo tiempo de sobra para tredactar ese obituario antes que otros? Pues que se jo...
    ¡Bicos veraniegos desde esta orilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez dije que la libertad de uno, en cierta forma, hace a otros esclavos, creo que lo mismo vale para las satisfacciones.
      Yo también me pregunto todo eso y mucho más, pero no me gusta hablar con mis personajes, me hacen ver como un tipo aburrido.
      Un beso grande desde la helada Buenos Aires.

      Eliminar
    2. ¡Ay, Humberto! ¡Serás cualquier cosa menos aburrido!
      Te mando mi calorcito.
      Muac

      Eliminar
    3. Lo acepto, claro, no te imagina cómo.
      Más besos y gracias.

      Eliminar
  40. No hay razón para guardar el obituario, ya que el personaje está muerto.
    En cuanto a levantar el ánimo, es lo que suele pasar eso de que los amigos insistentes se vuelven molestos con eso. Y a veces son un problema. La amiga puede ser que haya sido efectiva. Pero si quieren que el estado mejor de ánimo dure, creo que el personaje necesita una amante gótica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, sí! Porque a las amantes góticas les gusta el morbo de la muerte, me imagino.
      Hay amigos insistidores, es verdad, más le valdría dejarlo a uno muerto en paz que oír tanta explicaciones de tres al cuarto.
      Un abrazo, Demiurgo, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  41. Impresionante!!! Me hiciste pasar un rato agradable.
    Humberto, gracias un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho, Cristina.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  42. Buenas tardes ,un placer entrar a su blog ,gracias por su visita al mio y alentadoras palabras...su relato es muy interesante y la verdad que pense que se trataria de Lazaro ,el resucitado ...
    Me encuentro en un pueblo donde apenas tenemos cobertura ,he aprovechado un momento que veo esto lo podre acabar sin que se corte .
    Un saludo y sera un plcer verle po mi mas mas a menudo ..
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es Lázaro el resucitado, pero no le bíblico, claro está.
      No se cortó, Marina, aquí está tu amable comentario.
      Un fuerte abrazo, muchas gracias.

      Eliminar
  43. Si no veía Breaking Bad, realmente tenía problemas... jejejeje... He aprendido una palabra nueva bonhomía (empezaré a utilizarla desde hoy, gracias) y me has dejado flasheado con tu pluma y tu originalidad. Hijo sigue escribiendo que nosotros seguiremos leyendo¡¡ un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Francis.
      Yo estoy enganchado con Under the dome, basada en un libro de Stephen King, pero es harina de otro costal...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  44. Aunque morirse es cosa seria, es posible que todos muramos alguna vez en la vida. Quizá no el cuerpo, pero si el ánima.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cómo lo dices: "es posible que...", nada de hacer afirmaciones hipercientíficas aquí.
      Un fuerte abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  45. Su forma de escribir me atrapa siempre aunque no coincida con su forma de ser.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé qué decirte, debes ser alguien que me conoce personalmente, pues a través de lo que aparece en las redes sociales no se puede juzgar a nadie.
      De todos modos, lo que importa es el texto, el autor es casi una contingencia.
      Un saludo.

      Eliminar
  46. Muy bueno Humberto, me encanta la historia y el humor que le imprimes, cómo siempre me dejas pensando, esta vez en Lázaro y sus circunstancias.

    Un abrazo

    P.D Antes dejé un mensaje y no aparece, no sé que ha pasado con él

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de responderte, fui a ver si tu comentario anterior había quedado atrapado entre las redes del bloqueador de spam, pero no estaba, así que no sabría decirte qué sucedió. Gracias por reintentarlo.
      En relación con esta historia, debo confesarte que necesité bajar un poco el "clima" de las dos entradas anteriores, me refiero a "La llevo en la sangre" y a "Hemisferios", quería escribir algo más simplón, que sirviera para sacarnos (me incluyo) una sonrisa y nada más, aunque, buen pensado, hay ciertos mensajes subliminales que no puedo evitar.
      Un fuerte abrazo, querida María Rosa.

      Eliminar
  47. FULL CREATIVIDAD!!!!!
    UN ABRAZO BROTHER

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ReltiH.
      Me alegra que te gustara.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  48. Qué texto tan divertido Hum!!! a saber la cantidad de Lázaros que andan por ahí sueltos, y nosotros pensando que es que tienen mal día...jajajaja
    Un abrazo inmenso querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso nunca pregunto "cómo te va" cuando veo a alguien más o menos mal, tengo miedo de que me responda "muerto".
      Muchos besos, mi querida.

      Eliminar
  49. Estoy muy de acuerdo en no meterse en las muertes ajenas. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo importante para mí, estar de acuerdo contigo.
      Un beso gigante.

      Eliminar
  50. A quien se le ocurre escribir un obituario a un Lázaro, sabiendo que para esto de la muerte son más imprevisibles que los gatos.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo, Chema, el hecho de llamarse Lázaro lo exceptúa de cualquier nota necrológica.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  51. con suerte nos alcanza para una muerte (la propia si nos damos cuenta y si no... se nos pasa y ni nos enteramos ) como para andar pendiente de la de otros
    na'que hacer
    pero no falta quien se de maña pa'andar intruseando jajaja

    genial relato , me encantó Humberto
    besitos y buen jueves
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la propia, mejor no saber, que venga y desaparezca en el acto.
      Es así, hay gente para todo, Elisa.
      Me alegro que te haya gustado, un beso grande y buen resto de semana.

      Eliminar
  52. Si Làzaro levantara la cabeza pedirìa tu direcciòn para felicitarte por tan genial relato. Me ha gustado mucho.

    un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por las dudas, no le demos mi dirección, ese Lázaro tiene demasiado contacto con la parca.
      Un fuerte abrazo, amigo Paco.

      Eliminar
  53. Pasa lo mismo que con aquellas situaciones en las que por cortesía urbana uno debiera ser empático y lo único que le sale es una carcajada ruidosa y maléfica.
    Supongo que tan tristes como usted habrán estado los miembros del organismo que recibe órganos en donación, el que fabrica el traje de madera y los floristas.
    Aquí entre nos, tampoco era para tanto, los chistes no eran taaaaan buenos...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se puede ser empático y largar una carcajada, el problema es cómo toma el otro esa carcajada.
      Bueno... descubriste la peor parte de este texto, que no dije, por cierto: lo que dijeron todos esos comerciantes de la muerte.
      Era simpático, pero para los chistes prefiero a Corona ;)
      Un fuerte abrazo, Etienne, muchas gracias.

      Eliminar
  54. Hola Humberto lamento no haber estado en el post anterior, es que estaba muerta y resucite a loas 42 días bueno no se si aún ando muerta y soy un fantasma como muchos que andan por allí , tratando de reencarnar en un cuerpo como el de Lazaro a ver si lo resucitan . Uno de mis temores de ser afable, generoso, simpático y tierno (bonhomía) no se conjugar la palabra no se si quiera si es un verbo Ja¡ solo que viene del francés, es que no me dejen en paz cuando decida fallecer y se empeñen en que siga siendo la loca con contenido y no me permitan alguna vez ser una cuerda vacía, eso también vale es un derecho , . Imagino que el pobre Lázaro estuvo igual que yo dirimiendo entre seguir siendo el sostén del mundo y llevarlo sobre los hombros o liberarse y ser como le nacía., es que resucitar y de la misma forma es un problema de graves consecuencias otra vez la misma vida ay no que fastidio no se me da por pensar así .... en cuanto al obituario ni pendiente dice la tradición en Chipre que fue donde huyo Lázaro que vivió durante treinta años más , creo que el obituario sobrevivirá no es mucho tiempo , todo es posible después de tu leletransportador un abrazo amigo y dos también si te dejas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios siempre me gustan, pero hoy has tocado un tema que me hizo pensar mucho. Es verdad, imagínate resucitar y que todo siga igual, tener que sostener los mismos pesos, soportar la misma gente, pagar las mismas deudas... Uf, no quiero ni pensarlo. Una idea así, bien escrita, habría convertido este textito pedorro en una genialidad, lástima que no se me ocurrió, Lo digo muy en serio.
      Me dejo los besos que quieras, qué duda cabe.
      Por cierto, ¿en verdad no estuviste en la entrada anterior?
      Un beso grande, mi querida.

      Eliminar
    2. Querido si hubieses pasado por casa tal vez te hubieras enterado pero bueno todo tiene solución , con respecto a tu post estaré en él r retroactivamente con efecto hacia el futuro .... mas besos son buenos para el corazón y la salud

      Eliminar
  55. Me ha gustado mucho lo que escribiste, a la vez me gusta mucho también como escribes, así que felicidades :).
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Arual, eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. Me parece injusto que este Lázaro pueda vivir de resurrección en resurrección, no muriéndose nunca del todo, mientras nosotros, pum y chau, ninguna oportunidad... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, dicen que algunos la tuvieron... estaba pensando en el ahora finadito Víctor Sueiro que murió como 20 veces.
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  57. Y si...algunos tienden a resucitar y otros se mueren de una vez y para siempre...incluso ni siquiera quedan en los recuerdos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo peor, que nadie sepa qué fue de ti.
      Un fuerte abrazo, Gla.

      Eliminar
  58. Es cierto ¿Porqué todos por entonces resucitaban al tercer día? Y eso que aún no había llegado la moda de los zombis.
    Un placer leerte, como siempre.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la moda de los zombis cambió todo, hasta la religión tendría que ser revisada.
      Un placer tenerte por aquí, querido Borgo.

      Eliminar
  59. Si es que con amigos tan insistentes, no pudo hacer otra cosa, !pobre! hay que disculparle.
    Siempre un placer entretener el tiempo en tus escritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay amigos que no te dejan tener una muerte en paz...
      Muchas gracias por tu comentario, San.
      Un beso grande.

      Eliminar
  60. Jajajaja, anda queeee...será petardo este Lázaro? No solo se permite la licencia de entristecer por la muerte de alguien cercano, qué poca vergüenza!!, sino que además te echa por tierra la mejor de las historias...pa' matarlo!! :)
    Me encanta, sé que ya lo he dicho hasta hartar pero es que me fascina tu imaginación, es maravillosa.
    Un gran beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la segunda vez que un personaje me arruina la vida, voy a tener que controlarlos de otra manera, pues parece que no me respetan,
      Muchas gracias por tus palabras de amistad, Nuria.
      Un beso grande.

      Eliminar
  61. Jjajaja
    Tranquilo Humberto,tú dime dónde vive y yo haré que parezca un accidente...
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te paso la dirección exacta: Calle de los resucitados 322, 2° piso, apartamento M (de muerte). Esto es en Betania, fíjate que en algún mapa va a aparecer.
      Un beso grande y muchas gracias por el humor.

      Eliminar
  62. Hola ¿que tal?
    Aquí me paso para hacerte una visita y me encontré con esto. Me encanto ^^
    Me voy a quedar por aquí a seguir leyendo
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, pues ante todo un Corazón de Tinta siempre es bien recibido.
      Puedes leer el tiempo que quieras, espero que te guste.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  63. Yo tengo uno escrito hace poco más de año y medio. Es hermoso y sentido y todo. Pero, carajo!!! el mentado SE RESISTE A OLVIDAR EL PASO DE LOS TRES DIAS!! Grrrrrrrr!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora quiero leer ese texto, Sweet, si vuelves por aquí, por favor déjame el link.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  64. ¡Genial! Me encanta. [La verdad es que si fuera mío, lo habría terminado antes de lo del obituario; pero me has hecho sonreír, y eso lo valoro.]
    He leído algunos comentarios y tus respuestas, y por eso te comparto que considero la gran cosa -muy "gran cosa"- a "Pregúntale al polvo".
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las cosas más maravillosas de compartir este espacio, querida Silvia, es que podamos opinar sobre el texto abiertamente, pues eso nos ayuda a crecer como escritores.
      En lo personal, creo que sin lo del obituario, el texto habría quedado "rengo", como si le faltara una vuelta final, pero debo reconocerte que no es el final que más me ha convencido de los que hice. Así que algo pasa.
      Muchas gracias por tu sincera opinión.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  65. Bueno, no pasa nada , seguirás escribiendo muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú lo dices, Azzul, entonces me quedo tranquilo.
      Un beso grande y gracias.

      Eliminar
  66. A mí, querido amigo, que ya empiezo a parecerme un poco al pobre Lázaro, el final casi me parece lo de menos, pues el relato en sí mismo, con ese guiño tan bíblico y surrealista que le has dado a la historia, de por sí, vive solito y no necesita demasiada compañía. Es como su protagonista, no necesita ni del mando a distancia para funcionar ni de las palabras mágicas: "levanta y anda!"...

    Creo que el pobre Lázaro se vio obligado a resucitar, tan pesados los amigos, lateando sin parar, ni le dejaron pensar un par de días en su nuevo estatus... ya te digo, los hay plastas de ganas!

    A parte de los apartes, la trama y el trato dado, como siempre, de nota!

    Muxutxuak eta besarkadak!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay algo que te hunde más son los amigos queriendo levantarte cuando estás en un bajón, generalmente quieren mostrarte las bondades de la vida, pero uno no puede ver nada, así que es peor, genera más presión.
      Musu eta besarkada asko. Good asteburuan.

      Eliminar
  67. Creo que metafóricamente hablando, y sin ánimos de generar debate, algo parecido le venía pasando al Virrey, pero no logró revivir ni él ni al equipo. Calculo que ahora con 3 palos verdes y sin tanto quilombo, al menos él y sus seres queridos estarán un poco más contentos - y como el Vasco fue DT del Matador y nos fue bien, imagino que a Boca le irá bien también. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo sensaciones encontradas con ese tema, pero está claro que no había Cristo que lo salvara a Bianchi. Boca no puede estar jugando tan mal, dan vergüenza. El Vasco fue un gran jugador en Boca, ojalá que ponga la misma sangre como técnico... si es él el elegido.
      ¡Levántate y anda Boca!
      Abrazos.

      Eliminar
    2. El fulbo.... el fulbo.... jeje

      Eliminar
  68. Querido Dib, qué puedo decirte... Sabés que admiro tus escritos; ¡sos un groso! (te pasaste, muy ingenioso). Abrazo extra grande para vos.

    Loretta Maio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Loretta, sé que siempre estás conmigo, esas cosas son de gran valor.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  69. Cada uno vive en la forma que quiere y no es precisamente en la muerte que se agradezcan las intromisiones.
    Es más hay gente que ni siquiera es consciente de su fallecimiento a no ser que se lo hagan ver.
    Abrazos Maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay temas que resulta complejo tratarlos, porque uno no tiene demasiada experiencia en la muerte propia, pero creo que debe haber una necesidad de vivenciar ese momento en absoluta soledad... no sé, digo.
      Un fuerte abrazo, Karras, y muchas gracias.

      Eliminar
  70. podemos concluir que cualquier epitafio debe establecer un sino futuro, tal como "aquí yace el sacro cuerpo de fulano de tal, cuya alma iluminada seguirá alumbrando nuestra esperanza"
    y sino, cerrar la empresa fúnebre, jejeje
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, ¿no as pensado dedicarte a estas cosas? Tienes un excelente discurso para ello.
      Un gran abrazo, Omar.

      Eliminar
  71. ¡Si es que nunca estamos contentos! Protestamos si estamos vivos y protestamos si estamos muertos, jajajaja.
    Me gustó, Dib.
    Salu2 vivitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, somos insufribles, en mayor o menor medida protestamos por todo.
      A propósito, ¡qué mensaje corto me has dejado! ;)
      Un abrazo, Diego.

      Eliminar
  72. "Disparatado", tras leer tu relato esta palabra se me ha venido a la cabeza como por impacto de bala. Poco después vislumbro la siguiente moraleja. Lázaro estaba en La Vida mientras estaba muerto. En cambio al resucitar su cuerpo Volvió a la Muerte.Es difícil estar contento y activo mientras se está muerto, pero esto sus amigos no lo entendían. Era buena gente Lázaro, de ahí que estuviera dispuesto a satisfacer a los suyos haciendo grandes esfuerzos en adelante para parecer contento.
    Cómo te las ingenias, Humberto, cómo te las ingenias para hacerme pensar.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que hayas detectado (o al menos dicho) algo que nadie mencionó: fue esa tal bondad la que hizo que volviera a la vida, como si no lo hiciera por él mismo, sino por los amigos... o por el "qué dirán" de los habitantes del pueblo.
      Un beso grande, Sete, muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  73. Hola.

    Palabras profundas. Se hará temblar el alma.
    Gracias por su visita. Es mi honor

    Saludos y abrazos.

    Desde Japón, ruma❃

    ResponderEliminar
  74. Un relato extraño o no tanto, según el sentimiento vivencial en que te encuentres...
    Sinceramente en ocasiones las palabras no sirven de nada, es uno mismo el que tiene que renacer y para eso hay que tener un objetivo, una ilusión y eso nace del interior. Por lo que te digan los demás te levantas y actúas pero no vives.
    Siempre logras atraparme. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mucho más que agregar a lo que dices, Alondra, porque lo has bordado. Pero sí me permito agradecerte leer con tanta dedicación.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  75. No se puede acontentar a todo el mundo, ni morirse le dejan, pobre. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que no es fácil de aprender, a mí me llevó mucho tiempo entender que nada, absolutamente nada va a dejar contento al 100% de las personas. Así es la vida, y está bien.
      Un beso, Loreto.

      Eliminar
  76. Sé de un crítico de cine que ya tiene escrito, desde hace más de diez años, el obituario de un famoso director argentino de cine y teatro, que por entonces estuvo al borde de la muerte. Supongo que (a diferencia de tu caso), como el redactor y el no-fallecido son amigos, el primero se haya cuidado bien de manifestar su contrariedad ante la impensada postergación.

    Abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo dudas de que hay varios obituarios escritos, pero me interesa tu opinión final, sin embargo si el "muerto" leyera esta historia, no estaría tan seguro de la amistad del escribiente.
      Un fuerte abrazo, Rob.

      Eliminar
  77. Eres increíble Humberto. Inventas unas historias fuera de lo común. Me encantan.
    Ya que estoy de vuelta de las vacaciones, pasaré por quí de vez en cuando para disfrutar con tus invenciones.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por un lado... siento mucho que hayan terminado tus vacaciones, pero por el otro me alegro, así vuelves por aquí que siempre es un placer.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  78. Vaya tocapelotas está hecho Lázaro...
    Llévalo a juicio y que te indemnice.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres ser mi representante legal?
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  79. Este Lázaro!, guarda el texto en el archivo como las hormiguitas.
    Te busqué en algunas librerías.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho que no ando por librerías, así que seguro que no me has encontrado ;)
      Mándame un mail y veo qué hacemos.
      Muchas gracias por la visita y comentario, Karin.

      Eliminar
  80. Siempre queda alguno en el medio que nunca esta del todo contento con la situación. Por lo general suelo ser yo mismo pero, en éste caso, por suerte, le tocó a otro el serlo.

    Saludos H.!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que compartimos la misma obsesión, falta que me digas que te autoflagelas y sería cartón lleno.
      Un fuerte abrazo, José.

      Eliminar
  81. Excelente Dib, siempre me sorprendes con tus textos.
    Te deseo un buen domingo.

    Fede

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Fede.
      Buen domingo y un abrazo.

      Eliminar
  82. Hola Humberto:
    Me recomendaron tu blog y vine a ver si era tan bueno como me dijo mi amiga. No solo es muy bueno, es la literatura mas contundente que lei en blogs, tienes oficio y mucha creatividad. Lei 4 cuentos pero voy a seguir con el recorrido.
    Un abrazo desde Ecuador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale las gracias a esa amiga tuya y quédate con muchas gracias para ti por este comentario alentador.
      Hay muchos blogs interesantes, es cuestión de buscarlos, con paciencia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  83. Un buenisimo texto! me encanta como escribes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión bondadosa, Luna.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. nono..de bondadosa nada! creo que eres un tío con mucho talento, que sabe lo que dice y sobre todo como lo dice..ya ves la cantidad de comentarios que tiene cada post tuyo! Gracias a ti en todo caso por escribir!

      Eliminar
    3. ¿Cómo decirlo? Creo que está bien pensar que hay algo de bondad en quien lee y le parece bueno o interesante el texto, porque, te aseguro, que hay gente que o bien no dice nada (lo cual también es una opción, por supuesto) o bien dejan alguna agresión nacida de cierta envidia tonta.
      En fin, agradezcamos el uno al otro y todos felices.
      Más abrazos.

      Eliminar
  84. Lázaro por bueno y comprensivo tuvo que volver para satisfacer a los demás... lástima que no haya tenido en cuenta lo del obituario.
    Ingenioso como siempre !! ; cuantos Lázaro debrían renacer no. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto qué habría hecho si hubiera sabido lo del obituario, ¿habría muerto nuevamente para no quedar mal con su amigo? No creo.
      Un beso grande, Hanna.

      Eliminar
  85. Estupenda historia. Pero tengo que decir que me parece una faena lo de morirse para resucitar a los tres días, así no hay quién se aclare, vamos, yo diría que es como para morirse.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para morirse, claro, dos y mil veces.
      Un beso grande, Angie.

      Eliminar
  86. Tienes un blog maravilloso, con relatos únicos-
    Enhorabuena Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estrella Roja, bienvenido... o bienvenida, no sé si eres nene o nena ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Pues "bienvenida", entonces. Me alegro que seas guapa, porque aquí somos todos muy guapos.
      En serio, gracias por tu amable opinión.
      Otro abrazo.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?