19 de septiembre de 2014

Oscuridad


Siempre estaba oscuro cuando -desde mi cama- oía a mi padre tocar la campanilla de la bicicleta, una y otra vez, yendo y viniendo por nuestra calle de tierra. Ya cuando comenzaba a clarear, volvía a casa y se sentaba a la mesa de la cocina, donde solía comer tortas fritas, acompañadas con uno o dos jarros de café. No es que le tuviera miedo, pero pasó bastante tiempo hasta que me animé a preguntarle: Papá, qué haces todos los días tan temprano; despierto al sol, me respondió malhumorado, y luego -por lo bajo- agregó algo que me pareció una mala palabra. No dijo nada más, yo tampoco. Era así todos los días, a mí me gustaba oírlo desde la cama, antes de ir a la escuela. Sucedió que una madrugada sólo escuché silencio y eso me sobresaltó. Me levanté y salí de mi habitación para ver qué estaba pasando, encontré a mi madre apoyada en el quicio de la puerta, fumando un cigarrillo y mirando hacia afuera, hacia la oscuridad. No quise interrumpirla, pero muy pronto se dio cuenta de que yo estaba a su lado, entonces se agachó, me agarró la cara con ambas manos (el humo me hizo llorar un ojo) y me explicó: bueno, es que tu padre estaba cansado y decidió irse a otro lugar... lejos, no sé. Está bien, mamá, le dije y volví a mi cuarto. Por varios días quedé al cuidado de mi abuela, los dos parecíamos estar envueltos en una penumbra atenazadora de velas y candiles, hasta que -por fin- mi mamá regresó. Enseguida fue a buscar la bicicleta al patio y me la alcanzó. La faena de tu padre ahora será la tuya, me dijo, despertar al sol. Mi abuela me tocó la cabeza y murmuró, sollozando, pobre criatura, qué maldición tener que..., pero yo no creía que estuviera pasando algo malo, si el sonido de la campanilla de la bicicleta era tan alegre.

233 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Lázaro”.

    Siento mucho no poder visitarlos de la manera que se merecen, pero estoy con dos proyectos bastante importantes, espero sepan entender.

    Un fuerte abrazo y mi eterno agradecimiento a todos los que hacen este blog.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Parece que seré el primero?
    Abrazos
    CArlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dicen muchas cosas buenas de los primeros... es verdad, también otras malas, yo me quedo con la primera opción.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
    2. Pues debía hacerse cargo del trabajo del Papá. Despertar al sol... cuantas cosas pueden interpretarse con esto. Genial HD. Alguien te dijo por el face que eres un grande (en otras palabras) y estoy por creer que es muy cierto.
      Abrazos Amigo.

      Carlos

      Eliminar
    3. jajajaja. No te pondría jamás está muy bueno. Me encantan tus letras jajajaja

      No, no no , jamás.

      Abrazos otra vez
      Carlos

      PD, primero puse el comercial del primero, luego leí, luego comenté.

      Eliminar
    4. Como te dije por allá, no hay que prestarle demasiada importancia a las malas o buenas lenguas, todo es relativo.
      Sabes... es la primera vez que me quedo con toda la curiosidad por saber qué era lo que hacía ese padre. En fin, esos personajes.
      Más abrazos, Carlos.

      Eliminar
  3. Olá Humber!
    Ao ler a sua descrição consegui ver a cena como se fosse um filme americano com imagens pobres, cheias de pó, com os corpos da cor do pó... O que para uns tudo é tristeza, desilusão, para outros encontram algo positivo como seja o som de uma campainha de bicicleta. Assim é a vida!

    Beijoquinhas.
    Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concordo com você, minha querida, acho que não passa de uma cena escura, com objetos cobertos de pó. Uma vez ouvi falar de um menino que recebia um tapa cada manhã, ele perguntava "é uma carícia ou é um golpe", de acordo com a resposta ele chorava ou ria, mas o tapa sempre era o mesmo tapa.
      Beijocas, Florzinha.

      Eliminar
    2. Para quem não tem direito a nada até um tapa (bofetada) pode ser caricia. <3

      Eliminar
    3. O Carlos Alberto foi primeiro porque eu estava a escrever o meu comentário, ora!!! Será que tenho prémio?? ;)

      Eliminar
    4. Bom, um segundo prêmio, que seria uma coxinha com molho de pimenta malagueta ;)

      Eliminar
    5. Até tenho a boca a arder só de ler qual é o meu prémio :(

      Eliminar
  4. Hay "herencias" tan inoportunas, que un amanecer te convierten de golpe en adulto
    Nostálgico y crudo relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pamisola, aquí es literal, de la noche a la mañana eres otra persona, y nadie te lo previno, o sí, pero no tenías edad para entenderlo.
      En uno de mis momentos de mayor felicidad, salió esto... ¿será que la nostalgia se añora?
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  5. Humberto, te dejo lo mejor de mi vida:mi trabajo. Quería haberlo realizado hasta cumplir los 65 años, pero no pude evitar la tentación de aceptar el que me ofrecieron por seis meses en el Ártico. No imaginas, todavía, lo duro que es no poder descansar ningún día, ni uno solo, ni por una dolor de barriga, ni por un diente que te tiene insomne...nunca, jamás de los jamases.
    Verás que es el mejor trabajo del mundo. Nada iguala ver cómo, gracias a uno, los gallos cantan, iluminado cada día de cada hombre y con el sol todo renace. Lo bello y lo feo, lo bueno y lo malo...todo sigue. Vivo, Retozador. Iluminado.
    Disfruta y no le digas a mamá de esta nota. Es nuestro secreto.

    Tu padre. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te prometo que mamá jamás lo sabrá, y también te prometo que despertaré al sol con la mejor sonrisa, tan brillante que competirá con su fulgor.
      Tu hijo :-)

      Eliminar
  6. ─▄▀▀█▀▀▄
    ▐▌─────▐█▄▄█▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄
    ▐█▄───▄██▀▀█▀▀▀▀▀█▀█▀▀
    ─▀██▄██▀────────█▀█▀█.....Excelente Pots!...★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maribel, espero que con tu llave pueda abrir muchas puertas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. “Pero yo no sentía que estuviera pasando algo malo, si el sonido de la campanilla de la bicicleta era tan alegre “
    Ah, mi querido: la vida nos hace aferrar a cosas que antes no le prestábamos atención solo por no querer ver la realidad, y así vamos desvirtuando esa realidad, aceptando inconscientemente las “herencias” que marcan nuestras vidas.
    Un beso de luz para iluminar esa oscuridad….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que al chico el sonido de la campanilla siempre le pareció alegre... aunque es verdad, nunca más alegre que esa madrugada. Después... sí que importa el después.
      Un beso grande, Oriana.

      Eliminar
  8. ¿A qué hora de intempestivos
    sabré despertar al Sol?

    en sin luz ni lo adivino**


    abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese niño aprendió a despertarlo a cualquier hora.
      Gracias por ponerle un poco de poesía a este blog tan prosaico.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Oscuro todo tan oscuro!!
    Me gustan mucho estos relatos que me meten en situación de la manera mas real, eres bueno y lo sabes-
    Sabes matizar a este blog, nunca te repites y eso se agradece.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé lo que crees que sé... para mí todo es una gran y hermosa duda, lo digo muy en serio.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  10. en los antiguos tiempos de la babilonia de nabucodonosor -y mucho antes también- se instalaba un terror indescriptible cuando el sol se ocultaba -ya ni se diga de los eclipses que para ellos era el acabose- en la mentalidad de aquellas gentes y hacían todo tipo de rituales para que vuelva a aparecer horas más tarde.
    tal parece que ahora nos hemos vuelto más desaprensivos y sofisticados pues, basta el timbre de una bicicleta para despertarlo (eso por ahora, porque ya llegará el día que con un e-mail programado a la hora exacta le avise al susodicho que tiene que aparecer para iluminar a la mitad del hemisferio.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que hayas traído el fundamento antropológico del miedo a la oscuridad, pues le da consistencia al relato, me da la impresión que lo ayuda.
      Y sí, estimado Draco, un día el sol sólo saldrá si lo permite algún Jefe Programador.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  11. Mi querido Borges, no diré que está muy bueno. Me pareció por un momento que relatabas tu niñez, tal la verosimilitud del relato, y también que buena respuesta la de Albada en esa de padre a hijo. Es increíble como despiertan pasiones tus letras.
    He disfrutado este relato amigo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, Luis, no podés comparar... Te perdono sólo porque sos un gran amigo, si no...
      Nada más lejos de mi infancia, por suerte, pero podría haber sido, una cuestión de suerte.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu presencia de siempre.

      Eliminar
  12. Acá estoy!!! Aún envuelta en un caos (propio y ajeno) pero intentando regresar.
    Las herencias... Leía la historia y pensaba: "El chico disfrutando de sus últimos minutos de inocencia" Porque ese ratito en la cama (con la oscuridad del alba, remoloneándo, sabiendo que el padre se encargaba de todo) tenía ese sabor a placer y seguridad. Qué bueno es leerte, Negro querido! Y ahora me voy para "Lázaro" Hago doblete! Te abrazo y te mando un beso bien portentoso. P/D: Te llamo en estos días, vale?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno es volver a verte, BeeBee, porque uno extraña a las personas que lo acompañan en este maravilloso camino de avances y retrocesos, de crecimiento y regresión.
      En esos minutos de paz, todo puede pasar, hasta que el padre en verdad despertase al sol.
      A big kiss, my Dearest, we all miss you, did you know that?

      Eliminar
  13. Has logrado una pieza de extraordinaria finura, El paralelo en pintura sería de chiaroscuro.
    Impacta la sencillez y sutileza de la voz infantil que ignora el panorama del mundo en que se encuentra y de la carga que hereda. Creo ahí reside la universalidad que contiene.
    Se marca claro el avance de tu trabajo literario.
    Un abrazo amigo, ya no postergues la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay temas que me cuesta tratar, querido Carlos, pues suelen ser llamados "golpes bajos" por algunas personas, pero este espacio es mi lugar para probar voces, técnicas, estilos, etc. Entonces apareció la voz de un niño y no pude ni quise hacerla callar.
      Muchas gracias por ese aliento que siempre me llega.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  14. Que preciosidad, me ha emocionado. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo quien te da las gracias, Trimbolera.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Fantástico todo el desarrollo, muy intrigante, sobre todo el final...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. "Chante, chante mon cœur
    La chanson du matin
    Dans la joie de la vie qui revient..." Orfeo negro.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si en otro idioma quedaría tan lindo, Manouche.
      Muchas gracias por este bello detalle.
      Un beso grande.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Entre nosotros... yo también.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  18. Un texto muy tierno y con un toque muy bonito de inocencia :) Pero crudo y triste por la realidad que encierra... ¡Gran relato!
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa inocencia que de a noche al amanecer desaparece.
      Si puedo, en estos días paso.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  19. Para mí eso sí que sería una maldición de las gordas, con lo que odio madrugar... Jajajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos dos... somos muchos.
      Un beso grande, amiga, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  20. Los hijos pagando las culpas de los padres. Buen texto ni que decirlo.


    Tu a lo tuyo que lo demas es lo de menos.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele ser así, lamentablemente.
      Los extraño, te lo aseguro.
      Un beso, Malque.

      Eliminar
  21. El legado... aquello que nos parece incompresible y ajeno y que termina por sernos algo tan nuestro como si fuera indispensable para respirar.
    Me encanto el relato, aparentemente sencillo... y muy profundo a la vez.
    Saludos...
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quienes consiguen salir y crear su propio destino, eso es lo bueno.
      Muchas gracias por tu opinión, Reme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. El despertar de la inocencia en un legado algo incomprensible. Extraordinario texto como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los legados siempre nos resultan incomprensibles, hasta cuando los ejecutamos.
      Muchas gracias por tu mensaje, José Manuel.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Una pieza que no necesita de halagos innecesarios, ella sola se pone de pie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O porque no los merece y se pone de pie para retirarse ;-)
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  24. El señor de la luz, cansado huye hacia las tinieblas
    En la oscuridad su primogénito continua el interminable ciclo de la muerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la luz también cansa, pero nadie lo dice.
      Un fuerte abrazo, amigo. Muchas gracias.

      Eliminar
  25. Así que a partir de ahora, el niño tendrá que tomar café, comer tortas, y trabajar...de portero de noche....¿O no? ;)

    Un fuerte abrazo, Humberto. Sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y abandonar el hogar, ¿por qué no?
      Un fuerte abrazo, Antonio, va mi mayor reconocimiento para ti por ser un amigo de tantos años.

      Eliminar
  26. Es increíble la variedad de tus textos, Humberto. Hoy me detuve a releer unos cuantos y me sorprende que la misma persona que escribió Hemisferios haya escrito Oscuridad, pero lo que une a todas estas pequeñas obras de arte es tu forma de decir.

    Admirados abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo, hay algunos que a mí me gustan más que otros, pero lo que siempre trato de hacer es utilizar este blog para experimentar, prefiero que sea aquí y no en un libro publicado. Lo llamativo es que NUNCA comparto el gusto con la mayoría de los lectores, muchas veces me parece increíble que X texto tenga más comentarios o visitas que Y. Pero también digo que la voz soberana es la de quien lee.
      En fin, perdón, me divagué.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. La comodidad de lo sólido muestra que tu abanico es tan amplio porque has usado este espacio como testeo y como taller literario, para muchos.
    Gracias por tu divague.

    ResponderEliminar
  28. oh,Humberto,me parece un texto limpio y desgarrado,sin concesiones.. Se te echó de menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por echarme de menos, Luna Roja, te aseguro que esas cosas me llegan.
      Lo que sucede es que estoy con dos libros en preparación y no tengo demasiado tiempo ni para mi blog ni para el de los amigos, es una lástima, pero no encuentro otra salida.
      Un beso grande.

      Eliminar
  29. Como dijo Friedrich Schiller en una balada "... dunkel ist der Rede Sinn" (oscuro es el sentido de su discurso).

    Abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Stockdunkel, Rob.
      Traes autores muy importantes a este blog, todo un honor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Una narración técnicamente perfecta pero me enamora la delicadeza que se derrama
    de tus palabras. Sentí que escribías el relato con hilos de seda y el final es mágico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las imágenes poéticas de tu comentario, qué lindo es que me devuelvan arte.
      Un fuerte abrazo, María del Carmen.

      Eliminar
    2. Me encantó. Como todas tus publicaciones. Dices mucho con pocas palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Josefa, eres siempre muy amable.
      Te mando un beso enorme.

      Eliminar
  31. Qué lindo Humberto!!! Será una maldición pero el se sentía por fin alegre después de una época sombría, cómo no? tanto tiempo sin despertar al sol...Me ha parecido realmente hermoso, me ha enamorado :)
    Un gran beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien que puede hacernos ver el sol. Perdón por la cursilería, pero me parece un hecho muy cierto.
      Un beso enorme, Nurocas.

      Eliminar
  32. Sí, oscuridad... el lado oscuro de la vida -que tan bien describes- queda iluminado por el sonido de la campanilla de la bici. Así sea.

    Un beso, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso pensar que un sonido puede dar luz, porque realmente es así.
      Un beso grande, querida Milena.

      Eliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Tubo que ser duro para ese niño encontrarse con la realidad, conmovedora inocencia, hoy me ha emocionado tu relato Humberto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya emocionado, porque esto se trata de provocar sentimientos, siempre.
      Muchas gracias y un beso enorme, Mª Rosa.

      Eliminar
  35. Hola humberto me alegra saber que andas metido en concluir dos proyectos, perfecto, eso te quita tiempo para placeres pero recuerda que a nadie le gusta madrugar
    pero el sonido de la campanilla es tan alegre...
    Enhorabuena por tu impecable escrito.
    Un abrazo desde venecia y muchos ànimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comprensión, Chusa.
      Me gustó mucho tu visita, te mando un fuerte abrazo, desde la naciente primavera del Sur.

      Eliminar
  36. Es ley de vida, alguien tenía que hacer sonar la campanilla. Es el sonido que oyes una y otra vez por la calle si has estado en alguna ciudad asiática. En mi caso, Hanoi. Gracias por hacérmelo recordar, aquí no suena igual.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca estuve en una ciudad asiática, bueno, sí, en Siria, pero no creo que te refieras a esos lugares.
      Es así de cierto, querido Borgo, alguien tiene que hacerla sonar para que todos podamos ver el sol.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  37. La inocencia de los niños... al menos es como un escudo durante un tiempo.
    Triste relato lleno de injusta realidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante un tiempo, porque después todo se vuelve en contra, y lo que fue defensa puede ser la peor arma. En fin...
      Un abrazo, Verónica.

      Eliminar
  38. Humberto, leerte es una maravilla y ya llevaba tiempo sin hacerlo, te iré releyendo poco a poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se se extrañaba mucho, Tracy, verte es como volver a la normalidad, hay gente que yo necesito.
      Un beso grande.

      Eliminar
  39. El niño se tomó positivamente el nuevo trabajo. Le encontró su parte bonita. Sería el primero en ver los amaneceres.
    Salu2 amaneci2, Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que veas la parte positiva, Diego, es cierto, será el primero en ver cómo amanece, mientras alguien más lo escuchará tocar la campanilla.
      Un fuerte abrazo y una renovada muestra de afecto para ti.

      Eliminar
  40. Que texto tan bonito y que magnífica narración. Se pueden sacar muchas interpretaciones de esta dulcemente oscura historia..
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Varias, ni yo podrías decir cuál la más adecuada.
      Un abrazo y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  41. El despertar de la inocencia no siempre es alegre, pero siempre es musical y alegre como el sonido del timbre de una bicicleta. ¡Bravo, Humberto, me ha fascinado!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dormir de la inocencia es lo malo, Francisco. Pero los que hacemos arte, o al menos lo intentamos, siempre vamos a andar con una campanilla en la mano para que todo suene mejor que la realidad.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  42. Cada vez que llego a tu casa de letras y me arrullo entre tu desbordante talento, me olvido un buen rato del mundo, y siempre salgo convencido de que estoy leyendo fragmentos inspirados por un genio literato.
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable eres, Jorge, te lo agradezco enormemente. Son palabras que quedan y me hacen muy bien.
      Un gran abrazo, muchas gracias.

      Eliminar
  43. Maravilloso. Y lo que más me impresiona es que lo que cuentas lo haces con una naturalidad tal que nadie podría dudar de que es así.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tal vez fue así... nunca termino de saberlo.
      Muchas gracias por tus palabras amables, Volarela.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  44. Humberto:
    Yo siempre paso para ver si has posteado algo nuevo y hoy me encontré con la sorpresa de que sí lo habías hecho.
    Despertar al sol puede tener muchos significados, eso es lo que hace mágicos tus relatos, dices y no dices, pero algo fuerte nos queda.
    Un abrazo de admiración.

    Fede

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que detestas las redes sociales y que la única forma de saber si subí un texto nuevo es pasando, así que bienvenida sea tu visita y tus palabras de hoy.
      La magia está en el encuentro con ustedes.
      Un abrazo de agradecimiento.

      Eliminar
  45. Seguramente esas cosas no se anuncian con el timbre de una bicicleta, pero me ha dado por pensar en las mujeres que echan sobre su cuerpo la responsabilidad de dar de comer a la familia y además tienen que distraer el maltrecho orgullo de sus maridos.
    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has sido contundente en tu opinión, Chema, el que lo quiera más claro, que le eche agua.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  46. Tremenda historia Humberto. Muy buena, tanto que me hubiera gustado escribirla a mí. Hace mucho que no me da escribir algo semejante. Ojala pueda hacerlo ahora que tengo a quién imitar.

    Gracias!

    Excelente texto, en serio.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seas exagerado, José, que yo te quiero igual ;)
      Muchas gracias a vos por tu comentario vehemente, eso sí que me gusta.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  47. Irremediablemente me imagino despertando el SOL.
    No hambruna, ni avaricia ...
    Despertar el día, la claridad, el espectáculo del amanecer y generosamente El sabiendo su cometido c u m p l í r ¿podría quejarme?.

    Valorar y e n c o n t r a r cuánto beneficio proporcionas a ti y los demás con tu trabajo es el mejor aprecio a tu función en la vida y ese hijo suyo puede que entienda lo que sin embargo a su padre le hizo huir y para muchos más también es una condena.

    Besos inmensos y gracias por un día como el de mi cumple me llegue tal regalo.

    tRamos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal ve lo que el padre no supo valorar sí lo haga el hijo, no sé, tendría que ver la continuación de la historia. Yo soy bastante pesimista para estas cosas, así que mejor no te doy una opinión cerrada.
      Ahora bien, acepto mi "condena" de que vengas a vestir de fiesta mi blog, Feliz Cumpleaños, querida tRamos.
      Y muchos besos.

      Eliminar
  48. Buen relato, eso de despertar al sol, irónico o no me gusto mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De irónico, nada, sí es una frase simbólica. Y a pesar de que para ser irónico debe pasar por el tamiz de lo simbólico, jamás lo abarca en su totalidad, ergo, pongamos mejor que no te gustó mucho.
      Es allí donde me surge la duda, si no te gustó el "pilar" de la historia, ¿por qué te pareció un buen relato?
      Me encantan las opiniones como las tuyas, no se puede vivir de odios y amores, necesito variedad.
      Lo agradezco mucho.
      Un saludo, Matías.

      Eliminar
  49. ¡Despertar el sol!!!!!!!! Puede tener unas cuantas lectura!!!! Salir voluntariamente de la oscuridad puede ser una esperanza importante , espiritual,,,,física ,,,,creativa,,, felicidad,,¿Les deseo a todos que encuentren el sol que necesiten,Cariños Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te acompaño en tu deseo, pero no quiero contradecirme, un poco más arriba dije que era pesimista.
      Muchas gracias por la visita, querida Martha.

      Eliminar
  50. Pues a mi me parece una gran carga sinceramente la que te cayó encima, con lo bien que se está en la cama. ¿Pero va en serio el relato?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía mucho que no me hacían esa pregunta, meses creo... No, Mia, yo escribo ficción, aquí todo es puro cuento.
      Y estoy de acuerdo contigo, una carga demasiado pesada, principalmente para su edad.
      Un beso y gracias por el comentario.

      Eliminar
  51. No me parece un laburo tan complicado, siempre y cuando uno use lentes de sol una pantalla solar 3400 y beba mucha agua :-) Muy buen relato Humberto. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ahora hay tanta tecnología nueva que tal vez ni necesite despertarlo, o usar toda esa parafernalia que le querés hacer llevar ;)
      Un abrazo, Ato.

      Eliminar
  52. Tomó el relevo.... Todo sucedió así, sin más y la herencia fue suya, sin pedirla y sin esperarla tan sólo por ser como se esperaba de él. Y sí, el timbre de la bicicleta seguramente siguió sonando alegre durante mucho tiempo más.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre somos el relevo de alguien más, eso creo. Es muy difícil ser el original.
      Por mucho tiempo más, FG.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  53. SIEMPRE TAN INGENIOSO, MI HERMANO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu gran fuerza, ReltiH.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  54. Está claro que la voluntad e ilusión de un niño pueden con todo pero... si la abuela dice que es una maldición es que lo es. Pobre niño, hasta dónde estaría el padre para irse todavía más lejos que el sol y qué curiosa la madre. Y todo ello a la luz de las velas, un gran texto Humberto y una grata sorpresa comprobar que a ambos nos sobresaltan algunos silencios (lo digo por vos).
    Un abrazo inmenso y besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio es muy importante en mi vida, en la real y en la literaria, a tal punto que me encantaría poder lograr representarlo en lo escrito sin recurrir a los puntos suspensivos. Ya veremos cómo lograrlo.
      Me sorprendió tanto el tratamiento de "vos" que me hizo dudar si no habías vivido por estos lares. No te pasa como a mí con el "tú" que me sale MUY mal,
      Un beso enorme, Raque.

      Eliminar
    2. Estoy totalmente convencida de que encontrarás la manera de representar esos silencios, y sin dejar indiferente a nadie.
      No, nunca he estado por esos lares, tal vez algún día pueda ir a conocerlo, me gustaría un montón. Utilicé ese tratamiento para que te sonara más cercano.
      ¡¡Otro beso más, hala!!

      Eliminar
    3. Aquí serías muy bien recibida, de eso jamás tengas dudas...
      Y más besos.

      Eliminar
  55. Creo que la interpretación deja muchas puertas abiertas, una de ellas es que al niño la madre le a hecho lo mismo que a ella le hizo el padre. Juego de palabras, jeje, y juego de dolores. Muy buen relato Humberto. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu punto de vista, Pepe, siempre aporta algo más.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  56. Me ha gustado mucho esta historia. Me ha parecido dulce y conmovedora.
    Un beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Amalia, muchas gracias.
      Un beso muy grande y el mejor de los fines de semana.

      Eliminar
  57. Despertar al sol !!!! Que buena idea, nunca lo habia pensado..
    Pobre chaval, le toca la herencia de algo imposible.
    Me gusto tu relato, mucho

    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil, pero no imposible, pongámosle unas fichas al niño, joé.
      Un beso grande, Isa. Muchas gracias.

      Eliminar
  58. Veo un par de nombres conocidos. Como el de José A. García, mi colega demiurgo.
    Que escribe muy bien.

    Tu relato ha sido interpretado de varias maneras. Elijo la literal. Que efectivamente se trata de despertar al sol. La oscuridad se presenta cuando se ausenta el padre.
    Y le toca al protagonista ser el heredero de despertarlo. Podría tratarse de ser demiurgos lo de despertar al sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos conocidos tuyos por aquí, Demiurgo, en este universo bloguero nos conocemos y nos apreciamos todos.
      Me gusta que hayas elegido una interpretación, hay que jugarse, qué embromar.
      Vamos los demiurgos...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  59. Trabajo de titanes, el despertar a los Dioses, y muy mal remunerados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una remuneración simbólica, que también puede ser mala, claro.
      Un abrazo y muchas gracias, Odiealex.

      Eliminar
  60. Querido Humberto!!!!
    Un trabajo extraño, verdad??, pero irresistiblemente bonito, precioso ver desperezarse al sol con sus primeros rayos.
    Esa tranquilidad y seguridad que le proporcionaba su padre, será la misma que él transmita y lo hará feliz (a pesar del madrugón).
    Un placer leerte Humberto.
    Un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una visión optimista, Estrella, de ti no podía esperar otra cosa.
      Sí, es un trabajo muy extraño, pero alguien tiene que hacerlo, como apagar el sol, por ejemplo.
      Me gusta tanto cuando vienes... o dicho de otra manera, se te extraña tanto cuando faltas.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  61. Muy bueno mi querido Humberto!!!! como siempre tus cuentos son excelentes!!!!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mery.
      Son tantos años de comunicarnos por este medio que hasta creo conocerte.
      Un beso grande.

      Eliminar
  62. Hola Humberto, en tiempos remotos, cuando aún no nos arremolinábamos en ciudades y debíamos cazar para subsistir, las noches de completa oscuridad, las de luna nueva o nubladas, eran las de convertirnos de cazadores en presas, eran las noches eternas. El temor a la oscuridad tal vez provenga de ese temor a ser devorados.
    Cuando yo era niño, al llegar la noche el padre se dormía y entonces para mí empezaba la "claridad". Desde entonces he amado la noche con locura y cuanto más oscuras más a salvo me siento. ¿Seré vampiro?.
    Me gusta el amanecer, desde luego, pero no seré yo quien despierte el sol, ya hay quien se ocupa de ello.
    Me gustan tus historias.
    Un abrazo.
    P.D. Por cierto me llamo Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, a mí me sucede lo mismo, pero por otras causas que no vienen al caso tratarlas aquí, pero amo la oscuridad, desde muy pequeño. Era extraño, pero si me despertaba y se veía un poco de luz, me asustaba. Ahora ya no me asusta la luz, pero basta que vea un punto de claridad para que no pueda dormir más. En fin... perdona, me puse autorreferencial.
      Me alegra que te gusten las historias, acá siempre eres bienvenido.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  63. heredad y herencia
    somos la continuidad viva
    la misma historia unida
    con un solo horizonte solar

    besitos Humberto
    tu relato inspira!!!
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el trechito de arte, Elisa.
      Un beso grande y buen fin de semana (qué lindo es decir esto).

      Eliminar
  64. Una ficcion muy realista... en según qué años, ésto era el pan de cada día, nunca mejor dicho, porque cuando el padre se largaba, el niño tomaba el relevo, si no, no se comía. La campanilla dejó de parecerle alegre aunque sí le despertó a la vida.

    Buen relato.

    Me alegro de volver a estar por aquí, Humberto, a la buena sombra de tus letras,

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cuando lo escribí imaginé una época pasada, si bien en muchos pueblos del interior, todavía hay calles de tierra y se iluminan las casas con velas y faroles... y los hijos relevan a los padres, desde muy pequeños.
      Y a mí me alegra que vuelvas, siempre.
      Un beso grande.

      Eliminar
  65. Me ha gustado mucho la historia ....ese paso de la niñez a la atapa adulta de un golpe muy bien caracterizado por la inocencia frente a la dura realidad ...un salto de la luz a la oscuridad ...de la luz si alguna vez existió....
    Un relato que entusiasma adentrarse y seguir leyendo algo más....
    Afectuoso saludo
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el amable comentario, Cristina.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  66. Magnífico relato de una historia que se repite en cualquier rincón del planeta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, aunque algunos lo crean lejano...
      Un abrazo, Maripaz.

      Eliminar
  67. Gracias por ser parte de mi blog, será muy grato para mi compartir nuestras letras.
    Felicitaciones por el tuyo es muy interesante.
    Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, nuevamente y bienvenida. Ojalá no perdamos contacto.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  68. Excelente historia....me encantó......un besito y buen fin de semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Camelia.
      Un buen fin de semana para ti también.

      Eliminar
  69. El candor del niño aún no está roto. Veremos cuando pase un tiempo despertando al sol...
    Contrasta la inocencia infantil de la voz narradora con la gravedad de los hechos que cuenta. Creo que ahí reside el gran atractivo de este micro, en ese contraste, en ese mostrar hechos tremendos de manera dulce. Porque las figuras de la madre y de la abuela pesan y son como oráculos que nos hacen temblar cuando emiten el veredicto del futuro de la criatura.
    Abrazos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante comentario, Isabel, muchas gracias.
      Me quedo con lo que dices al final, con ese destaque que haces de los mandatos oraculares de los que, muchas veces, uno no escapa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  70. Un relato que nos lleva a mirar con ojos de niño la realidad durante ese maravilloso tiempo que es la infancia. El despertar suele algo traumático porque como el protagonista de tu relato, llegado el momento nos resistimos a creer, a ver
    Solo la abuela comprende...
    Bello mensaje y como siempre estupendo relato.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo personal, tuve una infancia neutra, no fue ni feliz ni triste, pero allí también hay algo traumático. Perdón por la (autor)referencia, es la segunda vez que me pasa.
      Un beso grande, Katy.

      Eliminar
  71. Llevo un buen rato pensando qué trabajo puede requerir ir en bicicleta y tocar la campanilla antes de que salga el sol, y no se me ocurre. Qué intriga.
    Breve pero intenso. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es muy simple, Rita, el texto lo dice claramente: Despertar al Sol.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  72. La responsabilidad que arrebata la niñez o la adolescencia, esa que de un día para otro te convierte en adulto y hasta que no pasa un tiempo no te das cuenta de lo que la vida te hizo; razones? ... todas valen, desde una precaria subsistencia, hasta las pocas luces de los progenitores o quizás, porque siempre había sido así.
    Impactante la sencillez con la que muestras un hecho que sin duda deja huella en la vida de aquellos que lo han vivido, y lo viven.
    Un beso.
    Bego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay, como bien dices, muchas razones que marcan el pasaje de la niñez a la vida adulta, en algunos casos son tan trágicas que marcan la vida de la persona y puede llegar hasta su descendencia. En fin...
      Muchas gracias por tu opinión, Bego, un beso grande.

      Eliminar
  73. Mientras escuchase la alegre campanilla le quedaba viva la ingenuidad...

    Me metí tanto en el ambiente. Gracias.

    Beso y cafelito. Ya te echaba de menos.












    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy cariñosa, muchas gracias.
      Es el momento más ideal para un cafelito, lo acepto con mucho gusto.
      Un beso grande.

      Eliminar
  74. Humberto, tierno relato. Pero así fue la vida para mucho. Un día estabas jugando en la calle con tus amigos, y al día siguiente te estabas haciéndote cargo de menesteres que no correspondían con la edad que tenias.
    Un cálido abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, Cristina, esperemos que el siglo XXI cambie esas costumbres.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  75. El trabajo de los niños tendria que ser jugar y aprender. Buen relato, un poco duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y leer, leer mucho para tener miles de vida en una sola.
      Una abraçada, Loreto.

      Eliminar
  76. Conmovedor, Humberto. Cómo se nos deslizan las verdades cuando niños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Captamos más verdades de lo que podemos procesar, ese es el gran problema.
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  77. No puede haber mejor trabajo que ese... bueno, quizás el de cantarle nanas a la luna para que se duerma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh... yo prefiero despertar al sol.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  78. Los niños sienten la vida de otra manera, se adaptan ràpido a cualquier situación. Los niños, no por serlo, son tontos. Si les prestáramos más atención, nos sorprenderíamos.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez son más espabilados, no lo dudo.
      Un beso, Ion.

      Eliminar
  79. Magnifica entrada, ¡¡a cuantas personas nos ha pasado, lo de pasar de golpe de la infancia a una vida de adulto sin serlo!! Me queda la incógnita de saber ¿por que el padre tenia mal humor, si despertar al Sol debe de ser muy bello?
    Un abrazo Humberto.
    Conchi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece una frase hecha, pero todo es relativo, puede que para algunos todo represente una maldición, hasta despertar al sol.
      Un fuerte abrazo, Conchi, muchas gracias.

      Eliminar
  80. La humanidad nació niño, ¡Lastima que la inmensa mayoría lo olvidó!
    Bonito relato Humberto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y agrego, la humanidad será anciano, aunque muchos se asusten por ello... y los rechacen.
      Un abrazo y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  81. La mitologia del relato es interesante, los motivos ocultos, la necesidad de proseguir con el rito... Decian que si no se observaban los ritos, el cielo se caeria o el sol no regresaria. La realidad quizas sea algo que podria parecer un dorso grisaceo... pero la campana es suficiente. Hay mucho en este relato, Humberto, es magico y a la vez tan cotidiano que si uno dibujara una luciernaga, seria una pizca de sol volando como un hada.
    Un abrazo, Humberto! ^_^ (disculpa el teclado irlandes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Puedo robarte la parte final de la frase? O puedo decirte que le des más vuelo, pero te lo pedí tantas veces que ya me da un poco de vergüenza.
      Y seguimos metiendo mano a la mitología, siempre se puede encontrar un tesoro no del todo manoseado.
      Un fuerte abrazo, Jorge.

      Eliminar
  82. Bendita inocencia... y qué triste.

    Un abrazo.

    Pd: Nunca imaginé que el timbre de una bicicleta le diese la señal al carro de Helios, está bien saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo aprendí gracias a este relatito... lo del timbre de la bicicleta, digo.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  83. La inocencia de los niños! para él,partida en tres o cuatro palabras. Esta es la vida para muchos de ellos, pero contada con una delicadeza extraordinaria. felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco me decían que ya no sucede, no estoy tan seguro, creo que bien podría decirse que aún es una realidad del siglo XXI.
      Un abrazo, San.

      Eliminar
  84. Muy contundente (y muy bonita) la imagen de la bicicleta, resonando alegre. Qué lástima que este niño vaya a tener que hacerse mayor tan pronto :-(.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, para algunos la niñez es tan corta que no pueden disfrutarla. En fin... gracias por el comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  85. Tú hablas de oscuridad y yo de luz. Y al final ves que no son cosas tan distintas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como muchas otras cosas, son dos caras de la misma moneda.
      Un abrazo, Bea.

      Eliminar
  86. Hola amigo Humberto, fascinante el marcar el tiempo de espera o de conclusión con el sonido del timbre de la bicicleta, espero haber erntendido este entrañable relato, en cualquier caso coincido con otros comentarios en la cuestión de que es un anatema interrumpir drásticamente la infancia a un niño, y entiendo tambien la postura del padre sobremanera, es un placer leer tus relatos amigo, puede que no los comente todos, pero te aseguro que no dejo de leerlos, un abrazo y mi absoluto respeto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo has entendido muy bien, José. Y no te preocupes, tú pasas o comentas cuando puedes, si no, será otra vez. Imagínate que yo casi no consigo visitar ni al 10% de los amigos.
      Mi mayor afecto y muchas gracias.

      Eliminar
  87. Hola. Ningún blog como este si se quiere encontrar un texto que, en pocas lineas, te diga algo, te haga reflexionar, entrenar la inteligencia..jaja.....Genial, Humberto. ¡Qué trabajo tan importante, despertar al sol!..el padre debía ser alguien muy especial, aunque al final, la tarea resultara demasiado para él. Esperemos que el chiquillo, con los años, pudiera decidir su particular forma...de despertar al so.. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy sí que podríamos decir que fue un texto minimalista, y lo hago a pesar de que cada vez estoy más en contra de los textos breves, porque el arte pide alas, pide vuelo.
      Yo creo que sí, que el niño le encontrará el mayor placer a tarea tan maravillosa.
      Un fuerte abrazo, Paqui.

      Eliminar
  88. Inocencia interrumpida…Un duro golpe para despertar de la magia que siente el niño y sentirse adulto antes de tiempo. Tiene la belleza de despertar al sol.
    Tu relato dice mucho, luz y oscuridad llenos de significado.

    Un fuerte abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, Sneyder. Y si algo te dice es porque tú sabes leer muy bien.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  89. Yo ya estoy tan pasado de rosca, que ya ni me acuerdo de la niñez; es más cuando yo nací, creo que no había ni niños para jugar.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has cambiado el clima con tu comentario, es como si hubiera hecho falta y tú lo hubieras notado. Un abrazo y gracias, Rafa.

      Eliminar
  90. un relato comovedor,para quien lo mira con buenos ojos,seguir con una tarea como esa,despertar al sol,algo especial en un niño...y porque no ,en un adulto.
    saludos humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, Horacio, que tiene su lado esperanzador.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  91. Que poco sentido común el de este padre... un auténtico delito de abandono de familia. Ni siquiera inició a su hijo en el interesante oficio de "alumbrar" al mundo. Espero que el progenitor se haya ausentado temporalmente, y por un cometido de fuerza mayor, de lo contrario no se merece ni estar al cuidado de una simple candela . Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sigue después ni yo puedo decirlo, tampoco pensarlo, me gusta dejar ese margen de duda que es casi mejor que la vida real.
      Un fuerte abrazo amigo... ¿Wilfredo? Jaja.

      Eliminar
  92. Cuando la oscuridad me rodeé esperaré anhelante el tintineo de la campanilla, le invitaré a tortas fritas mientras una suave luz nos resbala por la espalda.
    Casi puedo sentir el aroma del café.
    Humberto :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me dejen fuera, yo también quiero tortas fritas y café.
      Un beso muy grande, Ishtar.

      Eliminar
  93. Muchos lo han dicho y yo quiero destacarlo, en unas breves líneas dices TODO, uno puede imaginarse la vida de los personajes como si fuera una novela, es grandioso.

    Un blog de lujo.
    Un abrazo admirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como un concentrado de sopa, o de tuco, o de...
      Muchas gracias ER, el lujo es tener lectores como tú y toda esta gente maravillosa, me siento muy honrado, de corazón.
      Un beso.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?