21 de octubre de 2014

La frontera


Desde hacía más de dos siglos que solo me levantaba para ir hasta la cocina a prepararme algo para comer o cuando necesitaba ir al baño, nada más, ni siquiera me acostaba en una cama, pues mi cama, mi habitación, mi casa y todo mi mundo era una silla de mimbre en la que me sentaba. Sin embargo, una mañana algo me hizo ver que mi vida se había vuelto demasiado rutinaria, me pareció que en otro lugar debía haber una existencia muy diferente -y sin dudas mejor-, entendí que había llegado el momento de ponerme de pie y comenzar a caminar, pero no quería ir a cualquier sitio, mi ilusión era llegar hasta la frontera y luego -muy lentamente- cruzarla, entrar en ese país en el que vivían unos seres a los que llamaban Los Otros. Intuí que el viaje sería largo, pero no me importaba, tenía tiempo y quería andar. Guardé algunas cosas indispensables en la mochila e inicié la aventura. Entonces caminé sin detenerme, sí, caminé durante días enteros, pero los días también trajeron noches que eran frías y duraban muy poco. Con las décadas, esos días enteros y esas noches frías que duraban muy poco se fueron confundiendo, mezclándose tanto entre sí que todo se volvió una tarde continua e insulsa. Y aunque no divisara la frontera yo seguía marchando porque quería llegar, por suerte mis pasos iban quedando grabados en la tierra, a veces llenándose con el agua que la lluvia derramaba cada tanto, agua que servía de hogar a los renacuajos. En mi trayectoria, subí montañas, atravesé valles, eludí hondonadas, hasta que una tarde descubrí unas huellas secas que ahuecaban el camino, huellas ancestrales de cuando los días eran enteros y las noches eran frías y duraban muy poco, de cuando aún las tardes no se habían vuelto eternas. Entonces comprendí que por fin había llegado a la frontera, donde, unos metros más allá, me esperaba la silla de mimbre, ahora desvencijada.


Este relato originariamente lo escribí junto con una de las mejores escritoras que conocí a través de este medio, quien decidió dejar (ojalá que por poco tiempo) su actividad literaria. El texto está bastante modificado, ¡perdón por el atrevimiento Sonia!

317 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Yesterday”. Me sorprendió que, después de mucho tiempo, volviera a aparecer gente que creyera que lo que escribo se trata de realidades. Una cosa es un chisme, otra cosa es un chisme inventado, pero algo muy diferente es la ficción de un chisme.

    Quiero contarles que estoy en pleno proceso de escritura, selección y corrección de material para un nuevo libro, lo cual me tiene bastante alejado de todas las demás actividades, pero feliz.

    Un fuerte abrazo a todos y muchas gracias por ser siempre tan amables conmigo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exitos tambien con este nuevo libro,vengo de lo de Katy y Cantares y creo que tambien de lo de Sara.
      Saludos

      Eliminar
    2. Sí, toda gente que quiero mucho, yo también te vi por allí, bienvenida, Abuela Ciber, y muchas gracias por tus deseos.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Tenemos suerte que el planeta sea circular, siempre nos esperará una silla desvencijada, al final del círculo
    Si no es una silla al menos, nos esperará un pasado, o un recuerdo, o una historia...
    Un abrazo, MI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía no constaté que fuera circular, pero ya oí a muchos que dices que es efectivamente así, como una gran pelota de tenis azul, en ese caso, es bueno que exista, al menos, una silla donde descansar los pies después de tanta caminata.
      Un fuerte abrazo, MI.

      Eliminar
  3. Este por fortuna o despecho, vaya usted a saber, no consumó el paradigma del caminante. Ni tan siquiera 'hizo camino al andar'.
    El surrealismo acababa de ver la luz sin paso fronterizo... Muy bueno, Humberto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que, a su forma, hizo camino al andar, que todos lo hacemos, aunque no siempre dejemos huellas... es una pena.
      Un beso muy grande, Pilar.

      Eliminar
  4. Afortunadamente, mi silla siempre me espera al final de la órbita por una estrella, de una galaxía que no es mi casa, pero sí mi vida.

    El retorno, a través de ese viaje infinito. Me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que tienes varios universos como vida, eso me alegra, me emociona y me une a ti, como te dije una vez: cómo no amar a quien ama las letras.
      Y retorno a mi casa, con pasos muy cortos.
      Un beso, Albada.

      Eliminar
  5. Me gustó mucho tu texto. Me hizo recordar muchas cosas esa silla de mimbre. De hecho, el mimbre me recuerda cosas de mi niñez, y convoca (en lo personal) soledad, ignoro la razón.

    Saludos hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus razones tendrás, Ricardo, y como tuyas, íntimas. Me alegra que te haya "resonado" en algún aspecto.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias,

      Eliminar
  6. Me gustan esos relatos que podrían llamarse circulares, esos en los que el tesoro que se salió a buscar por tierras lejanas resultó estaba enterrado en la cocina. Sea tal vez que la vida misma sea eso, un transitar en círculos para aprender lo que ya se sabía, para llegar al mismo lugar desde el que se partió.
    "No hay cosa que no sea una letra silenciosa
    de la eterna escritura indescifrable
    cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja
    de su casa ya ha vuelto
    Nuestra vida es la senda futura y recorrida..."
    escribió el gran Jorge Luis.
    En resumen, me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que son circulares, Rick, en este caso yo diría "vergonzosamente circular", pero el eterno retorno me puede, a veces quiero dejar ironías y frases capciosas de lado para centrarme en un texto que diga nada más que lo que dice.
      Gracias por Borges, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Al inicio me hiciste recordar mucho a Forrest Gump, con esas ganas súbitas de salir de la silla, de ir más allá, de cruzar fronteras...
    Luego sólo he pensado en lo "redondo" de la Tierra; y el destino, que no es otra cosa si no lo que nosotros mismos vamos tejiendo y enredando... (según mi visión, claro, que ese tema ya es otro...)

    Un gustote volver a leerte!
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Caminante es una figura mítica, esencial, así que nos trae recuerdos de muchos caminantes, entre ellos, el muy famoso Forrest Gump.
      Lo del destino es muy particular, en mi caso, a veces pienso que ya está escrito, en otras, que lo voy escribiendo mientras vivo, pero siempre se trata de escribir.
      Un fuerte abrazo, Nicky.

      Eliminar
  8. El eterno retorno... caminó , caminó y caminó, sin darse cuenta que podía llegar al mismo sitio.
    Me gustó mucho este texto. Encierra eso que me gusta, imaginar cuantas cosas hay encerradas y dicen mucho más del texto que lo propiamente dicho.

    Un abrazo mi estimado amigo HD.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fue Oscar Wilde quien dijo que el nivel de profundidad que le busquemos a un texto corre por cuenta y riesgos propios del lector, creo que es bueno (de vez en cuando, solo de vez en cuando) escribir un relatito que se entienda de la manera más simple, pero que, sin embargo, si nos metemos más, se encuentren otros significados.
      Me has hecho pensar en una frase muy simple: "Yo te amo", la cantidad de significados que pueden sacarse de ella.
      Un fuerte abrazo, Carlos.
      (Todavía sigo sin internet, van 16 días)

      Eliminar
  9. Tremendo amigo! Tus relatos siempre desconcertantes desde que empiezan y hasta el final.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, Fernando.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. La imagen del hombre que busca su camino es muy fuerte para mi porque me toca en lo personal, me parece que siempre se busca lo que se encuentra y a veces pasa despues de mucho tiempo, de mucho andar.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que lo importante es buscar, yo creo que lo importante es encontrarlo, qué embromar...
      Muchas gracias, Fede, un abrazo.

      Eliminar
  11. Me gusta leerte, pero durante tanto tiempo comenté y sentí que solo yo sabía que había opinado que dejpe de venir
    Este cuento me encantó
    saludos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No terminé de entenderte, Ana. Yo le respondo a cada persona que viene, y le respondo de manera personal. Tal vez no puedo retribuir la visita, a veces pasan meses hasta que doy toda una vuelta y llego a cierto blog, es todo muy complejo con tantos amigos. Ahora bien, si se trata de otra cosa, yo te aseguro que no solo tú sabías que habías comentado, yo también lo sabía... y me arriesgo a decirte que muchos más.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  12. El viaje interior de uno mismo a veces no lleva a ninguna parte si no se abren ventanas al mundo. No basta caminar y caminar, dar vueltas y vueltas como la tierra al sol. La elíptica también existe. Me has puesto a filosofar y esto abre horizontes, porque el que busca siempre encuentra.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que busca encuentra, aunque muchas veces no sepamos exactamente qué, más de una vez me encontré con monstruos o flores que no pensé que estaban en mi camino, pero fue solo porque me decidí a moverme que me topé con ellos.
      Un beso muy grande, Katy.

      Eliminar
  13. Me acostumbré tanto a leer textos tuyos con tantos guiños y trampas que me sorprende haber entendido todo apenas lo lei. Creo que lo entendí, y me encanto.
    Eres un caldero lleno de talento, felicitaciones. También para Sonia ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hago trampas... son solo guiños e ironías, pero no estoy tan seguro de que aquí no las haya, léelo de nuevo, mira si...
      Un beso, Estrella.

      Eliminar
  14. De alguna forma siempre se regresa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, en lo físico o en lo mental, allí volvemos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Bonito homeneje a Sonia.
    Como siempre atrapan tus letras Humberto.

    Enhorabuena,Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ser siempre tan amable, Azzul.
      Un beso grande.

      Eliminar
  16. PD, la silla de mimbre tal vez no tuviera tantas ganas de viajar como ese protagonista tan aventurero...
    Habra que preguntárselo... a ...( a quien ?, a los otros?)

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general a las sillas no les gusta mucho trasladarse, son así de aquerenciadas. ;)

      Eliminar
    2. Es que sn unas vagas.
      Están todo el día sentadas...

      Un beso.

      Eliminar
    3. ( azzul),

      Un saludo desde aquí.
      :)

      Eliminar
    4. Muy vagas, Azzul...
      Más besos.

      Eliminar
  17. Nos vamos y volvemos pero seguimos en el mismo camino.
    Que tus escritos se iluminen con buenas publicaciones, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, pero mucho más por tus buenos deseos Mari.
      Un beso grande.

      Eliminar
  18. Al final volvemos al sitio de donde partimos.


    Suerte con el nuevo libro Humberto

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué sucede cuando nos olvidamos de dónde partimos? Es una pregunta retórica, no importa.
      Muchas gracias por los deseos, Malque, el libro está en proceso, así que aplico tus deseos al proceso de selección de textos.
      Un beso grande.

      Eliminar
  19. A mi me recordó textos de Kafka, sobre viajes interminables, tan lejanos que no alcanza una vida para terminarlos.
    Me pareció curioso lo de viajar durante decadas para llegar al lugar al principio del viaje.

    Y si tu textos parecen reales, es que manejas bien el tema de lo verosimil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si décadas, pero yo estuve como cuatro siglos fuera de mi lugar, me costó volver, Demiurgo, te lo aseguro.
      No deberían creerme tanto ;)
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  20. Precioso relato ... Hace reflexionar ... Muchas veces lo que deseamos o anhelamos està ahí mismo y no sabemos verlo con claridad
    Gracias Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo el que tiene que agradecerte, Sara.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  21. Acabo de recibir tu aviso en mi correo... Llego, dejando mi silla de mimbre.
    Llego, miro y pienso que he de volver.. cuando esté algo más lúcida.
    La vida es puñetera a veces, y no deja que nos movamos de nuestra silla.

    Muxuak eta besarkada erraldoiak, Humberto!
    ;)

    Me alegra mucho saber que estás recopilando material para deleitarnos con otro libro. Ánimo, maestro!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ven cuando quieras o cuando puedas, este será siempre tu lugar, y también estás en mi corazón.
      Vamos a tratar de que el libro sea mejor que el anterior.
      Musu asko, maitea.

      Eliminar
  22. Sentí que era un viaje circular, excelente el texto, un abrazo Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y claro que fue circular, pero no exacto. Ojalá me entiendas.
      Un abrazo fuerte, Carmen.

      Eliminar
  23. Éxito por esos libros que están por nacer....
    Seguí ese recorrido , obscuro , lodasales , noches sin dormir ....tenía que llegar a los Otros ....que esperaba ver ? ...o encontrar ?.....sería mi soledad encadenada a una silla ...de lo que quería inconscientemente huir ?.....Nunca llegué ....sólo fue una vuelta de un sueño pareciera ....le silla de mimbre fué lo unico que encontré....
    Me habría gustado conocer a los Otros ....y poder abrir mis propias fronteras
    Excelente relato, motivador, me involucra en su pasar.
    Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas preguntas, Cristina, te aseguro que yo no podría responder ni la mitad, pero me gusta que asumas la 1° persona y te involucres en el relato.
      Gracias por los deseos, aún está en pañales, pero ya nació.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Excelente trabajo, el círculo se cierra tontería es bregar.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto qué sucede con las personas que no volvieron a encontrarse en algún momento, en algún lugar.
      Un beso muy grande, Tracy.

      Eliminar
  25. LA VIDA, SIEMPRE EN SINFÍN.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una Banda de Moebius, propiamente.
      Un abrazo y muchas gracias, ReltiH.

      Eliminar
  26. Humberto Me gustó mucho este relato es la vida misma Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José Ramón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Dib:
    El eterno retorno. Pero, mientras, durante el camino, hemos vivido, hemos visto cosas,hemos experimentado, hemos gozado,hemos sufrido. La silla de mimbre ya nunca más será la misma. La veremos con otros ojos. Nos levantamos hartos y llegamos deseosos a sentarnos. Hemos vivido. Ojalá,vivamos.
    Salu2 de mimbre, Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Diego, ojalá vivamos... y agrego algo, ojalá vivamos para conocernos en persona, porque el nuevo libro también se va conmigo para España.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  28. Todo un mundo de fantasias y de aventuras, tan lejano y tan cercano.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos tiempos que corren, a veces, no hay nada más alejado que nosotros mismos, hasta un desconocido está más próximo de nuestro afecto.
      Un fuerte abrazo, Paco.

      Eliminar
  29. Hola Humberto , un msgnifico relato., me a gustado mucho..... Sabes amedida que iba leyendo , me hizo recordar cuando a « Fores gum » le dio por correr por medio mundo para llegar al final al mismo sitio .
    Despues de estar un mes y 4 dias ingresada me a gustado encontrarme con este interesante relato , besos de tu amiga flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Flor, no sabía que estuviste ingresada, ojalá que te hayas recuperado totalmente, te lo deseo de todo corazón.
      Muchas gracias por tus palabras en este blog.
      Un beso grande.

      Eliminar
  30. "“Dicen que uno siempre vuelve a los sitios en los que fue feliz.” No? No, aqui creo que no fue por eso. Podia dizer que foi porque a Terra é redonda. Também não. Penso que por vezes por muito que se busque para encontrar algo que por vezes nem se sabe muito bem o que é, mas tentamos. Se não encontramos temos que ter a coragem de regressar ao ponto de partida. Mas tudo será diferente.
    Gostei muito do texto com a pintura a condizer. Sabe de quem é??

    Beijinhos <3 <3
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adorei sua reflexão minha querida, concordo com você, não temos que sentir vergonha por regressar quando o que amamos ficou atrás.
      Depois te conto do pintor, agora estou respondendo rapidinho desde um bar,
      Muitos beijos, minha querida.

      Eliminar
    2. Chama-se Stephen Koek-Koek, foi um pintor inglês-argentino, já faleceu, mas foi muito importante, o quadro se chama (logo) "El caminante".
      Mais beijos.

      Eliminar
    3. Não nos devemos envergonhar das nossas opções.
      Vou-me informar melhor sobre o pintor. Obrigada.
      Mais beijos!

      Eliminar
  31. Hermoso......... a la vuelta de la esquina, dicen, esta lo que se busca cuando sabemos llegar o por lo menos hacemos el intento...........muy bueno

    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya salgo para la esquina.
      Muchas gracias, Leonor.

      Eliminar
  32. Esta vez has apuntado al sentimiento, al corazón. Deberías explotar mucho mas esta veta, te sienta muy bien, no digo que mejor que los cuentos sarcásticos que son tu especialidad, pero estos llegan al alma.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sabrina, trato de subir un poco de todo, pero no todos gustan por igual. Sea como fuere, siempre vuelvo a lo que más me atrapa, que son los relatos con muchas vueltas y caminos laterales.
      Un beso grande y gracias por venir.

      Eliminar
    2. Entonces si te gustan los caminos laterales no podrías ser el personaje de tu cuento...!!

      Eliminar
    3. Pensándolo desde ese punto de vista, seguramente que no, no me gusta volver al punto de partida, pero a veces es necesario. Un tema muy largo.
      Más besos.

      Eliminar
  33. Me hace pensar en que, por más vuelta que demos, siempre regresamos a aquel lugar donde nos sentimos a gusto. También me hizo recordar a mi perra, Daira (que hace un par de años dejó de mover la cola...) cuando cada noche, como rutina obligada, daba vueltas y vueltas sólo para echarse en el mismo lugar de siempre. En fin; a mi me gusta "mi silla de mimbre" y confieso que me da temor -y pereza- cruzar la frontera.
    Excelente como siempre, Dib.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo trato de cruzar mi frontera personal, pues hace tiempo me di cuenta de que son las peores, las que nos colocamos a nosotros mismos.
      Un beso grande, Laura, muchas gracias.

      Eliminar
  34. La lectura que me aparece es de alguien que regresa, y cuando regresamos nada está igual.
    También ésto nos hace pensar que mirar hacia atrás lo puede convertir a uno en estatua de sal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O podemos matar lo que amamos, como le paso a Orfeo.
      Un fuerte abrazo, querido amigo Carlos.

      Eliminar
  35. Durante tiempo crees que avanzas, es más te lo propones y decididamente pisas con más fuerza para llegar a esa meta , si hay otros que lo consiguieron ¿por qué tu no? y continúas día tras noche en ese camino que a veces es empinado y otras llano y de pronto ves que no te movisté del mismo sitio, ahora eres unas decadas mayor y aún no llegasté y puede no llegues nunca por muy harto que estes de una vida estancada o tal vez no importe que no llegues si tu te sientes mejor.
    Los pasos de la vida día tras día te hacen perder mucho la cordura. Actualmente estoy pasando por un tiempo en que no se ubicar tiempo, lugar y tardo "en acordarme de mi", cuando por fin creo saber lo que tengo delante de mi tampoco estoy segura si eso es cierto, incluso los sueño parecen más reales que el conocimiento de estar despierto, tu historia me hace cosquillas en mi mente y me río de mi.
    Humberto como siempre un placer escucharte, este en ese lugar que ignoro donde se encuentra.

    Besos muchos,


    tRamos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida real es muy dificil, por eso muchas veces nos hace perder la cordura, pero cada tanto aparecen oasis (mas chicos, mas grandes) que nos hacer ver que todo vale la pena. Cuando estamos atravesando un momento duro lo bueno es saber que no sera eterno, que todo puede mejorar.
      Este es tu espacio y es el mio tambien, aqui podemos encontrarnos.
      Perdon por la falta de tildes, pero estoy escribiendo con un teclado muy precario.
      Un beso enorme, querida tRamos.

      Eliminar
    2. Te dejo este magnifico homenaje e igual encuentras la relación que encuentro con tu narración, no siendo así tampoco es importante, lo significativo es que un relato quede en la memoria y la cantidad de asociaciones que luego puedes encontrar.

      https://www.youtube.com/watch?v=Ei0ThYOY0_4

      Ah lo más importante dices que vendras con tu nuevo libro eso es un lujo muy grande.

      Besos

      Eliminar
    3. Una magnífica canción para acompañar a un genio.
      Las relaciones son las tuyas, las de todos.
      Muchas gracias por el vídeo, tRamos querida.

      Eliminar
  36. Algunas veces hay gente que se atreve a despegarse de su silla ergonómica, apagar la PC o dejarla en standby y salir a tomar aire fresco, inclusive caminar por la calle. Los más osados tomar un transporte público. Algunos mitos urbanos hablan de lugares donde hay pájaros de metal que engullen gente. A mi de mi silla me sacan varias cosas, una tiene que ver con los bueyes. Y cuanto a tu disculpa con Sonia y relacionado con el texto: La que se fue de Sevilla...Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que te referis a eso que tira mas que una junta de bueyes, es una muy buena razon.
      En la epoca de este hombre no habia pajaros metalicos, pero pronto surcarian el cielo.
      Sonia no es de Sevilla, pero pegaste en el palo ;)
      Un abrazo, Ato.

      Eliminar
  37. Magnífico, Humberto. Una persona afortunada, por otra parte, ya que al final estaba la silla...Podría no haber encontrado nada, como la mayoría de los seres humanos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto, siempre se puede estar peor.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  38. Veo que más o menos coincidimos con los comentarios. En un buen texto con doble interpretación que me hizo pensar, porque al principio me vino la idea de esas personas sin techo que pierden la orientación de la vida, que se fuerzan a ignorar su origen, su vida, su idiosincrasia, su todo y se quedan como alelados en una especie de niebla, generalmente etílica.
    Luego pensé en la cantidad de gente de a pie que se siente igual que tu protagonista pero se avergüenza de mostrarlo abiertamente.
    Luego me irrité pensando en los políticos, gobernantes o grandes fortunas, porque viven así, aunque anden y anden, su fortuna hecha sin remordimientos les espera, no ven más allá de su ensoñación grata, mefasta para los demás por otro lado...

    Y así volví a mi silla de mimbre.

    Un cafelito y mis gracias por el estímulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas visto esas dos interpretaciones, pues esa era mi intención, bueno, también hay una tercera, pero esa es muy personal, un guiño a mí mismo, digamos.
      Gracias por el cafelito, voy a disfrutarlo.
      Un beso grande.

      Eliminar

  39. En tu novela encantadora por fin no encontraste al otro ?
    Ficcion por el gran comunicante que eres.

    "Voyage autour de ma chambre" Xavier de Maistre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mis libros y también en los demás escritores he encontrado a muchos Otros.
      Gracias por la bella frase de Xavier.
      Un beso grande.

      Eliminar
  40. Escribir en conjunto con otro autor es una dificultad añadida a lo escrito, yo lo he hecho un par de veces. Debo decir que me ha gustado. Hay que darse cuenta de una curiosidad, cuando hablamos de fronteras queremos hablar de límites, de cierres, sin embargo este relato habla de aperturas.
    Un abrazo, Humberto.
    Sete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo hice varias veces, siempre salieron textos muy productivos, principalmente porque me sacan de mi propio lugar, me desorientan y eso me gusta.
      Claro que habla de aperturas, no todos lo ven.
      Un beso grande, Sete.

      Eliminar
  41. Interesante narración, como no, escrita por uno de los mejores escritores de nuestro tiempo con una prodigiosa imaginación que nos hace disfrutar de su lectura. El argumento (de libre interpretación) me hace pensar que después de caminar y caminar, atravesar fronteras rutinarias… al final uno siempre encuentra lo mismo, la cotidianidad y, el inexorable paso del tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que eres exagerado, pero acepto esa exageración nacida del cariño, José. Muchas gracias.
      Te mando un abrazo muy afectuoso.

      Eliminar
  42. Estoy algo confusa porque por un lado tiendo a pensar que dio toda la vuelta para volver al principio. Algo así como "como en casa, en ningún sitio" pero por otro me da por pensar que realmente pasó a otro plano de existencia. No sé. Rayadas mías. Jajajaja. Sea como fuere, me ha encantado el relato, como siempre. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no podría ser que hubieran ocurrido ambas cosas? Recuerda que en la Literatura todo puede pasar... como en la vida real.
      Un besote, Álter.

      Eliminar
  43. Magnífica narración circular. Admiro tus dotes narrativas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Antorelo.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  44. Buscando a los otros encontró fantasmas, o sombras, o nada... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrar nada no es lo mismo que no encontrar nada, ¿no te parece?
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  45. Respuestas
    1. Vielen Dank, Ich mag, dass Sie gern.
      Einen dicken Kuss, Bea.

      Eliminar
  46. De una u otra manera casi siempre volvemos al pasado, quizás para intentar cambiar aquello que pudo ser y no fue, y por supuesto no lo será.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro del abanico de las cosas que pudieron no ser, una más ya no nos afecta, creo.
      Un abrazo y muchas gracias, Rafa.

      Eliminar
  47. Humberto, impecable como siempre tus relatos.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roberto.
      Te mando un abrazo fuerte, también.

      Eliminar
  48. Un maravilloso relato que me ha encantado. Esas fronteras que uno mismo se pone por cualquier razón. Unas veces por pereza y otras por un miedo de cualquier tipo.
    Me gusto mucho leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, Elda.
      Me alegra que hayas visto la faceta de colocarse las propias fronteras, porque básicamente se trata de eso.
      Un abrazo y muchas gracias,

      Eliminar
  49. Lo mires como lo mires, en la frontera está el principio y el final. Ahora cada uno verlo según las circunstancias de su vida.
    Un maravilloso y profundo relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus tiempos, pero también depende de cómo y cuánto podamos ver.
      Muchas gracias por tu opinión, José Manuel.

      Eliminar
  50. Yo solamente sé de una frontera que por ahora no quiero ni siquiera vislumbrar. Lo demás son solo bardas que se pueden saltar o bordear.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sé a qué te refieres, espero que esté bien lejos, yo ni la diviso.
      Un fuerte abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  51. Llegar a esa frontera es el gran paso para encontrar nuestra silla de mimbre. Tan sorprendente como maravilloso. Toda mi admiración, Humberto. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos se dan cuenta, o no se dan cuenta en el momento indicado...
      Un fuerte abrazo, Alfredo, y muchas gracias.

      Eliminar
  52. Gracias por tu tiempo,lo valoro
    Con un poco de jardin y fondo basta pero..... todo tiene su momento.
    Ahora al igual que mis hijos estas en plena etapa de produccion y siembra,de metas,ideas,proyectos......mis deseos es que todo sea para bien tuyo y de tus seres queridos.
    Tiempo vendra,el de la cosecha,algun dia la serenidad primara y los frutos de hoy cosecharas, deseo sean buenisimos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy el agradecido, Abuela Ciber.
      Voy a tomar en cuenta tus palabras, no lo dudes.
      Más abrazos.

      Eliminar
  53. Es importante poner todo el empeño en buscar lo que necesitas para sentirte bien, aunque el viaje sea largo y se haga pesado. Bien por tu protagonista, aunque después retornara a el sitio de partida, pero lo vivido en ese caminar seguro que jamás lo olvidará.

    Me gustaría que cuando vengas a España trajeras ese libro que estás escribiendo, estoy segura de que estará interesante de leer.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un protagonista valiente, otro se habría quedado sentado y se habría "desvencijado" junto con la silla de mimbre.
      En relación con el libro, si todo va bien, también voy a presentarlo en España, como el anterior, pero esta vez me voy a tomar más tiempo y voy a visitar más ciudades, lo de "La comodidad" fue demoledor en tan poco tiempo. Y... yo creo, que el nuevo va a estar mucho mejor.
      Un beso grande, María Rosa.

      Eliminar
  54. Echó a andar con la determinación de llegar a alguna parte para darse cuenta de que al final del camino no había nada, para darse cuenta de que era el reflejo de una vieja silla de mimbre desvencijada.

    Interesante y triste historia. Mucha suerte con tu nuevo libro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si por una vieja silla de mimbre desvencijada, pero yo me he puesto de pie y he andado por el mundo tras lo que me parecía lo mejor, muchas veces lo era, otras no, pero así es la vida, y me gusta que sea así.
      Muchas gracias por tu deseo, Angie.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  55. Si el destino esta escrito, escribimos nosotros sobre las letras, si no lo esta, escribimos unas letras que se esfuman en nuestra libertad. En cualquier caso no parece muy relevante (y lo puede ser absolutamente tambien) y, al fin y al cabo, la pregunta por uno mismo tambien es circular, como la libertad o el destino. Descubrir lo que siempre hemos sido es como levantarse para sentarse, como sentarse para levantarse. Ambos lados de una frontera desaparecen cuando deja de haber una linea ilusoria entre ellos, no? Gracias por hacerme pensar, para estas cosas casi es mejor dejar que las palabras se deslicen ellas solas que intentar imponerles un hueco...
    Un abrazote, Humberto! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije más arriba, hay épocas en las que creo que todo está escrito, otras en las que me parece que escribimos en la medida en que andamos, pero siempre está relacionado con escribir, con dejar que las letras cumplan su objetivo... que todavía no lo descubrí, pero no pierdo esperanza.
      Un fuerte abrazo, Jorge, muchas gracias.

      Eliminar
  56. Fucking Blogger!!! Escribí y zas! desapareció el comment!!! Te decía que es genial leerte en mi break de trabajo. Es como sacar un boleto y pasear por la historia. Andar caminando con el prota y llegado un momento no reconocer la diferencia entre el día y la noche, o si el cielo está arriba o por debajo de los pies. No sabés cuánto te agradezco que este tío se haya animado a caminar, sin importar el resultado. Ya sé que el pretendía algo, pero creo que descubrir su desvencijada silla tiene que haber sido todo un aprendizaje.
    Me mata de curiosidad tu libro... Y voy a tener que hincharte y llamarte, nomás...
    ;-) Big hug for you, my dear!!! xxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no está mal pretender, no le quita valor a su caminata, yo creo que todos tenemos una pretensión al hacer cualquier cosa, lo que sucede es que, a veces, esa pretensión es demasiado banal, o peor, demasiado obvia, entonces pierde un poco de valor.
      Y sí, vas a tener que llamarme o hablar por Skype, mejor, porque se terminó mi relación con telecentro, es decir, con el TE fijo.
      A big kiss, my Dearest.

      Eliminar
  57. Siempre volvemos al mismo sitio, nos mueven las inquietudes y el burlar a la rutina, y vaya si lo conseguimos al contemplar que, llegando a "la frontera", ya nada está igual.
    Desvencijado y hermoso, así es este nuestro hogar.
    Un abrazo de muchísimo cariño y ánimo en tu nuevo libro. Eres grande mi querido Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, querida Raque, pero más por tus deseos, trataré de no decepcionar ;)
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  58. Es mágico, onírico, hermoso,
    Me ha encantado leerlo, gracias.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Barrincoia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  59. Son siempre sinuosos los caminos por los que nos lleva tu pluma Humberto, felicitaciones amigo, siempre nos haces reflexionar. Pienso que las fronteras, los límites, están siempre en nuestra mente, hay situaciones extremas que nos pueden haber llevado a permanecer encerrados en ella, y, tengamos la seguridad de que cuesta mucho salir y dar un mínimo paso. Aunque sea el necesario para llegar a nuestro lugar anterior, en contacto con el mundo de los otros que alguna vez fue el nuestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún otro lugar peor que en nuestras cabezas, es verdad, Migue.
      Muchas gracias por tus palabras siempre amables, Migue.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  60. Después de tanto comentarios resulta difícil no repetir lo que han dicho. Pero estimado amigo, me sigues sorprendiendo y disfruto nueva entrega tuya.
    Me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo disfruto de tus vistas y palabras, Luis.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  61. Al leer esta presentación , me deja la idea que apreciamos nuestro entorno
    cuando nos alejamos de el....es como la pintura , que la vemos de lejos
    pero en realidad , somos nosotros mismos..
    Muy filosófico , me agrada !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó tu forma de entender este texto, Eva: alejarse para ver con mejor panorama.
      Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  62. Salimos al mundo con el deseo viajar y descubrir lo diferente, pero pronto el cansancio y la monotonía del camino rutinario nos hace añorar encontrar la señal que nos lleve de regreso al hogar, y a veces ese hogar ya no es como antes.

    NA: Es como cuando estás largo tiempo fuera de casa de vacaciones nómadas y deseas volver para descansar. O cuando te alejas de los amigos y tiempo después de volar con otros te das cuenta que los añoras y decides volver con ellos, pero ya no es lo mismo, ellos tienen otra vida en la que ya no encajas.

    Me gustó el relato.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada es como antes, pero a veces cuesta tanto entenderlo. Yo soy de los que apuntan todo el tiempo al cambio, en eso le doy la derecha a Heráclito.
      Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  63. Hola Humberto, está muy bien tu relato, me gusta la idea de que la gente cruce fronteras para saber que existen los demás.
    Un abrazo-

    Amapola Azzul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que tienes diferentes personalidades, pero en todas está el cariño de Amapola Azzul.
      Un beso.

      Eliminar
  64. Maravillosa imagen esa de la silla de mimbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel Ángel, eres muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  65. Es importante caminar, por donde nunca nadie antes haya caminado. Y dejar las marcas de nuestro pasos, para los demás...
    Humberto, un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A alguien les servirán, me gusta que destaques eso.
      Un beso, Cristina.

      Eliminar
  66. Como en una bicicleta, sólo moviéndonos siempre evitamos la caída (en un mortal aburrimiento).

    Abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un corredor como vos puede hablar mucho de caminos, Rob, no lo dudo.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  67. para descubrir el sentido no hace falta moverse en distancias físicas y materiales
    solo basta con echar a andar la imaginación

    buen trabajo Humberto, reflexivo relato

    pd
    la idea de mi comentario tiene relación con el diálogo entre las gárgolas de mi blog
    y que sincrónicamente tu relato lo deja más que claro
    enhorabuena !!!

    mil gracias por tu huella en Donde Perderse
    (es el único blog abierto)
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente siempre suele confundir la distancia espacial con la espiritual, por decirlo de alguna forma, ¿cuántos han hecho miles de kilómetros para escapar de un amor que está enterrado en el propio pecho?
      Ahora lo sé... solo Donde Perderse.
      Un beso grande, Elisa.

      Eliminar
  68. Es un relato que hace pensar como todos los tuyos.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdon, abrazos.

      Facu.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu comentario, Facu.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias a ti Humberto.
      Facu de nuevo, ja.

      Eliminar
  69. Caminar para avanzar, siempre con mucha ilusión para estar atentos a las huellas por otros dejadas y marcar las nuestras, por si les pudieran servir a alguien.
    Profundo texto .
    Si me lo permites Humberto, me quedo por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Armando.
      Y claro que te lo permito, es todo un honor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  70. Un buen texto que da pie a tantas interpretaciones como imaginación del lector.

    Sería pobre pensar sólo en que así es la existencia, caminar, luchar por encontrar la senda correcta y llegar siempre al punto de partida, dejando en el tiempo sólo la huella de nuestro paso..... sí, muy pobre pensar eso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada cual lleva su vida como puede, y también se hace su propia película, algunos están quietos creyendo que avanzan y otros corren creyendo que escapan.
      Un beso grande y muchas gracias.

      Eliminar
  71. Hola Humberto, podíamos fundir tu prosa y mi poesía y el complemento sería acorde dado que en ambos casos surtamos los caminos que el latido se predispone a realizar con todo el ansia y la inquietud de alcanzar la meta que conduce al origen..., sorteando las dificultades inherentes... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan esas asociaciones de prosa y poesía, principalmente porque yo soy incapaz con la poesía, así aprendo algo.
      Muchas gracias por tu comentario, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  72. La irresistible atracción por la frontera, lo otro, lo distinto... para llegar al mismo sitio. Todo es como una espiral que era el símbolo sagrado de los laietans, los primitivos habitantes de Barcelona y desde esta ciudad te envío un abrazo.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me interesó lo de los laietans, Borgo, no sabía de ellos, y mira que fui varias veces a Barcelona.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  73. Encantada por tu comento...muy lindo..
    Yo soy felis ,muy felis de tu escripçion en mi blog, yo le hice la misma cosa..
    Muchas graçias y desculpame por mi idioma porque non intiendo muy bien l'espagnil!
    Besitos!
    Yo e salvato tu blog entre mi preferidos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, Nella, bienvenida, se te entiende perfectamente, no te preocupes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  74. Maldito sea el tiempo que puede convertir la mayor de las aventuras en rutina.
    Muy bueno Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo, una materia para hablar (o escribir) por... ¿horas?
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  75. Después de tan largo viaje, la tierra la habían heredado los simios, tanto nadar para ir a morir a la orilla... en cierto modo es como el "principio de incertidumbre", no podemos saber lo que ocurre en nuestro periplo y al mismo tiempo conocer como sigue lo que dejamos atrás... es una de las tragedias de la vida, cambiamos mientras todo permanece igual o viceversa. Interesante querido Humberto.
    Un abrazo.
    Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado que hayas nombrado el "principio de incertidumbre", desde hace un año mi libro de cabecera es "La rebelión de las formas", de Jorge Wagensberg, no sé si lo conoces.
      Muchas gracias por tu opinión, Carlos, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  76. Mi querido Humberto!!!
    Sinceramente, me has hecho llorar, no sé si porque esperaba un final feliz o una puerta abierta a la esperanza, pero llegar al mismo lugar del que partió, es tan triste, tanto caminar por el mundo, tantas ilusiones y sueños...para volver a su ya vieja silla.
    Quieres decir que no es posible cambiar, abrirse a nuevos horizontes, que no merece la pena intentarlo, que los sueños, son escollos que tienen que desaparecer???? te escribo tal y como lo siento, es que me ha impresionado mucho.

    Es tannnnnn bueno el relato, jolín, qué bueno es!!!!!!!
    Felicita a Sonia por favor de mi parte, mi enhorabuena a los dos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, y un abrazo enorrrrrme, que se me olvidaba, jajaja!!!!!!!

      Eliminar
    2. Querida Estrella, yo puedo darte apenas mi opinión, que no es más importante que la tuya en relación con el cuento, pero otra cosa es en relación con la vida real. Prefiero que la interpretación del texto la has tú, en lo que tiene que ver con la vida, sí creo que es posible cambiar y abrir nuevos horizontes, pero eso tiene que ser más que una intención, tiene que ser un hecho. Muchos dicen cambiar cuando en realidad no hacen más que expresar una moción de deseo, lo difícil es decir y hacer, pero sí creo que hay esperanza y sueños que se cumplen.
      Muchas gracias por tu comentario tan auténtico, tan sentido.
      Seguramente Sonia también lea esto.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
    3. Gracias por tu sinceridad, me alegra saber lo que piensas.
      Un Abrazo enorme de cariño!!!!!

      Eliminar
  77. Quizá el camino como una espiral
    Qué tal tratar de disfrutar de alguno de sus recodos viviendo las pequeñas cosas?
    O por qué ponernos una frontera? qué buscamos? quizá lo tenemos delante y nos empeñamos en caminar sin tregua...
    No sé,igual empiezo a desvariar del tema.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desvariar no está mal, hay temas que favorecen esta acción, yo desvarío mucho, tal vez demasiado.
      Gracias por tus preguntas... que no puedo responder, claro está.
      Un beso grande.

      Eliminar
  78. Como siempre una invitación clara a la reflexión... siempre llegamos a donde nos esperan, es una frase que me digo casi todos los días cuando siento que no avanzo y sin embargo me siento cansada de caminar. Un abrazo fuerte y gracias por leer mi poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre avanzamos, en ocasiones es difícil verlo, pero lo estático no existe.
      Un beso grande y muchas gracias, Susana.

      Eliminar
  79. Cada persona es libre de marcar sus propias fronteras.
    He pasado bastante tiempo sin ver más allá de mi ventana, como no me interesaba, tampoco había ningún estímulo que me moviese a investigar más allá.
    Siempre girando en el mismo círculo, no conduce a nada. Un día descubres que aún tienes fuerzas para caminar, y ahí radica lo más importante, no se trata de recorrer ni alcanzar grandes metas, lo que cuenta es emprender un camino y no permanecer como un vegetal.
    Agradezco mucho tus letras en mi espacio.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas formas de ver la vida, yo la veo siempre en movimiento, no me interesa retornar al mismo lugar, pero si me importa no detenerme.
      Muchas gracias por tu lectura atenta.
      Un beso grande.

      Eliminar
  80. Parece que la vida se siente así, vamos haciendo círculos sobre nosotras mismas, a veces más amplios, otras de menos diámetro. Parece que una silla donde retomar fuerzas y pensar es un buen lugar para volver a empezar.
    Iremos dejando huellas.
    Humberto, tu nombre me lleva una sonrisa a los labios, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejar huellas es lo que nos hace únicos, huellas artísticas, huellas afectivas, así...
      Un beso grande, querida Ishtar.

      Eliminar
  81. El cuento del que cree que va, pero en realidad sólo regresa :)

    Me gustó mucho la imagen de la huella que se llena de agua con las lluvias: es una huella viva.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no es así?, filosóficamente hablando, digo.
      Gracias por el comentario, Taty.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  82. Me has hecho pensar en el horizonte, ese lugar inalcanzable, y también en la búsqueda de un mundo mejor que no existe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía busco las monedas de oro en el caldero al final del arcoíris,
      Un fuerte abrazo, Ximens.

      Eliminar
  83. Ayer dejé mi comentario, pero parece que algo hice mal, y no se quedó. Se fue a dar un paseíto como el tío de la silla ;) .......Si hubiera tenido un espejo cerca, tal vez notaría que la silla no fue lo único que cambió. Y si mirara su teléfono móvil se encontraría con que está descargado. Un fuerte abrazo, Humberto..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener un comentario caminante te hace diferente, querido Antonio, espero que no se encuentren aquel con este, porque no sé lo que pueda suceder.
      Es cierto, el espejo le habría mostrado otros cambios drásticos.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  84. Hola amigo...me ha gustadomucho tu relato,es muy interesante por lo poco corriente ,yo pensaba al ir leyendo qu el personaje se trataria se un Dios o un nuevo Dios aun desconocido para nosotros.
    Gracias por tu visita a mi pequrño hogar.
    Un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no hay dioses, o mejor dicho hay un solo Dios: la Literatura.
      Un abrazo grande, Marina.

      Eliminar
  85. Me ha encantado el relato Humberto. Me hace dar cuenta de que al final volvemos de donde partimos.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En alguna medida siempre sucede.
      Un abrazo, Gumer.

      Eliminar
  86. Hola Humberto,
    me gustò mucho, el final me hizo reir porque no me lo esperaba esa circularidad...
    Eres genial, te admiro mucho.
    Te mando un abrazo grande
    y feliz finde....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Genessis.
      Me alegro que te haya gustado y muchas gracias por tus palabras siempre tan amables conmigo.
      Un beso grande.

      Eliminar
  87. Se ha cerrado el círculo y ahora puede descansar tranquil@ en esa silla de mimbre, más allá no hay nada que merezca la pena.
    Un saludo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá hay otro ciclo, que lo iniciará o no, de acuerdo a lo que él decida.
      Un beso, María Pilar.

      Eliminar
  88. ¡Hola, Humberto!
    He leído tus dos últimos relatos; el de “Yesterday” me ha parecido interesante tu fantasía; de hecho la canción me encanta.
    En tu último escrito el protagonista llegó a la frontera, pero podría ser simplemente de sus límites, de sus capacidades. Siempre existe algo que marca un antes y un después; todo depende de qué lado queramos estar. Te dejo mi huella ;)
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que lo interpretes así: llegó al límite, a la frontera de "sus" capacidades, es buena esa forma de entenderlo.
      Tu huella aquí es muy valorada, muchas gracias.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  89. !Esto que escribo, está descolgado,pero mientras leía, sentí´la sensación de cobijarse dentro de la cama ,bien arrolladito ,como único lugar en el mundo,,,,diría el vientre materno!!!!!Cariños Matha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una manera de sentirte segura frente a la devastación de este hombre, Martha.
      Un beso grande.

      Eliminar
  90. Me encantó tu escrito
    Me gusta ese redondel que haces
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gla, me alegro que te haya gustado.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  91. Escribí tres veces el comentario, decía.

    Tus escritos siempre me hacen pensar, desde lo mas divertidos como yesterday hasta los serios y profundos como la frontera.
    Solo tengo una queja, me gustaría que subieras mas seguido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué está pasando, Ricardo, a varios les sucedió, perdón,
      Muchas gracias por tu opinión, yo también pienso mucho al escribirlos, principalmente si valen la pena ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?