5 de junio de 2015

Aula Magna


Se arroja sobre el sillón con tal abandono que el cuero parece soltarle un pedo rezongón, al tiempo que se oyen varias risas contenidas por todo el recinto académico. Bastante avergonzado, el profesor saca un pañuelo de algún lugar secreto que está debajo de la toga y comienza a limpiar el vidrio de los anteojos con una seriedad extrema y aleccionadora, luego se los coloca y entonces puede ver mucho mejor. Sabe que el sueño caerá sobre él como un halcón en picado ni bien el candidato a doctor comience la defensa de su tesis. Está condenado a escuchar, por horas, palabras tales como fiduciario, derecho supletorio o jurisdicción, pero también tendrá que soportar otras menos conocidas para los familiares presentes -animus lucrandi, onus probandiexceptio doli-, cuando el examinado crea que debe lucirse. Mientras aguarda, su mente se pasea por el patio de su casa, por la conversación con el taxista, por el almuerzo, por la falta de tiempo para dormir una siesta. Intuye que, en el futuro, ese día será como cualquier otro, pero hoy es hoy y ahora es ahora, maldita sea. La fatiga ya recorre su cuerpo como un líquido viscoso. Para no quedarse dormido, se remueve en su sillón y mira al público, hacia los primeros asientos del Aula Magna. Ve a una chica que tiene un cuaderno abierto sobre el regazo y un bolígrafo en la mano, anota algo, incluso antes de que se inicie ese rito que él considera tan aburridor. Advierte que ella tiene el cabello largo y rubio y, por lo que puede llegar a apreciar, un cuerpo sustancioso y apetecible. En este momento, a él le gustaría abandonar los suyos para penetrar en los pensamientos de la joven, en realidad, para penetrar en su cuerpo, porque el sueño, paradójicamente, le ha despertado su propia entrepierna, que hasta hace un rato parecía estar destinada a dormir para siempre. Penetrar a esa chica, evidentemente, está fuera de toda lógica, murmura. Sorprendido por su falta de mutismo y para defenderse de sus ideas venéreas, comienza a reflexionar sobre la cantidad de veces que se coartan las discusiones con esa expresión: evidentemente, usada siempre para cerrar cualquier asunto, como también para descalificar al interlocutor. E-vi-den-te-men-te, dicen, y después largan una conclusión traída por los pelos, pero ¿evidentemente qué?, si nada es evidente, ni siquiera mi erección, se jacta. En fin, es casi seguro que el sujeto que en minutos exponga su tesis va a ser aprobado por todos los docentes y se convertirá en abogado, otro más. Pero este distinguido miembro del jurado de la mesa examinadora, evidentemente, jamás va a conquistar -mucho menos penetrar- a la bella muchacha de la primera fila.

193 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y los comentarios para “Idiotizado por el odio”.

    Son tantas las cosas que tengo para decirles que los aburriría soberanamente, así que me restrinjo a contarles que sigo con la selección y corrección de textos para el nuevo libro.
    Pido disculpas por mi ausencia y agradezco enormemente a todos los que hacen este blog.

    Un abrazo grande.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido y me alegro que hayas regresado de tu larga ausencia, echaba de menos tus textos. Lo cierto es que hay algo de sensual en un profesor que imparte su clase con todos aquellos ojos pendientes de él. "Miembros del jurado..." hasta eso suena sensual.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras de cariño, Borgo. En este mundillo cada vez más pequeño se extrañan los amigos.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  3. Lo que sí es evidente e inegable, es tu habilidad para transformar un hecho común, y tal vez hasta un poco banal, en una historia al decir poco, interesante.

    Como siempre, un gusto leerte. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Alma, yo quiero convertirme en el escritor de lo banal, en un escritor realista, todas esas hazañas grandilocuentes y fantásticas no suceden más que en los libros y las películas. Elevar lo cotidiano al estatuto de artístico sería mi paraíso.
      Muchas gracias por tu comentario tan acertado.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. Pues yo no soy especialista en nada y menos una crítica, pero sí una apasionada lectora, de todo y un poco más; y con mi humilde opinión, te diría, no sólo que ya eres un escritor, sino uno bueno. Porque logras justamente eso, "elevar lo cotidiano al estatuto de artístico".

      Otro beso.

      Eliminar
    3. ¿Y crees que la opinión que más importa es la de críticos o colegas sabihondos? No, la mejor opinión es la del Lector Verdadero, ese es a quien tienes que llegar, lo demás... qué importa.
      Muchas gracias, otra vez, y que sigan los besos.

      Eliminar
  4. Wow. Me has dejado como mudo.
    Abrazos
    Carlos

    Pd. En cada lectura de tus textos me convences cada vez mas que eres un maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, Carlos, no te imaginas qué cerca que estuve esta vez de abandonar el blog... Veremos qué sucede. Pero vayamos a lo bueno, que es compartir letras con los amigos.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  5. Evidentemente muy bueno!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, querida Tracy, muchas gracias.
      Y un beso, claro.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato que sorprende amigo, tienes un talento único!
      Enhorabuena!

      Fede.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu opinión, Fede.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Humbertito.
    Sacó un pañuelo de algún lugar secreto debajo de la toga, tu sacas una historia de una vivencia real o ficticia, de algún misterioso lugar en tu mente y nos regalas un nteresante y ameno relato, ya que adormecido o no, la chica logró despertar su...
    Pero evidentemente, tuvo que dejarlo dormir de nuevo.

    No te tengo en olvido, a veces paso leo rápido y salgo sin comentar por falta de tiempo.
    Hoy tengo unos minutos y disfruto de tus bellas letras y todo en conjunto.
    Un afectuoso saludo desde mi ausencia y un cariñoso abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo lo despertó, querida Ámbar.
      Pero por favor no te justifiques aquí, tú pasas cuando puedas y dejas un comentario cuando quieras, bastantes disculpas tendría que pedirle yo a todos por ser tan comprensivos.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Muy bueno.... Y seguro q algo muy cotidiano.....y puede que posible ... Porqué no???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy posible, a quién no le soltó un flato un sillón de cuero, o a quién no se le despertó el...
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Ese viejo profesor cansado de oír, siempre las mismas presentaciones, dedica el tiempo perdido en el aula, recordando las cosas cotidianas hasta que se topa con una realidad que despierta su naturaleza. ya no importa lo que diga el ponente, si no su sueño de vivir a través de una hermosa mujer rubia. Es una lección de vida. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que nunca deben perderse, mi estimado Alfred.
      Muchas gracias por tu opinión.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Todo vale para combatir el sueño, la monotonía, los pensamientos escatológicos. No está mal combatir el aburrimiento. Seguro que hasta el que leyó la tesis aprobó "Cum laude"
    Muy bueno de verdad y real. Me he imaginado el aula y al gafillas leyendo. Seguro que las llevaba:-)
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, las tenía en la punta de la nariz, casi a punto de caerse.
      Un beso grande,Katy, feliz finde.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidente es aquello susceptible de videncia De ser visto. Lo que no se ve, tápelo o no la entrepierna, queda para la libre imaginación, ay, en este caso, más que desatada!!!!!!!!!!!
      Besos

      Eliminar
    2. Evidente es aquello susceptible de videncia De ser visto. Lo que no se ve, tápelo o no la entrepierna, queda para la libre imaginación, ay, en este caso, más que desatada!!!!!!!!!!!
      Besos

      Eliminar
    3. Evidente es aquello susceptible de videncia De ser visto. Lo que no se ve, tápelo o no la entrepierna, queda para la libre imaginación, ay, en este caso, más que desatada!!!!!!!!!!!
      Besos

      Eliminar
    4. Habría que cambiar "evidente" a "esvidente", me gustó esa idea tuya, siempre genial. Dejemos correr... la imaginación.
      Un beso grande, Pilar.

      Eliminar
  13. Evidente es aquello susceptible de videncia . De ser visto. Lo que no se ve, tápelo o no la entrepierna, queda para la libre imaginación, ay, en este caso, más que desatada!!!!!!!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Que sacrificio para quem tem que estar atento em momentos como esses. Quantas manigâncias têem que se fazer para resistir ao sono. Mas cuidado para um homem aquele tipo de pensamento pode ser perigoso. A dita "entreperna" a acordar pode provocar algum elevado alarido para não dizer prurido o que não é de todo aconselhável. Ah! detesto sentar-me em sofás de couro. Gostei muito do texto, como sempre, já sabe.

    Beijinhos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguma vez tive que estar nesses exames intermináveis, minha querida, não quero nem lembrar!
      Você não gosta dos safás de couro por causa desse som desagradável?
      Beijos enormes, Florzinha.

      Eliminar
    2. É isso!! Que vergonha!!!! rsrsrsrsrsrs.
      Van besos. <3

      Eliminar
  16. Evidentemente eres un maestro,hasta diría un pintor que nos dibujas la escena con tu palabras. Me encanta leerte amigo, sobre todo porque dices y cuentas lo cotidiano.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Luis, sos un tipo muy amable y te aprecio.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  17. El relato me va llevando de cuando él presento su tesis a la gran decadencia en que se ha convertido,ocupando un lugar que ya no le pertenece, no tiene motivación alguna y se evade desde cosas domésticas, cotidianas a una joven que consigue ¡oh, magnifico¡ una erección ( esta idea es muy buena) y la sucesión de obviedades de las que está tan "machado".
    Me parece una excelente crítica a una realidad que debe renovarse.
    El juego de vulgaridad con la "élite" me encanta, así es ni más ni menos la gran realidad.
    Me vuelves a atrapar con tus relatos que parece un inocente escrito y esta lleno de posibles reflexiones por sus mensajes.

    Un gran abrazo Humberto,
    siempre tu lectora y con sumo placer,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lees muy bien las críticas, querida tRamos, sabes que yo siempre trato de decir más de lo que digo, a veces creo que se me va la mano, pero es un estilo, digamos.
      Creo que el relato puede tener su punto de vista "optimista" también, como bien lo muestra un amigo más arriba. Eso es lo bueno del arte, de la vida, en realidad, podemos encontrarle nuestra vuelta. Bueno, en el mejor de los casos.
      Un beso gigante, sabes que eres especial aquí.

      Eliminar
  18. Evidentemente, que cada persona tiene sus fantasias.Y a veces la realidad supera a la ficción.El pobre esta a toro pasado y, todo le distrae porque ya ha llegado al techo de sus ideales.

    Eres un buen crítico y observador. Nada es, lo que parece.Cumplirá con su papel aunque le importe tres pitos la tesis del doctorando.

    Un abrazo y feliz fin de semana Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog nada es lo que parece, a veces, después de vistarlo voy a mirarme al espejo para saber si HD soy yo, evidentemente que no ;)
      Un abrazo y muchas gracias por tu visita, querida Bertha.
      Buen finde.

      Eliminar
  19. Un relato que no tiene desperdicio!! Creo que es BASTANTE REAL!! jajajaj desde lo abrumador de escuchar siempre las mismas cosas( en el caso del profesor), el dejar escapar por ahí sus"gacecitos" y salir de esa rutina aplastante al descubrir que por lo menos le sucede algo fuera de lo comun... que buenoooo!! Una grata sorpresa pobre hombre! Por lo menos le sirvio para imaginar algo en su vida diferente! Abrazos Humberto, un placer pasar por tu blog, como siempre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre escuchar lo que ya no lo divierte e imaginarse una situación sensual no tuvo que pensar demasiado.
      Te agradezco mucho tus palabras, Eli, ya te lo dije en otro espacio, ahora te lo digo aquí.
      Un beso grande.

      Eliminar
  20. Me perdí entre tus letras, me vi sentada en el aula observando desde lejos la escena, conservando mi mutismo mientras detectaba el paso del aburrimiento del protagonista a la salida de su letargo, que debo decir ha tenido un buen motivo.
    Soñar no cuesta, desear es estar vivo, y poder tener una erección en semejante escenario es admirable.
    Aquí lo único evidente es que sos un gran escritor y que leerte es un placer.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Sindel.
      Estoy en un momento muy especial de mi vida profesional, te aseguro que es muy importante sentir que tengo buenos lectores como vos. Escribir es apenas la punta del iceberg, todo el otro trabajo depende de ustedes, así que, para mí, sentir que otro se mete en la historia me hace sentir que el objetivo se cumplió.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  21. Es un relato maravilloso Humberto, tienes esa magia de transportarnos a la misma escena que describes y eso es magia de verdad.
    Me enteré que estabas por cerrar el blog, y es tu decisión nadie puede meterse, pero por favor piensa que aunque escribas cada tanto siempre estamos los que te necesitamos.
    Un beso y vamos por mas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has tocado un tema candente, Sabrina. Es muy largo de explicar, pero a la natural caída del universo bloguero, pues como ya sabrás el siglo XXI se caracteriza por lo efímero de todo, se suma que ya no siento la misma emoción al escribir para el blog, principalmente porque nunca fui un escritor de microrrelatos, entonces se me complica reducir los textos para que entren en este formato. En realidad, es más complejo que esto, pero sería muy largo de explicar.
      Sea como fuere, muchas gracias por tus palabras, sé que hay personas "de fierro" como se dice, tú eres una de ellas.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. Te entiendo y estoy de acuerdo contigo pero tus amigos fieles merecemos tus textos, no te parece?

      Eliminar
    3. Lo de "fieles" no me gusta mucho, mejor lo de dejamos en amigos, nada más.
      Otro beso Sabrina, buen fin de semana.

      Eliminar
  22. El profesor dando cátedra del buen dormir con los ojos bien abiertos y la entrepierna lista para lo que se ofrezca.


    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que.... bueno, sabrás que es un fenómeno que nos ocurre a los hombres con sueño, pero en el caso de este distinguido profesor parece que fue casi un milagro. Aleluya...
      Un beso grande, Malque.

      Eliminar
  23. Si te vas y decides no volver hay algo en casa que nunca me permitirá olvidarte.


    Otro abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, querida Malque, qué tema.
      Quiero decirte un par de cosas, cerrar el blog no significaría dejar de escribir, al contrario, sería dedicarme todavía más a escribir textos más adecuados a mi realidad actual: mas extensos y pensados para libro no para blog.
      Tampoco significaría que dejara de visitar a los amigos, sé que mis actividades no me permiten hacerlo con gran asiduidad, pero no me olvidaría de ustedes, eso jamás, porque yo aprendí con ustedes, aprendí en este espacio, los halagos y las críticas me han hecho madurar mucho, basta leer un texto del 2011 y compararlo.
      Lo que tienes allí puede tener otros compañeros, pues como te dije, voy por más.
      Va un beso enorme y toda mi admiración por cómo eres como persona.
      Sí, otro beso.

      Eliminar
  24. Sueños de seductor. El hombre tiene sus prioridades. Y son un poco materiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muy obvios, a veces casi animales, pero está bien que sea así, cosas que han quedado de nuestra prehistoria.
      Un fuerte abrazo, Odiealex.

      Eliminar
  25. Pudiera ser que el envidiado novio de esa rubia que está despertando la entrepierna del profesor sea el ponente que envidia su estatus en la abogacía. Es la vida.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hemos coincidido, aunque no lo escribí (porque no estoy seguro de que sea así) creo que la rubia es la novia del doctorando.
      Un fuerte abrazo, Chema.

      Eliminar
  26. Pobre pre-doctor, seguro que él está nervioso a más no poder y mientras el profesor dejando resbalar su atención en otra persona.

    Odio esa palabra, evidentemente. Una amiga la tomo como muletilla y la utilizaba indiscriminadamente en todas sus afirmaciones, yo siembre me quedaba con la pregunta mordida entre los labios: ¿Evidente para quién? Menos mal que ya se le ha pasado.
    Un besito Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que ver qué estaban pensando los otros miembros... Me refiero a lo otros miembros del jurado, claro está.
      Igual que te sucedía a ti, base esta historia en una persona que dice siempre así, es muy cercana y no puedo decirlo, pero vive con su e-vi-den-te-men-te en la boca.
      Un beso, hermosa.

      Eliminar
  27. ¿Por qué se vuelve uno más observador cuando se escucha un discurso soporífero?
    E-vi-den-te-men-te, Dib.
    Jajajaja.
    Muy bueno, como siempre.
    Salu2 evidencia2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque ya no sabes qué hacer para que tu cabeza siga en funcionamiento. Creo que este texto lo escribí medio dormido ;)
      Un abrazo grande, Diego.

      Eliminar
  28. Querido, aprendo mucho contigo. "Cuerpo sustancioso" que palabra bonita ! Tambien te agradezco enteder al finalporque el profesor tenia cara rara mientras presentaba mi tesis....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no te diste cuenta en ese momento? No, no le interesaba tu tesis al muy maldito.
      Un beso grande, Manouche.

      Eliminar
  29. Lamento discrepar con tal magistral presentación, porque si hay algo evidente - es una erección, aunque tal vez en Japón no tanto - Y según dicen, Levi Strauss era bastante cachondo y entre otras cosas por eso inventó el jean (en realidad parece que lo inventó otro cachondo, Jacob Davis, pero lo patentaron juntos). Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si andás mucho en colectivo, pero las que sobrevienen cuando estás sentado y tenés sueño no hay formas de evitarlas, para eso se inventaron las carpetas, los diarios, los libros grandes... Bueno, en mi caso tiene que ser un poco grande, Guerra y Paz alcanza.
      Levi-Stauss no dejó india Bororo sin cabeza.
      Una abrazo, Ato.

      Eliminar
  30. Vaya por delante el gustazo que me da volver a encontrar tu blog actualizado con un texto,que como han comentado, parte de un hecho trivial y "evidentemente" aburrido,y se va convirtiendo en una historia que tienes que seguir leyendo sí o sí. Me despierta ternura el "viejo?" profesor..(así lo vi) con todo su discurso mental que de repente le despierta el alma, no solo la entrepierna.
    Precioso texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los recibimientos como el tuyo los que me dan ánimos para seguir con el blog, muchas gracias, es muy bueno sentirse apreciado.
      Como dije por ahí, los hechos triviales son la sal de la vida, imagínate que ocurren todo el tiempo y pasan al olvido con la misma velocidad, creo que tenemos que darles un mayor protagonismo, aunque sea por un tiempo un poco mayor que el que el hecho sucedió. Te detienes en una cola de banco y ya tienes 30 historias, bueno, no sé a que banco vayas.
      Un beso grande, LunaRoja.

      Eliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mery, eres un sol, siempre lo has sido conmigo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  32. Jajajaja, me encanto este texto y no queria dejar de comentar.
    Un beso señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacerlo, Lyz.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  33. Querido Humberto, tus relatos me ofrecen una especial expectativa y disfrute. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te dije antes, Mery, muchas gracias, eres un sol en este blog.
      Otro beso enorme.

      Eliminar
  34. Al fin y al cabo imaginar es gratis. Y cuando la realidad cotidiana se vuelve tediosa, anodina y predecible, nada mejor que una moza de buen ver que nos quite el sopor o al menos nos "despierte" algún órgano dormido. Solo entonces nos daremos cuenta de que seguimos estando vivos.
    Un saludo, monsieur Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier cosa que nos haga sentir vivos bien vale la pena, creo que más cuando se trata de una mujer bonita.
      Un fuerte abrazo, Cayetano, muchas gracias.

      Eliminar
  35. Es e-vi-den-te el contraste entre el estusiamo con el que defenderán su tesina con toda la ilusión del mundo el alumno y la rutina tan mortal que invade la vida académica de este hombre.
    Él ya tiene su silloncito de por vida y lo demás se las trae al pairo!
    Contento quedó, eso sí, de comprobar que al menos su polla aún tenía algo de vida.
    :)
    Bicos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divertido, tal vez, pero es así como se presentan muchas veces las cosas, querida Ohma, por eso yo no quiero ningún silloncito cómodo.
      Bicos mi querida.

      Eliminar
  36. Supongo que la exposición de una tesis doctoral en derecho es plomizo al límite. Al menos las fantasías del profesor se deslizaron por vericuetos eróticos.
    Buen relato.
    Salubos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno encontrar una salida al tedio, si es erótica mejor ;)
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  37. Es admirable como enlazas las situaciones imaginadas pero que son muy creíbles. Eres un maestro. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apreciación, Trimbolera.
      Un beso grande.

      Eliminar
  38. Derrotista el profesor. Pero así lo quisiste exponer. Con ésa actitud le conviene lanzarse al foso de los cocodrilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, voy a tener que ser más bondadoso con mis personajes, al menos, debería dejarlos penetrar más.
      Un fuerte abrazo, Carlos.

      Eliminar
  39. Una magistral lección de la evidencia de la testosterona en la mente encendida de los hombres. La naturaleza os ha hecho así. Saludos cordiales. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Franziska.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  40. SIEMPRE FENOMENAL, FORMIDABLE RELATO!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre eres muy amable, ReltiH.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  41. Magistral relato. La fantasía del profesor izo que la clase le resultara distraída. También se alegró de que aun se sintiera vivo.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz domingo, querida Josefa.
      Un beso grande y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  42. Humberto,
    Me gustan tus escritos porque transformas lo común en algo muy fascinante y captes la atención de tus lectores.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te gusten, muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Gracias por la sonrisa, una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir, Pilar.
      Un beso grande.

      Eliminar
  44. El pensamiento no se puede controlar. Un placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antorelo.
      Te mando un abrazo grande.

      Eliminar
  45. Situaciones como la que describes en tu texto son el " pan nuestro de cada día" en los tribunales de oposición, y la mente de los miembros del jurado es una olla a presión deseosa de que le abran la espita para liberarse de ese momento.
    Yo siempre compadecí a los que tienen que ser miembros de un tribunal de esos.
    Besos Humberto.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ambos lugares son terribles, o estás nervioso porque tienes que exponer tu tesis, o estás aburrido de escuchar siempre lo mismo.
      Un beso grande, Puri, muchas gracias.

      Eliminar
  46. Yo creo que este pobre hombre se fijaría en cualquiera con tal de escapar del tedio. Tiene que ser para querer pegarse un tiro, eso. Jajajaja.

    Se te echaba de menos... Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por echarme de menos, querida Alter.
      Como agradecimiento voy a invitarte a una ponencia judiciaria ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  47. Respuestas
    1. Un beso grande, Martha.
      Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  48. ¡jaja! me reí de tus ocurrencias literarias, si más ,no podemos pedir controlar nuestra mente, a veces poco productiva delante de tanta gente, pero el la intinidad todo puede ocurrir.
    Un abrazo humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gusta mucho de ti, estimada Sor Cecilia, que tu puedes leer un texto de "tono elevado" captando el humor y pudiendo disfrutar de él.
      Un abrazo cariñoso.

      Eliminar
  49. Creo que prefiero tus observaciones a mi relato más reciente, además muy justas, al baldazo de agua frío que le mandeste a ese pobre personaje, tan aburrido por el futuro discurso de ese aspirante a doctor. A pesar del planteo sobre el poco sentido que suele tener esa palabra, justo se le le aplica la idea de evidente, que no puede conquistar ni penetrar a esa bella muchacha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este hombre le falta fe, mi estimado Demiurgo, yo (como Ricardo III) el logrado triunfos en las peores condiciones, pero para qué voy a hablar de mí, dejemos las cosas así mejor,
      Un abrazo.

      Eliminar
  50. Ah, interesante lo que planteaste sobre mi relato. Traté de corregir algo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un tema, porque hay cosas que uno no querría decir abiertamente, pero no es nada más que eso, que -a mi forma de ver- le faltó un tiempo de reposo y revisión, después sale limpio y como piña. No sé en tu caso, pero hace un tiempo la calentura me hacía cometer errores, por eso ahora subo algo cuando creo que vale la pena, aunque sea una vez por mes... y aunque sea yo el único que crea que vale la pena.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  51. Es muy difícil prestar atención a "tres patas" y con el cerebro más interesado en la cochinería y la lascivia que en el saber y la sabiduría. Hace años vi en la pared del patio de mi antigua casa un refrán muy cerdo, pero que podría venir a cuento en este suceso. Decía así: "Si quieres olvidar al chico que estás amando, imagínalo cagando". Basta sustituir las palabras inadecuadas por otras que vengan más a cuento, y asunto solucionado ;) Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, por ejemplo, no conseguiría mantener la atención, ni un poco, pero por eso me dedico a otras cosas ;)
      Una frase cerda pero interesante, sin duda.
      Un fuerte abrazo, querido Antonio.

      Eliminar
  52. Un placer leerte de nuevo.
    Tus escritos se echan en falta pues son fantásticos.
    Enhorabuena
    Feliz comienzo de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia, eres un sol de persona.
      Buen comienzo de semana para ti también.
      Un beso.

      Eliminar
  53. Un placer leerte de nuevo.
    Tus escritos se echan en falta pues son fantásticos.
    Enhorabuena
    Feliz comienzo de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  54. Un placer leerte de nuevo.
    Tus escritos se echan en falta pues son fantásticos.
    Enhorabuena
    Feliz comienzo de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  55. Magnífico, Humberto. La importancia de lo importante, escondida en la importancia de lo que creemos importante. Mala suerte para el catedrático...ya le queda poco tiempo, aunque su fisiología le grite desesperadamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Magnífico, Humberto. La importancia de lo importante, escondida en la importancia de lo que creemos importante. Mala suerte para el catedrático...ya le queda poco tiempo, aunque su fisiología le grite desesperadamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo comenté más arriba, creo que la esencia de una literatura interesante es captar la importancia de lo que pasa desapercibido y ponerlo en primer plano.
      Estoy leyendo una novela en la que el personaje principal realiza situaciones tan fantasiosas y ampulosas que nadie podría creer que existe, es decir, yo hago una pausa en mi sistema de creencias cuando leo un libro o cuando veo una película, pero necesito que haya un poco más de realidad, al menos que la fantasía no se vuelva ridícula. Son gustos.
      Un abrazo grande, Pedro.

      Eliminar
  57. Jejeje nos falta la visión de los otros docentes, que imagino será parecida a la que nos has descrito, lo cual me hace pensar que la exposición de tesis y trabajos finales es mera rutina, pasar el trago y a seguir.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy parecida, me lo contó el personaje, Óscar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  58. Muy bueno ese deambular mental, quién no, en una reunión tediosa o charla poco interesante no se deja llevar por los pensamientos más peregrinos; magistralmente contados aquí por ti.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dejo de tener pensamientos peregrinos, incluso éste que acabo de redactar.
      Muchas gracias por tu opinión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Muy bien descrito, Humberto ese paseo virtual y mental por la entrepierna de la muchacha sentada en primera fila, creo que mucho de eso debe pasar en esas sesiones tan largas y fastidiosas...
    Un abrazo amigo, desde Caracas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería haber un límite para este tipo de ceremonias, ¿no es así?
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  60. Evidentemente es maravilloso que alguien te pueda sacar de ese letargo y te avive el sentimiento aunque sólo sea por unos instantes y más aun si estás aburrido, Me encanta leerte, es un verdadero placer

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pago lo que fuera por que alguien me sacara del letargo, te lo aseguro.
      Un beso grande, Mª Rosa.

      Eliminar
  61. Genial como siempre. Recuerdo que un amigo de mi padre nos regaló unas entradas para la inauguración oficial de la Feria Internacional de Muestras, yo se las pedí y allí me fui con mi novia a tan restringido acto. Dios mio, casi tres horas de discursos, era imposible aguantar despiertos. Nunca me lo perdonó mi novia, y eso que luego nos llevaron en un trenecito por toda la Feria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu anécdota, Marcos, creo que a todos nos ha pasado de tener que soportar algún evento de horas.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  62. Genial como siempre. Recuerdo que un amigo de mi padre nos regaló unas entradas para la inauguración oficial de la Feria Internacional de Muestras, yo se las pedí y allí me fui con mi novia a tan restringido acto. Dios mio, casi tres horas de discursos, era imposible aguantar despiertos. Nunca me lo perdonó mi novia, y eso que luego nos llevaron en un trenecito por toda la Feria.

    ResponderEliminar
  63. Magistral relato.Y me ha hecho mucha gracia, eso de que al dejarse caer en el sofá y al contacto con el cuero, parece como se se le hubiese escapado un pedo. Yo creo que eso nos ha pasado a todos en alguna ocasión, al sentarse uno en sillas o sofás que al roce, o al menearte suena como si te estuvieses rajando, y la verdad es que da un poco de corte.

    Abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces nos sirve de excusa cuando nos arrojamos uno de verdad, je.
      Un abrazo grande, Rafa.

      Eliminar
  64. Caro Humberto. Placer conocerte!
    A ese tiempo, no me queda nada más a añadir como elogios!
    A una altura de nuestra vida, se nos toca pensar en como llegamos a una determinada situación y hacer un análisis en que punto estamos con nosotros mismos. Cuantas ereciones hemos perdido en la vida, cuanto dejamos de hacer que nos pudiera dar placer....
    Ahora el tiempo pasó.... y el viejo profesor ve que el nuevo doctor también tendrá su tiempo de aburrise e ver que también hará su própia autoanálises nel futuro.
    Así es la vida...
    Te sigo desde ahora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que hayas venido, muchas gracias.
      Olha, se você quiser pode falar em português, sou de Angra dor Reis, assim que vou te entender ao certo.
      Abraços.

      Eliminar
  65. nos aflora lo animal... somos cuerpo y mente , cóctel químico y hormonal
    una fatalidad de probables eruditos jugando ;)

    besitos Humberto
    y preciosa semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que digas eso, porque muchas veces el arte nos vuelve demasiado mentales o espirituales, no sé cómo llamarlo.
      Un beso grande y buena semana, Elisa.

      Eliminar
  66. Una lástima pero la vida se come a todos.
    La bella muchacha pertenece a otra dimensión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una dimensión muy alejada de él.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  67. Evidentemente el señor togado sabe de lo que habla o, más bien, de lo que piensa.

    Cuantos comentarios en tan poco tiempo...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sabe muy bien, como todos, aunque a cierta edad se acerque más a un saber teórico.
      Me llama mucho la atención cómo todo depende del cristal con que se lo mire, esta cantidad de comentarios en la mejor época de los blogs aquí hubiera sido un fracaso. Bueno, tal vez lo sea.
      Un abrazo, José.

      Eliminar
  68. Afortunadamente la bella muchacha no aguantará sus babas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que no.
      En fin...
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  69. Maravilloso cómo lo cuentas, Humberto. A diferencia del escenario aburrido y tediosos donde se desarrolla la acción, tu relato tiene un ritmo endiablado que me engancha hasta el punto final.

    Todos tenemos o deberíamos tener pensamientos salvajes que nos liberen del letargo y la desesperanza. La imaginación es el único territorio libre que nos queda.

    Ese hombre me parece más humano cuando imagina, cuando es capaz de sólo con la mirada y el anhelo sentirse vivo por un momento.

    Mejor eso que resignarse a ser una ameba con apariencia de hombre.

    Me ha encantado, Humberto. Genial.

    Espero que estés bien y no te preguntes si quieres que te amen, permite que te amen, y luego me cuentas.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bien, muchas gracias, Tesa, pero el tema de amar es complejo, creo que prefiero amar a ser amado, vuelvo a repetirte, no podría responderlo en este espacio.
      En lo demás, muchas gracias por tu opinión en relación con Aula Magna, sin dudas que hay muchas amebas que parecen humanos.
      Un beso grande.

      Eliminar
  70. A veces los pensamientos van a su bola y a la velocidad que les da la gana. Y según, si conviene o no, uno se deja llevar o incluso incrementa la velocidad. Y el frenazo también será mayor, claro. La libertad de los pensamientos. buen relato.

    Gracias por tu amabilidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que teóricamente se llama "fuerza de inercia" que has explicado de la manera más simple, está muy bien ganar velocidad, pero después... Uf.
      Un beso grande, no tienes nada que agradecer.

      Eliminar
  71. La imaginación va por libre, igual le pasa al corazón que le falta cordura cuando está por medio el amor.
    Pero admito que la imagen de la jovencita le haya hecho comprender que todavía sigue vivo, quizás sin darse cuenta, ha contribuido a la mejor terapia que cualquier especialista le pudiese ofrecer.
    Como siempre, tus relatos enganchan hasta el final. Felicitaciones.
    Cariños en el corazón del escritor.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ni era consciente de nada, y como debes saber si la persona no es consciente de sus conflictos no hay terapeuta que valga.
      Un beso enorme, querida Kasioles.

      Eliminar
  72. Humberto tu blog es genial te felicito!!

    Un abrazo fuerte
    César

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, César, muchas gracias.
      Me dejas con la duda de si es el César que conozco.

      Eliminar
  73. Trabajo con cinco abogados y me hiciste reír.
    Me entretuve poniéndole caras a tus personajes...jajaa.
    Yo no soy rubia, en fin.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No serás rubia, pero...
      Me alegra que te hayas divertido.
      Un beso.

      Eliminar
    2. pero...?
      no me deje en suspenso.

      Eliminar
    3. Pero... de todas formas, seguramente atraerás las miradas de tus colegas de trabajo.
      Si sabías lo que podía seguir, pero te gusta que te lo digan. ¡Ay las mujeres!

      Eliminar
    4. sí, sabía...evidentemente.

      Eliminar
  74. Por un momento me vi sentada en el aula que describe, tan conocida para mi, una recien graduada. Un aula que tambien se tranforma en un asiento de tren, en un box de trabajo, etc. Son incontables las veces que mi mente se desprende de la vida real y se eleva al mundo de la fantasia. Por suerte, para mi, las mascaras no son tan evidentes, y aunque algunos las usen para esconderse, otros las usamos para liberarnos y desprendernos de nosotros mismos.

    Un placer leer su blog Señor Dib.
    Saludos cordiales
    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar conmigo en esa Aula Magna, pero no me llames señor que me hace mal ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Esos diálogos interiores, de los que es un maestro Joyce, nos permiten conocer mucho más que la apariencia exterior a un personaje. Y este, evidentemente, encuentra en su divagar interno una acertada conclusión en el Aula Magna.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento todos somos Joyce.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  76. Muchas evidencias dejan de ser evidentes con el tiempo. Si bien es cierto que esta no parece que vaya a ser una de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, va a ser una de las evidencias evidentes, Miguel Ángel.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  77. Me gusta toda la visión, casi fotográfíca, de los pensamientos del hombre, con esas chispas sorprendentes de humor que nos recuerdan que un literato es el agudo observador-director de la escena ;)

    De evidencia es que una sale de aquí siempre mejor :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fisgón, un voyeur de la vida, o algo así.
      Mechas gracias por tus palabras amables, Volarela.

      Eliminar
  78. Qué humanos somos todos, aún vestidos de honorable profesional o benemérito juez.Somos animales y sucumbimos bastante seguido a esas pulsiones tan primarias. Aunque lo racional se impone, la base está!
    Excelente relato H!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me parece nada mal, mi querido Etienne.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  79. La narración como siempre excelente y la descripción del pensamiento desnuda perfectamente al protagonista. Y yo me pregunto ¿cuántas veces nos desgañitamos para explicar una idea y nuestro interlocutor nos mira pero no nos ve?... en este caso no escucha.
    Y las noches sin dormir y quemar las pestañas de futuros profesionales que se pierden por estar en manos de personajes aburridos de la vida...
    Un abrazo cálido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, pero creo que no sólo se relaciona con el ámbito profesional o erudito, sino que pasa en todo momento. Si sólo supiéramos lo que piensa el otro.
      Un fuerte abrazo, Alondra, muchas gracias.

      Eliminar
  80. Humberto, este cuento me dice que muchas veces la vida cotidiana, de la cuál no nos fijamos, resalta más que la metafísica posible en las discusiones que llamarían "cultas". El final, me imagino al profesor con una risa en un rostro, algo malévola por tanto abogado en el mundo y poco ímpetu hacia una chica, así sea imaginario. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que la gente no suele mirar es lo que más me atrae para escribir.
      Muchas gracias por tu visita y por tu opinión, amigo.

      Eliminar
  81. El mismo placer de siempre, Dib. Y un abrazo, mas larguo aún.

    ResponderEliminar
  82. Los exámenes son terribles, puedo imaginarme a ese estudiante todo nervioso como si la vida le fuese en esa prueba, mientras que el catedrático se resigna a aburrirse por la monotonía que representa para él. El mismo asunto visto desde los dos puntos de vista.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es lo que sucede generalmente, unos se aburren donde otros se juegan la vida.
      Un abrazo, Julia, muchas gracias.

      Eliminar
  83. Evidentemente el destino a veces nos juega una mala pasada, o la mente.
    Cuántos se habrán graduado mientras los jurados, por llamarlos de alguna manera, piensan en otras cosas. Lo peor estar ahí, transpirando la gota gorda mientras el profesor mira a la rubia añorando ser el cuaderno (para estar en su regazo)
    Así vamos, así estamos, pero es parte del folclore jaja.
    Muy bueno Humberto, como siempre. Admiro tu capacidad de armar historias, o relatos, yo me las imagino, pero después no sé plasmarlas; se me arma un lío de palabras, siempre me sobran y se torna tedioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Vivian, creo que está lleno de historias para contar, pero como bien lo has dicho, hay que poder bajarlas al papel... o adonde fuere.
      sea como fuere, a mí me gusta lo que haces.
      un beso grande.

      Eliminar
  84. Hola, quería saludarte y de paso darte las gracias por seguir mi blog desde hace tiempo. Y también quería pedirte un favor, estoy promocionando mi propio cómic, como puedes ver aquí:

    http://artbyarion.blogspot.com/2015/06/un-american-chronicles-available-now-in.html

    Me encantaría que pudieras ayudarme a compartir el link con tus lectores, y si te animas a escribir un post sobre mi proyecto te lo agradecería muchísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te olvidas de pedir algo más, mi estimado Arion?
      Aquí tu comentario tal vez sirva para llevar a los lectores a tu página, pero, sinceramente, no creo que me dedique a escribir una entrada específicamente para tu proyecto, con todo respeto. Es más, a mí jamás se me ocurriría pedirle algo así a nadie. Bueno, son estilos.
      Un saludo.

      Eliminar
  85. Hahaha qué gracioso, eso es un hecho que pasa todos los días a todas horas... Alguien desea penetrar a una muchacha extraña, o una muchacha serlo por un extraño... Y me hace gracia que haya estado intrigada hasta el final!

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, todo el tiempo, pero está bien, ¿o no?
      Muchas gracias por tu visita.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  86. Vaya, algo debe fallar si con tanto sopor se presenta una jornada, lo se porque lo vivo con frecuencia. No le culpo en absoluto, yo tiendo a montarme historiones que despierten mis sentidos del mejor de los modos, mientras me enfrento rutinas que acaban con mi energía, evadiéndome de una realidad feucha. Sin embargo, cuando se trata de condicionar el futuro de mucha gente tras un enorme esfuerzo...igual la institución se debería plantear un cambio estructural, algo que no nos llevase a improvisar para no morir de tedio.
    Qué gusto leerte, y releerte...
    Un gran beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que debería haber un cambio, pero de las pulsiones no vamos a poder escapar.
      Un beso grande, querida Nurocas.

      Eliminar
  87. Evidentemente todo es posible. Esta no es una reflexión traída por los pelos. Cualquiera puede penetrar a cualquiera. Suena un poco fuerte esto que digo, pero es la verdad.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena fuerte, pero más debe doler si uno es es penetrado... Perdón.
      Muchas gracias, Yoni.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  88. Tus textos son magistrales tienes un blog único, te lo firmo!
    Un saludo cordial.

    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Federico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  89. Muy bueno... desde principio a fin, te dejo un abrazo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  90. Pengen yang lebih seru ...
    Ayo kunjungi www.asianbet77.com
    Buktikan sendiri ..

    Real Play = Real Money

    - Bonus Promo Red Card pertandingan manapun .
    - Bonus Mixparlay .
    - Bonus Tangkasnet setiap hari .
    - New Produk Sabung Ayam ( minimal bet sangat ringan ) .
    - Referal 5 + 1 % ( seumur hidup ) .
    - Cash Back up to 10 % .
    - Bonus Royalty Rewards setiap bulan .

    untuk Informasi lebih jelasnya silahkan hubungi CS kami :
    - YM : op1_asianbet77@yahoo.com
    - EMAIL : asianbet77@yahoo.com
    - WHATSAPP : +63 905 213 7234
    - WECHAT : asianbet_77
    - SMS CENTER : +63 905 209 8162
    - PIN BB : 2B4BB06A / 28339A41

    Salam Admin ,
    http://asianbet77.com/

    ResponderEliminar
  91. Hola Humberto,
    Ni siquiera los profesores de peso o los más distinguidos representantes de la cátedra, están libres de pecado. Menos mal que el pensamiento, hasta el momento, se puede mantener solapado y oculto detrás de una toga y unos anteojos, que si no...
    Excelente, me ha encantado, divertido a la par que revelador.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?