22 de septiembre de 2015

Boutade


El día en que Félix González-Torres utilizó dos simples relojes de cocina que marcaban la hora en sincronía para representar la idea de unos amantes perfectos, muchos eruditos concluyeron que su obra representaba una boutade, el paradigma de la irracionalidad contemporánea, una fantochada digna de su ego elefantiásico, y aseguraron que con semejante muestra de banalidad quedaba claro que habíamos llegado al último -y final- estadio del Verdadero Arte, si se comparaba con la belleza y la razón supremas de las pinturas del Siglo de Oro neerlandés, por ejemplo. Esos críticos -en su mayoría artistas frustrados- quedaron perplejos ante la estética con la cual este creador visual quiso transmitir su mensaje, es claro, porque desconocían su gramática, entonces no conseguían descifrar su razón y su belleza.

Andaba deambulando por el interior de una casa derruida y oscura. Posiblemente fuera de noche, pero no estaba seguro. En todo caso, si aún no era de noche, la cerrazón del lugar daba la impresión de que hacía rato había bajado el sol. Era una casa de madera que podía estar tanto al costado de una playa como en el medio de un bosque. En las paredes faltaban algunos listones, al igual que la mayoría de los vidrios de las ventanas, y los pocos que quedaban tenían forma de picas afiladas, de trampas que alguien hubiera colocado en ese lugar para cazar animales iracundos y sin embargo torpes. Los postigos colgaban de las bisagras como muñecos de trapo olvidados hacía muchos años. Las puertas estaban cerradas, pero por los huecos que dejaban todas las otras faltas se escabullían unos haces de luz difusa, velada como el pulso de una estrella detrás de un cielo nublado. Si no fuera contradictorio, me animaría a decir que aquello era una luz sin luz. Flotaba en el ambiente un polvo que se resistía a depositarse sobre los muebles caídos. Del techo colgaban gruesas telarañas deshabitadas, y todo el ambiente olía a humedad y a desamparo. A pesar de lo afantasmado que estaba, comprendí que esa casa era una clara alegoría de mi existencia. Hacía siglos que me encontraba preso en ese cobijo sombrío y desvencijado, mi única salvación era romper las puertas que yo mismo había cerrado. Entonces la vi merodeando y me animé. No tenía demasiadas opciones para poder disfrutar de la vida, fuese mucha o poca, pero supe en el acto que ella iba a ser la barreta con la cual abriría esas puertas… o con la cual, directamente, tiraría las malditas paredes abajo. Desde hoy voy a vivir en sincronía contigo, le dije, justo antes del desastre, pero te prometo que nos marcharemos a horas diferentes.

Mi visión sobre las obras de Arte del mundo -y sobre el mundo en sí, como Arte Abstracto- ha ido adquiriendo un tono demasiado solemne y, por lo mismo, patético. Lo más terrible es que ya ni siquiera puedo burlarme de mis propias boutades sin que la carcajada grosera, dirigida al espejo de mis letras, exalte aún más esta gravedad.


150 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Llora un niño”.

    Espero que la gente del Norte haya pasado unas lindas vacaciones y que los amigos del Sur tengan una feliz primavera.

    Les dejo un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. El arte no hay que tomárselo en serio, Dib.
    :)
    Salu2 artísticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, habría que definir "serio", Diego.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
    2. Tienes razón. Existe el "serio" generalista y el "downtown serious".
      Como cuando externas la duda al preguntar:---Are you downton serious?---

      Eliminar
    3. Tus aportes siempre me sorprenden, Carlos...

      Eliminar
  3. Hola, Humber..
    Leí el texto varias veces y busqué la palabrita mágica y llegué a una conclusión, este texto habla de amor, puro y simple, me equivoco?

    Todos diferentes, algunos me gustan mas.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te equivocas, habla de amor, ni más ni menos, pero sin florcitas ni mariposas ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Te aplicas descargas de psicodrama que traen recuerdos. No sé si por donde andas se utiliza la caja por la cual te dan toques eléctricos con los cuales te incrementan la corriente a llegar a tu grado de resistencia. Y dicen que beneficia los nervios. A veces no sé si en realidad expresarse es angustia o placer disfrazado entre la complejidad humana. Pero como creyente en Cortázar diluído en Hemingway aprecio la limpieza del relato pulido cuando llega a deshacerse de adjetivos y adornos de nuestra percepción. Es solo algo que flota como levitando en la imaginería mental, y que futilmente no solo nos arrastra al ultimo ¿Porqué? Sino también al ultimo¿ Para qué.?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Varias cosas Carlos, en primer lugar, no tengo idea de qué caja sea esa, pero suena MUY fea por más que digan que beneficia los nervios, una forma de tortura autorizada.
      En mi caso, te aseguro, no puede delimitar si un texto expresa mi angustia o mi placer, creo que ambos estados están tan imbricados que no puedo separarlos.
      Finalmente, el blog es mi propio taller de escritura, trato de subir cosas que JAMÁS usaría de primera en un libro, me dirás miedoso, pero prefiero ver como un "estilo", una "forma", fracasa o triunfa aquí antes de estar publicado. Ese es mi "Para qué".
      Hace más de 6 años que tengo este blog, ya sé lo que gusta, así que ahora a experimentar con lo más extraño.
      Un fuerte abrazo, amigo de todos los días.

      Eliminar
    2. Tu comentario resulta un relato en sí en el cual un personaje expresa las cumbres de la neurosis creativa ,en una de las variantes que nos toca vivir. A mi me ocurre si estoy pintando y me piden que atienda un asunto urgente por teléfono o que revise un correo electrónico para comprobar la redacción y debo externar aparente calma mientras ahogo un grito interior.
      Y tienes razón con la descripción de tortura autorizada que ejercen quienes venden descargas eléctricas en los bares cuando al ritmo de la tercera cerveza te reta uno de la mesa a competir en resistencia de voltaje.

      Eliminar
    3. Ya no sé muy bien que hacer con mi neurosis creativo, porque si escribo me afecta y si no lo hago también, de las dos salidas elijo escribir.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  5. Muy buen texto, como todo lo que escribes.
    Aquí ya llegó el Otoño, aunque en Córdoba (España) hace muy buen tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Chary.
      Que siga el buen tiempo en Córdoba, entonces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha costado trabajo entender este relato y no se si al final he comprendido que esa sincronía se refiere al amor sencillo y cómplice .
    un abrazo
    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complejo y simple a la vez, tiene mucho de historia real de González-Torres, pero rescato el sentido más básico: la imposibilidad de que el "amor perfecto" termine en el mismo horario, digamos.
      Un fuerte abrazo, Paco.

      Eliminar
  7. El supuesto artista tiene la idea de que el amor para ser perfecto cuando finalice, tiene que ser al mismo tiempo para los amantes. Lo cual es pretender un horario de ferrocarril para las emociones. Y al mismo tiempo plantea, tal vez sin querer, lo absurdo de esa pretensión, que tal vez anticipó el final de una de sus relaciones.
    Esa promesa la hizo justo antes del desastre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo decirte esto, mi estimado Demiurgo, no sé si es lo correcto, pero en fin, creo que fue uno de los mejores comentarios que te leí en este espacio.
      Vas a ver que este texto no va a tener "éxito", porque es como un sacacorcho, torcido y puntiagudo, pero a vos te sirvió para tomar el vino... y es un Rutini.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Ops!!!! Já é muito tarde. Amanhã volto! Me espere!!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui estou!!!!!!! Será que valeu a pena esperar???
      E que texto você escreveu desta vez. É destes que eu gosto. Ler, voltar a ler, fazer o pino, sacudir a cabeça para misturar tudo muito bem e... como o narrador fez, dar a volta por cima, amar em sincronia, ganhar confiança em si próprio e fugir a tempo.
      Agora aprendi o porquê de algumas pessoas andarem com dois, quatro relógios nos pulsos.

      Beijinhos Humber!! <3

      Eliminar
    2. Está na cara que você compreendeu de vez essa história, porque você é dessas pessoas que fingem não entender, mas que elas têm tudo tão claro que vários, muitos, ficariam apavorados...
      Beijinhos, minha querida.

      Eliminar
    3. Vou-lhe contar um segredo... é que às vezes não percebo meiiiismo rsrsrsrsrs mas eu não escondo, digo a verdade. Ou então como ôce sabe eu pego e faço outro conto à minha maneira rsrsrsrsrsrs. Feliz Primavera, sem calor é claro!!! Van besos! :) :D

      Eliminar
    4. Gosto dessas suas histórias paralelas...

      Eliminar
  9. Me gustó mucho. Hay un hilo muy delgado que une o divide la fantasía con la realidad. Felicidades

    ResponderEliminar
  10. Como siempre me sorprendes, esta vez lo haz hecho de tal manera que confieso quedé pasmado (No entendí) la verdad primero que nada.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, posiblemente, haya textos para no ser entendidos, mi querido Luis.
      Como dije más arriba, y con toda humildad y respeto, después de tantos años de blog creo saber qué puede gustar (A+B=C), pero escribir así me aburre muchísimo, para eso está facebook ;)
      Entre nosotros, la sinceridad es lo primero.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. Tarde o temprano la sincronía termina, por suerte. Debe ser asfixiante. Un abrazo grande querido amigo. Entro poco.......hago lo que puedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu visita es siempre un honor Dany, pero, tal vez, si vinieras demasiado seguido perdería el carisma, no sé.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Me gusta cuando apelás al riesgo escribiendo. Lo que gusta, puede perder el carisma también jaja.

      Eliminar
    3. Siempre me acuerdo de aquella época en la que escribíamos aquellos microrrelatos cuidados apelando al giro sorpresivo final, fue una hermosa época, pero fue. Ahora necesito convencerme a mí mismo (principalmente) de que puedo bajar ideas feas, lindas o mediocres, pero libres.
      Se viene libro nuevo, te aviso.

      Eliminar
  12. un texto magistral, inteligente.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ReltiH, me alegran tus palabras,
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Querido Humberto. Me ha fasinado tu relato.
    Un abrazo grande para un gran escritor.

    ResponderEliminar
  14. Esta vez solo he podido paladear la forma, porque el fondo me ha desbordado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, amigo, disfrutar de la forma no es algo que esté mal, yo lo hago todo el tiempo y cada vez me interesa más que el contenido. Lo digo muy en serio.
      Un fuerte abrazo, Chema.

      Eliminar
  15. Es interesante, Humberto, como en cada relato nos planteas un dilema, nos obligas a hacer ejercicios mentales, nos retuerces las neuronas. Sigo necesitando varias lecturas para desmadejar lo que me quieres contar. No me extraña que algunos lectores piensen que lo escrito lo piensa el autor y que no se trata de ficción. En este relato en el que das caña a los críticos vanos nos muestras el motor de la humanidad, el amor, el descubrimiento de que en general todo lo demás que nos envuelve, que nos rodea, no es más que paredes que nos aíslan de la luz, que vemos por los resquicios. Cuando nos damos cuenta de eso, nos sincronizamos, claro que a los relojes, como al amor, hay que darlos cuerda. Finalizas tu texto con una reflexión, que quizás sí sea coincidente con el sentir del autor. O no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú te das cuenta muy rápidamente que no soy yo ni el que habla ni el que piensa lo que el texto dice, también te has dado cuenta de que habla pura y simplemente del amor, pero voy a hacer algo raro, voy a contarte algo por privado, así que hasta dentro de un rato.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  16. Supongo que algo parecido sentiría en su momento alguien al ver las pinturas de Jackson Pollock. Buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ni hablemos de las cajas Brillo Box de Andy Warhol.
      Un abrazo, Pedro, muchas gracias.

      Eliminar
  17. "aquello era una luz sin luz" así que se puede entender de muchas maneras. Este texto, claro y limpio, merece trasladarlo a otro entorno más "luminoso". De todos modos el arte, en cualquiera de sus acepciones, está en la claridad de nuestra mirada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas, Marián, pues, después de todo ¿quién puede decir que "sabe" de arte?
      Ojalá la claridad de tu mirada haya logrado que este relato no quede en la sombra.
      Un beso grande.

      Eliminar
  18. Un gusto siempre disfrutar de tus cuentos.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Por un momento, al menos, parece que esa luz sin luz fue un poco más luminosa. Pero nada es eterno y ahí están los relojes para recordárnoslo.
    Los críticos siempre me han desconcertado. Son capaces de ensalzar o defenestrar cosas que a veces ellos tampoco entienden. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso nunca tengo más de un reloj en casa, no sea cosa que se me desacompasen.
      Los críticos son necesarios... para ellos ;)
      Un beso grande, amiga.

      Eliminar
  20. Estimado Humberto,
    Cada vez que te leo, despiertas en mí mucha curiosidad. Tu forma de escribir me fascina y siempre me sorprendes. Es muy curioso esto: "Dos simples relojes de cocina para representar la idea de unos amantes perfectos". Perfecto no hay nada ni nadie. El arte... es una expresión en todas sus formas posibles. Aunque yo a veces no lo entienda :D

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, no te imaginas la cantidad de veces que me he quedado horas en un museo de arte moderno tratando de entender qué diablos era lo que tenía en frente.
      Muchas gracias por tus palabras en relación con mi forma de escribir.

      Eliminar
  21. Podria hablar mucho sobre este tema ( pienso mucho en el ) es mas : creo que todos somos relojes puestos a distinta hora ...que todo el problema radica en eso...que vivimos a destiempo unos de los otros ¡ condenados a no coincidir nunca ! ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no sea malo, tampoco podría afirmarlo.
      Un abrazo y muchas gracias, Cachito.

      Eliminar
  22. Leerte siempre es un bello desafio pues al principio me parece no entender nada, y después todo se vuelve muy claro, te digo la verdad, busque boutade y Félix gonzalez torres y no hay dudas de lo que hablas.
    Ojalá no cambies tu estilo es único.

    Besos..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no todos se toman ese trabajo, pero ojo, yo no critico a nadie, sé que es más fácil leer cosas lisas y llanas, hasta yo lo prefiero.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Permíteme no estar de acuerdo contigo, nadie se pierde de nada, no todos los relojes estamos sincronizados ;)
      Otro beso.

      Eliminar
  23. El verdadero artista, desviste su alma cuando crea.
    La pasión para hacerlo, es imprescindible.
    Para ser un genio, debe de haber mucho ingenio.
    La obra final, obtendrá el beneplácito, dependiendo de los ojos que la observe
    Los relojes pueden ir al compás, el ser humano, se va acompasando mútuamente, si en su libertad, así lo desea.

    Me ha gustado mucho tu publicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genio e ingenio escasean, lo demás puede conseguirse, creo...
      Muchas gracias por tu comentario, Armando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Lo importante es que anden aunque vaya cada uno a su aire. También podría darse el caso que uno de ellos se pare, aún así coincidirían en la hora dos veces al día.
    Un saludo, monsieur Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una buena idea, Cayetano, detenerse y esperar la coincidencia.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  25. Lo que no suele ser una boutade en tus escritos es esa doble narración, de un cuento dentro de otro o relatos anillados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Francisco, siempre fuiste muy amable.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  26. ....hay un paso eterno, de estrecha andadura, recorrido por almas gemelas que van a destiempo, no existe reloj, ni tiempo que las una........

    Concha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo comentario, Cocha, muchas gracias,
      Un beso.

      Eliminar
  27. creo que tu texto habla de amor..... las horas de uno compensan las deshoras del otro ..... se complementan .... se respetan .... sin agobios...
    un amor libre ... no es así???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es menos libre de lo que muchos suponen.
      Un beso, Sara.

      Eliminar
  28. Me ha gustado eso de abrir las puertas y tirar paredes, creo que es algo necesario cuando el interior te oprime, el amor tiene que ser libre como el viento. Después de leer tus textos siempre me asalta la misma pregunta ¿habré captado toda la esencia del argumento? Pero es algo que siempre se quedará en el aire, Lo que sí puedo decirte con toda seguridad es que disfruto cada historia.

    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que el 90% de las veces captas la esencia de los textos, y con el otro 10% creas tus propios textos ;)
      Un abrazo grande, María Rosa.

      Eliminar
  29. Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Antorelo.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  30. Siempre desincronizados, es el sino de los amantes.
    En todas y cada una de sus versiones!!!!

    Un abrazo, meu querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya deberíamos acostumbrarnos a que el amor es así, luchar por lo contrario me parece necio, pero en fin...
      Muitos beijos.

      Eliminar
  31. conocemos a una persona en un tiempo exacto pero luego puede que marchemos a ritmos diferentes.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente así, fíjate como con pocas palabras tú lo resuelves mejor que yo.
      Un abrazo grande, Draco.

      Eliminar
  32. Cómo me gusta la especie de matrioskas que haces con tus textos!
    Me ha costado y, como siempre, he interpretado a mi manera, como me ocurre con el arte en general, quizás sea la forma de suplir carencias...
    Yo también me derivo hacia el amor, que me gusta tirar por esos derroteros.
    Me gusta la sensación de sincronía en el amor, pero no siempre sincronizarse quiere decir marcar la misma hora, afortunadamente. Me resulta mas tierno y mas lindo ser capaz de sincronizar para "tirar malditas paredes abajo" sin tal extrema correspondencia.
    Un gran beso Humbero, qué gusto rumiar tus palabras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos estar sincronizados pero a horas diferentes, por ejemplo, mi reloj está sincronizado al tuyo, pero el tuyo está 4 horas adelantado.
      Un beso grande, Nurocas.

      Eliminar
  33. Creo que en tu texto el protagonista pasó de la teoría a la práctica con mala fortuna.Que una cosa es el arte imaginativo abstracto que da juego para divertirse a su costa y otra muy distinta la vida que de arte tiene mucho pero que las consecuencias de vivir dejan heridas difíciles de curar.Y el amor,queramos o no,forma parte de esa realidad llamada vida.No, no es fácil sincronizar con algo,lo lógico es caminar en solitario siempre...

    Un placer volver por tus relatos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teoría y práctica son ámbitos tan diferentes que es muy difícil relacionarlos, si me das a elegir, la práctica, sin sombra de dudas.
      Un abrazo, Joaquín, muchas gracias.

      Eliminar
  34. A veces creo que cuanto más grosera sea una carcajada más verdad encierra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo creo, Óscar.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  35. Es difícil hacer un comentario olvidando que escribes ficción y que el narrador no tiene por qué ser HD porque, no sé, te pega mucho.

    No sabía nada de la vida de Félix González-Torres. Había visto fotografías de la cama revuelta, pero no sabía. Gracias por crearme interés.

    Puede que haya gente que opine en negativo sobre el arte moderno, puede que muchos piensen que estos artistas son alucinados, fantasmas o locos, pero yo creo que el arte, la imaginación, la idea, es lo que mueve el mundo, y lo mueve a veces para bien y otras veces para peor que mal.

    Y bueno, el amor parece ser un desastre que lo descontrola todo, (creo que se me escapa algo de ese desastre), y aunque es verdad, ¿quién quiere morir antes o después?

    ¡Qué bueno es!

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante lo que dices al principio, cuesta hacer entender que el narrador NO es el autor, antes me molestaba mucho, ahora me causa un poco de ternura, toda inocencia me produce ternura.
      Hace un par de años que estoy leyendo libros sobre Arte o Filosofía del Arte, pues todavía no me animo a decir qué cosa lo sea o no.
      Un beso grande, Jonhan, muchas gracias.

      Eliminar
  36. Hola Humbertito, no te olvides de mí.
    A pesar de lo afantasmado que estaba, comprendí que esa casa era una clara alegoría de mi existencia.

    Desde hoy voy a vivir en sincronía contigo, le dije, justo antes del desastre, pero te prometo que nos marcharemos a horas diferentes.

    Los relojes del principio marcan las mismas horas pero los últimos, deferente,

    La vida en sí, es complicada o simple según se mire, nuestro interior puede estar desvencijado y reflejarse en lo externo, se encuentra con ella, o él o un motivo para seguir adelante por un poco de tiempo, ese que empieza en los relojes de cocina, hora justa, igual y sincroniza, pero que uno se adelanta y el que queda acaba su camino un poco más tarde, así es el camino de la vida, salimos a diferente hora, ellos también lo hicieron, no conozco gran cosa de arte moderno ni de Félix, pero que para él era muy importante, dejar esos reflejos eso es seguro

    Tu texto da para investigar y buscar muchos puntos, diferentes y a la vez relacionados entre sí, el amor es parte de la vida misma, al igual que la muerte, en el trayecto todo humano espera y desea encontrar un alma afín, o alma gemela para andar juntos la senda.
    A veces es posible y otras no, a veces por un tramo de la senda, y otras todo el camino, pero en general y la mayoría, NO, no se encuentran aquí en esta dimensión, y seguimos adelante hasta el final, saboreando esa mezcla dulce y amarga que es la vida.

    Este texto me ha revuelto las entrañas y no sé, si he recogido bastantes puntos de los que has dejado aquí.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que veas que este texto está lleno de puntos interconectados, pero bien sabemos que no todo el mundo tiene ganas de investigar.
      Me gusta que no estemos en sincronía todo el tiempo, porque sería una repetición de uno mismo, un clon, algo de temer.
      Claro que sí, has recogido lo esencial.
      Un beso enorme, nunca me olvido de ti, imagínate que ya estoy pensando en enero.

      Eliminar
  37. Ando de vacaciones por fin esta noche, encontré el momento deseado y adecuado, aunque las franjas horarias, no o sí coincidan, siendo este punto demasiado "susceptible de ser puesto en cuestión.
    Entiendo que hay muchas maneras de DAR LA SALIDA, máxime si interpretas tú mismo, puedes elegir la más absurda o inesperada.
    Mi lectura de tu texto, versa sobre la esencia de uno mismo , te aseguro que si pudiera coger una barreta y romper cuanto me encierra, no querré coincidir de nuevo en el tiempo, ni en espejos que me reflejen aquello que yo no deseaba y mucho menos imaginaba.
    Me resulta muy interesante este relato y casi completo.
    Da para mientras destruyes con fuerza y la ayuda de la barreta encontrar boutades, afirmo que nunca estuve enamorada de ti, y , si deseo mi liberación....destrozaré cuanto pueda de aquello que me tenía atrapada.

    Un enorme abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he sentido ficción, es una magnífica metáfora para percepciones libres.
      ¡Gracias¡ , a mi me ayudó

      Besos muchos
      ,

      Eliminar
    2. Si te ayudo, entonces el objetivo está cumplido.
      Dudé bastante al momento de subir este relatito, porque sé que (en general) la gente prefiere los más fáciles, pero (vaya problema), está costándome cada vez más expresarme fácil, al menos aquí en el blog, mi único taller de escritura.
      Un beso enorme y que disfrutes de las vacaciones.

      Eliminar
  38. Me estaría costando pensar a dos amantes como dos relojes sincronizados. Ellos son egoístas, antipáticos y poco propensos a mirar hacia el costado.
    Más bien serían dos cronómetros que sin parar y sin sentido, comienzan y terminan aleatoriamente una cuenta arbitraria.
    Hasta en dos enamorados se da cierta asincronía, a veces física, a veces fisiológica.
    Pero no me hagas caso, hoy tengo un día difícil.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que, a pesar de tu día difícil, la reflexión es muy acertada, tal vez la palabra sincronía no sea la mejor para hablar de amor, tal vez sea complementariedad... Y hasta ahí.
      Un fuerte abrazo, Etienne.

      Eliminar
  39. No sé definir el arte.
    Sé que la mayor parte de lo que se considera arte a mí no me dice nada ya... estoy saturado.
    Me gusta la idea de los relojes como amantes.
    El tiempo acabará con ellos y con su amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabará con todo, el Tiempo es el verdadero soberano, Dios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Yo creo que los relojes nos recuerdan que todo pasa, como el tiempo, nada es eterno... incluso el amor.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amigo dice que el amor dura unos meses, es un poco exagerado, pero tampoco es un loco... no sé.
      Un fuerte abrazo, Borgo.

      Eliminar
  41. Humberto, esos relojes amantes del tiempo que les consume son parte de una historia de amor a dos bandas, por un lado desean que el tiempo transcurra rápidamente para volver al principio y al mismo tiempo quieren que las agujas se estanquen para vivir juntos eternamente.
    Me parece precioso este cuento, un gustazo leerte.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cuando un lector entiende la esencia de lo que quiero transmitir, es una forma de estar en sincronía, aunque momentáneamente.
      Un beso grande, Puri.

      Eliminar
  42. Curiosa descripción de la casa. No sé por qué, casi me ha recordado al trailer de una peli de terror que estoy pendiente de ver; "el cubo". A lo mejor es por el fondo de tu blog. :) Qué bonitos son los relojes cuando tienen funciones decorativas, pero qué desesperantes son cuando los usas para tareas informativas. Son increíbles los rodeos y contrarodeos que hacemos cuando queremos encontrar el amor.

    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Antonio... Pensar que hay gente que se compra relojes de miles de euros, ¿para qué?, ¿para saber cuán poco le falta para el final de algo?
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  43. No entendí nada, creo que lo suyo es pura cháchara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en ambos aspectos, anónimo, todavía estoy tratando de entender qué quise decir con esta frivolidad. Al menos confieso que es una boutade, ¿no?

      Eliminar
    2. ¡¡Eres genial!! perdón soy impulsiva y me ha encantado la respuesta que le has dado al anónimo y ya ves...

      Eliminar
    3. Es que el tipo tiene razón, ¿por qué vamos a negarlo? Y cuando alguien no entiende nada, no entiende nada.
      Antes entraban muchos anónimos a insultar, ahora ni insultan, veo que estoy perdiendo éxito, jaja.

      Eliminar
  44. Mi querido Humberto creo que lo mejor que le puede pasar es, poder reírse de las chorradas o meteduras de pata que uno comete y si los demás lo encuentran genial :miel sobre hojuelas...Esa es la ventaja de caer en gracia, sin ser gracioso...

    Caballero es ud un artista se lo digo de verdad de la güena, ya que buena suele sonar más floja.

    Feliz día un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario lleno de cariño y sabiduría, Bertha.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  45. A todos nos complace la metáfora, la comparación o identificación de una cosa con otra. A la mente le encanta imaginar que una casa desolada es tu interior y que uno puede destruir esas puertas. Todo está unido, todo es una gran metáfora de algo que desconocemos y nuestra mente disfruta buscando; jugando a encontrar significados que guardan tesoros que reconocemos...

    La sencilla complejidad, la perfección y el mundo nuevo que gira en torno a una idea es lo que convierte a la obra en arte. Así lo veo yo. No siempre se alcanza ese estado, igual que no siempre el río llega al mar. Pero reírse de uno mismo, de nuestros intentos de tocar el sol, de nuestra propia importancia nos hace auténticos y más próximos a la verdad en este juego de creadores. Y a través de esa risa, paradójicamente, puede brotar la inspiración que si puede llegar a tocar el sol.

    Es sólo una reflexión, una opinión; todo lo que tu escrito me ha hecho pensar... y que por supuestos, no es una "boutade", sino un texto que gira como una caracola haca el inteior de alguien que ama reflexionar. Bien bonito.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente encuentra metáforas hasta donde no las hay, esa interpretación es la clave de la creatividad.
      Como dije en otro momento, hace años que estoy leyendo libros de historia y filosofía del arte, trato de encontrar una definición que me sirve, pero no.
      Muchas gracias por tu reflexión y por tu dedicación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. Me encantó, como todo lo que escribís. Un placer seguirte.

    ResponderEliminar
  47. Nuestra salvación será romper las puertas que nosotros mismos nos cerramos... fabulosas letras y alegoría... escribes maravillosamente... ahora toca digerir los mensajes escondidos¡¡¡¡ un abrazo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descubrirlos es una cosa, digerirlos es otra ;)
      Un abrazo, Francis.

      Eliminar
  48. Mucho arte, pictórico y literario, hay en esta entrada. En fin, supongo que cada uno entiende el arte, el amor y la vida de una manera diferente, a su manera. Por eso tu visión es tan válida como la mía :)
    Un saludo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así de exacto, nadie puede decir que saber de Amor, como tampoco de Arte, sería más que osado, un delirante.
      Cuando pueda, paso. te lo prometo.
      Un beso.

      Eliminar
  49. La sincronización de las vidas de los enamorados, representados por los relojes, puede llegar a ser una casa en ruinas. Cada uno debe llevar su propio ritmo para evitar que el reloj de sus vidas se pare.
    Como siempre un fantástico relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una falsa idea de sincronización y amor, puede llegar a ser peligrosa en muchos casos.
      Un abrazo grande, José.

      Eliminar
  50. Siempre me sorprendes con esos encajes de texto en texto. Le veo sentido a tu invento de la obra de arte, míralo, porque además se acabarán desincronizando que es toda una alegoría.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Miguel Ángel, yo trato de no aburrirme en mi "estilo" y de no aburrir a los demás.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  51. No se si te he entendido del todo, pero da igual, porque tu forma de decir y contar hace que me embobe leyéndote, aunque en mi ignorancia yo no sea capaz de ver nada mas que dos simples relojes, pero cuando tu lo cuentas, soy capaz de ver mas allá.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que has entendido, seguramente esté bien, pues no hay sentidos únicos en mis textos, a veces yo mismo no sé qué quise decir, así que ni te preocupes.
      Muchas gracias por tus bellas palabras, me llegan, te lo aseguro.

      Eliminar
  52. Otro gran texto y mejor reírse de uno mismo, hace bien para no tomarse el arte tan en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Arte no debería ser serio, pero lo hacen serio ciertos artistas.
      Un abrazo, Boris.

      Eliminar
  53. He tratado infructuosamente dejarte un comentario. ( a ver si me deja ahora)
    En resumen te decía que seguías tan ingenioso como siempre y lo placentero que me resulta leerte.
    También agradecerte y devolverte, el saludo que dejaste en mi blog. Tuve que abandonarlo por causa mayor.
    Un abrazo grande Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Este quedó, Pilar!
      Nada que agradecer, hay personas que siempre recuerdo, aunque demore en visitarlas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. Siempre he pensado que lo que para algunos es arte, para otros es solo la representación de un objeto inservible... son puntos de vista. Todo es del color del cristal con que se mira. Un texto muy acertado.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que agregar, Reme.
      Muchas gracias y un beso grande.

      Eliminar
  55. Ah los criticos y sabihondos criticos!!!!
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son sujetos muy particulares, pero necesarios, dicen.
      Un abrazo, Abuela.

      Eliminar
  56. Deducimos que algo es arte cuando cuando alguien lo considera, lo presenta y lo acepta como tal y consigue que otros lo secunden. Independientemente que guste más o menos y a muchos o a pocos.
    Saludos artísticos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchos obstáculos a superar, pero está bien, tampoco se trata de decir que cualquier cosa es arte.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  57. Nunca síncronos siempre complementarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy absolutamente de acuerdo, amigo, lo aprendí con la experiencia...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  58. me ha gustado esa bifurcación del relato. la parte central está muy bien escrita, la descripción de la casa desvencijada está muy lograda. un abrazo

    ResponderEliminar
  59. Hola, Humberto
    Has descrito un lugar de pesadilla. No creo que existan amantes perfectos; como lo demuestran los últimos relojes, algunos van más rápido que otros :)
    Cordiales saludos, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O más lentos... que es más o menos lo mismo.
      Muchas gracias, Rud.
      Un abrazo.

      Eliminar
  60. Desde que sigo tu blog es uno de los relatos que más me han llegado. No siempre dejo comentarios... y poner chorradas tipo: qué bonito, no siempre me apetece. A veces simplemente hago eso porque realmente lo siento así, pero lo que llevo leído tuyo hasta ahora merece reflexiones más profundas... y no siempre es el momento. Cada uno tiene sus tiempos... la vida está llena de "a tiempos" y de "a destiempos". Quizá el "secreto" (si es que existe) de una relación es respetar esos tiempos y esos ritmos que tenemos cada uno de nosotros. Y lo sorprendente de los humanos es que seamos más capaces de hacerlo con los amigos que con los amantes, je, je.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices en relación con los comentarios es muy llamativo para mí, porque me parece muy bien que las personas sólo comenten cuando les parece que hay algo interesante que decir, sin embargo, me pregunto cuánta gente vendrá y yo no me entero, principalmente para agradecerle por el interés y la compañía.
      En fin... Me alegra que te haya gustado este relato, es muy particular, no a todos les llega.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Seguro que pasa por aquí más gente de la que imaginas. Y también estoy segura de que la gente que anónimamente pasa por tu blog saben que estás agradecido de que hayan pasado por tu casa sin que tengas que decirlo. Yo sí desde luego. Espero que mi comentario quede sólo en lo llamativo y no haya sido ofensivo para ti. Nada más lejos de mi intención. Era más bien una manera de disculparme por mi inconstancia.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. No fue ofensivo en ningún sentido, fue un acto de sinceridad que agradezco.
      Y no tengo nada que disculparte, tú tienes que hacer siempre lo que deseas, esa es la libertad que espero de las personas.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  61. Hay un decir que dice todo depende del cristal con que se mire, me encanto eso de la boutade, es muy frances no? Un abrazo amigo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una palabra francesa ahora aceptada por el DRAE, cosa que me parece necesaria.
      Muchas gracias, Carmen.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  62. que utopía eso de lo perfecto
    amantes , cosas, estilos, ideas, trabajos, patria, madre
    no ocurre
    no nos ocurre
    no ocurrimos

    besos Humberto
    tu relato me dejo enmarañada de ideas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil aceptar un mundo con fallas, aunque sea tan obvio que esté fallado.
      Un beso grande, Elisa.

      Eliminar
  63. Amor, amor . Sincronizarlo es vital Así como sincronizar la existencia con las realidades que existen para evitar tener éxito.
    Buena historia ESCRITOR
    Gracias por tu mensaje Estoy bien. Después de una des- sincronacida de salud,me fue renovada mi etiqueta de caducidad Pero realmente dejar el blog y mis intentos de poesía, fueron más bien un ataque de rebeldia menospáusica, que estoy dominando jajajaja!!! si que me agarre del otoño y de la demostraciones de cariño de amigos y volví a escribir, para ir soltando el oxido!!!!!
    Besotessssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Favor leer: des-sincronizada jaajajaja
      Besosssssssss

      Eliminar
    2. Qué alegría volver a verte por aquí, espero que ya estés bien y que vuelvas a escribir.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  64. Humberto, saludos desde Colombia.
    Hoy me tomé un rato para leerte, no siempre puedo hacerlo por mis últimas ocupaciones, no siempre el tiempo me favorece un ratico disponible, pero cuando lo tengo entonces vengo y leo a las personas que tengo cerca, con las cuales me siento en confianza y me doy el tiempo par leer lo viejo y lo nuevo.




    Es sorprendente la forma que tienes de abordar la cotidianidad, un poco de fantasía y realidad que se confunden entre líneas. Felicidades y que TU OBRA siga creciendo por siempre y para siempre.




    Hasta pronto




    Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Claudia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  65. Muchas veces hemos querido salir de situaciones difíciles sin darnos cuenta de que realmente jamás hemos estado dentro para comprender la realidad de lo que nos rodeaba. La imagen de los relojes y la sincronía ligada a la historia me hace pensar en las relaciones a dos, donde sincronizarse para entenderse en harto complicado. Una casa destartalada y dos voluntades esenciales del lugar condenadas a entenderse porque viven juntan aun cuando no coincidan sus momentos. ¿Cuantas relaciones amorosas conocemos así? ¿Qué amante o novio no hemos tenido en aquel cual o tal momento que nos empujaba a la huida y del cual no podíamos prescindir? Es lo que interpreto.
    Texto magnífico, me asombra tu capacidad de introspección y análisis abastracto que al mismo tiempo nos acerca a la realidad pura y dura. Encantada de leerte. Lo comparto porque considero que te lo mereces y quiero que te lean.
    Un beso

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?