6 de octubre de 2015

Alféizar


Leticia está cómodamente arrellanada en el sofá de su apartamento, con mucho esmero y un pedazo de algodón embebido en acetona trata de quitarse hasta el último resto de esmalte de sus uñas, ese que siempre queda atrapado debajo de las cutículas y que se ve tan desprolijo. Recién acaba de pintarse, pero no hay caso, el Burgundy Kiss le parece un color espantoso, gótico, no entiende cómo pudo habérsele ocurrido elegir ese tono tan demodé. Mientras reflexiona sobre estas naderías, de fondo escucha la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák, no es que a ella le guste la música clásica, al contrario, pero el día anterior, Andrea -una compañera de trabajo- le dijo que a ella le encantaba, que la emocionaba, entonces Leticia quiso copiarle esta afición para ver si podía mostrarse tan inteligente y sensible como la otra, de acuerdo con lo que comentan por los pasillos todos los demás empleados de la empresa, incluso el mismísimo señor González, Jefe de Sector. Pasan los minutos y… taaa, ta ta taaa tatá, taaa taaa tatatá. Ay, esos violines, esas trompetitas, qué horror, la música de Dvořák la aburre mortalmente, por eso enciende el televisor sin quitar la música del equipo de audio, entonces los dos sonidos se entreveran de manera inarmónica, chirrían, así que decide hacer zapping hasta dar con una escena más silenciosa, cambia cinco, nueve, dieciséis veces de canal y por fin la encuentra en Film&Arts. Allí, en una vieja película en blanco y negro, hay un niño sentado a la mesa de una cocina tomando la leche y mirando los dibujos animados que están en color. La incoherencia la sorprende. Vaya, un truco cinematográfico de un director posmodernista, piensa Leticia, pero ese desajuste de imágenes la angustia y hace que se ponga de pie, justo en el mismo momento en que lo hace el niño de la película para dirigirse al televisor -el de él- y girar el tosco botón para cambiar de canal. Lo gira una, dos veces y en la pantalla dentro de la pantalla aparece una orquesta en la Konzerthaus de Berlín, está tocando la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák, ahora las dos melodías se ajustan a la perfección, nota con nota en un magnífico tutti, y Leticia siente que la asalta un pánico incontrolable, porque, a todas luces, lo que sucede no es normal. Cree que tiene que hacer algo urgente para mantener la calma. Mejor voy a pintarme las uñas, dónde habré dejado mi esmalte preferido, se pregunta en voz alta; ah, sí, allí, sobre el alféizar, se responde, entonces todo se precipita rauda y definitivamente en un abismo incógnito y aterrador, pues se da cuenta de que nadie jamás en la puta vida diría alféizar en una frase cotidiana, como nadie diría arrellanada, ni embebido, ni naderías, ni entreveran, en un segundo percibe que su realidad se ha vuelto más inestable de lo que podía suponer, teme que ella misma no sea otra cosa que el pelele de algún escritor afectado, de esos que creen que para ser un gran estilista hay que narrar con términos tan rebuscados como extravagantes, pretendidamente cultos. Desesperada, Leticia se arroja sobre el control remoto y -en un movimiento que a ella le parece límite- consigue apagar el televisor. La música, entonces, vuelve a ser una sola y ahora sus uñas están pintadas de color Urban Turquoise, un tono coqueto y muy innovador.


Dedicado a Carlos de la Parra.

207 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Boutade”.

    Este texto nació en otro blog, por lo tanto algo le debe al propietario del mismo, Pedro, pero quiero aclarar que no es una crítica a su estilo, sino un guiño entre colegas, digamos, yo le prometí que iba a escribirlo.

    Más que nunca quiero agradecer a las personas que pasan por aquí aunque mis visitas se hayan vuelto muy escasas, no es falta de voluntad, en menos de un mes tengo que presentar nuevo material a una editorial y mi vida ha estado acotada a seleccionar y corregir escritos.

    Un fuerte abrazo a todos, cada vez somos menos, pero quién duda que estemos quedando los mejores.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Y con sus uñas pintadas, seguro que esa hermosa música le habrá transmitido lo que quizás le faltaba en ese momento.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querría yo saber qué le faltaba...
      Un abrazo grande, Armando, muchas gracias.

      Eliminar
  3. MUY AGRADECIDO, POR LA DEDICATORIA DE ÉSTE RELATO TAN SINERGÉTICO CON LA REALIDAD CANALERA QUE NOS ATRAPA Y SE APODERA DE NOSOTROS EN ÉSTOS TIEMPOS EN QUE CUESTA DIFICULTAD DISTINGUIR LO FICTICIO DE LO REAL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te dije por allá, quería dedicarte un texto que estuviera a tu altura, exactamente la altura de un gran amigo generador de emociones y fuente de inspiración.
      Muchas gracias a ti por la creatividad.

      Eliminar
  4. Que todas las criticas hacía otros fueran como estas, aunque ya lo has dejado bien claro. Muy bueno Humberto, y no te preocupes por comentarios ni nada de nada. Primero son lo deberes y quehaceres de uno.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un juego... sólo un juego, Rafa.
      Muchas gracias por tu visita, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Gostei muito mas... eu pensava que a Leticia ia encontrar um homem nu no parapeito da janela... Ocê enganou-me rsrsrsrs. Estou a brincar. Acho que o pintar as unhas e a ouvir música clássica é o melhor que há para relaxar e não é preciso ser inteligente. Bem digo eu!!!

    Beijocas Humber! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bom, "parapeito" em português não é tão esquisito ou excêntrico ou estapafúrdio quanto "alféizar" em espanhol... Apareça ou não esse tal homem nu.
      Um beijo enorme, minha querida.

      Eliminar
  6. Voilá y ella sigue siendo sofisticada...vamos más moderna impo...sible:)

    Si que existe ese complejo y creo que más de lo que pensamos:leer lo que esta de moda te guste o no lo entiendas,colorearte como una puerta con colores que te quedan fatal,comer en restaurante comida que después te deja el estómago echo unos zorros, etc etc etc.

    Cuando lo que de verdad llena, es la cercanía en todos los ámbitos.que cada uno tenga su estilo.Sino todo aburre y en la variedad esta el gusto.Y a original no le gana nadie mi querido Humberto.

    Tu amigo tiene que estar encantado porqué mira que te gusta rizar el rizo jajaja.

    Un abrazo Humberto feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tanto rizarlo ya perdió todo el encanto, mi querida Bertha, vamos a tener que aplicarle una buena dosis de acondicionador para cabellos rizados y volià.
      Eso, cada cual con su estilo y cada mujer con su color de esmalte, siempre hay un roto para un descocido.
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. Siempre te queda un conejo en tu chistera Humberto, enhorabuena...

    Nicolás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O una paloma ;)
      Me has hecho recordar un truco que le salió MUY mal a un mago, pero mejor dejémoslo ahí.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  8. Es como las muñecas rusas, una dentro de la otra y yo no sabía cuando iba a ser la última.
    Por la magia de tus textos la muñecas pueden llegar al infinito.
    MAGISTRAL

    Un besazo, Humber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nanomuñeca rusa... O algo así.
      Muchas gracias, Sabrina, eres siempre muy amable.

      Eliminar
  9. Ayyyy ... esas idas y venidas son tan reales !!!
    (La Sinfonía del Nuevo Mundo la he estado practicando estos días en mis clases de piano) Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto no es coincidencia, hay fuerzas ocultas... ;)
      Un beso muy grande, muchas gracias,

      Eliminar
  10. ¡Muy bueno! Atrapante. Una mixtura de música, TV, psquis y gran conocimiento de marcas y colores de esmaltes de uñas (jaja). Un deleite leerte, mi amigo. Un fuerte abrazo.
    Ahhh me encantó la dedicatoria ya que yo aprecio, valoro y respeto mucho, artísticamente hablando a nuestro común amigo californiano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran tipo, sinceramente.
      Sí, algo se de esmaltes, pero no me pinto, ja.
      Un beso grande, Zuni.

      Eliminar
  11. ciertas realidades paralelas las cuales sentimos que no están bajo nuestro control nos terminan aterrando.
    no siempre vamos a tener el botón de "apagado" a la mano.

    interesante relato.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejaste pensando, Draco, porque no lo pensé como un relato de realidades paralelas, es más, si lo hubiera imaginado así creo que no lo habría subido, pero después de releerlo, sí, algo de eso hay, la realidad realidad y la realidad literaria pueden ser paralelas.
      Un abrazo grande y muchas gracias,

      Eliminar
  12. Es verdad, con arrellanada me quedé parada, pero al llegar al final lo he comprendido.

    Me parece que sigue siendo tu estilo, aunque se trate de un guiño (del lenguaje) a un colega, porque das ahí... a tu manera, haciendo pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas cómo me costó poner ese "arrellanada" al principio, pero sabía que el desvelamiento estaba al final y eso me tranquilizaba, en realidad hay otras palabras que me chocan, pero suelo usarlas, así que mejor no digo nada.
      Por las huellas se reconoce al animal, dice.
      Un beso grande, Jonhan.

      Eliminar
  13. Pobre Leticia. Cómo eres. Qué mal rato le has hecho pasar. Qué poco te metes con Andrea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tienes razón, qué puedo decirte, no sé si el próximo, pero te prometo que a esa Andrea le voy a hacer la vida imposible en otro relato.
      Un abrazo y muchas gracias, Chema.

      Eliminar
  14. Hola Humbertito.
    Te dejo la música, no la mezcles con la tele, ni la escuches cuando decidas pintarte las uñas. https://youtu.be/GxvlcKnmgh0 como para pintarse las uñas…como que no, en algún altibajo se pinta la yema de los dedos, claro que con tanta mezcla de tele, música, colores azules y berenjena, es para volverse medio loca, y si se asoma al “alféizar” y ve lo que cuelga según la imagen, se queda (arrematada) del todo.
    Siempre he dicho que tu ingenio no tiene fin, mira que unas uñas inspirarte tanto y también, me has tenido enzarzada esperando el final y pensando, me decía para mis adentros seguro que va al trabajo llamando la atención, pero no, el señor Gonzales seguro que ni la mira.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres muy mala, Ambar, no ves que Leticia ya no quiere escuchar más esa sinfonía, que le ha hecho mucho daño...
      Y sí, de un color de esmalte puedo volar hasta el Ártico, no sé si eso sea bueno.
      Puedes creerme que en muchas ocasiones yo tampoco sé cómo va a terminar.
      Un beso grande, muchas gracias.

      Eliminar
  15. Muy ingenioso, creo que quieres decir mas de lo que dices pero seguramente sea un guiño con tu colega, a mi se me escapa. Te lo digo porque uno se da cuenta cuando el texto está cargado de sentido. Los nombres de esmalte y demás son como tinta de calamar.
    Ojalá no haya dicho cualquier cosa-

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has dicho cualquier cosa, has dado en la tecla en varias cosas, pero que yo las cuente le quita la magia, si es que la tiene ;)
      Un abrazo, Manuel, gracias por tu lectura atenta.

      Eliminar
  16. ¡Muy bueno!! Sí querías sembrar angustia, yo la coseche jajaja!!
    Me voy a pintarlas uñas, me acabo de percatar que no brillan , Pero ¡ni de vaina!, pondré música y la T.V jajajaja
    Besossssss ESCRITOR!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenerte aquí tan seguido puede convertirse en un hábito, pero es de los buenos, eso sí.
      Muchas gracias, Gizela, ten cuidado con el color del esmalte, algunos provocan alucinaciones.
      Besos.

      Eliminar
  17. Espero que me cuentes entre esos menos, MAESTRO.
    Al relato de hoy has vuelto a dar una vuelta de tuerca al argumento, el summun del ingenio y la perfección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, mi querida, te aseguro que en este espacio menos es más y menos también es mejor.
      Tanta vuelta de tuerca ya estoy mareado...
      Un beso grande.

      Eliminar
  18. Tus relatos siempre me dejan pensando, imaginando más allá. Por un momento creí contarías como en realidad Leticia se estaba viendo a si misma... ya lo sé, me deliré.
    Bueno... muy bueno, como todo lo que leo que sale de tu tinta.

    Un beso.

    P.D.: no sé si es el modo adecuado o correcto de preguntarte, pero lo hago porque realmente me interesa... ¿existe una versión e-book de tus libros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deliraste, es el camino que te marcaba tu cabeza, como dije más arriba, muchas veces yo mismo dudo cómo va a terminar, pero un ángel salvador me rescata a último momento y me da una salida que a mí me parece más interesante.

      Es así, si todo sigue así, en noviembre-diciembre sale un nuevo libro, en formato papel y formato e-book, en esa movida, la editorial también va a digitalizar dos libros anteriores.
      La pregunta fue adecuada y te agradezco mucho que la hagas.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Humberto te pido compartas la noticia obviamente con bombos y platillos porque a veces la que parece vivir en una realidad paralela soy yo, (por no decir que lo hago en las nubes!) y me interesa de verdad conseguir las copias de tus libros...

      Otro beso.

      Eliminar
    3. No lo dudes, voy a saturarlos de información cuando salga el nuevo, pero a pesar de que estés interesada en la versión digital, me imagino que vas a venir a la presentación en Buenos Aires, lo único que me falta es que me falta la Alma Baires... ;)
      Más besos.

      Eliminar
    4. Humberto me encantaría, sinceramente... pero esta Alma tan de Buenos Aires, vive en Italia! ...eso sí, cuando llegues por estos rumbos me avisas... hasta me ofrezco de traductora!
      Un besote enorme y un guiño.

      Eliminar
  19. Me he reido mucho Humberto, es una genialidad, hasta hay una pizca de Hitchcock en el ambiente, y el esmalte es lo que pega todo, eres increíble amigo, adoro tu cabeza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, querida Carmen, hay algo de Hitchcock, no lo había notado hasta que lo mencionaste.
      Me alegra mucho que te haya reído, valió la pena escribir este texto, entonces.
      Un beso y muchas gracias por tu amabilidad.

      Eliminar
  20. Excelente Humberto!! no caben más comentarios, tu pluma siempre está muy afilada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si un día me pincho, Migue, jaja.
      Muchas gracias, amigo.

      Eliminar
  21. !Supeer amigo,super!!!! }cariños Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Martha, te mando un beso grande.

      Eliminar
  22. Te he leído atentamente como siempre, pero esta vez se me escapa el significado de este relato. Tal vez todo él sea un guiño a Carlos de la Parra como señalas al final.
    Abrazo y muchos éxitos en tus empresas como escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y tú crees que yo lo entiendo 100%?
      Mira, el día que diga que entiendo en un todo lo que escribo, en ese mismo momento dejo la literatura.
      Hay muchos guiños, pero también puede leerse así como es.
      Te agradezco mucho tu sinceridad y tu afecto, María Pilar.

      Eliminar
  23. Me encantó. Como siempre la imaginación de uno vuela o trata de hacerlo acompañando a la tuya que es maravillosa. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario más alentador y afectuoso, Daniel, muchas gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Humberto ...es como dices..a veces queremos imitar a otro en sus gustos para cambiar y no lo aceptamos....me pasa como a Leticia .... me llama la atención de como sabes que al quitarnos el esmalte de las uñas, nos queda algo, ese que queda atrapado debajo de la cutícula, y a la vez buscando que de bueno hay en la tele a la madrugada para ver mientras me pinto las uñas...pero no óperas ¡¡ me encantó tu relato !!
    Recibe mi cariño desde Rosario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de tantas mujeres en mi vida puedo hablar de esmaltes, sombras, delineadores y lápices labiales como un profesional del maquillaje.
      Me alegra mucho que te haya gustado, Doris, un beso grande.

      Eliminar
  25. Si no entendí mal, una mujer un tanto trivial, con deseos de aparentar inteligencia, intuye que es un personaje, y que su realidad puede ser alterada por el capricho de un escritor. Y entonces decide desentenderse del tema.
    No es menor las maniobras que hace para no aburrirse con la música, cuando lo que podría haber hecho es dejar de escuchar.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay trivialidades, hay apariencias y hay intuiciones, pero algo contiene y supera esas categorías (me puse dialéctico hegeliano), creo que hay algo más..., sin embargo, como te dije una vez, si el mensaje no termina de llegar la falla es mía, nunca del lector.
      Claro que sí, qué tanta música clásica si lo que le gusta es el pasito cordobés ;)
      Un abrazo, mi estimado Demiurgo.

      Eliminar
  26. Este personaje se merecía ese escarmiento de las "leyes del Universo" y poco me parece...
    Lo encuentro muy muy interesante y aleccionador, hallo un profundo miedo al otro mundo de la belleza y exquisitez.
    ¿Lo vulgar se puede reeducar? .
    El "emborregamiento" está perfectamente relatado, por otro lado grandes personajes de renombre que apreciaban esta música , podían estar firmando sentencias de muerte.
    Genial, bravo por ese guiño a tu amigo.

    Un enorme abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que mejor que siempre pasear mi mente de tu mano¡

      Eliminar
    2. Recorto una frase: "un profundo miedo al otro mundo", y la dejo así, porque con ella dices todo.
      Mi mente y la tuya hacen una linda dupla, eso creo.
      Muchas gracias por ser siempre tan alentadora, tan afectuosa y perceptiva.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  27. Como siempre dando lecciones maestro, como pseudoescritor que me considero, a veces se me escapa alguna palabreja de esas que suelo utilizar. En cuanto a demostrar inteligencia no es fácil. Pobre Leticia el que nace para pito no llega a corneta y si te llega la música no vale perder el tiempo.
    Me gusto tu manera de llevar el relato y lo bien que eliges los colores de esmalte.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo uso varias palabras extrañas también, Luis, porque no está mal tampoco, lo importante (creo) es saber en qué contexto y según el registro que estemos usando.
      ¿Te gusta cómo elijo colores de esmalte? Después te cuente sobre pintalabios, jaja.
      Un fuerte abrazo, mi querido amigo.

      Eliminar
  28. es curioso eso de los cutex para uñas, yo no uso , a excepción del color negro a veces , otros colores se me pierden o será que yo no me hallo...
    dicen que los detalles delatan personalidades, o será que en los detalles nos evadimos

    buen trabajo Humberto, uno podría echar a volar más elucubraciones a partir de un detalle ,y en tu relato hay miles de detalles como para quedarse mil horas

    besitos y buena semana :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo personal, los detalles me pueden, a veces paso horas decidiendo una sustantivo o un verbo, en los otros ámbitos, soy más "casual".
      Muchas gracias por tu visita, Elisa, buena semana para ti también.
      Un beso grande.

      Eliminar
  29. Buen relato. Me ha dejado un sabor metálico. Tendré que revisar al "escritor" que llevo dentro...o se fue....o se encuentre a medias, en el alféizar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué metálico? Me dejas con la duda.
      Tú no tienes que revisar nada, ese escritor que eres está donde tiene que estar y hace las cosas muy bien. Doy fe y comprometo mi palabra en ello.
      Hoy un gracias doble.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Pintarse las unas,un gesto Zen, que apacigua las dolores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía, es interesante, pero no me veo pintándome las uñas para calmar mis dolores ;)
      Un beso, Manouche.

      Eliminar
  31. Precioso y metalingüístico relato. Me ha encantado, felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión siempre amable, Francisco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. «Quiero y no puedo» eso le pasa a tu personaje vacío de su realidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No diría jamás que no, creo que tú tienes un gran conocimiento del alma humana.
      Un abrazo, mi estimada Sor Cecilia.

      Eliminar
  33. Me sorprendes al leer todo lo que has montado partiendo de una simple laca de uñas.
    Eres único. Me has tenido enganchada hasta el final.
    A mí me encanta la Sinfonía del Nuevo Mundo.
    Mi intención, ahora que acabo de regresar después de un largo periodo de ausencia, era agradecer el comentario que has dejado en mi blog durante mis vacaciones, es gratificante ir visitándoos y volver a sentirme arropada con vuestras letras.Mil gracias.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces mi cabeza se va tan lejos que temo que un día no regrese, uf.
      No tienes nada que agradecer, mi querida Kasioles, soy yo el que disfruta de tu blog y agradece por que exista.
      Un beso grande.

      Eliminar
  34. Me pareció ver por completo lo que en España llamaríamos una "Choni". :-)
    Siempre me resultan curiosos los nombres que dan a los colores para uñas y labios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Choni, puedo imaginarlo sin ir a buscar el término a google, ya el sonido dice mucho.
      Los nombres son inspiradores, aunque ridículos.
      Un abrazo grande, muchas gracias.

      Eliminar
  35. Espero no darme cuenta nunca de que en realidad soy la invención de alguien porque la sensación tiene que ser de lo peor...
    Eso sí, yo digo alféizar habitualmente. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si dices alféizar creo que deberías mirar hacia arriba, tal vez llegues a ver la mano del autor que te está escribiendo... o dibujando, jaja.
      Un beso grande.

      Eliminar
  36. No he podido observar si el niño lleva las uñas pintadas y le sonríe maliciosamente, o si era un reflejo desde la ventana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo observé, pero de pensarlo ya me da miedo, mejor pasemos a otro texto ;)
      Una abraçada, Alfred.

      Eliminar
  37. "...Todo se precipita rauda y definitivamente en un abismo incógnito y aterrador".
    Para mí ésta es la esencia de tu genial relato. "Miedo". Miedo a perder el control de nuestra realidad, a percibir cosas que no están acordes con nuestros prejuicios, con lo aprendido, con lo establecido, con lo lógico dentro de nuestro limitadísimo y vulgar mundo. Miedo a que tus pensamientos no te pertenezcan... a que el universo se aproxime a ti y te toque con su infinitud plagada de sorpresas... nunca imaginadas... En fin... El maravilloso color de uñas no dará nunca problemas. Tocas un tema muy, muy profundo.

    Sobra decir que me encantó.

    Un abrazo muy cordial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas ocasiones, leo más de una vez tu comentario, porque me sorprende y me agrada que alguien entienda tan bien lo que quise expresar. No digo que otros no lo entiendan, lo que me llama la atención es que usas palabras que yo habría usado si fuera el lector.
      Desde hace un tiempo estoy volcado a tocar temas profundos o complejos, no sabría cómo llamarlos, puedes notarlo por la cantidad de comentarios, la reducción es notable, pero, sinceramente, no puedo escribir lo mismo que hace 3 años, o 2 o el año pasado, algo tiene que cambiar y, por ahora, esta es la dirección que más me gusta.
      Muchas gracias por tu lectura tan dedicada.
      Un abrazo, Volarela.

      Eliminar
    2. Me parece estupendo. Es la inquietud de todo artista... su búsqueda íntima y única.. Es duro, pero el gozo de encontrar-se lo merece.

      Feliz y próspero encuentro :)

      Eliminar
  38. Mientras no dejemos la vida colgada del alféizar... Me fascinó, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, América, un beso grande. (este relato a mí también me gustó, cosa rara)

      Eliminar
  39. Hola Humberto , vamos que si no apaga la tv y quita la musica , un poco más y acaba suicidandose o tirandose por la ventana no ? por un momento pense que el pinta uñas saldria disparado por la ventana , jajajajajaa
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, querida Flor, apagar el televisor le salvó la vida.
      Un beso muy grande, muchas gracias.

      Eliminar
  40. Una muestra innegable de nuestra realidad... vivimos por inercia intentando imitar aquello que nos dices ser lo ultimo en tendencia, tu texto siempre con dos o tres lecturas, con ese matiz de inquietud que deja flotar en el aire y ese sacudir conciencias...
    Un placer leerte.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura, tus palabras y tus muestras de compañerismo, esas cosas te hacen enorme, mi querida Reme.
      Un beso grande.

      Eliminar
  41. Uno de los pocos personajes de ficción -si exceptuamos los de Pirandello o el propio Augusto Pérez- que cae en la cuenta de que es objeto de manipulación por parte de su autor. Pero se da cuenta de la trampa, se rebela y opta finalmente por la zafiedad en libertad. Una pena porque salía ganando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Cayetano, habría ganado, pero para eso tenía que renunciar a su realidad, no sé cuántos se animarían a hacerlo.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  42. Creo que a las Leticias de este mundo todo escritor -sea de palabras rebuscadas o no, deberían dejarlas tranquilas- no provocarle ataques de pavura (epa) y dejar que sigan con su pintada de uñas. Pigmallion ya se escribió y también sigue habiendo abultada (epa) evidencia que "Por más que la mona se vista de seda..." En otro orden de cosas me causó cierta curiosidad saber cómo escribiste Dvořák con ese firulete (yo corté y pegué) Estimo que vos habrás hecho lo mismo. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si acaso, los epa se refieren a mi refinada manera de expresarme. Estos ejercicios de neurociencia parecen compensar con creces el tiempo destinado a ellos. epa...:-)

      Eliminar
    2. Es cierto, nos metemos demasiado con señoritas que hacen su vida y la pasan muy bien, siempre con ese vano orgullo de creer que las ayudamos... y después nos enamoramos, verbi gratia (epa) Miss Doolittle.

      No, Ato, yo soy de los complicados, usé el código Alt + números, ya lo conozco de memoria (bueno, más o menos) por las traducciones.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  43. Miedo a perder el control quizá...Increíble tu forma de escribir, me encanta a pesar que rara vez dejo comentarios, soy muy mala para ellos. Mis disculpas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes que pedirme disculpas por no dejar comentarios, Musa. Como siempre digo, en lo único que me "afecta", digamos, es que no puedo saber cuántos amigos pasan por aquí para agradecerles como es debido.
      Muchas gracias por tu opinión, un beso grande.

      Eliminar
  44. Estoy muy seguro que este tipo de "coincidencias" musicales-televisivas-vivenciales se dan bastante seguido. Es decir, habiendo tanta gente, tantas canciones, tanto canal de cable, uno podría pensar que la estadística está en contra; sin embargo hay cosas fuera de nuestro control y el alféizar llama cada vez más insistentemente...!
    La vida misma, sus circunstancias, no siguen una línea definida. Nosotros construimos nuestras coincidencias y nuestras miserias. Una forma geométrica, un color de moda, un aroma sensual, una mirada sugerente, una Leticia a medida, son coincidencias de nuestro gusto con la realidad.
    Mis saludos por este (otro) gran relato!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unas semanas me pasó algo extraño, no tan delirante, pero me mostró eso que decís, hay tantos elementos en la vida real que es raro que no se den más coincidencias, o que no nos demos cuenta de ellas.
      Me dejás pensando si no estamos hechos todos a medida de nosotros mismos, es decir, una ficción más.
      Un abrazo grande, Etienne, muchas gracias.

      Eliminar
  45. Felicitaciones. Había leído sobre mundos paralelos pero no de presentes paralelos, muy importante porque el presente es o único que nos pertenece, el pasado son recuerdos y el futuro sueños.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres el único que ha notado ese presente simple que recorre todo el texto y que es más que un tiempo verbal.
      Muchas gracias, querido Borgo.

      Eliminar
  46. Felicitaciones. Había leído sobre mundos paralelos pero no de presentes paralelos, muy importante porque el presente es o único que nos pertenece, el pasado son recuerdos y el futuro sueños.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  47. Sencillamente: buenisimoooooo!!!!! un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Mery.
      Un beso grande.

      Eliminar
  48. ¿Y si no usamos alféizar, qué palabra usamos, poyete, tal vez? No me atrevo a hablar por los españoles de la península, pero yo diría que al menos por allí es una palabra muy corriente, imagino que la herencia árabe seguirá muy presente en el léxico de Iberia. Pero dejando esta reflexión tan tonta de lado, el juego del relato siempre impacta, el marco, que más que un marco es un mundo que empieza y acaba y con él empieza y acaba la existencia del personaje, que no su profundidad. Y el doble juego de espejos, de hecho, que te marcas con la televisión en blanco y negro y la pantalla en color en su interior. Por otro lado, tenemos la lucha de encajar, de intentarlo al menos, de pretender ser quien no somos, y uno se pregunta, ¿dónde exactamente podemos trazar la línea? ¿Qué cosas hay de las que les gusta a Leticia que realmente le gusten y no sean imposiciones que, al contrario que la música clásica, ha conseguido tragar? Aunque pueda ser una pregunta interesante desde un punto de vista psicológico, ¿tiene valor pragmático? Es decir, en el fondo la publicidad sólo puede solaparse con valores preexistentes, no puede modificar la conducta, por otro lado, ¿tienen la conformación de una cultura y el desarrollo del marketing una estructura similar? Disculpa si me pierdo yo solo entre las preguntas…
    ¡Un abrazo, Humberto! ^_^
    Por cierto, o lo he soñado o he creído que dejabas un comentario en la última entrada de mi blog, pero ahora no lo veo, mira que te iba a responder… =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que yo escribo desde una realidad latinoamericana, por estos lares nadie diría jamás "alféizar", se diría "marco", "borde", "reborde, en casos ridículos "antepecho". Alféizar es una palabra que por aquí representa el colmo de la afectación literaria, como cuando los nuevos ricos muestran sus cadenas con crucifijos de oro.
      En lo demás, me haces siempre demasiadas preguntas, pero algún día, te lo juro por esta, que voy a responderte ;)
      Yo, no, yo no pasé por tu blog, debe ser una alucinación, jeje.
      Un fuerte abrazo, Jorge.

      Eliminar
  49. Un relato que te atrapa desde el principio al final, yo, al igual que la protagonsta, me habria aterrado ante tantas coincidencias, pero como las mujeres somos así, encontramos una vía de escape en algo tan sencillo como pintarse las uñas, para que los miedos se marchen y una se sienta divina.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres tendríamos que aprender muchas cosas de las mujeres, fíjate que cada vez hay más señores que se pintan las uñas... y otros maquillajes.
      Un fuerte abrazo, muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  50. Este relato me gusta por la coincidencia de azares y esas reflexiones tan cotidianas como novelescas.
    ¡Bravo, maestro Dib!
    Salu2 alfeizareños!
    (A mí me gusta decir "vestíbulo" y la gente me mira raro...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que es el patrimonio de palabras personal de cada sujeto, yo los respeto todos... mientras lo entienda.
      Un fuerte abrazo, amigo Diego.

      Eliminar
  51. Qué curioso. Durante un tiempo yo confundía a Dvorak con Beethoven. Será por el nº de la sinfonía. Leticia, la protagonista de esta historia, se complicó la vida, innecesariamente ¡El mando! Esa era la solución. Antes, los romanos usaban una gruesa rama de árbol como bastón de mando para intentar hacer entrar en razón a la tropa indisciplinada o cobarde ¡Es el mismo cuento de siempre! Este mundo es sota, caballo y rey. El gran sustituto del duro mando romano es una colorida caja que pone todo en su sitio...si nos le faltan las pilas, claro está. Gran relato.

    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún punto no evolucionamos, como algunos creen.
      Muchas gracias por tu presencia de siempre, estimado Antonio.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  52. El miedo a lo desconocido a veces nos crea inseguridades, somos tan vulnerables…
    Me ha encantado el relato, siempre es un placer pasearse por tus letras.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué tanta gente se defiende y hasta se avergüenza de la vulnerabilidad...
      Un beso grande, María Rosa.

      Eliminar
  53. Me gustó mucho tu relato muelle, de ida y vuelta, que juega con el lector y con las letras. Te sobran tablas...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las tablas que me sobran me construiré una casa ;)
      Muchas gracias por la visita y el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar

  54. Es una historia muy interesante, me tuviste enganchada hasta el final. El miedo puede tener muchos matices, y único que te lleva es a perder el control.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo es necesario...
      Un abrazo, Cristina.

      Eliminar
  55. A veces los colores dan vida a quien los lleva , si hacen las paces con el propio corazón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué linda frase, Amapola, muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  56. Humberto, ¿Leiste mi cuento "Entrenamiento"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Anuar, no tuve el placer, ¿por qué?, ¿debería leerlo? Indícame dónde puedo encontrarlo y lo haré con gusto.

      Eliminar
    2. "Entrennamiento" es una de las entradas de mi blog. Del 6 de julio del 2015. Aquí va el enlace:


      http://talvezquisedecir.blogspot.com.co/2015/07/entrenamiento.html#comment-form

      Eliminar
  57. Siempre he pensado, siempre he sentido que lo que me llega , lo que me hace sentirme cercana a un escrito son las palabras de "a pie", las que se utilizan en la calle, en el día a día, vale hay que ser cultoy conocerlas, impregnarse de otros matices, de expresiones que se utilizan en otros lugares y comprender lo que significan .
    Por poner un ejemplo sin ejemplos ( giro de tuerca) si me pongo a leer un libro ( ya no te digo poesía) y tengo que tirar de diccionario para entender lo que una palabra o un giro lingüistico ... se me corta la magia del libro ...
    Si entiendo que es mucho más poético y culto utilizar términos específicos .. sobre todo más culto ... así sucede en todo .. y una con tanta metáfora, con tanto anglicismo y con tanto de tanto siente que la raíz de la lengua .. se está escurriendo por el retrete
    divagué ? ta vez siempre lo hago
    besos tangueros y gracias por tu huella ...o mejor por tu comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su momento y su lugar, cuando leo una novela del siglo XIX me encanta encontrar ese lenguaje alambicado, creo que busco exactamente eso, pero si alguien me presenta una situación bien siglo XXI, el registro DEBE modificarse, si no generas una contradicción interna en el relato y se ven demasiado los hilos del (mal) titiritero.
      Has nombrado los anglicismos, es increíble como los traductores guían nuestra forma de escribir.
      Gracias a ti por pasarte.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
    2. Los traductores y la sociedad en general Humberto
      un vestido con lunares siempre fue un vestido de lunares, luego se es llamó topos ( supongo que haciendo metáfora a los huequitos que esos bichitos dejan en la tierra) ahora no busques un traje con un estampado de lunares .. oh my good!! son Dots!
      No me imagino leyendo La Celestina en el lenguaje actual .. la esencia es la esencia del momento en el que se ha creado ... modificarla es como matarla .. socavarla ... a eso me refiero .... cada vez nos "complicamos" más la vida ... creo que nos aburrimos en lugar de disfrutar lo que nos ofrece
      daría para mucho y no soy lingüista ni quiero provocar un debate .. que me conozco y no saldría bien parada del jardín !

      Eliminar
    3. Concuerdo, si te hablé de los traductores en particular, es porque instalan un discurso irreal extraído de otras lenguas, casi literalmente, ese lenguaje de ellos pasa a los lectores de libros que luego lo llevan a la vida real y se esparce como un virus.
      Pero también están los "embellecedores" del idioma, los nuevos ricos de palabras, las modas, etc., etc.
      A mí me gustan los casamientos nuevos de palabras, esas metáforas logradas que admiras, pero cuando un nuevo casamiento se repite y repite, se vuelve cursilería.
      Es un tema largo, claro que sí, pero no estoy seguro de que salieras mal parada de un debate.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  58. El episodio narrado Humberto… se sucede con intención, intentando confundir con el intercambio de secuencias que se prenden…, dejando que aun en lo rebuscado (vocablo o música) lo esencial permanece…
    Un abrazo
    http://dialtri.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas captado esa intención, Dionisio.
      Un fuerte abrazo, muchas gracias.

      Eliminar
  59. Muy ingenieso el juego de palabras alambicadas con esta historia.
    En un momento vi a la protagonista tapándose los oídos y la sinfonía sonando a toda mecha...
    Creo que no me pintaría nunca las uñas de Urban Turquoise...

    Buen fin de semana y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con lo bien que te quedaría...
      Buen fin de semana, amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  60. Entre el Burgundy Kiss y el Urban Turquoise, un personaje en busca de autor y todo un mundo de dualidades... Pero ahora que caigo, creo que ni Pirandello ni Unamuno se pronunciaron nunca acerca de cuál de los dos esmaltes de uñas es el más apropiado. Ni siquiera estoy segura de que alguno de ellos escribiera la palabra "alféizar".
    Como siempre, un gran relato abierto a múltiples interpretaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algo tengo que ser original dentro de este mundo de plagios involuntarios.
      ¿Sabes?, estoy tentado a ponerle como título "Plagios" al nuevo libro, pero no creo que suceda, me parece... eh, no sé, no me convence, aunque mi idea es la misma de George Orwell y tantos otros: está todo escrito.
      Un beso grande, mi querida.

      Eliminar
  61. Original y estupendo relato
    Siempre agradable visitarte
    Muchas gracias
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Amalia.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  62. Hola, ^_^ vengo de Adolescentealos28... donde ya me seguías, pero me he actualizado y me gustaría que continúes formando parte de todo, así que te invito a mi nueva casa, espero que te guste y te quedes ;)

    VioletaPurpurina.blogspot.com

    Bss de color Violeta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien, yo continúo formando parte de todo, pero ¿qué te pareció este texto? ¿Te ha gustado...,, no te ha gustado? ¿Lo has leído acaso?
      Las cosas no funcionan así, mi estimada Violeta.
      Un saludo.

      Eliminar
  63. Guau!, Humberto, genial, lo he leido con ritmo desenfrenado. Conectando mi mente con la de Leticia, tratando ambas de discernir (quien dice discernir en una conversación cotidiana) Algo me ocurre, porque mientras leo me angustio y sonrío...

    Uf, llega la calma. Entiendo porque sonrío mientras te leo con el corazón desbocado (quien dice desbocado en una conversación normal), cuando me ocurren cosas extrañas me da por reír. Me río.

    Me ha encantado. Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo que has dejado un comentario sé que voy a encontrarme con las palabras de una persona que se involucra y que entiende de qué va todo, por más complejo que pueda parecer. Entre nosotros se establece un lindo pacto ficcional, no hay mayores secretos.
      Muchas gracias por esa atención.
      Un beso grande, Tesa.

      Eliminar
  64. Que delicia es leerte. Como siempre me encantó leer tu escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres muy bonita, Josefa.
      Cuando este año vaya a España voy a encargarme de conocerte en persona, te lo aseguro.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  65. Simplemente quería que leyeras ese cuento. Quizás la relación yace enlos giros inesperados de los finales.

    Un abrazo, también vendré más seguido por acá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pareció, te agradezco que me hayas llevado hasta tu texto, ya te dije lo que pensaba.
      Nos veremos más seguido, entonces.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  66. SIEMPRE NOS DEJAS PERPLEJOS CON TUS RELATOS!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea para bien, mi estimado amigo.
      Muchas gracias, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  67. ¡Que bueno!
    Ahora me acordaré de ésa situación cada vez que oiga la sinfonía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita, mi estimada Pseudo.
      Un beso.

      Eliminar
  68. Muy bueno, Humberto, me recordó aquello de Clarice Lispector, diga lo que tenga que decir, sin literatura. Pienso en las veces que queremos "adornar" los textos con palabras que no utilizamos y como se nota, a la hora de releer lo escrito.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota mucho, claro. Yo no creo que esté mal usarlas, todo depende del registro que estemos trabajando, y cuando es neutro, bueno, no mostrar los adornos como nuevos ricos.
      Un fuerte abrazo, Horacio.

      Eliminar
  69. Cada vez me gustas más, HD, en tu escritura, claro, de lo otro por ahora no.
    Aparte de la puya que nos metes a los escritores (si es que lo fuera yo) que efectivamente usamos sobre todo en los inicios (cuando crees de las palabras cultas son las buenas, así como las figuras literarias que hay que usarla quieras o no), no descarto haber utilizado alfeizar en vez de pollete que es como lo llamamos en mi pueblo, aparte de esa puya me gusta mucho la otra parte del relato, la que como dos vasos comunicantes se van pasando "el líquido elemento literario (jeje)", ese fluir de las historias paralelas, la de la televisión, la música, el pintarse las uñas y el querer ser culta como las compañeras de trabajo. Me encanta esa doble secuencia, la normalidad de una chica al pintarse las uñas queriendo ser más culta y el uso del color en películas en byn. Esa interferencia que le produce a ella, ese malestar. Me encanta la sincronización de las bandas sonoras y el apagar la tele, ese dejar de usar palabras "cultas". En fin, me lío, pero es que cada vez me gusta más lo que escribes, jodio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra enormemente que te guste, querido Ximens, tú eres una persona que respeto mucho en sus opiniones porque no las expresas con el objetivo de agradar, sino que dices libremente lo que te provoca un texto.
      Entre dos colores de laca, uno cursi y el otro refinado, pueden pasar muchas cosas, ya lo ves.
      Te agradezco tu comentario, me gusta que tengas sentido del buen hacer sin perder el buen humor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  70. Un texto desasosegante que me devuelve a mi pensamiento fijo discontinuo de si realmente algo es real. De hecho, ¿quién dice desasosegantee n una conversación real?
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Das en el clavo con tu respuesta, esa excentricidad de escribir palabras "cultas" muchas veces se ve más en los comentarios que en los propios escritos, quién no ha leído una opinión del estilo: tu relato es sobrecogedor, descollante, me deja atribulado. Los seres humanos, a veces, somos muy graciosos.
      Mi consejo es que, cada tanto y sorpresivamente, te des vuelta para ver si las cosas están cuando no las miras, enseguida descubres si son reales ;)
      Un abrazo, Miguel Ángel.

      Eliminar
  71. El esmalte tenía efluvios alcohólicos.
    O no...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  72. Hoooooola humberto, no hay como caer en un blog, leer una entrada y q te entren ganas de leer mas. Eso me ha pasado con esta entrada. Y de paso muchas gracias por comentar en el mio la entrada de escribir en lápiz
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras amables, a mí me pasó con tu blog, así que el placer es compartido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  73. Hay textos que al leerlos hacen de nosotros lo que su autor nunca pensó que harían.

    Te invitamos a participar en nuestro reto de Halloween, a ver si logramos que las palabras crezcan dentro de alguien como nunca imaginamos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tratar de participar, Tamara, porque me cuesta escribir con un objetivo, pero te prometo que voy a leer la propuesta.
      Un beso grande,

      Eliminar
  74. Creo que la próxima vez que tenga que pintarme las uñas pondré esta música https://www.youtube.com/watch?v=PVT_ueus5U4
    así las imágenes serán las de un piano y una solista que embelesa a un público entregado a una dulce melodía. Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esa música que has compartido conmigo, seguramente la protagonista tendría unas alucinaciones MUY bellas.
      Buenas noches, muchas gracias por la visita y la música.

      Eliminar
    2. Placer con placer se paga. Y el placer siempre es mío de leerte.

      Eliminar
  75. No se pueden hacer varias cosas a la vez, o te pintas las uñas acompañada de una buena música o es la tele, las dos juntas no casan bien, puedes perder el esmalte o la cordura.
    Cuanta imaginación Humberto, que bárbaro. Me encantó todo el proceso que pasó tu protagonista y la próxima vez que me pinte las uñas procuraré hacerlo tranquilita, sin pensar en otra cosa.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas, no creo que a ti te suceda nada extraño, no te preocupes.
      Un beso grande, Puri, muchas gracias.

      Eliminar
  76. Me gustan los escritos fáciles de leer, las palabras grandilocuentes suelen usarlas aquellos que como nadie les da importancia intentan dársela ellos mismos. Un escrito no sirve de nada si quien lo lee no se identifica con él.
    Por supuesto no es tu caso, siempre mantienes la intriga hasta el final
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras siempre alentadoras, Alondra.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  77. Me gustan los escritos fáciles de leer, las palabras grandilocuentes suelen usarlas aquellos que como nadie les da importancia intentan dársela ellos mismos. Un escrito no sirve de nada si quien lo lee no se identifica con él.
    Por supuesto no es tu caso, siempre mantienes la intriga hasta el final
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  78. El uso de palabras poco usuales, no quita para que con quitaesmaltes uno al final consiga escuchar música, ante una tele parlanchina, y recomponer el color de las uñas , mientras el gato en el alfeizar persigue moscas de Octubre, las más rebuscadas y molestas, ahora las miro!!!

    Un beso, color multifuncional :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vayas a caerte por la ventana, por favor...
      Muchos besos.

      Eliminar
  79. Biforme lectura: una existencia. Esa necesidad de Leticia de buscar estar, de asirse a la vida. La otra: esa sensación de que no somos. Aquí no es el dios de BOrges, que juega con nosotros, en un tablero de ajedrez, sino un escritor, que no mueve a su capricho. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen análisis, Carlos, muchas gracias.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  80. ¡Muy bueno Humberto! será cuestión de encender el televisor para cambiar el color de esmalte... Me atrapó mucho como lográs entrar y salir de la realidad al realismo mágico. Es verdaderamente imperceptible y está muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, me gusta verte por acá también.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  81. ¡Muy interesante relato! Me ha encantado especialmente tu forma de describirlo, me sentía como si yo fuera Leticia. Solo que a mí si se me sincroniza la tele con el reproductor de música lo disfruto, lo grabo y saco provecho de ello jajaja
    Saludos y yo me seguiré pasando por aquí aunque tú no tengas tiempo pasarte por el mío, aunque ya sabes que estás siempre invitado :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que puedas sacarle un provecho, yo querría tener esa habilidad.
      Y sí, es muy difícil pasar con la asiduidad que me gustaría, pero el blog me consume más tiempo del que dispongo.
      Un beso, pronto paso por allá.

      Eliminar
  82. Maravilloso Humberto. Una narración cinemática que nos pone en primera fila.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  83. Está huyendo la pobre Leticia, tratando de borrarse el esmalte, colocando música y tele, todo al mismo tiempo, sintiéndose juzgada y sin saber muy bien cómo salirse del meollo. Debe ser duro. Sí, mejor no pensar en ello (¿à la Scarlett O'Hara?)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo, yo todavía estoy tratando de analizar qué significa ser "uno mismo".
      Un beso grande, Taty.

      Eliminar
  84. Por razones a que me ocurra algo similar a lo de ésta pobre ninfa es que desisto cotidianamente a encender ese vetusto aparatejo evitando que sus rayos catódicos inunden hasta la sofocación mi habitación con sus colores estrambóticos...

    Lo dicho.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas interesantes, José, te enseñan lo que no hay que hacer.
      Eso, suerte para todos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  85. Y ... Resulta que ...
    Nos vestimos en colores que en el fondo no reflejan nuestra esencia, evitamos desnudar nuestra alma abrazados (nosotros, y no viceversa) a una sensación que ocupa todo aquello que otras cosas vacío dejan.

    Un abraz✳

    ResponderEliminar
  86. Y ... Resulta que ...
    Nos vestimos en colores que en el fondo no reflejan nuestra esencia, evitamos desnudar nuestra alma abrazados (nosotros, y no viceversa) a una sensación que ocupa todo aquello que otras cosas vacío dejan.

    Un abraz✳

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy acertado, AtHeNeA, me gustó.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  87. Llegado al séptimo renglón, tope con la música, y ....ahhh! , me dije: ponla y mientras lees, te acompañará, por si surgiera algún sobresalto, la música te habrá calmado de antemano.
    Me ha encantado toda la trayectoria... y ese arrebato de locura-pánico q sintió cuando todo se le acoplaba don doble potencia y no pudo resistirlo. Lástima q no supo disfrutarlo.
    Ye sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu sonrisa y tu comentario.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  88. Como siempre un lujo leerte, tienes tanta creatividad.

    ResponderEliminar
  89. Es un cuento especial para esta época del calendario.
    Manejas muy bien este género.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo subí el 6 de octubre, no recuerdo qué se festejaba en esos días, pero ya me daré cuenta.
      Sea como fuere, muchas gracias por tu comentario, Karin.
      Un abrazo.

      Eliminar
  90. Dime Humberto?

    De donde sale tanta creatividad?
    Eres admirable y un placer para el alma el leerte!!

    Gracias por compartir amigo
    Besitos mi niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Victoria, qué amable eres, le has dado luz a mi corazón.
      Un beso grande.

      Eliminar
  91. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  92. Otro buen blog de literatura breve. Me estaré dando unas vueltas por aquí, Humberto.

    Un abrazo (sicológico).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Julio. Ven cuando quieras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  93. Que creativo eres, y cuanta imaginación le pones a tus relatos. Es un gusto leerte.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Cristina.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?