12 de agosto de 2011

Ceniciento



Apenas llegaba de la oficina, José encendía el ordenador. Comía por obligación, mientras deambulaba por las salas de chat. Allí se encontraba con otras personas como él, con las que solía compartir conversaciones muy interesantes y amenas. No tenía otro objetivo que no fuera confraternizar, quitarse un poco el peso de sus casi seis décadas de soledad. Generalmente eran charlas cortas, de no más de media hora, porque le gustaba variar, conocer gente nueva, animada, inteligente. Pero si alguna vez aparecía alguna jovencita, no la despreciaba y se quedaba más tiempo discurriendo sobre frivolidades. Quién sabe, se decía.

El azar lo hizo toparse con una muchacha de 27 años. Él la saludó, ella le respondió y así fue todo por delante. José pensó que debía ser fea y que por eso le había dado bola, sin embargo, cuando ella le mandó una foto y le propuso encontrarse para cenar, José sintió que una flojera le recorría todo el cuerpo. Ni bien cerró la sesión, salió disparando al baño.
Fue una noche inolvidable, ennoblecida por un buen cabernet franc y por una cena servida en vajilla de porcelana tsuji en el mejor restaurante de la ciudad. Valió cada centavo de sus ahorros, incluyendo la abultada propina obligatoria que dejó sin protestar. Y cuando creyó que su sueño se esfumaba debido a la hora, para su alegría la muchacha le regaló el mejor fin de noche: le ofreció el postre más dulce y acaramelado. José lo degustó con la clase que el momento exigía… aunque fuera diabético.

143 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por los comentarios dejados para “Idiotizado…”

    Verán que ahora serán moderados los comentarios, algún día, tal vez no muy lejano, les cuente por qué. Por ahora no vale la pena.

    Un saludo cariñoso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. No hay edad máxima, eh.
    Esto es esperanzador.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues aquí lanzo el mío para que sea moderado...!

    En fin, Humberto, que las ilusiones, los sueños, que muchas veces no tienen ni visos de convertirse en realidad, de pronto, nos sorprenden; y en eso consiste la magia de la vida: en las sorpresas que nos depara, no se sabe ni dónde!

    Muy alegre y esperanzador el relato de hoy!
    Gracias por compartirlo con nosotros!

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
  4. Un relato lleno de esperanza. Muy bueno Humberto, felicitaciones. Saludos y buena semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Humberto:
    Es un relato extraño, tiene momentos pesimistas y optimistas, me confundió los sentimientos, creo que me quedo con la alegría que le han dado a un hombre solo. pero era medio baboso, no? jeje
    Besos.
    Carolina

    ResponderEliminar
  6. Me dio ternura, pobre hombre, y un poco de pena.. digo...su situacion de tanta soledad, pero por suerte tuvo un final feliz! Te leo siempre.
    Besos, Rosario

    ResponderEliminar
  7. quizás entró en coma, PERO QUÉ IMPORTA!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué viejo verde ese Carlos!!!
    Me gustó el doble sentido del título y del final de la historia.
    Bravo!!!
    Sabri

    ResponderEliminar
  9. Me alegra que este hombre haya encontrado su rico postre,muy lindo relato.
    Gracias por permitir que lo leamos.

    Bso.

    ResponderEliminar
  10. Bien por él! Sin duda supo ganárselo.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  11. Bien, dicen por ahí: "cuando menos lo esperas sale el sol". Bien por Don Carlos.
    Buen relato Humberto.

    ResponderEliminar
  12. Pues qué bien,
    hay que aprovechar la ocasión
    de ser feliz,
    no importa la edad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hay ocasiones que valen la pena para romper un poco la rutina, aunque postres como ese te puedan llevar directo a urgencias.

    Pero bueno, ya equilibrara la insulina.


    Un abrazo Humberto!

    ResponderEliminar
  14. Uyyy Dib!
    Andamos con las neuronas sincronizadas!
    Cuando tengas un ratito vení al blog y fijate el post que publiquè la semana pasada.
    Don Carlos tuvo un lindo final y creo que el protagonista de mi relato tambièn. Ya vas a ver por què te lo digo. Las dos caras de la misma moneda: INTERNET.
    Dib, nos estaremos leyendo el pensamiento? JAJAJAJA!
    Kisses for you my dear!
    See you soon!

    ResponderEliminar
  15. Hola Humberto, esas alegrías no se reciben todos los días. Saber aprovecharlas pues te hacen sentir vivo, aunque te cueste la salud.
    Acostumbrada a los zapatitos de cristal, esos zapatos me dan tristeza, pero hablan mucho de su Ceniciento.
    Me encantó!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Precioso relato, me has dejado con ganas de más, es como un preludio a una historia preciosa, si algún día decides continuarla, házmelo saber, la seguiré gustosa.

    Besines desde mi silla

    ResponderEliminar
  17. Good for Carlos. Su eleccion : la del cabernet sauvignon ..la vajilla y demas !! ante
    tan valiosa decision de ir a su cita desde un frivolo chateo, habla de El como todo un Hombre que se atreve a vivir. No importa las diferencias ( edad en este caso ! )los sueños y la esperanza nunca deben ser postpuestas.
    Carpen Diem

    ResponderEliminar
  18. Todos los diabéticos saben que cada tanto tienen un día "permitido"... Parece que el de Carlos fué glorioso!!!!!!

    Buen relato Humber, muy tierno...

    Besote

    (Puedo entenderte, cuando se impone la necesidad no hay que dudar, fué la razón por la que moderé los míos...)

    ResponderEliminar
  19. Hola Humberto.
    Un relato que nos trasporta un presente muy comun.
    Quien diria hace unos pocos años un aparato llamado ordenador nos suministraria todo aquello que soñaron nuestros antepasados.
    Aveces lo inimaginable esta mas cercano de lo que imaginamos. Incluso conseguiria tentar a morder una manzana de azucar al mas insano de los diabeticos.
    Un abrazo y gracias por tu regalo textual.
    Ricard

    ResponderEliminar
  20. Ayyy Dib... Què sos un personaje especial... Cómo hiciste para ir al blog tan rápido? GENIO Y FIGURA.
    Entre nos:
    It´s great to find people who have things in common.
    It is a mysterious and miraculous
    pleasure.
    Cheek to cheek! ;) xxx

    ResponderEliminar
  21. Al fin le llego su recompesa, despues de tanto esperar...

    Buen relato, felicidades-

    ResponderEliminar
  22. La soledad y la esperanza, despues de tanto esperar, le llega su momento...

    Buen relato.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  23. Muy linda historia. Seguramente coincide con muchas reales.
    Cambia la forma de relacionarse y un medio tan impersonal tiene la capacidad de acompañar tanto.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Bueno!! He llegado hasta el final con el corazón encogido!(Esperaba alguna sorpresa de las tuyas...)Un final muy dulce.Me ha gustado.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho tu hisroria, por el momento me encuantro en cama nada grave pero necesito reposo y tengo un tiempo para visitar a mis amigos
    asi que te vine a dar una vueltecita desde mi blogg de Mariposas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Esto es el principio de una historia de amor, un abrazo

    ResponderEliminar
  27. nunca se sabe dónde se puede encontrar ese "dulce", jaja.
    gran relato, pero si él no era rico, quién era esa princesa? algo se esconde en esa relación... aunque tal vez el final signifique que murió verdad? por qué si no hablarías de la diabetes y del dulce?
    como se lo cargó? jajaja
    Un abrazo Humberto! siento pensar así ante tu gran relato!

    ResponderEliminar
  28. ¿Y a las doce se rompió el encanto?
    Se conocieron con la última tecnología, pero su cita fue de lo más clásica...
    Un relato optimista, me gustó.
    Salud.

    ResponderEliminar
  29. Como soy una "insatisfecha" ( poéticamente hablando, ejem...) no dejo de darle vueltas a la suerte que habrá corrido el pobre Carlos...

    Un besazo grandote, Humberto*

    A.

    ResponderEliminar
  30. Seguramente valió la pena cada uno de esos centavos.

    Excelente!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  31. No sé, no sé. Solo veo en ese encuentro, paliar la soledad, atracción física y elementos materiales y económicos, ni un solo sentimiento si dejamos aparte el de soledad. Creo que, como tu título indica, será un "Ceniciento", a las 12 todo se esfumará.
    Tu prosa es muy fluida y muy limpia, Humberto. Te felicito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Ya imagino el postre muy merecido para para Carlos jeje.


    Beso.

    ResponderEliminar
  33. Estupendo relato. Soy de las que cree que en el amor y en la diversidad, por ello entiendo que la edad no es un obstáculo.
    Te dejo un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
  34. Bien por Carlos! Creo que el hombre esconde al lector algo que a su dulce,no. Abrazo grande, Humberto.

    ResponderEliminar
  35. hola Humberto.
    estamos llenos de sueños. ilusiones y esperanzas aunque sea por algunas horas, llenan en ocaciones esos vacios de soledad,para volver a empezar nuestra rutina diaria y estar con nuestra amiga la soledad. un realato extraordinario.
    recibe un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  36. Hola Humberto...
    Muy bonita historia, siempre se puede esperar algo bueno de la vida, como demuestra tu relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  37. La vida siempre nos sonríe en el momento en que comenzamos a empoderarnos, a desterrar el no es posible de las conexiones, porque, todo, siempre, es posible. Al menos el intentarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Qué bueno, un post con final muy dulce.
    Me alegro por él.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. En general, suelo pensar en las 'cenicientas' y me olvido de los 'cenicientos', esas personas que esperan mientras los años pasan.
    Me alegra que a Carlos le diera bola una piba de esa edad, no me gustaría que pasara con mis hijas, pero uno no es dueño de los sentimientos de los demás.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  40. Hola amigo Humberto.
    Pues sí que me ha gustado tu relato, en pocas palabras nos haces ver que siempre nos llega nuestra oportunidad, y no hay que desaprovecharla ,¡Bien pues tu chico de 6 décadas!!
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  41. Parece que nos ha dado por los cuentos clásicos... :)
    Yo escribí Caperucito rojo

    http://reinadebuenosaires.blogspot.com/2011/04/caperucito-rojo-clasicos-agiornados-o.html

    y El príncipe Batracio...

    http://reinadebuenosaires.blogspot.com/2011/04/batracios-clasicos-agiornados-o-si-no.html

    Tengo otrs más... pero a Ceniciento lo dejaré en paz... por un tiempo... ;)

    Muy bueno tu cuento...!

    ResponderEliminar
  42. bellisimo y esperanzador relato nos regalas magno Escritor y Poeta, muchisimas gracias por hacernos participes de tus sublimes letras, un besin muy muy grande de esta asturiana admiradora.

    ResponderEliminar
  43. Hola Humberto.
    Me ha encantado tu texto pícaro y ese punto de ironía diabética.
    He encontrado tu blog de pasada, cuando visitaba el de un amigo y no he querido dejar de verlo (curioso esto, pues según leí en tu comentario, tú hacías lo mismo jeje).
    Invitado quedas a mi casa.
    Recibe un saludo!

    ResponderEliminar
  44. El azúcar es necesaria hasta para un diabético
    Un beso
    ¡Ah!, se me olvidaba, estupendo como siempre
    Más besos

    ResponderEliminar
  45. Has dotado a los lectores de una inyección de positivismo con éste cuento del Ceniciento.
    Creo que muchas personas en la vida llegamos a vivir algún momento así regalado por los Dioses.
    Sobre todo si tal casualidad fortuita dá frutos de excelsa validez.

    ResponderEliminar
  46. Hola Humberto Dib:
    Me gusto el relato. Y el título le va perfecto.
    Es mucha la gente que está sola y que busca conocer otras personas a través de Internet.
    Esa chica me hizo pensar... quizás arrastrara un Complejo de Edipo no resuelto... 30 años de diferencia en una pareja no es muy común...

    Un beso
    Maribe

    ResponderEliminar
  47. Muy bueno tu relato Humberto, una historia simple con una promesa en la vida del protagonista, y un final que da para muchas interpretaciones.

    ResponderEliminar
  48. Lo que uno "sacrifica" por quedar bien con alguien más jeje. Buen post.

    ResponderEliminar
  49. Casi pareciera que todo salió bien... salvo por la última oración.
    Amigo Dib, ese estilo que tiene para dejar meciendo una duda en quien lo lee, hace que me saque el sombrero. Gran abrazo!

    ResponderEliminar
  50. Yo creo como Marisa que a las 12 todo se esfumará, por algo será un Ceniciento. Qué mala onda, pero no me gustó que dejara todos sus ahorros, cuando hay amor no hace falta.
    Es muy simpático, me hace brotar una sonrisa "piadosa" desde el inicio.
    No me esperanza nada, pero me encanta.
    En cuanto al relato anterior, Idiotizado por el odio, excelente, soberbio, pensado genialmente y escrito increíblemente. Tan a fondo fue a las mentes que creo que muchos se sintieron de algún modo tocados. Excelentíiisimo.

    ResponderEliminar
  51. Que tal Humberto

    Con esto queda demostado que no importa que tal solos nos sintamos, siempre habrá alguien ahí para endulzar nuestros momentos.

    ResponderEliminar
  52. Y me olvidé de los zapatos!!!!!! Muy bueno, muy bueno.

    ResponderEliminar
  53. Que bueno que a Carlos le haya ido tan bien en su cena, no importa que fuera diabetico estoy segura que se disfruto ese postre mas que ninguno en toda su vida!!! Que pasaria luego de esa cena?? Se enamoraria de la chica, hirian juntos a otro lugar?? Wow que muchas preguntas quedan en suspenso.... a ver si algun dia sabremos la continuacion de la historia.. si es que la hay...

    Espero que te encuentres muy bien amigo humberto, y te dejo mi blog ya que me encanta recibir comentarios de ti... http://abzurdahzenizientah.blogspot.com/ besos y abrazos!!!!

    ResponderEliminar
  54. Me resulta interesante la intrínseca forma en que planteas el relato. La modernidad de la narración ha dado justo en el clavo, tanto en la diferencia de edad (prejuicios de muchos, rebeldía de otros) como en este sistema de citas online tan implementado en el hoy. Un tema fundamental es la soledad, una agobiante soledad y la presura del tiempo y la suma, desesperante y aventajada siempre termina de quitarle a una el sueño.

    Haciendo honor a esas líneas de aquí arriba "...sin pudor", diré también que tus apartados me resultan de lo más intrigantes. Sobre todo aquel donde escribes "Mi inspiración nace de la insastifacción...". Creo que por casualidad me encontré con otro escritor "renegado", salvando las distancias, por supuesto.
    Un placer recorrer tus letras Humberto. Rondaré, con perdón de la demora, en otro momento por aquí.
    Natu.-

    ResponderEliminar
  55. En fin... un postre es un postre.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  56. Es tan fácil caer en las redes de internet (chat) cada persona se forma una imagen distorsionada de la persona que tiene al otro lado, y también se distorsiona uno mismo, porque al no verse la imaginación vuela ...
    Humberto tu relato muy entretenido y siempre un halo de esperanza en ese final feliz.
    UN beso. Amelia.

    ResponderEliminar
  57. Queda el daño que hace para lo bien que sabe jejej asi que aunque sea diabetico...a disfrutar...no todos los dias se le presenta la misma oportunidad.

    Besos,Vega Pasión.

    ResponderEliminar
  58. Relato esperanzador para quien aún tenga esas ilusiones. Decía Sócrates (y escribía Platón)que si algo tiene de bueno envejecer es verse libre de la esclavitud del sexo. Verdad hasta cierto punto, pues la añoranza de tiempos pasados siempre vuelve.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  59. Pues, me encanta ese happy end; para finales aciagos ya está la vida diaria! Esa es mi máxima!
    Besos

    ResponderEliminar
  60. Gracias Humberto por pasarte por mi orilla, tu relato es como la vida misma, cargado de esperanza, de ilusión, este medio a veces suele servir para paliar esa soledad que a veces no deseamos buscar, y por que no....aquí tambien se encuentran sonrisas que te salvan, corazon tendidos y sinceros que aportan luz a nuestra vida.

    Me gustó tu blog y si me lo permites seguiré pasando.

    Un beso

    ResponderEliminar
  61. Humberto, ¡qué inyección de ánimo has dado a los cincuentones y sesentones! Aunque mucho me temo que pocas historias como estas se dan en la vida. ja,ja,ja...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Bueno al menos logró paliar durante unos momentos esa soledad y además con postre incluido.
    Felicidades por tu estilo a la hora de escribir relatos.
    Espero que tengas un feliz día, a ratos en soledad y a ratos en compañía. Saludos

    ResponderEliminar
  63. la soledad es muy triste, y que nuestro protagonista haya sido gratamente sorprendido indica que nunca hay que perder las esperanzas, quien sabe...

    ResponderEliminar
  64. era diabético pero igualmente estoy segura que disfruto con sumo placer su postre dulce.
    un saludo Humberto y un placer leerte.

    www.elblogdeescarcha.blogspot.com

    ResponderEliminar
  65. AMIGO HUMBERTO: QUE NOCHE LA DE CARLOS...ME IMAGINO ESE POSTRE AFRODISÍACO QUE LE BRINDO ESA JOVEN TAN APUESTA.-
    ME ENCANTAN TUS RELATOS, TIENES ARTE.-
    UN GRAN ABRAZO.-

    ResponderEliminar
  66. Ojalá todas las cosas en la vida salieran así. Cuando uno casi abandona la esperanza que se cumplan los mejores de los sueños, tan bonitos que casi no nos lo creemos.
    Un relato que nos deja buen sabor de boca, para creer en la esperanza y en la ilusión de que no todo está perdido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Me encanto tu historia.
    Hay historias muy interesantes, algún día les contaré una que termino en matrimonio
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  68. Al final se comió el postre que era de lo que se trataba. Cumplió su sueño, y lo hizo realidad. Durante la cena debió ser un gran seductor.

    ResponderEliminar
  69. Hay un refrán aquí que dice: “El que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe dulce”. Biquiños,

    ResponderEliminar
  70. Buen relato. Y buena suerte la que tuvo Carlos! probaré, como tengo 27...
    Te dejo un abrazo desde LA BELLEZA DEL AZAR
    Cita

    ResponderEliminar
  71. Jajaja espectacular!! a veces lo mas encantador es lo que mas nos lastima, nos prohiben algo y eso es lo que mas hacemos, el sentido de la vida misma, espero que lo de moderar no haya sido por mayor problema, un abrazo.

    ResponderEliminar
  72. Hola Umberto, muchas gracias por seguirme, tienes un blog muy interesante y lo iré mirando con tranquidad, para poder leer todo bien...me gusta tu pluma y tu forma de expresarte.

    Un abrazo desde España para Argentina

    Pili

    ResponderEliminar
  73. Hmberto,tu historia totalmente actual y creible...El protagonista tuvo una oportunidad,que no esperaba...Podríamos decir ese refrán:NUNCA ES TARDE SI LA DICCHA ES BUENA.
    Mi felicitación y mi abrazo,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  74. Me transmitió dulzura, cual dulce que pudo saborear como postre, quizá con un final amargo, pero altamente exquisito…
    Precioso texto, me encantó amigo ;-)

    Un placer siempre, visitarte

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  75. Hola Humberto: Yo me quedo sorprendida y llena de dudas. No me pareció tan clara la historia. Como todo lo tuyo, "algo se mueve tras las bambalinas" Lo que no quita que haya sido un gusto leerte. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  76. Continúo, Humberto, tu historia tiene una doble lectura que precisamente revela las limitaciones del ser humano, culturales, funcionales,biológicas,espirituales. . .. la edad no juega aquí. Otro abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  77. ¡Qué alegre relato!. Me gustó mucho la magia de vida que desprende.
    Felicidades.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  78. Hola, he aceptado tu invitación y me he pasado a conocer tu rinconcito,me alegra haberlo hecho y con tu permiso me hago un hueco entre tus seguidores.


    besitosssss

    ResponderEliminar
  79. Hola, he pasado un rato en tu blog e intuyo en tu mente una especie de esquizofrenia que te permite estar en muchos sitios y llegar por distintas direcciones.
    Volveré por aquí.

    ResponderEliminar
  80. Muy bueno. Me gustó mucho.
    La trama está muy bien lograda y es muy prolija.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. Hola Humberto Dib, Muchas Gracias por pasar por mi Blog ó Blogs si son más de uno jaja... en justa correspondencia he pasado a saludarte y me ha gustado el Ceniciento, vaya con el dulce a pesar de ser diabético si es que ya lo dicen "lo que está rico ó está prohibido ó engorda" jaja.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  82. Me encantó este relato. Ese "...aunque..." le da el toque de la esperanza.

    Un saludo grandote.

    Que pena lo de moderar. Es como quitarnos lo bello del instante de la visita.

    ResponderEliminar
  83. A caballo regalado...., bien por el Señor, a cualquier edad , uno puede gastarse sus ahorros en una buena cena y dejar que Otro pague el postre.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  84. Oi, Humberto.

    Uma bela estória.
    Também gostei da foto.:)

    Às vezes, moderação nos comentários é o melhor, evita-se coisas desagradáveis.

    Beijos.

    ResponderEliminar
  85. Ahí el riesgo de una hiperglucemia es lo de menos. El postre que década tras década nunca probó y ahora... sabe más que a miel :)

    ResponderEliminar
  86. Hola de nuevo, Humberto. Si quieres seguir mi blog como me has comentado, el icono "seguir" está arriba del todo, en la barra de información. Yo tambien te sigo. Un besito. Cita

    ResponderEliminar
  87. Siempre al final del tunel hay una luz, excelente relato Humberto y mil graciass...un abrazo

    ResponderEliminar
  88. Ca me rappelle d'un journaliste qui a jeté ses chaussures sur George W. Bush
    Grande blog
    Je l'ai ajouter
    Merci de visiter mon blog

    ResponderEliminar
  89. QUE DULCE POST!!!
    ME ENCANTO.
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  90. Muchas gracias por pasarte, y dejar tu comentario!
    Me gusto lo que escribiste, y muchas veces creo en la ilusión de que realidad y ficción pueden formar parte de un mismo combo!
    besos=)

    ResponderEliminar
  91. Hola, me quedo por aquí. Soy diabético, pero... más que degustar, contentar a un muchacha de 27 años requiere mucho ejercicio...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  92. Ella había soñado con Carlos antes de que él se conectara al ordenador. Sabía que él no se resistiría a su juventud. Sabía que la soledad de él lo llevaría sin dusdas a sus brazos. Lo que él no sospechó, porque cuando se está más que solo no se mira, era que ella tenía reservada un bóbeda para ambos por mucho tiempo. Él, quizás, nunca se entere.

    ResponderEliminar
  93. Por esta vez, le damoa un recreo a Carlos pero que recuerde medirse la glucosa con el Acucheck...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  94. Hola Humberto: te felicito por tus relatos y por tu blog.
    Un abrazo desde la palabra escrita.
    Norma

    ResponderEliminar
  95. ¿No tendrá una amiga tu veinteañera? Me encantó Humberto

    ResponderEliminar
  96. No hay edad máxima como dice El hombre de Alabama...
    Saludos

    ResponderEliminar
  97. En la adversidad una persona es salvada por la esperanza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  98. Estas cosas solo pasan en los libros, en los cuentos y en las carteras repletas de dinero... y mi cartera no tiene plata... como decís en Argentina.

    ResponderEliminar
  99. Un excelente relato y además con final feliz.
    Me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  100. Es que la vida de vez en cuando te da sorpresas, solo falta saber si fue una realidad o un sueño que creó para matar tanta soledad.
    Todo depende del autor.

    Un beso y se siempre muy feliz leyendo los comentarios de la gente que aprecia tu valor.

    ResponderEliminar
  101. Hola Humberto, fue sorprendido por su visita en mi blog. Me gustó mucho del tu blog. Estoy siguiendo. Muchas gracias y hasta la vista.

    ResponderEliminar
  102. Sin duda la mayor virtud de Carlos fue la infinita paciencia, pues a pesar de sus años seguía buscando a su princesa. En su espera finalmente obtuvo recompensa. Agradable historia.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  103. Que buena historia Humberto, muy usual en estos tiempos que la gente se conecta más virtualmente, a veces hay historias buenas otras malas, tambien cuando hay soledad las personas tratan de buscar algo que los devuelva a la vida, me gustó como siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  104. Se llevó demasiado premio el tipo patético... si lo de debe ser fea y por eso me hace caso es un pensamiento que define al personaje hubiera preferido que pinchara en hueso.
    El relato tiene ritmo, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  105. Estimado Humberto. Agradezco tus palabras, tu comentario, me alegro que te gusté el formato de mi blog y lo que escribo. Palabras que caminan con vida propia, Buen Texto. Saludos

    Nicolás Deker

    ResponderEliminar
  106. Y que es la vida sin una pizca de emocion y mira por donde tu protagonista encontro algo que jamas penso que tuviera a su lado...que importaba que fuera diabetico, mañana bajaria la glucosa pero ese recuerdo jamas lo podria olvidar.
    Primavera

    ResponderEliminar
  107. pobre ceniciento pero es precioso lo que se cuenta de el un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  108. Muchos bloggers tenemos moderados los comentarios, ya que nunca falta la gente que disfruta molestando, por que esa, es su UNICA razón existir.
    No hacía falta la explicación!
    Contra todo los demás comentarios, yo no veo nada de esperanza, por que para mi todo es posible.
    Me parece también encontrale otro mensaje.
    Un abrazo virtual!

    ResponderEliminar
  109. Ceniciento por un día. La noche fue perfecta aunque quizás no terminó bien del todo, o quizás terminó del todo.
    Esa frase final es impactante eh! y da para reflexionar mucho.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  110. Paso a agradecer tu visita a mi blog de principiante.
    Es un gran honor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  111. Y qué, ¿era de su medida el zapato que llevaba la princesa?
    Recibe mi cariño mexicano:Doña Ku

    ResponderEliminar
  112. Preciosa historia que demuestra que no hay momento en desacuerdo para el amor.
    París, bien vale una misa!!!
    Leyendo la cantidad ingente de seguidores y comentarios, entiendo tu frase de que no pasas a verme con frecuencia porque la fama tiene estas cosas...
    Feliz fama!
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  113. Qué suerte tuvo de degustar ese manjar!!!
    El mundo de los chats es distante pero a la vez cercano porque la pantalla el tamizar un poquito la expresión directa de los sentimientos nos ayuda a dar el primer paso.
    Me ha encantado como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  114. Hola Humberto Dib.… aciertas edades tenemos que tener cuidado sobre todo con el azúcar, un esperanzador micro relato, un saludo desde Valencia (España)

    ResponderEliminar
  115. Puso en juego todo lo que tenía por vivir el presente, hacer realidad un sueño. Hasta puso en juego su propia vida. Tal vez pensó que hay oportunidades que no pasan dos veces.
    Excelente relato...supongo que te costaría mucho decidir cuál escogerías para seguir desarrollándolo y escribir una novela. Un saludo.

    ResponderEliminar
  116. Supongo que lo de la moderación de comentarios se debe a que, como hay gente para todo, alguien se ha pasado de la raya. Haces bien. Un saludo.

    ResponderEliminar
  117. hola humberto, cómo estás.
    paso por aquí para invitarte a mi nuevo blog de tintes sociales donde podrás aportar tus ideas y comentarios.http://laotracaradelamineria.blogspot.com/
    espero te resulte interesante!!
    un abrazo.....patry

    ResponderEliminar
  118. Ay qué bonito! No hay edad para el amor? Muy optimista y esperanzador. Perdón por no pasarme mas seguido, prometo hacerlo! Un saludo para vos y seguí escribiendo tan bonito =)

    ResponderEliminar
  119. Humberto, hombre, me parece que esta vez he sido uno de los últimos en leerte, pero sucede que estoy con mucho trabajo.
    Lo bueno de esto, tío, es que me das una esperanza, pues tengo 57 años. Estoy casado, pero eso es un detalle muy superficial, jaja.
    Un abrazo de tu amigo madrileño.

    Pedro

    ResponderEliminar
  120. Ocurrirán de verdad estas situaciones? o solamente es ficción, sea como sea prefiero pensar que si ocurren y que nunca se sabe que puede suceder.

    ResponderEliminar
  121. Yo les vi desde la mesa de al lado, entre copa y copa, la ilusión se hacía burbujas que nos salpicaban a todos.
    Supongo que tu ceniciento no perdería uno de esos zapatos encantadores.
    gracias por el relato.
    Un beso, creador de sueños

    ResponderEliminar
  122. salió disparado al baño? a pincharse insulina o a masturbarse :)
    te devuelvo la visita, no me gusta frecuentar blogs multitudinarios (me siento pequeño jeje), pero tus relatos son muy buenos, me quedaré.
    saludos

    ResponderEliminar
  123. Bueno ya he llegado, casi se me vuelve loco el raton, que cantidad de comentarios jejeje, un bonito y curioso relato,se dice que el amor no entiende de edades, me alegro que haya tenido un final feliz, un fuerte abrazo desde Reinosa y feliz finde estimado amigo.

    ResponderEliminar
  124. Jo con carlitos, no puede ofrecer miucho pero, sin embargo...cómo pide!

    ResponderEliminar
  125. Buenas noches Humberto.

    Un relato con un Ceniciento encantador.

    Mira está muy bien que aunque fuera por una noche encontrara a su princesa azul.

    Ah y muy bonitos estos raidos zapatos de la fotografia.

    Me gusta este relato, si señor, me gusta.


    Un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  126. " no soy nihilista... pero no creo que pueda explicarlo" te entiendo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  127. Lo primero gracias por visitar mi blog, el tuyo me ha pareceido excelente. El relato ccomo dice Anrafera, lleno de esperanza. Yo también con tu permiso me quedo por tu blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  128. Excelente, Humberto!

    Una entrada muy positiva. Mientras hay vida, hay esperanza ... así que, a disfrutar y a creer en uno mismo.

    Lo que tenga que ser, será.

    Tengo nueva casa, por si quieres pasarte.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  129. hola Humberto,me encantó tu cuento,que importa la edad y la apariencia física,si el alma siempre es una niña,hubo sedución de sentimientos,y lograron algo maravilloso,saborear los dos un exquisito postre, valió la pena el encuentro, felicidades
    Flora

    ResponderEliminar
  130. No le hará daño esta clase de dulce aunque sea diabético, al contrario le endulzará la vida hasta hoy solitaria...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  131. Si te soy sincera: me ha gustado todo lo que he leído, es decir, la estructura de los párrafos, la idea de compartir con otras personas palabras, intercambiando opiniones aunque sea de un modo virtual y nada real; la idea de hallar a un señor de casi seis décadas de soledad... pero lo que más me animó fue la idea de que por fin, alguna historia aceptara un buen final; claro que sí, ¿por qué un señor de sesenta años no va a poder ligar con un chica de veintisiete? nos atraen (al menos a mi), la inteligencia, la facilidad para envolverme con sus ideas y palabras más que el físico y la fachada.

    Por tanto, un placer leerte.

    un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  132. ...bueno...pues nunca es tarde...pero ojo!....cuidado con el azucar.....
    un abrazo

    ResponderEliminar
  133. Holla, Humberto,
    Sou brasileiro e cheguei a seu blog por acaso.
    Apesar de não falar espanhol, consegui ler seus textos e gostei bastante. Voltarei outras vezes e já me adicionei como seguidor.
    Aproveito para convidá-lo (e também os seus leitores) a conhecer o meu blog, o Jazz + Bossa, dedicado à música, em especial a esses dois estilos maravilhosos. O endereço é:
    http://www.ericocordeiro.blogspot.com/
    Um fraterno abraço, diretamente do Brasil.

    ResponderEliminar
  134. Uh, parece que llego la última..En fin, bonito relato lleno de esperanza. Las relaciones cibernéticas (o como se llamen) apaciguan la soledad de muchos mayores y les hace sentirse menos solos, cualquier método es bueno para recuperar las ilusiones y las ganas de vivir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  135. En primer lugar, gracias por tus comentarios a mi soneto. Pero, sobre todo....enhorabuena por esas dos noticias. En mi opinión, casi mejor la segunda. Pienso que podrías ser un gran novelista. La novela, cuando alguien es capaz de hacerla...es agradecida. Encumbra y se vende. Tus relatos son extraordinarios, pero, al menos aquí en España, se vende más la novela. Espero que tu libro digital tenga éxito y, sobre todo, que no abandones la idea de la novela.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  136. ¡Excelente título! Es asombroso cómo en pocas palabras, le das vida a un personaje a tal punto que uno termina de leer teniendo en la mente una imagen casi concreta del mismo.
    (apreciación válida para uno o más personajes =) Un placer leerte.

    Abrazo,

    Ana.

    ResponderEliminar
  137. Hola Humberto, me ha gustado tu relato y también todas las presentaciones del blog, ahora vengo a descubrir, un poco tarde, que yo también escribo cuando algo falta. Lo que no sé, es "eso" que falta, jajaja
    Gracias por hacerme reir con ese final, es muy tierno al mismo tiempo, ¿sabés? y por invitarme a pasar por aquí, valió la pena.

    ResponderEliminar
  138. QUE GRANDE HUMBERTO, ES UN CUENTO QUE MEZCLA LO TRISTE Y LO ALEGRE EN PARTES IGUALES, NO HAY UNA QUE PREVALEZCA, ME GUSTÓ MUCHO.
    TE MANDO UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS.

    ResponderEliminar
  139. Que tal Humberto. Llego a vos navegando por otros sitios y comentarios y hoy amarro mi barquito por aqui.
    Cariños rioplatenses anclados en tierras de Wallace.

    ResponderEliminar
  140. És muito querido. ABRAÇOS,
    Mery do Brasil/ Rio de Janeiro.

    ResponderEliminar
  141. Si dejamos de volar, por la razón que fuese, siempre habrá un Ada que intentará generar nuevas alas. También estarán los dueños de los cielos, que no le interesa que volemos.

    Un gusto leerte.

    Un abrazo.

    Miguel.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?