9 de mayo de 2011

Fantasmas


En mi apartamento vive un fantasma, pero no parece un fantasma. Basta con mirar su rostro para darse cuenta de que es feliz, de que está dichoso de su vida -si es que puede llamarse vida a esa existencia que tienen ellos-. Con la cabeza alta y el mentón levantado, parece mirar hacia adelante, como si tuviera su futuro resuelto y tranquilo, su vida definida y bien rumbeada, ya sin esa preocupación porque las ganancias vayan a aumentar el tamaño de su tumba. Anda de aquí para allá, recorriendo el apartamento luminoso y limpio en el que reside, siempre canturreando alguna melodía de Sting. A veces me quedo mirándolo cómo prepara la cena para dos, hermosamente despreocupado por lo que pueda suceder.
Cuando se cuentan historias de fantasmas, la gente habla de castillos abandonados, o de casas derruidas y oscuras, o de bosques sombríos con lunas ominosas; pero en realidad no es tan así. El apartamento que habita este fantasma tiene cuatro amplios ventanales por los que entra, raudo, el sol de la mañana.

En el apartamento, también se aloja otro fantasma, éste de aspecto más típico: abatido, ojeroso, avinagrado, enclenque y de piel verdosa; que no prepara la cena, ni canta ni hace nada con ganas. Como mucho, mira al otro fantasma con una punta de envidia y bronca. El segundo fantasma soy yo, que ahora maldigo estos avisos clasificados, porque no puedo encontrar un parapsicólogo que me ayude a exorcizar de mí mismo el apartamento y lo deje a él -pobre fantasma feliz- existir en paz.

101 comentarios:

  1. Muchas gracias por los comentarios para “La otra escena”.

    Quiero dedicar “Fantasmas” a dos colegas de blog: La Novia y Corina.

    He decidido que voy a cerrar mi blog Para-el-Lelo por falta de creatividad de su aportador único, aprovechen los últimos días.

    Un gran abrazo y una feliz semana para todos.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. le voy a robar la idea a wilde de una de sus novelas ("el retrato de dorian gray"), tal parece que un fantasma transforma al otro, que mientras más desdichado es uno, el otro es más feliz. saludos.

    ResponderEliminar
  3. le voy a robar la idea a wilde de una de sus novelas ("el retrato de dorian gray"), que mientras más desdichado es uno, más feliz es el otro. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Original relato, como todos. Sería una buena idea tener uno que te hiciera compañía, con tan buen humor, y encima te preparase la comida y te mantuviese limpia la casa. Si encuentras uno, por favor, mándamelo.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Quizá el problema sea que los dos fantasmas sean uno solo. En ese caso aún sería más difícil el exorcismo, pero podría probarse con otras técnicas que seguramente funcionarían mejor: el acercamiento, el diálogo, la comprensión y, finalmente, la aceptación de que se es uno. Entonces quedaría el fantasma con más variedad de opciones para seguir su existencia de modo feliz.

    Es horrible cuando un fantasma se desdobla y no hay manera de que se reconozca como uno solo.

    Humberto, no conozco el blog del que hablas; lo he buscado y no lo he encontrado. Y es que me suena a la historia de los dos fantamas...

    Un fuerte abrazo para tí, amigo.

    Belle.

    ResponderEliminar
  6. Prezado Amigo,
    Obrigado pelos coments primorosos e pela visita ao meu espaço (www.ludugero.blospot.com). A casa é toda nossa! Se puder e quiser, por gentileza me adicione. Vou adorar tê-lo por lá, sempre que possível. Forte abraço,
    Seu Amigo João Ludugero.
    Até mais!

    ResponderEliminar
  7. Hola Humberto.
    Esta entrada me ha dado que pensar...
    Sera realmente cierto lo que relatas y realmente los fantasmas somos nosotros?
    Quiza lo mejor de la existencia sea una vez terminada la vida actual.
    Muy ingeniosa tu historia.
    Un abrazo de fantasma a fantasma y recuerdos para tu feliz compañero de piso.
    Ricard

    ResponderEliminar
  8. Hola, Humberto:

    Seguramente el fantasma feliz es tu otro yo, dale la vuelta al espejo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Perfecto guión para una película de Amenábar. Humberto, tienes un talento fuera de serie que no deja de asombrarme. No sabes cuánto te agradezco que sigas escribiendo para liberar el verdadero gran fantasma que habita en tu interior: la imaginación.

    Recibe mi más afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  10. Me he sentido tan identificada con tu entrada que casi me ha dado miedo...
    Genial Humberto!
    Un saludo desde Valencia.

    ResponderEliminar
  11. No hay ying sin yang, diles a tus fantasmas que juntos hacen buena pareja.Se complementan.

    Saludos señor Dib.

    ResponderEliminar
  12. Y el fantasma alegre que canta y cocina bien podría ser yo, y me quedo con tu casa de paso cañazo!!!!! jeje...

    Gracias Humber, sos un solcito!!!!!! Ningún fantasma verdoso, eh!!!!

    Me halaga enormemente tu dedicatoria...

    Besote gigante!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Me gustó el relato ^^. Me pareció original la idea de los dos fantasmas, y como el que no lo es de verdad desea que se le exortice ^^.

    ^^ Lo dicho. Original. Me gustó.

    ResponderEliminar
  14. No dejes solo al fantasma, que morirá de aburrimiento sin escuchas las historias llenas de creatividad de su compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Que bueno!! Quién es fantasma, quién no lo es? Quién está más vivo que cuál? Me gustá mucho el texto y gracias por la dedicatoria. Un gran honor Señor Dib. Besos!

    ResponderEliminar
  16. Un muerto contento y un vivo amargado. Qué dupla. Me gusta, da para toda una serie.
    Ojalá lo continúes, quisiera saber qué sucede después.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. supuse..que terminaría así..me resultó elocuente hoy...habemos muchos fantasmas..
    bien por la noovia y corina..
    y al lelo..ya te dije..echale polvo....
    besotes

    ResponderEliminar
  18. Cuando era chico era el televisor el que hacía fantasmas. Un tiempo también yo fui uno. El fantasma verdoso.....no hará nada. Solo acumulará envidia, sin irse por las suyas. Abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Un fantasma vivo y un vivo luchando con sus fantasmas...

    Lelo??

    Saludos muchos. Bonita semana.

    ResponderEliminar
  20. Humberto, no meus apartamento vivem muitos. Como sempre suas postagem são ótimas. Fiquei um tempão tentando ver o seu fantásma na foto hehehe e não consegui. Acho que ele ficou com vergonha de aparecer. Afinal ele é "seu" fantásma. Beijos

    ResponderEliminar
  21. Yo también quiero un fantasma que me limpie la casa, me haga la comida y ande por ahí tarareando temas de Sting. Y si pone a andar a mis hijos, hasta lo fotografiaré y todo!! ¿salen en las fotos los fantasmas? ¡¡seguro que ese iba a salir!! jeje

    Un besazo!! Muaks!!!!!!!!!!!!!!!!!


    Por cierto, el "fantasma" del blog Para-el Lelo, sí... ese es mejor que lo exorcises. Si no encuentras quién, llámame que le pego un chillido y se larga, o lo pongo a parir, como a uno que yo me sé, jajaja (Dracooooo!! que a tí ya sabes que te lo hago con mucho cariño!!!)


    Otro besote: Muaks!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Como dijo Ricard, muy ingeniosa historia. Seguramente sea así, con menos preocupaciones por la gloria, la fama, el oro, nosotros, los otros, o simplemente por la supervivencia, seremos tan felices como ese fantasma...

    ResponderEliminar
  23. Que suerte tienes de tener un solo fantasma y encima simpático el tío. Yo vivo rodeado de ellos no arrastran cadenas que va que va, estos arrastran rólex y aires de superioridad, son legión. A veces me pregunto si no seré uno de ellos, pero en cuanto miro la hora y busco mi superioridad en la suela de los zapatos me doy cuenta de que va a ser que no. Me ha gustado mucho tu relato. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  24. Ah esses fantasmas tão reais.:)

    Bjos.

    ResponderEliminar
  25. jajaja!! Me encantó!!! La medida justa para un blog. Buena decisión.
    Un beso
    Caro

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno Mr.Dib! JAJAJA!
    Texto ágil, hilarante, con un
    final irónicamente tierno.
    Es verdad, no entiendo por què siempre relacionamos a los fantasmas con temor y oscuridad.
    Me encantó este "Casper" que creaste.
    Congrats my darling! See you soon.
    xxx

    ResponderEliminar
  27. Humberto: parece que tu imaginación no tiene límites, la variedad de temas es una de las razones que hace que este blog sea tan popular, así como la simpleza con la que decís lo más profundo.
    La simpleza de lo profundo y la variedad de temas, dos de tus grandes valores-
    Besotes. Sabri

    ResponderEliminar
  28. Hola Humberto.
    Muy buen relato y como siempre muy original!
    Fantasmas? También tengo un par rondandome...

    Me encantó!
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Excelente hombre!
    Me maravillo cada vez que entro a visitarte, aunque no esté con mucho tiempo.
    Pues todos tenemos nuestros fantasmas que queremos exorcizar, pero venga, que ser uno el que quiera limpiarse, esa es una de tus originalidades.
    Un abrazo desde Madrid.
    Pedro

    ResponderEliminar
  30. Unos fantasmas muy humanos. Tiene que ser duro deambular toda la eternidad con tanta desgana,el tiempo se hace tan largo ...
    Salud y gracias por tus visitas.

    ResponderEliminar
  31. Filantropía espectral. Curioso, como poco.

    ResponderEliminar
  32. Este me encantó!!!, ahora entendí que cuando te referiste a "la otra escena", fue mención al título del post anterior, dahhhh, recién cai ¦D.
    Me hace felíz que cerrarás el otro blog. Repito, tuviste valentía al exponer ese abuso verbal, pero creo que desequilibra la armonía del sitio teniendo eso allí.
    Cariños

    ResponderEliminar
  33. Hay que tener mucho cuidado con los fantasmas, aparecen donde menos te lo esperas, a veces, en el reflejo del espejo. Me ha gustado mucho.
    Saludillos fantasmales

    ResponderEliminar
  34. Amigo, leo entre lineas que se te estrecha el mundo más que tu apartamento... siempre hay una explosión para nuevamente poder expandirse.

    Un abrazo fantasma.

    ResponderEliminar
  35. Aupa Humberto!!!
    por partes, enhorabuena a Corina y a La Novia por recibir esta dedicatoria hecha relato.
    Cuando vi el título dije, bien! esto me va a gustar! Y... aunque no era lo que me esperaba, jaja (me lo esperaba espeluznante), me ha gustado mucho! Estas historias de fantasmas tienen casi más de fantástico que las terroríficas, jeje.
    Y después... así que el lelo ya no publica? que triste, con lo divertido que es! jaja
    Un abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
  36. Me gusta tu relato porque nos hace cuestionarnos que el estar vivos pues puede que no sea la etapa más feliz de nuestra existencia ya sea en cuerpo o en espíritu.
    Siempre me dan que pensar tus relatos y eso me gusta, porque creo que lo peor que puedes indicarle a un escritor es que sus relatos son inexpresivos y que no provocan ningún reacción en el lector.
    Tú olvidate de esto porque tus escritos provocan todo tipo de reacciones y de pensamientos.
    Gracias por regalarnos tus textos Humberto!! Un beso y cuidate. Amelia.

    ResponderEliminar
  37. Solo se es un fantasma si se quiere serlo, si quieres pasar por la vida como bien dices "avinagrado" y enfadado contigo mismo, aunque vivas, no vives, aunque tengas sentimientos no sientes, aunque respires te ahogas.
    Yo me quedo con el fantasma que ni ni vive, ni siente ni respira, por lo menos es feliz.

    Jeje, muy bueno.

    Besines fantasmagóricos :)

    ResponderEliminar
  38. Un fuerte aplauso, Humberto.

    Una humilde opinión:
    El micro tiene ya fuerza sin: "Cuando se cuentan historias de fantasmas, la gente habla de castillos abandonados, o de casas derruidas y oscuras, o de bosques sombríos con lunas ominosas; pero en realidad no es tan así."
    Me parece un exceso de explicación.
    Es sólo una opinión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Según lo iba leyendo pensé, una pareja... cuando apareció el fantasma desubicado... este es el--

    Sois uno... el que es y el que quiere ser... convivís juntos, como nos pasa a la mayoría de los humanos...


    Besos Humberto

    ResponderEliminar
  40. Que simpatico relato- Me gusto mucho lo del fantasma que vive tan feliz :) pero vos tenes que hacer lo mismo :)
    Me encanta como escribis, original, y algunos como divertidos.
    Me gustan los fantasmas asi de guay :)

    Un beso y un fuerte abrazo

    Aurora

    ResponderEliminar
  41. Es genial
    me encanta,
    tienes mucho ingenio
    y una excelente "musa"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Yo al que tengo en caso lo llamo duende, creo que es más bonito, es muy majo y la verdad da menos guerra que los niños, eso si alguna noche de juerga, no nos ha dejado dormir, pero es que es soltero, o eso creo yo, le gusta la tele y se enciende a todas horas y la cadena de música, para mi que esta en la edad, que no se cual será, o si los duendes cumplen años.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  43. Siempre me han gustado las historias de fantasmas... hace tiempo hice una entrada "Olor a lilas" por si te apetece leer de un cementerio...
    Soy de la tierra de las meigas y alli en mi lengua se dice que "habelas hailas" asi que tratame bien a esos dos fantasmas por si acaso.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  44. Muy bueno Humberto, me recordarte la película Los otros. Me encanta este relato, porque es verdad, sería bueno aprender a convivir con ellos para que no nos metan más miedos en el cuerpo. Muy interesante lo que escribes siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Estupendo relato y grato fantasma, yo creo que todo el mundo querría uno así.

    Eso sí, a mí no me lo mandes que en casa vivimos cinco y están los 4 dormitorios ocupados.

    Gracias por tu visita, un placer leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  46. Muy bueno, Humberto.
    Y, sin duda, un tema para reflexionar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Es única tu manera de escribir, he paseado por tus palabras y encuentro frescura a cada paso, ironía y sarcasmo a raudales, y esa manera tuya de reirte de este sistema de cosas inutilmente establecido, en el que estás, sintiéndote ajeno...y claro está como te reflejas a tí mismo..."fantasmas" es una "preciosa foto de carnet con fondo de tí mismo"...GENIAL

    ResponderEliminar
  48. ¿Quién ha dicho que los fantasmas no son felices? Tienen vivienda gratis y no tienen que pagar hipotecas. Excelente relato. Puse una nueva entrada.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar

  49. Con mi afecto para ti

    L a fantasía se va haciendo llegar
    A taviada de amena evocación

    G ranjeando atenta lo positivo
    A trapando los sentimientos en ello,
    T rinos y halagos se hacen sentir
    A cariciando y dejándose acariciar

    C ual paso de una fugaz cometa
    O ndeando sus esperanzas al viento
    Q uedamente pero sin pausa
    U na estela de cariño va dejando
    E ntretejida entre las rimas
    T enaces en el empeño por crear
    A mistades hiladas en armonía...

    María del Carmen

    PD/Últimamente estoy observando que mis comentarios desaparecen de los blogs en un 70%, llegando a la conclusión de que han sido recibidos como SPAM.

    Hay que seleccionar el mensaje y dar al botón de esto no es SPAM, y volverán a recibirse en SU SITIO como antes, en las próximas visitas.

    Todo este proceso, es el resultado de habilitar los blogs que habían sido desaparecidos...

    Una de las amigas me informo, y a partir de ahí empece a fijarme. Ayer pase a comentar como siempre, y la visita del día 6 del fin de semana esta visible en muy poquitos blogs, y me hace sentir triste, porque sin pretenderlo parece que no he pasado a dejar mis huellas y resulta que están durmiendo en el SPAM.

    ResponderEliminar
  50. Me encantó esta historia!! :)))

    ResponderEliminar
  51. Humberto , a mí siempre me encantó el fantasmita Casper , por lo tanto me quedo con la idea de los fantasmas , buenos , felices , y hasta compinches !sip muchas veces los fantasmas dentro de la casa somos Nosotros , no sabemos disfrutarla , sea como sea , amplia , o no , luminosa o no , tratamos siempre de escaparnos de ella , por ejemplo los findes , rajar , como si estuviese llena de ....fantasmas.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  52. Me ha gustado eso de que es feliz y vive despreocupado. Muy ingenioso tu relato . Un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Inventar y descubrir son palabras sinónimas en latín. Algún filósofo añadió a esta equivalencia "recordar".
    Tal vez el fantasma abatido sabrá quien es dentro de poco... como dijo Borges de sí mismo.

    Un abrazo y gracias por la reflexión, Humberto.

    ResponderEliminar
  54. Me ha gustado esa dualidad que preside el relato, y esa sensación con la que te quedas después de leerlo: de que son dos caras de una misma moneda, de que uno no puede vivir sin el otro. Formidable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  55. Estimados:
    Hermosos comentarios he leído en esta mañana porteña, en la que entra el sol, raudo, por mis ventanales.
    La blogosfera tiene un aire de escuela de arte, uno ve los trabajos de sus colegas y se siente con fuerzas para intentar igualar semejante nivel de creatividad y talento.
    Me quedé pensando que en mi vida real todo es más común, mi fantasma sería el verdoso y enclenque (pues todos tenemos uno), él es quien me ve feliz cada día y me observa con una punta de rabia cómo comparto mi existencia con otra persona real. Él quiere arrastrarme a épocas pasadas en las que el amor y la vida dolían, pero creo que le va a ser muy difícil que vuelva. Sólo lo escucho cuando tiene un buen argumento para un relato.
    Les dejo un gran cariño.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  56. Interesante. A veces somos fantasmas y andamos como almas en pena. A veces queremos que el fantasma se vaya. Y otras, simplemente pensamos que pudo haber sido peor y seguimos así, caminando, en nuestra vida de fantasmas.

    ResponderEliminar
  57. Curiosa pareja, jeje, me sacó una sonrisa. Al final los avinagrados se sienten peor al ver la felicidad de los otros... Ya se les podía contagiar.
    Un abrazo de ectoplasma

    ResponderEliminar
  58. Una reflexión sobre nuestros miedos, inseguridades y otras yerbas que llamamos fantasmas. Te digo que yo también tengo uno o varios, pero no son de los simpáticos, a veces tengo que echarlos a escobazos de mi casa.
    Me alegro que en tu caso sea al revés, lo habrás sabido conseguir.
    Bello relato, como siempre Maese Humberto.
    Caro

    ResponderEliminar
  59. Muy bueno e ingenioso relato amigo…yo creo que no me cambiaría por un fantasma por muy feliz que fuese, pues nada como esos placeres que nos aporta la vida, como un buen café con los amig@s y de tertulia, aunque está claro que muchas son las veces que en vez de café es aceite de ricino lo que nos llevamos a la boca con los sin sabores de la vida…

    Un placer amigo visitarte… ;-)

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  60. Una vez salí con una persona así. Un fantasma vivía en su interior. Cada vez que él lograba algo, cada vez que algo lo hacía feliz, éste fantasma se encargaba de recordarle que no tenía derecho a disfrutarlo, no tenía derecho a estar vivo siendo que él estaba muerto. Inmediatamente caía en la depresión más profunda que uno pueda imaginar. Era un tipo muy infeliz.
    Genial tu texto.

    ResponderEliminar
  61. Me ha gustado. A veces los fantasmas somos nosotros, caminando sobre ese pasillo largo desde una habitación a otra. Muy buen post, Humberto en estado puro. Un saludo maestro!

    ResponderEliminar
  62. Los estereotipos nos hacen no aprender de los demás, ya sean personas, fantasmas o cualquier otra cosa. Espero que siga sin encontrar exorcista ( la verdad es que andan liados con tanta película) y que le pida al fantasma algunas ideas para cambiar la vida.

    Me gustó mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. Mala señal cuando los fantasmas nos ganan en salud.
    Habrá que poner remedio.

    ResponderEliminar
  64. Hola Humberto!!
    Me ha gustado la historia,fantasmas todos tenemos guardados,a veces dejamos que salgan,para estirar las piernas,pero es mejor que se queden encerrados y nos dejen vivir en paz con nosotros mismos.
    Que sigas siendo feliz y que ningún fantasma te arrastre a su mundo infrahumano.

    Un abrazo
    Feliz semana para tí!

    ResponderEliminar
  65. Al leerte Humberto puedo considerar ? : que vislumbras en tu apartamento al " fantasma " que refleja tu estado animico. Percibes al que es feliz y mira un futuro resuelto con tranquilidad, cuando Tu, te sientes tal cual.
    Aunque solo te identifiques con el " segundo fantasma ", abatido y ojeroso y solo atines a maldecir por no encontrar a un innecesario parapsicologo. Solo enfocate en vos mismo y no te reflejes detras de ningun fantasma.
    Tu eres Tu, abatido o feliz !!
    Cariños Amigo.

    ResponderEliminar
  66. Si tienes un fantasma así,aprovecha la ocasión, que te haga de cenar y te limpie la casa...siempre tienes la posibilidad de prestárnoslo por horas, ganas algo de dinero y así te das un tratamiento relajante.

    1 beso Humberto (tus historias realmente me ENCANTAN!!!)

    ResponderEliminar
  67. Humbreto, a veces la vida está llena de fantasmas pasan por nuestro lado sin darnos cuenta. Buen trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  68. ¿No morirán nuestros malos fantasmas hasta que no muramos nosotros?. Fantástica entrada, un saludo

    ResponderEliminar
  69. De todos los fantasmas que habitan en casa, la que más me molesta es la que se instaló en el espejo. Los demás se aguantan bien.

    ResponderEliminar
  70. si es que estamos rodeados de fantasmas...
    me gustó leerte entre fantasmas, ya no me dan miedo...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  71. Me encantó el relato, Humberto. Realmente inspirador.

    La imagen de un fantasma feliz en una casa luminosa, es de las grandes.

    Un placer pasar por aquí.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  72. pues si el segundo fantasma es un triste y el primero a pesar de esto es feliz.....quiere decir que el primer fantasma està contento de estar al lado del triste del segundo...creo que en este relato solo hay un fantasma... que modifica su personalidad dependiendo de su estado de ànimo.

    ResponderEliminar
  73. Que el fantasma canturrée a Sting me parece genial. Y bueno nadie está obligado a cumplir con el estereotipo... ese es su mayor atractivo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  74. Te maltratas un poco Humberto. Puede que veas el el fantasma feliz la parte más agradable de ti. Muchos somos los peores críticos de nosotros mismos. Creo que lo mejor es fundirse y que haya un solo fantasma y más compensado, feliz en conjunto. Ademas para un apartamento dos fantasmas son demasiado. Delicioso relato Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  75. Como pense en un momento que el fanstama realmente era el que narraba.

    Somos divagantes de una vida tormentosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  76. Hola humberto algunos son fantasmas, ya antes de morirse, nos trageron ha este mundo,para algunod es un infierno, para otros un purgatorio,y otros no saven donde estan, y la gloria sigue siendo imaginaria un abrazo

    ResponderEliminar
  77. Creo no equivocarme mucho, si te digo que este relato, a diferencia de otros, en que tú has desmentido ser el protagonista, tiene mucho de ti. No es así? Representas muy bien, en el texto, la dualidad, de dos partes de tu ser enfrentadas, una que arde en deseos de vivir, de continuar el viaje y otra, en cambio, abatida, que ha arrojado la toalla. Sin embargo, el equilibrio, entre esas dos posturas, te mantinene erguido, firme y con los pies en la tierra. Me gustó mucho, Humberto. Últimamente, no he podido pasar por aquí, y es que, las obligaciones desplazan mi tiempo libre, para después. No siempre disponemos del tiempo que deseamos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  78. Mis queridos amigos, como dije en un comentario anterior, este texto -como cualquiera de los que aquí subo- no tiene nada de mí... es decir, sí, en casa tengo dos ventanales muy grandes por los que entra la luz del sol.
    Si existe una dualidad en todos nosotros, entonces muy bien podría representarme el fantasma que canturrea, eso sí, no Sting, sino alguna canción de Pearl Jam o Faith no more.
    Cariños...
    HD

    ResponderEliminar
  79. Maravilloso relato, no me sorprende, desde que te encontré y te leo sabía lo que me esperaba. Decirte que consciente de ser yo, se que llevo conmigo mi propio fantasma. Solo que el, es más feliz que yo. Como no tiene responsabilidades. jajaja

    ResponderEliminar
  80. El más temido y peligroso fantasma es el que a veces pulula por nosotros mismos, ese que es realmente invisible pero está, ese que ahuyenta a la alegría con alaridos de ultratumba, ese que arrastra pesarosas cadenas autoimpuestas.

    Magnífico relato, Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. Si es que la vida está muy sobrevalorada ¿no?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  82. Humberto, yo elegiría convivir con los dos, aceptarlos como uno y sacar lo mejor de cada uno de ellos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  83. Tener que pagar la renta, la comida, el gas, el teléfono y otras minucias.
    Salir corriendo a tomar el autobús o, en caso de poseer auto, manejar por las desquiciadas, sabiendo que en cualquier momento puedes chocar con un loco que quiere llegar cuanto antes a x lugar.
    Pues no es nada fácil, el "otro" ya no tiene que pasar por nada de eso.
    Pero no te amarilles, cópiale el humor a tu fantasma, que él si sabe.
    Un beso de tu vieja amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  84. Me encanta tu manera de escribir y la forma en que nos vas atrapando con tus relatos; este en especial me ha fascinado, creo que después de todo cada uno de nosotros lleva un fantasma consigo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  85. Hola Humberto
    Muchas gracias por visitarme, tu Blog es encantador tambien me quedo aqui con mucho gusto,
    y la entrada me a gustado mucho, tiene un toque de melancolia, te dejo muchos besos y abrazos, q estes muy bien hasta pronto.

    ResponderEliminar
  86. Ay bueno, muchas gracias por seguirme :D Obvio que yo también te sigo :)
    Sí te entiendo es medio difícil jajaja, pero buen.
    Espero que andes super bien, un besito enorme :)
    Otro saludo desde Argentina :)

    ResponderEliminar
  87. lo que no saben los dos fantamas es que ambos dejaron de existir hace mucho. Pues, la casa en la que creen que viven fue derruida hace una decada para construir un centro comercial.

    ResponderEliminar
  88. el fantasma de carne y hueso necesitaba un exorcista o unas buenas vacaciones; como siempre genial en las descripciones, me imagino al fantasma cantando -fields of gold-
    un saludo y gracias por la amistad
    Blas

    ResponderEliminar
  89. Humberto,disculpa mis ausencias,pero por motivos de enfermedad,voy vengo.Disculpa si no te comento como debiera.
    Besos.

    ResponderEliminar

  90. La pluma de cristal

    Hecha del mismo material, que el zapato de Cenicienta, con el reconocimiento a aquel cuya alma cristalina mostró el brillo de quien llevó sus actos más allá de sus letras.

    Y hoy he tenido el gusto de dejarla como presente para ti, en Mis caricias del alma para llevarla si te hace ilusión, y si estas de acuerdo en firmar con la transparencia de sus actos... La amistad!!

    Feliz fin de semana amig@!!

    Te estima y aprecia...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  91. HUMBERTO,mis despedidas son la consecuencia de mi delicado estado de salud,por ello aparezco y desparezco.
    Gracias por entenderlo.

    ResponderEliminar
  92. Cuando mencionaste al segundo fantasma, pensé en ti. Como que le agarro la onda que tú tienes... se parece un poco a la mía. Espero no te moleste lo que acá te escribo. Pero créeme que me alegró constatar lo que estaba pensando. Me gustó tu relato.
    Muchos saludos desde Berlín.

    ResponderEliminar
  93. Tal vez solo esté esperando a que tu ocupes su lugar.

    Uno se asoma ... el otro lo mira...
    Pero ambos deambulan por el mismo paisaje...

    ¿Quien dice que el no te envidie a ti???

    Me ha encantado.

    Beso vivo

    VCM

    ResponderEliminar
  94. Hola Humberto!

    Sabes? me encantan las neurociencias, sobre todo los campos paralelos de comunicación paradójica

    Besos de Naty

    ResponderEliminar
  95. COMO SE HABRÁN DADO CUENTA HAY GRAVES PROBLEMAS EN EL SERVICIO DE BLOGGER, DE HECHO DESAPARECIÓ UNA ENTRADA CON LOS COMENTARIOS QUE TENÍA HASTA ESE MOMENTO, COMO TODA LA ACTUALIZACIÓN DE LOS DEMÁS ELEMENTOS DEL BLOG. VOY A TOMARME UN TIEMPO PARA REACTUALIZAR, POR LAS DUDAS.
    ABRAZOS.
    HUMBERTO.

    ResponderEliminar
  96. Me gustó mucho. La verdad es que el fantasma feliz, el que absorbe la felicidad del fantasma triste, que por eso triste, da mucho miedo.
    Ese miedo es mucho más terrorífico que el de los fantasmas clásicos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  97. Yo creo el la felicidad del primer fantasma también se debe a que escucha tus hermosos relatos. Dile al segundo que no se vaya nunca!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  98. vivimos rodeados de fantasmas, a algunos habria que ponerles una cadena bien corta y pesada, para que no salgan de casa, otros se nos menten en la cabeza y no quieren salir, a veces nos acompañan cuando estamos solos, a veces nos odian y les odiamos, pero ¿quien no es un fantasma?.
    sacaremos el máximo provecho de ellos, les ignoraremos a veces, pero ahí estan...tocando las narices...pero no nos queda mas remedio que convivir con ellos, así que si no puedes con ellos, unete a ellos..
    Felicidades por tu blog y por tus textos, me han encantado. Me hago seguidora tuya.
    Un saludo y recuerdos a tu fantasma, parece encantador...
    Azucena

    ResponderEliminar
  99. Se me olvido decirte que me gusto mucho el de la anciana que le roba el dinero, menudo final, quien lo diria, ahora nos dejas pensando que pudo hacer con el dinero...
    Un saludo otra vez
    Azucena

    ResponderEliminar
  100. MUCHAS GRACIAS AMIGO MIO POR TU VISITA!! TAMBIEN ESTOY POR AQUI PARA APOYARTE Y SEGUIRTE...ME HA ENCANTADO ESTE RELATO...PENSANDO YO SI EN MI APARTAMENTO QUIZAS HAYAN NO UNO SINO VARIOS FANTASMAS QUERIENDO APODERARSE DE MIS APOSENTOS. MUCHAS BENDICIONES Y ADELANTE!!!

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?