11 de julio de 2011

El escondite


Posiblemente haya sido porque mi trabajo en esa oficina se había vuelto demasiado monótono o aburrido, si es que existe una diferencia sustancial entre ambos conceptos, porque no encuentro otra razón para justificar lo que hice.
Comencé cambiándole de lugar la cartera: de la silla al perchero, del estante de libros al suelo, del armario a su mesa de trabajo. Era un poco dura, le costó darse cuenta, pero cuando tuvo la certeza de que alguien invadía su privacidad, pasó a ocuparse de su cartera con maniática atención. Sin embargo, así me allanaba el camino hacia cualquiera de sus otros objetos cotidianos. Entonces fueron sus lentes, luego un mechero, más tarde los bolígrafos y así. Con mucha paciencia, conseguí que llegara a valorar una chincheta sobre el escritorio como a su propia hija, la miraba como si estuviera viéndola jugar en la cuna y, en un tris, se horrorizase al descubrirla corriendo con un cuchillo en la mano: la chincheta ahora estaba debajo de los papeles.
Después sólo tuve que dejar pasar el tiempo.
Siempre que puedo, voy a visitarla al psiquiátrico. Cuando me ve, suelta una risa maligna y aprieta su plato de metal fuertemente contra el pecho.

121 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por los comentarios para “Ochenta minutos”.

    Otro agradecimiento enorme por el apoyo y los buenos deseos en la inauguración del proyecto “Tres de un par perfecto”. Si alguno no se enteró, se trata del blog que creamos, conjuntamente, con Sucede y El hombre de Alabama. En la columna superior derecha está el banner.

    Les deseo una semana tranquila.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Terrible y estupendo relato.
    Brisos

    ResponderEliminar
  3. Uf, Humberto, vaya escalofrío, el terror psicológico siempre llega a donde no puede la sangre... me ha gustado mucho este relato, pero asustan ambos personajes por vagar al filo de su patología, tanto el uno como el otro.
    Pero es que el final es más tremendo todavía, estoy yo pensando... ¿no buscaría esta mujer una excusa para la baja laboral y el engañado es él? Quién sabe lo que esconde una risa maligna...

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Humberto es inquietante el relato, empieza como un hecho cotidiano y se convierte en una historia fantasmal. Me gusta mucho ese giro que no es forzado. Es como viajar en globo, apenas te das cuenta del movimiento.

    Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que más impacta es la tranquilidad de que hace gala mientras narra los acontecimientos.

    ResponderEliminar
  6. Bonita manera de llevarla hasta la locura, y encima la visita ¡jo!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Voy a ver si ésto funciona con mi jefa XD
    La verdad esque me ibaa riendo hasta llegar al final... No veas, qué impacto.
    Me dejó K.O.
    Un besito wuapetón.
    María :)

    ResponderEliminar
  8. Un poco sádico ¿no? Muy buen relato y original. Como siempre, mi felicitación.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Humberto lo tuyo es que suframos, sea de la manera que sea con tus escritos..!

    Humberto aun tengo erizado el bello, pobrecita con el plato pegado en su pecho por si acaso se lo llevas de las manos!!

    Ufff de psiquiátrico estamos más de los que somos....

    Un besooooo! genial amigo y escritorrrrrrrrrrrrrr.

    ResponderEliminar
  10. Ha encontrado un hobi muy perverso...y encima se regodea de ello.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. (CACIL, del: TLF)
    Un relato realmente profundo, tus conocimientos de la Psiquis (alma) humana, más allá de esos conocimientos que llamamos "teóricos"... me refiero a esos conocimientos que la misma vida nos provee, hacen de tu relato una verdadera historia que a cualquiera le podría pasar....¡mal que nos cueste admitirlo! muy bueno!

    ResponderEliminar
  12. Hola H!!!
    Estoy sonriendo de manera mefistofèlica!!! JEJEJE!!!
    Què par de pájaros estos dos!
    Si la sigue visitando seguido, va a terminar con ella en el psiquiátrico...
    Excelente texto!
    Otro tema:
    Ya te dejè mis congrats en el novel proyecto con "El Hombre..." y "Sucede"
    Fenomenales los 3 relatos! Un trío impagable!
    Big big kiss 4u!
    P/D:
    No se pierdan el blog de "Tres de un par perfecto" Un festival de buena literatura! :D

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu forma de escribir, no me voy a cansar de decírtelo.
    Por otro lado te debo el comentario de Ochenta minutos. Ja ... los minutos son tiranos y más de una vez no me dejan entrar a comentar como yo quisiera.
    En cuanto al proyecto lo leí, y me parece genial!!!
    Un abrazo gigante!!!!

    ResponderEliminar
  14. Uf Humberto, terrible el cuento...
    Cuanta paciencia maligna... pobre mujer...
    Si es que cuando alguien se ve en una situación así.. cuesta mucho mantener la calma, templar los nervios y no volverse una maniatica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. un relato enloquecedor, pero magistral como tu sabes escribirlo..
    un abrazo
    Paco

    ResponderEliminar
  16. Ufff.... menudo relato. Muy bueno, y escalofriante a la vez. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. sublime y dramatico relato nos regalas , infinitas gracias por hacernos confidentes de tu alma sublime de escritor y poeta, un besin de esta amiga y admiradora.

    ResponderEliminar
  18. Hola!!!!!
    es lo más humano que podemos hacer....
    Seguro que te gustara lo que hace Rosa......que tengas una buena semana.
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, ¿Volverse loca por eso? Que manera de cambiarle las cosas jajaja, podía haberle seguido el juego y jugar también, pero hay personas que son incapaces de ver el lado divertido de las situaciones...
    Bonito relato.
    Un beso y ya me hice seguidora del otro blog.

    ResponderEliminar
  20. Me ha recorrido un escalofrío...
    Exquizofrénico relato.
    Perfecto el punto de vista. Me ha sorprendido. Muy original.

    ResponderEliminar
  21. Cierto que estamos todos un poco para psiquiátrico... sólo que a algunos todavía no nos han localizado...

    Buen relato.

    ResponderEliminar
  22. Si el aburrimiento puede derivar en perversión habrá que tener cuidado porque aburridos hay millones. Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. Me da la risa, y es que no puedo dejar de pensar en uno de mis sobrinos... Eso sí, ese no iría de visita al psiquiático porque sabría que de allí no lo iban a dejar salir, je je.

    Tuve más de un alumno que encajaría perfectamente con el perfil de ese personaje.

    Hay mucho más de eso por la vida adelante de lo que parece...

    Biquiños desde la antigua Faro!


    Carmen.

    ResponderEliminar
  24. Es un texto genial, Humberto. Unas veces delirante e infantil, otras simplemente dramático. En resumen: maravilloso.

    Felicidades por el nuevo blog compartido a seis manos, creo que tanta neurona unida, va a dar mucho de sí para enriquecernos con vuestra genialidad a los que os seguimos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Humberto.
    Ya visite vuestro nuevo blog y me parece una gran idea unir a tres talentos.
    Promete algo grande y auguro un gran exito.
    Me ha gustado mucho tu entrada con el interesante relato. Siempre nos sorprendes con el final del mismo y consigues engancharnos a la lectura.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  26. me sumo a la palabra escalofriante.

    Saludo

    ResponderEliminar
  27. Excelente relato! lo fuertísimo es que tengo un amigo que realmente nos hace esas cosas.

    ResponderEliminar
  28. Un triste y dramático relato muy bien plasmado.
    Besos feliz semana.

    ResponderEliminar
  29. Excelente relato, fue fuerte notar que tengo un amigo que me hace esas cosas, pronto me vendrá a visitar al neuropsiquiátrico, supongo

    ResponderEliminar
  30. Ja, ja, qué fea persona, qué mal bicho, esa intromisión en la vida de los otros es horrible. Y todavía tiene ganas de seguir jorobando en el psiquiátrico, se enganchó, tiene ganas de quedarse... Pensé que se trataba de broma de oficina, pero es una historia extrema, que me lleva a pensar en qué fino es el hilo, y si uno lo reflexiona, en porcentajes, cuántos llegan / llegarán / llegaremos con las luces bien puestas hasta el final?

    Te debo mi comentario al excelente texto de tu blog "Tres de un par perfecto". Me fui en adivinanzas y en la novedad del blog, y no pude dejar mi corazón ahí. Me encantó la idea, cómo resolviste el desafío de sujetarte a un código preestablecido (título), genial la historia, tenía tu firma, te reconocí en un segundo. Y les recomiendo a tus lectores pasar por allí porque vale la pena ese proyecto de los tres.

    ResponderEliminar
  31. Darle entidad de ser a un objeto, es la entrada a la locura. Pero, no sólo en tu relato, tratan de convencernos las cualidades de lo inanimado.

    Buena vida!

    Un abrazo.

    Miguel.

    ResponderEliminar
  32. Imaginativo, bien narrado y con humor, ¿qué más se puede pedir a lo que nos regalas?.
    Un abrazote, Humberto

    ResponderEliminar
  33. Complicado este relato. Es para un psiquiátrico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. :O

    se volvio loca

    e____e

    y quien no...

    Bueno, cuidate mucho

    byE

    ResponderEliminar
  35. Un texto que roza la locura, pero coincido con lo que alguien ya dijo, creo que es la locura de dos, pues los dos están desmadrados.
    Me gustó este cambio, ahora faltaría una historia de amor para el público femenino.
    Un besote.
    Sabri..

    ResponderEliminar
  36. Cuanta bondad....
    Seguro que lo hizo por su bien.
    Si...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Todo lo que puede conseguirse con paciencia.. y aburrimiento jaja
    Saludillos

    ResponderEliminar
  38. Alguien ahí arriba ha llamado a esta historia "linda".

    Alguien no entiende el concepto de terror.

    ResponderEliminar
  39. Estoy con Sabrina, falta la historia de amor. Abrazos

    ResponderEliminar
  40. Humberto el tiempo no favorece a todos igual feliz semana
    Un cordial saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  41. Umm que dificil. .cuando los fantasmas se apoderan de la mente..

    Intenso relato

    ResponderEliminar
  42. Qué fuerte¡¡¡¡

    Cuándo los objetos estan y no estan,una se aproxima a la espiral y al precipicio.Es como cuando el otro-a te hace luz de gas.Me ha encantado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. El terror del relato va entrando poco a poco, comienza como algo inocente y terminamos todos en el psiquiátrico, yo por si acaso eché un vistazo a mi escritorio que estuviera todo en su sitio.
    Un abrazo (que nadie te lo quite)

    ResponderEliminar
  44. ¡Vaya un cabroncete!

    Esta tan bien escrito, que dan ganas de "saltar" la pantalla y emplear la violencia.

    ResponderEliminar
  45. El que va de visita debía ser también recluido porque su mente requiere tratamiento en el mismo lugar.
    Estos relatos por ser breves son doblemente buenos, las palabras justas para crear el efecto deseado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Excelente relato, con una vuelta de tuerca inesperada.

    ResponderEliminar
  47. tremendo relato maquiavélico.

    bicos,

    ResponderEliminar
  48. Estimado Humberto, siento no venir más a menudo...te leo y me dejas impresionada...en "El escondite", ya estaba loca no? jajaja, me gustó mucho.

    Un beso y mil gracias por invitarme siempre!!

    ResponderEliminar
  49. Cada cual que juegue a su manera.. Saludo Humberto

    ResponderEliminar
  50. Inquietante y absorbente. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  51. Creo que, por el tono y la frialdad con que narra sus perversas acciones, está claro quién es el "loco" en la historia.
    Estupendos tus relatos, Humberto, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Una vez una buena historia que dice mucho en tan poco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. los juegos de la mente siempre dejan ver su lado menos saludable
    a vece slos locos están del otro lado de la reja y comulgan con los que nos autocatalogamos de "normales"

    un beso y buena semana

    ResponderEliminar
  54. Original y magníficamente construido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. Acabo de venir del otro blog, Humberto, qué mal nos van a acostumbrar, a tener relatos de lujo en la net.
    El escondite es una hitoria de locura compartida, narrada con maestría y con un final aplastador.
    Un beso. Stefi

    ResponderEliminar
  56. Que malo volverla así de loca jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  57. Entré para agradecer a cada uno y me encontré con 60 comentarios, bueno pasaré por cada blog.
    Hay una nueva entrada en Tres de un par, si alguien también quiere pasar por allí.
    Eso sí, debo reconocer que hay cosas que me sorprenden, el primer "Linda historia" reestructura mi idea de suspenso o terror.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  58. woooow... me mató este cuento...
    lo siento por no comentar ^^' te leo siempre, pero andaba muy apática para escribir
    besotes!

    ResponderEliminar
  59. Poderoso relato... gracias por compartir.-
    Un gusto!!!

    ResponderEliminar
  60. Yo tendría cuidado, a ver si decide vengarse...

    Un beso o 2 #

    Muy pero muy bueno tu relato Humberto *

    ResponderEliminar
  61. Con compañeros así…mejor trabajar sola. Pedazo de bicho, y encima va a verla de vez en cuando…que quiere, lavar su conciencia? O regodearse viendo el resultado de su terrible obra.
    Esta vez tus letras aunque geniales, me volvieron un poco loca a mí también. Un bessito

    ResponderEliminar
  62. Dios me libre de estar tan cerca de un Neuropsiquiatra como vos. Jajaja.
    Gran relato: divertimuytrágicocruel, como todo lo que logras con tal ingenio.

    ResponderEliminar
  63. Como somos las personas! que de la manera mas "tonta" podemos terminar con la cordura de alguien.
    Sostengo, el daño psicologico es peor que el daño físico.
    Excelente texto Humberto.
    Saluudos

    ResponderEliminar
  64. IN
    CRE
    Í
    BLE

    quiero llamar "desencaje"
    al modo que, el último párrafo
    invade mi boca, mi garganta,
    mi incredulidad al cierre.
    Sencillamente, eres el REY
    en este tipo de relatos.
    Un abrazo enorme y gracias
    por tu visita, Humberto.

    ResponderEliminar
  65. Humberto, si te dijera que en la administración pública, existen empleados muy semejantes a tus personajes ¿Lo creerías? Luego terminan con carpetas psiquiátricas.
    Si tuviera que ponerle un color a tu relato, diría oscuro, pero no reconocería el tinte. Un abrazo, mi formidable escritor.

    ResponderEliminar
  66. Tu relato me fascina, es muy bueno.

    ResponderEliminar
  67. Me gusta como en apenas unas lineas describes a los dos personajes la debilidad de una, la maldad y la inteligencia del otro y desarrollas una historia perfecta.

    ResponderEliminar
  68. No hay nada más terrorífico que jugar con la mente humana.
    Besos, Humberto.

    ResponderEliminar
  69. Humberto , me dejas pensando , cuantos desean vernos enloquecer , y a cuantos enloqueceremos , aún sin intención , la mente humana , tiene terribles vericuetos y es una de las cosas que mas me apabullan.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  70. Lo fui leyendo con una sonrisa en los labios y cuando llegué al final
    espontáneamente, me escuché decir:¡pobreciiiita!
    Es que tienes una manera de conatr las cosas... Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  71. Para mi es un honor que sea mi primer seguidor, intentare no defraudarle, a mi tambien me gusta su espacio. Lo visitare siempre que tenga ocasión.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  72. Me encanto.


    ...........|""""""""""""""""""""""""||_
    ...........|.*Muy Buen..post*....*........|||"|""___
    ...........|________________ _ |||_|___|)
    ...........!(@)'(@)""""**!(@)(@)***!(@)'

    ResponderEliminar
  73. Humberto, ya no son 60 comentarios,jajaja.
    Un placer pasar a saludarte y tu relato se parece mucho al alzheimer de mi suegra jijiji
    BESOS

    ResponderEliminar
  74. Hola, bella imagen y texto . Un placer leerte. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  75. Malos fines para el condicionamiento operante. Lo narras como si tal cosa. Excelente.

    ResponderEliminar
  76. un abrazo y gracias por tu visita a mi blog

    ResponderEliminar
  77. Qué maldad la tuya, Humberto.

    Hace tiempo que no te visito por causas ajenas a mi voluntad, venir a tu blog es un auténtico placer. Me encuentro en el campo de vacaciones y allá tengo muchas dificultades con internet. También intenté entrar en ese proyecto de tres en uno y no lo conseguí.
    Hoy he venido a madrid y aprovecho para saludarte, intentaré visitar ese proyecto.

    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  78. Vaya pobre mujer, no tienes remordimientos? jajaj, La locura se puede presentar en un momento, cuidado que no salga de ahí.

    Besitos y sonrisas locas:))

    ResponderEliminar
  79. Un buen relato con un final muy visual, me imagino a una mujer con la mirada perdida en el vacío, los ojos desencajados, el pelo greñoso, despeinado y con una sonrisa intempestiva, que da escalofríos.
    Un abrazo y muchas gracias por tus palabras y por tu apoyo amigo mío.

    ResponderEliminar
  80. Me gusto mucho, siempre me quedo fascinada por lo que pueden ser los ejemplos de los comportamientos humanos. Para el era un simple juego.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  81. Me recomendaron pasara a leerte, esto acabo de hacer y no se han equivocado al hacerlo, me gustó to forma de contar, ahora me paso por "tres de un par perfecto" =)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  82. Muchas gracias, Pato, bienvenido/a...
    Hago extensiva la bienvenida a todos los que entraron por primera vez, y un fuerte abrazo a los que están desde hace mucho.
    Humberto

    ResponderEliminar
  83. Así que eras vos??????

    Ahora tengo evidencia!!!!! Ya decía yo que no estaba loca... Y me van a tener que dejar salir ♪♫♪!!!!!!!

    Mal compañero el ocio, decía mi galleguísima abuela!!!!!

    Me encantó, besos

    ResponderEliminar
  84. Me corrio el frio por la espalda... COmo siempre, excelente el relato.
    Beso Humberto!

    ResponderEliminar
  85. Magnifíco relato Humberto. En un instante se puede pasar de la cordura a la locura.Lo has descrito muy bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  86. Excelente relato Humberto Dib. Me es muy grato volver por este rincón y encontrarme con estas reflexivas e interesantes historias.
    Últimamente ando muy escaso de tiempo y de ahí haya tardado en visitarte, espero tu comprensión y siempre que pueda volveré.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  87. Desasosegante y muy logrado relato de misterio y de amor fou para mí, con un final abrasador. Mi enhorabuena.
    Extrordinario blog que aun no conocía, por lo que llevo leido
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  88. Personajes para mantener alejados de uno. Genial relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  89. Humberto!!! Qué fuerte! Qué arte tienes chico para escribir mmm aún estoy pensando en tu historia...de hora en adelante yo no le hago caso a nada que se pierda! Jajaja
    Besos
    Bea

    ResponderEliminar
  90. Interesante texto, hasta donde pueden llevarte las obsesiones y como uno acabo a través de ellas, buen texto, besos

    ResponderEliminar
  91. Humberto comprendo que no puedes pasar por todos tus seguidores, más de 1500 es una barbaridad, yo no puedo con los 800, estoy agotada, además tengo el correo del apostolado con más de 80 correos diarios. Así que comprendo que no pasases a recoger mi premio para los Poetas y escritores que di con motivo de mis 60 años. Allí está para cuando tengas tiempo.
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  92. Hey, I've closed my blog durchausauchschoen, maybe you wanna follow my new one:

    http://winterwonne.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  93. Que impresionante. Estupendo relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  94. Hola, Humberto: gracias. Soy yo ya también seguidor de tu maravilloso blog (soy josemp1961 en silueta gris, que así de gris soy yo) Un abrazo

    ResponderEliminar
  95. Que desgarrador pero muy bueno, tienes madera para sumergirnos en cada relato misterioso.
    Enhorabuena por tu otro espacio.

    Saludos un abrazo;)

    ResponderEliminar
  96. Qué bueno,
    en verdad,
    nada extraño
    por otra parte,
    escribes fenimenal,
    amigo mio

    ResponderEliminar
  97. Complejo el cerebro humano…

    Fascinante relato amigo, incita a viajar por la mente…

    Un placer visitarte ;-)

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  98. te envié el comentario,por email...y como va la cuestion de adivinen que?
    espero que me cuentes,y me tengas al tanto.compañero,amigo!
    muchas gracias!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  99. Sígueme http://diariopixy.blogspot.com♥

    ResponderEliminar
  100. HOLA HUMBERTO, MAGNIFICA DESCRIPCIÓN DE UN SER NORMAL QUE SE VA PERDIENDO EN LA DEMENCIA DE SUS COSAS.-
    UN GRAN ABRAZO.-

    ResponderEliminar
  101. Maligno el personaje. Por lo menos conserva el buen detalle de visitarla en el psiquiátrico. Observar y desiquilibrar a los demás. Muy inquietante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  102. Te descubrí en la página de Felicidad y creo que fue un hallazgo importante. Me gusta tu estilo. Felicitaciones y un afectuoso abrazo

    ResponderEliminar
  103. Interesante personaje en una narrativa impactante . Abrazos

    ResponderEliminar
  104. Uf... terrorífico... cuanta perversión.
    Que-bueno-Dib!
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  105. Hola Humberto, pues qué gusto! gracias por seguir mi blog. Yo encantada de estar acá.
    Te cuento que al rehacer mi haikú, me encuentro con tu lindo comentario.
    Te iré leyendo con mucho gusto. Me imagino que tienes muchas historias para disfrutar.
    Yo publico cada día dos fotos y un poema o cuento. Es un maravilloso hábito que me hace feliz.
    Bueno, ahora tienes a una chilena que te recibe con los brazos abiertos.
    Besos grandes querido nuevo amigo y felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
  106. lo que dejaste en el blog de prixy o pixy o como se llame me encanto jaja asi se trata no se puede poner solo sigueme, es dar y recibir ALGUNAS VECES
    pero otras solo es por nuestro propio gusto, si nunca vamos a leer nada asi no se vale

    ResponderEliminar
  107. Humberto: He estado un poco ocupada, pues mi hijo se casa el día 12 de agosto, ¡no sabes cuantas cosas hay que preparar!
    Pero bueno, gracias a Dios viene mi hija de Alemania y tiene el don de la organización, pues estoy a punto de caer en el psiquiátrico, como tu protagonista.
    Un beso: Doña Ku

    ResponderEliminar
  108. Me suena a maldad con ensañamiento...

    ResponderEliminar
  109. Vaya, pues quizás un día le invite a visitar a mi hermano, necesita alguien que le enseñe a no dejar sus cosas por ahí esparcidas.

    ResponderEliminar
  110. Un placer volver por tu casa. Siempre geniales los posts que nos dejas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  111. Humberto al parecer no salió mi comentario a tu historia, que me pareció muy buena.
    Igual quería agradecer tu amable visita a mi blog.
    Espero que estemos en contacto.
    Abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  112. UUhhh Humberto que dramático...al leerlo me dio un poco de escalofrío...me encanta como hacer trabajar mi imaginación jaja.

    Besos y buen finde

    ResponderEliminar
  113. Sus microrrelatos son hiedras, no sueltan y crecen con uno, algunos abrazan hasta la asfixia, pues, estoy evaluando que todos tienen filo.
    En particular,esta actitud cuento es una secuela común dentro de algunas sociedades matrimoniales; claro, un poco atenuada por los servicios que cada miembro necesita que le brinde el otro, que no se pude desatar o no reacciona.
    Una obsesión implantada, gota a gota, es un lavado de cerebro. Es la técnica del o la HdeP, que fuera de casa es excelente padre/madre de flia y dentro es un/a tirano torturador; se asegura que digan ¡Pobre con lo bueno que es mirá la loca que tiene al lado!!!; ¿Con un marido así a quién se le ocurriría colgarse del cuello?

    Claro, no es el caso de EL ESCONDITE,cuyo protagonista victimario manipula de tal forma a su compañera que, logra obsesionarla con el ámbito de trabajo; pues es el verdadero objeto al que está aferrada; lo demás es semoviente.
    Este cancherito es odiable, ya no lo quiero ni ver!!!
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  114. Me has dejado sin palabras, Laura, un excelente análisis y reflexión de un texto. Ten por seguro que tu comentario saltó la barrera del me gusta o no me gusta.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  115. que historia más chula.....y más bien contada, el final no lo esperaba

    ResponderEliminar
  116. En el psiquiátrico las plantas se ven tan tristes...


    Abrz.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?