13 de julio de 2011

Cul-de-sac


Juan vivía solo y abatido en una casa enorme. Aunque solo es una forma de decir, ya que la Angustia se desplazaba libre por los cuartos durante el día, pero era por la noche cuando esta libidinosa del dolor sacaba sus garras y comenzaba a asfixiarlo. Apretaba y apretaba, justo hasta el límite exacto en el que Juan no moría.
Una mañana, estaba él en la verdulería eligiendo algunas legumbres para hacerse la sopa, cuando sintió que una mano le tocaba el hombro. Sobresaltado se dio vuelta y sus ojos se encontraron con Inés, su primera novia, quien le contó que hacía poco tiempo había quedado viuda.
En el trayecto de vuelta a casa, Juan sintió que sus pasos eran más livianos, que su mirada se reflejaba en los escaparates y que las arrugas de su rostro perdían algo de profundidad.
Cuando la Angustia lo vio entrar en ese estado, lo miró con odio y salió, maldiciendo, por la puerta entreabierta.
(Fin para almitas cándidas, pero…)
La Angustia fue derecho a la casa de Inés. Entonces comenzó a martirizarla haciéndole ver la diferencia inmensa que había entre ese hombre apuesto y recio que había sido su marido y el pobre Juan.
En pocos días, la Angustia terminó su faena y volvió a lo de Juan, pues allí se estaba más a gusto, decía.

(Fin para todos)

111 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “Lucinferno”.
    Espero que tengan una buena semana.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Wow, espectacular! Me ha fascinado y quizás tambien es el fin para mi, para todos. Genial, me ha encantado leerte hoy.

    Saludos Humberto!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Humberto, es la primera vez que entro, vi tu comentario en un blog amigo y me dio curiosidad.
    Lo que leí me gustó, así que voy a quedarme como seguidor, si tienes ganas, puedes darte una vuelta por mi espacio.
    Un cariño.
    ludobit ;)

    ResponderEliminar
  4. Cerraré mis puertas y ventanas. no quiero el fin por ahora. . .Un gusto como siempre leerte, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Regreso desde un buen tiempo Humberto, como siempre un gusto leerte maestro!

    Un abrazo enorme!


    Andrés Z.

    ResponderEliminar
  6. Ahora sé porque iba tan apurada Angustia la otra tarde, al salir de con Rebeca, la vecina recién viuda. ¡Mira! hasta para eso sirven los blogs. No cabe duda que todo se sabe.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que celosa esta Angustia ¿No? Habrá que echarla.

    Buen cierre.

    ResponderEliminar
  8. La angustia no tiene ,ni tiempo ni lugar ...No descansa, donde sea se quiere posar...gracias humberto...!!!

    ResponderEliminar
  9. Me quedo con el primer final . El segundo, me angustia mucho ! Es un placer leerte, amigo. Un abrazo.
    Miguel

    ResponderEliminar
  10. Es que la angustia no discrimina, es perversamente astuta a la hora de realizar su trabajo.

    Excelente Humberto.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  11. Ja, ja, yo también me quedo con el final para almitas cándidas! Me mataste con el título y hasta con la foto, me hiciste reír mucho. Ese personaje solo y abatido eligiendo algunas legumbres para hacerse la sopa y mirando su mirada en los escaparates, me mató también. Éste no es para las carcajadas, pero sí para la sonrisa irónica lenta y sostenida. Buenísimo!

    ResponderEliminar
  12. Esta entrada te quedó genial. Cuantos llevamos por compañia a Angustia en estos dias... donde me doy vuelta hay alguien deprimido :(

    ResponderEliminar
  13. Ay esa Angustia, celosa y atorranta, con qué facilidad cambia de corazón y de casa. http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Angustia es una tremenda arpía, que se aprovecha de almas solitarias, torturándolas hasta dejarlas sin ilusiones...

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Ella ahora esta en mi casa ... espero que pronto se canse y se vaya.

    Humberto y mi pedido?.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Creo que Agustina tendra que cambiar de actitud si no quiere que el palomo abandone el hogar.. ja ja
    Pues me ha gustado todo pero mucho mas el final eso de que haya dado cuenta que ya no lo tenia para siempre sujeto al cuello afixiandolo un toque magistral..
    Primavera

    ResponderEliminar
  17. Maldita Angustia.....un abrazo
    paco

    ResponderEliminar
  18. Decididamente el humor irónico te sienta muy bien!!
    Lo de los dos finales me mató, muy bueno.
    Besos enormes.
    Stefi

    Ah! Una pregunta, que fumó Primavera? porque yo quiero uno que me pegué así, jajaja!!!

    ResponderEliminar
  19. Es que Agustina viene a ser Angustia, y el palomo los pájaros que se le volaron con el humo de lo que fumó. Para el resto no hay explicación ????????

    ResponderEliminar
  20. Decirte que el texto está muy bueno, creo que está demás.
    You know what I mean...
    Pero no puedo dejar pasar esto:
    "Fin para almitas cándidas"
    JAJAJAJAJA!!! I love youuuu!!!!
    Me matan esas cosas! ESTUPENDO, H!
    We are a pair of fucking cinic people! Podríamos agregar a Dany al club, no?
    Kisses for you, beautiful boy!

    ResponderEliminar
  21. Una Angustia enamorada está dispuesta a todo y defiende territorio como una leona...pobre Juan, se equivocó en la elección de pareja, no es buena compañía la angustia y encima celosa!!!
    Me encantó, gracias por compartir.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Si es que en el momento que aparece doña Angustia nos revela que somos unos inútiles y ridículos y nos lo creemos rápido, es muy hábil. Creo que como en toda relación debería sentarse a charlar con ella (la angustia)y decirla que ya no la aguanta más, que no cree en ella y que la deja , que La Novedad le ha pedido compartir piso y la prefiere a ella.
    Muy ocurrente y agudo esta vez. Un placer como siempre. Un bessito

    ResponderEliminar
  23. Gran personaje la Angustia. Me gusta elfinal para todos.
    Tenés un regalo en mi blog en : "Para vos". Bsos

    ResponderEliminar
  24. Doña Angustia visitando casas una maestra de ceremonia.
    Fuera angustia y que entre la alegría a la casa de ambos.
    De Juan y de Ines.

    Un abrazo fraternal de MA.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  25. Qué angustia de texto, jaja.
    Juan se puede dar por jodido, que no?
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  26. Como almita candida, jejeje,.
    El primer final,.para soñadores.-
    Un placer pasar por aqui

    ResponderEliminar
  27. Humberto, un título en català para tu relato!!

    Ciertamente Angustia cuando posee un lugar y a una persona es desolador, acongojante, hace envejecer, y se regodea en las miserias para siempre vencer...

    Un relato con mucha lección , "l'angoixa endureix el cos,poseeix la ment i fa morir el cor poc a poc fins al final, matar-ho" (la angustia endurece el cuerpo, posee la mente y hace morir el corazón poco a poco hasta el final, matarlo)

    Un beso y feliz semana amigo mio

    ResponderEliminar
  28. Me ha sorprendido el título!! Catalán!! y qué decirte del final!!
    Terrible Angustia!!

    Un beso y feliz semana!1

    ResponderEliminar
  29. ¡buf, menudo final, para mi perfecto!!
    Feliz semana y un abrazo
    ¡genial escrito!

    ResponderEliminar
  30. Humberto
    La expresion "cul de sac", de origen francés se utiliza mucho en Cataluna(en donde estoy),
    literariamente significa "culo de bolsa", en realidad se dice cuando una carretera no tiene salida, pero metaforicamente se emplea para expresar que una accion no lleva a ninguna parte.
    Te sigo desde mi descanso bloguero.

    ResponderEliminar
  31. Yo ya sospechaba que tengo vocación de almita cándida, y me lo acabas de confirmar. Espectacular.

    ResponderEliminar
  32. Es el aviso claro a que no conviene la convivencia con el enemigo.
    Pero siendo muchos tan contradictorios les fascina.
    Buen cuento, aunque te deja cierto efecto de calambre.

    ResponderEliminar
  33. Y claro, la Angustias esa era una señora que limpiaba por horas en la casa de Juan ¿no? Y veía que la Inés se iba a encargar de hacer las tareas del hogar ella y que la iban a poner de patitas en la calle, sí, ahora ya lo entiendo!! juas, juas... Bss..

    PD me he propuesto llenar tu blog de alegría... ¡Como que no me llamo Angustias! je ,je...

    ResponderEliminar
  34. La Angustia,enemiga de la esperanza,maquinando siempre, para seguir con sus propositos, obligando ha un callejon sin salida el CUL-DE-SAC: culo de saco. un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Angustia podría darse una vuelta por ahí y dejar de atormentar a los que quieren vivir, verdad? COmo siempre, un texto fantástico :)

    ResponderEliminar
  36. ¡Hola! la angustia es un círculo vicioso dificil de erradicar sobre todo si tu compañía es la soledad.
    Va y viene a las casas de todos, entra por debajo de la puerta y si no ponemos coto al aburrimiento, si no abrimos las ventanas para que entre aire nuevo, se adormecen las sensaciones y nos vuelve insensibles.
    Muy bueno el escrito. Saludos

    ResponderEliminar
  37. La angustia y la ilusión habitan casi siempre juntas. Cada uno elige quien quiere que sea su compañera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. A veces un " amigo" puedes se una Angustia...

    Me ha gustado tu texto.

    Una abraçada!!!

    Gloria

    ResponderEliminar
  39. Excelente. ¡Qué nivelazo, maestro! Me leí éste y Lucinferno seguidos.
    Me gustó la opción de los dos finales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. (Noa TLF)
    Wau!!! impactante desde el principio al fin!!!

    ResponderEliminar
  41. Hola Humberto Dib, entré curioseando, pues no acostumbro hacerlo cuando recibo correos desconocidos, y ha sido una sorpresa agradable encontrarme con un gran escritor.

    Me gusta tu cuento de Juan, un hombre solitario acompañado de la eterna Angustia, aquella que nos corrompe la vida inútilmente, y que se solaza cuando le damos entrada en nuestras vidas. Hizo bien la novia prima de ir a vivir con Juan y dejarse de Angustias.

    Un abrazo desde Venezuela!

    Blanca

    ResponderEliminar
  42. Angustiante permanência...
    Um grande bj

    ResponderEliminar
  43. jajaja muy bueno, me gusta ese doble final
    Saludillos

    ResponderEliminar
  44. Me gusta como en unos pocos párrafos lográs lo que a otros les toma cientos de páginas. Muy bueno.
    Siga creando maestro!

    ResponderEliminar
  45. Humberto , adopto ambos finales , mi alma cándida , y aquella angustia que de tanto en tanto va donde ....la dejan entrar.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  46. Magnifico escrito!! Siempre es grato leerte. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  47. Hola Humberto

    Estando Angustias no cabe nadie más,porque en su mente Juan,se cree el poder que tiene sobre él,no se da cuenta que la puede echar solamente queriéndose y animándose,con ganas de hacer cosas y vivir,así se acaba con Angustias,adiós pena!!

    Me ha parecido genial tu relato,Humberto
    Un abrazo
    Feliz semana

    ResponderEliminar
  48. Hola humberto aca estoy pero no se como seguirte, je...no encuentro el lugar para quedar aqui, besos vuelvo a pasar

    ResponderEliminar
  49. La angustia es mala compania...

    Pero buena como tema.Un relato maravilloso.

    Te saluda, Liliana

    ResponderEliminar
  50. Ja! GENIAL, Humberto!!! Creo que ni las almitas más cándidas zafan de esta visita... En este caso, luego de una ardua y productiva faena, Angustia volvió a lo de Juan en busca de una buena y reconfortante sopa .
    Un beso grande, ¡Me encantó!

    ResponderEliminar
  51. ¡Jo, Humberto! Es que no le das un respiro al pobre Juan.
    Me gustó esta forma de contar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  52. Es difícil escapar de según qué cosas, más si son "cosas" que viven bien dentro de nosotros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  53. que tipa recurrente y abusiva, la angustia...
    Buen micro, saludos para vos

    ResponderEliminar
  54. La angustia y el dolor que nos causa, no deberían ser nunca , nuestro consuelo.

    Besitos Humberto.

    ResponderEliminar
  55. La Angustia como la Alegría
    son estados que uno elige tener...
    segun a quién crucemos en el camino
    o cuando nos cruzamos con la soledad.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  56. Y a mí me gusta más "El final para todos", pero ya sabes, soy una persona oscura y melancólica; así que no me hagas mucho caso.

    De todas formas, con un final u otro: siempre muy bueno ***

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  57. me encanto!!!como todo lo que escribis....la angustia,es la peor consejera,abramos las ventanas mas seguido para dejarla ir...besos.

    ResponderEliminar
  58. ¡HOLA!
    Cosas del pensamiento...

    Saludos de J.M. Ojeda.

    P.D. No me mandes mas correos, para invitarme a su blog.
    ¿Deje que seamos, nosotros los que tengamos la voluntad de estar allí donde deseemos...
    Salud.

    ResponderEliminar
  59. Hay angustias que se ceban con la soledad...
    Buen cierre, Humberto.
    Un placer leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  60. Ops, logro su cometido la maldita.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  61. Agradecendo a visita. Essa história é um pouco arrepiante, mas bonita. Também te vou seguir. Beijos*

    ResponderEliminar
  62. Holaaaaaa Humberto! jajaja me he encantado lo de los dos finales, definitivamente soy de las de alma cándida peero el final para todos tampoco estuvo mal jeje ;)

    Un abrazo, excelente tu relato como todo lo que haces ;)

    ResponderEliminar
  63. Qué puedo decirte que todavía no sepas? Un relato magnífico, con finales para todos los gustos. La ironía es una virtud que ejerces con maestría.
    Bosotes.
    Caro

    ResponderEliminar
  64. Supongo que la angustia no sólo afecta al angustiado sino también a quien lo rodea. Esperemos que no, esta sería una mala noticia.

    Personificar a la angustia y darle atributos de hombre me parece más que acertado, dicho sea de paso. Si tuviera que dibujarla, la haría antropomorfa.

    Un gusto, como siempre, leerte, Humberto Dib.

    ResponderEliminar
  65. Hola Huimberto espectacular relato, siempre me sorprendes, escribís muy lindo.


    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  66. ¡Qué bueno Humberto! La Angustia desgarra,duele a quién a tiene por compañía,es peor en la soledad de las noches.Juan al cruzarse con Inés,tuvo esperanzas que le rejuvenecieron el alma.Ahora,Angustia pasó a su antigua novia,ante el riesgo que implicaba un cambio en su vida.Nos has llevado de la mano,con un final que se da en la vida.Angustia volvió con el pobre Juan, que seguía solo y abatido,siendo carne de cañón para ella.
    Un abrazo,amigo escritor.

    ResponderEliminar
  67. Que mina guacha es la Angustia!!!!! Celosa, envidiosa, insegura y traicionera...

    Gracias por tus latidos en mis calles, siempre es bueno saber de alguien mas que los escucha...

    Besos

    ResponderEliminar
  68. Malvada Angustia, menuda garrapata.
    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  69. Esa señora llamada Angustia, la he padecido mucho a mi pesar así que la desterré sin miramientos, pobre juan lo que tiene que aguantar.

    Besitos y sonrisas sin angustia :))

    ResponderEliminar
  70. Demás está decirte Humberto...... que sabés cual final te compra Hollywood.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  71. La Angustia parece ser no sólo mala consejera sino además peor compañía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  72. Soy una almita candida!! Me merezco un final feliz!!
    Waaaa mi querido Humberto ahora si no voy a perder una sola de tus historias
    Por fin aprendi a usar mi smartphone en el blogger.
    Un abrazo inmenso, es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  73. Ella siempre se aconmoda; seguro que tiene ya sustituto/a. para después....¿?

    Un beso.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  74. Supongo que la mejor manera de combatir a la angustia es la felicidad...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  75. que a gusto se encontraba La Angustia con esta pareja,
    ojalà no se cuele entre los links de los comentaristas de tu blog...
    un saludo
    Blas

    ResponderEliminar
  76. Buen relato amigo Humberto, sí me ha gustado. En mi casa hace años que no entra, creo que se siente extraña después de echarla con severidad.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  77. Pues para ese tipo de compañías, más vale estar solo, ¿no?

    Muchos esos, Humberto. Gracias por tu latido en mi Siberia.

    ResponderEliminar
  78. Que se quede en lo de Juan un tiempo y ni se le ocurra venir por acá. Pero presiento que algunas noches me visita...
    Me encantó el relato.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  79. Hola Humberto.

    No entiendo catalán, pero gracias a que me leo los comentarios de tus amigos he entendido un poco más de la historia.

    Así que un callejón sin salida con doña angustia de protagonista (sí, la pongo en minúsculas porque no merece la "A"). Dale un toque a esa señora y mándamela para acá: yo ya estoy acostumbrada a pelear con varias doñas (doña soledad, doña ansiedad, doña angina de pecho, doña menstruación estúpida [apellido que cada vez se va ganando con más puntos], doña desilusión...) y también con algún que otro "don"; sí, ya don infarto ha pasado de visita tres veces; así que una doña más, pues eso, la meto en el mismo saco que al resto, les ato un lacito azul de esos que traen las bolsas de basura y llevo todo al contenedor; de ahí, a la planta incineradora (no se merecen otra cosa).

    Venga, espabila en mandarla que estoy muy peleona estos días. Hoy he metido en el saco a doña lágrimas y espero que no se le ocurra pasarse por aquí en un tiempo.

    Esas no conocen bien a Doña Carmen...


    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
  80. La angustia es lo mas similar a un martilleo constante, solo que en lular de ser en la cabeza, es en el estomago.
    Algunos prefieren seguir con la acostumbrada angustia, por si acaso el martilleo se desplaza a la cabeza.
    Abrazos, compañero.
    Ricard

    ResponderEliminar
  81. Es la primera vez que entro, muy buen blog, cuidado hasta el detalle y con excelentes textos. Voy a volver, te sigo,
    Lany

    ResponderEliminar
  82. Humberto. Paso luego de varios días casi sin entrar a internet y me encuentro que todos han actualizado ya varias veces. Siento como si me hubiese perdido de algo bastante importante (comienzo a amar de verdad esto de los blogs). Noto soledad en tus escritos, o si no es exactamente eso, algo que termina siendo recatadamente melancólico. Me gustaría sentirte más optimista. No pienses que me refiero a tus letras; por el contrario; están tan bien hiladas, tan prolijamente. Me refiero a una persona mas optimista. Pero bueno, las letras salen de aquello que necesitamos catarsear.

    P.D.= Jajaj. Al final siempre termino comentando huevadas. Esta vida es un enigma y es mejor no opinar de las cosas, pues para otros puntos de vista siempre estaremos diciendo huevadas. Pero los blogs son para comentar y debo dejar un comentario (Total tu mismo dices que no tengamos pudor en decir lo que nos parezca sea lo que fuereeee!!!:)

    TE DEJO UN ENORME ABRAZOO SALVAJE*

    ResponderEliminar
  83. Comprendo.

    TE DEJO OTRO ABRAZOO*

    ResponderEliminar
  84. la angustia es una vendedora de lapidas que no garantiza la muerte. basta con verla para llorar hasta por la caida de la bolsa de valores.

    ResponderEliminar
  85. si, un toko de veces te estuve por comentar y siempre se me cruza otra cosa...
    soy seguidor de 2 de tus blogs, un abrazo y gracias por comentar en la frutilla paranoica.

    PD: La angustia puede ser muy celosa y obstinada; me gustan ambos finales.

    ResponderEliminar
  86. Gran cuento, con final y todo.
    Me parece muy acertado el título... ciertas remembranzas de otros espacios que muestran tu bagaje.
    Abrazos
    Edith

    ResponderEliminar
  87. Sepa usted que éste relato se da de morros con la frase que encabeza la columna derecha de su blog.

    Pero eso sí, me encantó. :)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  88. He visto que la Angustia nunca trabaja sola, ni siquiera aquí en el relato, es más, te diría que es una mera obrera bajo la tiranía de otras Reinas como la Soledad, la Zozobra, la Inseguridad,... bueno, en realidad la Angustia no es sin las otras Presencias, es una consecuencia directa del imperio de las demás. Si no se quiere malvivir con Ella hay que mantener alejadas a sus Emperatrices...
    Como siempre un placer las reflexiones que planteas y que continuo fuera de focos, como no.

    Un abrazo enorme Humberto.

    ResponderEliminar
  89. Pues desgraciadamente creo que la angustia habita en muchas casas y en muchas personas. Con lo fácil que es deshacerse de ella, tan solo hay que sonreir un poquito.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  90. ese final es enorme, lleno de gracia.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  91. Halouuu, Humberto!

    He leído algunas de tus entradas, y la verdad es que le das una vuelta de tuerca a los personajes y las situaciones.
    Espero que Juan no deje que Angustia traiga a su amiga Pena, y que las mande a paseo a las dos.

    Abrazos

    P.D.: me gusta tu blog

    ResponderEliminar
  92. Como yo soy un alma cándida, me quedo con el primer final y haré cuenta que no leí el resto...
    <besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  93. Yo me quedo con el final para todos, aunque me considero una almita cándida prefiero la verdad. Es un relato irónico y tierno, una mezclita. jajaja
    Besitos
    Sabri..

    ResponderEliminar
  94. Perfectos finales ambos dos.

    La angustia es mala amiga.. a veces se instala en casa de una y no hay manera de sacarla de allí.

    Aunque casi prefiero hundirla en el infierno a que vaya a casa de otro alguien... por donde pasa solo hay soledad...

    Beso Humberto.
    Disculpa el tiempo sin entrar, intentaré ponerme al dia.

    ResponderEliminar
  95. Qué buen relato... qué bueno. Pensar a la Angustia como una entidad con vida propia, es fantástico.
    Me gustó muchísimo el detalle del desencanto en Inés, no porque sea éste un suceso agradable, sino porque paralelamente relata acerca de esa sutil sensación de "alivio", que sentimos cuando conocemos o nos reencontramos con alguien, que puede significar una luz en la oscuridad.

    Te felicito =)

    Besos.

    Ana.

    ResponderEliminar
  96. La malvada Angustia, siempre quiere adueñarse de nuestras almas, por ello es mejor despistarla apenas se asoma a la puerta, igual que un vendedor indeseado.

    Excelente relato Humberto, muy creativo, fluido y con un toque místico que atrapa al lector.

    Me quedo a seguirte.

    Abrazo de mariposa!
    Diana

    ResponderEliminar
  97. Qué bonito, qué bonito. Yo soy de las que se quedan con el primer final. Yo, yo soy un alma cándida ¡¡¡¡!!!!. Qué bueno Humberto Dib.

    ResponderEliminar
  98. Que angustia mas ingrata, pobre Juan, magnifico relato amigo, siempre es un gusto pasar a visitarte, saludos desde mi querida Guatemala, con aprecio SL

    ResponderEliminar
  99. Humberto me a afligido esta angustia jajaja Feliz fin de semana Saludos desde
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  100. Excelente Humberto Dib. Es todo un placer pasar por tu rincón y leer estos estupendos relatos.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  101. Vaya con esta doña Angustia!
    Mala, que es una mala, ya lo creo, y celosa, y acaparadora...!

    Me ha gustado mucho!

    Unbeso.
    ;)

    ResponderEliminar
  102. Debe ser que la angustia disfruta del trabajo no terminado. las presas fáciles no tienen misterio,sólo las que luchan y resisten pero sin salir del sufrimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  103. Fascinante nivel creativo (en general en todos tus microrrelatos), y creo un acierto ese pequeño guiño interactivo de dónde poner el final.
    Un abrazo desde 'Poemas del volcán'

    ResponderEliminar
  104. Yo le cierro las puertas de mi cuarto, para que siga por ahi....deambulando....
    un abrazo

    ResponderEliminar
  105. Puñetera la Angustia. Porque todo el mundo sabe que no hemos nacido para estar solos (por eso lo de Eva y la costilla de Adán).Algo anda en parihuelas cuando hay tantos solitarios (simgles, dicen ahora eufemísticamente)

    Saludos cordiales
    Rosg.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?