27 de agosto de 2011

Libertad


-Aquí la entrada es libre y gratuita, cualquiera puede ingresar, siempre que en verdad lo desee- así me dijo el de seguridad.
Por eso entré.

Recorrí el lugar sin ningún tipo de restricciones: por aquí, por allí, por donde mejor me pareciera, con una libertad que jamás había experimentado. Pasó bastante tiempo hasta que sentí que ya era hora de salir -pues esa hora siempre llega-. Sólo en ese instante descubrí que era la salida la que estaba condicionada, que una vez dentro, no cualquiera podía abandonar el recinto. Desde entonces ando merodeando la puerta, pasaron tres años... y sigo esperando. Tal vez un día llegue mi turno.

178 comentarios:

  1. Estimados amigos:

    Muchas gracias por los comentarios para “Mamá…”. En verdad agradezco cada comentario, pues amplía, enriquece o cierra la idea original: El texto y sus voces.

    De a poco los voy visitando.

    Un abrazo y buena semana.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. en todo lo que se te da facil y plncentero a cabio de nada, siempre hay trampa.
    un poco angustiente la espera.
    un saludo
    marian

    ResponderEliminar
  3. Me falta la descripción profunda de ese dentro, ¿qué había? Si lleva tres años dentro tendría que explicar qué es eso que le ha costado su libertad.

    ResponderEliminar
  4. Si lo describiera, Montse, rompería la esencia del texto. Al menos de mi mirada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡hOLA!

    ¡interesante! ¿Ganar libertad para luego perderla? ¡impactante! :) Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me encanto este texto. Es tan libre y abierto como el lugar del que trata.
    A mi en particular, me recuerda a algunos sentimientos...
    Me encanto, repito.
    besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Ahora entiendo lo de la entrada sin problemas, que locura 3 años buscando la salida, a veces en la vida nos pasamos mucho tiempo buscándola.

    Besitos y sonrisas con salida :-)

    ResponderEliminar
  8. la libertad...
    esta palabra siempre nos pone en duda, que nos sumergimos en todas esas preguntas frecuentes que uno se hace en un cierto punto, ejemplo cuando hay amor pleno y sencillo y fuerte esta la libertad cuando esto se acaba hay otras libertad no tan buena al principio pero al fin es eso, se entiende a lo que llevo?

    en fin...es algo que antes me hacia de las preguntas y al leer esto me hizo recordarlo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es que la libertad no existe mi querido Humberto, pues está condicionada a los otros y al estar condicionada no es.
    Lamento saberte prisionero de libertad pero ella es así...
    Un abrazo enorrrrrme.

    ResponderEliminar
  10. Y el ser humano siempre subestima al otro...luego nos encontramos con este tipo de sorpresita...a la salida te espero, jeje besitos HUmberto

    ResponderEliminar
  11. Buen texto. Puede dar a muchas interpretaciones, aunque no he podido evitar compararlo con el mundo de la droga. Un mundo donde es facil entrar pero tan difícil encontrar la salida.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Suele pasar esto en la vida, te invitan a entrar y cuando tienes necesidad de salir llega la prohibiciòn.

    un fuerte abrazo

    paco

    ResponderEliminar
  13. Lo difícil siempre es salir, aunque creamos lo contrario.

    Gracias, Humberto, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. Hay que pensar mucho dónde nos metemos... a veces nos dejamos guiar por la curiosidad y luego tiene trampa. Me ha gustado mucho, un beso!

    ResponderEliminar
  15. Espectacular relato amigo!!!!! Leerte es algo espectacular....

    ResponderEliminar
  16. Hay muchos lugares o situaciones donde se entra con facilidad pero lo difícil es salir.
    Querer encontrar la salida ya es un logro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola Humberto...me gustó mucho tu post, porque deja una gran enseñanza. Todo camino que se ve fácil, al final es un camino de esclavitud y muerte. ¡Te felicito!
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hay que tener cuidado con lo que se desea, a veces se cumple.
    Magnífica, Kafkiana y desasosegante historia.
    Como siempre nos dejaras pensando en ella un buen rato.
    Como siempre un placer leerte y visitarte.

    Un fuerte abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. La libertad de entrar y no poder salir, quizás que estamos muy cogidos en ella y nos parece que no hay salida ya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Todos escojemos el camino a seguir el tiempo es el que se encargara de hacernos ver si el correcto o debemos rectificar, cuanta razon hay el la entrega que hoy nos regalas Humberto, todo un gusto leerte amigo

    ResponderEliminar
  21. La lectura que hizo Margari más arriba, la de relacionar el cuento con el mundo de la droga me parece tan inevitable como a ella. También me quedé pensando en el título. Libertad. Acaso el protagonista era libre antes de entrar? Antes de darse cuenta que estaba encerrado dijo que recorrió el lugar con una libertad que nunca había experimentado. Entonces concluyo que la falta de libertad no está en el encierro sino en la conciencia del mismo. Por caso, más de uno se siente encerrado y sin salida de este manicomio redondo que llamamos "Tierra"

    ResponderEliminar
  22. Hola de visita por tu blog pues hacia mucho que no te visitaba y me encanta. saludos

    ResponderEliminar
  23. OLá Humberto,

    lendo seu texto fiquei a refletir sobre meus desejos, minha travessia, as portas pelas quais passei e deixei que se fechassem atrás de mim e na minha liberdade ou meus desejos aprisionados por detrás de algumas portas, que talvez não tenha aberto. Instigante.
    Gostei, saiba que é sempre uma boa surpresa passar por aqui!

    Que os bons ventos soprem nos ares de sua vida...
    paz e bem
    boa terça

    ResponderEliminar
  24. No se porque lo relaciono metafóricamente con los vicios!

    ResponderEliminar
  25. Excelente, sugerente, da para pensar mucho. Me ha encantado. Mi felicitación Humberto.

    ResponderEliminar
  26. La libertad, tan manipulada y tan certera en tu relato Humberto, ayuda, motiva...y muestra el doble filo de ser libre ;)

    ResponderEliminar
  27. Humberto, me encanta ese mundo al revés que planteas. Esa libertad para entrar y la prohibición para salir. Me has recordado la pelicula de Buñuel "El ángel exterminador" en el que los invitados no pueden salir de la habitación sin saber muy bien porqué.
    Un abrazo, me encantó.

    ResponderEliminar
  28. Un relato asfixiante.
    A veces no sabemos dónde ponemos los pies y a qué precio nos jugamos la libertad que disponemos.
    Besos, Humberto.

    ResponderEliminar
  29. Y depende... Si puede pagar a un buen ave negra (abogado, jurisconsulto, letrado) quizás dentro de poco salga...
    Disculpas x la ironía, H! Pero ya sabés, es más fuerte que yo.
    Estoy en mi break de trabajo y la verdad es espectacular encontrar un post tan bueno.
    Mientras termino mi café, lo vuelvo a leer y pienso que el texto es tan paradójico, que no queda más que felicitarte.
    Me gusta cuando te salen tan "redondos" :D
    Kisses 4U, my dear friend!

    ResponderEliminar
  30. Este relato encaja perfecto con el libre albedrío, todos tenemos libertad de elegir la puerta que queramos, pero no siempre es la acertada, muchas veces preferimos un camino cómodo y fácil, que luego nos puede conducir al vacío o quitarnos esa preciada "libertad".

    Como siempre apreciado Humberto, tus historias nos dejan meditabundos.

    Un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Es un camino de ida. Al pasado no se vuelve.

    ResponderEliminar
  32. Me gustó tu interpretación, Bee, podría ser la cárcel. Estoy en una época "complete usted el sentido", porque me parece más enriquecedor. Ya pasó con "Mamá" ahora con "Libertad".
    Cariños a todos.

    ResponderEliminar
  33. Entrar es fácil, salir ¡muy difícil! ¿Adicciones, ludopatías, cárcel? La trampa fue echada al protagonista y el lector se va un poco asfixiado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Un relato con varias interpretaciones Humberto, me gustó eso que decís de tu etapa de libre cierre de los lectores, me maravilla ver hasta donde nos disparan unas lineas que parecen tan simples.
    Besos. Sabri!!

    ResponderEliminar
  35. tal vez salir requiere del mismo deseo. pero a veces nos acostumbramos.

    ResponderEliminar
  36. Sí, libertad para entrar, el problema es aprender a ser libres para salir...

    Escelente

    Besitos

    ResponderEliminar
  37. Desde lo simple y cotidiano nos dejas una reflexión sobre las libertades, todas pueden ser resumidas a la libertad de ser, esa misma que olvidamos a menudo.
    Besotes.
    Caro

    ResponderEliminar
  38. Claustrofóbica e irreal libertad, buen texto me gustó.

    J&R

    ResponderEliminar
  39. La libertad que nunca tuvimos, la libertad que siempre buscamos.
    Buen blog, variado y de calidad.
    Me trajo un anónimo, vio!
    Sebas

    ResponderEliminar
  40. Es todo un ejemplo de lo que es la vida; hay sitios, cosas, hábitos... que entrar es fácil, pero que salir es muy difícil, aunque en ello te vaya la vida.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Es una historia ya contada: ¿Te compraste un piso y sigues pagando? Si no acierto solo queda una alternativa: ¿Te distes de alta en una compañía telefónica y estás queriendo cambiar? Me ha gustado tu relato con final sin final.

    ResponderEliminar
  42. Encontrar la puerta de la liberación toma tiempo.
    Un gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  43. El matrimonio, el cazador: cazado.

    Pisavas mal terreno,ho bueno segun se mire.Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. I love this photograph Humberto!
    Beautifully seen and captured.

    ResponderEliminar
  45. Me voy muy intrigada...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  46. Lo mismo pasa con muchos lugares/

    Además es sumamente interesante, en un mundo tan IN, que siempre piensa en poseer, tener, controlar, entrar, figurar, etc.

    Decía, es interesante dar vuelta las cosas y pensar que la frontera es OFF; es decir, salir, despegar, perder, etc.

    No sé, eso me surgió el micro. Por ahí no tiene nada que ver.

    Un fuerte abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  47. No, Juan, estás muy acertado, así lo pensé, como una inversión de las posiciones que solemos tomar...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  48. BRILANTE, subtexto, y todo el post!
    un abrazo,poeta irónico,muchas veces!
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  49. Que bueno Umberto....Esa puerta existe para todos,tarde o temprano se abre y otras se cierran,así ha sido toda la vida...La libertad existe para todos...Me ha encantado la forma...Besos

    ResponderEliminar
  50. Si me pasa algo parecido ¡me muero!.
    Un abrazo por un micro que me ha encantado especialmente.
    Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Casi todo en la vida es así... no te cuesta entrar pero si salir....
    y ya no digamos con las adicciones malas como el escribir!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  52. Estamos tan acostumbrados a pagar peaje, que cuando las entradas son libres y gratuitas, en oocasiones la pifiamos...

    Un abrazo Humberto, que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  53. Hola Humberto. Aquí, sorprendiéndome una vez más, como en cada uno de tus escritos.

    La cuestión está en el interior de cada uno "cualquiera puede ingresar, siempre que en verdad lo desee", y es que muchas veces uno no sabe exactamente lo que desea y no presta atención a lo que tiene delante. Quizá la salida también esté condicionada a la reflexión sobre las razones que han hecho entrar a uno sin estar plenamente convencido de que aquello era lo que realmente deseaba.


    Por cierto, buen desquite. Me ha gustado casi tanto como el relato que has escrito.


    Otra cosa: hoy publico, en unos minutos. Podría decir "porque me da la gana", pero esta vez es de otro modo: ha entrado, no sé cómo, y después de recorrerla entera, me sale del alma, sin condiciones, con la necesidad que impone algo así como un parto.

    Nos vemos.

    Un abrazo muy fuerte.

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  54. Me encantó tu comentario, El-la, ¿Alguien duda de que la escritura sea una prisión? Hermosa, sí, pero prisión al fin. No entiendo cómo hay gente que todavía quiera dedicarse a esto...

    Vale para ti también, Carmen... y esta noche te leeré, por que me da la gana, je.

    ResponderEliminar
  55. Ësto resultó como muchos problemas, en los que resulta fácil entrar lo difícil es salir.

    ResponderEliminar
  56. Hay situaciones que llevan al extravío, a la deriva, a estancias asfixiantes, sin aparentes salidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  57. Uf, adicciones, sectas, prisiones y tantas otras cosas podrían ser...

    A mí casi, casi que me sonó a matrimonio, vea...

    Besos

    ResponderEliminar
  58. "Un turno de Libertad" no suena nada mal como título para su próxima novela.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  59. Casi siempre es fácil entrar y siempre sabes cuando entras, y si es cuesta abajo no hace falta ni desearlo mucho. La salida ¡La salida ! ya veremos como sales tú.
    Espero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  60. Tu texto me lleva a pensar en las adicciónes de todo tipo, es muy fácil llegar a ellas y bastante díficil salir.

    Una libertad sin libertad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  61. Fueron tres años
    Tango 1956
    Música: Juan Pablo Marín
    Letra: Juan Pablo Marín
    No me hablas, tesoro mío,
    no me hablas ni me has mirado.
    Fueron tres años, mi vida,
    tres años muy lejos de tu corazón.
    ¡Hablame, rompé el silencio!
    ¿No ves que me estoy muriendo?
    Y quítame este tormento,
    porque tu silencio ya me dice adiós

    ¿Qué le vamos a hacer Don Humberto?
    Ud se metió solito...

    ResponderEliminar
  62. Hola Humberto, no dejes de vigilar la puerta, para salir en cualquier descuido del vigilante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  63. quizas para salir se deba esperar otra vida, vivir como fantasma un tiempo para que se abran las puertas.

    ResponderEliminar
  64. Qué tremendo!! En contra de lo que apunta alguno de tus lectores, me parece una idea magnífica dejar en manos de la imaginación del lector qué había en ese lugar carcelario y qué podía ocurrir allí!
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  65. O sea, libertad para entrar. Pero para salir...Bueno, quién sabe. Igual hay alguien repartiendo dinero. Hace años, escuché en la tele, que un billón de pesetas, era ni más ni menos que llevarse cuatro años, poniendo billetes de cinco mil pesetas en una mesa.

    ResponderEliminar
  66. Prueba con el ventanuco del baño, en 3 años ya habrás perdido algo de peso y seguro que puedes escabullirte por él ¿Lo intentas? ¡Si necesitas que te ayude desde el otro lado tirando de ti... sílbame!
    Bss...

    ResponderEliminar
  67. Lo triste es que tampoco somos libres para entrar. Lo hacemos al nacer, y nadie nos preguntó nuestra opinión.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  68. Que claustrofóbico... no quiero ni pensarlo, estar encerrado años y años... y ¿por qué no prueba a ponerse detrás del sr. de seguridad y cuando abra la puerta para que entre alguien, zas! se escurre por entre sus piernas?
    Saludos

    ResponderEliminar
  69. Si el atajo es un laberinto, difícil es la salida. Pero, para que la vida te abra la puerta, sólo es cuetión de espera.

    Un abrazo.

    Miguel.

    ResponderEliminar
  70. A veces poner de cabeza la realidad nos ayuda a verla con más claridad.

    Me encantó el texto, entre otras cosas, por la cantidad de posibles interpretaciones.

    Como diría "El roto"...

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  71. Me encantó el texto, super interesante e impactante a la vez
    Un abrazo desde
    http://lostejidosenlavida.blogspot.com/
    Anny

    ResponderEliminar
  72. Vengo a visitarte amigo, y te aseguro que predispuesta a resolver algún acertijo como suele suceder con tus escritos, pero éste supera lo imaginado. Esa entrada que puede ser salida es esencialmente parte de la vida. Siempre sabemos cuando iniciamos algo, en este caso cuando entramos, nunca cuando salimos. Es como enamorarse Humberto. Un fuerte abrazo, libre, gratuito, sin regreso. . .

    ResponderEliminar
  73. Mil "aplicaciones" de este encierro que finalmente está en nuestras cabezas, verdaderas prisiones.
    Es cierto que la hora de salir siempre llega porque como dijo un lector, la libertad es eso: salir, despegar, perder.
    La imagen de merodear la puerta, me parece genial. Como un andar con culpa esperando la salida. Mejor que esperar el turno, sería actuar, aunque a veces no es tan fácil.
    Para mí el escribir no es prisión, es liberador.
    Y es perfecta tu Libertad en contraposición a esa puerta.

    ResponderEliminar
  74. Libertad sin responsabilidad, mmmm, tiene su otra cara, buenisimo el texto, un abrazo,

    ResponderEliminar
  75. Dicen que Charly García tiene un cartel en su departamento que dice "La entrada es gratis. La salida, vemos". Ninguno de los que entró pudo salir para confirmarlo.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  76. Como la letra chica de un contrato...

    Saludos muchos, Humberto.

    ResponderEliminar
  77. Brillante, Humber, una entrada sin salida, que puede ser más mataforico???
    Un textazo.
    Besos.
    Stefi

    ResponderEliminar
  78. Pido disculpas publicamente por el comentario que deje, me senti peor qe tu porqe al recibir ese comentario de un anonimo me dolio muchisimo ya que trabajo sobre mi espacio con muchisima dedecacion y empeño porqe escribir y representar esas palabras qe escribo es algo qe me encanta, y sinceramente no es mi intencion que alguien me siga por compromiso, tengo los seguidores que qiero, yo solo escribo y no invito a nadie a que me siga, quizas no hago lo que hacen la mayoria de bloggers, yo sigo al blog qe me gusta y no comprometo a nadie para qe me siga asiqe no necesito qe mi blog tenga 3000 seguidores, por lo que me conformo con que alguien con toda sinceridad solo deje comentarios positivos y que me ayuden a crecer, saludos y disculpa nuevamente

    ResponderEliminar
  79. Hola Humberto!!

    Tienes libertad para entrar,cuando la mayoría de veces,te ponen toda clase de impedimentos y no te dejan salir,te sientes atrapado,cuando normalmente te echan a puntapiés,porque no eres aceptado por las normas.

    La cuestión es si estás tan a gusto dentro,para que salir??,si estás haciendo aquello que te gusta,yo no me molestaría por estar "dentro"(llamémosle escribir,trabajar en,sentir algo especial por...la música de...fascinación por...),puede que se esté mejor así.

    Gracias por tu visión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Salir? No sería mejor quedarse dentro?

    ResponderEliminar
  81. Humberto: Un día descubrimos que hemos entrado al internet y que es una trampa sin salida.
    Cariños : Doña Ku

    ResponderEliminar
  82. Si es como cualquier compañía con la que contrates, todas te lo ponen fácil a la hora de entrar, ahora si lo que quieres es salir, no hay manera.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  83. Parece como si hubieras entrado
    en el amor, muy fácil de entrar,
    y ahora lo tienes complicado para salir.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  84. Querido Humberto: l dìa de ayer -me pareciò un golpe de fortuna- lograr poner un comentario entre los primeros de la presente entrada, en cambio veo que las palabras se perdieron en el cyberweb..
    sin repetirlo me referìa a la definiciòn de libertad que muchas veces se queda allì solo como una palabra, en un sistema totalmente condicionado como nos cuentas en tu relato
    un abrazo
    Blas

    ResponderEliminar
  85. Jolines que facilidad para escribir un texto nada complejo y que en su significado entraña una dureza terrible.
    Yo traslado el texto al mundo de las drogas, tan sencillo el entrar, el acceder a ellas, al ppio. todo es libertad, lo dejas cuando quieras, coqueteas y después que difícil tarea recomponerse y volver a encontrar la salida y salir "airoso" del tema.
    ¡muchas felicidades Humberto! eres muy brillante, porque el tono de tu relato es jovial y sin utilizar ni una sola palabra dura encierra en su significado final la crueldad mayúscula que es la que te priven de libertad, estar manipulado por algo y alguién y estes encerrado en tu propia piel.

    Siempre pienso que no te vas a superar porque el listos esta muy elevado, pero siempre me sorprendes. Un besazo, mago! Amelia.

    ResponderEliminar
  86. En este caso me parece tan interesante el texto como las reacciones que provoca con sus elipsis. Da que pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  87. Siento decite, querido amigo, que de una ratonera nunca se sale, y mucho menos despues de haberse comido el queso.
    Feliz estancia y disfruta de tu nuevo hogar.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  88. Siento decite, querido amigo, que de una ratonera nunca se sale, y mucho menos despues de haberse comido el queso.
    Feliz estancia y disfruta de tu nuevo hogar.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  89. Siento decite, querido amigo, que de una ratonera nunca se sale, y mucho menos despues de haberse comido el queso.
    Feliz estancia y disfruta de tu nuevo hogar.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  90. Qué bueno Humberto, y asi sucede en tantas cosas, entramos pero para salir qué difícil se hace, y ahí está el truco...mmm tal vez sería bueno analizar las salidas antes de entrar con todo, no? Supongo...

    Besoss
    Bea

    ResponderEliminar
  91. Encontrar la salida puede resultar fácil si se quiere salir pero siempre hay cosas de las que nunca puedes salir .."sentirse preso de uno mismo".

    Mil besos querido Humberto gracias por hacerme pensar y reflexionar siempre que me acerco a cada uno de tus relatos.

    ResponderEliminar
  92. La Libertad, Humberto, no puede ir exenta de Responsabilidad.
    Entonces es Libertinaje.

    Un saludo, Humberto.
    Una entrada muy inspiradora.

    ResponderEliminar
  93. Después de muchos años con las cadenas, estuve un año en libertad, pero hubo alguien que me ayudó a encontrar la salida. Ahora llevo de nuevo los grilletes, pero con ellos soy feliz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  94. somos libres de merodear por el mundo,pero cuesta dejarlo ,quien quiere abandonar tal libertad?,o bien eres preso de tu pensamiento,o de tu arraigo
    un saludo amigo mio

    ResponderEliminar
  95. Es que la libertad completa y plena es casi un imposible...
    Mi saludo.

    ResponderEliminar
  96. Apareció una versión interesante, también, tener los grilletes por voluntad propia. Mi vínculo con la literatura es de ese tipo, es un vínculo de amor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  97. Por eso dicen que la libertad tiene un precio. Me encantan tus texto, breves, profundos y nos hacen pensar a todos, es genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  98. 3 años... nada, algunos llevamos casi 25 y la salida todavia ni se insinua.
    Esta entrada me encantó.
    Saluditos Dib- inos

    ResponderEliminar
  99. Para mí tus textos son igual que esta "prisión" relatada. Entradas a un mundo que a veces cuesta de abandonar, o no deseábamos.
    Detrás de todo se esconde el miedo, miedo a que no exista nada mejor que unos barrotes que aportan desfiguradamente seguridad; para algunos la libertad es sentirse cobijado y protegido de lo que tememos y/o desconocemos.

    Me consiguió ahogar, mejor salgo un rato... ;)

    -Bs-

    ResponderEliminar
  100. Con los tiempos que corren hay que tener cuidado con las ofertas completamente gratuitas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  101. Intento reunir las moralejas del texto, podría tener un millón de ellas, querido amigo. Podría condicionarse a las Drogas (a cualquiera de ellas) a una mentira, a una simbiosis de malhumor, se podría hacer tantas cosas... solo tu tienes imaginación para esto Humberto, eres un autentico genio, abrazos!

    ResponderEliminar
  102. Y sí amigo, así andamos todos por la vida, unos consciente, otros inconscientemente, pero todos andamos esperando que nos abran la salida. Si hasta parece que fuéramos libres... no?

    ResponderEliminar
  103. LIBERTAD es extraordinario, te has superado, se me han puesto los pelos de punta. ¡muy bueno!

    ResponderEliminar
  104. Siempre ha sido mas facil entrar que salir. Aquí, hay muchos refranes marroquies que lo dicen... Un precioso texto por cierto.

    Un abrazo,
    RChS

    ResponderEliminar
  105. DOBLES GRACIAS! POR COMENTAR Y POR ARRIMARTE HASTA MI CIUDAD!
    UN ABRAZO
    LIDIA-LA ESCRIBA





    BLOG ACTUALIZADO

    ResponderEliminar
  106. Humberto y si revuelves en tus bolsillos quizás encuentres la llave o mejor aun el boleto de regreso.

    ResponderEliminar
  107. Amigo Humberto. Veo que la libertad existe para interpretar tu texto.....tengo miedo de que no podamos salir del blog.

    Yo lo veo como sucede en The Wall ( cuando no) Uno encuentra fácil el camino para meterse dentro de sí mismo y cuando construye el muro.....ya no es tan fácil salir.

    Interpretación a la carta.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  108. Quizás este relato me da por imaginar libertad para entrar a un amor, quizás..luego con el tiempo se dió cuenta que no valió la pena y busca salir, pero no sabe como.

    Besos Humberto

    ResponderEliminar
  109. Tal vez un día llegue tu turno de salir, puede ser.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  110. Profundo texto, Humberto!!!! Tiene tantas interpretaciones... (y por llegar tarde, casi lo han dicho todo)
    Sólo me queda hacer una pequeña reflexión: creemos -y nos hacen creer- que somos libres, pero lo irónico es que nuestra “póliza de libertad” también tiene cláusulas en letra pequeña -como todas las pólizas de seguros-
    Un beso grande!!! Genial, como siempre..

    ResponderEliminar
  111. Hay que estar atento, fijate que debe haber un horario, no hay que distraerse ni para comer porque un segundo está abierta y al siguiente ¡zas! gira la llave y vuelta a esperar.
    De más está decir que hay que aprovechar el tiempo adentro para crecer, estudiar, tener una familia ¿no has visto que esa morocha te mira con interés?. Tal vez el médico aquel que está hace un lustro aqui dentro le ayude a parir el primogénito y el cura que vive leyendo esos libritos de superación personal pueda darles una mano con los sacramentos...
    Se me escapó un homenaje/plagio a Abrazos!!

    ResponderEliminar
  112. pero por ahí se puede forzar la puerta ¿o no?

    ResponderEliminar
  113. Bonito texto, la vida es una constante búsqueda, se es libre para ello, aunque algunas veces se siente condicionada esa libertad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  114. Sin dudas de estos comentarios va a nacer otro texto, muchas de sus ideas me han quedado sonando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  115. La vida misma!!

    Eh! Humberto! He quedado ENCANTADA CON TU BLOG. Pasé por mera curiosidad al verte por allá y ahora estoy más que feliz de haberlo hecho.

    Me quedo, si no incomoda.
    Sí, me quedo.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  116. Dar una salida a nuestras vidas no es tan facil, aunque lo parece.

    ResponderEliminar
  117. Existen algunos círculos en los que son permeables la entrada e imposible la salida: mejor abstenerse.

    ResponderEliminar
  118. Entrar puede resultar fácil, lo difícil puede ser salir.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  119. Las puertas abiertas para el encierro...dificil (no imposible )
    salir de èl.

    Un beso

    LaLy

    ResponderEliminar
  120. Parece que fuiste libre para entrar...o al menos fue fácil hacerlo...

    No tengo claro si estas en la puerta merodeando para salir....la salida quizás no es tan fácil...

    Lo bueno es la intención al menos de hacerlo...sigues siendo libre para hacerlo...

    Un saludo y gracias por entrar en mi blog...

    Nos vemos....

    ResponderEliminar
  121. Franz Kafka "Der Prozess" lässt grüssen.
    Bueno, irás de instancia en instancia buscando una salida o una entrada.
    ¡Ninguna persona podrá salir/entrar de/por aquí, porque esta puerta fue creada solo para tí!.
    Para Humberto.

    ResponderEliminar
  122. Hola Humberto!!!! tus palabras parecen dichas por una persona que no goza de libertad, los encierros son eso encierros aunque la jaula sea de oro. Muy profundo lo que escribes. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  123. uy... una metafora buenisima de la vida...
    somos libres para eligir muchas cosas... ya no tanto para dejarlas...
    es la pura realidad...
    buenisimo post...me ha encantado...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  124. Nunca poseemos la libertad en su totalidad, pero al menos la pudo disfrutar, aunque ahora tenga que pagar el precio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  125. Great mate!
    Freedom´s always a difficult subject.
    Cheers from London.
    FL

    ResponderEliminar
  126. Me ha encantado la entrada, que creatividad, con pocas palabras cuanta reflexiòn conlleva.
    Gracias por visitar mi blog, no puedo contestarte en el porque estoy vetada para hacerlo, cosas de la tecnologìa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  127. Intentar forzarla llevaría a otro estado...¿Libertinaje?

    ResponderEliminar
  128. la vida está llena de paradojas ¿no? ... no podría ser ésta una de ellas.
    ...

    ResponderEliminar
  129. tener un blog es saber cuando entras y comienzas, observando la fecha de inicio, pero no sabes cuando lo dejarás, puesto que hay momentos que te hayas más cerca de la salida y en otros instantes, la desembocadura se encuentra muy apartada de nuestra lado...

    me gustó; lo concebí como una excelente reflexión acerca de lo que es tener y mantener un blog.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  130. también yo llevaba tiempo sin venir, y me parece que no tardaré tanto en volver, hay una brisa fresca en los relatos que los hace muy agradables de leer.

    b7s

    ResponderEliminar
  131. Habría que llamar a la "mamá" del relato anterior.
    Me encantan tus textos cortitos, creo que dicen mucho, o dejan mucho a la imaginación.
    Saludos, Humberto. No había tenido tiempo de visitar tu blog, espero tenerte de visita por el mio.

    ResponderEliminar
  132. Jinquer y Didier, es un placer verlos por acá... No es que no agradezca a los demás, pero reconozco que no he pasado por sus blogs, últimamente. Hoy mismo corrijo ese error.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  133. Hola, Humberto:

    La curiosidad mata al gato, regalado no dan tanto... Ojo son eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  134. Siempre andamos a la búsqueda de algo y la verdad es que nos cuesta encontrarlo en muchas ocasiónes
    Tiene algo de misterio este relato
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  135. Me encantan los relatos breves, ya que es un don encerrar profundidad en algo tan simple.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  136. Muchas gracias por pasar por mi blog, te espero todas las veces que quieras! te lo agradezco, y obvio muy bonito tu blog! espero pasar mas seguido.
    ♥ Onlyfeellove.blogspot.com
    ♥ Eltiempo-lodira.blogspot.com

    ResponderEliminar
  137. Todo tiene un precio, hasta la libertad, siempre desconfío de un "gratis", normalmente esconde algo. Hay mucha profundidad en tus palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  138. Me recuerda unas líneas de una banda mexicana llamada en su momento caifanes ahora jaguares:

    Laberientos incansables recorren la ruta de mi insomnio y de mi historia...

    Saludos

    ResponderEliminar
  139. http://allofmywildideas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  140. improve search engine ranking seo article backlink service backlinks generator

    ResponderEliminar
  141. Hey how is everyone doing? More word on [url=http://eveningdressesforweddings.org/guide-for-buying-evening-dresses-for-weddings]evening dresses for weddings[/url]

    ResponderEliminar
  142. Era todo demasiado bonito... Normal que algo así pasara.

    ResponderEliminar
  143. Texto breve que recoge una historia con mensaje profundo. Me gustó.

    ResponderEliminar
  144. Este relato, de ajenas voluntades que cercenan, posee una sospechada hondura, autodestrucción de la propia libertad, de la voluntad y el libre albedrío,... hasta del pensamiento, no sé, al menos a mi se me revela así, posee una iconografía potente tanto imagen como texto.
    Te felicito por ello.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  145. Mucho temo que tu personaje acabe pasando una eternidad en ese sitio!!!
    Mal lugar, sin dudas.

    Un placer leerte

    Abrazos

    ResponderEliminar
  146. A veces cruzamos fronteras que jamas debimos haber cruzado y como dices en tu magnifico escrito nos resulta muy dificil y doloroso salir. Te entiendo porque tambien lo vivi. Muchas bendiciones!!!

    ResponderEliminar
  147. HOLA NEGRO, ME PUSO UN POCO INQUIETO ESTE TEXT, ME HIZO SENTIR ENCERRADO COMO EL PERSONAJE Y CREO QUE HAY TANTOS ENCIERROS QUE PADECEMOS QUE PODRÍA SER CUALQUIERA DE LOS QUE MENCIONARON OTROS LECTORES. EL PEOR ES EL ENCIERRO EN UNO MISMO, EN NUESTRA PROPIA CARCEL MENTAL.
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  148. La famosa letra pequeña que siempre dejamos de leer
    Estupendo como siempre
    Besos

    ResponderEliminar
  149. IMPRESIONANTEMENTE real... entrar siempre es màs fàcil, lo realmente dificultoso suele ser salir...generalmente sucede cuando el espacio ha sido acogedor, o uno se ha dejado acoger aun cuando el espacio no lo sea.

    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  150. Una buena metáfora Hum, entrar siempre cuesta menos que salir y desde luego no se puede volver marcha atrás como cuando nos arrepentimos de las palabras 'dichas'.

    Un abrazo como siempre !!

    ResponderEliminar
  151. Muchas gracias por haber dedicado un rato a mi espacio :)
    Decirte que solo con ver la frase de la cabecera, me enamora el blog.
    Y he de decir que escribes francamente bien, creo que a todos nos ronda por la cabeza qué clase de sitio puede ser aquel del que luego dependas, perdiendo libertad.
    Pero el secreto de este texto es eso, no saberlo.
    Te sigo, yo también :)
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  152. Ví en tu entrada un texto muy corto, y al terminar de leerlo me he asombrado al ver con qué pocas palabras me puedes llegar a sorprender.
    Felicitaciones.
    Pd.- No sé qué le has podido hacer a quien está dejando comentarios contra tí, pero creo que no es justo, y solo espero que sirva para que tengas más visitas; un saludo,
    Joker

    ResponderEliminar
  153. Estimado Humberto, la libertad es la libertad ... Yo estaba en el blog de Blas y se habla de ello ... pero aquí que yo estaba loco, las elecciones, la libertad de ir y venir, pero no sabemos a dónde queremos ir?, Y entonces, como su carácter, si no hay vuelta atrás, peor aún, si usted no puede escapar de esta trampa. Me siento un poco avergonzado de hacer comentarios sobre sus historias, que son grandes, pero los pozos me siento más a gusto en tu espacio rico en la blogosfera.
    ps. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  154. Fernando: Nada en especial, tal vez despertarle ciertos sentimientos de inferioridad, entre otros.

    Jair: Olha, pode deixar seu comentário em português para vc se sentir mais cômodo com as palavras, não faz mal...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  155. La libertad de entrar la tenemos siempre y la única condición es querer hacerlo. Para salir no solo vale quererlo. Solo lo consiguen los que ponen su felicidad delante de sus principios. Un bessito

    ResponderEliminar
  156. Muchas gracias por tu opinión en mi blog! te lo agradezco sweet!!
    nos leemos!!, ya tengo nuevo post. :)
    Un besito;Claire.
    c.o.c.o.

    http://lookingforthestyle.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  157. Una entrada sin salida, paradójico e interesante.
    Tenés un blog de lujo, te adoptamos.
    Un saludo
    José (Escritores Argentinos del Face)

    ResponderEliminar
  158. Realmente un texto genial. Es facil dejarse llevar, lo que cuesta mas es cortar a tiempo encontrando la salida.
    Saludos Humberto.

    ResponderEliminar
  159. El protagonista debera relatar todo lo que vio en esos 3 años, por favor tanto tiempo. Abrazo

    ResponderEliminar
  160. Humberto a mi me pasa lo mismo con tu blog, se entra bastante fácil pero me cuesta salir de el....

    ;)

    ResponderEliminar
  161. Todo lo que parece fácil es digno de mi desconfianza! En definitiva y hablando en criollo, siempre te la ponen por algún lado!!

    Saludos :)
    http://www.paradoenelabismo.com

    ResponderEliminar
  162. Es muy buena la idea... y está perfectamente expuesta. Me encantó Humberto!!

    Abrazo,

    Ana.

    ResponderEliminar
  163. Relato a medida de las prácticas de las compañías de telefonía con sus usuarios ¿no?. Un abrazo

    ResponderEliminar
  164. Ahora hay que planificar la salida aplicando el empeño que se ahorro el protagonista de tu relato en la entrada.

    Hay trampas como las redes que te dejan entrar, pero no salir, vi al personaje como un pez desconcertado.

    Por pesimismo y humor negro siempre desconfío de lo fácil, ando hacia allí como si el camino estuviera lleno de chichetas, alerta, esperando la trampa.

    Me encanta tu manera fresca y directa de narrar.

    ResponderEliminar
  165. Obrigada Humberto pela visita,e pelo
    comentário.
    abraço

    ResponderEliminar
  166. Casi siempre es asi???

    http://lapoesiadepapillon.blogspot.com/
    Poesía y Libertad

    ResponderEliminar
  167. Me encantó. Me has dibujado una sonrisa.

    Gracias,
    Ana

    ResponderEliminar
  168. Ahora sí que deberías haber sido más cauto o escuchado la canción de Hotel California.

    ResponderEliminar
  169. Llego a tu blog desde la casa de mi amiga Sara con su lindo "Sabor a Anis Estrella", y me quedo pensando en tus historias que dejan muchas puertas abiertas, por eso aquí entro y salgo y vuelvo a entrar...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  170. Humberto: Es idea mia o vas alternando entradas nuevas con otras ya publicadas?? ...Recuerdo haber leído la del titiritero, pero esta no :S

    ResponderEliminar
  171. Y bueno; ojala encuentres pronto la salida xDD

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?