1 de septiembre de 2011

Para Gnosis

Delante de mí, en la mesa del bar, había un matrimonio de mediana edad. El hombre tenía barba espesa y usaba anteojos oscuros, la mujer vestía una blusa discreta y llevaba el cabello suelto; me miraban y comentaban algo, pero sus voces me llegaban apagadas por el rumor general: la música ambiental, el arrastrar de sillas, los silbidos de la respiración, el llanto de un bebé (basta), los sorbos de té, el ronquido de la máquina de moler café, el timbre de teléfonos móviles (basta, basta), las sacudidas de los sobres de azúcar, el tintineo de vasos y cubiertos, la campanilla de la máquina registradora (basta, basta, basta). Por suerte, se levantaron y se encaminaron hacia la salida, seguían mirándome y murmurando. No pude oír nada de lo que decían, pero estoy seguro de que estaban tramando algo contra mí.

Ya no volverán a hacerlo.


*Pintura digital de German Covacevich, www.calesitadefantasmas.wordpress.com

160 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “Libertad”.

    Un agradecimiento especial para la gente de "El Taller Literario del Face.

    Les deseo un muy buen fin de semana.
    Abrazos.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Bueno no se si decir pobre hombre, que paranoico estaba o lamentar el destino de esa pareja.. Final abierto... como me gustan...

    Muy bueno Humberto. Feliz finde para vos también!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Como dice el refrán, hablar mal de mí, sino a hablar!

    ResponderEliminar
  4. y ahi va a matarles... ¿o no?
    la paranoia es una cuerda peligrosa.
    Bien contado

    ResponderEliminar
  5. Para algunos, que alguien hable de ellos está bueno porque no se olvidarán de su nombre. Pero me parece que en este caso, no les espera buen futuro...
    Abrazos y buen finde!

    ResponderEliminar
  6. ¡vaya resaca!
    ¡vaya carácter!
    saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Seguro hablaban mal de el!! ¡Todos hablamos mal de el!! ¿o hablaban mal de mi?? uff.. je!
    Paranoico! por momentos me molestaban los ruidos también a mi... Una descripción del agobio.
    Un beso grande Humb

    ResponderEliminar
  8. Has lo que quieras, igual hablaran mal de ti. Ahora; yo personaje, me hubiese parado a preguntarles porque me miraban tanto. Tal vez, era una pareja swinger... Y por paranoico me perdí una fiestita fantástica! jaja..
    Seguí haciéndo que con tuy breves relatos nuestra imaginación vuele... Abrazote !

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, mi querido amigo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pura paranoia.

    ¿El cierre? ¿Los mató? ¿O se mató?

    Buen relato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que también los vi!!!
    Sí. Eran ellos!!

    (Cita para mañana a las 2pm, por favor. Psicología? Noooo Psiquiatría!!)

    ;)
    Buen finde.

    ResponderEliminar
  12. ¿Por qué ser tan alarmistas? Seguramente no hablarán más de él porque se fueron. Era un bar, no hacía falta que se volvieran a encontrar. (No quiero pensar en Barre...).
    Sí que es agobio, a veces los bares o los restaurantes son agobio aunque uno no se persiga. Pero está muy buena la sensación creada con ese "basta" que va creciendo en número e intensidad.

    ResponderEliminar
  13. Mi mujer y yo, éramos los que estábamos en el bar, y fuiste vos quien nos miró y pensó mal de nosotros .
    Esta vez, tuviste suerte que nos fuimos!!!

    No nos interesa tu agradecimiento.
    Y nos fuimos , porque el ruido era insoportable.

    ResponderEliminar
  14. que arte para contar historias geniales en tan pocoas líneas. Me envcanta!

    ResponderEliminar
  15. ja ja ja. ¿qué habrás hecho? je je. buen final.

    ResponderEliminar
  16. Ese ruido insoportable que va creciendo y te estalla en la cabeza...y todos te miran y todos hablan de vos. Jodete por escribir tan bien. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Me gusta como vas llevando el clima de saturación, lo que para cualquiera de nosostros (bah, creo) es normal, para el paranico es fulminante.
    El título me gustó, el dibujo es de dar miedito.
    Besoss.

    Caro

    ResponderEliminar
  18. Dany: Creo que vos te diste cuenta de que hay una chicana en el texto, era muy sutil...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Como dice el dicho.
    El hecho de que seas paranoide, tampoco significa que no te andan persiguiendo.

    ResponderEliminar
  20. Un final un poco drástico. La descripción de la contaminación acustica perfecta.

    ResponderEliminar
  21. ¿Porque se fueron? o ¿los liquidaste?, me imagino que esa será la intriga.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Ya no lo harán (porque se han ido), ahora el protagonista se queda solo con los ruidos que, de igual manera, le hostilizarán largo rato.
    Saludo.

    ResponderEliminar
  23. Humberto hay muchos paranoicos de la personalidad.
    Hoy 8 de Octubre es un día especias en la blogosfera decenas de blogs escriben sobre la “FE”

    Un cordial saludo de José Ramón desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  24. El peor enemigo de uno mismo es EL mismo.. así que esos ruidos latentes siempre persiguen ..aunque pareciera que todo el mundo conspirara contra el protagonista de tu relato. Pobre infeliz que no ve su propia desgracia en el mismo, en su interior en su mente.

    Excelente reflexión querido Humberto.
    Como siempre me quedo pensando releyendo tus escritos..

    Un besazo bien fuerte querido amigo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  25. Un increscendo de lo más perturbador. Mientras tu protagonista va pensando (basta, basta) yo pienso: más, más...

    ResponderEliminar
  26. Ya no volverán a hacerlo.
    Eso es un final cojonudo, y perdona, no pongo jamás esas palabras malsonantes, pero esta vez no se me ocurre otra más expresiva.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  27. Ya no volverán a hacerlo.
    Eso es un final cojonudo, y perdona, no pongo jamás esas palabras malsonantes, pero esta vez no se me ocurre otra más expresiva.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  28. Ya no volverán a hacerlo.
    Eso es un final cojonudo, y perdona, no pongo jamás esas palabras malsonantes, pero esta vez no se me ocurre otra más expresiva.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  29. Ya no volverán a hacerlo.
    Eso es un final cojonudo, y perdona, no pongo jamás esas palabras malsonantes, pero esta vez no se me ocurre otra más expresiva.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  30. Pobre pareja.
    Fantástica reflexión, como siempre

    ResponderEliminar
  31. Yo soy de los que suelo mirar a todos lados, sobre todo si es un sito nuevo y no estoy ubicado, quizás un día te mire a ti y hable a la vez...quizás sea al contrario, ándate con ojo!

    :) un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  32. ¿Me pregunto que futuro le esperaba a la pareja?..Como siempre genial tu relato.


    un fuerte abrazo


    paco

    ResponderEliminar
  33. Las paranoias son fatales, sobre todo si el ruido ambiental alimenta la fantasía, al no permitir oír la realidad de la conversación, dejando volar la imaginación realista del delirio.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Tanto ruido creciendo, de tal manera que no te deja pensar y esas miradas que te atraviesan...Inquietante Humberto.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  35. Claro.
    Muerto el perro muerta la rabia.

    ResponderEliminar
  36. Hay que ver como se las gastan algunos, como para decirles algo malo, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
  37. Los de Criminal Minds ya están elaborando un perfil tuyo. Les iba a pasar el dato, pero como no hay recompensa voy a esperar que liquides a ot............

    ResponderEliminar
  38. Yo creo que todos eran agentes del Servicio Secreto y se aprovechaban de los ruidos para que Vd. no se enterase de lo que estaban tramando.

    Le propongo una solución, por si se está gestionando algo contra su seguridad:

    No se crea a los Agentes Secretos y piense que ningún crimen puede quedar impune.

    Que Vd. lo pase bien, amigo Humberto.

    Antonio

    ResponderEliminar
  39. Hay mucha gente que enseguida cree que el mundo conspira contra ellos, creo que bajo esa fachada se esconde una gran inseguridad y afán de protagonismo.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  40. Yo creo que simplemente se alegraba de que se fueran del bar (es difícil que se volvieran a cruzar) y cesara una de las causas de su agobio. Yo creo que si no se hubieran levantado, habría habido un cuarto "basta".

    Grandísimo como siempre, increíble que con tan pocas líneas nos sugieras tanto!

    ResponderEliminar
  41. Veo en tu relato una buena descripción del ruido ambiental de una cafetería y cómo el protagonista acumula la tensión en un solo punto. La frase final, abierta está bien. Luego entrará algún otro en el que le pasará todo lo contrario: "nadie se fija en mí", y se hará "trol" de blog.

    ResponderEliminar
  42. MUY BUENA interpretación, Ximens, creo que has dado en el clavo...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  43. (Noa TLF) vaya!!! esos ruidos que en muchos casos suelen transformarse en amenazantes voces (basta...) describe muy bien una lucha interna donde únicamente hay un contrincante, en este caso, el protagonista de este excelente relato!

    ResponderEliminar
  44. Espero que tengas un buen fin de semana! Me gusta como escribis. Siempre me pasa que escucho todos los sonidos de los lugares, algunas veces me ponen tan nerviosa. Muy buen relato!

    ResponderEliminar
  45. Lindo fin de semana too.
    De donde sacas estos relatos cortitos?, como si las ideas te vivieran como un chispazo y las escribieras donde estuvieres.

    ResponderEliminar
  46. Es que algo así sucede, ésta le escribí en un bar, mientras me miraba una pareja... pero no volverán a hacerlo. (je)
    Besos

    ResponderEliminar
  47. (San TLF) Me hiciste acordar a un caso que me contaron...a veces esos "basta" simulados, como en tu relato en ruidos externos, no son más que gritos internos, es un relato profundo y va más allá de una paranoia...¡genial Humberto!

    ResponderEliminar
  48. Elevar la voz para hablar de tí, en las condiciones ambientales que había en el local, es todo un mérito ¿No se merecen que les lleves un ramo de rosas a la tumba por el esfuerzo?

    ResponderEliminar
  49. Uno se hace líos en la cabeza, siempre pensamos mal de los otros pero seguro que no hablaban de ti.
    abrazos amigo

    ResponderEliminar
  50. que feo cuando la paranoia se filtra en la gente es triste y desoladora no?

    ResponderEliminar
  51. Un relato corto perturbador, los ruidos lo perdieron y él los perdió a ellos, o a él mismo?
    Un besote.
    Sabri.

    ResponderEliminar
  52. No me extraña que esa pareja acabara por mirarte y murmurar entre ellos; se sentían intensamente avasallados por tus inescrutables ojos, aunque tu cerebro pensara a la inversa y se montara su propia película.

    Sos un cotilla insolente!!! ;)

    -Bs-

    ResponderEliminar
  53. Algunos aguantan muy mal la tensión que provoca la mirada o la indiferencia de los otros.
    Me ha gustado la ambientación, el ruido ambiental que impide sacar conclusiones claras... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Gracias por visitar mi blog, comentar y quedarte por allí, por suerte eso me ha llevado a conocerte y a sentirme identificada contigo en la descrpción que haces de los barullos que se forman en bares y cafeterías, creí que sólo sucedía en España, pero veo que e más normal de lo que parece.
    me quedo por aquí para seguir descubriéndote.
    Un placer haberte conocido.

    ResponderEliminar
  55. Mmmmm interesante el describir de un día cualquiera en el que todo a tu alrededor tiene una repercusión en tu mente, pues la tensión o preocupaciones acumuladas explotan. Quizás el que se fijen en ti, es mejor que el que no murmullen de ti, eso es signo de que por lo menos, llamas la atención.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  56. Hace mucho que no digo esto: La 1° persona es un recurso literario, nada más que eso...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  57. Claro que si, la paranoia es un silencio de varias miradas, una boca que va creciendo y engulle todo,

    Y es muy interesante también pensar en la pareja cuando llegue a su casa, quizas comenten: "¿viste ese tipo que nos miraba en el bar?...", "no nos siguió ¿no?, ¿estas segura?"

    Así es la paranoia, nos pone inmensos para volvernos microscópicos,

    Excelente micro, con gusto a frutilla en la tinta de un verdadero maestro.

    Un fuerte abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  58. Me ha pasado algunas veces...ahora vivo en el campo :)

    Saludos!


    LaLy

    ResponderEliminar
  59. tu relato es abrumador. me gustó mucho. me gusta tu estilo, entre oscuro y extraño.

    besos*

    ResponderEliminar
  60. Humberto, un personaje peligroso el tuyo por lo que se intuye. El que hablen mal de ti o no, que más da. Uno debe saber hacer oídos sordos de los necios y también aislarse de las adulaciones. Lo importante es quien te lo dice y porqué.
    Me gustó este relato que abre reflexiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Quizás simplemente te invitaban a cenar, pero claro...lástima

    ResponderEliminar
  62. Vos también los viste????

    Y bueh, esta vez me ganaste de mano, los próximos son míos!!!! (está claro, no????)

    Besos

    ResponderEliminar
  63. Intriga bien escrita.

    felicidades

    ResponderEliminar
  64. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  65. Si es que no puede uno estar tranquilo y en paz y luego pasa lo que pasa...(o no pasa)

    Me encanta esa manera tuya de dejar que sea el lector quien elucubre sobre el final y los matices que insertas sutilmente entre tus líneas.

    Excelente, como siempre.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  66. ufffffffffff vaya tipo, maniaco obsesivo. El final es brutal porque a mi me dá que se los carga.

    Nos introduces en el relato, conforme los lees, los ojos se van de derecha a izquierda oyendo la puñetera máquina de café, el llanto del bebe, ruido y más ruido....

    Eres un crack! Un besazo Humberto!

    ResponderEliminar
  67. Seguro que no volverán a hacerlo, porque no los verá nunca más.
    Ese bar era muy ruidoso para él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. ♥ •˚。
    °°Olá, amigo! 。♥。
    ● ♥• Como você é desconfiado, não estavam tramando nada!!!
    ˚。˚ Bom fim de semana!
    ♥ •˚。Beijinhos.
    •˚。Brasil
    ..(░)(░)
    (░)(♥)(░)
    ..(░)(░)

    ResponderEliminar
  69. Suerte que no vas a ver más, esa pareja de cotillas murmurando de ti lo que les de la real gana...descaradamente.

    Un placer leer tu texto y mil gracias por entrar tu a leer en mi blog el post de Fe, la palabra del día de hoy en la blogosfera.

    Besos de MA y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  70. Se fueron, el protagonista se queda solo con esos sonidos que podriamos escuchar en un bar y que tu los has enumerado correctamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  71. Bueno, no dejas de sorprenderme. Siempre entro y digo: vale será lo de siempre....
    Y, nunca es lo de siempre, sencillamente no hay siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  72. esos finales que te dejan con sabor a más...

    gracias por compartir tus historias con nosotros

    ResponderEliminar
  73. Gracias Humberto por tu comentario, yo sé que no eres creyente por eso valoro mucho más tu detalle de comentarme
    Con ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  74. Bueno, soy creyente, pero de una religión diferente, querida Sor Cecilia. Sea como fuere, tu visita aquí es siempre bienvenida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  75. Bueno parece que el protagonisya del relato, tiene algun tipo de paranoia o crisis de ansiedad, algun tipo de alucinación sobre si mismo. Algunas veces me he sentido
    así y es horrible, bonito y abierto final.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  76. No hablaron más de ti , porque resulto que eran amigos de tus abuelos que comentaban entre ellos el hombre tan guapo que te habías hecho. Desde ese día nunca más volviste a verlos.
    Besinos de esta amiga admiradora que te da infinitas gracias por envolver nuestros sentidos con la belleza y la magia de tus letras insigne escritor y poeta.

    ResponderEliminar
  77. ¡Vaqya, pobre pareja! Han tenido mala suerte. Muy bueno.

    Besitos

    ResponderEliminar
  78. Si es que no se puede ser un cotilla, se acaba mal, yo prometo que a partir de ahora no voy a hablar mal de nadie, por si acaso jeje.

    Besitos y sonrisas cotilleadas :-)

    ResponderEliminar
  79. QUE FINAL MAS ABIERTO, ME ENCANTA!!!

    MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO EN MI BLOG.


    CARIÑOS!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  80. Hay mucha paragnosis dando vuelta, amigo humberto, usted la padeció o me equivoco?
    Un buen texto.
    Lalo

    ResponderEliminar
  81. Una vez, Verdaguer, contó por la tele que le pasó algo muy parecido en un bar y quedó muy intrigado... ;-)

    abrazo

    ResponderEliminar
  82. ¡Hola!
    Un final que deja a pensar las posibles soluciones :) y una excelente descripción del estrés. Un saludo.

    ResponderEliminar
  83. Love your writing. And thank you for the follow. Very interesting blog you have here. Bravo! I am bilingual- speak Englisg/Spanish and love reading it more in Spanish!!!!

    ResponderEliminar
  84. ....espero que otra/s persona/s no se hayan sentado justamente donde esta pareja estaba.....basta!!!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  85. Mientras en la mesita del fondo, un hombre analizaba la situación y...

    ResponderEliminar
  86. Humberto primero quiero darle las gracias por su visita en mi espacio. en segundo lugar, después de traducir el texto hermoso en Google, me sentí como si estuviera hablando de mi vida.

    A veces me siento, a veces exagerada, de que todo el mundo habla de mí, y peor aún, en mi contra.

    el Challenger

    ResponderEliminar
  87. El criminal en potencia o el paranoico o el ególatra o también cualquier obsesivo. Pero el psiquiatra eres tú. Te quedo estupendo, jajaja, un abrazo con mucho anís.

    ResponderEliminar
  88. Basta, basta !!! Que se vayan...

    ResponderEliminar
  89. y Dib que bonita es la paranoia a veces... Nos hace existir

    ResponderEliminar
  90. Describes con mucho acierto a ese tipo de personas que creen que los demás no tienen nada mejor que hacer que estar pendientes de ellos.

    El giro final le da el punto inquietante al relato.

    Un beso, Humberto

    ResponderEliminar
  91. Coincido con la mayoria de comentarios es un relato inquietante con un final misterioso. Este hombre esta un poco paranoico o loco, a lo mejor esa pareja no hablaba de él y todo era producto de su imaginación.

    Muy buen relato!

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  92. No me extraña que tanto ruido lo vuelva loco y paranoico. ¡Cuidado donde te sientas en esa cafetería y a quien miras
    Un besote y buena semana

    ResponderEliminar
  93. NO MURMURARÍAN MAS ,POR SU DESAPARICIÓN DEL LUGAR TAL VEZ ,NO?,SEREMOS UN POCO DE BUEN OJO CON ESE HOMBRE,CANSADO DEL BULLICIO ,EN BUSCA DE SILENCIO
    MUY BUENO HUMBERTO
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  94. la atenciòn se se focaliza en nuestras heridas, aquella era la paranoia del protagonista.
    un caso cualquiera di agorafobia
    un saludo
    Blas.

    ResponderEliminar
  95. Es magistral tu forma de contar una historia,felicidades Humberto,feliz domingo,besos

    ResponderEliminar
  96. Hace poco un tipo no me quitaba los ojos de encima en un restaurante, espero que no me haya seguido y venga a buscarme. Los paranoicos son los peores.
    Besotes.

    Stefi

    ResponderEliminar
  97. Delirio de persecución!!!
    Feliz domingo
    Un abrazo

    ResponderEliminar


  98. Atentamente he venido a saludarte y desearte que la semana que comienza sea hermosa y llena de color, donde la ilusión te dibuje todo aquello que le sea un favorable acontecimiento para todos los que te rodean.

    Un ramo de rosas dejaré en tus manos para que su aroma sea un referente de mi afecto hacia ti.

    Te sigo y no te olvido puesto que los sentimientos no entienden del espacio tiempo, ni de las distancias.

    TQ.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  99. Por lo menos se quedó tranquilo, aunque su mal sigue en él.
    Me ha gustado mucho cómo has ido reflejando su nivel de agobio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  100. No se puede ir por la vida creyendo que la gente cuando nos mira, nos ve y encima pensar que lo que hablan es sobre nosotros y malo. Si no sabes no opines. Yo si volveré… Un bessito

    ResponderEliminar
  101. Pobre,seguro que es candidato para tu sillon; el sindrome sería... de persecución?
    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  102. En mi tierra dicen habla de mi aunque sea mal, señal que sigo vivo. Gracias amigo por tu visita tu comentario y por quedarte de amigo en mi blog, el tuyo es muy interesante así que a partir de ahora te visitare siempre que pueda.
    Un abrazo.
    Tengo otro blog por si te interesa
    visitarlo. (mitierrayalrededores.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  103. HOLA QUERIDO HUMBERTO
    GRACIAS POR PASAR POR MI CASA A SALUDARME Y A DEJAR UN COMENTARIO SOBRE LA FE.

    TU TEXTO ES MARAVILLOSO, ME RECUERDA A ESAS PERSONAS PARANOICAS QUE PIENSAN QUE SON CENTRO DE TODO, PARA HABLAR MAL DE ELLOS Y PARA ELOGIARLOS.

    UNA PSICOLOGA UNA VEZ ME DIJO : "NO CREAS QUE ERES TAN IMPORTANTE... "

    BESITOS

    EXCELENTE TU ESCRITO

    ResponderEliminar
  104. Eso pasa a menudo a las personas inseguras o con algún problema psicótico y para muestra un botón.;))
    Un beso

    ResponderEliminar
  105. La verdad es que hay gente
    que ve enemigos en todas partes,
    yo paso,
    ni miro ni que me miren,
    un placer pasear por tus letras,
    magníficas por cierto

    ResponderEliminar
  106. Tenía demasiado ruido en su cabeza, es un mal demasiado común en estos días y nuestra cabeza no es lo que está mal, sino este mundo enfermo que va devorándonos el alma con su ruido y su velocidad frenética.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  107. A veces hasta el ruido de una mosca suena por altoparlantes, y si, a veces sentimos en la piel cuando hablan mal de nosotros, muy buen relato Humberto, un abrazo,

    ResponderEliminar
  108. Susceptibilidad, se llama eso ¿no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  109. Holas Humberto.
    Prefiero no imaginarme cual fue el destino de los dos conspiradores.
    El ruido es una de las principales causas de llegar a enloquecer.
    Ellos no llegaron a ese punto. Tu te ocupaste de que fuera asi.
    Un abrazo y felicidades por tan buen relato.
    Ricard

    ResponderEliminar
  110. Es insostenible tanto ruido.
    Ya no cuchichearan más. Basta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  111. Esta vez sí que me has dejado intrigado y pensativo...será paranoia mía?

    ResponderEliminar
  112. Hola y gracias por sus elogios :)

    ResponderEliminar
  113. Creerse el ombligo del mundo. Asomarse, espiar, suponer, hacerse eco del mundanal ruido y dejarse llevar por tanto desvarío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  114. Humberto me encanta cuando sacas a relucir otro lado más salvaje y de locura.
    Tus palabras encajan una con otra a la perfección.
    1 abrazo con mucho afecto.

    ResponderEliminar
  115. Me voy por unos días y cuando vuelvo, encuentro esta joyita!
    "Callénse, callénse, que me desesperan"
    Y los callaste, nomás.
    Esa es la ventaja que tenemos los escritores, no? :)
    Great text, my darling!
    Kisses for you!!!

    ResponderEliminar
  116. Precioso y hermoso lo que escribes, con un texto para dejar a pensar al lector, por lo visto ya no hablarán mas de ti, ¡ es que también te fuiste del bar! muchas veces vemos cosas que no son lo que parecen, son imaginaciones a donde vemos cuchicheo a donde no los hay, es la fuerza de la mente que trabaja en nuestro subconsciente y la transforma a la imaginación en muchas veces en paranoias. Gracias por compartir. Que tengas una buen comienzo de semana lleno de sensaciones positivas. Un abrazo desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  117. Genial su relato, un tremendo barullo me quede intrigado con la pareja. Saludos.)

    ResponderEliminar
  118. Meu caro Humberto, quanta paranóia (quase eu), mas o que acontecia enquanto ele imaginava estarem falando dele...a música ambiente, o bebê chorando, a máquina registradora...após observar este personagem, percebo que meu psiquiatra é realmente necessário em minha vida rsrsrsrs...
    ps. Um imenso abraço.
    ps.2. Por favor não leve em consideração eu não querer comentários, quero sim, quero sim...foi um leve surto, mas não tenho para onde fugir, e a negação não é boa. 90% era fantasia naquele post. Obrigado pelo cuidado.

    ResponderEliminar
  119. Bueno, uno no puede agradarle a todo el mundo. Saludos.

    ResponderEliminar
  120. No me esperaba el final, ha sido genial leerte! va aumentando la tensión con los "(basta)" y el final ya... sobrecogedor! Gracias por compartir, con tu permiso me quedaré por aquí un rato, saludos!

    ResponderEliminar
  121. !Paranoico!
    Pero como es que tantos sonidos a la vez invaden nuestros oidos, impresionante! ¿Me recomendarias algun libro bueno? Abrazos desde México (:

    ResponderEliminar
  122. SIII!
    ¿PREGUNTAS?, ¿PREGUNTAS?.
    -Los mató.
    -No se los volvió a encontrar en la vida y ni siquiera hablaban de el, pero en su cabeza rondaron mucho tiempo.
    -El matrimonio lo reconocio como a un antiguo camarada de ETA al que habian traicionado y pusieron pies en polvorosa para no tener problemas...
    -Salió del bar para perseguirles convencido de que formaban parte de un complot tramado contra el, pero justo en la esquina cuando cruzaban la calle un autobus perdió el control y murieron,pobrecillos...
    Me encantan las historías abiertas :)
    BICOS.

    ResponderEliminar
  123. Responder con literatura, como un cross de izquierda.

    Abrazo, Humberto!

    ResponderEliminar
  124. "Los que hablan de mí, mi espalda los contempla"

    Algo les habra pasado, si ya no volverian a hacerlo...

    Un abrazo,
    RChS

    ResponderEliminar
  125. Terribles las enfermedades mentales de ese tipo. "Paranoia o manía persecutoria" creo que así lo diagnostican. Y lo has retratado a la perfección.
    Como siempre, en breve espacio consigues crear grandes historias.
    Bravo, Humberto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  126. a veces uno siente que hablan de uno o desde el big gand hasta donde estamos el mundo conspira...



    ¿será?

    ResponderEliminar
  127. Muy buena historia.

    Silencio, preciado tesoro. Y algo de paranoia, por qué no?

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  128. A veces nuestra sensibilidad esta tan vulnerable que creemos que somos el centro de atención. Una mirada, una seña basta para creer que somos el punto a seguir..

    En cuanto a los ruidos, pues yo me hubiese puesto mis audifonos y me pongo a escuchar música. jajaa..

    Buen inicio de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  129. Eso es lo bueno de esto, las interpretaciones se abren como abanicos, como así también las soluciones...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  130. ESTE ES UN MUNDO SICÓTICO, NEGRO, NO ES RARO QUE LO TIPOS ESTUVIERAN MIRÁNDOLO COMO TAMPOCO QUE EL LOS HUBIERA LIQUIDADO DESPUÉS, PERO LA RESPUESTA LA TENDRÁS VOS, NO?
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  131. Decime si no te sentiste un poco importante al menos. Ayyy somos tan volubles... jajaja

    ResponderEliminar
  132. HOLA HUMBERTO: ES INCREÍBLE COMO LE DAS VIDA A PEQUEÑOS OBJETOS DE LA VIDA COTIDIANA...CREO QUE ESA PAREJA TE MIRABA, POR TUS GESTOS FACIALES AL ESCUCHAR TANTOS RUIDOS...
    UN GRAN ABRAZO.-

    ResponderEliminar
  133. Estaba un poquitin paranoico, el hombre.

    bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  134. Has captado todos los ruidos que son propios de un lugar como ese, además adviertes la presencia de esos dos que cuchichean y no sabes qué.
    Muy bueno.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  135. Me recomendaron este blog, por eso leí todas las entradas de la página, una mejor que la otra, tienes mucha creatividad y variedad de temas. Enhorabuena!
    Santis

    ResponderEliminar
  136. Muy bueno como lo que vengo leyendo desde que llegue aca!

    Saludos

    ResponderEliminar
  137. Si alguna vez en algun lugar me encuentro contígo en una cafetería...,ten por seguro que me sentaré lejos y de espaldas...,para que no te entren paranoias raras...jajaja

    En una mesa de un bar, con tal ruído de fondo..,pegar la oreja se hace imposible...,y te quedas con las ganas de cotillear lo que estan maquinando contra tí todo ser que te míra más de dos segundos.

    Gracias por tu visita a mi blog.
    Tambien me gustó tu espacio..,así que tendras que verme mucho por aquí..

    Saludos desde España

    ResponderEliminar
  138. La misma sensación tengo en cada cafetería. A las personas les gusta comentar sobre el sujeto solitario a dos mesas de distancia.
    See ya!

    PD. Hey, gracias por seguir.

    ResponderEliminar
  139. Oi Umberto, boa tarde! Os seus textos sempre tem verdade em si, as vezes falta palavras pra decifrar algum enigma do texto em si, por isso gosto de ler o que escreve. Essa é uma forma bem real que descreve do ambiente de um bar, parece uma luta interna dentro do ser... São sons avassadores de todos os tipos, vozes arrogantes, audaciosas, abafadas que não se consegue decifrar, mas na verdade você conhece todos os sinais.Parabéns pelo conto está espetacular.
    Se cuida , ótima semana. Quando puder aparece por lá, será sempre bem vindo, sua presença me faz feliz. Um beijo no coração.

    ResponderEliminar
  140. Eheheh desculpa Humberto pela escrita do seu nome anterior. Um beijo amigo!

    ResponderEliminar
  141. Oh!Oh! supongo que no podrán hacerlo más porque ya se han ido ¿no? Ya no le molestarán...o ¿Quizás él se ha encargado de que no lo hagan núunnnca maaa´sss???
    Humberto...me impresionas, como siempre.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  142. Pues seguramente para tomar una desicion sin escuchar lo que hablaban o tienes poderes mentales o problemas de seguridad emocional, lo bueno es que se fueron para no volver o para el otro mundo, jajaja, saludos Humbreto desde Guatemala SL

    ResponderEliminar
  143. extraordinario. Un texto que exige atención y minuciosa lectura pausada. Seguimos visitando este blog y esperamos que visites y dejes testmonio escrito en nuestro extraño blog para-deportivo y cultural... a disfrutar.

    ResponderEliminar
  144. Humberto,un millón de gracias por tus palabras de ánimo.
    Tus entradas jamás me dejan indiferente,buenísima.
    Besos que te inunden de alegría.

    ResponderEliminar
  145. la mente es tan poderosa?
    "Los procesos de transformación que persigue esta corriente (gnosticismo), son muy comunes y se manifiestan en el resurgir de la clarividencia, la telepatía, la curación psicológica, la psicometría, las experiencias de separación del cuerpo, las percepciones extrasensoriales, el hipnotismo y la tecnología de control de mente y cerebro, la psicoquinesis, la meditación, la programación subliminal, la búsqueda de la conciencia, la proyección astral y otras prácticas ocultistas".

    ...da un poco de miedo, no crees?
    complicando nuestra existencia y las relaciones con los demás...

    un abrazo
    (gracias por hacerme buscar información sobre este tema :)).

    ResponderEliminar
  146. o llevaba tres días sin dormir o iba drogado hasta las cejas. en esas condiciones no se puede entrar a un bar!!

    ResponderEliminar
  147. ¡Caramba! ¡Menuda forma de abordar la esquizofrenia paranoide! Literariamente, es más elegante pero no deja de impactar cuando pensamos en el mundo real.

    He notado, Humberto, que los bares son muy recurrentes en tus textos. Supongo que será porque ves en ellos un microcosmos, una representación de la sociedad en su conjunto.

    Cordiales saludos a ti. Y no cordiales a los apestosos blogueros que pretenden difamarme sin dar la cara. Y, como sabes, esto no es fruto de mi calenturienta imaginación.

    ResponderEliminar
  148. Hola Humberto, un gusto conocerte. Antes que nada agradezco tu visita por mi blog, y desde ya, te seguiré a tí también. El texto me resultó inquietante, apabullante en sus sonidos mudos, esos que a veces nos carcomen la cabeza, magnificándose, tal vez, por una paranoia propia (que en cierto modo, admito reconcerla en mí en algunas ocasiones). El final, deja vagar la imaginación... pero bueno, de algún modo hay que acallar murmuraciones. (basta!)
    Besos al vuelo desde esta orilla:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  149. Eso se sentirse el ombligo del mundo en el medio de un bar se torna incómodo!
    Gracias por tus relatos!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  150. No volvieron al bar, pensaron que aquel tío sentado en aquella mesa les miraba mal!!!

    ResponderEliminar
  151. Paranoias que se mete la gente en la cabeza, lo mismo ni lo miraban y si fuera así de seguro dirían algo bello. Cuando no se sabe bien lo que se habla, mejor no inventar historias, así luego pasa lo que pasa.

    Un fuerte abrazo con mi cariño, gracias por pasarte por mi humilde mundo de letras.

    ResponderEliminar
  152. Se supone que si por suerte se fueron,
    ya no están tramando nada contra ti,
    si acaso volvieran, te diriges cara a ellos, seguro que echan a correr.
    feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  153. Hola.

    Un poco atontada y cansada todavía, por fin ya en casa...

    Tu post me ha recordado a una de las personas que estaban en la misma habitación del hospital... Menos mal que por la noche la que estaba con ella, a espaldas de las enfermeras, la "sedaba" para que la dejase en paz y se "sedaba" ella con un mogollón de pastillas que me enseñó un día; dormían de un tirón toda la noche... El resto del tiempo, me lo pasé mirando de reojo..¡no veas qué alegría cuando me pude ir de allí! (doble: por lo que significaba, ¡y por no tener que preocuparme de quien estaba a mi lado en la habitación!)

    Sé que no es un comentario muy elaborado, Humberto, pero aunque me esfuerzo, el cansancio de todo lo que ocurrió todavía se deja sentir.

    Gracias por lo de CARDI.

    Biquiños...

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?