15 de enero de 2012

Segundo tiempo (o un relato bien porteño)

Después de veinte años, me encontré por casualidad con Alejandra en una calle del centro de Buenos Aires. Fue un momento extraño, ninguno de los dos decía nada, pero ambos queríamos tender un puente con el cual pudiésemos atravesar rápido esa fosa que el tiempo colma de alimañas. Sin mucho acierto, farfullamos algunas palabras que apenas sirvieron para poner más en evidencia nuestra incomodidad. Para salir rápido del ridículo, la invité a tomar un café y a charlar un rato. Qué más da, pensé, esa tarde no tenía mucho que hacer.

Ella hablaba y yo la miraba sin prestar demasiada atención a lo que me decía, la observaba absorto mientras mi cabeza trabajaba a mil. El problema era que esta Alejandra se había convertido en una caricatura de aquella chica que había estado conmigo hacía dos décadas. Sus rasgos eran los mismos, pero estaban exagerados, desvirtuados por la caja de resonancia de los años. Recuerdo que me dijo que todavía seguía viviendo en el mismo barrio, que se había casado, que tenía un hijo y que ese hijo era hermoso e iba a sexto grado y… Entonces sacó una foto de su carterita marrón y me la alcanzó. La miré simulando interés y se la devolví enseguida junto a una sonrisa falluta. Alejandra comenzó a recorrerla con el dedo índice a la vez que me contaba que en muchas ocasiones había pensado en mí y que había querido verme, pero que no había tenido manera de encontrarme. Me confesó que no estaba bien con su marido, que iban a separarse y que cientos de veces se había preguntado qué habría sido de nosotros si nuestra relación hubiera prosperado. Ahí me lo largó:

-¿Cómo creés que sería volver a casa... a nuestra casa, si ahora viviéramos juntos?

Le aseguré que no tenía la menor idea y, levantándome, le dije que debía irme sin falta. Dejé un billete de 20 mangos sobre la mesa, y en una servilleta de papel manchada con café le dibujé cualquier número de teléfono.

-¡Llamame, eh!- la animé.

206 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por los comentarios para “El Monsieur…”.

    Y un agradecimiento ENORME por los saludos por mi cumpleaños, aquí y en Facebook. Jamás tuve que responder tantos mensajes, me siento casi (casi) querido.


    “Segundo Tiempo” es otro remixado de los textos que más me gustaron en este blog, ojalá coincidamos.


    De a poco, sí, de a poco los voy visitando (qué llorón).


    Un gran cariño

    ResponderEliminar
  2. Huyyyyy!!! Salió por patas!!!! Jajajaja. Una mujer así da más miedo que pagar a Hacienda, jajajaja.

    Besos humberto, pasa una buena semana.

    ResponderEliminar
  3. A mí me ha pasadooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!
    Claro, que no era una muchacha, más bien un chico...y no tenía un hijo, si no dos y no fue en Buenos Aires si no en Lima y no fue en un puerto si no en medio de la ciudad XDDD!!!!

    Pero bueno, a mí me ha pasadooooooooooooooooooooooo!!
    jaja!!

    Buena semana, Humberto!

    ResponderEliminar
  4. ¿A quién se le ocurre sacar la foto del hijo si no te la piden?...pordiossss.

    ResponderEliminar
  5. Lo que no se ha vivido, por alguna razón (buena o mala) así sucedió.
    El terreno de las suposiciones en la vida real me parecen un juego peligroso, cuando no inútil.
    Me hizo acordar a un relato de Dolina acerca de la Primer Novia, lleno de nostalgia pero también de temor.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo también me hubiera ido, vaya susto.

    Besos, que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  7. Si pretendía retomar una relación, la verdad es que lo hizo muy, pero que muy mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. pobre alejandra, ni como amistad en el facebook va a estar, y ni siquiera va a merecer un twitter. saludos.

    ResponderEliminar
  9. Cosas de la vida Humberto, pues mira que con un falso teléfono le va a costar hallarte de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. A veces, sólo a veces tienes buen humor, Draco ;)

    ResponderEliminar
  11. Si, es verdad Humberto...de los que más me gustaron a mi. Bien porteño.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Que susto de mujer, que ocurrencia la de sacar la foto del nene. Lo siento por el marido. :-)

    ResponderEliminar
  13. Deberìas haberle dicho que aguas pasadas no mueven molinos, Pero como le dejaste el telèfono igual te llama y empieza una bonita historia... o no?....segundas partes nunca fueron buenas.

    un fuerte abrazo

    Paco

    ResponderEliminar
  14. Un relato impecable con la calidad a la que nos tienes acostumbrados. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. Qué triste para una mujer, más pena porque tuvo que ver con vos...
    No sé si es real o no, pero quizás hasta común "suene"...
    Es una realidad, el crecimiento no es parejo, no guarda un camino cronológico...
    Puede tenerse 100 años y no haber vivido en todo el sentido de la palabra, puede haber nacido hace 20 y tener proyectos, ambiciones y deseos de progresar.
    Qué feíto para una mujer... "ver"que otra no ocupó su vida en algo interesante, en algo para contar...

    ResponderEliminar
  16. Es muy cierto lo que decís, Marita, eso trato de retratar en el texto.
    Y te cuento, JAMÁS escribo sobre cosas reales y menos mías. En este blog hay sólo ficción. Es verdad, tomo pedazos de vida real y armo la historia, pero nada más.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  17. Muy lógico, muy...
    Yo hubiera reaccionado igual ¡Buff!

    Salud Humberto

    ResponderEliminar
  18. Si dices un nunero cualquier, no ee el tuyo jajjaja un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ..jajaja! muy bueno!
    De paso feliz cumple, espero que no muy atrasado.

    ResponderEliminar
  20. Llego tarde, pero felicidades!!!


    El miedo suele ser mal consejero, resumen que valdría para ambos protagonistas ¿no?


    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Hay seres que se quedan anclados en el tiempo, en lo que podría haber sido, parece ser el caso de Alejandra.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. A pesar de los años, muchas personas creen poder lograr por fin cumplir sus metas pasadas.

    ¡Saludos desde mi blog de escritos!

    ResponderEliminar
  23. Esos momentos incomodos y esas personas que se quedan pensando en el "hubiera"

    Me gustó tu relato, como siempre excelente

    :D

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  24. "Esa fosa que el tiempo colma de alimañas".
    A veces, querido Humberto, es mejor correr un tupido velo y pasar de largo; es decir, que lo olvidado, olvidado quede.
    Me gustan tus relatos imaginados con ese punto tan real.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  25. El "hubiera" es una conjugación verbal ultra-putisima que de algún modo siempre merece un número de teléfono inexistente,

    porque pensar en lo que hubiera sido es lo mismo que hacer sonar teléfonos en oficinas vacías,

    mejor escapar a la caricia que viene escapando del fuego (el propio fuego), si no respirar se hace una Mamushka de bastones y escapistas... y eso a veces huele a tristeza.

    Maravilloso relato... Mi abuelo que era poeta (inédito) dejó escrito en uno de los pocos poemas que conservo de él:

    "No se recomienda volver
    a los patios de la infancia
    con pasos de hombre"

    Enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  26. sin dudas un relato bien porteño. me trajo imágenes algo dolinianas por momentos. algo muy agradable.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Juan, tu abuelo sí que era un groso, no como yo, que juego a juntar palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. No entiendo el gesto, perdóname. Tal vez sea muy simple en las relaciones que no deban de ser complicadas en sí, pero, ¿por qué la nota del teléfono? No entiendo… ¿cuesta tanto decir Hasta siempre?
    No me lo tengas en cuenta, Hum, pero es que siempre he sido por encima de todo, directa y clara. En el des/amor la diplomacia no tiene espacio donde servirse.
    Seguro que me comprendes por encima del texto.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  29. Que decir, pobre mujer; su vida debe haber sido muy triste si pretende remontar una relación que fue hace tantos años.
    Y pobre de él, que se creyó tan superior que garabateo otros números y alentó una estéril ilusión.
    No sé quien de los dos me da mas pena.
    Perdón, pero no pude dejar de ponerme seria.
    Una de las cosas imperdonables dentro de mis códigos es jugar con los sentimientos ajenos.
    Besos.....

    ResponderEliminar
  30. Humberrrrrrr.....Esta vez el redescubrir tu texto, movió sentimientos profundos. Estoy en un replanteo de fracasos "amorosos" en los cuales intento hacer un análisis de que error pude haber cometido para que no funcionara. Y el encontrar tu posteo me lleva a encontrar una respuesta: No hay que quedarse en el pasado, idealizar los momentos que jamás volverán... o si vuelven no lo hacen de la manera esperada.. Nunca segundas partes fueron buenas, dice el sabio refrán. Y lo comprobé.
    Una vez mas, te reitero mi admiración! y no te sientas CASI querido, en mi caso sentite COMPLETAMENTE, Jajaja... Un gran abrazo !!
    Corazón Fortinero (Vanuchy Olabe)

    ResponderEliminar
  31. Hay que ver como es la vida...y seguro que en unos años atrás al verse ni se saludarían los protagonistas...es lo que pasa cuando han pasado tantos años...pica la curiosidad...pero el recuerdo queda amalgamado en las almohadillas cómodas del corazón.
    ESTUPENDO RELATO
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Ser sabio nos salva el pellejo.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  33. Una vez me lo crucé en Retiro... Y me corrí a la dársena de enfrente...
    Siempre fuí de la idea que lo pasado pisado... Ni para café...

    Me gustó, tiene sabor a real... y a muy porteño...

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Definitivamente donde no hay amor nada queda para salvar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Una lástima lo que hizo tu personaje, pero ella no tendría que haberle dicho que aun lo quería. Los dos cometieron errores.

    Un muy buen texto.

    Stefi

    ResponderEliminar
  36. ¿¿De verdad serías capaz de ser tan cruel con una ex??

    ¡¡Ay Dios mío!! ¡¡pobre mujer!! imagínate que ese niño del que te hablaba sin prestarle la menor atención es...

    ¡¡TUYOOOOOOOOOOO!!

    Y tú ¡¡haala!! vas y le dejas a la pobre un teléfono de vete a saber si de Pakistán... jajaja pobrecita dale que te pego al teléfono... ¡¡hombreeessss!!:-)



    Un besito bicho... estas noche seguro que tienes pesadillas por malo :))

    ResponderEliminar
  37. Perdón olvidé desearte...

    ¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS CON RETRASO!! sorry... no me enteré... ¿¿ves?? ya está haciendo efecto tu castigo... ahora empezará la fase de remordimientos jajajaja

    ResponderEliminar
  38. Creo que la tuya es la frutilla que le falta a esta torta, María. Soy padre de una criatura que es hijo de un personaje que no sabe...
    Me confundí, pero me encantó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. También llevarle la foto de su hijo! Lo pasado pisado y se terminó.
    Grandes relatos en pequeñas dosis.
    Un beso Dib

    Lula

    ResponderEliminar
  40. Habría sido brutal que le hubiera contestado que él también tenía familia e hijos, pero que él sí que era feliz xD

    Me ha encantado, como siempre!!

    ResponderEliminar
  41. Excelente remix... me entretuvo mucho querido amigo. Como siempre genial! Besitos...

    ResponderEliminar
  42. Lanzadita la chica, no?
    jajajaja
    un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Que dios o el diablo mismísimo nos libre de tamaña mujer. Vaya perla!

    ResponderEliminar
  44. ¡crueldades de la vida! ¡y no aprendemos que el tiempo nunca vuelve! ;) ¡saludos!

    ResponderEliminar
  45. seguro sigue marcando el número y no entiende porque le dicen "este número no existe".

    ResponderEliminar
  46. jajajajja ¡Porteño de ley! Lo bueno es que si zafaste hace dos décadas, zafar ahora es casi un juego de niños...
    Bien por tus remix, para los que no lo leímos antes. ¡MUY bueno! Un fuerte abrazo, Humber!!!

    ResponderEliminar
  47. dicen que lo que no paso en su tiempo no sucederá nunca..no estoy de acuerdo...pero si en una relación no hay química no será...si el la hubiera seguido amando no le importaría ni la diferencias de su cara, ni que tuviera hijo le hubiera importado....
    a mi me dio algo de tristeza..besos

    ResponderEliminar
  48. yo disiento, yo estoy a favor de Alejandra... de su actitud con errores, de su valentía incluso...

    y todos llevamos encima la foto de nuestros hijos!...

    él se lo pierde quizás ...

    salu2

    ResponderEliminar
  49. Lo vuelvo a leer y coincido que es uno de los relatos más "redonditos" que emergieron de tu fecundo cerebro.
    Porteño y de ley, diría yo. :D
    Repito mi comment original. No soporto los revivals lacrimoógenos.
    Ya fue. A llorar a la iglesia.
    Lo mejor está por venir, dice un proverbio árabe.
    Jejeje!!! You know what I mean.
    Come back soon!!! xxx 4u-

    ResponderEliminar
  50. Quizás mejor no dejar ningún número, la falsedad no es buena ni para hacer un favor. Dos veces engañada Alejandra: Una, haciéndose ilusión con un antiguo novio. dos, al descubrir que aquel número no pertenecía a él.

    Buen relato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  51. El tiempo pone a las cosas y a las personas en su sitio. No las movamos, por favor.

    Un saludo decadente.

    ResponderEliminar
  52. Ésto pertenece al género de terror real , porque pudiera ocurrirle a muchos. Contiene el terrible drama de lo implacable y cruel que resulta el cincel de la vida contra un rostro femenino.

    ResponderEliminar
  53. Interesante historia... he sentido pena por la muchacha, por su desconocimento ante los sentimientos de la otra parte. Yo no hubiera tomado ningún café si desde un principio no hubiera estado interesada en conocer su historia. Pero bueno, después de todo parece que acabó bien y la chica no se enteró de nada :-D
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Cuando lo leí la primera vez me acuerdo de que me dio un ataque de feminismo por cómo quedaba esa pobre mujer. Ahora lo siento diferente, con un poco más de nostalgia. Y bien segura de que todo es relativo, como relativa es mi manera de sentirlo distinto un año después. Depende del momento, depende del amor, de las personas. Pero también es cierto que no es bueno “volver a los patios de la infancia con pasos de hombre”, como escribió el abuelo de Juan. (Un groso, pero vos también sos un groso). Y que es lindo mirar para adelante y encontrar caricias nuevas que hacen mejor y no llevan adosados viejos sinsabores.
    Me gustó más que la primera vez, especialmente ese desenfado porteño un poco tramposo e insensible, está muy bien logrado y se burla de la tristeza.
    Y en cuanto a sentirte "casi" querido me parece prudente, el afecto es algo muy grande que no es tan fácil sentir y recibir. (Pero yo te quiero!).

    ResponderEliminar
  55. Lo mismo digo, la vida misma. Género de terror, hay que superar la tragedia de la realidad, el humor ayuda....pero... ¿y si el amor No acaba? o ¿es que los viejos no pueden amar también? ¿¿¿¿EEEEEHHHHHHHHHHHHHHHHHHH??????
    Besos

    ResponderEliminar
  56. Te costó trabajo tender ese puente difícil de cruzar, pero cuando se actualizaron los hechos, te apresuraste a dinamitarlo.

    Me da la impresión, Humberto, de que a tí los niños te gustan pero con tomate.

    Salu2

    ResponderEliminar
  57. A pesar de los ánimos, posiblemente sospechara de ese número de teléfono escrito de mala gana.

    ResponderEliminar
  58. Aysh...qué dolor, qué terrible lo que el tiempo hace con nosotros.
    Yo, particularmente, no soporto cuando muestro una foto mía de cuando tenía 20 años y me dicen: ¿Y ésta quién es?
    Me has dejado el corazón en un puño!

    ResponderEliminar
  59. Hay q afrontar las cosas , mi amigo !
    Como es eso que un nº de tel. falso !
    :O Ahh no no no noooo ! Eso si que nooo!
    La ilusionas ! :(
    Bueno , que sea la ultima vez ! Bso :)

    ResponderEliminar
  60. Actuaste como es propìo en ti correctamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  61. El paso del tiempo es cruel, y nuestro protagonista no lo es menos.
    Besos Humberto, excelente relato.

    ResponderEliminar
  62. Segundo tiempo...me remite a aquellas situaciones donde claramente en el encuentro no hay encuentro, donde sólo lo que fue, a través de la suposición perdura en el recuerdo. Creo que el número de teléfono equivocado es el modo de seguir en esa ilusión.
    Me encantó.
    Un abrazo enorme.
    Eleonora.

    ResponderEliminar
  63. Humberto, es un micro de reencuentros y de caza. De reencuentros pues hace tanto que no se ven y de caza porque ella, sin pretenderlo o planeado, quería testar la posibilidad... que él corta de raíz. Me gustó como se narra esta escena más habitual de lo que la gente se cree.
    Un abrazo.

    PD: Feliz cumpleaños, atrasados supongo.

    ResponderEliminar
  64. Hay varias cosas destacables, Humber en este texto, no solo la historia que es magnífica. Lo que más me llamó la atencón es ese espíritu porteño de chanta y medio garca que retratás como si hubieras nacido acá. No era necesario dejarle un número falso, pero todos los hombres piensan com tu personaje, bueno acá en la reina del plata, no?

    Besos.
    Sabri!!

    ResponderEliminar
  65. Antes de nada, felicidades por tu cumpleaños, aunque mi política de buenas noticias no suela incluirlos.

    No conocía la primera versión de esto. Me ha recordado a uno que hice hace unos meses, a ver si te da la misma impresión

    http://perdoncreiqueeraunciervo.blogspot.com/2011/09/caiman.html

    ResponderEliminar
  66. Me agrada la palabra "mangos", se puede usar para tantas cosas.

    ResponderEliminar
  67. Eres la suma imposible de todos mis momentos. Escribes con la voz que nos falta. Tu mirada indeleble es necesario exorcismo. Amo como rompes el equilibrio. Para que seamos.

    Un abrazo amanecido, cronista exquisito.

    ResponderEliminar
  68. Elizabeth, siempre eres muy generosa en tus comentarios.

    Te voy a contar una intimidad: Lo que a muchos les llama la atención de mí, a mi novia le parece insufrible, pues dice que siempre estoy demasiado atento a lo que sucede alrededor, pues de allí saco el material para escribir los textos. Es en la vida misma, ésa que nos rodea, donde está la perla en bruto del arte. También fíjate cuánto me cuesta que entiendan que no soy yo el protagonista de las historias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Hola amigo me encanta leerte.
    Que tengas una muy buena semana. Un besasoo.

    ResponderEliminar
  70. Cuántas historias de servilletas con teléfonos truchos podrían contar los cafés...

    ResponderEliminar
  71. I love what you did here Humberto.
    Very artistic!
    Sending you wishes for a wonderful day!

    ResponderEliminar
  72. Lo primero de todo felicidades por tu cumpleaños, Humberto (con atraso, sorry).

    Respecto a tu "Segundo tiempo" has logrado que el protagonista, la primera persona del relato, captara un interés inquietante cuando no sólo "ha dibujado" cualquier número de teléfono sino que incluso ha jaleado el "¡Llámame, eh!".
    De modo que esa peculiaridad del toque artesano en la servilleta y la más que cortés incitación a Alejandra de "llámame con este número mentiroso" -pero escrito con arte- y "así te darás cuenta en otro instante de lo que no percibes ahora" me ha parecido genial(bueno, lo entrecomillo porque me imaginé estas disquisiciones en la mente del protagonista).
    Este registro -de cierto cinismo-que se muestra justo al final de tu relato -pues únicamente la paciencia de él frente al monólogo de Alejandra era lo que vencía en el texto- otorga cuerpo, contraste, hace top interesante e incluso insolentemente delicioso al personaje.
    Felicitaciones!

    Besos

    ResponderEliminar
  73. Una situación que se repite una y mil veces; cuando la realidad no muestra alternativas agradables el potencial, lo que hubiera sido si, resulta un imán al cual es casi imposible resistirse. Lo que no sucedió es siempre perfecto, no está contaminado de las mil y unas fallas (y grandezas) de la existensia real.

    Una situación ficcionada de una realidad diaria.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  74. Feliz cumpleaños con retraso .
    Que susto se llevó el pobre hombre ¿no?
    y ella... a mi me parece que sólo se quería agarrar a alguien para salir de la situción que, según ella, tenía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  75. Muy bien escrito, pero me dejó un aroma de tristeza, por los dos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  76. Es triste, más allá de la máscara irónica del personaje masculino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  77. Lo que se vivió en una época difícilmente puede volver a ser la misma...
    Lo del faso teléfono no se me había ocurrido a mi..me me da una idea brillante..
    El relato es muy brillante ..me gusta
    besos

    ResponderEliminar
  78. Un relato de vida pasada...es supa calentada! Chau, Arianna

    ResponderEliminar
  79. Un placer siempre leer tus interesantes temas.Te deseo lo mejor para este ano que se inicia. Te envío un abrazo fraterno .Dios te bendiga amigo.

    ResponderEliminar
  80. Incómodo reencuentro, a veces mentir es necesario para no herir, la vida es así de triste...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. estimado HD, son buenos y cortos los post...estoy bastante hastiada,de que me pídan comentar equis blog...y ese equis blog, no me tiene en cuenta , ni para sonreír,como veo que haces vos, recomendas buenos blogs, pero ni siquiera seguis el mío,y tampoco es interesante para muchos,que no comprendo bien,para que se inscriben como seguidores,y jamás de los jamases,se ni siquiera,quienes son...puedo sonar pedante, egolatra,yoica,insoportable etc etc y es probable que la vida, me haya hecho tanto mal,que me haya convertido en una especie de monstruo de mil cabezas...no es facil, para nada mi existencia, ni vacaciones, ni salidas, ni cenas, ni bailes, ni copas, ni nada...tengo un hijo maravilloso,buena gente,inteligente, te diría casi brillante en sus conceptos actuales, que me dejan, la mayoría de las veces, pensando...no soy poeta, no soy escritora, no soy mas que una mas...meritoria,quizas, pero mi blog es mi vuelo, mi bronca,mi pena,mi deseo magestuoso de poder escribir mejor ,cuestion que no sucede jamás, y entonces me abruma,realmente, que vos, que estas en una buena posición económica, que puedes vacacionar quizas, que tengas otra familia, otra vida, la real,LA REAL,me pidas 20 veces, que te comente...?para que? porque? para sumar datos,encuestas,precisiones? bah pavadas que uno vuelca sin saber, ni comprender la entraña, el meollo, la cuestión del por que escribes cómo escribes, y se babean,por tus letras a b c y demás...y para cuando despertaremos a la libertad? para cuando?...me importa demasiado la política, por que fuí una victima en los 70 de la política, fascista, de la krissis-pasión que llega lenta, pero segura, en manos de quienes han sido votados-al furer tambien lo votaron- y entonces, mi querido, no entiendo para que queres mi voto,
    de pajarito insolente,como soy yo...rebelde frente a los estamentos, molesta por el egocentrismo de una sociedad en decadencia, donde los ciegos leen en braile ferozmente,sobre unaeconomía en desintegración!...que sabes vos de mi?que podes pensar vos de mi?...nada,cero...
    un saludin
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  82. Lidia:
    Estoy de vacaciones, visito a la gente que puedo, no obligo a que me visiten ni a que me sigan. Si querés dejar un comentario por la entrada, hacelo, si no, no, así de simple. Todo lo demás me parece una parrafada inútil.
    Sobre tu vida personal, te dejo mi TE personal en privado, tengo colegas muy buenos, yo no puedo atenderte, como la ética bien lo prescribe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  83. Me han gustado esos "rasgos acentuados por la caja de resonancia del tiempo". Siempre miro (y admiro) a los abuelos que han envejecido juntos, juntos detrás de las arrugas y deformidades del otro y al mismo tiempo. Haciéndolas propias. Debe ser maravilloso saber quién es su pareja en realidad... debajo de todas las capas superfluas que pueden ver los demás. El asalto a mano armada de la protagonista de tu texto me parece una apuesta desesperada. Una escena real y cotidiana, por otro lado.
    Me gusta siempre lo que escribes.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  84. hola Humberto,
    después de tanto tiempo, te vuelvo a leer. La historia es muy triste, la pobre mujer vivió 20 agnos infeliz, porque durante todo ese tiempo pensó qué hubiese sido si.... etc.
    Un ser que se quedó estancada en el pasado sonando con un amor pasado, no pudo ser feliz jamás aunque después de ese tiempo haya tenido el fruto de un amor, que es un hijo.

    Pienso que la realidad está llena de muchos casos como éste, que no logran ser feliz con su primer amor.


    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  85. Si la chica se hubiese quedado con el amigo, la situación habría sido idéntica: estaría separándose de él porque añoraría al que ahora es su marido...
    El eterno retorno ¿no?
    Saludos giratorios.

    ResponderEliminar
  86. ficción o no esto parece un relato de :QUE HUBIERA SIDO DE MI VIDA SI..?

    coincidencias que muchas veces son realidad.
    Buen relato como todos los tuyos,un placer leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  87. Qué pena... ¡A lo que llegan las relaciones con el tiempo...!
    Una frialdad indescriptible.

    ResponderEliminar
  88. Esta muy buena la historia, como a veces la gente mantiene cosas cuando no le queda nada mas a que aferrarse, los sentimientos son una cosa jodida. Abrazo che, que andes muy bien

    ResponderEliminar
  89. Quien no lo ha hecho ?????

    Buen relato , mejor dicho muy bueno.

    Eres exitoso y muy leído, muchos seguidores.....

    Que trabajo !!!! Un saludo desde el mar. Liliana

    ResponderEliminar
  90. Los encuentros entre personas que no se ven desde hace tiempo suelen ser un misterio,nunca sabes como se va a dar la situación,a veces son encuentros relámpagos y en cuanto te despides olvidas todo automáticamente como si dicho encuentro jamás hubiera existido,otras veces tratas de recuperar el tiempo perdido y fuerzas una situación que la mayoría de veces acaba mal.Sobretodo los encuentros casuales entre antiguas amistades son cuanto menos que anecdóticos.Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
  91. Pobre mujer, tiene problemas con el marido y está imaginando cómo habría sido su vida si aquello u lo otro. Saludos Humberto y feliz cumpleaños, espero no sea tarde..jejeje

    ResponderEliminar
  92. Me encantó tu blog! gracias por pasar por el mío!
    Seguramente me tendrás seguido por estos lados!!
    Saludos desde el viejo continente!!
    (saludos añorando a mi Bs As querido)

    ResponderEliminar
  93. Nunca segundas partes fueron buenas. Estoy de acuerdo con él: una cosa es charlar con una antigua amante, tontear si quieres, y otra bien distinta caer en el intento de repetir la historia, porque nunca se repite lo bueno cuando el amor concluyó y sólo prosperarían los reproches.
    Abrazos, estimado Humberto.

    ResponderEliminar
  94. Nunca llueve dos veces la misma gota de agua... un café ocasional y hasta mañana (que por cierto, nunca llega). Me encantó el relato :)

    Gracias por tu visita al loco; un abrazo :)

    ResponderEliminar
  95. Tengo una colección de esos encuentros. Casi nunca hay suficiente tema para un café, lástima. Sobre todo cuando recuerdo si fue ella quien me dejó...

    ResponderEliminar
  96. Santo Dios, cuantos comentarios, que locura jeje ¿en serio los atiendes a todos? ¿realmente los lees? jeje

    Muchas gracias por seguirme, mi lista de seguidores es más modesta que la tuya jeje no creo que pudiera dar alcance a todo.

    Tu relato ha sido interesante, el paso del tiempo es inexorable, no perdona a nadie, lo que fue se fue y no volverá, cualquier forma de recuperarlo es tiempo perdido, nada es igual a lo que viviste antaño.
    El pasado se fue, el presente es ínfimo y el futuro quien sabe del él, de momento no existe.

    No está nada mal la reflexión que se saca de tu relato jeje

    Sabes una cosa que me ha hecho mucha gracia? Hará unos 9 años que fui de vacaciones a Angras dos Reis y me encantó, claro que una cosa es estar de vacaciones y otra estar viviendo allí, yo solo puedo hablar desde la vertiente vacacional y repetiría ee

    Besitos azules, me alegro de este encuentro virtual, muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  97. Bienvenida, Kanet, Angra dos Reis es un paraíso, pero ya no vivo allí. Pero siempre vuelvo...
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  98. Fabulous dialogue ...one character chattering the other almost silent. :D XXX

    ResponderEliminar
  99. Durísimoooo, pero real, Humber, muy irónico tu personaje, bah, porteño.

    Luciana
    Besos

    ResponderEliminar
  100. Como siempre, tarde, llegamos hasta la casilla de los comentarios con sonrisa y media de disfrute en los labios, Sr. Dib.

    Me parece formidable el relato, por cómo lo has contado, por las palabras rioplatenses que me gusta recuperar de vez en cuando -hoy, falluta- y por el fondo de esa historia tan verosímil que es casi real.

    La carga emocional de la acción sugerida, de las emociones de ese narrador que parece querer pero no quiere, no son nada fáciles de lograr.

    Un abrazo admirado. También es de los que más me gustaron; conincidimos.

    ResponderEliminar
  101. Por aquí se dice que segundas partes nunca fueron buenas, desde luego ella ayudo a que el saliese pitando. me gustan tu relato por los finales.

    ResponderEliminar
  102. Un buen texto, como de costumbre. Y para quienes no lo sepan, conviene recordar que "porteño" no es exactamente un sinónimo de "bonaerense". Invito a otros a explicar el porqué.

    Un saludo de Federico.

    ResponderEliminar
  103. Ese patán de Yorkshire del que me habla usted en su comentario no es ni más ni menos que un maldito impostor que se ha apoderado de mi título y mi buen nombre para arrastrarlo por el lodo británico. No hay nada peor que la envidia.

    Disfrute del smog.

    Saludos decadentes.

    ResponderEliminar
  104. Hola Humberto te devuelvo la visita. Un blog muy cuidado y con buen contenido. Por supuesto me quedo y te sigo.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  105. QUERIDO AMIGO
    MUY BUEN RELATO,POR MOMENTOS RESALTA EL TOTAL DESINTERES,Y POR OTRO ESA MUJER QUE NUNCA DESPEGO DE UN PASADO ENTRAÑABLE
    EXCELENTE
    UN ABRAZO,Y FELIZ CUMPLE RE-ATRASADO MAAS VALE TARDE QUE NUNCA

    ResponderEliminar
  106. A eso se le llama irse por la tangente. buen relato.
    PD. Mi blog de B&N solo es para ver. Como los publico también en el de color, en éste se pueden hacer los comentarios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  107. ya decía yo que lo había leído, por un momento pensé que quizá lo habria soñado... un dejavu del blog de humberto. AUn así me encantó.

    ResponderEliminar
  108. Situación incómada. He vivido eventos parecidos, desangelizados de estos encuentros, como hacer el amor con una mujer de reencuentro, y no estar ahí. Muy buen relato...con un fin que uno se espera...pero no incomoda. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  109. Toda persona debe tener: "un viejo amor al que regresar en sus sueños ... y otro que le permita darse cuenta de lo lejos que ha llegado".

    Me pareció buena idea que tomaran un café juntos, así él pudo desmitificar y seguro que ella también... aquel viejo amor.

    un buen relato Humberto.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  110. Parece un tango. Medio cobardón el hombre. Digo yo,¿ este caballero nunca se vio la panza, ni las entradas frontales, ni lo cojo de su pierna por aquella vez que se calló de la moto por hacerse el cancherito en posición de willie?
    Bueno, ella ahorró criando un hijo, él sigue tan inmaduro como antes.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  111. Hola n_n

    Así que sale corriendo... pues no sé, como diría un viejo amigo "hay foooormas" XD

    Me gusta el final... yo nunca lo terminaría así n_n

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  112. Feliz cumpleaños Humberto.
    En cuanto a tu relato...no me gustaría estar en el pellejo de Alejandra.
    Siempre un placer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  113. Muy bien escrito, atrayendo bien la atención, algo que también es importante incluso en el relato corto; y buena ironía canalla, jajaja. Bueno, demasiados años pasaron como para ya no sentir cercanía por la prójima, y demasiados años contrayendo compromisos como para ahora asumir más. Estupendo

    ResponderEliminar
  114. Muy bien escrito, atrayendo bien la atención, algo que también es importante incluso en el relato corto; y buena ironía canalla, jajaja. Bueno, demasiados años pasaron como para ya no sentir cercanía por la prójima, y demasiados años contrayendo compromisos como para ahora asumir más. Estupendo

    ResponderEliminar
  115. Gracias a los del saludo de cumpleaños demorado, en esta casa rige el "más vale tarde que nunca".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  116. Buena historia, pero dicen que segundas partes nunca fueron buenas.
    Mejor un buen recuerdo que un mal futuro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  117. Llámame eh?? jajaja muy bueno, supongo que el teléfono dado era el de algún esquimal de Laponia...
    Oye que felicidades con retardo, yo como siempre el último de la fila.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  118. Hola.
    Tu relato describe una situación que, seguramente, habrá sido vivida en la realidad por muchas ex parejas. Pero también,otras muchas, habrán terminado juntos de nuevo.
    No se puede generalizar....¡Mira Elizabeth Taylor y Richar Burton(por nombrar a personajes conocidos).Aunque no terminaron juntos,fueron el gran amor en la vida del otro. Demasiado complejo todo. Si se supiera cual el el camino adecuado, nadie iría por otro, no crees?. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
  119. Le estaba buscando un segundo padre al hijo pero no le resultó.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  120. ¡Cuánta cobardía salir corriendo! jajaja.
    Eres muy (muy) querido de verdad.

    ResponderEliminar
  121. nunca un remix fue tan bueno. Es un texto de esos en la que cada palabra tiene sin quererlo el significado justo y te lleva a vivir la situación como si de una gran novela se tratara. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  122. Interesante. Es triste que se hable de una segunda parte cuando poco sabemos de la primera. La vida es tan compleja... que el beneficio de la duda ,se debe otorgar con genenrosidad. Ya lo dicen la mayoría de los opinadores,además del refranero español, pero si tenemos en cuenta que la vida se debe contemplar desde diferentes prismas, pues digo: Ella le mostró una foto de un hijo y desnudó sus pensamientos... él no se sabe... tan sólo escribió un nº de telefono y salió por pies. Quién dice que ella hubiera repetido si al parecer ni siquiera hubo una primera parte, o sí.

    Genial humberto. Disculpa mi osadía, pero estos días estoy inmersa en la importancia que le damos a las cosas ... demasiada para la fugacidad de nuestra existencia... y la sencillez que requiere el momento.

    Siempre tienes mi admiración, un beso.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  123. Ah¡¡ me olvidé; Creo que nunca hay segundas partes. Jamás se puede repetir ya que él jamás espera y nosotros cambiamos con demasiada rapidez, (el tiempo, no da tregua).

    :-))

    ResponderEliminar
  124. Es siempre muy denso, saber que uno ha estado ocupando las fantasías de otro, sobre todo cuando esas fantasías implican cadenas. Irse es la única solución.
    Un saludo Humberto

    ResponderEliminar
  125. Aloe: No es una osadía, ojalá todos pudiésemos darle más importancia a cada momento que vivimos y a cada cosa que hacemos.
    Besos y gracias también con admiración.

    ResponderEliminar
  126. Do you want to get significantly more targeted free traffic from search engines for your website almost effortlessly? Well, with more exposure across the web it's possible. But most website owners are yet not aware of how to get the popularity that multiplies itself within days. As many webmasters say, this backlink and traffic service can get potentially thousands of visitors to almost any website. So just visit http://xrumerservice.org to get started. :)

    ResponderEliminar
  127. Como en el cine, rara vez las segundas partes son mejores que las primeras...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  128. Menudo susto... Lo mejor irse. Muy bueno Humberto. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  129. Pues a mi el texto me deja mal sabor de boca, jeje, porque el señor en cuestión (que permiteme que lo dude lo de señor digo) es el que me dá pena, no la señora que ante su situación conyugal mala le apareció un amor de juventud y quiso enviar la pregunta al aire ... pero el "cobarde" no pudo contestar elegantemente y sin dañar a la dama con un: nunca se puede saber que hubiera pasado, ahora cada uno tiene su vida y marcharon separas. Pero la amistad se puede volver a retomar dañada por el tiempo, pero algo más para mí es impensable.
    Yo que sé algo diferente a la cagada de escribir un teléfono falso, grrrrrr.

    Me gusta el relato porque se retrata muy bien a los hombres sin reaños. Un besazo.Amelia.

    pd: vaya vacaciones ehhh!! me alegra un montón, disfruta que la vida son dos días.

    ResponderEliminar
  130. Bien porteño, es cierto.

    Nos gustan mucho tus escritos.

    Saludos,

    dineroparaescritores.blogspot.com

    ResponderEliminar
  131. Buen micro. Ficción de una realidad que seguramente pasa a menudo. La vida no es cómo la via. Cuando se separan casi siempre es de forma divergente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  132. Querido amigo: Hoy vengo a comunicarte que, nuestro común amigo André, está un poco delicado y pendiente de los resultados de unas pruebas que le han hecho en el hospital.
    Está bien y animoso, pero, por este motivo, no hemos podido disfrutar de sus entrañables entradas.
    Esperemos que pronto esté de nuevo entre nosotros.
    Abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  133. dicen que segundas partes nunca fueron buenas, claro que a veces ni las primeras lo son... abrazote : )

    ResponderEliminar
  134. ¿Y a que te sentó mal el café?!

    ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  135. Esa manera tan particular de "hacerce el otario".

    Los encuentros en Bs. As., tienen ese no se que...

    Como siempre un placer Humberto.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  136. Emmm... pensé que el chico de la foto era el hijo del ex que ahora queria que sea actual :D solo que no sabia porque como solo casi la quiso no se quedó para ver todo el amor que ella le tenia :S
    y café de por medio ella le reclamaba de un perro que se habia llevado mientras él orgulloso le mostraba la foto contandole sus progresos en la clase de adiestramiento...
    - ajja - bueno Humberto mal él por invitarla a... a ... a qué? si ya nada bueno puede salir de esa situación O.o a menos que le hablara del perro claro... - jaja -
    ohh desvarios varios para reirme un poco.
    En la realidad muchos/as que no pueden superar viejos amores y mientras soñás un posible escenario irrealista la vida hizo puf! y se fué. Conclusión solo te quedan las arrugas y la tristeza.
    Buen texto.
    Saludos tucumanos :D

    ResponderEliminar
  137. Pero como sois los hombres! (O al menso el del relato) Pobrecita, si solo quería hablar y desahogarse :))

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  138. [url=http://www.planet23.com]casino[/url] [url=http://www.realcazinoz.com]free casino[/url] [url=http://www.free-casino-bonus.com]casino bonus[/url] [url=http://www.forex.cd]forex trading[/url] [url=http://www.the-gambling-city.net]casino[/url]

    ResponderEliminar
  139. El tiempo suele ser inclemente, una caricatura del presente. Me encantan los cuentos porteños; viví un año y medio en Buenos Aires, en el barrio de Caballito, buenos tiempos. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  140. Pobrecita cuando se dé cuenta de que le ha engañado... Pero la verdad es que lo empezó todo con muy mal pie...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  141. que pena por el tipo , hombres con ese interés por quien les habla de seguro llegará lejos
    De seguro él tampoco lucía igual

    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  142. Hola, un placer leer tan bello texto. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  143. Te he conocido por el blog de Isabel y me hago una de tus miles de seguidores... te sigo leyendo.. estos relatos tuyos que son tan auténticos.

    Besines

    ResponderEliminar
  144. Bienvenida, Lala, muchas gracias por tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  145. Ella es una mujer que vive en el pasado pero él es un cobarde, entre los dos no hacen uno, así que podrían volver.

    Un abrazo fraternal.
    Legos

    ResponderEliminar
  146. A MI ME PASÓ Y SE QUE A MUCHOS EN ALGUN MOMENTO DE SOLEDAD LEVANTAMOS EL TELÉFONO Y LLAMAMOS A UNA EX, PERO DESPUES TE QUERES MATAR YA NADA ES IGUAL. QUE NO SE HAGA EL BELLO QUE ÉL TAMBIEN DEBE ESTAR BAQUETEADO, JAJA.
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
  147. Buen relato HUMBERTO Y LA SALIDA DEL FALSO NÚMERO ..., PERO A PESAR DE SER UNA PELMAZA, ERA UN SER HUMANO QUE NECESITABA SER ESCUCHADO, MIRARLA A LOS OJOS, AUNQUE LUEGO LA PLANTES; hubiese sido mucho mejor, al menos en el mundo real.
    Gracias
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  148. Uffss, tiene una pizquita de crueldad en realidad, pero no cabía otra, la situación no daba para menos, una situación muy desafortunada por parte de ella, aunque quizás, él podría haber sido más transparente. Un momento delicado sin duda. Pero un placer leerte, como siempre ;-)

    Muackss!!

    ResponderEliminar


  149. Cuando no hay el suficiente filing lo mejor es poner tierra por el medio...
    De lo contrario nunca se abandonaría se caeria rendido ante la atracción del sexo opuesto.

    Un abrazo muy fuerte compartido!!

    (Me parece que has cumplido años hace poco tiempo al igual que yo. Mis felicidades aunque sean con un poco de retraso)

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  150. Hola Humberto...una historia triste, porque el tiempo deja huellas y los años no pasan en vano...¿Qué habrá pensado ella? ¿Habrá tenido interés de llamar o quizás, penso igual que tú? Nunca lo sabremos, pero lo que si sé es que me gustan mucho tus historias. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  151. ¿sabes las veces que yo me hago preguntas sobre mis personajes? Pero nunca encuentro una respuesta...
    Besos.

    ResponderEliminar
  152. Allí, sobre la mesa, impasible, a merced del viento que tibiamente acariciaba los rostros de las personas sentadas en la terraza del mejor café de un Madrid primaveral en pleno Paseo de la Castellana, allí, de impoluto blanco con letras impresas en color azul, estaba nuestra amiga, la servilleta de papel.
    En ella un escritor dejaba tal cual se le iban ocurriendo unas frases sin hilvanar, bocetos seguramente, de una próxima novela...

    cheers

    ResponderEliminar
  153. Yo hubiera hecho lo mismo, salir por patas, como se dice por aquí. Tu historia me recuerda que el ser humano no quiere estar solo y se agarra a cualquier recuerdo para seguir viviendo. Los recuerdos están bien, pero son pasado y no se puede vivir en el hay que vivir el presente soñando el futuro. Un bessito

    ResponderEliminar
  154. mi querido amigo y admirado escritor, segundas partes nunca llegaron a buen fin. Cuando se finaliza un libro por muy bueno que sea siempre hay que cerrarlo y guardarlo en la estantería para que nos recuerde lo bueno o lo malo que hemos sentido al recorrer sus lineas.
    Muchos besinos de esta amiga admiradora .

    ResponderEliminar
  155. El tiempo, cura heridas pero también a veces...nos hace no entender qué hicimos, qué pasó de aquello que quedó atrás y fuera de nuestras vidas Besos

    ResponderEliminar
  156. Segundas partes nunca fueron buenas. Pero debería de haber sido valiente y cortado por lo sano, así se hace menos daño.

    Saludos

    ResponderEliminar
  157. La mina era medio histérica parece, el joven, un melancólico añorador de otros tiempos.

    ¡Saludos!
    Bellis

    ResponderEliminar
  158. Mi querido amigo un relato muy especial de un encuentro cotidiano, donde nunca las cosas si volvieran los dos protagonistas de seguro sería lo mismo. La vida pasa y pasa página, una frase bien cierta.

    Un beso con mi cariño.

    ResponderEliminar
  159. Cuántos se han animado a comparar la vida con un libro, o al revés, qué más da...
    Besos.

    ResponderEliminar
  160. Hola Humberto!!
    gracias por pasar por mi blog :)

    Te cuento que casi grito en la parte que la mina se anima a hacerle "LA" pregunta jaja
    noo!! nononon que bochorno!!! las mujeres no somos así.. nosotras también queremos que después.. se conviertan en pizza (o cigarrillo) jeje bueno saludos y hasta más ver!!

    Un besooo

    ResponderEliminar
  161. ¿Este es el mismo argentino que quiso hacer negocios con un anillo de falso oro en Francia? jaja Beso!

    ResponderEliminar
  162. Wow, que historia tan real, he sabido de historias muy similares con diferentes desenlaces, y es no siempre se puede retomar una relación pasada, mucho menos si ya no existe amor y atracción por ambos lados iguales.

    Genial forma de escabullir de la tormenta. jajaja

    Excelente relato como siempre.

    Abrazos alados, Humberto.

    ResponderEliminar
  163. Sr Dib, usted es brasilero, pero escribe ya como un argentino de nacimiento, espero que no actúe como su personaje.

    Un saludo cordial.
    Autor

    ResponderEliminar
  164. Humberto yo también me hubiera ido corriendo interesante relato gracias por su visita.
    saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  165. jo... ese final es muy cruel... ¡pobre Alejandra!... siento lástima por ella.

    si vienes a España y te pasas por La Coruña, pues estás invitado a un café.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  166. Que triste debe ser muy fuerte cuando alguien a tenido una pareja y después otra estar siempre comparando y pensando que tal seria con el otro esto afirma mi teoría que jamás sera lo mismo tener una sola pareja que muchas parejas solo desequilibran al ser humano, pero hay que tener mucha suerte para empezar con alguien y que sea para siempre casi un milagro creo yo buena entrada me dejo pensando.

    Un gran abrazo querido amigo y gracias por tu agradable visita.

    ResponderEliminar
  167. Gracias a ti, Gladys, eres una de las personas más dulces de la blogósfera, ya te lo he dicho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  168. Fenomenal,
    tus texto son admirables
    y tienes una genialidad
    especial para conectar con
    los lectores,
    un abrazo

    ResponderEliminar
  169. Triste historia y a veces tan real. Las emociones y los recuerdos permanecen en el tiempo, al volver a encontrarlo de nuevo un mundo de sensaciones se abrió ante la protagonista de tu relato, me parece una mujer desesperada por recuperar la ilusión de un amor pasado…ante su inminente separación.
    No estoy de acuerdo con quitársela de en medio con un número falso de teléfono…

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  170. Boa noite Humberto. Suas histórias aguça sempre a minha imaginação porque mistura ficção com um pouco de real. Gosto disto. Beijos e ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar


  171. Cuando mires las estrellas
    acuérdate de mi
    porque en cada una de ellas
    he dejado un abrazo para ti.

    Pasa un feliz fin de semana
    y serás protagonista
    de un millón de sonrisas.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  172. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  173. (mezclé comentarios en la anterior entrada, por eso suprimí)
    Me gusta "fosa del tiempo". Me gusta el relato porque muestra muy bien la evolución de los dos personajes. Ella está en el fracaso y piensa en que hubiera pasado si, quiere hacer un reinicio; él se encuentra con los apuntes y notas que realizó en aquél viejo libro de lectura y se descubre que ni el relato le dice ya nada, ni las notas al margen las firmaría ahora. Es la evolución. En fín es lo que me haces pensar con tu trabajo. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  174. Segundas partes nunca fueron buenas...lo que acabó, acabó, (por algo fue)!
    Saludos, Humberto!

    ResponderEliminar
  175. Lo que por alguna razon no fue en el pasado,no es ni será en el presente,no creo en segundas oportunidades!! hizo bien irse ufff que mujer!!

    Besos y pasa buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  176. Aquel hombre fue la esperanza para Alejandra, ya se imaginaba sentada en el sofá del salón, tapada con una manta roja y abrazada a su antiguo amor, mientras él buscaba con la mirada la puerta de salida más cercana.
    Imaginé mientras lo leía que al darle la foto le diría que era su hijo, pero eso ya es de telenovela de sobremesa.
    Miles de besos Humberto, si no te sientes querido necesitas una cita con Alejandra en el bar de la esquina.

    ResponderEliminar
  177. No lo había pensado, Laira, pero no sabría dónde encontrarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  178. Historias que no por ser de ficción dejan de existir en la realidad...

    Un encuentro furtivo, un café que cubría los silencios que no se atrevían a hablar y una situación algo tensa, la que por momentos, hacía que los minutos se tranformaran en horas...interminables horas...

    Excelente relato, lo disfruté mucho, gracias por compartirlo.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  179. jajajaja, me encanto!!
    Te aseguro que eso también pasa al revés ... ;)

    Um beijinho muito docê pra você

    ResponderEliminar
  180. Lo cierto es que lo mas facil son las despedidas, aunque no sabes qué decir dejas esperando, porque estas segurx que ya no sera verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  181. jajajajajjajajaja vayaaaa panicoooo!!!!Salió por patas. Buenisimo!!!Milllll besitosssssssss y.......no escapessss jajajajajaja

    ResponderEliminar
  182. Humbertísimo amigo:

    Tu buen relato me recordó este texto mío publicado hace unas semanas (ahí te lo pego). La jugada esa de "cualquier número en la servilleta" va de mi lado por genial y pícara. Jajaja! Muy bien trenzado tu escrito, exhibe tu talento de narrador.

    No mucho se da en mí lo de la narración. El 25 de noviembre pasado y el tres de diciembre puse en mi bitácora de poesía dos relatos míos escritos el pasado año. No sé si los leíste: el primero "Un mal día" y el segundo: "Con el Diablo no se hacen tratos", cuento autobiográfico.

    Te dejo aquí comentario en respuesta al tuyo en mi blog.

    LAS CARTAS QUE TAMBIÉN JUEGAS

    Es tan lento irse muriendo.
    Imperceptible
    unos bellos ojos
    hasta ser fosas comunes
    de todo lo andado
    donde solo ondean
    harapos de lo que fueron
    infancia y juventud,
    firmes banderas paradas en el viento.

    Y nos salva la memoria
    que esconde el error,
    como cuando dices
    lo difícil de corregir
    tus poemas
    porque leemos de memoria.

    Es tan lento irse muriendo
    por el camino natural de morirse.
    Cada día, entonces,
    nos damos ventajas,
    el torpe beneficio de la duda
    para mirarnos los mismos
    en nuestros veinte.

    Es la tiranía cotidiana,
    este juego de reflejos:
    un baile absurdo
    donde uno termina por tropezar
    y caer al fondo de la mentira
    ciegamente,
    lejos de la verdad
    que ven los otros en uno,
    cerca de la verdad
    que vemos en los otros.

    Tú llamas a mi madre “papiro”,
    ella, que cada mañana
    contempla una joven en el espejo:
    la luminosidad azul de sus ojos
    que es la misma la engaña,
    que la vida con ella
    ha hecho concesiones
    exclusivas y son las otras
    las verdaderas viejas,
    las pobres viejas sin elixir.
    No ella. Tampoco tú
    que vas camino a su perdición
    de vivir el juego de lo efímero,
    las cartas que también juegas.

    ***

    Del texto inédito de 2005 "Paraísos del viento". © Las cartas que también juegas es un texto publicado aquí hace bastantes meses. Se los comparto de nuevo.

    FRANK RUFFINOJan 20, 2012 09:03 AM
    Estimadísimo escritor Humberto Dib:

    Pues no te lo debe parecer porque quedo corto con este "Autorretrato con preguntas finales". Jajaja! Sí: amigo, gracias también por tu manifiesta sinceridad de siempre como escritor y en tu amplio entorno de amigos virtuales y sé, reales. Mas me parece los amigos "virtuales" no son tales: por la dicha de Madre Natura he encontrado más amor, comprensión y respeto a mi persona que en el "mundo real" de carne y hueso (más falso que lo virtual), eso que apenas llevo dos años y resto en estas lides. También mi pequeña y sincera obra ha despuntado exponencialmente, toda vez que no visito ni participo en el mundo cultural costarricense (nunca lo he hecho por convicciones propias: mucha rapiña e intereses creados. He salido solo en esto y muchos aquí me llevan gran tirria por el éxito de este espacio y por algunos premios del mundo "real", obtenidos sin necesidad de ser parte de los cenáculos literarios y tribus culturales antropófagas de aquí).

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
  183. Precisamente ahora viene lo interesante, ella te llama y sigue la historia, ya nos cuenta como quedo el tema.
    que tengas un buen fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  184. dave wines pharmacy http://sundrugstore.net/products/elavil.htm pharmacy exam

    ResponderEliminar
  185. ¡¡Qué cretino!! (el personaje) Si no te interesa una mujer de tu pasado-o un hombre, si sós mujer-¿para qué crearle falsas ilusiones? Un beso. Haydée

    ResponderEliminar
  186. Ando enredada en el costoso trabajo de vivir sosteniendo demasiados y trabajosos frentes que he de ir cerrando poco a poco, pero estoy... Estoy muy lentamente y he de recuperarme en vuestros verbos para acariciar otra vez, el maravilloso encanto de las letras.
    Un placer encontrarte, siempre y descubrirtye cada día.
    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  187. No hay segundos tiempos. Alejandra no entendió que cada decisión construye un peldaño del futuro por abrir.
    Volver atrás jamás es posible, aunque todas las Alejandras/os piensen, alguna vez, en qué hubiera pasado si...
    Me quedo con la imagen, que me fascina, de la servilleta con un falso número de un teléfono, que ella/él, puedan volver a romper.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  188. Te entiendo, María, no te preocupes, aquí siempre serás querida, pues fuiste una de las primeras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  189. Humberto, muy buen relato. Cien por cien creíble, basta ver las reacciones que provoca en el lector, cada uno de nosotros, al menos mientras leía, se iba posicionando: no debío dejarla con la vana esperanza, la vida es así, segundas partes no han lugar...ella se hace unas ilusiones que no podían ser, no debió sacar la foto... etc..,Y eso, precisamente, es lo bueno, que algo imaginado, nos haga reaccionar como si estuviéramos allí, a punto de intervenir para poder cambiar el curso de los acontecimientos, invadiendo nuestra propia realidad... Te confieso que, inmersa en esa realidad ficticia, critiqué que no hubiera sido capaz de decirle que, entre ellos ya no había lugar para el amor, que se apartara esconiéndose tras una mentira.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  190. Humberto, muy buen relato. Cien por cien creíble, basta ver las reacciones que provoca en el lector, cada uno de nosotros, al menos mientras leía, se iba posicionando: no debío dejarla con la vana esperanza, la vida es así, segundas partes no han lugar...ella se hace unas ilusiones que no podían ser, no debió sacar la foto... etc..,Y eso, precisamente, es lo bueno, que algo imaginado, nos haga reaccionar como si estuviéramos allí, a punto de intervenir para poder cambiar el curso de los acontecimientos, invadiendo nuestra propia realidad... Te confieso que, inmersa en esa realidad ficticia, critiqué que no hubiera sido capaz de decirle que, entre ellos ya no había lugar para el amor, que se apartara esconiéndose tras una mentira.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  191. Tú si que sabes.
    Que bueno.
    Que real.
    Que duro.
    Y que sincero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  192. Un honor viniendo de usted, mi querido Toro, espero que se haya liberado de esos bichos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  193. Un excelente relato, Humberto, aunque muy triste.

    Seguro que ella tenía en ese momento tanta necesidad de afecto, que no tuvo tiempo de fijarse en qué él tampoco era el mismo, que estaba viejo, fofo, y que era cobarde por no decirle que no se puede volver atrás y salir corriendo farfullando.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  194. Como dijo alguien: "Cuando llega el tiempo en que se podría, ya ha pasado aquél en que se pudo..."

    Saludos Humerto.

    ResponderEliminar
  195. lindo el detalle de la servilleta de papel...

    ResponderEliminar
  196. Qué pánico pretender olvidar un puente de viente años...que error utilizar lianas de realación fallida a relación muerta.

    Nos da miedo la soledad, buscamos entre nuestros recuerdos y sacamos de la chistera algo que si hace un siglo no funcionó, ahora porque debería de hacerlo.

    Esto de las relaciones y el amor cuanto más tiempo pasa más cosas extravagantes hacemos.

    ResponderEliminar
  197. Lo volví a leer y me gustó todavía mucho mas que antes, muy bueno Dib-ino!

    Luciana

    ResponderEliminar
  198. Nunca nunca nunca hay que volves sobre nuestros pasos.

    Lucas y su abrazo a HD

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?