15 de febrero de 2012

La sorprendente historia de Marco Benetti


En una reunión tan secreta que ni él mismo supo que se había realizado, Marco Benetti fue nombrado Líder del Movimiento Postneomodernoclasicista de pintura. Nadie sabía qué significaba aquello, ni siquiera el propio pintor, pero estaba tan entusiasmado con el mote que sus trabajos -antes anodinos- comenzaron a tener tal vigor y frescura que enloquecían a marchantes y neófitos por igual. El lienzo en blanco parecía atrapar su mano y sólo se la soltaba cuando la pintura quedaba terminada. “Genio, Maestro, Virtuoso”, exclamaban todos en los vernissages, y Marco sonreía cándidamente desde el Everest de su gloria. Sin embargo, después de un tiempo, esos mismos que lo habían elevado, comenzaron a comentar que su obra estaba volviéndose anquilosada, débil y enrevesada; que algo urgente tenía que hacer para que Maurice Pontec no se convirtiera pronto en el nuevo abanderado del Movimiento. No le pesó demasiado tomar la decisión: algunos kilos de explosivo plástico escondidos entre sus ropas le bastaron para hacer volar la segunda planta del Museo del Louvre.
Las partículas del cuerpo de Marco Benetti pueden considerarse una perfecta manifestación del Puntillismo Cruento, ahora plasmada sobre las pocas paredes que quedaron en pie.

256 comentarios:

  1. Queridos amigos:

    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “El asesino porfiado”.

    Feliz entre-semana, les dejo un gran abrazo.
    Humberto.

    PD: Subí un nuevo relato en “Cuentos Largos”, por si alguien tiene ganas de gastar algunos minutos en un verdadero cuento perdedor.

    ResponderEliminar
  2. Humber... Impactante relato... y como siempre, con un final impredecible. Siempre sigo tus trabajos, fielmente, aunque a veces omita opinar para no resultar "figurita repetida" ...:) Un gran abrazo, para uno de los escritores que más admiro... Todo mi cariño, Vanuchy Fortinera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, habría muchas "figuritas repetidas" entonces, yo incluido en mi visita a otros amigos. Sea como fuere, siempre muchas gracias.

      Eliminar
  3. Jajaja... llegué en el momento en que le das clic a esta entrada. Qué cruel tan elegante eres. "puntillismo cruento"
    Mexican-Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi, casi en el momento que lo estaba subiendo. No hay que perder la elegancia.
      Brazilian-Besos

      Eliminar
  4. Y a todo esto Maurice Pontec lo fue a visitar?. Despues de todo el puntillismo cruento no tiene tantos seguidores.....¿O si?

    Un gran abrazo.....va siendo hora de encontrarnos...no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esa corriente la creo Marco, no le quitemos los méritos, quién sabe si no sea el movimiento del futuro.
      Yo estoy dispuesto, lo sabés.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El arte y sus cosas extrañas.
    Buen relato.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte, sus etiquetas y sus consecuencias...
      Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Y entre las explosiones se desviste una cruel realidad que tu bordas totalmente.

    Un beso Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen las malas leguas que soy realista, pero yo creo que soy plebeyo ;)
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  7. Eso sí que fue una explosión de creatividad. Lo terrible es que sus obras hasta entonces más famosas pasaron de moda, ante el salto de avanzada de su arte.
    Y pensar, ¡cuánto de verídico se esconde en esta historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Explosión de creatividad" era el título perfecto, pero arruinaba el final.
      Mucho de real. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Finalmente logró alcanzar la inmortalidad quedando estampado en las paredes del Louvre...
    Las mieles del"éxito" tienen consecuencias imprevisibles.
    Puntillismo cruento... Jajaja!!! Estás fatalmente sádico, H.
    Y la verdad lo celebro. ;)
    Kisses my dear!!!
    Bee Bee.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, pero es verdad, hace mucho que no escribo un cuentito naïf. Pensá que éste es el 2° para Ato, creo que me faltan dos para cumplir el reto.
      Un beso BeeBee

      Eliminar
  9. genial como de costumbre.

    Saludos, Nahuel.

    ResponderEliminar
  10. Humberto, el punto exacto entre la verdad y la tregedia que lleva atras...eso eres tu!!
    MIL PUNTOS A TU ESCRITO...que no esparza en la pared!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece enormemente tu puntuación, te prometo que no va a esparcirse en ningún lado. Besos.

      Eliminar
  11. Es difícil, para algunos, descender del Everest...
    A pesar de ser pintor, cargaba su paleta con un sólo color: o blanco o negro (¡gloria o mierda! -hablando mal y pronto-) Y bueno.... optó por lo segundo. Me queda la duda si Marcos sería argentino porque mientras recorría la planta baja se le escuchó entonar el último verso del himno nacional: "¡Ohhh, juremos con gloria moriiiir! jajaja
    Aunque sea como fuere, al final terminó siendo un creativo, siempre a la vanguardia!!!

    Excelente historia. Un beso grande, Humberto!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fe de erratas: Léase... "Marco", jejej

      Eliminar
    2. Creo que era italiano, pero ni el documento pudieron encontrar. Y coincido, un vanguardista de los más sufridos.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Brutal y excelente a la vez tu relato Humberto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No es una pose, pero se ve que al releerlo tanto, para mí perdió algo de brutalidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola Humberto!!
    No hay nada peor que creerse lo que a uno le dicen para gloria propia,se hinchan como globos,para después...explotar!!
    Si basa su obra en los demás,esos mismos hacen que se hunda,mejor es seguir su propio camino,guste o no,pero seguirá siendo fiel así mismo.

    Algo así como tú...(permíteme decírtelo)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has comprendido muy bien la metáfora, se infló hasta estallar, literalmente. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Gran ascenso a las cumbres del ego con las consecuencias generadas por la codependencia y la necesidad del alimento de elogios, así como la incapacidad de aceptar el reproche.
    Como el globo que vuela poderoso y con una puntita de alfiler estalla.
    Al final retrata a la masa informe que consagra su destrucción y a su capricho la reconvierte a dinámica del arte.
    A pesar del concepto "No hay dibujo malo", me quedo con los grandes del arte figurativo tanto antiguos como presentes que dominan la forma y el chiaroscuro. éso, no cualquiera.
    Pintarrajos hasta yo, y aunque aparezca una claque que los denomine arte; no lo son en su más excelsa maestría.
    El arte exige, y es el reto que nos atrae a sumergirnos en la forma de expresarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada más cierto, no hay que ser famoso para sentir cómo y cuánto exige el arte. Es tiránico, pero no podemos escapar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Humberto: No hay como hacer lo que te gusta por el simple placer de hacerlo.
    ¡Que terrible sería un atentado a cualquier museo por más pequeño que este sea!
    Por cierto, recordé un atentado simplón de uno de mis paisano: se orinó en una flama eterna que había en Alemania. ¡Tenía que ser un mexicano!
    Un besito de Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pregunta es: ¿se apagó la flama eterna? Otro vanguardista, un Diego Rivera del orín. ;)
      Un beso.

      Eliminar
    2. Desde luego!, eso sí, de que le atinan, ¡le atinan!
      Este es un pretexto para mandarte más saludos desde acá.
      Doña Ku

      Eliminar
    3. A propósito, la flama no era tan "eterna", jajajajaja.

      Eliminar
  16. No sé si la palabra correcta para el cuento es la de "surrealista", pero en cualquier caso me ha gustado. Probablemente sea una buena explicación a lo que fue la creación del estilo del puntillismo, :P
    Me gusta tus micro-relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Icíar. En relación con las denominaciones, debe existir alguna para lo que hago, pero prefiero no saberla.
      Un cariño.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  17. Como siempre sorprendiéndome. Pero esta vez puntillosamente me explotó el final.

    Estás invitado a
    "Palabras de amor"
    http://nidaeldore.blogspot.com

    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que estabas advertido con la imagen, que es el signo internacional de explosivos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. No es extraño,pues yo te lo doy:yo te lo quito, si se suve tan arriba con ayuda,no te quejes si te quitan esta ayuda(es lo de siempre) un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muy pocos artistas que pueden prescindir de os demás, Julio, todos los otros se mueven al ritmo de algún organillero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Bueno en esta entrada veo que has dado un toque crítico al ego y a los que critican el arte en general, sorprendente como siempre pero un final menos sutil al que nos tienes mal acostumbrados. Me encantó la historia.

    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que modificar un poco las fórmulas, un día me gustaría escribir un final intrascendente, algo más parecido a la vida misma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Qué bueno, arte nihilista llevado a las últimas consecuencias. Me recuerda a la polémica de los minimalistas acerca de si sus obras han de firmarse o dejarlas del todo en blanco, lo del relato sería Art Explosion.
    Me gustaría mucho si quisieras pasarte a leer mi relato corto Clandestinos del 5 de abril. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una época el subtítulo de este blog hablaba de nihilismo, será que no me puedo sacar cierta esencia, por más que lo intente.
      Claro que voy a pasar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Propongo que para entrar a ver esa "obra de arte", por llamarla de alguna manera (puag, qué asco) la gente no pague en dinero, sino en material de construcción. Miras la "obra" y tras ese rato de meditación contemplativa, coges unos cuantos ladrillitos, le echas cemento, y listo. El siguiente visitante, lo mismo. De esa forma se podrá restaurar lo que ese bárbaro que en paz descanse "con tós sus muertos" (como decimos en mi ciudad) destrozó. Ah, pero el pintado de la pared, que lo haga un pintor de brocha gorda, no vaya a ser que un artista de vanguardia ocasione otro estropicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, en las tareas de reconstrucción, que no entre ningún artista, jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Ay, las etiquetas...elevarte o hundirte...por eso hay que ser más listo que todo eso.
    Nunca me gustó el puntillismo, pero después de este cuentito...buf, menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la primera que hace una directa referencia a las etiquetas, me gustó, porque fue el disparador del relato, el Postneoblablablá...
      Un beso.

      Eliminar
  23. Los artistas y sus locuras... Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene la suya, al menos que sean sanas, ¿no?

      Eliminar
  24. Precioso relato¡me encanto¡.Besos inmensos de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los acepto y los recibo, qué mejor que un beso luminoso.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  25. Ni Seurat hubiera pintado mejor un atardecer en el Louvre.
    Me ha encantado esta crítica a lo efímero del arte en nuestro tiempo, ya que si bien las vanguardias del XIX y XX se sucedieron casi atropelladamente, esto lleva visos de que el ritmo se ha desquiciado.
    Por otro lado los falsos pedestales ahora ya no se elaboran de mármol de Carrara, sino de yeso de karst.

    Besos, querido narrador. Magnífico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has entrado de lleno en el mundo de la pintura y sus afectaciones, se nota que de eso sabes.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  26. Que dardo más elegante y fino has descrito en este relato. La fama es así, quién te ha ensalzado al segundo te hunde en la miseria, tienes que tener la cabeza muy bien amueblada y los pies en la tierra para no dejarte cautivar por esos ecos sonoros que pueden enmudecer al ritmo de la moda puntual.

    Brillante querido mago!! besitos.amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amelia. Me quedé pensando que mi cabeza está amueblada con varias cosas, pero algunos de mis muebles más preciados son los amigos como tú.
      Un besote.

      Eliminar
  27. Puntillismo Cruento???? eso suena a arma de destrucción masiva... ufff cuida no te vayan a buscar la CIA y compañía, jeje

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy paranoico desde que lo subí, no sea cosa que quieran acusarme de algo raro.
      Te debo una visita, pronto estaré por tu increíble blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Magnífica entronización y descenso de este pobre artista de los tiempos modernos, pero sobre todo, los cartuchos de dinamita plástica... El último párrafo es excelente, de una magnitud tan incomprensible como la devastadora frustración que deben sufrir quienes han experimentado este tipo de éxito.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que se inició el denominado postmodernismo, comenzamos una carrera loca de sinsentidos y frustraciones. Una pena, pero es así.
      Un beso.

      Eliminar
  29. el éxito y un sinsentido que nos enorgullece, un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Maravillosa entrada...algo que suele pasar entre los escritores, 4 días de fama y una eternidad de...bueno, ahí depende,pero por lo general, en vida, se menosprecia...que vida.

    Un placer leerte, mi adorado Humberto, besos gitanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, pero esta vez traté de no hablar de literatura, para abrir el panorama, pero sucede en toda manifestación de arte.
      Un besazo

      Eliminar
  31. Hoy pasare de puntillas incruentas, aunque el juanete me molesta bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te lo propones eres muy graciosa, ¡mujer!
      Jeje.
      Un beso

      Eliminar
  32. Esto es arte corporal, claro que sí.
    Y qué hicieron después, ¿una sala privada para su obra?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, el tipo le puso el cuerpo a su arte.
      Un saludo

      Eliminar
  33. Esto le sucede a cualquiera que decida elevar a categoría de verdad cualquier unión de palabras humana (tanto sea propia como ajena).

    Los sobrevivientes se pondrán de que como puedan,,, y dando un poco de su sangre a borbotones dirán -casi como en un grito- "han nacido un nuevo arte, llamémoslo Pollock Al-Qaeda"...

    Los curadores del arte suelen ser su peor enfermedad. Y luego de este juego de palabras bastante penoso me retiro, ;-)

    Un fuerte abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero poner el énfasis en la primera parte de tu comentario. Lamentablemente, afortunadamente: Los humanos no tenemos otra realidad posible que la de las palabras.
      Y mirá que se puede hacer de todo con ellas.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  34. Dios, se volvió un avanzado del radicalismo pictorico!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un avanzado, Moderato, un vanguardista.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. No me gusta ese tipo de pintura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero viste cómo se dice... sobre gustos...
      Gracias por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  36. puntillismo cruento!?...
    eso es ser un artista comprometido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ninguno de los que esamos aquí es tan comprometido, pero ¿está bueno eso?
      Un beso.

      Eliminar
  37. El éxito lleva esas contradiciones.
    Saludos.

    Maripaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El éxito verdadero hoy no existe, es un invento mediático. Bueno, es un tema muy largo...
      Saludos.

      Eliminar
  38. La técnica de puntillismo es una de mis favoritas. Sangre! Sangre! Haaaaa!
    El traje de la crueldad nos queda a la perfección mi querido Dib.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la crueldad es literaria, en la vida real soy un dulce ;)
      Besos.

      Eliminar
  39. La creatividad llevada al máximo exponente. Al todo vale, mientras nos mantenga a flote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué más hay que hacer para ser innovador? La creatividad se agota y se agot... y se ag....

      Eliminar
  40. ESE TOQUE LO INMORTALIZÓ,Y RECUERDA,LOS MURTOS MALOS NO EXISTEN
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen: ¡Era una persona tan buena! Dejemos de lado que haya matado a 2000.

      Eliminar
  41. Me ha gustado tu cuento,tiene buena creación.
    Esun placer pasar por tu blog y aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiba:
      El proceso de aprendizaje es mutuo, te lo aseguro.
      Un beso.

      Eliminar
  42. La expontaniedad en el arte esto es lo que vale aunque no se entienda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien, pero no neguemos que si uno es espontáneo y no te lee nadie, te sientes MUY mal.
      Un saludo

      Eliminar
  43. Siempre pasa lo mismo, lo que para algunos es basura para otros es tesoro, no podemos dejar de reconocer la apoteótica obra maestra de Mario, y nada menos que en el Louvre!!! Y en definitiva uno es humano che!!! Yo misma tengo en este momento 4 telas en blanco que me putean todos lo días cuando paso por al lado y no les doy bola...

    Me mató lo de "Líder del Movimiento Postneomodernoclasicista de pintura", fué la primer carcajada del día!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Novia:
      Sabés que pensé en vos cuando cree ese estilo, me dije, esto la va a hacer reír. Me gusta esta mancomunión.
      Eso sí, son muy maleducadas tus telas.
      Un beso enorme

      Tracy:
      Un humor que a veces no se entiende, ¿pero importa?
      Gracias.

      Eliminar
  44. Respuestas
    1. hasta a mí me sorprendió, eso es lo bueno de manener una distancia con los personajes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  45. Querido Humberto, Benetti poderia muito bem representar estes 'artistas' interneticos, que do nada se tornam algo de admiração por muita gente, sendo logo esquecido pela próxima atração. Meio bizarro isso, né ?
    Gosto muito de artes plásticas, não me importando muito com o material que é feita, mas o resultado.
    ps. Meu sempre imenso abraço.
    ps.2 São pequenas ficções, mas grande a reflexão que proporcionam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lagal as tuas palavras, rapaz!
      Tem muito artista internético que deveria explodir... artisticamente, né?
      Valeu cara!

      Eliminar
  46. No me termina de convencer este relato.
    Opino que el Movimiento Microrelatista Bloguero que lidera el escritor Humberto Dib se encuentra en una fase declinante, luego de alcanzar el súmmun literario.
    Ofrezco, para evitar la definitiva caída, que lleve adelante una solución similar a la del famoso pintor Benetti, pero eligiendo el edificio donde se desenvuelven los prestigiosos miembros de la RAE. Así tal vez veamos nacer el Letrismo Combinatorio Aleatorio.
    Un saludo, Humberto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas veces estuve tan de acuerdo con un comentario, voy a ver si consigo explosivos plásticos en algún bazar... ¿dónde se venden?
      Excelente comentario, no me canso de decirlo.
      Un saludo, Sergio.

      Eliminar
  47. Pul Gauguin, dijo que "El arte es revolucionario, o simplemente plagiador".

    Pero creo que no tuvo en cuenta las bombas.

    Buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que dijo Gauguin...
      Me quedé pensando si no podría crearse un arte a partir de explosiones de color... bueno, creo que ya existe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Visto lo visto con el arte moderno, cualquier cosa es susceptible de ser arte, hasta un cadáver despedazado. De todas formas creo que es la muerte ideal para un pintor. En el Louvre y junto a los mejores cuadros del mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces me cuestiono lo mismo, principalmente en las galerías de arte moderno.
      Es verdad, en el Louvre quedó ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  49. "Antes muerto que ignorado..."
    Forma parte del ego de algunos artistas, ser reconocido como el mejor y no quedarse en la oscuridad, ni en el silencio.
    Impresionante relato Humberto.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Uxue. El ego es necesario para muchas actividades y los límites se hacen difusos.
      Beso.

      Eliminar
  50. UUUUUUfffffffffff Humberto... hoy me ha hecho daño tu historia... y es que solo pensar que un loco te copiara me muero. Ando estos días muy triste porque están destruyendo antiguos emplazamientos en Siria y sobre todo Ebla... en fin... hoy me voy un poco "preocupada" y no me he reído pero de nuevo me has sorprendido.
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato, Beariz, aunque toque temas muy complejos.
      Un beso.

      Eliminar
  51. Cuando las criticas no son bien recibidas y el ego es más importante que la obra pueden ocurrir estas cosas. Duro final para una vida incompleta.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ego y Obra. Dos ítems que suelen correr de la mano.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar
  52. Que bueno!!!

    He tenido la suerte de haber estado el mes pasado en París, de visita en el Louvre con este texto me has transportado de nuevo allá.


    Te felicito.


    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos te rajo recuerdos lindos, me alegro por eso.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  53. Hay competencia entre los artistas??? No creo...su ego es tan pequeño!!! Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo compito con tu blog, sólo que lo cuanto a espaldas tuyas, así no te das cuenta de nada ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. Vaya, vuelvo de vacaciones y te veo de un explosivo...

    No me esperaba el final, y se me queda una sensación de tristeza al pensar que el Louvre haya desaparecido. Te volviste maloso, maloso. Me ha gustado el término Postneomodernoclasicista, indica que tenía que agradar a demasiados matices como para que resultara bien ¿verdad?. Las cumbres no suelen traer nada bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas de vacaciones y se te extraña. Pero no te preocupes por el Louvre, está en pie, vivito y coleando.
      Un beso.

      Eliminar
  55. Y ni aún así habrá podido calmar esa sed animal, ese agujero negro de la expectativa. Hay una delgadísima línea entre el arte y el titeriterismo, no? Me hiciste recordar que cuando empecé a publicar en mi blog yo solía pensar "y esto a quién c.. va a interesarle?"..después un buen amigo me dijo que mejor sería largarme a escribir sabiéndome no-multitudinaria, y aunque la inmunidad al otro (o más bien al Otro) sea imposible, siempre trato de escuchar los ecos de esa frase cuando el mundo amenaza a perderme de vista. Quién sabe..

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que sabes de la diferencia entre el otro y el Otro...
      ¿Crees que yo comencé con 2400 tipos como 'Dibinos'? Estuve un año escribiendo para mí, hasta que un día, de repente, comenzaron a aparecer personas amables que se interesaron por esto que hago, y así comenzó una vorágine que, a veces, me cuesta sostener. Sea como fuere, los números no indican calidad, mal que me pese.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. Y sin embargo lograr hacer de la propia muerte una obra de arte tiene no poco mérito.

    Sorprendente y excelente, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran mérito, Rob, se lo ganó.
      Un abrazo.

      Eliminar
  57. EL arte también está incluido en este mundo depredador. No me extraña nada la decisión que tomó el pintor. Yo hubiera hecho lo mismo pero sin mí dentro.:):):):):)

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no te escuchen los amantes de los museos, porque te van a odiar ;)
      Un abrazo, Mos.

      Eliminar
  58. Un magnífico retrato de la banalidad que nos rodea, llevada al extremo. Me parece un relato espléndido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Albert, viniendo de un 'analista' de realidades como tú, el honor se multiplica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Excelente, bueno para meditar. Me hiciste recordar a Picasso cuando la crítica no fue de su agrado... Me ha encantado, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relación de la crítica y el artista siempre es tensa... me refiero a los verdaderos artistas, no a los que cumplen los dictámenes de algún otro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  60. Por eso no hayáis federen lisonjas ni halagos, no despegar los pies de la tierra. Besos Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leo, creo y no creo, es como nadar a media agua.
      Un beso mi bienquerida.

      Eliminar
  61. Ja, ja, ja, muy bueno el final. Hay que ver lo que son capaces de conseguir las críticas de los "entendidos".

    ResponderEliminar
  62. Es increíble como hasta el pintor más Postneomodernoclasicista consigue C4 con tanta facilidad. Sin ir más lejos, hace unos meses lograron detener a un impresiosurrearomanticlásico con dos estuches llenos de ántrax. Vincent se debe estar retorciendo en su tumba.

    PD: no te estás esmerando en escribir mal...Vamos, vamos, algo más pedorro Humberto...
    PD1: ¿Dónde están los Cuentos largos? Contestame si podés via mail o en mi blog, pq con tanto comentario, ya no me encuentro...!!jaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ato, te aseguro (ya sé que no vas a creerme) que este texto era un intento de aceptar tu reto. No es una postura falsa. El tema es que, una vez terminado, me dije 'ups, esto no está tan malo' y me dio no sé qué no subirlo.
      Ah, si querés C-4 o PE4 podés conseguirlos en la estación Liniers, del lado contrario a Rivadavia, en un puesto de medias y zolcilloncas ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  63. Obviá la PD1, ya los encontré, dopo te cuento.

    ResponderEliminar
  64. cuando a una persona no la quieren de chiquito, se aferra con todas sus fuerzas a cualquier tipo de reconocimiento -así no lo merezca-, cuando es adulto para sentirse valorado. es entonces cuando la susceptibilidad se acrecienta en proporciones geométricas cuando el en torno muda de opinión. ¡pobre louvre! ni la pirámide debió quedar en pie. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, no, la pirámide quedo intacta...
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  65. Nada de personalidad, desde luego. (o)(o), así se me han quedado los ojos con ese final, jajajaja.

    Besos Hum!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, mi querida amiga, gracias por tu cariño.

      Eliminar
  66. Por Diós, eso es tomarse mal las cosas. ¿Pretendía crear arte con su propia muerte? ¿o destruír el existente? Sea lo que fuere,desde luego él ya no estaría para verlo.

    Besos desde mi mar,

    ResponderEliminar
  67. Por favor, ¿Sería tan amable de indicarme por dónde se va al Everest de la Gloria?
    -Es para sacarme un billete de ida y otro de vuelta...
    Aquí ya no pinto nada, ¿sabe usted?
    -Muchas gracias, muy amable.

    jejejee

    Tan ocurrente/recurrente
    Abrazos, Dib

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que tomar un avión hasta São Paulo, luego haces una conexión hasta Tinogasta, ahí te bajas y tomas un micro hasta el Everest de la Gloria, pero cuidado que estamos en temporada alta.
      Un beso.

      Eliminar
  68. Hola Humberto, la ultima vez que visité el Louvre, encontré un cuadro que llamó poderosamente mi atención y no llegaba a comprender su significado, pero ahora y después de leer tu relato he comprendido que eran los restos de Benetti plasmados en el lienzo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ahora sabes la verdad, eso sí, no recuerdo el nombre del cuadro.
      Un beso.

      Eliminar
  69. Marco supo lo que era el èxito, no quiso verse relegado de nuevo, suele pasarle esta situaciòn a los grandes divos de las artes plàsticas, antes de hacer una genuflexiòn frente a un nuevo nùmero uno, prefieren el Puntillismo Cruento.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una vida muy compleja la de Marco, no pudo soportar la presión y explotó.
      Un abrazo.

      Eliminar
  70. Las etiquetas con que se clasifica y valora a veces vaya uno a saber con qué criterio. Pero por algo estarán los grandes, y por algo se destacarán algunos movimientos. Y dentro del arte seguro que encontramos belleza y desastre, y ¿por qué existirán esas INSTALACIONES espantosas que a veces casi me atropellan hasta gratuitamente en “Museos de Arte”, ¡horror! no pude encontrar el arte... Es muy subjetivo, es cierto, pero por algo te estoy leyendo a vos y no a otros. Y por algo me estoy riendo tanto de ese puntillismo cruento, de esas partículas Benettistas que fueron como una liberación para mí frente a tanta valoración idiota que a veces nos alcanza. No me gustan las etiquetas ni las "identificaciones" pedorras, pero ante todo para darse ese permiso, hay que ser un grande.
    Voy a ver tu cuento GRANDE YA. Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un punto en el que me identifico con las etiquetas: Todos mis relatos nacen del título, de la etiqueta. Es tan fuerte la idea del título que me genera un texto. Son estilos.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  71. Las etiquetas con que se clasifica y valora a veces vaya uno a saber con qué criterio. Pero por algo estarán los grandes, y por algo se destacarán algunos movimientos. Y dentro del arte seguro que encontramos belleza y desastre, y ¿por qué existirán esas INSTALACIONES espantosas que a veces casi me atropellan hasta gratuitamente en “Museos de Arte”, ¡horror! no pude encontrar el arte... Es muy subjetivo, es cierto, pero por algo te estoy leyendo a vos y no a otros. Y por algo me estoy riendo tanto de ese puntillismo cruento, de esas partículas Benettistas que fueron como una liberación para mí frente a tanta valoración idiota que a veces nos alcanza. No me gustan las etiquetas ni las "identificaciones" pedorras, pero ante todo para darse ese permiso, hay que ser un grande.
    Voy a ver tu cuento GRANDE YA. Beso

    ResponderEliminar
  72. Hasta la realidad llega al arte. Tal vez podamos decir acá, como dijo cierto escritor argentino, que un artista tiene dos obras, su trabajo como tal y su propia vida. Acá han de unirse por completo. Lo otro es el miedo de las etiquetas, de los movimientos. De la moda. Abrazos. Está genial esa nombre que le has dado al movimiento artístico, nos demuestra que muchas veces inventamos primero para luego dar un concepto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de comentarle eso a Ana, en mi caso, para escribir un texto, se me representa primero el título, luego lo lleno de contenido...
      Interesante comentario, muchas gracias.

      Eliminar
  73. ¿Por qué mi comentario salió 2 veces? Auxilio.
    Bueno, volvía para decirte que leí El Guardían de Identidades (cuento "largo" que tiene el link debajo de la foto /ilustración de Humberto). Te dejé un comentario allí.
    Tu cuento es excelente y además me emocionó...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque tenés privilegios, jeje.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  74. Soberbia historia Humberto. Esa explosión fue el óptimo nivel que alcanzó su gloria. Me quedo con el comentario del Gaucho Santillán. Tu historia trae a mi recuerdo la de Max Beerbohm, titulada Enoch Soames, el nombre del protagonista, en este caso escritor, que tuvo un desenlace similar, aunque no una calidad similar a la de tu personaje.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amabilidad, Rober.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  75. El ego es más grande que la envidia. Y las esquirlas nos sangran.

    Bien, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo dije antes, la relación ego-artista es muy compleja. No sé si existe algún artista que no tenga conflictos con (en) su yo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. Por algo dicen que la fama no lo es todo... wow! me encantó!
    Besos.

    ResponderEliminar
  77. Uys, ya me has quitado las ganas de visitar el Louvre.

    Te escribo en un momento para responder a lo que comentas en el otro post.

    Biquiños!

    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, está intacto, puedes visitarlo sin problemas.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  78. ¡Hola Humberto! este cuento muestra una decisión muy dificil de tomar pero también muy grotesca, sin duda un pintor admirable :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es admirable, estuve buscando alguno de sus cuadros, pero están todos en mano de gente de mucho dinero. En fin... Besos.

      Eliminar
  79. Tenía un buen rato sin leer tu blog, como siempre tus historias me fascinan

    :D

    Saludos, que estés bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querida Ave, yo también tengo que visitarte.
      Un beso.

      Eliminar
  80. Puntillismo cruento o cruento puntillismo??? je, je... Tiene que hacer mucho frío en el Everest!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es así, allá arriba te congelas, hay que saber soportarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  81. SABÍA que nunca tuve que pasarme a las letras.

    ResponderEliminar
  82. Después de todo un artista debe crear. Los otros, ponen y quitan galones, transplantan egos y viven del festejo; en otras ocasiones suministran bombas. En cualquier caso los museos están llenos de cadáveres ¿?.

    Un placer leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería ser así, pero el artista se involucra demasiado en ese interjuego de galones y egos. Metafóricamente, llenos de cadáveres.
      Un cariño.

      Eliminar
  83. No hay concepto absoluto del arte. Su puntillismo cruento es quizá una corriente más exclusiva, con un grupo de seguidores muy particular, seguramente andan por ahí regados por el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya conozco varios seguidores, dos en España.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  84. El llamado arte contemporáneo actual es una estafa sustentada en el interès crematístico de algunos ( "creadores" que encima creen en su genialidad, galeristas, representantes y comisionistas).
    La necesidad de ganarse las lentejas de otros ( comisarios, directores y empleados de museos, críticos de arte y demás personal de revistas, suplementos y programas especializados).

    Los clientes e inversores son:

    la burricie y horterez de no pocos coleccionistas ( entre los que se incluye un selecto grupo de macarras multimillonarios, compradores del ultimo grito con un dinero mezclado muchas veces de sangre y petróleo,y para único fin de blanqueo de dinero de oscura procedencia).

    El público y los incautos/ingenuos permanecen ajenos a todo este tejemaneje oculto.

    El que quiera ser artista hoy en dia, debe valorar el estado actual de las cosas en el mundo del arte y saberlas de antemano.

    Buena entrada, felicidades Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una visión de Realismo Cruento sobre este relato. Muy acertada e inteligente. Has dicho todo lo que el texto esconde, o todo lo que el texto intenta esconder a través de palabras más "apaciguadoras".
      Muchas gracias.

      Eliminar
  85. HOLA HUMBERTO: QUE FINAL...CASI EXTRAÍDO DE UNA PELÍCULA DE BRIAN DI PALMA.-
    FELICITACIONES Y ADEMAS ME HE FIJADO QUE HAS RESUELTO ESCRIBIRLES A TODOS, MEDIANTE CONTESTACIÓN DE CADA COMENTARIO...BRAVO POR TI...PUES ERA UNA PREOCUPACIÓN MUY LATENTE EN TU PERSONA .-
    UN GRAN ABRAZO Y MUCHA SUERTE.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di Palma lo habría hecho magnífico. Es verdad, estoy más tranqui con el tema de no poder devolver el afecto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  86. ¡Tengo ganas de volver a visitar el Louvre, encontrarme con ese puntillismo cruento al estilo del mejor Seurat, y lanzarme al vacío espectral de los movimientos pictóricos desconocidos que tan hábilmente nos narras!.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo comentario, Laura. Más que nada por la valentía que implica conocer un arte tan... cruento.
      Un beso.

      Eliminar
  87. Ya sabes, Dios aprieta pero no ahoga, el hombre te alza pero te deja caer.
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé con cuál de los dos quedarme, porque Dios es bastante perverso apretando sin ahogar. Lo voy a pensar
      Besos.

      Eliminar
  88. Para un hombre que había vivido ajeno a su propio triunfo y también a su caída, es un final bastante digno. Valiente. Protagonista de su destino por única y última vez.

    Muy buen relato.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario, Don Yoni.

      Eliminar
  89. ¿Para qué un explosivo plástico? Se tomaba una botella de ajenjo como Manet y se olvidaba del problema. Además, con ese explosivo entre las ropas, ¿como pasó los controles de rayos X y el arco detector de metales del Museo? Y los fué a explotar a la segunda planta, justo ahí, donde están las mejores pinturas francesas de los siglos XII al XV? Creo que el loco de Marco se bebió la botella de ajenjo, se durmió y toda esta historia la soñó...
    ;-)

    beijos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que... a ver. El C-4 no fue detectado por los rayos X, porque no lo llevaba entre las ropas, en verdad, sino en otra parte. El guardia creyó que se trataba de un vulgar "dildo".
      Beijos mil.

      Eliminar
  90. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  91. El complejo mundo del arte.. entonces, ¿que es arte y que no?
    Un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría jurado que podías responde a esa pregunta mucho mejor que yo. Aún lo creo.
      Un beso.

      Eliminar
  92. X Laura: después de visitar el Louvre,y para completar el itinerario artístico-conceptual, te recomiendo una visita realmente obligada al Centre Pompidou, Musée national d'art moderne. Allá te lanzarás, en doble salto sin red, al vacío espectral de los movimientos pictóricos desconocidos. Una experiencia única y reveladora, pero con la condición de no volver nunca más, ni a tomar un café. Buen viaje-:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto está comenzando a gustarme, que de un texto simplón (es mío, puedo criticarlo), se genere una suerte de itinerario artístico. Apoyo la recomendación de Anónimo, pero cuidado, Laura, si eres susceptible, pues últimamente hay una especie de barrio rojo cerca del Pompidou.

      Eliminar
  93. Aahhh! Pobre Marco! Lo que en realidad le explotó fué el consolador!!...

    un beso doloroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quería ser tan rudo, pero tú lo has dicho sin ningún tipo de tapujo. Por otra parte, es lógico que Marco haya apuntado a la segunda planta, ¿no te parece?
      Besos no tan dolorosos.

      Eliminar
  94. Sin dudarlo, un hombre con huracanes en el corazón.
    Sus admiradores eran como hojas llevas por las olas.
    Un abrazo y gracias por tu comentario tan hermoso en mi blog.

    ResponderEliminar
  95. X Laura: tiene razón Humberto, por de pronto, mi recomendación cultural guiado, ha sufrido un ligero cambio de rumbo, mil perdones a ambos. Ahora te recomiendo vivamente, después de la consabida visita a la segunda planta del Louvre, un pequeño salto al Musée du Sexe, pero solo para cargar pilas y recibir el Pompidou en condiciones adecuadas. El vacío espectral de los movimientos pictóricos desconocidos te resultará doblemente revelador. El barrio rojo, ni lo visites, és una copia conceptual (en bruto y pobre) de los primeros, pero con riesgos más fisicos que psiquicos ( la mona aunque se vista de seda, mona se queda.:-)

    ResponderEliminar
  96. Humberto paso para decirte que te he dado un premio en mi última entrada :) Espero que te guste. Un abrazo

    ResponderEliminar
  97. Uf. ¡cuántos comentarios! no pude leerlos todos. Lo que yo pienso es que el tal maurice pontec es el nuevo líder del puntillismo cruento o putillismo cruento. Está haciendo muchísimo dinero con esto. ¿Dónde están los cuentos largos que preguntó ese otro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero cuántas protestas, Fernando! Pero lo de Putillismo Cruento bien valió la visita, al menos para mí.
      Un saludo.

      Eliminar
  98. El ego, demasiado alto para soportar las críticas. Caer imposible, mejor explotar.
    Prefiero tus relatos cortos, atrapantes y con un final inesperado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente yo también prefiero los relatos cortos.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  99. Todos somos héroes anónimos...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto, cuántos de nosotros experimentamos fracasos, triunfos, angustias y felicidades por las que nadie se interesa.
      Un saludo.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?