29 de abril de 2012

Florcita


Peones, capataces y patrones se reunieron en la caballeriza para asistir al gran acontecimiento: el veterinario había anunciado que ya se habían cumplido los 345 días y que Florcita -la única yegua primeriza de la cuadra- iba a dar a luz esa mañana. Sólo podían observarla, pues desde hacía una semana Florcita estaba algo rara y no permitía que se le acercasen, ni siquiera su cuidador, como si quisiera hacerlo todo ella sola.
Después de dos horas de espera ansiosa, la yegua dio un brinco, soltó un relincho agudo, lanzó un par de coces contra la valla, se arrojó al piso y finalmente -con los ojos desorbitados por el dolor- largó un bulto sanguinolento y peludo.
El potrillo no conseguía ponerse en pie, así que Florcita trató de socorrerlo dándole unos empujones con el hocico, pero el bicho se retorcía con movimientos espasmódicos.
Los hombres entraron a la cuadra para ayudar, pero se detuvieron horrorizados frente a semejante engendro amorfo: se distinguían en él dos patas equinas, tres muñones que terminaban en dedos deformes y una cabeza humana. Ninguno de los peones pudo soportar un segundo más al lado de aquella monstruosidad.
No hubo palabras acusatorias, sólo se acercaron al cuidador y le entregaron la escopeta para que él mismo terminara lo que había iniciado.

277 comentarios:

  1. Dibinos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “El campesino”.

    Una feliz entresemana.

    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que ha vuelto a ser el mismo de siempre, señor Dib, yo lo prefiero así.

      Eliminar
  2. ni se me hubiese ocurrido tal final,jajaja,hay que ser muy gaucho,dice la expresión
    excelente,me has arrancado una sonrisa
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sabía lo de las ovejas, pero parece que hay de todo, je.
      Un abrazo, Horacio.

      Eliminar
  3. Ai Humberto, deixaste-me sem palavras, muda. Estava tão alegre a ler sobre a maternidade da Florcita (adoro animais) e com a parte final me mataste. Quando vir uma égua prenha, estou certa que me vou lembrar de ti.

    Beijos
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O nome foi por acaso, Flor, hem!
      Sempre que vc se lembrar de mim, vou ficar muito feliz.
      Bjs.

      Eliminar
  4. ese cuidador debe ser zeus o algún semidiós. ¿qué hace trabajando en una caballeriza?
    bueno, a hércules le impusieron limpiar unos establos y tuvo que verse obligado a desviar el cauce de un río para hacerlo.
    veo que las cosas no han cambiado casi nada desde entonces.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, querido Draco, era uno de los tantos nuevos semidioses que todo lo pueden, hasta la manipulación genética fuera del laboratorio ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ... Sobre gustos.. buen relato, amenazaba con ser un texto que nos hablaba de las maravillas de lo cotidiano, casi campestre, que, en pocos palabras, se desliza hacia lo extraño, lo que roza las perversiones y el horror.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un paquete de 'monstruosidades', ¿no es así, Horacio?
      Gracias por el dato.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Ahg, logra su cometido de repulsión y terror. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero, cómo, si yo intenté generar ternura y simpatía!
      Qué desilusión ;)
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  7. Me da para el lado de lo macabro. Me sorprendió el final, sin duda el titulo desorienta y así lográste dejarme atragantada.

    Un abrazo Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que no hayan tenido que hacerte la maniobra de Heimlich!
      Un abrazo, Magah.

      Eliminar
  8. jajajaja!!!!
    Vaya brinco!...de la ternura de campesino y el diploma...al...no sé como llamarlo jajajaja!!!
    Buena imaginación!!! Y final de salto-susto! jajaja
    Besosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno, Gizela, hay que variar un poco, 5 días de ternura pueden afectar mi personalidad ;)
      Un beso.

      Eliminar
  9. No sé porque me asombro semejante final, conociéndote debería saber que algo de así podría suceder.
    Lo primero es "flor de yegua" porque no todo fue culpa del gaucho...ja ja
    Besos.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según escuché, la yegua se le insinuó varias veces antes de que él aflojara.
      Por cierto, pasa algo extraño con tus comentarios: no me aparecen en el correo electrónico, varias veces los vi mucho después de que los hubieras escrito.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Bueno, Malque, muchos creen eso de mis relatos, no estás fuera de la media ;)
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Que buen relato Humberto! ese final es un toque genial. Me encantó tu humor.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  12. Cómo te explico -de manera adulta y seria- que me maté de la risa???? Fuck! Estoy mal, Dib...
    Estaré escondiendo algún trauma y oculto mi sensibilidad bajo un grueso manto de acidez espiritual???
    Naaaaaaaa, a quién engaño? Ya me conocés.
    Y me sigo riendo...
    Kisses sweetheart! ;)
    P/D: Me mata el cuidador el cuidador... Un depredador!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acto fallido:
      el cuidador (2 veces) Se ve que me pegó en serio. Je!

      Eliminar
    2. Cuando terminé de escribirlo, exactamente una hora antes de subirlo, tuve una mezcla de sensaciones. Risa, horror y alivio.
      La risa por lo del cuidador.
      El horror por el engendro.
      El alivio por haber dejado atrás un texto 'tierno'.
      Cuidador cuidador doblemente peligroso.
      A big kiss, my BeeBee.

      Eliminar
  13. Humberto:
    Según pude averiguar por esas caballerizas, el cuidador era el mentado "Burrito" Troncoso. Hombre solitario y de extraños hábitos.
    Muy cómico, te pasaste...
    Me imagino la escena: los propietarios con gesto hosco, de reproche y la jeta de circunstancias del cuidador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Burrito Troncoso? Uf, no me le acercaría ni a dos metros.
      Un abrazo, Arturo, y gracias.

      Eliminar
  14. Una vez parí un poema con forma de demonio y Dios me dio el pecado para acabar lo que él mismo había iniciado.

    Abrazos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de ti creo cualquier cosa, Sarco.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. ¡hOLA Humberto! Que gusto venir a saludarte :)
    Tu relato es magistral pero muy tétrico, me ha dado una sorpresa con ese final, y ... me quedo sin palabras, esta tan bien narrado que me agobia de tristeza :(

    ¡Te mando un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, se te extrañaba.
      Gracias por venir y dejar un comentario.

      Eliminar
  16. ¡Qué poca paciencia! ¿Por qué no lo dejaron vivir? Bien pudo haber sido un centauro... Sólo que lo arruinaron los muñores y creo que le faltaba el cuerpo. Qué monstruo. Creo que prefería al buen papá del post anterior con su buen hijo, se parecían a la normalidad. Ja, jaaa, me reí un montón y viene bien reirse!! Florcita... no podía ser tanta ternura. Y por ahí hasta se parece al padre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, si lo hubieran dejado vivir, seguro que hoy ya estaba en "Bailando por un sueño", ¿no? (Perdón por el localismo).
      Un beso enorme y gracias por tu apoyo de siempre.

      Eliminar
  17. Sorprendente final! Tan bien narrado que me sobrecogio el alma.
    Gracias por el comentario que hiciste a Marta. Ella paso por mi blog y me pidio disculpas.

    un abraXo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Marilyn. En relación con Marta, creo que se equivocó, pero supo pedir disculpas y eso vale.
      Besos.

      Eliminar
  18. De qué forma, a una historia que comienza como algo hermoso, le vas dejando pasar la sombra, hasta que al final no queda luz y se convierte en una historia, macabra y casi grotesca. Fabuloso, Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es la palabra con la cual imaginé este texto: grotesco. Gracias por resaltarla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Humberto ..." Florcita "

    Es horrible pobre yegua el hijito que ha parido...ella por ser la madre tiene el derecho de decidir sobre la muerte de su monstruito.
    No lo harìa, porque la madre no desea la muerte de un hijo, por màs deforme que sea.

    ¡¡¡ me da làstima !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo mismo adujo mi mamá y aquí estoy ;)
      Un beso, Doris.

      Eliminar
  20. Humberto: La zoofilia es algo que zoo-lo se les ocurre a los zoo-quetes. Zoory.
    Cariños: doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zoory para los zoófilos, pues para mí es zoolo un relato zoobre un tema más de los tantos que hay en mi cabecita zooñadora.
      Un beso, Dora.

      Eliminar
  21. Humberto... me has hecho reir mucho monstruito....con tu respuesta
    Gracias

    un beso

    ResponderEliminar
  22. Maestro, un extremo del humor negro extraño. Más cercano a tomarse un vomitivo que a reír de un chiste. Respeto la incursión en cualquier tema, pero ésto fué como irse al barranco que da a las aguas negras. Y que bueno que ésto solo ocurre en un micro, si no todo campesino sería visto con sospecha. No pierdo la esperanza ni la fe de que surjas con un golazo de cuento. Pero aquí quedas en deuda con gran parte del público. Te seguimos leyendo. Relájate, y limpia el cerebro llenándlo de una blanca y refulgente luz diamantina una hora diaria, en breve estarás repuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno siempre está en deuda con una parte del 'público´, Carlos, es imposible dejar conforme a todos. Cuando escribo un tema A, los A felices, pero los B ni comentan, cuando escribo un tema B, pues los B enloquecidos, mientras que los A me ven en decadencia.
      Es un ejercicio de imaginación y un reto a mi propio estancamiento el tratar de escribir sobre TODO, sin autocensuras ni falsos pudores.
      Lo peor que puede pasar es que se borre alguien o que no dejen comentarios. Nada demasiado grave.
      Pero repito, aun con esos relatos que sé que van a enganchar a casi la mayoría, siempre quedo en deuda, de eso se trata mi literatura.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  23. Pues yo no hubiese matado al potrillo ,ahí quedaba el cuerpo del delito y que todo pecado lleva su penitencia,
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema difícil, Luz, con sólo leer "El hombre que ríe" de Víctor Hugo nos damos cuenta de qué sucede con la vida de los 'diferentes'. Mejor dicho, basta observar cómo tratan a ciertos niños en la calle.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. No esperaba ese final...!! Por sorprendente me ha gustado. Se escuchan historias así y al menos la naturaleza es generosa al no permitir esa reproducción...porque ya sabes...sobre gustos y de todo hay.
    Buen relato!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que la Naturaleza no permite este tipo de reproducción, es la base de este relato, es ficción fantástica encuadrada en un contexto real, nada más.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  26. Hola Humberto!!
    Referente a tu narrativa,debo decir que es excelente,cómo no!!,la forma que tienes de ponernos en situación rápidamente y de adentrarnos en tu mundo,me gusta,lo que pasa es que me da pena la yegua,tanto tiempo esperando...para resolverlo de una manera,digamos...escalofriante,aún así te felicito,porque tocas todos los palos,por muy "raros" que sean y sales victorioso de la contienda.
    Pero me gustas más cuando tus finales tienden a ser más "armoniosos" e igualmente sorprendentes.
    Una petición,¿¿podrías escribir algo solamente romántico,con buen final??...anda porfa...perdona el atrevimiento Humberto,todos tus relatos me gustan,pero imagino que por mi forma de ser,los prefiero alegres y que conmuevan,como por ejemplo el del padre y el hijo anterior,ya sé que cada historia debe y tiene que ser diferente,pues nosotros también cambiamos de sentimientos a lo largo del día,podemos estar alegres o tristes,decepcionados u orgullosos,melancólicos y hasta optimistas,jaja,siempre estamos en plena ebullición de sentimientos y eso se refleja también en lo que escribimos,termino ya,que tienes mucho que leer,jaja,solo decirte una vez más maestro,que llegas con tus escritos,no te digo nada más!
    Un fuerte abrazo amigo mío!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez escribí sobre un enano y casi me linchan, Estrella, pues ese enano había sido tomado como hijo por una señora que no podía dar a luz sus propios retoños. Los temas son infinitos. Reconozco que soy reticente a escribir historias felices con finales felices, pero te prometo que voy a tratar de hacer una para ti.
      Y te aseguro que esta historia no tiene que ver con mi estado de animo. Tal vez por mi 'profesión oficial' aprendí algo que se llama 'escisión yoica' que no es más ni menos que dejar de lado mi vida personal en el momento de atender un paciente... o de escribir un relato.
      Un fuerte abrazo, querida Estrella.

      Eliminar
  27. Por lo que veo nadie quiso señalar al culpable y quien lo señaló fue el narrador con ese "para que él mismo terminara lo que había iniciado".
    O quizás le esté buscando tres pies al gato, o tres muñones al engendro, digo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay secretos que quedan en la montaña, como dicen en Brokeback Mountain.
      Muchas gracias, Luisa.

      Eliminar
  28. Respuestas
    1. Es lo que sucede, por unos instantes de placer, después vienen las consecuencias ;)
      Un beso, Ligia.

      Eliminar
  29. ¡Que fuerte!
    La descripción del engendro es escalofriante y el final está bien resuelto.

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fuerte... o gracioso, depende del lector.
      Muchas gracias por las indicaciones técnicas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Humberto, demencial y escabroso este magnifico final que presentas. Con solo una frase cierras el circulo de la historia con gran maestría.

    Muestro mi admiración por la utilización exquisita de mil y un recurso literario que sueles plasmar en tus relatos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu caso, Nicolás, como escritor que eres, puedes darte cuenta de qué va la cosa. Eso me alegra y me alienta, ya que este blog es una suerte de territorio en el que siembro toda clase de semillas para saber qué pueda crecer.
      Agradezco a todos los autores que leí, de ellos aprendí esos incontables recursos. Y de los lectores aprendo cómo llega el mensaje.
      Un gran abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  31. ¿No sería un centauro o peor aún un jinete indeciso el que nacería? Con el competido mercado laboral como está, las madres somos capaces de cualquier cosa. XD

    Abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen sentido del humor, Elizabeth, qué tanta tragedia si esto es puro cuento.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  32. Ese giro inesperado, tras la prometedora escena tierna del parto del potrillo, te quedó fantástico. Tan visual que corta la respiración, pero en el mejor sentido.
    Me inquieta la complicidad de los peones, sin embargo.
    Abrazos "escalofriados"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo acabo de escribir en otro comentario: los secretos quedan en la montaña.
      Tú también sabes mucho de esto, del arte de construir un texto que salga de la línea de producción.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  33. Has abierto la puerta de mi imaginación y de mi lado oscuro y retorcido, porque ahora no puedo dejar de pensar en ese engendro extraño. En el caso de que viviera ¿cómo sería? ¿que ruidos emitiría por ese hocico inacabado?y de qué lado se sentiría más cómodo, del lado de la cuadra, o de la gran casa, al lado de ese piano negro de cola?
    ¿lo amará su madre o morirá descerrajado por un tiro de su atormentado padre?

    me ha gustado muchísimo, no creo que hoy lea nada mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que sí se te ha disparado la imaginación, Ángela. Ni yo que lo escribí he pensado en esas cuestiones, me dejas tela para cortar otro relato.
      Muchas gracias por las palabras finales.
      Un beso.

      Eliminar
  34. Respuestas
    1. A mí me causó gracia, lo confieso, cuando terminé de escribirlo me dio risa. Qué diferentes que somos los seres humanos, no dejo de sorprenderme.
      Y no es que yo practique la zoofilia ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. ¡Cuídate de quienes te cuidan, que en cuidarse bien a sí mismo anda el acierto!
    El borriquillo, al final, tan tierno y entrañable que me evocaba al 'Platero' de J.R.Jiménez

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero nada de Platero por aquí, o bueno, tal vez ése habría sido el nombre del engendro si lo hubieran dejado vivir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Es un poco horroroso tu cuento..pero me gusto..yo le hubiese dado la escopeta al cuidador..para que matara al monstruo y al final a el mismo=D...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quién dice que no haya pasado eso... yo lo imaginé así en algún momento, te confieso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Yo diría que el tema es algo escabroso, pero real.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien dijo 'grotesco', me gustó más, pero claro, acepto con placer tu 'escabroso'. Digamos que es escabrosamente grotesco y los dos felices ;)
      Un abrazo, querido Antorelo.

      Eliminar
  38. ¿Y la cara de la yegua y del potrillo hacia sus cuidadores? ¿No sería de más horror? Porque sin duda, todos nos hemos dado cuenta de quién eran los monstruos reales de tu historia.

    Buena semana, querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los 'monstruos' reales tienen horror de lo que es diferente, aunque las aberraciones sean ellos.
      Muchas gracias por tu deseo, mi querida.

      Eliminar
  39. El cuidador bien que la querìa. Como siempre sorprendes con el desenlace de tus relatos. Enhorabuena

    un abrazo

    paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay amores muy extraños en la Viña del Señor.
      Muchas gracias, Paco.

      Eliminar
  40. Ay, qué bueno!!! Está tan bien escrito que te lleva de cabeza al centauro sin darte cuenta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Ana, pero esto de compartir ordenador es lo que tiene :)

      Eliminar
    2. El 'Ay, qué bueno' dicho por Pablo me había sonado medio... en fin.
      Y por qué no pensar que de allí nace el mito del centauro, de algún peón de cuadra medio pervertido.
      Un gran beso, Anita.

      Eliminar
  41. Un breve que atrapa. Menudo monstruo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. No te diré que "me sorprendiste al final" porque se que no te gusta y porque intencionalmente avanzas en el relato de tal forma que uno ya sospecha que este se desbarranca. Como si hubieras cuidado de no golpear duro el lector. Muy bueno.
    Por otra parte siempre sospeché que alguna razón había para que algunos animales de granja caminasen en dos patas.

    Te invito a leer las coincidencias de mi avatar
    "De rosas sobre un libro"
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Un abrazo. Amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, vos podés decir lo que quieras, no me gusta que creas que odio el 'me sorprendiste al final', si es lo que busqué en este relato, no hay dudas de ello.
      Es verdad, cuidé mucho los términos, pues a pesar de que muchos lo consideran escabroso, traté de no llegar al punto del no retorno y lo francamente desagradable.
      Yo vi alguna que otra oveja caminando en 2 patas.
      Un abrazo, ya voy a pasar por tu blog.

      Eliminar
  43. Oh Wow! Why was I not shocked at the thought of Humankind messing with the natural way of things, like all other life is here just for our entertainment :S Maybe I am getting to "old" for this world :) XXX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I don´t know how old are you (asking that matter to a woman is not the best thing I can do), but I do believe we're near to do anything in the name of science. I'm not that old either , but I can feel the effects of XXI century in my mind.
      Cheers, Gina.

      Eliminar
  44. Qué cosas pasan! Pero el final lo dice todo con mucha sutileza...
    Y sí, estas monstruosidades pasan... Está genial, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julie, traté de ser sutil... como elefante en un bazar ;)
      Un beso.

      Eliminar
  45. Gran micro con tintes mitológicos.
    Me encantó leerte, Humberto

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por rescatar esos tintes mitológicos, pues ¿quién puede creer que algo así pueda suceder en la vida real?
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. Hola Humberto.
    No se hasta que punto puede llegar a nacer un cruce entre un humano y un animal.
    En la mitoloía griega, estaban los centauros, los minotauros.
    Como relato es muy original.
    Te mando un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato como todods los tuyos interesante y sorpresivo en su final.

      Eliminar
    2. Montserrat: Claro que es imposible que nazca algo de la cruza entre humano y equino, al menos hasta donde yo sé de genética, por eso destaco el aire mitológico. Traté de que fuera original, gracias por decírmelo.

      Tracy: Volvimos a las andadas, amiga. Un beso.

      Eliminar
  47. El texto es GENIAL Humberto..
    Esto es lo que diferencia a un gran escritor, no duda en tocar temas que puedan incomodar, no le importa que pueda tener menos comentarios, destaca lo mas importante; el arte. Cuando vamos a aprender que el arte no tiene límites, las limitaciones están en el artista.

    Un aplauso y me sacaría el sombrero si lo usara.
    Guada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ser sincero contigo. Muchas veces pienso mil veces si subir un relato o no, pues sé muy bien que no todo el mundo ve un relato como una obra de arte (o un intento, como es mi caso). Entonces aparece la autocensura. Lo cual está mal, lo sé, pero también sé que hay límites que no deben superarse, en nombre del buen gusto.
      Sea como fuere, mi autocensura es muy liviana. Lo cierto es que nunca llegué a escribir algo a propósito para tener muchos comentarios. Es más, el texto anterior me pareció bastante pobre, sin embargo gustó... y es ahí donde yo pierdo un poco el horizonte en relación con lo que gusta o no. Pero son las reglas del juego y las acepto.
      Un beso y muchas gracias por tu halago.

      Eliminar
  48. (Noa Del Taller Literario del Face)
    Wouuuuuu! te imaginas ese momento?? tremendo! muy bueno Humber, como siempre, el final te sorprende!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Noa, el Taller Literario del Face siempre presente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  49. Hay amigo yo que adoro los caballos pensé que se trataba de una dulce historia, que desilusión, horroroso final, muy fuerte, pero te sigo admirando por tus historias con tan pocas palabras dices mucho.

    Besos amigo que tengas un lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu caso, Gladys, sabía que podía incomodarte, pero tú entiendes que 'necesito' escribir de todo.
      Gracias por tu admiración... y paciencia, jeje.
      Besos.

      Eliminar
  50. Pobre yegua, es lo único que puedo decir. Ella nunca supo bien lo que ocurría, pues no habla el lenguaje humano.

    Me gustó mucho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No querría ser grosero, pero pobre, en primer lugar, porque no tuvo un miembro del tamaño que le correspondía, lo cual es muy frustrante... Después viene el 'pobre' por toda una serie de motivos.
      Qué bueno que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  51. Amigos:
    Quiero dejarles esta joyita que encontré en la net en relación con la pregunta si debía decirse 'zoófilo' o 'zoofílico', es magistral la ignorancia de quien responde:

    ES TAN DESAGRADABLE EL SIGNIFICADO DE ESA PALABRA QUE ...FRANCAMENTE...NO SE COMO SE DICE NI ME IMPORTA !!!
    PORQUE PIERDES TIEMPO EN ALGO TAN HORRIBLE???
    ESA CLASE DE PERSONAS NO MERECEN NI SER NOMBRADAS !!!
    Y SU PATOLOGÍA AL IGUAL QUE ELLOS ME DAN ASCO!!!
    TENGO UNA VECINITA DE 5 AÑOS QUE FUE ABUSADA POR UNO DE ESOS ASQUEROSOS !!!!

    Bueno, puede ser que la vecinita fuera una perrita.

    Está en: http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070820095743AAk5n2w

    ResponderEliminar
  52. Hola, Humberto. Aquí estoy después de leer ese relato tan crudo. Normalmente los animales paren sin expresar el más mínimo signo de dolor, esos ojos de Florcita ya nos anuncian algo anormal, así como el comportamiento agresivo con sus cuidadores. Los animales quieren a sus cuidadores y se dejan ayudar por ellos para parir. La descripción del engendro (por otra parte fruto de tu imaginación porque es imposible engendrar algo así) nos anuncia ya el final que no deja, sin embargo, de sorprender. En un relato tan breve has conseguido mostrar sentimientos muy variados, el del animal cuyo extraño comportamento nos dice ya que siente "dolor" por lo que va a parir. El horror de los hombres ante el engendro que, efectivamente, ha parido la yegua. "No hubo palabras acusatorias" no hicieron falta, el gesto de entregarle el arma es suficientemente acusatorio. Me he quedado esperando la respuesta o el gesto del acusado.¿Se siente culpable?
    Planteas un temas espinoso y controvertido: la zoofilia, en general, condenada por la sociedad sin paliativos. Yo creo que en materia sexual, siempre que los que participan lo hagan consintiendo, no debería haber nada "antinatural". En el caso de la zoofilia ¿puede el animal expresar su consentimiento? Sí, perectamente. Una hembra no se deja montar si no quiere, la mujer es la única que debe sufrir la agresión de las violaciones.
    Precisamente ayer vi un reportaje sobre este tema en el que hablaban personas que se confesaban verdaderamente enamoradas de sus animales y hablaban de ellos con una ternura sincera. Unos decían abiertamente que mantenían relaciones sexuales con ellos, otros no. Pero me impresionó la sinceridad de esas personas que solo pedían comprensión hacia unos sentimientos que para ellos eran naturales y sinceros. ¿Quién puede acusar a esas personas de ser "antinaturales"? Más antinatural es el hombre que mata a su mujer diciendo: "eres mía o de nadie" o "la maté porque era mía".
    Hay comportamientos que nos escandalizan aún siendo "naturales" y otros, totalmente inhumanos, que aceptamos sin avergonzarnos de nuestra propia especie. Muy buen relato, Humberto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un análisis muy detallado del tema de la zoofilia, Marta, es brillante. Me sorprendió lo que comentas sobre los que, abiertamente, confiesan esta práctica, es increíble.

      Ciertamente, matar a tu pareja bajo cualquier justificativo, me parece el colmo de lo antinatural, en eso estoy de acuerdo.

      En fin, esperaba una crítica acérrima de mi texto, principalmente luego de tu llamamiento a la honestidad en los comentarios, con la que estoy MUY de acuerdo. Bueno, tal vez simplemente te haya gustado.

      Muchas gracias por la dedicación. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Efectivamente, me ha gustado. La forma y el contenido. Quizás he sido demasiado sutil, pero sí he analizado el relato en cuanto a lo que transmites en él con las imágenes que has creado, lo que no se dice pero que el lector siente. Lo que pasa es que creo que lo has hecho muy bien y eso también es crítica ¿no?. No creas que mi intención es entrar a saco (en España es "a lo bestia") a descalificar los relatos porque sí, el día que yo te haga una crítica y te diga algo que no me haya convencido, siempre te lo justificaré o te apuntaré una alternativa de cómo lo habría hecho yo. Luego vendrá tu criterio de estar de acuerdo o no y ahí se puede establecer un pequeño debate interesante. En el caso de este relato el tema que tratas es tan "impactante" para el lector que cuesta fijarse en la forma y uno va directamente al contenido. Creo que el debate sobre el tema que plantea el relato puede ser también enriquecedor. Me gustaría, por poner un ejemplo, que leyeras un relato que colgué hace poco en el apartado de RELATOS DE FICCIÓN que se llama "No puede haber perdón" y que me lo comentaras. Desde los dos puntos de vista. ¿Me harás ese honor? Un abrazo. Por cierto como el tema es de mucha actualidad pero solo aquí en España, en las respuestas a los comentarios doy algunas explicaciones que lo clarifican. Quizás te ayuden.

      Eliminar
  53. Un auténtico parto de montes, el de la Florcita. Siempre grato leerle. Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, linda definición.
      Muchas gracias, Carlos.

      Eliminar
  54. Fuerte, un mensaje fuerte, Humberto. Los monstruos ¡¿no pueden vivir?!
    Terrible comedura de coco.

    Un abrazo por dejarme con mal gusto de boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la primera vez que me abrazan por dejar mal sabor de boca, lo voy a guardar entre las perlitas de este blog.
      Un abrazo y muchas gracias, Petra.

      Eliminar
  55. A magnificent creature, so beautifully captured!
    Wishing you a wonderful day!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you, Lisa, you're a quite nice person!
      Cheers.

      Eliminar
  56. Hola Humberto, un relato mostruoso de lo que podemos hacer los humanos,no solamente con los animales, sino con muchos de nosotros.
    Ahhh por cierto, el otro dia dieron por la TV unos becerritos que habian nacido con 6 patas, pero no los sacrificaron,al menos por la TV.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los seres humanos no tenemos límites, es un largo tema, pero es una de las grandes diferencias con los animales.
      Ojalá no hayan sacrificado a los becerritos.
      Un beso.

      Eliminar
  57. En fin,la soledad del campo, Florcita que no diría una palabra...jejejeje Nunca pensó que sus fuertes genes lo deschabarían, jajajajaj MUY BUENO!!! Me corrió un cierto escalofrío al imaginarme la escena, Brrrrrrrrrrrr. Un beso grandeeeeeee, Humberto, sorprendiéndonos día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu presencia de siempre. Diana.
      Y muchas gracias por tu buena onda.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  58. Estimado, me alegro que puedas seguir subvirtiendo como sé es tu deseo. Este relato es una muestra. Más allá de las complacencias o rechazos la libertad de elegir sobre qué escribir sin condicionamientos es invalorable.
    La vida tiene tanto de una cosa como de la otra. Los relatos, también.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría agradecerte por muchas razones, Dany, pero, fundamentalmente por entender de qué se trata la libertad y la posibilidad de hacer uso de la misma.
      Mientras sigan pasando cosas por mi cabeza y tenga la posibilidad de escribirlas, lo voy a hacer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  59. Los griegos eran más benévolos: los convertían en mitos.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de cierto, no andaban con críticas ni discriminaciones, jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  60. Eres único Humberto, nadie puede decirte que te guardas algo en el bolsillo creativo.

    Me necantóooo!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato de que nada quede guardado, pero te aseguro que alguno queda. Por ejemplo, no me gusta escribir textos eróticos, esos temas me gusta practicarlos, no relatarlos ;)
      Un beso.

      Eliminar
  61. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  62. Imagen de pelicula de terror desde luego. Un relato corto pero que logra su cometido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya logrado su cometido, Odialex.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  63. Pues otro tema, aunque escabroso,no deja de ser un tema "posible". Los límites del ser humano, en ciertos aspectos, no son previsibles lo que a unos le parece una depravación, otros lo practican.
    En fin...quisiera comentarle la entrada anterior. Me ha encantado...un homenaje al hombre del campo, a la noble sencillez de la persona que no tuvo oportunidad de cultivarse, pero que posee unos ideales bellos. Gracias, por la parte que me toca, ya que mi padre era un sencillo hombre del campo. Aún vive, aunque enfermo. Y es la persona a la que más he admirado en mi vida.
    La sociedad de hoy tiene un baremo equivocado al medir el valor de las personas.
    Mi cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un muchas gracias por partida doble, Paqui.
      Voy a hacer referencia al texto anterior ya que te llegó en lo personal, me alegro mucho de que haya sido así y de que tengas un padre al cual admirar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  64. Enhorabuena por este relato por lo que supone de libertad. Libertad del escritor para escribir lo que quiera y libertad para el lector para leer o dejar de leer.
    Censuras, las mínimas.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por destacar la Libertad que hay en este texto, humilde, pero libre.
      Un abrazo, Mos.

      Eliminar
  65. A cada frase te acercas a la escena y, de repente, el engendro parido sanguinolento, pareció que incluso me miraba.
    Genial relato maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la palabras de aliento, Jorge.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  66. ¡Qué potente! ¿Éste hace media con el relato anterior?

    Saludos, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal la idea, José Luis, campesinos y ecuestres unidos. Una continuación ácida.
      Un saludo y muchas gracias.

      Eliminar
  67. Respuestas
    1. Muchas gracias, Mayte, un honor tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  68. Algo dentro de mí me anunciaba el final de esta historia gaucha, Sr. Dib; aunque reconoceré que no me imaginaba al cuidador.

    ¡Gran trabajo, en el que nos traes a la memoria historias -por increíbles que parezcan- que con distinto final se repiten en los campos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se olía que algo iba a pasar, ¿no, Pedro? Al final el engendro tenía la viva cara del cuidador.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  69. Dicen los que saben, sobre todo los kiwis, que las ovejas son más mansas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ovejas ya fueron nombradas varias veces en esta entrada, Ato, ¡qué gente más perversa! ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  70. Imaginación no te falta Humberto. Me he quedado impresionada con el relato, sobre todo por el desenlace que le has dado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el blog implica eso para mí: hacer un ejercicio de imaginación y tratar de volcar el resultado en forma de relato.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  71. Wooooooooo... joeerrrrrr!
    lo otro no le dio susto no? :P

    para película de terror jajaja
    me encantó, claro.

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él no sabía lo que hacía, Abismo, era un hombre de a caballo, je.
      Un beso abismal, ¿por qué no?

      Eliminar
  72. Vamos que más de una vez nos habremos comido algún que otro bicho sin llegar a la
    zoofilia y al borde del espanto murmurar a la mierda! hasta dónde hemos llegado!
    Las connotaciones de este micro me deajn totalmente desprotegida ejem...
    Valió la pena entrar desde el celular con tamaño de fuente 4 mientras la lata está en reparación. Saludos van, Monsieur Dib!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo negar que tenés razón, yo era de comer mucho pescado, pero nunca llegue a tener hijos con ellos... bueno, a ver, tendría que pensarlo ;)
      Espero que te arreglen rápido la lata.
      Un beso.

      Eliminar
  73. Excelente micro, Humberto. Muy bien manejadas los tiempos, los indicios, y ni hablar del estilo narrativo: impecable. Siempre es un gusto pasar por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el halago técnico, Daniel.
      Te mando un abrazo, te debo una visita desde hace un tiempo.

      Eliminar
  74. Se nota a la legua que nunca le regaló ni una cena, ni siquiera un cupón para la peluquería... No pretendería la Florcita que el cuidador le pasase cuota alimentaria!!
    En fin, no es natural que los padres sobrevivan a sus hijos, ni tan siquiera cuando son engendros; ¿no existen los circos de fenómenos? Mala cosa la modernidad, je!
    Muy buen texto, con una vuelta de tuerca de aquellas leyendas campestres!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que planteas muchas cuestiones que no puedo responder, Etienne, creo que me generaste un problema. Voy a pensar en esto, tal vez nazca un nuevo relato que no sea un engendro, je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Cabeza humana ? Ummmm !
    El escopetazo, no generará entonces un homicidio agravado por el vínculo !!!!????
    Ojo que tu cuidador puede terminar con perpetua.
    Y el resto?, los instigadores/luego encubridores ?
    Ojo con la reacción de Florcita ! No hay nada peor que una pareja despechada.
    Ta jodida la cosa, che !
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con la cabeza solamente ya tenemos constituido un humano?
      Sea como fuere, quiero que quede claro que este texto es sólo el producto de una imaginación algo torcida.
      De todas las problemáticas que planteas, la de Florcita despechada es la que más temo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  76. el humano en su perversidad a veces crea, imagina, origina puros monstruos... los peores son aquellos que pasan desapercibidos, incluso se ven hermosos... pero tienen alma de... monstruo... a esos es dificil darles y justificar un escopetazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento pensé que este texto podía tener un sentido metafórico, pero luego lo llevé más hacia lo textual. Lo metafórico tenía mucho que ver con tu visión.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  77. Estremecedor relato, y tremendamente grafico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez demasiado gráfico para algunos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  78. O sea, que el cuidador es el padre de la criatura, lo saben todos, y aún sigue currando. Vaya patrón más gilipuertas. A un tío así, se le despide ¿O tal vez la escopeta le ha sido entregada para "sugerirle" que acabe con su vida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahí no llegué, creo que ese 'otro' final también está sugerido.
      Un abrazo, Tío Antonio.

      Eliminar
  79. Que fuerte:-(
    Creo que así se inició la mitología.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Muy bueno: "Que termine lo que empezó" Igual ese engendro hubiera podido ser el protagonista de "El hombre bestia" (1934) la primera película argentina de terror. Felicitaciones. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Borgo, se perdieron un actor con grandes posibilidades para papeles específicos.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  81. ¡Buf! Muy fuerte en esta ocasión para almas sensibles. Como siempre sabes dar un gran final al relato, resolviendo el conflicto que en él has creado. Muy hábil y genial.
    Un abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos, y es cierto, veo que hay demasiadas almas sensibles por estos lares... una lástima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  82. La vida de campo es muy dura. Y sobre todo solitaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mira que hay tipos también, al menos son seres humanos ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  83. De dónde podría venir sino... Sagitario??? ja, ja... Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahora lo entiendo todo! Yo soy Capricornio, es decir, también producto de cierta perversión... ¡Uf!
      Un beso.

      Eliminar
  84. Bueno,parece que el cuidador,esta señalado con el dedo:y los adefecios humanos, que parecen normales,y que suven peldaños en la escala humana.

    En el comportamiento animal en que los hombres nos contamos:no somos diferentes ha los demas animales,pues imaginate los pastores pasando tento tiempo con el ganado en el monte:los pensamientos,y las acciones son libres.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos secretos en este mundo, ¿no Julio?
      Un abrazo.

      Eliminar
  85. Siempre disfruto mucho leer tus relatos ya que son ese tipo de relatos en los que espero un final y siempre me sorprender por que no puedo imaginar el final que tendran sino que llevan a algo totalmente distinto. Y sobretodo este, creo que como ya mencionaron en muchos comentarios hay muchos secretos en el mundo. Espectacular relato aunque algo terrorifico si tocara ver la escena, gracias por tu comentario en mi blog me alegra que pases por alli y saber te gusta lo que lees.. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Abzurdah, me alegran tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  86. Porque acusan al cuidador, jajaja, pobre criatura tiene que ser sacrificada debido a las calenturas del cuidador, es un placer como siepre leer tus magnificos escritos, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el cuidador haya puesto cara de... o tal vez esa cabeza tuviera la cara de...
      Bueno, no sé.
      Un abrazo hacia Guatemala.

      Eliminar
  87. Es un placer volver por tu rincón y deleitarme con tus excelentes relatos...siempre sorprendentes!
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita, Ramón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  88. No esperaba ese final y debo confesar que mi mente cochambrosa imaginó ciertos actos impúdicos y zoofílicos de parte del cuidador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tu mente imagino bien.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  89. Siempre sorprendente, siempre maravilloso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  90. Inquietante, sorprendente...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor recibir tu halago, Sara.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  91. Me encantó! ojalá escribas cosas más macabras, me resulta muy interesante.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos, Challenger, seguro que volveré a lo macabro, pero me gusta variar entre una entrada y otra.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  92. Un poco fuerte, pero excelente, jeje..!

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  93. TE FELICITO, NEGRO, ESTO SI QUE ES JUGARSE EN LO QUE HACÉS, BRAVO!!
    UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
    CHRIS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada sirve escribir para gustar a otros si no me gusta a mí, ¿no?
      Muchas gracias, Christian.

      Eliminar
  94. Respuestas
    1. Gracias, Anónimo, pero me habría gustado más con alguna identidad.
      Saludos.

      Eliminar
  95. Hacía bastante que no pasaba por su espaci sr. Dib, veo que sigue haciendo de las suyas, literatura buena pero diferente.

    Le dejo un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hacía mucho que no se lo veía por aquí, también es cierto que la gente no cambia ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  96. Y la solución está en mirar para otro lado y de la manera más ràpida ante un ser vivo que no tiene opción de defenderse.

    Besos Hum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber sido horrible en el mundo de los relatos...
      Un beso, mi querida amiga.

      Eliminar
  97. ¡Ains! ¡que cosica me ha dado este relato!. Es el nuevo padre-caballo.
    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sólo a ti? Creo que le ha dado 'cosica' a más de uno, jeje.
      Besos enormes también.

      Eliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?