19 de julio de 2012

La señora que vive en el reloj


-No me vengas otra vez con eso, Vicky, ¿dónde está?
-Ya te dije, pa, fue la señora que vive en el reloj.
-No voy a tolerar que sigas con esas historias raras, dime dónde lo has puesto, yo mismo lo dejé sobre la mesilla de noche.
-Te lo juro, pa, te lo juro, yo no lo toqué- aseguraba la niña lloriqueando.
-Bueno, levántate, vamos, fíjate si se cayó.
La niña saltó de la cama y se arrodilló en el suelo, negando con la cabeza como para afirmar que no estaría allí. Enseguida se sumó el padre y ambos, en cuatro patas, comenzaron a remover zapatillas, muñecos y pelusas de abajo de los muebles.
-No está, no hay caso, dime dónde lo pusiste, estoy perdiendo la paciencia- volvió a amenazarla, mientras se erguía a duras penas.
-Ya te dije que se lo llevó la señora que vive en el relooooooj- chilló la niña, soltando las lágrimas.
-Basta, me cansé, te quedas aquí en tu cuarto y hoy no hay cena, ¿está claro?- gritó el padre y abandonó la habitación dando un portazo. Sin embargo, una nube de preocupación le oscurecía el rostro, en verdad no le creía, pero tampoco dejaba de creerle: su hija tenía apenas 5 años y recordaba aquello que le había dicho el psicólogo sobre el amigo imaginario. Al llegar al pie de la escalera, escuchó un alarido aterrador, seguido de un llanto desconsolado. El hombre trepó por los escalones como un animal furioso, entró en el cuarto y encontró a su hija acurrucada contra la pared, tapándose la cabeza con las mantas.
-Era e… ella, acaba de sa… de salir del reloj, la se… la señora que vive… que vive en el reloj- sollozaba la niña y señalaba sin ver.
Enceguecido, el padre -quien había visto demasiadas películas de terror como para no tomarse en serio semejante escena- agarró el despertador, lo estrelló contra el piso y aplastó las piezas con el zapato hasta reducirlas a trozos amorfos de metal y resortes destartalados, tratando de aniquilar no sabía qué. Gruñía y sudaba y maldecía por lo bajo, mientras su hija lo observaba desde el vano de la puerta, con los ojos entornados y una sonrisa socarrona estirándole el costado derecho de la cara.

306 comentarios:

  1. Queridos amigos:
    Sólo quiero agradecerles las visitas y comentarios para ‘No es cierto’.
    Trato de visitarlos, pero esto se me fue de las manos (otra vez).
    Un fuerte abrazo y que estén todos muy bien.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo no trabajo con tramas. Yo trabajo con intuiciones, aprehensiones, sueños, conceptos. Los personajes y lo que les acontece a los personajes se me aparecen al mismo tiempo". (Gracias John Cheever)

      Eliminar
    2. I think I need to learn Spanish to understand your fictions:)Follow you back.Greetings from Turkey.

      Eliminar
    3. Too much work for nothing ;)
      Go ahead Turkey!

      Eliminar
    4. Does any such thing,it isn't nothing; but necessary for a better understanding I really would love to learn.But please explain include 3130 followers and hundreds comments:)

      Eliminar
  2. Ahh, una vez un relojero me lo dijo. Los relojes digitales no tienen alma, todo lo contrario a los mecánicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo uno digital, que tiene otro tipo de seres dentro. ¡Pero no les tengo miedo!
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Qué bueno!!! Tan lista con solo 5 años la niña, qué picarona...
    Me encantó el relato, escribís de un modo que siempre me mantiene atenta la verdad, que me atrapa.
    Por mí no te preocupes, es más, a mi blog no vengas. Jajajaja!, así te libero de una visita que ya te noto agobiado... No sé por qué te sentís en la obligación de visitar a todo el mundo, la gente te lee y te comenta porque le gusta lo que hacés, no deberías sentirte con la obligación de devolver la visita, ni en falta por no hacerlo...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva, puede ser que me sienta agobiado, pero no quería volver a quitar la posibilidad de comentario, al menos no todavía.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Excelente relato HumbertO. Ciertamente es un placer leerte.
    Que te vaya bien. Saludos cordiales desde Mérida -España-.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón, es una alegría verte por aquí.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Cuando los padres nos crean, a nosotros los niños, el mundo será nuestro y los padres serán crucificados en medio de una eterna agonía.

    Abrazos HD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el mundo ya es nuestro, Sarco, de los niños grandes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenisimo!!!! pense que iba a salir del reloj lo que se habia perdido!!!! jajajajaja
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca lo dice, por cierto, así que no puedo imaginarme qué esperabas que saliera...
      Besos.

      Eliminar
  7. SIEMPRE USTED CON SU GRAN INGENIO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ReltiH, eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Humberto:
    Tenía razón la pibita. A mí, todos los días laborales (y hasta algún sábado confundido), me sale el enano de adentro del despertador y me pega unos bochinches de la gran siete en mi oreja desguarnecida. Y no te digo nada de la cara que tengo luego, en el espejo del baño...
    Terrorífico, como la rutina.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así como lo cuentas, el exorcista parece un cuento de hadas.
      Un abrazo, Arturo.

      Eliminar
  9. Seguramente la señora del reloj, ahora vive en otra parte de la casa...en la TV, por ejemplo (donde vive tanta gente)..Esperemos que el padre no siga destrozando cosas o acabará con la casa antes de terminar con la imaginación de una niña de 5 años.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, vive mucha gente el los televisores, incluso el asesino del relato anterior.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  10. EL padre está fuera de territorio en su propia casa, la niña se dió cuenta y lo dominó llevándolo a la exasperación. Quizás para ella era un ejercicio en el desarrollo femenino de ésta capacidad de exasperar al hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te van a acusar de misógino, Carlos, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Maravilhoso texto
    amo ler seu blog
    parabens
    grande abço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado, Jacqueline, lindas palavras as suas.
      Bjs.

      Eliminar
  12. Bueno, no hagamos dramas: al fin y al cabo esa niña salió de un reloj. Concretamente, del reloj biológico de su reputa madre jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero la reputamadre, X, usted se cree que va a venir a este blog a putear así como así, ojalá le salga una señora del reloj...
      Ah, lo vi a su amigo Y, lo está buscando para un plano cartesiano.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Si no me cuentas tú la historia, te juro que nunca lo hubiera creído. Ahora si estoy segura de que sucedió.
    Un beso mágico.
    p.d. no necesita "aterrador" la historia, ya es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú créeme, esa señora estaba.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Tuve que ir al Diccionario Mexicano Ilustrado y decía: Pinche lepa = pendeja de mierda, en argentino, claro.

      Eliminar
  15. Humberto!

    Uffff..la señora, tan escalofriante ella, tan abismalmente incomparable a cualquier película de terror que..mejor será desmentirla y hacerla imposibles añicos contra el suelo.

    En fin, después de un largo catalogo de complicaciones I'm back (o casi, que no es lo mismo) ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hace meses que no te veía, qué bueno tu retorno... algún día me contaras esas complicaciones... o no.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Mierda, pero que es lo que habían perdido???
    UUyyy, y ahora tengo que ir a dormir, ni loca miro debajo de la cama, jeje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tú crees que yo sé!
      No, jamás se mira debajo de la cama antes de dormir.
      Besos.

      Eliminar
  17. Também estou te seguindo. Passei para dar uma espiadinha no teu blog e gostei muitoooooo.
    Desejo uma excelente noite pra você.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valeu mesmo, tenha uma boa noite você também... sem senhoras no relógio.
      Abraços.

      Eliminar
  18. Hay muchos entes que habitan las casas, tambien los blogs Dib, tenga cuidado!
    Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Especialmente los anónimos, ¿no?
      Saludo.

      Eliminar
    2. jajaja... muy buena respuesta la tuya, Humberto. Besos

      Eliminar
  19. Uyyyyyyyy!!! Cuando leí el final tuve un flashback con la cara del nene de La Profecía (La versión original)
    Entre nos, estos relatos aún hoy me ponen los pelos de punta!
    No hay nada más terrorífico que jugar con las cosas cotidianas.
    Este texto te salió ajustadito como la maquinaria de un reloj suizo ;)
    Vade retro, Satanás!!!
    Kisses for you, milord!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos mejor que te cuides, Bee, porque hay un 'nene' muy peligroso que anda merodeando. Avisá que vamos con la guardia pretoriana a eliminarlo.
      (Entre nos, sólo entre nos, shhhh, éste es de los que no me gustan demasiado)
      Big kiss, my BeeBee.

      Eliminar
    2. Jajaja!!! Shhhh!!! Iknow it. But you are a smart guy. Uno para todos y otros para unos pocos.
      El equilibrio justo. You know what I mean!
      P/D: Ahora que tengo guardia pretoriana, que venga nomás! :)

      Eliminar
  20. Para ser tu primer cuento infantil como dices en el mail te ha quedado bastante bien, la que no ha quedado bien so yo.

    Leía los otros comentarios, tambien creo que la tele tiene esos espectros como en polstergeist.

    Mejor me voy a dormir, si puedo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre quise destacarme en Literatura Infantil, pero ni siquiera en la de adultos consigo sobresalir :(
      Un beso.

      Eliminar
  21. Bueno ahora ya se a quien echarle la culpa de lo que se me pierde o por que llego tarde a la escuelaaa, mendiga señora que vive en el reloj, ella es la culpableee!!!

    Buen cuento engancha de principio a fin y me quede pensando en esa sonrisa socarrona... niños niños ya ni en ellos se puede confiar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, los niños, es sabido, suelen ser muy crueles, lo que no significa malos, por cierto.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  22. Puff! Humberto puedo asegurarte que no me esperaba la frase final...me ha sobrecogido esa sonrisa socarrona de la niña.....Excelente relato Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a mí me ha sorprendido como a ti, tenemos una futura... Mejor ni lo digo.
      Un abrazo.

      Eliminar

  23. Uno se va concentrando en cosas como: que perdió? y terminas con la "picardía" de la niña.
    Entonces...lo volvemos a leer y nos preguntamos ¿es una picara o realmente algo salio de ese reloj y se metió dentro de ella? En realidad no sé si quiero saber, hace poco tuve un problemita parecido con "algo que andaba por el dpto" aunque parece que le gane...en fin, otra vez sola( ni él y/o ella tampoco me quisieron jaja)
    Como siempre, perfecto, lo suyo!!
    Besos fantasmales...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que ese 'algo' que andaba por tu depto era un señor, no sabe lo que se perdió... ¿o sí?
      Besos Oriana.

      Eliminar
  24. ¿Cuento infantil? Mas bien de terror... Esa niña "apunta maneras"...
    Me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, no parece que vaya a ser una niña muy normal, me imagino si se da vuelta el padre y la ve así, uf.
      Gracias, Aurora.

      Eliminar
  25. :) Gran manipuladora o gran vidente?
    Yo no conozco una señora del reloj, pero sí una del ascensor. Sin embargo, es tan aburrida que lo único que dice es "ascensor subiendo", "ascensor bajando", "piso dos". La verdad, para señoras así más vale, quedarse callados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no, si el ascensor me habla, yo no subo ni loco ;)
      Un beso, Francesca.

      Eliminar
  26. La mujer sale del reloj, el padre solo le destroza su casa, la niña se rie, porque esta viendo a la señora...
    Así me he quedado, pensaba que el padre iba a matar a la señora,
    la que no existe es la niña...
    Un abrazo
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso eres una mente invisible (y grande), porque logras darte cuenta en el acto quién es en verdad el inexistente. Muy buena interpretación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. La señora que vive en el mio es genial:
    tomamos el cafe juntas temprano a diario, vigila de noche por si llegan ladrones de sueños y para el tiempo y aguanta sus agujas cuando viene a dormir el amor conmigo...
    Bueno siempre leerte y presentirte, Dib.
    Besin ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, qué bueno eso, de que pare el tiempo el el momento del amor. Me encantó como argumento, lástima que soy un pésimo poeta, pues es un lindo tema para poesía.
      España se acerca, je.
      Besos, Bruxina.

      Eliminar
    2. Quien dice q seas pesimo poeta..? Tendré q ver esos pesimos versos, jeje.. no empieces q asi comenzó lo de una noche en Madrid.. jajaja... se siente cerca, es cierto. Besin.

      Eliminar
    3. No, mejor no, esta vez no levanto el guante, ando medio raro, muy concentrado en terminar un libro, digamos.

      Eliminar
  28. La señora que vive en el mio es genial:
    tomamos el cafe juntas temprano a diario, vigila de noche por si llegan ladrones de sueños y para el tiempo y aguanta sus agujas cuando viene a dormir el amor conmigo...
    Bueno siempre leerte y presentirte, Dib.
    Besin ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entendí, Bruxina, a mí no me repitas las cosas, ¡eh! ;)

      Eliminar
    2. Jajaja ven Dib.. arrímate que te voy a decir algo al oido... ;)

      Eliminar
  29. Existiera o no la señora. Tenían la ventaja de saber donde estaba para atacarla.
    Dicen que había un hombre en su departamento que cada noche, bien tarde, se despertaba por el golpe de los zapatos que tiraba al piso el vecino de arriba al acostarse. Primero un ¡Pum!...luego el otro ¡Pum!. Así pasaban los días (digo noches. Perdon) En una de ellas el vecino arrojó el primer zapato al piso ¡Pum! y al arrojar el segundo este cayó sobre una silla dispuesta en el dormitorio sin ruido alguno. Dos horas después sintió el timbre de su departamento, al abrir el vecino de abajo le reclamó - Sería usted tan amable de arrojar el segundo zapato al piso, ¡Ahora no puedo dormirme! -
    Así me he quedado yo: Insomne. Entonces querido Humberto ¿Que buscaban en el piso?...

    Un abrazo, El relato genial como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a uno se le genera esa falta, si eran dos, pues que sean dos siempre, Daniel.
      Ya lo dije, vos crees que yo sé qué buscaban, eso sí, me imaginé cualquier cosa, pero espero que no sea un cuchillo.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  30. Caramba con la niñita...quizá la señora y ella estaban compinchadas para jugar con el papá.
    Buen cuento.
    Saludos

    Maripaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maripaz, tú sí que le encuentras una salida inocente, de todas formas, ¿qué juegos son esos? Van a terminar mandando al hombre al loquero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. O séasa, la chavalica, 'de armas tomar'.
    Traspuesta me quedo, pero te aseguro que al despertador de mi mesilla le están ocurriendo portentos semejantes de un tiempo acá.
    ¿No serán el duetto señora-niña atravesando fronteras de terror?
    Lo iré pensando.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrójalo por la ventana, Pilar, no sea cosa que...
      Besos.

      Eliminar
  32. Muy bien tratados la ambigüedad, el miedo y el engaño, en medio de una tensión sostenida hasta el final. Me gusta la referencia fílmica, es imposible que no planee sobre nuestras cabezas en un escenario como éste.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ando 'fílmico' últimamente, tal vez deba escribir un guión. Hablando en serio, en una época quise aprender, pero no tenía tiempo. Veremos el año que viene.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Bien dib.
    ahora el comentable.
    buen cuento.
    pensé que ahora que habia roto el reloj la bruja del reloj no tenía como volver a meterse y les iba a quedar dando vueltas por la casa.
    Escribís en tú o me parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando aprendí español en mi país, lo aprendí neutro, hablado de 'tú', cuando vine a Argentina, me costó mucho adaptarme al 'vos', pero lo manejo perfectamente. Así y todo, usaré el 'tú' un 75% de las veces y cuando el relato es bien argentino, conjugo todo en 'vos' y uso expresiones de acá.
      La seño... señora, que vi... que vive en el re... reloj, ya tie... tiene donde habitar.
      Un abrazo, Garriga.

      Eliminar
  34. Qué bonita historia Humberto! Yo también esperaba encontrar lo que se buscaba, pero me quedó la sonrisa picarona de la hija. Precioso! Siempre me dan un poco de miedo los relojes, desde que el reloj que había en la mesilla de noche de mi madre, se paró, cuando ella se fue para siempre, a la misma hora... Hummm! esos despertadores... Cuántas historias. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué historia magnífica, Julie, aunque envuelva un hecho tan triste, el suceso supera la fantasía.
      Muchas gracias por contarlo.
      Besos, amiga.

      Eliminar
  35. Dib:
    La Señora Hora es muy mala. ¡Mira que asustar a una pobre niñita! Lo malo es que la señora posea a la niña...
    Salu2 sin posesiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me arriesgo a dar pronósticos de ese tipo, yo tengo la mente demasiado científica... bueno, en este espacio no tanto.
      Gracias, Diego.

      Eliminar
  36. Que bueno Humberto. "Una sonrisa socarrona", estas tres palabras te bastan para transformar toda la intriga. Dime una cosa. Estructuras la historia hasta el final, o improvisas el final sobre la marcha. Eres desconcertante. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El 85% de las veces, no sé qué va a pasar, me dejo llevar por la historia, y el final me sorprende aún a mí.
      Para darte un ejemplo, la idea de este textito, me nació ayer como un bloque medio confuso, lo único que tenía claro era el título: La señora que vive en el reloj, luego sí decidí que nunca se supiera qué buscaban, lo demás salió en 20 minutos y el final me sorprendió a mí también.
      Esta técnica me da buenos resultados, pero no se si le sirva a todos.
      Un abrazo, Marcos y gracias por interesarte.

      Eliminar
  37. Sorprende el final.
    Bien desarrollada la intriga, pero... personalmente lamento la violencia del padre; yo la habría seguido el rollo a la niñita y, es más, le habría añadido un acompañante relojero a la señora del reloj, ¿por qué no?
    Te cuento algo, mi querido Humberto: cuando mis tres hijos eran pequeños y con el fin de que comieran verduras, les contaba que los guisantes eran las albóndigas de los duendes; y la sopa de verduras frescas se las cocinaba en una cazuela grandíiiiisima que compré con ellos 'sólo' para esa sopa, y juntos echábamos verduras de todo tipo dentro para cocer porque... ¡esa sopa era la que comían 'los extraterrestres' y así nosotros tendríams algún día su inteligencia y fuerza.

    En fin, miedo me da pensar en el futuro (su presente lo tengo claro) de esa malvada niña que disfruta ante la desesperación de un padre impotente y... por qué no decirlo, violento.

    Sigue con los cuentos, a mi me encantan.

    Feliz día, amigo, sabes que te admiro.
    Un fuerte abrazo.
    Geles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tú hacías con tus hijos es normal y cariñoso, el mundo infantil necesita de la fantasía, la realidad tal cual es sería el peor cuento de terror.
      Muchas gracias por tus palabras de afecto, Geles.

      Eliminar
  38. "Bip-bip, Richie! Todos flotan aquí abajo!
    Y cuando estés aquí abajo con nosotros
    tú también flotarás..."
    No sé porque pense inmediatamente en el payaso de It.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno, era uno de esos seres que vivían en lugares extraños y buscaban hacer daño, en eso son primos hermanos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Deben serlo, tienen la misma sonrisa.

      Eliminar
  39. La que habita en mí reloj es una bruja pirula que me despierta todos los día a las 6 la odio errrr!

    -Es cómo la inmensa mayoría de los niños que les encantan manipular y mortificar a sus padres con amigos imaginarios, en este caso con una señora que tiene en el reloj y sale para llevarse lo que no es suyo-El padre esta un poco desquiciado...Aunque la verdad no me gustaría verme en su piel con una bebita de esta guisa:)

    Considero muy dificil en estos tiempos; escribir para la población infantil: es que ya estan más que inmunizados contra estos fenómenos.

    Pero a mí me ha encantado!

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A las 6? Deshazte de esa tal Pirula inmediatamente, Bertha. Dios proveerá, jeje.
      Lo de cuento infantil era broma... creo.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  40. Hola Humberto. Te felicito por esta asombrante entrada, digna de un aplauso por su intrepidante narración.
    Un saludo y mucha suerte en todos tus proyectos...
    ¡BUEN TRABAJO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus deseos, Sr Intelecto, en esta época en la que ando medio 'raro' con el blog, cualquier aliciente me sirve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Que me recorde não me lembro do meu filho ter tido um amigo imaginário. Não sei qual seria a minha resposta a isso. Se fosse hoje em dia e já passaram muitos anos, acho que atirava o relogio da janela abaixo e olhe que moro num 12ºpiso rsrsrsrsrs. É verdade que os pais todos deveriamos ser licenciados em psicologia e hoje em dia mais. Ainda me lembro de quando se era criança a unica figura que nos atormentava era o "papão".

    Parabenizo-te por me teres transportado à minha infancia em que a unica mentirinha e só era "a dor de barriga" para não comer ou para não ir à escola. Penso que nessa época era mais facil ser pais.

    Beijos!!

    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Também não lembro de eu ter tido amigo imaginário, acho que era um menino muito solitário, mas adorava ficar sozinho com os meus brinquedos inventando estórias.
      Os pais de hoje tem a situação bem mais difícil, é verdade.
      Um beijo enorme, minha querida Flor.

      Eliminar
  42. Ah! Dizem os psicologos que não se deve castigar a criança negando-lhe uma refeição.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bom, acontece que esse pai não é nenhuma maravilha, vc viu?

      Eliminar
    2. Imagino o que esse homem sofreu com os "amiguinhos" da filha.

      Eliminar
  43. Respuestas
    1. Pero que muchas gracias, Tracy, y me cago en... ;)
      Besos.

      Eliminar
  44. Uffffff...ese otro lado de la cara parece esconder un mundo de perversiones!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nena de dos caras sería el apelativo perfecto... no para una hija propia, por cierto.
      Abrazo.

      Eliminar
  45. Hola Humberto, en al desván de la abuela, había un viejo gramófono que cuando le daba cuerda se escuchaban canciones con voz distorsionada y yo metía la mano intentando sacar los enanitos que creía que estaban dentro.
    Gracias por recordarme otros tiempos ¿mejores?.LUZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí que tenías imaginación!
      Gracias a ti por permitirme entrar en esos recuerdos (sí, mejores).
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. Hola Humberto, en al desván de la abuela, había un viejo gramófono que cuando le daba cuerda se escuchaban canciones con voz distorsionada y yo metía la mano intentando sacar los enanitos que creía que estaban dentro.
    Gracias por recordarme otros tiempos ¿mejores?.LUZ

    ResponderEliminar
  47. Hola Humberto, como me atrapaste con este relato, no dejaste entrever el desenlace hasta la última palabra, aún así quedó flotando un final abierto.
    En cuanto a las visitas de los blogs estoy de acuerdo con Eva, no es obligación, yo lo hago por placer, e inclusive muchas veces no comento. Para decir cualquier cosa, prefiero el silencio.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el apoyo, Moli, es un tema que -evidentemente- no puedo resolver y me atormenta.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  48. Olá Humberto!
    Muito legal o seu conto.
    A narrativa nos prende!
    Quem não teve um amigo imaginário?
    Um conto infantil, mas para adultos também!
    O final, deixa um ponto de interrogação...
    Um grande abraço, fique com Deus.
    Adelisa.

    http://adelisa-oquerealmenteimporta.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado, Adelisa, o de 'conto infantil' era brincadeira, mais parece um conto de doido.
      Te agradeço muito.
      Bjs.

      Eliminar
  49. Mierda !!, yo quiero hacer lo mismo todas las mañanas y me contengo.
    Alguna vez me voy a dar ese gusto jejejejejejeeeee !!!
    Genial Humberto, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años que trabajo por mi cuenta, pero en alguna época odiaba a la señora o a quien quiera que fuese el que tocaba la maldita campanilla del reloj.
      Date el gusto, hazlo bosta, jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  50. El padre no debió destrozar el despertador. Vicky tenía razón.
    Se lo había llevado la señora Tic-Tac, que vivía dentro del reloj y era compinche de Vicky ...

    abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se llamaba Tic-Tac? Y yo que ni sabía, pero en definitiva, ¿querían enloquecer al padre o qué?
      Me dejas nervioso.
      Beijos, Lucrecia.

      Eliminar
  51. Los relojes digitales no tienen vida, ni corazón, ni nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso porque no sabes de los fantasmas que habitan en los chips, son muy muy pequeños, pero pueden hacer un daño irreparable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  52. Hola, Humberto. La maldad de los niños no es frecuente en la literatura. Parece que los niños deban ser siempre ingenuos. Por eso sorprende tu relato, la maldad de la niña llega a ser casi adulta. Veo esa sonrisa pero no me la imagino pícara. Me la imagino maligna, triunfante. Ha conseguido volver loco a su padre con sus mentiras. Eso pocos niños pueden hacerlo. Hablas también del "amigo imaginario" al que recurres para despistar además de al padre al lector. Muy buena trama, Humberto. Además, con la eficiacia de los finales que le dan sentido a todo el relato. Chapó. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día voy a contar varias cosas que aprendí de los niños en tantos años de carrera como profesional de la salud mental. Te aseguro que podría escribir un libro que dejaría a 'It' de Stephen King como la cenicienta.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  53. Vaya niña malvada, y la madre? me pregunto, donde estaba en esta historia?
    Huy, me dio escalofríos.
    Gracias por estas historias, Hum.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la madre se la comieron hace meses...
      De nada, gracias a ti.
      Besos.

      Eliminar
  54. Querido Humberto, algunos niños son perversos y todos los "mayorcitos" no sabemos qué es cierto y qué es falso; yo tampoco, claro está.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me resulta más fácil determinar lo que no es cierto, 'deformación profesional' la llaman.
      Un abrazo y muchas gracias, James.

      Eliminar
  55. No queria leerlo no queria leerlo pero me atrapó y ahora que hago, cuando llegue a casa esta noche lo primero que hago es deshacerme del reloj porque en muy parecido al que está en la foto, jja.
    Un abrazo.
    Nela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes qué hacer, entonces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  56. Querido Humberto, neste dois últimos anos tenho um envolvimento mui lindo com uma sobrinha, e como toda criança, é inteligente perspicas, mimosa, enfim...e não consigo imaginar aquela carinha linda fazendo uma dessas, mas também acredito que crianças podem ser más, tanto é que temos de ensinar a não amassar o cãozinho, a não espatifar as flores...mas esta menina Vicky chega ser assustador, porque se ela atormenta o pai, imagina o que poderia fazer na vizinhança, na escolinha. Pequena monstra, percebi quando do final aquele sorriso dela vendo o desespero do pai, quer coisa mais má que isso ?
    Humberto, mais uma vez me rendo a teus escritos, é bom demais te ler, e eu continuo, não sei como, entendendo na primeira lida,mas sempre dou mais uma, aproveitando para alimentar meu vocabulário español rs.
    Claro que fico muito feliz com uma visita tua, mas não espero, assim se torna uma boa surpresa quando te encontrar por lá.
    ps. Meu carinho meu respeito meu sempre grande abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acredito que daqui a pouco vc vai falar em espanhol quase como nativo. Não só por vc ler esse blog, mas também por outros onde encontrei os seus comentários.
      Agradeço as suas palavras maravilhosas, Jair.
      Abraços.

      Eliminar
  57. Me impacto tu relato,por la sonrisa socarrona de maldad de esa niña,
    siempre los niños los imaginamos llenos de ternura.
    Y quien no ha tenido ganas de hacer con el reloj lo que hizo el padre? seguro que cada mañana y cada uno.
    Aplaudo tu entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tita, es cierto, más de uno haría añicos el reloj, aún no encontré uno que me despertara con calma, paz y buen humor. Creo que pido demasiado.
      Un beso.

      Eliminar

  58. Desde el principio estás tensa, y es que hay misterio en esa intensa búsqueda, ¿que será eso tan importante que se tragó la señora del reloj…? Y entonces, viendo la risa retorcida de la niña, piensas que nada hay tan inmenso y a veces tan maligno, como la imaginación fantástica de un niño, especialmente para enfurecer a sus padres.
    Ahhhh, ahora que nadie me escucha, cuando me independicé, cada noche miraba debajo de la cama…en serio. Pues anoche cuando leí tu relato lo volví a hacer…

    Muchos besos maestro, y mi admiración como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, no. Ya lo dije, nunca hay que mirar debajo de la cama. En el mejor de los casos, puedes encontrar un poco de mugre y ya no puedes dormir hasta que pasas una escoba. En el peor, mejor ni hablar.
      Un beso y muchas gracias, Lore.

      Eliminar
  59. Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, pero espero que me conviden con algo, justamente ahora estoy muerto de hambre ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  60. Yo creo, que el padre odiaba al despertador por su tono de timbre, tanto el padre como su hija vencieron en esta batalla.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena interpretación, Fus, esa no la había pensado ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  61. bravo! (por la niña)


    abrazo, humberto*

    ResponderEliminar
  62. Meu amigo

    Em primeiro lugar quero agradecer a sua visita, é sempre um prazer.
    Gostei da história muito profunda...voltarei mais vezes para o ler com mais calma.

    Um beijinho
    Sonhadora

    ResponderEliminar
  63. Poética historia Humberto como siempre, da la sensación de que en la historia también hay un hombre que vivía escondido en un reloj, pero no me hagas mucho caso. eh?

    Porque entre otras cosas yo lo lo he visto por ningún lado, eh?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que yo te hago caso, puedes contarme esa historia...
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  64. Un relato ingenioso de verdad. Voy a observar un poquito mi reloj despertador por si hay sorpresas...
    Me ha gustado mucho.
    Recibe un abrao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia, fíjate por las dudas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  65. A veces, lo inverosímil le deja a uno lleno de dudas y hasta es capaz de tragarse un sapo o una piedra de molino. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivo entre lo inverosímil, ya me trago cualquier cosa... bueno, cualquier cosa no ;)
      Un abrazo, querido Francisco.

      Eliminar
  66. Yo también odio a la señora del reloj, todos los días muy temrpano con un sonido poco feliz me avisa que hay que despertarse para ir a trabajar.

    Más de una vez me dieron ganas de hacer lo que hizo el padre con el reloj de su hija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué te impide de hacerlo, no hay mejor descarga, destruirlo, hacerlo mil pedazos... y luego comprarse otro, pero quién te quita ese pequeño placer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  67. Excelente, Dib! Es literatura. La etiqueta infantil la ponen los editores, no los autores. Vos le preguntas a Montes, a Mariño a Shua, Wolf Cabal , Pescetti, incluso en su momento J. Villafañe y Walsh y ellos siempre insistieron en que escribieron textos, cuento poesía sin ese rótulo. No esa cosa de moraleja, aprendizaje, que tiene por ejemplo Bornemann que particularmente me irrita aunque haya salido premiada y todo. Responde al sistema, en fin. A todo esto en la facu, los dos seminarios anuales llevan la etiqueta infanto - juvenil sólo para que en la primera teórica te digan "Olvídense del título. Esto es literatura, señores". jaaaa Este texto tuyo me gustó mucho por eso, porque no baja del todo en calidad, no apela a los diminutivos pelotudos y demás clichés.
    Nuevamente, Dib, lo hizo !!! Pero la puta madre!! dejanos unas miguitas jajajajaaaaaaaaaaaaaa Saludos van!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me olvidaba... Mirá como se los metía en el bolsillo Walsh. Empezar un texto con "Los chicos del jardín de infantes La buena mandarina"se cruzan con un malón de ranqueteles, periodistas con micrófonos, cables... " y sigue. Muchos muchos guiños, sin subestimar al lector. Nada. Eso. Un saludo!

      Eliminar
    2. Te aseguro que es cierto, no lo digo para figurar, pero yo comencé a leer un poco más tarde de lo común, recién a los 9 años, pero con libros que no eran para chicos. El primero fue 'Crimen y castigo', luego vino '1984', 'Sobre héroes y tumbas' y finalmente comencé con cosas más traquis, como 'Meu pé de laranja lima'.
      Lo de 'cuento infantil' era una broma, hay cuentos, Literatura y punto.
      Los diminutivos son pelotudísimos, como también ese lenguaje críptico que algunas personas creen que usan los niños.
      En fin, muchas gracias por esta charla virtual.
      Muy bien Walsh ahí...
      Un fuerte abrazo, Sandra.

      Eliminar
  68. Hola, me he perdido un poco con el final, ¿a quién estira la niña la cara desde el vano de la puerta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mal no entendí, es la sonrisa la que le estira la cara a la niña, literalmente se la estira, como puedes confirmar haciendo el gesto frente al espejo. Que ella esté en el vano de la puerta es anecdótico... o no, ¿quién sabe?
      Pero ojo, es lo que yo entendí, no soy dueño de las verdad, aclaro.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ahora sí, gracias HD, tengo un mal día.
      Esto lo cambia todo, imaginaba a la niña pellizcádole la cara a su padre y recordaba a Dalí... (uff)
      Entonces la niña es juguetona...
      Un abrazo también

      Eliminar
    3. Siempre que hay algo confuso, es por culpa del escritor, no lo dudes.
      Más abrazos.

      Eliminar
  69. Las historias se escriben desde la fantasía, la mejor fantasía es la pura, la de los niños, todos llevamos un niño dentro que si le hacemos caso, nos permitirá volver a creer en todo lo increible. Con lo increible se construye todo lo bueno y malo de la vida que da para tantas historias.
    Me gustó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  70. ¡Me gusta tu estilo. ¡Adelante con la literatura "infantil".
    Un abrazo pasado por agua:¡¡¡como llueve en Madrid!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosi, y a no mojarse, que puedes engriparte.
      Un abrazo hacia Madrid, que pronto me tendrá por allí.

      Eliminar
  71. No es fácil, nada fácil, hacer un cuento infantil sin caer en el esterotipo de enseñanza o escribirlo en diminituvo como si los niños fueran tontitos.
    Me ha gustado mucho y, aunque cuando te comento no sale mi comentario, ahí queda por si lo lees.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero claro que lo leo, Pilar, leo y respondo todos.
      Muchas gracias por tus palabras, un abrazo.

      Eliminar
  72. Muy tierno en su inicio y algo inquietante al final, casi de terror suave.
    No sé si de niños totalmente, pero, en cualquier, caso sí es para mayores.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pactemos: para niños perversos ;)
      Un abrazo, Isabel.

      Eliminar
  73. A mi entender, el padre cometió un error;roto el habitáculo, la señora jamás podría volver. ¡A ver quien la despertaba ahora para ir al cole!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que van a comprar otro reloj, pero nada asegura que venga vacío.
      Un abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  74. excelente relato, como siempre es un placer leerte... qué bueno que abriste de nuevo los comentarios.
    un saludo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, los abrí por ustedes, por las personas que leen y les gusta dejar una huella. Y lo agradezco muchísimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  75. Hay que tener mucho cuidadito con los enanos. Se las saben todas. La anécdota me ha recordado una, en la que la hija de mi prima rompió no sé, si un vaso. Ella decía que fue una niña que entró por la ventana. Nadie la creyó, pese a su insistencia.

    No deja de llamarme la atención, la ira del padre. Quién sabe si en una rabieta, pueda tratar a la niña como al despertador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre es clave en este texto, el antes del padre, digamos. Sabes que un relato es un recorte de una historia mucho mayor.
      Ah, la hija de tu prima tenía razón, seguro.
      Un abrazo, Antonio, y muchas gracias.

      Eliminar
  76. Otra que a los 18 se muda a Villa Freud para ahorrarse el taxi. Además mirá si va a haber una mina en un reloj. Todo el mundo sabe que sólo hay gnomos, pero unos bien chiquitos, obvio. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo decía, gnomos, el problema es que los elfos que me fueron dictando el cuento, me aseguraron que era una señora. Eso me pasa por crédulo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  77. Humberto, un relato que no se intuye su final ni siquiera con la primera lectura, me gusta. Esa niña es más lista que su padre y que yo mismo.

    Como siempre muy bien hilvanado el relato, consiguiendo su ritmo preciso para dejarnos un buen golpe de efecto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nicolás. ¿Sabes?, tuve que pensar mucho antes de subirlo, no me convencía, me sentía 'fuera de género', creo que ésa es la definición más acertada.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  78. Mi querido amigo, nunca olvidado y siempre visitado aunque pocas comentado, la manipulación infantil ha echado a volar en tus letras.
    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peligrosa manipulación infantil y lo que hay detrás de ella, Zuni, así es.
      Un beso enorme y muchas gracias.

      Eliminar
  79. Es lo que deseo hacer con mi despertador todas las mañanas, aniquilar el señor o la seora que hay dentro. Hay que probar nuevos géneros y te ha salido muy bueno tu relato infantil. Mañana publico "Espantapájaros" mi primer relato de Halloween. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego voy a leerlo, Borgo, va a ser un placer.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar
  80. Enternecedor al principio e inquietante al final.
    A mi, en ocasiones, me da ganas de tener la misma reacción que el padre...cuando estoy en pleno sueño y esos martillos pequeños empiezan a tocar las dos campaninas.
    Muy buen Relato, Humberto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qui´ne no? Tal vez todo sea una metáfora de ese maldito momento.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  81. Me gustó, Humberto, manejas bien el terror, sin ser obvio ni exagerado.
    Un abrazo.
    Lalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece Lalo, fue un intento, no me terminó de convencer, pero ese es otro tema.
      Un abrazo...

      Eliminar
  82. TODOSSS los relojes despertadores tienen lago adentro!! El maldito rriiiinnngggg que es peor que cualquier fantasma, jiji.
    Besazos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tengo que darte la razón, el ring es odioso, detestable, execrable y todos los 'ables' que le quieras poner.
      Un beso.

      Eliminar
  83. A las 6 de la mañana de los lunes el reloj pierde su encanto. Ya puede tener magia, que en esos momentos se queda sin ella. Nuestras vidas pasan, pero el reloj... sigue ahí. Gran entrada Humberto. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Pepe, y mucha razón tienes, un lunes a las 6 de la mañana no hay magia alguna, sólo sueño y desazón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  84. Qué no hace un padre por una niña de cinco años que grita, llora y acusa, en este caso a una supuesta señora del reloj. Entra fuera de control y rompe todo aquello que amenaza a su hija.El gesto de ella la hace ver como que hubiera manipulado las cosas. Pero aquí, el único que crea las situaciones y el sentido de ellas eres tú Humberto.
    Un abrazos amigo escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo, Migue, sino algo que me trasciende y me dicta lo que debo hacer... Bueno, es algo metafórico, pero no tan lejos de la realidad.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  85. Olá Humberto! Ao retribuir a gentileza de sua visita me deparo com excelente post.
    Um conto imaginário. A realidade é que algo sobrenatural faz que os pais realizem o imaginável a proteger e/ou defender seu bem maior. Filhos. Já te sigo.
    Abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado pela visita e pelo comentário, Batista.
      Um abraço.

      Eliminar
  86. La señora del reloj está en algún rincón de nuestras casas, oculta. Otras veces aparece, pero callamos para no parecer locos. ¿Dónde se esconde vuestra señora?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía se esconde en una ánfora etrusca que tengo en la sala, pero es tranquila.
      Un abrazo.

      Eliminar
  87. Cuentos de niños sociópatas, pobres padres lo que nos faltaba, ya desde pequeños, me hace gracia la foto que has puesto del reloj con el mono, si no lo has leído te lo recomiendo un cuento de Sthephen, King, " el mono", sobre el típico mono de cuerda que toca los platillos en los puesto callejeros, cuando lo has leído, odias esos monos para siempre, te lo digo de verdad, como yo ahora menos mal que no tengo hijas pequeñas, si no, cualquiera se cree, lo del hombre del saco, o el que vive en el armario o el monstruo de debajo de la cama, amén de que la imaginación de los padres, es superior a cualquier ficción, para la próxima por fa un cuento de hadas, ( pero que no sean caníbales, ni nada de eso, que tu eres muy capaz,) bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cuento de hadas... Mmm, no sé si me va a salir, pero creo que tengo que subir algo divertido o romántico, hace años que no subo algo de ese estilo. El problema es que no tiene que ser cursi, y eso no es tan fácil.
      Ya voy a buscar ese cuento de King, luego te digo qué me produjo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  88. Humberto: Creo que los que escribimos nunca dejamos de ser niños, ya que volcamos en los espacios en blanco todas esas mentiras que nunca nos abandonan. De hecho es una de tus premisas ¿no
    Saludos desde Fantasilandia: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, querida Dora, cuando la sociedad te fuerza a abandonar el mundo de las fantasías, uno más se empecina en vivir allí, siendo el niño-adulto-anciano que siempre fuimos.
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  89. Hola HUMBERTO
    Pues menos mal que existe la señora del reloj, pues gracias a ella no sufro descuentos por tardanzas y suelo llegar a tiempo en mis compromisos por la mañana, claro que la pongo out sobretodo los domingos que la mando de paseo, así descansamos las dos. Creo que el secreto está en que la casa donde vive la señora, en mi caso no tiene tan grandes campanas como las de Vicky que después de todo no me parece una niña tan malévola, sino que sólo busca un poco de libertad.
    Me encantó tu cuento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó tu anécdota, cuando alguien deja su impronta personal, me parece maravilloso, pues debería ser así: cada texto es un disparador de mil ideas y sólo hay que expresarlas... si se tiene ganas, por supuesto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  90. Me dio miedo! Es lo único que te puedo decir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranqui, Gary, que es puro cuento ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  91. No sé, veo dos interpretaciones en ese final.
    O la niña es picarona, manipuladora y muy bellaca, o la sonrisa socarrona era que estaba poseída por la señora del reloj...

    Ufffff, Humberto, que imaginación la tuya...ESCRITOR

    Abrazos y un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eliges la que te parezca mejor... es libre interpretación.
      Muchas gracias, Alborada.

      Eliminar
  92. La señora es un personaje que no da mucho miedo (depende si es media bruja), podría haber sido un muñeco o un enano, aunque de todas formas da bastante miedo que un hijo/a propio ande sonriendo de costado...
    Celebro la posibilidad de expresar mis sensaciones a través de un comentario, sin esperar comentario de regreso a cambio.
    Saludos Mr. Dib!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos porque no la viste, Etienne, yo tuve que verla para escribir sobre ella, no te recomiendo ese momento: la nena mostrándome a la Señora que Vive en el reloj, uf, mierda...
      Un abrazo.

      Eliminar
  93. Que terror, me corre un frio por la espalda, la señora del reloj se incorporo en la nena...
    Buenisimo cuento, amigo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... puede ser, Carolina. Por las dudas, tápate hasta los ojos con las sábanas ;)
      Un beso y muchas gracias.

      Eliminar
  94. Dios, no se que decir, me entró un pánico, afortunadamente no tengo reloj !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor, no tener reloj, despertarse con los ciclos circadianos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  95. Dios, no se que decir, me entró un pánico, afortunadamente no tengo reloj !!

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?