14 de noviembre de 2015

La caja


Una mujer toca el timbre de la entrada. Sé que es una mujer porque la veo a través de las cortinas de la ventana de la sala, desde el sofá, donde estoy siempre mirando televisión. La veo pero ella no me ve por ese contraste entre luz y oscuridad que no sabría cómo explicar. Es una mujer joven, está tiesa en el umbral y mira hacia adelante con mucha solemnidad, como si viniera a contarme una desgracia, pero de pronto parece darse cuenta de algo urgente y entonces se arregla el cabello, se seca el sudor de la frente, mueve el cuello y se alisa la falda. Lo hace todo rápido y con ese descaro del que ni se imagina que alguien pueda estar observándolo. Toca de nuevo: esta vez son dos timbrazos cortos. Apenas puedo levantar mis 135 kilos para ir a atenderla antes de que se vaya. Soy cauto, lo aprendí de mi madre, nunca abro la puerta totalmente, por la hendidura le pregunto qué desea, cuando ve mi aspecto se echa un poco hacia atrás, pero enseguida se recompone y me dice que pertenece a una fundación que ayuda a personas con no sé qué enfermedad, porque no le entiendo demasiado lo que habla, su figura atractiva oculta las palabras, sin embargo, la melodía del argumento me suena convincente y la invito a pasar. Da un paso y se detiene, duda. En el brazo izquierdo hace equilibrio con una pequeña cartera marrón y una caja verde con dibujos de mostachos. Por fin, me estrecha la mano, me dice Dora, encantada, y entra, mira con fingida despreocupación hacia todos lados y queda embobada con una enorme mancha de humedad que hay en la pared de enfrente. Parece un perro oteando un paisaje campestre, le digo, ella afirma con la cabeza y después la gira hacia mí, sonríe. Dora, lindo nombre, pienso. La invito a sentarse a la mesa de la cocina, ella dice oh, sí, claro, y comienza a hablar, intenta convencerme de la importancia de su labor y de los alcances de la fundación a la cual pertenece. Le ofrezco un café, me dice que no, gracias, que está un poco acalorada, que prefiere una limonada, le digo que no tengo limonada, que si no es lo mismo un jugo artificial de piña, lo acepta. Voy a buscarlo al refrigerador, pero coloco mi voluminoso cuerpo de manera que no vea lo que tengo allí dentro. Sirvo el jugo en un vaso no del todo limpio y se lo alcanzo, lo bebe deprisa y sigue hablando de su propósito, ahora sí entiendo que todo se trata de ayudar a personas que padecen el síndrome de Prader-Willi, sin embargo, sus hombros, sus pechos, sus caderas, me siguen pareciendo más excitantes que la buena causa que persigue, reconozco que es un pensamiento indigno, lo sé muy bien porque también me lo enseñó mi madre, pero no puedo evitarlo, la deseo y me siento un cretino pervertido. De repente, Dora deja de hablar, como si se le hubiera acabado la cuerda, entonces le digo cualquier tontería para tratar de entretenerla el mayor tiempo posible, no quiero que se vaya, le cuento que me gustan los animales, las plantas, la Naturaleza en general, pero en cierto momento se pone de pie, se alisa la falda de nuevo y mira -una, dos veces- hacia la puerta, le apunta con la nariz como si fuera el perro de la mancha en la pared, entonces yo comprendo y también me pongo de pie, la acompaño de cerca -huele a violetas-, después me adelanto para abrirle la puerta y uno de mis pies se engancha en la alfombra, casi me caigo. Ella ríe y se lleva la mano a la boca, yo hago una mueca avergonzada. Ya en la entrada, le doy un billete de 5 dólares y ella me entrega un bono de contribución, luego dice adiós y se va. Vuelvo a la cocina, me siento frustrado, como cuando las muchachas de la preparatoria no querían salir conmigo porque… Me retuerzo los dedos transpirados, me golpeo los muslos con los puños y maldigo en voz baja, entonces veo la caja verde con dibujos de mostachos debajo de la silla donde se había sentado la mujer. Al levantarla me parece que adentro se mueven cosas vivas, me espanto y la suelto, entonces vuelo hasta la puerta y salgo a la calle, corro unos metros hacia un lado y luego hacia el otro, pero ella ya se esfumó. Entro en la casa abatido, con la seguridad de que Dora nunca volverá a buscar la caja, y de que todos los males que contiene dentro muy pronto desaparecerán en las fauces del triturador de residuos.


Por la fe que tiene en mí, por todo el afecto que siempre me ha brindado, dedicado a tRamos.

162 comentarios:

  1. Mis queridos Dibinos: muchas gracias por los deseos y las felicitaciones por la publicación de mi nuevo libro, han sido muy amables, no sé bien qué decir, así que no digo nada.

    “La caja” es un pequeño adelanto de “Ecos de la Nada”, espero que les guste.
    La próxima entrada ya será para anunciar la fecha de presentación en Buenos Aires.

    Un fuerte abrazo y todo mi cariño a los amigos de este blog.
    Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiésemos hacer desaparecer así de fácilmente los males. Sobre todo en esta terrible noche, aquí en Europa.

      Felicidades por tu libro y suerte con él.
      Besos

      Eliminar
    2. Bueno, parece que no fue el día indicado de subir una entrada, la verdad no estaba al tanto.
      Muchas gracias por tu deseo, un beso grande.

      Eliminar
  2. Ese adelanto hace que las ganas de leerte vayan en aumento hasta tener el libro en las manos.
    Fuerte y un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita, Tracy, un beso grande, ya nos veremos.

      Eliminar
  3. Excelente adelanto, ya se siente el deseo de tener el libro. aprovecho para traer lo dos. Espero que la presentación sea un fin de semana...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Buenos Aires va a ser el viernes 4 o sábado 5 de diciembre, querido amigo.
      Un abrazo grande y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Si el adelanto es así, me imagino como será el libro... como lo que ya nos tenés acostumbrados. Te auguro una buena "cosecha". Beso. Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Haydee, ojalá salga todo bien.
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. vuestro escrito me hizo recordar la noche de halloween donde los niños van de casa en casa con la propuesta de "dulce o truco"; aunque en este caso dora bien pudo haber dicho "dinero o enfermedades", dejó todos los males a pesar de haber cobrado.
    en la vida hay gente así, que egoístamente solucionan todos sus problemas a costa de los demás sin importarles sus consecuencias.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión, Draco, te quitan el dinero y encima intentan arruinarte la vida, tal vez el hombre haga bien en triturar la caja.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. ¿Que serán las cosas vivas dentro de la caja? ¿El trtiturá las terminará o será un lugar de incubación? Por algún momento pensé que el protagonista le iba poner algo extraño en el vaso, con oscuras intenciones. Pero parece que sólo quería ocultar que estaba sucio. A lo mejor la siniestra es Dora, dejando males. ¿Una alusión a PanDora?

    Despertás intrigas. Sabés como hacerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escrito lleno de enigmas, hasta yo querría saber qué escondía en el refrigerador, pero se me hace que no era nada bueno.
      Claro que es una alusión a la Primera Mujer creada por Hefesto, es muy alentador que te hayas dado cuenta.
      Un fuerte abrazo, amigo, espero que vengas en diciembre...

      Eliminar
  7. Eres un consagrado maestro del relato corto y leerte es un gozo desde la primera línea a la última. En este caso, has usado la enfermedad congénita para describir los pocos alcances del protagonista y las pocas luces de ella que va a pedir auxilio precisamente donde se necesita ayuda. Me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En pocas palabras has descrito la situación.
      Muchas gracias por tus palabras, mi querido Francisco.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo... te lo juro.
      Un abrazo, Pilar.

      Eliminar
  9. Me ha enganchado Humberto Dib, felicitaciones por tu nuevo libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Dijin, eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy bueno mi amigo ! Esperando inquieta el final. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el final llegó.
      Un beso, querida Mery, compañera de muchos años.

      Eliminar
  11. Lindo detalle a tuamiga. Gracias por el adelanto. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Amapola.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Muchas gracias, Antorelo, amigo desde los inicios.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  13. Que tengas muy buenas experiencias y ventas también de este nuevo libro, Humberto, que no hay que abaratar el Arte.

    Si este relato es una muestra del contenido, seguro que esos "Ecos de la Nada" están repletos de talento creativo y oficio a rebosar.

    Me quedo desde el primer párrafo atrapada en ese salón que imagino mugriento y desordenado, con olor a humanidad, veo la cabeza de la madre en el frigo, muy maquillada y con peluca...Ay, demasiado cine, Humberto...

    El tipo antilujuria... al que se le despereza la libido que se impone a su desidia y apatía me acelera el corazón y la rabia...

    Respiro alivida cuando Dora consigue escapar y ya me dejas loca con el final donde me doy de bruces con el Mito PanDora...

    ...y me llevo todos los enigmas sin resolver, ¿por qué el síndrome de Prader-Willi?

    ¿por qué una caja con estampado de mostachos? ¿Porque una nevera con algo que no vemos pero nos inquieta? ¿Y esa mancha de humedad?...
    Me encanta como escribes, Humberto, y si tardo tanto en llegar aquí no es porque no me guste venir, que sí y mucho, es que ando algo loca de tiempo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes una cosa, mi querida Tesa? Hay cosas que hasta yo desconozco, y creo que allí radica la magia (si la hay), en ser participante pasivo de mucho de lo que hago. Lo que no significa que no sepa por qué lo escribo, claro está.
      Sí, amiga, soy un cineasta frustrado, lo mío son las imágenes, pero como no puedo con ellas, trato de atraparlas con palabras.
      Tú ven cuando puedas y ya.
      Un abrazo muy grande, muchas gracias.

      Eliminar
  14. Hola Humberto , muy bueno tu relato , pero eso si que se asegure de que el triturador acabe con todo lo malo de la caja , no vaya a ser que salga de nuevo y no se pueda destruir , valiente pendeja la tal Dora .
    Te deseo un feliz fin de semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si en la caja está la Esperanza?
      Un beso, Flor, feliz fin de semana.

      Eliminar
  15. Es inevitable pensar en la famosa Caja. Y nos quedamos con las dudas....Se podrá disponer de los males que nos acosan así de fácil.? Un misterio por entregas? Me encanta, Humberto. Un beso

    América

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podría responderte? No creo, América.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  16. ME IMAGINO QUE ESTE ENIGMA TIENE CONTINUACIÓN. JEJEJEJEJEJE. EXCELENTE, COMO SIEMPRE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo puede tener continuación, depende de nosotros escribirla ;)
      Un fuerte abrazo, ReltiH.

      Eliminar
  17. La vida es una caja de sorpresas y nosotros los únicos para poder descifrarlas.
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces no lo conseguimos.
      Un abrazo, Armando.

      Eliminar
  18. No sé por qué mi comentario se fue como Anónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un atrevimiento mío, amiga, espero no te haya molestado, tú siempre estás aquí y allá. Si te molesta, lo arreglamos.
      Un beso grande.

      Eliminar
  19. !Hago mías las palabras de mi amiga Tesa!!!!...Pero , tengo que decirte que ese ser humano me entristeció....Un beso Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lógico que te haya entristecido, Martha.
      Un beso grande, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  20. El universo confabuló a mi favor esta dedicatoria, me da alas para seguir teniendo esperanzas de que casi lo más inesperado puede suceder.

    Es realmente apetecible , este entrante de este gustoso menú literario de ECOS DE LA NADA.
    He bautizado al personaje con el nombre de Prader, así sin apellido, he paseado con tu descripción del lugar haciéndome una idea, un perfil de una persona abandonada sin ningún tipo de ayuda y en estas casualidades alguien que se preocupa o gana su sustento por dicha Asociación, nos deja con la intriga si le ayudará o no,
    La vergüenza que siente él, casi la mastico; el amor contaminante de su madre que percibo. Está tan bien descrito, que siendo tan corto el relato, pesan en mi , muchos sentimientos de nuestra sociedad actual.

    Mi sombrero imaginario me lo quito ante ti y te dejo una caja en tu blog¡

    Un gran abrazo

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es un relato que dice más de lo que hay, mucho más, pero estoy seguro que tú has visitado esos cuartos cerrados.
      No te quites el sombrero, pero déjame la caja, sé que allí queda la esperanza.
      No confabuló el universo, tú te mereces esto y mucho más.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  21. Hola, he caído en ésta página desconocida.
    Aquí estoy, braceando en el ambiente húmedo y pantanoso donde el protagonista provoca en el lector deseos de apretarle el vientre con un dedo, para ver cómo se hunde. Mientras él navega por el texto entre el sudor de la soledad.
    No es un cretino, ni un pervertido, quizá la realidad sea más simple. Y sólo quiere que le quieran...

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario, Ana María. Posiblemente tengas razón, pero el texto deja muchas dudas al respecto.
      Un abrazo y voy a visitarte.

      Eliminar
  22. Quizás la caja te de una otra oportunidad de ver a Dora, quizás ella ha sentido algo por ti y vuelva por la caja olvidada que podría tan solo haber sido una escusa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, vuelvo al sofá a esperarla...
      Un beso, Mari.

      Eliminar
  23. las cajas siempre sirven para guardar secretos
    otro beso también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas las cosas que encontré en las cajas de mis padres, esas que escondían arriba del armario.
      Más besos.

      Eliminar
  24. Me pregunto por cuantos años habrá llevado la pobre Dora aquella caja a cuestas. ¿Será ahora la responsabilidad del abandonado protagonista hacerse cargo de ella? Si es así, estamos fritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas preguntas, Fernando, algo me dice que el pobre tipo va estar una estar una eternidad para sacarse esa maldición.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Humberto, creo que su cuento se aferra a una situación muy común en la realidad, que tu rcreas estupendamente, y que nos ha dejado frustrados, como bien lo dices. Cuántas mujeres han irrumppido en nuestras casas, venidas como de ensalmo, o del absurdo, y se instalan a vendernos productos que no entendemos porque son como el humo, mientras destacan su carnalidad, y nos excitamos y forjamos sueños de placer en la sentina de la imaginación. Cuánto permiten elucubrar tus cuentos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Carlos, pero esta mujer tenía un propósito real aterrador.
      Muchas gracias por tu opinión, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  26. Moraleja: no te fíes de las mozas de buen ver, que debajo del brazo (o de la falda) pueden llevar la perdición, como esa Pandora moderna.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, ante la duda, no le abro la puerta a nadie.
      Un fuerte abrazo, amigo Cayetano.

      Eliminar
  27. Ante la duda no abrir.
    Y menos a una monstrua.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le abrí la puerta a una y terminó siendo mi esposa... Ni quiero recordarlo.
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  28. Sabes enganchar al lector, hoy sentí angustia, miedo, asco y pena todo revuelto como un cóctel... No obstante, quiero pensar que la chica llevaba un gatito en la caja y como él dijo que le gustaban los animales, decidió dejárselo para que le hiciera compañía ¡porfa! que le pueda la curiosidad antes de meterlo en la trituradora :)
    Un abrazo de palabras pero con todo el afecto del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Describes exactamente lo que sentí yo mientras lo escribía, eso me muestra que ambos vibramos en la misma nota. Una persona es un universo.
      Me llega el afecto, no lo dudes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  29. Supongo que ha ido a hablar del síndrome de Prader-Willi a alguien que pudiera padecerlo. No lo sé. Es un consuelo que a él no se le pase por la cabeza que se haya podido dejar la caja a propósito para tener excusa de volver, porque se ha quedado prendada de su belleza. Por lo menos el coco le funciona con una cierta coherencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable que justo haya tenido la mala puntería de ir a buscar algo donde más se necesita.
      Un fuerte abrazo, Chema.

      Eliminar
  30. Me ha gustado mucho este relato. Mi enhorabuena por la publicación del libro. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  31. A mí ni se me ocurre abrir la puerta, pues no hay gente rara ni nada… yo no abro a nadie, ahora después de leerte menos.
    Seguro que el libro esta súper interesante. Un abrazo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Justo que iba a golpearte la puerta para venderte el nuevo libro! ;)
      Un abrazo, Lola, muchas gracias.

      Eliminar
  32. O el pobre, que desencanto, al principio se las pintaba felices pero ahora la muy bandida le ha dejado es ascuas:"que sera, sera: lo que contiene la dichosa cajita que tanto movimiento tiene...?".Espero que las sauces de la trituradora no se atasquen o simplemente que la abra y se atenga a las consecuencias...Todo en la vida es, un riesgo...

    Te felicito y te deseo lo mejor con esta nueva edición estimado Humberto.

    -En mi caso seguro que me llevo un susto de muerte, por curiosa:)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si usaría una trituradora de residuos, pero yo NO quiero saber qué hay ahí dentro, mi querida Bertha.
      Un beso grande y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  33. Un relato que engancha desde el principio con un final enigmático donde caben más de una posibilidad.
    Me encantó como siempre que he venido a leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Elda.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Hola, Humberto
    El protagonista es realmente confiado: una mujer atractiva, joven y desconocida puede ser peligrosa; al menos yo no la hubiese dejado pasar del antejardín. Excelente final, muy tuyo :)
    Feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, pero creo que el hombre deseaba dejarla entrar, funcionan como llave-cerradura por varias razones.
      Muchas gracias y feliz fin de semana también.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  35. As minhas felicitações Humber, de coração. Espero que no livro a Dora volte mais tarde a casa do gordinho e que se acertem.
    Por cá com muita tristeza e preocupação.
    Beijinhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Não acredito que isso vá acontecer, minha querida, a caixa vai ficar aí até os fins dos tempos.
      Sei o que está acontecendo, um horror!
      Beijinhos.

      Eliminar
  36. ¿Y para qué deshacerse de la caja? Para un solitario enamoradizo, guardar la caja es la excusa perfecta para soñar con que algún día Dora vendrá por ella. E incluso puede suponer que Dora la dejó a propósito ahí, para alimentar su morbo romántico.

    Buen relato. Un abrazo psicológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un romántico, Julio, creo que aquí se juegan cosas más complejas.
      Muchas gracias por tu opinión, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  37. Amigo Humberto,
    Me quito el sombrero ante tí. Qué maravilla poder leerte, Un adelanto increíble que nos has mostrado. Me has dejado con ganas de seguir leyendo.

    Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Éowyn, eres muy amable con tu apreciación.
      Te mando un beso.

      Eliminar
  38. Qué habrá en la cajaaaa !!?? Ayyyyyy ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero saberlo, y qué hay en la heladera...
      Un beso, Trimbolera.

      Eliminar
  39. Quizás en la caja también estaba la esperanza...pero si el hombre tenía pocas luces y menos aún curiosidad...quizás se quedó sin la esperanza por ignorancia...
    Beso, grande, enorme... esos besazos que te gustan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy significativo que justo encerremos la última salida que tenemos, esta en el ADN humano, creo.
      Claro que sí, Marián, soy un vicioso de los besos y abrazos.

      Eliminar
  40. Me quedo intrigada con el contenido de la caja, espero que por el bien de tu personaje tuviese algo de ilusión y esperanza. Este anticipo de "Ecos de la Nada" me deja más impaciente por tenerlo en mis manos. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intriga es el alma mater de este relato, el enigma abre, recorre todo el texto y lo cierra. Como dije, querría yo saber muchas cosas también.
      Un beso muy grande, María Rosa.

      Eliminar
  41. Siempre es lo mismo, entro en tu espacio, comienzo a leer y, como si de un potente imán se tratase, aquí permanezco pegada desde el principio al fin.
    Nada puedo decirte, me has dejado con cantidad de incógnitas, piense lo que piense, todo puede tener cabida.
    Agradezco enormemente este buen rato que me has hecho pasar.
    Me alegro que se lo hayas dedicado a Tramos, su corazón, que encierra tan bellos sentimientos, son merecedores de todo lo que le ofreces. ¡Bendita amistad correspondida!
    Aprovecho para dejaros cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me causa una enorme alegría que te guste lo que hago, querida Kasioles, y lo digo de todo corazón.
      tRamos es una de las personas que más fuerza me brinda, pero todos ustedes merecerían un relato, como mínimo.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  42. Gracias por tu relato, que ciertamente engancha, aun sin saber qué había en esa caja.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya enganchado, Sor Cecilia.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  43. Veo que no soy el único que ha pensado que Dora podría ser Pandora. Bueno, hubo suerte.Si en vez de un montón de bichos, hubiera contenido un cubo, habría sido peor. Para mayor información,véase la peli "hellraiser" :)

    Un fuerte abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién sabe si no contiene un cubo a lo Hellraiser?
      Un fuerte abrazo, mi querido Antonio.

      Eliminar
  44. Final enigmático. Ni sabemos qué había en la caja, ni por qué la tira... mola quedarse con interrogantes al final de un relato tan entretenido. Da mucho juego.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Nury.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  45. Este relato atrapa al lector, tiene todos los ingredientes para formar parte de una buena novela, los protagonistas que describes son singulares, sus vidas seguro que también lo son, y el final que nos planteas Humberto es insólito, el contenido de esa caja y la desaparición de la mujer es toda una incógnita.
    Besos y buena semana.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento pensé que podía ser una novela, pero después me pareció que el argumento era un poco endeble, así que fue cuento.
      Muchos enigmas, el sostén de este texto.
      Un beso grande, Puri, muchas gracias por tu presencia.

      Eliminar
  46. Como una metáfora de su vida .. no se atreve a abrir la caja .. no se atreve a abrise a la vida
    Teme vivir muere soñando en lugar de soñar viviendo

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una metáfora de muchas vidas, Piel.
      Muchas gracias por tu visita y opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  47. No está bien que nos dejes sin saber que había dentro de esa caja verde con dibujos de mostachos, jajajaja. Espero pronto un nuevo texto con al menos alguna pista. Feliz domingo!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya continuación, NEXTDOOR7, aunque tampoco puedo asegurar que lo la haya ;)
      Feliz domingo, muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  48. Gracias por este interesante adelanto.

    Me ha encantado

    Un beso. Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente me alegra que te haya gustado, Amalia.
      Muchas gracias por tu vista.
      Un beso.

      Eliminar
  49. Me alegra tu dedicatoria a Tramos.
    Besos a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decir que se lo merece hasta sería poco.
      Más besos.

      Eliminar
  50. Me alegra tu dedicatoria a Tramos.
    Besos a los dos

    ResponderEliminar
  51. Gracias por este interesante adelanto.

    Me ha encantado

    Un beso. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  52. Será una fascinante novela estimado Humberto.Abrazo y te mando un correo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de corazón, Juan Carlos, acabo de responderte.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  53. Será una fascinante novela estimado Humberto.Abrazo y te mando un correo

    ResponderEliminar
  54. Si ya tenía ganas de leer tus libros, el nuevo por salir y los anteriores, no imaginas ahora.

    Una vez más tambén me sorprendes, porque debo decir que yo temía por ella... eso de que él repitiese las enseñanzas de la madre, que no quisiera hacer ver el contenido del refrigerador... por un momento me llevaste a pensar... y como es tu costumbre, te has salido de lo típico... excelente es siempre poco!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable sos conmigo, siempre. Voy a decirte algo que aparece en la contratapa del último libro: yo sólo escribo lo que me pasa por la cabeza.
      Un beso grande y muchas gracias, de verdad.

      Eliminar
  55. Al terminar de leer tu estupendo texto e echo esta pregunta en voz alta.
    ¿que tenia la caja? Espero que lo aclares en un nuevo texto.
    Un beso para un gran escritor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que eso suceda, si en la caja está exactamente lo que cada uno quiera que esté.
      Un beso enorme, Josefa.

      Eliminar
  56. Las Doras de este mundo deberían dar gracias que pudieron salir de una habitación donde había alguien que sufría de Prader Willi. Si te dicen "te comería toda" tal vez no lo hagan en un sentido figurado. Lo más probable es que se haya comido los mostacholis con una salsa bolognesa y luego tiró la caja...O tal vez sólo era un gordo cachondo... Who knows? Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen detalle, Ato.
      Creo que Dora debería agradecer que pudo salir, pero ella tampoco es trigo limpio.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  57. Magnífico, Humberto. Describes la soledad más profunda de ese ser humano magistralmente. Casi es un monólogo interior. Mi más sincera felicitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi estimado Pedro, eres muy amable, la opinión de un colega es fundamental.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  58. Magnífico, Humberto. Describes la soledad más profunda de ese ser humano magistralmente. Casi es un monólogo interior. Mi más sincera felicitación.

    ResponderEliminar
  59. Dora la exploradora.
    Un encanto él...me hizo acordar a Ignatius Reilly en algunas cosas.
    Que bueno va a estar ese libro Humberto...(meto presión)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más a Kennedy Toole, te diría. Por cierto, qué autor que me desilusionó después de tanta alharaca por su libro póstumo.
      Va a estar muy bueno, Dana, ojalá vengas a la presentación así te conozco.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. A mi también me paso eso! Que cosa, fue como abrir una caja de pandora...vencida.
      :)

      Eliminar
  60. "Me siento un cretino pervertido".

    El relato me encanta, ágil como el viento, pero preciso...

    Vas siguiendo la situación narrada de un modo realista con todos los detalles que uno pudiera ver desde fuera (la descripción de la vision de la mujer a través de la cortina y la actitud de la misma es sensacional); y a la vez entras en la mente subjetiva del personaje. Todo el tiempo he sentido su culpa tiranizándole. Es muy triste tu relato...; tanto como logrado, grande y muy vívido.

    Imagino en la caja esos demonios tentadores que jamás dejaría sueltos el protagonista. Ella, la "seductora" se los dejó ahí; le pertenecen... (Los mostachos le dan un tono risible de contraste genial.)

    Me gusta mucho ese elemento absurdo e irreal de la caja incrustado en una escena cotidiana. Da mucho juego tu tema. Es inevitable pensar en la caja de Pandora... Pero a mí la sensación que me ha trasmitido más fuertemente es la de tentación-culpa.

    Felicidades, otro gran relato :

    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son tan completos y acertados que sólo me queda agradecerte y mandarte un beso grande.
      Creo que es lo mejor, el texto tendría que hablar por mí.

      Eliminar
  61. Es un giro en el estilo de los últimos textos, sin dejar de ser tuyo al mismo tiempo. Continúas sin enseñar pero dejando ver, Sigues introduciendo elementos misteriosos que no se sabe qué son realmente (la caja)...
    Otro tú en definitiva pero que me gusta tanto como el otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que notes el cambio, para mí es absolutamente necesario mudar de piel literaria y avanzar un poco con cada cambio. Yo siento que estoy haciendo mucho mejor las cosas, ojalá no me equivoque.
      Como sea, muchas gracias por tus palabras de aliento, Miguel Ángel.

      Eliminar
  62. Seguro que es un éxito amigo. Podríamos decir que se trata de la caja de la sorpresas, ya que nunca se sabe lo que puedes encontrar, aunque como en esta vida, que nunca se sabe lo que va a ocurrir. Siempre esa caja de sorpresas debería ser con suculentos regalos, pero la vida no es un camino de rosas. Si esa caja es soledad, tristeza, dolor y todo lo nefasto que pueda ocurrir, lo mejor por supuesto sería no abrirla, pero como el riesgo tiene su morbo, y hay que intentar abrir todas las cajas que nos presenten. Seguro que tu amigo se siente muy feliz con esta dedicatoria.

    Un abrazo Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una caja en donde el contenido lo pone cada lector, qué mejor caja, Rafa.
      Es una amiga, Teresa.
      Un fuerte abrazo, Rafa, gracias por tu visita.

      Eliminar
  63. Buena historia de una cotidianeidad algo angustiosa.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así, amigo, yo no sabría como definirla.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  64. ¡Qué relato más atractivo! Tienes una prosa ágil, que mantiene el interés. Una historia enigmática,que he leído con suspense; ¡esa caja!...
    Seguro que tu libro será un éxito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fanny, ojalá se cumpla tu premonición.
      Me gustó tu comentario.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  65. He vuelto! Tengo que ponerme al día! Pasé a agradecer tu comentario! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Lunaroja, bienvenida.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  66. Bien contado y te he leído con la sensación de que hay misterios sin desvelar, como el que no quiere dejas la puerta entreabierta para una segunda parte...
    Posiblemente solo sean creaciones mías. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mi querida Katy, están todas la puertas abiertas.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  67. Interesante relato y la caja es igual que la de Pandora que al abrirla pueden escaparse de ella todos los males. No hay nada tan retorcido como nuestra imaginación humana. Me gusta la ambientación del cuento y me apena la triste vida y la soledad del protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida intrascendente, querida Franziska, a menos que se anime a abrir la caja, entonces verá.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  68. La cuestión es... ¿eran mostachos reales o sólo un estampado?

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran reales, José, reales, extraídos de políticos del siglo XIX
      Un abrazo.

      Eliminar
  69. ¡Claro, Dora-Pandora! Hay mostachos peligrosos, ocultan la expresión y la sonrisa. Al menos es más interesante que las visitas cada día más frecuentes de los Testigos de Jehová.
    Bravo, me ha encantado.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También esconden la falta de dientes, Borgo.
      Muchas gracias, me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
  70. Pasaba a leerte y como siempre me encuentro con un gran relato
    Gracias. Que tengas linda semana
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karu, una linda semana para vos también.
      Y un beso.

      Eliminar
  71. Hombre miedoso no goza mujer bonita, decía mi abuelo. Perdiste la oportunidad, pero ganaste una caja misteriosa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no la abrí, Rafael, tal vez hoy o haga, pero tengo miedo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  72. Es lo que suele ocurrir cuando la indecisión muerde....Jajaja.
    ¡Me encanto!

    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Indiasena, no sé si va a poder cambiar algo.
      Un beso.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  73. ¡Otra vez será amigo, hay que ser un poquitín más rápido!
    Ahora dime ¿qué metió en la caja tu imaginación calenturienta?
    Un verdadero deleite leerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que yo lo sé?
      Creo que si lo supiera, mi imaginación se vendría abajo.
      Un abrazo, Julia, muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  74. Yo también habría salido corriendo si veo una caja así debajo de mi silla. Un besazo.

    ResponderEliminar
  75. Respuestas
    1. Sí, Anuar, leí una novela y un libro de cuentos de Monzó, tiene algunas cosas buenas, pero no logro diferenciarlo de los que hace Juan José Millás. Me parece que escriben cosas bastante similares.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar
  76. Todo el rato pensando que el gordo se comerá a la chica y que los bigotes de la caja lo invadirán todo con sus pelos.
    Miedito!!
    Un abrazo te mando!
    Y un beso también :)

    ResponderEliminar
  77. Le veo un punto de terror y de ternura que me gusta, Dib.
    Salu2 en cajas.

    ResponderEliminar
  78. Qué intriga...el refrigerador,la caja...

    A mí me gustan las cajas,pero no con bigotes.
    ; )

    Un beso.

    ResponderEliminar
  79. la mejor prosa de mi pequeña (aunque pronto espero ampliarla) colección de blogs. muchas felicidades por tu publicación. prometo buscar un libro tuyo en cuanto tenga unos euros en el bolsillo. un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Un final muy inquietante y abierto a miles de interpretaciones. Por un instante, pensé que el hombre tramaría algo con Dora, pero fue todo lo contrario.
    Muy buena historia como presentación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  81. Me gusta, te atrapa, sencillo y atractivo. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?