28 de abril de 2016

Shinpu


Volvía de la ciudad a pie, como todas las noches de martes, viernes y sábados. No eran más de tres kilómetros, el primero lo hacía por una calle de asfalto que atravesaba el pueblo en toda su extensión, desde el río hasta la estación Iyo-Saijō, y los dos restantes por un camino de tierra que corría -en cierta forma- caprichoso, uniendo las casas de los que habíamos elegido vivir en la montaña. Algunas veces recorría el trayecto en bicicleta, pero la bicicleta siempre me ensuciaba los pantalones con grasa o con barro, o hacía que transpirara demasiado y no me viera tan aseado como mi trabajo lo exigía: yo era uno de los tres meseros del único restaurante decente de Shikoku.
Ese viernes estaba bastante cansado, habíamos servido la cena anual del personal de la empresa Hayashi, unas treinta personas, y yo no había parado ni un segundo de llevar bebidas o de remplazar platos sucios por limpios, así que volvía a casa con la mente en blanco, tratando de no pensar en nada, menos en ese tipo de asuntos raros, aunque ahora todo me parezca raro y confuso. Cuando algún escéptico me pregunta si esa noche había bebido alcohol o si conseguía ver bien por dónde caminaba, siempre le digo lo mismo, no bebo ni una gota de sake cuando trabajo, y llevo una pequeña linterna en el bolsillo, pero es innecesaria, los que vivimos en las afueras sabemos que no hace falta, que la noche se parece mucho a un día despejado.
Levanté la vista porque, justo encima de mi cabeza, oí un sonido grave y vibrante que me hizo temblar todo el cuerpo, incluso la tierra que pisaba, como si dios hubiera pronunciado una erre descomunal. En principio, pensé que se trataba de un trueno, pero no, aquello era un zumbido tan inquietante e irreal que casi no puedo explicar. Me agaché instintivamente y lo que vi pasar por el cielo no fue exactamente un avión, sino el esqueleto de un avión, una maqueta de aeromodelismo gigante hecha de un metal negro y opaco. Agucé la vista y me pareció que no había nada dentro, podía ver el cielo salpicado con algunas estrellas a través de aquel armazón pelado. Era todo muy extraño, no encontraba una explicación y la necesitaba con urgencia, lo primero que me vino a la cabeza fue que se trataba de un experimento del gobierno, de un nuevo prototipo no tripulado que había perdido el control. Lo cierto es que el armatoste siguió en picado unos doscientos o trescientos metros más y se estrelló al costado del camino. Cuando golpeó contra la tierra no hizo ningún ruido, pero se incendió de inmediato, y así de rápido también se extinguió el fuego. Yo sabía que alguna vez iba a presenciar un accidente, un terremoto u otra catástrofe, en realidad, era algo que había deseado ocultamente, pero en ese momento me resultó ominoso, como sucede con cualquier deseo prohibido o macabro que -por desgracia- se hace realidad. Estaba clavado en el lugar, sin animarme a dar un paso en ninguna dirección. Cuando apenas quedaban unas escasas columnas de humo tenue, vi que de los restos chamuscados salía un hombre, avanzaba hacia mí trastabillando, errático, con los brazos estirados, de manera implorante y, a la vez, amenazadora. A medida que se aproximaba, me di cuenta de que sus rasgos me resultaban familiares, demasiado familiares, tuve tanto miedo que cerré los ojos con fuerza y comencé a tararear la Canción de las rosas, al rato, cuando los abrí, todo estaba como si nada hubiese pasado.


Diario personal del Teniente Yukio Seki, 24 de octubre de 1944, 23.15 hs. Finalmente llegó, esta es la noche previa al primer ataque. Como no puedo dormir me entretengo pasando las páginas del manual To-Go de manera automática, sin concentrarme demasiado en lo que dice, pero no importa, ya conozco todas las instrucciones de memoria: Elimina cualquier pensamiento sobre la vida y la muerte. Sigue recto por la pista. Respira tres veces y di mentalmente Yah, Kyu, Joh. Sé alegre de corazón y alma. Acelera al máximo hacia el objetivo. Los dioses y los espíritus de tus camaradas muertos estarán contemplándote. Grita Hissatsu y lánzate, luego serás un dios... Pero no quiero ser un dios, ni estar en el Santuario Yasukuni, solo desearía volver a mi ciudad natal, a mi montaña con sus caminos serpenteantes, a los cerezos floridos, a los brazos de la mujer que espera un hijo mío; pero no, alguien me condenó a subirme a un caza Zero y a que, desde mañana, me estrelle una y mil veces, cada noche, a la hora en que los fantasmas se visten de premonición y salen a buscarle algún sentido a lo que ya nunca lo tendrá.

124 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    Muchas gracias por las visitas y comentarios para “Tengo tanto frío”.

    Después de más de dos meses, me decido a subir un nuevo texto. Es una versión reducida del original, pues de otra manera no sería adecuada para el formato blog. En realidad, ninguno de los nuevos cuentos sirve para el blog.
    Por pedido de muchos amigos leales en su amistad, mantengo este espacio en una época en la que hay tal exceso de información que apabulla. Creo que así está más o menos bien, un relato cada tanto.

    Shinpū es la palabra correcta para lo que mal se denomina Kamikaze. Esta historia tiene algunos elementos reales y muchos de ficción. Yukio Seki fue el primer piloto japonés que se arrojó contra un objetivo enemigo en una misión de Ataque Especial. Él no lo deseaba, como tantos otros voluntarios, no por cobardía, sino porque consideraba que su gran experiencia como piloto sería más útil para muchos ataques y no solo para uno: el último.

    Un fuerte abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Aún los lamentos de fantasmas conmueven al llegar a nuestros oídos. Expresan su sentir y podemos apreciarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los oigo, pero ya no me asustan tanto, comprendí el sentido de este mundo.
      Un fuerte abrazo, Carlos, muchas gracias.

      Eliminar
  3. Así es la vida amigo Humberto.
    La mayor parte de las veces, se nos cortan las alas de la libertad, y nos obliga el mundo y sus circunstancias a lanzarnos en picado, sin preguntarnos tan siquiera nuestra opinión al respecto.
    En este caso la lógica de su pensamiento era mucho mejor, su experiencia podría haber prestado mucho mejor y amplio servicio vivo que muerto.
    Muy interesante relato.

    Estoy de vuelta, por cuanto tiempo no lo sé.
    Gracias por tu visita, comentario y guardarme en tu recuerdo durante mi ausencia.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca voy a olvidarme de ti, Ambar, tenlo por seguro.
      Un beso grande y muchas gracias.

      Eliminar
  4. No logro imaginar lo que debe ser saber que te enfrentarás a la muerte cara a cara, y no ganarás esa batalla... no sé si es justo definirlo "coraje" pero es que no se me ocurre otra cosa...

    Extrañaba tus cuentos, ya me he leído "Ecos de la nada" y algunas historias hasta repetidas veces... Si no es mucha molestia Humberto, me dices si hay ya versiones e-book de tus libros anteriores o dónde puedo conseguirlos en Buenos Aires, ya que tengo planificado un viaje allí y me gustaría traerme algún buen recuerdo...

    Besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando andes por acá, avisame, yo mismo voy a regalarte el material en papel.
      Un beso grande, muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  5. Hola Humberto , un relato que me deja con cierto sabor amargo , pero muchas veces las premoniciones y los deseos se cumplen , y luego llegan los lamentos como es por ejemplo en este caso , por un momento quise pensa que no fuese el protagonista de tan fatal desenlace , en fin que como siempre consigues sorprender al lector en este caso a mi si me has sorprendido , jajajajaja
    Te deseo una feliz tarde de primavera y me alegro mucho de volver a pasar por estos lares , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que he leido tu comentario , haciendo referencia al relato de hoy , este no sera uno de tanto piloto Kamikaces en la primera guerra mundial , o fue en la del desembarco de Normandía , o Nagasaki ¿Puede ser? De todas formas es muy ameno , ya que yo sinceramente me he quedado con ganas de más. Besos de Flor.

      Eliminar
    2. En realidad, se trata de la segunda guerra mundial, pero qué más da, el texto tiene (o intenta tener) un sentido metafórico.
      Un beso grande, muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  6. Es un relato impresionante, lo describes de una manera tan cercana,que sentimos el impacto emocional que durante todo el relato nos transmite el narrador. Excelente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, mi estimada Lunaroja.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Se te añoraba, gracias por el esfuerzo de condensación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo es leer que me añorabas, muchas gracias, Pilar.
      Un beso.

      Eliminar
  8. A veces la realidad pesa tanto, nos comprime de tal forma que lanzarnos al vacío en contra de nuestros deseos y principios que es la única forma de escapar, aunque el final sea vagar eternamente.
    Un placer retomar la lectura de tus textos en blog, aunque disfrute mucho de tu libro, sentir el papel en las manos al leerte es todo un gozo.
    Un abrazo, comparto encantada, con permiso.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que también amplíes el relato a una versión menos literal.
      Muchas gracias por tu amistad, Reme.
      Un beso.

      Eliminar
  9. !Qué puedo decir!!!Como siempre, un relato estupendo.Cariños Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Martha.
      Te prometo que en estos días paso a visitarte.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
    2. me encantará que pases por mi bloc porque tu opinión me interesa,,Un beso Martha

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. No todos los días suelo visitar FB.y si lo hago es después de medianoche.Con respecto al relato la realidad me es conocida,la gran guerra,la segunda la de indochina etc.en cuanto a la ficción eres un genio en crear esas historias.sabes Humberto que aprecio esta amistad y disfruto mucho de ella Un abrazo y sigue deleitandonos con lo que sabes hacer ...buena literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace muy feliz que consideres lo nuestro una amistad.
      Muchas gracias por tus palabras, Juan Carlos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. WOW
    fantastico relato Humberto, vaya que si la realidad supera la fantasia pero que bien lo describes tu, con maestria, con elegancia e inteligencia. Me gusto .. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario, Gloria.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Genial como siempre. Toda mi admiración, Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alfredo.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  14. Genial como siempre. Toda mi admiración, Humberto.

    ResponderEliminar
  15. Excelso! aunaste una historia real con la ficción de manera magistral, nos tuviste en vilo todo el relato para ese final que supera la fantasía...
    Solo tu puedes hacerlo.
    Un gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, qué alegría es volver a estar en contacto artístico con vos.
      Muchas gracias por tus palabras y por tu amistad.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  16. Los deseos prohibidos, esos que en un 95% de las veces terminan por ser esos momentos donde exclamamos "¿por qué tuve que ver eso hoy?" y a su vez nos dejan curados de espanto o de ser impresionables a la mínima.
    Gran relato, Humberto.
    Un abrazo,
    Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que hayas visto la veta de los deseos prohibidos y de sus vicisitudes.
      Muchas gracias por tu opinión, Jorge.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Magnífico relato, Humberto!
    Lo he vivido con enorme expectación hasta el final.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Maripaz.
      Un beso grande, nos vemos por FB.

      Eliminar
  18. Es un sinsentido el entrenamiento del kamikaze. Flor de un día.


    Un abrazo Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente eso, mi querida Malque.
      Un beso grande, gracias por la visita.

      Eliminar
  19. No sé que tan largo será el original, pero así quedó perfecto. Es una hostoria bastante estremecedora, y se palpan todas las sensaciones. Me encantó ese de la erre pronunciada por Dios.
    Un relato cada dos meses está muy bien para mantener vivo al blog. Lectores tenés seguro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy largo, Raúl, pero es cierto que así parece completo.
      Claro que sí, la gente a veces demora ese tiempo en pasar a echar un vistazo.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  20. Me gusta esa dualidad narrativa que practicas, la cual evita de otras explicaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión, mi estimado Francisco.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Por fin has vuelto... y con saké. Bansaï amigo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo es saber que hay gente que me recibe tan bien.
      No te imaginas, Manouche, cuánto me gusta que seamos menos que hace varios años, pero que los que están sean tan cariñosos.
      Banzai, mi querida.

      Eliminar
  22. Ahora que se me ha pasado el susto, al ver venir el avión en picado y me he sacudido la tierra de encima, tengo que decirte que ha valido la pena la tardanza en leer algo tuyo.
    Un abrazo buen amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Alfred, eres un buen amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Es imposible ponerte en su lugar, con nuestra mentalidad, y que lamentablemente vuelve a repetirse con los que se inmolan por cereencias religiosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ficción es una buena justificación para tratar de acercarnos a esa situación tan límite, solo así logramos entenderla un poco.
      Un fuerte abrazo, Marcos, muchas gracias.

      Eliminar
  24. Me ha gustado el relato. Da miedo y pena al mismo tiempo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sucedió lo mismo, por eso lo deje madurar tanto, necesitaba saber adónde podía llevarme esta historia.
      Un beso grande.

      Eliminar
  25. muy bueno el relato, por fin te vuelvo a visitar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karin, a mí también me pone muy contento que vengas.
      Un beso.

      Eliminar
  26. El reencuentro deseado se cumple, ambos, aún siguiendo sus caminos ya no sintieron de igual modo, una única vez, es suficiente para adentrarte en la conexión; como siempre el resto depende de tu actitud.
    Estimado amigo y escritor, tu espíritu libre, llega a lugares de vivencias muy satisfactorias para mi.

    No he perdido en ningún momento la idea de verte de nuevo aquí (de momento).

    FANTÁSTICA NARRACIÓN Y GUIÓN¡¡¡¡

    Un abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo hemos hablado allá, en Madrid, este espacio no puede seguir como antes, o aparecen cosas realmente diferentes a las que había algunos años atrás o desaparece. Todo depende de mis habilidades, si es que las tengo.
      Un beso grande, mi querida.

      Eliminar
  27. Hola Humberto, termino de leer este relato, como siempre me da en que pensar.
    El personaje que se ve salir del avión, puede ser el alma del piloto que se estrelló? Puede ser un piloto suicida?
    Puede ser la imaginación del protagonista, que le hizo ver esta escena?.Bueno la intriga me gusta.
    Un beso desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente las mismas preguntas me hago yo, y también tengo mis respuestas, pero no sé si sean las correctas.
      Un beso grande y muchas gracias por venir, Montserrat.

      Eliminar
  28. Magnífico!!!! Inquietante y...preocupante destino infinito el ver una y otra vez tu muerte. Un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay destinos más crueles que una simple muerte.
      Un fuerte abrazo, Pedro.

      Eliminar
  29. Humberto llevaba tiempo pensando que pasaba con tu blog,creí por un momento que te habías marchado de este mundillo blogueril sin despedirte pero hoy recibo este cuento con alegría ya que sigues ofreciéndonos todo tu buen hacer a la hora de escribir.
    Una historia interesante la que nos narras, digna de un guión cinematográfico. Esa premonición es espeluznante.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mi querida Puri, no me iría sin saludar a tanta gente maravillosa. Reconozco que el blog ya no me da tantas satisfacciones, pero no porque esté en franca decadencia, sino porque estoy escribiendo textos más extensos. De hecho prefiero que sea así, menos gente, pero la mejor.
      Un beso grande.

      Eliminar
  30. Un relato conmovedor como solo tù sabes contarlo. El absurdo del sacrificio inùtil de ser un kamikaze. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso grande, mi querida amiga de todos los días.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  31. Olá meu querido Humberto!! É o que faz o cansaço, o que faz passarmos os dias com a matraca das noticias aos ouvidos: Guerras e mais guerras, suicidios, homens bomba, homicidios, mortes e mais mortes no Mediterrâneo, aviões que desaparecem como arte de mágica... Muitas vezes antes de chegarmos à cama já nem damos por nós a dormir e a sonhar de pé. E o pior é que quando acordamos de manhã, vem-nos à ideia o sonho que tivemos e já nem sabemos qual é o sonho e qual é a realidade. Muitos povos estão a viver num constante pesadelo e já deixaram de ter sonhos há muito tempo. URGENTE -Sonhos lindos precisam-se!!!!
    Um beijão Humber, feliz de o ver aqui. Gosto muito de você. Saudades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adorei seu comentario, minha querida, você tem razão, o pesadelo é o constante.
      Eu também gosto muito de você, faz parte da minha vida.
      Beijão.

      Eliminar
  32. Me alegro un montón de ver que ya estás con nosotros.
    Tu relato me ha hecho pensar cuántas cosas he vivido, algunas ciertamente fuera de control, cuando la naturaleza se revela. Me ha mantenido enganchada a ver cómo terminaba y me ha gustado su final.
    Gracias Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, querida Cecilia.
      No dudo que con tus experiencias podrías escribir decenas de libros interesantes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  33. Ha merecido la pena la espera, un relato conmovedor, sólo te digo que me gustaría leerlo enterito ¿algún día nos lo darás a leer completo?

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, mi querida María Rosa, el original estará en algún libro.
      Un beso grande.

      Eliminar
  34. Ufff. Me puso los pelos de punta. La atmósfera que creas me envolvió totalmente, y eso que lo he leído a plena luz del día.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Miguel Ángel.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  35. Estimado Humberto, creo que tus relatos son cada vez mas complejos, mas profesionales, no es por casualidad que tu blog tiene tantos seguidores y tantos años de éxito.
    La historia es magnífica, construida en dos momentos y con clima y enigma.
    Un abrazo afectuoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Ricardo. Yo también creo que hay un avance en los textos, es más, me parece que muchos de los que estuvieron en este blog no deberían haber estado. Pero no me arrepiento de nada, son momentos de la vida.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  36. FULLL!! COMO SIEMPRE, BROTHER.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  37. Definitivamente eres un gran arquitecto de historias.
    He disfrutado este relato.

    ResponderEliminar
  38. en un combate naval desastroso japón perdió su flota aérea por cientos y sólo le quedaron algunas decenas de aviones que fueron utilizados como unos verdaderos misiles contra los portaaviones estadounidenses.

    yukio seki no pudo esquivar su destino. no podía quedar mal ante hirohito, el emperador que era todo un dios viviente para sus súbditos, tampoco ante sí mismo, pues su honor personal estaba en juego, y ante su familia que se sentirían deshonrados si se echaba hacia atrás.

    pero a pesar de todo dudó porque al fin y al cabo era simplemente un ser humano con todas las ganas de vivir.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excepto unos pocos, todos deseamos vivir, pese a todo y a costa de todo.
      Muchas gracias por las palabras, Draco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  39. qué bien escribes, Humberto. hacía tiempo q no me pasaba por aquí, no sé si leer tu libro me hizo olvidar q tienes blog o qué, pero en fin, ya está arreglado...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y por tus palabras, Alex.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  40. Inquietante y triste. Muy bueno, Dib.
    Salu2 nipones.

    ResponderEliminar
  41. Es interesante que el autor de un relato tenga preguntas sobre lo que sucede, tanto como los lectores. Me suele pasar. Y que los lectores interpreten algo que a mí se me pasa, sobre lo que escribo.

    ¿Es posible que haya sido condenado por no haber estado de acuerdo con lo que le tocó? Y que esa condena sea experimentar esa muerte una y otra vez.
    O tal vez se haya convertido en una aparición, para anunciar un futuro nefasto. Un presagio que no será entendido a tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo no tengo demasiadas respuestas, Demiurgo.
      Tus posibilidades me convencen, el problema es que no me decido por ninguna.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  42. Extraordinario relato como siempre. Es una pena que sea tan corto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los blogs están en picado, como el avión, imagínate si subiera textos largos.
      A mí también me da pena subir la versión corta.
      Un abrazo, Odiealex.

      Eliminar
  43. Esas vanas promesas de convertirse en Dioses mediante algún sacrificio cuando hay tantas cosas mejores que aprovechar, sean cerezos en flor o lo que a uno le guste. Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  44. Es un emocionante relato . Me alegra mucho disfrutar de tus escritos de nuevo.

    Enhorabuena.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarde, pero seguro.
      Muchas gracias, mi querida Amalia.

      Eliminar
  45. Los deseos y la realidad a veces van en paralelo pero nunca llegan a cruzarse, salvo en tus relatos. Como siempre pareció genial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo, José.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  46. Algo así como el holandés errante de los cielos...me ha gustado esa vuelta de tuerca, creando una leyenda. Gran cuento Humberto!

    Salud

    ResponderEliminar
  47. Como los yihadistas de ahora pero con los ojos rasgados y en 1944 ¿ te das cuenta cómo la historia se repite una y otra vez y nadie parece darse cuenta o sí y no hace nada por evitarlo? a mi me desespera saber que esta sociedad, esta cultura en la que como hormiguitas vivimos desaparecerá como sucedió en le pasado con el imperio Romano, o los Mayas o todos los pueblos que tuvieron su momento álgido y su decadencia y FIN. Por eso a veces me relajo y me digo mira, total a esto le quedan dos "teledirios" así que mejor disfrutar que el viaje es cortito ;)

    Madre mía a donde me fui... jaja soy como la humanidad... incorregible jaja me ha alegrado muchísimo volver a leert HUMBERTO .. menos mal que tu no te vas, la bloggosfera se está muriendo como todo lo demás, pero me gusta este mundo .. algunos como tú, sois instituciones en él y me rechifla saber que pase lo que pase algunas cosas no cambiarán ... mil gracias por seguir aquí´, sobre todo a ti que tienes cien mil seguidores y millones de fans en este mundo y el del más allá ;)

    Fantástico como siempre mi querido escritor! mil gracias por tu generosidad

    Además ¿sabes tb por qué te lo agradezco doblemente? porque sé que tú debes ser un artista de lo de los 140 caracteres de Twitter, ahí yo no puedo sobrevivir ... no va conmigo, ya ves ... necesito cien mil palabras para decir Hola ! ;)

    Que tus fantasmas sean buenos contigo, y que a este le permitan descansar en paz ;)


    Mil besos HUMBERTO! q no dejes de volver nunca a volar sobre estos celos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tratar de no abandonar este espacio, mi querida María, porque es parte de mí.
      Un beso grande y gracias por ser siempre tan atenta con los textos y amable conmigo.

      Eliminar
  48. Hola, Humberto, qué tal? Me alegra mucho ver actividad por aquí y este relato tiene un toque fantástico que, como puedes figurarte, me encanta. Además es muy exótico comparado a lo que nos tienes habituados. La estructura una doble lectura de los mismos hechos, provoca sentimientos muy distintos. Una doble perspectiva muy bien llevada y evidentemente uno se pregunta por el valor de la vida y del recuerdo y, ya yendo un poco más lejos, por el valor de la vida a los ojos de la historia o por la pregunta, tan extraña y a la vez pertinente, de qué demonios significa ser un ser humano o de su hay significado acaso. Y si no hay significado... eso significará algo?
    Un abrazo, Humberto! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una actividad cada vez más escasa...
      Sea como fuere, me alegra mucho que te haya gustado, Jorge.
      Muchas gracias por tu atenta lectura.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  49. Me ha gustado conocer la historia del primer kamikaze y a partir de ahí la relación con tu relato que tiene un final sorprendente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Al cabo de mucho tiempo por estos lares, un relato fantástico como siempre lleno de magia e inacabado para poder colocar las piezas cuando se asienten las palabras... Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. Dejar la vida en pos de un sueño común que uno no alcanzará a ver es una idea absurda. Los kamikazes, de la SGM o de ahora, esos, no sí si yihadistas o simplemente locos, son gente cuyo cerebro ha de haber tenido una vueltas de campana gigantescas para alejarse del primer instinto, el de supervivencia.

    Buen texto, con la mágica mirada en dos frentes. Un beso, soy Albada2, que este cacharro no me acepta...qué sé yo el qué ;-)

    ResponderEliminar
  52. Amigo, es una alegría comprobar que este blog sigue gozando de buena salud. Siempre merece la pena venir aquí, un placer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  53. Hola Humberto:
    Solo paso a decirte que por mi delicada salud me veo obligada a descansar quiera o no, una larga temporada. Nos vemos en octubre si estoy mejor.
    Te dejo un beso de ternura hasta entonces.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  54. ¡Hola Humberto! Me ha encantado tu relato. Me ha hecho soñar un rato.

    ¡Saludos y cuídate!

    ResponderEliminar
  55. Magistral relato, Humberto.
    Yo veo dos planos, uno real y otro figurado,éste último va más allá de los deseos y los anhelos, pero ambos son del pasado y desiderativos. Porque me parece que las dos historias enlazadas se corresponden con la misma persona como protagonista, en sus particulares experiencias de un antes y un después que se unen después de la muerte física. Repetir y repetir experiencias en la mente y volver a vivir la normalidad del día a día parece ser el deseo más reiterativo de un espectro que nunca quiso marcharse. No así.
    Y aun cuando no acierte en mi interpretación subjetiva, déjame decirte que me has hecho vivir la narración como si estuviese presente, de observadora. Eres realista y figurativo, metafísicamente incorrecto y políticamente a contracorriente. Me encantan las estructuras de tus escritos. Rezuman poesía y prosa al mismo tiempo, magia y hechos tangibles, objetividad y subjetividad. Sigue así, porfa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  56. ¡Hola, Humberto!
    Antes que nada, he de decirte que es un auténtico placer regresar después de tanto tiempo a este precioso rinconcito y darme cuenta de que sigues escribiendo de maravilla. Me alegro mucho de volver, de verdad... Es un relato increíble, fascinante.
    Además, como me sigues aprovecho para decirte que he cambiado la dirección de mi antiguo blog porque me he pasado a Wordpress. Si quieres, puedes pasarte por mi blog donde he publicado una entrada en la que lo explico todo... Así que estás más que invitado a pasar por mi nuevo hogar (misspoessia.wordpress.com), si te pasas será un honor tenerte entre mis visitantes porque te considero un bloggero muy especial. Pero vamos, que si no quieres no pasa nada, yo no obligo a nadie y con haber entrado hoy aquí ya estoy más que satisfecha...

    Un abrazo, espero que seas muy feliz :)

    ResponderEliminar
  57. Humberto, es increíble la forma cómo escribes. Nunca paras, te felicito. Salud! por tu obra.

    ResponderEliminar
  58. Interesante relato, admirable creatividad y la forma de escribir.
    Tengo que pasar por aquí más a menudo.
    Suerte, me pareces un escritor impresionante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  59. Digo lo mismo, cada vez me maravilla Humberto Dib: voy a plagiarlo y que me demande. Saludos, Humberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impactante este relato como siempre me encanta
      Tengo que crear más tiempo para leer
      Saludos,hasta pronto

      Eliminar
  60. Terveiset Suomesta :)

    RONJA

    http://valokuvallinenalbumi.blogspot.fi

    ResponderEliminar
  61. Hello Everybody!!!
    Can you give me some minutes for introduct my service? I'm providing:cool: máy tập bụng | and máy tập cơ bụng New Six Pack Care đạp chân | and special is xe đạp tập thể dục | and máy xay đậu nành | and máy xay sinh tố | and máy tập bụng SIXPACKCARE 2018 | and máy ép miệng cốc D6. Contact with me.
    Thanks for reading! And have a good day!

    ResponderEliminar
  62. Hello Everybody!
    Can you give me some minutes for introduct my service? I"m providing máy xay đậu nành | Special is máy bào đá | and máy xay đậu nành đa năng Q10 | and máy bào đá tuyết ET200 | and máy bào đá ZY-SB114 | and xe đạp thể dục IBIKE 8.2i | and xe đạp thể dục IBIKE 4000. Contact with me.
    Thanks for reading! And have a good day!

    ResponderEliminar
  63. Hello Everybody!
    Can you give me some minutes for introduct my service? I"m providing máy xay sinh tố | Special is máy làm bắp rang bơ | and bắp mỹ | and bơ làm bắp rang bơ | and máy làm bắp rang bơ bằng ga | and máy làm bắp rang bơ VBG 1608 | and máy làm bắp rang bơ VBG-1708. Contact with me.
    Thanks for reading! And have a good day!

    ResponderEliminar
  64. Ha sido un placer pasar y leer este texto, quee ha hecho asomarme a los que debieron ser los pensamientos de un kamikaze en momentos de crisis. Esa yuxtaposición con un personaje tan ajeno a su realidad -o no-le agrega un plus muy interesante. Paso además a decirte que ya esta lista y publicada la tarjeta navideña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  65. Feliz Navidad!!! y los mejores deseos para el Año 2017. Saludos

    ResponderEliminar
  66. Quiero pensar que tu largo silencio es porque tuviste mucho éxito con tu libro y por eso no has vuelto al blog.

    Como sea espero estés muy bien.

    Te recuerdo con cariño.

    Un abrazo Humberto, maestro.

    ResponderEliminar
  67. Una no sabe donde acaba la realidad y empieza la fantasía y viceversa. Me deja pensando. En cualquier caso el kamikaze debería obviar las órdenes, desertar y volver a que le acojan las montañas de sus orígenes.

    Espero que todo vaya bien. Se te echa de menos.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  68. 365 giorni di felicità...buon 2017

    ResponderEliminar
  69. Ay Humberto cuánto tiempo sin leerte, se te echa de menos. Feliz año!

    ResponderEliminar
  70. Hola Humberto, pasé a leer alguno de tus últimos relatos y como siempre quedé impregnado con la energía que desprenden. Veo que no publicas desde hace mucho. Espero estés bien. Mi abrazo, unido a mi deseo de que continúes regalándonos la magia de tus letras.

    ResponderEliminar
  71. Me gustan tus relatos. Todos tienen su propia personalidad y son absolutamente independientes.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?