19 de julio de 2017

El programa


Hace unos meses me invitaron a participar en un programa cultural de radio. Me llamó un tipo que se presentó como el jefe de producción y me dijo que, después de haber leído mis últimos libros, él consideraba que yo era la persona más apropiada para hablar del futuro de la literatura y de otras cuestiones relacionadas con las letras contemporáneas. En ese momento, tuve muchas ganas de preguntarle si él consideraba que la @ era una letra contemporánea, pero me lo guardé y le dije que sí, que iba a colaborar, sin tantear. Más tarde me di cuenta de que tendría que haberme hecho desear un poco, de que hubiera sido mejor indagar sobre qué tipo de programa era, el nombre, si hablaban de política, si se trataba de una radio under o de primera línea…, no sé, como mínimo preguntarle a qué hora salía al aire, porque justo este último punto fue el que mayor desazón me causó cuando lo supe: iba los martes de 3 y media a 5 de la madrugada. Desde hace un tiempo estoy tratando de llevar una vida más saludable, me despierto a las 7 de la mañana, salgo a correr una hora por el parque, tomo un baño con sales aromáticas, desayuno cereales con exprimidos naturales de esas frutas que tienen la mayor concentración de antioxidantes y recién entonces me siento a escribir en el ordenador, a eso de las 10. Así que tener que estar despierto a la hora en que la audición salía al aire significaba romper mi rutina, no poder dormir bien, lo cual no era el mayor problema, una trasnochada no le hace mal a nadie, lo grave era que tenía serias dudas de que a esa hora pudiera decir algo brillante. No tardé demasiado en notar que había omitido un factor todavía más grave: a las 3 y media de la mañana no habría nadie del otro lado que escuchase mis apreciaciones. Estuve todo ese día evaluando si debía cancelar mi participación o no, pero mi espíritu obsesivo me impedía cometer semejante suicidio psicológico, porque quiero que quede bien claro que lo mío no se trata de responsabilidad o respeto hacia el prójimo, no, se trata de cumplir con la palabra hipotecada, de no fallar, que es muy diferente.
La noche del encuentro seguía encabronado por haber aceptado la invitación tan de prisa, por eso quise compensar mi error..., castigarlos, llegando sobre la hora. Me tomé un buen tiempo para elegir un par de libros míos, señalar qué trechos iba a leer o a comentar, escribir unos apuntes acerca de cuál era el espacio y la misión de la literatura en el siglo XXI y, al fin, salir hacia el lugar. Cuando entré en el estudio, me di cuenta de que éramos solo cuatro personas en la radio: el guardia de seguridad de la puerta, el técnico de sonido, el locutor y yo. Todos teníamos ese aire de ensoñación letárgica que esconde un sueño reprimido a duras penas. El locutor me recibió con cierta apatía y me invitó a que me sentara frente al micrófono y me colocara los auriculares, me hizo notar que había llegado un poco retrasado y que por eso -una pena- no habíamos podido tener una charla previa para pactar de qué íbamos a hablar, me dijo que el programa ya-ya estaba saliendo al aire. Detrás del cristal, el técnico levantó el brazo derecho como haciendo el saludo fascista, cerró la palma de la mano pero dejó el dedo índice en ristre, enseguida lo bajó e hizo que sí con la cabeza. Una luz roja se encendió en el estudio. “Aquí estamos, viajeros de la madrugada, adláteres de los libros, centinelas de las quimeras”. Cuando escuché aquella gansada me llevé las manos al rostro y maldije por dentro, cómo se me había ocurrido que me irían a invitar a mí, justo a mí, a un programa decente.
En fin, la entrevista transcurrió con la lentitud propia de una babosa arrastrándose por el piso, intercalada con pausas musicales anestésicas y anuncios publicitarios de comercios barriales. El locutor me hacía las preguntas y se quedaba mirándome fijamente, pero no me veía, su cabeza estaba colocada en una hermosa almohada imaginaria, lejos de aquel lugar. Yo trataba de ponerle un poco de entusiasmo a las respuestas, aunque dudo que lo haya conseguido, los silencios en el diálogo eran tan largos que me aturdían. Si me preguntaran qué dije, en verdad no lo recuerdo y poco importa, porque largaba lo primero que venía a mi mente, creo que hablé del bustrófedon, de fútbol, de la preponderancia de la espiral en la realidad culta, de las Kardashian. No sé.
Cuando salí de la radio ya se veía la claridad del nuevo día, lo primero que hice fue llamar a mi novia por teléfono para preguntarle qué le había parecido el programa; ¿El programa, hum..., qué programa?, ah, discúlpame, mi amor, es que anoche me olvidé y ahora estaba durmiendo, me respondió sin afectar siquiera un poco de aflicción... o fastidio; No te preocupes, bonita, será la próxima vez, le dije, sabiendo que nunca habría una próxima vez y que nuestra relación había llegado al final.
Era abril, hacía un poco de frío, así que me ajusté el suéter, encajé mis libros debajo del sobaco izquierdo, metí las manos en los bolsillos del pantalón y fui medio al trote hasta el McDonald's de la esquina. Una Cajita Feliz con doble ración de fritas y una coca-cola de un litro, por favor, le pedí a la dependiente, que me miró con extrañeza, entonces agregué, vaya programa, ¿no?, dicen que los gustos hay que dárselos en vida.

109 comentarios:

  1. Estimados amigos:
    La ansiedad no me permitió esperar, aquí va el primer texto de esta nueva etapa del blog.
    Muchas gracias por la bienvenida afectuosa.
    Un fuerte abrazo.
    Humberto

    ResponderEliminar
  2. La vuelta del gran maestro
    Bienvenido

    ResponderEliminar
  3. Vaya sorpresa! Bienvenido, mi querido, admirado y añorado Humberto!
    Entiendo muy bien tu mensaje... y el final, es que hay veces que hay que salir por peteneras, qué caray😊
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que lo hayas entendido, porque tú sabes, nunca digo lo que quiero decir, jaja.
      Un beso muy grande, mi querida.

      Eliminar
  4. Me alegra que te haya consumido esa ansiedad, así los que te leemos nos hemos podido deleitar con un gran regreso :-D Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Emma, me alegra tu presencia en este espacio.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Bonita anécdota, real o no de un posible. Me gustó qué vuelta produce la intempestiva hora y ese olvido de la novia, poniendo barro en los pies :-)

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es real, pero podría serlo, claro que sí.
      Tengo una un poco más patética, pero no es para andar ventilándola así públicamente.
      Un beso grande, querida amiga.

      Eliminar
  6. Yo escuche tu programa, si, fabuloso !
    Ahora que lo abandonastes quien vendra a despertarme carinosamente a las 3 de la noche ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A ti te gustaba? Creo que eras la única que lo escuchaba, jaja.
      Un beso grande, Manouche.

      Eliminar
  7. No hay dudas, los gustos hay que dárselos en vida, pero lo malo es que también llevan aparejados los fracasos. ¡Excelente!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de cal, una de arena y ya tenemos la mezcla para la construcción.
      Un fuerte abrazo, Francisco.

      Eliminar
  8. A veces nos dejamos llevar pensando en la gran oportunidad que nos brindan y no nos damos cuenta de lo que esa oportunidad envuelve., ¡je, je!
    ¡Ánimo y adelante!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje hizo casi lo mismo que hubiera hecho yo, pero casi, yo habría...
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  9. siempre hay que ser tan fiel a uno mismo??
    como cantaba tu coterraneo:
    "prefiero ser, esa metamorfosis ambulante..."
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo puedo hablar por mí: no tengo muy en claro qué es ser fiel a mí mismo, pero esto jamás lo diría en público.
      Mi coterráneo sí que lo tenía claro.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  10. "Conversas para boi dormir" passam na radio e tv a qualquer hora.Uma mais e de madrugada só as paredes ouvem. Se continuar nesse programa vá por mim, leve um lanchinho de casa porque comida do Mc logo de manhã é mesmo para ir morrendo aos poucos. Vá lá quero ver essa noiva feliz. Uff! ainda bem que isto é só ficção.
    Beijocas Humber!<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dizem que a televisão está morrendo, só espero que seja daqui a um bom tempo, ainda estou pagando as parcelas, rsrsrs.
      Um beijo enorme, minha querida.

      Eliminar
  11. Pues yo me he quedado con la curiosidad de saber qué escribía ese escritor o cómo sería aquella novia que dejaba tan rápido y po razones tan peregrinas a alguien (si es que aquello era parte de la razón, que bien podía no serlo, claro). También me he quedado pensando en los términos de la entrevista y en el diálogo que se estableció, en qué cosas pudieron decirse... Puro interés, lo que suele pasar con tus relatos.
    ¡Un abrazote, Humberto, me alegro mucho que estés de vuelta! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú pareces más un detective que un lector, lo que me parece MUY atinado, porque eso es lo que hace que se disparen muchas lineas de ideas que terminan en otros relatos. Esta vez tuyos.
      Un fuerte abrazo, Jorge, muchas gracias.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Esperemos que esto sea el inicio de una nueva etapa en este blog, que dicho sea de paso, parecía invadido por todo tipo de dejadeces propias del abandono. ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba hecho una inmundicia, Alfred, ahora debería pintarlo de otro color, quitar algunos muebles viejos, darle una buena lavada de cara.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu compañía.

      Eliminar
  13. Ficción con rotundo mensaje realista, aunque me quedé con las ganas de saber qué escribía dicho autor...bueno no importa a esas horas no lo hubiese escuchado, es cuando más profundo duermo.

    Bienvenido de nuevo, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre nosotros, no era muy bueno, José, no te pierdes nada.
      Y si hubiera sido tu mujer la escritora, ¿la habrías escuchado?
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. ¿Sabes que?, un directo y completo gancho que me llevó al rincón del ring, ¡así, me gusta leer¡.
    Casi que me voy a felicitar a mi por volver a disfrutar de ti.

    Besos muchos

    TRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apoyo y cariño, mi querida, agradecerte siempre, eso es lo que voy a hacer.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  15. hola, humberto...!!!
    un placer leerte nuevamente...!!!
    besos de...
    nosotros dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno saber de ustedes, y eso que vivimos tan cerca.
      Les mando un fuerte abrazo y un agradecimiento por la visita.

      Eliminar
  16. Estimado Humberto, feliz de volver a leerte en este dia especial. Soy Carolina, del antiguo blog cisnesyrosas.blogspot.com
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carolina, prometo pasar a visitar tu nuevo blog.
      Muchas gracias por la visita, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Qué bueno poder leerte de nuevo.Viva la ruptura de la rutina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tenerte por aquí, Javier, los amigos siempre son bienvenidos.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  18. Seguro que sus escritos eran más interesante que todo lo que se habló en la radio. Lo que me gusta del escritor su aguante, cumplió hasta el último minuto.

    Muy bueno, Humberto, he disfrutado con tu relato, magnifico.
    Un abrazo grandote para ti.

    Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, cumplió con su palabra hipotecada, yo no sé si hubiera aguantado.
      Muchas gracias por el cariño, Lola.

      Eliminar
  19. Como siempre nos convocas con expectativas cual tu programa, el que hubiera sido perfecto para el viejo orador que relatas en Exsistere, de Ecos de la Nada. Él seguro habría tenido la impronta para levantar ese programa.
    Por suerte tu continuas aquí.
    Un gran abrazo amigo y nuevamente bienvenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno es saber que recuerdas al filósofo de Exsistere, es una pena que haya fallecido en el libro anterior, jaja.
      Muchas gracias por tu afecto, Luis, siempre voy a decirlo.

      Eliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, he enlazado tu blog al mío UNA ESTRELLA UNA INSPIRACION" Así me es más fácil entrar en tu blog cuando publiques.

      Otro abrazo.

      Lola.

      Eliminar
    2. Te agradezco mucho, Lola, después coloco el tuyo entre mis favoritos, porque aún no arreglé del todo este blog.
      Otro abrazo también.

      Eliminar
  21. Jajajaja no te preocupes querido Humberto q tú blog nada tiene q ver con el programa de radio .... aquí tienes a muchos fieles y seguidores al otro lado siempre atentos y expectantes a un nuevo relato... y he de decirte que la ansiedad me pudo.... suelo leer relatos a partir de las tres pero piqué al verlo en Facebook!! ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cariño es enorme, a veces me sorprende y nunca voy a tener palabras suficientes para agradecerlo.
      Si el Destino lo quiere, nos veremos en Diciembre/Enero.
      Te mando un beso.

      Eliminar
  22. ¡Qué bueno! He disfrutado un montón con la historia y lo que no dices. Felicidades, para nosotros, por tu regreso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres un especialista en leer los no-dichos, Javier, eso me pone muy feliz, porque sabes que mis textos se basan en ese aspecto. Es verdad, hay una historia contada e importa, ya que es un nivel de sentido, pero debajo circula otro, u otros, dependiendo de hasta dónde quiera uno zambullirse. Más de una vez yo mismo fui presa de mis textos.
      Como le dije a Sara, vete preparando que en enero voy a reclamar tu amistad en vivo.
      Un abrazo grande, amigo.

      Eliminar
  23. Humberto, mi nueva dirección de blog. :-)

    https://albada2.blogspot.com.es/. Un beso grande

    ResponderEliminar
  24. Me sirve esa aclaración, que es ficción, porque podría haber sido algo verdadero. ¿La radio se trasmitía por Internet? Porque eso permitiría tener oyentes cuya diferencia de horarios les haría escuchar el programa en una hora en que están lúcidos.

    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí todo es ficción, mi estimado Demiurgo, pero tenés razón, claro que podría haber sido cierto, alguna que otra vez me ha tocado vivir situaciones rara, pero nunca tan patéticas, por suerte.
      La radio salía por internet, pero no tenían podcasts, lo que salía salía y ya, jaja.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  25. Humberto , me hiciste reir mucho con tu odisea en la radio, yo conozco el tema porque hice algunas cosas en ese medio.Tu manera de relatar es muy graciosa y perfecta .Me alegra que estés nuevamente con nosotros ,tus amigos .Si deseas podes ver lo nuevo de mi labor, en el blog . Marthabarnes blogspot.com. Te mando un beso Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La odisea del personaje bien podría haber sido la mía o la tuya, si es que aguantáramos estar despiertos hasta las 5 de la mañana escuchando pavadas, jaja.
      Ya voy a visitarte, mi querida.
      Un beso grande.

      Eliminar
  26. Celebro que no reprimieras tu ansiedad para no provocar la nuestra esperando tus escritos.
    La próxima vez vende más cara tu presencia en los sitios, pero en esta ocasión nos has hecho pasar un buen rato con la descripción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiera sido mi caso, como mínimo les hubiera pedido que me pagaran la cajita feliz, pero mis personajes nunca hacen lo que yo habría hecho, por suerte...
      Un abrazo, Chema.

      Eliminar
  27. ¡Me alegra mucho tu vuelta, Humberto y el poder leerte de nuevo!
    Cuando salió mi libro de relatos "Sombras y siluetas" me organizaron una gira de promoción por varias emisoras de radio. En un programa me tocó un locutor muy popular aquí que era muy dado a escucharse a sí mismo. Empezó a hablar y divagar y advertí que se había perdido, no sabía de qué hablaba y aún menos como terminar. Nos salvó la campana, o sea, la pausa publicitaria. Angustiosos momentos.
    Abrazos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué raza la de los locutores, ¿no?
      Un fuerte abrazo, Borgo, gracias por la bienvenida.

      Eliminar
  28. ¡¡Qué alegría!! Ya echaba mucho en falta tus relatos. Como siempre me deja pensando, la historia que nos dejas, no sé, pero me da la impresión que había poco interés por escuchar al escritor ya que ni su novia lo tenía, qué ni siquiera se acordó de la entrevista, la hora de la entrevista también tiene su lectura, eso creo.
    Es un gusto volver a leerte, lo he disfrutado un montón, aunque me quede con algunas incógnitas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me da mucha alegría verte por aquí, mi querida María Rosa.
      Te mando un beso muy grande.

      Eliminar
  29. ¡Bienvenido! qué bueno volver a leerte.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la cálida bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Bueno,ya sabes, muchas veces hay que decir sí
    de manera inconsciente
    para luego saber decir no
    de manera consciente.

    Un abrazo de regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O lo contrario, jaja.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  31. Ahh pero como extrañaba esto!
    Difícil decir que no a una propuesta tan tentadora...
    Lo de la Cajita Feliz es un toque preciso, justo.
    Esperaba la vuelta. Fuí a tu Facebook por si me enteraba de algo. Mandé un mensaje.
    Por suerte, aquí vamos de nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me dejás con todas las dudas, ¿al Facebook? ¿Somos amigos allí y no lo sé? Me estoy descompensando.
      Muchas gracias por el comentario. Besos.

      Eliminar
    2. No somos amigos allí, pero te pude mandar un mensaje igual. Seguramente cayó como spam...¡? Ja.
      No te descompenses.
      Otro.

      Eliminar
  32. En la madrugada puede ocurrir cualquier cosas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, cualquier cosa, literalmente.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  33. Con el afán de presentar sus libros, uno acepta cosas a la primera invitación. No lo veo tan mal, pero entiendo que sea frustrante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, Raúl.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. vuestra ficción es tan real que uno lo lee como si en verdad hubiese sucedido. he disfrutado del texto.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente que a alguien le ha sucedido, Draco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Biennn has vuelto, que sorpresa.

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Tus personajes son muy creíbles, excelente vuelta, hombre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Ey, que yo escucho la radio a esas horas.
    Un placer volver a degustarte.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lamento por él porque hubiera tenido un oyente más fiel que su propia novia.
      Muchas gracias, Miguel Ángel.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  38. ¡Hombre, por favor! ¿Cómo no se le ocurrió a tu personaje ─un poco ingenuo, la verdad─, en plena era de internet, avisar a sus amigos europeos ─que no dudo que los tenga─ de tal evento? A esas horas, aquí, al otro lado del océano, muchos estamos enganchados a las noticias de la mañana, la mayoría metidos en nuestros coches en atascos interminables, poniendo la primera, avanzando unos metros y frenando, al tiempo que oímos el último despropósito twiteado por Trump, el nombre de la última mujer asesinada por su pareja o el número de subsaharianos o sirios muertos durante esa noche al volcarse la patera en la que venían a cumplir un sueño imposible: Europa ha cerrado sus puertas.
    Habría sido un buen entretenimiento ─aun a riesgo de ser multados por tener el móvil encendido, a pesar de no superar la velocidad de 10 km/hora durante casi todo el trayecto─. Por muy tediosa que hubiera sido su entrevista, siempre habría sido más agradable que las terribles noticias con las que nos despertamos cada día.
    Quizás, el saber que unos cuantos españoles estábamos escuchando su entrevista le habría evitado volver a caer en sus antiguos vicios ─como la comida basura─, romper con su novia e incluso podría haber impedido frustrar algunos de sus anhelos más inconfesables. ¿Pero en qué coño estaba pensando ese hombre?
    Siempre es un grato placer leerte y comentarte, querido Humberto.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Marta, tienes razón, sin embargo tengo dos serias dudas: 1) No sé si mi personaje tiene cabeza para pensar en esa posibilidad, tal vez sí, tampoco quiero humillarlo en público sin conocer sus capacidades intelectuales. 2) Quebrando una lanza por él, tampoco sé si esa radio tiene streaming, todo indica que sí, pues hoy todas las estaciones de radio cuentan con esa tecnología, pero... eh... eh...
      De una cosa estoy seguro, siempre habría un español que lo escuchara, pues ustedes siguen a la vanguardia en materia de cultura, a diferencia de los latinoamericanos. Y créeme que esto sí lo digo con conocimiento de causa.
      Pero dejemos al pobre hombre disfrutar de un momento feliz, metaforizado en esa cajita chatarra.
      Un beso muy grande, mi querida, muchas gracias por tu -sin duda inestimable- visita.

      Eliminar
    2. He seguido dándole vueltas al relato mientras descansaba y he sacado otra conclusión: a tu personaje lo que le pierde es la soberbia. En ese "castigarlos" -pura soberbia de su parte- reside el fondo de su actitud ante la vida. ¿Quién tenía realmente poder para castigar a quién? Y ahí sí va mi crítica -en realidad tuya- a ciertos medios de comunicación y a ciertos "comunicadores".Otro beso enorme

      Eliminar
    3. Esa vuelta que le has dado, a mí, me gusta más.
      Otros besos.

      Eliminar
    4. Es que tus relatos hay que saborearlos, pero sobre todo digerirlos muy poco a poco. Es lo que permite ir levantando capas hasta llegar cada vez un poco más al fondo. No creo haber sido capaz de llegar totalmente al fondo de ninguno de tus relatos. Pero empeño no me falta.
      Por cierto, una curiosidad lingüística: ¿allá no se dice "una dependienta"? Aquí sí lo decimos.

      Eliminar
    5. Has tocado un tema MUY espinoso, Marta. La anterior presidente de la Argentina tenía la costumbre de pasar a femenino TODOS los sustantivos y adjetivos, había casos aceptables (Presidente/Presidenta), pero otros llevados hasta el ridículo (inteligente/inteligenta), con lo cual, los que no comulgábamos con su teoría de "esto lo digo para TODOS y TODAS" evitamos ciertos femeninos. Pero sí, podría haber escrito "dependienta".

      Eliminar
  39. Qué interesante debate. ¿Sabes qué práctica de discriminación positiva utiliza Unidos Podemos en España? Para evitar el uso incorrecto del femenino, como el ejemplo que me pones, y no decir "inteligenta", han decidido utilizar en todos sus documentos el femenino como genérico, en lugar del masculino. Ya no es "compañeros y compañeras", es solo "Compañeras, estáis todas convocadas a..., porque nosotras no decidimos..., y porque todas sois importantes..., etc. No es, evidentemente, una controversia lingüística, es una decisión política, claro. Suena muy raro, pero está marcando un antes y un después en la visibilidad de "lo femenino" en nuestra sociedad eminentemente machista. No es que esto suponga una revolución feminista, pero como decimos los catalanes: "De mica en mica, s'omple la pica". ¿Pueden estos pequeños gestos cambiar la mentalidad de una sociedad? No lo sé, pero creo que tampoco es el sitio idóneo para debatirlo. Perdón por "mear fuera de tiesto", expresión ésta muy castiza.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo personal, siempre respeté lo femenino, y lo de la generalización masculina, "Todos", no me parecía algo machista, pero ya ves, por cualquier grieta se cuela lo político. Es un tema largo, mejor lo hablamos en persona, jaja.
      Más besos.

      Eliminar
  40. Me alegro de tu regreso. Felicidade por el buen texto. Sigues en línea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Por lo menos casi nadie te oyó jaja, no sabrán de tu traspiés
    radial.


    Un beso Humberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso grande, mi querida, gracias por la visita.

      Eliminar
  42. Me ha encantado poder leerte de nuevo. No me he prodigado yo mucho últimamente por los blogs amigos, así que no me había percatado que nos decías de tu vuelta por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vengo y me voy, así estoy.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  43. Humberto está de vuelta.
    El final con Cajita feliz es, como dirían en Colombia "Si ya nos tiramos al abandono, que sea con todos loa juguetes". El personaje cumple su palabra, su obsesión está en ello, ahí está la disciplina. Terminar en un McDonald's es ser justo con ese día.
    Abrazos Humberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo grande, Eskimal, gracias por tu comentario, me voy a guardar tu frase.

      Eliminar
  44. SE NOTA QUE IR A PROGRAMAS RADIALES NO ES TU FUERTE. JEJEJEJE.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje no va a demasiados, tampoco.
      Un abrazo, Adolfo.

      Eliminar
  45. Hola Humberto , me alegro mucho de volver a verte por estos lares , como ves aquí estoy para decirte que me a gustado tu entrada , pero digo después del día que pasaste en la radío , que tu novia , no pusiese esa noche la radío para escucharte , eso es un verdadero fastidio , si lo hubiese sabido bien te hubieras quedado en la cama , por que vaya faena , en fin como decimos aquí " El que cierne y amasa de todo le pasa " bien mirado ya tines otra experiencia mas , no ? me alegro mucho de leerte , te deseo una feliz tarde amigo , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece que hayas venido apenas lo supiste, Flor.
      Un beso grande.

      Eliminar
  46. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  47. Como siempre, muy bueno leerte. Me gustó cómo definiste la lentitud y lo poco ameno que se le hizo la entrevista al personaje, de hecho da ideas para hacer algún que otro símil.

    Un abrazo, Humberto.

    ResponderEliminar
  48. Hacía mucho tiempo que no te leía ( la carretera de la vida nos lleva lejos)
    Sigues siendo un escritor pulido y disfruto de lo que escribes.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  49. Holaaaa..paso a saludarte..un abrazo desde murcia...

    ResponderEliminar
  50. Me encanta tu narrativa, la descripción de ciertos ámbitos literarios está perfecta !! Hacía mucho que no te leía ya que estuve alejada de mi blog bastante tiempo. Abrazo desde Baires !!

    ResponderEliminar
  51. ____________________*Paz*
    ___________________*Unión*
    __________________*Alegrias*
    _________________*Esperanzas*
    ________________*Amor_Sucesos*
    ________________*Realizaciones*
    ______________*Respeto_armonía*
    _____________*Salud__solidaridad*
    ____________*Felicidad___Humildad*
    ___________*Cofraternización__Pureza*
    __________*Amistad__Sabiduría_Perdón*
    _________*Igualdad_Libertad_BuenaSuerte*
    ________*Sinceridad_Estima__Fraternidad*
    _______*Equilíbrio__Dignidad__Benevolencia*
    ______*Fé_Bondad_Paciência_Ventura _Fuerza*
    ____*Tenacidad-Prosperidad--_Reconocimento***
    __*Son mis deseos Felíz Navidad y Año Nuevo 2018*
    ___________________ (¨`•.•´¨)
    _________________`•.¸(¨`•.•´¨)
    ____________ ×`•.¸.•´× (¨`•.•´¨)
    ___________________.(¨`•.•´¨). .×`•.¸.•´

    😘😘😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar

Cualquier comentario será bienvenido, hasta puedes insultar gratuitamente, ¿o encima quieres que te pague?